Está en la página 1de 13

III ENCUENTRO

DE LENGUAS INDÍGENAS AMERICANAS


San Carlos de Bariloche, 15 al 17 de mayo de 2013

EL SUFIJO –PU EN EL QUICHUA DE SANTIAGO DEL ESTERO

Lelia Inés Albarracín


Universidad Nacional de Santiago del Estero
Jorge Ricardo Alderetes
ADILQ

Area temática: Lingüística Descriptiva


Palabras claves: quichua, verbos, valencia, benefactivo, regresivo

Resumen
El sufijo quechua de derivación verbal –pu “benefactivo”, no ha sido descripto
suficientemente para el dialecto de Santiago del Estero. La primera mención a este
sufijo corresponde a Domingo Bravo (1953), quien lo define como un infijo
correspondiente al pronombre enclítico “le”. Por su parte, Ricardo Nardi (1985 [2002])
afirma que indica tercera persona objeto directo o indirecto singular. En la gramática de
Alderetes (2001), –pu es definido como el morfema de 3ª persona objeto cuando el actor
es cualquiera de las otras personas (1ª,2ª o 3ª)..
En este trabajo, hacemos una revisión de las características de este sufijo, al que
consideramos como un orientador actancial, que desvía la orientación de la acción hacia
el tercer actante (diferente al sujeto y al objeto del verbo), y permite indicar que la
acción se realiza en provecho o en perjuicio de algún otro. Mostramos ejemplos de los
diversos casos que pueden presentarse según la valencia verbal y las situaciones que se
plantean al combinarse –pu con los sufijos transicionales.

Introducción
En nuestras primeras investigaciones sobre el sufijo verbal –pu habíamos
advertido que su comportamiento era dependiente de alguna manera, de ciertas
características de los verbos involucrados. Más precisamente, habíamos observado que
su capacidad combinatoria se ejercía de manera restrictiva con determinados verbos,
pero no intentamos una clasificación de los mismos que permitiera explicar de manera
satisfactoria la función o las funciones de este sufijo. En la búsqueda de un modelo
didáctico para la enseñanza de los procesos de derivación verbal, Albarracín (2011:
137-154) postula que es la valencia de un determinado verbo la que define el
comportamiento de –pu. A partir de dicho enfoque, en este trabajo haremos una puesta
al día del resultado de nuestras últimas pesquisas relacionadas con este tema.

La descripción de –pu para otros dialectos


a) Junín-Huanca (Cerrón-Palomino 1976: 196-197)

1
El benefactivo –pu. Este sufijo indica que la acción verbal se efectúa en beneficio de
la persona involucrada, aunque a veces, dependiendo del contexto, no siempre indica
una acción en provecho de alguien sino que también puede conllevar cierto aire
malefactivo.

b) Cuzco-Collao (Cusihuamán 1976: 214-215)


El regresivo –pu. Presenta las siguientes connotaciones
(1) Añadido a verbos de movimiento, de transferencia o traslado, indica que la acción
se dirige al lugar de procedencia del sujeto o del objeto de la oración.
(2) Añadido a algunos verbos sean transitivos, intransitivos o ecuacionales, indica
que la acción, una vez realizada, permanece en dicho estado por mucho tiempo.
(3) Añadido a cualquier verbo indica que la acción se realiza en beneficio de la
persona que pide o de la persona que se designa como beneficiaria.

c) Ayacucho-Chanca (Soto Ruiz 1976: 107-108).


Indica que alguien distinto al actor es el que se beneficia con la acción. El
beneficiario se indica mediante el sufijo –paq.

d) Ancash-Huailas (Parker 1976: 119)


El interpersonal –pu. Indica la acción en beneficio de una persona distinta del sujeto,
o la acción que tiene como objeto algo que pertenece a tal persona.

e) Cuzqueño (Calvo Pérez 1993: 66)


Con –pu (translocativo) se consigue el efecto de repliegue al lugar de procedencia o
de acción (a veces definitiva) en beneficio de otro; por eso se llama también
‘regresivo’. Algunos de los ejemplos citados por el autor:
kay ‘ser’ kapuy ‘ser para, tener, sucederle’
apay ‘llevar, transportar’ apapuy ‘llevarse lo de alguien / llevar a su sitio’
churay ‘poner’ churapuy ‘reponer, guardar en su lugar’
kichay ‘abrir’ kichapuy ‘abrir para alguien’
kutiy ‘regresar, volver’ kutipuy ‘retornar a su sitio’
ruray ‘hacer’ rurapuy ‘hacer para otro’

