Está en la página 1de 320

El libro que hoy presentamos inaugura la serie "Textos Uni­

versitarios". Esta serie pretende publicar obras de matemáticos sobre

cursos que correspondan a carreras universitarias donde la matemá­

tica sea un instrumento de aplicación o un fin en sí mismo. Los tex­

tos deberán satisfacer las condiciones de ser didácticos y con la ma­

yor precisión posible en sus contenidos matemáticos, teniendo en es­

to muy en cuenta los intereses de los lectores a los cuales estén diri­

gidos. De los autores requerimos que hayan tenido una abundante y

prolongada experiencia docente y, no menos importante, que tam­

bién hayan investigado en temas conexos con los contenidos.

Es nuestro anhelo que este esfuerzo contribuya a recrear una tra­

dición de edición de texto de alto nivel, que habiendo sido muy fuer­

te en nuestro país años atrás, se ha ido desvaneciendo.

El primer libro de la serie "Medida e Integral de Lebesgue" de los

profesores Norberto Fava y Felipe ZÓ reúne, en nuestra opinión, to­

dos los requerimientos expresados y hacemos votos para que esta opi­

nión, sea compartida por los lectores.

Los Editores
MEDIDA
E INTEGRAL DE
LEBESGUE

NORBERTO FAVA FELIPE ZÓ


DEPARTAMENTO DE MATEMÁTIC A DEPARTAMENTO DE MATEMÁTIC A
FACULTAD DE CIENCIAS EXAC TASY NATURALES FACULTAD DE CIENCIAS
UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES FíSICO-MATEMÁTICASY NATURALES
BUENOS AIRES - ARGENTINA UNIVERSIDAD NACIONAL DE S AN LUIS
ARGENTINA

INSTITUTO ARGENTINO n red


DE MATEMÁTICA CONICET X' olímpica
Comité Editorial
de la Colección Textos Universitarios

Gustavo CORACH

Angel R. LAROTONDA

Carlos SEGOVIA

ISBN N° 987-9072-16-2

© RED OLIMPICA 1996


olimpíada matemática argentina,
Pacheco de Melo 1826 1° Piso (1126) Buenos Aires, Argentina

Hecho el depósito que marca la Ley 11723.

Prohibida su reproducción total o parcial.

IMPRESO EN ARGENTINA

Diseño de tapa: ECLIPSE

Se terminó de imprimir en Diciembre de 1996


en los Talleres Gráficos RED OLIMPICA
Santa Fe 3312 9°, Buenos Aires, Argentina
INDICE GENERAL

Presentación vn
Plan de la obra IX

Agradecim.ientos x

Capítulo 1. Introducción

1 . Número reales ..................... ......................... .. 1


2. Familias y sucesiones de conjuntos . .. ... ... ....... ... .... ..... 6
3. Imágenes directas e inversas 9
4. Productos cartesianos 9
5. Conjuntos numerables 11
6. Potencia del continuo 14
7. Cardinales transfinitos 18
8. Partición de dominios; el teorema de Schroeder-Bernstein 19
EJERCICIOS 21

Capítulo Il. Espacios Euclidianos

1 . Espacio IR n 25
2. Conceptos topológicos . ........... ........................... 28
3. Funciones . . . . . . . . . . . . . . . " .................................. 33
4. Distancia y diámetro; conjuntos acotados . .. ...... ..... .. ..... 36
5. Conjuntos convexos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
6. Intervalos . .. .. .. ... .. .... .. ... .......... . .... .... .......... . . 39
7 . Cubrimientos abiertos; conjuntos compactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
8. Conjuntos elementales . ...................................... 46

In
IV INDICE GENERAL

9. Hiperplanos y semiespacios 50
10. Puntos de acumulación; conjuntos perfectos .................. 52
1 1 . Conjunto ternario de Cantor ................................. 54
12. Puntos de condensación 58
13. Espacios métricos 60
* 14. Espacios normados; normas de Orlicz sobre IR n 63
EJERCICI OS 70

Capítulo lII. Medida de Lebesgue

1 . Introducción .............. ................................... 74


2. Medida de intervalos ................... ...................... 75
3. Medida de conjuntos elementales ............................ 77
4. Conjuntos u -elementales ................. ..................
. 81
5. Medida exterior de Lebesgue ................. ................ 85
6. Conjuntos medibles .. .. .. .. .. ....... .. ... .... .. .. ..... ....... 87
7. Sucesiones monótonas de conjuntos medibles . .. .. ... .. .. .. ... 94
8. Conjuntos de medida nula ................................... 95
9 . Estructura de los conjuntos medibles ......................... 96
10. Conjuntos borelianos 100
11. Invariancia bajo translaciones ..... ........... .. ............. 103
12. Conjuntos no medibles; conjunto de Vitali ................... 105
13. Medidas de Lebesgue-Stieljes .......... ..................... 107
EJERCICI OS .............................................. 111

Capítulo IV. Funciones lnedibles

1. El concepto de función medible 115


2. Operaciones algebraicas ... .. .. .. ... .. .. .. ... .. . . .. .. ... .. .. . 119
3. Sucesiones de funciones medibles ............................ 121
4. Funciones simples ......... .. ..... .. .. .. ............ .. .... .. 122
5. Partes positiva y negativa .............. ..................... 125
INDICE GENERAL v

6. Propiedades verdaderas en casi todo punto 126


7 . Convergencia en medida .................................... 1 28
8. Función singular de Cantor ................ .............. ... 132
EJERCICIOS 134

Capítulo V. Integral de Lebesgue

1 . Integral de funciones no negativas 136


2. Integral de funciones simples ................................ 139
3. P aso al límite bajo el signo integral ......................... 142
4. Integral de funciones con valores de distinto signo ......" .. 145
5. Convergencia mayorada ..................................... 147
6. La integral y los conjuntos de medida nula ................. 149
7. Integral de funciones con valores complejos 151
8. Invariancia bajo translaciones ... ............................ 153
9. La integral como función de conjunto ....................... 155
10. Comparación con la integral de Riemann 156
1 1 . Integración parcial; el teorema de Fubini 158
12. La convolución 167
EJERCICIOS 169

Capítulo VI. Canlbio de variables

1. Imagen de un conjunto medible por una transformación lineal . 175


2. Aplicaciones diferenciables .... .............................. 180
3. Fórmula del cambio de variables ............................ 181
EJERCICIOS 188

Capítulo VII. Espacios de funciones clásicos

1 . El espacio de las funciones integrables 192


2 . Las funciones esencialmente aco tadas 196
VI INDICE GENERAL

3. Funciones de cuadrado integrable 198


4. Funciones convexas 203
5. Los espacios LP .......................... . , . . . . . . . . . . . . . . . . 206
6. La función de distribución ................................. . 211
* 7. Espacios de Orlicz 213
EJERCICIOS 220

Capítulo VIII. Diferenciación de la integral

1 . La función maximal de Hardy-Littlewood 226


2. El teorema de diferenciación de Lebesgue . .................. 230
3. Medidas abstractas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,................. 234
4. Diferenciación de una medida de Borel con respecto a la medi-
da de Lebesgue . ............................................ 238
5. Continuidad en LP del operador maximal de Hardy-Littlewood 242
6. Aproximaciones de la identidad 247
7. Ejemplos y aplicaciones de aproximaciones de la identidad 253
* 8. Límite no tangencial 258
E.J ERCICIOS 261

Capítulo IX. El teorema de Radon-Nikodynl

1. La integral en espacios abstractos .......................... . 266


2. El teorema de Radon-Nikodym ............................ . 272
3. Medidas signadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
4. Aplicaciones del teorema de Radon-Nikodym 278
5. Convergencia débil en LP 281
6. Diferenciación de funciones 286
EJERCICIOS 293

Bibliografía 298

Glosario 300
PRESENTACION

El concepto moderno de integral, construido por Lebesgue a principios de


este siglo sobre la base de una profunda revisión de la teoría de la medida, ha
permitido superar las dificultades que presentaba la noción clásica de integral
debi da a Cauchy y Riemann (la misma que se estudia en los primeros cursos
de "Cálculo" o Análisis Elemental).
Las ventajas del método de Lebesgue son tan evidentes, y su uso se
encuentra tan difundido, que uno se siente tentado de aceptar literalmente la
opinión de J. Dieudonné:
"Es razonable creer que la integral de Riemann, si no fuera por el presti­
gioso nombre que la acompaña, habría desaparecido desde hace tiempo de la
enseñanza universitaria o -con el debido respeto al genio de Riemann- habría
quedado relegada a la categoría de un modesto ejercicio dentro de la teoría
general de la medida y la integración" .
El presente libro está destinado a quienes deseen iniciarse en la teoría
de la medida y la integral de Lebesgue con vistas a sus aplicaciones: Series
e Integrales de Fourier, Ecuaciones Diferenciales, Teoría de Probabilidades,
etc.
Hemos eludido en lo posible todos los aspectos que no sean "instrumen­
tales" : el libro está escrito para que pueda ser leído con facilidad por estu­
diantes de Matemática, Física o Ingeniería que necesiten manejar el concepto
de integral con la soltura y generalidad que requiere el Análisis moderno.
Después de haber enseñado el tema bajo formas diversas, nos ha pare­
cido que la más conveniente para quienes deben estudiarlo por vez primera es
la presentación intuitiva que sólo puede hacerse en los espacios euclidianos,
postergando la inevitable generalización para cuando se hayan comprendido
las ideas fundamentales y se advierta su necesidad. Tradición que reconoce
como insignes antecedentes los cursos de Análisis Real que durante varios

Vll
VIlI PRESENTAClON

años tuvieron a su cargo Antoni Zygmund en la Universidad de C hicago y


Mischa Cotlar en la de Buenos Aires.
En relación con dicha forma de presentación, confiamos en haber su­
perado el engorro de algunas demostraciones que no satisfacían los criterios
normales de rigor (teorema 3 . 1 y proposiciones 2 . 1 9 y 2.21). Dificultad que
llevó a veces a preferir el planteo abstracto, aparentemente más "limpio" .
La introducción de las normas y los espacios de Orlicz ayudan a com­
prender el papel de la convexidad en ciertos espacios de funciones y presentan
el marco adecuado para la solución de �lgunos problemas del "Análisis Real" ,
del que forma una parte importante el contenido de esta obra.
La relación entre la teoría de la integral y la teoría de la diferenciación
ha sido tratada c on especial atención: "El mérito de Lebesgue -ha escrito
S. Saks - no consiste solamente en haber creado una nueva y más general
noción de integral, ni siquiera en haber establecido su Íntima conexión con
la teoría de la medida. El valor de su trabajo consiste primordialmente en
su teoría de la derivación, que es paralela a la de integración. Esto permitió
a su descubrimiento hallar nume rosas aplicaciones en las más diversas ramas
del Análisis y, desde el punto de vista metodológico, hizo posible unificar dos
concepciones fundamentales de la integral, a saber, la de integral definida
y la de primitiva, que parecen quedar definitivamente separadas tan pronto
como la integración se sale del dominio de las funciones continuas" .

Los AUTORES

Buenos Aires, 1995


PLAN DE LA OBRA

Los dos primeros capítulos proveen los conceptos necesarIOS sobre la


teoría de conjuntos y la topología de los espacios euclidianos. Las nociones de
intervalo y conjunto elemental se desarrollan en el segundo capítulo -párrafos
6, 8 Y 9-, únicas secciones de ,dicho capítulo cuya lectura no conviene omitir.
El tema principal del libro comienza en el tercer capítulo, a partir del
cual se construyen los conceptos de la teoría de Lebesgue: medida exterior y
conjuntos medibles, medida, funciones medibles, integral, teoremas de paso
al límite, teoremas de Tonelli y Fubini y fórmula del cambio de variables
(capítulos III al VI) .
A partir del capítulo VII la lectura es más exigente, porque se estudian
los aspectos más profundos y generales de la teoría: los espacios de funciones;
la diferenciación de integrales y de medidas; las medidas en los espacios
abstractos y el teorema de Radon-Nikodym.
Los conceptos de medida e integral en espacios abstractos son indispen­
sables en capítulos importantes del Análisis y la Teoría de Probabilidades. No
es posible, por lo tanto, instalarse definitivamente en los espacios euclidianos ,
aunque en ellos todavía sean posibles algunas generalizaciones útiles.
Los párrafos cuyo título se señala con una estrella pueden omitirse sin
perjuicio en primera lectura.

IX
AGRADECIMIENTOS

Los autores desean agradecer el estímulo que les ha brindado el Director


del Instituto Argentino de Matemática , Dr. Carlos Segovia Fe rnández.
El texto y los dibujos han estado a cargo de la Sra. Blanca Alvarez,
quien con su dedicación y eficacia hizo ,posible que esta obra llegara por fin
a concluirse, por lo que los autores desean expresarle su agradecimiento.

x
CAPITULO I

INTRODUCCION

1. Núm.eros reales.

Supondremos al lector fami ilarizado con las propiedades algebraicas y


de orden del cuerpo IR formado por todos los números reales; en parti­
cular, con el hecho de que todo conjunto no vacío y acotado superiormente
A e IR posee una cota superior mínima llamada el extrem.o superior
o bien el suprem.o de A y denotada comúnmente por el símbolo sup A .
Simétricamente, si el conjunto A e IR es no vacío y acotado inferiormente,
entonces entre sus cotas inferiores hay una que es máxima, llamada el ex­
trem.o inferior o Ínfim.o de A y denotada por inf A .
El número real s es el supremo de A si y sólo si 1 ) cada xE A verifica
o

x :s; s y 2 O) para cada número € > O existe al menos un elemento x E A


tal que x > s €. Y en forma simétrica se enuncian las propiedades que
-

caracterizan al número inf A en el caso de que exista.


Dados dos números reales a y b tales que a :s; b hay cuatro intervalos
con extremo izquierdo a y extremo derecho b , a saber, [a , b] = {x E IR :
a:S;x:S;b} , (a , b) = {xE IR :a<x<b} , (a , b] = {xE IR :a<x:S;b} y
[a , b) = {xE IR : a :s; x< b}. El primero se llama un intervalo cerrado; el
segundo, un intervalo abierto, y los dos últimos son intervalos semicerrados
(o semiabiertos).
Es conveniente incluir entre los intervalos al conjunto vacío, con lo que se
logra eludir la consideración de casos excepcionales en la siguiente proposición
que, aunque elementalísima, jugará más adelante un importante papel:

( 1 . 1 ) Proposición. La intersección de dos intervalos es un intervalo. La


diferencia de dos intervalos es la unión de dos intervalos disjuntos.

1
2 1 - INTRODUCCION

Consideremos, para fijar ideas, los intervalos 1 = (a, b) y J = ( e, d].


Luego, In J = {x :a<x , x<b , e<x , x:::; d} . Ahora bien; la conjunción
de las dos desigualdades del mismo sentido x < b Y x :::; d es equivalente
a una sola de ellas: a la primera si b :::; d o la la segunda si b > d ; Y
análogamente para las relaciones del mismo sentido a<x y e<x lo cual ,

demuestra que 1 n J es un intervalo, eventualmente vacío. En cuanto a la


diferencia 1 J = {x :xE l, x tí. J} , sus elementos son los que satisfacen
-

a < x< b y alguna de las relaciones incompatibles x :::; e, x > d. Por


consiguiente,

1 - J = {x : a<x< b, x :::; e} U { x :a<x< b, x > d}

es la unión de dos intervalos disjuntos en virtud de una consideración análoga


a la anterior.

La medida o longitud de cualquier intervalo con extremos a y b es el


número b - a .
De fundamental importancia es el llamado principio de encaje de
intervalos cerrados, enunciado en la siguiente proposición.

( 1 .2) Proposición. Si I n = [an , b n ] , n = 1 , 2, 3, . . . , ({S una sucesión de


intervalos cerrados que verifican las inclusiones

entonces existe un número real x que pertenece a cada intervalo de la


sucesión.
En efecto, de la inclusión I n +! e I n se deducen las relaciones an :::;
an +! :::; b n + l :::; b n , lo cual muestra que los números an forman una sucesión
creciente y los b n una decreciente:

Por consiguiente, si m< n tendremos am :::; a n :::; b n Y también an :::; b n :::;


bm; es decir, a n :::; bm cualesquiera que sean los Índices m y n . Luego,

sup an = sup { a l , a 2 , a3, . . . } :::; bm ( m = 1 , 2, 3, . . .) ,


n
1 . NUMEROS REALES 3

de donde sup an � inf bm Y el número x = sup an verifica an < x < bn


n m n
(n = 1 , 2, 3, .. . ) ; es decir, x E I n para cada 11 .
Q.E.D.
Otra importante consecuencia del hecho de que todo conjunto no vacío
y acotado superiormente de números reales posea una cota superior mínima
es que el conjunto IN = {1, 2, 3 , . . . } no admite ninguna cota superior. La
demostración es por el absurdo: si IN admite un cota superior, entonces,
como no es vacío, posee una cota superior mínima s = sup IN y como
s - 1 < s , existe un elemento n E IN tal que n > s - 1 ; pero entonces el
número natural n + 1 es mayor que s , lo cual es absurdo.

( 1 .3) Corolario. Todo intervalo abierto no vacío contiene números racio­


nales.

Para demostrarlo, tomemos dos números reales a. y b tales que a. < b


y supongamos primero que a es positivo. En virtud de lo anterior, existe un
número natural n tal que n > (b - a )- l . Considerando el mínimo entero
positivo m tal que a < m/n, tendremos

a < m/n = (m - l)/n + l/n < a. + (b - a) = b

y el número racional 1" = m/n verifica a < 1" < b .


Si a no es positivo, existe un número natural k tal que a+k es positivo;
y como a + k < b + k, la demostración se reduce al caso anterior.
Para indicar que el conjunto A e IR. no es acotado superiormente es­
cribiremos sup A = +00 ; la notación inf A = -00 se usa para señalar que
A no es acotado inferiormente.
Con la introducción de los elementos +00 y - 00, que no son números,
y la convención de que para cada número real x , -00 < x < +00 , podemos
afirmar que todo conjunto no vacío A e IR. posee un supremo y un Ínfimo.
El conjunto IR. = IR. U {-oo, +oo} se llama la recta real extendida; y los
números reales, por oposición a los nuevos elementos introducidos, se llaman
los elementos finitos de IR..
Las operaciones de suma y producto entre números reales se extienden
4 1 - INTRODUCCION

a los elementos de IR con arreglo a las convenciones siguientes:

(+00) + (+ 00) +00,


(-00) + (-00) -00,
( +00) + (-00) (-00) + (+00) = O,
( +00 ) . (+00) (-00) . (-00) = +00,
( +(0) . ( -00 ) (-00) . ( +00) = - 00;
SI X es un número real,

{
x + ( +00) = ( + 00) + X = +00, x + (-00) = (-00) + X = -00,

±oo si x > O
x . (±oo) = (±oo) . x = O si x = O
=f00 si x < O .
Obsérvese que O· (±oo) = (±oo) . 0 = O.
La utilidad d e estas convenciones se irá percibiendo cada vez más clara­
mente a medida que se desarrolle el tema principal de este libro.
El límite inferior f. y el límite superior L de una sucesión (a k ) de
números reales se definen por medio de las fórmulas

f. = lim inf k""'ooa k = sup


j
( )
inf a k
k ?j
,

De la definición se deducen fácilmente las dos propiedades que caracte­


rizan al elemento LE IR ; a saber,
1 a) para cada (3 > L, existe un entero positivo j tal que si k 2: j , entonces
a k < (3;
2 a) para cada Q' < L Y para cada entero positivo j , existe un entero k 2: j ,
tal que Q' < a k .
La primera afirma que si (3 > L , entonces a k < (3 para k suficiente­
mente grande; la segunda que si Q' < L, entonces Q' < a k para infinitos
índices k .
1 . NUMERO S REALES 5

Ejercicio: Probar que si el elemento A E IR posee las dos propieda- des


anteriores, entonces A = L . Sugerencia: probar las relaciones A :::; L Y
L<A .
En forma simétrica, las dos propiedades que caracterizan al elemento
eE IR son:
1 a ) para cada a:<e existe un entero positivo j tal que si k � j , entonces
a:<ak ;

2 a ) para cada f3 > e y para cada entero positivo j , existe un entero k � j ,


tal que a k<f3 .
Definiendo bj y Cj por medio de las expresiones bj = inf a k, Cj
k ?j
sup a k , tendremos
k?j .

L = inf Cj .
j
Por consiguiente, e< L .
Por definición, la sucesión (ak ) tiende al límite a E IR si se verifica
e = L = a; y en tal caso escribimos a = lim a k. Si el límite a existe y es
k-oo
finito, decimos que la sucesión es convergente o que converge al valor a .
Toda sucesión monótona tiende a un límite en IR , igual al supremo de
todos sus valores si es creciente e igual al ínfimo de todos sus valores si es
decreciente.
Si a n � O, n = 1 , 2 , 3, . .. , entonces la sucesión' Sn = al + a:! + . . . + a n
es monótona creciente; de donde se sigue que el límite
00 n
L a k = nlim S n = lim � a k
k=l -+co n�co kL...,.¡l
=
tiene un sentido bien preciso en la recta real extendida. Por ejemplo, 1 + 1 +
1 + . . . = +00.
Consideremos ahora dos sucesiones monótonas con valores no negativos:

Es fácil probar que cualesquiera que sean los límites de estas sucesiones (fini­
tos o no) se cumplen las relaciones

lim (a n + b n ) = lim an + lim b n ,


6 1 - INTRODUCCION

Considerando el ejemplo a n = O para todo n , b n = n , se comprende la


necesidad del convenio O· (+00) = O para que se mantenga la validez de la
segunda.

2. FaIllilias y sucesiones de conjuntos.

Frecuentemente será necesario considerar conjuntos cuyos elementos son


conjuntos. Tales conjuntos se llaman clases o colecciones de conjuntos.
Por ejemplo, si X es un conjunto, la clase P(X) formada por todos los
subconjuntos de X se llama la clase de partes de X . En símbolos,

P (X) = {A : A e X} .

Debe tenerse presente que X y 0 son miembros de P(X) .


Consideremos ahora un conjunto 1 y una función F : 1 -;. P(X) que
asigna a cada elemento i E 1 un conjunto A¡ = F( i) que es un subconjunto
de X . En estas condiciones, la función F se llama una faIllilia de con­
juntos y se escribe F = (Ai , i E 1) para destacar los conjuntos A¡ que se
llaman los miembros de la familia; los elementos de 1 se llaman los Índices
de la familia F .
La unión y la intersección de una familia F = (A¡ , i E I) se definen,
respectivamente, por medio de las fórmulas

U F U A¡
= = {x : x E A¡ para algún i E I},
¡ El

n F n A¡
= = {x : x E A¡ para todo i E I} .
¡ El
Una familia (Ak , k = 1 , 2, 3, . . . ) cuyos índices son los enteros positivos
se llama una sucesión de conjuntos. En este caso, la unión y la intersección
se representan por medio de los símbolos
00 00

y en el caso de una sucesión finita (Ak , 1 :::; k :::; n ) , escribiremos


n n
2. FAMILIAS Y SUCESIONES DE CONJUNTOS 7

en lugar de A l U A:¡ U . . . U A n y A l n A:¡ n . . . n A n , respectivamente.


Diremos que los conjuntos de la familia F = (A¡, i E I) son disjuntos o
bien, con más propiedad, que F es una familia disjunta si para cada par
de Índices i #- j se verifica A¡ n Aj = 0 .
Todos los conjuntos que se consideran en una teoría son subconjuntos de
un determinado conjunto X llamado espacio con el fin de sugerir una in­
terpretación geométrica. Los elementos de X se llaman entonces los puntos
del espacio; y para cada A e x , el conjunto de todos los puntos del espacio
que no pertenecen a A se llama el complemento de A y se denota por A C
o bien por CA .
Si A Y B son conjuntos, definimos A - B por A - B = A n B C ;
A6.B por A6..B = (A - B) U (B - A ) . El conjunto A6.B es la diferencia
simétrica entre A y B .
Dejaremos a cargo del lector la demostración de las fórmulas

(U )
¡El
Ai
C
= n
i El
AL (n. )
iEl
Ai
C
= U
i El
Ai ,

que se conocen con el nombre de leyes de complementación o de De


Margan (para demostrar que dos conjuntos son idénticos hay que mostrar
que cada elemento de uno de ellos pertenece al otro y viceversa) .
Dada una sucesión de conjuntos (Ek, k = 1 , 2, 3, . . . ) , los conjuntos

n (U )
-
lim sup E k = Ek ,
j=l k ?j

se llaman, respectivamente, el límite inferior y el límite superior de la


sucesión (Ek) .
Poniendo A = lim inf Ek, B = lim sup Ek, se tiene:
1 O ) x E A si y sólo si existe un entero positivo j tal que para todo k 2: j ,
x E Ek .
2 O) x E B si y sólo si para cada j existe un entero k 2: j tal que x E E k .
Por consiguiente, A e B .
En el caso de se verifique A = B , se dice que la sucesión (E k ) converge
'

al límite L = A = B .
...

8 1 - INTRODUCCION

Si la sucesión (Ek ) verifica El e E2 e Es e . . . e Ek e Ek+l e . . . ,

.
decimos que es una sucesión creciente; y en este caso el límite de la sucesión
existe y es igual a la unión de todos los conjuntos Ek .
Si la sucesión (Ek ) verifica El :J E2 :J Es :J . . . :J Ek :J Ek+l :J . . ,
decimos que es decreciente; en tal caso también existe el límite de la sucesión
. y es igual a la intersección de todos los conjuntos Ek .
Si (Ai, i E 1) Y (Bj, j E J) son dos familias de conjuntos, su cumple
la ley distributiva

( )( )
U
iEl
Ai n U
JEJ
Bj = U U (Ai n Bj) .
iEljEJ

Además, si ambas familias son disjuntas, entonces la familia (Ai nBj, (i, j) E
1 x J) , cuya unión es precisamente el miembro derecho de la última igualdad,
es también disjunta.
A modo de ejercicio útil sugerimos que el lector demuestre las siguientes
fórmulas (las dos primeras generalizan las leyes de De Morgan):

B -n Ai = U (B - Ai)
iEl iEl

B- U Ai = n (B - A¡)
¡El ¡El
U A; - B = U (A¡ - B).
¡El iEl
Si C es una colección de conjuntos, la función F : C -;. C definida por
F(A) = A para cada A E C nos permite pensar a C como una familia
F en la que el conjunto de Índices es el mismo conjunto C. La unión y
la intersección de esta familia se designan, en este caso, por medio' de los
símbolos
UC=U{A:AEC} y nC=n{A:AEC},
respectivamente. Por consiguiente, el punto x pertenece a la unión de C
si y sólo si x pertenece al menos a un miembro de C y x pertenece a la
intersección de C si y sólo si x pertenece a cada miembro de C .
Observemos de paso que, por lo visto, la noción de familia es más general
que la de colección o clase de conjuntos.
-- �

3. IMAGENES DIRECTAS E INVERSAS - 4. PRODUCTOS CARTESIANOS 9

3. hnágenes directas e inversas.

Sea f : X --;.
Y una función (o aplicación) de X en Y. Para cada
A e x , el conjunto
f(A) = { y E Y : y = f(x) para algún x E A}
es la imagen de A porf y para cada E e Y, el conjunto
rl (E) = {x E X : f(x) E E}
se llama la imagen inversa de E por f .
Es fácil ver que A e l
f- (f(A», f(f- l (E» e E y f- l (y - E)
l
Y - f- (E); además, la igualdad vale en la primera de estas relaciones si f
es inyectiva y en la segunda si f es suryectiva. Si (Ej , j E J) es una familia
de subconjuntos de Y , entonces

Estas fórmulas muestran que la aplicación f-l : P(Y) --;. P(X) tiene la
importante propiedad de preservar todas las operaciones entre subconjuntos
de Y.

4. Productos cartesianos.

El producto cartesiano de una familia finita (A l , A:¡ , ... , An ) se define


como el conjunto A l x A:¡ x ... x An formado por todas las sucesiones finitas
(a l , a:¡, ... , an ) tales que ai E Ai para cada entero i que verifique 1 � i � n .
De acuerdo con esta definición, cada elemento del producto cartesiano no es
más que una función f cuyo dominio es el conjunto I n = {l, 2, ... , n} con
la propiedad de que f( i) E Ai para cada i E I n . La única particularidad,
puramente notacional, consiste en la convención de escribir f en la forma
(f(l), f(2), ... , f(n» . En particular, el producto cartesiano A x E está for­
mado por todos los pares ordenados (x, y), tales qúe x E A e y E E .
Para que el producto cartesiano resulte asociativo es necesario establecer
una convención: si a = (a l , ... , an ) es un elemento de A l x ... x An Y b =
(b l , ... , bm ) un elemento de El x . . . x 13m , interpretaremos el par ordenado
10 I - INTRODUCCION

. .
(a , b) como la sucesión finita (a l , . . ., a n, b l , .. . , bm ) . Con esta convención
resulta (Al x . x A n ) x (Bl X ... X Bm ) = A l X ... X An x Bl X X B m
Por su sencillez, dejaremos a cargo del lector la demostración de las
•.. .

fórmulas
X ... X . .. . ..

(º ) (Q )
(Al A n ) n (Bl x x Bn ) = (Al n B¡ ) x x (A n n Bn ) ,

Ai x B; = º;Q (A i x B;)

El miembro derecho de la segunda es la unión de la familia F = (A¡ x


Bj, (i, j ) E I n X 1m ) Y será útil observar que si los conjuntos A¡ son disjuntos
del mismo modo que los Bj , entonces F es una familia disjunta.

El siguiente lema tiene un valor auxiliar en la demostración de la proposi­


ción (2.21) del siguiente capítulo.

(1.4) Lema. Si el producto canesiano A x B es la unión de los productos no


vacíos y disjuntos Al x Bl y A2 X B2 , entonces, o bien A = A l U A2
con A lnA 2 = f/J y B = Bl = B 2 , o bien B = BlUB 2 con BlnB 2 = f/J
y A = Al = A2 •

DEMOSTRACIÓN : De la hipótesis se sigue fácilmente que ninguno de los con­


juntos del enunciado es vacío y además, A = A l U A 2 Y B = Bl U B2 .
Puesto que

debe cumplirse el menos una de las relaciones

Suponiendo que se verifica la primera, probaremos que B = Bl , para


lo cual es suficiente probar que B e Bl . Si esto último no fuera cierto,
entonces existiría un elemento b E B , tal que b ti. Bl .
Eligiendo un elemento a E A l , tendríamos a ti. A 2 , pues Al y A2
son disjuntos. Ahora eien; (a, b) E A x B y sin embargo, (a, b) ti. A l X Bl
Y (a, b) ti. A2 X B 2 , lo cual contradice la hipótesis. Luego, B = Bl Y

l
5. C ONJUNTOS NUMERABLES 11

análogamente se demuestra que B = B2 •

Q.E.D.
La notación An se usa para designar el producto cartesiano A x A x
x A ( n factores) ; es decir, el conjunto de todas las sucesiones finitas
(a. l , a 2 , ... , a n ) , tales que a i E A (i =. 1 , 2, . . . , n) .

5. Conjuntos numerables.

Diremos que el conjunto X es equivalente al conjunto Y y escribiremos


X Y si existe una aplicación biyectiva f : X --;- Y. En tal caso también
'""

se dice que X e Y tienen igual potencia o bien que son coordinables.


Como la aplicación idéntica de X en sí mismo es biyectiva, se tiene siem­
pre X '"" X ; puesto que la inversa de una aplicación biyectiva es biyectiva,
si X Y entonces Y '"" X ; finalmente, puesto que la composición de dos
'""

aplicaciones biyectivas es biyectiva, si X '"" Y e Y Z , entonces X Z .


'"" '""

Demotaremos por IN al conjunto de los enteros positivos y llamaremos


una sección iniciala cualquier conjunto In de la forma In = {l, 2, . . . , n } =
{k E IN : k � n } , donde n representa un entero positivo.
Por definición, un conjunto es finito si es vacío o si es equivalente a
alguna sección inicial y es infinito en caso contrario.
De acuerdo con la definición precedente, las secciones iniciales son los
conjuntos finitos típicos.
Por inducción sobre n se demuestran fácilmente las siguientes afirma­
CIOnes:
(a) Cualquier subconjunto de In es finito.
(b) No existe ninguna aplicación inyectiva de In+ ! en In .
De la primera se deduce que todo subconjunto de un conjunto finito es finito;
de la segunda, que si m < n , no existe ninguna aplicación inyectiva de In
en 1m Y por consiguiente, que todo conjunto finito no vacío es equivalente a
una única sección inicial.
Otra consecuencia de (b) es que el conjunto IN es infinito, pues si
existiera una aplicación biyectiva f : IN --;- In , la restricción de f a In+ !
nos daría una aplicación inyectiva de este último conjunto en In , en con­
tradicción con (b).
Confiando en su evidencia, aceptaremos sin demostración la siguiente
proposición:
12 1 - INTRODUCCION

(c) Todo conjunto infinito contiene un conjunto equivalente a IN . En otras


palabras, si X es un conjunto infinito, existe una aplicación inyectiva
f : IN-+X .
Un conjunto A se llama numerable si es finito o bien si A IN .
.-v

De acuerdo con esta definición, el conjunto A e� numerable si y sólo si es


posible representar la totalidad de sus elementos en la forma de una sucesión
al , a:¡, a3, ... finita o infinita.

( 1.5) Proposición. Cualquier subconjunto de un conjunto numerable es


numerable.
Sea B un subconjunt.o del conjunto numerable A . Si A' es finito, en­
tonces B es numerable en virtud de (a). Supongamos que A = { a l , a:¡ , a3 , .. . }
es equivalente a IN y que B es un subconjunto infinito de A . Sea n I el
mínimo de los enteros positivos n tales que a n E B ; Y suponiendo definido
n k , llamemos nk+1 al mínimo entero n > n k , tal que a n E B .
Con este procedimiento inductivo queda definida una sucesión creciente
de enteros positivos (n k ) , tal que a nk E B , k = 1 , 2, 3 , ... . Consideremos
ahora el conjunto numerable

Sabemos que C e B y la proposición quedará demostrada si probamos que


B = C.
Si x E B , ent.onces x = a n para algún n :2: n I . Consideremos el mínimo
entero k tal que n :S n k . Si fuera n < n k sería k > 1 Y n k - l < n < n k , en
contradicción con lo supuesto. Luego n = n k Y x E C . Hemos probado que
B e C y junto con ello la proposición.

( 1 .6) Proposición. Si A es numerable y f : A -+ B es suryectiva, en­


tonces B es numerable.
Sin restricción de generalidad, podemos suponer que A = IN , pues si
A es numerable, existe una aplicación suryectiva de IN sobre A cuya com­
posición con f nos da una aplicación suryectiva de IN sobre B . Suponiendo
pues que A = IN , para cada b E B sea g(b) el mínimo entero n E IN tal
que f(n) = b ; de modo que f(g(b) = b para cada b E B . De aquÍ se
'
deduce que g es una aplicación inyectiva de B en IN y por consiguiente,
5. CONJUNTOS NUMERABLES 13
B ......, g(B) ; pero g(B) es numerable por ser un subconjunto de IN . Luego,
B es numerable como queríamos demostrar.

( 1 .7) Proposición. IN x IN ......, IN .

Teniendo en cuenta que todo número natural admite una única descom­
posición como producto de una potencia de dos por un número impar, se
sigue que la función f : IN x IN --;. IN , definida por

f(i, j) =: 2 i - l (2j -1)

es biyectiva.
Q.E.D.
Si A Y B son numerables, entonces existe una aplicación suryectiva de
IN x IN sobre A x B . Luego, A x B es numerable en virtud de ( 1 .6) y
( 1 .7).
Por inducción sobre n resulta que si CA l , A:!, . . . , An ) es una sucesión
finita de conjuntos numerables, entonces A l x A:! X x An es numerable.
. • .

Ejemplos.

1 ) El conjunto � formado por los números enteros es numerable, pues


la función f : � --;. IN definida por fea) = 2a si a > O y fea) = 2 1 a l + 1
si a ::; O , es biyectiva.
2) El conjunto <Q formado por los números racionales es numerable, pues
la función f : � x IN � <Q definida por fea, n) = a/n es suryectiva.
3) El conjunto <Qn formado por todas las n-uplas ( 1'1 , 1'2 , . . . , 1'n ) de
números racionales es numerable.
4)
El conjunto <Q[X] formado por todos los polinomios con coeficientes
racionales es numerable. En efecto, si a cada polinomio A = aa + a l X + ... +
an X n le asignamos la sucesión feA) = (aa, a l , . . . , an ) E <Qn + l , tendremos
00

una aplicación inyectiva f de <Q[X] en el conjunto U <Qn que es numerable


n=l
por ser la unión de una sucesión de conjuntos numerables.

( 1 .8) Proposición. La unión de cualquier sucesión de conjuntos num.e­


rabies es num.erable.
14 1 - INTRODUCCION

Sea (A" , n = 1 , 2, 3, ... ) una sucesión de conjuntos numerables. Para


cada n , existe una función suryectiva i" : IN -;. A" .
Si A es la unión de todos los conjuntos A " , la fórmula

g(n, k) = i,,(k) (n E IN, k E IN) ,

define una aplicación suryectiva 9 : IN x IN -;. A, lo cual prueba que A es


numerable.

6. Potencia del continuo.

La teoría de los conjuntos infinitos no tendría mucho interés si todos


los conjuntos infinitos fueran equivalentes. El descrubrimiento de que no es
así representa uno de los momentos cruciales en la historia de las Matemáti­
cas como cuando los griegos descubrieron que la diagonal de un cuadrado es
inconmensurable con el lado del mismo.

(1.9 ) Proposición. El intervalo unitario U [0, 1] es un conjunto no


numerable.
Suponiendo por el absurdo que sea posible representar los elementos de
U en la forma de una sucesión

dividamos el intervalo U en tres intervalos cerrados de igual longitud:


[0 , 1/3] , [1/3, 2/3] , [2/3, 1] . Entonces es claro que uno de estos intervalos ce-

o 1/3 2/3 1
I I I I

rrados, al cual llamaremos h , tiene la propiedad de que Xl f= 1 1 . Subdi­


vidiendo h en forma análoga, podemos elegir un intervalo cerrado 12 e h ,
tal que X:¡ f= h ·
Si continuamos indefinidamente con este proceso obtendremos una suce­
sión decreciente de intervalos cerrados U :J h :J h :J . . . :J h :J . . . , con
6. POTENCIA DEL CONTINUO 15

la propiedad de que para cada entero positivo k, Xk rt Ik. Pero entonces,


ningún punto de U pertenece a cada intervalo de la sucesión, en contradicción
con el principio de "encaje" de intervalos cerrados. Obviamente, la con­
tradicción provino de suponer que U es numerable.
Q.E.D.
Diremos que un conjunto tiene la potencia del continuo si es equiva­
lente al intervalo unitario U . Veamos algunos ejemplos.
1 ) El intervalo abierto V = (0 , 1) tiene la potencia del continuo, pues si
ponemos A = <Q n U , B = <Q n V , tendremos:

U = (U - A) UA, V = (U - A)UB.

Puesto que A y B son subconjuntos infinitos de <Q, se tiene A ,..., B en


virtud de ( 1 .5). Luego, existe una aplicación biyectiva f : A -;. B .
Si ahora definimos 9 : U -;. V por medio de la expresión

si x EU-A
g(x) =
{�(X) si x E A,

es fácil ver que 9 es biyectiva, de donde U ,..., V . Análogamente se demuestra


que los intervalos (0, 1] Y [O, 1 ) tienen la potencia del continuo.
2)Si a < b, el intervalo [a, b] tiene la potencia del continuo, pues la
función lineal

f(x) = a + ( b - a)x (O :S x :S 1)

es una aplicación biyectiva de U sobre [a, b] . Por consiguiente, cualquier


intervalo que no sea vacío ni se reduzca a un solo punto tiene la potencia del
continuo.
3) El conjunto IR formado por los números reales tiene la potencia del
continuo, pues la función estrictamente creciente f: IR -;. (-1,1), definida
por f(x) = x/(l + Ixl) es biyectiva.
Para estudiar el siguiente ejemplo es necesario recordar que si b es un
entero mayor que 1 , cada número x E U admite un desarrollo "b-ario"
16 1 - INTRODUCCION

donde cada Uk es un dígito b-ario; es decir, igual a uno de los números


0, 1 , ... , b - 1 . Además, si x admite dos desarrollos b-arios distintos ¿ u k /bk
y ¿ v k /bk , entonces para k suficientemente grande se cumple Uk = O Y
Vk = b - 1 o viceversa: Uk = b - 1 Y Vk = O . Como consecuencia, ningún
número admite más que, a lo sumo, dos desarrollos b-arios distintos y si x
admite dos desarrollos, entonces x es un número de la forma n/bm . Ahora
sí veamos el ejemplo.
4) El conjunto T formado por todas las sucesiones u = (u I, U :¡ , U3, ... )
de dígitos binarios (cada Uk igual a cero o uno) tiene la potencia del continuo.
Para demostrarlo, comencemos observando que hay exactamente 2n
elementos de T , tales que U k = O para todo k > n . Luego, el conjunto To
formado por todos los elementos u E T , tales que U k = O para k suficien­
temente grande es numerable por ser la unión de una sucesión de conjuntos
finitos. Análogamente, el conjunto TI formado por los u E T , tales que
U k = 1 para k suficientemente grande es numerable.
Poniendo T:¡ = T - (To U TI) , sea A el conjunto de todos los números de
la forma n/2m dentro del intervalo U = [0, 1] ; es decir, aquellos que admiten
dos desarrollos binarios distintos. Puesto que A es numerable, tenemos

Por otro lado, cada x E U -A posee un único desarrollo binario


00
'" U k
X = L.J k'
k= 2 1
donde u= (UI, U :¡ , 'U3 , . ..) E T:¡ . Como la función que asigna al elemento x
la sucesión ·u dada por su único desarrollo binario es biyectiva, resulta

Finalmente, puesto que U = A U ( U - A) y T = (To U TI) U T:¡ , concluimos


que U T como habíamos anunciado.

5) El conjunto S = IR - <Q formado por todos los números irracionales


tiene la potencia del continuo. En efecto, puesto que IR = <Q U S, vemos
que S es no numerable (si S fuera numerable, resultaría IR numerable).
Por ser infinito, S contiene un conjunto A equivalente a IN y de las
igualdades obvias S = (S-A)UA , IR = SU <Q = (S-A.)U (A U <Q), teniendo
en cuenta que A � A U <Q, resulta S � IR .

J
6. POTENCIA DEL CONTINUO 17

Con el mismo método se prueba que si X es infinito y B numerable,


entonces X U B X (hágalo el lector como ejercicio).
rv

6) Un número (real o complejo) se llama algebraico si es raíz de algún


polinomio con coeficientes enteros. Por ejemplo, el número racional ajb es
algebraico por ser raíz del polinomio a bx ; ..j2 es algebraico por ser raíz
-

de x 2 2 . Los números que no s�n algebraicos se llaman trascendentes.


-

El problema de exhibir un número trascendente no es trivial. El primero


en lograrlo fue Liouville, quien probó que el número

O, 1 100010 . .. = 1O- 1 ! + 1O- 2 ! + ... + lO- n ! + ...

es trascendente.
La demostración de que "ir es trascendente se debe a Lindemann (1882);
y el teorema de Lindemann generalizado afirma que si (l' es un número alge­
braico no nulo, entonces ea es trascendente. Pero la demostración de estos
resultados que pueden estudiarse en el libro de Niven [10] , dista de ser fácil.
En cambio, la solución de Cantor al problema de la existencia de números
trascendentes es se�cilla: el conjunto A de los números algebraicos es nu­
merable, pues es numerable el conjunto de los polinomios con coeficientes
enteros y cada uno de éstos tiene un número finito de raíces. Luego IR A -

(el conjunto de los números trascendentes) tiene la potencia del continuo; en


particular, no es vacío.
Aun siendo infinito, el conjunto de los números algebraicos está esparcido
sobre la recta "como las estrellas en el firmamento" cuya densa obscuridad
corresponde, en esta metáfora de E.T. Bell, a los números trascendentes.
6) El conjunt.o IR n formado por todas las n-uplas de números reales
tiene la potencia del continuo.
T (ejemplo 4), es suficiente probar que T Tn .

¡
Puesto que IR rv rv

Con este propósito definimos una aplicación f : T � Tn de acuerdo con el


esquema siguiente:

(Ul , Un + l , U 2n + l , . . . )
J. (U 2 , Un + 2 , U 2n + 2 , . . . )
(U l , U 2 , U3, . . . ) -.

.. . .. . . ..
(un , U 2n , U3n , . . . ).
Observando que para cada uET ¡as n sucesiones que componen f( u)
18 1 - INTRODUCCION

permiten reconstruir el elemento U, concluimos que f es biyectiva; y por


consiguiente, T....., T n .
El conjunto !R oo formado por todas las sucesiones ( X l , X2, X 3, ... ) de
7)
números reales tiene la potencia del continuo.
Por lo mismo que antes, si designamos por TOO el conjunto de todas las
sucesiones de elementos de T , es suficiente que probemos que T ....., Too . Con
este fin definimos una aplicación g de T en TOO haciendo corresponder a la
sucesión u = (U1, U2, U3, ...) E T la sucesión de elementos de T dados por

(U2,U6,U1 0, ... ),
(U4,U1 2,U20, ... ),

donde en la i-ésima fila figuran aquellos elementos de 11 con subíndices


iguales a 2i-1(2k- 1), k = 1 , 2, 3, ... ; en otras palabras, g(U)=((U1 , 113, 115, ... ),
(U2, U6,U10, ...) , ... ) .
Puesto que a partir de la sucesión g( u ) es posible reconstruir 11, se
deduce que g es biyectiva; de donde T....., TOO .
Q.E.D.

7. Cardinales transfinitos.

En la teoría de conjuntos, a cada conjunto X se le asigna un objeto


Card (X), llamado el cardinal o potencia de X , con la propiedad de que
Card (X) =Card (Y) si y sólo si X....., Y. La definición se da de tal modo que
resulta Card (0) = O , Card (I n ) = TI; de manera que el cardinal de un con­
junto representa una generalización del concepto de número de elementos
de un conjunto finito.
El cardinal de un conjunto infinito se llama un cardinal transfinito
y se demuestra que hay infinitos cardinales transfinitos distintos. Además,
entre los números cardinales se establece en forma natural una relación de
orden y se desarrollan ciertas nociones aritméticas; a saber, suma, producto
y potenciación de cardinales.
El lector interesado en estudiar estos temas puede consultar la obra
clásica de Sierpinski [14] . El apéndice a la obra de Kelley [7] desarrolla la
teoría de los conjuntos desde un punto de vista a:�iomático, sin exigir del
7. CARDINALES TRANSFINITOS - 8. PARTICION DE DOMINIOS . . . 19

lector más que conocimientos rudimentarios de lógica y cierta familiaridad


con el estudio de una teoría en un marco formal y abstracto. Superada esta
barrera inicial, la exposición de Kelley es de notable elegancia; pero conviene
advertir que el estudio de los aspectos formales conviene postergarlo hasta
haber adquirido cierta madurez matemática, corno la que resulta de haber
estudiado el terna de este libro o bien un curso de Topología.

8. Partición de dOIninios; el teorema de Schroeder-Bernstein.

El teorema de Schroeder-Bernstein establece que si el conjunto X es


equivalente a una parte de Y e Y es equivalente a una parte de X , en­
tonces X es equivalente a 1'. Para demostrarlo utilizaremos el siguiente
teorema, debido al matemático Stefan Banach, que se conoce con el nombre
de "teorema de partición de dominios" .

(1.10) Teorema. Si f es 'una aplicación de X en Y , Y 9 una aplicación de


y en X , entonces existe un subconjunto A de X y un subconjunto
B de Y , tales que

f(A) = B, g(1' - B) = X - A.
Es decir, f aplica A sobre B y 9 aplica el complemento de B relativo
a y sobre el complemento de A relativo a X .

DEMOSTRACIÓN : Consideremos la aplicación «P : P(X) -c- P(X) , definida


para cada subconjunto A de X por medio de la fórmula

«p(A) = X - g(Y - f(A)), A E P(X).

Se verifica fácilmente que «P A l y A:¡


es "creciente"; es decir, que si
son subconjuntos de X , la relación A l e A:¡ implica «p(A l ) e «P(A:¡) .
Denotemos por r la colección formada por todos los subconjuntos G de X ,
tales que «p( G) e G .
Puesto que «p(X) e X , se sigue que X E r , de modo que r no es vacía.
Llamemos A a la intersección de la colección r ; es decir, definamos el
conjunto A poniendo A = nr .
Si G E r, entonces A e G y por consiguiente, «P(A) e «p( G) e G , lo
cual muestra que «p(A) está contenido en cada miembro de r; de donde se
infiere que «P(A) e A .
20 1 - INTRODUCCIÓN

Aplicando <I> a cada miembro de la última relación, obtenemos

<I>(<I>(A)) <I>(A),
e

la cual significa que


<I>(A). <I>(A) es un miembro de r y por consiguiente,
Esta inclusión, juntamente con la inclusión opuesta que ya habíamos
A e

<I>(A) = A;
obtenido, nos da la igualdad es decir,

-g(Y - feA)) = A.
x

Poniendo B
tra que g(Y - = f(A) -g(Y
, tendremos X
A
B) es el complemento de
= A. - B) Esta relación mues­
relativo a X , que es precisamente
lo que queríamos probar.
Q.E.D.
Afirmar que X es equivalente a una parte de
f Y.
existe una aplicación inyectiva : X ---;.
equivale a decir que
Por este motivo es conveniente
Y
dar al teorema de Schroeder-Bernstein el siguiente enunciado:

(1.11) Teorema.
una Si inyectiva
aplicación f es unadeaplicación
Y en inyectiva
entonces X,
g es
deexiste enunaY,aplicación
X Y

biyecti11a h Y . : X ---;.
DEMOSTRACIÓN : Consideremos los conjuntos
tencia garantiza el teorema anterior.
A e X y B e y cuya eXIS­

g(Y -Puesto que g


B), existe un único elemento y - x x = g(y).-A =
es inyectiva, para cada elemento
Y de
del conjunto X
B, tal que En
forma natural escribiremos y = g- I (X).
Definiendo la aplicación h Y : X� por medio de la fórmula:

lg- (x) xx A, A,
h(x) = {f(X) si
si
E
EX-

se comprueba muy fácilmente que h es biyectiva.


Q.E.D.
Del teorema demostrado extraemos un corolario que resultará útil en el
capítulo siguiente: si un subconjunto E de IR n contiene un conjunto con
la potencia del continuo, entonces E tiene la potencia del continuo.
EJERCICIOS 21
E n efecto, puesto que IR n ,...., IR , se sigue que E es equivalente a una
parte de IR. Por otro lado, la hipótesis nos dice que IR es equivalente a
una parte de E ; luego, E,...., IR .

EJEJ{,CICIOS

1. Probar las fórmulas

A-B= A-AnB
A n (B-C) = A nB-A n C
( A -B) -C = A - (B U C)
A.6. (B.6.C) = ( A6B) .6.C
A n (B.6.C) = (A nB) 6 (A nC)
A-Be = B-Ac
n A i -B= n (A i -B)
iEI iEI

2. ¿Cómo debe se el conjunto X para que se cumpla A.6.X = A?

3. Sea f una aplicación de X en Y.


(al Probar que si A l y A:¡ son subconjuntos de X, entonces

f ( A 1 n A:¡) e f (A d n f (A:¡).

Generalizar estas relaciones y dar un ejemplo donde la inclusión de la


segunda sea propia.
(b) Probar que f es inyectiva si y sólo si f - 1 (1 (A)) = A para cada
AeX.
(e) Probar que f es suryectiva si y sólo si f (l - l (B)) = B para cada
BeY.
4. Probar que si f : X ---+ Y 9 : Y � Z y h = 9 o f entonces para cada
, ,

Ce Z , h - 1 (C) = f - 1 (g- l(C) ). '


22 1 - INTRODUCCIÓN

5. Mostrar que la sucesión de conjuntos

Ek =
{ (O, l - l/k) si k es par
[l/k, l ) si k es impar

no es monótona, pero tiende a un límite.


6. Probar que si (a k ) y (bk ) son sucesiones de números reales y c E IR ,
entonces
a) lim sup (a k + h) ::; lim sup a k + lim sup bk
b) lim inf (a k + b k ) � lim inf a k + lim inf b k
c) lim sup (c + a k ) = c + lim sup a k
d) lim inf (c - a k ) = c - lim sup a k
e) si Ck -+ c (k -+ 00 ) , entonces lim sup (Ck + ad = C + lim sup a k
f) si C � O , lim sup (ca k ) = c lim sup a k .
7. Si (xa , a E A) es una familia arbitraria (no necesariamente numerable)

de valores no negativos de la recta extendida IR , entonces definimos la


suma desordenada de dicha familia por medio de la fórmula

L Xa = sup
F
L Xa,
aEA aEF

donde el supremo se toma sobre todos los subconjuntos finitos F de A.


Probar las siguientes afirmaciones:
a) Si A = { al , a2 , . . . } es numerable, entonces

00

L Xa = Xa1 + Xa2 + . . . = L Xa k·
aEA k=l

b) Si L aEA Xa < 00 , entonces el conjunto de todos los a, tales que


Xa > O es numerable.
c) Si (A, i E 1) es una partición de A , es decir, una familia disjunta
cuya unión es A, entonces

L Xa= L L Xa
aEA iEI aEA,

(fórmula de la asociatividad).
EJERCICIOS 23

8. Usar la fórmula de asociatividad del ejercicio precedente para probar


que si (a n k ) es una sucesión doble de números no negativos entonces,
denotando por IN el conjunto de los números naturales,
ro 00 ro ro

(n , k )E IN x IN n =1 k =1 k = l n =1

(una serie doble con términos no negativos puede sumarse en cualquier


orden) .
9. Probar que los siguientes conjuntos son numerables:
a) el conjunto de todos los intervalos con extremos racionales
b) cualquier colección de intervalos abiertos disjuntos
c) el conjunto de todas las sucesiones finitas de elementos de un conjunto
numerable
d) el conjunto F( A) formado por todos los subconjuntos finitos de un
conjunto numerable A
e) cualquier colección de lemniscatas disjuntas del plano (se llama lem­
niscata a cualquier curva continua cerrada que se autointersecta en uno
de sus puntos, en forma de ocho)
f) el conjunto de puntos de discontinuidad de una función monótona.
10. Probar que los siguientes conjuntos tienen la potencia del continuo:
a) el conjunto de todas las sucesiones estrictamente crecientes 11 1 < 11 2 <
113 < .. de enteros positivos
.

b) el conjunto de todas ls sucesiones de enteros positivos


c) la colección de todos los intervalos
d) el conjunto e formado por todas las funciones continuas sobre un
intervalo. Sugerencia: denotando por 1' 1 , 1'2 , los puntos racionales del
•••

intervalo, asignemos a cada función continua f una sucesión de números


reales, de acuerdo con el esquema

Dicha asignación define una aplicación inyectiva de e en el conjunto


IR ro formado por las sucesiones de números reales (equivalente a IR ).
Puesto que por otro lado las funciones constantes forman un subconjunto
de e con la potencia del continuo, la afirmación resulta del teorema de
Schroeder-Bernstein.
24 I - INTRODUCCIÓN

Nota: Los ejercicios siguientes requieren el uso del axioma de elección,


el cual establece que para cualquier conjunto X , si denotamos por
Po (X) la colección formada por los subconjuntos no vacíos de X ,
entonces existe una aplicación e : Po (X) -- X , tal que e (A) E A
para cada A en Po(X) .
Obsérvese que la función e "elige" un punto dentro de cada sub­
conjunto no vacío de X .
1 1 . Probar que si existe una aplicación suryectiva f de X sobre Y , entonces
Card y :::; Cm'd X . Sugerencia: usar el axioma de elección para definir
una aplicación 9 : Y X , tal que f o 9 = i dy = aplicación idéntica de

y en sí mismo.
12. Si X es un ¿onjunto infinito y IN el conjunto de los números naturales,
entonces existe una aplicación inyectiva f : IN -- X . Sugerencia:
definir f por medio de las fórmulas recursivas

f(1) = e (X)
f(n + 1) = e (X - {f( I ) , ... , f(n) } ) .

1 3 . Probar que si A UB tiene l a potencia del continuo, entonces al menos


uno de los dos conjuntos tiene la potencia del continuo. Pista: partiendo
de una aplicación biyectiva f : A U B -;. IR x IR , razonar por el absurdo
suponiendo que ni A ni B tienen la potencia del continuo. Entonces
las imágenes íl"l ( f(A) y íl"2 (f(B)) , donde íl" l y íl"2 son las proyecciones
de IR x IR sobre IR , son subconjuntos propios de IR en virtud del
ejercicio 1 1 .
CAPITULO I I

ESPACIOS EUCLIDIANOS

1. Espacio IRn •

Como es usual en el estudio del álgebra lineal y de las funciones de varias


variables, interpretaremos cada n -upla de números reales

como un punto o bien como un vector de un espacio n -dimensional al que


llamaremos el espacio euclidiano IR n , que no es otra cosa que el producto
cartesiano IR x . . . x IR ( n factores) provisto de una estructura de espacio
vectorial con un producto interno, la cual extiende en forma natural ciertas
nociones geométricas familiares del plano y del espacio tridimensional.
La suma de los vectores X = (X I , . . . , X n ) e Y = ( YI , . . . , Yn ) y el pro­
dueto del vector x por el número real .>. se definen, respectivamente, por
medio de las fórmulas
x + y = ( X l + YI , · · · , X n + Yn ) ,
El número real
X . y = X IYI + . . . + X nYn
se llama el producto escalar o producto interno de los vectores X e
y . La n -upla O = (O, . . . , O) se llama el vector nulo u origen y el vector
-x = (- X l , . . . , -X n ) es el vector opuesto o simétrico de X . Por definición,
x - y = x + (-y) .
Llamaremos módulo o norma del vector x al número no negativo

I x I = vx:x = Jxi + . . . + X� .
25
26 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

En muchas cuestiones la dimensión 11 desempeña un papel secundario


y entonces es conveniente imaginar los elementos de IR n en un diagrama
como el de la figura, que tiene el mérito de adaptarse al plano del dibujo.

x-y

-y

Decimos que dos vectores x e y son ortogonales cuando su producto


escalar es igual a cero. Los vectores de módulo igual a uno se llaman vectores
unitarios.
Por el segmento que une a los puntos x e y entendemos el conjunto
de todos los puntos :: de la forma z = ( 1 - A)x + Ay (O ::; A ::; 1) .
El teorema fundamental sobre productos escalares es la llamada de­
sigualdad de Cauchy-Schwarz:
(2.1) Teorema.

I x , yl ::; Ixl lyl


1. ESPACIO Rn 27

DEMOSTRACIÓN. Notemos que para cualquier número real A se cumple

o � (AX - y) . (AX - y) = A 2 (X . x) - 2 A(X · y) + (y . y) .

Poniendo A = x . x , B = x . y , C = y . y , podemos escribir estas relaciones


en la forma

Si A = O , entonces x = O Y la desigualdad es trivialmente verdadera en


este caso. Suponiendo A > O , podemos completar cuadrados en el miembro
derecho, obteniendo

(1)

Si en esta relación elegimos A = B /A , resulta O � AC - B 2 ; o sea,


I B I � VJf.VE , que es precisamente la afirmación del teorema.
La desigualdad es estricta, a menos que los vectores x e y sean lineal­
mente dependientes. En efecto, si AC - B '2 = O y x =F O , entonces para
A = B /A , se deduce de (1) que AX - y = O .

(2.2) Teorema (desigualdad de Minkowski).


DEMOSTRACIÓN. I x + yl '2 = (x + y) . (x + y) = Ix l 2 + 2x . y + lyl '2 �
I x l '2 + 2 1 x · yl + lyl '2 � I x l '2 + 2 1 x l lyl + lyl '2 = ( I x l + ly i ) '2 .
Q .E. D .
Puesto que IAx l 2 = (AX) . (AX ) = A:l ( X . x) = IAI 2 1 x l 2 = ( IAl l x l f , se
deduce

(2.3) IA x l = IAI x l ·

Las relaciones (2.2) y (2.3) , juntamente con el hecho de que I x l = O si


y sólo si x = O , constituyen las propiedades fundamentales de la función
numérica I x l cuyo dominio es IR n .
Si observamos que para cualquier par de vectores x e y se tiene I x l =
I (x - y) + yl � I x - yl + lyl , concluimos que I x l - IYI � I x - yl · Análogamente,
Iyl - Ix l � Iy - x l = Ix - yl · Por consig'uiente,
28 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

(2.4) I l x l - I yl l ::; I x - yl ·

Ahora estamos en condiciones de introducir la noción fundamental de


este capítulo, a saber, la distancia del punto x al punto y se define como
el número no negativo

La relación I x - yl ::; Ix - z 1 + I z - yl , que resulta de aplicar la desigualdad


de Minkowski a la suma x - y = (x - z) + ( z - y) , se llama desigualdad
triangular, pues expresa el hecho geométrico de que en un triángulo de
vértices x , y , z , la longitud de cada lado es menor que la suma de las
longitudes de los otros dos.
La distancia es una función simétrica del par (x, y) ; es decir, I x - yl =
Iy - x l · Además, Ix - yl = O si y sólo si x = y .

2. Conceptos topológicos.

Se dice que la sucesión X k = ( X kl , X k 2 , . . . , Xkn ) , k = 1 , 2, 3 , . . . , de


puntos de IR Il tiende al punto a del mismo espacio si I X k - a l ---;. O cuando
k � ex) . En tal caso se dice que a es el límite de la sucesión y se escribe
a = lim x k o bien x k � a .
La bola abierta B( a, 1') con centro en el punto a y radio l' > O se
define como el conjunto de todos los puntos x tales que I x - a l < 1' .
Un conjunto G e IR n se llama abierto si para cada x E G , existe
l' > O , tal que B( x, 1') e G .
Cada bola abierta B(a, 1') es un conjunto abierto. En efecto, si x E
B(a, 1') , se tiene p = l x - a l < l' Y podemos probar que B(x, 1'- p) e B(a, 1') ,
pues si Iy - x l < 1' - p , entonces Iy - a l ::; Iy - x l + l x - a l < (1' - p) + p = l'
(ver figur a) .
2. CONCEPTOS TOPOLOGICOS 29

El espaCIO IR n y el conjunto vacío 0 son abiertos. En el caso del


conjunto vacío, la afirmación se basa en el hecho de que cualquier proposición
de la forma "si x E 0 , entonces . . . " es verdadera por ser falso el antecedente.
El lector enemistado con este tipo de razonamiento puede aceptar que el vacío
es abierto por convención.
Un conjunto F e IR n se llama cerrado si su complemento CF =
IR 11 - F es abierto.

(2.5) Proposición.

(a) Laabierto;
unión de cualquier familia de conjuntos abiertos es un conjunto
(b) Laconjunto
intersección
abierto;de una familia finita de conjuntos abiertos es un
(e) Laconjunto
intersección de cualquier familia de conjuntos cerrados es un
cerrado;
(d) Lacerrado.
unión de una familia finita de conjuntos cerrados es un conjunto
30 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

DEMOSTRACIÓN . Llamando U a la unión de la familia (Gi, i E 1 ) , cuyos


miembros son abiertos, para cada x E U , existe i E l , tal que x E Gi ; y
como Gi es abierto, existe l' > O , tal que B(X, 1') e G¡ e U , lo que prueba
que U es abierto.
Sea V la intersección de la familia finita (G l , G2 , • • • , Gm ) cuyos miem­
bros son abiertos.
Si x E V , entonces x E G; (i = 1 , 2, . . . , m ) y como cada G; es
abierto, existe 1'; > O , tal que B(x, 1';) e Gi . Llamando l' al mínimo d e
los números 1'; , tendremos B(x, 1') e B(x, 1';) e Gi ( 1 :::; i :::; m) , d e donde
B(X, 1') e V , lo que prueba que V es abierto.
Habiendo probado (a) y (b), notemos que (c) y (d) se obtienen de las
dos ant.eriores pór una aplicación de las leyes de complementación.
Cualquier conjunto abierto V , tal que x E V , se llama un entorno del
punto x . En particular, cada bola B(x, 1') , l' > O , es un entorno de x .
Intuitivamente, dar un entorno de x equivale a fijar un grado de proxi­
midad a dicho punto.
Diremos que x es un punto interior del conjunto A si existe un entorno
V de x , tal que V e A . El conjunto de los puntos interiores de A se llama
el interior de A y se donota por A ° .
De acuerdo con la definición, AO es la unión de todos los conjuntos
abiertos V tales que V e A . Luego, A ° es un conjunto abierto incluido en
A . rvlás aún: si V es abierto y V e A , entonces V e AO . Es decir, AO es
el más grande de los conjuntos abiertos incluidos en A .
El punto x se llama un punto de adherencia (o de clausura) de A
si cada entorno V de x contiene al menos un punto de A ; es decir, si para
cada entorno V de x , A n V #- ID . El conjunto de los puntos de adherencia
de A se llama la adherencia (o clausura) de A y se denota por A .
Intuitivamente, x E A si y sólo si hay puntos de A tan próximos a x
como se desee. Notemos que A e A .
Si x E A , entonces eligiendo un punto a k E A n B( x , l/k), k =
1 , 2, 3, . . . , tendremos una sucesión ( ak ) de puntos de A , tal que ak --;. x ;
de modo que x E A si y sólo si existe una sucesión de puntos de A que
converge al punto x .
La afirmación x ti: A es equivalente a afirmar que existe un entorno V
de x , tal que A n V = ID , o sea, V e CA , lo cual, a su vez, equivale a l a

-.�
2. CONCEPTOS TOPOLOGICOS 31

afirmación x E (CA t . Hemos probado la fórmula

(2.6) cA = (CA)O
es decir, el complemento de la clausura es el interior del complemento.
Puesto que el interior de cualquier conjunto es un subconjunto abierto
del mismo, de (2.6) se desprende que A es un conjunto cerrado que contiene
a A . Por otra parte, si F es cerrado y F :J A , entonces CF e CA
y por consiguiente, CF e (CAt = CA , pues CF es abierto. Tornando
nuevamente complementos, resulta F :J A .
Hemos probado que A es el más pequeño conjunto cerrado que contiene
a A . En consecuencia, A es cerrado si y sólo si A = A , para lo cual es
suficiente que se verifique A e A , pues la inclusión opuesta se verifica para
cualquier conjunto. Resumiendo: un conjunto A es cerrado si y sólo si A
contiene a todos sus puntos de adherencia.

Ejemplos.

