Está en la página 1de 180

1

2

Hacia la
equidad y la prevención
de la violencia de género
Diagnóstico de Comportamientos, Actitudes
y Pensamientos Hacia la Equidad y Violencia de Género
(CAPHEyVG) del personal docente y administrativo
de la Universidad Autónoma de Chihuahua

3

C. C. Javier Martínez Nevárez Director Académico Ph. Crescenciano Duarte Jáquez Director General del Centro de Investigación y Desarrollo Económico 4 . Rosendo Mario Maldonado Estrada Director de Planeación y Desarrollo Institucional Dr. Horacio Jurado Medina Director Administrativo Lic. D.Universidad Autónoma de Chihuahua M. C. Alma Delia Alarcón Rojo Directora de Investigación y Posgrado Dr. Jesús Enrique Seáñez Sáenz Rector Dr. Saúl Arnulfo Martínez Campos Secretario General M. Jesús Enrique Pallares Ronquillo Director de Extensión y Difusión Cultural M.

2015 5 . México. Hacia la equidad y la prevención de la violencia de género Diagnóstico de Comportamientos. Actitudes y Pensamientos Hacia la Equidad y Violencia de Género (CAPHEyVG) del personal docente y administrativo de la Universidad Autónoma de Chihuahua Liliana Álvarez Loya Héctor Chacón Varela Hilda Cecilia Escobedo Cisneros Myrna Isela García Bencomo María del Carmen Gutiérrez Diez Javier Martínez Morales José Gerardo Reyes López Herik Germán Valles Baca Compiladores Pedro Javier Martínez Ramos Margarita Guerrero Villa Universidad Autónoma de Chihuahua Chihuahua.

México. Martha Estela Torres Torres.. 6 . 2015 © Universidad Autónoma de Chihuahua Campus Universitario Antiguo s/núm. CP 31178 Correo: editorial@uach. Director: Jesús Enrique Pallares Ronquillo. Dirección de Extensión y Difusión Cultural. (614) 439-18-53 ISBN: 978-607-9424-31-2 Proyecto PIFI clave P/PROFOCIE-2014-08MSU0017H-03 Editado y producido en Chihuahua. Chih. Producción: Jesús Chávez Marín. Chihuahua. edición.mx Tel. México. Jefe Editorial: Heriberto Ramírez Luján.Edición. Derechos reservados para esta 1a.

Balance y perspectivas . . . . . . . 25 Marco conceptual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Marco conceptual y metodológico de la encuesta . . . . . . . Presentación de resultados . . . . . . . 49 b) Resultado de los indicadores de violencia de género . . . . . 32 Metodología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 a) Generacion de indicadores básicos . . . . . . . . . . . . . 7 Participantes en el proyecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 7 . . 39 Capítulo II. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Capítulo I. . . . . . . 23 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Contenido Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 Antecedentes . . . . 23 Justificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . 51 Capítulo III. . . . . . . . . . . . . 23 Marco teórico . . . . . .

8 .

conformado por investigadoras(es) y directivas(os) de la institución e investi- gadoras del Instituto Municipal de las Mujeres de Chihuahua y el Centro de Intervención en Crisis Alma Calma. reconocer las potencialidades de cada uno de los grupos y sus posibilidades. que tome en cuenta estas diferencias. cuyos resultados se presentan en este volumen. cul- turales y de edad. las desventajas históricas y sociales para algunos de ellos. prevalencia y gravedad de la violencia de género que viven las mujeres universitarias. fue diseñado. Presentación El Diagnóstico de Comportamientos. Una cultura de la equidad en el interior de las universidades implica conocer las características de su población. de género. levantado. su lugar en la institución y la incorporación de una lógica distinta en las políticas y las acciones universitarias. A. procesado y analizado por el Comité de Equidad de Género de la UACH. reconocer sus relaciones y diferencias (sociales. Con ello se busca también de manera prioritaria servir a la construcción de mejores políticas para el abatimiento y erradicación del problema. 9 .C. sexuales. Actitudes y Pensamien- tos hacia la Equidad y Violencia de Género (CCAPHEyVG) del personal docente y administrativo de la Universidad Autó- noma de Chihuahua. Esta investigación busca contribuir de manera significativa a la generación de información sustantiva para medir la fre- cuencia. sus áreas de opor- tunidad. entre otras).

autorida- des. del Congreso de la Unión. se trabaja en la construcción de una ins- titución democrática. esto ha obligado a la administración a repensar las estrategias. con valores. consiente de todo esto. los universitarios 10 . Sin duda alguna se han logrado grandes avances en la IES. La UACH. La vida cotidiana en el alma mater está normada por los principios mencionados. a visibilizar las áreas de oportunidad que la institución enfrenta para convertirse en una universidad in- cluyente. gracias al esfuerzo de las instituciones internacionales. se ha mantenido como una institución dedicada a la producción de conocimiento. que han impulsado y apoyado de manera coordinada acciones que contribuyen a reconocer la inminencia y la importancia de orientar la educación superior hacia la cultura de la equidad. científica y tecnológica. comprometida con el cuidado y la conservación del medio ambiente. partiendo de las diferencias. Hoy más que nunca es tiempo de combatir la desigualdad y la inequidad. los procesos y tiempos. de la Secretaría de Educación Pública (SEP). que contribuya a impartir y recibir una educación superior de calidad humana. de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). Para la universidad los principios de igualdad. con el fin de buscar un desarrollo más pleno de hombres y mujeres uni- versitarios. socialmente responsable. así como del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). por lo que. y con un fuerte sentido de identidad. ba- sada en la convivencia equilibrada y justa. equidad y solidaridad son parte de la identidad institucional. para construir un ambiente y una forma de relacionarse orientados a la igualdad de oportunidades. docentes y comunidad universitaria. congruentes con ello. que se desarrolla en un contexto donde se da la violencia y discriminación hacia las mujeres. Significaría asimismo trabajar cotidianamente.

El presente trabajo pretende en la UACH ser un punto de partida para promover la transversalidad de la equidad de género. Existe la convicción institucional de que se requiere generar un cambio de actitud. pero la situación actual exige respuestas expeditas.no deben aceptar la violencia. partiendo de que los lineamientos por sí solos no funcionan. pero sobre todo equitativa. que lleven a la Universidad a cumplir con su vocación de una manera justa. El presente diagnóstico que se entrega a la comunidad es un documento para que la Universidad Autónoma de Chihuahua se sienta más orgullosa de sí misma. Sin duda alguna se contará con el compromiso y el profesionalismo de la comunidad universitaria. solidaria. digna. de lógica en cuanto a perspectiva de género. la discriminación ni la exclusión en ninguna de sus formas. esto es un principio de desarrollo. Con una con- vicción profunda de que existen áreas de oportunidad que resolver y que cada universitaria(o) es una solución. las y los universitarios serán capaces de asumir el reto de construir la equidad y soñar con una sociedad y un futuro mejor que permita revertir el deterioro social y ambiental en el que está inmerso el mundo actual. de visión. 11 .

• Jesús Alfonso Ortiz Barragán. Participaron en el diseño de instrumento Por parte de la UACH: • Pedro Javier Martínez Ramos. • Herik Germán Valles Baca. 12 . • Hilda Escobedo Ceniceros. • Yesenia Díaz Calderón.C. • Ana Lucía Villalobos Fernández. • Liliana Álvarez Loya. A. Participantes en el proyecto Por la Rectoría de la UACH • Jesús Enrique Seáñez Sáenz. • Pedro Javier Martínez Ramos. Por parte Instituto Municipal de las Mujeres y la Comunidad LGBTTTI Chihuahua: • María de las Mercedes Fernández Gonzáles.: • Rosa Verónica Terrazas Aragonez. • Margarita Guerrero Villa. Por parte del Centro de Intervención en Crisis Alma Calma. • Margarita Ivón Guerrero Villa.

Pérez Estrada y Diana Georgina Villa Terrazas. • Facultad de Odontología: José Manuel Herrera Salcedo. • Facultad de Ciencias Químicas: Alicia Lorena Soto Cueto. • Facultad de Contaduría y Administración: Berenice Ayala Martínez. 13 . Jaime Alonso Iturralde Fuentes y Erika Nayely Arellanes Hernández. • Hipólito Magallanez. García Torres. • Facultad de Medicina: Ivonne Olague Hernández y Delia Selene Medrano De la Rocha. • Fersen Alexander Carabeo Rivera. Por parte del Instituto Municipal de las Mujeres y la Comunidad LGBTTTI Chihuahua: • María de las Mercedes Fernández Gonzáles. • Facultad de Economía Internacional: Francisco J. • Lizeth Jáquez Ramírez. • Rosalba Robles Venzor. • Yadira Armendariz Tovar. • Facultad de Ciencias Agrotecnológicas: Karla Serrato Beckmann y Sergio Cisneros Hernández. • Olimpia Santos Caballero.Participaron en el trabajo de campo Por parte de los psicólogos de la Universidad Autónoma de Chihuahua: • Facultad de Artes: Gabriela Ramírez Esparza. Andrés O. • Ángeles Piña Rodríguez. • Carolina Garza Giner.

A. • Cynthia Susana Corrales Rojas. • Héctor David Cruz Muela.C. 14 . • Irma Ivette Cano Holguín.Por parte del Centro de Intervención en Crisis Alma Calma. Captura de cuestionarios Estudiantes de la Facultad de Contaduría y Administración: Silvia Isela Armenta Ortega y Gabriela González Herrera.: • Rosa Verónica Terrazas Aragonez. • Yanet Yamileth Villegas Luján. • Paola Casillas Nava. • Ana Paula González Guzmán.

Antecedentes

A mediados de los años setenta surge en el mundo el enfoque
de género como producto de la acción social y la reflexión teó-
rica y metodológica de grupos de mujeres ante las enormes e
injustas asimetrías que se observan y documentan entre hom-
bres y mujeres en función de su sexo (M. Lamas, El género. La
construcción cultural de la diferencia sexual, 2013). A escala
mundial el debate sobre la equidad de género y el respeto
a los derechos humanos de las mujeres comenzó a ocupar
un lugar prioritario a partir de la celebración de la Primera
Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en México en
el año de 1975. A la celebración de esta siguieron otras tres
Conferencias: Copenhague (1980), Nairobi (1985) y Beijing
(1995), la más importante.
Hoy en día, la imperiosa necesidad de atender este tema
y solucionar los graves problemas que todavía aquejan a las
mujeres a nivel global queda expresada en los Objetivos de
Desarrollo del Milenio (2002), entre los cuales destaca justa-
mente el objetivo de “promover la igualdad entre los géneros
y el empoderamiento de la mujer” (Organización de las Na-
ciones Unidas, s. f.).
Es evidente que los esfuerzos que se han dado en favor
del desarrollo de la mujer a través de mecanismos institucio-
nales no han sido suficientes para modificar la condición de
desigualdad. En términos de inclusión social de las mujeres,

15

hay dos terribles fenómenos que atentan contra la vida y la
dignidad de las mujeres: la violencia y la pobreza. Ambos fe-
nómenos inhiben el desarrollo de las mujeres, sumiéndolas
en una posición de franca desigualdad y discriminación. Estos
problemas y el gran reto que significa erradicarlos dan muestra
de la complejidad del asunto (Entel, 2002).
Los estudios de género, los cuales incluyen desde la con-
cepción más general de la teoría de género y la perspectiva
de género hasta problemas más específicos como la situación
política, económica y social de la mujer, han sido abordados
en su mayoría por académicas provenientes del movimiento
feminista y/o especialistas en temas de derechos humanos,
democracia y desarrollo. Asimismo, diversas organizaciones
internacionales han contribuido amplia y sistemáticamente a
la investigación y el análisis del enfoque de género, destacando
la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en cuyo seno
se han suscrito documentos a favor de los derechos humanos
en general y de los derechos de la mujer en particular, como
el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966),
el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales (1966) y la Convención sobre la Eliminación de To-
das las Formas de Discriminación contra la Mujer (1979). En el
caso particular de la promoción y defensa de los derechos de
la mujer, se encuentran también a escala mundial organismos
como el Instituto Internacional de Investigaciones y Capaci-
tación para la Promoción de la Mujer (Instraw) y el Fondo
de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem)
(Organización de las Naciones Unidas, s. f.).
En América Latina, dos de las instituciones que más han
contribuido y difundido la aplicación de la perspectiva de
género para lograr un desarrollo más integral en los países
latinoamericanos han sido la Organización de Estados Ameri-
16

canos (OEA) y la Comisión Económica para América Latina y
el Caribe (Cepal) (García, 2010).
Así, a partir de los instrumentos internacionales y de los
estudios derivados de estas organizaciones se ha creado un
cuerpo de conceptos, propuestas, ideas y argumentos que
ha llegado a formar un marco teórico y conceptual sobre el
tema de género y ha sido la base de cambios fundamentales
en el mundo.
En 1974, el Estado mexicano integró en el artículo 4º de
la Constitución la igualdad de hombres y mujeres ante la ley,
la que también está referida en el artículo 15 ter de la Ley Fe-
deral para Prevenir y Eliminar la Discriminación. Desde el año
2006 existe la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y
Hombres, cuyo objeto es proponer lineamientos y mecanismos
institucionales que orienten a la nación hacia el cumplimiento
de la igualdad sustantiva en los ámbitos público y privado,
promoviendo el empoderamiento de las mujeres. En dicho
ordenamiento se establece la creación de tres instrumentos de
gobierno que permitan la implementación y el seguimiento de
la igualdad entre mujeres y hombres: el Sistema y el Programa
Nacionales para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, así como
la observancia del cumplimiento de los mismos, que está a
cargo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Esta
ley se apoya en los principios de igualdad, la no discriminación,
la equidad y todos los contenidos en la Constitución de nuestro
país. La política nacional, normada por la Ley General para la
Igualdad entre Mujeres y Hombres, buscará el fortalecimiento
en seis ejes temáticos: 1) igualdad entre mujeres y hombres
en la vida económica nacional, 2) igualdad en la participación
y representación política equilibrada, 3) igualdad en el acceso
y el pleno disfrute de los derechos sociales, 4) igualdad en
la vida civil, 5) derecho a la eliminación de estereotipos y 6)
17

Este es el primer Plan Nacional de Desarrollo que incorpora una perspectiva de género como principio esencial. viable y claro para alcanzar un México en paz. donde se presenta la violencia contra la mujeres. Delinea tres estrategias transversales: democratizar la productividad. patrimonial. el laboral y docente. la perspectiva de género (Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. s.). El PND traza los gran- des objetivos de las políticas públicas y establece las acciones específicas para alcanzarlos. en síntesis. muy importante. 18 . siendo estos el familiar. próspero y con responsabilidad global. En la ley se clasifican los tipos de violencia de manera clara. publicada en el año 2007. con educa- ción de calidad. económica y psicológica. en la comunidad y en las instituciones (Cámara de Diputados. LXII Legislatura). f. estas son: física. hacer de México una sociedad de derechos. incluyente. existe otra Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. sexual. Se trata de un plan realista. también se presentan los ámbitos más comunes. En el PND se afirma: “Es inconcebible aspirar a llevar a México hacia su máximo potencial cuando más de la mitad de su población se enfrenta a brechas de género en todos los ámbitos”. así como los principios y modalidades para garantizar su acceso a una vida libre de violencia que favorezca su desarrollo y bienestar conforme a los principios de igualdad y de no discriminación. en la que todos tengan acceso efectivo a los derechos que otorga la Constitución. sancionar y erradicar la violen- cia contra las mujeres. En necesario puntualizar que la actual administración federal consolidó un Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013- 2018 en el que se proyecta. que marca la pauta para prevenir.derecho a la información y a la participación social (Alcántara y Navarrete. Además. 2014). gobierno cercano y moderno y.

Es.es decir. institucionales y regionales que elaboren las dependencias de la Administración Pública Federal estarán explícitas la perspectiva de género y las acciones afirmativas (concebidas como medidas efecti- vas. es la estrategia que le permitirá al gobierno federal incorporar en la planeación y programación nacional las necesidades de las mujeres y las acciones que permitan el ejercicio de sus derechos. la Ley General para Prevenir. 2013). En México. la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres. esto significa que en los programas sectoriales. derechos que tienen un rango constitucional y que se encuentran explícitos en la Ley del Instituto Nacional de las Mujeres. sin duda. caracterizadas por su dimensión temporal que inciden en la reducción de las desigualdades) que permitan reducir las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres. la institución que ha trabajado este tema y que. acciones y políticas de gobierno. exclusión o discriminación. el cual obedece a la obligación señalada en el PND de contar con una estrategia transversal de perspectiva de género en todos los programas. el compromiso más amplio asumido por un gobierno para incorporar a las mujeres de lleno en la vida nacional. mediante sus programas e investigaciones ha alimentado el 19 . que contempla la necesidad de realizar acciones es- peciales orientadas a garantizar los derechos de las mujeres y evitar que las diferencias de género sean causa de desigualdad. Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos. la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación. entre otras (Diario Oficial de la Federación. la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y la Ley General de Víctimas. especiales. El PND permite el surgimiento del Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y No Discriminación contra las Mujeres 2013-2018 (Proigualdad).

creado el 8 de marzo del 2001 por decreto del poder Ejecutivo. el Ins- tituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Asociación Na- cional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) celebraron un acuerdo de colaboración que formalizó el compromiso interinstitucional de promover la incorporación de la perspectiva de género en las políticas. con el propósito de intercambiar experiencias y construir canales de comunicación.desarrollo de los estudios de género es el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). formalizar mecanismos de intercambio y cooperación. así como coordinar acciones con los Institutos de las Mujeres en cada una de las entidades federativas. Mediante encuentros regionales con las IES afiliadas a la ANUIES. en octubre del 2002. Estos institutos son organismos públicos descentralizados cuyo fin es promover en todas las poblaciones de diferentes regiones y localidades. planes. programas y proyectos de las instituciones de educación superior de nues- tro país. difundir información e impul- sar los estudios e investigaciones en la materia. y en diversos ámbitos de la República Mexicana. se pretendía lograr un acercamiento a la comuni- dad educativa. la perspectiva de género (Vizcarra. Obviamente. el objetivo que persiguen las instancias educativas oficiales al plantear la introducción de la perspectiva de género en la educación superior es promover un cambio ético en las instituciones para que estas incorporen en sus sistemas axiológicos el respeto a 20 . Para facilitar lo anterior es que el Inmujeres y la ANUIES han propuesto la Red Nacional de Enlaces Académicos de Género que impulse la incorporación de la perspectiva de género en las institu- ciones de educación superior (IES). Su función es injertar la perspectiva de género en las políticas públicas federales. Es en todo este contexto que. 2002).

y a través su Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG). en el PND se plantea ampliar las oportunidades de acceso a la educación. convocó en el 2009 a la constitución de la Reunión Nacional de Universidades Públicas. la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados y el Inmujeres. la cultura y el deporte. s. para resaltar su relevancia desde una temprana edad (Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. permanencia y avance en los estudios a todas las regiones y sectores de la población.la diversidad y la búsqueda de la equidad. Dado el marco normativo delineado en México. particularmente la equidad de género (Palomar.). Para garantizar la inclusión y la equidad en el sistema educativo. dando especial seguimiento a sus tasas de matriculación para asegurar que no existan trabas para su desarrollo integral. f. con el propósito de arribar a consensos que buscan promover la igualdad de oportunidades entre las mujeres y los hombres que integran las comunidades universitarias. Asimismo se propiciará que la igualdad de género permee en los planes de estudio de todos los niveles de educación. “Caminos para la equidad de género en las instituciones de educación superior” (Renies). Actualmente la Renies cuenta con 49 IES. se fomentará la inclusión integral de las mujeres en todos los niveles de educación. Por un lado. las cuales trabajan bajo las siguientes directrices: incorporar la perspectiva de género en las legisla- 21 . sin duda alguna la Universidad Nacional Autónoma de México ha destacado en este tema. La igualdad sustantiva entre mujeres y hombres deberá verse reflejada en la educación. en los últi- mos tiempos ha tomado auge el debate acerca de la importan- cia de incorporar la perspectiva de género en las instituciones de educación superior. 2005). y en las especialidades técnicas y científicas.

como un pro- tagonista de su tiempo. vinculación y extensión de la cultura. con- ciliar la vida profesional y la vida familiar. generar una política institucional que. La Universidad Autónoma de Chihuahua. se ha planteado contribuir aún más en el desarrollo social y económico sustentable del Estado y del país. asegure la participación equitativa de ambos sexos en los distintos ámbitos universitarios. la solidaridad y el respeto por la diversidad y los derechos humanos (Seáñez. 22 . el Instituto Municipal de las Mujeres de Chihuahua y la Comisión Estatal de Derechos Humanos. en la medida en que consolide sus capacidades para la generación y aplicación innovadora del conocimiento y para la formación de profesionales. con el fin de impulsar el tema y sensibilizar a toda la comunidad universitaria.ciones universitarias. la equidad. tecnólogos y humanistas altamente competentes a nivel nacional e in- ternacional y poseedores de los valores más preciados por la sociedad mexicana. f. De esta manera. como son la justicia. la tolerancia. en el mediano y largo plazos. en ese mismo año se incorporó la UACH a la Renies y se firmaron convenios con el Instituto Chihuahuense de la Mujer. 2011). generar un esquema de transversalidad de la perspectiva de género en los planes y programas de estudio.). y combatir la violencia de género en el ámbito laboral y escolar (Universidad Nacional Autónoma de México. s. científicos. generar estadísticas de género y diagnósticos con perspectiva de género. fomentar un lenguaje institucional no sexista. en la investigación. sensibilizar a la comunidad universitaria. en el año 2013 fue lanzado el Proyecto Transversalidad de la Equidad de Género. el cual trabaja sobre los lineamientos de promover la igualdad de oportunidades entre las mujeres y los hombres que integran la comunidad universitaria.

y no apostar a cambios inerciales que llevarían. las universidades deben promover la equidad de género al interior de sus comunidades. Esto significa impulsar acciones. sin duda. esto requiere sostener y fortalecer. 23 . la institucionaliza- ción y fortalecimiento de los estudios de género que permita producir un conocimiento crítico y de vanguardia ante diversas problemáticas sociales. mucho más tiempo de lo deseado. las IES tie- nen el reto de promover condiciones de mayor equidad entre mujeres y hombres. progra- mas y políticas institucionales diseñadas específicamente para generar cambios positivos en las relaciones de género. las tres vertientes de la transversalidad de la perspectiva de género. También la transversalidad de la pers- pectiva de género en los currículos universitarios que permita formar a las y los jóvenes de las nuevas generaciones con un perfil más completo e integral al incluir en sus conocimientos y futura práctica profesional las herramientas de la perspectiva de género. por supuesto. de manera simultánea. Es adecuado mencionar que. Pero además de producir conocimiento y transmitirlo. dado el contexto.