2
La descripción de Domingo A.Bravo

La primera descripción del sufijo –pu para el quichua de Santiago del Estero fue
realizada a mediados del siglo pasado por Domingo A.Bravo (1956: 210-211). De
acuerdo con este autor, –pu sería un infijo correspondiente al pronombre enclítico le y
cita los siguientes ejemplos: ckaparípuy (gritarle o grítale), ckaparipus (gritándole),
muyúpuy (girarle o gírale), ichápuy (derramarle o derrámale), churápuy (ponerle o
ponle), etc., en los cuales hemos mantenido la forma de escritura utilizada por Bravo.
Luego proporciona la conjugación del verbo ckaparípuy:

Nocka ckaparipuni Yo le grito


Ckam ckaparipunqui Tú le gritas
Pay ckaparipun Él le grita
(etc., etc.)

Bravo (1956:210) concluye: “De esta manera se conjugan los verbos compuestos
con este infijo, en todas las personas, tiempos y modos”. A continuación define al sufijo
–pucu como: “infijo correspondiente al pronombre enclítico: les (plural de -le). Con
estas funciones entra en la composición de los verbos sig.: nipúcuy (decirles o díles),
nipucus (diciéndoles), ckasquipúcuy (quitarles o. quítales), huackaychapúcuy
(guardarles o guárdales), huajtapúcuy (golpearles o golpéales), etc.”.

La descripción de Ricardo L.J. Nardi

La segunda descripción de este sufijo la proporcionó el lingüista Ricardo L.J.


Nardi, fallecido en 1987. De acuerdo con la compilación de Tebes, Albarracín y
Alderetes (2000: 101), Nardi define a –pu de la siguiente manera:
“Indica tercera persona objeto directo o indirecto singular, se traduce por “le, la, lo”;
en general, benefactivo con provecho para otro que el actor. En algunos casos en que
indica objeto directo puede ser benefactivo para el actor. El actor es de 1ª, 2ª o 3ª
persona. El alomorfo -po se emplea antes de -jj, -nqa, -ra, -yqa. El objeto plural se
indica agregándole el sufijo de plural -ku.”.
Luego Nardi brinda ejemplos que reproducimos respetando el sistema de
escritura utilizado por dicho autor:

3
churapuy! “ponele!”
choqapuychis! “tírenle!”
churapunankunapajj “para que ellos le pongan”
nipuy! “decile!”

Nardi además precisa que el plural de objeto benefactivo de 3ª persona (directo e


indirecto) con actor de 1ª, 2ª o 3ª personas (los, las, les) se forma mediante –ku, y que
se usa luego de –pu o sin éste. Cuando -pu se combina con el pluralizador -ku , para
dar -puku, se traduce por ‘les’.
ruapukuni “les hago”
nipukusqa “él les había dicho”
churapukuy! “¡poneles!”
garrotiapukuy! “¡garrotéales!”

La descripción de Jorge Alderetes

En su gramática del quichua santiagueño, Alderetes (2001: 195-196) define al


benefactivo _pu como el morfema de 3ª persona objeto cuando el actor es cualquiera de
las otras personas (1ª,2ª o 3ª). Se traduce por ‘le’, ‘lo’. Menciona además que este sufijo
admite la combinación con el pluralizador _ku , originando _puku que se traduce por el
complementario indirecto ‘les’, y que _pu combinado con la marca de 1ª persona
objeto _a , se fusiona para dar _pa con el significado de ‘-me lo’. Señala además que
tiene especial importancia cuando es usado con el verbo tiyay ‘estar’, flexionado para
la 3ª persona del singular: tiyapun , ya que esta construcción es equivalente a: ‘él tiene’.

El sufijo –pu según nuestro análisis

En general, las descripciones citadas para los otros dialectos son breves y en
los ejemplos ofrecidos los contextos de uso son muy diversos, pudiéndose advertir
que existen diferentes matices en la interpretación del uso de –pu de acuerdo a cada
contexto. A su vez, las descripciones citadas para el dialecto de Santiago del
Estero, son ambiguas e incluso erróneas, ya que en esta lengua la marca de 3ª
persona objeto es cero.