1) El conjunto � formado por los números enteros es cerrado en IR 1 ,


pues su complemento es la unión de los intervalos abiertos (a, 0. + 1) ,
aE � .
2) Cualquier intervalo cerrado [a, b] es un subconjunto cerrado de IR 1 ,
del mismo modo que cualquier semirrecta [a, 00) = {x E IR : x 2: a} o
(-oo, b] = {x E IR : x ::; b} .
3 ) Cualquier "bola cerrada" 1\(0., 1') = {x E IR n : I x - a l :S 1'} es un
subconjunto cerrado de IR n . En efecto, si x 1. 1\(0., 1') , entonces I x ­
a l = p > l' Y se verifica fácilmente que B(x, p 1') está contenida en el
-

complemento de K(a, 1') , el cual, por consiguiente, es abierto.


4) El conjunto A = { 1 , 1/2, 1/3, 1/4, . . .} no es cerrado, pues O E .4 , pero
O 1. A .
5) Cualquier conjunto finito F e IR n
es cerrado, pues si x E CF , lla­
mando l' al mínimo de los números Ix - yl , y E F , es claro que
B(x, 1' ) e CF .
6) (Q no es cerrado en IR 1 , pues la adherencia de (Q es IR 1 , ya que
cualquier intervalo abierto (a - 1', a + 1') , l' > O , contiene puntos racio­
nales.
7) Si A e IR 1 es no vacío y acotado superiormente, entonces sup A E A .
32 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

En el siguiente teorema la palabra "intervalo" se usa por única vez para


designar un conjunto de la forma {X E IR : < < a x b}
, donde a b
y son
elementos de la recta extendida; por ejemplo, se aceptan como intervalos las
semirrectas (-00, b), (a,
00) y aun el mismo conjunto IR ( - 00 , 00 ) .
=
de intervalosTodoabiertos
(2.7) Teorema. conjunto abierto de es la unión de una sucesión
disjuntos. IR 1

DEMOSTRACIÓN . Sea
1 = (a, b) e
un subconjunto abierto de IR 1 . Un intervalo
se llama un intervalo componente de e
si 1 e,e a f!: e,
b f!: e. Comenzaremos probando que cada punto de
intervalo componente. En efecto, si x E e,
ea
pertenece a un
pongamos == sup{ y : y :::;
x, E Ce} =
y sup [( - 00 , nx] ce]
, con la convención de que
conjunto es vacío. Análogamente, definamos b =
inf{y : y � x, y
a = E Ce},
-00 si el

con la convención de que b=


+ 00 si el último conjunto es vacío.
Por ser x
un punto de
que los conjuntos ( -oo, x] n
ece [x , ce a x b .
(abierto) , se sigue que < <
y 00) n
Puesto
son cerrados, vemos que
a f!: e b f!: =e.(a, b)
y
el intervalo 1
Finalmente, es claro que
es un intervalo componente de
(a, b) e e, x E l .
e . Hemos probado que
tal que
Luego, es la unión de la colección e formada por los intervalos com­
ee
ponentes de y sólo nos queda probar que e es disjunta y numerable.
En efecto, si dos intervalos componentes y ( e,
(a, b) d)
tuvieran un punto
común, entonces necesariamente, y lo cual muestra que e es
a = e b = d,
una colección disjunta.
Si ahora definimos una función f : e ---+ (Q eligiendo para cada 1 E e un
número racional f(I) E l , es claro que f resulta inyectiva, en vista de que
e es disjunta, de donde se sigue que e es equivalente a un subconjunto de
(Q y por lo tanto, e es numerable. Luego, e { k , k ) ; k
por todo lo dicho más arriba,
= (a b = .}
1, 2 , 3, . . y

00
e= U b
k=l
( ak , k ) ,
3. FUNCIONES 33
3. Funciones.

Sean A un subconjunto de IR n y Xo un punto de A . U na función o


aplicación f : A -+ IR m se llama continua en el punto Xo si para cada
número é > O , existe un número 8 > O , tal que las relaciones x E A,
I x - xo l < 8 implican I f(x) - f(xo) 1 < é . Es decir, si a cada é positivo
f
corresponde un 8 también positivo, tal que (A n B(xo, 8)) e B (J(xo), oS) .
De la definición precedente resulta fácilmente que f
es continua en Xo
si y sólo si para cada entorno U de f(xo) en el espacio IR m , existe un
entorno V de Xo en IR n , tal que f(V
n A) e U .

A,
f f
Si es continua en cada punto de
o bien que es continua.
A,
decimos que f es continua sobre

(2.8) Para una función f : IR IR m son equivalentes las afirmaciones:


n �

(a) f es continua;
(b) para U de IR m , la zmagen znversa
-f l (U)cadaes unconjunto abierto
subconjunto abierto de IR n m;
(c) fpara( cadaes unconjunto
- l A)
cerrado A de IR , la zmagen mversa
subconjunto cerrado de IR n .
La equivalencia entre las dos primeras se demuestra fácilmente, teniendo
en cuenta que la relación f(V) e U
equivale a V e f- l (U)
. La equivalencia
entre las dos últimas se obtiene inmediatamente tomando complementos.
La función : f A IR m
� se llama uniformemente continua sobre A
si para é > O , existe 8 > O , tal que las relaciones x E y E A , Ix - y l
A, < ó,
implic an I f(x) - f(y)
< oS1.
Más adelante resultará conveniente considerar funciones
en la recta extendida IR ,
f
con valores
de modo que (además de los números reales) 00 -

y +00 son valores posibles para

E si If(x) 1
< 00 para cada xE
f. f
En tal caso diremos que es finita sobre
E. Una función se llama finita cuando es
finita en cualquier punto.
Tratándose de una función
dida, para cada punto de de Xo
f : IR n IR
IR n
y
-+ con valores en la recta exten­
cada Ó > O , definimos:

M� (xo) = sup { f(x) : O < I x - xo l < ó } ,


m6 (xO) = inf{ ( x ) : O < I x - xo l < ó } .
f
34 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

La " prima" se usa para destacar la exclusión del punto Xo (comparar con el
ejercicio 10).
El límite superior L y el límite inferior 1 de la función f en el
punto Xo se definen ahora por medio de las fórmulas:

L = lim sup f(x) = inf M� (xo) ,


x�xo 6>0

1 = lim inf f(x) = sup m� (xo).


x-x o
6>0

El número L se caracteriza por la siguiente propiedad: si s< L< t ,


entonces 1 0 ) existe Ó > O , tal que O< I x - xo l< ó implica f(x)<t Y 2 O )
para cada ó > O , existe al menos un punto x , tal que O< I x - xo l< ó y
además, f(x) > s .
Simétricamente, el número 1 se caracteriza por la siguiente propiedad:
si s< 1< t , entonces 1 0 ) existe ó > O , tal que O< I x - xo l< {) implica
f(x) > s y 2 O ) para cada {) > O , existe al menos un punto x , tal que
O< I x - xo l<ó y además, f(x)<t .
La demostración de estas propiedades es un ejercicio muy instructivo
sobre supremos e Ínfimos que dejaremos a cargo del lector.
De las propiedades enunciadas se deduce que 1 :::; L . Cuando estos dos
valores coinciden, es decir, cuando se verifica 1 = L , decimos que f tiene
límite en el punto Xo o bien que f( x) tiende al valor 1 = L cuando x tiende
a Xo y escribimos lim f( x) = L .
X ---'- X o

Afirmar que f es continua en el punto Xo equivale a decir que f(xo ) es


finito y además, lim f(x) = f(xo ) .
X --"'X o

Diremos que la función f : IR n --;. IR es semicontinua superior­


mente (abreviado, s.s.) en el punto xo , si se verifica

lim sup f(x) :::; f(xo ) .


X-Xo

Si f es s.s. en cada punto de IR n , entonces decimos que f es s.s.


Por ejemplo, la función de Dirichlet f : IR --;. IR , definida por f( x) = 1
SI X es racional y f( x) = O si x es irracional, es s.s. en cada punto racional,

pero no lo es en puntos irracionales; la función 9 : IR --;. IR definida por


g(x) = 1 si x 2: O y g(x) = O si x< O es s.s.
3. FUNCIONES 35
Afirmar que
tf(x) f(xo),
>
f
es s.s. en el punto
existe un entorno V de xo, X o ,
equivale a decir que para cada
tal que la relación xE
V implica
<t.
Simétricamente, diremos que
xo, f
es semicontinua inferiormente
(abreviado s.i.) en el punto si se verifica l:
lim inf
X--Xo
f(x) f(xo). �
!
1:

Si f es s.i. en cada punto de IR n , f


entonces decimos que es S.l.
Si f(xo) f
es finito, entonces es continua en xo· f f
si y sólo si es s.s.
S.l. en dicho punto. Por consiguiente, una función finita es continua si
y

f
sólo si es s.s. y s.i.

(2.9) Para una función f : IR n --;. IR son equivalentes las afirmaciones:


(a) f es semieontinua superiormente;
(b) para cada t E IR , {x E IR n : f(x) t} es abierto;
<
(e) para cada t E IR , {x E IR n f(x) t} es cerrado.
: �
Dejaremos a cargo del lector la fácil demostración y el enunciado de la
proposición análoga para la semicontinuidad en el otro sentido.
En el caso de una función f
t Xo xXo, Xo +
por la derecha igual a en el punto
f
: IR --;. IR decimos que
, tiene límite
si para cada é > O , existe un
número Ó > O , tal que la relación
t f(xo+)
En tal caso, el número se denota por
I
< < f (x) -ti Ó implica
f(x) .
o bien por lim
< é.

x�xo+
s
xo, x Xo If(x) - s i
en el punto
f
Análogamente, el número se llama el límite por la izquierda de
si para cada é > O , existe un número Ó > O , tal que la

s Xo
relación -Ó< <
se denota porf(xo -) implica
f(x).
o bien por lim
< é . Y en este caso, el número

X-Xo-
f
Una función con valores reales, definida sobre un intervalo de la recta

implicaf(xd ::; f(x:¡ ) . X:¡


se llama monótoma creciente en dicho intervalo, si la relación Xl <
Simétricamente se define el concepto de función
monótona decreciente.
Para una función monótona (creciente o decreciente) , los límites laterales
f(x+)f f(x-)
si
y existen en cada punto interior de su dominio. Por ejemplo,
es creciente, se verifica fácilmente que
f(x-) f(s) f(x+) f(t);
= sup
s <x
y, = inf
t>x

I
¡

L j
36 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

además, f( x-) � f( x) � f( x + ) ; de modo que f es continua en x si y sólo


si estos tres valores coinciden.
Suponiendo que x e y son dos puntos de discontinuidad de la función
creciente f , tales que x < y , tendremos f( x-) < f( x+ ) � f(y-) < f( y+) ,
lo cual implica que los intervalos abiertos no vacíos
(f(x - ) , f(x +» y (f( y-) , f(y+ ))
no tienen ningún punto común. Por consiguiente, llamando D(f) al conjunto
formado por todos los puntos donde f es discontinua, la colección formada
por todos los intervalos abiertos no vacíos
(f(x-), f(x +» (x E D(f» ) ,
es disjunta; pero sabemos que una colección d e intervalos con estas propie­
dades es forzosamente numerable. Luego, D(f) es numerable.
Hemos demostrado que el conjunto formado por todos los puntos de
discontinuidad de una función monótona es numerable.

4. Distancia y diámetro; conjuntos acotados.

La distancia entre dos conjuntos no vacíos A y B se define como


el Ínfimo del conjunto de números l a - b l , tales que a E A Y b E B .

I a - b I
a

Para denotarla, usaremos el símbolo d(A, B) . En particular, la distancia


del punto x al conjunto no vacío A es, por definición, el número d(x, A) =
d( {x} , A) = inf{ l x - a l : a E A} . Notemos que x E A si y sólo si d(x, A) = O .
4. DISTANCIA Y DIAMETRO ; CONJUNTOS ACOTADOS 37

Es útil conocer la relación

(2.8) I d(x, A) - d(y, A) I :s I x - ;¡j I ,


l a cual implica que d(x, A ) es una función uniformemente continua de x .
Para demostrarla, observemos que para cualquier a E A , I x - a l :s I x - y l +
I y - a l ; luego, d(x, A) :s I x - y l + I y - a l , de donde, tomando el ínfimo del
miembro derecho para todos los a E A , resulta d(x, A) :s I x - y l + d(y, A) ;
o sea, d(x, A) - d(y, A) :s I x - y l . Si en esta relación permutamos x con y ,
obtenemos d(y, A) - d(x, A) :s I x - y l , la cual, juntamente con la anterior,
demuestra (2.8).
El diámetro de un conjunto no vacío A se define como el supremo del
conjunto de todos los números de la forma I x-y l , donde x e y son elementos
de A . El símbolo ó(A) será usado para designar el diámetro del conjunto
A.

ó(A) = sup Ix - yl
x,yEA

Por ejemplo, el diámetro de la bola B(a, 1') es 21' . En efecto, si x e


y son puntos de dicha bola, entonces I x - y l :s I x - a l + l a - y l < 21' ;
de modo que Ó (B(a, 1')) :s 21' . Por otro lado, si consideramos el vector
u = ( 1 , O, . . . , O ) , es claro que l u l = 1 Y para cualquier entero positivo k ,
los vectores a ± k- 1 (k - l)1'u son punt.os de B(a, 1') cuya diferencia tiene
módulo igual a 2(k - l)1'/k . Luego, ó (B(a, 1')) 2 sup 2(k - l)1'/k = 21' .
k
Si A y B son no vacíos, se tiene

(2.9) ó (A U B) :s ó (A) + ó(B) + d(A, B).


En efecto, si x e y son puntos de A U B , a E A , b E B , suponiendo
primero que x E A e y E B , tendremos' I x - y l :s I x - a l + l a - b l + l b - y l :s
38 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

8(A) + 8(B) + l a - b l Y esta desigualdad se mantiene válida aunque x e y


pertenezcan a un mismo conjunto ( A o B ). Luego, 8(A U B) :S D(A) +
8(B) + l a - b l para cualquier par de puntos a E A , b E B , de donde resulta
(2.9).
El conjunto no vacío A se llama acotado si 8(A) < 00 , lo que equivale
a afirmar que A está contenido en alguna bola B( a, 1') .
La relación (2.9) muestra que la unión de dos conjuntos acotados es
acotada y por inducción se demuestra que cualquier unión finita de conjuntos
acotados es un conjunto acotado. En particular, cualquier conju�to finito es
acotado.

5. Conjuntos convexos.

Un conjunto A se llama convexo si juntamente con cada par de puntos


x E A , y E A , el conjunto A contiene a todo el segmento que une x con y .
Cada bola B(a, 1') es un conjunto convexo, pues si z = (1 - A)X + Ay ,
donde x , y E B(a, 1' ) , O :S A :S 1 , entonces I z - a l = 1 (1 - A)(x - a) +
A( Y - a) 1 :S 1 (1 - A)(X - a ) 1 + I A(y - a) 1 (1 - A) l x - a l + A l y - a l <
(1 - A)1' + A1' = 1' .
Cualquier intersección de conjuntos convexos es un conjunto convexo
(probarlo) . La intersección de todos los conjuntos convexos que contienen
al conjunto A se llama la cápsula convexa de A y se denota por .ti . De
modo que A. es un conjunto convexo que contiene a A y si e es convexo y
A e e , entonces .ti e e .
Por ejemplo, si F = {ao , a l , . . . , an } es un conj unto formado por
n + 1 puntos de IR 7l , tales que los vectores a k - ao (k = 1, 2, . . . , n )
son linealmente independientes, la cápsula convexa de F se llama el simple
con vértices a k (k = 0, 1 , . . . , n ) . Este conjunto consta de todos los puntos
x de la forma x = toao + tI al + . . . + t n an , donde cada t k es no negativo y
¿ t k = 1 ( ejercicio 5).
El siguiente ejemplo lo consignamos aquí por parecernos a la vez sencillo
e interesante.

(2.10) El diámetro de cada conjunto es igual al diámetro de su cápsula con­


vexa.

j
5. CONJUNTOS C ONVEXOS - 6. INTERVALOS 39
Puesto que A e A , eS(A) � 8(A) . Por otro lado, si l' > eS(A) , entonces
para cualquier par x , y de elementos de A , I y-x l < r de donde A e B(x, r)
y como la bola es convexa, tenemos

A e B(x, 1') ( x E A).

De aquí se sigue que para cualquier 11 E A y cualquier xE A , se tiene


111 - x l < 1' , de donde A e B( u, 1') y por consiguiente,

A e B(u, 1') (u E A).

Luego I v - u l < l' para cualquier par d e puntos v E A , u E A , lo cual prueba


que eS(A) :S l' para cada l' > eS(A) ; es decir, 8(A) :S eS(A) .
Más detalles sobre cápsulas y conjuntos convexos hallará el lector en los
ejercicios al final del capítulo.

6. Intervalos.

Llamaremos intervalo a cada conjunto 1 e IR n que pueda expresarse


como el producto cartesiano de n intervalos lineales. Por consiguiente, 1 es
un intervalo de IR n si y sólo si existen intervalos de la recta h , . . . , In , tales
que 1 = h x . . . x In .
U n intervalo consta de todos los puntos x = (X l , . . . , xn ) que satisfacen
en cada coordenada una desigualdad de alguno de los siguientes tipos:

(1) a· < x· < b·


z _ z _ z

(2) Oi < Xi :S bi
(3) a¡ :S Xi < bi
(4) ai < X i < b i
Si todas las desigualdades son de la forma (1), el intervalo se llama ce­
rrado; si todas ellas son de la forma (4) , el intervalo se llama abierto.
En el caso de la recta ( n = 1 ) , la representación geométrica de un
intervalo cerrado es un segmento; en el caso del plano ( n = 2) , un rectángulo
de lados paralelos a los ejes, como se D.1Uestra en la figura; y en el caso del
40 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

espacio tridimensional ( n = 3) , un paralelepípedo de aristas paralelas a los


ejes.

- - - - - - - - r-------,

o
I,

Cada uno de los intervalos lineales h , . . . , In se llama un lado del in­


tervalo 1 = h x . . . x In . Obviamente 1 es vacío si y sólo si lo es alguno de
sus lados; por consiguiente, el conjunto vacío es un intervalo de IR n .
Un intervalo cuyos lados tienen todos la misma longitud se llama un
cubo.
Dados un punto a = (al , . . . , a n ) y un número e > O , el conjunto

Q(a, f) = {x E IR n : I Xi - a i l < e (i = 1 , 2 , . . . , n ) }

representa un cubo abierto cuyos lados son los intervalos lineales (ai - e, ai +
e) , cada uno con longitud igual a 2e . El punto a se llama el centro del
cubo Q(a, f) .
.. 4 -" ;SU �,�

6. INTERVALOS 41
(2.11) Toda bola abierta B(a, r ) contiene un cubo Q(a, é) con el mismo cen­
tro y viceversa.
En efecto, tratemos de encontrar un número é > O de modo tal que se
cumpla Q(a, é) e B(a, r) . Si x E Q(a, é) , tendremos

Poniendo né2 = r2 , resulta é = r/.¡n . Luego, Q( a, r/.¡n) e B( a, 1' ).


Puesto que para cada i = 1 , 2, . . . , n se cumple I x¡ - a¡ 1 ::s: Ix - al , se
sigue que B(a, é) e Q(a, é) .

(2.12) Corolario. Todo intervalo abierto es un conjunto abierto. Todo in­


tervalo cerrado es un conjunto cerrado.
Sea Z = (Zl , . . . , zn ) un punto del intervalo abierto J = (a l , b l ) X . . . x
(an , b n ) . Luego, a¡ < Z¡ < bi (i = 1, 2, . . . , n) y podemos elegir un número
é > O , tal que

ai < Z¡ -é< Z¡ + é < b¡ (i = 1, 2, . . . , n ),

de donde se sigue que Q(z, é) e J y por consiguiente, B(z, é) e J , lo cual


prueba que J es un conjunto abierto.
Para probar que el intervalo cerrado I = [a l , b l ] x x [a n , bn ] es un ' "

conjunto cerrado, lo más sencillo es mostrar que su complemento eI es un


conjunto abierto, tarea que dejaremos como ejercicio a cargo del lector.
El principio de encaje de intervalos cerrados es válido para intervalos de
IR n : dada una sucesión decreciente de intervalos cerrados no vacíos

(1)
hay u n punto x E IR n que pertenece a cada intervalo d e l a sucesión. En
efecto, si Ik = If x . . . x Ir , donde cada Ii es un intervalo lineal cerrado,
en virtud de la hipótesis, para cada j = 1, 2, . . . , n , tendremos I{ J I� J
I� J . . . y en virtud del principio de encaje para intervalos de la recta, existe
un número real Xj que pertenece a cada intervalo de esta última sucesión.
Luego, el punto x = (X l , , Xn ) pertenece a cada intervalo de la sucesión
• • .

(1 ) .
42 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

Definición. Un intervalo cuyo interior es vacío se llam.ará degene­


rado.

Por ejemplo, en el plano IR 2 , cada intervalo degenerado es vacío, o bien


un segmento paralelo a uno de los ejes, o bien un conjunto unitario.

7. Cubrimientos abiertos; conjuntos compactos.

Una colección de conjuntos r se llama un cubrimiento del conjunto


A si cada punto de A pertenece al menos a un miembro de :r ; es decir, si
A está contenido en la unión de r . Un cubrimiento r se llama abierto si
cada miembro de r es un conjunto abierto.
Diremos que el conjunto J{ e IR n es un conjunto compacto si para
cada cubrimiento abierto r de J{ , existe una colección finita ro e r , tal
que ro es un cubrimiento de J{ . En otras palabras: J{ es compacto si
y sólo si cada cubrimiento abierto de J{ contiene un cubrimiento finito de

dicho conjunto.

(2.13) Todo cubo cerrado es un conjunto com.pacto.

Sea Q un cubo cerrado en el espacio IR n y sea r un cubrimiento


abierto de Q . Debemos probar que existe una colección finita ro e r que
es también un cubrimiento de Q .
Supongamos lo contrario; es decir, supongamos que ninguna colección
finita de miembros de r sea suficiente para cubrir Q .
Dividiendo cada lado de Q en dos intervalos cerrados de igual longitud
(con el punto medio de cada segmento como único punto común entre ambos
subintervalos) podemos expresar Q como la unión de 2n cubos cerrados con
diámetro igual a la mitad del diámetro de Q .
Si cada uno de estos cubos más pequeños pudiera cubrirse con una
colección finita de miembros de r , entonces todo Q podría cubrirse con una
colección finita ro e r , contrariamente a lo que hemos supuesto. Luego,
al menos uno de estos cubos más pequeños, al cual llamaremos Q 1 , tiene
la propiedad de que ninguna colección finita de mie�bros de r es un cubri-
7. CUBRIMIENTOS ABIERTOS ; CONJUNTOS COMPACTOS 43
miento de Q1 .

Q,

Subdividiendo Q 1 en l a misma forma que el cubo anterior, encontra­


remos un cubo cerrado Q'2 e Q1 con diámetro 8(Q'2) = ( 1/2)8(Qd =
(1/4)8(Q) Y con la propiedad de que ninguna colección finita de miembros
de r es un cubrimiento de Q'2 .
Subdividiendo Q'2 en la misma forma y prosiguiendo con el mismo pro­
ceso de selección, tendremos una sucesión decreciente de cubos cerrados:
(1)
ninguno d e los cuales se puede cubrir con una colección finita de miembros
de r ; además , 8 ( Qd --;. O cuando k � O .
En virtud del principio de encaje de intervalos cerrados, existe un punto
x que pertenece a cada cubo de la sucesión (1); en particular x E Q . Ahora
bien; por ser r un cubrimiento abierto de Q , existe un conjunto abierto
G E r , tal que x E G y por ser G un conjunto abierto, existe un número
7' > O , tal que B(x, r) e G .

Eligiendo k suficientemente grande, tendremos 8( Qd < r y como x E


Qk , se verifica Qk e B(x, 7' ) , de donde ' Qk e G : el cubo Qk cubierto por
44 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

un solo miembro de r , en contradicción con la forma en que elegimos los


cubos de la sucesión ( 1 ) .
L a contradicción provino d e suponer que ninguna colección finita ro e r
es un cubrimiento de Q . Luego, alguna colección finita {GI , . . . , Gd e r
verifica Q e GI u . . . U Gk , que es lo que queríamos demostrar.

(2. 14) Cualquier conjunto cerrado y acotado es un conjunto compacto.


Consideremos un conjunto A cerrado y acotado y sea r un cubrimiento
abierto de A . Por ser A acotado, existe un cubo cerrado Q , tal que A e Q y
la colección r' = r U {CA} es un cubrimiento abierto de Q (el complemento
de A es abierto por ser A un conjunto cerrado) .
Siendo Q compacto, existe una colección finita { G I , . . . Gd e r , tal
que
Q e GI u . . . U Gk U CA,

de donde se sigue que A e GI u . . . U Gk .

(2. 15) Un conjunto no puede ser compacto a menos que sea cerrado y acotado.

Si A no es cerrado, existe un punto b , tal que b E .4 , b rf- A .


Puesto que I x - b l (la distancia del punto x al punto b ) es una función
continua de x , los conjuntos

{
Uk = x : I x b l >
- �} (k = 1 , 2, 3, . . . )

son abiertos, forman una sucesión creciente: U1 e U'2 e U3 e . . . , y cubren


A . Sin embargo, ninguno de ellos cubre totalmente al conjunto A , en vista
de que b E A . Luego, el cubrimiento abierto (Uk) no contiene ningún
cubrimiento finito de A .
Si A no es acotado, los conjuntos B(O, k) = {x : I x l < k } (bola con
centro en el origen y radio k ) forman un cubrimiento abierto de todo el
espacio, en particular de A , que no contiene ningún cubrimiento finito de
A.

(2. 16) Si A es un conjunto compacto del espacio IR n y f:A -;. IR m una


función continua, entonces f(A) es compacto.
7. CUBRIMIENTOS ABIERTOS; CONJUNTOS COMPACTOS 45
En efecto si r es un cubrimiento abierto de f(A) , entonces para cada
x E A existe un conjunto U E r , tal que f( x) E U , y como f es continua,
existe un entorno 11 del punto x , tal que f(11 n A ) e U . Luego, la colección
r' formada por todos los conjuntos abiertos V de IR n , tales que f(V n A)
está contenido en algún miembro de r es un cubrimiento abierto de A .
Puesto que A es compacto, existe una colección finita { Ví , . . . , �.� } e r' que
es un cubrimiento de A , de donde se sigue que

A = ( VI n A) U (V2 n A) U . . . U (v;. n A).


Por otra parte, para cada i , 1 ::; i ::; r, existe un conjunto Ui E r , tal que
f( V; n A) e Ui .Por consiguiente (ejercicio 3 , cap. 1) ,
r r
feA) = U f(V; n A) e U U¡ .
i =l i =l

Hemos demostrado que la colección finita {U1 , . . . , Ur } e r es un cu­


brimiento de f(A) , lo cual prueba que este conjunto es compacto.

Corolario. Toda función continua con valores reales cuyo dom.inio


es un conjunto compacto es acotada y alcanza en sendos puntos del
dominio un valor máximo y uno mínimo.
En efecto, si A es un subconjunto compacto de IR n y f : A --;- IR es
continua, el conjunto B = feA) es un subconjunto compacto de IR ; por
consiguiente, acotado y cerrado. Luego, sup B E B e inf B E B .

(2.17) Toda función continua cuyo dominio es un subconjunto compacto de


IR n es uniformemente continua en dicho conjunto.

Sea A un subconjunto compacto de IR n y f : A --;- IR m continua.


Debemos probar que para cada é > O existe un número {j > O , tal que las
relaciones x E A , Y E A , I x - y l < Ó , implican I f(x) - f(y) 1 < é .
Puesto que f es continua, para cada punto x de A existe un número
r(x) > O , tal que las relaciones y E A , Iy - x l < r(x) , implican I f(y) ­
f(x) l < é .
Puesto que la colección formada por todas las bolas B(x, r(x)j2) , x E
A , es un cubrimiento abierto de A , existe una sucesión finita X l , X2, , xN
• . .
46 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

de puntos de A , tal que

N
A e U B(X k , 1·(X k )j2).
k =l
Llamando {) al mínimo de los números 1'(xdj2 (k = 1, 2, . . . , N) , supon­
gamos que x e y son puntos de A que verifican I x - y l < {) .
Puesto que y E A , existe un índice k, 1 :S k :S N , tal que

I f(y) - f(xd l < €

y por consiguiente, I fC x) - f(y) I < 2€ .

8. Conjuntos elementales.

La teoría de la medida en espacios euclidianos, que desarrollaremos en


el capítulo siguiente, se basa en las propiedades de los intervalos y de los
conjuntos elementales que vamos a definir en esta sección. Por este motivo
nos proponemos hacer un estudio detallado de dichas propiedades.
La intersección de dos intervalos de IR n es un intervalo de dicho espacio.
En efecto, si I = h x ... x In Y J = JI X . . . X JIl son dos intervalos de
IR n , tendremos

I n J = (h n JI ) x ...x (In n Jn ) .

Ahora bien; e n virtud de l a proposición (1.1), cada una d e l as intersecciones


h n h (k = 1 , 2, . . . , TI) es un intervalo de la recta, lo cual prueba que In J
es un intervalo de IR 11 •

En la figura que sigue hemos representado la intersección de dos inter-


8. CONJUNTOS ELEMENTALES 47

valos 1 Y J del plano IR 2 .

Si 1 Y J son intervalos de IR n , la diferencia 1 J no es en general


-

un intervalo, como puede apreciarse enseguida a simple vista. Sin embargo,


siempre es posible expresar 1 J como una unión finita de intervalos dis­
-

juntos.
Es un hecho curioso que la demostración rigurosa de esta propiedad in­
tuitivamente clara no sea tan inmediata como podría esperarse.
Dada la importancia que este hecho tiene en el capítulo que sigue, vamos
a dar una demostración correcta; pero antes debemos introducir la siguiente
definición.

Definición. Un conjunto A e IR n se llam.a un conjunto elemental


si existen intervalos disjuntos h , . . . , IN del espacio IR n tales que
,

De la definición se sigue que la unión de dos conjuntos elementales dis­


juntos es un conjunto elemental. Además, si
N
A= Uh
k= l
son conjuntos elementales, la fórmula
N M
A n B = U U (h n J;)
k= l i= l
48 11 - ESPACIOS EUCLIDIANOS

nos muestra que la intersección de dos conjuntos elementales es siempre otro


conjunto elemental. Más generalmente, cualquier intersección finita de con­
juntos elementales es un conjunto elemental.

(2.18) Si A es un conjunto elemental de IR n B un conjunto elemental de


y

IR m , entonces A x B es un conjunto elemental de IR n + m .


En efecto, sean
N M
A= Uh Y B = U J;,
k= l ;= 1
donde los h son intervalos disjuntos de IR n , en tanto que los Ji son inter­
valos disjuntos de IR m . Por un lado tenemos
N M
A x B = U U ( Jk X Ji ) .
k= l ;=1
Por otro, los productos h x Ji son intervalos de IR n +m que forman una
familia disjunta, pues si k "# k' o bien i "# i' , se verifica

Ahora estamos en condiciones de probar la siguiente proposición.

(2.19) Si J /
J son inter valos de IR n , la diferencia J - J es un conjunto
I
Y

elemental.
DEMOSTRACIÓN . La desmostración es por inducción sobre la dimensión n .

El caso n = 1 está contenido en la proposición (1.1).


Si J YJ son intervalos de IR n , podemos representarlos e n l a forma
J = JI X J' Y J = oh x J',

donde JI Y oh son intervalos lineales, en tanto que l' y J' son intervalos
de IRn- l . Escribiendo cada punto x de IR n en la forma x = ( X l , x ' ) con
Xl E IR Y x' E IRn- 1 , es fácil deducir la fórmula

J - J = [(l¡ - oh ) x J'] U [( JI n oh ) x ( J' - J' )] .


8. CONJUNTOS ELEMENTALES 49
Ahora bien; si (2.19) es verdadera en el espacio IR n - l , la diferencia l' - J'
es un conjunto elemental de este espacio y en virtud de (2.18), la última
fórmula nos muestra que 1 - J es la unión de dos conjuntos elementales
disjuntos, de donde resulta que 1 - J es un conjunto elemental.

(2.20) Si A Y B son conjuntos elementales del espacio IR n , la diferencia


A - B es también un conjunto elemental.
DEMOSTRACIÓN . Supongamos que A es la unión de los intervalos disjuntos
11 , . . . , IN , en tanto que B es la unión de los intervalos disjuntos h , . . . , h.I .
Luego, A-B es la unión de los conjuntos disjuntos lk -B (k = 1, 2, . . . , N)
Y en virtud de lo dicho anteriormente será suficiente con mostrar que cada
uno de estos conjuntos es un conjunto elemental. En efecto, en virtud de las
leyes de complementación,

h - B = h - U Ji = n (Ik - J; ) .
M M

;=1 ;=1
Luego, A-B es un conjunto elemental.

Corolario. Si A Y B son conjuntos elementales de IR n , entonces


la unión A U B es también un conjunto elemental.
En efecto, A. U B = A. U (B - A.) es la unión de dos conjuntos elementales
disjuntos. Los conjuntos elementales más sencillos son los intervalos. Cada
conjunto elemental es acotado, de donde se sigue que el complemento de un
conjunto elemental no puede ser nunca otro conjunto elemental.
Consideremos ahora un intervalo 1 de IR n que representaremos en la
forma 1 = l¡ X l' donde como antes, l¡ es un intervalo lineal e l' un
intervalo de IR n - l . Si h y h son dos intervalos lineales disjuntos cuya
unión es 11 , tendremos

1 = (JI U h) x I' = (h X 1') U (h x I' ) = H U L,


donde H = h x l' y L = J'2 X l' son dos intervalos disjuntos del espacio
IR n . La siguiente proposición afirma que esta es, esencialmente, la única
forma de partir un intervalo de IR n en dos intervalos disjuntos.

(2.21) Cualquier partición de un intervalo 1 en dos intervalos disjuntos H y


L , resulta de dividir un lado de l ' en dos intervalos lineales disjuntos.
r
50 11 - ESPACIOS EUCLIDIANOS

DEMOSTRACIÓN . La demostración se realiza nuevamente por inducción.


Cuando la dimensión 11 es igual a uno, la verdad de (2.21) no requiere
demostración.
Supongamos que el intervalo 1 del espacio IR n es la unión de los in­
tervalos no vacíos y disjuntos H y L . Escribiendo al modo de antes

1=h X 11 , H = H1 X HI, L = Ll X LI ,

el lema (1.4) nos dice que debe verificarse una de las siguientes alternativas:
la) 11 = Hl U L l con Hl n L l = 0 y HI = LI = l' ,
2a) l' = HI U L' con HI n LI = 0 y Hl = L l = 11 .
En caso de verificarse la primera, el lado dividido resulta ser h . Supon­
gamos que se verifica la segunda. Si (2.21) es verdadera en el espacio IR n - 1 ,
puesto que los lados de 11 = h x . . , x In son lados de 1 , la proposición
resulta verdadera también en el espacio IR n , lo cual completa la inducción.

9. Hiperplanos y semiespacios.

El conjunto de todos los puntos x = (x 1 , . . . , X n ) del espacio IR n que


satisfacen una ecuación de la forma
n
f(x) = L a k x k = e,
k=l
donde e y los a k son números reales fijos y al menos uno de los a k es
distinto de cero, se llama un hiperplano. Cada uno de los subconjuntos de
IR n determinados por las relaciones

f(x) � e, f(x) > e, f(x) < e, f(x) 2 e,

se llama un semiespacio correspondiente a dicho hiperplano.


Los semiespacios f(x) � e y f(x) > e se llaman complementarios
por ser cada uno de ellos el complemento del otro; análogamente para los
semiespacios f(x) < e y f(x) 2 e .
La ecuación X k = e representa un hiperplano ortogonal al eje X k ; más
precisamente, ortogonal al vector unitario e k = (0, . . . , 0 , 1 , 0, . . . , O) , con el
uno en la k -ésima coordenada.
9. HIPERPLANOS y SEMIESPACIOS 51

(2.22) La intersección de un intervalo 1 de IR n con uno cualquiera de los


semiespacios X k :S C, X k > C, X k < C, X k 2: c es un intervalo.
Consideremos, para fijar ideas, la intersección de 1 = 11 f..J In
:
X x . . . x

con el semiespacio S = {x X l :S c} . Claramente,

1 n S = [(-00, e] n l¡ ] x 1'2 X . . . x In ,
lo cual demuestra nuestra afirmación, pues la intersección de un intervalo
lineal con una semirrecta es un intervalo.

(2.23) Si 1 YJ son dos intervalos disjuntos de IR n , entonces existe un


hiperplano H de ecuación X k = e , tal que 1 está contenido en uno
de los semiespacios correspondientes a H y J en el semiespacio com­
plementario.
DEMOSTRACIÓN . Sean 1 = l¡ x . . . x In Y J = h x . . . X Jn . Puesto que
1 n J = f/J , existe un entero k , 1 :S k :S n , tal que Ik n h = f/J .
En el caso más desfavorable, los intervalos h y h pueden tener un
extremo común, como se muestra en la figura. Pero en tal caso, 1 está
contenido en el semiespacio x k < C y J en el semiespacio x k 2: c , que es
precisamente el semiespacio complementario del anterior.

( )E )
a e b

Análogamente se resuelven los otros casos que podrían presentarse y que


no vale la pena enumerar.
En general, decimos que un hiperplano H separa a los conjuntos A
y B si A está contenido en uno de los semiespacios correspondientes a
H , en tanto que B está contenido en el semiespacio complementario. La
52 11 - ESPACIOS EUCLIDIANOS

proposición (2.23) se expresa diciendo que si dos intervalos de IR n son dis­


juntos, entonces existe un hiperplano H de ecuación Xk = C que los separa.

10. Puntos de acumulación; conjuntos perfectos.

Todos los conjuntos de esta sección son subconjuntos del espacio eucli­
diano IR n .
Un punto x se llama un punto de acumulación del conjunto A si
cada entorno V de x contiene al menos un punto de A distinto de x .
Si x es un punto de acumulación de A , entonces cada bola B( x, 1' )
contiene infinitos puntos de A . En efecto, si A n B(x, 1') fuera finito, de­
notando por a l , a2, . . . , aN todos los puntos de A dentro de la bola B(x, 1')
que son distintos de x , y llamando 8 al mínimo de los números lak - xl
( k = 1 , 2, . . . , N) , es claro que dentro d e la bola B ( x, 8) n o hay ningún
punto de A , con la posible excepción del mismo punto x en el caso de que
éste sea un elemento de A. . Pero esto contradice la afirmación de que x es
un punto de acumulación de A . Luego, x contiene infinitos puntos de A .
Un punto de A. que no sea un punto de acumulación de A se llama un
punto aislado de dicho conjunto.

(2.24) Todo conjunto infinito y acotado posee al m.enos un punto de acum.u­


lación.
En efecto, si A es infinito y acotado, entonces existe un cubo cerrado
Q , tal que A e Q . Si ningún punto de Q es un punto de acumulación de A ,
entonces para cada x E Q , existe un entorno V del punto x , tal que AnV es
finito; y como Q es compacto, bastará una colección finita { Vl , V2, . . . , VN}
de dichos entornos para cubrir Q ; pero entonces, l a relación

implica que por ser una unión finita de conjuntos finitos, el conjunto A es
finito, en contra de lo supuesto. La contradicción provino de suponer que
ningún punto de Q es un punto de acumulación de A .

Corolario. Toda sucesión acotada contiene una subsucesión conver­


gente.
10. PUNTOS DE ACUMULACION; CONJUNTOS PERFECTOS 53
Si (ak ) es una sucesión acotada de puntos de IR n , consideremos el
conjunto

formado por todos los valores de la sucesión (este conjunto no debe con­
fundirse nunca con la sucesión misma) . Si A es finito, hay un valor de la
sucesión que se repite infinitamente:

y entonces, la subsucesión constante (akJ converge al valor x .


Si A es infinito, como es acotado por hipótesis, tiene un punto de acu­
mulación. Supongamos que x es un punto de acumulación de A . Luego,
para cada entorno V de x , existen infinitos Índices k , tales que ak E V .
Comencemos por seleccionar un Índice k 1 , tal que l ak 1 - x l < 1 y a
continuación, un Índice k 2 > k 1 , tal que

l ak, - x l < 1/2;

luego un Índice k3 > k2 , tal que

l ak 3 - x l < 1/3 ;

y así siguiendo, es claro que obtendremos una subsucesión (ak j ) que converge
al punto x cuando j � 00 .
El conjunto de todos los puntos de acumulación del conjunto A se llama
el conjunto derivado de A y se denota por A' .
Vamos a probar la fórmula

(2.25) 11 = A U A'

Supongamos que x E jI . Si x ti: A , entonces cada entorno V de x


contiene un punto de A que no puede ser el mismo x , ya que éste no es un
elemento de A ; luego, x E A' .
Hemos demostrado que el miembro izquierdo de (2.25) está contenido en
el miembro derecho; y como la inclusión opuesta es obvia, queda demostrada
la igualdad.
De la fórmula demostrada se deduce ' que A es cerrado si y sólo si A' e A .
54 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

Si cada punto de A es un punto de acumulación de A , es decir, si


A e Al , decimos que el conjunto A es denso en sí mismo. Un conjunto
cerrado denso en sí mismo se llama un conjunto perfecto. Por consiguiente,
el conjunto A es perfecto si y sólo si A = Al .
Es claro que un conjunto finito no puede tener ningún punto de acu­
mulación; en particular, 01 = 0 . Luego, el conjunto vacío es un conjunto
perfecto.
Cualquier intervalo cerrado que no se reduzca a un único punto es otro
ejemplo de conjunto perfecto.
Al final de la próxima sección daremos la demostración de la siguiente
proposición:

(2.26) Todo conjunto perfecto no vacío tiene la potencia del continuo.

11. Conjunto ternario de Cantor.

En esta sección construiremos un conjunto perfecto en la recta real IR 1 ,


al cual le asignamos mucha importancia por tratarse de un ejemplo que sirve
para dar respuesta a muchas preguntas interesantes.
Dividamos el intervalo cerrado [0, 1] en tres intervalos de igual longitud
y substraigamos los puntos del intervalo abierto ( 1/3, 2/3) que representa el
tercio central. Nos queda el conjunto cerrado

Fl = [0, 1/3] U [2/3, 1]

que es la unión de dos intervalos cerrados de longitud 1/3 , a los que llamare­
mos, respectivamente, lo e l¡ .
Subdividiendo a cada uno de estos intervalos en la misma forma y subs­
trayendo de cada uno de ellos un intervalo abierto que representa su tercio
central, nos queda el conjunto cerrado

F2 = [0, 1/9] U [2/9, 1/3] U [2/3, 7/9] U [8/9, 1]

que es la unión de cuatro intervalos cerrados de longitud 1/9 , a los que


- , ,� . �

1 1 . CONJUNTO TERNARIO DE CANTOR 55


llamaremos, respectivamente, 100 , 10 1 , h o , 11 1 .

o 1 /3 2/3 1, 1
...
, -------....
... - F, - ...
, -------......

I
I I

1 100 1 1' 0 1"


O t..---1 - t--
.. .....
I

I I
I I I I

- ¡.....
I
t-i
I
¡..... ...... ...... - F3 ......

1000 1 0, 0 1" 1

Continuando indefinidamente con este procedimiento, obtendremos para


cada 11 un conjunto cerrado Fn que es la unión de 2 n intervalos cerrados
disjuntos de longitud lj3 n :

(1) (cada 11i igual a cero o uno).

Por conveniencia, los subíndices se colocan de tal manera que resulte


IUl ... unUn+l e IU l .. . un Por ejemplo, 10 1 0 e 10 1 1 son subintervalos de 10 1 ,

El conjunto ternario de Cantor se define por la fórmula


00

la cual muestra claramente que P es cerrado.


Para demostrar que P es perfecto, comencemos observando que los ex­
tremos de cada intervalo de la familia (1) son elementos de P .

l
56 11 - ESPACIOS EUCLIDIANOS

Si x es un elemento de P , para cada entorno (x - é, X + él del punto


x , podemos elegir un número n , tal que 1/3n < é ; Y como x E Fn , existe
un intervalo 1 de la familia (1), tal que

x E 1 e (x - é, X + é).

Puesto que ambos extremos de 1 pertenecen a P , el entorno considerado


contiene al menos un elemento de P distinto de x . Luego, x es un punto
de acumulación de P . Hemos demostrado que P e pI , lo cqal prueba que
P es perfecto.
Vamos a probar que P tiene la potencia del continuo: con ese fin, para
cada sucesión de dígitos binarios u = ( U l , U 2 , U3 , " ') ' sea x = fCu) el único
punto que pertenece a cada intervalo de la sucesión decreciente

El punto x , cuya existencia está asegurada por el principio de encaje de


intervalos cerrados del mismo Cantor, es un elemento de P , pues para cada
n , x E IUlu2 ... U n e F . Además es bien claro que la función f establece
n
una correspondecia biunívoca entre los elementos del conjunto T formado
por todas las sucesiones de dígitos binarios y los elementos de P , de donde
resulta que P tiene la potencia del continuo.
La demostración de (2.26) se inspira en lo que acabamos de ver y por
esa razón la hemos postergado hasta este momento: si P es un conjunto
perfecto no vacío del espacio IR n , eligiendo dos puntos distintos a y b del
conjunto P , podemos construir dos cubos cerrados disjuntos Q o y Ql con
centros en dichos puntos y diámetro menor que uno.
Puesto que a E pI , en el interior del cubo Qo existe un punto e del
conjunto P , tal que e #- a . Por consiguiente, dentro del cubo Qo podemos
construir (entiéndase elegir) dos cubos cerrados disjuntos Qoo y QOl con
centros en los puntos a y e y diámetro menor que 1/2 . Análogamente,
dentro del cubo Ql existen dos cubos cerrados di�juntos Q 1 0 y Qu con
11. CONJUNTO TERNARIO DE CANTOR 57
centros en sendos puntos de P y diámetro menor que 1/2 .

00

0 00

Continuando inductivamente con este proceso, habremos asignado a cada


k -upla de dígitos binarios un cubo cerrado QU1U2 ... Uk cuyo centro es un ele­
mento de P y cuyo diámetro es menor que l / k ; además, los cubos corres­
pondientes a dos k -uplas distintas son disjuntos, y los índices se eligen de
tal manera que QU1U2 ... UkUk +l e QU1U2 ... Uk •

Ahora, para cada sucesión de dígitos binarios u = ( U 1 , U 2 , U3, . . . ) , lla­


memos f( u) al único punto de IR n que pertenece a cada cubo de la sucesión
QU1 ' QU1U2 ' QU1U2U3 ' . . . . Es claro que f(u) es un punto de adherencia
del conjunto cerrado P , de donde, f(u) E P . Puesto que la aplicación
f : T -+ P es inyectiva, se sigue que P tiene la potencia del continuo, como
queríamos demostrar.
Utilizando la misma idea de la demostración que acabamos de ver, es
inmediato probar que si x es un elemento del conjunto perfecto P , entonces,
para cada entorno V de x , el conjunto P n V tiene la potencia del continuo.
Volviendo al conjunto de Cantor P , tanto sus elementos como los inter­
valos de la familia (1) pueden describirse en términos puramente aritméticos,
pues es fácil probar por inducción sobre TI. que el punto x pertenece al in­
tervalo Iu l • . • U n si y sólo si

n
O� X - � )2ud/3 k � 1/3 n .
k=l

J
58 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

Por consiguiente, x E P si y sólo si x admite un desarrollo ternario

X = L ak/3k = O, a l a2 aa · · ·
00
(base tres)
k=l
tal que para cada k , a k = O ó a k = 2 , es decir, un desarrollo ternario que
no use el dígito uno (un desarrollo ternario de este tipo particular es siempre
único). Así , por ejemplo, los puntos 1/ 3 y 1/4 que admiten respectivamente
los desarrollos

0 , 0222 . . . y 0, 020202 . . . (base tres),

son elementos del conjunto de Cantor.

12. Puntos de condensación.

En esta sección vamos a denotar por r la colección numerable formada


por todas las bolas B( a, p) del espacio IR 11 , tales que a = (a l , . . . , a n ) es
un punto con coordenadas racionales y p un número racional positivo. Para
lo que sigue, será esencial que probemos la siguiente proposición.

(2.27) Para cada bola B(x, 1' ) , existe una bola B(a, p) E r , tal que x E
B ( a , p) e B(x, 1' ) .
La idea de la demostración consiste en recordar que cualquier intervalo
abierto no vaCÍo de la recta contiene números racionales.
Para cada índice !..� = 1 , 2, . . . , n , comencemos por elegir un número
racional a k , tal que l a k - X k I < l'/2fo . Entonces, el punto de coordenadas
racionales a = (a l , . . . , an ) verifica

n
l a - x l = L(ak - xd 2 < 1'/2.
k= l
Si ahora elegimos un número racional p , tal que l a - x l < p < 1'/2 , es
claro que x E B( a, p) y vamos a probar que además, B ( a, p) e B( x , 1') . En
efecto, si y E B(a, p) , entonces

j
12. PUNTOS DE CONDENSACION 59
lo que significa que es un elemento de B(x, r) .

,
y

Diremos que un punto x es un punto de condensación del conjunto


E si para cada entorno V de x , la intersección E n V es un conjunto infinito
no numerable. Por ejemplo, cada punto de un conjunto perfecto no vacío es
un punto de condensación del mismo conjunto.
Denotaremos por ES el conjunto formado por todos los puntos de con­
densación de E .

(2.28) Si E n ES = 0 , es decir, si ningún punto de E es un punto de con­


densación del mismo conjunto, entonces E es numerable.
por hipótesis, para cada punto x de E , existe una bola B( x, r) tal que
E n B(x, r) es numerable, y en virtud de (2.27) , existe una bola B E f , tal
que x E B e B( x, r) , de modo que E n B es numerable. Hemos demostrado
que la colección f(E) formada por todas las bolas B de la colección f ,
tales que E n B es numerable, es un cubrimiento del conjunto E . Puesto
que f(E) es numerable, podemos escribir f(E) = { B 1 , B'j , B3, . . . } . Ahora

(U )
bien; la relación

E= En Bk = U (E n Bd
k k
nos muestra que el conjunto E es la unión de una familia numerable de
conjuntos numerables, de donde se sigue que E es numerable.

Corolario. Para cualquier conjunto E , el conjunto A. = E - E n ES


es numerable.
En efecto, si A. no fuera numerable, existiría al menos un punto x
perteneciente a la intersección A. n AS . El punto x , por ser de condensación
de A , sería también de condensación de E y por esta razón, no podría ser
un elemento de A , lo cual es absurdo.

,
(2.29) Para cualquier conjunto E , el conjunto ES es perfecto.
Probaremos solamente la inclusión ES e (Es )' ya que la inclusión o­
puesta es muy fácil. Si x E ES , entonces para cuálquier entorno V de x ,
el conjunto H = E n (V - {x}) es no numerable y por consiguiente, existe
un punto y E H n H s . Este punto y verifica las relaciones y E V , Y E ES ,

·wet
60 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

y =F x . Hemos demostrado que cada entorno de x contiene un punto de ES


distinto de x , es decir, x E (ES )' .
Llegamos por fin a la proposición más importante de esta sección, que
se conoce con el nombre de "descomposición de Cantor-Bendixon" :

(2.30) Para cualquier conjunto cerrado F , existen un conjunto perfecto P y


un conjunto num.erable A , tales que

F = P U A, pnA= 0.

En otras palabras, todo conjunto cerrado es la unión disjunta de un


conjunto perfecto y un conjunto numerable. Para demostrarlo, no hay más
que escribir P = FS y A = F - P , teniendo en cuenta que P e F por ser
F un conjunto cerrado.

Corolario. Todo conjunto cerrado no num.erable tiene la potencia del


continuo.

13. Espacios métricos.

Las nociones fundamentales de límite y continuidad, así como las de in­


terior, adherencia, conjunto abierto y conjunto cerrado, entorno, etc., pueden
desarrollarse en forma abstracta en los llamados espacios métricos. Este
proceso de abstracción permite distinguir con claridad los principios en que
reposa el Análisis y ampliar notablemente el campo de aplicación de los mis­
mos.
Supongamos que a cada par de elementos x e y de un cierto conjunto
E se le ha asignado un número real no negativo d(x, y) que llamaremos la
"distancia entre x e y " , de modo tal que para cualquier terna x, y , :; de
elementos de E se verifiquen las siguientes propiedades:

(MI) d(x , y) = d(y, x) ,


(M2) d(x, y) ::; d(x, z ) + d( z, y) ,
(M3) d(x, y) = O si y sólo si x = y .
En tal caso, la función d : E x E -+ IR se llama una métrica o bien
una distancia sobre el conjunto E y el par (E, d) se llama un espacio

J
I
1,
I tl
'1

I
13. ESPACIOS METRICOS 61
métrico. Los elementos de un espacio métrico E se llaman los puntos de
dicho espacio. I
La propiedad M2 se conoce bajo el nombre de "desigualdad triangular" , I
por expresar en forma abstracta el hecho geométrico de que cada lado de un
triángulo es menor o igual que la suma de los otros lados.

Ejemplos.

Entre los numerosos ejemplos existentes elegiremos unos pocos que per­
mitan intuir el significado y el alcance de la noción introducida.
1 ) El conjunto IR n con la distancia d( x, y) = I x - yl es un espacio métrico
al cual nos referimos como el espacio euclidiano IR n .
2) El mismo conjunto IR n con la distancia d(x , y) = miL" IXi - yd , donde
l <,< n
Xi e Yi representan las i -ésimas coordenadas de los puntos x e y , es
un espacio métrico distinto del anterior.
3) El conjunto C[a, b] formado por todas las funciones continuas J(t) sobre
el intervalo cerrado a :::; t :::; b , con la distancia
d(f, g) = max IJ(t) - g(t) 1
a�t�b

es un espacIO métrico muy útil para el estudio de ciertas propiedades


relacionadas con la convergencia uniforme de funciones continuas.
4) El mismo conjunto C[a, b] del ejemplo anterior con la distancia d' defi­
nida por la fórmula

l IJ(t ) - g(t) l dt
b
d'(f, g) =

es un espacio métrico distinto del que hemos considerado en aquel ejem­


plo.
5) Sea A1 el conjunto formado por todas las sucesiones acotadas de números
reales y si x = ( xd e y = (Yk ) son dos elementos de M , definamos la
distancia entre x e y por medio de la fórmula d(x, y) = sup I X k - Yk l ·
k
6) Siendo E un conjunto cualquiera, definamos la distancia entre elementos
de E poniendo d(x, y) = 1 si x =j:. y , d(x, y) = O si x = y .

En todos los ejemplos propuestos el lector puede probar sin dificultad que
la función d(x, y) que se define satisface los tres axiomas de una distancia;
es decir, las propiedades MI, M2, M3.
62 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

Diremos que una sucesión (X k ) de puntos de E converge a un punto


x de dicho espacio si la distancia d( x k , x) tiende a cero cuando k tiende a
infinito. En tal caso también se dice que x es el límite de la sucesión y se
escribe x = lim xk o bien X k -+ x .
Una misma sucesión (X k ) no puede converger a dos límites distintos x
e y , pues si X k -+ x y X k � y , la desigualdad triangular nos da d(x, y) �
d(x , X k ) + d(X k , y ) , y haciendo que k tienda a infinito, resulta d(x , y) = O ,
de donde x = y .
La bola abierta B(x, 1' ) con centro en un punto x de E y radio l' > O
se define como el conjunto formado por todos los puntos y de E que verifican
la relación d(y, x) < 1' . Las nociones de conjunto abierto, conjunto cerrado,
entorno de un punto, interior y adherencia de un conjunto, se desarrollan en
el espacio métrico E del mismo modo que lo hicimos en el espacio euclidiano
IR n .
Si (E, d) y (E' , d') son dos espacios métricos, una función f de E en
E' se llama continua en un punto Xo de E si para cada é > O existe un
b > O , tal que la relación d(x, xo) < b implica d'(f(x) , J(xo)) < é .
El espacio métrico E se llama separable si existe un conjunto numera­
ble A e E cuya adherencia es E . La teoría desarrollada en la sección 12 de
este capítulo hasta la proposición (2 .30) inclusive (descomposición de Cantor­
Bendixon) es válida no sólo en IR n sino más generalmente, en cualquier
espacio métrico separable.
Una sucesión (x�, ) de puntos de un espacio métrico E se llama una
sucesión fundamental o de Cauchy si d( x k , X j) tiende a cero cuando k y
j tienden a infinito. Toda sucesión convergente es una sucesión fundamental.
El espacio métrico E se llama un espacio completo si toda sucesión
fundamental es convergente.
Las nociones de separabilidad y completitud antes definidas juegan un
papel muy destacado en la teoría de los espacios métricos. El lector interesado
en estudiar la teoría de los espacios métricos puede consultar la obra de J .
Dieudonné, Foundations of Modern Analysis, Academic Press, New York
( 1960), o bien la obra de 1. Kaplansky, Set theory and metric spaces, Allyn
an Bacon, Boston (1972), más especialmente dedicada al desarrollo de dicho
tema.
111
I li!
' Il

Ij
!1
1

14. ESPACIOS NORMADOS ; NORMAS DE ORLICZ 63

* 14. Espacios normados, normas de Orlicz sobre IRR •


"
!1
Sea X un espacio vectorial sobre el cuerpo de los números reales o bien
sobre el cuerpo de los números complejos. Diremos que X es un espacio
normado si a cada vector x de dicho espacio se le ha asignado un número
no negativo II x ll , llamado la norma de x , de modo tal que se satisfagan las
propiedades siguientes:

(NI) II x + yl l ::; Il x ll + lIyl l ,


(N2) II Ax l l = I A l ll x l1 ,
(N3) x = O si y sólo si II x ll = O,
para cualquier par d e vectores x , y del espacio X y cualquier elemento A
del cuerpo de escalares ( IR o <C ) .
Una función 11 . 11 : X -;. IR que verifique dichas propiedades se llama
una norma sobre el espacio X .
El ejemplo más conocido es el de la norma euclididana o "norma dos" ,
definida para cada vector x = (X l , X:¡ , , x n ) del espacio IR n por medio
. . •

de la fórmula
J
II X l b = I x I = xI + x§ + . . + x� . .

A veces es necesario considerar distintas normas definidas sobre un mis­


mo espacio vectorial X . Por ejemplo, las fórmulas

Il x lll = IX l l + IX2 1 + . . . + I x n l , : ¡

Il x lloo = max. ( l x l l , IX 2 1 , · · · I x n l ),
definen otras dos normas distintas sobre el mismo espacio IR n a las cuales
llamaremos la "norma uno" y la "norma infinito" , respectivamente. El lector
puede verificar fácilmente que estas funciones verifican las propiedades N I ,
N 2 Y N 3 del comienzo y son, por l o tanto, normas sobre el espacio IR n .
, I
Notemos también que la norma euclidiana o norma dos no es otra cosa 1 , ;
¡ I I
que el módulo o longitud del vector x . l '

Si II · 11 es una norma sobre el espacio X , la función

d(x, y) = II x - yll
es una distancia entre elementos de X , como puede demostrarse muy fácil­
mente, de modo que el par (X, d) es un espacio métrico. Por consiguiente, ! 1
64 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

todo espacio normado es también un espacio métrico. En particular, podemos


decir que una sucesión de puntos (x k ) del espacio X converge al punto x
de mismo espacio, con respecto a la norma 11 . 11 , si la sucesión II x - X k 11
tiende a cero cuando k tiende a infinito.
Se comprende entonces que en un espacio normado también se definen las
nociones de conjunto abierto y conjunto cerrado, como en cualquier espacio
métrico.
La bola con centro x y radio l' con respecto a la norma II . 11 , es decir,
el conjunto
{y : y E X, Il y - x ii < r }
se denota a veces en la forma BI! I! (x, r ) , especialmente cuando se han definido
varias normas sobre el mismo espacio y es necesario señalar a cuál de ellas se
refiere el concepto.
Es ilustrativo representar gráficamente las bolas con centro en el origen
O = (O, O ) Y radio r = 1 del espacio IR '2 con respecto a las normas

A continuación veremos que cualquier norma sobre el espacio euclidiano


IR n genera los mismos conjuntos abiertos que hemos definido en la sección 2,
lo cual se expresa diciendo que todas l as normas sobre IR n son equivalentes.
Más precisamente, demostraremos que si 11 · II es una norma sobre IR n ,
entonces existen constantes positivas k 1 y k'2 , tales que para cualquier x E
IRH , se verifica
(2.31 )
donde las constantes k 1 y k'2 dependen de la norma II . II dada.
Veamos primero la segunda desigualdad en (2.31). Pongamos ei para
el vector en IR " cuya i -ésima componente es uno y las restantes cero. Un
repetido uso de las propiedades (NI) y (N2) nos da
n
Il x ll :S L I x; ! ll e dl-
i= l

Si k'2 denota la constante ( lI e 1 11 '2 + . . . + ll e n I n 1 / 2 , usando la desigual­


dad de Cauchy-Schwarz, obtenemos
(2.32)

j
14. ESPACIOS NORMADOS ; NORMAS DE ORLICZ 65
Dado que ( N3 ) implica I lI x ll - lI y ll l ::; Il x - y ll tenemos, por (2.32),

( 2.33) 1
I lI x ll - ll y ll l ::; k2 x - y l ·
Observe que (2.33) nos dice que la función x � II x ll es uniformemente
continua sobre IR n . ASÍ, por el teorema de Weierstrass, el Ínfimo k 1 de
Il x ll para x E S = {x E IR " : I x l = 1} es alcanzado sobre ese conjunto,
pero como II ·1 es estrictamente positiva sobre S , tenemos que k 1 > O . En
particular si x "# O el vector x/ l x l E S y por consiguiente

1 1:1 1 �
k1

o bien

(2.34)

Ahora (2.32) Y (2.34) dan (2.31).


Las desigualdades ( 2.31) nos dicen que l a noción d e convergencia de una
sucesión (x k ) en IR n hacia un vector x es independiente de la norma usada
para definir la convergencia. Además si BL I ( x, 1') denota la bola centrada en
x y radio l' definida con la distancia I x - y l , las desigualdades (2.31) nos

{
a.<;eguran

BII II (x, 1' ) � BI I (x, 1'/k¡ )


( 2.35)
BI I (x , 1') � BII II (x, k:? l')
Así hemos demostrado que la métrica generada por una norma da ori­
gen exactamente a los mismos conjuntos abiertos que la métrica euclideana
d(x, y) = l x - y l ·
El concepto de norma se puede definir sobre un espacio vectorial E
cualquiera cuyo campo de escalares son los números reales o los complejos.
Por lo tanto diremos que 11·11
es una norma sobre E si se cumplen las condi­
ciones ( NI) a (N3), donde naturalmente ahora x, y son vectores en E y ).
un número real o complejo según E sea un espacio vectorial real o complejo.
En esta situación decimos que E es un espacio normado. En los ejemplos
3) y 4) de la sección anterior se han definido dos distancias para el espacio
vectorial real C[a, b] y claramente aquella:s distancias provienen de normas.

1
-,

66 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

Dejamos como ejercicio ver que dichas normas no son equivalentes. Esto nos
previene de que en espacios normados de dimensión infinita la convergencia
depende fuertemente de la norma usada para definirla. Importantes ejemplos
de espacios normados de dimensión infinita serán analizados en detalle en el
Capítulo VIII.
Por el momento insistiremos sobre normas definidas en IR n . Dada una
norma 11 . 11 pongamos

e= {x E IR n : Il x ll :5 1 } .
Señalamos las siguientes propiedades del conjunto e , todas fácilmente
verificables:

( 1 ) El conjunto e es convexo y O E c .
(2) El conjunto e absorbe cualquier punto de IR n i.e. dado x E IR n
,

existe E > O tal que EX E C .


(3) El conjunto e es simétrico respecto al origen, i.e. x E e si y sólo
si -x E c .
(4) No existe ninguna recta contenida en c .
Hacemos notar que las propiedades ( 1 ) a (4) son puramente algebraicas.
Sea e � IRn un conjunto no vacío que cumpla ( 1 ) a (4) y definamos
para x E IR n
{
pe( x) = p( x) = inf .A > O : E e . � }
La función p( x ) es conocida con el nombre de funcional de Minkow­
ski del convexo C . De la propiedad (2 ) se sigue que p(x) es una función
con valores reales no negativos.

(2.36) Teorema. Dado un conjunto e � IR n con las propiedades (1) a (4),


S1l funcional de Minkowski pc(x) es una norma sobre IR n .

DEMOSTRACIÓN . Si x = O como O E e entonces p(O) = O . Sea p(x) = O ;


luego existe una sucesión .A k '\. O tal que x /.A k E e y si x fuera no nulo
el conjunto e contendría la recta {tx : t E IR } lo que contradice (4) . Así
x = O si y sólo si p( x) = O .
Veamos que se cumple la desigualdad triangular p(x + y) :5 p(x) + p(y) .
Sean (.A d Y (¡.t k ) sucesiones tales que .A k '\. p( x) y �k '\. p(y) con x /.A k E e
14. ESPACIOS NORMADO S ; NORMAS DE ORLICZ 67

e y j J.1k E c . Entonces por ser e convexo tenemos

p(x y) :::; >'k


p(cx) Iclp(x) c c
Así + + J.1 k Y haciendo tender k � 00 obtenemos la desigualdad.
f:. O (el caso
es trivial) . Sea >'k p(x) xj>'k
Demostraremos ahora que
'\.. con
= cuando
E c . Por (3)
= O

de donde p(cx) :::; Icl>'k, y haciendo k � 00 , p(cx) :::; I clp(x).


Ahora bien, por la desigualdad que acabamos de probar, también ten­
dremos
p(x) p (� cx) :::; 1�I P(cx);
=

es decir � p(cx) I clp(x).


Dejamos como ejercicio demostrar las siguientes afirmaciones:

(2.37) {x Pe (x)E mn : {x pe( x)


< 1} e e e E mn : :::; 1 } .

(2.38) Si e e s además u n conjunto cerrado e n m n

e= {x E mn : pe(x) :::; 1}.

,
Gracias al teorema (2.36) se nos amplían considerablemente los ejemplos
de normas en m n pues basta dar un convexo e con las propiedades ade­
cuadas. A continuación consideraremos algunos ejemplos que más adelante
tendrán sus análogos en espacios de dimensión infinita.
Una función numérica <p : 1 -;. m definida sobre un intervalo 1 de la

y cualquier número >. que verifique O >. :::; 1 , se cumple:::;


recta se llama convexa si para cualquier par de puntos t , u de dicho intervalo

<p( >.t + ( 1 - >.)u) :::; >.<p(t) + ( 1 - >. )<p( u).


68 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

Gráficamente esto significa que el arco de la gráfica de <p comprendido


entre los puntos (t , <p(t)) Y (u, <p(u)) está por debajo de la cuerda determi­
nada por dichos puntos (ver figura)

t u

En lo que resta de esta sección, los símbolos <p, '1/' con o sin subíndices
denotarán funciones convexas no negativas en el intervalo [0, 1] , iguales a
cero en el punto t = O e iguales a uno en el punto t = 1 . En particular, de
la relación t = ( 1 t) . O + t . 1 resulta O ::; <p(t) ::; t , lo cual muestra que <p
-

es continua en el origen. •

Más adelante se demostrará que la convexidad de <p implica necesa­


riamente su continuidad en (0, 1 ) , pero este hecho no será utilizado por e!
momento. Sin embargo, <p puede no ser continua en el extremo derecho de!
intervalo, como lo muestra el caso de la función convexa <Poo que definimos
así:
si O ::; t < 1
si t = 1.
Además, para cada p � 1 definimos l a función convexa <Pp por l a
fórmula
(O ::; t ::; 1).

