Está en la página 1de 7

Introducción

La contaminación atmosférica es la presencia en la atmósfera de sustancias en una cantidad


que implique molestias o riesgo para la salud de las personas y de los demás seres vivos.

El nombre de la contaminación atmosférica se aplica por lo general a las alteraciones que


tienen efectos perniciosos en los seres vivos y los elementos materiales, y no a otras
alteraciones inocuas.

Los principales mecanismos de contaminación atmosférica son los procesos industriales que
implican combustión, tanto en industrias como en automóviles y calefacciones residenciales,
que generan dióxido y monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y azufre, entre otros
contaminantes. Igualmente, algunas industrias emiten gases nocivos en sus procesos
productivos, como cloro o hidrocarburos que no han realizado combustión completa.

La lluvia ácida se da cuando la humedad del aire se combina con químicos que son liberados
por la actividad humana. Es una de las consecuencias de la contaminación del aire. Para
conocer cómo se produce la lluvia ácida tenemos que entender primero que la atmósfera
terrestre condiciona en gran medida el clima y el ciclo del agua. Entonces cualquier alteración
del aire de la atmósfera inevitablemente producirá algún cambio.

Los contaminantes causantes de la lluvia ácida pueden recorrer grandes distancias,


trasladándose por acción del viento antes de precipitar junto con el agua en forma de rocío,
lluvia, granizo, nieve o neblina. Cuando esto sucede puede provocar importantes daños en el
medio ambiente.

LLUVIA ACIDA

El químico inglés Augus Smith en 1872 fue quién dio el nombre de lluvia ácida a este tipo
de precipitación destructiva. Aunque sólo fue en la Conferencia de Estocolmo en 1972, donde
se habló por vez primera del tema. Al inicio de la década de los 70, ya se tenían cifras
alarmantes de la contaminación de ríos y bosques de los países industrializados por esta causa
En 1983, muchas naciones industrializadas reconocieron la terrible amenaza y acordaron
restringir la contaminación por dióxido de azufre, aunque hoy es superada por los óxidos de
nitrógeno (NOx), provenientes de los escapes de los vehículos automotores, fuentes
domésticas e industriales

La lluvia ácida se produce cuando se combinan químicamente los óxidos de nitrógeno y el


dióxido de azufre. Estos son los mayores contaminantes que se emiten diariamente por
fábricas, centrales eléctricas y cualquier mecanismo como motores, generadores o
maquinarias que queman carbón o derivados del petróleo.

La interacción de estos contaminantes con el vapor de agua forma ácidos nitrosos y ácido
sulfúrico, que caen en la superficie junto con las precipitaciones formando la lluvia ácida.
Estas sustancias contaminantes pueden permanecer en la atmósfera por mucho tiempo antes
de precipitar, y se pueden acumular en las nubes causando un daño ambiental muy grande
cuando cae en forma de lluvia ácida.

Uno de los efectos mas dañinos de la lluvia ácida lo sufren las especies marinas. Si cae lluvia
ácida en los ecosistemas acuáticos se produce una acidificación de las aguas lo cual puede
causar malformaciones en los peces recién nacidos y afecta gravemente la función
reproductiva de los peces.

De la misma manera, al caer lluvia ácida en el suelo, se produce un cambio en la composición


de los suelos, lo que restringe la disposición de nutrientes para las plantas. Además la lluvia
ácida puede llegar a contaminar las corrientes de agua como ríos y arroyos, esto es peligroso
para todas las formas de vida.