4
La necesidad de especificar el uso correcto de este sufijo condujo a
relacionar (Albarracín 2011: 137-154), la capacidad de combinación de –pu con
ciertas bases verbales según la valencia del verbo involucrado y de este modo
intentar una clasificación de las situaciones posibles. A la luz de nuestras últimas
investigaciones, hemos intentado formular una revisión de esta vía de análisis
introduciendo algunas correcciones a la propuesta original.
Debido a los diversos nombres que se aplican a este sufijo: ‘benefactivo’,
‘regresivo’, ‘interpersonal’, ‘translocativo’, etc., nos hemos inclinado por mantener
la denominación ‘benefactivo/ malefactivo’, ya que una característica común a los
dialectos QII-C, es que este sufijo es un indicador de que la acción no es en beneficio
del actor.
Definiremos entonces al sufijo verbal –pu ‘benefactivo/malefactivo’ como un
orientador actancial, que desvía la orientación de la acción hacia otra instancia
diferente al sujeto y al objeto del verbo, es decir, hacia un tercer actante. En términos
generales permite indicar que la acción se realiza en provecho o en perjuicio de algún
otro y se traduce por ‘le, la, lo’. Cuando ese tercer actante es plural, necesitamos
adicionar el pluralizador –ku. La secuencia resultante –puku se traduce por ‘les’.
A continuación, analizaremos el comportamiento de –pu según la valencia del
verbo al cual se sufija.

a) El benefactivo con verbos avalentes


En la quichua hay verbos que no requieren actantes; son los llamados verbos
avalentes o cero-actanciales. Tal es el caso de los que indican fenómenos naturales y
que se conjugan únicamente para la 3ª persona. Por ejemplo: chiriy ‘hacer frío’
chirin ‘hace frío’.
El agregado de –pu a un verbo avalente (valencia=0) provoca el incremento de la
valencia verbal permitiendo promover un argumento periférico a la categoría de
argumento central como lo es el objeto indirecto. En el ejemplo ofrecido:
(payta) chiripun ‘(a él) le hace frío’
(paykunata) chiripukun ‘(a ellos) les hace frío’

b) El benefactivo con verbos monovalentes


En términos generales, el sufijo –pu no puede actuar directamente sobre bases
intransitivas. En un verbo intransitivo, que admite un único actante, como por ejemplo

5
rimay ‘hablar’, no es posible agregar directamente el sufijo –pu, por cuanto no hay un
tercer actante hacia el cual redireccionar la acción, de allí que una forma como
*rimapuni (para decir ‘le hablo’) es incorrecta. Este ejemplo muestra claramente que –
pu no puede ser considerado como una marca general de 3ª persona objeto ya que en el
caso mencionado, la solución que adopta la lengua es incrementar la valencia del verbo
mediante otro sufijo, el causativo –chi: rimachini ‘le hablo’.

rimani rimachini * rimapuni

actante1 actante1 actante2 actante1 actante2 actante3


Sujeto Sujeto Objeto Sujeto ¿? ¿?
(Agente) (Agente) (Paciente) (Agente)

noqa waayta rimachini ‘yo le hablo a mi hijo’

Consecuentemente, el ejemplo ofrecido por Bravo (1956:210), con el verbo


intransitivo qapariy ‘gritar’, es claramente erróneo.
Una primera excepción la constituyen los verbos que implican movimiento, en
los cuales es posible utilizar –pu para indicar que el mismo se realiza en alguna
dirección tomando como referencia la posición de una tercera persona.
En los siguientes ejemplos con los verbos anchuy ‘retirarse’, chayay ‘llegar’,
lloqsiy ‘salir’ y riy ‘ir’, vemos que la función de –pu es indicar que el movimiento tiene
como referencia espacial la ubicación de una 3ª persona.
anchuporani me le retiré
achkat chayapus llegándole mucho
mana ima yaarpas lloqsipun no le sale nada de sangre
chayna nipuy wasanta ripuy dile así y vele por detrás

Como señala Alderetes (2001: 196), hay una segunda excepción con el verbo
tiyay ‘estar’. Por ejemplo, flexionado para la 3ª persona del singular: tiyapun, se
traduce por ‘él tiene’. En otros dialectos, esta estructura se realiza con el verbo
copulativo kay ‘ser’, aunque en el quichua de Santiago también parece haber sido
conocida antiguamente, ya que quedan algunos vestigios como, por ejemplo, en la
chacarera “La Arunguita” de mediados del siglo XIX (Grosso, 2008: 120-121).