24 .

institucional. física. Evaluar el grado de violencia (psicológica. Marco teórico. patri- monial. Capítulo I. 2. Objetivos específicos 1. laboral docente. 25 . económica y sexual) en los ámbitos comunitario. comportamiento. familiar y general por parte de los hombres y mujeres del personal administrativo y docente y estudiantes de la Universidad Autónoma de Chihuahua. conceptual y metodológico de la encuesta Objetivos Objetivo general Elaborar el diagnóstico sobre equidad de género y violencia de la Universidad Autónoma de Chihuahua. actitu- des y pensamientos hacia la equidad de género por parte de los hombres y mujeres del personal administrativo y docente y estudiantes de la Universidad Autónoma de Chihuahua. Evaluar el grado de conocimiento.

Justificación
En la mayoría de las instituciones académicas se suele pensar
que existe cierta neutralidad en política de género, sin embar-
go, en la práctica mucho se difiere; algunas evidencias pueden
ser la baja proporción de mujeres en puestos de decisión en
las estructuras de la administración de las universidades, el
acoso sexual o laboral y la discriminación abierta o encubier-
ta en contra de las mujeres. Es por ello que el problema que
ocupa a la presente investigación trata de abarcar no solo el
impacto social, sino también el cultural y económico. En las
IES, el desafío más importante del siglo XXI es comprender
que antes de hablar de equidad primero hay que evaluar si
en realidad existe dentro de las universidades. En la UACH,
como parte del compromiso de una institución socialmente
responsable, se ha iniciado un proceso de transversalidad de la
equidad de género, que implica como primer paso realizar un
diagnóstico de los comportamientos, actitudes y pensamientos
de los y las universitarias hacia la igualdad, equidad de género
y violencia, que permita a la administración definir y propo-
ner rumbos adecuados para propiciar un entorno que facilite
igualdad de oportunidades a todas y todos los integrantes de
la comunidad universitaria.
La presente investigación pretende hacer las siguientes
aportaciones:
1. Ofrecer a las IES un instrumento de medición práctico,
que sirva como referencia para el diagnóstico de los
comportamientos, actitudes y pensamientos hacia la
igualdad y violencia de género.
2. Proporcionar una fuente de referencia para todos los
interesados en conocer más acerca de los conceptos
de equidad de género y violencia.

26

3. Para la comunidad de investigadores, obtener mayor
conocimiento y contar con una fuente de información
de los conceptos de equidad de género y violencia.
4. Para la sociedad en general, ya que puede hacer visible
el problema de desigualdad en todos los sectores y
partiendo de ahí enfocar el mejoramiento basado en
la equidad y participación de todos, permitiendo es-
pacio a la diversidad y la horizontalidad, generando un
nuevo paradigma de organización, donde se produzca
desarrollo, bienestar y crecimiento.

Marco teórico
Durante 1975, declarado Año Internacional de la Mujer, la
Organización de Naciones Unidas (ONU) instrumentó mecanis-
mos de apoyo que comprometieran a los países miembros en
la formulación de programas y políticas públicas con el objetivo
de disminuir la discriminación y avanzar hacia la igualdad entre
mujeres y los hombres. Esa sería la primera reunión en donde
se contemplaría una serie de acciones a fin de lograr la plena
igualdad entre géneros.
Posteriormente, las universidades tomaron conciencia de
la importancia de la integración y plena participación de la
mujer en el desarrollo económico, político y social. Es entonces
que en la Universidad Autónoma de Chihuahua, congruente
de su vocación institucional, inicia trabajos para impulsar
el concepto de equidad y proponer acciones para abatir la
violencia de género, apoyados por el Instituto Chihuahuense
de la Mujer (Ichimu), el Instituto Municipal de las Mujeres
(Immujeres) y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos
(CEDH). El presente informe es un paso del proceso de lograr
una Universidad incluyente y socialmente responsable.

27

Se reconoce como equidad de género a la defensa de la
igualdad del hombre y la mujer en el control y el uso de los
bienes y servicios de la sociedad. Esto supone abolir la discrimi-
nación entre ambos sexos y que no se privilegie al hombre en
ningún aspecto de la vida social, tal como era frecuente hace
algunas décadas en la mayoría de las sociedades occidentales.
Por lo tanto, se establece que para que tenga lugar la mencio-
nada equidad de género se tienen que producir o generar dos
situaciones concretas y fundamentales, por un lado estaría la
igualdad de oportunidades, y por otro la creación de una serie
de condiciones determinadas para que se puedan aprovechar
las citadas oportunidades. La equidad de género consiste en
estandarizar las oportunidades existentes  para repartirlas de
manera justa entre ambos sexos. Los hombres y las mujeres
deben contar con las mismas oportunidades de desarrollo.
El Estado, por lo tanto, tiene que garantizar que los recursos
sean asignados de manera simétrica.
La perspectiva de género implica reconocer que una cosa
es la diferencia sexual y otra cosa son las atribuciones, ideas,
representaciones y prescripciones sociales que se construyen
tomando como referencia a esa diferencia sexual.
Todas las sociedades estructuran su vida y construyen su
cultura en torno a la diferencia sexual. Esta diferencia anatómi-
ca se interpreta como una diferencia sustantiva, que marcará
el destino de las personas. Lo lógico, se piensa, es que si las
funciones biológicas son tan dispares, las demás característi-
cas morales y psíquicas también lo habrán de ser (M. Lamas,
1995). Por otra parte, la categoría de género, impulsada por el
pensamiento feminista anglosajón de los años 70, fue creada
para explicar que el papel social asignado y ejercido por las
mujeres y los hombres no es producto de diferencias biológi-
cas “naturales” ni de sexo, sino el resultado de construcciones
28

Esto significa que la diferencia entre los sexos se va creando en el trato diferencial que reciben las personas según su sexo. Con base en lo anterior queda claro que la perspectiva de género se trata de una visión democrática que pretende eliminar toda discriminación entre hombres y mujeres. muchos de los atributos que pensamos como “naturales” en realidad son características construidas socialmente. Robert Stoller (1968) afirmó que el concepto “género”. como lo establece el mismo Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). consiste en un proceso social y cultural que da sentido y significado a las diferencias sexuales entre mujeres y hombres. Asimismo. sino que son también la manera más segura de contribuir al crecimiento económico y al desarrollo en general (Ibarrán y Robles. así como garantizar la igualdad de oportunidades para todos. invertir en la capacitación de la mujer y potenciarla para que ejerza sus opciones son medidas que no solo revisten valor en sí mismas. sin relación con el sexo biológico de las personas. eliminando aquellas percepciones culturales que tradicionalmente han sometido a las mujeres a situaciones de vulnerabilidad y desventaja. la aplicación de este enfoque intenta construir sociedades más justas y solidarias que promuevan la participa- ción e integración de todos sus miembros. sino de las pautas de socialización y representación cultural sobre lo que significa ser mujer u hombre en un determinado contexto social. Son muchos los esfuerzos de promover y defender los derechos de la mujer. como idea. 2003).sociales y culturales asumidas históricamente. en el contexto de investigaciones médicas sobre trastornos de la identidad sexual de los seres humanos va más allá de la iden- tidad sexual de las mujeres y los hombres y no era resultado directo del sexo biológico. por ejemplo. Sin embargo. de los cuales podemos destacar. cómo 29 . Género. Según este concepto.

“La equidad entre hombres y mujeres es un obje- tivo fundamental para el progreso del desarrollo humano”. El PNUD considera que la inversión en la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres son vitales no solo para mejorar las condiciones económicas. 30 . establece promover la equidad de género y la autonomía de las mujeres. La ONU está comprometida con hacer que la equidad de género sea una realidad. en todos los ámbitos. Y ante la creciente toma de conciencia de la sociedad actual.la Organización de las Naciones Unidas. sino para lograr una ciudadanía integral y una democracia más sólida (PNUD. Equidad de género en las universidades Los estudios de género en las universidades no son nuevos. se impone la necesidad de estudiar cuál es la situación que prevalece en nuestra Universidad Autónoma de Chihuahua. en desarrollo de capaci- dades y apoyando proyectos a favor de la equidad de género. y en particular de las mujeres. sociales y políticas de la sociedad en su conjunto. liderados por ONU-Mujeres (ONU. Las agencias del Sistema de Naciones Unidas trabajan en asesoramiento de políticas pro-mujer. 2014). diagnosticar y evaluar para llevar a la práctica reformas estruc- turales que la equidad implica. en su tercer objetivo. pero sí escasos. la igualdad entre los géneros es un aspecto de justicia social y un asunto fundamental de derechos humanos. sino también como un comprobado potenciador de la prosperidad y el bienestar de todos. no solo por ser un imperativo moral. Para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Los principales referentes son hechos por universidades y centros de investigación ubicados en el centro del país. 2014).

Oxford. La parte más complicada de todo este debate se encuentra en comprender y aplicar las razones por las cuales surgen y se mantienen situaciones inequitativas y de marginación en el personal académico. De acuerdo con investigadoras del PUEG (Programa Uni- versitario de Estudios de Género) de la UNAM. como que para las mujeres es mucho más difícil que para los varones equilibrar y conciliar las esferas familiar y profesional. cuando empezó a tomar dimensiones internacionales. trató de explicar en un discurso público por qué había tan pocas mujeres con nombramientos definiti- vos en las áreas de ciencias e ingeniería en las universidades de Estados Unidos. cuando el líder de la prestigiosa universidad Harvard. dentro de las universidades la discusión acerca de género se volvió una cues- tión conflictiva hacia finales del siglo pasado. sostuvo hipótesis como que el tiempo que dedican las mujeres al trabajo es menor que el que dedican los hombres. Cooper. Uno de sus antecedentes más conocidos es la “querella Summers”. Cambridge. Barce- lona. y que su situación de inequidad presenta efectos acumulativos y dañinos en su productividad. Lawrence Summers. en suma. esto como preámbulo para buscar alternativas de solución a esta situación. Para poder tipificar con mayor precisión estas desigualdades es necesario estudiar los casos 31 . Todo indica que problemas identificados en diferentes informes de universidades. administrativo y estudiantil. se pueden extender para todas las mujeres profesionales. y que existen pequeñas diferencias en desempeño que hacen a las mujeres menos competitivas en ciencias. El conjunto de investigaciones hechas plantea algunas conclusiones generales. 2013). entre muchas otras. Dichas declaraciones desataron la polémica y provocaron el rechazo de la comunidad académica (Buquet. ocurrida en enero del 2005. Berlín. Madrid. como Harvard. Mingo y Moreno.

México no fue la excepción. Se observan como tendencias dispersas.individuales que examinen los conflictos. tanto al interior como al exterior. Una de estas tendencias. sin embargo. Weiner. No obstante. se trata como un fenómeno poco reconocido. estos usos que se reproducen sin pensar. estudiada como “violencia de género”. incluso por las mismas mujeres que la padecen. lingüísticos y muchos otros. aunque la separación de los ámbitos femenino-doméstico y masculino-intelectual limita a las mujeres el acceso a las profesiones libres. Poco a poco las profesiones se fueron abriendo inexorablemente para las mujeres. pero alimentadas por cuestiones preconcebidas. algunas de ellas lograron estar presentes desde la década de 1880 y a finales del siglo XIX y principios del XX ya había algunas presentes en medicina. la cultura institucional que se refleja a partir de usos espaciales. a partir de la Independencia se presentan indicios para establecer una reforma de la educa- ción. abogacía o ingeniería. 32 . los cuales pueden diferir en cada situación. En muchas investigaciones se demuestra que las univer- sidades no están aisladas de los problemas sociales que las rodean. Para poder comprender qué es lo que sucede hacia el interior de nuestras instituciones es necesario conocer lo que sucede hacia su exterior. según B. donde se establece lo que es aceptable. adquiridos a través del tiempo y repetición. sin embargo es- tán presentes y determinan la participación femenina en las IES. Las universidades surgen como instituciones netamente masculinas y así permanecieron durante más de siete siglos. Esto se traduce en un ámbito en el cual los sexos no se relacio- nan fácilmente entre sí. En los estudios de género existe una preocupación cons- tante en relación a la detección de rechazo o violencia en las universidades. Wright y L.

Existe una amplia bibliografía que refiere el problema de
violencia de género. Dentro de los más reconocidos se en-
cuentra el proyecto “Violencia de género en las universidades
españolas (2006-2008)”, de la investigadora Rosa Valls (2008);
otro es el estudio hecho en la Universidad de Antioquia (Fer-
nández, Hernández y Fernández, 2013), en el cual se encontró
una prevalencia del modelo patriarcal. En otro estudio de
Catherine Hill y Elena Silva (2005) en el que encuestaron a
estudiantes de licenciatura, se encontró que la mayoría de las
víctimas de una situación violenta, más del 90%, no reportan
los incidentes de acoso u hostigamiento y el principal motivo
es que consideran su experiencia, como poco seria, “que no
es para tanto”.
En el ámbito de la investigación, según cifras de la UNESCO
(2011), la participación femenina continúa siendo baja, aunque
hay quien intente explicar esto debido a la tardía incorporación
de las mujeres al ámbito universitario. Sin embargo, hay datos
que demuestran que esta situación no explica por sí misma
esta desigualdad (Buquet, Cooper, Mingo y Moreno, 2013).
A raíz de todo lo ya expuesto se desprende que aún hay
mucho por hacer, conjeturas que revisar respecto a la evi-
dencia de que las mujeres deben estructurar sus actividades
en función de múltiples exigencias, deben renunciar a tener
una familia y descendencia en aras de la realización personal,
como opciones excluyentes e irreconciliables; además de la
posibilidad real de una discriminación casi invisible, que no
les permite ser evaluadas de forma equitativa. Es entonces
necesario que las universidades puedan cultivar la diversidad
de sus integrantes, para así rendir los frutos que la sociedad
espera de ellas.

33

Marco conceptual
Debido a la confusión, desconocimiento y polémica en relación
a la terminología básica de este trabajo, es necesario hacer
una recopilación y definición de los mismos, empezando por
género y sexo, equidad, perspectiva de género, transversalidad
de la perspectiva de género, discriminación, orientación sexual
y violencia, así como sus tipificaciones.

Género y sexo
El término “género” fue usado por primera vez para explicar
un caso de psicología médica. Robert Stoller (1968) investigó
casos de niños y niñas cuyo sexo no estaba bien definido al
nacer; se dio cuenta de que si eran criados como niños –sien-
do biológicamente niñas– se comportaban como hombres, y
viceversa. De este análisis, Stoller concluyó que la interacción
social de los adultos con los infantes influye de manera decisiva
en la construcción de la identidad sexual de niños y niñas, al
menos en sus comportamientos.
Por otra parte, Gayle Rubin, considerada la creadora de la
categoría de género, utiliza por primera vez esta categoría en
1977 para referirse al sistema de jerarquías sociales basado
en las diferencias sexuales, en el cual se sustenta el sistema de
discriminación de las mujeres. Con base en lo anterior es posi-
ble definir los conceptos “sexo” y “género” (Inmujeres, 2007).

Género
Se define como “un conjunto de ideas, creencias y atribuciones
sociales, construidas en cada cultura y momento histórico,
tomando como base la diferencia sexual; a partir de ello se
elaboran los conceptos de ‘masculinidad’ y ‘femineidad’ que
determinan el comportamiento, las funciones, las oportunida-
34

des, la valoración y las relaciones entre mujeres y hombres”.
Son construcciones socioculturales que pueden modificarse,
dado que han sido aprendidas (Inmujeres, 2007).
De acuerdo al “Glosario de equivalencia parlamentaria”
citado por la Comisión de Equidad y Género de la LX Legis-
latura, es el “conjunto de características sociales, culturales,
políticas, psicológicas, jurídicas y económicas, asignadas, según
el momento histórico, a las personas en forma diferenciada de
acuerdo al sexo. El género se construye a partir de la diferencia
anatómica del orden sexual, no es sinónimo de mujer; hace
referencia a lo socialmente construido. Refiere diferencias y
desigualdades entre mujeres y hombres, por razones sociales
y culturales que se manifiestan por los roles sociales (repro-
ductivo, productivo y de gestión comunitaria), así como las
responsabilidades, el conocimiento o la prioridad en el uso,
control, aprovechamiento y beneficio de los recursos (Cámara
de Diputados, LX Legislatura, 2007).

Sexo
El sexo es a lo que el individuo pertenece, con él se nace; en
cambio, el género es una construcción social que define ser de
un sexo o del otro en la sociedad (M. Lamas, 1997). El género se
define como una categoría dinámica, construida socialmente
con base en las diferencias sexuales biológicas. El género se
construye en un cuerpo que tiene un sexo definido.

Perspectiva de género
Herramienta de análisis que permite identificar las diferencias
entre hombres y mujeres para establecer acciones tendientes
a promover situaciones de equidad. El uso de la perspectiva
de género permite comprender que existe una asimetría que

35

2007). actividades administrativas. las causas y los mecanismos institucionales y culturales que estructuran la desigualdad entre mujeres y hombres. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). LX Legislatura. Por tanto.se concreta en uso y utilización del poder. 2007). 2007). La perspectiva de género es una nueva manera de ver e interpretar los fenómenos sociales que se refieren a las relaciones entre hombres y mujeres. programas. económicas e institucionales. en cada sociedad y en cada circunstan- cia. También sirve para delimitar cómo esta diferencia cobra la dimensión de des- igualdad y ayuda a entender que esta situación es un hecho cultural que puede y debe ser cambiado (Cámara de Diputados. obliga a plantear los objetivos que deben conseguirse para avanzar hacia una sociedad más equitativa (Cámara de Diputados. LX Legislatura. Equidad Principio de acción dirigido hacia el logro de condiciones justas en el acceso y control de los bienes culturales y materiales tanto para las mujeres como para los hombres. LX Legislatura. 2007). Al ser un tér- mino vinculado con la justicia. este término plantea la necesidad de solucionar los desequilibrios que existen entre hombres y mujeres (Inmuje- res. Transversalidad de la perspectiva de género Es la integración de la perspectiva de género en el diseño y ejecución de políticas. la perspectiva de género supone tomar en cuenta las diferencias entre los sexos en la generación del desarrollo y analizar. para contribuir a un cambio en la situación de desigualdad genérica (Cámara de Diputados. 36 .

2013). Por ello. se entenderá por esta cualquier situación que niegue o impida el acceso en igualdad a cualquier dere- cho. el objetivo de lograr la equidad de género a menudo exige la incorporación de medidas específicas para compensar las desventajas históricas y sociales que arrastran las mujeres (IFAD. las obligaciones y las posibilidades. control. condiciones y formas de trato. En el ámbito del desarrollo. debe quedar claro que para efectos jurídicos la discriminación ocurre solamente cuando hay una 37 . aprovechamiento y beneficio de los bienes. LX Legislatura. los beneficios. política. cultural y familiar (Cámara de Diputados. pero no siempre un trato diferenciado será considerado discriminación. La equidad de género permite brindar a las mujeres y a los hombres las mismas oportunidades. Discriminación Para efectos de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación. 2013). oportunidades y recompensas de la sociedad. 2007). lo anterior con el fin de lograr la participación de las mujeres en la toma de decisiones en todos los ámbitos de la vida social. Por equidad de género se entiende el trato imparcial de mujeres y hombres.Equidad de género Principio que. ya sea con un trato equitativo o con uno diferenciado pero que se considera equivalente por lo que se refiere a los derechos. permite el acceso con justicia e igualdad de condiciones al uso. económica. según sus necesidades respectivas. sin dejar a un lado las particularidades de cada una(o) de ellas(os) que permitan y garanticen el acceso a los derechos que tienen como ciudadanos(as) (SEP. conscientes de la desigualdad existente entre mujeres y hombres. servicios.