Entonces es claro que en cualquier punto t se cumple

Sea Q el cubo cerrado de IR 71 con centro en el origen y radio 1 , es


decir, el conjunto de los puntos x que verifican ¡jx ll oo ::; 1 . Es inmediato
14. ESPACIOS NORMADOS; NORMAS DE ORLICZ 69

verificar que para cada ep el conjunto

n
C<p = {x E Q ¿ ep( l x; l ) � 1}
:

i= 1
cumple las propiedades ( 1 ) a (4). La norma asociada a este convexo que será
denotada por II · 1I<p se llama la norma de Orlicz correspondiente a ep .
Dejamos como ejercicio la demostración de las desigualdades siguientes:

(2.39) 11 <11 •• = 11 x 11, = (t ) I X; I' '1' ,

Il x ll<po<> = II x ll oo
Notemos que para 1 � p < 00 se cumple C<pp = {x E IR n : Il x llp � 1 } .
Sin embargo, esta relación no se mantiene válida para p = 00 ; por ejemplo,
para n = 2 , C<Po<> es el cuadrado Q menos sus cuatro vértices.
Para finalizar ilustraremos las desigualdades (2.31) con las normas 1I · 1I <p .
Notemos que si ep � 1/-' , es decir, si ep(t) � 'lj!(t) para cada t , entonces
C'" e C<p , y en consecuencia 11 ;¡; II <p � II x ll", . En particular, puesto que para
cualquier función convexa ep se cumple epoo � ep � ep I podemos enunciar la
siguiente proposición.

(2.41) Si ep � 'lj! entonces para cada x E IR n tenemos Il x l loo < Il x ll <p <
Il x ll ", � II x lll .
Un caso particular de (2.41) merece un enunciado especial:

(2.42) Si 1 � p < q � 00 entonces para cada ;1: de IR n tenemos Il x ll oo �


Il x ll q � II x llp � II x lh .
Las desigualdades en (2.42) así como en (2.41) son óptimas, lo
que significa que para algunos x se alcanza la igualdad. Por ejemplo
11 (1, O, . . . , O) llp = 1 para cualquier p . Es fácil obtener desigualdades en
sentido inverso al de las (2.42). Por ejemplo Il x l h � n ll x ll oo y esta desigual­
dad es también óptima, como se ve eligiendo x = ( 1 , 1 , . . . , 1) . Así (2.42)
junto con la última observación implica que si q < p entonces Il x llp � n ll x ll q •

Por consiguiente, para este tipo de normas hemos encontrado explícitamente


las constantes k 1 y k']. de (2.31) a saber;
70 II - ESPACIOS EUCLIDIANOS

(2.43) Si p < q ,se tiene

La constante 11 de la última proposición no es óptima; más adelante


veremos que como consecuencia de teoremas más generales, se cumple II x llp ::;
1 1
11 p - Q llxII Q y que aquí sí, a veces, se alcanza la igualdad.

EJERCICIOS

1. Probar que en la desigualdad de Minkowski (teorema 2.2) la igualdad se


verifica si y sólo si uno de los dos vectores es igual al producto del otro
por un número no negativo.
2. Probar que I x - y l = Ix - z l + I z - yl si y sólo si z pertenece al segmento
que une x con y .
3. Probar que la bola cerrada K(a, 7') = {x : I x - a l ::; r} es la adherencia
de la bola abierta B(a, 7') .
4. Probar que si A es un subconjunto convexo de IR n , entonces cada
vector x de la forma

donde k es cualquier entero positivo, cada aj es un punto de A y los


tj son números no negativos que verifican t I + t',!. + . . . + t k = 1 , es un
punto de A . Cada vector x de dicha forma se llama una combinación
convexa de puntos de A . Sugerencia: inducción sobre k .
5. Probar que si A es un subconjunto de IR 7l , la cápsula convexa de A
está formada por todas las combinaciones convexas de puntos de A .
6. Siendo A e IR n , probar que f : A ---+ IR m es continua si y sólo si para
cada conjunto abierto U e IR m , existe un conjunto abierto G de IR n ,
tal que f- l (U) = G n A . Sugerencia: llamar G a la unión de todos los
abiertos V de IR n , tales que f(V n A) e U .
7. Probar que f : IR n ---+ R es s.s. si y sólo si - f es s.i.
EJERCICIOS 71
8. Probar las relaciones

lim sup{J(x) + g(x)} :::; lim sup f(x) + lim sup g(x),

lim inf{J(x) + g(x ) } � lim inf f(x) + lim inf g(x),


X-Xo x--+xo
X -+X o

9. Si f y g son ambas s.s., también lo son f + g y >'f , siempre que >. sea
un número no negativo.
10. Dada una función f : IR n -+ IR , para cada x de IR n definimos

lVIó (x) = sup{J(y) : Iy - x l < 8},

m ó (x) = inf{J(y) : Iy - x l < eS } ,

M(x) = inf j\/h (x), m(x) = sup m ó ( ;¡; ) .


ó> o 6>0
Probar que NI (x) es s.s. , en tanto que m( x) es s.i.; que en cada punto
x se verifica m( x) :::; f( x) :::; M (x) y finalmente, que f es continua en
x si y sólo si estos tres valores coinciden.
11. Probar que para cualquier función f : IR n -+ R , el conjunto D(f)
formado por todos los puntos x donde f es discontinua (conjunto de
discontinuidad de f ) es una unión numerable de conjuntos cerrados.
Sugerencia: observar que

D(f) = U {x : M(x) - m(x) � l/ k } .


k=l

12. Sean Ae IR n , B e IR m y consideremos dos aplicaciones

y g : B -+ IR k .

Probar que si f es continua en el punto Xo de A y g es continua en el


punto f(xo ) , entonces la función compuesta h = g o f es continua en
Xo . Concluir que la composición de dos funciones continuas es siempre

una función continua.


13. El diámetro de un cubo Q( a, p/ 2 ) cuyos lados tienen longitud p , es
igual a pvn (proporcional a p ) .
72 11 - ESPACIOS EUCLIDIANOS

14. Probar que cada intervalo de IRn es un conjunto convexo.


15. El diámetro de cualquier conjunto es igual al diámetro de su adherencia.
16. Probar que 1 : IR n -+ IR es semi continua superiormente en el punto
Xo si y sólo si para cada sucesión (ak ) , tal que ak -+ Xo cuando k -+ 00 ,
se verifica lim sup /(a k ) � I(x o ) .
17. Probar que si 1 : IR n -+ IR es s.s., entonces 1 alcanza un valor
máximo sobre cada conjunto compacto A e IR n . Sugerencia: si lvI es
el supremo de todos los valores de 1 sobre A , considerar una sucesión
(ak ) de elementos de A , tal que I( ak ) tiende a 111 cuando k tiende a
infinito.
18. Para 1 E G[O, 1] definimos

11/11 00 = max I/(t ) J ,


O�t � l
1I/Ih = 11 I/(t ) l dt.
Las expresiones anteriores nos dan dos normas en G[O , l] que no son
equivalentes.
19. Una norma es estrictamente convexa si cada vez que x "# y y 1 =
Ilxll = Ilyll se verifica Ilx + yll < 2 . Las normas 11 11 1 y 1 1 11 00 no son
estrictamente convexas sobre IR n pero sí lo es IIxll :! = Ixl .
20. Demuestre las inclusiones en (2.37) y la igualdad en (2.38 ).
2 1 . Demuestre (2.3 9 ) y (2.40) . Dibuje en IR :! el conjunto Bp = {x : IIxll p �
1 } para p = 1 , � , 2 , 3, Y oo .
22. Una norma 1 1 · 11 sobre IR n es monótona si x , y E IR n con IXi l � Iy; l ,
i = 1 , . . . , n , entonces Ilxll � Ilyll · Las normas de Orlicz 1 1 · 11 10 son

monótonas. Dé ejemplos de normas que no son monótonas.


23. El Teorema (2.36) vale, con la misma demostración, si IRn es reem­
plazado por un espacio vectorial E sobre el campo de los reales. En las
propiedades (1) a (4) cada vez que aparece IR n debe ser reemplazado
por E.
24. Sean E un espacio vectorial real con una norma 11 . 11 y e l , · · · , e n , n
vectores linealmente independientes en E y sea F el subespacio ge­
nerado por e l , e2, . . . , e . Entonces F es un conjunto cerrado en E.
n
(Sugerencia: en IR n podemos definir una n¿rma 11 11 * por medio de

j
EJERCICIOS 73

Il x ll * = lI (x l , . . . , x n ) lI * = II (X l el + . . . + x n e n ) 11 · La función Lx
x l e l + . . + xn e n es continua y tiene inversa continua, use (2.31)).
.
r

C A P ITULO III

MEDIDA D E LEBESGUE

1. Introducción.

La definición de integral que se estudia en los primeros cursos de Análisis


Matemático, debida a los matemáticos Cauchy y Riemann, corresponde al
procedimiento usado en la Geometría elemental para definir el área de una
figura plana: el área de un rectángulo se define como el producto de las
longitudes de sus lados, y el de una figura elemental, es decir, una unión
finita de rectángulos disjuntos, como la suma de las áreas de los rectángulos
que la componen.
En el caso de una figura plana acotada F de forma arbitraria, definimos
el área interior de F como el supremo de las áreas de todas las figuras
elementales contenidas en F y el área exterior de F como el ínfimo de las
áreas de todas las figuras elementales que contienen a F . Si los dos números
así obtenidos coinciden, decimos que F es medible y que tiene un área igual
al valor común de dichos números.
La teoría clásica de la medida se desarrolla sobre la base de esta definción.
Denotando por m(F) la medida o área de F , el teorema fundamental de
dicha teoría afirma que si F1 , F2, . . . , Fk son figuras medibles disjuntas, en­
tonces Fl U F2 U . . . U Fk es medible y además,

Sin embargo, este teorema deja de ser cierto al considerar uniones nu­
merables y pueden darse ejemplos muy sencillos de' conjuntos que carecen de

74

j
2. MEDIDA DE INTERVALOS 75

área, es decir, que no son medibles en el sentido clásico. Por ejemplo, el con­
junto formado por todos los puntos (x, y) del cuadrado unitario O ::; x ::; 1 ,
O ::; Y ::; 1 cuyas coordenadas son ambas racionales, tiene área exterior igual
a uno y área interior igual a cero.
A principios del presente siglo, los matemáticos franceses E . Borel y
H . Lebesgue consiguieron superar las limitaciones de la viej a teoría de la
medida reemplazando los conjuntos elementales usados para definirla por
conjuntos IJ -elementales, que son los que pueden representarse como una
unión numerable de rectángulos disjuntos.
Esta fructífera idea, en unión con la teoría de los conjuntos que había
comenzado a desarrollarse a fines del siglo anterior, conduce naturalmente a
una nueva y más general noción de integral: la integral de Lebesgue, cuyas
propiedades demostraron adaptarse a las necesidades del Análisis Moderno,
particularmente bien en los procesos de paso al límite dentro de la integral,
que sólo pueden justificarse bajo hipótesis demasiado restrictivas cuando se
trabaja con la definición clásica de Cauchy y de Riemann.
El presente capítulo se dedica a exponer desde sus fundamentos la teoría
de la medida de Lebesgue.

2. Medida de intervalos.

Recordemos que dados dos números reales a y b , tales que a ::; b , la


medida o longitud de cualquier intervalo lineal J con extremo izquierdo a
y con extremo derecho b se define como el número no negativo

m(J) = b - a.
De modo que los cuatro intervalos (a, b) , [a, b] , (a, b] y [a, b) tienen la misma
longitud b - a ; en particular, m(0) = O .
Es inmediato verificar que si JI y h son dos intervalos lineales disjuntos
cuya unión es el intervalo J , entonces m( J) = m( h ) + m( h) .
El siguiente paso consiste en extender la noción de medida a cualquier
intervalo 1 del espacio IR n .
Si h , h, . . . , Jn son intervalos lineales tales que 1 = h x h x . . . x Jn ,
la medida o volumen de 1 se define por medio de la fórmula
F

76 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Es decir, la medida de un intervalo de IR n es el producto de las longitudes


de sus lados.

3.1 Teorema. Si el intervalo 1 es la unión de los intervalos disjuntos


l¡, h . . . , IN , entonces m(I) = m(l¡ ) + m(I:¡) + . . . + m(IN) .

La demostración es muy fácil si N = 2 , pues la única manera de des­


componer el intervalo 1 = h x h x . . . x Jn como unión de dos intervalos
disjuntos 11 e h consiste en dividir uno de sus lados Jk en dos intervalos
disjuntos J� y Jf . Si por simplicidad en la notación suponemos k = 1 ,
entonces

11 = Jf x h x . . . x Jn y 1'2 = Jf' x h x . . . x Jn ,
de donde
m( I) = m( h ) m(h) . . . m(Jn )
= [ m(JD + m(Jf') ] · m(h) . . . m(Jn )
= m(l¡ ) + m(I'2).
L a demostración en general se realiza por inducción sobre N, del modo
siguiente: puesto que l¡ e h son disjuntos, existe un hiperplano de ecuación
x�, = e que deja al intervalo l¡ completamente contenido en un semiespacio

SI de los que él determina, y al intervalo 1'2 en el semiespacio complementario


S'2 = IR n - S l .
J del espacio IR n ponemos
Si para cada intervalo ,

J' = J n SI y J" = J n S'2 ,


tendremos m(J) = m(J') + m(J") ; además,

lf = l¡ , 1�' = 0, 1� = 0, 1�' = h .
de donde, recordando que 1 = 11 U h U . . . U IN , resulta

l' = l¡ U 1� U . . . U liv , 1" = h U 1� U . . . U 1� .


Suponiendo que (3.1) ha sido demostrado para descomposiciones de un
intervalo cualquiera en N - 1 intervalos disjuntos, tendremos

m(I) = m(I') + m(I")


= m(Ir ) + m(I� ) + . . . + m(Iiv ) + m(I2) + m(I!{) + . . . + m(I�)
= m(Ir ) + m(h) + . . . + m(IN ) .

j
3. MEDIDA DE CONJUNTOS ELEMENTALES 77
con lo cual queda demostrada la propiedad aditiva de la medida de intervalos.

3. Medida de conjuntos elementales.

Si el conjunto elemental A del espacio IR n es la unión de los interva­


los disjuntos h , 12, . . . , IN de dicho espacio, llamaremos medida de A al
número
meA) = m(h ) + m(h) + . . . + m(IN ) .
La definición es correcta, pues si lt , h , . . , JM es otra sucesión finita
.

de intervalos disj untos cuya unión es A , entonces cada intervalo h de la


descomposición anterior es la unión de los intervalos disjuntos h n Ji (i =
1 , 2, . . . , 1vI) y análogamente, cada intervalo Ji es la unión de los intervalos
disjuntos h n Ji (k = 1 , 2, . . . , N) , y en virtud de (3.1),
N N M M N
L m(h) = L L m(h n J; ) = L L m(Ik n Ji )
k =l k =l i=l i=l k=l
M
L m(J¡ ) .
=
i=l
Es decir, el número meA) no depende de la representación particular de A
usada para calcularlo.
Corno consecuencia inmediata de la definición, tenemos:

(3.2) Si el conjunto elemental A es la unión dE los conjuntos elementales


disjuntos A l , A2, AN , entonces
. • . ,

meA) = meA d + meA:!) + . . . + m(AN) .

La siguiente propiedad es una consecuencia también inmediata de la que


acabarnos de enunciar.

(3.3) Si el conjunto elemental A está contenido en el conjunto elemental B ,


entonces m(B - A) = m(B) - m(A) ; en particular, meA) :S m(B) .
En efecto, puesto que B = A U (B - A) , en virtud de (3.2) tendremos
m(B) = meA) + m(B - A),

'--�
78 III - MEDIDA DE LEBESGUE

lo cual demuestra la proposición.

(3.4) Si A Y B son conjuntos elementales, entonces


=
meA U B) + meA n B) meA) + m(B);
en particular, meA U B) � meA) + m(B) .
La demostración se obtiene sumando miembro a miembro las igualdades

=
meA) meA - B) + meA n B) y m(B) m(B - A) + meA n B)
=

y teniendo en cuenta que =


meA - B) + m(B - A) + meA n B) meA U B) .
Por inducción sobre N obtenemos el siguiente corolario.
(3.5) Si A l , A 2 , . . . , AN son conjuntos elementales cualesquiera, entonces

La propiedad (3.5) se llama subaditividad de la medida.

(3.6) Si 1 es un intervalo, entonces para cada e > O , existen un intervalo


cerrado H e 1 y un intervalo abierto J :J 1 , tales que

m(H) > m(I) - e , m(J) < m(!) + c .

Comencemos observando que si 1 es un intervalo lineal ( n = 1) con


extremos a y b , y 8 un número positivo, el intervalo cerrado H = [a+8, b - 8]
y el intervalo abierto J = (a-8, b+8) verifican H e 1 e J y además, cuando

8 tiende a cero, los números m(H) y m(J) tienden a m(I) . Utilizando la


continuidad del producto, se puede hacer una consideración análoga para
cualquier intervalo 1 del espacio IR n .

(3.7) Si A es un conjunto elemental, entonces, para cada e > O , existen un


conjunto elemental cerrado C e A y un conjunto elemental abierto
B :J A , tales que
m(C) > meA) - é, m(B) .( m(A) + e.

j:,
3. MEDIDA DE CONJUNTOS ELEIvlENTALES 79

Para demostrarlo, supongamos que A es la unión de los intervalos dis­


juntos l¡ , h , . . . IN . Para cada intervalo h existen un intervalo cerrado
Hk e h y un intervalo abierto h :J h , tales que m(Hd > m(h) e/N y -

m(h) < m(h) + e/N . Poniendo


N
Y B = U h,
k =l
tendremos Ce Ae B. Además,
N N
m(C) = L m(Hk) > L{ m(h) e/N } = m(A) e ,
- -

k =l k =l
N N
m(B) ::; L m(h ) < L {m(h) + e/N } = m(A) + e ,
k =l k =l
Puesto que e es cerrado y B abierto, estos conjuntos satisfacen todas
las afirmaciones del enunciado.
Llegamos ahora al primer resultado que no pertenece a la teoría clásica
de la medida.

( 3.8) Teorema. Si un conjunto elemental A está contenido en la unión de


'Una sucesión de conjuntos elementales Ak (k = 1 , 2, 3 . . ) entonces
. ,

00
m(A) ::; L 1n(Ak).
k =l
Si la serie de la derecha es divergente, su suma es +00 y la desigualdad
no requiere demostración. Supongamos pues, que dicha serie es convergente.
Dado e > O , esiste un conjunto elemental cerrado C e A , tal que
m( C) > m(A) e . Por otra parte, para cada Índice k , existe un conjunto
-

elemental abierto B k :J Ak , tal que m(Bk ) < m(Ad + é / 2 k . Además, las


inclusiones 00 00
C e A e U A k e U Bk
k =l k =l
muestran que los conjuntos abiertos Bk forman un cubrimiento del conjunto
cerrado y acotado C. Puesto que C es' compacto, existe un entero positivo

L
r

80 III - MEDIDA DE LEBESGUE

s , tal que ee U Bk Y por consiguiente,


k =l

ro ro

� ¿:) m(Ak) + é/ 2 k } = L meAd + é .


k=l
En vista de que el número é ha sido elegido en forma arbitraria, la
desigualdad del enunciado se obtiene haciendo que é tienda a cero.
De la propiedad demostrada se obtiene el siguiente corolario.

,
(3.9) Si el conjunto elem.ental A es la unión de una sucesión de conjuntos
elem.entales A k (k = 1 , 2 , 3 , . . .) disjuntos dos a dos, entonces
ro

meA) = L m(A].,).
k=l
La hipótesis implica que A k n A-j = 0 si k i= j . Puesto que A está
contenido en la unión de los conjuntos A k , en virtud de (3.8),
ro

( 1) meA) � L meAd·
k =l
s
Por otra parte, para cada entero positivo U Ak e A por consiguiente,

CQ1 )
s, y
k =l
1; m(Ak) = m Ak � meA).
Haciendo s � 00 en la última relación, obtenemos
ro

(2) L m(Ak ) � meA)


k =l
y la igualdad del enunciado resulta de comparar las relaciones (1) y (2).
La propiedad (3.9) se conoce con el nombre de a -aditividad de la
medida. Aclaremos que en esta teoría, la letra griega sigma se usa para
referirse a uniones o descomposiciones numerables.

j
4. CONJUNTOS a -ELEMENTALES 81
4. Conjuntos /T -elementales.

Diremos que un conjunto U es u -elemental si existe una sucesión de


conjuntos elementales A k (k = 1, 2, 3 , . . .) , disjuntos dos a dos, tal que
00

La medida del conjunto u -elemental U se define por la fórmula


00 N
m(U) = ¿ meAd = J�oo ¿ m(Ak ),
k =l k =l
de modo que m(U) es un elemento no negativo de la recta extendida (posi­
blemente igual a +(0 ) .
L a definición es correcta, pues s i Bj (j = 1, 2, 3, . . .) es otra sucesión de
conjuntos elementales disjuntos cuya unión es el mismo conjunto U , entonces,
cada A k es la unión de los conjuntos elementales disjuntos Ak n Bj (j =
1 , 2, 3, . . .) y análogamente, cada Bj es la unión de los conjuntos elementales
disjuntos ih n Bj (k = 1 , 2, 3, . . .) ; y en virtud de (3.9),
00 00 00 00 00 00
¿ m(Ak) = ¿ ¿ m(Ak n Bj ) = ¿ ¿ m ( Ak n Bj ) = ¿ m(Bj )
k=l j=l j=l k =l j=l

(3.10) La unión de cualquier sucesión de conjuntos elementales es un conjunto


u -elemental.

Debemos probar que si Ak (k= 1, 2, 3, . . . ) es una sucesión de conjun-


conjunto U = U A k es -elemental, lo que
00
tos elementales, entonces, el u

k =l
significa exhibir una sucesión de conjuntos elementales disjuntos cuya unión
sea U . Con este fin, consideremos la sucesión de conjuntos elementales Bk
definidos por las fórmulas

Bl = A l ,
B'j = A2 - Al ,
B3 = A3 - (A l U A'j),
B4 = A4 - (A l U A2 U A3),
,

82 III - MEDIDA DE LEBESGUE

y en general, para cada entero k > 1 ,

Los conjuntos Bk son disjuntos y para cada Índice k , Bk e A k , de


modo que llamando V a la unión de todos los Bk , es claro que el conjunto
O" -elemental V está contenido en U . Por otra parte, si x es un elemento
de U , considerando el mínimo Índice k , tal que x E A k , resultará x E Bk .
Hemos probado que U e V , lo cual junto con lo anterior nos da U = V .
Luego, U es O" -elemental.
La proposición que acabamos de probar puede expresarse diciendo que
cualquier unión numerable de conjuntos elementales es un conjunto O" -ele­
mental.

(3.11) La unión de cualquier sucesión de conjuntos O" -elementales es un con­


junto O" -elemental. La intersección de dos conjuntos O" -elementales es
un conjunto O" -elemental.
00
En efecto, si Uk = U Akj (k = 1 , 2, 3, . . .) , las fórmulas
j=l
00 00 00 00 00
U Uk = U U Akj , U1 n U� = U U (Ali n A�j ) ,
k =l k=l j=l i=l j=l
en vista de (3. 10) , prueban las afirmaciones de (3.11).

(3. 12) Todo conjunto abierto es un conjunto O" -elemental.

.
DEMOSTRACIÓN . Si 1 = J1 X . . . Jn es un intervalo de IR n , un punto
v = ( V 1 , . . vn ) se llama vértice de 1 , si para cada Índice i , Vi es un

extremo del intervalo lineal Ji .


Es claro que la colección ]{ formada por todos los cubos de IR n cuyos
vértices son puntos con coordenadas racionales es una colección numerable.
Comenzaremos probando que para cada cubo

Q(x, ó) = ( Xl - 8, Xl + ó) X . . . X (xn - 8, Xn + 8)
existe un cubo Q ' E ]{ , tal que x E Q' e Q(x, 8) . En efecto, sea r un
número racional que verifica 8/2 < r < 8 , Y para c�da Índice i ( 1 ::; i ::; n)
4. CONJUNTOS 17 -ELEMENTALES 83

elijamos un número racional a¡ , tal que ;¡;¡ - ó /2 < a¡ < Xi . En estas


condiciones, el intervalo con extremos racionales J¡ = (a¡ , a¡ + r) verifica
X i E J¡ e ( X i - Ó, X i + ó) , de modo que el cubo Q' = h x . . . x Jn es un
miembro de K que satisface X E Q' e Q(x, ó) .
Si G es un conjunto abierto del espacio IR n , llamemos K (G) a la
colección numerable formada por todos los miembros de K que están con­
tenidos en G , y sea U la unión de todos los miembros de la colección K ( G) ,
de modo que U es (T -elemental y además, U e G .
Por otra parte, si x E G , entonces existe un número Ó > O , tal que
Q(x, ó) e G (recuérdese que toda bola contiene un cubo) y en virtud de lo
que demostramos anteriormente, existe un cubo Q' E K , tal que X E Q' e
Q(x, ó) . Por estar contenido en G , Q' es un miembro de K (G) , de donde
se sigue que el punto X pertenece a U . Luego G e U , lo cual, junto con la
inclusión opuesta que ya teníamos, nos da G = U y por lo tanto, G es un
conjunto (T -elemental.

(3.13) Si el conjunto (T
-elemental U está contenido en la unión de una
sucesión de conjuntos (T -elementales Uk (k = 1 , 2, 3, . . .) , entonces
00
m(U) � L m(Uk ).
k=l
En efecto, supongamos que
00 00

k=l j =l
donde los conjuntos elementales A¡ son disjuntos y para cada índice k , los
conjuntos elementales Bkj (j = 1 , 2, 3, . . .) son también disjuntos. En vista
de la hipótesis, para cada entero positivo s , tenemos
s 00 00 00

U A¡ e U e U Uk = U U Bkj
; =1 k=l k=lj=l
y en virtud de (3.8) ,
84 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Por consiguiente,

00 s 00
m(U) L m(A; )
= = sl!..� L m( A; ) � L m( ud·
; =1 ; =1 k =l
Para todo lo que sigue, conviene que enunciemos en general la siguiente
definición.

--'o
Definición. Diremos que una función ljJ : e IR definida sobre una
clase de conjuntos e es (J -aditiva, si para cada sucesión disjunta
(Ek) de miembros de e cuya unión E pertenezca a e , se verifica

Por ejemplo, la proposición (3.9) establece que la medida m es (J-aditiva


sobre la clase de los conjuntos elementales.

Observaciones complementarias y ejemplos.

(1) La medida de un conjunto elemental es siempre finita; en cambio hemos


observado que la medida de un conjunto (J -elemental no siempre lo es.
(2) Puesto que cada conjunto elemental es una unión finita de intervalos
disjuntos, se sigue que el conjunto U es (J -elemental si y sólo si existe
una sucesión (Id de intervalos disjuntos, cuya unión es U .
(3) Todo conjunto numerable es un conjunto (J -elemental con medida igual
a cero, pues cada conjunto unitario {x} es un intervalo degenerado,
cuyos lados son intervalos lineales reducidos a un punto único.
(4) Puesto que el conjunto vacío es un intervalo, todo conjunto elemental es
también un conjunto (J -elemental.
(5) El conjunto de Cantor P no es (J -elemental: si existiera una sucesión
de intervalos Ik cuya unión es P , entonces, puesto que P tiene interior
vacío, cada h debería ser un conjunto unitario y P resultaría nume­
rable, lo que nos es cierto. Sin embargo, por la misma construcción
del conjunto de Cantor, sabemos que existe un a sucesión de conjuntos
5. MEDIDA EXTERIOR DE LEBESGUE 85

elementales Fk cuya intersección es P . Por consiguiente, la intersección


de una sucesión de conjuntos (J' -elementales puede no ser un conjunto
(J' -elemental.
(6) Llamando U a la unión de todos los intervalos que substraemos de [0, 1]
para construir el conjunto de Cantor P , se tiene que P = [0, 1] - U .
Luego, la diferencia entre dos conjuntos (J' -elementales puede no ser otro
conjunto (J' -elemental.
(7) Si U y V son conjuntos (J' -elementales que verifican U e V , en­
tonces m(U) :::; m (V) . Esto se deduce de (3. 13) escribiendo V =
v u 0 u 0 u . . ..

,
5. Medida exterior de Lebesgue.
Para cada subconjunto E del espacio IR n definimos la medida exte­
rior de E por medio de la fórmula

met E) = inf{m(U) : U J E} ,

donde el ínfimo se toma sobre todos los conjuntos (J' -elementales U que
contienen al conjunto E .
La definición es correcta, pues al menos el espacio entero, que es un
conjunto (J' -elemental, contiene al conjunto E .
De la. definición se deduce que para cada número é > O , existe un
conjunto (J' -elemental U que contiene a. E , tal que m( U ) :::; m E (E) + é .

(3.14) La medida exterior goza de las siguientes propiedades:


(1) O :::; me CE) :::; +00, me ( 0 ) = O;
(2) la relación El e E'2 implica me (E¡) :::; me (E:J ) ;

(:J) mE CQl )Ek :::; � me(Ek ) ;

(4) si V es un conjunto (J' -elemental, entonces me ( V ) = m(V) ;


(5) si El y E'2 son dos conjuntos con medida exterior finita, denotando
por � la diferencia simétrica, se verifica
..

86 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Las dos primeras son nna consecuencia inmediata de la definición. En


cuanto a la tercera propiedad, que se conoce con el nombre de u -subadi­
tividad, sólo hace falta probarla en el caso de que la serie de la derecha
sea convergente, pues de otro modo es trivialmente verdadera. Suponiendo
esto y dado un número positivo é , para cada Índice k existe un conjunto
u -elemental Uk , tal que

Poniendo 00 00

k =l k= l
tendremos EeU y por consiguiente,
00 00 00
me(E) :::; m(U) :::; L m(Uk ) < L {me(EJ.: ) + é/2 k } = L me(Ek) + é.
k =l k =l
Puesto que é fue elegido en forma arbitraria, la propiedad (3) resulta ha­
ciendo que é tienda a cero.
Si V es u -elemental, para cualquier conjunto u -elemental U que con­
tenga a V , se verifica que m( V) :::; m(U) . Luego, m(V) :::; me (V) . Por otra
parte, uno de los conjuntos u -elementales que contienen a V es el mismo
V , de donde me(V) :::; m(V) y por lo tanto, me(V) = m(V) .
La propiedad (5) es una consecuencia de las tres primeras. En efecto
de la inclusión El e E2 u (E1LlE2 ) , deducimos que mAEd :::; me(E2 ) +
me(El LlE2) y análogamente mAE2) :::; 17lAE1 l + me(E1 LlE2 ) , lo cual de­
muestra (5).

Corolario. Si (Ed es una sucesión de conjuntos con medida exterior


finita, tal que me(EkLlE) tiende a cero cuando k tiende a infinito,
entonces la medida exterior de E es finita, y además,

En virtud de (5) , sólo hay que probar que la medida exterior de E es


finita; pero esto sigue inmediatamente de aplicar la hipótesis en la relación
'
me(E) :::; me(Ek) + me (EkLlE) .
I
l
I

I
[
6. CONJUNTOS MEDIBLES 87

La medida exterior está bien definida para cualquier subconjunto E del


espacio IR n , pero no es lT -aditiva. En realidad, ni siquiera es aditiva, pues
según probaremos más adelante, existen dos conjuntos disjuntos El y E2 ,
tales que me(El U E2 ) "# me(E¡) + me(E2) .
Para recuperar la propiedad de lT -aditividad nos veremos obligados a
restringir la medida exterior me a una clase especial de conjuntos que estu­
diaremos en la próxima sección.

6. Conjuntos medibles
Diremos que un subconjunto E del espacio IR n es medible, si para
cada número € > O , existe un conjunto lT -elemental U , tal que
EeU y me(U - E) < c.
Si E es medible, la medida exterior de E se llama simplemente la
medida de E y se donota por cualquiera de los símbolos

meE), mE o bien IEI·


De modo que para un conjunto medible cualquiera, "medida" es sinónimo de
"medida exterior" .
La notación de las barras verticales para indicar la medida de un conjunto
es muy cómoda y se usa con frecuencia.
Veamos algunos corolarios inmediatos de la definición:
( 1 ) Todo conjunto lT -elemental es medible, pues si U es lT -elemental y €
un número positivo, entonces U e U y m-e(U - U) = me(0) = o < c .
(2) Todo conjunto de medida exterior nula es medible, pues si meCE) =
O , entonces para cada € > O , existe un conjunto lT -elemental U que
contiene a E y verifica m(U) < € . Luego, me (U - E) :S m(U) < € lo ,

cual muestra que E es medible.

(3. 15) La unión de cualquier sucesión de conjuntos medibles es un conjunto


medible. La intersección de dos conjuntos medibles es medible.
Sea (Ek) una sucesión de conjuntos medibles y llamemos E a la unión
de todos los Ek . Si e es un número positivo, para cada índice k existe un
conjunto lT -elemental Uk , tal que
1""

88 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Llamando U a la unión de todos los Uk , tendremos


<Xl

E C U, U - E e U (Uk - Ed ;
k=l
por consiguiente,
<Xl <Xl

m-e( U - E) ::; L me (Uk - Ek ) < L E/2 k = E,


k=l k=l
lo cual demuestra que E es medible.
Si El Y E'2 son dos conjuntos medibles y E un número positivo, existen
dos conjuntos u -elementales UI y U'2 , tales que

Poniendo E = El n E'2 y U = th n U2 , tendremos


E C U,
de donde

lo cual, en vista de que E se eligió arbitrariamente, demuestra que la inter­


sección E es medible.

Definición. Diremos que el conjunto E es finitamente medible si


es medible y su medida m(E) es finita.
El siguiente teorema, que caracteriza a los conjuntos finitamente medi­
bIes, constituye uno de los resultados fundamentales de la teoría que estamos
desarrollando.

(3.16) Teorema. Las siguientes afirmaciones son equivalentes:


(1) El conjunto E es finitamente medible;
(2) Para cada número E > O , existe un conjunt.o elemental A , tal que
me (A.6.E) < E .

j
6. CONJUNTOS MEDIBLES 89

DEMOSTRACIÓN . Con el fin de probar que ( 1 ) implica (2), supongamos que


E es medible y meE) < ex, . Entonces, dado ¿ > O , existe un conjunto
(J' -elemental U , tal que

E C U, me (U E) < e;
-

además, de la igualdad U = E U (U - E) deducimos que la medida de U es


finita, pues

111(U) = 111 e (U) :5 meE) + me (U E) < meE) + e < oo.


-

Teniendo en cuenta que U es (J' -elemental, existe una sucesión (Id de


intervalos disjuntos, tal que

Puesto que
00
L m( h ) = m(U) < 00,
k =l
existe un entero positivo N , que verifica
00
L m( h ) < c .
k = N+ l
Ahora, si definimos los conjuntos

A. = U N
k =l
h, V = U h,
00

k = N+ l
es claro que A es elemental, V (J' -elemental, y además, U = AU V, de
donde
A - E C U-E y E- A C U - A = V
Luego, metA - E) :5 me(U - E) < é Y también
00
me CE - A) :5 m( V ) = L m( h ) < é.
k =N + l
Finalmente, tomando medidas exteriores en la relación A.6.E = (A - E) U
(E - A) , obtenemos
me (A.6.E) :5 me tA - El + me CE - A) < 2é,
, eM ·

90 III - MEDIDA DE LEBESGUE

lo cual, en vista de que E puede elegirse arbitrariamente, demuestra que (1)


implica ( 2 ) .
Supongamos ahora que l a afirmación (2) es verdadera. Entonces, dado
E > O , existe un conjunto elemental A , tal q.ue mAA�E) < E , y en virtud
de la definición de medida exterior, existe un conjunto u -elemental V , que
verifica las relaciones

A�E C V, m(V) < E .

E l conjunto u -elemental U = A U V contiene al conjunto E, pues


E e A U (E - A) e A U V = U , y su medida m(U) es finita, de donde, en
primer lugar, me (E) < oo Además,
.

u - E e ( U - A) U (A - E) e V U V = V,

de donde, m e (U - E) :::; m(V) < E . Luego, E es medible y su medida m(E)


es finita, con lo cual el teorema queda completamente demostrado.
Q.E.D.
Consideremos una sucesión (Ed de números positivos, tal que Ek -;. O
cuando k tiende a infinito. Si E es finitamente medible, entonces, en virtud
del último teorema, para cada Índice k existe un conjunto elemental A k , tal
que m€ (A k �E) < E k Esto muestra que la afirmación (2) de dicho teorema
.

es equivalente al siguiente enunciado :

( 2' ) Existe una sucesión (Ak) de c01ljuntos elementales, tal que


me ( Ak �E) tiende a cero cuando k tiende a infinito.
A su vez, este enunciado adopta una forma intuitivamente más clara si intro­
ducimos la siguiente definición:

Definición; Diremos que una sucesión (Ek ) de conjuntos con medida


exterior finita converge al conjunto E , Y escribiremos Ek -;. E , si
me(Ek �E) -;. O cuando k -;. oo .

Con la ayuda de esta definición, la afirmación ( 2' ) se puede expresar del


modo siguiente:

'
( 2" ) Existe una sucesión de conjuntos elementales (Ak ) , tal que Ak -;. E ,.

j
6. CONJUNTOS MEDIBLES 91

y e l teorema ( 3 . 1 6 ) adopta la siguiente forma que consideramos útil enunciar


explícitamente:

(3. 17) El conjunto E es jinitamente medible si sólo si existe una sucesión


y
de conjuntos elementales (Ak ) , tal que A k � E .
La utilidad de este teorema reside en el hecho de que las operaciones de
unión, intersección y diferencia son "continuas" con respecto a la noción de
convergencia que hemos introducido. Más precisamente:

(3.18) Teorema. Si Ek � E y Fk � F , entonces

DEMOSTRACIÓN . La demostración se basa en las siguientes inclusiones:


(i) ( Ek - Fk ).6.. ( E - F) e (Ek .6.. E ) u (Fk .6.. F ) ,
(ii) (Ek U Fk ).6.. ( E U F) e (Ek .6.. E ) u (Fk .6.. F ) ,
(iii) (Ek n Fk ).6.. ( E n F) e (Ek .6.. E ) u (Fk .6.. F ) ,
; 1
cuya fácil verificación dejamos a cargo del lector.
Para completar la demostración, no hay más que tomar medidas exterio­
res en cada miembro de estas relaciones, teniendo en cuenta las propiedades
de la medida exterior, establecidas en la proposición (3.14).

(3.19) Teorema. Si E y F son conjuntos medibles, entonces E - F es


medible.
DEMOSTRACIÓN . Supongamos primero que E y F son finitamente medibles.
Entonces existen dos sucesiones de conjuntos elementales (Ad y (Bd , tales
que A k � E Y Bk � F ; Y en virtud de (3.18), la sucesión de conjuntos
elementales (A k- Bk ) verifica A k - Bk � E - F . Luego, E-F es finitamente
medible y en particular, es medible.
Sean ahora E y F dos conjuntos medibles cualesquiera, y denotemos
por Q k = Q(O, k) el cubo con centro en el origen y lados de longitud igual
a 2k (k = 1 , 2 , 3 , . . .) . Puesto que el espacio IR n es la unión de todos los
cubos Q k , tendremos:
00 00
E-F= U [(E - F) n Q k] = U [(E n Qd - (F n Qk )] .
k=l
92 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Ahora bien; el cubo Q k es finitamente medible y por consiguiente, E n Q k


y F n Q k son también finitamente medibles, en virtud de (3.15). Luego,
para cada índice k , la diferencia (E n Q k ) - (F n Q k ) es medible, de donde
resulta que E - F es medible por ser la unión de una sucesión de conjuntos
medibles, nuevamente en virtud de (3. 15) .

(3.20) Corolario. El complemento de cada conjunio medible es medible.


En efecto, si E es medible, entonces eE = IR n _ E es la diferencia de
dos conjuntos medibles.
.�
1

(3.21) Teorema. La intersección de cualquier sucesión de conjunios medibles


es un conjunio medible.
La demostración resulta inmediatamente de las propiedades establecidas
y de la fórmula de complementación

Resumiendo, hemos demostrado que la unión y la intersección de cual­


quier sucesión de conjuntos medibles son conjuntos medibles, y que el com­
plemento de cada conjunto medible es medible.
Nuestro próximo paso será probar que la medida es u-aditiva sobre la
clase de los conjuntos medibles; en otras palabras, que si (Ek ) es una sucesión
de conjuntos medibles disjuntos, entonces

m(E1 U E2 U . . . ) = m(Ed + m(E2 ) + . . .

Comenzamos probando que si E y F son dos conjuntos medibles cua­


lesquiera, entonces se verifica

(3.22) m(E U F) + m(E n F) = m(E) + m(F) .

Si alguno de los conjuntos tiene medida infinita, entonces ambos miem­


bros son iguales a +00 y la relación es trivialmente cierta. Supongamos,
pues, que E y F son finitamente medibles. Entonces, existen dos sucesiones
de conjuntos elementales (A k ) y (Bd , tales que Ak � E Y Bk ->- F , de
6. CONJUNTOS MEDIBLES 93

donde se sigue que A", U B", � EUF Y Ak n B", � E nF. Ahora bien; en
virtud de (3.4 ) ,

Si en esta relación tomamos el límite de cada miembro cuando k tiende


a infinito, obtenemos la igualdad (3.22).
Q.E.D.
En particular, si E y F son dos conjuntos medibles disjuntos, entonces
meE n F) = m(0) = O , Y la fórmula (3.22) nos da la igualdad
=
meE U F ) meE) + m( F ) ( E n F = 0).

Por inducción sobre N , obtenemos fácilmente el siguiente cololario.

(3.23 ) Corolario. Si El , E'2, . . . , EN son conjuntos medibles disjuntos, en­


tonces

Llegamos ahora a uno de los resultados más importantes de la teoría de


Lebesgue:

(3.24) Teorema. Si el conjunto E es la unión de una sucesión (Ek) for­


mada por conjuntos medibles disjuntos, entonces
00
meE) L m(Ek).
=

k==l
DEMOSTRACIÓN . Puesto que para cada conjunto medible E , meE)
me (E) , en el caso que estamos considerando, tendremos

Por otra parte, teniendo en cuenta que los conjuntos medibles Ek son

CQ, )
disjuntos, para cada entero positivo N ,

� m(E.) = m E, � m(E),
94 III - MEDIDA DE LEBESGUE

de modo que haciendo que N tienda a infinito, resulta la relación

L m(Ek) ::; m(E) ,


k =l

-
y el teorema queda demostrado.
Observando la última demostración, notemos de paso que para cualquier
sucesión de conjuntos medibles (Ek) disjuntos o no -, se verifica

(3 .25 )

Esta propiedad se expresa diciendo que la medida es u -subaditiva.

(3.26) Si E es medible, F es jinitamente medible y F e E , entonces


m(E - F) = m(E) - m(F) .
La demostración resulta de aplicar el corolario (3.23) en la relación E =
F U (E - F) .

7. Sucesiones monótonas de conjuntos medibles.

Veremos en esta sección que, como consecuencia de la u -aditividad, la


medida de Lebesgue tiene ciertas propiedades de continuidad con respecto a
las sucesiones monótonas de conjuntos medibles.

(3.27) Para cualquier sucesión creciente de conjuntos medibles:

( UCO )
se cumple
m. Ek =
klim m(Ek ) .
k =l -+ co

Para demostrarlo, notemos que el conjunto E igual a la unión de todos


los Ek se puede representar como la unión de una sucesión de conjuntos
medibles disjuntos de la siguiente manera:

I
li
7. SUCESIONES MONOTONAS DE CONJUNTOS MEDIBLES 95
y análogamente

Luego

m(E) = m(E1 ) + m(E'2 - Ed + . . . + m(Ek - Ek - 1 ) + . . .


= lim { m(Ed + m(E'2 - Ed + . . . + m(Ek - Ek - 1 ) }
k _oo
= lim m(Ek ) .
k -oo

(3.28) Si El :J E'2 :J E3 :J . . . es una sucesión decreciente de conjuntos


medibles y si para algún k , m(Ek ) < 00 , entonces

Comencemos observando que el límite del miembro derecho existe y es


finito, en razón de que la sucesión m(Ed es monótona decreciente.
Sin restricción de generalidad, supongamos que m(Ed < oo . Los con­
juntos El - Ek ( k = 1 , 2, 3, . . ) forman una sucesión creciente, a la cual es
.

posible aplicar (3.27), de la manera siguiente:

m(Ed - m CQ ) (
1
Ek = m El - D1 Ek ) (Q1
= m (E1 - Ek» )
= lim m(E1 - Ek) = m(Ed - lim m(Ed ,
k �oo
k �oo

y la igualdad del enunciado se obtiene cancelando el término m(Ed y cam­


biando los signos en la nueva igualdad.

8. Conjuntos de medida nula.


Hemos señalado que si Z es un subconjunto de IR n que verifica
me (Z) = O , entonces Z es medible y podemos escribir m(Z) = O . Tales
conjuntos se llaman conjuntos de medida nula.

i�
96 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Si ( Z", ) es una sucesión de conjuntos de medida nula, llamando Z a la


unión de todos los Z"' , tendremos
00
m(Z) � L m(Z", ) = O.
"'=1
Luego, cualquier unión numerable de conjuntos de medida nula, es también
un conjunto de medida nula.
Todo conjunto numerable es un conjunto de medida nula; pero existen
conjuntos de medida nula no numerables: esto es fácil de ver si la dimensión
n es mayor que uno, pues cualquier segmento paralelo a uno de los ejes tiene

medida nula.
En el caso de la recta ( n = 1 ) , el conjunto de Cantor P tiene medida
nula, pues para cada entero positivo k , P está contenido en un conjunto
elemental F", que es la unión de 2'" intervalos cerrados disjuntos de longitud
1/3 '" , de donde se sigue que

de modo que haciendo que k tienda a infinito, resulta m(P) = O.

9. Estructura de los conjuntos medibles.


En la teoría de la medida la letra griega delta se usa para simbolizar
intersecciones numerables, así como la letra sigma se usa para referirse a
uniones numerables, en la forma que vamos a ejemplificar.
Diremos que un conjunto H es de clase Gó si existe una sucesión de
conjuntos abiertos G1, G2, G3, . . . , tal que
00

H= n G", .
"'=1
Un conjunto E se llama de clase Fu si existe una sucesión de conjuntos
cerrados (F", ) tal que

De las fórmulas de complementación resulta que el complemento de cada


conjunto de clase Gó es un conjunto de clase Fu y viceversa.
8. CONJUNTOS DE MEDIDA NULA - 9. ESTRUCTURA DE LOS . . . 97

Cada conjunto abierto es medible por ser un conjunto CT -elemental.


Luego, cada conjunto cerrado es medible por ser el complemento de un con­
junto medible. Además, de las definiciones anteriores se sigue que todos
los conjuntos de clase Gó y todos los conjuntos de clase Fu son conjuntos
medibles.
El siguiente teorema y su corolario ilustran sobre la utilidad de las clases
de conjuntos que acabamos de definir.

(3.29) Teorema. Las siguientes afirmaciones son equivalentes:


(a) el conjunto E es medible;
(b) para cada E > O , existe un conjunto abierto G , tal que

EeG y me (G - E) < E;

(e) existen un conjunto H de clase Gó y un conjunto Z de medida


nula, tales que E = H Z . -

DEMOSTRACIÓN . Supongamos que E es medible y sea E un número positivo.


Entonces existe un conjunto CT -elemental U , tal que

Eeu y me (U - E) < E.

Por ser U un conjunto CT -elemental, existe una sucesión de intervalos


disjuntos (h) , tal que
00
U= U h,
k=l
y en virtud de (3.6), para cada índice k , existe un intervalo abierto h , tal
que
heh ,

El conjunto abierto

verifica las relaciones


00

G :J U :J E , G -p e U ( h - 1k ),
k=l
98 III - MEDIDA DE LEBESGUE

de donde
00 00

m(G - U) ::; L m( h - h ) L {m( h ) - m( h )}


=

k=l k=l
k é.
00
< L é/2 =

k=l
Puesto que G - E (G - U) U (U - E) , por la aditividad de la medida,
=

tendremos

me (G - E) = m( G - E) m( G - U) + m(U - E)
=

< é + é 2é .
=

Queda demostrado que (a) implica (b) .


Supongamos ahora que la afirmación (b) es verdadera. Entonces, para
cada número natural k , existe un conjunto abierto Gk , tal que E e Gk ,
me (Gk - E) < l/k .
El conjunto de clase Gó

contiene a E , pues cada Gk contiene a E . Además, para cada k, H-E e


Gk - E . Luego,
me( H - E) ::; me (Gk - E) < l/k,

y haciendo que k tienda a infinito, resulta mAH - E) = O.


Si ahora definimos Z = H - E , es claro que E = H Z , donde H es-

de clase Gó y m(Z) = O . Hemos probado que (b) implica (c).


Finalmente, si la afirmación (c) es verdadera, entonces E es medible
por ser la diferencia entre dos conjuntos medibles, lo cual demuestra que (c)
implica (a) y el teorema queda demostrado.

(3.30) Corolario. Todo conjunto medible es la unión de un conjunto de clase


Fa con un conjunto de medida nula.
En efecto, si E es medible, también lo es su complemento. Luego,
existen un conjunto H de clase Gó y un conjunto Z de medida nula, tales

j
9. ESTRUCTURA DE LOS CONJUNTOS MEDIBLES 99
que CE = H - Z = H n CZ , de modo que E = CH U Z ; pero CH es un
conjunto de clase Fu .
Veamos otra consecuencia útil de (3.29).

(3.31) Si E es medible, entonces, para cada e > O , existen un conjunto


cerrado F y un conjunto abierto G , tales que

FCEcG m(G - F) < e .

Para demostrar esta proposición, comencemos por elegir un conjunto


abierto G , tal que G :J E , m( G - E) < e /2 . Además, puesto que el
complemento de E es también medible, existe un conjunto abierto G' , tal
que G' :J CE , m(G' - CE) < e /2 .
Llamando F al complemento de G' , tendremos F = CG' e E y
también E - F = G' - CE , de donde meE - F) = m(G' - CE) < e/2 .
Finalment.e, de la igualdad G - F = ( G - E) U (E - F) , deducimos

m(G - F) = m(G - E) + meE - F) < e,


lo cual demuestra la proposición.
Q.E.D.
Si E es medible, existen un conjunto H de clase Gó y un conjunto Z
de medida nula, tales que E = H - Z . Ahora bien; en virtud de (3.26),
me E ) = m(H) - m(Z) = m(H) . Hemos demostrado la siguiente afirmación:

(3.32 ) Todo conjunto medible está contenido en un conjunto de clase Gó con


igual medida; en particular, todo conjunto de medida nula está con­
tenido en un conjunto de clase Gó de medida nula.
Otra consecuencia sencilla de (3.29) es que la medida exterior puede
definirse por medio de los conjuntos abiertos. Más explícitamente, vamos a
probar que para cada subconjunto E de IR n , se verifica

(3.33) meCE) = inf{m(G) : G :J E} ,


donde el Ínfimo se toma sobre todos los conjuntos abiertos G que contienen
a E.
100 III - MEDIDA DE LEBESGUE

En efecto, para cada número e > O , existe un conjunto O" -elemental U,


tal que
E C U, m(U) :S m-e (E) + c.
Además, puesto que U es medible, existe un conjunto abierto G , tal que
U c G, m(G - U ) < c.

De la relación G = U U (G - U ) , deducimos

m(G) = m(U) + m(G - U) :S me (E) + 2c


y por consiguiente, inf{m( G) : G :J E} :S me (E) . Como la desigualdad
opuesta se verifica aún más fácilmente, pues E C G implica me C E) :S m(G) ,
la fórmula (3.33) queda demostrada.

10. Conjuntos borelianos.


U na clase de conjuntos � se llama una O" -álgebra, si verifica las si­
guientes condiciones
(1) 0 E � ;
(2) La unión de cualquier sucesión (Ed de miembros de I; es un miem­
bro de I; ;
(3) El complemento de cada miembro de I; es un miembro � .
Si I; es una O" -álgebra, entonces
i) IR n C0 es un miembro de I; ;
=

ii) La intersección de cualquier sucesión (Ek ) de miembros de I; es un


miembro de � .
La segunda afirmación se deduce de la fórmula de complementación

y de las propiedades (2) y (3).


10. C ONJUNTOS B ORELIANOS 101
Ejemplos de u -álgebras.

1) La clase M formada por todos los conjuntos medibles .


2) La clase T = {0, lR n } cuyos únicos miembros son el vacío y el espacio.
3) La clase P( lR n ) formada por todos los subconjuntos del espacio lR n .
4) La clase formada por todos los conjuntos E , tales que E es numerable,
o bien el complemento de E es numerable.
5) La clase formada por todos los conjuntos E , tales que meE) = O o bien
m(CE) = O .

(3.33) Si r = (:E) es una colección de u -álgebras, entonces la intersección

es una u -álgebra.
Es decir, la intersección de cualquier colección de u -álgebras es una u ­
álgebra. L a demostración es un sencillo ejercicio si se tiene presente que por
definición de intersección, E E :Eo si y sólo si E pertenece a cada miembro
de r y que además, cada miembro de r es una u -álgebra.
Si e es una clase de subconjuntos de lR n , denotemos por u(e) a la
intersección de todas las u -álgebras :E , tales que e c :E (por lo menos hay
una, ya que e c P( lR n ) ) .
En virtud d e (3.33) la clase u(e ) es una u -álgebra que posee l as siguien­
tes propiedades:
la) e c u(e) ;
2a) Si :E es una u -álgebra que verifica e c :E , entonces u(e) c :E .
Es decir, u( e) es la mínima u -álgebra que contiene a e .

u
Definición 1. La clase u( e) se llama la -álgebra generada por la
colección e .
Es inmediato que si el c e2 , entonces u( el ) c u(e2) .
En lo que sigue, denotaremos por I , E , U y g , respectivamente, a las
clases formadas por todos los intervalos de lR n , los conjuntos elementales,
los conjuntos u -elementales y los conjuntos abiertos. Claramente

ICECU y g cu (proposición (3.12)).


102 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Definición 2. La u -álgebra B = u(I) , generada por. la clase de los


intervalos, se llama la u -álgebra de Eorel. Los miembros de B se
llaman conjuntos borelianos.
Por ser la unión de una sucesión de intervalos, cada conjunto u -elemental
es un conjunto boreliano; en particular, todo conjunto abierto es boreliano.
Luego, todo conjunto cerrado es un conjunto boreliano.
Los conjuntos de clase Gó Y los de clase Fu son también conjuntos
borelianos, del mismo modo que los conjuntos de clase Góu (uniones nume­
rables de conjuntos de clase Gó ) Y los conjuntos de clase Fuó (intersecciones
numerables de conjuntos de clase Fu ) .
Otras clases de conjuntos borelianos más generales son los conjuntos de
clase Góuó , Fuóu , Góuóu , Fuóuó , etc.
La u -álgebra de Borel B se puede construir por este proceso de etapas
sucesivas; pero para ello se requiere el conocimiento de los números ordinales
y la inducción transfinita, conocimiento que no presuponemos en el lector.
Nos contentamos con señalar que la inducción finita no es suficiente para
construir la u-álgebra de Borel. En cambio, un hecho importante que está
inmediatamente a nuestro alcance el el siguiente:

(3.34) Todo conjunto boreliano es medible.

En efecto, puesto que I e A1 y la segunda clase es una u-álgebra, se


deduce que B = u(I) e M .
Q.E.D.

Aparte de los intervalos, hay otras clases de conjuntos que generan la u ­


álgebra d e Borel B . Para comprenderlo, comenzaremos probando l a siguiente
proposición

(3.35) Todo intervalo es un conjunto de clase Gó •


00

Esto es inmediato en la recta. Por ejemplo, ( a , b] = n( a, b + l/k)


k =l
es la intersección de una sucesión de intervalos abiertos, y análogamente se
procede para los otros tipos de intervalos.
Si J JI x . . . x J es un intervalo de IRn , consideremos para cada índice
Ji( k ) (k
=
n
i = 1 , 2, . . . , n , una sucesión de intervalos abierto� = 1 , 2, 3, . . .)
1 1 . INVARIANCIA BAJO TRASLACIONES 103

cuya intersección sea el intervalo Ii . Llamando J( k ) al producto cartesiano


J� k ) X x J�k ) es claro que I es la intersección de los intervalos abiertos
. . • ,

J( k ) .
Q.E.D.

En virtud de (3.35), I e G"W) y por consiguiente, B = G"(I) e 17(9) .


Por otra parte, habíamos visto que 9 e B , de donde G"W) e B ; es decir,
B = G"W) . En otras palabras: la 17 -álgebra de Borel es idéntica a la 17 -
álgebra generada por l a clase de los conjuntos abiertos.
La clase :F formada por todos los conjuntos cerrados, así como las
clases t: y U son otras clases que generan la G"-álgebra de Borel. La fácil
demostración de estos hechos queda a cargo del lector.
Cuando exista alguna posibilidad de confusión, usaremos el símbolo Bn
para designar la 17 -álgebra de Borel del espacio euclidiano n -dimensional
IR n . En particular, B1 es la G" -álgebra de Borel de la recta, que jugará un
papel muy destacado en el capítulo siguiente.

11. Invariancia bajo translaciones


Dado un vector z = (Zl , . . . , =n ) del espacio IR n , la aplicación Tz de
IR n en sí mismo, definida por

se llama la translación según el vector "'- .


La aplicación Tz , así como su inversa Tz- 1 = T_z son ambas continuas;
de modo que Tz aplica cada conjunto abierto en otro conjunto abierto.
Para cada conjunto E e IR n , escribiremos E + z en lugar de Tz (E) .
Si I es un intervalo definido por las desigualdades a¡ < Xi :::; b¡ ( i =
1 , . . . , n ) , entonces I + z es el intervalo J definido por las desigualdades
a¡ + Z¡ < X¡ :::; b¡ + Z¡ ( i = 1 , . . . , n ) . Por consiguiente, Tz aplica cada
intervalo en otro intervalo de la misma medida.
Si G es un conjunto abierto, entonces existe una sucesión de intervalos
disjuntos (h) cuya unión es G , y el conjunto abierto G + z es la unión de
los intervalos Ik + z , también disjuntos, pues la translación es una aplicación

1,
III
104 III - MEDIDA DE LEBESGUE

biyectiva. Luego,
<Xl <Xl

m( G + z) L m( h + z)
= = L m( h ) = m( G) .
k= l k= l

Vamos a probar que para cualquier conjunto E , se verifica


(3.36) me (E + z) me (E)
=

En efecto, si G es un conjunto abierto que contiene a E , entonces G + z


contiene a E + z , y por consiguiente,

me(E + z) � m(G + z) m(G) , =

y en virtud de (3 .33), me (E + z) � me (E) . Luego,

me(E) me ((E + z) + (-z)) � me (E + z),


=

de donde resulta la igualdad (3 .36) .


Q.E.D.
Si E es medible, entonces, para cada é > O , existe un conjunto abierto
G , tal que E e G y me(G - E) < é . Ahora bien; de estas relaciones se
deduce que E + z e G + z , y además,

me ((G + z) - (E + z)) = me ((G - E) + z) me (G - E) < é.


=

Luego, E + z es medible y podemos resumir todas las consideraciones prece­


dentes en el siguiente teorema.

(3.37 ) Teorema. Si E es medible, entonces el conjunto transladado E+z


es también medible y además, m(E + z) = m(E) .
El teorema (3.37) expresa una importante propiedad de la medida de
Lebesgue, que se conoce con el nombre invariancia bajo translaciones.
En general, vamos a decir que una función de conjunto </J(E) definida
para cada conjunto E de cierta clase, con valores en la recta extendida, es in­
variante bajo translaciones, si cualquier transladado E+z de un conjunto
de la clase dada es un conjunto de la misma clase y además, </J(E +z) = IjJ(E) .
Por ejemplo, la medida exterior me es invariante bajo translaciones.
12. C ONJUNTOS NO MEDIBLES ; CONJUNTO DE VITALI 105
12. Conjuntos no medibles; conjunto de Vitali.
En esta sección demostraremos la existencia de conjuntos no medibles
en el sentido de Lebesgue y juntamente con ello la imposibilidad de extender
la medida de Lebesgue a todos los subconjuntos de IR n , preservando las
propiedades fundamentales de (J' -aditividad e invariancia bajo translaciones.
Al mismo tiempo veremos que la medida exterior me no es aditiva; es decir,
que existen dos conjuntos disjuntos 5 y T , tales que m e (5 U T) < m e (5) +
me (T) .
Por razones de simplicidad nos limitaremos a trabajar en el espacio IR 1 ;
pero el lector comprenderá sin dificultad que en lo principal los enunciados
se mantienen válidos cualquiera que sea la dimensión.
Los razonamientos de esta sección estarán basados en un axioma de la
teoría de los conjuntos que se conoce con el nombre de axioma de elección
o de Zermelo:

Axioma de Zermelo. Para cualquier colección de conjuntos no


vacíos y disjuntos, existe un conjunto que contiene exactamente un
elemento de cada conjunto de la colección dada.
El siguiente teorema se debe al matemático Giuseppe Vitali.

(3.3 9 ) Teorema. Existe un conjunto V e IR que no es medible en el sentido


de Lebesgue.
DEMOSTRACIÓN . Convengamos en decir que dos elementos cualesquiera x
e y del intervalo E = (0, 1) son equivalentes si la diferencia ;¡; - y es un
número racional.
El lector verificará fácilmente que la relación así definida es, efectiva­
mente, una relación de equivalencia (reflexiva, simétrica y transitiva) entre
elementos de E .
Las clases de equivalencia ex ( x E E ) forman una partición de E , Y en
virtud del axioma de Zermelo, exite un conjunto V que contiene exactamente
un elemento de cada clase de equivalencia. Nos proponemos demostrar que el
conjunto V e E , comúnmente llamado conjunto de Vitali, no es medible
en el sentido de Lebesgue.
Si x es un elemento de E , entonces existe un único elemento v del
conjunto V , tal que x - v = r es un nú�rnero racional del intervalo ( - 1 , 1 ) .
106 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Denotando por A el conjunto de los números racionales de dicho intervalo,


cada elemento x de E admite una única representación de la forma x = v+r ,
donde v es un elemento de V y r un elemento de A , de donde se siguen
las inclusiones

(1) E C U ( V + r) C (-1, 2).


rEA

Los conjuntos V + r ( 7' E A ) son disjuntos, pues si V + r tuviera un


punto común z con el conjunto V + s , entonces existirían dos elementos v
y w del conjunto V , tales que z = v + 7' = W + s , de donde se deduce que v

es equivalente a w , y por consiguiente, v = w y r = s , pues dos elementos


de V no pueden ser equivalentes, a menos que sean idénticos.
Suponiendo que V sea medible, pongamos a = m(V) . Entonces ten­
dremos m(V + r) = m(V) = a , en virtud de (3.37), y como A es numerable,
tomando medidas en las inclusiones (1), obtenemos

1 ::; a + a + a + . . . ::; 3 .
Estas relaciones muestran que n o puede ser a = O , n i tampoco a > O .
Llegamos así a una contradicción que provino de suponer que V es medible.
Q.E.D.
En l a construcción anterior se puede substituir el intervalo (0, 1) por
cualquier conjunto de medida positiva E e (0, 1) o más generalmente, por
cualquier conjunto acotado de medida positiva. El resultado sería que todo
conjunto acotado de medida positiva contiene un conjunto no medible; y
aun la condición de acotación puede suprimirse, como se verá en uno de los
ejercicios al final del capítulo.
El siguiente corolario es una consecuencia inmediata de lo anterior.

(3.40) Corolario. No existe ninguna función de conjunto m'(S) definida


para cada conjunto S e IR , tal que m' sea -aditiva, invariante
(T

bajo translaciones, y verifique m'(J ) = m(J) para cualquier intervalo


J.
En efecto, si tal función existiera, volviendo a las inclusiones (1) Y
poniendo a = m'(V) = m ' (V + r) , obtendríamos nuevamente l a misma
contradicción.
13. MEDIDAS DE LEBESGUE-STIELJES 107
El corolario que acabamos de demostrar afirma la imposibilidad de ex­
tender la medida de Lebesgue a todos lo subconjuntos de IR , preservando
las propiedades de IJ -aditividad e invariancia bajo translaciones.

(3.41) Existen dos conjuntos disjuntos S y T , tales que

En efecto, si tales conjuntos no existieran, la medida exterior me sería


aditiva y como es IJ -subaditiva, resultaría ser IJ -aditiva en virtud de una
demostración completamente análoga a la del teorema (3.24) . Puesto que
además me es invariante bajo translaciones y para cada conjunto medible
E se cumple me (E) = m(E) , estaríamos en contradicción con el corolario
(3.40) .

13. Medidas de Lebesgue-Stieljes.


Imitando con un poco de cuidado el procedimiento que hemos usado para
definir la medida de Lebesgue, es posible introducir un concepto de medida
más general que tiene interés por sus importantes aplicaciones, particular­
mente en la teoría de las probabilidades. El cuidado se refiere a que mientras
la medida de Lebesgue de un conjunto unitario es igual a cero, no ocurrirá
aSÍ, necesariamente, con la noción que vamos a introducir.
Con esta nueva noción de medida se gana en generalidad y se conserva
la propiedad de IJ -aditividad, pero se abandona la propiedad de invariancia
bajo translaciones.
En esta sección, la palabra intervalo designa exclusivamente un con­
junto de la forma

( ai :s b; ) ;

es decir, u n producto cartesiano de n intervalos lineales que en el caso de


no ser vacíos incluyen el extremo derecho, pero no el extremo izquierdo. En
particular, un intervalo de la recta será, exclusivamente, un intervalo de la
forma ( a, b] .
La intersección de dos intervalos es un intervalo. Además, por inducción
sobre la dimensión n se demuestra que "la diferencia entre dos intervalos es

L
108 III - MEDIDA DE LEBESGUE

un conjunto elemental, es decir, una unión finita de intervalos disjuntos.


De estas propiedades se deduce igual que antes que si A y B son conjun­
tos elementales, entonces A n B , A - B Y A U B son también conjuntos
elementales.
Supongamos ahora que a cada intervalo 1 se le ha asignado un número
real no negativo fl(I) , al cual llamaremos la medida de 1 , de modo tal que
se cumplen las siguientes propiedades:
la) (aditividad.) Si el intervalo 1 es la unión de los intervalos disjuntos
I1 , !2 , · · · , IN , entonces

2a) (regularidad.) Si 1 es un intervalo, entonces, para cada f: > O , existen


dos intervalos H y J , tales que H e 1 e JO y además,

fl ( H ) > fl ( I ) - f: Y fl(J) < fl (I) + f: .