6
c) El benefactivo con verbos bivalentes

En el caso de los verbos bivalentes (valencia 2) que requieren dos actantes (uno en
función de sujeto y otro en función de objeto), para poder incorporar un tercer participante,
en función de objeto indirecto, y que semánticamente cumpla el rol de
beneficiario/destinatario de la acción, el único modo de hacerlo es agregando el
orientador actancial –pu, el cual desviará la orientación de la acción hacia este tercer
actante que está explicitado fuera de la morfología del verbo. Es decir, en el caso de los
verbos bivalentes, el sufijo –pu se comporta como progresivo ya que su presencia
supone aumento actancial.
Consideremos el siguiente caso, con el verbo wachiy ´flechar’, en donde el
primer actante es la 1ª persona noqa ‘yo’ en función de sujeto y el segundo actante un
paciente challwas ‘peces’ en función de objeto:

noqa challwasta wachini ‘yo flecho peces’

noqa challwas –ta wachi- –ni


yo peces flechar yo
S OD acus V 1ª

Si ahora incorporamos –pu al verbo, obtenemos:


noqa (paypaq) challwasta wachipuni ‘yo le flecho peces (para él)’

noqa pay–paq challwas–ta wachi- –pu –ni


yo él para peces flechar le yo
S OI benef OD acus V OI 1ª

Es decir, el sufijo –pu que en el interior del verbo está indicando un objeto
indirecto, nos avisa que fuera de la morfología del verbo hay un tercer actante que en
este caso cumple el rol semántico de beneficiario (pay ‘él’). Y como está explícito, está
marcado con el sufijo de caso benefactivo –paq.
En el siguiente ejemplo, con el verbo niy ‘decir’, –pu orienta la acción hacia un
tercer actante, 3ª persona objeto indirecto que cumple el rol semántico de destinatario y
que está fuera de la morfología del verbo marcado con el sufijo –ta.

noqa payta chayta nipuni ‘eso le digo (yo) a él’

7
noqa pay–ta chay–ta ni- –pu –ni
yo él a eso decir le yo
S OI acus OD acus V OI 1ª

Como podemos apreciar, –pu agregado a un verbo bivalente provoca el


incremento de la valencia verbal, llevándola a 3.
Consideremos ahora este otro ejemplo, con el verbo unanchay ‘comprender’:

Imatapas unanchani Imatapas unanchapuni gringutá


OD OD OI
Algo entiendo Algo le entiendo al gringo

Vemos entonces que para poder incorporar a gringu como el tercer participante,
se hace necesaria la presencia del sufijo –pu para incrementar la valencia verbal a 3.

Un caso muy frecuente se produce cuando el objeto es de propiedad del tercer


actante o está relacionado de algún modo con aquel. En el siguiente ejemplo, la acción
recae sobre el objeto tanta ‘pan’ de propiedad del tercer actante, en este caso, de una 3ª
persona objeto (pay) marcada con –Ø en el interior del verbo:

tanta–n–ta kani–pu–Ø–y–man (yo) a su pan se lo mordería


(yo a él) le mordería su pan

En este otro ejemplo, la acción recae sobre el caballo, de propiedad del tercer
actante, en este caso, de la 3ª persona objeto (pay), indicada en el verbo con –Ø.

caballunta armachipunku (ellos) se lo bañan a su caballo

(paykuna) caballu–n–ta arma –chi –pu –Ø –nku


ellos caballo su bañar fact lo se ellos
S OD acus V OI 3ª-O 3ª

En los próximos tres ejemplos, la acción recae sobre cosas relacionadas o de


propiedad de la 3ª persona objeto (siempre marcada con –Ø).

caballunta qoyta yacha-pu–Ø–nki le sabrás pedir su caballo

8
paypa sutisninta yacha-pu–Ø–nki le sabrás todos sus nombres (de él)
yachacheqta leccionta yacha-pu–Ø–nki le sabrás (decir) la lección al maestro

d) El benefactivo con verbos trivalentes

En el caso de los verbos trivalentes (ditransitivos) el tercer actante ya forma


parte de los argumentos centrales del verbo, por lo tanto, se vuelve innecesaria la
presencia de –pu para promover un argumento periférico a la categoría de argumento
central. Es el caso de verbos como qoy ‘dar’, tapuy ‘preguntar’, willay ‘avisar’, chaskiy
‘quitar/recibir’, mañay ‘pedir/prestar’.

