Está en la página 1de 10

INDICE

CAPITULO I: INTRODUCCIÓN 1

CAPITULO II: ¿QUE SON LOS BERRINCHES? 1

CAPITULO III: CAUSAS QUE PROVOCAN BERRINCHES 3

CAPITULO IV: CONSECUENCIAS QUE CAUSAN LOS BERRINCHES 4

CAPITULO V: COMO PREVENIR LOS BERRINCHES 4

CAPITULO VI: QUE HACER DURANTE LOS BERRINCHES 6

CAPITULO VII: QUE HACER DESPUES DE LOS BERRINCHES 7

CAPITULO VIII:| CONCLUSIONES 8

CAPITULO IX: BIBLIOGRAFIA 9


LOS BERRINCHES

I. INTRODUCCIÓN.

Ver a un niño revolcarse en el suelo, llorar con gritos


alaridos, algunos llegan hasta golpear o romper cosas,
causando así desesperación y vergüenza, estas actitudes
son conocidas como berrinches, o también llamados
pataletas o rabietas, y será el tema que abordaremos, con el
fin de llegar a conocer más de ellos, que dicen las teorías
de desarrollo humano en esta etapa de los niños, los cuales
son muy comúnmente entre los 2 a 4 años de edad,
conoceremos sus causas, también sus efectos y planes de
acción para poder vencer este mal comportamiento.

II. ¿QUE SON LOS BERRINCHES?

Los berrinches también conocidos como rabietas o pataletas, son una manera inmadura y
negativa de los niños al expresar sus emociones, llevándolo a tener una reacción extrema en su
comportamiento.

Estas se manifiestan a través de lloriqueos, quejas, frustraciones, extendiéndose hasta tirarse en el


suelo, o contener su aliento, dar gritos, incluso llegando a dar patadas y golpes. Pueden salirse
fuera de control, llegando a ser aterradores tanto para el niño como para los padres.

Muchos de los problemas causados por los berrinches en la familia y en la formación de nuestros
niños, es porque no se conoce bien las etapas del desarrollo del niño entre esas edades.

Algunos estudios realizados consideran que los berrinches se presentan más a menudo a partir de
los 12 y 18 meses de nacido y son comúnmente vistos entre los 2 a 4 años de edad. Se dice que en
la edad de 2 años es tal vez la etapa más terrible, y que a los 4 años normalmente se van alejando.

Veamos entonces las características de un niño entre esos años:

1. Según Sigmund Freud en su Teoría del Desarrollo Psico-sexual, en la etapa de fase


anal, declara que los niños de esa edad tienen rasgos de obstinación, avaricia y
persistencia al sentido de vergüenza1.

2. Aida Mideyros, “Manual de Psicología del Desarrollo Humano I: Unidad 6 El desarrollo Psico-
sexual” (Lima, Seminario Bíblico Andino) Unidad 6.6

1
3. Erick Erickson en su Teoría del Desarrollo Psico-social, afirma que a esa edad el niño
desarrolla su autonomía en base a sus nuevas capacidades motoras y mentales, le gusta
hacer todo por sí mismo2.
4. Según Jean Piaget en su Teoría del Desarrollo
Cognoscitiva, desarrolla más su desarrollo cognoscitivo
y mental, que el lenguaje, el niño tiende a tener un
pensamiento muy egocéntrico, cree que todo está hecho
para algo, por ello es incansable con preguntas como
¿Para qué sirve esto?3

5. Según Laurence Kohlberg en su Teoría del Desarrollo


Moral expresa que los niños a esa edad su orientación se
centra en el castigo y la obediencia, quiere decir que las
consecuencias físicas de una acción son las que
determinan lo que es bueno y malo4.

6. James Fowler en su Teoria del Desarrollo de la Fe, aclara que el niño está en una etapa
consiente de sí mismo, y por lo tanto es egocéntrico5.

7. La Academia Americana de Pediatría enfatiza que: “Los niños de esa edad están muy
ocupados aprendiendo muchas cosas acerca de su mundo. Están ansiosos de tomar
control. Desean ser independientes. Quieren tomar sus propias decisiones y muchas veces
no pueden lidiar con el hecho de no obtener lo que quieren. Incluso son menos capaces
de lidiar con eso cuando están cansados, hambrientos, frustrados o asustados. Controlar
su temperamento podría ser una de las cosas más difíciles de aprender”6.

Viendo estas teorías encontramos que hay un factor que está relacionado, y es el
egocentrismo, esta actitud predomina en esta etapa de la vida de un niño, por ello creo que
impulsa a que el niño cuando no lo sabe controlar, le lleva a desarrollar algunas causas que
llevaran a que el niño acuda a los berrinches. A continuación veamos las causas del porque los
niños podrían tener berrinches.