Adviértase que la adherencia de un intervalo, o bien su interior, no son
generalmente intervalos en el sentido que usamos en esta sección. En cambio,
sí lo es el conjunto vacío; además, de la aditividad y de la descomposición
o = 0 U 0 , se deduce que fl(0) = O .
Una función de conjunto fl definida sobre la clase de los intervalos y que
posea las propiedades de aditividad y regularidad, se llama una medida de
Lebesgue-Stieljes.

Ejemplo (medidas de Lebesgue-Stieljes en JR 1 ) .


Consideremos una función monótona creciente y continua por l a derecha
F: x E IR , tenemos F(x+) = F(x) .
IR -;. IR , de modo que en cada punto
Una función con estas propiedades se llama una función de distribución.
Para cada intervalo 1 = (a, b] , definamos
fl(I) = flF(I) = F(b) - F(a).

Dejaremos a cargo del lector, la fácil verificació� de que la función fl es


aditiva.

.?
13. MEDIDAS DE LEBESGUE-STIELJES 109

Por otra parte, puesto que F es continua por la derecha, dado é > O ,
existen dos números a' y b' , tales que

a < a' < b, b' > b,


F(a') < F(a) + é Y F(b') < F(b) + é,
de donde se deduce que si ponemos H = (a', b] Y J = (a, b'] , entonces
tendremos H e I e JO y además,

J1.(H) = F(b) - F(a') > F(b) - F(a) - é = J1.(I) - é,


J1.(J) = F(b') - F(a) < F(b) - F(a) - é = J1.(I) + é,
locual muestra que J1. es regular y por consiguiente, J1. es una medida de
Lebesgue�Stieljes sobre los intervalos de la recta.
Si en el ejemplo precedente se elige la función de distribución F(x) = x ,
entonces se obtiene J1.( I) = F (b) - F (a) = b - a , que es la medida de Lebesgue
del intervalo I .
Supongamos ahora que J1. es una medida de Lebesgue-Stieljes sobre los
intervalos de IR n . Si el conjunto elemental A es la unión de los intervalos
disjuntos h , h , . . . , IN , pongamos

De la definición resulta que si los conjuntos elementales Al , A:¡ , . . . , AN


son disjuntos, entonces

de donde se sigue que si A y B son dos conjuntos elementales cualesquiera,


entonces
J1.(A U B) + J1.(A n B) = J1.(A) + J1.(B);
en particular, J1.(A U B) � J1.(A) + J1. (B) . Por inducción sobre N , se demues­
tra que si Al, A:¡ , . . . , AN es una sucesión finita de conjuntos elementales,
entonces
110 III - MEDIDA DE LEBESGUE

Si el conjunto elemental A está contenido en el conjunto elemental B ,


entonces Jl(A) :S Jl(B) , pues Jl(B) = Jl(A) + Jl(B - A) .
La regularidad es esencial para probar el siguiente resultado, análogo al
teorema (3.8) : Si el intervalo 1 está contenido en la unión de una sucesión de
00
intervalos ( h ) , entonces Jl(I) :S L Jl(Id · En efecto, dado é > O , existe un
k= l
intervalo H , cuya adherencia está contenida en 1 , tal que Jl( H) > Jl(I) - é .
Además, para cada entero positivo k , existe un intervalo Jk , cuyo interior
contiene a h , tal que Jl( Jk ) < Jl( h ) + € /2k . Puesto que la adherencia de
H es un conjunto compacto contenido en la unión de los conjuntos abiertos
JZ (k = 1 , 2 , 3, . . . ) , se deduce que existe un entero positivo N , tal que
H e Jf u J!J. u . . . u J'N , de donde H e JI U h U . . u JN , Y el resto de la
.

demostración es completamente análoga a la del teorema (3.8).


De lo demostrado se deduce como en (3.9) que si el intervalo 1 es la unión
00
de los intervalos disjuntos h ( k = 1 , 2, 3, . . . ) , entonces Jl(I) = L Jl(h ) .
k=l
Diremos que un conjunto U es (T -elemental, si existe una sucesión de
intervalos disjuntos (Ik ) cuya unión es U ; y en tal caso, definimos la medida
de U por medio de la fórmula
00
Jl(U) = L Jl(h j .
k= l
Para cada subconjunto E del espacio IR n , definimos la medida exte­
rior de E como el número de la recta extendida

Jle (E) = inf{Jl(U) : U :J E} ,

y diremos que el conjunto E es Jl -medible, si para cada € > O , existe un


conjunto (T -elemental U que contiene a E , tal que Jle (U - E) < é . En el
caso de que E sea medible, escribimos Jl(E) = Jle(E) Y llamamos a este
número la medida de E .
La clase M il formada por todos los conjuntos Jl -medibles es una (T ­
álgebra que contiene a la clase de los conjuntos (T -elementales y entre estos,
a todos los conjuntos abiertos, de donde se sigue que Mil contiene a la (T ­
álgebra de Borel de IR n . Además, Jl es no negativa y (T -aditiva sobre la
clase de los conjuntos Jl -medibles; luego, también lo es sobre la (T-álgebra
de Borel.
EJERCICIOS 111
Los detalles que hemos omitido siguen exactamente los mismos pasos que
dimos para construir la medida de Lebesgue y por esta razón los dejaremos
como un excelente ejercicio de repaso a cargo del lector.
Resumiendo todo lo dicho, podemos enunciar el siguiente teorema:

(3.42) Teorema. Toda medida de Lebesgue-Stieljes ¡.t se extiende a una


función de conjunto no negativa y rr -aditiva sobre una rr -álgebra Mil
que contiene a la rr -álgebra de Borel de IR:' .
En particular, toda medida de Lebesgue-Stieljes se extiende a la rr ­
álgebra de Borel, preservando l a propiedad de ser no negativa y rr -aditiva.
También se prueba que esta extensión es única: si ¡.t' es otra función
de conjunto no negativa y rr -aditiva sobre la rr -álgebra de Borel, tal que
¡.t'(I) = ¡.t(I) para cada intervalo 1 , entonces ¡.t'(E) = ¡.t(E) para cada
conjunto boreliano E .

EJ ERCICIOS

1. Mostrar que cualquier conjunto con medida exterior positiva contiene un


conjunto acotado con medida exterior positiva.
2. Probar que si me (E) > O Y O < a < 1 , entonces existe un intervalo
1 , tal que me ( E n 1) > am(I) . Sugerencia: suponiendo primero que
O < me(E) < 00 , considerar un conjunto rr -elemental U = Ur'= l h ,
tal que U =:J E Y m(U) < a-1me (E) ; entonces al menos uno de los
intervalos h debe satisfacer la desigualdad del enunciado.
3. Probar que si E es un subconjunto medible de la recta que verifica
m(E) > O , entonces el conjunto D(E) formado por todas las diferen­
cias entre elementos de E incluye un entorno del origen. Sugerencia:
considere un intervalo 1 = ( a , b) , tal que m(E n 1) > (3/4)m(I) y sea
Ó = ( 1/4)m(I) . Si I x l < Ó , el conjunto F = E n 1 y su transladado
F + x tienen al menos un punto en común, en vista de que ambos están
incluidos en ( a - Ó, b + ó) .
4. El disco cerrado x 2 + y2 ::; 1 no es un conjunto rr -elemental en el plano
2
IR •

L
1
,

112 III - MEDIDA DE LEBESGUE

5. La intersección de una sucesión de conjuntos u -elementales y la difer­


encia entre dos conjuntos u -elementales pueden no ser u - elementales.
Sugerencia: considere el conjunto ternario de Cantor.
6. (Condición de Caratheodory) . Decimos que un conjunto E e IR n
satisface la condición de Caratheodory si para cualquier conjunto
S e IR n ,
me (S n E) + me (S - E) = me (S).

(a) Probar que todo conjunto medible E satisface la condición de Cara­


theodory. Sugerencia: es suficiente probar que para cualquier conjunto
S se cumple me eS n E) + me (S - E) ::; me (S) , en vista de que la
desigualdad opuesta se cumple en cualquier circunstancia, por la suba­
ditividad de la medida exterior.
(b) Probar que si El y E'2 satisfacen la condición de Caratheodory,
entonces la intersección de ambos conjuntos también la satisface. Su­
gerencia: el conjunto S - El n E'2 es la unión de los conjuntos disjuntos
S n El - E'2 , (S - Ed n E'2 y (S - El ) - E'2 .
(c) Probar que si E satisface la condición de Caratheodory, entonces E
es medible. Sugerencia: en virtud de ( a) y (b) se puede suponer que E
es acotado.
La moraleja del problema es que los conjuntos Illedibles son exac­
taIllente los que satisfacen la condición de Caratheodory.
7. Para cualquier conjunto E e IR n , existe un conjunto H de clase Gb ,
tal que E e H y me (E) = m(H) .
8. Si el conjunto E es la unión de una sucesión creciente de conjuntos
El e E'2 e E3 e . . . , entonces

me(E) = lim me (Ek ) .


k --oo

Sugerencia: para cada k elíjase un conjunto Hk de clase Gb , tal que


Ek e Hk , m(Hd = me(Ek ) ; los conjuntos de clase Gb

(k = 1, 2, 3, ... )

forman una sucesión creciente que verifica Ek e D k , m(Dd = me (Ed


y el conjunto E está incluido en la unión de los Dk , de donde se sigue
que 1Tle (E) ::; limk_oo me (Ek l . La desigualdad opuesta es inmediata.
EJERCICIOS 1 13

9. Probar que para cualquier conjunto E e IR n existe un conjunto H


de clase G6 , tal que E e H y para cualquier conjunto medible �M se
cumple
me (E n M) = m(H n M)

Sugerencia: suponiendo primero que metE) < 00 , considérese un con­


junto H de clase G6 como en le problema 7. El conjunto M satisface
la condición de Caratheodory con respecto a E .
10. Probar que si El yE2 son conjuntos medibles disjuntos, entonces para
cualquier conjunto S e IR n se cumple

Generalizar a cualquier sucesión (Ek ) de conjuntos medibles disjuntos.


1 1 . Probar la equivalencia de las afirmaciones siguientes:
(a) el conjunto E es medible;
(b) para cada E > O existe un conjunto cerrado F tal que F e E ,
me (E - F) < E ;
(c) E = H U Z , donde H es de clase Fa Y Z de medida nula.
12. Mostrar que existe un conjunto H incluido en el intervalo unitario [0,1] ,
de clase Fa , de medida uno, formado exclusivamente por puntos irra­
cionales. Mostrar que H es unión numerable de conjuntos cerrados con
interior vacío.
13. Sea ( Ek) una sucesión de conjuntos medibles. Probar que
(a) m(lim inf Ek ) :S lim inf m(Ed ;
(b) si para algún j , m(U k �j Ek ) < 00 , entonces lim sup m(Ek ) :S
m(lim sup Ek ) ;
( e) si la sucesión ( Ed tiende a un límite y todos los Ek son subcon­
juntos de un conjunto fijo A de medida finita, entonces m(lim Ek) =
lim m(Ek ) .
Exhibir una sucesión de conjuntos Ek en el intervalo unitario [0, 1] , tal
que m( lim inf Ek) < lim inf m(Ek ) < lim sup m(Ed < m(lim sup Ek ) .
Todas las desigualdades estrictas.
14. Probar que para cualquier conjunto medible E vale la fórmula

m(E) = sup{m'( K ) : K e E } ,

L
I
I

1 14 III - MEDIDA DE LEBESGUE

donde el supremo se toma sobre todos los conjuntos compactos f{ 1l1-

cluidos en E .
15. ¿Cómo son los subconjuntos medibles del conjunto de Vitali ?
16. Mostrar que existen 2c conjuntos medibles, donde e denota la potencia
del continuo. Sugerencia: considere todos los subconjuntos de un con­
junto de medida nula con la potencia del continuo. Muestre que la clase
de los conjuntos no medibles también tiene cardinal 2C •
17. Exhibir una sucesión decreciente de conjuntos acotados El J E2 J Es J
. . . , cuya intersección sea vacía y que sin embargo verifique

lim
"'- 00
7ne(E",) > O.
Sugerencia: denotando por V el conjunto de Vitali en el intervalo (0, 1) ,
considere la sucesión E", = Uj �'" Vi , donde Vi = V + l/j .
18. Probar que si A y B son subconjuntos borelianos de la recta, entonces
A x B es un conjunto boreliano en el plano IR 2 .
19 . Probar que cualquier conjunto con medida positiva tiene la potencia del
continuo.

Nota: Para indicar que los conjuntos E", ( k = 1 , 2 , 3, ... ) forman una
sucesión creciente cuya unión es E (límite de la sucesión) , se usa la no­
tación Ek / E . Con esta notación, el problema 8 del presente capítulo se
enuncia brevemente así :

si E", / E, entonces mAEJ.;) / 7ne(E ).


Análogamente, l a notación E", \. E se usa para indicar que ( E", ) es una
sucesión decreciente cuya intersección es E = lim Ek .

j
C APITULO IV

FUNCIONES MEDIBLE S

1. El concepto de función medible.

En este capítulo vamos a considerar funciones f definidas sobre el es­


pacio IR 11 , con valores en la recta extendida IR , de modo que -00 y +00
son posibles valores de f .
Para cada número real a , indicaremos por {f > a } (léase: "el conjunto
donde f es mayor que a " ) al conjunto formado por todos los puntos del
espacio donde el valor de f es mayor que a . Es decir,

{f > a } = {x E IR " : f(x) > a} = ¡- l ((a , oo]) .

Análogamente se definen los conjuntos

(1) {f � a } , { f < a } , {f � a } ,

que corresponden, respectivamente, a las desigualdades f (x ) � a , f (x ) < a


y f( x) � a . El símbolo {f = a } indica el conjunto formado por todos los
puntos donde f toma el valor a .
Diremos que f es una función medible si para cada número real a ,
el conjunto donde f es mayor que a es un subconjunto medible del espacio
'
IR 11 ; es decir, si para cada número real a , se verifica

115
116 IV - FUNCIONES MEDIBLES

Si ¡ es medible, entonces los tres conjuntos (1) son medibles cualquiera


que sea el número a , en virtud de las fórmulas
00
U � a} = n U > a - 1jk},
k=l

Para que ¡ sea medible es suficiente que cualquiera de los conjuntos (1)
sea medible para todo número a , en virtud de una consideración análoga que
dejaremos a cargo del lector.
Si ¡ es medible y J = (a, b] un intervalo de la recta, entonces ¡-1 (J) =
{¡ > a} n U � b} es medible por ser la intersección de dos conjuntos
medibles. En general, si ¡ es medible y J un intervalo cualquiera de IR ,
entonces ¡- 1 (J) es un subconjunto medible de IR " .
Puesto que IR es la unión de una sucesión de intervalos (h) , se sigue
que si ¡ es medible, entonces también lo es ¡-1 ( IR ) , por ser la unión de la
sucesión de conjuntos medibles ' ¡- 1 (h) . El siguiente teorema amplía estas
consideraciones:

(4.1) Teorema. Si ¡ es medible, entonces para cada conjunto boreliano


H e IR , el conjunto ¡-1 (H) es medible.

Para demostrarlo, observemos que la clase de conjuntos

s = {S : S e IR , r 1 (S) es medible }
es una (T -álgebra de subconjuntos de IR , en virtud de las fórmulas

Puesto que según vimos anteriormente, S contiene a la clase Zl formada


por todos los intervalos de la recta, se sigue que la (T -álgebra de Borel 81 =
(T(Zl ) está contenida en S .
Q.E.D.
Los conjuntos de la forma H U A , donde H es un subconjunto boreliano
de IR y A un subconjunto del conjunto de dos elementos {-oo , + oo} =
'
IR - IR , se llaman conjuntos borelianos de la recta extendida.

]
11

1 . EL CONCEPTO DE FUNCION MEDIBLE 1 17

(4.2) La función f : IR n -;- IR es medible si y sólo si para cada conjunto


boreliano M de la recta extendida. el conjunto f- 1 (M) es medible.
En efecto, si f es medible, los conjuntos

U n U > k}, n U < -k}


00 00
= + oo } = { f = -oo} =
k= l k=l
son ambos medibles y por consiguiente, si M = H U A es un conjunto
boreliano de la recta extendida, el conjunto f- 1 (M) = f- 1 (H) U ¡- l (A) es
medible.
Recíprocamente, si para todo conjunto boreliano !vI de la recta exten­
dida, ¡- l (M ) es un conjunto medible, tomando M = (a, -00] se deduce
que { f > a} es medible para cualquier número real a , lo cual prueba que ¡
es medible.
La condición expresada en la última proposición puede tomarse como
definición del concepto de función medible. Si se procede en esa forma, el
requerimiento de que {¡ > a} sea medible para cada número real a se
convierte en un criterio de medibilidad.
Más generalmente, si :B es una u -álgebra de subconjuntos de IR n ,
diremos que la función ¡ : IR n � IR es medible con respecto a :B , si
para cada número real a , se verifica {¡ > a} E :B .
Imitando paso a paso las etapas anteriores, el lector no tendrá dificultad
en probar por sí mismo la siguiente proposición:

(4.3) La función f : IR n � IR es medible con respecto a :B si y sólo si


para cada conjunto boreliano 111 de la recta extendida, ¡- l (lvI) es un
miembro de :B .
Las funciones medibles con respecto a la u -álgebra M formada por
los conjuntos medibles del espacio IR n son las que llamamos funciones
,

medibles, a secas.
Las funciones medibles con respecto a la u-álgebra de Borel E = En se
llaman funciones medibles Borel, o bien funciones borelianas.
Puesto que E e M , concluimos que toda función boreliana es medible.
Si f es semicontinua inferiormente, { f > a} es un conjunto abierto y
por consiguiente boreliano. Luego, toda' función semi continua inferiormente
118 IV - FUNCIONES MEDIBLES

es una función boreliana. Análogamente se prueba que toda función semi­


continua superiormente es boreliana. En particular, toda función continua es
una función boreliana.
En lo que resta de esta sección nos proponemos analizar la siguiente
cuestión: supongamos que f : IR n -;. IR es medible y que 9 : IR -;. IR es
una función de la recta extendida en sí misma. ¿Bajo qué hipótesis podremos
afirmar que la función compuesta h = 9 o f es medible ?
Para responder a esta pregunta comenzaremos introduciendo la siguiente
definición: diremos que una función 9 de IR en sí mismo es una función
boreliana si para cada conjunto boreliano k! de la recta extendida, la ima­
gen inversa g- l (M) es un conjunto de la misma clase.
Para que uria función 9 de IR en sí mismo sea una función boreliana,
es suficiente que la restricción go de 9 a IR , definida por go (x) = g(x) para
cada número real x , sea una función medible con respecto a la O" -álgebra de
Borel de la recta. Esto sigue inmediatamente de la fórmula

Como veremos en los ejemplos, esta observación provee un criterio de fácil


aplicación.

(4.4) Si f : IR n-;. IR es medible con respecto a � y 9 : IR -;. IR es uil.a


función boreliana, entonces la función compuesta h = 9 o f es medible
con respecto a � .
La demostración resulta inmediatamente de la fórmula h- 1 (M)
f- 1 (g- 1 (M)) Y de la proposición (4.3).

Ejemplos.

Si f es medible con respecto a E , también lo son las funciones I f l , P


(cuadrado de f ) , e , I f l P ( p un número real positivo) , lag I f l , etc.
l

{
Con respecto al último ejemplo, aclaremos que por log I t l entendemos
la función 9 de IR en sí mismo, definida de la siguiente manera:
lag It l si t E IR Y t "# O,
g(t) = -00 si t = O,
+00 si t = +00 o t = - oo .

j
2 . OPERACIONES ALGEBRAICAS 119

Esta función es boreliana, pues su restricción a IR es semicontinua en ambos


sentidos, como se ve enseguida analizando lo que ocurre en el origen.

Observaciones cOlllplelllentarias.

1) Si f es una función constante, para cada subconjunto M de IR la


imagen inversa f- 1 (M) es o bien vacía, o bien igual a IR n . Por con­
siguiente, toda función constante es medible con respecto a cualquier
u-álgebra � , pues IR n y 0 son miembros de � .
2) Si f es medible con respecto a � y e es un número real, el conjunto
{f = e} = f- 1 ( { e}) es un miembro de � , pues el conjunto unitario {e}
es un conjunto cerrado y por consiguiente, boreliano.
3) Si f y g son medibles con respecto a � , entonces el conjunto {f < g}
formado por todos los puntos x tales que f( x) < g ( x) es un miembro de
� , pues si Q es el conjunto de los números racionales, podemos probar
muy fácilmente que

{f < g} = U C{f < 1'} n {g > r}).


rEQ

En efecto, si f(x) < g(x) , entonces existe un número racional 1' , tal que
f(x) < r y g (x) > r .

2. Operaciones algebraicas.
En esta sección demostraremos que al realizar operaciones algebraicas
(suma, producto y cociente) entre funciones medibles con respecto a una
u -álgebra � , resultan siempre funciones medibles con respecto a la misma
u -álgebra. Sin embargo, las demostraciones se harán suponiendo que las
funciones consideradas son fin itas, y se completarán al final de la siguiente
sección (recordemos que una función se llama finita cuando todos sus valores
son elementos de IR ).

(4.5) Si f y g son funciones medibles con respecto a � y e es una constante


real, entonces f + g , cf y fg son medibles con respecto a � .
120 IV - FUNCIONES MEDIBLES

DEMOSTRACIÓN. Denotando por Q el conjunto de los números racionales,


se tiene
{f + g > a} = U ({f > 1'} n {g > a - 1'} ) .
rEQ

En efecto, si en un punto x se verifica f( x) + g( x) > a , entonces f( x) >


a - g(x) y existe un número racional 1' , tal que f(x) > l' > a - g(x) ; es
decir, f( x) > l' Y g( x) > a - 1' . Recíprocamente, si para algún 1' , f( x) > l'
Y g(x) > a - 1' , entonces f(x) + g(x) > a . Puesto que f y g son medibles

con respecto a :E , para cualquier número racional 1' , {f > 1'} y {g > a - 1'}
son miembros de :E , de donde se infiere que también lo es {f + g > a} , pues
Q es numerable.
Si c > O , { cf > a} = {f > ac- 1 } ; si c < O , { cf > a} = {f < ac- 1 } y
finalmente, cf = O si c = O . Luego, cf es medible con respecto a :E .
Finalmente, la fórmula

1 " "
fg = ¡ { U + g) - - (f - g) - } ,

en vista de que el cuadrado de cada función medible con respecto a :E es


medible con respecto a la misma u -álgebra, prueba que fg es medible con
respecto a :E .
Para estudiar el cociente entre funciones medibles, denotemos por 1/ f
la función que toma el valor 1/ f(x ) si f(x) "# O Y el valor cero si f(x) = O .
Además, si para cada número real a , ponemos

Ea = ({f > O} n {af < 1 } ) U ({f < O} n {af > 1}),

{
se verifica fácilmente que

Ea si a � O ,
{l/f > a} =
Ea U {f = O} si a < O ,

lo cual muestra que si f es medible con respecto a :E , entonces también lo


es l/f .

(4.6) Si f y g son medibles con respecto a :E , entonces también lo es el


cociente f/g = f x (l/g) .

j
3. SUCESIONES DE FUNCIONES MEDIBLES 121
3. Sucesiones de funciones medibles.

En esta sección veremos que la clase formada por todas las funciones
medibles con respecto a una (J -álgebra � es cerrada bajo límites puntuales.
El paso previo es la siguiente proposición:

(4.7) Si (fk ) es una sucesión de funciones medibles con respecto a � , en­


tonces las funciones

g(x) = inf !J., (x) , h(x) = sup fdx)


k k

son también medibles con respecto a � .


La demostración se deduce de las fórmulas
00 00

{h > a} = U {h > a}, {g < a} = U {fk < a},


k =! k =!

y del hecho de que para cada Índice k , {h > a} y {fk < a} son miembros
de � .

(4.8) Si ( h ) es una sucesión de funciones medibles con respecto a � , en­


tonces las funciones

g(x) = lim inffdx) y h(x) = lim sup fdx)


k -oo k -oo

son también medibles con respecto a � .


La demostración resulta de aplicar (4.7) en las relaciones

g(x) = sup inf. h (x), h(x) = i�fsup h(x).


j k ?J J k ?j

En particular, si la sucesión (fk ) converge puntualmente a una función


f , es decir, si en cada punto x de IR n se verifica

f(x) lim f ( ) ,
k _oo k X
=

entonces f es medible con respecto a � :


122 IV - FUNCIONES MEDIBLES

Las funciones 9 y h de la proposición (4.8) suelen designarse en la forma


abreviada
9 = lim inf fk , h = lim sup fk .
k -+oo k� oo
Análogamente, si (fk) converge puntualmente al límite f , escribimos f=
lim fk .
k ..... 00
Completemos ahora la demostración de (4.5) que se había realizado bajo
la hipótesis adicional de que f y 9 sólo tomaban valores finitos. Para li­
brarnos de esa restricción, consideremos la sucesión de funciones · ( 'Pk ) de IR

{:
en sí mismo, definidas por

si It l -:5: k
'Pk (t ) = si t > k
-k si t < -k.

Cada una de ellas es una función boreliana, pues la restricción de 'Pk a IR


es continua. Además, para cada t E IR , 'Pk � t cuando k � oo . Por
consiguiente, las funciones

fk = 'P o f y gk = 'Pk o 9
son medibles con respecto a :B , finitas, y convergen puntualmente a f y a
g , respectivamente, cuando k tiende a infin ito. Luego las funciones

son medibles en virtud de (4.8).

4. Funciones simples.

La función característica X E de un subconjunto E de IR n se define


por medio de la fórmula

XE (X) = {� si EE
x

si x f!. E.

Es fácil demostrar que X E es medible con respecto a :B Si Y sólo si


E E :B .

j
4. FUNCIONES SIMPLES 123
Una función medible y finita rp : IR " � IR se llama una función
simple si el conjunto de todos sus valores es finito; es decir, si rp es medible
y la imagen rp ( IR " ) es un subconjunto finito de IR .
De la definición se sigue que si rp y 'ljJ son funciones simples y c un
número real, entonces rp + 'ljJ , crp y rp'lj' son también funciones simples.
La función característica de un conjunto medible es el ejemplo más sen­
cillo de lo que entendemos por una función simple.
Si {ll' 1 , " " ll'N} es el conjunto formado por los distintos valores que
toma la función simple rp , los conjuntos

Ei = { rp = ll'i } = rp- 1 ({ll'i }) ( 1 5, i 5, N)


son medibles y forman una partición de IR " . Además, se compueba fácil­
mente que
N
rp = L ll'i XE¡ .
i=l
Luego, toda función : simple es una combinación lineal de funciones carac­
terísticas de conjuntos medibles y recíprocamente, toda función de esta forma
es una función simple.
Por ejemplo, la función característica de los números racionales (función
de Dirichlet) es una función simple sobre IR .
La notación f 5, g se usará para indicar que en cada punto x de IR "
se verifica f( x) 5, g( x) . En particular, las funciones f que verifican f � O
se llaman no negativas.
Las funciones simples desempeñan un papel muy importante en la teoría
de la integración que desarrollaremos en el próximo capítulo, en virtud del
siguiente teorema.

(4.9) Teorema. Si f : IR " � IR es una función medible no negativa,


entonces existe una sucesión (rpk ) de funciones simples no negativas,
tal que
f(x)
�oo rpk(X)
= klim
en cada punto x de IR " .

En otras palabras, toda función medible no negativa es el lírnite puntual


de una sucesión creciente de funciones si'mples no negativas.
124 IV - FUNCIONES MEDIBLE S

DEMOSTRACIÓN . Para cada entero positivo k , dividamos el intervalo [O, k)


en k2 k intervalos diádicos disjuntos:

[ i-1 i
Y ' 2k
) (i = 1, 2, . . . , k2 k )

gk (t) =
{
y definamos la función gk de IR en sí mismo por medio de la fórmula

(i - 1)/2 k
k
si O � t < k,
si t > k
(i - 1)/2 k � t < i/2 k

O si t < O.

Las funciones g k son borelianas, no negativas, y verifican

k ..... 00
O � g l � g'2 � g3 � . . . , lim gdt) = t (O � t � +(0) .

La relación gk (t) � gk + 1 ( t) es obvia si t es negativo; y si t 2': O se


realiza distinguiendo tres casos:
1 Q ) O�t< k. Entonces gk (t ) = (i - 1 )/2 k , donde

(i - 1)/2 k � t < i/2 k o sea, (2i - 2)/2 k + 1 � t < 2i/2 k + 1 ,

y para determinar el valor g k + 1 (t) hay que considerar dos casos:

(2i - 1)/2k + 1 � t .

En el primero, gk + 1 (t) (2i - 2)/2 k + 1 = (i - 1)/2 k = g¡.,(t) ; en el segundo


=

gk + 1 (t) = (2i - 1)/2 k +1 > (2i - 2)/2 k + 1 = g¡.,(t) .


2 ) k � t < k + 1 . En este caso, g¡.,(t) = k y ,gk + 1 (t) = (j - 1)/2 k +1 ,
Q

donde

pero entonces, j > t2 k + 1 , de donde j - 1 2': k2 k + 1 y por consiguiente,


gk+ 1 (t) 2': k = gk (t) .
3 Q ) t 2': k + 1 . Entonces, gk + 1 (t) = k + 1 > k = gk (t) .
Por último, si O � t < +00 , entonces O � t < k para todo k suficiente­
mente grande y por lo tanto, gk (t) = (i - 1) /2k , donde (i - 1) /2 k � t < i/2 k ,
de donde O � t - gk (t) < 1/2 k para todo k suficientemente grande. Puesto
que g k ( +(0) = k para todo k , se sigue que g¡.,( + oo) --;. +00 cuando k

j
5. PARTES POSITIVA Y NEGATIVA 125
tiende a infinito y nuestras afirmaciones acerca de la sucesión (gk ) quedan
completamente demostradas.
Teniendo en cuenta que gk toma exactamente k2k + 1 valores distintos,
resulta que si f : IR n -;. IR es medible y no negativa, las funciones

<(Jk = gk o f (k = 1 , 2, 3, . . .)

son simples y verifican las afirmaciones del teorema.


Q.E.D.

Observaciones.

1) Si f es medible con respecto a una u -álgebra I: e M , las funciones


<{Jk del teorema percedente son también medibles con respecto a I: . En
particular, si f es medible con respecto a la u-álgebra de Borel, también
lo son las funciones de la sucesión (<(Jk ) .
2) Multiplicando cada función <(Jk por la función característica de la bola
B ( O , k) resulta una nueva sucesión de funciones simples ('lPk) que verifica
todas las afirmaciones del teorema (4.9) Y además, cada "pk es nula fuera
del conjunto acotado B(O, k) .
3 ) Revisando la última parte de la demostración precedente, se ve que la
sucesión gk (t) converge a la función t uniformemente sobre cada inter­
valo finito ° � t � J,1 , de donde se sigue que si la función no negativa
f es acotada, entonces <(Jk converge a f uniformemente.

5. Partes positiva y negativa.

Si f es una función medible con respecto a I: , también lo son las fun­


ciones no negativas

f + = sup(O, f) y r = sup(O, f)
-

llamadas, respectivamente, la parte positiva y la parte negativa de f .


La primera toma en cada punto x el máximo entre los dos valores cero y
f(x ) ; la segunda, el máximo entre los valores cero y f(x ) . -
126 IV - FUNCIONES MEDIBLES

El hecho de que f+ y f- sean medibles con respecto a :E puede verse


como un caso particular de (4.7).
Analizando por separado cada una de las dos alternativas f( x) 2:: O ,
f( x) < O , se verifica fácilmente que en cada punto x , f( x) = f+ (x) - f- (x)
y If(x ) 1 = f+ (x) + f- (x) ; es decir,

f = f+ - ¡- , I f l = f+ + ¡ - .

Entre todas las descomposiciones de f como diferencia de dos funciones


no negativas, la descomposición que hemos analizado se distingue por la
siguiente propiedad de minimalidad:

(4.10) Si h y h son dos funciones no negativas, tales que f = h - h ,


enton ces f+ :s; h y f- :s; h .
En efecto, f :S; h y f 2:: -h , de donde f+ = sup ( O , f) :s; sup(O, h ) =
h y además f- = sup(O, -f) :s; sup(O, h ) = h ·
Si f es medible, aplicando el teorema (4.9) a las funciones f+ y f- ,
concluimos que existen dos sucesiones crecientes (<pk ) y ( 'l/Jd de funciones
simples no negativas que convergen puntualmente a f+ y a f- , respectiva­
mente. Luego, la sucesión de funciones simples (<pk - 'lj'k ) converge puntual­
mente a f y además, l <pk - 'lj'k l :s; <P k + 'l/Jk :s; f+ + f- = I f l ·

6. Propiedades verdaderas en casi todo punto.

La (J' -álgebra M formada por todos los conjuntos medibles del espa­
cIO IR n posee la siguiente propiedad, cuyas consecuencias nos proponemos
analizar en esta sección: si m(E) = O , entonces todo subconjunto de E es
un miembro de M . Recordemos que para una función f , "medible" significa
medible con respecto a M .
Si todos los puntos x del espacio IR n con la posible excepción de un
conjunto de medida nula poseen una cierta propiedad P( x) , entonces diremos
que P es verdadera en casi todo punto, o bien que P(x) es verdadera para
casi todo x .
Por ejemplo, si f y g son dos funciones definidas sobre el espacio IR n
y si el conjunto de todos los puntos x tales que f(x) =F g( x) tiene medida
6. PROPIEDADES VERDADERAS EN CASI TODO PUNTO 127
nula, entonces decimos que f = g en casi todo punto, o bien que f ( x) = g(x)
para casi todo x .

(4.1 1) Si la función h es igual a cero en casi todo punto, entonces h es


medible.
Por hipótesis, el conjunto Z = {x : h(x) ::f. a } es de medida nula. Si
a � a , el conjunto {h > a } es de medida nula por estar contenido en Z ; si

a < a , entonces {h > a } es el complemento del conjunto {h ::; a } , el cual

es medible por estar contenido en Z .


Q.E.D.

(4. 12 ) Corolario. Si f es una función medible y g = f es casi todo punto,


entonces g es medible.
Para demostrarlo, pongamos Z = {:r : g(x) ::f. f ( x) } , de modo que por
la hipótesis, Z es un conjunto de medida nula. La identidad

g = fxcz + g X Z ,
en la que el segundo término del miembro derecho es medible por ser igual
a cero en casi todo punto, muestra que g es medible por ser la suma de dos
funciones medibles.
De acuerdo con la definición dada al comienzo, diremos que una sucesión
de funciones ( !k ) converge en casi todo punto a la función f , si la
relación
f(x) = lim fk (X)
k - ce

se verifica en todos los puntos x del espacio IR n , con la posible excepción


de un conjunto de medida nula.

(4.13) Si la sucesión de funciones medibles (fk ) converge en casi todo punto


a la función f , entonces f es medible.
En efecto, la función g(x) = lim inff¡.. (x) es medible, en virtud de (4.9).
k -co
Además f = g en casi todo punto.
En la teoría de Lebesgue es conveniente identificar dos funciones f y g
cuyos valores coincidan en casi todo punto. Para comprender esta identifi­
cación, notemos que la relación " f = g e'n casi todo punto" es una relación de
128 IV - FUNCIONES MEDIBLES

equivalencia (reflexiva, simétrica y transitiva). Además si ir es equivalente


a h y g l es equivalente a g'2 , entonces ir + g l es equivalente a h + g'2 Y
ir g 1 es equivalente a hg'2 '
Si f = 9 en casi todo punto, decimos que f es esencialmente igual a
g.

7. Convergencia en medida.

Denotaremos por E un subconjunto medible del espacio IR n . Si f es


una función definida sobre este espacio y 8 un número positivo, escribiremos
E( l f l � 8) para denotar el conjunto de todos los puntos x de E , tales que
I f( x ) 1 � 8 .
Más generalmente, si para cada punto x del espacio IR n , tenemos una
proposición, enunciado o afirmación P(x) que puede ser tildada de verdadera
o falsa, escribiremos E( P) para denotar el conjunto E n {x : P( x)} .
Vamos a decir que la sucesión de funciones medibles (Jk ) converge en
medida a la función medible f sobre el conjunto E , si para cada número
positivo 8 , la medida del conjunto EC I Ik - f l � 8) tiende a cero cuando k
tiende a infinito.
Para afirmar que ( Ik ) converge en medida a f sobre E , escribiremos
Ik m. f.
U na misma sucesión (Jk ) no puede converger en medida a dos funciones
f y 9 esencialmente diferentes dentro de E ; pues si Ik m f y Ik m. g ,
tomando medidas en la inclusión

E( l f - gl � 8 ) e E( 1 1k - f l :S 8/2) U E( l fk - g l � 8/2)
y haciendo k --;. 00 , resulta mE( l f - gl � 8) = O para cada 8 > O . Puesto
que
00
E(J #- g ) = U E( l f - gl � l / k),
k= l
se sigue que mE(f #- g ) = O ; es decir, f = 9 en casi todo punto de E .

(4.14) Si la medida de E es finita y si la sucesión de funciones medibles (Jd


converge a la función f en casi todo punto d� E , entonces Ik m, f .
7. CONVERGENCIA EN MEDIDA 129
Si Z es el conjunto de los puntos de E donde ik no converge a J ,
entonces por hipótesis, mZ = O . Luego, dado 8 > O , los conjuntos
00
Bj = U E ( l ik - J I � 8) (j = 1, 2, 3, . . .)
k=j

forman una sucesión decreciente de conjuntos de medida finita cuya inter­


sección es de medida nula por estar contenida en Z . Por lo tanto, la medida
de Bj tiende a cero cuando j tiende a infinito, y como para todo k � j ,
E( I Jk - JI � 8) e Bj , se sigue que

k � oo mE(IJk - J I
lim � 8) = O ,

lo cual significa que ik m J.


Q.E.D.
Por otro lado, es relativamente fácil dar ejemplo de una sucesión de
funciones que converge en medida sobre un intervalo finito de la recta pero
que, sin embargo, no converge ni siquiera en un solo punto de dicho intervalo.
A tal efecto, dividamos el intervalo [0, 1] primero en dos, luego en cuatro,
después en ocho, y así siguiendo, intervalos de igual longitud y consideremos
la sucesión de intervalos diádicos:

[0, 1/2), [1/2, 1] , [0, 1/4) , [1/4, 1/2), [1/2, 3/4) ,


[3/4, 1] , [0, 1/8), [1/8, 1/4),

Denotando por ik la función característica del k -ésimo intervalo de esta


sucesión, una sencilla inspección a los gráficos de estas funciones muestra que
ik � O sobre [O, 1] . Sin embargo Jk ( x ) no converge en ningún punto x de
dicho intervalo.
Por consiguiente, si m(E) < 00 , la noción de convergencia en medida
sobre E es más amplia (menos restrictiva) que la noción de convergencia en
casi todo punto de E .
Diremos que una sucesión de funciones medibles ( ik ) es fundamental
en medida sobre el conjunto E , si para cada 8 > O , la medida del conjunto

l
130 IV - FUNCIONES MEDIBLES

tiende a cero cuando k y j tienden a infinito; es decir, si para cada 8 > O Y

cada e > O , existe un número natural N , tal que

mE( l fk - /j I � 8 ) < e,

a condición de elegir ambos números k y j no menores que N .

(4. 15) Teorema. Si la sucesión de funciones (/k) es fundamental en medida


sobre E , entonces existe una subsucesión (/ki ) de la sucesión dada
que converge a una función finita f en casi todo punto de E . Además,
fk ffi. f sobre E .
DEMOSTRACIÓN . Por hipótesis, para cada entero positivo z , existe un
entero positivo ki , tal que

a condición de elegir ambos índices k y j no menores que ki . Sin restricción


de generalidad, podemos suponer que k1 < k'2 < k3 < . . . Por consiguiente,
.

poniendo

tendremos mEi < 1/2i .


El conjunto Z e E , definido por
00
Z= n U Ei = lim sup Ei (Cap. 1, seco 2)
j= l i ? j

es un conjunto de medida nula, pues para cada j , Z e Ui ?j Ei , de donde


00 00 1 1
mZ :S L m E; < L i = j- l ·
i =j 2 2 i =j

Si x E E - Z , entonces existe un j , tal que para todo i � j , x rt Ei ;


es decir,
(i � j).
Luego, la serie funcional
7. C ONVERGENCIA EN MEDIDA 131

es absolutamente convergente (y por consiguiente convergente) fuera de Z .


Llamando f(x) a la suma de la serie (1) si x r/: Z y poniendo f(x) = O
en puntos de Z , es claro que f es una función finita. Además, puesto que la
suma de una serie es el límite de sus sumas parciales, para cada x E E - Z ,
tenemos
f(x) = )im fki (X)'
2-.. 00

lo cual pueba que la subsucesión (fk i ) converge a f en casi todo punto de


E cuando i tiende a infinito.
Probemos ahora que h i � f cuando i -;. oo . En efecto, dado Ó > O ,
comencemos por tomar j suficientemente grande como para que se cumpla
1/2j- 1 < ó . Puesto que fuera de Z ,

deducimos que

de donde

(2) mE( lfkj - f l 2 ó ) :::; L mE¡ < 1/2j - 1


i ?j
para todo j suficientemente grande, lo cual muestra que h i m f .
Finalmente, probemos que h m: f cuando k -;. oo . De la inclusión

E( lh - f l 2 ó) e E( lh - hj l 2 ó /2) u E( l fkj - f l 2 ó /2),


deducimos

Ahora bien; puesto que (fk ) es fundamental en medida, dado E > O ,


existe un número natural N , tal que

(k 2 N, j 2 N).
Por otra parte, en virtud de (2) existe un número natural .!vI , tal que si
j 2 111 , entonces
mE( lhj - f l 2 ó /2) < E.
132 IV - FUNCIONES MEDIBLES

Por consiguiente, eligiendo un j mayor que los números N y IvI , tendremos

mE( ltk - t i � 6 ) < 26",

a condición de elegir k � N. Hemos probado que tk � t .


Q.E.D.

8. Función singular de Cantor

El conjunto de Cantor P (Cap . II, seco 11) se define por medio de la


fórmula

donde F" es la unión de 2" intervalos cerrados disjuntos. El complemento


de F" relativo al intervalo [0, 1] es la unión de 2 " - 1 intervalos abiertos, que
numerados de izquierda a derecha podemos expresar en la forma J" ,í (i =
1 , 2, ... , 2 " - 1) . Entre los intervalos de dos etapas sucesivas existe la relación
J" ,í = J,, + 1 , 2 i .
Así , por ejemplo,

h1 = (1/3, 2/3) , h, 1 = (1/9, 2/9) ,


h, 2 = ( 1/3, 2/3), h,3 = (7/9, 8/9) .

Para cada n,
definamos ahora una función continua <p" (x) en el intervalo
O ::; = 1 , <p,, (x ) = i/2 " si x E Jn , i , com­
x ::; 1 , poniendo <p,, (0) = O , <p,, ( 1 )
pletando la gráfica de <Pn mediante segmentos rectilíneos de que modo que
resulte una gráfica poligonal continua. En el diagrama siguiente se muestran
8. FUNCION SINGULAR DE CANTOR 133
las gráficas de <PI y <P'2 .

<1'2
<P, <P, - - - - - -

1/9 2/9 1/3 2/3 7/9 8/9


o

Nótese que <Pn +l coincide con <Pn en cada unos de los Jn ,í Y además
< 1 / 2 n +l en cualquier punto del intervalo. Luego, la serie de
l <Pn+l - <Pn 1
funciones continuas

cuyas sumas parciales son las funciones <p" , converge uniformemente a una
función continua <P que se conoce con el nombre de función singular de
Cantor. Es claro que <P es monótona creciente y su restricción a cualquiera
de los intervalos Jn , ; es constante.
La unión de dichos intervalos es un conjunto abierto G que representa el
complemento de P relativo a [0, 1] . En los ejercicios al final del capítulo se
usa la función de Cantor para exhibir algunos ejemplos interesantes. A veces
es conveniente extender la función <P a toda la recta, poniendo <p( x) = O\i
x < O , <p(x) = 1 si x > 1 .
134 IV - FUNCIONES MEDlBLES

EJERCICIOS

1 . Probar que si f( x) es una función medible y h un vector de IR n , la


"función transladada" f( x + h) es también medible.
2. Demuestre que una función f continua en casi todo punto es medible.
3. Sea (Jd una sucesión de funciones medibles que converge a una función
finita f en casi todo punto de. un conjunto E de medida finita. De­
muestre que para cada 8 > O existe un conjunto E6 e E de medida
menor que 8 , tal que fk converge a f uniformemente sobre E -E6 (teo­
rema de Egorov) . Pista: considérese para cada i la sucesión decreciente
de conjuntos
E�, = U E( lik - f l 2 1ji) (m = 1 , 2, 3, . . . )
k �m
y elíjase un Índice mi tal que la medida de E�' i sea menor que 8j2 i .
Llámese E6 a la unión de estos conjuntos.
4. Exhibir una función no medible f , tal que If l es medible.
5. Probar que toda función medible f coincide en casi todo punto con
una función boreliana. Sugerencia: suponer primero que f es la función
característica de un conjunto medible; luego que f es una función simple;
suponiendo f 2 O aplicar el teorema (4.9) y usar el límite superior.
6. Sea E un subconjunto medible de IR n y sea f una función medible
no negativa sobre IR n . Probar que el conjunto
GE(J) = { (x , t)} : x E E, t E IR , 0 < t < f(x)}
es medible en IR n H . Sugerencia: suponer primero que f es simple;
usar luego el teorema ( 4.9) .
Mostrar que si (Jk ) es una sucesión creciente de funciones medibles no
negativas que tiende puntualmente a f , entonces los conjuntos GE (Jk )
forman una sucesión creciente cuya unión es GE (J) .
Nota: algunos autores definen la integral de f sobre E como la medida
( n + 1) -dimensional de OE (J) .
7. Siendo E un subconjunto de medida finita de IR n , para cada función
medible f y cada número real t , pongamos
A¡ (t) = m({x : x E E, f(x) > t})
= m E(J > t ) .
r
EJERCICIOS 1 35

Probar que (i) A¡ es decreciente y continua por la derecha; (ii) si fk �


f , entonces Ah (t) -: A¡ (t) en cada punto t donde A¡ sea continua.
Sugerencia: de la inclusión

E(fk > t) e E(f > t - �) U E( l fk - f l > �)


se deduce lim sup Ah (t) :::; A¡ (t - ) Y análogamente se prueba que
k - ro
A¡ (t) :::; lim inf Ah (t) .
k ...... ro
8. ( Ejemplo de conjunto medible no boreliano) . Considérese la
función ljJ definida por la fórmula 'IN x ) = x + <pe x ) , donde <p es la
función singular de Cantor definida en la última sección.
Mostrar que:
(i) '1/' es estrictamente creciente y continua; su inversa ljJ - I tiene las
mismas propiedades.
(ii) para cada conjunto boreliano B e R , 'I/,(B) y 'I/,- I (B) son bore­
lianos.
(iii) '1/) ( [0 , 1]) = [0 , 2]
(iv) poniendo G = [O, l] - P (complemento del conjunto ternario relativo
a [0, 1] ) se tiene m(ljJ(G)) = m(G) = l .
(v) m(ljJ(P)) = 1.
( vi) existe un conjunto no medible V e 'I/) ( P ) .
(vii) 'I/, - I ( V) es medible Lebesgue pero no es medible Borel.
9. Dar ejemplo de una función medible f y una función boreliana g ( ambas
de IR en sí mismo) , tales que f o g no sea medible.
10. Dar ejemplo de una función medible f : IR -+ IR Y un conjunto medible
Lebesgue E e IR , tales que f- I (E) no sea medible.
1 1 . Si fk � f y gk � g , entonces h + gk � f + g ; si además todas
las funciones son finitas y meE ) < 00 , entonces fk gk � fg dentro del
conjunto E .
12. Probar que si h � f , entonces existe una subsucesión (h; ) que
converge a f en casi todo punto.
13. Probar que una función medible f : IR IR que satisfaga la ecuación

funcional f(x + y) = f( x ) + f(y) es de la forma f(x) = ex ( e una


constante) . Sugerencia: Probar qué f es continua en el origen.
CAPITULO V

INTEGRAL D E LEBESGUE

1. Integral de funciones no negativas.

En este capítulo las palabras "conjunto" y ''función'' se usan como


sinónimos de "conjunto medible" y "función medible" , respectivamente.
Si E es un subconjunto del espacio euclidiano IRn y f : IR n --'o IR
una función no negativa sobre E , para cada descomposición del conjunto E
como unión finita de conjuntos disjuntos El , E'2 , . . . , EN , calculemos la suma
N
(1) ¿ vim(Ed ,
i=l
donde Vi es el ínfimo de los valores que toma la función f sobre el conjunto
Ei ·
El supremo de tales sumas se llama la integral de f sobre E y se
denota por cualquiera de los símbolos

k f dX ,
o bien por

De manera que

1 1
E
f=
E
f(x) dx =
N
sup ¿ vim(Ei),
i=l .

136
1. INTEGRAL DE FUNCIONES NO NEGATIVAS 137

donde el supremo se toma sobre todas las posibles descomposiciones de


E como unión finita de conjuntos (medibles) disjuntos y V¡ = inf f(E¡ ) .
Es conveniente aclarar que si en algún término de la suma ( 1 ) uno de
los factores fuera cero y el otro +00 , debe usarse la convención O . ( +00) =
( +00) . O = O que hemos introducido en la sección 1 del primer capítulo.
De la definición se deduce que . si la función f toma el valor constante
e 2: O sobre el conjunto E , entonces

k f = c m(E) ,
pues en tal caso, para cualquier descomposición de E , cada uno de los
números V¡ es igual a e y por consiguiente, cada una de las sumas ( 1 ) toma
el valor cm(Ed + cm(E2 ) + . . . + cm(EN ) = cm(E) .

(5.1) Si A Y B son dos conjuntos disjuntos cuya unió1! es E , entonces


para cualquier función f no negativa sobre E ,

DEMOSTRACIÓN. Para cada descomposición de E como unión finita de


conjunt.os disjuntos El , . . . , EN , pongamos A.¡ = E¡ n A , B¡ = E¡ n B
(i = 1 , 2, . . . , N ) . Si V¡ = inf f(E¡ ) , t.endremos
N N N N
L v¡m(E; ) L v¡ [m(A¡ ) + m(B¡ )] = L v¡m(Ad + L V¡m(Bi )
=

¡=1 ¡=1 ¡=1 ¡=1


� j f + 1 f,
.4 B
pues los conjuntos A¡ forman una descomposición del conjunto A y V¡ <
inf f(A¡ ) , y análogamente para el conjunto B . Luego,

(2)

Supongamos ahora que los conjuntos A l , A 2 , . . . , AN forman una


descomposición de A , mientras que los conjuntos B 1 , B'j , . . . , BM forman
una descomposición de B . Si V¡ = inf f(A¡ ) y Wj = inf f ( Bj ) , entonces

1
N M
L v¡m(A¡ ) + L 1pj 171 ( Bj ) � f,
;=1 j =l E
138 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

pues los conjuntos A l , . . . , AN , Bl , . . . , BM forman una descomposición de


E.
Tomando el supremo en el miembro izquierdo y teniendo en cuenta que
para cualquier par U y 11 de subconjuntos de R , sup ( U + 11) = sup U +
sup 11 , obtenemos la desigualdad

que juntamente con (2) nos da la igualdad del enunciado.


Q.E.D.
Es interesante destacar que la demostración precedente no usa el hecho
de que f sea medible.
Otra consecuencia inmediata de la definición de integral es que si O :S
f :S g en puntos de E , entonces fE f :S fE g , pues para cada descomposición
de E en conjuntos disjuntos Ei se cumple inf f(Ed :S inf g(E;) .
Nótese también que si f es no negativa sobre E y A es un subconjunto
de E , entonces f4. f :S fE f , púes en virtud de ( 5. 1 ) ,

f f = f f + f f.
lE 1.4. lE-A
Si m e E ) = O , cualquier función no negativa tiene integral nula sobre el
conjunto E , pues en tal caso, todas las sumas ( 1 ) son nulas.
De la última observación se deduce que si las funciones no negativas
f g coinciden en casi todo punto de E , entonces fE f = fE g , pues
y

llamando A al conjunto formado por todos los puntos de E donde el valor


de f no coincide con el valor de g , tendremos meA) = O Y por consiguiente,
fE f = fE-A f = fE-A g = fE g .
Por último señalemos que para cualquier función no negativa f y cual­
quier conjunto E se cumple

(3) f f= f fX E,
lE lm n
como se ve enseguida aplicando ( 5 . 1 ) a la función f X E , con la descom­
posición IR n = E U CE .
Cuando una integral se extiende a todo el espaclO (es decir, cuando
E = IR n ) convendremos en omitir el conjunto que " acompaña al símbolo de

j
2. INTEGRAL DE FUNCIONES SIMPLES 139
la integral. Así, por ejemplo, la igualdad (3) se escribe

En el caso de una. función f : IR ----;. IR , la integral de f sobre el


intervalo ( a, b) se escribe

lb f(x) dx o bien ¡b f.

2. Integral de funciones simples.

Veamos cómo se calcula la integral de una función simple no negativa


sobre el conjunto E .

(5.2) Sean Bl , . . . , BN conjuntos disjuntos cuya unión es E , y sean


¡JI , . . . , ¡JN números no negativos. Si la función f toma el valor cons­
tante ¡Ji sobre el conjunto B¡ , entonces

En efecto, en virtud de (5.1) ,

r f = r f + . . . + r f.
lE lB, lBN
Además, puesto que f toma el valor constante ¡J¡ sobre el conjunto B¡ la in­ ,

tegral de f sobre este conjunto es ¡J¡m(Bi ) , lo cual demuestra la proposición.

(5.3) Si 'P y 1jJ son dos funciones simples no negativas sobre E y c es un


número no negativo, entonces

Sean 0' 1 , . . . , 0'11{ los distintos valores que toma la función 'P sobre el
conjunto E y sean ¡JI , . . . , ¡JN los distIntos valores que toma 1jJ sobre el

L
140 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

mismo conjunto E . Los conjuntos Ai = {x E E : ep(x) = O'd forman una


descomposición de E , al igual que los conjuntos Bj = {x E E : 1/;( x) = (Jj } .
Luego, los conjuntos Ai n Bj ( 1 :S i :S M , 1 :S j :S N ) forman una nueva
descomposición de E .
Puesto que ep + 1/; = 0'; + (Jj sobre Ai n Bj , en virtud de (5.2) ,

1E
(ep + 1/;) =
M N
¿ ¿(O'i + (Jj )m(Ai n Bj )
i =l j =l
M N N M
= ¿ O'i ¿ m(Ai n Bj) + ¿ (Jj ¿ m(Ai n Bj)
;=1 j =l j =l i =l
M N
= ¿ O'im(A;) + ¿ (Jjm(Bj )
;=1 j =l

Puesto que cep toma el valor constante CO'i sobre el conjunto Ai ,

1
E
M
cep = ¿( CO'i)m(A;) = c
i =l
1E
ep.

(5.4) Si f es una función no negativa, entonces

r f = sup r ep,
}E o s.'PSJ JE
donde el s'upremo se toma sobre todas las funciones simples ep , tales
que O :S ep :S f .
Para demostrarlo, consideremos una descomposición de E en conjuntos
disjuntos El , . . . , EN Y sea Vi = inf f(E; ) . Si todos los Vi son finitos,
entonces la suma
N
¿ vim(E;)
i =l
es la integral de la función simple
N
ep = ¿ vi X Ei '
i =l
2. INTEGRAL DE FUNCIONES SIMPLES 141

la cual verifica O :s <P :s f .


En general, definamos para cada i = 1 , 2, . . . , N la sucesión de números
Vik = min(k , v;) (k = 1 , 2 , . . . ) ,
y pongamos
N
<P k = L vi k X E; '
i=l
Es claro que O :s <Pk :s f , O :s Vi l :s Vi 2 :s Vi3 :s . . . y además, limk �oo Vik =
Vi , de donde
N N
""'
� v;m(Ei ) lim ""' Vik m(Ei )
k �oo �
=
i=l i=l
lim r <P sup r <Pk
k �oo lE k
= =
k lE
:s sup r <p.
0-s.cp9 lE
.
Luego, r f ::; sup r <P y como la desigualdad opuesta es inmediata, la
lE 0-s.cp9 lE
proposición queda demostrada.

(5.5) Sea h :s h :s h :s . . . una sucesión creciente de funciones no nega­


tivas. Si <P es una función simple no negahva que verifica
<P ::; lim ¡""
k ..... 00
entonces para cualquier conjunto E ,
r <P ::; klim r fk .
lE oo
..... lE
DEMOSTRACIÓN . Consideremos ordenados en forma creciente O :s a l <
a 2 < . . . < aM los distintos valores que toma <P sobre el conjunto E y sea
A; = {x E E : <p(x) = a;} .
Sin restringir generalidad podemos suponer que a l > O , pues si la
proposición estuviera probada con esta restricción y fuera a l = O , entonces
la restricción se cumple sobre E - A l Y por consiguiente,

r <P = r <P ::; klim r . fk :s klim r fk .


lE lE-A, -oo lE-A., ..... oo lE
142 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

Suponiendo pues que a l > O , sea e un número que verifica O < e < a l ,
de manera que <p - e es una función simple que toma el valor positivo a¡ - e
sobre el conjunto A¡ . Poniendo

Ek = { x E E : fdx) > <p(x ) - e } ,


en virtud de la hipótesis, tendremos:
00

Luego, m(Ed -;. m(E) cuando k -;. 00 , en virtud de (3 .27) . .


Para la demostración distinguiremos dos casos:
10) m(E) < oo . En este caso m(E - Ed -;. O cuando k -;. 00 y además,

=
lEf <p _ e1Tl(E) -
lE-Ek lE �
f (<p - e) f <p - em(E) - aMm(E - Ed .
Haciendo k -;. 00 , obtenemos

lim f h � f <p - em( E)


k- oo lE lE
y la desigualdad del enunciado resulta haciendo que e tienda a cero.
2O) m eE) = oo . En este caso, m(Ek ) -;. 00 y además

Luego, lim
k � oo f fk
lE = 00 y la desigualdad del enunciado se verifica tri­
vialmente.
Q .E.D.

3. Paso al límite bajo el signo integral.

El siguiente teorema debe considerarse el resultado fundamental de la


teoría de la integral.
3. PASO AL LIMITE BAJO EL SIGNO INTEGRAL 143

(5.6) (teorema de Beppo Levi) . Sea f¡ � h � fa � . . . una sucesión


creciente de funciones no negativas. Si f es el límite puntual de la
sucesión (fk ) , entonces

lfE f = lim f fk .
k -oo E l
DEMOSTRACIÓN . Ante todo, observemos que la existencia del límite puntual

f(x) = lim fdx)


k� oo
está garantizada por ser creciente la sucesión de funciones ( fk ) .
Para cualquier función simple <p que verifique O � <p � f , tendremos

y en virtud de (5.5) ,
<p � lim f fk .
Luego,
lfE k-oo E l
f <p � klim f fk .
lfE f = sup
0 'S CP 5.f 1E �oo E l
Por otro lado, puesto que O � fk � f , deducimos que

f fk � f f,
klim
-oo E l E l
lo cual, junto con la relación anterior nos da la igualdad del teorema.
Q .E.D.

Veamos los más importantes corolarios del teorema de Beppo-Levi:

(5.7) Si f y g son funciones no negativas y c un número real no negativo,


entonces

DEMOSTRACIÓN . En virtud de (4.9), existen dos sucesiones crecientes (<pI.:)


y ('!f;k ) de funciones simples no negativas que convergen puntualmente a f
I
-1
J

¡
1


I

144 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

y a g,respectivamente. Luego, la sucesión de funciones simples 'lPk ) (ipk +


converge puntualmente y en forma creciente hacia f
(5.6) y la proposición (5.3) ,
+ g;
y por e l teorema

lEfU+g) = k->oo lEf (ipk +1/Jd = k-oo { lEf ipk + lEf 1/Jk } = lEf f+ lEf
.lim lim g.

Análogamente

lEf = k-oo lEf Cipk = k-oo lEf ipk = lEf


cf lim lim e e f.

(5.8) Si (ik) es una sucesión de funciones no negativas, se tiene

DEMOSTRACIÓN . Poniendo

SN = k=LN1 = k=1 = N-oo SN ,


ik , s
00

""""'
LJ ik lim

SI ::; S2
es claro que O ::; ::; s3 ::; . . . y en virtud de (5.6) y (5.7),

flE N-oo lEf = N-oo k=LN1 lEf fk = k=L1 lEf


s = lim sN lim
00

ik .

(5.9) (Lema de Fatou). Si Ud es una sucesión de funciones no negativas,

lEf k-oo k-oo lEf


(lim inf fk ) ::; lim inf ik .

DEMOSTRACIÓN . Poniendo

g(x) = k-oo
lim inf ik (x), gk (X) = J? k
�nf fi (x),

es claro que O ::; gl ::; g2 ::; g3 ::; . . . y además,


4. INTEGRAL DE FUNCIONES CON VALORES DE DISTINTO SIGNO 145

Puesto que gk � fk , tendremos

que es precisamente lo que había que demostrar.


En particular, si la sucesión de funciones no negativas (fk ) converge pun­
tualmente al límite f dentro del conjunto E , entonces r
lE
f� k lim inf r
oo lE
.....
fk .
4. Integral de funciones con valores de distinto signo.

En la sección 5 del capítulo anterior hemos visto que toda función se


puede expresar como diferencia de dos funciones no negativas en la forma
f
f f+ -f-
= . Diremos que f
es integrable sobre E si las integrales

son ambas finitas y en tal caso definimos la integral de f sobre E como el


número real

Igual que antes, cuando E = IR 11 se conviene en omitir el conjunto que


acompaña al símbolo integral; de modo que

sIempre que f sea integrable sobre IR 11 •

En el caso de una función no negativa se tiene = f+ f, f-


= O Y el
hecho de que f sea integrable sobre E equivale a decir que la integral de f
sobre E es finita.

(5. 10) La función


E;
f es
en tal caso, integrable sobre si
E sóloysi I f l es integrable sobre
Y
I l fl ' � l lfl .

L
146 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

DEMOSTRACIÓN. Puesto que I f l = f+ + f- , el teorema (5.í) nos da la


relación
le l f l = le f+ + le r .
Luego, I f l es integrable sobre E si f es integrable sobre E . Recíprocamen­
te, si I f l es integrable sobre E , puesto que f+ :::; Ifl y f- :::; Ifl , concluimos
que f es integrable sobre E y además,

(5. 1 1 ) Si f1y h son dos funciones no negativas e integrables sobre E , tales

que f = f1 - 12 , entonces f es integrable sobre E y a'demás,

DEMOSTRACIÓN. En virtud de (4. 10),


¡+ :::; f1 y r :::; 12 ,
de donde se sigue que f es integrable sobre E . Puesto que f = f - f- = r
f1 - 12 , tenemos f+ + 12 = f- + f1 , de donde

y la proposición se obtiene por un simple pasaje de términos (todos finitos).

(5.12) Si f g son integrables sobre E y e es un número real, entonces


y

f + g y cf SOll integrables sobre E y además,

DEMOSTRACIÓN . Como f + g = U+ + g + ) - U- + g - ) es la diferencia de dos


funciones no negativas integrables sobre E , en virtud de (5.11) concluimos
que f + g es integrable sobre E y además,

le U + g) = le U+ + g+ ) - le U- + g- )
= le f + + le g+ - le r - le g ­

= le f + le g ·
5. C ONVERGENCIA MAYORADA 147
Si c � O , cf = cf+ - cf- es la diferencia entre dos funciones no
negativas e integrables sobre E y además,

Si c < O , cf = (-c)f- - (-c)f+ y aplicando nuevamente (5.11) se


deduce que cf es integrable sobre E y además,

k cf = k ( -c)r - k ( -c)f+ = ( ) k r
-e - ( -e) k ¡+ = c k f.
Llamando L(E) al conjunto de todas las funciones integrables sobre E ,
la proposición (5. 12) afirma que L(E) es un espacio vectorial sobre IR y
que la aplicación de L(E) en IR definida por

es una aplicación lineal.

5. Convergencia mayorada.

El hecho de que una sucesión de funciones (h ) integrables sobre E


converja a una función límite f en cada punto de E no basta para asegurar
la validez de la relación

(1) r f = klimro r h ,
lE - lE
ni aun suponiendo que f sea también integrable sobre E . Considérese, por
ejemplo, la sucesión de funciones fk = k X (O,l/k ) sobre el intervalo lineal
(0, 1) .
Es claro que h converge puntualmente a cero y sin embargo,

(k = 1, 2, 3, . . .) .

¿Bajo qué condiciones es válida la igualdad (1) ? Un paso decisivo hacia


la respuesta es el siguiente teorema:

-, j
148 v - INTEGRAL DE LEBESGUE
(5. 13) (teorema de Fatou-Lebesgue) . Sea el> una función integrable sobre
E . Si una sucesión de funciones (fk ) verifica
(k = 1, 2, 3, . . . )

en puntos de E , entonces las funciones


9 = lim inf fk y h = lim sup fk
k -.oo k -. oo
son integrables sobre E y a demás,

lEf 9 � li!ll inf


k -oo lEf Ik � lim sup
k ..... oo lEf lEf
fk � h.

DEMOSTRACIÓN . Sin pérdida de generalidad podemos suponer que todas


las funciones del enunciado son nulas fuera de E (para lograrlo bastaría
multiplicar a cada una de ellas por la función característica de E , lo cual no
altera la validez de las hipótesis) .
,
Puesto que - el> � Ik � el> tendremos - el> � 9 � h ·� el> Y en consecuen-
cm
y
lo cual muestra que 9 y h son integrables sobre E. Además, las funciones
-
fk + el> Y el> Ik son no negativas y verifican

.....
lim inf(1k + el» = lim inf Ik + el> = 9 + el> ,
k 00 k-oo
- fk ) = el> - lim
)
sup fk = el> - h.
lim inf( el>
k -oo k -oo
En virtud de la linealidad de la integral (proposición 5 . 12) y del lema
(5.9),

lEf lEf lEf


9+ el> = (g + el» � lim inf
k -. oo lEf (Ik + el»

= lim inf
k ..... oo lEf lEf
Ik + el> ,

de donde por cancelación,

lEf 9 � lim inf


k-oo lEf Ik .
6. LA INTEGRAL Y LOS C ONJUNTOS DE MEDIDA NULA 149

Análogamente,

<I> -
f f f (<I> - h) � lim inf (<I> - fk )
f
lE lE h = lE l
k � oo E
f = l <I> - lim sup fkf
E k_co lE
y por consiguiente,
lim sup
k -oo lE
f E
f
fk � l h,

lo cual completa la demostración del teorema.