Efectos de la lluvia ácida en la naturaleza

Lagos y corrientes Muerte de crustáceos, insectos acuáticos y moluscos y la


de aguas desaparición del
fitoplancton, causando con el tiempo la imposibilidad de
sobrevivencia del resto
de la fauna por falta de alimento
Suelo Penetra en la tierra y afecta las raíces, a las hojas las vuelve
amarillentas, generando un envenenamiento de la flora que termina
con la muerte de las plantas y árboles.
Edificios y las Serio compromiso al volver porosa la construcción y causar la
construcciones de pérdida de resistencia de los materiales, por lo que deben ser
hormigón continuamente restaurados
Animales Pérdida de pelo y desgaste prematuro de mandíbulas
Seres humanos Incremento de las afecciones respiratorias (asma, bronquitis crónica,
síndrome
de Krupp, entre otras) y un aumento de los casos de cáncer
En todos los Disminución de las defensas y una mayor propensión a contraer
organismos enfermedades.

GASES CONTAMINANTES
Los tóxicos ambientales son las sustancias introducidas en el medio ambiente que causan un
efecto en los seres vivos y en el medio ambiente, o que si bien no causan un efecto directo
tienen la capacidad potencial de causarlo.
Los principales elementos en los que nos centraremos en este estudio son:

Intoxicación por Monóxido de Carbono


El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, inodoro e insípido características que le
han valido el sobrenombre de asesino silencioso. Se produce durante la combustión
incompleta de diferentes materiales orgánicos que contienen carbono, siendo las fuentes más
frecuentes: tubos de escape de automóviles, calefacciones de fuel-oil, madera, lana, algodón,
papel, aceites y gasolina, entre otras.

Intoxicación por Cianuro


El cianuro es una sustancia que se absorbe rápidamente por vía respiratoria, aunque también
puede hacerlo por vía cutánea o digestiva. El cianuro podemos encontrarlo en forma de gas,
como ácido cianhídrico, gas incoloro. El cianuro proviene de la combustión, a altas
temperaturas y en ambiente pobre en oxígeno, de sustancias nitrogenadas naturales (madera,
papel, lana, seda) o sintéticas (poliuretano, moquetas, resinas, plásticos, etc.). Se utiliza en la
industria fotográfica, en la industria química y en la síntesis de diversos productos, como el
plástico. También podemos encontrar cianuro en alimentos habituales en nuestro medio,
como cerezas, melocotones y almendras.

El cianuro, sal resultante de la combinación del ácido cianhídrico con diversos compuestos,
es un componente de exposición en trabajadores que fabrican plásticos, goma sintética, en
los que limpian oro y plata y en otros.

Intoxicación por Dióxido de Carbono

La concentración de CO2 en la atmósfera está aumentando de forma constante debido al uso


de carburantes fósiles como fuente de energía y es teóricamente posible demostrar que este
hecho es el causante de producir un incremento de la temperatura de la Tierra - efecto
invernadero.

MARCO NORMATIVO

La Nueva Constitución Política del Estado (NCPE), aprobada mediante consulta pública el
25 de enero de 2009, contempla con respecto al Medio Ambiente, que todas las personas, sin
distinción alguna, tienen derecho a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado, a
cuyo efecto, el ejercicio de este derecho debe permitir a los individuos y colectividades de
las presentes y futuras generaciones, además de otros seres vivos, desarrollarse de manera
normal y permanente.

Es por esta razón que cualquier persona, a título individual o en representación de una
colectividad, se encuentra plenamente facultada para ejercitar las acciones legales en defensa
del derecho al medio ambiente, sin perjuicio de la obligación que tienen las autoridades e
instituciones públicas, de actuar de oficio (sin necesidad de requerimiento previo) frente a
los atentados contra el medio ambiente, todo ello al tenor combinado de lo previsto por los
artículos 33 y 34 de la Nueva Constitución Boliviana, considerando sobre todo que el Estado
garantiza a todas las personas y colectividades, sin discriminación alguna, el libre y eficaz
ejercicio de los derechos establecidos en la Constitución, las Leyes y los Tratados
Internacionales de Derechos Humanos (artículo 14, parágrafo III constitucional). En
complemento de lo anterior, todas las bolivianas y bolivianos, tenemos el deber ineludible de
proteger y defender un medio ambiente adecuado para el desarrollo de los seres vivos
(artículo 108, numeral 16 constitucional).