2. Aida Mideyros, “Manual de Psicología del Desarrollo Humano I: Unidad 7. El Desarrollo Psico-
social” (Lima, Seminario Bíblico Andino) Unidad 7.5
3. Aida Mideyros, “Manual de Psicología del Desarrollo Humano I: Unidad 8.El Desarrollo
Cognoscitivo” (Lima, Seminario Bíblico Andino) Unidad 8.4
4. Aida Mideyros, “Manual de Psicología del Desarrollo Humano I: Unidad 9. El Desarrollo Moral”
(Lima, Seminario Bíblico Andino) Tarea, Nivel I, Etapa 1.
5. Aida Mideyros, “Manual de Psicología del Desarrollo Humano I: Unidad 10. El Desarrollo
de la Fe” (Lima, Seminario Bíblico Andino) Unidad 10.5
6. Articulo “Academia Americana de Pediatría: Porque tienen rabietas los niños” (Meden, 1989) p. 1,
http://www.mipediatra.com/pdf/berrinches-print.pdf

III. CAUSAS QUE PROVOCAN BERRINCHES


1. Quieren hacer algo que no está permitido. Las
reglas son las reglas y a veces los niños no están
de acuerdo con las reglas o los límites que se
establecen. Ejemplo: La hora de almuerzo o
dormir.

2. Los niños quieren poder hacer más de lo que


pueden hacer. Pueden surgir los berrinches
cuando un niño quiere afirmar su independencia,
queriendo hacer algo que aún no tienen la
capacidad de hacer. Ejemplo: A veces por no
poder hacer que los juguetes funcionen, o el
poder enchufar el televisor (Lo cual por razones
de seguridad no se les permite).

3. Los niños no siempre pueden comunicar sus necesidades o deseos. Hay que tener en
cuenta que en esta edad los niños desarrollan más sus habilidades cognitivas y físicas más
que el lenguaje. El niño llega a enojarse cuando otras personas no puedan comprender lo
que esté diciendo, pues no podría tener las palabras para describir sus sentimientos y
necesidades.

4. Los niños se sienten físicamente incómodos o no se siente bien. Los berrinches pueden
ocurrir debido a que el niño se siente cansado, por no estar durmiendo lo suficiente, por
estar enfermo o con problemas físicos y no hay como pueda expresarlo, otras veces por
hambre, pues no se dan cuenta de esa necesidad, o frustrados por cambios o reacciones en
la familia.

5. Los niños no pueden obtener su atención. También vienen los berrinches cuando ellos
quieren llamar su atención, para salirse con la suya, o tratar de obtener una reacción.
Tenga presente que aunque su deseo original fue de obtener una respuesta, una vez que
empieza el berrinche, ellos quedan atrapados en sus emociones.

6. El niño no lo puede evitar. Algunos niños son temperamentalmente propensos a los


berrinches y caen muy rápido a la frustración, el enojo, o la incomodidad física.

7. Los niños tienen que desarrollar sus emociones. Los niños necesitan tiempo para
desarrollar su capacidad de regular sus emociones, y los berrinches les darán el objetivo
de identificar bien sus sentimientos y de desarrollar la habilidad para manejarlos.

3
IV. CONSECUENCIAS QUE PUEDEN CAUSAR LOS BERRINCHES
1. Daños Físicos, los ataques de rabia y frustración llevan
a no poder contralar el comportamiento del niño y esto
podría llevarles a golpearse alguna parte del cuerpo, como la
cabeza, o ser arañado el rostro, o cortes en alguna parte de
su cuerpo.

2. Daños Emocionales, los que sufren de una manera


emocional son sin duda alguna los padres, que muchas veces
al no saber cómo enfrentar esta situación llegan a frustrarse, otros hasta desesperarse
llegando muchas veces a actuar de manera negativa, o bien sintiéndose impotentes escapando
del problema, o lo contrario queriendo solucionar este problema a través de golpes o daños
físicos a los hijos.

3. Daños Materiales, el niño cuando está en berrinches muchas veces no tiene razón o
control de lo que hace, llevándolo a tomar cosas de valor como jarrones frágiles, y romperlas,
llegan hasta maltratar muebles.

4. Daños Sociales, esto se da cuando un


niño con berrinche ante algún amigo,
familiar, vecino u otra persona pierde el
control, muchas veces por causa de la
envidia o celos daña a su prójimo, trayendo
problemas entre padres de familias o
vecinos.

V. CÓMO PREVENIR LOS BERRINCHES

Como padres debemos darnos cuenta cuando nuestros niños van a comenzar con un
berrinche, puede ser que comiencen temperamentalmente, cambiando de humor, o que
comiencen llorando o quejándose; no se preocupe si el berrinche comienza solo frente a
usted, pues los niños se sienten más seguros al mostrarle sus sentimientos a la gente que
confían. Veremos a continuación algunas pautas que ayudarían a reducir la rabieta en sus
hijos.