La función <I> del teorema precedente se llama una mayorante inte­
grable de la sucesión ( h ) , de donde deriva el nombre del siguiente corolario,
que se conoce como teorema de la convergencia mayorada.

(5.14) Corolario. Sea (fk ) una sucesión de funciones que converge a una
función f en cada punto de E . Si existe una función <I> integrable
sobre E , tal que

(k = 1 , 2, 3, . . .)

en puntos de E , entonces f es integrable sobre E y además,

f
lE f = klim
- co lE
f
fk .

DEI\WSTRACIÓN . En efecto, con las mismas notaciones del teorema anterior


se tiene en este caso 9 = h = f y las relaciones de aquel teorema nos dan la
conclusión del enunciado. Q.E.D.

6. La integral y los conjuntos de medida nula.

Comencemos recordando que si f y 9 son funciones no negativas que


coinciden en casi todo punto de E , entonces

En otras palabras, la integral no distingue entre dos funciones que coinciden


'
en casi todo punto o lo que es lo mismo , los conjuntos de medida nula
150 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

equivalen al conjunto vacío desde el punto de vista de la integral.


En particular, sobre un conjunto de medida nula cualquier función resulta
integrable y su integral sobre dicho conjunto vale cero, pues si m(E) = O ,
entonces cualquier función J verifica J( x ) = O en casi todo punto de E , Y
la integral de la función nula es cero.
Para lo que sigue recordemos que el símbolo E(g > A) representa el con­
junto de todos los puntos x de E , tales que g( x ) > A . En esta sección usa­
remos la desigualdad de Chebyshev, la cual establece que para cualquier
número positivo A , cualquier función J y cualquier conjunto E, se cumple

(5.15) mE( 1f1 > A) � � fe IJI ·


Es decir, la medida del conjunto de los puntos de E donde se verifica
IJI > A es menor o igual que el recíproco de A por la integral de IJI
sobre el conjunto E .
Su demostración es muy fácil:

f >>')
lEf lEufl
IJI � IJI � A . mE( IJI > A).

(5. 16) Si la Junción no negativa J tiene integral nula sobre el conjunto E ,


entonces J es nula en casi todo punto de E .
DEMOSTRACIÓN . Llamando Z al conjunto de puntos de E donde J no es
nula, es claro que Z es la unión de los conjuntos

Zk = E(f > l/k) (k = 1 , 2, 3, . . . ).

Por la desigualdad de Chebyshev,

Luego, mZ = O , lo cual prueba que J es nula en casi todo punto de E .

(5.17 ) Si J es integrable sobre E , entonces J es finita en casi t.odo punto


de E .
7. INTEGRAL DE FUNCIONES CON VALORES COMPLEJOS 151

DEMOSTRACIÓN . Poniendo Z = E( l f l = +(0) , Z¡" = E( l f l > k) ( k =

1 , 2, 3 , . . . ) es claro que para todo k , Z e Z¡" y en virtud de (5.15),


,

Haciendo k � 00 , resulta m-Z = O , que es precisamente lo que quería­


mos demostrar.

7. Integral de funciones con valores complejos.

Si f : IR n � <C es una función con valores complejos definida sobre


IR n , pondremos

h (x) = Re f( x ) , h (x) = 1m f (x) ,

de modo que h y h (parte real y parte imaginaria de f ) son funciones con


valores reales y además, f = h + ih ·
Diremos que f es medible si lo son h y h . Todas las funciones que
se consideren en lo sucesivo son funciones medibles.
Se dirá que f es integrable sobre E si lo son h y h , y en tal caso
definimos la integral de f sobre E por medio de la fórmula

r f = r h + i r h.
lE lE lE
Dejaremos a cargo del lector la demostración de la siguiente proposición
(linealidad de la integral):

(5.18) Si f y g son integrables sobre E y e es un número complejo, entonces


f + g y cf son integrables sobre E y además,


La siguiente propiedad se conoce co? el nO lbre de integrabilidad ab­
soluta.
152 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

(5.19) La función J con valores complejos es integrable sobre E si y sólo si


lo es IJI ; y en tal caso,

DEMOSTRACIÓN . Ya hemos visto que el enunciado (5.19) es válido para


funciones con valores reales (proposición (5.10)).
En primer lugar observemos que la función IJI = (fl + Jn 1/ 2 es medible.
Puesto que para k = 1 , 2 se tiene I h l � IJI � IJd + 1121 , se sigue que
J es integrable sobre E si y sólo si lo es IJI .
Suponiendo que J sea integrable sobre E , pongamos

(forma polar de un número complejo).

La función 9
= e- i O J cuyas partes real e imaginaria llamaremos g l y
g2 , verifica

l l 9
= gl + i
l g2 = e -io l J = l' ::::: O.

Luego, la integral de g 2 sobre E es nula y en virtud de (5. 10) ,

El corolario (5. 14) vale con idéntico enunciado para funciones con valores
complejos, pues si
J(x) = klim Jdx)
-ro
en cada punto de E y <I> es una función integrable sobre E , tal que

(k = 1, 2 , 3, . .) ,
.

entonces IJI = lim IJk 1 � <I> , d e donde se sigue que J es integrable sobre
k --;.oo
E . Además,
8. INVARIANCIA BAJO TRANSLACIONES 153

fk
Ahora bien;- f tiende a cero en cada punto de
E. E
y por otro lado,
l -flE, + Ifl
ik
sobre
::; lik l ::; 2cI> en cada punto de
se sigue que
Puesto que 2cI> es integrable

lik - l � O
fe f cuando k�O

y nuestra afirmación queda demostrada.


De los teoremas de paso al límite bajo el signo integral: (5.6), (5.8),
(5.9), (5. 13) Y (5.14) , el último es el único que tiene sentido y se mantiene
válido para funciones con valores complejos. Agreguemos que todos estos
teoremas se mantienen válidos si sus respectivas hipótesis se verifican en casi
todo punto de E.
8. Invariancia bajo translaciones.

El teorema (3.37) trae como consecuencia la siguiente propiedad de la


integral:

(5.20) Si
n
f
es una función no negativa, entonces para cualquier vector
IR se verifica
h de

(a) J f(x + h) dx = J f(x) dx , donde las integrales se extienden a todo


el espacio IR n . Además, para cada conjunto E,se tiene
(b) f f(x)dx.
lEf f(x+h)dx = lE+h
DEMOSTRACIÓN. Comencemos demostrando (a) . Si
característica de un conjunto entonces
f = X
E, f(x+h) = X E (x+h)E = X E- h (X) es la función

y en virtud de (3.37),

J f(x+h)dx = m(E- h) = m(E) = J f(x)dx.


Luego, (a) es verdadera si f es la función característica de un conjunto.
Si f es una función simple no negativa, entonces
N
f(x) = ¿ adi(x) ,
;=1
do,nde ai fi = X E, .
� O,

L
1 54 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

Luego, por la linealidad de la integral,


N N
j f(x + h) dx = ¡: O:¡ j f; (x)(x + h) dx = ¡: O:i j fi dx = j f(x) d;r
.= 1 .= 1

lo cual prueba que (a) es correcta si f es una función simple no negativa.


Finalmente, si f es una función no negativa, en virtud de (4.9) existe
una sucesión creciente de funciones simples no negativas (fk )
que converge
puntualmente a f, de modo que f(x + h) = k fdx + h)
lim
...... oo
en cada punto
x,y en virtud del teorema de Beppo Levi (5.6) y el caso antes considerado,

jf(X +h)dX = k jfk (x+h)dx = k j!k(X)dx = jf(x)dX


lim
...... oo
lim
...... 00

y la fórmula (a) queda así demostrada.


La fórmula (b) es una consecuencia casi inmediata de ( a) . En efecto,

fe f(x + da: = j XE (x)f(x + h) dx = j XE+h (X + h)f(x + h) dx


h)

= j :\E+h(x)f(a:) da: = lE+h f(x) dx.


r .

El método usado en la demostración de (a) es típico en la teoría de la


integral y exhibe una vez más la importancia del teorema de Beppo Levi y
del t.eorema (4.9).

sobre E + h, f
La fórmula (b) es correcta para cualquier función que sea integrable
pues si f es una función con valores reales podemos aplicar
f+ f-
dicha fórmula a las funciones no negativas y , obteniendo

lE f+ (x + h) da: = lE+h f+ (x) dx, lE r(a:+h)dx = lE+h r(x)dx.


r r r r

Puesto que f(x+h) = f+ (x+h)-f-(x ) +h , no hay más que restar miembro

a miembro las igualdades anteriores para obtener (b) en esta nueva situación.
/
Sif es una función con valores complejos, (b) sigue siendo válida bajo
la condición de que f +h.
sea integrable sobre E
Los últimos argumentos, que reducen la demostración de una fórmula
general al caso en que f es no negativa, son también típicos en la teoría de
la integral y es conveniente para lo que sigue que el lector los asimile con
atención.
9. LA INTEGRAL COMO FUNCION DE C ONJUNTO 155

9. La integral como función de conjunto.

Si f es una función integrable sobre IR n , la función de conjunto

cjJ(E) = fe f (E E M)

se llama la integral indefinida de f .


Su propiedad más importante es la llamada (J -aditividad:

(5.21) Si el conjunto E es la unión de los conjuntos disjuntos Ek (k


00
1 , 2, 3, . . . J, entonces cjJ(E) = ¿ cjJ (Ek) .
k =l
Para demostrarla es suficiente considerar el caso en que f es no negativa,
00
aplicando (5.8) en la igualdad f X E = ¿ f X Ek .
k=l
La siguiente propiedad de la integral indefinida se llama continuidad
absoluta.

( 5.22) Si f es integrable sobre IR n entonces para cada E > O existe


I
1m

número 8 > O , tal que la relación m (E) < 8 implica I cjJ(E) I < E .
DEMOSTRACIÓN . Por las mismas razones que antes podemos suponer que f
es no negativa.
Poniendo ik = min( k, f) , es claro que la sucesión ( ik ) es creciente y
tiende puntualmente a f ; y en virtud del teorema de Beppo Levi, Jf =

}�� J fk . Luego, dado E > O , existe un índice k , tal que


J u fd < E. -

Puesto que fk ::; k , � <k1 tendremos

y por consiguiente, cjJ(E) < 2E si m(E) < E/k .


Q.E.D.
156 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

Resumiendo: si cjJ es la integral indefinida de una función integrable,


entonces cjJ es (J' -aditiva y absolutamente continua. La recíproca de esta
afirmación, llamada el teorema de Radón-Nikodym, es una de las propiedades
más profundas de la teoría de la integral, pero de esto nos ocuparemos en
otro capítulo.
Digamos finalmente que en este libro, la palabra "integral" se usa siempre
para referirse a la integral en el sentido de Lebesgue, definida en la
primera sección del presente capítulo.

10. Comparación con la integral de Riemann.

Sea f una función acotada definida sobre el intervalo [a, b] de la recta.


Para cada partición de dicho intervalo en subintervalos por medio de los
puntos Xo, X l , . . . , Xn , tales que a = Xo < X l < X:¡ < . . . < Xn = b , formemos
las sumas de Riemann:
n n
(1) S = L mi (xi - Xi �l ) , S= L Mi (Xi - xi - d ,
i=l i=l
donde mi Y 111; representan respectivamente el ínfimo y el supremo de los
valores de f sobre el intervalo h = [Xi - l , Xi] '
La función f es integrable Riemann sobre [a, b] si para cada é > O ,
existe una partición del intervalo, tal que S s < é ; Y en tal caso, el límite
-

común de las sumas ( 1 ) cuando max(x i - x i - d � O se llama la integral de


Riemann de f sobre [a, b] y se denotará en esta sección por el símbolo

(R) ¡ b f(x ) dx,


para distinguirla de la integral en el sentido de Lebesgue de f sobre [a, b] ,
que será consistentemente representada por

¡b f(x) dx.
(5.23) Si la función acotada f es integrable Riemann sobre [a, b] , entonces
f es integrable en el sentido de Lebesgue y además,
. dx =
la { b f(x) (R)
la(b f(x) dx .
'!

9. COMPARACION CON LA INTEGRAL DE RIEMANN 157

DEMOSTRACIÓN . Para demostrarlo, comenéemos observando que las sumas


( 1 ) son las integrales en el sentido de Lebesgue de las "funciones escalo-
nadas"
n n

SO(X) = L mi X J; (X), W(X) = L Mi X J; (x),


i =1 i =1
las cuales verifican las relaciones SO :S f :S W con excepción de un conjunto
finito. Por consiguiente, si f es integrable Riemann sobre [a, b] , para cada
entero positivo k , existen funciones escalonadas SO k y Wk , tales que SOk :S
f :S Wk y además

Las funciones borelianas

g(X) = sup SOk (X), h(x) = i�f wdx)


k
verifican las relaciones g :S f :S h con la posible excepción de un conjunto
numerable y además, para cada k , O :S h - g :S Wk - SOk de donde
,

Luego, la función no negativa h - g tiene integral nula sobre [a, b] y por lo


tanto, g = f = h en casi todo punto, de donde se sigue que f es medible.
Puesto que para cada índice k ,

y en virtud de la definición de integral de Riemann,

se sigue que

y la igualdad del enunciado se obtiene haciendo que k tienda a infinito.


158 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

11 . Integración parcial; el teorema de Fubini.

En los cursos de Análisis el lector habrá aprendido a reducir el cálculo


de una integral múltiple al de las integrales iteradas, por medio de la fórmula

En esta sección estudiaremos la validez de esta fórmula para integrales


de Lebesgue, pero para comenzar es necesario dar algunas definiciones.
Cada punto u del espacio euclidiano IR n +m será escrito en la forma
u = (x, y) , donde x es un punto de IR n e y un punto de IR m . Si E es
un subconjunto del espacio IR n +m y x un punto de IR n , el conjunto

Ex = { y E IR m : (x, y) E E}

se llama la sección de E en x . Nótese que Ex e IR, m .

· ;E

o x

M uy fácilmente se demuestran las fórmulas

00 00
1 1 . INTEGRACION PARCIAL; EL TEOREMA DE FUBINI 159

para cualquier sucesión de conjuntos Ek contenidos en IR n+m . Además, si


El e E'2 , entonces (E¡ )x e (E'2 )x y si El nE'2 = 0 , entonces (El )x n(E'2 )x =
0.
Finalmente, la fórmula

termina de probar que la operación de tomar la sección en un punto x


preserva todas las operaciones entre conjuntos, así como las relaciones de
inclusión y la disyunción.
Por simplicidad en la notación usaremos el mismo símbolo m para de­
notar la medida de Lebesgue en cualquier espacio euclidiano; la dimesión
correspondiente surgirá claramente del contexto. Téngase presente que el
símbolo f f representa la integral de f sobre todo el espacio del que se
trate.
Nuestro primer enunciado corresponde de manera evidente al principio
de Cavalieri en la geometría del espacio: el volumen de un cuerpo está
determinado por las áreas de todas sus secciones planas paralelas a un plano
fijo.

(5.23) Si E es un subconjunto medible del espacio IR n+m , entonces


(a) la secciónEx es medible para casi todo x ;
(b) la medida de Ex es una función medible de x;

J
(e) m(E) = m (Ex) dx .

DEMOSTRACIÓN . La demostración se realiza en varias etapas comenzando


por los conjuntos de estructura más simple hasta llegar a los conjuntos me­
dibles más generales:
1 O ) Si es un intervalo de IR n+m , entonces existen un intervalo 1 de
E
IR n y un intervaloJ de IR m , tales que E = 1 x J . La sección Ex
es igual a J si x E 1 y es vacía si x ti:. l . Por consiguiente, Ex es
medible para cada x y además, m(Ex ) = m(J) X ¡(x) es obviamente
una función medible de x . Puesto que

J m(Ex) dx = m(J)m(I) = m(E) ,


160 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

las afirmaciones del enunciado se verifican si E es un intervalo.


2 O ) Si Ees un conjunto abierto, entonces existe una sucesión de intervalos
disjuntos ( h ) cuya unión es E y por consiguiente,
00
Ex = U ( h )x
k=l
es medible para cada x, en virtud del caso anterior. Además,
00

m(Ex) = L m« h )x)
k=l
es una función medible de x por ser la suma de una serie de funciones
medibles no negativas, y en virtud de (5.8) ,

J m(Ex) dx = f
k=l
J m«(Idx) dx = fk=l m(h ) = m(E)
y las afirmaciones del enunciado se verifican si E es abierto.
3 O ) Supongamos que E es un conjunto acotado de clase GIj . Entonces
existen una bola abierta B de IR n+m y una sucesión de conjuntos
abiertos ( Gk ) de dicho espacio, tales que
00

EeB y E= n Gk .
k=l
Puesto que E es la intersección de los conjuntos abiertos G�, Bn
G l n . . . n Gk , podemos suponer que se verifica
i
I
l '

00
El conjunto Ex = n (Gk }x es medible para cada x en virtud del caso
k=l
anterior y como además, Bx J (Gdx J (G:¡)x J . . . , teniendo en cuenta
que Bx es acotado, resulta

=
m(Ex) klim00 m« Gk }x).
.....

Luego m(Ex) es una función medible de x por ser el límite puntual de


una sucesión de funciones medibles. Por otra p�rte, la función m(Bx ) es
11. INTEGRACION PARCIAL; EL TEOREMA DE FUBINI 161

B(G )x) Bx),


integrable, pues por ser un conjunto abierto, f m(Bx) dx m(B)
= <
k
oo . Como además, m(
mayorada (5. 14) nos da
:S m( el teorema de la convergencia

jm(Ex)dx jm« Gdx)dx


= klim
-ro
= klim m(Gk) = m(E)
-ro
y las afirmaciones del enunciado se verifican si E es un conjunto acotado
de clase G6•
4 O ) Si E es un conjunto de clase
G,\ , llamando Bk a la bola abierta de
JR n +m con centro en el origen y radio k , los conjuntos Ek = E n Bk
(k = 1 , 2, 3, . . .) forman una sucesión creciente de conjuntos acotados de
claseG6 cuya unión es E . Luego la sección
00
Ex = U (Ek )x
k =l
es medible para cada x en virtud del caso anterior. Además,

m(Ex ) = klim
-oo
m« Edx)
es una función medible de x
por ser el límite puntual de una sucesión
creciente de funciones medibles. Finalmente, el teorema de Beppo-Levi
(5.6) nos da la relación

j m(Ex) dx = l!::!
�,
j m« Edx ) dx = kl�n! m(Ek) = m(E)

y las afirmaciones (a) , (b) y ( c) se verifican para cualquier conjunto de


clase G6.
5 O ) Si E es un conjunto de medida nula, entonces existe un conjunto H de
clase G6 ,
anterior,
tal que E e H , m(H) = O . Puesto que en virtud de la etapa

j m(Hx) dx )
= m ( H = O,

de (5.16) se sigue que m(Hx ) = O para casi todo x,


y como Ex e Hx
resulta que Ex es un conjunto de medida nula para casi todo x,
luego,
medible para casi todo x,
como afirma (a) .
La función m(Ex ) es medible por ser nula en casi todo punto. Además,

j m(Ex) d31 = 0 = m(E)


162 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

y las afirmaciones del enunciado se verifican si E es un conjunto de


medida nula.
Llegamos por fin al caso más general:
6 Q ) Si E es un conjunto medible, entonces existen un conjunto H de clase
Gó y un conjunto Z de medida nula, tales que E = H - Z . Luego,
Ex = Hx - Zx es medible para casi todo x en virtud de lo anterior.
Puesto que m( Ex ) = m( Hx ) para casi todo x , la función m( Ex) es
medible en virtud de (4.12) (en los puntos donde Ex no es medible
ponemos m( Ex ) = O ) . Finalmente,

J m(Ex) dx = J m(Hx ) dx = m(H) = meE)

y la proposición (5.23) queda completamente demostrada.

Ejemplos.

(1) Recordemos que un hiperplano H del espacio IR n está formado por


todos los puntos x cuyas coordenadas satisfacen una ecuación de la
forma a l X I + a 2 X 2 + . . . + a n Xn = e , donde los ak no son todos nulos.
Vamos a probar que m(H) = O .
La demostración es por inducción sobre n : suponiendo que entre los
coeficientes ak ( 2 ::; /..� ::; n ) haya al menos uno distinto de cero, si X l
es un número real, la sección HXl consta de todas las ( n - l ) -uplas
(X 2 , . . . , x n ) tales que a"2X"2 + . . . + an Xn = e - a l x l ; es decir, HX l
es un hiperplano en IR n -1 y si suponemos que nuestra afirmación es
verdadera en este espacio, tendremos m(HX 1 ) = O y por consiguiente,

m(H) = J m(HX1 ) dX I = o .

Puesto que cada hiperplano de IR l es un conjunto unitario, nuestra


afirmación queda demostrada.

(2) Dado un número a 2: O , el simple de altura a es el conjunto S formado


por todos los puntos de IR n cuyas coordenadas Xi son no negativas y
verifican la relación
X l + X 2 + . . . + X n ::; a.
1 1 . INTEGRACION PARCIAL; EL TEOREMA DE FUBINI 163

S
Por inducción sobre 11 probaremos que la medida de a n /n!.
es En

SXl X l S l n 1. Xl a; X(n1,l
primer lugar, esto es cierto si =
es vacía si
Ahora bien; si 11 >
está fuera del intervalo O � � y si
la sección
pertenece

, xn) a -X X IR n- I ).
a dicho intervalo, entonces
(X 2 , .
. .
está formado por todas las - 1) -uplas
+xn a-x l
de coordenadas no negativas, tales que X2 + . . . �
l
(el simple de altura en
IR n- l ,
Si nuestra afirmación es correcta en el espacio entonces ten­
dremos

=
-xd1)n!- l dXI an /n!
meS) Jro m(Sxl )dx l Jro (a(n- = =

como queríamos demostrar.

El siguiente teorema, debido a los matemáticos G. Fubini y L. Tonelli,

'U =(x , y) ( )
comprende a la proposición 5.23 como un caso particular. Recordemos que
denota un punto del espacio n+m . IR
(5.24) (teorema de Fubini-Tonelli). Si
IR
medible no negativa sobre
f( u) f( x ,
n + m entonces
,
y) = es una función

(1) f(X , y) y
es una función medible de x
para casi todo ;

(2) la función g(x) J f(x, y) dy


= IR n ;
es medible sobre

(.3) J g(x) dx J dx J f(x, y) dy J f(u) du .


= =

Antes de dar la demostración, digamos que la última integral se escribe

JJ f(x, y) dx dy.
a veces en la forma

DEMOSTRACIÓN. La demostración se hace en tres etapas:


1 O ) Si =f IR n+m ,
espaCIO
XE es la función característica de un conjunto medible E del
la igualdad
164 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

permite reducir las tres afirmaciones del enunciado a las afirmaciones


(a), (b) y (c) de (5.23 ) . Por consiguiente, (1), (2) Y (3) se verifican si
es la función característica de un conjunto.
f
2 O ) Si f es una función simple no negativa, entonces

N
f(x , y) Lk=l o:ddx , y) ,
=

donde �O Y
O:k fk = X Ek es la función característica de im conjunto
medible.
En virtud de la etapa anterior, fk (X, y)
es una función medible de
siempre que x esté fuera de un cierto conjunto Zk de medida nula.
y
Llamando Z a la unión de dichos conjuntos, es claro que m ( Z) = O Y
además, f(x , y) f(x, y)
cual muestra que
y xy
es una función medible de si no pertenece a Z , lo
es una función medible de para casi todo x.
Para cada x fuera de Z , se cumple

g(x) J f(x , y) dy Lk=l O:k J fdx , y) dy,


= =
N

g
lo cual muestra que es una función medible, sin importar cómo se la
defina en puntos de Z . Por último, la linealidad de la integral, junto
con la etapa anterior, nos dan

J g(x)dx Lk= l O:k J dx J h(x ,y)dy


=
N

k=Ll O:k J fk (U) du J f(u) du,


N
= =

y las afirmaciones del teorema se verifican sif es una función simple.


3 O ) Si f es una función (medible) no negativa, entonces existe una sucesión
creciente de funciones simples no negativas !1 ::; h ::; fa ::; . . . , definidas
sobre JR n+m , tal que en cada punto
cumple
u (x , y)
= de dicho espacio se

(4) f(x , y) k-ro h(x , y) :


= lim
ll. INTEGRACION PARCIAL; EL TEOREMA DE FUBINI 165

Puesto que fk es simple, en virtud de la etapa precedente, fk (X, y) es


una función medible de y , siempre que x esté fuera de un cierto conjunto
Zk de medida nula. LLamando Z a la unión de dichos conjuntos, es
claro que m ( Z) = O . Además, la relación (4) muestra que si x no
pertenece a Z , entonces f(x, y) es una función medible de y . Por otro
lado, el teorema de Beppo Levi (5.6) nos da

g(x) = J f(x, y) dy =
I}!...�J fk (X, y) dy (x f/. Z),

lo cual muestra que g es medible, independientemente de cómo se la


defin a en puntos de Z . Finalmente, una nueva aplicación del teorema
de Beppo Levi nos permite afirmar que

J g(x) dx = l!!!� J J
dx fdx, y) dy = }!...� J h (u) du = J f(u) du

(nótese que la integral de g sobre IR n coincide con la integral sobre el


complemento de Z , por ser nula la medida de Z ) . El teorema queda
así completamente demostrado.
El siguiente corolario del teorema anterior se conoce bajo el nombre de
teorema de Fubini.

(5.25) ( teorema de Fubini) . Si f('I1) = f(x, y) es integrable sobre IR n +m ,


entonces
(1) para casi todo x , f( x, y ) es una función integrable de y ;
(2) la función g(x) = J f(x, y) dy es integrable;

(3) J g(x) dx = J J
dx f(x, y) dy = J f(u) du .

DEMOSTRACIÓN . Si bien el teorema de Fubini es aplicable a funciones con


valores complejos, es suficiente considerar el caso en que f toma valores
reales.
Considerando las funciones no negativas f+ y f- definidas en la sección
5 del capítulo 4, en virtud del teorema anterior, tenemos

J J dx f+ (x, y) dy = j ¡+ (u) du < 00,

L
166 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

J dx J r(x,y)dy = J r(u)du < ex',

pues f es integrable.
Las funciones no negativas

gl (X) = J f+ (x, y) dy, g2 (X) = J r(x,y)dy


por ser integrables son ambas finitas en casi todo punto, lo cual prueba que
f(x, y) x
es para casi todo una función integrable de y. La relación

g(x) = J f(x ,y)dy = gl (X) -g'2 (x)


muestra que 9 es integrable sobre IR n por ser la diferencia entre dos fun­
ciones integrables. Finalmente,

J g(x) dx = J gl(X) dx - J g2 (X) dx


= J f+ (u) du -J r(u) du = J f(u) du
y el teorema queda demostrado.

Observaciones.

La única hipótesis del teorema de Fubini es la integrabilidad de


que esta condición se cumpla, es suficiente que alguna de las integrales
f.
Para

J dx J I f(x , y) 1 dy, J dy J I f(x , y)1 dx


sea finita, pues por el teorema de Fubini-Tonelli, cada una de ellas es igual a

J I f(u)1 du o
Como caso particular, vamos a probar que si f(x,n+y)m ,
integrable sobre el conjunto E del espacio euclidiano IR
es una función
la integral de
f sobre E se calcula por medio de la fórmula

(5.26) Ji f(x, y) dx dy = J dx ir f(:D, y) dy.

J
,!

12. LA CONVOLUCION 167

En efecto, fE
X n +m
es integrable sobre todo el espacio IR y por con­
siguiente,

1 L f(x, y) dx dy 1 1 XE (X , y)f(x, y) dx dy
=

1 dx 1 XEx (y)f(x,y)dy
=

1 dx 1Ex f(x,y)dy.
=

12. La Convolución.

El teorema (5.25) es uno de los más útiles de la teoría de la integral y será


usado con frecuencia en los capítulos siguientes. En este párrafo lo usaremos
para probar la existencia de la convolución de dos funciones integrables.
Dadas dos funciones f
y 9 medibles sobre IR n , definimos la con­
volución de ambas por medio de la fórmula

(f g)(x) 1 f(x -y)g(y)dy


* =

en cada punto
fx de IR n donde la integral exista. En otras palabras, la
convolución * 9 es una función cuyo valor en cada punto
definida está dado por la fórmula anterior.
x
donde está

De antemano, salvo que se den ciertas condiciones, no hay razones para


creer que la función f(x -y)g(y) x .
el espacio, ni siquiera en algún punto
y
sea integrable con respecto a sobre todo
Por eso nos proponemos demostrar
f f
que si y 9 son integrables, la convolución * 9 existe en casi todo punto
y es integrable sobre IR n .
La demostración es muy fácil si aceptamos que la función
(1) (x, y) f(x - y)g(y)
1-+

es medible sobre IR 2n = IR n x IR n .
En tal caso tendremos

1m2n If(x - y)g(y) 1 dxdy 1 dy 1 If(x - y)g(y)ldx


=

1 dylg(y)1 1 If(x - y)ldx


=

(/ If(x)ldX) (1 Ig(x)ldX) ,
=
168 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

lo cual muestra que la función ( 1 ) es integrable sobre IR '2n . Entonces, en


virtud del teorema de Fubini, la integral

h(x) = 1 f(x -y)g(y)dy


existe para casi todo punto x y es integrable. Además,

1 Ih (x)ldx = 1 1 1 f(x -y)g(Y)dY I dx


::;1 dx 1 If(x -y)g(y)l dy
= (1 I f(x) ldX) (1 Ig(x) ldX) .
Falta probar que la función ( 1 ) es medible sobre IR 2n . Con este fin
definamos
manera que
<pf(x - y) = / <p(x, y).
2
: IR n --<- IR n por medio de la fórmula

o
<p( x, y) = x - y,
de

Si 111 es un conjunto boreliano de la recta extendida, tendremos

donde E = /-1 (111) es un subconjunto medible de IR n , por ser


función medible. Necesitamos el siguiente lema:
/ una

(5.27) Para cada conjunto medible


en IR 2n .
E e IR n el conjunto
, <p-1 (E) es medible

La verdad de la afirmación es inmediata si


Gó ) , pues en tal caso <p-1 (E) E
es abierto (resp. de clase
es abierto (resp. de clase Gó ) .
SiE es de medida nula, existe un conjunto
de medida nula, tal que E C H. Puesto que <p-1H(E) <p-<p-1 (H),
de clase G ó e n IR n ,

probar que el segundo conjunto es de medida nula para que


e bastará
1 (E)
resulte
y
medible por ser de medida nula. En efecto, para cada E IR n , la sección

<p- 1 (H)Y = {x : (x, y) <p-1 (H)}


E
= H+y
es de medida nula, de donde se sigue que
virtud de (5.23) .
<p-1 (H) es de medida nula, en
EJERCICIOS 169

En el caso de un conjunto medible cualquiera usamos la representación


=
E H - Z , donde H es de clase Gó y Z de medida nula, de donde resulta
=
que <p - l (E) <p - l (H) - <p- l (Z) es medible en virtud de lo anterior.
Q.E.D.

Luego, f(x
- y) como función de las variables
IR 2n , como asimismo lo es la función
x e y es medible sobre

(x, g y ) 1-'- ( y) ,

en virtud del problema 19 del presente capítulo. De todo lo dicho resulta


que la función ( 1) es medible. Resumiendo, podernos enunciar el siguiente
teorema.
(5.28) Teorema.
lavericonvolución y g dosenfunciones
Seanf *fg existe casi integrables
todo punto de sobre es inteentonces
IR n ,
g rabl IR n ,
e y
fica la relación
J IU * g)(x)ldx (J I f(x) ldX) (J Ig(x)l dX)
� .

La convolución de funciones es una operación conmutativa sobre la clase

las funciones y
g
de las funciones integrables, es decir si f y son dos funciones integrables,
f*g g*f son dos funciones integrables e iguales en casi
todo punto. También dejaremos al lector la demostración de las siguientes

(af) *g = f*(f a*g).(g * = U * g) * f * (g = f * g f * aU * g) =


propiedades: h) h, + h) + h,

Los resultados de este párrafo serán usados con frecuencia en el capítulo


8.

EJERCICIOS

1 . Mostrar que la función


p> O.
xp-1 e-X es integrable sobre (O, (0 ) si y sólo si

xx
2. La función sen / no es integrable sobre (0, 00) , aunque existe el límite

iR senx
R
· d
l 1m . -- X.
..... co o X
170 v - INTEGRAL DE LEBESGUE
3. Usar el teorema de la convergencia mayorada (5.14) para probar la
fórmula

4. Probar que si p > O , se cumple

n-oo
lim
Jo
x p
r - 1 ( .:.)
1-
n dx = [000 xp-1 e -x dx.
n Jo

1 00 eXx dx = �
5. Usando integración término a término, probar las fórmulas
1
a)
� n2
11 xP -n=dx1 = L00
o
-
-1
1
r
1
b)
o - x
1 - log
X
n= 1
(p + n -
'

siempre que p > - 1 . Aquí log denota el logaritmo neperiano.


6. Considere la sucesión de funciones
x fn (x) = n x
n X ( ) en el intervalo O :::;
:::; 1 , donde Xn
es l a función característica del intervalo (O, l/n) . ¿Es
posible que exista una función
que fn (x) :::; g(x) g( x)
integrable en dicho intervalo, tal
para cualquier n y cualquier x?
f IR n (E,.,)
7 . Sea una función medible no negativa sobre
sucesión creciente de conjuntos cuya unión es E. y sea una

(a) Probar que L f = ¡}.0� Lk f ;


(b) extender a cualquier función f E.
integrable sobre
8. En el corolario (5. 14) la hipótesis f¡..
reemplazarse por fk f · f � E
en cada punto de puede

f =
E. E L fk L f,
9. Sean y /k (k 1 , 2, . . . )· funciones medibles no negativas e integrables
sobre Si fk � f en cada punto de y � entonces

para cualquier conjunto medible A e E, ¡ ¡ f · /k ---+

10. Sea D un disco cerrado del plano complejo y sea


valores complejos, integrable sobre IR
, tal que n f una función con

mtE) L f(x)dx ED

para cualquier conjunto


f(x) E D para casi todo
E x
de medida positiva y finita. Probar que
IR n .
de

EJERCICIOS 171

11. Si <p(x )f(x) es integrable sobre E para cualquier función f integrable


sobre E , entonces existe una constante finita e , tal que 1<p(x) 1 � e en
casi todo punto x de E .
12. Sea f una función medible no negativa sobre IR 1 , tal que

lb f(x)dx > O
siempre que sea a < b . ¿Puede concluirse que f( x) > O en casi todo
punto x ?
13. Probar que el teorema de la convergencia mayorada (5.14) se extiende a
una familia de funciones medibles ft (x) , a < t < b , dependiente de un
parámetro real t , de la manera siguiente: supongamos que T E (a, b) Y
que en cada punto de E existe el límite

f(x) = tlim f (x).


�7 t
Supongamos que existe una función <1>( x) integrable sobre E , tal que

I ft ( x ) 1 � <I>(x) (x E E, 0. < t < b).

Entonces f es integrable sobre E y además,

r f(x)dx = tlim r ft (x)dx.


lE -+ 7 lE
14. (derivación de una integral paramétrica) . Supongamos que la integral

<p(t ) = fe f(t , x)dx (a < t < b)

existe para cada t E (a, b) ; que f(t , x) es derivable con respecto a t y


existe una función g( x) integrable sobre E , tal que

(x E E, 0. < t < b).

Probar que <p es derivable y además,

<p'(t) = fe f)f
�; x) dz (a < t < b).
172 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

Sugerencia: escribir el cociente {rp(t + h) - rp(t ) } / h Y usar el teorema


del valor medio del cálculo diferencial y el ejercicio precedente.
15. (Transformada de Fourier) Si f es integrable sobre IR 1 , la función

g(t) = ¡: eitxf(x)dx
es acotada y uniformemente continua. Si x k f( x) es integrable, entonces
g es de clase Ck y además,

16. (Función gamma). Demostrar que la función

(p > O)

es infinitamente derivable en la semirecta (0, 00) y además,

1 7 . (Condición necesaria y suficiente de integrabilidad Riemann) . Sea f


una función acotada sobre el intervalo [a, b] . Con las notaciones de la
sección 10, para cada partición íT de dicho intervalo

íT : a = Xo < X l < X:l < . . . < X n = b,


sean rp = ¿ mi X J i Y '1/' = ¿ 1I1i X Ji las funciones escalonadas cor­
respondientes a íT . El número N ( íT ) igual al máximo de los números
Xi - Xi - l (i = 1 , 2, . . . , n ) se llama norma de la partición íT . Probar las
afirmaciones siguientes:
(a) si (íTk ) es una sucesión de particiones que verifica N ( íTk ) -+ O cuando
k -+ 00 , entonces las correspondientes funciones escalonadas (rpk ) y
Clh ) verifican

lim rp (X) = m(x ) , = M(x),


k ..... co k k ..... co k
lim 1/J (X)

donde m(x) y M(x) son las envolventes semicontinuas de f , defini­


das en el ejercicio 10 del segundo capítulo, siemp�e que x no sea un punto

l __�____
EJERCICIOS 173
de división de alguna de las 7I"k .
(b) si s( 'ir) Y S( 71") son las sumas de Riemann correspondientes a 71" , se
cumplen las relaciones

lim s(7I")
N(ñ)-- Q
= (b m(x)dx,
la
lim S(7I")
N(ñ)� Q
= (b M(x)dx.
la
Sugerencia: aplicar la parte (a) y
(c) f es integrable Riemann sobre
(5.[a1,4).b]si y sólo si

¡b {M(x) m(x)}d;r = O,
_

lo cual equivale a afirmar que


intervalo.
f es continua en casi todo punto del

18. Sean
cada yf 2: O
y 9 no negativas e integrables sobre un conjunto E . Si para
ponemos

Ey = E(g y), cp(y) = 1 f(x)dx,


>
By

fe f(x)g(x)dx = lco cp(y)dy.


entonces

19. En este problema E y F son, respectivamente, un subconjunto de IR n


.
y un subconjunto de IR m Probar las siguientes afirmaciones
(a) l E x F le :S I E le I F l e
(b) Si E es medible, también lo es E x IR m
(c) Se E y F son medibles, también lo es E x F .
20. Mostrar que la función f(x, y) = xyj(x2 y2 )2
+ verifica

a pesar de que f no es integrable sobre el cuadrado Q = [- 1,1] [- 1,1].


x

21. Mostrar que si f(x, y) = (x2 -y2 )j(x2 y2 )2 + , entonces


174 v - INTEGRAL DE LEBESGUE

22. Una función no negativa f, 1,


definida sobre IR se llama una densidad
(de probabilidad) si su integral sobre toda la recta es igual a uno. Probar
que
(a) La convolución de dos densidades es otra densidad.
(b) Para cada p > O la función
,

fp(x) = _
f (p)
{
1 _xP- 1 e - X si x > O
O if x < O
es una densidad.
(c) Si p > O Y q > O , entonces fp * fq = fp+q y además,
fJo 1 ( 1 - t )p-1 tq- 1 dt = rf(p)(p +f (q)q) .
La integral biparamétrica del primer miembro se denota por B(p, q ) y
se llama función beta.
23. Si a > O Y f(x)
es integrable en el intervalo [O, b] , donde 0 < b < 00 ,
entonces la integral

h (x) = lx ( X - t ) et- 1 f(t)dt


x
existe para casi todo del intervalo [O, b] Y es integrable sobre el mismo.
Sugerencia: suponer primero que f
es no negativa.
24. Si a > O Y f( x)
es integrable sobre [O, b] , donde O < b < 00 la integral ,

fraccionaria de orden Q' de f


se define por medio de la fórmula

Iet f(x) = f(a)1 Jro (x -t )et - 1 f(t)dt


que tiene sentido para casi todo x de [O, b] . Probar que si > O Q'

y ¡3 > O , entonces I[3Iet f(x) = Iet +[3f(x) en casi todo punto x del
intervalo [O, b] . Nótese que I1 f(x) = f; f(t)dt .
25. Probar que no existe una función integrable u tal que u * f = f para
toda función integrable f. Sugerencia: considere funciones del tipo
f = -X con Ó > O pequeño.
( -6,6)

26. Sea f = X (0, 1 ) Y definamos inductivamente !l = f, fm = fm - 1 * f.



Grafique las funciones h , h y f4 . Para é > O , pongamos fe (x) =
� X (O,e)(x) y definamos !l,e = fe , fm,e = fm - 1 ,e * fe . Demuestre que
fm , e ( x) = � fm (�) y grafique las funciones he , he , he y he para
valores pequeños de é .
CAPITULO VI

CAMBIO DE VARIABLES

1. hnagen de un conjunto medible por una transformación lineal.

En esta sección estudiaremos la forma en que actúa una tranformación


lineal T del espacio IR n sobre un conjunto medible E .
Siendo T una aplicación lineal de IR n en sí mismo, escribiremos Tx
en lugar de T( x) y TE en lugar de T( E) . Al hablar de la matriz de T nos
referiremos exclusivamente a la matriz de T en la base canónica de IR n . El
símbolo det T indica el determinante de la transformación T .
Si a = (a¡j ) es la matriz de la transformación lineal T e y = Tx , la
relación entre las coordenadas de los puntos x e y se puede escribir en la
forma de un sistema de ecuaciones
n
(1) Y¡ = L aijXj (i = 1 , 2, . . . , n )
j=l
o bien en la forma de un producto matricial

Toda transformación lineal de IR n es una aplicación continua. Si T


es invertible, entonces T transforma cada conjunto abierto G en otro con­
junto abierto, pues TG = (T- 1 )- 1 (G) Y T- 1 es continua. Luego, T aplica

175
176 VI - CAMBIO DE VARIABLES

cada conjunto de clase Gó en otro conjunto de la misma clase; en particular,


si I es un intervalo, entonces TI
es un conjunto de clase Gó .
N ecesitaremos considerar tres tipos especiales de transformaciones li­
neales, a las cuales llamaremos aplicaciones elementales, a saber: permu­
tar dos coordenadas, multiplicar una coordenada por un número real A # O ,
sumar a una coordenada el producto de otra coordenada por un factor fijo
A . Más explícitamente, consideremos las aplicaciones definidas por medio de
las fórmulas

T¡3 (XI, . . . , Xi, · · · , Xn ) = (Xl , . . . , AXi, . . . , Xn ) , (A # O ) ,


T")' (XI , . . . , Xi , . . . , Xn ) = (Xl , . . . , X i + AXj , . . . , X n ), ( i # j).

Las matrices que corresponden a estas aplicaciones se llaman matrices


elementales. Escribiendo estas matrices, se comprueba fácilmente que

det Ta = -1, det T¡3 = A, det T")' = 1.

D e las fórmulas anteriores también se ve que l a inversa de cada aplicación


elemental es también elemental. En efecto, es evidente que
además,
= Y T;; l Ta
T¡ I (XI , . . . , Xi, . . . , X n ) = (Xl , . . . , A - I Xi , . . . , Xn ) ,
T")'- I (X I , . . . , X i , . . . , Xn ) = (Xl , . . . , X i - AXj , . . . , Xll ) .

es un productoTodade aplicación
(6.1) Teorema. eal invertibleTT. .de. , Tk . en sí mismo
aplicacioneslinelementales mn
I,
DEMOSTRACIÓN . Será suficiente esbozar la demostración , que suele estudiar­
se en los cursos de Algebra Lineal. El teorema equivale a probar que toda
matriz no singular a = (aij ) es un producto de matrices elementales.
Recordemos que la matriz a se puede transformar en la matriz unitaria
1 . IMAGEN DE UN CONJUNTO MEDIBLE . . . 177

al cabo d e un número finito d e operaciones d e fila, a saber:


1 O ) permutar dos filas,
2 O ) multiplicar una fila por un coeficiente no nulo,
3 O ) sumar a una fila un múltiplo de otra fila.
Por otra parte, cualquier operación de fila sobre una matriz a se puede
realizar multiplicando a izquierda la matriz a por la correspondiente ma­
triz elemental. Luego, SI a es no singular, existen matrices elementales
e 1 , . . . , e k " tales que

es decir, a = (e k . . . e¡)- 1 = e1 1 . . . e¡; 1 y como la inversa de una matriz


elemental es otra matriz elemental, el teorema queda demostrado.

(6.2) Teorema. Si T es una transformación lineal del espacio IR TI , en­


tonces para cada subconjunto medible E de dicho espacio, la imagen
TE es medible y además, m(TE) = I det TI mE .
DEMOSTRACIÓN . Pongamos {j = I det TI . Si T es singular ( no invertible),
entonces {j = O y T IR TI es un subespacio vectorial propio de IR TI , lo cual
implica que el conjunto TE tiene medida nula y el teorema es trivialmente
cierto en este caso.
Para estudiar el caso en que T sea no singular, comenzaremos verificando
las afirmaciones del teorema en el caso especial en que T es una aplicación
elemental y E = 1 un intervalo de IR TI Para fij ar ideas supondremos que

1 = {x E IR TI : ai < x i � bi (i = 1 , . . . , n )}
La aplicación Tu transforma 1 en otro intervalo de la misma medida,
mientras que Tf3 transforma 1 en otro intervalo cuyos lados coinciden con
los de 1 , con la excepción de uno solo de ellos, que se transforma según una
homotecia de razón >. ( distinguir los casos >. > O Y >. < O ) , lo que hace que
la verificación sea muy fácil en el caso de estas aplicaciones elementales.
En cuanto a una aplicación elemental del tipo T, consideremos, a modo
de ejemplo, la aplicación definida por

I
L
178 VI - CAMBIO DE VARIABLES

La aplicación
Clones
T y su inversa T- l están dadas por los sistemas de ecua­

Xl { Xl Yl
rYYn- l XXfln- l AX l
n +
XXn - l
n
YYn--Al Y ,
n l
donde y = Tx,TI X = T- l
se sigue que = (Yl ," " Yn) I
y . De dichas ecuaciones y de la definición de

está formado por todos los puntos y que


verifican las relaciones

Por consiguiente, la sección

(TI)Yl = {(Y2, ' .. , Yn ) : (Yl , Y2 , " " Yn ) TI} E

es el intervalo de IR n- l formado por todos los puntos (Y2 , " " Yn ) que
satisfacen

siempre que a l Yl
virtud de (5.23),
< ::; bl , Y es vacía en caso contrario. Ahora bien; en

tiI = TI = n
Puesto que en este caso, I det
aplicación elemental e un intervalo de IR entonces
T
1 , queda demostrado que si
m(TI) = timI.
,
es una

n. T
Manteniendo la hipótesis de que
un conjunto abierto de IR
G
es una aplicación elemental, sea
Entonces existe una sucesión de intervalos
disjuntos (h ) G
cuya unión es y por consiguiente,
00 00
m(TG) = k=¿l m(Th) = ¿k=l timh.= timG.
1 . IMAGEN DE UN C ONJUNTO MEDIBLE . . . 179

Por la propiedad multiplicativa del determinante: det(T1 T2) = det TI · det T2 ,


de (6.1) se sigue que si T es invertible y G un conjunto abierto, entonces

m(TG) = ómG (ó # O).

Probaremos ahora que para cualquier conjunto E , se cumple

(2)

En efecto, si G es un conjunto abierto que contiene a E , entonces TG


es abierto y TG :J TE , de donde me (TE) :S m(TG) = ÓmG . Como esto
vale para cada conjunto abierto G que contenga a E , en virtud de (3.33)
concluimos que
mATE) :S óme (E)
y de esta misma desigualdad, obtenemos

es decir, óme ( E) :S me (TE) que junto con la desigualdad anterior demuestra


(2).
Finalmente, si E es medible, entonces para cada c: > O , existe un con­
junto abierto G , tal que G :J E , me (G - E) < c: . Luego, TG :J TE Y
además,

me (TG - TE) = me ( T(G - E)) = óme (G - E) < óc: ,

lo cual prueba que TE es medible y la demostración de (6.2) está completa.


Recordemos que una transformación lineal T se llama ortogonal si
preserva la longitud de los vectores; y que para una tal transformación se
cumple I det TI = 1 . Luego, una transformación ortogonal transforma cada
conjunto medible en otro conjunto de igual medida. En particular, toda
rotación tiene esta propiedad.
Si T es una transformación lineal invertible del espacio IR n y f una
función medible sobre dicho espacio, entonces f oT es medible, pues para cada
conjunto boreliano M de la recta extendida, (f oT) - l (M) = T- 1 o f- l (M) .
Vamos a probar que si f es no negativa, entonces se cumple

( 6.3) J f(x) dx = I detTl j f(Tx) dx.


180 VI - CAMBIO DE VARIABLES

La verificación es inmediata si f es la función característica de un con­


junto medible E , en virtud de la fórmula

y el teorema (6.2); y por la linealidad de la integral se deduce que (6.3) es


válida para cualquier función simple no negativa. Finalmente, si f es una
función medible no negativa, entonces existe una sucesión creciente (fk ) de
funciones simples no negativas que convergen puntualmente a f y el resto
de la demostración sigue fácilmente por el teorema de Beppo Levi.
En el resto del presente capítulo se requieren ciertos conocimientos muy
elementales sobre el cálculo en varias variables: el concepto de aplicaciones
diferenciables, la regla de la cadena y el teorema de la aplicación inversa.

2. Aplicaciones diferenciables.

Recordemos que una aplicación <P de IR n en sí mismo se llama dife­


renciable en el punto x , si existe una transformación lineal A del espacio
IR n , tal que
(1) l· l <p(x + h) - <p(x) - Ah l - O .
h�6 Ih l
La única aplicación lineal A que verifica ( 1) se llama transformación ja­
cobiana o derivada de <p en x , y se denota por D<p( x) . Si y = <pe x) ,
podemos escribir <p en la forma

Yi = <Pi(X I , . . . , x n ) (i = I , . . . , n ) .

La matriz de la transformación D<p( x) es la llamada matriz jacobiana:

es decir, aquella que en el lugar (i, k) tiene inscripto el valor de la derivada


Dk <Pi (X) , donde Dk denota la derivada parcial con respecto a la k -ésima
variable.
El determinante
O<p = o( <PI , . . . , <Pn ) = det <p'l,x )
-
ox O(X I , . . . , X n )
3. FORMULA DEL CAMBIO DE VARIABLES 181

se llama el determinante jacobiano de r.p en el punto x.


Siendo U e IR n un conjunto abierto, diremos que r.p es diferenciable
en U si r.p es diferenciable en cada punto de U y decimos que r.p es de clase
el en U si las derivadas parciales Dk r.pi existen y son continuas en U .
Toda función de clase e l en el conjunto abierto U es diferenciable en
dicho conjunto.
Sean U , V Y W conjuntos abiertos de IR n y sea x un punto de U .
Si r.p : U ---;. V es diferenciable en el punto x , y '1/-' : V ---;. W es diferenciable
en el punto r.p( x) , entonces la regla de la cadena establece que la función
compuesta '¡f¡ o r.p es diferenciable en x , y además

D(1/; o r.p)(x) D1/;(r.p(x)) o Dr.p(x).


=

Mencionemos por último que si r.p es lineal, entonces Dr.p( x) = r.p en


cada punto x , como se comprueba directamente a partir de la definición de
derivada.
Llamaremos norma del vector x = (X l , . . . , x n ) al número

(6.4) II x ll = lm::;,::;
�x I x ;! ,
n
y si A es una transformación lineal con matriz (aik ) , llamamos norma de
A al número
n

(6.5)

Para cualquier par de tranformaciones lineales A y B , se verifican las


relaciones
II A + BII � II A II + II B II . II AB II � II A II · IIBII ·
De la primera de ellas se deduce fácilmente que I II A II - II B II I � II A ­
B II .
Además, llamando e n a la aplicación idéntica de IR n en sí mismo, se
comprueba que I l e n I = 1 .

3. Fórmula del cambio de variables.

En lo que sigue supondremos permanentemente que G y H son dos


subconjuntos abiertos de IR n y que r.p': G -;. H es una aplicación biyectiva
182 VI - CAMBIO DE VARIABLES

de clase e l con determinante j acobiano distinto de cero en cada punto de


G , de modo que la aplicación inversa tp-1
: H ---;. G es también de clase el ,
en virtud del teorema de la función inversa (en particular, ambas aplicaciones
tp tp-1
y son diferenciables en sus respectivos dominios) .
Suponiendo que y = tp(x),
pondremos

j(x) = Dtp(x),
y también
J(x) = I det j (x) l ,

Aplicando la regla de la cadena en la relación


es la aplicación idéntica del conjunto G , obtenemos
tp- 1 tp =
o idG , donde idG

(y = tp(x)).
y tomando determinantes en esta relación, resulta
que y = tp( x). J- 1 (y)J(x) = 1 , siempre

El resultado central de este capítulo estará basado en el siguiente lema:

(6.6) Lema. Si
G , entonces
Q es un cubo de IR n cuya adherencia está contenida en

m(tp(Q)) h J(x) dx .
::;

DEMOSTRACIÓN . Puesto que y tp tp- 1


son ambas continuas, se deduce que
tp aplica cada subconjunto abierto de G en otro conjunto abierto y cada

conjunto de clase Gó contenido en G en otro conjunto de la misma clase.


Luego, tp(Q)
es un conjunto de clase Gó . Además, puesto que
podemos suponer que Q
es compacto.
e tp( Q) tp(Q),
Llamando Xo = (X01 , X02 ,Q ,
norma (6.4) podemos escribir
. • .xOn ) al centro de Q , con la ayuda de la
en la forma

Q = Il x - xo l
{x : ::; A} ,
donde A representa la mitad de la longitud de cada lado de Q, cuya medida
3. FORMULA DEL CAMBIO DE VARIABLES 183

es entonces mQ = (2).)n .

2 A.

En virtud del teorema del valor medio, para cada


tenemos
x perteneciente a Q
n

)Oi (X) - )Oi (XO ) = k=Ll Dk)O¡ (X¡ )(Xk -XOk) ,


donde Xi = Xo B¡ (x - xo) B¡
+ con 0 <
un conjunto convexo. Luego,
< 1 , de modo que x¡ E Q por ser Q
n n

1)O¡ (x) - )O¡ (xo)1 :::; L I Dk)O; (X¡)I ' lxk - xOkl :::; >. k=Ll IDk)Oi (X¡ )1 :::; >'lIj(x¡ )1 I
:::; >' l j(x)1 1
max
xEQ
.

es decir,
1 I )O(x) - )O(xo)1 I :::; >. l j(x) lI
m ax
xEQ
·

Esto muestra que )O(Q) está contenido en el cubo


Q* = {y IR l Iy - )O(xo) l I :::; >. l j(x) I }
E n
: max
xEQ
,
184 VI - CAMBIO DE VARIABLES

de donde resulta

m(cp(Q)) � mQ* � (2 'x max llj (x) llt ;


xE Q
es decir,

(1) m(cp(Q)) � (max l lj (x) lI t . mQ.


xEQ

Por otro lado, para cualquier transformación lineal invertible A del es­
pacIO IR n , la aplicación '!jI = A - 1 o cp tiene derivada dada por

(2)

y aplicando la desigualdad (1) con la función 1/.' en lugar de cp y j", en lugar


de j , obtenemos

y en virtud del teorema (6.2) , resulta

(3) m(cp(Q)) � I det AI ( max II A- 1 j(x) l l t m Q


.

xEQ

para cualquier cubo cerrado Q contenido en G y cualquier transformación


lineal invertible A del espacio IR n . Pongamos ahora

111 = max I l r 1 (Y) II .


y E 'Pl Q J

Dado E: > O , existe b > O , tal que las relaciones u E Q , v E Q ,


Ilu - vII < b implican Ilj (u) - j( v ) 11 < E: .
Dividamos Q en cubos cerrados no rampantes Q 1 , Q2 , . . . , QN (es decir,
tales que no exista ningún punto interior a dos de estos cubos) y supongamos
que el diámetro de cada uno de estos cubos es menor que un número positivo
1] � b.
Llamando Xk al centro del cubo Qk , pongamos Yk = cp (xd (k =
1 2 , . . . , N) Y apliquemos la desigualdad (3) al cubo Qk con A = j (Xk ) , de
,

manera que A - 1 = j - 1 (yd Y por lo tanto,


3. FORMULA DEL CAMBIO DE VARIABLES 185

Por otra parte, denotando por e n la aplicación idéntica de IR n en sí


mismo, para cada x E Q k , tenemos

Il r 1 ( Yk ) j (x) ll - 1 = II r 1 ( Yk )j(x) II - lI e n l l
::; II r 1 ( Yk ) j (X) - e n 11 = 11 i- 1 ( Yk ) {j(X) - j(x k )}1I
::; IIr 1 ( Yk ) II · lIj(x) - j (x k )1I < lv!€ .

Por consiguiente,

de donde

Luego,
N N
m(cp(Q)) ::; L m(cp(Q k ) ) ::; ( 1 + .L1ú·t L J(xdmQk
k=l k=l
y haciendo que r¡ tienda a cero, obtenemos

y como E se eligió arbitrariamente, haciendo E ---;. O resulta la desigualdad


del lema.

(6.7) Corolario. Si E es un subconjunto medible de G , entonces cp(E) es

::; fe
medible y además,
m(cp(E)) J(x) dx.

DEMOSTRACIÓN. La demostración se realiza en varias etapas:


1 0 ) Si E es abierto, entonces cp(E) es abierto. Además, existe una sucesión
de cubos disjuntos (Q k ) cuya unión es E , tal que para cada k , Q k e G ;
y en virtud de (6.6),
186 VI - CAMBIO DE VARIABLES

2 O) Si E es un conjunto de clase G6 acotado y situado a distancÍa posi­


tiva del complemento de G , pongamos p = d(E, CG) y sean U y J( ,
respectivamente, los conjuntos definidos por las relaciones

d(x, E) < p/2, d(x, E) � p/2.


Es claro que U e s abierto, J{ es compacto y además, E e U e J( e
G . Por otro lado, puesto que E es de clase G6 , existe una sucesión
decreciente de conjuntos abiertos (Gi ) , tales que
00

Por consiguiente,
00

cp(E) :J cp(G¡) :J cp(G:¡) :J . . . , cp(E) = n cp(Gd,


i= 1
y en virtud de la etapa anterior y el teorema de la convergencia ma­
yorada,

m(cp(E)) = .lim m(cp(Gi )) �


l�N
.lim
' - 00
1 . J(x) dx = JrE J(x) dx.
G,

3 O ) Si E es un conjunto de clase G6 , consideremos la sucesión de conjuntos


El., = {x E E : I x l < k, d(x, CG) > l/k} .
Cada Ek es de clase G6 , acotado, y situado a distancia positiva del
complemento de G . Además

y en virtud de la etapa anterior,

m(cp(E» = k- lim m(cp(Ek » � lim r J(x) dx = r J(x) dx.


k-N JEk
oo JE
4O) Si mE = O , entonces existe un conjunto D de clase G6 , tal que E e D
y mD = O , de donde

m(cp(D)) � in J(x) dx = 0.

J
3. FORMULA DEL CAMBIO DE VARIABLES 187

Puesto que <p(E) e <p(D) , se sigue que <p(E) tiene medida nula. Luego,
<p transforma cada conjunto de medida nula dentro de G en otro con­
junto de medida nula.
5 O ) Si E es un subconjunto medible de G , entonces existen un conjunto D
de clase Gó y un conjunto Z de medida nula (ambos contenidos en G ) ,
tales que E = D - Z . El conjunto <p(E) = <p(D) - <peZ) es medible en
virtud de todo lo anterior; además,

m(<p(E)) = m(<p(D)) � in J(x) dx = fe J(x) dx,


y el corolario queda completamente demostrado.
La primera consecuencia de (6.7) es que si f : H -+ IR es una función
medible sobre H , entonces la función compuesta f o <p es medible sobre
G . En efecto, para cada conjunto boreliano 1\11 de la recta extendida,
( f o <p)- 1 (M) = <p- 1 (f- 1 (M)) = <p- 1 (F) , donde F = f- 1 (M) es un sub­
conjunto medible de H . Puesto que <p- 1 tiene las mismas propiedades que
<p , la primera afirmación de (6.7) implica que <p- 1 (F) es medible, lo cual
demuestra que f o <p es una función medible.
Estamos ahora en condiciones de enunciar y probar el resultado principal
de este capítulo.

(6.8) Teorema. Si f : H � IR es una función medible no negativa,


entonces f o <p es medible sobre G y además,

r f(y) dy = r f(<p(x))J(x) dx.


lH lG
DEMOSTRACIÓN . Comenzaremos probando la desigualdad

(4) i f(y) dy � L f(<p(x))J(x) dx .


Si f = X F es la función característica de un conjunto medible F e H ,
poniendo E = <p- 1 (F) , es claro que F = <p(E) Y f( <p(x)) = X E (X) . Por
consiguiente, la desigualdad (4) se reduce a la desigualdad del corolario (6.7).
De la linealidad de la integral se deduce que (4) se mantiene válida si f
es una función simple no negativa.
188 VI - CAMBIO DE VARIABLES

Finalmente, si f es una función medible no negativa, entonces existe


una sucesión creciente de funciones simples no negativas ( h ) que converge
puntualmente a f y la desigualdad (4) resulta ser cierta en general, en virtud
del teorema de Beppo Levi.
Si ahora aplicamos la desigualdad (4) a la función g(x) = f(<p(x))J(x)
permutando H con G y poniendo <p- l en lugar de <p , obtenemos

i g(x) dx :s [ g(<p- I ( Y))J - I (y) dy = [ f(Y) J(<p- l ( Y» J - I (y) dy


= [ f( Y) dy
que es precisamente la desigualdad opuesta a (4) , Y el teoreina queda así
demostrado.
Recurriendo a la descomposición f = f+ - f- , obtenemos inmediata­
mente el siguiente corolario.

(6.9) Corolario. La función medible f(y) es integrable sobre H si y sólo


si f(<p(x))J(x) es integrable sobre G , y en tal caso,

[ f(Y) dy = i f(<p(x»J(x) dx .
Recordando que J(x) = Ja<pjax J , la última fórmula se puede escribir en
la forma más sugestiva

en notoria analogía con la correspondiente fórmula para intervalos de la recta


en el caso unidimensional ( 11 = 1 ), de la cual la fórmula que acabamos
de demostrar representa una muy amplia generalización. En particular,
obsérvese que los conjuntos G y H pueden no ser acotados.

EJERCICIOS

1. Sean V I , V:¡ , . . . , Vn vectores linealmente independientes de IR n . Mostrar


que el paralelepípedo P formado por los puntos de la forma
EJERCICIOS 189

tiene medida m(P)


vectores dados.
= 1 det a l , donde a es la matriz cuyas filas son los

2. La aplicación r.p definida por las ecuaciones


{X = 7' COS O
)(1' > 0, ° < O < 2 ¡r
y= l' sin O
transforma biyectivamente el rectángulo infinito abierto G = {(1', O) E
2 ¡r
IR : l' > 0, 0 < O < 2 } en el conjunto abierto H 2
= IR _{(x,y) : x ;:::
0,y= O} . Notese que H es todo IR 2
cerrada (un conjunto de medida nula).
con excepción de una semirrecta

Probar que para cualquier función medible no negativa


sobre IR 2 , se cumple
f(x , y) ,
definida

ffm 2 f(X,y)dXdy = fL f(1' cos O, ) d d 1'senO 7' 1' O .

Aplicar esta fórmula y el teorema de Fubini-Tonelli (5.24) a la función


f(x, y) = e-(x2+y2) f�oo e - x2 dx =
para obtener la fórmula .¡:¡r.
f(x)
3 . Si es no negativa (o bien integrable) sobre IR n y
real distinto de cero, entonces
>. un número

f f(>.x)dx = f f(x)dx. I >' I - n

4. Demuestre que si a = (aij) es una matriz simétrica y Q( x) = xax


T ,
x f(x)a = e- Q(x,x)
donde T es el vector transpuesto de
tica, entonces la función
la correspondiente forma cuadrá­
es integrable sobre
si todos los autovalores de son positivos, y en tal caso,
IR n
si y sólo

¡rn / 2
f f(x)dx = (det a) 1 / 2 ·

5. ( coordenadas polares en IR n ) . Consideremos la aplición S de IR n en


sí mismo, dada por las ecuaciones
l' COS 0 1

l' sen01 cos O2


l' sen01 sen02 cos 03

Xn - 1 7'

l'
sen0 1 . . . senOn _2 cos On - 1
'
sen01 . . . senOn _ 2 senOn _ 1 ,

j
190 VI - CAMBIO DE VARIABLES

de manera tal que x = (X l , X n - l , Xn ) = S(1', el , ' en - l ) o


000' 000

Probar las siguientes afirmaciones


(a) la aplicación S transforma biyectivamente el conjunto abierto G ,
definido por las relaciones

'1" > O, O < (h < 7T, 0 0 0 ' 0 < en - 2 < 7T, 0 < en - l < 27T

en el conjunto H formado por los puntos X que satisfacen alguna de las


relaciones Xn -# O o Xn - l < O o
Nótese que el complemento de H es un "semihiperplano" y por con­
siguiente un conjunto de medida nula en IR n o Obsérvese también que
el punto () = (() l , ()n - l ) varía en un intervalo L del espacio IR n - l ,
000'

caracterizado por las relaciones

O < e l < 7T, 0 0 0 ' 0 < ()n - 2 < 7T, O < ()n - l < 27To

(b) si X = S( '1", ()) , entonces

(c) el determinante jacobiano de la transformación S está dado por la


fórmula J = 1'n - l g( ()) donde g(()) = senn - 2 ()1 senn - 3 ()2 0 0 0 sen()n _ 2 o
Sugerencia: expresar S como el producto (composición) S2 o SI , donde
SI está dada por las ecuaciones

en tanto que S2 está dada por

X l = X l , X 2 = 1'1 COS ()2 , x3 = '1"1 sen()2 COS ()3,


000, x n = '1"1 sen()2 000 Sen()n _ l o

Usar inducción con respecto a n o

6 (continuación) Poniendo x' = S( l , ()) , la transformación S puede es­


0

cribirse en la forma x = 1'x' , donde l' = I x l = (xi + + x;) 1 / 2 y x' 000

es un punto de la esfera unitaria ¿ = {x : Ix l = 1} o Mostrar que para


cualquier función medible no negativa se cumple

J f( x) dx = 100 d1' ¡.n - l 1 f('I"x')g(e)d()o


EJERCICIOS 191
Aplicar esta fórmula a la funciónf(x) e-r2 = para evaluar la constante

Cn ¡ g(B)dB,
=

ft tp-1 e -tdt.
expresándola en términos de la función gamma: f(p) =
7. Calcular l a medida ( o volumen) d e la bola unitaria B {x : ! x ! ::; 1}.
=

8. Probar que f(1/2) = fi


9. La función f(x) se llama una función radial si existe una función
t f(x) fo(! x l ) .
definida sobre la semirecta � O , tal que =
fo(t)
Mostrar que
sif es una función radial, entonces

J f(x)dx Cn 100 rn -1 fo(r)dr.