La orientación sexual es diferente de la conducta sexual porque se refiere a los sentimientos y al concepto de uno mismo. identidad sexual (el sentido psicológico de ser hombre o mujer) y el rol social del sexo (respeto de las normas cultura- les de conducta femenina y masculina). daños psicológicos. trastornos del desarrollo o privaciones” (OMS. Orientación sexual La orientación sexual es una atracción emocional. romántica. La orientación sexual existe a lo largo del continuo que va desde la heterosexualidad exclusiva hasta la homosexualidad exclusiva e incluye diversas formas de bisexualidad. Se distingue fácilmente de otros componentes de la sexualidad que incluyen sexo bio- lógico. sexual o afectiva duradera hacia otros. contra uno mismo. que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones. 2014). de hecho o como amenaza. A las personas con una orientación homosexual se las denomina a veces gay (tanto hombres como mujeres) o lesbianas (solo a las mujeres). Violencia La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la violen- cia como “el uso intencional de la fuerza o el poder físico. Las personas pueden o no expresar su orientación sexual en sus conductas (American Psychological Association. muerte. 38 .conducta que demuestre distinción. 2014). que tenga como consecuencia anular o impedir el ejercicio de un derecho (Conapred. Las personas bisexuales pueden ex- perimentar una atracción sexual. emocional y afectiva hacia personas de su mismo sexo y del sexo opuesto. exclusión o restricción a causa de alguna característica propia de la persona. 2002). otra persona o un grupo o comunidad.

fracturas. peligro constante”. “No sirves para nada”. daños en el cuerpo. Estos son algunos ejem- plos de daños intencionales sobre el cuerpo de una mujer y forman parte de la violencia. empujones.Golpes. restricción a la autodeterminación y amenazas. “Tenías que ser mujer”. “Mujer al volante. ya sean internas. usando la fuerza física o algún tipo de arma u objeto que pueda provocar o no lesiones. indife- rencia. las cuales 39 . la coacción o la privación arbitraria de la libertad. devaluación. infidelidad. Violencia psicológica. rechazo. que puede consistir en: negligencia. Estas son frases que las mujeres escuchan en algún momento de su vida y que forman parte de la violencia psicológica. 2010). violencia de género es “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico. abandono. estas son las clasificaciones de los tipos de violencia (Inmujeres.. externas o ambas” (art. 2009): Violencia física. sexual o psicológico para la mujer.“Calladita te ves más bonita”. insultos. La LGAMVLV la define como: “Cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica. “Eres una tonta”.Violencia de género Según el artículo primero de la Declaración sobre la Elimina- ción de la Violencia contra la Mujer (Naciones Unidas. tanto si se producen en la vida pública o privada” (ONU. torceduras. 6. De acuerdo a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV). humillaciones. 1994).. comparaciones destructivas. marginación. celotipia. La LGAMVLV la define como: “Cualquier acto que inflige daño no accidental. inclusive las amenazas de tales actos. fracción II). descuido reiterado. cachetadas.

así como la manutención de la casa (agua. a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio” (art. no dejarte trabajar. recibir un salario menor en comparación con los hombres por un igual trabajo. destrucción. conllevan a la víctima a la depresión. 6. las tuyas. Se manifiesta en: la transformación. Puede abarcar los daños a los bienes comunes o propios de la víctima” (art.. etc. al aislamiento. etc. fracción III). 6.“Quitarte tu dinero. Violencia económica.)”. romper. así como tus docu- mentos personales (acta de nacimiento. becas de estudio o apoyos económicos.). controlar el ingreso familiar. etc. Se manifiesta a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas. La violencia patrimonial afecta tus recursos necesarios para satisfacer tus necesidades. esconder. pensión. educación. bienes y valores. etc.) y de bienes (escrituras. pasaporte. cartilla de seguro social. estos son solo algunos ejemplos.Estos son algunos ejemplos de la vio- lencia económica que pueden vivir las mujeres: no aportar dinero intencionalmente para atender las necesidades (salud. retención o distracción de objetos. La LGAMVLV la define como: “Toda acción u omisión del agresor que afecta la supervivencia económica de la víctima. así 40 . gas. alimentación) de las y los hijos me- nores de edad. de derechos patrimoniales o recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades. tu radio.. fracción I). documentos personales. Violencia patrimonial. La LGAMVLV la define como: “Cualquier acto u omisión que afecta la supervivencia de la víctima. luz. robar o vender sin tu permiso tus objetos de valor (tu televisión. sustracción. tus aretes.).

limitarte. 6.La violencia sexual influye de manera ne- gativa en todas las áreas de la vida y limita tus derechos sexuales. Parral y Ciudad Juárez. fracción V). la introducción forzada y sin tu consentimiento del pene. El trabajo inició en el mes de enero y concluyó en el mes de agosto del 2014. las otras tres en Delicias. la trata de personas con fines sexuales. como la percepción de un salario menor por igual trabajo. dedos o algún otro objeto. dignidad e integridad física. 6. También se considera como violencia sexual la pros- titución forzada. al denigrarla y concebirla como objeto” (art. respectivamente. por cualquier persona o tu pareja. la mutilación genital (infibulación). así como las revisiones forzadas para “asegurar” la virginidad. Violencia sexual. Estos son algunos ejemplos de la violencia sexual que pueden vivir las mujeres: tocamientos. el no embarazo y/o la fidelidad. Metodología Lugar y tiempo El trabajo se llevó a cabo en las 15 unidades académicas de la Universidad Autónoma de Chihuahua. acercamientos no deseados. Es una expresión de abuso de poder que implica la supremacía masculina sobre la mujer. fracción IV). La LGAMVLV la define como: “Cualquier acto que de- grada o daña el cuerpo y/o la sexualidad de la víctima y que por tanto atenta contra su libertad.. 12 situadas en la ciu- dad de Chihuahua. negarte o imponerte la anticoncepción o el embarazo. 41 . infectarte intencionalmente de una enfermedad de transmisión se- xual. dentro de un mismo centro laboral” (art. insinuaciones.

El marco muestral se obtuvo de la base de datos del Departamento de Recursos Humanos de la UACH. unidad de análisis y marco muestral La población de interés y la unidad de análisis fueron las y los trabajadores administrativos. Población. laboral docente. En el caso de violencia. física y sexual. el tamaño y la selección de la muestra se llevaron a cabo de la siguiente manera: en primer lugar. No hubo manipulación de variables. patrimonial. 42 . se llevó a cabo en periodo determinado y se orientó a la descripción de la variable en estudio. se evaluó bajo cinco tipos de violen- cia. Variable e indicadores Las variables evaluadas fueron equidad y violencia de género. Los contextos o ámbitos que se consideraron para esta medición fueron: comunitario. que fueron: psicológica. institucional. económica.Diseño El diseño de la investigación fue no experimental transeccio- nal descriptivo. la población objetivo se integró de tres componentes: las y los estudiantes universitarios. de licenciatura y posgrado que al menos hayan cursado el primer semestre. tamaño y selección de la muestra El muestreo. familiar y general. las y los maestros universitarios y el personal administrativo que haya tenido al menos una anti- güedad de tres años al momento de la ejecución del estudio. Tipo. las y los estudiantes de li- cenciatura y posgrado y el personal docente de cada una de las 15 unidades académicas de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Instrumento de medición El instrumento de medición utilizado fue el Cuestionario de Comportamientos. 2. E   es la precisión o el error. Actitudes y Pensamientos hacia la Equidad y Violencia de Género (CCAPHEyVG). es decir. Aplicando la fórmula se tienen los resultados observados en los cuadros 1. Z   es el nivel de confianza. 3 y 4. N   es el tamaño de la población. Para cada una de las poblaciones objetivo se consideró un muestreo probabilístico aleatorio simple. según la caracteriza la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de México) que han sufrido las mujeres. Para obtener el tamaño de muestra se consideró un mues- treo probabilístico estratificado por sexo. Se realizó la estratifi- cación de cada componente considerando el sexo. q   es la variabilidad negativa. se aplicó un muestreo aleatorio simple independiente por cada estrato. Para calcular el tamaño de la muestra se consideró la siguiente fórmula: Z2 p q N n = —————— N E2 + Z2 p q Donde: n   es el tamaño de la muestra. El tamaño de muestra de cada unidad académica o departamento de- pendió de su tamaño poblacional y este fue proporcional a la muestra de cada subpoblación. p   es la variabilidad positiva. 43 . El cuestionario que se aplicó abarca la violencia (por tipo y ámbito.

Tamaño de muestra para las y los estudiantes de licenciatura y posgrado en el Diagnóstico de Comportamientos. UACH. Actitudes y Pensamientos Hacia la Equidad y Violencia de Género de la Universidad Autónoma de Chihuahua. . Encuestadas(os) licenciatura Encuestadas(os) posgrado Facultad Mujeres Hombres Total Mujeres Hombres Total Ciencias de la Cultura Física 86 107 193 19 14 33 Filosofía y Letras 36 24 60 12 5 17 Ciencias Agrotecnológicas 19 37 56 16 9 25 Ciencias Políticas y Sociales 113 74 187 3 4 7 Derecho 86 74 160 27 35 62 Odontología 52 31 83 7 0 7 44 Zootecnia y Ecología 32 49 81 9 8 17 Contaduría y Administación 230 166 396 194 209 403 Ciencias Agrícolas y Forestales 12 29 41 18 13 31 Economía Internacional 6 5 11 5 2 7 Ciencias Químicas 66 46 112 11 7 18 Ingeniería 58 206 264 9 22 31 Medicina 38 50 88 0 0 0 Enfermería y Nutriología 120 40 160 16 9 25 Artes 25 25 50 5 5 10 Total 979 963 1942 351 342 693 Fuente: Elaboración propia con datos del Departamento de Recursos Humanos y Departamento de Dirección Académica. Cuadro 1.

Tamaño de muestra para personal docente en el Diagnóstico de Comportamientos. . Encuestados(as) Facultad Mujeres Hombres Total Ciencias de la Cultura Física 10 25 35 Filosofía y Letras 17 16 33 Ciencias Agrotecnológicas 13 17 30 Ciencias Políticas y Sociales 8 26 34 Derecho 11 43 54 Odontología 10 20 30 45 Zootecnia y Ecología 13 37 50 Contaduría y Administación 63 102 165 Ciencias Agrícolas y Forestales 12 22 34 Economía Internacional 4 5 9 Ciencias Químicas 33 24 57 Ingeniería 22 50 72 Medicina 10 32 42 Enfermería y Nutriología 19 5 24 Artes 15 24 39 Total 260 448 708 Fuente: Elaboración propia con datos del Departamento de Recursos Humanos y Departamento de Dirección Académica. Actitudes y Pensamientos Hacia la Equidad y Violencia de Género de la Universidad Autónoma de Chihuahua. UACH. Cuadro 2.

Encuestados(as) Facultad Mujeres Hombres Total Ciencias de la Cultura Física 29 18 47 Filosofía y Letras 14 11 25 Ciencias Agrotecnológicas 10 11 21 Ciencias Políticas y Sociales 9 15 24 Derecho 10 12 22 Odontología 17 7 24 46 Zootecnia y Ecología 15 24 39 Contaduría y Administación 37 30 67 Ciencias Agrícolas y Forestales 11 21 32 Economía Internacional 2 2 4 Ciencias Químicas 24 22 46 Ingeniería 21 21 42 Medicina 21 12 33 Enfermería y Nutriología 17 9 26 Artes 15 19 34 Total 252 234 486 Fuente: Elaboración propia con datos del Departamento de Recursos Humanos y Departamento de Dirección Académica. Cuadro 3. . Actitudes y Pensamientos Hacia la Equidad y Violencia de Género de la Universidad Autónoma de Chihuahua. Tamaño de muestra para personal administrativo en el Diagnóstico de Comportamientos. UACH.

Tamaño de muestra para cada estrato en el Diagnóstico de Comportamientos. Población Mujeres Hombres Total de la muestra Estudiantes licenciatura 979 963 1942 47 Estudiantes posgrado 351 342 693 Docentes 260 448 708 Administrativos 252 234 486 Total 1842 1987 3829 Fuente: Elaboración propia con datos del Departamento de Recursos Humanos y Departamento de Dirección Académica. Actitudes y Pensamientos Hacia la Equidad y Violencia de Género de la Universidad Autónoma de Chihuahua. UACH. Cuadro 4. .

de la Comunidad Lésbico-Gay. El significado de cada opción de respuesta estuvo en función de cada ítem. Estos mismos fueron evaluados en cuatro ámbitos o contextos: comunitario. física y sexual. El tiempo de apli- cación y recuperación de cuestionarios varió entre unidades académicas. que permitió evaluar las variables de la in- vestigación. alguna forma de violencia. patrimonial. ítems o preguntas del cuestionario se agrupan en cinco tipos de violencia: psicológica. del Centro de Intervención en Crisis Alma Calma. A. Los reactivos. laboral docente y familiar. en función del tamaño de estas. Por otra parte. No. por lo menos una vez. Rara vez. 2. Transexual. Esta actividad se llevó a cabo a principios del año 2014. mide la proporción de mujeres que han sufrido. económica. los cuales coordinaron a aplicadores del Instituto Municipal de la Mu- jer.C. La aplicación de este instrumento se realizó con el apoyo de los investigadores involucrados en el proyecto. Transgénero e Intersexual (LGBTTTI) y a psicólogos de la UACH. A cada uno de ellos se le asignó una o más facultades. y 4. Para efectos de esta investigación el estadístico evaluado fue la frecuencia. El estadístico de frecuencia es el más elemental. institucional. Travesti. cada ítem ofreció cuatro posibilidades de respuesta: 1. Bisexual. A veces. Se utilizó la frecuencia como indicador del grado de violencia que han sufrido las mujeres en los cuatro ámbitos evaluados 48 . 3. capacitados previamente.. Análisis de la información El análisis de esta medición y de esta etapa fue descriptivo. Sí. Se solicitó el apoyo de las autoridades de cada Unidad Académica para la aplicación del instrumento de medición.

y dentro de cada uno de los grupos de participantes medidos. 49 . el análisis fue descriptivo y los resultados se ma- nejaron a través de gráficas por cada grupo evaluado. por lo tanto.

50 .

Es 51 . alguna forma de violencia. análisis y procesamiento de la información que seguramente serán desarrolladas en el futuro. Para efectos de esta investigación. quedando abiertas importantes líneas de trabajo. que permitió valorar o describir el nivel de violencia y tipo de violencia en el ámbito universitario se- gún la percepción de los participantes (estudiantes. Es importante destacar que solo se han elaborado algunos estadísticos básicos. El estadístico de frecuencia es el más elemental. El cuestionario que se aplicó abarca la violencia (por tipo y ámbito. según la caracteriza la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de México) que han sufrido las mujeres. mide la proporción de mujeres que han sufrido. Presentación de resultados  a) Generación de indicadores básicos  Una vez concluido el procesamiento básico de la informa- ción se procedió a realizar la construcción de indicadores de violencia. el estadístico que se utilizó para la presentación de resultados fue la frecuencia relativa y porcentajes. Capítulo II. por lo menos una vez. docentes y trabajadores administrativos). que permitieron elaborar cálcu- los y procesamientos elementales derivados de su aplicación.

cuyo significado variaba según el ítem. cuando la diferencia es claramente distinta. c. y 4. 3. y d. no equiparable. Por otra parte. No. asimismo permite situar en cuá- les ámbitos se producen. de modo que se contabiliza por igual un empujón o zarandeo que una agresión con arma de fuego.útil en estudios comparativos y es un claro indicio de los tipos de violencia más extendidos. pues pueden aparecer como víctimas de violencia mujeres que refieren que en el último año fueron humilladas o criticadas en público por parte de algún hombre. por lo cual es un indicador que debe ser utilizado con la pertinencia y cuidado debidos. A veces. Para facilitar la comprensión de la manera en que se presentaron los resultados es conveniente recordar que los ítems del cuestionario se agrupan en cinco tipos de violencia: psicológica. La primera parte del cuestionario incluyó alguna infor- mación sociodemográfica del participante y también algunas preguntas de conocimiento general acerca de la violencia de género. insti- tucional. 2. Sí. Ello puede inducir sesgos en la interpretación de los datos. económica. Rara vez. sin embargo al momento de hacer agrupamientos tiene el inconveniente de que no considera la intensidad con que los hechos violentos se le presentan a cada mujer. los cuales pueden producirse en cuatro ámbitos: a. 52 . comunitario. ni la gravedad atribuible a ellos. laboral docente. b. física y sexual. cada ítem ofrecía cuatro posibilidades de respuesta: 1. patrimonial. familiar.

Las respues- tas permitieron conocer algunos datos sociodemográficos muy interesantes. que son mostrados en la tabla 1. Actitudes y Pensamientos hacia la Equi- dad y Violencia de Género (CCAPHEyVG). para los maestros 53 . Datos sociodemográficos de la población entrevistada La población incluida en la encuesta CCAPHEyVG está com- puesta por representantes de todos los actores universitarios: personal administrativo. en el caso de los hombres las Facultades con mayor permanencia de los trabajadores fueron Economía Internacional. para las maestras que participaron la edad promedio fue de 42 años y la antigüedad de 11 años. En la tabla 2 se observan la edad y antigüedad de los do- centes. Ciencias Agrícolas y Forestales y Enfermería y Nutriología. las Facultades de Economía Internacional. Artes y Ciencias Químicas. estos son dados de acuerdo a la estructura del cuestionario. Filosofía y Letras y Cien- cias Agrícolas y Forestales se destacan por ser las que cuenta con las trabajadoras(es) de más edad. docentes y estudiantes.b) Resultado de los indicadores de violencia de género A continuación se presentan los estadísticos de violencia de género construidos a partir de los resultados de la encuesta de Comportamientos. para los hombres administrativos la edad promedio fue de 41 años y la antigüedad de 8 años. en lo que a antigüedad de las mujeres se refiere las Facultades que contaron con mayor permanencia fueron Economía Internacional. Como se puede observar en la tabla 1. la anti- güedad es de 10 años. la edad promedio de las mujeres administrativas es de cuarenta años.

. Anti. Mujeres Hombres Partici. Edad y antigüedad de los trabajadores(as) administrativos(as) de la Universidad Autónoma de Chihuahua.Partici. Anti- pantes Edad güedad pantes Edad güedad Total Artes 15 40 11 19 45 12 34 Ciencias Químicas 24 40 6 22 44 11 46 Filosofía y Letras 14 44 10 11 43 9 23 Medicina 21 38 8 12 33 5 33 Enfermería y Nutriología 17 40 13 9 36 6 26 Zootecnia y Ecología 15 41 10 24 39 9 39 54 Ingeniería 21 38 8 21 38 10 42 Odontología 17 39 8 7 46 9 24 Contaduría y Administración 37 39 9 30 34 5 67 Derecho 10 34 6 12 34 7 22 Ciencias de la Cultura Física 30 41 12 19 42 10 49 Ciencias Agrícolas y Forestales 11 42 14 21 42 9 32 Ciencias Políticas y Sociales 9 37 5 15 39 3 24 Economía Internacional 2 46 20 2 55 13 4 Total 252 40 10 234 41 8 486 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Tabla 1.

Anti- pantes Edad güedad pantes Edad güedad Total Artes 15 46 9 24 39 10 39 Ciencias Químicas 33 44 14 24 46 15 57 Filosofía y Letras 17 36 10 16 49 11 33 Medicina 10 42 10 32 51 11 42 Enfermería y Nutriología 19 46 11 5 44 10 24 37 51 19 50 55 Zootecnia y Ecología 13 41 12 Ingeniería 22 36 8 50 38 6 72 Odontología 10 39 8 20 46 11 30 Contaduría y Administración 63 49 17 102 64 23 165 Derecho 11 44 12 43 52 13 54 Ciencias de la Cultura Física 10 39 12 25 46 14 35 Ciencias Agrícolas y Forestales 12 46 18 22 52 17 34 Ciencias Políticas y Sociales 8 47 11 26 47 13 34 Economía Internacional 4 34 0 5 37 1 9 Total 247 42 11 431 47 12 678 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Anti. Tabla 2. .Partici. Edad y antigüedad de los docentes de la Universidad Autónoma de Chihuahua. Mujeres Hombres Partici.

el promedio de los hombres fue superior al de las mujeres. En esta gráfica es visible. Ciencias Agrícolas y Forestales y Derecho. Con relación a los y las estudiantes de licenciatura. Enfermería y Nutriología y Zootecnia y Ecología. En la gráfica 2 se plasma el estado civil de los docentes participantes. como se muestra. en los maestros las Facultades que destacaron por tener más edad en promedio fueron Contaduría y Administración. En todas las Facultades. Zootecnia y Ecología y Ciencias Agrícolas y Forestales. entre otras cosas. un poco me- nos de la mitad de las trabajadoras está casada (48%). en las licencia- turas las estudiantes tuvieron un promedio superior (excepto en Artes). Ciencias Políticas y Sociales y Artes. los maestros se con- centraron en las Facultades de Contaduría y Administración. Las maestras de mayor edad. que 56 . Contaduría y Administración y Ciencias Químicas. Las maestras con más trayectoria y antigüedad se ubicaron en las facultades de Ciencias Agrícolas y Forestales. mientras que el 63% de los trabajadores están legalmente unidos.el resultado fue un poco superior. como el de Derecho. en ambos casos un cuarto de esta población universitaria perma- nece soltera. un poco más del doble del porcentaje de mujeres está divorciada con respecto a los divorciados hombres. la información obtenida arrojó que la edad promedio de los y las estudiantes de licenciatura fue de 25 años. En el caso del posgrado el comportamiento fue muy similar. solo que en algunos posgrados. se concentraron en las Facultades de Contaduría y Administración. como se puede observar en la tabla 2. ya que la edad promedio fue de 47 años y la antigüedad fue de 12 años. la calificación promedio de las estudiantes fue de 9 para las estudiantes y de 8 para los estudiantes. En la gráfica 1 se puede observar el estado civil de las y los trabajadores administrativos.