4
 Aliente a su niño a que hable para decirle cómo se siente, como por ejemplo "estoy
muy enojado". Trate de comprender la manera en que se siente y sugiérale algunas
palabras que pueda usar para describir sus sentimientos.
 Establezca límites razonables y no espere que su niño sea perfecto. Dele razones
simples en cuanto a las reglas que establezca y no cambie las reglas.
 Evite estar en situaciones que frustrarán a su niño, tales como jugar con niños y
juguetes demasiado avanzados para su nivel de destreza.
 Asegúrese de que su niño haya descansado lo suficiente, especialmente antes de un día
ocupado o de una actividad que cause mucha tensión.
 Distraiga a su niño de las actividades que sean más probables que conduzcan a un
berrinche. Sugiérale realizar diferentes actividades. Si es posible, ser gracioso,
juguetón o contar una broma puede ayudar a relajar una situación tensa. A veces, algo tan
simple como cambiar de lugar puede prevenir un berrinche. Por ejemplo, si está dentro de
un edificio, trate de llevar a su niño afuera para distraer su atención.
 Sea selectivo al negarle cosas a su niño. Negarle a su niño todo lo que le pide podría
frustrarlo. Escuche cuidadosamente lo que le pida. Cuando algo que le pida no sea muy
irracional o inconveniente, considere decir que sí. Cuando la seguridad de su niño esté en
riesgo, no cambie su decisión por un berrinche.
 Deje que su niño(a) tome la decisión cada vez que sea posible. Por ejemplo, si su niño
se resiste a tomar un baño, hágale saber que tomará el baño, pero ofrézcale una decisión
simple que pueda tomar por su cuenta. En lugar de preguntarle "¿quieres bañarte?", diga
"es hora de bañarte. ¿Quieres subir solo o quieres que te cargue?"
 De un buen ejemplo a seguir. Evite discutir o gritar enfrente de su niño.
 Muchas veces tendrá que decirle que "no" a su niño(a) para protegerlo y evitar que
se lastime. Por ejemplo, la cocina o el baño pueden ser lugares peligrosos para los
pequeños. Su niño podría tener problemas para comprender la razón por la que no lo deja
jugar en ciertos lugares. Esto es una causa común de berrinches. Haga su casa segura para
su niño.
Después de decirle que "no", nunca debe dejarlo en una situación que pudiera ser
peligrosa. Quítele los objetos peligrosos a su niño inmediatamente y dele algo seguro. De
usted depende que su niño permanezca seguro; enséñele cómo protegerse para evitar
lastimarse. Sea consistente y claro en cuanto a la seguridad.
5

VI. QUE HACER DURANTE LOS BERRINCHES


1. Distráigalo dirigiendo su atención a otra cosa, tal como una actividad, libro o juguete
diferente. Podría distraerlo con una cara graciosa o comentarios como “mira el perrito
está dando vueltas”.
2. Trate de mantener la calma. Gritar o enojarse podría empeorar las cosas, párese cerca o
cargue a su niño sin hablar hasta que
se calme. Eso le demostrará su
apoyo. Evitemos la prisa, el
desorden, y situaciones que tienden a
precipitar los berrinches como
llevarlos a hacer compras aburridas.
3. Use el "período de descanso"
("time-out" en inglés). Retire a su
niño de la situación que causó la
rabieta, y cárguelo o déle un poco de tiempo a solas para calmarlo y que vuelva a
controlarse.
En el caso de los niños en edad suficiente de entender, una regla razonable de descanso es
esperar 1 minuto por cada año de edad de su niño (por ejemplo, un niño de 4 años tendría
un descanso de 4 minutos). Pero incluso 15 segundos sería útil. Deje la habitación si usted
no puede permanecer calmado. Espere un minuto o dos, hasta que su niño deje de llorar,
para regresar. Entonces ayúdele a que se interese en algo más. Si su niño tiene la edad
suficiente, hable sobre lo que ha sucedido y hable sobre otras maneras de lidiar con esa
situación la siguiente vez.
4. No se rínda dando recompensas. Las recompensas podrían enseñarle que los berrinches
son una manera de obtener lo que quieren. Cuando los padres no ponen en vigor ciertas
reglas con claridad, es más difícil que los niños comprendan cuáles reglas son firmes y
cuáles no lo son.
5. Evitemos que los niños se lastimen a sí mismos, a otros, o que destruyan objetos.

¿Qué hacer cuando los berrinches son serios?

