Está en la página 1de 5

Guía de comprensión lectora 11

8vo año básico

PEDRO LLOROS

Pedro Lloros tenía la tripa triste. Pedro Lloros comía poco, y no siempre. En el
verano se alimentaba de peces y cangrejos de rio, de tomates y patatas robadas, de pan
mendigado, de agua de las fuentes públicas y de sueño. En cambio, los amigos de
Pedro Lloros se tumbaban al sol a dormitar y a rascarse, y cuando llegaba el frío se
hacían encarcelar. Pedro nunca había pasado el invierno en la cárcel, por miedo.

Autor:Ignacio Aldecoa

Contesta a las siguientes preguntas:

1.-¿Por qué tenía Pedro Lloros la tripa triste?

2.-¿De qué se alimentaba en verano?

3.-¿Dónde pasaban los amigos de Pedro el invierno?

4.-¿Por qué no había pasado Pedro el invierno en la cárcel?

Cuadernos de Lenguaje Vindel (http://www.cuadernosdigitalesvindel.com)


CARLOS BAZA CALABAZA

Don Serafín, el profesor de Calabaza, era un hombre bajito, muy bajito. (...) Sus
orejas, grandes como tapaderas de cacerolas, y su nariz, larga como un salchichón. le
daban un aspecto inconfundible, incluso desde lejos. Tenía un bigotito con muy pocos
pelos, a modo de procesión de hormigas; cuando se enfadaba se le ponían tiesos como
alambres.

Autor:Emilio Sanjuán

Contesta a las siguientes preguntas:

1.-¿Cómo era Don Serafín?

2.-¿Cómo tenía la nariz de larga?

3.-¿Cómo se le ponían los pelos del bigote cuando se enfadaba?

4.-¿Cómo tenía las orejas?

Cuadernos de Lenguaje Vindel (http://www.cuadernosdigitalesvindel.com)


AMIGOS

La casa de la abuela de Aquel Niño era grande y antigua. Estaba sola en la orilla de
un río.
Tenía alrededor un jardín con plantas y flores y rosales y madreselvas. Y tenía un
huerto con un pozo y con árboles frutales.
Por la primavera tenía guindas y cerezas. Por el verano melocotones y ciruelas. Por el
otoño manzanas y membrillos.
Y también tenía uvas de una parra que había en la puerta de la casa de la abuela.
Como le sobraba de todo, la abuela de Aquel Niño preparaba mermelada, compota de
fruta y dulce de carne de membrillo.

Autor:Avelino Hernández

Contesta a las siguientes preguntas:

1.-¿Dónde estaba la casa de la abuela?

2.-¿Qué cogía en verano?. Subraya la respuesta


a) Guindas y cerezas
b) Melocotones y ciruelas
c) Manzanas y membrillos

3.-¿Qué hacía la abuela con la fruta?

Cuadernos de Lenguaje Vindel (http://www.cuadernosdigitalesvindel.com)


LAS UVAS

Vivían las doce en el mismo racimo, como doce hermanas siamesas pegadas por el
rabito. Se llevaban muy bien, porque todas tenían un punto de contacto, algo en lo que
coincidían. No, no era el rabito. Era algo más profundo. El rabito podía arrancarse de
un tirón. Pero, ¿quién arranca a una uva el orgullo de haber nacido moscatel de pura
cepa y, además, sin pepitas?
Eran las doce hermanas de un orgullo insoportable. Formaban racimo aparte y no se
trataban con los demás racimos de aquellos contornos. Habían crecido en un palacio de
verdes hojas y sólo se asomaban para tomar el sol o ducharse bajo la lluvia.

Autor:Avelino Hernández

Contesta a las siguientes preguntas:

1.-¿Dónde vivían las doce uvas?

2.-¿Qué es lo que no tenían las uvas?

3.-¿Para qué se asomaban?

4.-¿En dónde habían crecido?

Cuadernos de Lenguaje Vindel (http://www.cuadernosdigitalesvindel.com)


EL APRENDIZ DE BRUJO

Hace mucho tiempo, en un lejano país, vivió un brujo que tenía fama de ser el
hombre más sabio que había en muchas millas a la redonda. Pasaba la mayor parte de
su tiempo estudiando los viejos libros; y luego, en el laboratorio, ensayaba nuevos
conjuros y creaba pócimas nuevas.
Tenía ese brujo un joven aprendiz, que le hacía las labores domésticas y le ayudaba
en el laboratorio. Era un muchacho despierto cuya mayor ilusión era llegar a ser en el
futuro un gran brujo como su maestro.
Un día, el brujo salió al bosque a recoger unas hierbas para sus pócimas. Pero antes
de salir pidió a su aprendiz que trajera agua del pozo para llenar la bañera.
Cuando el joven se vio solo, decidió entrar en el laboratorio del brujo. ¡Qué
experiencia tan excitante! Allí estaban las redomas en las que el brujo realizaba sus
mezclas. Allí estaban los libros llenos de fórmulas mágicas. Y allí estaban el gorro y
la varita mágica del brujo. Lleno de emoción, el aprendiz tomó la varita, se puso el
gorro, buscó en un gran libro un antiguo conjuro y dirigiéndose a una escoba que había
en un rincón pronunció unas palabras mágicas: BAMBUI, BAMBUÁ, CARAMBI,
CARAMBÁ

Autor:Desconocido

Contesta a las siguientes preguntas:

1.-¿Dónde sucede la historia?

2.-¿Qué quería ser el aprendiz?

3.-¿A dónde se fue el brujo?

3.-¿Qué palabras mágicas pronunció?.Subraya la respuesta


a) BAMBUI, BAMBUÍ, CARAMBI, CARAMBÍ
b) BAMBUI, BAMBUÁ, CARAMBI, CARAMBÁ
c) BAMBUÁ, BAMBUÁ, CARAMBIÁ CARAMBÁ

Cuadernos de Lenguaje Vindel (http://www.cuadernosdigitalesvindel.com)