5 18 Filosofía y Letras Licenciatura 36 24 8.5 5 34 8.1 264 Posgrado 9 26 8.4 46 21 8.2 112 Posgrado 11 24 8.9 10 Ciencias Químicas Licenciatura 66 22 8.9 8 27 9 17 Ingeniería Licenciatura 58 20 8. pro- Estudiantes pantes Edad medio pantes Edad medio Total Artes Licenciatura 25 22 7.3 83 Posgrado 7 26 8  0 7 .8 24 21 8.5 81 Posgrado 9 29 8.4 60 57 Posgrado 12 28 8.7 17 Medicina Licenciatura 38 19 8 50 21 7. Partici.7 5 27 8. Tabla 3.9 0 Enfermería y Nutriología Licenciatura 120 21 8.5 31 Odontología Licenciatura 52 20 8.5 40 22 7. Mujeres Hombres Calif.8 7 26 8.3 31 20 8.7 49 21 8. Edad y calificación promedio de las y los estudiantes de la Universidad Autónoma de Chihuahua.6 22 28 8. Partici. Calif.3 160 Posgrado 16 32 8.9 9 31 9 25 Zootecnia y Ecología Licenciatura 32 21 8.4 206 20 8. pro.9 25 23 8 50 Posgrado 5 32 9.9 88 Posgrado 0 25 8 0 25 7.

2 62 58 Ciencias de la Cultura Licenciatura 86 20 8.6 166 20 8. Partici.4 29 22 8.7 11 Posgrado 5 37 9.7 33 Ciencias Agrícolas Licenciatura 12 20 8.4 107 22 8.5 31 Economía Internacional Licenciatura 6 21 8. .5 14 32 8. Partici.3 74 20 8.1 160 Posgrado 27 24 8 35 25 8. Tabla 3 (conclusión).5 5 21 8.5 2 26 8 7 Total 1179 1181 2360 Promedio 25 9 25 8 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Mujeres Hombres Calif.5 13 32 8.1 193 Física Posgrado 19 32 9. pro- Estudiantes pantes Edad medio pantes Edad medio Total Contaduría y Licenciatura 230 19 8.1 209 28 8 403 Derecho Licenciatura 86 19 8. Calif.2 396 Administración Posgrado 194 36 9. pro.1 41 y Forestales Posgrado 18 32 9.

59 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Estado civil de las y los trabajadores administrativos de la Universidad Autónoma de Chihuahua. . Gráfica 1.

840 pesos correspondieron a becas del Programa Nacional de Becas para la Educación Superior (Pronabes). Este resultado es congruente con lo que sucede en el norte de Mé- xico. 34% hace uso de ese beneficio. En la gráfica 3 se muestra el estado civil de las y los es- tudiantes que participaron en la encuesta. es decir. en el ciclo escolar 2012-2013 se otorgaron más de 81 millones de pesos en becas y condonaciones. en su gran mayoría los y las estudiantes permanecen solteros. así como también son más las mujeres solteras (25%) y divorciadas (12%) con respecto a los hombres. 2005). Es de esperarse que este fenómeno se conforme dado el alto nivel académico de las maestras de la institución analizada (Palomar. el 3% de las y los estudiantes viven en unión libre. La media nacional de cobertura en el nivel de educación superior es apenas mayor al 25%. la edad de la mujer a la primera unión y la escolaridad femenina. por mencionar un ejemplo. donde hay un incremento de las disoluciones voluntarias del matrimonio. mientras que solo se observa que el 2% de los estudiantes han tenido esas condiciones. en lo que se refiere a los hombres. relacionadas con variables como mayor nivel de urbanización. El 28% de las becas provienen de Pronabes. de esa canti- dad. En 60 . 25’179. siendo de igual forma las mujeres las más beneficiadas (17%) en el programa.son más los hombres que permanecen casados (72%) que las mujeres (56%). uno de cada cuatro mexicanos en edad de asistir a la universidad lo puede hacer. Se puede destacar en la gráfica 4 que el 47% de las mujeres cuenta con una beca. Es importante destacar que la institución despliega un gran esfuerzo por proporcionar becas a los estudiantes. dadas sus características de ser una institución pública. como se puede observar. el 4% de las estudiantes han estado unidas o son divorciadas.

Gráfica 2. . 61 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Estado civil de los docentes de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Gráfica 3. 62 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Estado civil de las y los estudiantes de la Universidad Autónoma de Chihuahua. .

Gráfica 4. . 63 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Estudiantes becados de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Aunado a lo anterior. En este contexto. el 49% de las mu- jeres que estudian en la institución trabajan. idioma o religión. el 57% de los entrevistados manifestó que trabaja. pero los apoyos presupuestales son “insuficien- tes” para tal objetivo (Olivares. sexo. esto provoca problemas de reprobación y deserción. sin distinciones por motivo de raza. y de ellos el 42% manifestó que tener que hacerlo le afecta académicamente.México el principal reto de ese nivel educativo es el incremento de la matrícula. de las cuales el 40% manifestó que siente que este hecho las afecta académi- camente. los jóvenes que logran ingresar a una universidad enfrentan el desafío de un nivel socioeconómico que en ocasiones no les permite solamente estudiar. así como el respeto de la igualdad de derechos de todos. sino que es necesario también trabajar. comportamientos. De aquí que es muy importante transparentar los paradigmas genera- 64 . para la Universidad Autónoma de Chihuahua es muy importante reafirmar institucionalmente la determinación de apoyar todos los esfuerzos encaminados al respeto de los derechos huma- nos y las libertades fundamentales. Datos generales sobre el conocimiento. y alcanzar el compromiso de todos los actores universitarios de promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer como medio eficaz para estimular un desarrollo verdaderamente sostenible. la gobernabilidad democrática y un desarrollo sustentable. actitudes y pensamientos hacia la equidad y violencia de género en el ámbito universitario Uno de los mayores desafíos que enfrentan las instituciones de educación superior es crear universidades fuertemente asen- tadas sobre principios de derechos humanos que aseguren el cumplimiento de sus funciones sustantivas. en cuanto a los hombres. 2009). Como se puede observar en la gráfica 5.

. 65 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Estudiante de la Universidad Autónoma de Chihuahua que trabajan. Gráfica 5.

el 77% restante la desconoce. El desconocimiento de la normatividad en materia de equidad de género. Los resultados de la percepción que los participantes en la encuesta tienen de sus conocimientos en materia de normatividad en género son presentados en la tabla 4. El conocimiento de la instancia encargada de dirigir la po- lítica pública en materia de igualdad entre hombres y mujeres no fue mejor. en conocimiento de la ley. 66 . ya que el 69% de las y los administrativos. el 48% de los docentes y el 34% de los estudiantes fueron capaces de identificar este organismo.les que subyacen en la cultura institucional hacia la equidad de género. en relación con los docentes. Con relación a si hay conocimiento de qué hacer en caso de algún incidente de violencia el resultado fue más alentador. el solamente 29% conoce la ley. lo que permite inferir que hay mucho que hacer en materia de entrenamiento. Como se puede observar en la tabla 4. así como de las guías generales de qué hacer y a quién acudir en caso de algún incidente de violencia. En la gráfica 6 se puede observar un resumen por estratos. ya que los académicos son los agentes de cambio institucionales y el nivel de desconocimiento no permite en este caso generarlo. por supuesto que el nivel de conocimiento de la ley de los y las estudiantes es del 26%. es uno de los principales obstáculos a vencer cuando se tiene la intención de adquirir el enfoque de género. el 74% de los docentes y 68% de los y las estudiantes expresaron que efectivamente sabían cuál era el protocolo existente. esta es un área de oportunidad interesante. solamente el 40% del personal administrativo. solo el 23% de las y los administrativos la conoce. se aprecia que los docentes. A continuación se muestran algunos de los datos generales que servirán como punto de partida para generar acciones correctivas.

institución encargada en materia de equidad y a quién acudir en caso de violencia. Conocimiento en materia de equidad de género: ley. por estrato. . Administrativos Docentes Estudiantes Sí % No % Sí % No % Sí % No % M H M H M H M H M H M H Conozco la ley o normatividad a nivel estatal o municipal en materia 26 21 74 79 26 32 74 68 29 23 71 77 67 de equidad de género Sé a qué institución o dependencia en el Estado está encargada de dirigir la 43 38 57 62 46 50 54 50 36 33 64 67 política pública en materia de igualdad entre mujeres y hombres Sé a dónde acudir en caso de vivir 70 68 30 32 74 71 26 26 68 68 32 32 algún tipo de violencia Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Tabla 4.

“rara vez” y que “no”. 68 . Es necesario destacar que los maestros tienen más información del tema incluso que las maestras. ni existe un empoderamiento real de la mujer. mientras tanto entre los hombres un poco más de un tercio de la población percibe que sí son respetados los derechos de las mujeres. Es destacable que dentro de los estratos de administrati- vos y estudiantes las mujeres son las que más conocen de la normatividad. La violencia generalizada ha hecho que México se encuentre entre uno de los peores países del G20 para ser mujer (Romero. Algunos estereotipos y roles de género que prevalecen en la sociedad de nuestro país fueron investigados en el presente diagnóstico. 2013). y premisas como las que son mostradas en los gráficos siguientes fueron planteadas a los participantes. La quinta parte de las participantes opinaron que “sí” son respetados sus derechos. La percepción de los representantes de la comu- nidad universitaria está plasmada en la gráfica 7. Esto coincide con lo que sucede en general en México.como era de esperarse. Una de las preocupaciones en general de los investigadores de la presente es si en Chihuahua se respetan los derechos de las mujeres. de nuevo los estudiantes fueron los que menos perci- bieron que no. las respuestas a estos cuestionamientos son plasmadas en las gráficas de la 8 a la 13. así como en la mayoría de los países de Latinoamérica: no se respetan los derechos humanos de las mujeres pese que hay leyes para garantizarlos. “rara vez” y que “no”. los estudiantes son los que más información necesitan acerca de la equidad de género. el resto opinó que “a veces”. las estudiantes son las que menos perciben que no son respetados sus derechos. son los que más conocimiento tienen de la normatividad. las otras dos terceras partes respondieron que “a veces”.

Gráfica 6. . 69 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Conocimiento de la normatividad en materia de equidad de género. por estrato.

Gráfica 7. . ¿En Chihuahua se respetan los derechos de las mujeres? 70 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

la lavandería. en promedio una de cada dos mujeres piensa que las mujeres “no” deben ocuparse de las tareas del hogar independientemente de si trabajan. 3 de cada 4 asumen lo mismo. Los resultados evidencian que más de la mitad de los hombres encuestados (53%) considera que “sí” o “a veces” la mujer debe ocuparse de las tareas del hogar in- dependientemente de si trabaja. el pensa- miento prevaleciente es que las mujeres. la cocina. a pesar de que las mujeres se han incorporado al mercado laboral. Como se puede observar. el estereotipo está cambiando. con respecto a los hombres. Afortunadamente cada vez hay más hombres que par- ticipan en las tareas domésticas tradicionalmente femeninas (Inmujeres. son mejores en este tipo de tareas como cuidar a los hijos. Solo el 5% de las mujeres y el 7% de los hombres participantes consideraron que los hombres deben tomar la responsabilidad completa de mantener el hogar. el 46% de los hombres piensa lo mismo. jefes de familia y. el planchado. los resultados son plasmados en la gráfica 9. la limpieza. por su naturaleza. 71 . 2007). Como se puede observar en la gráfica 8. ya que 4 de cada 5 piensan que “no”. los que toman las decisiones. con poca participación de los hombres. y casi la mitad de las mujeres (45%) también lo considera así. el lavado de platos. en la cultura mexicana se han construido (igual que en otros contextos) estereotipos masculinos que caracterizan a los hombres como proveedores del hogar. Durante siglos. Una de los grandes dilemas de nuestro tiempo es que. en cierta medida. sobre todo en las mujeres. Explorando este estereotipo se cuestionó a los universitarios si el hombre debe ser el único responsable de mantener el hogar. continúan haciéndose cargo de casi todas las tareas del hogar.

. ¿La mujer debe ocuparse de las tareas del hogar independientemente de si trabaja? 72 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 8.

de lo cual se desprenden algunas limitaciones en oportunidades. Al preguntar a los encuestados si a las mujeres por lo general las labores del hogar y compromisos familiares no les permiten continuar con el siguiente nivel de estudios profesionales. Una mirada a la presencia de las mujeres en la educación superior en México. y sobre todo en términos globales. 73 . esta situación ha venido cambiando con un ritmo sostenido en México. mientras que 70% de los hombres opinó igual. el cambio más acelerado en cuanto a la incorporación de las mujeres en la educación superior a nivel nacional se observa en realidad en el periodo de 1969 al año 2000. aunque todavía persisten grandes diferencias en ciertas áreas del conocimiento o carreras. 2012). limita las oportunidades de desarrollo de las mujeres. división que reduce a la mujer al ámbito privado y deja al varón el dominio del ámbito público. Es destacable cómo la percepción de los participantes confirma la creencia de que la sobrecarga de responsabilida- des que tienen las mujeres. Al interior del hogar la división de tareas entre mujeres y hombres es altamente diferenciada. a la fecha este porcentaje se ha sostenido (De Garay y Del Valle. que se reflejan en la preparación y participación de las mujeres. Ahora bien. la percepción de las mujeres participantes fue del 72% que “sí” o “a veces”. Afortunadamente. al sumar el trabajo doméstico y el extradoméstico. es en este espacio donde se vislumbran claramente los roles de género construidos por nuestra cultura a lo largo de la historia y que se reproducen socialmente día con día. incrementándose de 17% a 50% respectivamente. Esto se puede observar en la gráfica 10. a pesar de las dificultades con respecto a la inserción de mujeres en la educación superior. Algunos de estos estereotipos confi- nan a la mujer en el papel de ama de casa y al hombre en el de proveedor.

. Gráfica 9. ¿El hombre debe ser el único responsable de mantener el hogar? 74 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

¿A las mujeres por lo general las labores del hogar y compromisos familiares no les permiten continuar con el siguiente nivel de estudios profesionales (bachillerato. licenciatura. . maestría o doctorado)? 75 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 10.

76 . Como ahí se observa. por lo general. el 61% de las mujeres piensa que “no” se pierde el respeto en el caso de que una mujer gane más que su pareja. La desigualdad de ingreso entre mujeres y hombres en Mé- xico es el doble de la que prevalece en el promedio de América Latina. Sin embargo. 44% de los hombres piensa que “sí” hay un deterioro del respeto de las mujeres por su pareja en caso de que ellas ganen más dinero que su pareja. el 45% de los hombres coincide con esto. Es por esto que uno de los intereses de los investigadores se centró en identificar la percepción de los universitarios con respecto a los ingresos en la pareja y la repercusión que tiene el hecho de que la mujer perciba más ingreso que hombre. El 44% de los hombres opina que “sí” o “a veces” deben ganar igual. Una cuestión interesante es: si en una pareja la mujer gana más dinero que el hombre. 2011). 12 y 13. La diferencia en las remuneraciones por género pone en evidencia un fenómeno de discriminación y violencia hacia las mujeres (González. 4 de cada 5 hombres piensa que “no” necesariamente en una pareja el hombre debe ganar más dinero que la mujer. mien- tras que el 46% de las mujeres opinó en este sentido. En la gráfica 12 se muestra el resultado de la pregunta si en una pareja el hombre debe ganar igual dinero que la mujer. dados los estereotipos y roles asignados por género. ¿le pierde el respeto al hombre? La opinión de los participantes se ve reflejada en la gráfica 13. tanto hombres como mujeres. 1 de cada 2. el 86% de las mujeres piensa lo mismo. los resultados están plasmados en las gráficas 11. Como se puede observar en la gráfica 11. opinaron que no deben ganar igual. En promedio aproximado. el 30% de las mujeres opinaron de esta forma.

Gráfica 11. ¿En una pareja el hombre debe ganar más dinero que la mujer? 77 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. .

¿En una pareja el hombre debe ganar igual dinero que la mujer? 78 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 12. .

el 94% de las administrativas. según muchos analistas. esto tiene que ver de nuevo con los estereotipos creados. Una de las aristas interesantes de la presente investigación fue preguntar a la comunidad universitaria lo siguiente: una mujer. ¿debe acudir a la autoridad. en lo que respecta a los hombres universitarios. En la gráfica 15 se puede destacar que. el 96% de las maestras y el 97% de las estudiantes estuvieron de acuerdo en que la mujer debe buscar apoyo en caso de alguna agresión de cualquier tipo de su marido o pareja. el 90% de los administrativos. A esto hay que añadir que las víctimas. al percibir que es violentada. ¿cómo manejarlo sin que ella frene su progreso y sin que él se sienta disminuido? La violencia contra las mujeres es el delito más silenciado en el mundo. Como se puede observar en la gráfica 14. Lo que sí es una realidad es que en México a la mayoría de los hombres les causa conflicto ganar menos que ellas. en que la violencia contra la mujer está aceptada socialmente. 2013). en ocasiones ella ganará mucho más que él. ante el cuestiona- miento de si la mujer debe buscar apoyo ante un evento de violencia de género. generalmente. para avanzar se debe enfrentar la realidad que viven las parejas en estos tiempos modernos. el 95% de las mujeres administrativas y docentes opinaron que “sí” deben denunciar en caso de violencia. El dilema. no de- nuncian los casos a las autoridades porque cuando lo hacen son tratadas con recelo (Romero. mientras que el 95% de los estudiantes que participaron estuvieron de acuerdo con esto. el 79 . en tanto que los hombres administrativos y docentes concluyeron que es necesario que ellas denuncien cualquier evento de violencia. debe de bus- car algún tipo de ayuda? Las respuestas a estas interrogantes están plasmadas en las gráficas 14 y 15. el problema reside. el 97% de las estudiantes opi- nó de esta forma.

. por lo general le pierde el respeto al hombre? 80 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 13. ¿Si en una pareja la mujer gana más dinero que el hombre.

Gráfica 14. . si su marido o pareja la agrediera psicológica. física. ¿Una mujer. económica. debe denunciarlo ante las autoridades? 81 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. patrimonial o sexualmente.

física. patrimonial o sexualmente. ¿Una mujer. si su marido o pareja la agrediera psicológica. . debe buscar ayuda (psicología. familiar o de amistades)? 82 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. religiosa. médica. legal. económica. Gráfica 15.

en un espacio cerrado. Esta percepción dota de cierta complejidad el tratamiento de los casos de violencia contra las mujeres y obstaculiza el levantamiento de demandas por parte de las víctimas. en donde se encontraron también datos significativos. Otro obstáculo lo cons- tituye el riesgo que pueden correr al denunciar. 2012). pues el demandado puede ejercer represa- lias (Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres. como visitar a la familia. Después de observar los resultados. Otro aspecto que se trabajó por medio de esta encuesta a los universitarios fue el grado de libertad personal de las mu- jeres. Conavim. sobre todo si se trata de delitos sexua- les. sin testigos. Los resultados pueden ser observados en las gráficas 16 y 17. la vergüenza se convierte en obstáculo. Como se puede observar en la gráfica 16. pues la denuncia se hace en espacios públicos y no hay ninguna sensibilidad ni conocimiento para tratar estos casos. si se trata de violencia familiar. en contraste. quienes muchas veces cuestionan la veracidad de la demanda o piensan que la mujer provoca la violencia o es merecedora de ella. aunado a la realidad cultural que permea a los impartidores de justicia y sus administrativos.93% de los docentes y el 92% de los estudiantes estuvieron de acuerdo en que la mujer debe buscar apoyo. la pregunta es: ¿por qué en la realidad ni se denuncia ni se busca apoyo? La res- puesta pudiera ser que los delitos de violencia contra las mujeres se cometen. En otros casos. el promedio de las mujeres que consideraron que una mujer no debe pedir permiso para salir de día fue de 53%. a las amistades y salir de día o de noche. al interior del hogar. pedir permiso al esposo o la pareja para hacer determinadas actividades relacionadas con su independencia. por ejemplo. en la mayoría de los casos. el 60% de 83 .

mientras que en el caso de los hombres fue de 28%. el 70% de las mujeres consideró que “no” deberían de pedir permiso. por su lado. Otro rubro que debe ser explorado en el ámbito universi- tario es cómo el dominio del hombre en la toma de decisiones puede constituir un factor importante de riesgo para una situación de violencia. manipulen en buena parte su libertad. El 43% de las mujeres consideró que “sí” y que “a veces” era necesario que las muje- res pidieran permiso para salir de día. o algún familiar. al igual que los hombres que participaron. es que las mujeres “no” deben de pedir permiso para visitar a su familia. las mujeres que consideraron que “sí” o “a veces” fueron el 64%. las mujeres universitarias que consideraron que “no” fueron el 29%. Las mujeres que consideraron que “sí” o “a veces” deben de pedir permiso para visitar amigos fueron el 26% de las participantes. De esta manera. los hombres fueron el 34%. el 74% de los hombres consideró lo mismo.los hombres lo consideró de esta forma. el 32% de los hombres opinó de igual forma. en el instrumento 84 . esta vez para visitar a sus amigos y familiares. En la gráfica 17 se puede observar otro aspecto que tiene que ver con la libertad de las mujeres. La percepción de las mujeres univer- sitarias en promedio de 64%. A la pregunta que tiene que ver con los amigos. y los hombres que opinaron de esta manera fueron el 67%. A la pregunta específica de si las mujeres deben de pedir permiso a su esposo o pareja o a algún familiar para salir solas de noche. Estos resultados muestran claramente que los estereotipos de género afectan en gran parte a las mujeres. otorgándoles el papel de autoridad. mientras los hombres que opinaron de esta manera fueron el 20%. quienes siguen tolerando que el esposo o la pareja. El promedio de las mujeres que con- sideraron que “sí” o “a veces” fue de 30%.

