Está en la página 1de 7

Ciudadano (a),

Fiscal Superior del Ministerio Público del Circuito Judicial Penal del Estado
Bolivariano de Mérida.
Su Despacho.-

Nosotros, PLAZA PEÑA JOSÉ NOVELIS y PLAZA PEÑA


ELIS ARCANGEL, venezolanos, mayores de edad, de estado civil Solteros,
de profesión Abogado y Comerciante en ese orden, domiciliados en la
dirección siguiente: Sector Loma Redonda, Calle El Trapiche, La Joya,
Parroquia Arias, Municipio Libertador del estado Bolivariano de Mérida y
hábiles; asistidos del Abogado en ejercicio Gustavo Contreras, C.I.: 9.473.668
e I.P.S.A. Nro. 56.393, domiciliado en el mismo domicilio y jurídicamente
recurrimos a vuestra competente Autoridad para exponer y solicitar.

CAPÍTULO I.

DE LOS HECHOS

Nosotros, poseemos desde hace aproximadamente CINCO (05)


años un Lote de Terreno de unos CUATROCIENTOS METROS
CUADRADOS (400 Mts2), el cual está ubicado aledaño o contiguo a la
misma dirección donde están ubicadas nuestras casas. Terreno éste que nos
fue dado de manera verbal por el ciudadano: ORLANDO CADENAS --- Este
aspecto de la autorización como tal es reconocida por los familiares de este
ciudadano en el momento que se realiza el Acta del Acto Conciliatorio por
ante la Defensa Pública Agraria, en fecha 13-09-2.017 (Se anexa la misma,
marcada “A”, en DOS (02) Folios útiles)---; para que cultiváramos y
cosecháramos rubros agrícolas, tales como: Caña de azúcar, yuca, matas de
cambur, plantas de café, planta de cítricos, etc. En efecto, dichas siembras y
recolección; la habíamos realizado de manera “Pública, inequívoca, pacífica e
ininterrumpida” durante el tiempo arriba anotado y conscientes, por supuesto,
de que ese terreno no es nuestro, pero con la advertencia que se nos dio no
sólo para cultivar sino también para mejorar y en efecto cuidar el terreno en
cuestión. Cosa, por supuesto, que hicimos.

Es importante aseverar que nosotros hemos ayudado a la Escuela


Pública que se encuentra en nuestro Sector, aportando cierta cantidad de
rubros para el alimento de los niños y de los jóvenes que allí estudian. Cosa
que hemos hecho de manera desinteresada y con mucha voluntad y vocación.

No obstante, en fecha 08-09-2.017, las ciudadanas: ISABEL CRISTINA


DUGARTE CADENAS, C.I.: 16.014.958 y otras personas, entre ellas el
ciudadano CARLOS CÉSAR DUGARTE CADENAS, C.I.: 13.205.261, quien
es familiar, así como la ciudadana LILA CADENAS, que también es familiar;
arremetieron contra nosotros y contra las plantas cultivadas; destrozándolas y
cortándolas prácticamente en su totalidad, y nos han denunciado por hechos
inciertos, calumniosos e infames; como sería el hecho que nosotros invadimos
el terreno y que nos queríamos apropiar del mismo. Cosa ésta totalmente
alejada de la realidad.

Ahora bien, después de las denuncias de estas ciudadanas, quienes


adicional a ello de forma inusual, agresiva y abusiva --- Tomándose la justicia
por sus propias manos (Esto es un delito) --- seguían utilizando y llevando
personas “Con machete en mano” y también pretendieron llevar
“Maquinaria” para seguir destruyendo las plantaciones ( Se anexan fotografías
einspección al respecto, marcadas “B”, “C” y “D”) ---.
El presente caso se lleva por ante la Institución Agraria en la persona de
la Defensoría Pública Segunda en materia Agraria, y éstas personas muy a
pesar del Acto conciliatorio mencionado; han seguido hostigándonos,
amenazándonos y violando nuestros derechos; desde la fecha que comenzó el
conflicto acá explanado hasta el presente. Derechos que en efecto se están
defendiendo por medio de la Defensoría Agraria reseñada y, sobre los cuales
debe haber una decisión judicial al respecto (Se anexa documento de solicitud
de GARANTÍA DE PERMANENCIA, marcada “E”, constante de TRES
(03) Folios útiles, el cual se explica por sí solo). Decisión que al parecer estas
ciudadanas no quieren esperar que se decrete, sino que nosotros debemos
desalojar el lugar de forma abrupta y desigual; en cuanto a que no quieren
reconocer el valor económico en cuanto al tiempo, al trabajo, el dinero
invertido y los frutos obtenidos. Y en ese sentido, si bien nosotros estamos
decididos a entregarle el terreno no es menos cierto que las mismas no tienen
en primer término cualidad ni la legitimidad para reclamar absolutamente nada
--- Sólo son familiares y pretenden subrogarse los derechos del hermano (El
Sr. Orlando Cadenas, quien es el propietario de dicho inmueble). Vale decir,
no tienen el derecho de propiedad sobre el mismo. Derechos, en consecuencia,
que no sustentan legalmente ---, y en segundo lugar, como se anotó antes, no
nos quieren resarcir los daños ocasionados, y así de esa manera arreglar y
solucionar el conflicto que ha devenido en amenazas personales y familiares
(Tenemos a nuestra madre con nosotros, a nuestras esposas e hijos, y por
supuesto se debe entender necesariamente que nosotros y ellos (as) ---
Nuestros familiares --- igualmente corremos el mismo riesgo y peligro
inminente, ya que las precitadas ciudadanas son violentas y no permiten la
comunicación pacífica y civilizada para entendernos y solventar el
problema en sí). A más abundancia, es importante informar a esta Autoridad
que el primer día del problema en el terreno, la ciudadana
______________________________________, se nos fue con un machete
para agredirnos y en donde mi persona (
_______________________________) se lo quitó el para evitar la agresión
física en cuestión. Luego, el problema se trastorno más fuerte y en donde
dichas ciudadanas y las personas que le acompañaban lanzaron piedras a
nuestras casas; causando daños a una de ellas, tanto en la fachada como en la
puerta y otras partes o áreas de la misma (Véase las gráficas anexas). A
propósito, el ciudadano de nombre _________________________________
(Familiar de las ciudadanas prenombradas); nos robó una table por el hecho de
que sólo se estaba filmando lo que acontecía o sucedía. Table ésta la cual nos
pertenece, y en donde dicho ciudadano se dio a la fuga; siendo perseguido por
la comisión policial que se había apersonado ese día, pero se les escapó.

