Está en la página 1de 2

1/7/2016 La Jornada Maya | Martha Eugenia Martínez Ávila

Opinión

La culpa de la víctima
Like Share 24 0 Tweet

Carlos Luis Escoffié Duarte


Ilustración: Arbee Farid Antonio Chi
La Jornada Maya

7 de enero, 2016

Haré uso del nombre completo de Martha Eugenia Martínez Ávila porque no sé qué nombre o
apodo prefería ella. No sé qué proyectos de vida tenía o el nombre de sus amigas más cercanas.
No sé absolutamente nada de ella. Simplemente un día apareció a través de un titular sobre la
manera brutal en la que había terminado su vida. Lo que sí sé es que ella ha sido una pérdida
para esta sociedad. Perdimos cuando fue asesinada, perdimos cuando los medios comenzaron a
juzgarla, perdimos cuando las autoridades declararon “crimen pasional” (delito que no aparece
en el Código Penal ni en ninguna otra ley, pero que en Yucatán tiene mucha eficacia), perdimos
cuando la atención mediática se esforzó en convertir el caso en un chisme más, en el cual el
crimen y la necesidad de justicia importa menos que el sentar en el banquillo moral a la víctima.

Independientemente de lo que Martha Eugenia haya o no haya hecho libremente con su cuerpo
(asunto por el cual a nadie hay que rendirle cuentas), resulta alarmante que una sociedad
decrete la “reputación moral” de una persona como causal o atenuante en el delito. Más aún que
las autoridades y medios de comunicación presenten al agresor como un tipo al que “se le fue la
mano” o “perdió los estribos” en una situación en la que, supuestamente, ya la víctima “sabía a lo
que se metía”. “Son cosas que pasan si te metes en esas”, sería la versión popular de esta idea.

El caso de Martha Eugenia y las reacciones públicas en torno a él no sólo nos dicen mucho sobre
la violencia de género en Yucatán y la forma en que se manifiesta, sino que también ilustra la
forma en que en Mérida todos somos (formalmente) iguales pero no importamos lo mismo. No
es lo mismo un homicidio de un heterosexual al homicidio de un homosexual, porque el de éste
último “tiene relación con su estilo de vida”. No es lo mismo la muerte de una persona maya que
vive en una comisaría de Mérida o en Ciudad Industrial que una persona blanca viviendo en
Montecristo. No es lo mismo si la víctima es hombre o mujer, porque de ésta habrá que analizar
su “buen nombre” para saber si no es cómplice de su propia muerte. No es lo mismo si se
descubre que Martha Eugenia iba a misa de doce o si no estaba en su casa después de las diez de
la noche. No es lo mismo porque ni las autoridades, ni los medios de comunicación, ni la opinión
pública reaccionarán con la misma indignación, ni entenderán igual la forma de hacer justicia.
No es lo mismo, porque un escenario implica cuestionar a fondo qué aspectos sistemáticos
permitieron que el crimen ocurra y en el otro escenario la historia será tan sólo una macabra
nota roja que no logra alcanzar la cómoda realidad.

Siempre he dicho que de las notas de prensa no es posible sacar conclusiones jurídicas serias. Es
necesario tener acceso a expedientes, pruebas y demás elementos para hacerlo. Sin embargo, lo
difundido por medios y autoridades dan motivos suficientes para exigir que al menos una de las
líneas de investigación sea por delito de feminicidio. Pero además de eso, este caso obliga a
https://www.lajornadamaya.mx/2016-01-07/Martha-Eugenia-Martinez-Avila 1/4
1/7/2016 La Jornada Maya | Martha Eugenia Martínez Ávila

adoptar medidas para afrontar la violencia de género desde raíz, lo cual incluiría, entre otros,
Yucatán
una revisión con perspectiva de género en los discursos y programas educativos tanto de
escuelas públicas como privadas, así como políticas enfocadas a impedir Quintana que se sigan
reproduciendo los discursos con los que se ha re-victimizado a Martha Eugenia Roo estos días.
Ninguna sentencia penal será por sí misma suficiente si todo lo demás continua intacto.
Campeche
@Kalycho
K'iintsil

Deportes

Cartones
Comentarios
Nacional

1 Comment Internacional
Sort by Oldest

Add a comment...

Alberto Cruz
Mejor no se podía expresar.. Toda la razón a quien esto escribe... Tenemos que cambiar de
mentalidad o estaremos siempre condenados a no pensar de manera correcta... Esta niña xk es
una niña desorientada o no... Pulcra o no... De buen nombre o no.. etc. NADIE TENÍA
DERECHO A QUITARLE LA VIDA... Seria como pensar que al que le gusta la corrida de toros
debe morir atacado por un toro... Creo firmemente que la niña merece mejor trato de todos
nosotros...
Like · Reply · 1 hr

Facebook Comments Plugin

Yucatán
Inevitable que una ciudad tan bien referenciada crezca: Arturo Matiello

Nacional
Afirma Peña que sirve a la nación, no sólo a quienes coinciden con su forma de pensar

Deportes
Mike Piazza también fue elegido para ingresar a Cooperstown, en su cuarta oportunidad

https://www.lajornadamaya.mx/2016-01-07/Martha-Eugenia-Martinez-Avila 2/4