turay allqoyta aychata qon ‘mi hermano le da carne a mi perro’

turay allqoy–ta aycha–ta qo- –n


mi hermano mi perro a carne dar él
S OI acus OD acus V 3ª

chaskiy ‘quitar’ → (payta) qollqenta chaskera


‘le quitó su dinero’

chaskiy ‘recibir’ → Tuta mensajeykita chaskerani


‘Anoche recibí tu mensaje’

mañay ‘pedir’ → turay tatayta qollqeta mañara


mi hermano le pidió dinero a mi padre

mañay ‘prestar’ → tatay turayta qollqeta mañanqa


mi padre le prestará dinero a mi hermano

qoy ‘dar’ → turay allqoyta aychata qon


‘mi hermano le da carne a mi perro’

willay ‘avisar’ → Pedro chayta willan Maria-ta


‘Pedro le avisa eso a María’

tapun ‘preguntar’→ Pedro chayta tapora Maria-ta


‘Pedro le preguntó eso a María’

En este tipo de verbos, –pu no puede sufijarse a menos que vaya acompañado
de un sufijo de persona objeto (los llamados sufijos transicionales –wa y –su y sus
variantes). Si se produce alguna de estas combinaciones, es decir –pu–wa o –pu–su, la
función de –pu ya no sería la de un aplicativo (o sea, agregar un actante), sino la de un

9
benefactivo puro. No hay, en consecuencia, incremento de la valencia verbal y en estos
casos, la función de –pu es sumar, al sentido de destinatario, el de beneficiario o de
perjudicado por la acción verbal, como en los siguientes ejemplos:

Dius (noqata) compañerayt chaskipuan


‘Dios me la quitó a mi compañera’

Kunallitan (qamta) qopusqayki aanayta ‘ahorita te lo daré mi telar’

(payta) saludosta qopay ‘da-le mis saludos (a él)’ (dá-se-lo en mi nombre)

e) El benefactivo con verbos tetravalentes

En la quichua, raíces verbales que requieran cuatro actantes (valencia=4),


constituyen una rareza. Tal es el caso del verbo kachay 'enviar, mandar':

tatay mamayta qollqeta kachara wawqeywan


mi padre le mandó dinero a mi mamá con mi hermano

En este ejemplo los actantes son cuatro: “alguien que envía = tatay”; “algo que
es enviado = qollqe”; “alguien que recibe el envío = mamay” y, finalmente, “alguien o
algo a través de lo cual se hace el envío = wawqey”.
Conforme a este ejemplo, pareciera que en este verbo tetravalente la presencia
de –pu no es necesaria, es decir, una situación similar al caso de los trivalentes. Sin
embargo, los siguientes ejemplos contradicen esta hipótesis:

Pay (qosanta) cartasta kachapoq kasa kara


Ella (a su marido) cartas solía enviarle

Peones mana amuyta ateqkunatá kachapukoq karanku kankata


A los peones que no podían venir les mandaban asado

Como podemos apreciar en estos ejemplos, –pu se comporta como progresivo


provocando un aumento actancial y desviando la orientación de la acción hacia un tercer
actante (qosan, peones). Este caso nos conduce a replantearnos la estructura argumental

10
del verbo kachay 'enviar, mandar' y a poner en duda su condición de tetravalente,
cuestión que será objeto de un estudio posterior.
Pero el caso más común con cuatro actantes se produce cuando el causativo –chi
es aplicado a un verbo trivalente como por ejemplo qoy ‘dar’. Este sufijo aumenta la
actancialidad del verbo, por lo que el verbo derivado qochiy ‘hacer dar’ supone cuatro
actantes: “alguien que hace que alguien dé (el instigador)”, “alguien que da (el actor)”,
“algo que es dado (el objeto)” y, finalmente, “alguien que recibe lo dado (el
destinatario)”.
payqa warminta mana aykappas tukuy chusaqninta qocheq kasa kara
él a su mujer nunca le hizo dar todo lo que le faltaba

mana aykappas tukuy tiyapoqninta qocheq kasa kara.


nunca lo hizo correr a todo lo que daba (se refiere a un caballo)
(lit.) nunca lo hizo dar todo lo que tenía

Como podemos apreciar en estos ejemplos, la presencia de –pu no es necesaria.

Un comentario aparte merece la combinación de causativo+benefactivo, es decir,


la secuencia –chi–pu . Esta secuencia solo es posible utilizar con verbos de hasta
valencia 2. En términos generales, esta secuencia indica ya sea que el sujeto obliga a
alguien a realizar la acción expresada por el verbo en beneficio o perjuicio de otra
persona, o bien que la acción se realiza por orden, indicación o pedido de una 3ª persona
a otra persona secundaria.
vinuta sirwichipun le hace servir vino

cruzninta ruwachipunku mandan a hacerles la cruz

mana imatapas chusachipus uywaranku tatasnenqa


sus padres la criaron sin que le hicieran faltar nada.

sudorninta toallaan chakichipus, yakuta qos


secándole su sudor con la toalla, le dio agua

Chaypi sipitaspa tatanqa tiento lazuta lomonpi purichipusa kara


Entonces el padre de la niña le hizo andar el arreador por el lomo

mikuyta qemichipunanchis tiyan


tenemos que arrimarle comida.

