Está en la página 1de 2

Clases de costas:

a) Procesales: son todos los gastos hechos en la formación del proceso o expediente.
b) Personales: son los honorarios que se pagan a los abogados, peritos y demás profesionales
que hayan intervenido en el proceso" (resaltado nuestro).

II. La concreción legislativa de los gastos de la instancia procesal: las


costas procesales
El desarrollo de una instancia procesal posee un indudable alcance económico en el que a la
vez confluyen consideraciones éticas y sociales.

La proyección económica de la instancia procesal posee plasmación legislativa a través de las


denominadas "costas procesales", observándose que como en todo lo que afecta a la
economía no es, posiblemente, un efecto de nitidez legislativa lo que caracterice a la Ley de
Enjuiciamiento Civil.

a) Los "derechos" que se devengan con las costas procesales


Las "costas procesales" que origina la instancia procesal son los gastos que con ocasión de su
tramitación se producen.

Esta, más que definición, descripción de las "costas" es por ello ilustrativa, aunque
posiblemente tautológica, en la medida en que no hace más que poner de relieve algo que
resulta obvio de esa descripción: en principio las costas procesales son los gastos que origina
la instancia procesal.

En terminología de nuestro ordenamiento procesal las "costas" comprenden una serie de


"derechos". De un lado, el pago de los derechos de arancel (procurador) y, de otro, el pago de
honorarios devengados por abogados y peritos.
Conjuntamente con esos "derechos" , que " devengan " quienes poseen derecho a percibir las
costas, se alude también a indemnizaciones correspondientes a los testigos que las reclamen y
"los demás gastos que se hubiesen ocasionado en la instrucción de la causa" e
"indemnizaciones" para los testigos obligados a comparecer.

Los derechos a devengar en concepto de costas poseen en nuestro ordenamiento procesal un


diverso tratamiento:

a') Honorarios de abogados Los honorarios de los abogados no se encuentran sujetos a


arancel. Son de tarifa libre. Esos honorarios, en principio, son satisfechos por la parte que
solicita el ser- vicio profesional del abogado salvo que haya condena en costas de la contraria.

b') Derechos de arancel En el concepto de costas se incluyen también los derechos del
procurador que representa a las partes en la medida en que intervenga preceptivamente en las
diversas modalidades procesales de nuestro enjuiciamiento ci- vil.
c') Honorarios de peritos. Esos honorarios se hallan sometidos a tarifación libre y su pago, en
principio, corresponde abonarlos a la parte que propone el perito, salvo que el órgano
jurisdiccional disponga diversamente en el momento de imponer el pago de las costas.

d') Indemnizaciones a testigos Conjuntamente con los honorarios de peritos, es preciso


también incluir, en su caso, en las costas las indemnizaciones que corresponden a los testigos,
que serán abonados, por regla general, también por la parte que los propone (artículo 375 Ley
de Enjuiciamiento Civil).

e') Gastos de publicación y otros. Por último, señalar que en las costas se incluyen los gastos
por publicación de las resoluciones judiciales en boletines oficiales y los que se devengan como
consecuencia del abono de derechos a Notarios, Registradores de la Propiedad Mercantil, etc.
Son gastos que, por regla general, los abona la par- te que insta la publicación o la intervención
profesional. Según el artículo 236.2 Ley Orgánica del Poder Judicial, "la publicación en
cualquier otro medio -se entiende que no sea la propia de los Boletines Oficiales- se podrá
acordar a petición ya costa de la parte que lo solicite".

1) El devengo no voluntario de las costas procesales: la tasación de costas

Resulta obvio que los "derechos que devengan" los profesionales postulantes y junto a ellos
testigos y peritos se incluyen en los gastos de la instancia procesal.

Pero, técnicamente, las costas son los gastos de la instancia procesal, que son susceptibles de
ser tasados o incorporados en concretas partidas para su pago. Lo único que sucede es que la
"tasación de costas" sólo tiene lugar cuando el obligado a su pago -tanto en la instancia a quo
como ad quem- no procede a su pago voluntaria- mente.

En tales casos, se provoca la inclusión de los gastos de la instancia procesal en las


correspondientes partidas para ser tasadas y posteriormente devengadas a favor de quienes
son reconocidos titulares de los derechos a de- vengar.

El obligado al pago de las costas una vez tasadas es siempre la contraparte condenada en la
instancia procesal. En otro caso, esto es, cuando no se produzca condena en la instancia, cada
parte asume los gastos propios y los comunes por mitad.

b) Características de las costas procesales Los gastos de la instancia procesal, tanto los que
abona cada parte por ser propios o comunes, o los que se incluyen en partidas para su
tasación como costas para ser abonadas por el obligado a ellas, son las divisibles y las que
individualizan el servicio profesional de la justicia.

No son las indivisibles propias del servicio "público" de la justicia.

Esto es, las relativas a su implantación y funciona- miento, sin duda mastodóntica. Tales gastos
no son susceptibles de individualizarse en cada parte de la instancia procesal. Muy al contrario,
son gastos que, al ser por propia naturaleza indivisibles, su pago corresponde satisfacerlo al
Estado que asume la ordenación del servicio público de la justicia.

Las costas se generan como consecuencia del desarrollo de la instancia procesal. Por tanto,
las costas poseen las siguientes características:

a') Las costas son técnicamente procesales


Las costas son la consecuencia del desarrollo procesal de la instancia procesal.

Sólo se justifican en un ambiente y desarrollo exclusivamente procesal.

b) La imposición de las costas se realiza a través de un acto técnicamente procesal

La imposición de las costas se establece a través de un acto técnicamente procesal como es la


resolución judicial que pone término a la instancia, generalmente auto o sentencia.

c) La imposición de las costas es el resultado de un ámbito funcional del ejercicio de la


jurisdicción

La imposición de las costas por su origen: el inicio de una instancia procesal; su desarrollo: el
de la instancia procesal; como por su término: a través de la resolución judicial, son
técnicamente procesales y funcionales (relativas al ejercicio funcional de la jurisdicción) .