. Gráfica 16. o a algún familiar. para salir sola de día y salir sola de noche? 85 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. ¿La mujer debe pedir permiso o avisar a su esposo o pareja.

. Gráfica 17. o a algún familiar. visitar amigos? 86 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. ¿La mujer debe pedir permiso o avisar a su esposo o pareja. para visitar familia.

En la gráfica 18 se puede corroborar que el 74% de las mujeres consideró que “no” deben pedir permiso o avisar para hacer gastos. usar anticonceptivos o votar por un candidato específico? Las respuestas son plasmadas en las gráficas 18 y 19. lo mismo para usar anticoncep- tivos.utilizado en la presente investigación se elaboraron preguntas como las siguientes: ¿La mujer debe pedir permiso o avisar a su esposo o pareja o a algún familiar para hacer gastos. Los resultados desplegados en la gráfica 19 sumarizan las respuestas a dos preguntas concretas: “¿Las mujeres deben pedir permiso o avisar a su esposo o pareja. A otra pregunta cuyas respuestas se pueden observar en la gráfica 18. En el primer caso la mayoría de las mujeres (el 95%) y de los hombres (el 93%) consideraron que “no”. El 30% de las mujeres y el 31% de los hombres consideraron que “sí” o “a veces” es necesario pedir permiso o avisar a la pareja sobre el tema del uso de los anticonceptivos. A través de los resultados mostrados se puede comprobar que las normas y valores de género sitúan a la mujer en una posición subordinada en relación con el hombre. el 24% de los hombres consideró lo mismo. El 21% de las mujeres participantes consideraron que “sí” o “a veces” hay que pedir permiso o avisar al hacer un gasto. 64% de las mujeres y 66% de los hombres consideraron que “no”. el 74% de las mujeres y el 71% de los hombres consideraron que “no”. par- ticipar en actividades sociales. “¿La mujer debe pedir permiso o avisar para participar en activida- des sociales?”. las desigual- dades de poder que prevalecen en nuestra sociedad acentúan 87 . el 69% de los hombres consideró lo mismo. en la segunda pregunta que se refiere al uso de los anticonceptivos. o a algún familiar para decidir por quién votar?”.

o a algún familiar. . para hacer gastos cotidianos y participar en actividades comunitarias o sociales? 88 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 18. ¿La mujer debe pedir permiso o avisar a su esposo o pareja.

. ¿La mujer debe pedir permiso o avisar a su esposo o pareja. usar anticonceptivos? 89 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. para decidir por quien votar. o a algún familiar. Gráfica 19.

también se puede observar que la percepción de violencia de los participantes está muy por debajo de la de las mujeres y solo 3% en promedio respondió que “sí” han sido víctimas. A los y las estudiantes se les preguntó si en alguna ocasión habían sido víctimas de violencia psicológica. desconocidos o conocidos. las respuestas se pueden observar en la tabla 5. compañeros. ya que 13% de las participantes respondieron que “sí” han sido víctimas de algún tipo de violencia. patrimo- nial. esto debido principalmente a que los estereotipos y roles de género están demarcados para que el hombre controle los bienes y los procesos de toma de deci- siones (Casique. Resultado del indicador de violencia de género  En esta sección se presenta el estadístico de frecuencia de violencia de género construido a partir de los resultados de la encuesta aplicada. ya que el 84% de las mujeres opinó que ahí no han sido víctimas de este fenómeno. además de que el 10% respondió que “a veces” o “rara vez”.la violencia de género. siendo los compañeros los que más los agreden (4%). en primer término se cuestionó a los participantes de la encuesta si en alguna ocasión habían sido víctimas de violencia psicológica. física. 2005). física. el estadístico es presentado por ámbito y tipo de violencia. También se puede observar que es la familia en donde las participantes perciben menos violencia en su contra. familia. Los resultados son presentados de acuerdo a la secuencia del cuestionario aplicado. económica o sexual por parte del personal administrativo 90 . De acuerdo con lo descrito anteriormente. econó- mica o sexual por parte de su pareja. patrimonial. En la tabla 5 se puede destacar que la pareja es la que más ejerce violencia en contra de las mujeres.

En alguna ocasión ha sido víctima de violencia psicológica. patrimonial. física. Tabla 5. económica o sexual por parte de: Pareja Familia Sí A veces Rara vez No Sí A veces Rara vez No Mujeres Promedio 13 4 6 77 5 4 7 84 Administrativas 21 1 6 71 6 3 6 84 Docentes 13 7 7 73 5 5 7 84 Estudiantes 5 4 4 87 3 3 8 85 Hombres Promedio 3 2 4 92 2 2 6 90 Administrativos 4 1 1 93 3 1 4 91 Docentes 2 2 5 91 2 2 4 93 91 Estudiantes 2 3 5 90 2 3 10 86 Desconocido(a) Conocido(a) Sí A veces Rara vez No Sí A veces Rara vez No Mujeres Promedio 9 4 7 80 9 6 10 76 Administrativas 9 4 6 80 6 6 7 82 Docentes 13 6 8 73 12 5 12 70 Estudiantes 4 3 5 88 0 0 0 0 Hombres Promedio 4 2 6 87 3 2 6 89 Administrativos 4 2 6 88 3 1 5 90 Docentes 6 3 6 85 3 2 7 88 Estudiantes 3 2 6 89 0 0 0 0 .

Tabla 5 (conclusión). . Compañeros Sí A veces Rara vez No Mujeres Promedio 7 6 9 78 Administrativas 9 9 8 74 Docentes 12 6 9 74 92 Estudiantes 2 3 10 85 Hombres Promedio 4 3 8 85 Administrativos 6 3 5 86 Docentes 3 2 9 86 Estudiantes 2 3 12 82 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

sano y sin violencia. con porcentajes arriba del 93%. sobre todo por sus costumbres o su cultura (7%). nuevamente las mujeres contestaron que “sí”. “a ve- ces” o “rara vez” perciben violencia en su contra. las percepciones de los mismos fueron plasmadas en la gráfica 20. con valores. Sin embargo. se han sentido discriminados(as) por algunas razones específicas que se muestran en la tabla 6. Los hombres. donde percibieron más la discriminación fueron por sus costumbres y su cultura (2%) y por su religión (2%). Sin embargo. socialmente responsable y con un fuerte sentido de identidad. la percepción generalizada es que “no”. Los resultados obtenidos muestran una tendencia al res- peto y la tolerancia de acuerdo a la percepción de las y los participantes. alguna vez. Uno de los retos de la institución es lograr la consolidación de una Universidad incluyente. su educación (4%) o por tener alguna discapaci- dad (4%). de igual manera 93 . su religión (5%). Los centros educativos. fueron nuevamente las partici- pantes las que sintieron más discriminación. Como se puede apreciar en la gráfica 20. Un dato destacable es que los y las par- ticipantes no sintieron discriminación por venir de otro lugar o por su orientación sexual. 7% por parte de los docentes y 5% por parte del personal administrativo. en donde se intenta impulsar el desarrollo de los y las estudiantes. por su parte. Es por esto que en la presente investigación se exploró el entorno universitario preguntando si los y las universitarias. en un ambiente de mayor tolerancia. sobre todo los de educación su- perior. por lo general son espacios privilegiados de equidad e inclusión.o docente. el color de su piel (6%). por lo que era importante preguntar a los univer- sitarios: “¿Están dadas las condiciones para que las personas homosexuales ocupen puestos directivos. dentro de la UACH.

Gráfica 20. ¿En alguna ocasión han sido víctimas de violencia psicológica. . física. patrimonial. económica o sexual por parte del personal administrativo o docente? 94 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

nistra. dentro de la UACH. nistra. Do. cen. Estu-   me. alguna vez. Estu. Admi. Admi. Pro.cen. se sintió discriminado(a) por: Mujeres (%) Hombres (%) Pro. me. Do. dian-   dio tivas tes tes dio tivos tes tes Su religión Sí 5 7 5 1 2 3 1 3 A veces 1 3 1 0 1 2 1 1 Rara vez 1 2 0 1 4 4 4 5 No 93 88 94 97 92 91 94 91 Ser hombre/mujer Sí 2 5 1 0 1 1 0 1 A veces 0 0 0 0 1 1 0 1 Rara vez 1 2 1 0 2 2 1 1 95 No 96 93 97 99 97 95 98 97 No tener dinero Sí 1 4 0 0 1 1 1 1 A veces 0 0 0 0 0 0 0 0 Rara vez 0 0 0 0 1 0 1 1 No 98 95 100 99 98 98 98 99 Por venir de Sí 0 0 0 0 0 0 0 0 otro lugar A veces 0 0 0 0 0 0 0 0 Rara vez 0 0 0 0 0 0 0 0 No 100 99 100 99 99 99 100 99 Su apariencia físíca Sí 2 4 1 1 1 1 0 1 A veces 0 0 0 0 0 0 0 0 Rara vez 0 0 0 1 0 0 0 0 No 98 95 99 98 99 99 100 99 . dian. Tabla 6. En lo personal.

Estu. dian-   dio tivas tes tes dio tivos tes tes Su edad Sí 1 2 0 0 1 1 0 0 A veces 0 0 0 0 0 0 0 0 Rara vez 0 0 0 0 0 0 0 0 No 99 98 100 99 99 98 100 99 Su orientación Sí 0 0 0 0 0 0 0 0 sexual A veces 0 0 0 0 0 0 0 0 Rara vez 0 0 0 0 0 0 0 0 96 No 100 99 100 99 99 99 100 99 Sus costumbres Sí 7 11 7 4 2 2 2 2 o su cultura A veces 2 3 2 1 1 1 1 1 Rara vez 6 4 10 4 4 4 4 4 No 85 81 82 91 93 92 94 94 El color de su piel Sí 6 10 5 2 1 2 1 1 A veces 6 8 7 2 1 0 2 1 Rara vez 6 4 10 5 3 3 4 3 No 83 78 79 91 94 94 93 95 Su acento al hablar Sí 2 5 1 1 0 0 0 1 A veces 2 3 2 1 1 1 1 0 Rara vez 3 2 3 3 1 0 1 1 No 93 90 94 95 98 98 98 98 . Pro. Admi. Admi. Do. cen. nistra.cen. Mujeres (%) Hombres (%) Pro. Estu-   me. nistra. Do. dian. Tabla 6 (continuación). me.

dian-   dio tivas tes tes dio tivos tes tes Por su educación Sí 4 5 4 2 1 1 0 1 A veces 1 1 1 1 0 0 0 0 Rara vez 2 3 3 1 1 1 1 1 No 93 91 92 96 98 98 99 98 97 Por su forma Sí 1 3 0 1 0 1 0 0 de vestir A veces 0 0 0 0 0 1 0 0 Rara vez 1 0 1 0 0 0 0 0 No 98 97 98 98 99 98 100 99 Tener alguna Sí 4 5 3 4 1 1 0 1 discapacidad A veces 2 2 1 2 1 1 1 1 Rara vez 6 6 5 6 3 3 2 3 No 89 87 91 88 96 95 98 94 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. dian. nistra. Do. Estu. cen. Mujeres (%) Hombres (%) Pro. Estu-   me. nistra. Admi. Pro. Tabla 6 (conclusión). me. Admi.cen. . Do.

alguna forma de violencia. El 20% de las participantes en promedio opinó que “sí”. 8. la gran mayoría de las y los participantes (arriba del 93%) opinaron que “no” se respetan sus derechos a participar en la vida política de la UACH. por lo que hay que trabajar continuamente para cons- truir una institución democrática. 98 . Como ya se había mencionado. “¿Las instalaciones de mi centro de trabajo o Facultad están preparadas para atender a todos. el 82% respondió en el mismo sentido a la misma pregunta. con respecto a la inclusión de las personas homosexuales. como débiles visuales. no existe mucha diferencia entre las respuestas de los y las participantes: las mujeres. aún persisten ciertas reservas para que las personas homosexuales ocupen puestos directivos. mide la proporción de mujeres que han sufrido. “a veces” o “rara vez”. Como se puede apreciar en la gráfica 22. de los hombres. aún y cuando los y las participantes opinaron que en la UACH “no” existe discriminación por la orientación sexual. como se puede ver. en las tablas 7. opinaron que “no” está la institución preparada para que ocupen puestos directivos. mientras que el 18% de los participantes contestaron de esta forma. y “¿Mis derechos de participar en la vida política de la Universidad se respetan sin distinción de sexo?” Las respuestas a estas interrogantes están reflejadas en las gráficas 21 y 22. incluso a quien pertenece a grupos vulnerables. personas de la tercera edad o discapacita- dos?”. por otro lado. 9 y 10 se presentan los resultados obtenidos en la UACH. asimismo permite situar en cuáles ámbitos se producen.que las personas heterosexuales?”. Es útil en estudios comparativos y es un claro indicio de los tipos de violencia más extendidos. el estadístico de frecuencia es el más elemental. Como se puede observar en la gráfica 21. en un promedio de 80%. por lo menos una vez.

de igual manera que las personas heterosexuales?. ¿Están dadas las condiciones para que las personas homosexuales ocupen puestos directivos. . personas de la tercera edad o discapacitados? 99 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 21. y ¿Las instalaciones de mi centro de trabajo o Facultad están preparadas para atender a todos. incluso a quien pertenece a grupos vulnerables. como débiles visuales.

. ¿Mis derechos de participar en la vida política de la Universidad se respetan sin distinción de sexo? 100 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 22.

sin embargo. En lo que se refiere a violencia física se realizaron los si- guientes hallazgos: Llama la atención que alrededor del 80% de los y las partici- pantes consideró que el gobierno debe de intervenir cuando un marido maltrata a su mujer. mientras que alrededor del 18% de las y los participantes consideraron que no. 72% de ellas res- pondió que “no”. En el ámbito familiar se investigaron los cinco tipos de violencia: psicológica. “a veces” o “rara vez”. “a veces” o “rara vez”. evidenciando la percepción de que se tiene un entorno altamente violento en contra de las mujeres. “a veces” o “rara vez” es justificable que se le pegue a la mujer. mientras que 10% de los participantes opinaron de esta manera. de los participantes. “a veces” o “rara vez”) de las y los participantes es que en Chihuahua las personas le pegan a las mujeres. En la violencia psicológica se encontró lo siguiente: Se preguntó a los y las universitarias si sienten que su pareja las está controlando continuamente. Es relevante destacar que 80% de los y las universitarias manifiesta que su pareja 101 . En la primera de ellas se preguntó a los y las universitarias si los hombres eran mejores líderes políticos que las mujeres. una de cada tres respondió que “sí”. física. La percepción generalizada (“sí”. sin embargo. En la violencia psicológica se encontró lo siguiente: En el ámbito comunitario se investigó solo la violencia psicológica y física. “a veces” o “rara vez”. el resto respondió que “sí”. económica y sexual. patrimonial. 49% consideró que “no” y uno de cada dos respondió que “sí”. los hombres en 87% y las universitarias en 92%. esto significa que el 28% del total de las mujeres encuestadas ha percibido que por lo menos alguna vez ha sido controlada por su pareja. Muy significativo es el hecho de que algunas participantes (6%) consideraran que “sí”. 70% de ellas respondió que “no”.

Tabla 7. Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Los hombres son Mujeres Promedio 3 21 6 70 mejores líderes políticos Administrativas 2 28 6 65 que las mujeres 102 Docentes 3 20 4 72 Estudiantes 3 16 8 73 Hombres Promedio 10 35 6 49 Administrativos 11 32 6 51 Docentes 9 39 3 50 Estudiantes 10 35 8 47 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Porcentaje de violencia psicológica en el ámbito comunitario. . percibida por los y las universitarias.

Tabla 8. Porcentaje de violencia física en el ámbito comunitario. Violencia física (%) Sí A veces Rara vez No El gobierno debería Mujeres Promedio 82 10 1 7 intervenir cuando un Administrativas 81 8 1 10 marido maltrata a su mujer Docentes 80 12 1 7 Estudiantes 83 12 1 4 Hombres Promedio 85 7 1 7 Administrativos 79 8 1 12 103 Docentes 89 6 0 5 Estudiantes 86 7 1 5 En algunos casos Mujeres Promedio 2 2 2 94 se justifica que se le Administrativas 3 3 2 92 pegue a la mujer Docentes 1 1 2 95 Estudiantes 3 1 2 95 Hombres Promedio 3 3 4 90 Administrativos 3 2 2 92 Docentes 4 3 3 90 Estudiantes 3 3 6 88 . percibida por los y las universitarias.

. Violencia física (%) Sí A veces Rara vez No En Chihuahua las personas Mujeres Promedio 43 43 6 8 les pegan a las mujeres Administrativas 53 36 5 7 Docentes 43 46 4 7 104 Estudiantes 34 46 10 10 Hombres Promedio 32 46 10 13 Administrativos 39 40 7 14 Docentes 31 51 5 13 Estudiantes 26 45 18 11 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Tabla 8 (conclusión).

compañeras/os de trabajo para evitar que su pareja se moleste. Respecto a la violencia física en el ámbito familiar se pre- guntó: “Cuando su pareja se ha enojado con usted. logrando el dominio sobre la persona y la relación. le golpeó con un palo o cinturón o algún objeto doméstico. destacando que son más los hombres acusados por sus parejas por esta razón. mien- tras que 21% de los hombres perciben lo mismo. “a veces” o “rara vez” se han enfrentado a este tipo de violencia. zarandeó o jaloneó. En el caso de si se ha perdido contacto con amigas/os. sin embargo. Respecto a esta afirmación. la violencia psicológica incluye una gran variedad de conductas que el agresor ejerce a través del tiempo. le pateó. le agredió con una navaja. en promedio son más las mujeres universitarias (18%) que “sí”. ¿él(ella) puede haber incurrido en una o varias de las siguientes situa- ciones: le empujó. mientras que 10% de los hombres percibe lo mismo. le torció el brazo. le quemó con cigarro o alguna otra sustancia. tal es el caso de las críticas y humillaciones en público. Dentro de una pareja. le pegó con la mano o el puño. “a veces” o “rara vez” lo han vivido. Otro signo de este tipo de violencia son los cambios bruscos de ánimo o comportamiento distinto de la pareja en público o privado. o le disparó con alguna 105 . le trató de ahorcar o asfixiar. 25% de los hombres opinaron lo mismo. cuchillo o machete. no siendo tan diferente el resultado de los hombres. 86% de los y las universitarias no se han enfrentado con esta situación. familiares.no la acusa constantemente de infidelidad. es destacable que en general 30% de las mujeres universitarias por lo menos alguna vez ha vivido esta situa- ción. “a veces” o “rara vez”. el cual es de 29%. En general. en promedio 76% de los y las universitarias no han percibido esta situación. 18% de las mujeres perciben que “sí”. mientras que en promedio 24% de las mujeres “sí”.

documentos o propiedades) o ha amenazado con hacerlo alguna vez. mientras que los y las universitarias (8% respectivamente). arrastrada o amenazada con un arma. según la Organización Mun- dial de la Salud (OMS). Por otra parte. es importante destacar que la incidencia más alta se encuentra entre las mujeres administrativas y estudiantes universitarias. han sido golpeadas(os) con la mano o el puño o en ocasiones les han torcido el brazo. 82% de los y las universi- tarias respondieron que “no” han sido víctimas de este tipo de violencia. o la utilización de un arma contra la mujer se definió como violencia grave. La bofetada y el empujón se definieron como violencia moderada. “a veces” o “rara vez” han percibido control por parte de su pareja de sus bienes patrimoniales. Sin embargo. la gravedad de los actos de violencia física se clasificó en función de las probabilidades de que cau- sara lesiones. de acuerdo a esta definición como violencia grave se tiene que 2% de las mujeres universitarias han su- frido este tipo de violencia. De los hombres. Es importante destacar que. Ser golpeada con el pie. “a veces” o “rara vez” a las diferentes situaciones. el 95% de los y las universitarias “no” han sufrido este tipo de violencia por parte de su pareja. 20% de mujeres universitarias alguna vez han sido víctimas de violencia física moderada respecto a empujones o jaloneos.pistola o rifle?” En promedio. respondiendo “sí”. 106 . el 17% de los hombres opinaron lo mismo. estos fueron los ha- llazgos: En el ámbito familiar se preguntó específicamente si han sentido que su pareja ha controlado sus bienes materiales (objetos. Según esta definición. 1% respondió lo mismo. 18% de las mujeres respondió que “sí”. siendo de 1% la incidencia en hombres. En promedio. Respecto a la violencia patrimonial.

Porcentaje de violencia psicológica en el ámbito familiar. Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Siento que mi pareja Mujeres Promedio 7 11 10 72 me está controlando Administrativas 10 14 9 68 continuamente Docentes 7 8 16 68 Estudiantes 4 8 7 80 Hombres Promedio 3 7 10 81 Administrativos 4 3 10 82 107 Docentes 2 9 9 80 Estudiantes 3 8 10 79 Mi pareja constantemente Mujeres Promedio 6 5 7 82 me acusa de infidelidad Administrativas 11 4 7 78 Docentes 3 5 8 83 Estudiantes 3 4 7 86 Hombres Promedio 5 7 9 79 Administrativos 7 10 8 76 Docentes 5 3 10 83 Estudiantes 5 8 9 78 . percibida por los y las universitarias. Tabla 9.