=

10. ¿Para qué valores de p es ! x !P ! x ! ::; 1


integrable sobre la bola unitaria ?
1 1 . Demostrar que la integral biparamétrica

es finita si p > O Y q > O ; expresar su valor en términos de la función


gamma. Sugerencia: considere el cambio de varible =
(0 ) .
x e-t ::; t
(O <

12. Calcular la integral de la función (1+!x ! 2)-Cn+!)/2 IR n .


sobre el espacio
13. Sea A. un subconjunto boreliano de IR n
con la siguiente propiedad:
para cada
tv E A} v E IR n
que verifique =
tiene medida nula. Probar que
! v ! A1,
el conjuntoAv {t E IR
=
tiene medida nula.
14. Si IvI es un conjunto convexo en
tiene medida nula y que l\![ es medible.
IR n ,
probar que la frontera de 111
CAPITULO VII

ESPACIOS DE FUNCIONES CLASICO S

1 . El espacio de las funciones integrables.

En este capítulo consideraremos funciones medibles f con valores reales


o complejos, definidas sobre un subconjunto medible E del espacio euclidiano
IR n .
El conjunto de las funciones integrables sobre E será denotado por
L (E) o simplemente por L 1 , si no hay necesidad de hacer referencia es­
1
pecífica a E o bien si este conjunto queda sobreentendido por el contexto.
El espacio L 1 es un espacio vectorial de funciones; y dado que la integral
no distingue entre dos funciones que sean iguales en casi todo punto, éstas
serán identificadas en una misma clase . En otras palabras, aceptaremos que
f = g si f( x ) = g( x ) en casi todo punto x de E . Así, por ejemplo, la
igualdad f = O significa que f( x ) = O en casi todo punto x de E .
El lector no tendrá dificultad en probar que la relación
"f = g en casi todo punto de E"
es una relación de equivalencia entre funciones medibles que respeta las
operaciones algebraicas habituales de suma, producto y multiplicación por
un número, lo cual permite definir unas operaciones algebraicas homólogas
entre las clases de equivalencia, tal como se hace con las estructuras cocientes
en el álgebra.
Así, por ejemplo, si denotáramos por (J) la clase de equivalencia de f ,
podríamos definir las operaciones vectoriales por medio de las fórmulas
(J) + (g) = (J + g), ).. ( J) = Ud) ·

192
1 . EL ESPACIO DE LAS FUNCIONES INTEGRABLES 193

En adelante cada elemento de L 1 será una clase de equivalencia de las


definidas por aquella relación. Además, el símbolo 1 se usará indistintamente
para representar a la función 1 o a su clase de equivalencia (pronto veremos
que este abuso de notación y de lenguaje resulta muy saludable) .
Para cada 1 en L 1 (E) pongamos

1I 11 h = L 1 1(x) 1 dx.
Nótese que todas las funciones que se encuentran en una misma clase dan el
mismo valor para la integral.
De esta manera hemos definido una función no negativa sobre L 1 que
cumple

NI 11 1 + gl h < 1I 1 1 h + I l g l h
N2 II ·V l h I A l lIll h
N3 11 1 11 1 O si y sólo si 1 = O,

para cualquier par de vectores 1 y g en L 1 y cualquier escalar A . Luego,


L 1 (E) es un espacio normado con la norma 1I · l h , en el sentido que hemos
definido en la sección 14 del capítulo 11.
La distancia entre los vectores 1 y g se define entonces por medio de la
fórmula
dU, g) = 11 1 - g lh = L 1 1(x) - g(x) 1 dx
y la noción de convergencia con respecto a esta métrica se llama convergen­
cia en norma, más específicamente convergencia en norma 11 11 1 o también
conocida como convergencia en L 1 .
Seguidamente veremos que como espacio métrico L 1 (E) es un espacio
completo, o sea que toda sucesión de Cauchy en L 1 converge en norma hacia
un vector 1 del mismo espacio.
Un espacio normado, completo con respecto a la distancia inducida por
la norma, se llama un espacio de Banach.

(7.1) Teorema. L 1 (E) es un espacio de Banach.


DEMOSTRACIÓN . Resta ver que este espacio es completo, para lo cual demostraremos
lo siguiente:

tm
194 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

Sea U; ) una sucesión en L1 tal que

L II Ii ll 1 < 00 ,
;� 1
entonces existe una función S en L 1 tal que
II Si - SIj¡ --;. O para TI --;. 00 ,

donde Si = ¿ Ji .
1 �j � i
Dejamos como ejercicio demostrar que la afirmación de arriba implica la
completitud del espacio L 1 •

Sea ahora <1>( x) la suma de la serie

L 1J; (x) 1 .
i� 1
Dado que la serie numérica ¿ IIId l 1 es convergente,
el teorema de Beppo­
Levi nos asegura que <I> es integrable, luego finita en casi todo punto. Así está
bien defin ida la función
S(x) = L li( X) ,
i� 1
excepto sobre un conjunto de medida nula. Como I S I ::; <I> , la función S está
en L 1 . Por otro lado la función I Si - S I tiende a cero en casi todo punto
y está dominada por 2<I> , luego el teorema de la convergencia dominada nos
permite afirmar que l i S - Si l1 1 tiende a cero cuando i tiende a infinito.
Q.E.D.
Creemos que la demostración dada es bastante directa y en ella se usan
principalmente dos hechos: la completitud del campo de escalares y el teo­
rema de la convergencia dominada. Nos parece instructivo esquematizar una
segunda demostración.
Sea Ui) una sucesión de Cauchy en L 1 . Luego por la desigualdad de
Chebyshev es de Cauchy en medida y entonces existe una función medible
I tal que li converge a I en medida (véase Teorema 4. 15) . Además existe
una sub sucesión ( J; k ) de U;) que converge a I en casi todo punto. Usando
el teorema de Fatou tenemos
1. EL ESPACIO DE LAS FUNCIONES INTEGRABLES 195

Esta última desigualdad nos asegura que f está en P y que fi converge


hacia f en norma 11 11 ·
1
Es útil tener presente que los argumentos utilizados arriba dan también
una demostración del siguiente hecho.
Sea (Jd una sucesión de funciones integrables que converge en L 1 hacia
una función f . Entonces existe una subsucesión (Ji k ) de (Ji ) que converge
a f en casi todo punto.
Para lo que sigue conviene recordar que se llama soporte de una función
f a la adherencia del conjunto formado por los puntos x tales que f( x ) -# O .

Un principio general, muchas veces útil, es reemplazar por una función


"buena" g de tal manera que el "resto" Il f - g l l 1 sea chico. Veremos a
contiÍmación algunas de las clases de funciones buenas que se usan con fre­
cuencia.
Sea S = S( E) el conjunto de las funciones simples e integrables sobre
E . Este conjunto S es denso en L1 , lo que significa que para cada f en
P y cada é > O exi�te g en S tal que Il f - g l1 1 < é .
Las funciones escalonadas, combinaciones lineales finitas de característi­
cas de intervalos acotados, son densas en L l ( IR n ) . Esta afirmación es con­
secuencia del hecho de que S es denso en L1 y de la definición de medida
de Lebesgue.
Por otro lado no es difícil convencerse de que la función característica de
un intervalo acotado de IR n es aproximable en norma L1 por funciones con­
tinuas con soporte compacto; luego esta última clase de funciones es también
densa en L1 . Nótese que hemos prácticamente demostrado al pasar que L1
es separable, i.e. tiene un subconjunto numerable denso.
El mismo tipo de argumento que hemos dado nos permite afirmar que
'
C8 ( IR n ) es denso en L1 . Esta última clase consta de las funciones con
soporte compacto y con derivadas parciales continuas hasta el orden m . En
particular, Ca( IR n ) denotará la clase de las funciones continuas con soporte
compacto.
Para referencia enunciamos el siguiente teorema:

(7.2) Teorema. La clase formada por las funciones continuas con soporte
compacto y la clase de las funciones escalonadas son densas en el es­
pacio L1 ( IR n ) .
196 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

2. Las funciones esencialmente acotadas.

I
Una función medible es esencialmente acotada sobre E si existe una
constante finita lV! tal que
I {x I/(x)1 M} IEE : > =O ,
en esta situación PoI recibe el nombre de cota esencial. En otras pa­
labras M es cota esencial para I I
sobre E sii/ ( x) 1 M:s; para casi todo
x 1 /1 001 /1 00
E E . Pondremos
fácilmente que
para el ínfimo de las cotas esenciales. Se demuestra
es una cota esencial para l .
Nosotros hemos definido
este no es el caso pondremos
11 //11 0000 I
cuando es esencialmente acotada; si
= 00 , así I es esencialmente acotada sii
1 /1 00 LOO . Loo
< oo . El conjunto de las funciones esencialmente acotadas sobre E es
denotado por En identificamos las funciones iguales en casi todo
punto; con esta convención
de funciones. Más todavía,
1 Loo· 1 00
es una norma sobre este espacio vectorial
es un espacio de Banach. Dejamos como
ejercicio demostrar esta afirmación.
Nuevamente los resultados del Capítulo IV nos aseguran que las fun­
ciones simples son densas en Loo
. Por otro lado ni las funciones escalonadas
ni las funciones continuas acotadas son densas en . LOO ( IR n )
Nótese que el Teorema (7.2) nos asegura que no existe ningún espacio
vectorial X estrictamente comprendido entre y Co(IR n ) L 1 (IR n )
tal que
X con
definir L1 1 (1 IR1 n )
sea un espacio de Banach, dicho de otra manera uno podría
como la completación de
tenemos la misma situación con la norma
con la norma
pues
Co(1 IR1 00n,) Co( IR n ) 1 ·1 1 1 .
No
con esta
norma no es un espacio de Banach y el mínimo espacio normado completo
que lo contiene no es
IR n
sobre
LOO .
Por otro lado las funciones continuas acotadas
forman un espacio de Banach con la norma 1 1 00 .
Veremos a continuación de qué manera están relacionados los espacios
L1 Loo .
y
Notemos que si I E
todavía, tenemos que
L1 g LooY E Ig
el producto es integrable. Más

fe I/g l dx 1 /1 1 I g l oo .
:s;

Luego para cada función


L1 g LooE está bien definida la siguiente función sobre
2. LAS FUNCIONES ESENCIALMENTE ACOTADAS 197

donde g(x) = g(x) denota el complejo conjugado de g(x) .


Esta función Cg es lineal y verifica
I fg (f) 1 :S IIg lloo Il f l l ! ,
para cada f E L 1 . Este es un ejemplo de ciertas funciones generales que
describiremos brevemente.
Diremos que una transformación lineal T de un espacio normado X en
un espacio normado Y es acotada si existe un número no negativo NI < 00
tal que
II Tx l1 :S M l l x ll ,
para cada x EX.
Obsérvese que en la desigualdad anterior hemos usado el mismo símbolo
II II para denotar tanto la norma en X como en Y, pero está claro que éstas
pueden ser de naturaleza completamente distinta.
Al conjunto de transformaciones lineales (u operadores lineales) acotados
de X en Y lo designaremos con L( X, Y) . Este es un espacio vectorial de
funciones en el que podemos definir la siguiente norma:
Si T E L(X, Y) entonces II T II = sup { II Tx ll : Il x l l :S 1} .
En los ejercicios se verá que si Y es un espacio completo también lo es
L(X, Y) ; en particular L(X, <C) o L(X, IR ) son espacios de Banach. Para
cualquiera de estos dos usaremos la notación X * y diremos que es el espacio
dual de X . Para nosotros X* siempre denotará el dual topológico de X
cuyos elementos son las funcionales lineales acotadas.

( 7 .3) Teorema. Si g E LOO entonces fg E (L1 ) * Y II Cg l 1 = I Ig lloo . Más


aún, cada elemento de (L 1 ) * es de esta forma.
Usualmente se enuncia este teorema diciendo que el dual de Ll es LOO
y se escribe (L 1 ) * = LOO .
DEMOSTRACIÓN . Veamos. la primera parte del teorema para g E LOO no
esencialmente nula. Por un lado es claro que Ilfg l l :S IIg lloo . Solamente es de
interés el caso m(E) > O . Luego, dado é > O existe A � E , 0 < m (A ) < 00 ,
tal que I g(x) l 2: IIglloo é si x E A .
-

Pongamos ahora f(x) = sgn(g(x» m[A) X .4. (x) , donde sgnx = x/ l ;r l


si x =J. O Y sgnO = O . Claramente tenemos
198 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

con lo que Ilfg l l = II g l l oo . La demostración de la segunda parte del teo­


rema es más complicada y necesitamos postergarla hasta el final del siguiente
parágrafo.
Sabemos que si g E L oo , entonces gf E L 1 para cada f E L 1 • Veamos
que la afirmación recíproca también es cierta.

(7.4) Teorema. Sea g una función medible tal que gf E L 1 para cada
f E L 1 . Entonces g E Loo .
DEMOSTRACIÓN . Las hipótesis del teorema nos garantizan que g es una
función finita en casi todo punto. Nosotros demostraremos que si g es una
función finita en ,casi todo punto tal que g ti L oo entonces se puede construir
una función f E L 1 tal que gf ti P . En efecto, sea ( a i ) una sucesión
numérica tal que

o < a l < a2 < . . . y L ai- 1 < 00 .

19

Sea ahora Ai , 0 < meA; ) < 00 contenido en el conjunto

{x E E : ai < I g(x) l } .

La siguiente función
00
f = L ( a i m(A ¡ ) - l X A i
i= l

es la que mencionamos en un principio.


Q.E.D.

3. Funciones de cuadrado integrable.

Denotamos con L 2 ( E ) o L 2 al espacio formado por todas las funciones


medibles f con valores en los complejos tales que I f l 2 E L 1 (E) . Consi­
deraciones similares a las que haremos serán válidas si las funciones toman
valores en la recta real extendida.
3. FUNCIONES DE CUADRADO INTEGRABLE 199

El espacio L 2 es un espacio vectorial y si f, 9 E L 2 entonces fg E L 1


(recuerde que el producto de dos números positivos es menor o igual que el
promedio de sus cuadrados). Luego está bien definida la expresión

(J, g) = k f(x) g(x) dx .


Vemos que ( , ) es un producto escalar, i.e. una función con val­
. .

ores en los complejos con las siguientes propiedades: es lineal en la primera


variable, (J, g) = (g, J) , (J, J) ? O y (J, J) = O sii f = O .
Si ponemos IIfl1 2 = (J, J) 1/ 2 Y seguimos los pasos realizados para el caso
de la norma euclídea en IR n , ver Capítulo II, parágrafo 1 , tenemos que L 2
es un espacio normado con la norma 11 · 11 2 , la cual proviene de un producto
escalar. Además se cumple la desigualdad de Cauchy-Schwarz

k l f(x)g(x) 1 dx :::; II flb IIg11 2 ,


para f, 9 E L '2 .
En forma similar a lo realizado en L 1 se demuestra que L 2 es completo;
o sea. que estamos en presencia de un espacio normado completo cuya norma
proviene de un producto escalar. Esto se resume diciendo que L 2 es un
espacio de Hilbert .
Haremos a continuación una pequeña incursión por la teoría. abstracta
de los espacios de Hilbert.
Sea H un espacio vectorial sobre los números complejos provisto de un
producto escalar ( , ) y una norma Il x l l = (x , x) l / '2 . Supondremos además
que es completo como espacio normado, es decir H es un espacio de Hilbert.

(7.5) Teorema. Sea H un espacio de Hilbert y e un subconjunto no vacío


de H cerrado y convexo. Entonces e posee un único elemento de
norma mínima, i. e. existe un único Co E e tal que

Il co l l = inf l l e ll .
cEC

DEMOSTRACIÓN . Sea (Ci ) una sucesión minimizante en e , i.e. cada C¡


está en e y II cdl --;. d = inf Il c ll cuando i � 00 .
cEC
200 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

De la siguiente igualdad (ley del paralelogram.o)

teniendo en cuenta la convexidad de e se obtiene la desiguadad

Esta nos asegura que (e¡) es de Cauchy en H ; luego existe eo tal que
Il e¡ - eo l l ---;- O para i � 00 , y como e es cerrado se tiene que eo E e .
Teniendo en cuenta que (e; ) es minimizante llegamos a l! eo ll = d . La uni­
cidad de este eo es consecuencia directa de la ley del paralelogramo y de la
convexidad del conjunto e .
Q.E.D.
El teorema demostrado nos permite asegurar la existencia y unicidad de
la proyección de un vector x sobre un conjunto convexo cerrado e . Dicha
proyección, que será denotada por p( x) = p( x/e) , se define como el único
elemento en e que verifica

II x - p(x) 1I ::; II x - e ll , cEe .

Observe que el conjunto x - e = {x - e : c E e} es convexo y cerrado.

(7.6) Teorema. Sean H un espacio de Hilberf, e un subconjunto de H


no vacío eerrado y convexo, y sean x , P dos vectores en H . Entonces
las siguientes afirmaciones son equivalentes:
(1) El vector p es la proyeeción de x sobre e .
(2) P E C y Re ( x - p, p - e) � O , para eada e E e .
(3) p E C y II x - e ll 2 � 11 ;1: - p ll 2 + II p - e l l 2 , para eada e E e .
DEMOSTRACIÓN . Para ver que ( 1 ) implica (2) se considera la función
f(é) = II x - ( 1 - é)p - ce ll 2 ,
luego se observa que 1'(0) � O por ser p una proyección. Calculando f'(O)
se obtiene la parte real de 2( x - p, p - c) .
La parte (3) es consecuencia de (2) y de desarrollar la expresión

II x - e ll 2 = lI (x - p) + (p - e) l i 2 .
r

3. FUNCIONES DE CUADRADO INTEGRABLE 201


Claramente (3) implica (1).
Q.E. D .
La proyección p( x / C) tiene particular interés cuando C es un subespa­
cio cerrado de H , en cuyo caso la condición (2) de (7.6) toma la forma:

pECY (x - p, c) = O para cada c E C .


Esto último se suele expresar diciendo que un vector p en C es la proyección
de x sii x - p es perpendicular a C .
Observemos que la afirmación (3) de (7.6) implica la unicidad de la
proyección. En efecto si p y q son dos vectores en C que satisfacen (3) ,
tendremos
Il x - q ll 2 � II x _ p ll 2 + II p _ q l l 2
II;/: - p l f � II x - q ll 2 + II p _ q ll 2 ,
pero estas dos inecuaciones aseguran que IIp - q ll 2 = O , o sea p = q .
Veamos a continuación cómo son la funcionales lineales de un espacio de
Hilbert H .
Si v E H y ponemos Cv (u) = (u, v) entonces Cv E H* . Además, como
fácilmente se ve, II Cv 11 = II v l l · El teorema de representación de Riesz, que
probaremos a continuación, nos asegura que aparte de éstos no hay otros
ejemplos de funcionales lineales continuas sobre H .

(7.7) Teorema. Sea H un espacio de Hilbert y e una funcional lineal


continua en H . Entonces existe un único vector v E H tal que C( u) =
(u, v) para cada u E H . Además IIC II = II v l l ·
DEMOSTRACIÓN . supondremos de entrada que existe u E H tal que C(u) "#
O ; si no, la afirmación es obvia. Definamos
N = {x E H : C(x) = O} .

Por ser e lineal y continua el conjunto N es un sub espacio cerrado y además


no es todo H . Sea ahora Yo E H , Yo � N , luego por (7.6) existe un único
x E N tal que el vector Yo - x es perpendicular a N . En otras palabras,
siempre podemos encontrar un vector y � N perpendicular a N tal que
lIyl l = 1 . Cada vector x E H se puede escribir así :

x= x-
( C(X )
C(y)
)+
y'
C(x)
C(y)
y,

l
202 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

o sea que todo vector del espacio admite una representación de la forma
x = u + o:y , u E N , o: complejo.
Pongamos ahora v = f(y) y . Claramente f(o:y) = (o:y, v ) . Además si
x E N , entonces ( v , x ) = O . Por lo tanto tenemos que para todo x E H se
verifica que

f(x) = f(o:y + u) = f(o:y) = (o:y, v ) = ( x , v ) .


Es obvio que el vector v es único.
Q.E.D.
Usaremos el teorema de representación de Riesz para completar la demostración
del Teorema (7.3) .
Sea i una funcional lineal continua definida sobre L 1 (E) . Nos interesa
ver que existe g E L 00 (E) tal que

eu) = fe J 9 dx = ig U) ,
Supondremos primero que meE) < oo . Recordemos que f verifica

I fU) 1 :::; lI ell ll J ll 1 ,


Usando Cauchy-Schwarz tenemos que

l eU) 1 :::; lI ell [m(E)F / 2 II J I1 2 ,


o sea que podemos pensar a e como una funcional lineal sobre el espacio de
Hilbert L 2 (E) , así usando el Teorema (7.7) vemos que existe 9 E L2 ( E) tal
que

De la anterior igualdad y teniendo en cuenta que e is una funcional lineal


continua tenemos que

fe IJgl dx :::; II J lh Il f ll ,
Si J is una función integrable, la última desigualdad vale para Jn =
min ( I J I , n) y haciendo tender TI a infinito Beppo-Levi nos garantiza que
ella es cierta para J integrable. Usando (7.4) se obtiene que 9 E LOO (E) .
4. FUNCIONES CONVEXAS 203

Ahora bien; las funcionales lineales continuas f y fg coinciden en L 2 (un


subconjunto denso de L 1 ) . Luego son idénticas.
Si el conjunto E tiene medida infinita se lo puede reducir al caso ya
demostrado poniendo a este conjunto como una unión numerable disjunta de
conjuntos Fi de medida finita. El resto de la demostración se deja a cargo
del lector. Q.E.D.

I
4. Funciones convexas.

En el Capítulo Il , Sección 14 hemos visto la utilidad de las funciones


convexas como generadoras de normas en IR n . Es nuestra intención estudiar
con algún detalle propiedades de estas funciones.
Denotamos por 1 un intervalo de la recta con extremos a y b , el cual
puede contener alguno de sus extremos y ser no acotado.
Una función cp de 1 en IR se llama convexa sobre 1 si las relaciones
s, t E 1 y O :S >. :S 1 implican
(1) cp(>.s + ( 1 - >.)t) :S >.cp(s) + ( 1 - >.)cp(t) .
Es siempre conveniente tener la imagen geométrica de la desigualdad
anterior. Si P1 Y P'2 son dos puntos sobre la curva y = cp( x) , los puntos del
arco de curva P1 P'2 deben estar por debajo o sobre la cuerda determinada
por los puntos P1 P'2 .
Una manera alternativa de definir función convexa es suponer que <p es
continua sobre 1 y que verifica

(2)
(
s+t
cp -2-
) :S "21 <pes ) + "21 cp(t) , (s, t E I) .
En este parágrafo veremos que (1) implica la continuidad de la función
cp en el interior del intervalo l . El hecho de que la continuidad cp conjun­
tamente con (2) implican la convexidad de <p se deja como ejercicio. La
caracterización con (2) es más fácil de verificar.
A continuación damos un ejemplo de función convexa. Sea p E P (I)
una función creciente. Luego para cada t E 1 ponemos

(3) cp(t) = ¡t pes) ds .


204 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

Por consiguiente cp es continua sobre 1 . El hecho de que la función definida


por (3) cumple (2) es un ejercicio que el lector debería realizar.
Más adelante veremos que la fórmula (3) nos da esencialmente todas las
funciones convexas.
Usando (3) obtenemos rápidamente la convexidad de las siguientes fun­
ciones xP p � 1 , eX , xlnx sobre x � O .
La desigualdad (1) equivale a afirmar que para cualquier terna de puntos
x < y < z en el intervalo 1 se verifica alguna de las relaciones siguientes:
cp(y) - cp(x) < cp(z) - cp(x)
(4) z-x
y-x

cp(z) - cp(x) < cp(z) - cp(y)


(5)
z-x :; - y

cp( y) - cp(x) < cp(z) - cp(y)


(6)
y-x z-y

Todas las desigualdades tienen un claro significado geométrico que en la


mayoría de los casos es suficiente para convencernos de su validez. A modo
de ejemplo damos un razonamiento analítico para ver que ( 1 ) es equivalente
a (4).
A partir de ( 1 ) obtenemos

'" - y y-x
cp(y) � -
- - cp(x) + -- cp(z) .
:; - x :; - x
Si a esta última desigualdad le sumamos miembro a miembro -cp(x) obte­
nemos (4). El proceso claramente se puede revertir, de modo que (4) es equi­
valente a ( 1) . Las dos equivalencias restantes no ofrecen dificultad adicional.
Podemos usar (6) para demostrar que si cp E e l ( a , b) Y cp' es creciente
entonces cp es convexa sobre ( a , b) , para lo cual basta usar el teorema del
valor medio.
Pongamos ahora

cp(x + h) - cp.( x)
h
4. FUNCIONES CONVEXAS 205
<p(x) - <p(x - h)
D- <p(x) = lim
h.-;. O + h
cuando estos límites existan.
Si <p es una función convexa sobre 1 valen las afirmaciones (a) ( c) si­ -

guientes:
(a) D + <p(x) existe y es menor que infinito para a :::; x < b . [use (4)].
(b) D- <p( x) existe y es mayor que menos infinito para a < x < b .
[use (5)].
(c) D - <p(x) :::; D + <p(x) para a < x < b . [use ( 6 )] .
En particular hemos demostrado que si <p es convexa sobre 1 , entonces
es continua en el interior de l . Nos interesa ahora analizar la monotonía de
las derivadas.
Para una función convexa, como consecuencia de (6), tenemos

(7) X l < X < Y < x:! .

Si en esta desigualdad hacemos x � X l , Y � X 2 , obtenemos D+ <p(X l ) <


D- <p( X 2 ) Y usando (6) resulta

(8)

Así hemos demostrado que D + <p es monótona creciente. Sabemos que


una función monótona tiene a lo más una cantidad numerable de discontinuida­
des. Sea ahora x un punto de continuidad de D+ <p ; como D + <p( y ) <
D- <p( x) :::; D + <p(x) , si y < x , haciendo y � x tenemos que D- <p( ;1: ) =
D + <p(x) .
Todo esto nos dice que si x es un punto de continuidad para D+ <p
entonces <pI (x) existe. En forma análoga uno puede demostrar que D- <p es
monótona y que si x es un punto de continuidad para D- <p entonces <pI (x)
existe. El enunciado del siguiente teorema resume nuestros razonamientos
anteriores.

(7.8) Teorema. Sea <p convexa sobre l . Entonces <p es continua en el


interior del 1 Y para cada punto interior existen las derivadas laterales
a derecha y a izquierda de <p , las cuales son funciones crecientes. Si x
es un punto de continuidad para la 'derivada lateral derecha o izquierda,
206 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

entonces ep' (x) existe. La derivada ep'(x) existe salvo en un conjunto


numerable de puntos.

Diremos que una recta y = f(x) soporta a y = ep(x) en el punto Xo


SI f( xo) = ep( xo) y además ep( x) � f( x) para todo x . Para una función

convexa ep las rectas soportes existen en cada punto interior de 1 y están


dadas por
f(x) = ep(xo) + m(x - xo) ,
donde D- ep(xo) ::; m ::; D+ ep(xo ) . Para ver esto use la definición de
derivadas laterales.
El lector no tendrá dificultad en demostrar que si ep es una función
convexa sobre 1 , entonces existen dos sucesiones de números reales (ai ) y
(bi ) tal que
ep(x) = sup (ai x + bi ) , a<x<b.

Por otro lado si (epi ) es una sucesión de funciones convexas sobre 1 y


definimos
ep (x) = SUp epi (X ) ,
i
entonces la función ep es convexa, suponiéndola finita. Por lo tanto también
podemos pensar a una función convexa como el supremo de una sucesión de
funciones lineales.

5. Los espacios LP .

Dado un conjunto medible E e IR n , para cualquier función medible f


,
y cualquier p > O llamaremos norma p de f sobre E al número

Il f llp = II f llp,E = (fe I f(x) I P dX ) l/p


que puede ser igual a +00 .
Las funciones f que verifican II f llp < 00 forman una clase muy espe­
cial que se denota por LP(E) o simplemente LP , si no hay posibilidad de
confusión. Luego, f E LP(E) si y sólo si I f l P E L l (E) . Como antes, conven­
dremos en identificar dos funciones cualesquiera q�e coincidan en casi todo
5 . LOS ESPACIOS LP 207
punto de E ; Y por razones que enseguida se comprenderán nos interesaremos
principalmente en el caso p 2:: 1 .
El espacio LP , 1 :::; p < 00 es un espacio normado con la norma 1I . l lp .
La única propiedad a demostrar que no es obvia es la desigualdad triangular
o también llamada desigualdad de Minkowski:

f, g E LP .
Para demostrar la desigualdad de Minkowski supondremos, sin pérdida
de generalidad, que I I f llp y IIgllp son positivas. Dado que tP es una función
convexa para p 2:: 1 , para cada x E E se cumple

Integrando sobre E obtenemos

(
r l f(x) 1 + Ig (x) I ) P dx
lE II f llp + IIgllp -<1.

Por lo tanto

y esta última desigualdad implica la desigualdad de Minkowski.


En forma similar a lo hecho en L1 se demuestra el teorema siguiente.

(7.9) Teorema. Para 1 :::; p :::; 00 , LP (E) es un espacio de Banach.


Observemos además, como consecuencia de la desigualdad de Chebyshev,
que convergencia en norma LP implica convergencia en medida. Así, si una
,
sucesión (Ji ) converge hacia una función f en norma LP entonces existe
una subsucesión (fij ) de (J; ) que converge a f en casi todo punto.
En LP existe una desigualdad análoga a la de Cauchy-Schwarz. Para
obtener este tipo de desigualdad pongamos m(t) = tp - 1 , t 2:: O Y 1 < p < 00
fijo, y sea n (t) la función inversa de m(t) , o sea n(t) = t 1/ (p - l ) . Tenemos
la siguiente desigualdad, válida para a , b 2:: O

ab :::; la m(t) dt lb n(t) dt ,


+
208 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

para cuya demostración es suficiente analizar la figura.

Más específicamente tenemos


1 aP +
1 b +1 1
ab <
-p 1 ' p-l a, b � O .
p_-_1 + 1
-

o bien, poniendo p' = p/(p - 1) , obtenemos la desigualdad


ab < � aP+ p.!.. bpl
- P '
donde a y b son no negativos y 1 < p < oo . Notemos que l/p + l/p' =

1 . El número p' se llama el exponente conjugado de p . Si p = 1 su


conjugado será p' = oc> ; si p = 00 definimos p' = 1 .

Supongamos ahora que tenemos f E LP y g E Lp l dos funciones esen­


cialmente no nulas, i.e. II f llpllgllpl > O . Si en la última desigualdad ponemos

a = I f(x) I / ll f llp y b = Ig (x) I / llgllp l


e integramos sobre el conjunto E , obtenemos

r I f(x) l lg (x) 1 dx < � + .!.. = 1 .


lE Il fllpllgllp l - P p'
Así hemos demostrado la llamada desigualdad de Holder.
1
Desigualdad de Holder: Sean f E LP(E) , g E LP (E) , 1�p� 00 ,
(l/p + l/p') = 1 . Entonces

Los detalles faltantes en la demostración anterior no son difíciles de com­


pletar.
5. LOS ESPACIOS LP 209
U na vez conocida la desigualdad de Holder, la desigualdad de Minkowski
se obtiene fácilmente a partir de ella (véanse los ejercicios) .
Otra desigualdad importante es la siguiente.
Desigualdad de Jensen: Sea f E L 1 (E) una función con valores reales,
O < m(E) < oo . Si <p es una función convexa definida sobre IR , entonces

<p
e tE
n ) L f(x) dX) :S mtE) L <p(f(x)) dx .
La integral de la derecha está bien definida pudiendo valer más infinito.
En efecto, por ser cp una función convexa existen dos sucesiones (ai) y
(bd tales que cp(x) = sup(aix + b;) .
i
Luego

cp ( _
1 . r
(
m E) lE
) i (
f(x) dX = s�p � r f(x) dx + bi
I 1n( E) lE
)
=s p
� m E) t L
¡ (a f(x) + bi)dx

:S _ 1 r sup(a;J(x ) + bi )dx
m ( E_) lE i

1
= __. r cp(f) dx
m(E) lE
El siguiente teorema nos da una manera muy útil de expresar la norma
LP de una función.

(7.10) Teorema. Sea f una función medible con valores reales definida
sobre E , Y 1 :S p :S oo . Entonces
(a) Si f E LP su norma está dada por
,

I l f ll p = sup r fg dx ,

9 lE

donde el supremo se toma sobre toda las funciones g que verifican


IIg ll p' :S 1 .
(b) Si el supremo anterior es finito la función f pertwece a LP y
dicho supremo es II f llp . .
210 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

DEMOSTRACIÓN: Analizaremos el caso 1 � p < 00 ; para p = 00 véase (7.3)


y (7.4) .
Para demostrar (a) pongamos

Np (f) = sup [
IIgllp· � l lE
fg dx .
Por la desigualdad de Holder tenemos que

Puesto que para f = O tenemos la igualdad (a) , supondremos I l f l lp > O .


Poniendo g = 111:- 1 sgnf , con a = IIfll�- l , se tiene IIgllp' = 1 Y Np (f) �
fE fg = II f llp · De esta manera hemos demostrado la parte (a).
dx
Para demostrar (b) veremos que si II f llp = 00 para una función no
negativa f , entonces Np (f) = oo . Sea fi definida en cada punto de E
como sigue:
=
f; (x)O { si I x l > i
min(f(x), i) si I x l � i .
Claramente fi E LP Y el teorema de Beppo-Levi nos asegura que II fi l lp --.;. 00
cuando i --.;. oo . Sea gi E LV , IIgi IIp' = 1 tal que
'

fe fiYi = II fd lp .
Luego, para cualquier 11 se tiene

o sea Np (f) = oo .
Q .E.D .
'
En el teorema anterior no hace falta toda la bola de LP para definir la
' '
norma LP . Sea D � LP una clase de funciones densa en LP , i.e. para
'
cada g E LP existe una sucesión ( g;) � D tal que IIg - gi llp' --.;. O cuando
z --.;. oo .

(7.10)' Teorema. (a) Si f E LV , 1 � p � 00 , entonces

IIfllp = sup { fe fg dx : IIgllp' � 1',


"'n·' . .

I
1I :
!

6. LA FUNCIÓN DE DISTRIBUCIÓN 211

(b) Si f es una función medible y c una constante finita tal que


r I f l Igl dx ::; c llgl l p' , 9 ED .
lE
Entonces f E LP .
DEMOSTRACIÓN : Ver ejercicios

N uevamente podemos preguntarnos cuáles son lass funcionales lineales


continuas definidas sobre LP .
Sea 9 E LP Y pongamos como antes

eg (f) = kf 9 dx
Entonces tenemos eg E (U)* y Il eg ll = Ilgllp' . Aquí 1 ::; p ::; oo .
Enunciamos ahora el siguiente teorema:

(7. 1 1 ) Teorema de representación de Riesz. Sea 1 ::; p < 00 y f una


funcional lineal continua sobre LP . Entonces existe una única 9 E LP'
tal que f = fg •

Con las herramientas que poseemos en este momento es muy fácil demostrar
(7.11) para 1 ::; p ::; 2 (ver ejercicios) . Más adelante daremos una demostración
para los restantes p ; pero para ello deberemos usar una de los teoremas
más importantes de la teoría de la medida, a saber, el teorema de Radon -
Nikodym.

6. La función de distribución.

Para cada función f medible no negativa y cada t 2: O , definamos

A(t) = Aj, E (t) = m ({x E E : f(x) > t}) .


Llamaremos a A(t) la función de distribución de f sobre E.
El lector debería verificar que A(t ) es una función monótona decreciente
y continua por la derecha. Además si suponemos que f es finita en casi todo
punto, entonces A(t) -+ O cuando t � 00 , a menos que la función A(t) sea
idénticamente infinita.
212 VII - ESPACios DE FUNCIONES CLÁSICOS

Si f E LP(E) , p < 00 y >.(t) = A I J I .E(t) entonces tenemos

(1) tP >.(t) ::; r I f lP dx .


J{ l jI > t}nE
La desigualdad de arriba brinda información sobre el comportamiento
de para t � +00 .
>.(t)
(7. 12) Teorema. Sea p < 00 , f E LP(E) Y >.(t) = >' l f I .E (t) . Entonces
(a) tP >.(t) O cuando t oo
-;. -;. .

(b) tP >.(t) O cuando t O .


-;. -;.

DEMOSTRACIÓN : La desigualdad (1) y el teorema de la convergencia domi­


nada implican ( a). Si la medida de E es finita la parte (b) es obvia. Para el
caso general pongamos E = El U E'2 ) donde

m(El ) < 00 y

para un é > O dado.


Luego,

Q.E.D.

Ahora estamos en condiciones de expresar la integral de I f l P usando la


función de distribución >.(t) = >'lf I .E (t) . En efecto para 1 ::; p < 00 y x E E
se tiene
lJlxll
I f(x) I P = p r tp- l dt .
Jo
Integrando la igualdad anterior sobre E y usando el teorema de Tonelli
llegamos a

(2) fe l f(x) IP dx = p 100 tp- l >.(t) dt )


donde >.(t) = m({x E E : I f(x) 1 > t}) .
La integral de Lebesgue de la fórmula (2) también se puede expresar
como una integral de Riemann - Stieltjes. Para ello basta integrar por partes
en la integral
P ¡B tp- l >.(t) dt ,
7. ESPACIOS DE ORLICZ 2 13

haciendo luego B --+ 00 , é � O Y usando el Teorema (7.12), se obtiene la


fórmula

(3) l l f(x) IP dx = -100 tP d).. (t) .


En el futuro utilizaremos asiduamente las igualdades (2) y (3).

• 7. Espacios de Orlicz.

oo.
Sea <P una función monótona creciente y continua de [0, 00) en sí mismo
tal que <p(0) = O y <p(t) tiende a infinito si t --+ Si E es un subconjunto
medible de IR n consideremos el siguiente conjunto de funciones medibles:
,

{
L'P (E) = L'P = f : existe ).. > O tal que l <p().. l f(x) 1 ) dx < oo} .
Como en el caso de LP los elementos de L 'P son clases de funciones medibles
con valores complejos o reales extendidos. En cualquier caso es fácil ver que
L'P es un espacio vectorial cerrado para las operaciones de máximo y mínimo
ent.re dos funciones. Abreviamos esto diciendo que estamos en presencia de
un espacio vectorial reticulado.
En la literatura también se usa el siguiente espacio

L't, (E) = L't, = f : { para todo ).. > O, l <p().. l f(x) l ) dx < oo}
Fácilmente se demuestra que L't, es u n espacio vectorial reticulado incluido
en L'P .
El conjunto de funciones

D'P = f : { l <p( l f(x) 1 ) dx < oo}


está comprendido entre los dos anteriores definidos, pero dado que en general
no es un espacio vectorial se usa con menos frecuencia que aquellos.
Diremos que la función <P cumple una condición .oÓ. 2 si existe una cons­
tante no negativa e tal que <pe 2 x) :S c<p( x) para todo x 2: O . Si esta
desigualdad se cumple para todo x mayor que un cierto xo , decimos que <P
cumple una condición .oÓ. 2 para valores grandes de x .
214 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

(7. 13) Teorema. Si cumple una condición � 2 , entonces tenemos L'to =


i.p
L'P . Si m(E) < 00 obtenemos la igualdad entre ambos espacios con
sólo pedir que se cumpla una condición � 2 para valores grandes de x .
DEMOSTRACIÓN : ejercicio.

(7. 14) Teorema. Si i.p no cumple una condición � 2 para valores grandes de
x , existe una función f en D'P tal que ¡3f tJ. D'P para todo ¡3 > 1 .
DEMOSTRACIÓN : Sin pérdida de generalidad supondremos m(E) < oo .
Dado que i.p no cumple � 2 en el infinito, existe Ul tal que i.p( ud > 1 Y
i.p« 1 + t)uI) > 2i.p(uI) . También existe U 2 > U l tal que i.p« 1 + �)U2 ) >
2 2 i.p( U 2 ) · En general podemos elegir una sucesión U¡ / 00 tal que para todo
i se verifica

Elijamos ahora una sucesión disjunta de conjuntos (E¡) tal que para cada i,

Pongamos ahora
{
f( ;r ) = O
u '. si x E E¡
si x tJ. U E¡
¡
.

Claramente

Si ¡3 > 1 , tendremos

i.p(¡3f ( x ) ) .
( )
¡E
m(E) 1
dx ? L 2'i.p ( U ¡ )
i.p ( l + -:-)u; = 00 .
(¡1- 1)¡ � 1
Z

Q.E.D.
Seguidamente introducimos una métrica en L'to que es la análoga de
dp (f, g ) = fE I f - gl P dx cuando 0 < p � 1 , para lo cual supondremos que
i.p es una función cóncava (i.e. -i.p convexa) diferenciable, además de las
'
condiciones pedidas al principio de esta sección. En esta situación la función
7. ESPACIOS DE ORLICZ 215
cp resulta ser subaditiva sobre [0, 00) o sea cp( s + t) < cp( s) + cp(t) para
s, t � O (ver ejercicios) .
Para J, 9 E L't, ponemos

d,P (J, g ) = fe cp( IJ - gl ) dx .


Es fácil ver que
dI ) d<p(f, g ) = O sii J = 9 .
d2 ) d<p(f, g ) ::; d<p(f, h ) + d<p( h , g ) .
d3) d<p(f, g ) = d<p( g , f) .
Hemos demostrado que cuando cp es cóncava, L't, es un espacio métrico con
la distancia d<p .
Notemos que d<p no es, en general, una métrica sobre L<P . Más aún,
d<p(f, O) puede valer infinito si J ti. L't, .
Para lo que resta de esta sección supondremos que cp [0, 00) -;. [0, 00)
:

es una función convexa no idénticamente nula con cp(O) = O . Nótese que


las condiciones ante�iores implican que cp( x) tiende a infinito si x tiende a
infinito y además cp es estrictamente creciente desde cierto punto en adelante.
Definimos ahora

(7.14) Teorema. Se verifican las siguientes propiedades:


(1) C<p es conve xo y O E C<p .
(2) C<p es simétrico respecto al origen : J E C<p implica -J E C<p .
(3) Si J E L<P existe é > O tal que é J E C<p , i. e. C<p absorbe
cualquier elemento de L<P .
(4) C<p no contiene ninguna recta que pase por el origen.
DEMOSTRACIÓN : Las dos primeras propiedades son triviales. La propiedad
(3) es consecuencia de la continuidad de cp , del teorema de convergencia
dominada de Lebesgue y del hecho que cp(O) = O .
Ahora, si J es una función no nula sabemos que para cierto a>O Y un
conjunto A medible de medida positiva, I J I � a X A . Luego,

fe cp(A IJI ) dx � cp(Aa) meA)


216 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

y recordando que
demostración de (4).
)O(t) tiende a infinito cuando t ---+ 00 , obtenemos la

Q.E.D.
En forma análoga a lo realizado en el Cap.H, Sección 14 podemos ver
que la siguiente funcional de Minkowski

define una norma sobre


de Luxemburg.
L'P . Esta norma se conoce con el nombre de norma

Note (use el teorema de Fatou) que si 1 es no nula, tenernos

Así el ínfimo que define I /I 'P


es en realidad un mínimo. Esto nos permite
dar una rápida demostración de la desigualdad triangular. En efecto, si
I /I 'P · l g l I'P
> O tendremos

I+g

(7.15) Si )O cumple una condición oÓ.:¡ , para cada 1 i- O tenemos la igualdad

Si )O
no cumple la propiedad Ll:¡ no podemos asegurar la igualdad en
(7.15). No obstante tenemos

(7. 16) A 2: I /I 'P si y sólo si fe )O C{I ) dx � 1.

Para. estudiar la. convergencia. en norma es útil tener en cuenta el siguiente


resultado. '
7. ESPACIOS DE ORLICZ 217

(7. 17) Teorema. Para una sucesión (Ji ) en L 'P son equivalentes las afir-
maclOnes
(J) 11 Id 1'1' -+ O cua ndo i -+ 00 ;
(2) para cada >. > O fE <p( >'l /i I ) dx -+ O cuan do i -+ oo .

DEMOSTRACIÓN : Veamos que ( 1 ) implica (2). Dado que <p(tx) � t <p(x) ,


O � t � 1 , x � O , para >' l l /i l l 'P � 1 Y li no nula tenemos las estimaciones

f <p(>'I/; (x) 1 .) dx lEf <p (>'11/; 11 '1' III/i/(x)d l'Pl ) dx


=

>'lI /d l 'P lE ( ll /i l ) dx
lE

1 /i (x) r
<P ll 'P
� >. Il /d l 'P .

Supongamos ahora que (2) es cierta. Si tuviéramos para una subsucesión


(JiJ y un número a > O las desigualdades II/;j 11'1' > a , tendríamos por
(7.16)

lE
r ( )
1 /i . l dx > 1 para todo J
<p --:- .

Q.E.D.

( 7. 18) Teorema. Consideremos una sucesión (J;) en L 'P que converg e pun­
tualmente a una función l · Entonces 11 /11'1' � lim inl II/; 11 '1' .
i -...... co
DEMOSTRACIÓN : Sea = li.m inf ll /d l 'P y supongamos > O , si Q = O se
el' el'

puede demostrar que I = O . Luego existe una subsucesión (Ji j ) tal que
7·-00

0 < II /ij ll 'P -+ si j -+ oo Usando el teorema de Fatou, tenemos


el' .

o sea hemos demostrado 11 / 11 '1' � el' .

Q.E.D.

(7.19) Teorema. El espacio L 'P con la norma de Luxemburg 11 · 11'1' es un


espacio de Banach.
218 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

DEMOSTRACIÓN : Hemos visto que 11 · 11 10 es una norma y sólo resta demostrar


que el espacio es completo. Sea
= ¿ f Ch)
una sucesión en tal que L 'P E ¿L'Pk I h
11 10 <
00 y pongamos
tanto la función
f* k I kl· Por (7. 18) tenemos que f*
Y por lo

f = L fk ,
está bien definida en casi todo punto y pertenece a
Veamos ahora que hi = ¿� = 1 h f L'P ,
puesto que
converge a en norma 11 · 11 10 ' En efecto,
Ifl :::; f*
.

I f - hd l'P = Il f,+1 fk l lO Il n+lf Ifkl l lO :::; t,+1 I h l 'P ,


:::;

donde la última desigualdad es nuevamente consecuencia de (7. 18) . Como


-+ O cuando i -+ 00 , se sigue que el espacio
¿i+1 I lh l 'P es completo. L'P
Q.E.D.
Una consecuenCIa directa del teorema de convergencia dominada de
Lebesgue es que si
meA) tiende a cero.
f E LP, p < 00 , entonces I l f X Al l p
tiende a cero cuando

Diremos que una función


f f E L'PmeA)
tiene norma 11 · 1 1 10 absolutamente

que f Il X
continua si .4. 11 10 -+ O cuando
tiene n.a.c.).
-+ O ( para abreviar escribiremos

A continuación exploramos brevemente el concepto de n.a.c. y veremos


el papel que desempeña L't,
en relación con este concepto.

E LlO ftieneACada
(7.20) Teorema.
ffinita, f E L't, tiene norma absolutamente continua. Si
n. a. c., entonces para cada conjunto medible A de medida
X E L't, .
DEMOSTRACIÓN : Observemos primero que si f E L't,
esta función puede
ser aproximada en norma 11 · 11 10 por funciones acotadas con soporte acotado.
En efecto, sea (Ad
una sucesión creciente de conjuntos acotados tal que
E = Ai ,
U donde E
es el conjunto medible sobre el cual está definido el
espacio de Orlicz L'P .
Para cada f E L't,
pongamos
Ji= X A, f X { l f I 9} .

LOO La sucesión
Y
(Ji )
es nula fuera de Ai .
Por ser f E L't, f
converge puntualmente hacia y por otro lado
tenemos que para cada > O , A fi E
h <'oC A l fi - fi ) dx -+ O , '
7. ESPACIOS DE ORLICZ 219
para i � oo . Asi que por ( 7.17) vale I l f fd l cp
- --;. O si i � oo .
Sea ahora f E L't, Y é > O Y tornemos g E L oo tal que II f gll cp < é .
-

Luego

Pero (ver ejercicios)

Con lo que se ha demostrado la primera parte del teorema.


Recíprocamente, sea f E LCP con n.a.c. y A un conjunto medible de
medida finita. Sean Bi = {x E A : I f(x) 1 :::; i} , Ai = A - B¡ Y fi = f X B; .
Corno' m (Ai ) --;. O cuando i � 00 , tenernos

SI Z � 00 .
Puesto que fi está en L't, y este último espacio es cerrado en L 1" (ejercicio
35) , hemos demostrado que f X A E L't, .
Q.E.D.
Inspirados por la demostración del teorema precedente definiremos la
clase BCP corno la adherencia en LCP del conjunto

{f E LOO : m( soporte f) < oo } .

Con esta notación tenernos

(7.21)
La demostración de la afirmación (7.21) está incluida en la demostración
del teorema ( 7.20).
No es difícil ver que si <p : [0, 00) --;. [0, 00 ) es una función convexa no
nula tal que <p(0) = O , existen funciones no acotadas en el espacio de Orlicz
L cp . Así , si querernos obtener LOO corno en un caso particular de espacio de
Orlicz debernos modificar nuestro concepto de función convexa permitiéndole

{
tornar valores infinitos. En consecuencia definirnos

O si O :::; t :::; 1
<Poo (t) = ,
00 si t > 1 .
220 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

< 00 si y sólo si
<P00(1L'fo1 1 ) dx
Claramente tenemos fE
x
punto E E . Por lo tanto = LOO Y = 1 11 'Poo 1 1111(x)00 '1 1
:5 en casi todo
Nótese que para
verificar estas últimas afirmaciones, es necesario usar el convenio o · 00 = O.

EJERCICIOS

1. Sea (X, 1 · ID
un espacio normado y
X (xn )
una suceSlOn en X, diremos
que la serie formal
serie numérica
L
Ll�n Il xn l n
l� n
es absolutamente convergente si la
es convergente.
Demuestre que un espacio normado es completo si y sólo si toda serie
absolutamente convergente es convergente.
2 . Dé un ejemplo de una función 1 Ll ([O , I])
en tal que para todo p > 1
111P Ll ([0 ,l1]) . n
rt
3. El espacio
able.
L ( IR ) es separable, o sea tiene un conjunto denso numer­

4. Probar que existe una sucesión monótona creciente de funciones no ne­


gativas <Pn
E C!f( IR ) que converge puntualmente a la función carac­
terística del intervalo abierto (0, 1) .
Sugerencia: mostrar que la función

si >t O
si <t O
es infinitamente diferenciable y tiende a uno cuando --;. oo . Considerar
= 1,b( ni )�( n(
t (
Ll ( <Pn (t)
la sucesión
en IR ) .
1-t)).
Demuestre que C!f IR ) es denso

5. Demuestre el siguiente resultado, conocido como el teorema de Rie­


mann - Lebesgue: si E 1 Ll
( IR ) , entonces

lim
n � oo
l oo

- 00
1(x)cosnx dx = lim
n � ro
l
- 00
oo
1(x) sennx dx O.
=

Sugerencia: demostrar el resultado para una �unción escalera y luego


usar el teorema (7.2) .
EJERCICIOS 221

6. La función senx/x no es integrable Lebesgue en (O, (0 ) . Observe que


el lim fon (senx)/x dx existe.
n �oo
7. El espacio Loo (O, l) con la norma 11 · 11 00 es un espacio de Banach no
separable.
8. Para 0 < p � 1 Y f, g E LP (E) ponemos dp (J, g) = fE I f - g l P dx .
Entonces (LP(E), dp ) es un espacio métrico completo. Note que LP es
un espacio vectorial.
9. Sea M (E) el conjunto de las funciones medibles definidas sobre E ,
suponemos O < meE) < oo . Para f, 9 E M (E) sea d (J, g ) =
fE I f - g l /(l + I f - g l ) dx . Entonces (M(E), d) es un espacio métrico
completo.
Sugerencia: demuestre primero que d(Jn , f) � O si y sólo si fn -; f
en medida. También se puede demostrar este ejercicio sin recurrir al
concepto de convergencia en medida, recuerde que hemos demostrado la
completitud de L 1 de dos formas diferentes.
10. Sean 1 � p < oo · y f E LP ( IR n) . Para cada t 2: O definimos la siguiente
función
lp
Wp (J, t) = sup
Ixl 9
(f
Jm n
I f(x + y) f( Y) IP dY
_ )/ .
Demuestre que wp (J, t ) -; O cuando t -; O . Es cierto el resultado para
p = oo ?
Sugerencia: La afirmación anterior es fácil de demostrar cuando f es
una función continua con soporte compacto. Recuerde que la clase de
estas funciones es densa en LP y use además las desigualdades siguientes:
Wp (f, t ) � 2 11 f llp ,
wp (J, t) � wp (J - g, t) + wp (g, t) .
1 1 . Demuestre la desigualdad de Minkowski usando la desigualdad de Holder.
12. Si meE) < 00 y 1 � p � q � 00 , entonces Lq (E) e LP (E) .
Sugerencia: Sea q < 00 , luego use Jensen para verificar que

También se puede demostrar este ejercicio usando la desigualdad de


Holder.

L
222 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

13. Para l' :5 p :5 s se tiene que U (E) e F (E) + L" (E) , donde el conjunto
de la derecha es {J + 9 : f E L r (E) y 9 E L" (E)} .
14. Si meE) < 00 y f E Loo (E) , entonces II f llp -+ II f lloo cuando p -+ oo .
Sugerencia: La versión discreta de la afirmación anterior es muy fácil de
demostrar. En efecto sea

Luego fp (x)
p -+ oo .
=
C� )
I X io l fp X (
o
y tenemos
o )
fp CX� ( -+ 1 para

Así la afirmación es cierta para funciones simples. Para el caso general


use el hecho de que las funciones simples son densas en LOO (E) .¿Podría
dar una demostración alternativa sin pasar por el caso discreto?
15. Sean f E LP( IR n ) y 9 E U/ ( IRn) , l/p + l/p' = 1 , entonces la con­
volución f * 9 es una función acotada uniformemente continua.
Sugerencia: Use el ejercicio 10.
16. Demuestre la siguiente desigualdad conocida como la desigualdad de
Minkowski para integrales.

donde f es una función medible no negativa, E e IR n , F e IR ni y


l :5 p < oo .
Sugerencia: Use el teorema (7, 10) y el teorema de Tonelli.
17. Si f E L 1 ( IR n ) y g E U( IR n ) , l :5 p :5 oo . Entonces f * g E LP ( IR n )
y se verifica II f * gllp :5 Il f l h llgllp ·
Sugerencia: Use la desigualdad de Minkowski para integrales.
18. Sean X e Y espacios normados y T una transformación lineal de X
en Y . Las siguientes afirmaciones son equivalentes
(i) Existe un número real no negativo IvI tal que

II TX II :5 M ll x ll , xEX .
.. _�

EJERCICIOS 223
(ii) T es continua en x = O .
iii) T es continua sobre X .
19. Sea T una transformación lineal continua de un espacio normado X en
un espacio normado Y . Pongamos

IITII = sup IITx l l


II x ll9

(a) La expresión anterior define una norma sobre el espacio vectorial


L(X, Y) de todas las transformaciones lineales continuas de X en Y .
(b) Si Y es un espacio de Banach también lo es L(X, Y ) .
(c) Las siguientes son expresiones alternativas para IITII , es decir iguales
a ésta.
( Cl ) sup{ I ITx l l : Il x l l = 1 }
( C 2 ) sup{ IITx ll / ll x l l : x i- O}
( C3 ) inf{M : II Tx l l � M l l x l l , x E X} .
20. Sean E E L2 ( IR n x IR n ) , f E L2 ( IR n ) y definimos

T f(x) = r K(x, y)f(y) dy .


JIR n
La función T es una transformación lineal continua de L 2 y se verifica
I I TII � II E I12 .
21. Sea Co ( IR n ) el espacio de las funciones continuas con soporte com­
pacto definidas sobre IR n . El espacio normado (Co( IR n ), 11 1 1 00 ) no es
completo. El espacio anterior es denso en el espacio de las funciones
continuas que se anulan en el infinito (funciones f( x ) que tienden a cero
cuando I x l -;. 00 ).
22. Si f E P ( IR n ) definimos l a transformada de Fourier de f como

F(f)(y) = (27rr n / 2 r eix • y f(x) dx


JIR n
F es una transformación lineal continua de L 1 ( IR n ) en el espacio de
las funciones continuas que se anulan en el infinito.
23. Sea <p una función continua de IR en IR que cumple 2<p( s + t) <
<p(2s) + <p(2t) . Entonces <p es una función convexa.

L
224 VII - ESPACIOS DE FUNCIONES CLÁSICOS

24. Sea <p : [0, 00) --;. IR tal que <p(0) = O . Si <p es convexa y O � ). � 1
tenemos que <p(>.t) � ).<p(t) , t E IR . Si <p es cóncava, i.e. -<p convexa,
y ). 2: 1 se verifica <p().t) � ).<p(t) , t E IR .
25. Sea <p : [O, 00) � IR , <p(0) = O una función cóncava y derivable. En­
tonces <pes + t) � <pes) + <p(t) para s, t 2: O .
Sugerencia: Use el ejercicio anterior para verificar que la desigualdad se
cumple para s = t , recuerde luego que <p' es una función monótona
decreciente. Muestre que la hipótesis de derivabilidad puede omitirse.
26. Sea <p : [0, 00) � [0, 00) , <p(0) = O , una función cóncava derivable.
Supongamos además <p(t) > O si t > O . Definimos L'P(E) como el
conjunto de las funciones medibles / tal que fE <p( I/1 ) dx es finita.
Para /, 9 E L'P(E) ponemos

d'P U, g) = fe <p( I/ - g l ) dx .
Pruebe que (L 'P (E), d'P ) es un espacio métrico completo. Nótese que
L'P (E)es también un espacio vectorial.
27. Sea H un espacio de Hilbert, C un conjunto convexo cerrado en H
y p(x) = p (x / C ) la proyección de un vector x sobre C . La función
p : H --;. C es lineal sii C es un subespacio.
28. Demuestre el Teorema (7.11) para 1 � p � 2 .
Sugerencia: Suponga que el espacio E tiene medida finita y con la
desigualdad de Holder reduzca el problema al caso p = 2 . Véase la
demostración del Teorema (7.3) dada el final del parágrafo 3.
29. Si 11 / - /n IIp � O , entonces la sucesión /n converge en medida hacia /.
30. Teorema de convergencia de Vitali. Sea Un ) una sucesión en LP(E) ,
O < p < 00 , que converge en casi todo punto hacia una función / la
cual es finita en casi todo punto. Entonces / E LP(E) y 11 / - /n llp � O
cuando n --;. 00 si y sólo si se cumple:
(i) Para cada é > O existe un conjunto A de medida finita tal que para
todo n vale
r l / (x) IP dx � é .
JE -A n
(ii) Dado é > O existe 8 > O tal que si I A I < Ó entonces

¡ l /n (x) IP dx < é , ,
EJERCICIOS 225
para todo n .
Sugerencia: Es más fácil ver que las anteriores son condiciones necesarias.
Para demostrar que son suficientes si 1 ::; p < 00, primero use Fatou y
Minkowski para reducir al caso meE) < 00 , y lluego use Egorov.
3 1 . Sea cp : [0, 00) � [0, 00) una función continua creciente cp(O) = O tal que
para una constante finita c se cumple cp ( s + t) ::; c( cp( s ) + cp(t» para
todo par de números no negativos s, t . Sea ( in ) una sucesión de fun­
ciones medibles que converge en casi todo punto hacia ! , y supongamos
que fE cp( I!1 ) dx es finita . Si fE cp ( l!n l ) dx � fE cp( I !1 ) dx cuando
n � 00 , entonces f
E cp ( l! - !n 1 ) dx � O si n � oo .
Sugerencia: Use Fatou para la sucesión c( cp ( l fl ) + cp( l!n 1 )) - cp( l!n - ! I ) .
32. Demuestre que un espacio de Banach real es un espacio de Hilbert si y
sólo si para cualquier par de vectores x, y se cumple la "ley del paralelo­
gramo" : II x + y lf + Il x - y l1 2 = 2 11 x l1 2 + 2 11 y 11 2 . Extienda el resultado
para espacios de Banach complejos.
33. Sea 1 ::; p < oo y supongamos que para todo par de funciones !, g E LP
se cumple la ley del paralelogramo: 1 I!+g ll� +II!- g l l � = 2( 1 1 ! 1 I� + ll g ll� ) .
Demuestre que p = 2 .
34. Sea cp(t) una función creciente continua sobre la semirrecta O ::; t < 00 ,
con derivada continua para t > O y tal que cp (O) = O . Probar que
para cualquier función medible no negativa ! : IR n � IR y cualquier
conjunto medible E e IR n ,

k cp(i(X))dX = 100 m( E n { ! > t})cp' (t)dt.


35. L't, es un sub espacio cerrado de L'P .
36. Si E tiene medida finita verifique L oo (E) e L 'P (E) � L 1 (E) . Observe
que la primera inclusión es propia.
37. Sea A un conjunto de medida finita tal que cp (m(A)) > O . Demuestre
que

I
l
CAPITULO VIII

DIFERENCIACION DE LA INTEGRAL

1. La función maximal de Hardy-Littlewood.

En este capítulo consideraremos funciones con valores en la recta real

cualquier cubo Q e IR 11 ) , definimos el promedio de f sobre Q


extendida. Para una función localmente integrable f ( integrable sobre
por medio

mtQ ) l
de la fórmula
fQ = f(x) dx .

Cuando f es continua en un punto Xo , tenemos que

lim fQ = f(xo) ,
m(Q)� O
donde se han considerado aquellos cubos que contienen al punto xo .
El primer objetivo de este capítulo será analizar la validez del límite
anterior cuando la función f es integrable. A lo sumo podemos esperar un

Q.
resultado válido en casi todo punto, ya que para f y g iguales en casi todo
punto tenemos fQ = gQ para cada cubo
A continuación definimos una función que mayora puntualmente a todos
los promedios. Para f localmente integrable ponemos

donde el supremo se toma sobre todos los cubos qu� contienen al punto x .

226
1 . LA FUNCIÓN MAXIMAL DE HARDY-LITTLEWOOD 227

La función M f recibe el nombre de función maximal de Hardy­


Littlewood. Veamos que lvI f es semi continua inferiormente y en conse­
cuencia medible.
En efecto, para cada número real positivo t definimos:

Et = { x E IR n : Mf(x) > t} .
El conjunto Et es abierto puesto que la integral de Lebesgue es absolutamente
continua.
Remos definido un operador .M sobre las funciones localmente inte­
grables con valores en las funciones medibles. Este operador es sublineal, lo
que significa que:

M(af + bg)(x) � l a I Mf(x) + l b I Mg(x) ,

para cada par f, g de funciones, números a, b cualesquiera y cada x E IR n .


El operador lvI transforma el espacio LOO en sí mismo, más precisamente
tenemos 11 M fl l oo � II fll oo . Por otro lado M no preserva la integrabilidad
de funciones. En efecto, Mf 1. L 1 ( IR n ) si f # O (ver ejercicios) .
La integrabilidad de f no implica que Al f sea localmente integrable,
como surgirá de la siguiente consideración.

¡X
Sea f una función no negativa definida sobre la recta real. Entonces

Mf(x) 2:
1
� f(y) dy (x > O) .
x o

Integrando la expresión anterior sobre el intervalo [0, 1] Y usando el


teorema de Tonelli, obtenemos:

11 1 0g ( 1 /x) f(x) dx � 1 1 Mf(x) dx .


En consecuencia Mf no será integrable sobre [0, 1] si 10g(1/x) f(x) no
lo es en dicho intervalo. Por otra parte, existen funciones f integrables en
[0, 1] , tales que 10g( 1 /x) f 1. L 1 [0, 1 ] .
Observemos que si a una función integrable f le imponemos que
10g ( 1 /x)f E L 1 [0, �) , solamente estam�s pidiendo una condición extra de

L
.,.,,
3'

. . ..;
>

. �

,
228 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

=
integrabilidad en la cercanía del punto x O , Condiciones semejantes para
f pero globales, están dadas por expresiones del tipo

11 If(x)1 log+ If(x ) 1 dx < 00 ,

donde log+ t es cero si O �t � 1 Y vale logt para t � 1,


Si para una función f la integral anterior es finita, diremos que f
pertenece a la clase L log+ L [O, 1] ,
El lector puede verificar que si f E L log+ L[O, 1] , entonces f(x) 10g(1/x)
es integrable a [0, 1] . La recíproca de esta afirmación es cierta si f es no
negativa y decreciente.
Más adelante veremos que si una función f está en la clase L log+ L ,
entonces su función ma.ximal es localmente integrable.
El siguiente teorema es de suma importancia en la teoría de diferen­
ciación de la integral.

(8.1) Teorema de Hardy-Littlewood. Para cada f E L 1 ( IR n ) y t > O


se tiene
m({x : Mf(x) > t}) � ::t }rIR n If(x ) 1 dx ,
donde c es una constante finita que no depende ni de f ni de t .
El teorema anterior se obtendrá fácilmente usando el siguiente lema de
cubrimiento.

(8.2) Lema de cubrimiento. Sea I\ 'un subconjunto compacto de IR n


y e un cubrimiento de I\ por cubos abiertos. Entonces se puede
seleccionar de e una familia finita disjunta de cubos Q 1 , Q 2 , . . . , Q m
tal que
U
m
I\ e 3Qi ,
i= l
donde 3Q¡ denota el cubo concéntrico con Q¡ cuyo lado tiene tres
veces la longitud del lado de Q¡ .
DEMOSTRACIÓN DEL LEMA : Por el teorema de Heine-Borel podemos selec­
cionar cubos l¡ , 12 , . . . , le de la clase e cuya unión cubre a J{ . Denotemos
por Q 1 un cubo lj que tenga longitud de lado � áxima entre los f. cubos
anteriores.
1 . LA FUNCIÓN MAXIMAL DE HARDY-LITTLEWOOD 229

Observemos que si un cubo Ij tiene intersección no vacía con el cubo Q 1 ,


entonces Ij e 3Q 1 . Así nos quedamos con los cubos Ij que no intersecan
a Q 1 y dentro de ellos elegimos como Q 2 a un cubo de longitud de lado
máxima.
Repitiendo este proceso obtenemos una familia Q 1 , . . . , Q m , m :::; i
e de
cubos disjuntos con la propiedad requerida por el lema.
Q .E.D. II

DEMOSTRACIÓN DEL TEOREMA DE HARDY-LITTLEWOOD: Sea K un sub­


,!

conjunto compacto del conjunto {x E IR" : M/(x) > t } . Para cada x E K


elegimos un cubo abierto Q que contenga a x , tal que el promedio I / I Q sea
mayor que t .
Teniendo en cuenta la compacidad de I\. y el lema de cubrimiento (8.2),
existen cubos disjuntos Q 1 , . . . , Q m tal que:
m
]{ e U 3Q¡ , (i = l , . . . , m).
;=1
Ahora obtenemos' fácilmente una estimación para m(K) . En efecto,
m m

m(K) :::; L m(3Q;) = 3" L m(Q; ) :::;


;=1 i=1
m
3"
- �
t i=1

Qi
11 / (x) 1 dx =
3 "
:....-
t Um Q,
,
11/ 3"
(x ) 1 dx :::; -t
. 11 /11 1

Usando la regularidad de la medida de Lebesgue (ver 3.31), obtenemos


la afirmación del teorema con e = 3" .
Q.E.D.
Diremos que una función medible / pertenece a Ll( IRn) débil si existe
una constante c(f) tal que tAI!1 (t) :::; c(f) para cada t > O , donde AIJI (t) =
m({x : 1 /(x) 1 > t}) .
Por la desigualdad de Chebyshev se tiene que si / es integrable, pertene­
ce a L 1 ( IR n ) débil. La afirmación recíproca no es cierta, por ejemplo te­
nemos que sobre la recta vale t A , (t) = 2 .
lrT
El teorema ( 8. 1) nos dice que la función maximal 111 / pertenece a
L ( IR n ) débil cuando / es una función integrable.
1
230 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

2. El teorema de diferenciación de Lebesgue.

Nos interesa ver bajo qué condiciones se cumple la igualdad

(1) lim f =
Q--+x Q f (x) ,

m(Q)
donde el límite se toma sobre la familia de los cubos Q que contienen al
punto x cuando � O.
Si f es la función característica de un intervalo 1 , fácilmente se ve que
la igualdad (1) se cumple para x E 1° ó x f!. l . Luego dicha relación se
cumple en casi todo punto si f is una función escalonada. Por otro lado, la
relación (1) se cumple si x es un punto de continuidad para la función f .
Por lo tanto tenemos dos clases densas en L 1 (las funciones escalonadas y
las funciones continuas con soporte compacto) para las cuales la igualdad (1)
se cumple en todo punto o bien al menos e n casi todo punto.