Indudablemente, el art. 33 de la Constitución Boliviana, optó por categorizar como derecho


colectivo de todos los habitantes, el derecho a un medio ambiente saludable, protegido y
equilibrado. Y esta afirmación se ratifica al comparar la citada norma con la regulación de la
Acción Popular prevista en el art. 135 constitucional, que especifica los derechos e intereses
colectivos tutelables por vía de esa acción constitucional, aludiendo a los relacionados con el
patrimonio, el espacio, la seguridad y salubridad pública, el medio ambiente y otros de similar
naturaleza reconocidos por la misma Constitución.

e) Acción Popular, que de acuerdo al texto constitucional vigente, procederá contra todo
acto u omisión de las autoridades o de personas individuales o colectivas que vulneren o
amenacen con vulnerar derechos e intereses colectivos, relacionados con el patrimonio, el
espacio, la seguridad y salubridad pública, el medio ambiente y otros de similar naturaleza
reconocidos por la misma Constitución (artículo 135 constitucional)[11].

Asimismo, se ha previsto que la Acción Popular podrá interponerse durante el tiempo que
subsista la vulneración o la amenaza a los derechos e intereses colectivos, a cuyo efecto, y
para interponer esta acción, no será necesario agotar la vía judicial o administrativa que pueda
existir, de donde se desprende que ésta vía tutelar no tiene carácter subsidiario, sino que por
el contrario es de activación inmediata, sin necesidad de trámite y/o formalidades previas.

Además de lo anterior, podrá interponer esta acción cualquier persona afectada, a título
individual o en representación de una colectividad (con la acreditación legal correspondiente)
y, con carácter obligatorio, el Ministerio Público y el Defensor del Pueblo, cuando por el
ejercicio de sus funciones tengan conocimiento de estos actos, debiéndose aplicar el
procedimiento previsto para la tramitación de la Acción de Amparo Constitucional (ello
según lo previsto por el artículo 136 constitucional, en concordancia con lo previsto por los
artículos 128 y 129 constitucionales).

De las normas previstas por la Constitución, se infiere que tanto el Ministerio Público, que
debe actuar en defensa de la legalidad y de los intereses generales de la sociedad, y; el
Defensor del Pueblo, que tiene el deber constitucional de velar por la vigencia, promoción y
cumplimiento de los derechos humanos, individuales y colectivos, que se establecen en la
Constitución, las leyes y los instrumentos internacionales, tienen ahora una obligación
constitucional pendiente en defensa del derecho al medio ambiente que nos corresponde a
todos los bolivianos en general, y a los Pueblos Indígenas Originarios que viven en la zona
del Territorio Indígena – Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) en particular, y que ahora
se halla en peligro de ser desconocido y suprimido, ante la existencia de intereses comerciales
extranjeros y compromisos inconsultos contraídos en esferas gubernamentales a nombre del
pueblo boliviano, lo cual ahora pretende mimetizarse con planes de desarrollo e integración.

De acuerdo a la actual estructura del Poder Ejecutivo Boliviano, la autoridad responsable de


la formulación de las políticas ambientales y su gestión, en la actualidad es el Viceministra
de Medio Ambiente, Biodiversidad, Cambios Climáticos y de Gestión y Desarrollo Forestal,
dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Agua

LEY 1333 LEY DEL MEDIO AMBIENTE.


El objetivo principal de esta Ley es instituir la conservación y protección del Medio
Ambiente y los recursos naturales, promocionando la calidad ambiental como derecho
constituido a través del fortalecimiento y mejoramiento de la gestión ambiental para prevenir
y mitigar los impactos ambientales sobre los medios fisico-biológicos, socio-económicos y
culturales, considerando la vulnerabilidad de los ecosistemas y reduciendo las amenazas a
través de la prevención, control y fiscalización de la intervención humana.