11
Esta secuencia puede pluralizarse como –chi–pu–ku e indica que el sujeto
obliga a alguien a realizar la acción expresada por el verbo en beneficio o perjuicio de
otras personas.
Angelitusta tantachipukoq rera
A los angelitos fue a hacerlos reunir

tortillata mana aykappas chusachipukus churrascunkunapaq


nunca les hacían faltar tortilla para sus churrascos

Conclusiones

Según nuestro análisis, el sufijo verbal benefactivo –pu del dialecto quechua de
Santiago del Estero, puede combinarse sin restricciones con los verbos bivalentes y su
presencia supone un incremento de la valencia verbal. No ocurre lo mismo con verbos
de otras valencias, produciéndose algunas situaciones en donde la capacidad
combinatoria de este sufijo puede ser nula (como con algunas bases intransitivas) y
otras en donde la capacidad de ajustar la valencia verbal depende del valor inicial de la
misma y del valor que puede alcanzar en los casos que intervienen simultáneamente
sufijos causativos. Adicionalmente, esta vía de análisis nos ha permitido hacer una
revisión crítica de las estructuras argumentales tradicionalmente asignadas a algunos
verbos. Nuestro agradecimiento a Marisa Censabella por sus sugerencias.

BIBLIOGRAFÍA

ALBARRACÍN Lelia Inés


(2011). La Quichua Volumen I1. Gramática, Ejercitaciones y Diccionario Quichua-
Castellano. Buenos Aires: Dunken.
(2009). La Quichua Volumen 1. Gramática, Ejercitaciones y Diccionario Castellano-
Quichua. Buenos Aires: Dunken.

ALBARRACÍN Lelia, TEBES M., ALDERETES J. (2002). (Compiladores).


Introducción al Quichua Santiagueño por Ricardo Nardi. Buenos Aires: Dunken.

ALDERETES, Jorge R. (2001). El Quichua de Santiago del Estero. Gramática y


Vocabulario. Tucumán: Universidad Nacional de Tucumán, Facultad de Filosofía y
Letras.

BRAVO Domingo A.
(1956). El quichua santiagueño. Reducto idiomático argentino. Tucumán, Argentina:
Universidad Nacional de Tucumán.

12
CALVO PEREZ Julio
(1993). Pragmática y Gramática del Quechua Cuzqueño. Cusco, Perú: Centro de
Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de Las Casas”.

CERRÓN-PALOMINO, Rodolfo
(2003). 2ª ed. Lingüística Quechua. Cusco, Perú: Centro de Estudios Regionales
Andinos "Bartolomé de Las Casas".
(1976a). Gramática Quechua: Junín-Huanca. Lima, Perú: Ministerio de Educación -
Instituto de Estudios Peruanos.

CUSIHUAMÁN GUTIERREZ Antonio


(1976a). Gramática Quechua: Cuzco-Collao. Lima, Perú: Ministerio de Educación -
Instituto de Estudios Peruanos.

GODENZZI Juan Carlos y VENGOA ZUÑIGA Janett (1994). Runasimimanta


Yuyaychakusun. Manual de Lingüística Quechua para Bilingües. Cusco, Perú:
Asociación Pukllasunchis y Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de las
Casas”.

GROSSO José Luis (2008). Indios muertos, negros invisibles. Hegemonía, Identidad y
Añoranza. Córdoba, Argentina: Encuentro Grupo Editor.

NARDI Ricardo L.J. (2002). Introducción al Quichua Santiagueño por Ricardo Nardi.
Compiladores: Albarracín Lelia, Tebes M., Alderetes J.. Buenos Aires: Dunken.

PARKER Gary J. (1976). Gramática Quechua Ancash-Huailas. Lima, Perú: Ministerio


de Educación - Instituto de Estudios Peruanos.

PAYNE Thomas E. (2002). Describing Morphosyntax. A guide for field linguists.


Inglaterra: Cambridge University Press.

SOTO RUIZ, Clodoaldo


(1976). Gramática Quechua: Ayacuchano-Chanca. Lima, Perú: Ministerio de
Educación e Instituto de Estudios Peruanos.

13