( 8.3 ) Teorema de diferenciación de Lebesgue. Sea f una función


localmente integrable en IR n . Entonces los promedios

mtQ ) h l J(y) - f(x)1 dy


tienden a cero cuando Q � x, para casi todo x E IR n .
DEMOSTRACIÓN: Podemos suponer, sin pérdida de generalidad, que
l
f E L ( IR ) . Definamos ahora el siguiente operador sobre L l ( IR n ) :
n
1
rf(x) = lim sup
Q--+x m( Q) JrQ If(y) - f(x) l dy ,
o más precisamente

rf(x) = jg1 sup { mtQ) h If(y) - f(x)1 dy m(Q) ::;


: 5, Q 3 x }
Debemos demostrar que r f es cero en casi todo punto, o lo que es
equivalente veremos que para todo t > O el siguiente conjunto tiene medida
cero
Et (f) = {x : rf(x) > t} .
2 . EL TEOREMA DE DIFERENCIACIÓN DE LEBESGUE 231

Dado que r es un operador sublineal y que rg(x) es cero en casi todo


punto siempre que 9 sea una función escalonada, tenemos que me (Et (f)) :S
me (Et(f - g)) .
Puesto que r f :S M f + If l , obtenemos
me (Et (f)) :S m ( {M(f - g) + I f - gl > t})
:S m({M(f - g ) > t/2}) + m({ l f - g l > t/2} ) .
Usando el teorema de Hardy-Littlewood y la desigualdad de Chebyshev,
obtenemos
me(Et (f)) :S i( e + 1 ) II f - glll ,
2

para cada 9 en la clase de las funciones escalonadas. Puesto que dicha clase
es densa en L 1 ( IR n ) , tenemos que m(Et (f)) = a .
Q.E.D.
Los promedios fQ en el teorema de diferenciación de Lebesgue se con­
sideraron sobre cubos Q de aristas paralelas a los ejes coordenados. A con­
tinuación extenderemos el teorema para promedios sobre conjuntos más ge­
nerales.
Supongamos que para cada x E IR n se ha definido una clase ex de
conjuntos medibles, de modo que se cumplen las condiciones siguientes:
(a) Para cada E E ex existe un cubo Q tal que x E Q , Q � E Y
m( Q) :S e meE) , siendo e una constante independiente de x y E .
(b) Para cada é > a y x E IR Il existe E E ex tal que m(E) < é .
U n ejemplo de clase ex con las condiciones (a) y (b) es el de una familia
de bolas Br (x) = { y E IR 11 : Ix - yl < 1"} con radios 1" tendiendo a cero.
Si A es un conjunto medible acotado de medida positiva ponemos ex =
{x + 1'A : 1" > a} , con 1"A = {1"a : a E A} . Es fácil ver que esta clase ex
cumple (a) y (b).
Dada una clase ex nos interesa nuevamente averiguar si se verifica la
igualdad
limx fe = f(x) ,
E�
donde
fE = _1 _. f f(x) dx
m(E ) lE
y al escribir E � x debe entenderse que nos aproximamos al punto x con
conjuntos E de la clase ex .
232 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

(8.4) Teorema. Sea {Cx }x E m n una familia que cumple las condiciones
(a) y (b) Y f una función localmente integrable . Entonces para casi
todo x E IR n tenemos
,

l
�x m ( E) lE I f(y) - f(x) I dy
r
Elim =O .

DEMOSTRACIÓN: Definimos

f* f(x) = lim sup r I f(y) - f(x) 1 dy


E x l - E
Luego f* f(x) :::; cf f(x) , siendo c la constante que aparece en la condi­
ción (a) de la definición de la familia Cx y f f la función que se introdujo en
la demostración del teorema (8.3).
Dado que f f es cero en casi todo punto, también lo es f* f . Más aún
hemos demostrado que si para un punto x vale la afirmación del teorema
(8.3) para ese mismo punto es cero el límite en (8.4) .
Q .E.D
Decimos que x es un punto de Lebesgue de la función f SI

lim 1'-n r I f(x + y) - f(x) 1 dy = O .


,'- 0 llyl5:r
Una breve meditación muestra que x es un punto de Lebesgue de f si
y sólo si el límite en el teorema (8.3) es cero. Por lo tanto si f es localmente
integrable, entonces casi todo punto x es un punto de Lebesgue de f .
Si E es un conjunto medible, para casi todo x E IR n vale

.
l1m
meE n B (x))
•.
= X E (X )
. ,

.
r�O m (Br )

Un punto x para el cual el límite anterior vale 1 se llama punto de


densidad del conjunto E . Por lo tanto casi todo punto de E es punto de
densidad del mismo conjunto. El resto de esta sección puede omitirse en una
primera lectura.
A continuación damos una aplicación del concepto de punto de densidad.
Sea d : IR n � IR una función continua y denotemos por E el conjunto
de sus ceros. Dado que E es cerrado este conjunto' es medible.
2. EL TEOREMA DE DIFERENCIACIÓN DE LEBESGUE 233

Supongamos ahora que la función d satisface la siguiente condición: para


cada x E E ,

d(x + y) = O( Iyl ) cuando

Esto es, para cada x E E existe una constante }.JI (que puede depender
>
de x ) y un número {) O tal que Id(x + y) 1 :::; 1\ 1 lyl si Iyl :::; {) .
Un ejemplo de función d con estas propiedades se obtiene tomando la
distancia de un punto x a un conjunto cerrado E . En este caso la constante
1\1 vale 1 y {) es cualquier número positivo.
Demostraremos que para casi todo punto x E E se tiene d(x+ y) = o(lyl)
cuando Iyl --;. O . O sea, dado E> >
O existe {) O tal que Id(x + y) 1 :::; E l yl si
Iyl :::; {) .
En otras palabras, bajo las suposiciones hechas para la función d , vere­
mos que en casi todo punto de E la función d es diferenciable y su diferencial
vale cero.
Necesitamos demostrar primero la proposición siguiente:
(c) Sea x un punto de densidad para un conjunto medible F , es decir,

=
m(F n Br (x)) 1
-O
lim .
m(Br )
E> >
r

Entonces para cada O , existe {) O tal que F n Be l Y I ( x + y) #- 0 SI


Iyl :::; {) .
En efecto, siempre tenemos la siguiente inclusión Be l YI ( ;1: + y) e
BIYI +eIYI (x) . Si para algún valor de y ocurre que Bel YI (x + y) n F = 0 ,
entonces tendremos
m (F n Bl yl + e IY I (x)) < m (Blyl +e lyl (x)) - m (Be l yl (x + y))
-

C:E) n .
m (BIYI + eIYI) m (Bl y l + e: ly l (x))
=1-

Para E>
O fijo, haciendo Iyl --;. O , la desigualdad anterior contradice la
existencia del límite en el enunciado de (e) .
Ahora estamos en condiciones de demostrar que d(x + y) = o(lyl) , para
casi todo x E E . Con este fin definimos

Ek = {x E E : Id(x + y) 1 � k lyl si Iyl :::; l/k} .

L
234 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

Los conjuntos Ek son cerrados por ser d una función continua; además
tenemos E = U Ek .
k� l
Para k fij o, sea x E Ek un punto de densidad para este conjunto.
Usando (c) tenemos que para é > O existe Ó > O y z E Ek n B., lyl (x + y) , si
Iyl � ó . Supongamos además que éÓ � l/k .
Luego tenemos las desigualdades
Id(z + u) 1 � k lul si lu l � l/J..� ,
I z - (x + y) 1 � é lyl .
Por lo tanto Id(x + y) 1 = Id( z + x + y - z) 1 � k l x + y - z l � kélyl ·
Q.E.D.

3. Medidas abstractas.

En el parágrafo siguiente usaremos en IR n medidas diferentes a la de


Lebesgue y aprovechamos esta oportunidad para introducir el concepto de
medida en forma general.
El concepto de a -álgebra en IR n se introdujo en Capítulo III, parágrafo
10. Ahora reemplazaremos IR n por un conjunto no vacío X arbitrario.
Decimos que una clase de conjuntos � e P(X) es una (T- álgebra de
subconjuntos de X si se verifican las siguientes condiciones:
(1) XE� .
(2) Toda unión numerable de miembros de :E es un miembro de � .
(3) El complemento de cada miembro de � es un miembro de � .
Lamaremos conjuntos medibles a los miembros de � .
Ejemplos triviales de a -álgebras para un conjunto X son � = {0, X } Y
� = P(X) . Para X = IR n hemos considerado las a - álgebras de Lebesgue
y de Borel.
Si X es un espacio métrico, la mínima a -álgebra que contiene a todos
los conjuntos abiertos de X recibe también el nombre de a -álgebra de
Borel. Esta a -álgebra se obtiene como la intersección de las a -álgebras que
incluyen a los conjuntos abiertos.
En u -álgebras concretas hemos analizado en detalle la medida de Lebes­
gue y también hemos introducido la medida de Lebesgue-Stieltjes. Damos
ahora el concepto axiomático de medida.
3. MEDIDAS ABSTRACTAS 235

Sea X un conjunto y :E una (J" -álgebra de subconjuntos de X . Decimos


que p es una medida sobre � si es una función con valores en [0, 00] que
cumple:

j j

para cada sucesión (Ej ) en :E de conjuntos disjuntos dos a dos. Además


suponemos que p(0) = O .
Insistimos que en la suma anterior, y también en la unión, solamente
permitimos, a lo más, una cantidad infinita numerable de conjuntos medibles.
De la definición de medida obtenemos: A, B E :E Y A e B ==:::} p(A) �
p(B) .
Cuando p es una medida sobre una (J" -álgebra :E la terna (X, :E, p)
recibe el nombre de espacio de medida.
Veamos otro ejemplo de medida sobre IR n equipado con la (J" -álgebra de
Lebesgue. Sea f una función medible no negativa tal que sobre un conjunto
de medida positiva es no nula y finita. Para un conjunto medible E ponemos

p¡ (E) = fe f(x) d;¡: .

La función fll es una medida sobre la (J" -álgebra de Lebesgue de IR n .


Además p¡ toma valores distintos de O e oo . Notemos al pasar que si
171(A) = O entonces fll (A) = O . Esta propiedad se enuncia diciendo que la
medida fll es absolutamente continua con respecto a la medida 171 .
En general, dadas dos medidas p, v sobre una (J" -álgebra :E , decimos que
v es absolutamente continua con respecto a p si v ( A) = O cada vez
que p(A) = O . En tal caso escribimos v � p . Medite el lector cómo deber
ser una función no-negativa f para que valga simultáneamente p¡ � 171 Y
171 � p¡ .
Siendo :E una (J" -álgebra en X y Xo un punto de X , para cada A E :E
definamos
si Xo E A
si Xo ti. A.

Esta función óxo define una medida sobre :E que se llama la delta de
Dirac concentrada en X o .
236 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

Una generalización de la delta de Dirac es la función


ex>

Jl(A) = L aj óxj (A) ,


j=l

donde (Xj) es una sucesión de puntos de X y (aj ) una sucesión de números


reales positivos. Esta función Jl es una medida sobre � (ver ejercicios).
Damos un último ejemplo de medida Jl sobre una (]" -álgebra abstracta

{
:E . Para cada A E :E ponemos

número de elementos de A si A es finito


Jl(A) =
00 si A es infinito

La función anterior es una medida ( "counting measure" ) que se usa con


cierta frecuencia.
Sea Jl una medida sobre una (]" -álgebra :E en el espacio X . Si A Y B
son conjuntos medibles, tales que A e B y Jl(A) < 00 , entonces es fácil ver
que Jl ( B - A) = Jl ( B ) - Jl(A) .

(8.5) Teorema. Sea (X, �, Jl) un espacio de medida y (Ej ) una sucesión
en � . Entonces valen las afirmaciones siguientes:
(a) Si ( Ej) es monótona creciente, entonces

(b) Si (Ej) es monótona decreciente y Jl(El ) < 00 , entonces

(e) Si Jl(X) < 00 , se verifican las desigualdades Jl( lim infEj) <
lim infJl( Ej) ::; lim sup Jl( Ej) ::; Jl(lim sup Ej ) .
La demostración de estas propiedades es análoga a la ya realizada para
la medida de Lebesgue y se deja como ejercicio. Observe que en (e) la finitud
de Jl(X) se necesita sólo para demostrar la última desigualdad.
3. MEDIDAS ABSTRACTAS 237

Recordemos que si E es un conjunto medible Lebesgue en IR n , podemos


aproximar meE) con las medidas de los conjuntos abiertos que lo contienen y
con las medidas de los conjuntos compactos contenidos en él. A continuación
extenderemos esta propiedad a medidas más generales.
Sea X un espacio métrico y ¡.t una medida de Borel sobre X , o sea
una medida definida sobre la u-álgebra de Borel de X . Decimos que ¡.t es
una medida regular si se cumplen las tres condiciones siguientes:
( 1 ) ¡.t( E) = inf{¡.t( G) : G :J E, G abierto } , para cada conjunto medible E .
(2) ¡.t (E) = sup{¡.t(F) : F e E, F compacto} , para cada abierto E o cada
conjunto medible E de medida finita.
(3) ¡.t(E) < 00 si E es compacto.
Observe que la siguiente condición es claramente equivalente a (1) si la
medida del espacio total es finita.
(2') ¡.t (E) = sup{¡.t(F) : F e E, F cerrado } , para cada conjunto medible
E.
En los casos más interesantess (2) puede ser reemplazada por (2') . Si
X es un espacio ". -compacto (o sea que se puede expresar como una unión
numerable de conjuntos compactos) y además vale (3) , entonces (2) es equiv­
alente a (2') .

(8.6) Teorema. Sea X un espacio métrico u -compacto y ¡.t una medida de


Borel finita sobre cada conjunto compacto. Entonces ¡.t es una medida
regular.
DEMOSTRACIÓN: Suponemos primero que X es un conjunto compacto y
definimos

{
e = E E :E : ¡.t(E) = inf ¡.t(G) y ¡.t (E) = sup ¡.t(F)
G "J E F CE
} ,

donde :E es la u -álgebra de Borel, G abierto y F cerrado.


La clase e contiene a los conjuntos abiertos de X . En efecto, para cada
E e X abierto pongamos

Ej = {x E X : d(x, CE) 2 1 fj } ,

con d(x, CE) = inf{d(x, y) : y f!. E} Y d( . , . ) la métrica sobre X .


238 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

Los conjuntos Ej son compactos, no vacíos desde cierto j en adelante,


y crecen monotonamente hacia el conjunto E . Luego cada conjunto abierto
está en c .
Para ver que e es una u -álgebra es conveniente hacerlo en el siguiente
orden: e es cerrada bajo complementos, e es cerrada bajo uniones e in­
tersecciones finitas [es consecuencia de la fórmula J.L(A U B) + J.L(A n B) =
J.L(A) + J.L(B) ] ' e es cerrada bajo unión numerable disjunta.
Luego e = I; si X es un conjunto compacto y el teorema queda
demostrado en este caso. El lector debería aportar los detalles faltantes en
la demostración de este teorema
Q.E.D.
Como consecuencia del teorema ( 8.6) tenemos que toda medida de Borel
sobre IR n , finita sobre cada cubo, es necesariamente una medida regular.

4. Diferenciación de una medida de Borel con respecto a la medida


de Lebesgue.

En este parágrafo J.L denotará una medida de Borel sobre IR n , tal que
J.L( Q) < (X) para cada cubo Q . Con este tipo de medida estudiaremos el
límite siguiente:
J.L(Q)
lim .
Q� x m(Q)
En la sección 2 hemos considerado promedios sobre cubos, bolas euclídeas
y otros conjuntos más generales (ver teorema (8.4» ; lo mismo puede hacerse
con la medida J.L .
Para cubrir una amplia clase de ejemplos, consideraremos sobre IR n
una métrica d que genere los mismos conjuntos abiertos que la distancia
euclídea. Como es usual, definimos con esta distancia d las bolas

B = Br ( x) = { y E IR n : d(x, y) < 1> } .

Supondremos de ahora en adelante que existe una constante finita k tal que

(a)
para todo x E IR n y r > O . Ver ejercicios 6 a 8.
4. DIFERENCIACIÓN DE UNA MEDIDA DE BOREL . . . 239
Nos interesará estudiar el comportamiento de los promedios ¡.t(B)/m(B)
para B � x ; y esto nos induce a definir el siguiente operador maximal

M ¡.t( x) = sup
¡.t( B )
B3 x m ( B )

donde el supremo se toma sobre todas las bolas que contienen a x . Para
tener el límite mencionado al comienzo de esta capítulo hay que tomar las
bolas definidas por la métrica d(x, y) = �l�� I Xi - yi l , donde Xi , Yi son las
l-i
i -ésimas coordenadas de x e y . Por otro lado, podemos estudiar promedios
no comprendidos en la clase descripta por el teorema (8.4) . Ver Ejercicio 8.
Insistimos en que en el resto de esta sección, cuando hablemos de bolas
será en el sentido general señalado anteriormente. Sea e una colección de
bolas en m n entonces existe una subfamilia maximal V de bolas disjuntas,
esto es V es una subfamilia disjunta de bolas y no existe ninguna bola en e
disjunta con todas las bolas de V. La afirmación anterior es una consecuencia
inmediata del lema de Zorn, véase por ejemplo la obra de Kelley [7] .

(8.7) Lema de cubrimiento. Sea e una colección de bolas generadas por


una métrica d en m n tal que
sup { ó(B) : B E e } < 00 .

Entonces existe una subfamilia numerable V � e de bolas disjuntas


que verifica:
u e U 5B
B EC BE'D

DEMOSTRACIÓN: Sean d = sup{ó(B) : B E e} < 00 , y ej = {B E e :


d2-j < ó(B) :::; d2-j + I } , (j = 1, 2, . . .) . Definamos Vj inductivamente como
sigue:
(a) V I es una colección maximal de bolas disjuntas en el ·
(b) Supongamos que las familias de bolas Vj , (j = 1 , . . . , k 1 ) han -

sido seleccionadas. Elegimos como Vk cualquier familia maximal de


bolas disjuntas contenida en

{B E ek : B n B ' = 0 p�ra toda B' E uJ::iVj}


240 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

Pongamos finalmente V = U1=lVj . Claramente V es una colección


numerable de bolas disjuntas contenidas en C. Nos resta demostrar que para
cada B E C existe una bola BI E V tal que B n BI #- 0 y que B e 5BI.
En efecto, para B E C existe j tal que B E Vj , y teniendo en cuenta
la maximalidad de Vj existe una bola BI e U{ = l Vj tal que B n BI #- 0.
Como c5(BI) � d2-j Y c5(B) ::; d2 1 -j , resulta que c5(B) ::; 2c5(BI) Y por lo
tanto B e 5BI.
Q.E.D.

El siguiente teorema es una generalización en dos aspectos del teorema


( 8 . 1 ) . Por un lado nos da una acotación para la función maximal de una
medida en lugar de una función; y por otro lado los promedios se toman
sobre bolas en IR n generadas por una métrica d (que cumplan la condición
(a) señalada anteriormente).

(8.8) Teorema. Sea ¡.t una medida de Borel sobre IR " , finita sobre cubos,
y sea
M¡.t(x) = sup m¡.t (B) .
. (B)
-

B3 x
Entonces existe una constante e independiente de la medida ¡.t , tal
que

para cada t > O .


DEMOSTRACIÓN : La demostración de este teorema es similar a la del Teo­
rema (8.1) pero debemos usar el lema (8.7). Los detalles se dejan al lector
interesado.
Se dice que una medida ¡.t está concentrada sobre un conjunto medible
E si ¡.t (A) = ¡.t (A n E) para cada conjunto medible A . Dos medidas v, ¡.t
definidas sobre una misma u-álgebra se llaman mutuamente singulares
(escribimos vl.¡.t ) si están concentradas en conjuntos medibles disjuntos.
La delta del Dirac es mutuamente singular con respecto a la medida de
Lebesgue. Dadas dos funciones no negativas f, g localmente integrables en
IR" , definimos las siguientes medidas de Borel sobre IR " :

¡.t¡ (A) = i f(x) dx , ¡.tg (A) = i g (x) dx .


4. DIFERENCIACIÓN DE UNA MEDIDA DE BOREL . . . 241

Claramente f-Lf , f-Lg son medidas de Borel regulares y f-Lf l.f-Lg si las fun­
ciones f y 9 tienen soportes disjuntos.

(8.9) Teorema. Sea f-L una medida de Borel sobre IR n , finita sobre cu­
bos, y mutuamente singular con respecto de la medida de Lebesgue.
Entonces
f-L(B)
lim
B� x m(B) = O ,
para casi todo x E IR n .
Nota: En el límite de arriba se toman todas las bolas (formadas con una
métrica dada d ) que contienen al punto x .

DEMOSTRACIÓN: Para t > O definamos

{
. . = x E IR n
E(t) : lim sup
B-. x
f-L(B)- > t
m( B)
-
}
Sabemos que existe un conjunto medible A tal que m( A)
f-L( IR" - A ) = O . Por ser la medida f-L regular, dado é > O existe un
conjunto abierto G tal que

y f-L( G) < € o
\
Pongamos ahora El = E(t) n ( IR" - A) Y para cada x E El elegimos
una bola Bx tal que x E Bx e G y f-L(Bx) > tm(Bx ) .
Por el lema (8.7) existe una sucesión (Bx ; ) de bolas disjuntas contenidas
00

en G tal que El e U 5Bx . f-L(BxJ > tm(BxJ .


i =l
Y
Por lo tanto, con k la constante que aparece en (a) ,

Luego me (Ed = O , lo que implica me (E(t») = O .


Q.E.D.

J
I

L -
242 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

El teorema (8.9) nos permite demostrar ( como se hizo en el teorema


(8.3) ) que si JI es una medida de Borel de la forma

JI(A) = JIJ ( A ) = j A.
f(x) dx ,

donde f es no negativa localmente integrable. Entonces se cumple

= f(x)
JI ( B )
�� m(B) ,

para casi todo x E IR Il .


Si A y JI son dos medidas sobre una u -álgebra, definimos la suma A + JI
por medio de la fórmula (A + JI) (E) = A( E) + JI(E) .
Teniendo en cuenta el teorema (8.9) hemos demostrado que si JI es una
medida de Borel regular de la forma JI = JIJ +v con f localmente en L 1 ( IR " )
Y v 1.. m , entonces el límite
JI ( B )
lim
B-x m(B) ,

existe y es igual a f( x) para casi todo x E IR Il .

Más adelante veremos que toda medida de Borel regular se puede expre­
sar de esta forma, en virtud del teorema de Radon-Nikodym.
Es interesante señalar que se puede demostrar la existencia en casi todo
punto del límite anterior sin recurrir al teorema de Radon-Nikodym. Esto
no es difícil, pero no se hará aquí . Consultar "Differentiation of Integrals in
IR n , por Miguel de Guzmán, Springer Verlag, ( 1975).
"

5. Continuidad en lJ' del operador maximal de Hardy-Littlewood.

Sea T un operador definido en LP( IR " ) , 1 :::; p :::; 00 , con valores en


M ( IR " ) (el espacio de las funciones medibles Lebesgue) . Decimos que T es
subaditivo si
I TU + g)(x) 1 :::; IT f(x)1 + IT g(x) 1 ,

para cada f, 9 en V .
Cuando hablemos de operadores definidos en LP siempre supondremos
que son al menos subaditivos. Por ejemplo el operador maximal de Hardy­
Littlewood es subaditivo.
5. CONTINUIDAD EN LP DEL OPERADOR IvIAXIMAL. . . 243

Recordemos que, para un operador lineal T : LP ---;. Lq la continuidad


de T es equivalente a afirmar que existe una constante c , tal que

(a) (f E LP ) .

Usando la desigualdad de Chebyshev en (a) obtenemos que

para toda f E LP Y cada t > O . En la desigualdad anterior hemos supuesto


l ::; q < oo .
Se dice que un operador T : LP ( IR H ) ---;. .M ( IR H ) es de tipo débil
(p, q) si cumple la última desigualdad con una constante c independiente de
f y de t . Por ejemplo, el operador maximal de Hardy-Littlewood es de tipo
débil (1, 1 ) .
Si un operador T cumple la desigualdad (a) decimos que es de tipo
fuerte (p, q) . Aquí q = 00 está permitido. Hemos demostrado que si un
operador es de tipo fuerte (p, q) , entonces es de tipo débil (p, q) .
Decimos que una función medible f pertenece a V( IRn) débil si existe
c tal que
tPm({ l f l > t}) ::; cP ,
para todo t > O . Hemos supuesto p < 00 .
Es un ejercicio fácil ver que LP ( IR n ) débil contiene estrictamente a
LP ( IR H ) .
Sabiendo que un operador T es simultáneamente de tipo débil (PI , PI )
Y (P2 , P2 ) , se puede inferir que T es de tipo fuerte para "valores intermedios"
de p . Esta es una situación típica dentro de una vasta teoría conocida con
el nombre de interpolación de operadores.
Pongamos LI ( IR H ) + Lr ( IR H ) = {f + 9 : f E L 1 , 9 E F } . Claramente
\
L I ( IR H ) + F ( IR H ) :J LP ( IR H ) si 1 < P < 1'.
El siguiente teorema nos bastará para nuestros propósitos.

(8. 10) Teorema de Interpolación de Marcinkiewicz. Sean 1 < l' ::; 00 y


T un operador subaditivo definido en L 1 ( IR fl ) + F ( IR n ) con valores
en el espacio de las funciones medibles, el cual es simultáneamente de

L
244 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

tipo débil ( 1 , 1) Y (1', 1') . Entonces T es de tipo fuerle (p, p) para


1 < p < 1' .
111ás explicitamente, supongamos que para f, 9 se verifican las desigual­
dades:
(1) ITU + g)(x)1 � ITf(x) 1 + I Tg(x) l ·
(2) tm( { ITfl > t}) � C 1 IIfll 1 .
(3) t r m({ I Tfl > t}) � c� Il f ll � .
(para el caso l' = 00 suponemos II Tf lloo � coo l l f l l oo ). Entonces

para todo p en el intervalo ( 1 , 1') . Siendo cp una constante que de­


pende de C 1 , cr , P y 1' , pero no de la función f .
DEMOSTRACIÓN: Supondremos l' < oo . El caso l' =
dejamos como ejercicio.
00 es más fácil y lo

Para f E LP , 1 < p < r , deseamos estimar l iTf l l p para lo cual usaremos


la fórmula

(4) IITf ll� = p 100 tp- 1 A(t) dt ,


donde A(t) = m( { ITf l > t}) . Ver capítulo VII, sección 6 .
Para cada t > O definimos

h ( x) =
{ f(x l
O
si If( ;¡;)1 > t
si If(x) 1 � t
.
y h = f - h Claramente h E L 1 y h E Lr y tenemos que
A(t) � m( { ITh l + ITh l > t})
� m( { ITh I > t/2}) + m( { ITh l > t/2}) .
En la primera desigualdad anterior hemos usado (1) . Ahora usando (2)

1IJ (x)l>t If(x) ldx + ( 2tCr ) 1IJ(x)19 If(x)I '· dx .


y (3) llegamos a la desigualdad siguiente
2C 1 r
A(t) �
t
Poniendo en (4) la estimación obtenida arriba para A(t) y usando el
teorema de Tonelli obtenemos el teorema con una constante cp dada por
- --
cpp - 2 C 1 P + ( 2 Cr ) r
p- 1 --
p .
1' - P
.
5. CONTINUIDAD EN LP DEL OPERADOR MAXIMAL . . . 245

{�
Para el caso r = 00 es conveniente poner
(x) si If(x)1 :::; t/2c
h (x) =
si If(x) 1 > t/2c ,
h = f - h , siendo IITf l l oo :::; c llf l l oo .

(_ )
En este caso la constante cp estará dada por

P_ /
lp
Cp = 2c1l /p c l /p l
p- 1 '
l/p + l/pI = 1 .

Q .E. D .
.( 8 . 1 1 ) Teorema. Si M es el operador maximal de Hardy-Littlewood, en­
tonces valen las siguientes desigualdades
(i) tm({ Mf > t}) :::; c l l lflh f E Ll .
(ii) 11M fl l p :::; cp llfl l p f E LP , 1 < p :::; 00 ,
(iii) II X E Mf l lp :::; up (m(E)) 7 I1f lll f E Ll ,
donde O < p < 1 Y E e IR n es de medida finita.
(iv) II x E Mf l h :::; 2m(E) + 2Cl f If(x) l log+ If(x) l dx ,
con meE) < oo .

(P )
Nota: Las constantes que aparecen en el teorema tienen el siguiente
comportamiento: cp = O ':' l cuando p � 1 ,
cp = 0 ( 1) si p � oo .

u� = 2 + 2Cl 0 para O < p < 1 .


DEMOSTRACIÓN : La parte (i) es consecuencia del teorema (8.1) o del teorema
(8.8).

,
Dado que el operador maximal M f es de tipo débil (1, 1 ) Y fuerte
( 00, 00 ) el teorema de interpolación (8. 10) nos asegura la validez de (ii)
Para demostrar (iii) ponemos
A(t) = meE n {Mf > t} ) .
Luego, en forma análoga a lo hecho para p 2: 1 , tenemos

!e 1lvIf(X) IP dx = p 100 tP- l A(t) dt


= p 18 t p - 1 A(t) di + p l t p - l A(t) dt
oo

= 11 + 1'2 ,
.,

246 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

siendo s> O un valor a elegir dentro de un momento.


Por un lado
se tiene
11 :S sPm(E). Por otro lado, usando la parte (i) del teorema,

=
La demostración de (iii) finaliza eligiendo s I fl h /m(E).
Para demostrar (iv) utilizamos la siguiente descomposición para f (ya
usada en la demostración del teorema de interpolación) ,

h (x) { f(x) . IIff(x)1


O
si
SI
:S t
(x)1 > t ,
= +
f !I h .
Luego

m({Mf > 2t}) :S m({M!I > t}) :S Ct1 ] If(x) 1 dx . l J (x)l>t

A(t)
Usando la función
desigualdad anterior, tenemos
introducida en la demostración de (iii) y la

=
fe Mf(x) dx fooo A(t ) di
:S 2m(E) 100 A(t) dt
:S 2m(E) lOO 2tC1 (¡ If(X) ldX) dt .
+

+
2 2 I f (x) l > t

Usando el teorema de Tonelli en la integral iterada anterior se concluye


la demostración del teorema.
Llegado a este punto es muy probable que el lector haya observado que la
demostración de (ii) a (iv) del teorema ( 8 . 1 1 ) sólo depende de las siguientes
propiedades del operador maximal 111 : es de tipo débil ( 1 , 1 ) , I Mfl oo :S
I fl oo ,
es sublineal y homogéneo (1I1(a!) la I M!).
= La demostración no
depende de ninguna propiedad especial de la función maximal de Hardy­
Littlewood fuera de las ya mencionadas.
6. APROXIMACIONES DE LA IDENTIDAD 247

6. Aproximaciones de la identidad.

Consideremos los siguientes promedios para una función f localmente

1
integrable:
l
f,, (x) = f(y) dy
m ( B" )
I x- y l �"
donde m( B,, ) representa la medida de Lebesgue de una bola de radio E .
Poniendo B = { y : Iyl � 1 } , K(x) = [m(B)] - l X B ( X ) , Ke (x)
E- n K(X/E) , es conveniente expresar fe como la siguiente convolución

Obsevemos que para cualquier E > O , f Ke (x) dx = f K(x) dx = l .


Hemos demostrado en secciones anteriores que f" (x) converge puntual­
mente a f( x ) cuando E � O . O sea, usando la expresión de arriba, que con­
volucionando la función f con ciertos "núcleos" Ke obtenemos una aproxi­
mación de esta función.
Nuestro siguiente objetivo será. obtener una aproximación para f usando
núcleos más generales.
Decimos que una familia de funciones {Ke }e>o es una aproximación
de la identidad sobre IR n si se cumplen las siguientes condiciones:
h. f I Ke ( x ) ldx � < 00
c (E > O) .
h f Ke (x )dx = 1 (E > O) .
I3. para cada 6 > O tenemos

El ejemplo típico de aproximaciones de la identidad se obtiene tomando


K E L l ( IR n ) con f K(x)dx = 1 Y poniendo Ke (x) = en K (X/E) . Para
otros ejemplos ver los ejercicios.

(8.12) Teorema. Sea {Ke },,>o una aproximación de la identidad y 1 � p <


oo . Entonces, para cada f E LP ( IR n ) tenemos que 11 K" * f - f llp � O

cuando E � O . Más todavía, vale la siguiente desigualdad


248 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

donde c es la constante que aparece en 11 , 8 > O es arbitrario y

w(8) = sup
I xl�ó
{J
If( y - x ) - f( YW dy
I /P
}
DEMOSTRACIÓN: Será suficiente demostrar la desigualdad anterior, ver el
ejercicio 1 0 del capítulo VII.
Desde que vale h , tenemos las siguientes igualdades

EE * f(x ) - f( x ) = J EE (X - y)(J(x - y) - f(x ) )dy


= f EE (y)(J(X - y) - f(x ) ) dy+
Jlyl�ó
+ f
J1yl>ó
EE (y)(J(X - y) - f( x ) ) dy .

Usando l a desigualdad de Minkowski para integrales (ejercicio 1 6 del


capítulo VII) obtenemos la desigualdad del teorema.
Q.E.D.
Desde ahora en adelante nos restringiremos al caso de aproximaciones
de la identidad de la forma EE (X) = e n E( x/c) con E integrable y de
integral igual a uno. Nos interesará buscar condiciones suficientes sobre E
que aseguren la existencia en casi todo punto del límite
lim Efe * f( x ) ,
o- o
Se podría demostrar, aunque no se hará aquí , que la integrabilidad de la
función E no es condición suficiente para la convergencia puntual de EE * f
cuando f E LP Y 1 ::; p < oo . El caso f E L oo es excepcional, como lo
demuestra el siguiente teorema.

(8. 13) Teorema. Sea E una función integrable cuya integral vale uno y f
una función en LOO ( 1R n ) . Entonces, para casi todo x tenemos que
](0* f( x ) --. f( x) cuando e -;. O . Más todavía, dicha re/ación límite
se cumple en cada punto de Lebesgue de f .
DEMOSTRACIÓN : Descompongamos adecuadamente al núcleo E( x ) . Para
un número positivo N definimos
E;' (x ) = E ( x ) X{ lxl� N} (X) ,
E� (x) = E( x ) - E1 ( x ).
6. APROXIMACIONES DE LA IDENTIDAD 249

Usando los núcleos K1 , KJ.¡ escribimos K" * f(x) de la forma

KE * f(x) = h + h + Js ,
donde
JI = I¡K � ( y )I�T K1 (y)(f(x - éY) - f(x)) dy ,
h = I¡ K� ( y )I<T K1 ( y) (f(x - éY) f(x)) dy , -

Js = f KJ.¡ (y) (f(x - éY) f(x)) dy ,


-

Y T es un número que luego será elegido.


Sea ahora x un punto de Lebesgue de la función f y 6 > O arbitrario.
Elijamos el número N tal que

IJs I ::; ( 1 l f ll oo + If(x) ! ) r I K(y) l dy < 6 .


J1yl> N
Fijado N elegimos T de modo que cumpla

Ih l ::; (1 l fl l oo + If(x) ! ) 1
I K,!,, ( y )I�T
I K1(y) l dy < 6 .

Ahora, puesto que x es un punto de Lebesgue de f , tenemos

lim sup Ihl ::; T lim sup r


E- O E -+ O Jlyl�N I
f(x - éY) - f(x) l dy = O .
Resumiendo, acabamos de demostrar, que para todo 6 > O vale

lim sup I Ke * f(x) - f(x) 1 ::; 26 ,


e- O
cuando x es un punto de Lebesgue de f .
Q.E.D.
A cada función K definida sobre IR n
con valores en la recta real ex­
tendida le asociamos la llamada ll1Ínim.a ll1ayorante radial no creciente
y la designaremos con C . Más precisamente, para x E IR n definimos

C(x) = sup IK(y) l .


Ixl� lyl
La función C es radial (e(x) = C( y) si Ix l = Iyl) . Usaremos eo para
la función definida sobre la recta real positiva. por CO(1') = C(x) con Ix l = r .
La función Co es decreciente.
250 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

(8. 14) Teorema. Sea J( una función medible definida sobre IR n . Supone­
mos que la mínima mayorante radial no creciente C asociada a E es
una función integrable y la integral de la función J( vale uno. En­
tonces valen las afirmaciones siguientes:
M
(a) SUPg> o I f d{g (x) 1 � Cn (f C( y) d y) f( x) , donde C es una con­
n
stante que depende sólo de la dimensión y lvI f es la función maximal
de Hardy-Littlewood.
(b) Para f E LP ( IR n ) , 1 � p � 00 y para casi todo x E IR n se
)
cumple que f * J(g (x) --;. f( x cuando é --;. O .
(c) Si f E LP , 1 � p < 00 , la convergencia de f * Eg hacia f cuando
--;.
é O , es en la norma LP .

.
DEMOSTRACIÓN : La parte (c) fue demostrada en ( 8 12 ) bajo condiciones
más débiles. No obstante, observe que (c) es una consecuencia directa de
(a), (b), el teorema ( 8.11) (ii) y el teorema de la convergencia dominada de
Lebesgue cuando 1 < p < 00 .
Pasamos a demostrar (a) y por simplicidad en la notación suponemos
f 2: O . Luego tenemos

IEg * f ( x ) 1 � J
e n Co ( lylfé )f( x - y) d y
+00

= � E-n l2i 5.I Y I5. e 2i+1 Co ( lyl /é)f( x - y) dy


� I >-nCo (2i ) r
- 00 JIY I5.e2i+l f( x - y) dy
00

- 00

�e Mf(x) J C( x)dx ,
donde hemos utilizado la misma letra e para dos constantes distintas que
dependen sólo de la dimensión.
La demostración de (b) es muy similar a la del teorema de diferenciación
de Lebesgue. Pese a ello la realizaremos en detalle para el caso p < oo .
Si f es una función continua con soporte compacto , (b) se cumple en
todo punto. Esto es consecuencia del teorema ( 8.13) o de un cálculo muy
sencillo.
6. APROXIMACIONES DE LA IDENTIDAD 251
Para f E P( IR n ) ponemos

rf(x) = lim sup lJ{g * f(x) - f(x l l .


g -..;. O

Demostraremos que para todo t > O se cumple me ({rf > t}) = O, y


con esto finalizaremos la demostración del teorema.
Por la parte (a) resulta que

rf(x) ::; If(x) 1 + c 111 f(x) .

Usando el teorema (8.1 1) y la desigualdad de Chebyshev obtenemos la


siguiente desigualdad para una constante c independiente de f y de t :

Por otro lado si 9 es continua con soporte compacto r f ::; ru - g) .


Combinando estas dos últimas desigualdades llegamos a

para cada 9 continua con soporte compacto y usando la densidad de estas


funciones en LP , obtenemos que m e ( { rf > t}) = O .
Q.E.D.
El teorema (8.14) da condiciones suficientes para la convergencia en casi
todo punto de una aproximación de la identidad, obtenida a partir de un
núcleo I{ que puede no ser acotado en el origen. Más todavía, estas condi­
ciones no permiten singularidades para I{ fuera del origen. En conexión con
esto último compare el lector con el teorema (8. 13) y el ejercicio 20.
Quizá no escapó a la observación del lector que el teorema (8.14), si
bien nos asegura la convergencia en casi todo punto para una función f , no
nos dice cuáles son los puntos donde hay convergencia. El próximo teorema
subsanará esta situación.

(8.15) Teorema. Sea J{ una función medible sobre IR n , tal que su mínima
mayorante radial no creciente es integrable. Sean 1 ::; p ::; 00 ,
f E LP( IR n ) y x un punto de Lebesgue de la función f . Entonces se
tiene

-
252 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

donde E,, (x) = C n E(X/é) .


DEMOSTRACIÓN: Nos restringiremos a 1 � p < 00 ; el caso p = 00 se analizó
en el teorema ( 8.13 ) .
Si x es un punto de Lebesgue de f , dado p > O existe Ó > O tal que si
O < 7' � Ó entonces

r- n r If(x - y) - f(x) l dy � p .
Jlvl�r

{
Definamos

If(x + y) - f(x)1 si Iyl � ó


g(y) =
O si Iyl > Ó

Es fácil ver que A1g(O) � ep , con una constante e que depende sólo de
la dimensión.
Ahora acotamos convenientemente la función A" f definida por

Ad (x) = J 1f{,, (y) 1 If(x - y) - f(x) ldy .


Es claro que

A" f(x) � r 1 f{,, (y) l g( -y)dy + r 1 f{,, (y) l l f(x - y)dy+


Jlyl�ó J1vl>ó
+ If(x)1 r I I\Ay) ldy
J1yl>ó
=h + h + h .
Claramente h O cuando f: ---+ O .
---+

Como h = I E I" * g(O) resulta, usando la parte (a) del teorema ( 8.14 ) ,
que
J1 � en J C(x)dx Mg(O) � e enP .
Para estimar la integral h observamos las siguientes desigualdades
7. EJEMPLOS Y APLICACIONES DE APROXIMACIONES DE LA IDENTIDAD 253

Puesto que t n Co (t) -;. a cuando t -;. 00 (ver ejercicio 18) , tenemos que
h -;. a cuando é -;. a .
Resumiendo, hemos demostrado que para cada p > a,

lim sup Ad(x) :S C Cn P .


e-O

Q.E.D.

7. Ejemplos y aplicaciones de aproximaciones de la identidad.

El núcleo de Poisson para el semi espacio superior.


Llamamos núcleo de Poisson a la siguiente función

Observemos que P(x, t) es de la forma r n K(x/t) con K(x)


cn ( l x l :J + 1)- (n + 1 )/:J . El valor de la constante Cn se calcula a partir de

J
la igualdad
K(x)dx = 1 .

Para f E LP ( IR n ) , 1 :S p :S 00 la siguiente función se llama integral


de Poisson de f :

u(x. t) = J P(x - y , t)f(y)dy .

La función u(x, t ) es armónica en IR++ 1 = { (x, t) : x E IR n , t > a} ,


esto es 2:: 7= 1�:t
+ �:� = a , en dicho conjunto (ver ejercicio 21).
Si la función f es continua con soporte compacto, su integral de Poisson
u(x, t) es armónica en IR ++ 1 , continua en la adherencia de este conjunto y
u(x , a) = f(x) para cada x E IR n . Ver ejercicio 22.
En otras palabras, dada una función continua f , con soporte compacto,
su integral de Poisson u(x, t ) es una solución al problema de Dirichlet en
el semiespacio superior IR ++ 1 con dato f sobre IR 11 •

Si sólo suponemos que f E LP , la integral de Poisson u(x, t) tenderá


al dato f( x) cuando t � a , siempre q�e x sea un punto de Lebesgue de
.,.

254 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

la función f . En efecto, el teorema (8. 15) se puede usar para este caso
particular de aproximación de la identidad.

El núcleo del calor.


Este núcleo está dado por la función

para ;¡; E IR n y t > O . La constante Cn se determina por la igualdad

Cn J exp( - l lxl2/4) dx = 1 .
Poniendo r(x) = Cn exp ( - lx l 2 /4) resulta r(x, t) r ...L (x)
VI
t}/' r(x/ Vi) .
Para f E LP ( IR n ) , 1 :::; p :::; 00 , ponemos

H(x, t) = J r(x - y, t)f(y) dy .


. --
No es difícil verificar que la funéión H ( x , t) es solución de la ecuación del
au L-j= a' u ., l Adenlas,' SI' x. es un punto d e
Cal01
l 8xJ' en 1 a reglOn IR n+
",n
+ .

8t
Lebesgue de f , entonces H(x, t ) -;. f (x ) cuando t O.
A continuación daremos algunas aplicaciones de las aproximaciones de
la identidad. Cuando se quiere verificar cierta propiedad para una función f ,
a veces es más conveniente demostrar dicha propiedad para las funciones
regularizadas o las funciones modificadas, fe = E" * f , donde E es un
cierto núcleo suave. Posteriormente uno espera obtener la propiedad para f
haciendo é � O .
Para f E LP ( IR ) hemos definido su transformada de Fourier f por

.
medio de la fórmula

f(x) =

-
1

loo - 00
e 1 xy f(y) dy .

Sabemos que f es una función continua que se anula en el infinito, ver


ejercicios del capítulo VII.
La antitransformada de Fourier de una función integrable f la de­
notamos por j , y viene dada por la siguiente expresión

j(x) = � loo
v 27r - 00
e -ixy f( y) dy .
7. EJEMPLOS Y APLICACIONES DE APROXIMACIONES DE LA IDENTIDAD 255

(8.16) Teorema. (Inversión de la transformada de Fourier.)


Sea f E L 1 ( IR ) tal que ¡ E L 1 ( IR ) . Entonces la antitransformada
de Fourier de f coincide en casi todo punto con f .
DEMOSTRACIÓN : Usaremos la siguiente expresión para el núcleo de Poisson

La igualdad anterior se obtiene integrando por partes la siguiente integral

¡oo
Usando el teorema de Fubini y la expresión de arriba para Pe , la función

hg (u) = -- f(x) e- e I x I eWx dx ,


1 � .
V2ir - 00

se puede expresar como

= PE * f( u ) .

¡oo
Como f es integrable, h, (u) tiende uniformemente en 1/ a la integral

1
-- �

f(x) e-1 xu dx ,
.

V2ir - 00

cuando E � O .
Por el teorema ( 8 . 14) PE * f( u ) -+ f(u) cuando E � O para casi todo

¡oo
u . Consecuentemente la igualdad siguiente se verifica en casi todo punto.

f(y ) =
1
r.>=
2-
v ¿.7f - 00

Q.E.D.
256 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

(8. 17) Teorema. (Titchmarsh) . Sea f una función integrable tal que

i: If(x + t ) - f(x) 1 dx = o( lt ! ) , t -;. O.

Entonces f es constante en casi todo punto.


DEMOSTRACIÓN : Suponemos primero que f tiene segunda derivada continua
en IR .
Integrando sobre un conjunto E la siguiente desigualdad
t2
Ii'(x)t l � - sup l f" (x) I + lf(x + t) - f(x ) l ,
2 x EE

tenemos que

1 t 1
1i'(x)1 dx � m(E) 2 sup 1f"(x) 1 + -
1 00 If(x + t ) - f(x ) 1 dx .
E xE E t - 00

Haciendo t -;. O obtenemos fE Ii' (x) Idx = o . Por lo tanto f es una


constante en este caso.
Si f E L 1 ( IR ) consideramos una aproximación de la identidad fE (X) =
!{" * f(x) con un núcleo J{ E C6( IR ) . La función fE E L l ( IR ) , tiene
segunda derivada continua y además cumple

Por lo tanto, para cada € > O existe una constante CE tal que fo: = CE •

Por un lado fo: (x) converge a una constante C en todo punto x . Por
otro lado fE (X) -;. f(x) en casi todo x cuando € -;. O . Luego, f = c .
Q.E.D.
Recordemos que f : IR -;. IR es una función de Lipschitz con una
constante de Lipschitz c si se cumple

If(x) - f( y) 1 � c l x - yl , x , y E IR .

(8.18) Teorema. Sea f una función continua sobre IR . Entonces f es


una función de Lipschitz con una constante c si y sólo si se cumple

l i: l
f(X» )9/ (X)dx � c i: 1�(x ) l dx ,
1
8. LÍMITE NO-TANGENCIAL 257

para toda cP E eJ ( IR ) .
DEMOSTRACIÓN : Veamos primero que la condición anterior es suficiente. Sea
cP E eJ ( IR ) no negativa con integral igual a uno y pongamos fe = CPe * f .

Para cada t > O , tenemos que

fe ( Y + t) - fe ( y) = 1: f(x) ( CPe ( Y + t - x) - CPe ( Y - x)) dx

= ro f(x) ¡t cp� ( s + y - x)dsdx .


J- oo Jo
Luego

Teniendo en cuenta la continuidad de f , tenemos que If ( y + t ) - f(y) 1 ::; et .


Para demostrar que la condición es necesaria supongamos, sin pérdida
de generalidad, que la función f es integrable.
Observemos que si f es derivable, trivialmente se verifica

1 1: cp/ (X)f(X)dx l ::; s�p ' f'(X) ' l: Icp(x) l dx ,


para toda cPE eJ ( IR ) .
Sea ahora fe (x) = ]{e * f( x) , donde {]{e } es una aproximación de la
identidad con ]{ E Có ( IR ) , ]{ > O .
Si f tiene una constante de Lipschitz e , entonces para cada E > O
tenemos I f€ (x + t) - fe (x)1 ::; et .
Por lo tanto If� (x)1 ::; e para cada E > O Y x E IR . ASÍ , usando la
desigualdad de arriba, vemos que

para cada E eH IR ) .
cP

Como fe --;. f en L 1 cuando E --;. O , se tiene que

Q.E.D.

j
L
258 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

• 8. Límite no tangencial.

Nos interesa puntualizar la siguiente situación geométrica para una apro­


ximación de la identidad {J{E}
sobre IR n .
Sea f una función continua con soporte compacto y definamos

U(X, é) = {J{ef(x)*f(x) si é > O


si é = O.

Esta función u es continua en el semiespacio superior


-n + l
IR + = {(x,t) : x E
IR n , t � O} .
fE (
Si LP IR n ) y {J{e}
es de la forma e n J{ é) hemos demostrado,
con condiciones bastantes generales para J{ , que u ( é) se aproxima a
(x/ x,
u(x, x
O) si es un punto de Lebesgue de
n
f,
y la aproximación se realiza a lo
largo de la semirrecta perpendicular a IR que pasa por el punto O) . (x,
Será nuestra tarea en lo que sigue obtener teoremas sobre aproximaciones
de la identidad, cuando el acercamiento se hace dentro de regiones más subs­
tanciosas que la recta vertical antes mencionada. A tal efecto introducimos
algunas notaciones.
Sea e una función con valores no negativos definida sobre [0, (0) , de­
creciente y acotada. Para ó > O y xE
IR n ponemos
ló (x) = C( lx -yl)
sup
Iy l::; ó
.

La afirmación siguiente queda como ejercicio.


(8. 19) Sean e, ló las funciones descriptas arriba. Entonces tenemos:
(i) ló es una función radial y verifica

ló (x)::; C(O) X {lxl::;Ó} (O) + C( Ix l - ó) X {lxl�Ó} (x).


(ii) Si llamamos Có (x)
al miembro derecho de la última desigualdad, entonces
Có es radial y decreciente pensada sobre [0, (0) . Además la integral

lco rn - 1 Có (¡')dr
es finita cuando lo es la integral
8. LÍMITE NO-TANGENCIAL 259

En lR+.+ l definimos cono con vértice (xo, O) y abertura (j > O al


conjunto
fb (XO) = { (x, t) E 1R +.+ I : I x - xol < tó} .
Sea u una función definida sobre lR+.+ l y fb(XO) un cono. Definimos
la función maximal no-tangencial de u mediante la fórmula

Si f E LP y { K,, } es una aproximación de la identidad denotamos por


Mb (f)(XO) a la función Mb (U)(X O ) , donde u(x, [) = J{e * f(x) .

(8.20) Teorema. Sea J{ una función medible tal que su m[nima mayorante
radial no creciente es integrable y acotada. Entonces

donde la constante A es independiente de la función f , pero depende


de 11 , J{ y {j . Una expresión para esta constante se obtendrá durante
la demostración del teorema.
DEMOSTRACIÓN : Sea C la mínima mayorante radial no creciente de K y lb
la función definida en (8.19) usando la función Cb definida en esta sección.
Fácilmente se pueden verificar las siguientes desigualdades en la región
Iyl 5:. [ ó :

I J{" * f(xo + u) l 5:. r n I K,, (xo + y - x) l l f( x) 1 d;r


JIR
JIRn Cb ( xo ; x )
5:. [- n I f(x) 1 dx

5:. en J n Cb ( ; )
xo x
I f(x)1 dx
IR
= (lb )" * Ifl (xo)
100
5:. C n 7,n - 1 lb (r) drMf(xo) .

La siguiente es una expresión para la constante A


,

260 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

donde Cn depende sólo de la dimensión.


De ahora en adelante supondremos que 1I1ó (J) es una función medible.
El lector no tendrá dificultad en demostrar la medibilidad de Mó (J) para los
ejemplos dados en la sección anterior.
La siguiente afirmación es consecuencia inmediata del teorema (8.20) y
las propiedades del operador maximal de Hardy-Littlewood M f .

(8.21) Teorema.
(i) liMó fllp � cp ll fl l p 1 < p � 00 ,
donde cp depende de Ó pero no de f .
(ii) t m({Mó (J) > t}) � c l llflll .

(8.22) Teorema. Sea J{ una función medible, tal que su mínima ma­
yorante radial no creciente es integrable y acotada. Si 1 � p < 00 ,
f E LP ( IR n ) y Xo es un punto de Lebesgue de f , entonces para cada
Ó > O tenemos

J I Ke (x - y) 1 I f( y) - f(xo)ldy � O ,

cuando ( X, é) � (xo , O) , ( X , é) E fó(xo) .


DEMOSTRACIÓN: Si U (X, é) = Ke * f(x) y Ix l � éÓ , se verifica

l u(xo + X, é) - u(xo , O l l � J I Kó (xo + x - y) 1 I f(y) - f(xo )ldy

� é- n J ( )
ló xo ; y I f( y) - f(xo )ldy

� J ( f-ó ) ó ( y) l f(xo - y) - f(xo ) ldy

Por ( 8.19 ) podemos usar el teorema (8.15 ) para p < 00 y obtenemos el


teorema.
Q .E.D.
Veamos que la afirmación del teorema ( 8.21 ) también es cierta para
p = oo . Primero observamos:

(8 .23 ) Si 1 � p � 00 , f E LP ( IR n ) y Xo es un punto de Lebesgue de f ,


entonces
r I f(x + ty) - f(xo ) ldy --. O
Jlyl�N
EJERCICIOS 261

cuando (x, t) -:- O , (x, t) E fó (xo) . Donde 8 > 0 y N es un número fijo.


El límite en (8.23) se obtiene usando la definición de punto de Lebesgue
y la de cono fó(xo) y significa que cada punto de Lebesgue de f es también
un "punto de Lebesgue no tangencial" de f .
Con la observación (8.23) en mente, es fácil repetir los argumentos del
teorema (8.13) , y así obtener el siguiente teorema.

(8.24) Teorema. Sean K E L l ( IR. n ) , f E LOO ( IR n ) y X o un punto de


Lebesgue de la función f . Entonces tenemos

J IKe (x - y) 1 If(y) - f(xo) ldy -:- O ,

cuando (x, E ) -:- (xo , O) , (x, E) E f.¡(xo) .

EJERCICIO S

1 . L a función maximal de Hardy-Littlewood M f no es integrable sobre


IR TI , si f no es cero en casi todo punto.
2. Sea(Xj ) una sucesión de puntos de un conjunto X y aj una sucesión de
números reales positivos. La siguiente función define una medida sobre
P(X)
00

¡.t ( A ) = L aj 8xj (A) ,


j =l
donde 8xj es la delta de Dirac concentrada en Xj .
3. Demuestre el teorema (8.5) . ¿Qué pasa con las desigualdades de la parte
(e) del teorema para el caso ¡.t(X) = oo ?
4. Para cada función f localmente integrable sobre IR n ponemos

MF(f)(x) = sup
13x m

( I·) j If(y) l dy ,
1

donde 1 es un intervalo acotado en IR TI que contiene al punto x .


Demuestre que si 1 < p :S 00 tenemos
262 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

donde cp es una constante independiente de f .


La función lvIF(f) definida arriba se conoce como función maximal
fuerte.
Sugerencia: Considere, por ejemplo, n = 2 . El promedio de una función
sobre un rectángulo en el plano está acotado por la iteración de dos
funciones maximales unidimensionales. Use que la función maximal de
Hardy- Littlewood es de tipo fuerte (p, p) , 1 < p � oo .
5. El siguiente ejemplo demuestra que el operador maximal fuerte A1 F no
es de tipo débil ( 1 , 1 ) . Para 1 < k Y 1 � j � k ponemos h ,j =
[O, j] x [O, kfj] , h = U;=l Ik,j , 1 = n;=l h,j '
Si f = X I , entonces claramente se tiene

h � {lvIF(J) > 1/2k} .

Por lo tanto

k- 1 m( { lvI F(f) > l/k} ) -+ 00, cuando k -+ 00 .

6. Sea 11 · 11 una norma sobre IR n y Br ( x ) = {y E IR n : I l x - ylI < 7° } .


Entonces tenemos m(Br (x)) rn m(B1 (0 » . Luego se cumple
m(B2 r ( x)) = 2n m(Br (x» .
7. Sea 0 < C\' � 1 Y Br (x) la bola

n
{( Yl , . , ' , Y ) : L IXi - Yi l O' < r} .
n
i=l
Entonces, existe una constante e = c ( n , C\' ) tal que m(B2 r (x) �
e m( Br (x» , para todo x E IR n y r > O . ¿Puede generalizar este
resultado para otras funciones cóncavas <p(t) distintas de t O' ?
8. Sea <p una función convexa sobre [0, 00) tal que <p(0) = O y <p(x) > O
para x > O . Para .A > O definimos la siguiente elipse
., ')

CA = {(x, y) E IR : = 1} .
2 x- Y-
+
.A 2 <p2 ( .A )

Si P E IR 2 , P "# O , entonces denotamos por II P II el único número


.A > O tal que P E CA ' Cuando P = O , ponem'os II P I I = O ,
EJERCICIOS 263

(a) Demuestre que d( P, Q) = IIP - Q II es una métrica sobre JR '2 que


genera los mismos abiertos que la métrica euclídea.
(b) Sea Br (P) la bola centrada en P de radio l' generada por la métrica
anterior. Supongamos que existe una constante c tal que <p(2 x ) � c <p( x )
para cada Q' E JR '2 . Entonces m(B'2 r (P)) � 2 c m(Br (P)) .
( c) Encuentre funciones convexas <p tales que m( B2r (O)) / m( Br (O)) �
00 cuando l' -+ 00 ( 1' -+ O) .
Sugerencias:
(a) Para demostrar la desigualdad triangular pongamos: C 1 II P II ,
C'2 = II Q II y ( s , t ) = P + Q . Entonces

( C1 : C'2 r + ( <P(C 1 + C2 ) r � 1 .
t

En la demostración de la desigualdad anterior use la convexidad de la


función t'2 y además que (<p(cI )/<P (C 1 + C'2 )) � él /(C 1 + C '2 ) .
(b) Observe que Br (O) es precisamente el interior de la elipse Cr .
9. Demuestre el teorema (8.8).
10. Demuestre el teorema (8.10) para el caso 1> = oo .
1 1 . La siguiente desigualdad, (iv) en teorema (8. 1 1 ) , II Mf ll L' ( E ) � 2m(E) +
+
2C 1 JIR n If(x ) I log If(x ) I dx , puede ser reformulada usando la norma de
Luxemburg 11 · II cp con <p(t) = t log+ t .
Demuestre que para todo f E LCP se tiene

II Mf llL'(Ej � 2(m(E) + c d l l fl l cp .

La desigualdad anterior dice que el operador maximal de Hardy-Little­


wood es un operador continuo de LCP( JR n ) en L 1 (E) , si meE) < oo .
Sugerencia: Observe que si J <p( l f l )dx = 1 , entonces M f � 2(m(E) +
cd ·
12. La condición (12 ) en la definición de una aproximación de la identidad
{ K,:}. > o puede ser reemplazada por (1�) J K. (x)dx -+ 1 cuando C � O .
Demuestre que el teorema ( 8 .12) es válido con esta nueva condición.
13. Sea (E. ) una familia de conjuntos en JR n medibles y acotados. Supong­
amos que para cada 6 > O existe ca tal que O < C � ca implica
E. e Bó ( O) .

l
264 VIII - DIFERENCIACIÓN DE LA INTEGRAL

Demuestre que f{" = [m( Ee )] - 1 X E, es una aproximación de la identi­


dad.
14. Sea {Ke }oa una aproximación de la identidad y f una función medible
acotada. Para F � IR n y 8 > O ponemos

üF (f, 8 ) = sup If(x - y) - f(x ) l .


x EF, I Y I �ó
Verifique que

sup I f(x ) - Ke * f(x ) 1 ::;


x EF
e ÜF (f, 8) + 2 1 1 f ll00 f I Ke (x ) ldx ,
J1xl> ó .
donde e es la constante que aparece en la definición de una aproximación
de la identidad.
Convengamos, para este ejercicio, en decir que f es uniformemente con­
tinua sobre una región F si ÜF (f, 8) -+ O cuando 8 -+ O . Por lo tanto,
la última desigualdad nos asegura que fe tiende a f uniformemente en
la región donde f es uniformemente continua.
15. Existe una función K E CO' ( IR n ) no negativa y de integral igual a uno.

Sugerencia: considere la función exp ( 1 / ( lx I 2 - 1 )) sobre I x l ::; 1 e igual


a cero fuera de la bola unidad.
16. El conjunto CO' ( IR n ) es denso en LP( IR n ) , 1 ::; p < oo .
li. Sea F � IR n un conjunto compacto y G un abierto que lo contiene.
Entonces existe una función r.p E CO' ( IR Tl ) indénticamente igual a 1
sobre F , con soporte contenido en G y O ::; r.p ::; 1 .
Sugerencia: Sea G l un conjunto abierto acotado tal que K � G l �
G l � G . Para K E CO' (Bl(O) , con integral igual a uno ponemos
fé = X G, * Ke . Es fácil ver que existe E a para el cual feo cumple las
condiciones requeridas.
18. Sea f una función nonegativa, decreciente en (0, 00) , que verifica

Entonces 1'71 f(1') -+ O cuando l' -+ O o r -+ 00 :


EJERCICIOS 265

19. Sea e una función como en el ejercicio 18. Entonces para cada j 2: 1
existe una función Cj E Cj ( 0 , 00) tal que

r>O .

Más aún, la función Cj puede ser elegida decreciente en (O, (0 ) .


Sugerencia: Para j = 1 considere la función definida por

C 1 (x) = � 2- Jifr tn- 1 C(t) dt .


2 - 1 xn
n
"2

Para analizar la monotonía de el ex) es conveniente hacerlo suponiendo


primero que C(x) = a X ( O , b ) (X ) , y luego aproximar la función por sumas
de funciones de este último tipo.
20. Sea [{ E LP( IR n ) , 1 < p < 00 , una función son soporte compacto.
Pongamos
Tf(x) = sup J [{e * f(x)J ,
e>O
con [{e (x) = en K (x/c) . Demostrar:
(a) Si f E Lq( IR n ) , p/(p - 1 ) ::; q , entonces la función Tf es medible.
En efecto, para cada e > O , [{e * f es una función continua.
(b) Para toda f E Lq ( IR n ) , p/(p - 1) ::; q ::; 00 se tiene que

E�� !{e * f(x) = f(x) J [{(x) dx ,


para casi todo x E IR n .
Sugerencia: Dado que el soporte de [{ es acotado, por la desigualdad
de Holder se tiene

donde � + ? = 1 , donde la constante c es independiente de f y 111 es


el operador maximal de Hardy-Littlewood.
2 1 . El núcleo de Poisson P(x, t) = C t ( Jx J 2 + t 2 )-(n+ 1 )/ 2 es una función
n
armónica en la región IR �+ 1 . Las derivadas del núcleo de Poisson son
funciones integrables sobre IR n , para cada t > O fijo.
22. Sea f una función continua con soporte compacto y u (x, t) su integral
de Poisson. Demuestre que la función u (x , t) es armónica en IR �+ 1 ,
continua en la adherencia de este conjunto y u ( x, O) = f( x) para cada
x E IR n .
CAPITULO IX

EL TEOREMA DE RAD ON-NIKODYM

1. La integral en espacios abstractos.

En la sección 3 del capítulo VIII hemos definido el concepto de espacio


de medida, formado por una terna ( X, �, J1) en la que X es un conjunto, �
una u -álgebra de subconjuntos de X y J1 una medida sobre � .
Diremos que una función f : X � IR es medible (con respecto a � )
si para cada número real a , el conjunto

{f > a} = {x E X : f(x) > a}

pertenece a la u -álgebra � . En tal caso también se dice que f is � -medible.


Las funciones con valores en IR medibles con respecto a � forman un
álgebra de funciones ( clase cerrada bajo suma, producto y multiplicación
por constantes) que es cerrada bajo supremo e ínfimo de sucesiones y por
consiguiente cerrada para el límite puntual de sucesiones.
Si consideramos la clase de funciones medibles con valores en IR , valen
consideraciones similares a las enunciadas para funciones medibles con va­
lores en IR excepto en lo referente a la suma de funciones medibles. En
efecto la suma f + 9 de dos funciones medibles con valores en IR no está
definida en el conjunto medible

D = {f = +00 Y 9 = -oo} U {f = -00 y 9 = +oo} .