Los artículos 1, 2 y 3 de la Ley, señalan que para la protección y conservación del medio
ambiente, las acciones del hombre con relación a la naturaleza serán reguladas, promoviendo
el desarrollo sostenible con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la población,
entendiéndose por desarrollo sostenible el proceso mediante el cual se satisfacen las
necesidades de la actual generación, sin poner en riesgo la satisfacción de necesidades de las
generaciones futuras. La concepción de desarrollo sostenible implica una tarea global de
carácter permanente. El medio ambiente y los recursos naturales constituyen patrimonio de
la Nación, su protección y aprovechamiento se encuentran regidos por Ley y son de orden
público.

El artículo 20 señala las actividades y/o factores susceptibles de degradar el medio ambiente;
cuando excedan los límites permisibles a establecerse en reglamentación expresa, los que a
continuación se enumeran:
a) Los que contaminan el aire, las aguas en todos sus estados, el suelo y el subsuelo.

b) Los que producen alteraciones nocivas de las condiciones hidrológicas, edafológicas,


geomorfológicas y climáticas.

c) Los que alteran el patrimonio cultural, el paisaje y los bienes colectivos o individuales,
protegidos por Ley.

d) Los que alteran el patrimonio natural constituido por la diversidad biológica, genética
y ecológica, sus interrelaciones y procesos.

e) Las acciones directas o indirectas que producen o pueden producir el deterioro


ambiental en forma temporal o permanente, incidiendo sobre la salud de la población.

La Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) al conjunto de procedimientos administrativos,


estudios y sistemas técnicos que permiten estimar los efectos que la ejecución de una
determinada obra, actividad o proyecto puedan causar sobre el medio ambiente.

Todas las obras, proyectos o actividades que realicen las personas según sus características
requieran del Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental, con carácter previo a su
ejecución, deberán contar obligatoriamente con la Declaratoria de Impacto Ambiental (DIA),
procesada por los organismos sectoriales competentes, según lo señalan el artículo 25 y 26.

En cuanto al aire y atmosfera el artículo 40 y 41 señala que es deber del Estado y la sociedad
mantener la atmósfera en condiciones tales que permitan la vida y su desarrollo en forma
óptima y saludable. El Estado a través de los organismos correspondientes, normará y
controlará la descarga en la atmósfera de cualquier sustancia en la forma de gases, vapores,
humos y polvos que puedan causar daños a la salud, al medio ambiente, molestias a la
comunidad o sus habitantes y efectos nocivos a la propiedad pública o privada.

En tal sentido se emite el REGLAMENTO EN MATERIA DE CONTAMINACIÓN


ATMOSFÉRICA, el cual tiene por objeto la prevención y control de la contaminación
atmosférica, dentro del marco del desarrollo sostenible señalado en la Ley 1333.

Reglamento en Materia de Contaminación Atmosférica


Es de cumplimiento obligatorio para toda persona natural o colectiva, pública o privada, que
desarrolla actividades industriales, comerciales, agropecuarias, domésticas y otras que
causen o pudieren causar contaminación atmosférica.
En dicho reglamento se determina las atribuciones y facultades que tiene el gobierno
nacional, departamento y municipal y los organismos sectoriales competentes para la
EVALUACIÓN Y CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN ATMOSFERICA, diseñando y
estableciendo programas permanentes de monitoreo de la calidad del aire.

El artículo 21 señala en cuanto a la evaluación y control de la contaminación atmosférica en


fuentes fijas, estas no deben exceder los límites permisibles de emisión que especifiquen las
Normas Técnicas de Emisión establecidas en el presente Reglamento y a establecerse
conforme a lo estipulado en la LEY y el Reglamento de General de Gestión Ambiental.

La vulneración a estas acciones constituye delitos e infracciones que se encuentran regulados


en la ley del Medio Ambiente, sus Decretos Reglamentarios, Código Penal, y demás leyes
conexas.