Administrativas 14 10 7 68 compañeras/os de trabajo Docentes 7 11 12 70 para evitar que mi pareja Estudiantes 8 8 11 73 se moleste Hombres Promedio 9 9 12 71 Administrativos 11 8 12 69 108 Docentes 7 7 10 76 Estudiantes 9 12 13 67 Mi pareja me crítica y humilla. familiares. Tabla 9 (continuación). Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No He perdido contacto con Mujeres Promedio 10 10 10 71 amigas/os. Mujeres Promedio 5 7 6 82 en público o en privado Administrativas 7 8 8 77 Docentes 6 9 7 79 Estudiantes 2 3 5 90 Hombres Promedio 2 3 5 90 Administrativos 2 3 5 79 Docentes 2 3 4 92 Estudiantes 2 3 6 89 .

como si fuera 109 Estudiantes 4 4 10 81 otra persona Hombres Promedio 5 8 12 75 Administrativos 5 8 13 74 Docentes 5 7 10 79 Estudiantes 5 8 14 73 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. . Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Mi pareja tiene cambios Mujeres Promedio 8 9 7 76 bruscos de ánimo o se Administrativas 12 11 5 72 comporta distinto conmigo Docentes 7 12 7 73 en público. Tabla 9 (conclusión).

Violencia física (%) Cuando su pareja se ha enojado con usted. Sí A veces Rara vez No Le empujó.. él (ella) puede haber incurrido en una o varias de las siguientes situaciones.. percibida por los y las universitarias. Porcentaje de violencia física en el ámbito familiar. zarandeó Mujeres Promedio 8 5 6 80 o jaloneo Administrativas 16 6 9 70 Docentes 5 4 5 86 Estudiantes 4 5 5 86 Hombres Promedio 4 4 10 82 110 Administrativos 6 6 9 80 Docentes 2 3 9 86 Estudiantes 4 3 12 82 Le torció el brazo Mujeres Promedio 5 2 3 91 Administrativas 8 1 5 86 Docentes 3 2 0 94 Estudiantes 2 1 3 93 Hombres Promedio 1 1 3 95 Administrativos 1 0 3 95 Docentes 0 0 2 98 Estudiantes 2 2 3 93 . Tabla 10.

él (ella) puede haber incurrido en una o varias de las siguientes situaciones. Violencia física (%) Cuando su pareja se ha enojado con usted. Tabla 10 (continuación).. Sí A veces Rara vez No Le pegó con la mano Mujeres Promedio 5 1 1 93 o el puño Administrativas 7 3 2 88 Docentes 5 1 0 94 Estudiantes 1 0 1 97 Hombres Promedio 2 1 4 92 Administrativos 3 2 4 91 111 Docentes 1 1 4 94 Estudiantes 3 1 5 91 Le pateó Mujeres Promedio 2 0 1 96 Administrativas 5 0 2 93 Docentes 1 0 1 97 Estudiantes 0 0 0 99 Hombres Promedio 1 1 2 97 Administrativos 1 1 2 95 Docentes 0 0 1 98 Estudiantes 1 1 1 97 ..

Sí A veces Rara vez No Le golpeó con algún palo Mujeres Promedio 1 0 0 98 o cinturón o algún Administrativas 4 0 0 95 objeto doméstico Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 99 Hombres Promedio 1 0 1 98 Administrativos 1 0 0 98 112 Docentes 1 0 1 98 Estudiantes 1 0 1 99 Le quemó con cigarro Mujeres Promedio 0 0 0 100 o alguna otra sustancia Administrativas 0 0 0 99 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 99 Hombres Promedio 0 0 0 99 Administrativos 0 0 0 99 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 99 ... él (ella) puede haber incurrido en una o varias de las siguientes situaciones. Tabla 10 (continuación). Violencia física (%) Cuando su pareja se ha enojado con usted.

Sí A veces Rara vez No Le trató de ahorcar Mujeres Promedio 2 0 0 98 o asfixiar Administrativas 4 0 0 95 Docentes 1 0 0 99 Estudiantes 1 0 1 98 Hombres Promedio 1 0 0 99 Administrativos 1 0 0 99 113 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 1 0 0 99 Le agredió con alguna Mujeres Promedio 1 0 0 99 navaja.. él (ella) puede haber incurrido en una o varias de las siguientes situaciones. cuchillo o machete Administrativas 2 0 0 98 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 99 Hombres Promedio 1 0 0 99 Administrativos 1 0 0 98 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 99 .. Violencia física (%) Cuando su pareja se ha enojado con usted. Tabla 10 (continuación).

él (ella) puede haber incurrido en una o varias de las siguientes situaciones. Violencia física (%) Cuando su pareja se ha enojado con usted... . Tabla 10 (conclusión). Sí A veces Rara vez No Le disparó con una Mujeres Promedio 0 0 0 99 pistola o rifle Administrativas 1 0 0 98 114 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 100 Hombres Promedio 0 0 0 99 Administrativos 0 0 0 99 Docentes 1 0 0 99 Estudiantes 0 0 0 99 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

90% de las mujeres contestaron que “no” han sido víctimas de este tipo de violencia. En el caso de los hombres. seguida de las docentes y finalmente las estudiantes. 10% de las mujeres encuestadas por lo menos alguna vez se han enfrentado a algún tipo de violencia sexual. siendo los resultados muy similares entre administrativos. acoso sexual. presión para tener relaciones sexuales. Cabe destacar que 21% de las mujeres por lo menos alguna vez han sentido algún tipo de control por parte de sus parejas respecto al aspecto económico. siendo la incidencia más alta en las mujeres adminis- trativas. violación o miradas morbosas o gestos sugestivos que le incomoden?” En este sentido. vivienda. despensa)”. solamente 4% respondió “sí”. gas. mientras que de los hombres 82% “no” han sido víctimas de este tipo de violencia. agua. Sin embargo. al igual que 18% de los hombres universitarios. si su pareja le ha obligado a hacer actos que le avergüencen o causen dolor. y “¿Mi pareja se ha gastado intencionalmente el dinero asigna- do para algo determinado. “¿Mi pareja en alguna ocasión ha controlado mis propios ingresos económicos?”. En cuanto a la violencia sexual en el ámbito familiar se preguntó: “¿Ha vivido alguna de las siguientes situaciones en el hogar: contacto físico. basado 115 . docentes y estudiantes. “a veces” o “rara vez” a estas situaciones. Con referencia a la violencia económica en el ámbito familiar se preguntó: “¿He sentido que mi pareja en alguna ocasión me ha reducido la cantidad asignada para los gastos del hogar como forma de castigo o no se hace cargo de ellos? (luz. mientras que 96% de los hombres contestaron lo mismo. En un análisis reciente hecho por la Organización Mundial de la Salud (OMS). la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y el Consejo de Investigaciones Médicas. dejándome la responsabilidad de conseguir la cantidad a mí?” 79% de las mujeres universitarias respondieron que “no”.

Docentes 7 7 5 81 116 documentos o propiedades) o ha amenazado con Estudiantes 3 3 8 86 hacerlo en alguna ocasión Hombres Promedio 4 5 8 83 Administrativos 4 4 10 82 Docentes 4 4 5 87 Estudiantes 5 7 10 79 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Tabla 11. Violencia patrimonial (%) Sí A veces Rara vez No Siento que mi pareja Mujeres Promedio 6 5 6 82 ha controlado mis bienes Administrativas 9 6 5 79 materiales (objetos. Porcentaje de violencia patrimonial en el ámbito familiar. . percibida por los y las universitarias.

económica y patrimonial. El 38% de los asesinatos de mujeres que se producen en el mundo son cometidos por la pareja. se encontró que 70% de los y las universitarias perciben que “sí” y “a veces”. cerca de un tercio (30%) de las mujeres que han tenido una relación de pareja han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja. “a veces” o “rara vez”. El abuso sexual infantil afecta a niños y niñas. 50% de las mujeres percibe que “no”. 44% de las mujeres opina que “no”. en cuanto a los hombres. Sin embargo. En algunas regiones la cifra es mucho mayor. 35% de las mujeres han su- frido violencia física o sexual por parte de su pareja o violencia sexual por terceros. Para el tipo de violencia psicológica se preguntó si consid- eraban que en la institución había un buen ambiente de tra- bajo. en tanto que de los hombres. aproximadamente el 20% de las mujeres y entre el 5% y el 10% de los hombres refieren haber sido víctimas de violencia sexual en la infancia. A nivel mundial. En el ámbito institucional se investigaron tres tipos de violencia: psicológica. Respecto a la pregunta: “¿Recibo un trato igual al de mi compañera/o independientemente de la posición que tengo en la institución?”. La violencia de pareja y la violencia sexual son perpetra- das en su mayoría por hombres contra mujeres y niñas. 35% 117 . el 43% percibe lo mismo. el resto (30%) opina que “no” o “rara vez”. es otro gran problema.en los datos de más de 80 países. en promedio. En los estudios internacionales realizados. La mayor parte de esta violencia corresponde a la ejercida por la pareja. La violencia entre los jóvenes. que incluye también la violencia de pareja. siendo esta percepción más alta en administrativos y docentes. “a veces” o “rara vez” trabajan o estudian en un buen ambiente institucional.

percibida por los y las universitarias. gas. Administrativos 3 7 5 84 despensa) 118 Docentes 2 3 3 92 Estudiantes 5 7 10 78 Mi pareja en alguna ocasión Mujeres Promedio 9 8 8 75 ha controlado mis propios Administrativas 12 9 7 72 ingresos económicos Docentes 6 7 8 79 Estudiantes 9 8 8 75 Hombres Promedio 8 8 10 75 Administrativos 9 7 8 77 Docentes 6 6 7 81 Estudiantes 10 10 15 66 . Porcentaje de violencia económica en el ámbito familiar. Violencia económica (%) Sí A veces Rara vez No He sentido que mi pareja Mujeres Promedio 11 6 5 77 en alguna ocasión me ha Administrativas 18 6 4 73 reducido la cantidad asignada Docentes 11 9 4 76 para los gastos del hogar como forma de castigo o Estudiantes 4 5 8 83 no se hace cargo de ellos Hombres Promedio 3 6 6 85 (luz. agua. Tabla 12. vivienda.

Tabla 12 (conclusión). dejándome Docentes 7 4 7 83 119 la responsabilidad de Estudiantes 3 1 5 91 conseguir la cantidad a mí Hombres Promedio 4 4 6 85 Administrativos 6 6 4 84 Docentes 4 2 7 86 Estudiantes 3 4 8 86 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Violencia económica (%) Sí A veces Rara vez No Mi pareja se ha gastado Mujeres Promedio 7 4 5 83 intencionalmente el dinero Administrativas 13 6 5 76 asignado para algo determinado. .

Tabla 13. Porcentaje de violencia sexual en el ámbito familiar. percibida por los y las universitarias. Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en el hogar? Sí A veces Rara vez No Contacto físico Mujeres Promedio 7 2 6 85 no deseado Administrativas 11 3 4 81 Docentes 7 2 10 82 Estudiantes 4 1 4 91 Hombres Promedio 2 1 4 93 120 Administrativos 2 1 4 92 Docentes 2 1 4 94 Estudiantes 2 1 4 94 Presión para tener Mujeres Promedio 6 6 6 83 relaciones sexuales Administrativas 10 8 4 78 Docentes 5 7 10 79 Estudiantes 2 2 5 91 Hombres Promedio 1 1 3 94 Administrativos 2 0 3 94 Docentes 1 2 4 93 Estudiantes 1 1 3 95 .

Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en el hogar? Sí A veces Rara vez No Su pareja le ha obligado Mujeres Promedio 2 2 3 93 a hacer actos que le Administrativas 5 3 2 90 avergüencen o causen dolor Docentes 1 2 3 94 Estudiantes 1 1 3 95 Hombres Promedio 0 1 1 98 Administrativos 0 1 0 98 121 Docentes 0 1 1 98 Estudiantes 1 0 1 98 Acoso sexual Mujeres Promedio 4 1 2 93 Administrativas 5 1 3 91 Docentes 4 1 3 92 Estudiantes 2 1 1 96 Hombres Promedio 1 0 1 98 Administrativos 1 0 1 98 Docentes 0 0 1 99 Estudiantes 1 0 1 98 . Tabla 13 (continuación).

Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en el hogar? Sí A veces Rara vez No Violación Mujeres Promedio 1 0 1 98 Administrativas 3 0 0 97 Docentes 0 0 1 98 Estudiantes 1 0 0 98 Hombres Promedio 0 0 0 99 Administrativos 1 1 0 98 122 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 99 Miradas morbosas o Mujeres Promedio 4 2 6 89 gestos sugestivos Administrativas 5 2 6 87 que le incomoden Docentes 3 1 5 91 Estudiantes 4 2 6 88 Hombres Promedio 1 1 3 96 Administrativos 1 1 3 95 Docentes 0 1 2 98 Estudiantes 1 1 3 94 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Tabla 13 (conclusión). .

65% de los y las universitarios percibe que “sí” se utiliza lenguaje incluyente en el ámbito universita- rio. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) indica que millones de personas son víctimas de la discriminación en el mundo del trabajo. una de las formas más sutiles de ejercer la discriminación es a través de la lengua. soy reconocida/o y valorada/o por mi institución?”. desper- dicia un talento humano que es necesario para el progreso y acentúa las tensiones y desigualdades sociales. sino que también transmite y refuerza los estereoti- pos y roles considerados adecuados para mujeres y hombres en una sociedad. Es por tal motivo que preguntamos a los y las universitarias si se utiliza el lenguaje incluyente en la vida cotidiana.opina lo mismo. la lengua no solo refleja. a diferencia del 53% de las mujeres docentes. destacando que 64% contestó que “no”. ya que esta no es más que el reflejo de los valores. con el 72%. el 38% de las mujeres perciben que “no”. Respecto a los hombres es mayor (48%) 123 . En promedio. La discriminación sofoca las oportunidades. “a veces” o “rara vez”. Siguiendo con la parte sobre discriminación se preguntó: “¿Por mi buen desempeño en mi trabajo. del pen- samiento. Nada de lo que decimos en cada momento de nuestra vida es neutro: todas las palabras tienen una lectura de género. En promedio. Esto viola derechos humanos fundamen- tales y además tiene profundas consecuencias económicas y sociales. a lo cual 38% de las mujeres perciben que “sí”. más hombres (65%) que mujeres (56%) perciben un trato igualitario respecto a sus compañeros. “a veces” o “rara vez”. Según la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim). de la sociedad que la crea y utiliza. Así. Cabe destacar que el mayor porcentaje de percepción de igual- dad de trato se encuentra entre los hombres docentes. y 32% de los hombres percibe lo mismo. por otro lado.

Tabla 14. percibida por los y las universitarias. Porcentaje de violencia psicológica en el ámbito institucional. Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Considero que mi institución Mujeres Promedio 50 20 5 25 tiene un buen ambiente Administrativas 40 18 5 36 de trabajo Docentes 47 14 5 34 Estudiantes 62 28 6 4 Hombres Promedio 57 19 5 20 Administrativos 47 15 5 33 124 Docentes 55 18 5 23 Estudiantes 67 25 5 4 Recibo un trato igual Mujeres Promedio 56 22 5 18 al de mi compañera/o Administrativas 53 20 5 23 independientemente de Docentes 53 25 3 19 la posición que tengo Estudiantes 60 22 5 13 en la institución Hombres Promedio 65 17 5 13 Administrativos 58 17 7 18 Docentes 72 16 3 10 Estudiantes 64 18 5 13 .

Tabla 14 (continuación). Hombres Promedio 68 18 5 9 maestras y maestros. Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Se utiliza el lenguaje Mujeres Promedio 62 24 3 11 incluyente en la vida Administrativas 64 24 2 11 cotidiana donde se Docentes 53 29 4 15 especifique. soy Administrativas 37 27 10 27 reconocida/o y valorada/o Docentes 40 27 13 20 por mi institución Estudiantes 0 0 0 0 Hombres Promedio 48 24 10 18 Administrativos 39 26 12 23 Docentes 57 23 8 12 Estudiantes 0 0 0 0 . ejemplo: Estudiantes 69 20 4 7 alumnas y alumnos. etc. Administrativos 60 20 7 14 Docentes 75 15 4 7 125 Estudiantes 71 18 6 6 Por mi buen desempeño Mujeres Promedio 38 27 11 23 en mi trabajo.

Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Creo que el campus Mujeres Promedio 11 6 5 77 universitario (al Administrativas 18 6 4 73 que pertenece mi Docentes 11 9 4 76 Facultad)/Rectoría Estudiantes 4 5 8 83 es igualmente seguro Hombres Promedio 3 6 6 85 para mujeres que para hombres Administrativos 3 7 5 84 Docentes 2 3 3 92 126 Estudiantes 5 7 10 78 Perjudica de igual manera Mujeres Promedio 13 7 5 75 a mujeres y hombres Administrativas 11 6 5 77 que en mi institución se Docentes 18 6 4 73 agenden reuniones de Estudiantes 11 9 4 76 trabajo fuera del horario Hombres Promedio 3 5 5 87 laboral y/o en días no laborales Administrativos 3 6 6 85 Docentes 3 7 5 84 Estudiantes 2 3 3 92 . Tabla 14 (continuación).

. Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No En mi institución se respeta Mujeres Promedio 82 5 6 6 la licencia por maternidad Administrativas 79 6 5 9 o gravidez para mujeres Docentes 81 7 5 7 y hombres Estudiantes 86 3 8 3 Hombres Promedio 83 5 8 4 Administrativos 82 4 10 4 Docentes 87 4 5 4 127 Estudiantes 79 7 10 5 En la institución se promueve Mujeres Promedio 7 4 5 83 que los padres (hombres) Administrativas 13 6 5 76 se integren y participen Docentes 7 4 7 83 en el cuidado de sus Estudiantes 3 1 5 91 hijos e hijas Hombres Promedio 4 4 6 85 Administrativos 6 6 4 84 Docentes 4 2 7 86 Estudiantes 3 4 8 86 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Tabla 14 (conclusión).

Solamente el 13% de ellas dice que “sí” afecta de igual manera a hombres y mujeres. para lo cual 83% de las mu- jeres percibe que “no” se promueve. por su parte. al igual que 11% de las mujeres. “a veces” o “rara vez”. y solamente 3% percibe que “sí”. sin embargo resulta elevado que el resto (42%) perciba que “no”. en tanto que de los hombres. lo 128 . y solo el 3% de los hombres opina lo mismo. 85% de los hombres universitarios perciben lo mismo. en promedio. el 87% dice estar de acuerdo. Para el tipo de violencia económica en el ámbito institu- cional se realizaron dos preguntas: “¿La obtención de presta- ciones en la institución es igual para hombres y mujeres?”. y por su parte 85% de los hombres está de acuerdo. “a veces” o “rara vez”. En ese caso 77% de las mujeres perciben que “no”. En cuanto a los universitarios. el 75% de las mujeres percibe que “no” se per- judica de igual manera. Por último se hizo la pregunta: “¿En la institución se pro- mueve que los padres (hombres) se integren y participen en el cuidado de sus hijos e hijas?”. Respecto a la pregunta de si en la institución se respeta la licencia por maternidad o gravidez para mujeres y hom- bres.la percepción de reconocimiento por sus labores. “a veces” o “rara vez”. Se preguntó a los y las universitarias si se cree que el cam- pus universitario (al que pertenecen las Facultades)/Rectoría es igualmente seguro para mujeres que para hombres. Para la pregunta: “¿Se perjudica de igual manera a muje- res y hombres que en la institución se agenden reuniones de trabajo fuera del horario laboral y/o en días no laborales?”. 83% percibe que sí y 17% percibe que “no”. 82% de las universitarias percibe que “sí” y solamente 18% percibe que “no”.