1. Cuando los berrinches son muy mal acostumbrados, y el niño tiende a acudir a ellos para
querer dominar o manipular, entonces debemos usar la disciplina, solo en última instancia
después de haber tratado con todo lo que se es posible para poder calmarlo, use la
disciplina, recuerde que la Biblia dice en Proverbios 13:24 “El que detiene el castigo, a su
hijo aborrece; más el que lo ama, desde temprano lo corrige”. Dios nos pide que
actuemos, no que dejemos pasar la situación, cuando actuamos dirigidos por la Palabra de
Dios estamos mostrando verdadero amor y educación a nuestros hijos, esto hará entender
a nuestros hijos que hay límites, pero debemos de tener también cuidado, de no hacerlo
con ira ni con odio, pues esa actitud lo lleva a uno no a disciplinar, sino a maltratar y hasta
llegar a ser violentos.

2. Si su niño continúa con los berrinches después de los 4 años de edad, es posible que tenga
problemas emocionales. Hable con su pediatra si su niño se daña a sí mismo o si daña a
otras personas durante los berrinches, si aguanta la respiración y se desmaya o si los
berrinches empeoran después de los 4 años de edad. El pediatra se asegurará de que su
niño no tenga problemas físicos o psicológicos que estén causando los berrinches.

VII. QUE HACER DESPUES DE LOS BERRINCHES

1. Platique con su niño sobre lo sucedido, hágale ver que mal se sentía el niño como
también lo que ocasiono. Piensen juntos acerca de cómo le puede hacer saber la próxima
vez que se sienta molesto para que usted pueda ayudarle a evitar un berrinche.
2. Se le puede dar afecto y seguridad una vez pasado el berrinche, pero no lo
recompense, esto hará que el niño confunda y crea una relación de berrinche = premio.

VIII. CONCLUSIONES

a. En primer lugar afirmo que los berrinches son parte del desarrollo del niño, que proviene
de una reacción negativa de sus emociones, causando así varios efectos en su
comportamiento.
b. Hay teorías que demuestran que en esa etapa de desarrollo de los niños, una de las causas
más importantes para que los niños hagan berrinches, es su egocentrismo.
c. Que hay otras causas que afectan a los niños para que realicen berrinches, como: el querer
hacer algo que no está permitido, el querer poder hacer más de lo que pueden hacer, el no
saber cómo comunicar sus necesidades o deseos, el sentirse físicamente incomodos, que a
veces no obtienen la atención, y otros más.
d. Que estas causas provocan consecuencias, tanto en lo físico, emocional, material y social.
e. Que hay maneras de como poder prevenir los berrinches, tales como: alentar al niño a
expresar lo que siente, establecer límites razonables, evitar estar en situaciones que
frustrarán a su niño, ser selectivo al negarle cosas a su niño y otros más.
f. Que también hay acciones durante el berrinche que debemos practicar como: estar en
calma, no rindiéndonos a dar recompensas, usar el periodo de descanso, etc.
g. Que si estos berrinches llegan a empeorar de manera desordenada y manipuladora se
puede tener como última instancia la disciplina, no llegando a dejarse dominar por la ira u
otra actitud negativa.
h. Que si persiste los berrinches, tenemos que acudir a un pediatra o psicólogo, pues puede
ser problemas emocionales.
i. Y por último, que hacer después de las rabietas, lo cual es platicar sobre lo ocurrido, y el
dar afecto y seguridad.

BIBLIOGRAFIA

1. Aida Mideyros de Fernández, “Manual de Psicología del Desarrollo Humano I” (Lima, Seminario
Bíblico Andino)
2. Aida Mideyros de Fernández, “Psicología del Alumno” (Lima, Seminario Bíblico Andino)

3. Artículo “Academia Americana de Pediatría: Porque tienen rabietas los niños” (Meden, 1989),
http://www.mipediatra.com/pdf/berrinches-print.pdf

4. Artículo, “Información para los Padres: Los Berrinches”


http://www.parentingcounts.org/professionals/parenting-handouts/informacion-para-los-
padres-los-berrinches.pdf

5. Artículo, “Nuestros Niños y los Berrinches, Rabietas, y Pataletas”


http://www.nuestrosninos.com/PDFs/005-berrinches.pdf

6. Dr. Salvador Cárdenas, “Los berrinches en los niños - Esperanza para la Familia” (Monterrey,
Esperanza para la Familia) Núm. en Catálogo: 0148 Pag. 4
http://www.esperanzaparalafamilia.com/Rev/Articulos/PDFs/PDF0148.pdf

7. Artículo, “Rabietas, parte de su evolución, conocerlas”


http://www.isabelmenendez.com/servicios/rabietas.pdf

8. Hoja informativa, “Berrinches y Rabietas” (Minnesota, Association for Children’s Mental Health)
http://www.macmh.org/publications/ecgfactsheets/parentecspanish/08berrinches.pdf