Está en la página 1de 2

El Constructivismo

El constructivismo es una teoría del aprendizaje que destaca la importancia de la


acción, es decir del proceder activo en el proceso de aprendizaje.

Se basa en que para que se produzca el aprendizaje el conocimiento debe ser


construido y reconstruido por el estudiante.

El constructivismo plantea la formación del conocimiento “situándose en el interior


del sujeto” (Delval, 1997, p. 80).

Según Araya, Valeria (2007) el conocimiento se logra a través de la actuación


sobre la realidad, experimentando con situaciones y objetos y, al mismo tiempo,
transformándolos. Los mecanismos cognitivos que permiten acceder al
conocimiento se desarrollan también a lo largo de la vida del sujeto.

Las figuras representativas de esta corriente son Jean Piaget y Lev Vygotski. El
primero se centraba en cómo se construye el conocimiento, partiendo desde la
interacción con el medio. Vygotsky por su parte se centraba en como el medio
social permite una reconstrucción interna del conocimiento.

Otros teóricos constructivistas son Albert Bandura y Walter Mischel. Bandura se


centraba en los conceptos de refuerzo y observación. Sostiene que adquirimos
destrezas por medio de la observación y la imitación, pero para esto intervienen
factores cognitivos que nos ayudan a decidir que imitar y que no.

Flórez (2000) identifica algunas posturas dentro del constructivismo aplicado a la


educación. Según él, se pueden observar cuatro corrientes: evolucionismo
intelectual, desarrollo intelectual, desarrollo de habilidades cognoscitivas y
construccionismo social. (Araya, Valeria, 2007)

El constructivismo establece como meta de la educación que el individuo de


manera progresiva vaya obteniendo información para alcanzar un mayor
desarrollo intelectual. Se ve al sujeto como un individuo automotivado para el
aprendizaje, que interactúa con su medio para desarrollar sus propias
capacidades. Al tener a un sujeto activo, el papel del profesor radica en el ser
herramienta para proporcionarles las oportunidades y herramientas necesarias
para impulsarlos a superarse.

La educación es concebida como un proceso destinado a estimular el desarrollo


de la capacidad de pensar, deducir, sacar conclusiones, en fin, reflexionar, para lo
cual los contenidos de la educación son sólo un medio.

Y su propósito se cumple cuando situamos al aprendizaje en un contexto social,


impulsado por un bien colectivo y unido a una meta productiva, incentivando el
proceso del desarrollo de un espíritu colectivo, de conocimiento científico y
pensando en la formación de nuevas generaciones autosuficientes.

REFERENCIAS

Araya, Valeria; Alfaro, Manuela; Andonegui, Martín CONSTRUCTIVISMO:


ORIGENES Y PERSPECTIVAS Laurus, vol. 13, núm. 24, mayo-agosto,
2007, pp. 76-92 Universidad Pedagógica Experimental Libertador Caracas,
Venezuela

Tünnermann Bernheim, Carlos El constructivismo y el aprendizaje de los


estudiantes Universidades, núm. 48, enero-marzo, 2011, pp. 21-32 Unión
de Universidades de América Latina y el Caribe Distrito Federal, Organismo
Internacional