Está en la página 1de 7

MEDICIÓN DE LA PRECIPITACION

Los valores de precipitación, para que sean válidos, deben ser científicamente
comparables.
LINSLEY, KHOLER y PAULUS (1982) dice que la precipitación es importante para
el pluviómetro y los pluviógrafos, estos últimos se utilizan para determinar las
precipitaciones pluviales de corta duración y alta intensidad. Estos instrumentos deben
ser instalados en locales apropiados donde no se produzcan interferencias de
edificaciones, árboles, o elementos orográficos como rocas elevadas.
La precipitación pluvial se mide en mm, que sería el espesor de la lámina de agua que
se formaría, a causa de la precipitación, sobre una superficie plana e impermeable y
que equivale a litros de agua por metro cuadrado de terreno (l/m2).
Desde 1960 se está popularizando cada vez más la medición de la lluvia por medio de
un radar meteorológico, que generalmente están conectados directamente con modelos
matemáticos que permiten determinar la intensidad de lluvia en una zona y los caudales
en tiempo real, en una determinada sección de un río en dicha zona.
En el pluviógrafo, la precipitación cae a un recipiente que tiene un flotador unido a una
pluma inscriptora que actúa sobre una faja de papel reticulado. Esta faja está colocada
sobre un cilindro que se mueve a razón de una vuelta por día gracias a un sistema de
relojería. El milímetro de precipitación es la caída de un litro de precipitación en un área
de 1 metro cuadrado

El instrumento llamado pluviómetro consta de tres secciones: una boca receptora, una
sección de retención con capacidad para 390 mm de precipitación y dentro de ella una
parte colectora para trasvasar a una probeta el agua recogida para su medición. La
precipitación ingresa por la boca y pasa a la sección colectora, luego de ser filtrada (para
evitar que entren hojas o cualquier otro objeto). La boca del recipiente deberá estar
instalada en posición horizontal, al aire libre y con los recaudos para que se mantenga
a nivel y protegida de los remolinos de viento. La probeta debe estar graduada teniendo
en cuenta la relación que existe entre el diámetro de la probeta. El pluviómetro debe
estar instalado a una altura de 1.50 m y los edificios u otros obstáculos deben estar a
por lo menos a veces su altura de distancia. Si la precipitación cae en forma de nieve,
debe ser derretida, también puede medirse la altura de la capa de nieve con una regla
(en centímetros)
METODOS EXISTENTES PARA ESTIMAR LA PRECIPITACIÓN MEDIA EN
LA CUENCA DE UN RÍO, PARA UNA LLUVIA SELECCIONADA.
La determinación del volumen de agua precipitado sobre un área dada es de constante
aplicación en hidrología y dicho volumen puede determinarse para una tormenta o para
una sucesión de tormentas caídas en un período de duración fija, como puede ser un
mes, un trimestre (coincidente con una estación climática) o un año. En todos los casos
lo que se calcula es la precipitación media y para ello se utilizan comúnmente tres
métodos: Media Aritmética , Polígonos de Thiessen e Isohietas .
METODO DE LA MEDIA ARITMETICA.
Consiste en realizar la suma del valor registrado en cada una de las estaciones
pluviométricas y/o pluviográficas ubicadas dentro del área en estudio y dividirla por el
número total de estaciones, siendo el valor así hallado la Precipitación Media. Se trata
de un método de resolución rápida y que conlleva un grado de precisión muy relativo, el
cual depende: del número de estaciones pluviométricas y/o pluviográficas, de la
ubicación de las mismas en la cuenca y de la distribución de la lluvia estudiada. Es el
único método que no requiere de un conocimiento previo de la ubicación de cada
estación. El valor buscado se calcula haciendo:

Siendo: P precipitación media sobre la cuenca


Pi: precipitación observada en la Estación i
n: número de estaciones
Este método provee una buena estimación si las estaciones pluviométricas están
distribuidas uniformemente dentro de la cuenca, el área de la cuenca es bastante plana
y la variación de las medidas pluviométricas entre las estaciones es pequeña.
Este método es el más simple pero el más inseguro de todos los métodos ver (fig 1 y
cuadro 1)
METODO DE LOS POLIGONS DE THIESSEN
VEN TE CHOW, MAIDMENT y MAYS (1994) manifiesta que este método se puede
utilizar para una distribución no uniforme de estaciones pluviométricas, provee
resultados más correctos con área de cuenca aproximadamente plana, pues no
considera influencias orográficas.
Este método para determinar la lluvia media en una zona se aplica cuando se sabe que
las medidas de precipitación en los diferentes pluviómetros sufren variaciones, teniendo
además el condicionante que la cuenca es de topografía suave o en lo posible plana.
El procedimiento para el cálculo es el siguiente:
1. Se unen los pluviómetros adyacentes con líneas rectas.
2. Se trazan mediatrices a las líneas que unen los pluviómetros. Recordar que una
mediatriz es una línea recta perpendicular a un segmento de recta y que parte de su
punto medio. Como las figuras formadas son triángulos, las mediatrices se encuentran
en un punto dentro del mismo.
3. Se prolongan las mediatrices hasta el límite de la cuenca.
4. Se calcula el área formada por las mediatrices para cada pluviómetro.
Se supone que cada estación es representativa del área del polígono que la encierra,
de manera que la precipitación media de la superficie limitada por cada polígono es la
que se registra en la estación meteorológica correspondiente (Figura 2 y Cuadro 2).
Así, la precipitación media de la cuenca se obtiene sumando los productos de las
precipitaciones de cada estación por el área del polígono correspondiente y dividiendo
la suma entre el área total de la misma cuenca:

donde:
P: precipitación media de la cuenca.
p: precipitación media de cada polígono (corresponde a la precipitación media de la
estación limitada por cada polígono).
a: área correspondiente a cada polígono.
A: Área total de la cuenca.

Las áreas de los polígonos se calculan mediante el empleo de papel milimétrico, del
planímetro o de sistemas de información geográfica.
METODO DE LAS CURVAS ISOYETAS
Para aplicar este criterio se debe contar con un plano de Curvas Isohietas de la tormenta
en estudio. Las isohietas son curvas que unen puntos de igual precipitación y para
trazarlas se requiere un conocimiento general del tipo de tormentas que se producen en
las zonas. Primeramente, se utilizan los mismos segmentos que unen las estaciones en
estudio, según Thiessen; y para cada uno de ellos, en función de los montos
pluviométricos de dichas estaciones, se van marcando sobre los mismos, los valores de
precipitación con el cual se irán formando las isohietas, de manera proporcional entre la
distancia y la diferencia de precipitación de las dos estaciones unidas por cada
segmento.
Una vez que las isohietas se han volcado sobre el plano de la cuenca se procede a
determinar la superficie encerrada entre curvas, para multiplicarla por la precipitación de
esa faja, que es la media entre las dos isohietas que delimitan la faja, actuando con
procedimiento similar al aplicado para curvas de nivel. La sumatoria de tantos términos
así calculados como fajas entre isohietas haya, dividida por el área de la cuenca, nos
da el valor de la precipitación media.
El procedimiento para el cálculo es el siguiente:
1. Por facilidad se puede partir de los triángulos construidos en el método de los
polígonos de Thiessen. Se debe tener en cuenta el valor de precipitación de cada uno
de los pluviómetros.
2. Se asume que la precipitación varía en forma lineal entre uno y otro pluviómetro, es
decir sobre la línea que los une se puede trazar a intervalos regulares la curva que hace
falta.
3. Se grafican las isoyetas.
4. Se calcula el área formada por dos isoyetas consecutivas
La precipitación media de la cuenca se calcula sumando los productos de las áreas
comprendidas entre cada dos isoyetas, por su correspondiente precipitación media, y
dividiendo la suma entre el área total de la cuenca. Cuando las isoyetas discurren
paralelas, la precipitación media del área comprendida entre cada dos es la semisuma
de los valores de éstas (Figura 3 y Cuadro 3).
Para determinar la precipitación media se emplea la siguiente expresión:

En donde:
P: precipitación media de la cuenca,
p: precipitación media correspondiente al área comprendida entre
cada dos isoyetas.
a: área comprendida entre cada dos isoyetas.
A: Área total de la cuenca.

REFERENCIAS
VEN TE CHOW, MAIDMENT y MAYS (1994); “Hidrología Aplicada”, Editorial
McGraw-Hill, Bogotá (Colombia).
LINSLEY, KHOLER y PAULUS (1982); “Hidrología para Ingenieros”, Editorial
McGraw-hill, Bogotá (Colombia).