Desde ese día han sido constantes las amenazas, las agresiones y
vituperaciones de parte de estas personas y de sus familiares, lo cual muy a
pesar de que el problema se está llevando por ante las autoridades
competentes; no han querido hacer caso de dejar las amenazas, y por
consiguiente NOSOTROS TEMEMOS que estas personas nos puedan agredir
y que también lo hagan con nuestros familiares, en especial contra nuestra
madre y contra nuestros hijos. En tal sentido, por eso le solicitamos
encarecidamente se sirva solicitar que se dicten MEDIDAS DE
PROTECCIÓN PARA RESGUARDAR NUESTRAS VIDAS y nuestros
bienes (Poseemos motos cada uno y han querido arremeter contra ellas
también) hasta tanto se le de solución al problema por la vía administrativa y
judicial.
CAPÍTU II.

DEL DERECHO A APLICAR

La solicitud de las medidas de protección se hace a tenor del Artículo 1


(La Ley refiere que los demás sujetos procesales --- Somos sujetos procesales
“indispensables” en un caso en el que se nos ha denunciado injustamente, pero
que al fin y al cabo tenemos también los mismos derechos como ciudadanos
hasta tanto no se pruebe lo contrario --- pueden ser objeto de protección de la
Ley especial en la materia), 3 (El deber de instrumentar todo tipo de medidas),
4 (Corremos el peligro inminente de ser agredidos en el proceso penal
“Extraproceso” hasta la presente fecha o que se está iniciando), 7
(Competencia del Ministerio Público para la solicitud de medidas de
protección en concordancia con el Artículo 2 Ejusdem), 8.1 (Proveer la
seguridad necesaria para la protección de la integridad física personal y del
grupo familiar), 17 (Fundamento de la solicitud por parte del Ministerio
Público), 18 (Toda medida de protección debe ser inmediata y efectiva), 19
(Provisionalidad de las medidas de protección), 20 (Solicitud de medidas
extraproceso) y 21.1 (Custodia residencial), 21.9 (Cualquier otra medida
aconsejable), 30 (La solicitud de las medidas de protección son aplicables
desde la fase de investigación), 32 (Solicitud de las medidas de protección
ante el Fiscal Superior y la investigación sumaria atinente) de la Ley de
Protección de Víctimas, testigos y demás Sujetos procesales.

CAPÍTULO III.
DE LAS SOLICITUDES

Ciertamente y conforme a Derecho le solicitamos se sirva realizar la


investigación sumaria a que haya lugar (Inspecciones oculares, entrevista a
nuestras esposas y familiares, así como a testigos que oportunamente
podríamos aportar según se nos requiera) y en efecto hacer la solicitud
pertinente a los efectos legales consiguientes.

Dentro de las medidas solicitadas, cabría destacar especialmente las


relativas a la custodia personal y familiar, así como residencial a nuestro
favor y también a favor de nuestros familiares (MARÍA DE JUANA PEÑA
DE PLAZA, C.I.: 7.649.071, quien nuestra madre; VALERO QUINTERO
MARVI ANDREINA, C.I.: 23.583.324 (Testigo presencial de los hechos
denunciados), quien es la esposa de Plaza P. Novelis P.; SANCHEZ
DUGARTE VIRGINIA, C.I.: 22.665.345, quien es la esposa de Plaza P. Elis
A. y; nuestros menores hijos de nombres: _____________________________
y _______________________________) ; para evitar agresiones físicas y
patrimoniales. Máxime porque ya hay antecedentes al respecto y hay
suficientes pruebas para valorar la actuaciones de los (as) ciudadanos (as) que
de una u otra manera irrumpieron en el terreno que estamos cultivando desde
hace más de CINCO ( 05 ) años.

Asimismo, solicitamos se pida por ante el Órgano Jurisdiccional una


medida de alejamiento del lugar donde está ubicado el lote de terreno en
contra de los (as) ciudadanos (as) involucrados en el presente caso, ya que
carecen de cualidad y de legitimidad para reclamar derechos sobre el lote de
terreno que estamos cultivado y a propósito estamos poseyendo de forma
pacífica, inequívoca, pública e ininterrumpida. A más abundancia, ciertamente
se tramitó un DERECHO DE PERMANENCIA por ante el Organismo
competente, lo cual nos asiste constitucional y legalmente hablando (Se
acentúa esto. Véase el anexo “E”).

Mérida, en la fecha de su presentación.

Post-data: Se anexan fotocopias de las Cédulas de Identidad nuestras y de


otras personas para efectos de las entrevistas pertinentes. En efecto, son los
documentos de identificación marcados “F”, “G”, “H”, “I”,”J”, “K”, “L” y
“LL”, quienes residen en el Sector donde vivimos y son familiares y vecinos.