Está en la página 1de 2

EL BUEN MORIR

Julio Mario Florez Bonza


Para empezar, quiero resaltar lo que es la eutanasia.
La eutanasia es el procedimiento por el cual se tiene la finalidad de acabar con el
sufrimiento de un paciente el cual tiene una enfermedad terminal llevándolo a la
muerte, este se puede clasificar en pasiva y activa. La activa es la cual se hace de
modo directo aplicando por ejemplo al paciente fármacos que le provoquen una
sobredosis, la pasiva consiste en suspender un tratamiento de un proceso
nosológico determinado.
Esta técnica hoy en día ha causado gran controversia y provocado varios debates
acerca de si estar de acurdo con ella o no, también ha generado un aspecto
religioso frente a ella. Hay teólogos y filósofos que afirman que la aplicación de
ella podría llegar a que el ser humano pierda parte de su humanidad y cree un
cambio social el cual genere en un futuro el mal uso de esta técnica, como puede
ser un ejemplo que ellos mismos plantean: el de la eutanasia Nazi, la cual yo
califico como genocidio el cual consistió en la eliminación de una raza la cual tenía
imperfecciones físicas que no se ajustaban al ideal nazi. Así como se pone este
ejemplo también, están los religiosos, quienes se basan por medio de la Biblia la
cual dice “Dios da la vida y sólo Él puede quitarla” o también el que dice que el
cuerpo humano es templo de Dios, pero bueno, si nos vamos a situar desde el
punto religioso no vamos a llegar a nada, porque en este caso se hace lo que dice
la biblia y sus predicadores, pero yo no estoy de acuerdo con ello, porque me
parece que si Dios tiene el poder de quitarme la vida, porque no lo hace si estoy
en una situación tan trágica como sería tener una enfermedad terminal, y sabiendo
el sufrimiento por el cual debo pasar. No quiero que se confundan, no soy ateo ni
satánico ni nada de eso, solo me baso frente a mi punto de vista, yo creo en Dios
y creo en su misión, mas no creo que sea justo impedirle la eutanasia a alguien.
Como ya se puede notar, estoy a favor de la eutanasia, pero ¿Por qué? Y es que
yo pienso que la vida humana es para vivirla, para eso es. Al pasar del tiempo, la
humanidad se ha concentrado en un solo propósito, y es ser felices, pero como
puede ser feliz uno en tan bajas y malas condiciones como las vive un enfermo
terminal, con la situación económica de hoy en día, y con tanta desigualdad. Como
dice María, una enferma de cáncer que reclama la eutanasia “Quiero vivir, pero
cuando mi vida ya no sea vida, querré morir con una muerte digna y nadie tendrá
derecho a impedírmelo”.
La vida hay que vivirla de la mejor manera y a disposición de lo que tenemos y a
quienes tenemos, pero no vale la pena llevar una vida de mierda en una camilla,
esperando el día en que se muera, por ello