Está en la página 1de 2

Serie: Conociendo Mi Iglesia “Iglesia de Dios”

Tema: Principios Prácticos

Sub-Tema: Principio Práctico “Espiritualidad”

Introducción: Como Iglesia de Dios, sostenemos que nuestra aceptación y creencia en la


declaración de fe son de vital importancia para que una persona adquiera su credencial como
miembro de la Iglesia, sin embargo no es suficiente con creer; en este caso deberá el creyente
guardar los mandamientos y preceptos del Señor para dar testimonio como Hijo de Dios. El
Principio práctico de espiritualidad tiene que ver con tres puntos esenciales, en los que dos de
ellos ya han sido abordados como son las Disciplinas Espirituales y la Lealtad a Dios y dedicación a
la Iglesia; en esta ocasión como tercer punto del principio de Espiritualidad nos tomaremos el
tiempo para comentar acerca de la buena Mayordomía Cristiana. Este último punto no puede ser
abordado sin recordar que como Discípulos de Cristo mostramos nuestra dedicación al cuerpo de
Cristo y nuestro compromiso personal con aquel que nos delegó la Misión, como parte de nuestra
dedicación al Cuerpo del Señor debemos proveer para las necesidades financieras de la Iglesia a
través de nuestros Diezmos y Ofrendas, cabe recalcar que la Iglesia de Dios sostiene que lo que
entregamos al Señor el retribuirá al hombre conforme a su voluntad y que nada damos de manera
mezquina, no ofrendamos para el pastor, lo hacemos para el Señor. (Malaquías 3:10, Mateo 23:23;
1 Corintios 16:2, 2 Corintios 8:1-24, 9:1-15). Ahora veamos la temática relacionada a la
Mayordomía.

I. Buena Mayordomía Cristiana


a. ¿Cómo se vive una buena mayordomía Cristiana?
i. Para lograrlo no se debe olvidar el principio de Ahorro y Sencillez
b. ¿Cómo sostiene la Iglesia de Dios el tema de la Mayordomía Cristiana?
i. Isaías 55:2 “¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro
trabajo en lo que no sacia?”
1. Evalué ud. Si su manera de administrar sus ingresos es la
adecuada.
2. Hay algo que pueda mejorar.
ii. Mateo 6:19-23 “Donde esta vuestro tesoro ahí estará vuestro corazón”
1. El deseo de más puede corromper nuestras prioridades
2. La ansiedad por adquirir cada vez más ingresos puede desviar
nuestra atención.
3. El dinero es importante, sin embargo hay cosas que deberán ser
siempre más importante que la cantidad de dinero.
c. ¿Qué implica la Mayordomía?
i. Vivir una vida piadosa y sobria; uso sabio de nuestras bendiciones
temporales:
1. BT1: Tiempo
a. Debemos sacar el máximo provecho de nuestro tiempo
tanto para esparcimiento como para trabajar. (Efesios
5:16; Colosenses 4:5)
b. El mal uso del tiempo libre degrada. ( 1 Tim. 5:13; 2 Tes.
3:6-13)
c. El buen uso del tiempo genera Renovación interna (1 Cor.
10:31)
2. BT2: Talento
a. Como buenos mayordomos debemos utilizar bien
nuestros dones espirituales (romanos 12:3-8; 1 Cor. 12:1-
11, 27-31; Efe. 4:11-16, 1 Pedro 4:9-11)
b. Nuestros talentos naturales para la gloria de Dios (Mateo
25:14-30)
3. BT3: Dinero.
a. Como buenos mayordomos reconocemos que el uso sabio
del dinero es parte esencial de la economía de la vida del
cristiano.
b. Dios nos ha encomendado bendiciones temporales para
que cuidemos de ellas. (Mateo 7:11; Santiago 1:17)

CONCLUSIÓN: La Iglesia de Dios sostiene como principio práctico de Espiritualidad el ejercicio de


(a) Una vida de Disciplinas espirituales como la Oración, la adoración, la confesión, el estudio
bíblico; (b) Un discípulo leal y dedicado a Dios y el cuerpo de Cristo, (c) un hombre espiritual es
aquel que es un buen administrador de su vida espiritual, social y económica. Recuerde que la
Declaración de Fe nos dice en que creemos y que los principios prácticos son una guía para
estimular nuestro testimonio personal y que es la manera en la que demostramos nuestro
compromiso con Cristo, poniendo en práctica nuestras disciplinas espirituales; demostramos
nuestra dedicación al cuerpo de Cristo siendo leales a Dios y a su iglesia; y demostraremos nuestra
dedicación a la obra de Cristo siendo buenos administradores.