Es fácil demostrar que si f y 9 son dos funciones medibles con valores
en IR y f + 9 se define arbitrariamente como una f�nción medible sobre D ,

266
1 . LA INTEGRAL EN ESPACIOS ABSTRACTOS 267

entonces f + 9 es medible (por ejemplo si f + 9 es una función constante


sobre D ).
Las demostraciones son completamente análogas a las del capítulo IV y
por esta razón se dejan a cargo del lector. Todos los conceptos introducidos
en aquel capítulo, por ejemplo, función característica, función simple, con­
vergencia en casi todo punto, convergencia en medida, pueden desarrollarse
en la misma forma en esta situación más general, y además se mantienen
válidos entre otros los teoremas (4.9) Y (4.15), con idénticas demostraciones.
En particular, diremos que una propiedad P(x) se verifica para casi todo
x (con respecto a J.l ) si el conjunto E de los puntos donde P( x) es falsa
cumple J.l(E) = O .
El concepto más importante es el de integral de una función medible
f sobre un conjunto E E :B . Si f es no negativa, la integral de f sobre el
conjunto E con respecto a la medida J.l se define, análogamente, por medio
de la fórmula
¡ f dJ.l = sup L
N
Vi J.l(Ei) ,
E i =l
donde el supremo se toma sobre todas las particiones finitas del conjunto E
en conjuntos medibles disjuntos El , E2, . . . , EN Y Vi denota el Ínfimo de f
sobre E¡ .
La integral de una función medible f con valores de distinto signo, se
define como en el capítulo V, por medio de la fórmula

fe f dJ.l = fe f+ dll - fe r dll ,

siempre que las dos integrales del miembro derecho sean finitas, en cuyo caso
decimos que f es integrable sobre E .
A veces la integral se denota por el símbolo

Cuando E = X suele omitirse el símbolo E en el extremo inferior del símbolo


integraL Así ,
J f(x)dJ.l(x) = J fdJ.l
representa la integral de f sobre X .
268 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

Los teoremas de linealidad y convergencia desarrollados en las secciones


1 a 7 del capítulo V mantienen su validez.
Con algún detalle analizaremos la validez de los teoremas de Fubini y
Tonelli para la integral en espacios abstractos.
Sean (X, :E) e ( Y, r) un par de espacios medibles, i.e. conjuntos
abstractos con sus correspondientes u -álgebras de conjuntos. Sobre el pro­
ducto cartesiano X x Y definimos la u -álgebra producto de E por r
como la mínima u-álgebra que contiene a todos los conjuntos A x B con A
en :E y B en r ; para esta u -álgebra usamos la notación :E @ r . Los con­
juntos R de la forma R = A x B con A E :E Y B E r se llaman rectángulos
medibles.
Seguidamente definiremos una medida producto J1 @ v sobre :E @ r ,

siendo J.l y v medidas sobre :E y r respectivamente, de modo tal que se


cumpla
J.l @ v(R) = J1(A) v(B)
para cada rectángulo medible R = A x B.
Para evitar complicaciones innecesarias, cada vez que consideremos un
espacio de medida abstracto (X, :E, J.l) supondremos que éste es u -finito,
,

es decir, que existe una sucesión creciente (Xn ) de conjuntos en :E tal que
X = U:= l Xn y J.l(Xn ) es finito para cada n .
La existencia de la medida producto se obtendrá como una consecuencia
del siguiente resultado. El lector debería meditar sobre las diferencias entre
los resultados ( 5.23) y ( 9 . 1 ) .

( 9 . 1 ) Teorema. Sea E un conjunto medible en la u -álgebra producio


:E @ r . Entonces
(i) Ex = {y : (x, y) E E} E r para todo x E X .
(ii) EY = {x : (x, y) E E} E :E para todo y E Y .
(iii) v( Ex) Y J1 ( EY ) son funciones medibles sobre X e Y , respecti­
vamente.
(iv) Ix v(Ex ) dJ1(x) = Iy J.l(EY ) dv(y) .
DEMOSTRACIÓN : Ver el ejercicio 6 .
Veamos que el teorema ( 9 . 1 ) nos permite construir una medida producto
J.l @ v sobre :E @ r . En efecto, es fácilmente verificable que si E = A x B es
un rectángulo medible, ambos miembros de (iv) nos dan el mismo resultado
.C .' ._
4!. .

1 . LA INTEGRAL EN ESPACIOS ABSTRACTOS 269

JL (A) v(B) . Además la función de conjunto

r(E) = r v(Ex ) dJL(x) = r JL (EY ) dv(y) ,


Jx Jy
es una medida u -finita sobre I; @ r .
El siguiente teorema nos asegura la unicidad de la medida producto.

(9.2) Teorema. La medida producio es única. }y!ás precisamente, dados dos


espacios de medida u -finitos (X, I;, JL) e (Y, r, v) existe a lo sumo una
medida u -finita r sobre la u -álgebra producto I; 0 r , tal que para
cada rectángulo medible R = A x B verifica r(R) = JL (A) v(B) .
DEMOSTRACIÓN: Para entender la demostración sugerimos primero hacer los
ejercicios 2 a 5 del presente capítulo.
Sean rl y r2 dos medidas u -finitas sobre I; @ r que tienen el mismo
valor sobre cada rectángulo medible. Tomemos dos sucesiones (Xn ) , (1� )
de conjuntos medibles tales que X = Un Xn , Y = U n 1� y para cada n
ambas medidas JL(Xn ) y v(Y�) son finitas.
Para n fijo definimos

Se ve fácilmente que :Fn es una clase monótona que contiene a la semiál­


gebra de los rectángulos medibles y también el álgebra generada por ellos,
por lo tanto :Fn es la u -álgebra producto I; 0 r . Luego para cada n y
E E I; <3) r tenemos

Haciendo n tender a 00 obtenemos rl (E) = r2 (E) .


Q.E.D.
En definitiva los teoremas (9.1) y (9.2) aseguran que la medida producto
JL @ v existe, es única y está dada por la expresión
JL @ v(E) = r v(Ex ) dJL(x) = r JL(EY ) dv(y) .
Jx Jy
Si f(x, y) es una función definida sobre X x Y con valores en R ,
usaremos la notación f (x , ) para indicar la función y ,.....,. f( x, y) de Y
.
270 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

en R , llamada la sección de f en z . Análogamente se define la sección


de f en y , f( · , y) , que es una función de X en R .
El siguiente teorema es una inmediata extensión del teorema ( 9 . 1 ) .

(9.3) Teorema d e Fubini-Tonelli. Sean (X, :E, fl) e (Y, r, v) dos espacios
de medida (J' -finitos. Sea f(x, y) una función no negativa medible con
respecto a la (J' -álgebra producto :E @ r . Entonces
(i) f(x, . ) es r -medible para cada x E X .
(ii) f( . , y) es :E -medible para cada y E Y .
(iii) las funciones

l f( · , y)dv(y), fx f(x , . )dfl ( X )


son � y r -medibles, respectivamente.
(iv)

L (l )
f(x, y) dV ( Y) dfl ( X ) = l (L )
f(x , y) dfl ( X) dv(y)

= r f(x, y) d ( fl @ v)(x, y) .
JXXY

DEMOSTRACIÓN: Poniendo

E = ((x, y) : f(x, y) > a} ,


las afirmaciones (i) y (ii) son consecuencia directa de las respectivas afirma­
ciones del teorema ( 9 . 1 ) .
Sea :F l a clase d e funciones no negativas y � @ r -medibles que cumplen
las afirmaciones (iii) y (iv) del teorema. Claramente :F contiene a las fun­
ciones simples no negativas y esta clase es cerrada para el límite puntual
creciente. Por lo tanto :F es precisamente la clase de las funciones :E @ r -
medibles y no negativas.
Q.E . D .
Conocido el teorema de Fubini-Tonelli o también llamado teorema de
Tonelli, el siguiente teorema se obtiene fácilmente repitiendo lo realizado en
'
( 5.25).
1 . LA INTEGRAL EN ESPACIOS ABSTRACTOS 271

(9.4) Teorema de Fubini. Sean (X, I:, j.l) e (Y, r, v) dos espacios de
medida (T -finitos y f una función integrable en el espacio de medida
(X x Y, I: <29 r, j.l <29 v) . Entonces
(i) para casi todo x , la función f(x, . ) es una función integrable en
el espacio de medida (Y, r, v) .
(ii) para casi todo y , la función f( , y) es una función integrable en

el espacio de medida (X, I:, j.l) .


(iii) las funciones

r f(x, . ) dj.l(x)
l. f( •
, y) dv(y),
Jx
son funciones integrables en X e Y respectivamente.
(iv)

l-xx f(x, y) d(j.l x v)(x, y) = l- (L f(x, y) )


dj.l(X) dv(y)
= L (l- f(x, y) dV(y) ) dj.l(x) .

Todos los conceptos y propiedades del capítulo VII permanecen válidos


enunciados en un espacio de medida abstracto (X, I:, j.l) . Por ejemplo, para
1 � p < 00 , decimos que una función f , definida sobre X y medible con
respecto a I: , pertenece al espacio LP(j.l) = LP(X, I:, j.l) si IflP es integrable
sobre todo el espacio con respecto a la medida j.l .
El espacio LP (j.l) es un espacio de Banach con la norma

Ilfl l p = (J IflP dj.l) l /p


.

El espacio L <Xl se define de la misma manera que se hizo en IR n . En


espacios de medida abstractos valen las correspondientes versiones de las de­
sigualdades de Minkowski, Holder y Jensen y también es cierto el importante
teorema (7.10) . Para la demostración de los resultados citados no se necesitan
nuevas ideas.
Más adelante completaremos en este capítulo la demostración del teo­
rema ( 7 . 1 1 ) .

L
272 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

2. El teorema de Radon-Nikodym.

Recordemos dos conceptos ya definidos en el capítulo VIII en una situa­


ción particular. Sea � una u-álgebra de subconjuntos de X y supongamos
definidas dos medidas ¡t y v sobre � . Decimos que v es absolutamente
continua con respecto a ¡t , y escribimos v � ¡t si y sólo si v(E) = O cada
vez que ¡t(E) = O . Las medidas ¡t y v son mutuamente singulares,
y denotamos este hecho por v.l.¡t , si y sólo si existen conjuntos medibles
disjuntos A y B tales que v(E) = v(E n A) y ¡t(E) = ¡t(E n B) para cada
E E � , o de otra manera si y sólo si ¡t y v están concentradas en conjuntos
disjuntos. La suma de dos medidas >. y ¡t sobre � se define naturalmente
por la fórmula

( >' + ¡t)(E) = >' (E) + ¡t (E) (E E � ) .


Por lo tanto para cualquier función medible no negativa f , se cumple

J f d(>' + ¡t) = J f d>' + J f d¡t,


donde las integrales se extienden a todo espacio X . L a fórmula mantiene su
validez si f E L l (>. + ¡t) .
Como hemos visto, el ejemplo típico de dos medidas absolutamente con­
tinuas es el siguiente: si (X, �, ¡t) es un espacio de medida y f una función
medible no negativa sobre X , poniendo

¡t¡ (E) = fe f d¡t (E E �) ,

se tiene ¡ti � ¡t .
(9.5) Teorema de Radon-Nikodym. Sean ¡t y v dos medidas finitas
sobre el espacio medible (X, �) . Entonces existe un único par de me­
didas Va , Vs sobre � tal que:
(1) v = Va + vs , Va � ¡t, vs.l.¡t .
(2) existe una única función h E L l (¡t) que verifica

va(E) = fe h(x) d¡t(x) . (E E �)


2. EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM 273

El par (va , vs ) se llama la descomposición de Lebesgue de v con


respecto a p . Además Va Y Vs son mutuamente singulares.
DEMOSTRACIÓN : La demostración de la unicidad de Va , Vs y h en (1)
y (2) es un sencillo ejercicio que dejamos a cargo del lector. Nosotros nos
ocuparemos de demostrar la existencia de la descomposición. La funcional
lineal que a cada función I le hace corresponder f I dv es continua sobre
L'2 (p + v) , por lo tanto existe g en este espacio tal que

J I dv J I g d(p + v)
=

Dado que para cada E E :E se verifica la desigualdad

o :s fe g d(p + v) :s p(E) + v(E) ,

obtenemos inmediatamente que O :s g :s 1 en casi todo punto con respecto a


la medida p + v , por lo tanto supondremos que siempre g toma valores en
[0, 1] .
La igualdad ant.erior la escribimos de la forma

J 1(1 - g) dv = J I g dp
Poniendo I = ( 1 + g + . . . + g n ) X E , tenemos

(a) (E E :E) .

La función h del teorema se obtiene poniendo h( x) = L�=l gn (x) .


Esta última serie es convergente salvo sobre el conjunto B = {g = 1 } , pero
p(B) = O por (a), luego h E L l (p) Y verifica

(b) v(E n A) = r h(x) dp(x) (E E :E) ,


lE nA
donde hemos puesto A = {g < 1} .
Ahora si ponemos va (E) = veA. n E) y vs (E) = l/(B n E) , claramente
se tiene l/ = Va + l/s Y va .l vs .
La parte (2) del teorema es consecuencia de (b) Y como p( B) = O se

1
1..J-l .
274 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

tiene que Vs

Q.E.D.
La demostración anterior se debe esencialmente a J. von Neumann, 1903-

J-lX
1957.

X
El teorema (9.5) admite generalizaciones que son casi inmediatas. Así el
es una medida u -finita y v una medida finita.

J-l(Xn) Xn.
teorema es válido cuando
En efecto, basta considerar como una unión disjunta de conjuntos con

J-l
finita y usar el teorema en cada
La mayor parte del teorema se puede extender al caso de que ambas
medidas y v sean u -finitas. La única parte del teorema que no vale en su

J-l(Xn)
integrable sobre todo X , pero sí lo es sobre cada
< oo .
donde U Xn,
totalidad es la afirmación (2), donde ahora la función h no es necesariamente
= Y Xn X
3. Medidas signadas.

J-l)
Siendo f una función con valores reales, integrable sobre un espacio de
medida (X, �, , pongamos

(E E �) .

La función J-li
es una función u-aditiva decimos que J-li
está definida sobre � con valores en los reales y dado que
es una medida real o medida

J-li
signada.
Por cierto, si hubiéramos partido de una función f con valores en los

J-li
números complejos, sería una función u -aditiva con valores complejos
y por lo tanto un ejemplo de medida compleja. En cualquiera de los dos
casos, la función cumple

donde hemos usado lJ-li l(E) para denotar la expresión

sup {�IJ-li (Ei)1 : iQ E¡ E, Ei = medibl� y diSjUntos }


3. MEDIDAS SIGNADAS 275

Más aún, si J es una función real es fácil ver que 1J.lf I(E) = fE IJI dJ.l ,
por lo tanto 1 J.lj i es una medida finita sobre I: .
Motivados por el ejemplo de arriba daremos la siguiente definición. Una
función J.l : I: --+ IR se llama una medida real o medida signada si es

E
u -aditiva, es decir,

J.l (Q ) Ei = J.l(E¡ ) ,

para cada sucesión disjunta (E¡ ) incluida en I: .


Es importante notar que la serie ¿� 1 J.l(Ei) es absolutamente conver­
gente. En efecto, el valor de esta serie no se altera por un reordenamiento
arbitrario de sus términos.
En forma análoga se define el concepto de medida compleja.
Dada una medida signada J.l sobre I: , para cada E E I: ponemos

1J.lI (E) = sup {E IIl ( E¡ ) 1 : iQ E¡ = E, (Ei ) e I:, diSjUnta } .

La función 1 J.l 1 así definida se llama la variación total de J.l .


Se puede demostrar con relativa facilidad (ver ejercicios) que la variación
total del J.l es una medida sobre I: . Más aún, la variación total de J.l es una
medida finita. Este hecho es menos evidente y lo demostraremos a conti
nuación.

(9.6) Teorema. La variación total de una medida signada es una medida


finita.
DEMOSTRACIÓN : Suponemos ya demostrado que la variación total 1 11 1 es
una medida; luego resta ver que 1 J.lI(X) < oo .
Demostraremos primero que si para algún conjunto medible E tenemos
1 J.lI(E) = 00 , entonces existen conjuntos medibles disjuntos A y B tal que
A U B = E , 1J.l(A) 1 > 1 Y 1 J.lI(B) = oo . Bastará encontrar conjuntos
disjuntos A y B con A U B = E , tales que 1J.l(A) 1 > 1 Y 1J.l(B)1 > 1 , pues
la variación total es una medida y la variación total de J.l sobre alguno de los
dos conjuntos es infinita.
Para probar la existencia de A y B consideremos una partición (E¡)
de E tal que
00

L 1 J.l(E¡ ) 1 > 2( 1. + 1 J.l(E) 1 ) .


i=l
- - -- -,

276 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

Luego para algún n se verifica


n

L IfL(Ei)1 > 2 ( 1 + IfL(E) !> .


i= l

Es fácil ver que existe un conjunto de índices S e { 1 , 2, 3, . . . , n } tal que

Pongamos A = UE s Ei . Claramente IfL(A) I > 1 Y si B = E - A se


verifica IfL(B) 1 = IfL(E) - fL(A) I 2:: IfL(A) I - l fL(E) 1 > ( l + l fL(E) I ) - l fL(E) 1 = 1 .
Ahora es fácil concluir la demostración del teorema: supongamos que
IfL l (X) = oo . Luego existen conjuntos El y Fl que parten a X con
IfL l (EI ) = 00 y IfLl (FI ) > l . Pero como IfL l (El) = 00 , existe una par­
tición de El , digamos El = E2 U F2 , tal que IfLl (E2 ) = 00 y IfL(F2 ) I > l .
Así siguiendo, construimos una sucesión (F¡) de conjuntos disjuntos tal que
I fL( F¡ ) I > 1 para todo i . Esto último no es posible pues la serie 2::: 1 fL( Fi)
es convergente.
Q.E.D.
Para una medida signada fL definimos, con ayuda de la variación total
IfLl , las siguientes medidas:

Observe que fL = p + - fL- y IfL l = p + + fL- .


Las medidas fL+ y fL- son no negativas y finitas y la fórmula fL =
fL + - fL- se conoce como la descomposición de Jordan de la medida fL .
Definimos la integral f con respecto a una medida signada fL mediante
la expresión:

si f es integrable simultáneamente con respecto a fL + y fL- . Nótese que


con la definición anterior tenemos que si
3. MEDIDAS SIGNADAS 277

entonces se verifica

Por lo tanto si fl es una medida signada y f E P ( l fli) , entonces la función


flJ definida arriba es nuevamente una medida real y verifica
(E E �) .

Más aún, en la desigualdad anterior vale la igualdad para todo EE� (ver
ejercicio 12) .
El teorema (9 . 5) se puede extender fácilmente al caso en que la medida
fl es finita y la medida 1/ es signada. La noción de mutua singularidad para
medidas signadas tiene el mismo sentido que para medidas, y el concepto de
1/ absolutamente continua respecto de fl se transcribe textualmente para el

caso de que fl sea una medida y 1/ una medida signada.


Veamos una primera aplicación del teorema de Radon-Nikodym.
Sea (X, �) un espacio medible y fl una medida signada sobre � . De
acuerdo con el ejercicio 11 existe una función h tal que

( e) (E E �) .

y además I h l = 1 salvo en un conjunto de medida Ifl l nula. Luego supon­


dremos I h l = 1 sobre todo el espacio X . Poniendo

P= {h = 1 } y N = {h = -1} ,

tenemos que
SI ACP y
SI BCN
Por razones obvias, el conjunto P es llamado un conjunto positivo
para fl y N un conjunto negativo para fl . Las medidas definidas por:

fl l (E) = fl(E n p )
fl2 (E) = -fl(E n N) ,

son mutuamente singulares y además se verifica fl l - fl 2 = fl , fl l + fl 2 = Ifll ·


El lector no tendrá dificultad en probar que fl + = fl l Y fl - = fl 2 .
'
278 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

Una descomposición del conjunto X en dos conjuntos medibles disjun­


tos P y N , tales que J-L es positiva sobre cualquier subconjunto medible
de P y negativa sobre cualquier subconjunto medible de N se llama una
descomposición de Hahn para (X, �, J-L) .
Si J-L es una medida signada, la expresión (c) anterior nos sugiere la
siguiente definición de la integral de una función 1 con respecto a la medida
J-L

para cada 1 E L 1 ( 1 J-Li) ·


Dejamos al lector verificar que esta nueva definición de f 1 dJ-L , coincide
con la dada anteriormente en términos de las medidas J-L + y J-L- .

4. Aplicaciones del teorema de Radon-Nikodym.

A. Esperanza Condicional. Sea (X, �, J-L) , J-L 2: O , un espacio de medida


u -finito y �o una u -álgebra contenida en � , tal que J-L es u -finita cuando
la restringimos a �o . Veremos que para cada 1 E L 1 (X, �, J-L) existe una
única función E [I/�ol = E[J] en L l (X, � O , J-L) tal que

j E[J] dJ-L = j 1 dJ-L


A. .4
(A E �o )

La función E [J/�ol se conoce con el nombre de esperanza condi­


cional de 1 dada la u -álgebra �o .
La existencia y unicidad de E [1/�ol es consecuencia inmediata del teo­
rema de Radon-Nikodym. En efecto, bastaría usar el teorema (9.5) con

v(A) = i 1 dJ-L (A E �o) ,


y el hecho de que el teorema es válido para una medida u -finita.
Supongamos J-L(X) finito y 1 en L2(X, �, J-L) . Usando la definición de
esperanza condicional y la desigualdad de Cauchy-Schwarz obtenemos

para cada función simple g medible con respecto a �o .


4. APLICACIONES DEL TEOREM DE RADON-NIKODYM 279

Luego, por (7.10)', la esperanza condicional E [flEo] está en


L2 (X, �o , Ji)
si f E L 2 (X, �, Ji) . Además tenemos que

J E [f!�o] g dJi J f = 9 dJi (g E L 2 (X, �o, Ji))

Esta última igualdad se puede reformular diciendo que si f pertenece a


2
L (X, �, Ji) , la función E [J/�o] es la proyección de f sobre el sub espacio
cerrado L 2 (X, �o , Ji) del espacio de Hilbert L2 ();, �, Ji) .
Pensar la esperanza condicional como una proyección en un espacio de
Hilbert, nos da un camino para definirla sin usar el teorema de Radon­
Nikodym (ver ejercicio 13).
Para evitar algunas complicaciones supondremos Ji(X) < 00 en el si­
guiente teorema, lo cual es habitual cuando se trabaja con la esperanza condi­
cional.

(9.7) Teorema. Sea (X, �, Ji) un espacio de medida finito y �o una sub
(J' -álgebra de � . Entonces
(1) O � f implica O � E [f! �o] .

(2) l E [f/�o] 1 � E [ I f l /�o] .


(3) Sea f E U(X, �, Ji) , 1 � P � 00 y � + ? = 1 . Entonces

Jf 9 dJi = J E [f/�o] 9 dJi

(5) Si I1(X) = 1 Y <p es 'u na función convexa cuyo dominio contiene


al rango de f , tal que f y <p(f) son integrables. Entonces
<p (E [f! �o]) � E [<p(f)/�o]

DEMOSTRACIÓN : Ver ejercicio 14.

B . Dualidad de los espacios IJ' . Consideraremos espacios LP sobre un


espacio de medida (J' -finito (X, �, Ji) . Para 1 � p < 00 y 9 E U' con
l/p + l/pI = 1 , ponemos
Cg(l) = J f9 dJi .
280 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

Claramente I!.g es una funcional lineal continua definida sobre LP , más


todavía Il l!.g ll = Il g llp ' ·
Para verificar la afirmación anterior basta repetir los argumentos rea
lizados en la sección 5 del capítulo VII.
Recordemos que por el dual de LP , denotado por (LP)* , entendemos el
dual topológico, o sea el espacio de las funcionales lineales continuas definidas
sobre LP .
Nos proponemos ahora completar las demostración del teorema (7.11),
cuya versión para espacios d e medida abstracta es la siguiente.

(9.8) Teorema. Sea 1 � p < 00 y I!. en el dual de LP . Entonces existe


una única 9 E LP' tal que C = Cg •

DEMOSTRACIÓN : Supondremos J..L ( X) < 00 , dejando como ejercicio el caso


en que X es CT -finito.
Dada I!. E (LP)* , definimos la siguiente función sobre �

l/t E) = I!.( X E) .
Suponiendo que I!. toma valores reales, 1/ es una medida con signo sobre �
y además es absolutamente continua con respecto a la medida J..L . Por el
teorema de Radon-Nikodym, existe 9 E L 1 (X, �, J..L ) , tal que

(E E �) .

Usando la continuidad de I!. y (7.10)' obtenemos que 9 E (LP)* y de

Jf
aquí fácilmente resulta
I!.(f) = 9 dJ..L ,
para cada f E LP , y esto concluye la demostración del teorema.
Q.E.D .

c. Diferenciación de una medida con respecto a la medida de


Lebesgue. Sea J..L una medida sobre los conjuntos medibles Lebesgue de
IR n y supongamos que es finita sobre cada conjunto acotado. Luego, por el
teorema (8.6), J..L es una medida regular y por el teor�ma de Radon-Nikodym

J
.'''','''''!III''---

5 . CONVERGENCIA DEBIL EN LP 281

podemos escribir P = P s + Pa donde P s es singular con respecto a la me­


dida de Lebesgue y Pa absolutamente continua con respecto a dicha medida.
Además existe una función h localmente integrable sobre IR n , tal que

Pa C E) = fe h dx .
Usando los teoremas ( 8.3) y (8.9) obtenemos que

p( Q)
lim
Q�x m(Q) = h(x) ,
para casi todo x.
Los cocientes p( Q)jm( Q) , pueden ser reemplazados por p(B)jm(B) ,
donde B son bolas determinadas por una adecuada métrica en IR n , (véase
el parágrafo 4 del capítulo 8 ) .

5. Convergencia débil en LP .

Hemos visto las nociones de convergencia en norma, puntual, en medida,


etc. A ellas añadimos el siguiente importante concepto de convergencia.
Dada Un ) una sucesión de funciones en LP(E) , 1 � p < 00 , decimos
que In converge débilmente hacia una función I E LP (E) si para cada
9 E LP' (E) tenemos que

fe In fe I
9 �
9 , TI. --;. 00 .

Observe que la definición anterior tiene sentido para p = 00 , siendo


ahora LP' (E) = P (E) . En este caso la convergencia débil es llamada por
algunos autores convergencia débil estrella.
Nosotros usaremos la definición de convergencia débil anterior aun para
el caso p = oo . El lector interesado en comprender la diferencia existente en­
tre convergencia débil y convergencia débil estrella en el espacio r;o , debería
consultar algún texto de análisis funcional. .
En lo que resta de esta sección nos restringiremos a LP = LP (E) con
E � IR n un conjunto medible Lebesgue. La medida subyacente es la medida
de Lebesgue.
282 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

(9.9) Teorema. Sea 1 < p :::; 00 (in ) una sucesión de funciones acotadas
y

en LP , es decir sUP n Il fn l l p es finito. Entonces existe una subsucesión


(in k ) de (in ) que converge débilmente hacia una función f E LP .
'
DEMOSTRACIÓN : Sea F un conjunto numerable denso en LP . Por el proceso
de diagonalización de Cantor existe una subsucesión (in k ) de (in ) tal que
para cada g E F existe el siguiente límite

f(g ) = lim f
k �= lE n k .
f g

Como la sucesión (in ) es acotada en LP existe una constante finita c


tal que:
IC(g)1 :::; c l l g ll p l (g E F) .
Observemos que siempre podemos elegir el subconjunto denso F de
modo tal que sea un espacio vectorial sobre el cuerpo de los números raciona­
les.
Es fácil ver que podemos extender la función C a todo LP en forma
'
'
lineal y continua. En efecto sea g E LP Y ( gn ) una sucesión en F tal que
Il gll - g llp l --;. O cuando n --;. ex:, . Luego

Por lo tanto podemos definir C(g ) como el límite de la sucesión (I!.(gn )) . Es


fácil ver que C( g) no depende de la sucesión (gn ) elegida.
Por la definición de f obtenemos que
l
IC(g ) I :::; c ll g ll p l (g E U ) •

'
Para ver que C es una función lineal sobre LP recordemos que e es adi­
tiva sobre F y homogénea con respecto a escalares racionales. Resumiendo,
f E (Ul ) * y por el teorema (9.8) existe f E LP tal que

C (g) = fe fg (g E Ul ) •

Nos resta demostrar que

f(g ) = lim f
fk g l
(g U)
k _= lE n
E •

.
5. CONVERGENCIA DEBIL EN LP 283

g
Sea E LP Y s > O elegimos
'
gn o
E F tal que I f ( g ) - f( gn o ) 1 < s y
además II g - gno
II p ' < s . Sea ka tal que si k 2:: ka se tiene

Por lo tanto

If(g) - fe g fnk 1 ::; le(g) - f(gno ) 1 +


+ I f ( gn o ) - fe gn o fn k I + l fe ( gno - g ) fn k I
::; 2s + se ,

cuando k 2:: ka .
Q.E.D.
La siguiente afirmación es útil.

(9.10) Si fn converge débilm.ente a f en LP , 1 ::; p ::; oo . Entonces


IIfl l p ::; lim. inf Il fn ll p .
n -+oo

DEMOSTRACIÓN : En efecto para cada g E LP' , Il g ll p ' ::; 1 tenemos


{ f g = nlim
JE { fn g
-oo JE
::; lim inf Il fn II p Il g l lp '
n -oo
::; lim inf
n ....... oo I l fn IIp .
Ahora, la afirmación (9. 10) resulta de la igualdad

Q.E.D.
En la afirmación (9.10) la convergencia débil puede ser reemplazada por
convergencia en medida, así tenemos:
284 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

( 9 . 1 1 ) Sean Un ) , f medibles finitas en casi todo punto de E , tal que fn


c01l11erge a f en medida cuando n tiende a infinito. Entonces para
cualquier p � 1
IIfll p � lim inf II fn ll p .
n --oo
DEMOSTRACIÓN : Sin pérdida de generalidad supondremos fn , f no negati­
vas. Sea
a: = lim inf II fn IIp .
oo n-
Entonces existe una sucesión n1 < n2 < n3 < . . . tal que IIfn k II p --;. a: .
Consideremos ahora una nueva sucesión Un k ) que converge a f en casi
;
todo punto cuando i --;. 00 .
Para 9 E LP' , 9 � O Y II g llp ' � 1 tenemos

Tomando supremo sobre las anteriores 9 se obtiene (9.1 1 ) .


Q .E.D.

(9. 12) Teorema. Sean Un ) y f funciones en LP (E) , 1 � p < 00 , tal


que II fn llp --+
II f ll p cuando n --+ 00 y fn converge a f en medida.
Entonces
(aJ Para cada A � E medible

(bJ IIf - fn l lp --;. O cuando n --+ oo .

DEMOSTRACIÓN : Veamos primero (aJ. Teniendo en cuenta (9.1 1) se verifica

(1)

Poniendo B = E - A , por (9. 1 1 ) tenemos:

IIX B f l l� � l ���f II XB fn ll �
= lim inf (ll fn II� - II XA fn II� )
n ----- oo
= IIf ll� - lim sup II XA ln ll � .
n ----+ oo
5. CONVERGENCIA DEBIL EN LP 285

Luego

X A f ll� .
n---- oo II X A fn ll� :::; II
(2) lim sup

Las desigualdades ( 1 ) y (2) implican (a).


Pa.ra € > O elegimos A�E con m(A) < 00 , tal que

En virtud de (a) existe no , tal que para todo n 2': no

Por lo tanto para demostrar (b) podemos suponer sin pérdida de genera­
lidad que m(E) < oo . Además bastará demostrar que existe una sub sucesión
(fn k ) de ( fn ) tal que II fn k - f ll p --;. O cuando k --;. 00 .
Existe (fn k ) tal que fn k --;. f en casi todo punto de E , Y por el teorema
de Egorov existe B � E tal que fn k converge uniformemente a f sobre B
y m(E - B) < 8 , donde 8 > O es elegido de forma tal que se cumpla:

si m(A) < 8 entonces 11 X .4 f llp < € .


Teniendo en cuenta (a) existe no tal que si n 2': no se verifica

Ahora es fácil estimar la norma de f - fn k . En efecto, tenemos

Il f - fn k IIp :::; II XB (f - fn k ) lIp + II X E-B f llp + II X E-B fn k IIp


< II X B (f - fn k ) lIp + 3€ .

Teniendo en cuenta que fn k --;. f uniformemente sobre B tenemos (b).


Q.E.D.
A continuación extenderemos el teorema (7.5) a los espacios LP con
1 < p < 00 , para lo cual usaremos los resultados (9.9) y (9.10) .
Suponemos para el siguiente teorema que e es un subconjunto con­
vexo en LP(E) que cumple:Si (fn ) es una sucesión de elementos en e que
286 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

converge débilmente hacia una función f E LV (E) , entonces f E c . Un


conjunto e con esta propiedad se llama débilmente cerrado.
Se puede demostrar que para conjuntos convexos la propiedad de ser
débilmente cerrado es equivalente a ser cerrado con respecto a la norma en
LV . Por ejemplo véase el libro Nociones de Espacios Normados por Mischa
Cotlar y Roberto Cignoli.
En algunas situaciones se demuestra que un conjunto convexo es débil­
mente cerrado sin usar el resultado anteriormente mencionado (véanse los
ejercicios) .

( 9.13 ) Teorema. Sea e � LV (E) un conjunto convexo débilmente cerrado,


1 < p < ()() . Entonces existe un único elemento fo E e de norma
mínima, o sea
IIfo l l v = inf IIf ll v .
f EC

DEMOSTRACIÓN : Sean a = inffEC IIf l lv y (fn ) una sucesión en e tal que


IIfn llv --+ a cuando TI --+ oo .

Por ( 9.9 ) existe una subsucesión (fn k ) de Un ) tal que fn k converge


débilmente a una función fo E LV . Luego por ( 9 . 1 0 ) IIfo l lv ::; a y como e
es débilmente cerrado fo E e y por lo tanto IIfo l lv = a .
Para demostrar la unicidad del elemento de norma mínima referimos al
lector a los ejercicios.
Q.E . D.

6. Diferenciación de funciones.

En los parágrafos 2 y 4 del capítulo VIII hemos visto resultados sobre


diferenciación de funciones de conjunto, donde se consideró el límite de co­
cientes de dos medidas. En esta sección haremos una breve incursión dentro
del tema de diferenciación de funciones, dando condiciones suficientes para
que una función tenga derivada en casi todo punto.
Sea O un conjunto abierto en IR n y f una función real definida sobre
O . Recordemos que f es diferenciable en Xo E O (o que tiene derivada
en ese punto) si existe un vector f' (xo) E IR n tal que

f(xo + h) - f(xo) = (f' (xo ) , h) + o (h) para h --+ O ,


6. DIFERENCIACION DE FUNCIONES 287

..
donde ( , ) denota el producto escalar en IR n y o( h ) es una " o chica de
h " (o sea o( h) / h ---+ O cuando h ---+ O ) .
Se demostró en el capítulo anterior que si d( x) es la distancia del punto
x a un conjunto cerrado E � IR n , entonces d(x + h) = o( h ) cuando h ---+ O ,
para casi todo x E E . En otras palabras d( x) tiene derivada cero en casi
todo punto de E .
El teorema siguiente es una extensión del resultado anteriormente men­
cionado.

(9. 14) Teorema. Sea E un subconjunto de IR n no necesariamente medi­


ble y f una función medible definida en un entorno del conjunto E .
' Suponemos que para cada x E E existen números reales A1 y 8 > O
tales que I f(x + h)1 :::; M lhl si I h l :::; 8 . Entonces f(x + h) = o( h )
cuando h ---+ O para casi todo punto x E E .
DEMOSTRACIÓN: Uniformamos las acotaciones definiendo los conjuntos si­
guientes:
Fk = {x E E : I f(x + h) l :::; k l h l para Ihl :::; l/k} .
Sea Fk un conjunto medible tal que Fk :J Fk Y para cada conjunto
medible A se verifica me (Fk n A) = m(Fk n A) , ver ejercicio 9 del capítulo
IlI. Es suficiente probar la afirmación del teorema para cada Xo E Fk tal que

A continuación repetiremos argumentos ya usados en el parágrafo 2 del


capítulo VIII. No obstante creemos conveniente realizar la demostración en
detalle.
Sean é > O e y E IR n y supongamos por un momento que
m(Fk n Bel Y I (xo + y)) = O. Teniendo en cuenta que Be l Y I (xo + y) �
BI Y I ( ! +e ) (x O ) , obtenemos

( )
m Fk n BI Y I +eI Y I (Xo ) < m(BI Y I +eI Y I (xO)) - m(Be I Y I (xo))
m(BI Y I +eI Y I ) - m(BI Y I +e l y l )
n
=l- C: é ) .
-,

288 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

Puesto que Xo es punto de densidad 1 para Fk , se obtiene una con­


tradicción haciendo y � O en la desigualdad anterior. Luego para cada
é > O existe D > O tal que si Iyl ::; D , entonces m(h n Bó l YI (xo + y)) > O .
Dado que

SI Iyl ::; ó existe z E Fk tal que Ix o + y - z l ::; é lyl ·


Por otra parte como I h l � l/k implica If(z + h)1 � k l h l , tenemos que

If(xo + t) 1 = If( z + Xo - z + t)1 � k l xo - z + t i ::; k ¿-I t l ,


siempre que I t l ::; ó y Dé � l/k .
Q.E.D.
Una función f de IR en IR es de variación acotada sobre IR si
existe una constante finita c¡ tal que
".

L If (xd - f(X i - d l ::; c¡ ,


i =1
para cualquier elección finita de puntos Xl < X::? < . . . < X". en IR . Lla­
mamos variación total de f al supremo de las sumas anteriores y éste es
denotado por F(f, IR ) o simplemente por F(f) .
En forma análoga se define la variación total de f sobre un intervalo 1
(acotado o no) la cual será denotada por F (f, 1) .
Se puede ver, sin mucha dificultad, que si una función es de variación
acotada el conjunto de sus puntos de discontinuidad es a lo sumo numerable.
Para verificar la afirmación anterior observe que si ponemos

w(x ) = lim sup If(x + ó ) - f(x)1 ,


á-O

el conjunto {x : w( x) ;::: l/k} tiene a lo sumo k F(f) elementos.


Las funciones monótonas acotadas y las funciones derivables con deriva­
da acotada son de variación acotada sobre un intervalo acotado l .
Sea fl una medida real definida sobre los conjuntos medibles Lebesgue
de la recta y pongamos

ffJ (x) = fl((-OO, X)) .


6. DIFERENCIACION DE FUNCIONES 289
iI
I

La función f/-l es de variación acotada sobre IR , pues si Xo < Xl < i!


I

l'

. . . < X n entonces tenemos

n n
;= 1 ;= 1

luego V(f/-l) � 1 ¡t I ( IR ) , y por el teorema (9.6) tenemos 1 ¡tJ( IR) < oo . Más
todavía, se puede ver que V(f/-l) = l ¡t l ( IR ) (ver ejercicios) .
Notemos que la función f/-l definida arriba es continua por la izquierda
en todo punto y que f/-l(x) � O cuando X -;. -oo . Decimos que una función
de variación acotada f está normalizada o abreviadamente que fes
VAN, si la función es continua por la izquierda y tiende a cero cuando su
argumento tiende a menos infinito.
Hemos demostrado que una medida real ¡t genera una función f/-l que es
VAN. Veremos a continuación que si f es una función de variación acotada,
una traslación de ésta la transforma "practicamente" en VAN. Necesitamos
primero demostrar la siguiente propiedad:

(9.15) Para toda función de variación acotada f existen sus límites laterales
en cualquier punto, así como los n'úmeros reales:

cl = x lim
---- - oo f(:!:) , el =
+oo f(x) .
x-lim

DEMOSTRACIÓN: a modo de ejemplo veamos que si -00 < Xo � +00 en­


tonces existe el límite lateral izquierdo f( Xo - ) . El caso restante se demuestra
análogamente.
Sea (xn ) una sucesión que converge a Xo en forma creciente. Como f
es de variación acotada tenemos que
00
L I f(x n + ¡ ) - f(x n ) 1 < 00 .
n =l
Pero si la serie anterior es finita, entonces (f( x n )) es una sucesión de Cauchy.
También se ve que le límite es independiente de la sucesión (xn ) .
Q.E.D.
290 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

Sea f una función de variación acotada y definamos g( x) = f( x-) - c¡ .


Dejamos al lector demostrar que 9 es VAN. Notemos que salvo un conjunto
numerable de puntos f(x) - g(x) = c¡ . Veremos como una aplicación del
teorema (9. 14) que la función f(x) - g(x) tiene derivada cero en casi todo
punto.

(9.16) Teorema. Sea f una función de variación acotada que se anula en


casi todo punto de la recta. Entonces para casi todo x la derivada
f'(x) existe y vale cero.
DEMOSTRACIÓN : Sobre el conjunto E = {f = O} definimos la siguiente
función:
oÓ.(x) = hm sup
. . If(x + h) 1
.
h-+O Ihl
Si demostramos que oÓ. es finita en casi todo punto el teorema será
consecuencia de (9.14).
Definamos Eco = {oÓ. = oo} y sea e > O . Para cada x E Eco existe
10 > O tal que

Usando el lema de cubrimiento (8.7), existe una sucesión disjunta de


intervalos ((X i - éi , Xi + 10; » tal que Eco e Ui(Xi - 5éi , Xi + 510; ) .
Por consiguiente,

-¡ L If(xi ± éi ) 1 ::;
10 10 V(n
meC Eco ) ::;
i e

Por lo tanto m€ (Eco ) ::; 10 V(I) /C para cada C , esto es m( Eco ) = O .


Q.E.D.

(9.17) Teorema. Si f es una función de variación acotada existe una única


función 9 VAN Y una constante c , tal que f( x) = g( x) + c en cada
punto de continuidad de f . Además en casi todo punto la función
f - 9 tiene derivada igual a cero.
DEMOSTRACIÓN : Ya hemos construido la función 9 y la segunda parte de
(9. 17) es consecuencia de (9.16).
Para verificar la unicidad basta recordar que 9 por ser VAN es continua
por la izquierda y coincide con f( x) - c en cada pu�to de continuidad de f .
6. DIFERENCIACION DE FUNCIONES 291

Q.E.D.
Sabemos que si J1 es una medida de Borel signada sobre IR , entonces la
función f/J (x) = J1((-oo , x)) es VAN . Recíprocamente tenemos al siguiente
teorema.

(9.18) Teorema. Si f es una función VAN existe una única medida de


Borel signada J1 sobre IR tal que fl' = f ·
DEMOSTRACIÓN: Primero el lector debería hacer los ejercicios 24, 25 Y 26 al
final de este capítulo.
Si la función f del teorema es además no-decreciente la construcción de
la medida J1 está dada en el ejercicio 25. La igualdad f/J = f es consecuencia
inmediata de la definición y de que estas funciones son continuas por la
izquierda.
Para obtener la unicidad de la medida J1 use que f/J = f y el ejercicio
27 de este capítulo.
Dado que podemos diferenciar una medida de Borel regular con respecto
a la medida de Lebesgue (ver capítulo VIII, sección 4) tenemos como conse­
cuencia de (9. 18) que si una función f es VAN entonces tiene derivada en
casi todo punto. Más todavía hemos demostrado el siguiente teorema.

(9.19) Teorema. Una función de variación acotada es derivable en casi todo


punto.

Volvamos al caso en que f es una función VAN . Recordemos la igualdad


J1( 00 x ) = f(x) , donde J1 es la medida de Borel signada asociada a f ·
- ,

Usando el teorema de Radon-Nikodym podemos escribir

J1(E) = J.ls (E) + fe h (t ) di ,

donde J.ls es una medida singular con respecto a la medida de Lebesgue y h


una función integrable Lebesgue.
Poniendo E = (-00, x ) y fs (x) = J.ls (- oo, x) en la igualdad anterior,
resulta:

(9.20) f(x) = fs (x) + {Xoo h(t) dt .


292 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

En (9.20) la función f. tiene derivada cero en casi todo punto por (9.16).
Además F(x) = h(x) en casi todo x , como consecuencia del teorema de
diferenciación de la integral.
U na función f : IR � IR es absolutamente continua si para cada
E: > O existe {) > O tal que para cualquier sucesión X l < YI < X 2 < Y2 < . . . <
Xn < Yn , la relación L�= l (Yi - X i ) < {) implica L �= l I f ( Y; ) - f(x; ) 1 < E: .
Toda función absolutamente continua es uniformemente continua y ade­
más es de variación acotada sobre todo intervalo acotado (probarlo) . Siendo
h integrable sobre IR con respecto a la medida de Lebesgue, definamos
f(x) = ¡Xoo h(t) dt .
Por las conocidas propiedades de la integral, f es absolutamente continua.
Sea ahora f una función VAN absolutamente continua y consideremos la
medida J.l asociada a f por medio de f( x) = J.l ( 00 x) . Se puede demostrar
- ,

que en esta situación (ver ejercicios) la medida J.l es absolutamente continua


con respecto a la medida de Lebesgue. Usando (9.20) obtenemos

(9.21) f(x) = ¡Xoo h(t) dt (X E IR ) .

Resumimos lo anterior en el siguiente teorema.

(9.21) Teorema. Sea f VAN. Entonces f es una función absolutam.ente


continua si y sólo si existe h integrable Lebesgue sobre IR que verifica
(9. 21).
Se comprende sin dificultad que el concepto de función absolutamente
continua puede definirse en la misma forma para una función f definida sobre
un intervalo acotado l . En tal caso podemos suponer que 1 es cerrado,
pues toda función absolutamente continua en el interior de un intervalo 1
es uniformemente continua y puede extenderse por continuidad hasta los
extremos de l .
El siguiente teorema se obtiene fácilmente de (9.22).

(9.23) Teorema. Sea f definida sobre un intervalo acotado [a, b] . Entonces


f es absolutam.ente continua si y sólo si existe una función h inte­
grable Lebesgue en [a, b] tal que
f(x) = f(a) + iX h(t) dt '(a ::; X ::; b) .
EJERCICIOS 293

EJERC I C IOS

1 . Sea (X, 2:) un espacio medible y f una función sobre X con valores
en IR tal que {f > a } E 2: para todo a E D , siendo D un conjunto
denso en IR . Demuestre que f es medible.

Para lo que sigue es necesario establecer dos definiciones:


(a) Una clase S de subconjuntos de X se llama una semiálgebra en el
espacio X si tiene las siguientes propiedades:
(1) 0 E S , X ES
(2) 51 , 5'2 E S ::::} 51 n 5'2 E S
(3) 5 E S ::::} exist.en 51 , . . . , 5n E S disjuntos dos a dos, tales que
5c = X - 5 = 51 U ... U 5n (el complemento de cada miembro de S
es una unión finita disjunta de miembros de S )
(b) Una colección A de subconjuntos de X se llama un álgebra si
(1) 0 E A
(2) A E A ::::} Ac = X - A E A
(3) A l , A'2 E A ::::} Al n A2 E A .

2 . Probar que si S es una semiálgebra de subconjuntos de X entonces la


,

clase A formada por las uniones finitas disjuntas de miembros de S es


un álgebra de subconjuntos de X ; más aún, A es la mínima álgebra
que incluye a S o como se dice, el álgebra generada por S .
3. Dados dos espacios medibles (X, 2:) e (Y, f) , sea R. la clase de todos
los conjuntos R de la forma R = A. x B con A E I: y B E r , llama­
dos rectángulos medibles. Probar que n es una semi álgebra en el
producto X x Y .
4. Para cualquier colección C e P(X) existe una mínima lT -álgebra de
subconjuntos de X que incluye a C . Dicha lT-algebra, que denotare­
mos por u (C) es la u-álgebra generada por C y se obtiene formando
,

la intersección de todas las lT -álgebras 2: , tales que C e 2: .


Probar que si A es el álgebra generada por una semi álgebra S de sub­
conjuntos de X , entonces u (S) = u (A) .
5 . Una clase de conjuntos M e P(X) se llama monótona si la unión
de cualquier sucesión creciente de m iembros de M y la intersección de
294 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

cualquier sucesión decreciente de miembros de M son miembros de M


(clase cerrada bajo límites monótonos l.
Probar que para cualquier colección e e P(X) existe una mínima
clase monótona m (el que incluye a e , a la que llamaremos la clase
monótona generada por e .
Probar las afirmaciones siguientes:
(i) toda o- -álgebra es una clase monótona.
(ii) toda álgebra monótona es una o- -álgebra.
(iii) si A es un álgebra, entonces in (A) = u (A) .
Sugerencia para (iii): en virtud de (i), m eA) e u (A) . En virtud
de (ii), para probar la inclusión opuesta basta demostrar que m (A)
es un álgebra y para ello conviene seguir los siguientes pasos:
( a) m (A) es cerrada bajo complementos, como resulta de comprobar
que la colección
M* = {E : EC E m eA)}
es una clase monótona que incluye al álgebra A .
(b) m (A) es cerrada bajo intersecciones fin itas. En efecto, para cada
ECX,
M E = { F : E n F E m eA)}
es una clase monótona.
Claramente, F E M E si y sólo si E E MF y si A E A , entonces
A e MA , de donde m (A) e MA . Luego, si E E m (A) y A E A ,
tendremos E E A1A ; o sea, A E ME , de donde A e M E y por lo
tanto, m eA) e ME .
6. Complete los detalles de la demostración del teorema (9.2).
í. Sea f E LP(X, I;, Jl) , 1 � p < 00 , donde el espacio de medida no es
necesariamente o- -finito. Probar que E = {f i= O} es unión numerable
de conjuntos de medida finita.
8. Demuestre las afirmaciones sobre unicidad en (9.5).
9. Sea Jl una medida real sobre (X, I;) y IJlI la variación total de Jl .
Entonces IJlI es una medida sobre I; .
10. Sea I; una o--álgebra de conjuntos sobre X y M(X) el conjunto de
medidas reales definidas sobre I; . Demuestre que J\!l (X) es un espacio
normado completo con IIJlII = I Jl I (X) .
'
EJERCICIOS 295

1 1 . Sea J-l una medida real sobre (X, �) . Entonces existe una función me­
dible I tal que 1 I1 = 1 en cada punto y para cada E E � verifica

J-l(E) = fe I dlJ-l 1 .
Sugerencia: de la desigualdad 1 J-l I (E) :s fE 1 I 1 d l J-l 1 se obtiene 1 I 1 � 1 en
casi todo punto con respecto a 1 J-l 1 ; y de I fE I d l J-l 1 1 :s 1 J-l I (E) obtenemos
que 1/1 :s 1 en casi todo punto.
12. Sea J-l una medida real y l E L1 ( 1 J-l 1 ) . Para cada EE� pongamos

donde J-l+ - J-l- = J-l es la descomposición de Jordan de la medida J-l .


Demuestre que la variación total de la medida real Ji} está dada por

(E E �) .

13. Dado un espacio de medida u -finito (X, �, J-l) y una sub u-álgebra
�o , demuestre sin usar el teorema de Radon-Nikodym que para cada
I E L1 (X, �, Ji ) existe una única función 9 E L 1 (X, �o , J-l) tal que
(E E �o ) .

Sugerencia: Suponga primero que J-l(X) < 00 , y use el teorema de


representación de Riesz para la funcional sobre L2 (�o) definida por

C( g ) = JI 9 dJ-l .

14. Demuestre el teorema (9.7) .


15. Complete la demostración del teorema (9.8) para una medida u -finita.
16. El teorema (9.9) no vale para p = l .
Sugerencia: considere In = 11 X [O,-!;-l .
17. Sea Mp el conjunto de las funciones de [0, 1] en IR crecientes contenidas
en LP[O, 1] . Demuestre:
296 IX - EL TEOREMA DE RADON-NIKODYM

( a) l11p es un subconjunto convexo y cerrado en LP , 1 � p < oo .


(b) Mp es débilmente cerrado en LP , 1 :::; p < (X• .
Sugerencia: para la demostración de (b) puede usarse el teorema (8.14)
parte (b).
18. Sea (fn ) una sucesión de funciones crecientes de (0, 1 ) en IR tal que
para cada O < x < 1 sup" I fn (x) 1 < oo . Entonces existe unas sub­
sucesión (fn k ) y una función creciente f tal que para cada x E (0, 1 )
l a sucesión (fn k (x» tiende a f( x ) cuando k ---'- 00 .
Sugerencia:
(a) Usando el principio de diagonalización de Cantor se puede extraer
una subsucesión (fn k ) de (fn ) tal que fn k (x) ---'- f(x) cuando k ---'- 00
para todo racional en (O, 1 ) .
(b) La función f obtenida en (a) se puede extender a una función cre­
ciente sobre todo (0, 1 ) . Esta función f es continua salvo en un conjunto
F e (0, 1 ) a lo más numerable. Demuestre que si x ti. F la sucesión
fn k (X) � f(x) cuando k ---,- oo .
( c) Usando nuevamente el proceso de diagonalización de Cantor existe
( ) ( )
una subsucesión fn k i de ( fn k ) tal que fn k i (x» converge para cada
x E F.
19. Sea (fn ) una sucesión de funciones crecientes tal que

para todo n . Entonces existe una subsucesión (fnk ) de (fn ) tal que
para cada x E (0, 1 ) la sucesión (fn k (X » converge hacia una función
creciente f( x) .
20. Una norma 11 1 1 se llama estrictaIllente convexa si II x ll = II y ll = 1 ,

x -# y implica II 1/2(x + y) 1 1 < 1 . Demuestre que 1 1 · IIp , 1 < p < 00 son


normas estrictamente convexas.
Sugerencia: revise la demostración de la desigualdad de Minkowski dada
por nosotros. Compare con el ejercicio 19 del Capítulo II.
2 1 . Sea E e IR un conjunto cerrado y d (x) = inf{ l x - y l : y E E} ,
entonces d es una función diferenciable en casi todo punto de la recta.
22. Sea p una medida real sobre IR y fIJ (x) = p( -00, x) . Entonces

V(fIJ ) = I p l ( IR ) .
EJERCICIOS 297
23. Sea f :IR ---+ IR una función de variación acotada. Pongamos (ver
(9.15» f(x-) = y-x,y<x
lim f(x) cl = lim f(x) g(x ) = f(x-) - cl ·
,
x--oo
La función g es una función de variación acotada sobre IR . Poniendo
V (x) para la variación total de f sobre el conjunto ( -00, x] , demuestre
que
(a) x < y ===> If(x) - f(y) 1 ::; V (y) - V(x) .
(b) f = h - h donde h y h son funciones crecientes. Por ejemplo
h = ( V + 1)/2 , h = (V - 1)/2 .
(c) Si f es VAN entonces V es VAN.
25. Sea f una función creciente en IR , acotada y continua por izquierda.
Para cada conjunto E � IR pongamos

<I>(E) = U [J(x), f(x+)] ,


x EE

� = {E e R : E y <I>(E) son borelianos } . Demuestre que � es la


lT -álgebra de Borel y que ¡..t ( E ) = m(<I>(E» es una medida sobre � .
26. Sea f VAN Y ¡..t la medida asociada a f por medio de f(x) = ¡..t ( -00, x) .

Entonces ¡..t es absolutamente continua con respecto a la medida de


Lebesgue si sólo si f es absolutamente continua.
27. Demuestre que si dos medidas borelianas reales ¡..t y v verifican la
relación ¡..t ( ( -00, x» = v ( ( -00, x ») para cada x E IR , entonces ¡..t = v .

Sugerencia: Considere la clase de los conjuntos borelianos E tales que


¡..t ( E) = v( E) y use el ejercicio 5.
28. Sea <p de [O, (0 ) en sí mismo convexa, con <pe O) = O . Entonces existe
una función f 2: O creciente, tal que

<p(x) = lox f(t) dt .


Sugerencia:
<p( y) - <p(x) ::; ( y - x) . D- <p(n) si O < x < y ::; n , y use (9.23).
BIBLIOGRAFIA

[1] COTLAR, M. y CIGNOLI, R., Nociones de Espacios Normados, EU­


DEBA, Buenos Aires, 1967.
[2] DE GUZM ÁN , M. Y RUBIO , B . , Integración: teoría y técnicas, Alham­
bra, Madrid, 1979.
[3] DIEUDONN É , J . , Foundations of Modern Analysis, Academic Press,
New York, 1960.
[4] FRIEDMAN, A., Foundations of llIodern Analysis, Holt, Rinehart and
Winston, Inc . , 1970.
[5] HALMOS , P.R., Measure Theory, Van Nostrand, Princeton, 1950.
[6] KAPLANSKY, l., Set Theory and Metric Spaces, Allyn and Bacon,
Boston, 1972.
[7] KELLEY, J . , Topología General, EUDEBA, Buenos Aires, 1962.
[8] KOLMOGOROV, A.N. y F01\lIN, S.V., Elementos de la teoría de fun­
ciones y del análisis funcional, Ed. MIR, Moscú, 1972.
[9] NATANSON, I.P. , Theory of functions of a real variable, Vols. I y JI,
Ungar Publ. Co. , New York, 1955.
[10] NIVEN , Irrational numbers, Math. Assoc. of America, 1967.
l.,

[11] ROYDEN, H . L . , Real Analysis, The MacMillan Co. , New York, 1963.
[12] RUDIN, W., Real and Complex Analysis, McGraw-Hill, New York, 1966.
[13] SAKS, S., Theory of the Integral, Monografie Matematyczne, Varsovia,
1 937.
[14] SIERPINSKY, W . , Lecons sur les nombres transfin is, Gauthier-Villars,
Paris, 1950.
[15] SPIVAK, M., Calculus on Manifolds, Benjamin, New York, 1965.
[16] TITCHMARSH , E . C . , The Theory of Functions, Oxford U niversity
Press, Londres, 1939.

298
BIBLIOGRAFIA 299

[17] WHEEDEN , R. y ZYGMUND, A . , lvleasure and Integral, Mareel Dekker,


lne., New York, 1977.
[18] ZAANEN, A.C., An introduction to the theory 01 integration, North­
Holland, Amsterdam, 1961.
GLOSARIO

A Cantor-Bendi.xon (teorema) , 60
Cápsula convexa, 38
Abertura de un cono, 259 Caratheodory (condición de) , 1 12
Absoluta continuidad, 155 Cardinal transfinito, 18
Absolutamente convergente Casi todo punto (en) , 126
(serie) , 220 Cauchy-Schwarz (desigualdad de) , 26
Absolutamente continua (función) , 292 Cavalieri (pricipio de) , 159
Acotada (aplicación lineal), 197 Chebyshev (desigualdad de) , 150
Algebra de conjuntos, 293 Clase,
Algebra de funciones, 266 de conjuntos, 6
Aplicación densa en LP' , 210
diferenciable, 180, 286 de partes, 6
elemental, 176 monótona, 293
Aproximación de la identidad, 247
Complemento, 7
Area
Conjunto
exterior, 74
abierto, 28
interior, 74
absorbente, 66
acotado, 38
B boreliano, 102
de la recta extendida, 1 16
Beppo Levi (teorema de) , 143
cerrado, 29
Bola abierta, 28, 62
compacto, 42
convexo, 38
e débilmente cerrado, 286
de clase Fu , 96
Cadena (regla de la), 181 de clase G{¡ , 96
Cantor, 54 de medida nula, 95, 149

300
ir

GLOSARIO 301

denso en L l ; 195 de .J ordan, 276


denso en sí mismo, 54 de Lebesgue, 273
derivado, 53 Desigualdad
de Vitali, 105 de Cauchy-Schwarz, 26
elemental, 47 de Chebyshev, 150
finitamente medible, 88 de Holder, 208
medible, 87, 234 de Jensen, 209
medible no boreliano, 135 de Minkowski, 27, 207
negativo, 277 triangular, 28
no medible, 105 Diámetro de un conjunto, 37
perfecto, 54 Diferencia simétrica, 7
positivo, 277 Diferenciable . (función), 286
u-elemental, 8 1 diferenciación (de la integral), 230
simétrico, 6 6 diferenciación ( de medidas), 242, 280
ternario d e Cantor, 54 Dígito b-ario, 16
Cono (abertura) , 259 Dirichlet (problema de) , 253
Cota esencial, 196 Distancia, 28, 60
Continuidad absoluta, 155 entre conjuntos, 36
Convergencia Dual (espacio), 197
débil, 281
en medida, 1 28
en norma, 193 E
mayorada, 149
puntual, 1 2 1 Ecuación del calor, 254
Convolución, 167 Elección ( axioma de), 24
Cubo, 40 Encaje (principio de), 2
lado de, 40 Entorno, 30
Cubrimiento abierto, 42 Envolvente semicontinua, 172
Escalar (producto) , 199
Esencialmente igual, 128, 192
D Espacio,
completo, 62
Débilmente cerrado, 286 de Banach, 193
Delta de Dirac, 235 de medida, 235
De Margan (leyes de), 7 de Orlicz, 213
Densidad dual, 197, 280
de probabilidad, 174 euclidiano, 25
(punto de) , 232 L 1 , 192
Desarrollo b-ario, 16 L 1 débil, 229
Descomposición L2 , 198
de Hahn, 278 . Loo , 196
302 GLOSARIO

LP , 206 integrable, 145, 267


LP débil, 243 lineal acotada, 197
métrico, 60 localmente integrable, 226
normado, 63, 65, 193 maximal
separable, 62, 195 de Hardy-Littlewood,226, 227
lT-compacto, 237 fuerte, 262
lT-finito, 268 no tangencial, 259
vectorial reticulado, 213 medible, 115
Esperanza condicional, 278 con respecto a una lT-álgebra,
Estrictamente convexa, 296 1 17, 266
Exponente conjugado, 208 no negativa, 123
Extremo radial, 249
inferior, (ver ínfimo) regularizada, 254
superior, (ver supremo) simple, 123
singular de Cantor, 132
F uniformemente continua, 33
VAN , 289
Familia
Funcional lineal acotada, 197
de conjuntos, 6
disjunta, 7
Fatou (lema de) , 144 H
Fatou-Lebesgue (teorema de) , 148
Figura elemental, 74 Hahn (descomposición) , 278
Fourier Hardy-Littlewood
antitransformada, 254 operador de, 227
transformada, 223, 254 teorema de, 228
Fubini (teorema de) , 165, 271 Hiperplano, 50
Fubini-Tonelli (teorema de) , 163, 270
Función
absolutamente continua, 292 1
beta, 174
boreliana, 1 17, 1 18 Imagen
característica, 122 directa, 9
continua, 33, 62 inversa, 9
convexa, 67, 203 Infimo, l
de distribución, 2 1 1 Integrable
de variación acotada, 288, 289 (función) , 145, 267
diferenciable, 286 Riemann, 156
escalonada, 157 Integral
esencialmente acotada, 196 de funciones con valores complejos,
finita, 33 151
gamma, 172 de funciones no negativas, 136, 267
11

GLOSARIO 303

de funciones simples, 139 superior, 4


de Poisson,253 superior e inferior de una función,
de una función con valores de 34
distinto signo, 145 Lipschitz (función de) , 256
fraccionaria, 174 Longitud, 2
Interpolación de operadores, 243
Interseccion, 6
Intervalo M
abierto, 1 , 39
cerrado, 1 , 39 Mayorante radial no creciente, 249
componente, 32 Medida
degenerado, 42 absolutamente continua, 235
diádico, 129 concentrada en un conjunto, 240
Invariancia bajo translaciones, 104, de Borel, 237
153 de conjunto u-elemental, 81
de conjuntos elementales, 77
J de intervalos, 75
de Lebesgue-Stieljes, 108
J acobiano (determinante) , 181 exterior de Lebesgue, 85
J ordan (descomposición de) , 276 producto, 268
regular, 237
sobre una u-álgebra, 235
L Medida compleja, 274
Medida real (o signada) , 275
L 1 , 192
Medidas mutuamente singulares, 240,
L 1 débil, 229
272
L<>-J , 196
Mínima mayorante radial no creciente,
LP, 206
249
LP débil, 243
Módulo, 25
Lema de cubrimiento, 228, 239
Monótona (clase), 293
Lema de Fatou, 144
Lemniscata, 23
Ley N
de complementación, 7
distributiva, 8 Norma, 25, 63, 65
Límite absolutamente continua, 218
de una sucesión, 28, 62 de Luxemburg, 216
de una sucesión de conjuntos, 7 de Orlicz, 69
inferior, 4 estrictamente convexa, 72, 296
no tangencial, 258, 260 euclidiana, 63
por la derecha, 35 monótona, 72
por la izquierda, 35 Núcleo
304 GLOSARIO

del calor, 254 Promedio de una función sobre un


de Poisson, 253 cubo, 226
Número Proyección de un vector, 200
algebraico, 17
trascendente, 17
R

o Radial (función) , 1 9 1 , 249


Radon-Nikodym (teorema de) , 272
Operador Recta
de tipo débil ( p, q), 243 real extendida, 3
de tipo fuerte (p, q ) , 243 Rectángulo medible, 293
homogéneo, 246 Regla de la cadena, 181
subaditivo, 242 Regularización de funciones, 254
Ortogonales (vectores), 26 Representación de funcionales, 201 ,
211
Riemann (integral de) , 156
p Riemann-Lebesgue (lema), 220

Paralelogramo (ley del) , 200


Partes positiva y negativa de j, 125 s
Partición, 22
de dominios (teorema), 19 Sección
Perpendicular (vector), 201 de una función, 270
Poisson de un conjunto, 158, 268
núcleo de, 253 Segmento, 26
integral de, 253 Semiálgebra, 293
Potencia Semicontinua (función) , 34, 35
del continuo, 15 Semiespacio, 50
de un conjunto, 1 1 Simple, 38, 162
Principio de Cavalieri, 1 59 Soporte, 195
Punto o--aditividad, 80, 84, 93, 155
de acumulación, 52 o--álgebra, 100, 234
de adherencia, 30 o--álgebra de Borel, 234
de condensación, 59 o--álgebra generada, 1 0 1 , 293
de densidad, 232 o--álgebra producto, 268
de Lebesgue, 232 o--elemental, 8 1
interior, 30 o--finito (espacio) , 268
Problema de Dirichlet, 253 o--subaditividad, 86
Producto Subaditividad de la medida, 78
cartesiano, 9 Sucesión
escalar o interno, 25, 199 convergente, 5 , 62, 64
GLOSARIO 305

creciente (de conjuntos) , 8 v


de conjuntos, 6
de conjuntos medibles Variación total
creciente, 94 de una función, 288
decreciente, 95 de una medida, 275
decreciente (de conjuntos), 8 Vector unitario, 26
de funciones medibles, 1 2 1 Vértice (de un intervalo) , 82
finita, 6 Vitali (conjunto de) , 1 05
fundamental en medida, 129
fundamental o de Cauchy, 62
minimizante, 199 z

Suma desordenada, 22
Zermelo (axioma de) , 105
Supremo, 1

Teorema
de Beppo-Levi, 143
de diferenciación de Lebesgue, 230
de Hardy-Littlewood, 228
de interpolación de Marcinkiewicz,
243
de Fatou-Lebesgue, 148
de Fubini, 165, 2í1
de Fubini-Tonelli, 163, 270
de la convergencia mayorada, 149
de Radon-Nikodym, 272
de Titchmarsh, 256
Tipo débil (p, q), 243
Tipo fuerte (p, q), 243
Transformación
jacobiana, 180,
lineal, 175

Unión, 6
Unitario (vector), 26