“a veces” o “rara vez”. sin embargo. solamente 24% tanto de mujeres como de hombres percibe que “sí”. Para la segunda pregunta. “a veces” o “rara vez”. “a veces” o “rara vez” las prestaciones en la institu- ción son iguales para hombres que para mujeres. en tanto que de los hombres 69% percibe lo mismo. 31% de los hombres universitarios piensan lo mismo. Respecto al ingreso en la institución. Respecto a si la capacitación que proporciona la institución les permite desarrollarse en su trabajo. 129 . en promedio 60% de los universitarios y 50% de las universitarias perciben que “sí” existe igual salario ante iguales responsabilidades. por su parte. 37% de las mujeres contestó que “no”. ascenso en la institución. mientras que 79% de los hombres está de acuerdo. 78% de los y las universitarias percibe desigualdad de oportunidades en el ámbito laboral- institucional. Para la igualdad de oportunidades en el ascenso en la institución. 82% de las mujeres tienen la percepción de que “no” existe igualdad de oportunidades. 63% de las mujeres en promedio percibe que “sí”. 82% opinan que no existe igualdad para poder alcanzar puestos directivos. alcanzar puesto directivos y capacitación que les permite desarrollarse en su trabajo?” En promedio. entre tanto 9% y 10% respectivamente tiene la percepción de que “sí”. 71% de los y las universitarias percibe que “no”. Para la primera de ellas. En el ámbito laboral docente se investigaron la violencia psicológica. En el caso de la violencia patrimonial en el ámbito institu- cional se preguntó: “¿En la UACH las mujeres tienen la misma oportunidad que los hombres en los siguientes aspectos: ingreso en la institución. De las mujeres. física. y por su parte 90% de los hombres percibe lo mismo. pero es destacable que el resto en promedio (45%) percibe que “no”.mismo para la obtención de igual salario ante iguales respon- sabilidades. patrimonial y sexual.

asimismo 53% de los hombres. seguido del 86% de los hombres. y la percepción generalizada (“no”. mientras que 58% de los hombres contestó lo mismo. “a veces” o “rara vez”) de los y las participantes es de 36%. mientras que los hombres se destacan con una percepción más positiva (55%) para esta afirmación. Solamente 41% de las mujeres perciben que “sí” son reconocidas por el logro de su esfuerzo realizado en el trabajo. en promedio (48%). escolares de carácter extraordinario. el resto. “rara vez” o “no”. opina que “a veces”. mientras que más de la mitad de los hombres (54%) 130 . ellas las utilizaron en un 48%. Es destacable mencionar que en promedio generalizado 46% de los y las universitarias contestaron que “no”. Las respuestas “no”. mientras que 42% de los hombres respondió de igual manera. Se preguntó: “¿Co- nocen los criterios con los que son evaluados?”. 85% de las mujeres contestaron que “sí”. 64% de los y las universitarias “sí” los conoce. Se preguntó a los docentes y administrativos: “¿En la institución. “a veces” o “rara vez”. familiares. mi jefa(e) me da las facilidades para atenderlos?” En promedio. “a veces” o “rara vez”. Para el tipo de violencia psicológica se hicieron varias preguntas: La primera de ellas es: “¿Mis opiniones y aportaciones se respetan?” 52% de las universitarias respondieron que “sí”. sin ningún tipo de represalia o sanción por manifestarlo. La siguiente pregunta se formuló solamente para el personal docente y administrativo. y fue: “¿Cuando tengo ne- cesidad de atender asuntos particulares. Es relevante destacar que 48% de las mujeres considera que “sí” tendrá oportunidad de ser escuchada cuando ma- nifieste que ha recibido algún trato injusto. la división de cargas de trabajo y la asignación de responsabilidades es repartida con justicia e igualdad?” 45% de las mujeres contesto que sí.

Tabla 15. Violencia económica (%) Sí A veces Rara vez No La obtención de prestaciones Mujeres Promedio 63 13 4 21 en la institución es igual para Administrativas 66 12 4 18 hombres y mujeres Docentes 59 14 4 23 Estudiantes 0 0 0 0 Hombres Promedio 69 12 4 15 Administrativos 64 13 5 18 Docentes 73 11 4 12 131 Estudiantes 0 0 0 0 Obtención de igual Mujeres Promedio 50 11 5 34 salario ante iguales Administrativas 42 11 5 42 responsabilidades Docentes 59 10 5 26 Estudiantes 0 0 0 0 Hombres Promedio 60 12 3 25 Administrativos 47 15 3 34 Docentes 73 9 2 15 Estudiantes 0 0 0 0 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. percibida por los y las universitarias. . Porcentaje de violencia económica en el ámbito institucional.

Violencia patrimonial (%) En la UACH las mujeres tienen la misma oportunidad que los hombres en los siguientes aspectos: Sí A veces Rara vez No Ingreso en la institución Mujeres Promedio 6 5 7 82 Administrativas 11 4 7 78 Docentes 3 5 8 83 Estudiantes 3 4 7 86 Hombres Promedio 5 7 9 79 132 Administrativos 7 10 8 76 Docentes 5 3 10 83 Estudiantes 5 8 9 78 Ascenso en la institución Mujeres Promedio 10 10 10 71 Administrativas 14 10 7 68 Docentes 7 11 12 70 Estudiantes 8 8 11 73 Hombres Promedio 9 9 12 71 Administrativos 11 8 12 69 Docentes 7 7 10 76 Estudiantes 9 12 13 67 . Porcentaje de violencia patrimonial en el ámbito institucional. percibida por los y las universitarias. Tabla 16.

Violencia patrimonial (%) En la UACH las mujeres tienen la misma oportunidad que los hombres en los siguientes aspectos: Sí A veces Rara vez No Alcanzar puestos directivos Mujeres Promedio 5 7 6 82 en la institución Administrativas 7 8 8 77 Docentes 6 9 7 79 Estudiantes 2 3 5 80 Hombres Promedio 2 3 5 80 Administrativos 2 3 5 89 Docentes 2 3 4 92 133 Estudiantes 2 3 6 89 Capacitación que les permite Mujeres Promedio 8 9 7 76 desarrollarse en su trabajo Administrativas 12 11 5 72 Docentes 7 12 7 73 Estudiantes 4 4 10 81 Hombres Promedio 5 8 12 75 Administrativos 5 8 13 74 Docentes 5 7 10 79 Estudiantes 5 8 14 73 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. . Tabla 16 (conclusión).

Tabla 17. escolares de Docentes 85 12 0 2 carácter extraordinario mi Estudiantes 0 0 0 0 jefa/e me da las facilidades Hombres Promedio 86 9 2 3 para atenderlos Administrativos 83 9 3 4 Docentes 88 9 1 1 Estudiantes 0 0 0 0 . Porcentaje de violencia psicológica en el ámbito laboral docente. Administrativas 84 10 2 4 familiares. percibida por las y los universitarios. Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Mis opiniones y aportaciones Mujeres Promedio 52 32 8 8 se respetan Administrativas 49 32 7 12 Docentes 49 34 9 8 Estudiantes 58 31 8 3 Hombres Promedio 58 29 6 7 Administrativos 52 30 7 10 134 Docentes 62 29 5 4 Estudiantes 61 27 7 5 Cuando tengo necesidad de Mujeres Promedio 85 11 1 3 atender asuntos particulares.

Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No Conozco los criterios con Mujeres Promedio 64 12 2 22 los que me evalúan Administrativas 53 0 0 47 Docentes 83 0 0 16 Estudiantes 57 36 5 2 Hombres Promedio 65 12 3 20 Administrativos 56 0 0 44 Docentes 87 0 0 13 135 Estudiantes 53 36 8 4 Cuando manifiesto que Mujeres Promedio 48 29 7 16 recibí un trato injusto. Administrativas 55 18 5 23 sé que tendré oportunidad Docentes 46 34 6 14 de ser escuchada/o y Estudiantes 45 34 11 10 tratada/o justamente Hombres Promedio 55 26 7 12 sin ningún tipo de represalia o sanción por manifestarlo Administrativos 52 26 4 19 Docentes 65 21 5 8 Estudiantes 49 32 10 9 . Tabla 17 (continuación).

Violencia psicológica (%) Sí A veces Rara vez No En mi institución la Mujeres Promedio 45 27 6 23 división de cargas de trabajo Administrativas 44 26 5 26 y la asignación de Docentes 46 28 7 20 responsabilidades Estudiantes 0 0 0 0 es repartida con Hombres Promedio 53 25 4 18 justicia e igualdad Administrativos 46 25 4 25 136 Docentes 60 24 5 11 Estudiantes 0 0 0 0 Soy reconocida/o por Mujeres Promedio 41 30 8 21 el logro y el esfuerzo Administrativas 41 29 6 25 realizado en mi trabajo Docentes 41 31 10 18 bien desempeñado Estudiantes 0 0 0 0 Hombres Promedio 54 24 8 14 Administrativos 47 26 9 18 Docentes 61 22 6 10 Estudiantes 0 0 0 0 . Tabla 17 (continuación).

Tabla 17 (continuación).
Violencia psicológica (%)
Sí A veces Rara vez No
Mi jefa/e me comunica Mujeres Promedio 57 29 4 10
claramente sus Administrativas 63 19 5 13
expectativas Docentes 48 30 6 16
Estudiantes 59 38 3 1
Hombres Promedio 60 27 4 8
Administrativos 61 18 6 15

137
Docentes 66 22 4 8
Estudiantes 53 43 3 2
Mi jefa/e es accesible Mujeres Promedio 64 28 3 5
y me es fácil hablar Administrativas 76 14 3 8
con ella/él Docentes 67 23 3 7
Estudiantes 47 47 4 1
Hombres Promedio 68 24 4 4
Administrativos 78 13 1 8
Docentes 78 15 4 4
Estudiantes 48 45 6 1

Tabla 17 (continuación).
Violencia psicológica (%)
Sí A veces Rara vez No
Mi institución cuenta Mujeres Promedio 82 0 0 18
con planes de carrera Administrativas 78 0 0 22
o superación que me Docentes 86 0 0 14
permiten orientar mi
Estudiantes 0 0 0 0
desarrollo profesional
Hombres Promedio 84 0 0 15
Administrativos 81 0 0 20

138
Docentes 88 0 0 11
Estudiantes 0 0 0 0
Mi jefe/a tiene Mujeres Promedio 28 24 10 38
empleadas/os favoritas/os Administrativas 29 12 3 56
Docentes 33 20 10 38
Estudiantes 22 42 17 19
Hombres Promedio 25 26 9 40
Administrativos 30 16 5 50
Docentes 22 20 6 52
Estudiantes 25 41 17 17

Tabla 17 (conclusión).
Violencia psicológica (%)
Sí A veces Rara vez No
Trabajo en un ambiente Mujeres Promedio 74 11 3 11
libre de acoso laboral Administrativas 72 10 4 15
Docentes 69 14 4 13
Estudiantes 92 9 2 7
Hombres Promedio 76 10 2 12
Administrativos 74 7 1 18
Docentes 78 10 2 10

139
Estudiantes 76 12 3 9
Una mujer tiene que ser Mujeres Promedio 27 24 4 46
excepcional para tener Administrativas 24 22 3 50
éxito en el mundo laboral Docentes 29 26 5 41
de la UACH
Estudiantes 0 0 0 0
Hombres Promedio 16 12 6 65
Administrativos 19 13 6 62
Docentes 14 12 5 69
Estudiantes 0 0 0 0
Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

de los universitarios. Se realizó la pregunta sobre si el/la jefe/a o docente tiene favoritismo con algunos empleados/as o alumnas/os. 61% de los estudiantes está 140 . por su parte. “rara vez” o “no”. por su parte. 28% de las universitarias percibe que “sí” y 72% opina que “a veces”. “a veces” o “rara vez”.opina lo mismo. Por otra parte. 57% de las mujeres univer- sitarias percibe que su jefe/a le comunica claramente sus expectativas y 60% de los hombres está de acuerdo. Por otra parte. 54% de las universitarias cree que “sí”. asimismo los hombres (76%). 25% cree que “sí” y el resto solamente “a veces”. respeto por sus opi- niones. 68% de los hombres opina de igual manera. 57% de las estudiantes creen que la Universidad “sí” les proporciona información necesaria para lograr un mejor desempeño escolar. 74% de las mujeres opina que trabaja en un ambiente laboral libre de acoso. 65% de los hombres opina que “no”. solamente 4% de las y los universitarios en promedio percibe que “no” existe accesibilidad para hablar con su jefe(a). por su parte. Se preguntó si una mujer tiene que ser excepcional para tener éxito en el mundo laboral de la UACH. igualdad de trato y si existe un ambiente escolar libre de acoso. 64% de las mujeres percibe que “sí”. En general. 41% de las y los encuestados opinan que “a veces”. y 35% de los universitarios está de acuerdo. 83% de los y las universitarias opinó que “sí”. “rara vez” o “no”. “rara vez” o “no”. Se realizaron algunas preguntas exclusivas para los y las es- tudiantes en torno al desempeño escolar. mientras que en promedio 25% de los y las universi- tarias opinan que “a veces”. En el caso de “¿El(la) jefe(a) es accesible y es fácil hablar con ella/él?”. a diferencia de un 46% de las mujeres universitarias. “rara vez” o “no”. Respecto a si la institución cuenta con planes de carrera o superación que permitan orientar el desarrollo profesional. solamente el 17% percibe que “no”.

la Mujeres 57 35 6 3 Universidad me proporciona la información necesaria Hombres 61 29 6 4 Mis opiniones y aportaciones Mujeres 33 37 19 11 141 se respetan Hombres 37 33 17 14 Existe trato desigual entre hombres Mujeres 16 14 11 59 y mujeres en mi salón de clase Hombres 17 16 12 55 Estudio en un ambiente Mujeres 5 4 4 87 libre de acoso Hombres 6 3 5 85 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. . Porcentaje de violencia psicológica en el ámbito laboral docente. Tabla 18. percibida por los y las estudiantes. Solo estudiantes (%) Sí A veces Rara vez No Para lograr un mejor desempeño escolar.

“rara vez” o “no”. 41% de las estudiantes opina que “sí”. También se les preguntó a los y las estudiantes si sus opinio- nes y aportaciones son respetadas en la universidad. jalones. Para el tipo de violencia física en el ámbito laboral docente se preguntó a administrativos. 59% de ellas opina que “no”. a lo cual 87% de las estudiantes respondieron que “no” y 85% de los hombres estudiantes opina lo mismo. al igual que el 85% de los universitarios. así como el 39% de los hombres estudiantes. se les preguntó si cuentan con mobiliario. Por otra parte. de los y las universitarias el 95% contestó que “no”. etc. equipo y servicios informáticos para desempeñarse correcta- mente. “rara vez” o “no”. “a veces” o “rara vez”. en promedio 14% de las y los estudiantes opinan que “sí”. docentes y estudiantes si en alguna ocasión han sido agredidos físicamente (golpes. mientras que 55% de los estudiantes opina lo mismo. 67% de ellas respondió que “a veces”. mientras que 43% de ellas percibe que “a veces”. aventones. el resto (5%) contestaron que “sí”. pantallas de computadoras con imágenes de naturaleza sexual que le incomoden. Se les preguntó a las y los estudiantes si perciben que estudian en un ambiente libre de acoso. En el caso del tipo de violencia sexual en el ámbito laboral docente se les preguntó si han vivido algunas de las siguientes situaciones dentro de la universidad: Para las preguntas sobre exposición de carteles.). “a veces” o “rara vez”. “rara vez” o “no”. “a veces” o “rara vez” existe trato desigual entre hombres y mujeres en el salón de clase y 45% de los hombres está de acuerdo. piropos o comentarios no 142 . fotos. en promedio 88% de las universitarias dijo que “sí”.de acuerdo. calen- darios. y solamente 33% respondió que “sí”. Por su parte. 37% de los estudiantes respondió que “sí” y 63% “a veces”. En el caso del tipo de violencia patrimonial en el ámbito laboral docente.

Para las preguntas sobre presión para aceptar invitaciones a encuentros o citas no deseados fuera del trabajo. comentarios o preguntas incómodas sobre su vida sexual o amorosa. en promedio 77% de las mujeres contestaron que “no” han vivido este tipo de situaciones en la UACH y 88% de los hombres están de acuerdo. Sin embargo. y 3% de los hombres. donde las maestras son las que más violencia perciben (62%). castigos. que el ámbito más violento es el institucional (ver gráfica 23). en promedio 96% de las mujeres respondió que “no” han vivido este tipo de situaciones en la UACH y 97% por parte de los hombres.deseados acerca de su apariencia. 23% y 12% respectivamente. presión para tener relaciones sexuales. a lo cual 92% de las mujeres contestó que “no” y 98% de los hombres está de acuerdo. se realizó la pregunta sobre si perciben que trabajan en un ambiente libre de acoso y hostigamiento sexual. bromas. en el ámbito laboral docente. contacto físico no deseado. uso de la fuerza física para tener relaciones sexuales. llama- das telefónicas o mensajes de naturaleza sexual no deseadas. 4% de las mujeres universitarias “sí”. miradas morbosas o gestos sugestivos que les incomoden. las y los estudiantes coinciden en su percepción de 143 . por otra parte. amenazas y castigos para realizar actos sexuales. Para los fines del presente informe es muy importante des- tacar. “a veces” o “rara vez” ha vivido una situación de este tipo. cartas. amenazas que afecten negativamente su situación en el trabajo si no acepta las invitaciones o propuestas sexuales. cambio de área o departamento. El resto contestó que “sí”. burlas. asignación de ac- tividades que no competen a su ocupación o puesto u otras medidas disciplinarias al rechazar las proposiciones sexuales. de acuerdo a los resultados obtenidos. “a veces” y “rara vez”. maltrato. siendo más alta la incidencia en mujeres que en hombres.

Administrativas 3 0 1 96 jalones. etc. aventones. . Tabla 19. percibida por las y los universitarios. Violencia física (%) Sí A veces Rara vez No En alguna ocasión me han Mujeres Promedio 3 1 1 95 agredido físicamente (golpes. Porcentaje de violencia física en el ámbito laboral docente.) Docentes 2 0 0 97 144 Estudiantes 3 2 1 94 Hombres Promedio 2 1 1 95 Administrativos 2 1 0 96 Docentes 1 0 1 97 Estudiantes 7 2 3 91 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

Tabla 20. Mujeres Promedio 88 0 0 12 equipo y servicios Administrativas 90 0 0 10 informáticos necesarios Docentes 84 0 0 16 145 para desempeñar mi trabajo Estudiantes 89 1 0 11 Hombres Promedio 85 0 0 15 Administrativos 82 0 0 18 Docentes 85 0 0 15 Estudiantes 87 0 0 13 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Violencia patrimonial (%) Sí A veces Rara vez No Cuento con mobiliario. Porcentaje de violencia patrimonial en el ámbito laboral docente. . percibida por las y los universitarios.

percibida por las y los universitarios. Mujeres Promedio 5 3 5 88 calendarios. Tabla 21. Porcentaje de violencia sexual en el ámbito laboral docente. Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en la Universidad Autónoma de Chihuahua? Sí A veces Rara vez No Exposición de carteles. pantallas Administrativas 3 1 1 95 de computadoras con Docentes 5 1 4 89 imágenes de naturaleza Estudiantes 6 7 10 78 sexual que le incomoden Hombres Promedio 4 2 5 89 Administrativos 7 1 3 88 146 Docentes 2 1 3 94 Estudiantes 3 3 10 84 Piropos o comentarios Mujeres Promedio 9 8 12 71 no deseados acerca Administrativas 12 7 9 73 de su apariencia Docentes 9 10 15 67 Estudiantes 6 7 13 74 Hombres Promedio 3 2 7 87 Administrativos 5 3 6 87 Docentes 1 2 6 91 Estudiantes 0 3 10 84 . fotos.

Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en la Universidad Autónoma de Chihuahua? Sí A veces Rara vez No Miradas morbosas o Mujeres Promedio 9 8 15 69 gestos sugestivos Administrativas 11 10 11 69 que le incomoden Docentes 10 11 19 61 Estudiantes 5 5 14 76 Hombres Promedio 3 3 6 87 Administrativos 3 4 2 91 147 Docentes 2 1 5 92 Estudiantes 4 4 13 79 Burlas. bromas. Tabla 21 (continuación). comentarios Mujeres Promedio 5 4 8 83 o preguntas incómodas Administrativas 9 6 9 77 sobre su vida sexual Docentes 6 5 11 78 o amorosa Estudiantes 1 1 5 92 Hombres Promedio 3 4 6 88 Administrativos 6 5 7 83 Docentes 3 3 6 88 Estudiantes 1 3 4 92 .

Tabla 21 (continuación). Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en la Universidad Autónoma de Chihuahua? Sí A veces Rara vez No Presión para aceptar Mujeres Promedio 3 2 4 91 invitaciones a encuentros Administrativas 4 4 4 88 o citas no deseados Docentes 3 2 6 89 fuera del trabajo Estudiantes 1 1 2 96 Hombres Promedio 2 1 2 95 Administrativos 2 1 1 95 148 Docentes 2 2 3 94 Estudiantes 2 1 1 96 Cartas. llamadas telefónicas Mujeres Promedio 2 1 3 93 o mensajes de naturaleza Administrativas 3 3 4 90 sexual no deseadas Docentes 3 2 6 90 Estudiantes 0 0 0 99 Hombres Promedio 2 1 2 96 Administrativos 2 1 1 95 Docentes 2 0 3 95 Estudiantes 1 0 1 98 .

Tabla 21 (continuación). mal trato. Administrativas 4 3 0 93 asignación de actividades Docentes 2 0 2 96 que no competen a su Estudiantes 1 0 1 98 ocupación o puesto u Hombres Promedio 2 1 1 97 otras medidas disciplinarias al rechazar las Administrativos 4 2 0 94 proposiciones sexuales Docentes 1 0 1 99 Estudiantes 1 0 1 98 . cambio Mujeres Promedio 2 1 1 95 de área o departamento. Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en la Universidad Autónoma de Chihuahua? Sí A veces Rara vez No Amenazas que afecten Mujeres Promedio 1 1 1 97 negativamente su situación Administrativas 1 2 0 97 en el trabajo si no acepta Docentes 1 2 3 95 las invitaciones o Estudiantes 1 0 0 99 propuestas sexuales Hombres Promedio 1 0 1 98 Administrativos 1 1 1 97 149 Docentes 1 0 1 98 Estudiantes 1 0 0 98 Castigos.

Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en la Universidad Autónoma de Chihuahua? Sí A veces Rara vez No Contacto físico no deseado Mujeres Promedio 2 0 2 96 Administrativas 2 1 2 95 Docentes 3 0 3 94 Estudiantes 0 0 1 98 Hombres Promedio 1 1 1 98 Administrativos 1 1 0 97 150 Docentes 1 0 2 97 Estudiantes 0 0 1 99 Presión para tener Mujeres Promedio 1 0 0 99 relaciones sexuales Administrativas 1 1 0 98 Docentes 1 0 0 98 Estudiantes 0 0 0 100 Hombres Promedio 0 0 0 99 Administrativos 0 0 0 99 Docentes 1 0 1 99 Estudiantes 0 0 0 99 . Tabla 21 (continuación).

Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en la Universidad Autónoma de Chihuahua? Sí A veces Rara vez No Amenazas y castigos Mujeres Promedio 0 1 0 99 para realizar actos sexuales Administrativas 0 1 0 99 Docentes 0 1 0 99 Estudiantes 0 0 1 99 Hombres Promedio 1 0 0 99 Administrativos 1 0 0 99 151 Docentes 1 0 0 99 Estudiantes 1 0 0 99 Uso de la fuerza física para Mujeres Promedio 0 0 0 100 tener relaciones sexuales Administrativas 0 0 0 100 Docentes 0 0 0 100 Estudiantes 0 0 0 0 Hombres Promedio 1 0 0 99 Administrativos 0 0 0 99 Docentes 1 0 0 99 Estudiantes 0 0 0 0 . Tabla 21 (continuación).

Violencia sexual (%) ¿Has vivido alguna de las siguientes situaciones en la Universidad Autónoma de Chihuahua? Sí A veces Rara vez No Trabajo en un ambiente Mujeres Promedio 4 2 3 92 libre de acoso u Administrativas 3 2 2 93 hostigamiento sexual Docentes 4 1 4 91 152 Estudiantes 0 0 0 0 Hombres Promedio 1 0 1 98 Administrativos 1 0 0 98 Docentes 1 0 1 99 Estudiantes 0 0 0 0 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Tabla 21 (conclusión). .

ante la pregunta expresa de “¿Los hombres son mejores líderes políticos que las mujeres?”. donde el 93% de las mujeres y el 95% de los hombres percibe este tipo de violencia. cuya principal manifestación es a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de las percepciones. en el ámbito familiar las administrativas y 153 . En la gráfica 26 se puede observar la violencia económi- ca. donde 44% de las mujeres y 36% de los hombres percibe este tipo de violencia. en lo que a vio- lencia física se refiere. en el ámbito familiar las administrativas (con 27%) perciben más este tipo de violencia. en el ámbito familiar 18% de las mujeres opinaron que perciben este tipo de violencia. fue- ron los hombres los que más violencia psicológica denotaron. en el ámbito familiar 21% de las mujeres opinaron que perci- ben este tipo de violencia. es percibido con menor violencia física por las y los universitarios. des- tacándose esta en el ámbito institucional. En el ámbito laboral docente las maestras (16%) perciben este tipo de violencia. el ámbito que merece más atención es el comunitario. En la gráfica 25 se puede observar la violencia patrimonial. siendo las administrativas quienes más están expuestas.violencia psicológica (arriba de 50%). y destaca que son los hombres los que en promedio más expuestos están a este tipo de violencia (15%). tanto las como los universitarios percibieron un entorno complicado (arriba del 37%). Como se puede observar en la gráfica 24. siendo las adminis- trativas las que más violencia física perciben (40%). El ámbito familiar y laboral docente. En la gráfica 27 se plasman los resultados de la percepción de violencia sexual. destacándose esta en el ámbito institucional. En el ámbito comunitario. dado que uno de cada dos contestaron que “sí”. en términos generales. siendo las administrativas quienes más están expuestas.

maestras perciben 13 y 11% respectivamente. en la gráfica 28 se plasman los resultados de frecuencia. siendo los estudiantes y maestros los más expuestos. En la gráfica 28 se observa que la violencia patrimonial es la que tiene más alta frecuencia en el ámbito institucional. si bien se ha avanzado en todos los ámbitos en el propósito de prevenir. De acuerdo a los resultados obtenidos en la presente in- vestigación queda claro que. el 7% de los hombres también percibió de esta forma. pero aun así la violencia psicológica. por último el ámbito familiar. también la violencia psicológica y económica convierten a este ámbito en la principal área de oportunidad de la institución investigada (64% de los participantes perciben algún tipo de violencia). los hombres son los que menos expuestos están en este ámbito. sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. así como con leyes y norma- tividad para garantizarles una vida libre de violencia y sin discriminación. en el ám- bito laboral docente 18% de las y los participantes consideran que están expuestos a algún tipo de violencia. las maestras (19%) y las administrati- vas (11%) expresaron notar que trabajan en un ambiente en el que se denota el acoso sexual. con respecto al ámbito laboral docente. A manera de resumen. donde el 39% de los y las participantes están expuestos a la violencia psicológica y física. aún falta mucho por hacer. considerando el tipo de violencia y el ámbito en el que ocurre. El ámbito comunitario es el siguiente en el nivel de frecuencia. que es en el que menos se percibe algún tipo de violencia (14%). Buscar alternativas institucionales para cambiar los viejos prejuicios y estereotipos que predominan en los y las universitarias constituye una prio- 154 . destacando al violencia psicológica. patrimonial y económica se pueden destacar. Además.

. percibida por las y los universitarios. 155 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Porcentaje de violencia psicológica en los ámbitos investigados. Gráfica 23.

percibida por las y los universitarios. 156 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 24. . Porcentaje de violencia física en los ámbitos investigados.

157 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. . Porcentaje de violencia patrimonial en los ámbitos investigados. percibida por las y los universitarios. Gráfica 25.

Porcentaje de violencia económica en los ámbitos investigados. Gráfica 26. . 158 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. percibida por las y los universitarios.

159 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos. Gráfica 27. Porcentaje de violencia sexual en los ámbitos investigados. . percibida por las y los universitarios.

. Gráfica 28. Porcentaje de violencia por tipo y ámbito. percibida por las y los universitarios. 160 Fuente: elaboración propia a partir de los datos obtenidos.

que es parte del proceso de transversalidad de la perspectiva de género que está realizando la UACH.ridad impostergable. 161 . este diagnóstico es un paso necesario.

162 .

lograr los objetivos de desarrollo y sostenibilidad convenidos internac- ionalmente y mejorar la calidad de vida de las mujeres. Si queremos crear economías más fuertes. es fundamental empoderar a las mujeres para que participen plenamente en todos los sectores. con el fin de consolidar programas académicos 163 . así como la existencia de estereotipos y roles de género que sustentan relaciones de poder inequi- tativas. que favorecen el dominio del hombre sobre la mujer. el aprendizaje y la innovación en la educación. que obstaculizan la búsqueda de la calidad. que apoyan la violencia de género. estudiantil y académico. Balance y perspectivas La participación de los hombres y de las mujeres en un plano de igualdad es un elemento decisivo del desarrollo duradero y un símbolo del grado de madurez política de las organiza- ciones y sociedades. Capitulo III. estudio que aporta contribuciones muy relevantes sobre la necesidad de com- batir creencias y actitudes sexistas que se presentan en el ámbito administrativo. Por esto. las familias y las comunidades. actitudes y pensamientos hacia la equidad y violencia de género en la Universidad Autónoma de Chihuahua. es muy claro que la visión institucional en la UACH es la de fortalecer las capacidades institucionales en equidad de género. En la presente investigación fueron pre- sentados los resultados sobre los comportamientos.

mediante la reforma de los reglamentos internos de 164 . la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). en la transversalidad de la perspectiva de género. que sin duda resultará en un mayor acceso y participación de la mujer en la institución. 2. desde agosto del 2013. En el ámbito de la educación superior en México. estructura o mecanismo para la implementación de la equidad de género dentro de las IES. Se propone impulsar el ac- ceso al trabajo y la promoción profesional igualitarios. y la formación de una instancia. los cuales en distintos foros han realizado acuerdos en los que las universidades e IES se comprometen a seguir ocho grandes directrices en materia de equidad de género (De Garay y Del Valle. 2012): 1. el marco de referencia para lograr la transversalidad de la equidad de género ha sido delineado principalmente por el Programa Universitario de Equidad de Género (PUEG) de la Universi- dad Nacional Autónoma de México (UNAM). En esta destaca la integración del precepto de equidad de género dentro de las legislaciones de las IES a fin de promover la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. la cual es una acción necesaria. y constituye un paso necesario para avanzar frente a la desigualdad. Igualdad de oportunidades. “Una mirada a la presencia de las mujeres en la educación superior en México”. garantizar la asignación de recursos anuales específicos para implementar políticas institucionales en favor de la equidad de género en las IES. Legislación.y procesos de formación e investigación. en colaboración también con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). es por esto que se trabaja.

En este caso se recomienda poner en marcha procesos perma- nentes de sensibilización para las distintas poblaciones universitarias y diseñar campañas permanentes de difusión en favor de la equidad de género. así como crear una línea de publicaciones con perspectiva de género. 6. Estadísticas de género y diagnósticos con perspectivas de género. promoción y definitividad. garantizar la paridad de género en la com- posición de tribunales o comisiones responsables de evaluar los concursos a plazas o puestos convocados por la institución. 7. Sensibilización a la comunidad universitaria. En este rubro se propone ampliar los límites de edad para el acceso a las becas de posgrado y promover los centros de desarrollo infantil en las IES. 3. Conciliación de la vida profesional y la vida familiar. vinculación y extensión de la cultura. así como generar diagnós- ticos sobre la condición que guarda la igualdad entre mujeres y hombres en cada institución. 5. Se propone incorporar la perspectiva de gé- nero en los procesos de recolección. se propone generar un esquema de trans- versalidad en los planes y programas de estudio. Fomentar un lenguaje institucional no sexista que privilegie el uso de términos neutros. 4. y fomentar la investigación y la publicación entre las mujeres abriendo convocatorias especialmente dirigidas. promover el acceso de las mujeres a los puestos de toma de decisiones. Estudios de género en la educación superior. 165 . Entre otras cosas. contratación. análisis de datos y divulgación de la información estadística generada por cada universidad y cada IES. en la investigación. Lenguaje.

con el firme propósito de posicionar la perspectiva de género en la agenda universitaria. Se recomienda diseñar estrategias y generar un diagnóstico para combatir la violencia de género en cada IES e instrumentar recursos para que brinden asesoría psicológica y jurídica a las víctimas. quienes están integrados en cuerpos académicos. Creación del Comité de Equidad de Género. El proceso de implementación del enfoque de género en la UACH está avanzando. la asociación civil Alma Calma y el Instituto Municipal de las Mujeres. el Instituto Chihuahuense de la Mujer. 2. (el 50 de adminis- tración general y el 45 de economía) y empleados (as) administrativos que pertenecen a recursos humanos y comunicación social. con la ayuda de la Comisión Estatal de los Dere- chos Humanos y la Universidad Nacional Autónoma de México a través del PUEG. los datos obtenidos en la presente investigación han impulsado una serie de estrategias que de cierto conducirán a la UACH hacia la disminución o eliminación de comportamientos. Combate a la violencia de género en el ámbito laboral y escolar. Estas estrategias son: 1. 8. 166 . Además se establecerá un convenio con la Universidad Nacional Autónoma de México. Se establecieron cuatro alianzas estratégicas a través de la firma de convenios de colaboración. Está conformado por investigadores e investigadoras. que tiene como objetivo coordinar la transversalización de equidad de género en la institución. El primer paso fue entrenar al comité. los cuatro organismos involucra- dos son la Comisión Estatal de Derechos Humanos. actitudes y pensamientos que fomentan la inequidad y la violencia de género.

el comité presentó ante todos los directivos el Modelo Universitario de Equidad de Género. c. sen- sibilización de la comunidad universitaria y lenguaje incluyente. Se realizó la propuesta sobre lineamientos generales para la igualdad de gé- nero en la UACH. En agosto del 2013.3. d. Políticas estratégicas para la igualdad de género. la cual fue aprobada por el Consejo Universitario. Estadísticas de género y diagnósticos con perspec- tivas de género. 5. y aborda los siguientes temas: a. Interpretación. e. Gestión de recursos para fortalecer el Programa de Transversalización de la Equidad de Género a través del Programa de Fortalecimiento de la Calidad en las Instituciones Educativas (PIFI). Lenguaje y sensibilización a la comunidad universi- taria. Incorporación de la perspectiva de equidad de género en las políticas universitarias. b. Violencia de género en los ámbitos laboral y aca- démico. Durante el 2015 y 2016 se ejercerán recursos etiquetados específicamente en estudios de género en la educación superior. 6. Igualdad de oportunidades de participación. 4. en las 15 unidades académicas se llevó la campaña de sensibili- 167 . Denuncias relacionadas con la discriminación y la violencia de género y su atención. Promoción de igualdad de género entre integrantes de la comunidad universitaria. h. f. en un evento con más de 300 personas. g. Durante el mes de septiembre del 2014. entre otros.

Sensibilización al personal docente y administrativo sobre la perspectiva. Difundir entre las universitarias formas para iden- tificar el grado de violencia familiar. zación “Más conciencia.000 universitarios y universitarias. lo que representa un poco más del 30% de la comunidad. c. en coordi- nación con la Comisión Estatal de Derechos Humanos. 7. b. talleres y atención especializada. b. Proporcionar a cada Facultad un directorio de in- stancias de apoyo en casos de violencia familiar. d. Difundir el protocolo de intervención en delitos de violencia familiar. f. Los objetivos planteados fueron: a. con la participación de 168 . Dar a conocer a las universitarias los organismos de apoyo en casos de violencia familiar. equidad y violencia de género: a. Dar a conocer algunas recomendaciones para preve- nir consecuencias fatales en escenarios de violencia familiar. continuamente se re- alizan talleres de sensibilización sobre equidad de género en conjunto con el Instituto Chihuahuense de la Mujer. Proporcionar a cada Facultad un directorio de organismos que proporcionan cursos. e. A la fecha se han realizado cuatro grupos de capacitación. ahora se puede orientar a posibles víctimas. menos violencia”. participaron 11. con la asistencia de más de 250 personas. En marzo del 2014 se realizó el foro “Equidad y prevención de violencia de género en el ámbito universitario” en conjunto con la UNAM. A partir de mayo del 2014.

el reto lanzado en enero del 2014 fue cada que una de las 15 Facultades lograra el distintivo. En el año 2013 fue otorgado el reconocimiento “Empresa Familiarmente Responsable”. 8. La presente investigación. esta acción 169 . 10. 120 trabajadoras y trabajadores administrativos y docentes. además del combate a la violencia laboral y el hostigamiento sexual. la igualdad de oportunidades y la no-discriminación. en la que se comparten las experiencias que en materia de transversalización e institucionalización de la perspectiva de género se llevan a cabo en las instituciones de educación superior del país. Distintivo “Empresa Familiarmente Responsable”: a. que fue desarrollada durante los meses de enero a abril del 2014. A partir del 2014 somos parte de la Red Nacional de Instituciones de Educación Superior en Estudios de Equidad de Género (Renies). el resultado esperado es que la UACH logre el distintivo. lo que permitió visualizar el panorama actual de la UACH. 9. Este distintivo fue obtenido por la Unidad Central. b. dicho reconocimiento es otorgado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) a las empresas e instituciones que se distinguen por prácticas labo- rales que privilegian el balance trabajo-familia. Durante el año 2014 las 15 unidades académicas trabajaron y están en proceso de dictaminación por parte de la STPS. generó una radio- grafía sobre la condición que guarda la igualdad entre mujeres y hombres en la institución.

Estas son: • Transmitir a la población estudiantil. los va- lores de igualdad y respeto a las diferencias. dicha materia es básica y obligatoria para todos los y las estudiantes universitarios. • Capacitación en la formulación e implementación de los lineamientos generales para la igualdad de género. esto permitirá sensibilizar a la comunidad con recursos internos. institucionalizando estos temas en los cursos de inducción. 170 . bullying. • Diseñar e impartir un diplomado de “Formación de formadores en equidad de género”. y capacitar a los docentes. equidad y violencia de género. — Proponer la materia de ética en la que se abor- dan temas como la integridad de la persona. a través de materias específicas y prácticas docentes. a través de: — Capacitación para los docentes que imparten la materia de “Sociedad y cultura”. así como conceptos teóricos y metodológicos de la perspectiva de género. • Instruir a la comunidad universitaria sobre los derechos humanos. violencia en el noviazgo y violencia masculina. la igualdad. materia en la que se abordan los temas de los derechos humanos y la equidad de género (los cuales fueron actualizados). — Proponer la materia de “Responsabilidad social empresarial” y capacitar a los docentes.dio la pauta para proponer un plan con acciones con- cretas a las áreas de oportunidad detectadas. • Sensibilizar a los y las estudiantes universitarios en temas de discriminación.

así como construir esquemas de monitoreo periód- ico de los mismos que sirvan como base para el seguimiento y evaluación del programa de trans- versalización de la equidad de género en la UACH. violencia en el noviazgo. • Adquirir acervo bibliográfico actualizado sobre equidad. violencia y derechos humanos. hostigamiento y acoso. igualdad de oportunidades. que reconozca su lugar de vanguardia actual. 171 . equidad de género. sin duda. asumiendo políticas universitarias con perspectiva de género. • Proporcionar material didáctico actualizado a docentes que imparten la materia de “Sociedad y cultura” para que enfaticen temáticas como derechos humanos. abordar la diferencia y asumir el compromiso de promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer. un reto enorme no solo para la UACH sino para todas la IES. discriminación y lenguaje no-sexista. • Capacitación a la comunidad universitaria sobre lenguaje incluyente. que les implica cruzar fronteras. • Generación de productos de investigación como libros y publicaciones acerca de los nuevos para- digmas de la equidad de género. conciliación trabajo-familia. El hecho de visibilizar un problema como el reflejado a través del presente informe compromete a la institución a asumir una posición que impulse la equidad de género. • Capacitar a la comunidad universitaria en la gen- eración de estadística e indicadores de género. violencia. Se proyecta. creando mecanismos en las diferentes instancias administrativas y académicas que se encarguen de vigilar y promover la equidad de género en todos los niveles y que articulen las estrategias planteadas.

y hacer las transforma- ciones necesarias hacia su interior para promover relaciones más igualitarias entre los integrantes de estas comunidades. la docencia y la extensión de la cultura. Finalmente. que contribuya a mejorar el nivel de desarrollo humano de la sociedad chihuahuense. En la UACH se ha iniciado el proceso y seguramente esto repercutirá en hacer de ella una institución socialmente responsable. 172 . implica que los que deseen abordarla deben hacerlo con flexibilidad y apertura. para provocar un efecto multiplicador que trascienda las fronteras universitarias y alcance los distintos ámbitos de la sociedad. se debe puntualizar que la perspectiva de género es muy amplia y compleja. El papel de las IES que impulsan el tema es integrar este campo del conocimiento a sus funciones sustantivas: la investigación.

2007.: Violencia de género en las parejas mexicanas. 173 .: “Índices de empoderamiento femenino y su relación con la violencia de género”. 2013. Revista Mexicana de Investigación Educativa 19(60). recuperado 17-08-2014. Revista Iberoamericana de Educación Superior RIES III(6). Casique. mx/camara/001_diputados/008_comisioneslx/001_ordinarias/015_ equidad_y_genero/001_equidad_y_genero. I.gob. A.diputados. LX Legislatura: “Conceptos en materia de equidad y género”. 75-107. en Castro.: “Inclusión. Congreso de la Unión. Bibliografía Alcántara. M. pp.gob..diputados. 20-03-2014.. De Garay. Cámara de Diputados. recuperado 19-08-2014.. y Medina. s. Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred): “Ley federal para prevenir y eliminar la discriminación”. http://www. México.: “Una mirada a la presencia de las mujeres en la educación superior en México”. www.org/centrodeapoyo/sexual.apa.mx/LeyesBiblio/pdf/LGAMVLV. A. y Moreno. http://www. y Del Valle. A. http://www. f. Instituto Nacional de las Mujeres. LXII Legislatura: “Leyes federales de México”.mx. http://www3..: Intrusas en la univer- sidad. recuperado 17-08-2014.. 2014. Mingo. Buquet. conapred. G. pp. R. 2007. 1-30. pp. 213-239.conavim. F. Cámara de Diputados.aspx.. American Psychological Association: “Orientación sexual y homosexua- lidad”. Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim): “Centros de Justicia para las Mujeres”. 2005. Riquer.pdf. H. Z. 16-08-2012. México. UNAM. y Navarrete.mx/es/CONAVIM/Info_Centros_de_justica.gob. equidad y cohesión social en las políticas de educación superior en México”. H. Resultados de la Encuesta Nacio- nal sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2003. A. PUEG. Cooper. J.org. A..

http://www. Espacio. http://pnd.. http://cedoc. 2002. 2010.mx/vidasinviolencia/?q=clasificacion.pdf. 2007. Dallas. 2003. recuperado 17-08-2014.mx/wp-content/uploads/2013/05/PND. http://vidasinvio- lencia. Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI).gob. E. ————: “Presentación del Centro de Documentación”.org/ gender/glossary_s.inmujer. IFAD: “Definiciones”. E.gob.. http://www. recuperado 20-08-2014. C. http://www.. Naciones Unidas. y Robles. Lamas. 2007.. González. Gobierno de la República: “Plan Nacional de Desarrrollo 2013-2018”. en UdeA Noticias.edu.: Mujeres en situación de violencia familiar.inegi. PNUD. 30-08-2013.: El género. mx/2011/09/19/economia/034n1eco. y Fernández. García. en Rural Poverty Portal. Santiago de Chile: Naciones Unidas. R.co/portal/page/portal/bActualidad/Principal_UdeA/ UdeANoticias/Vida/Violencia%20de%20g%C3%A9nero%20en%20la %20 vida%20universitaria. f. http:// dof.mx/ wb/inmujeres/que_es_la_perspectiva_de_genero_conceptos_claves. Hernández. s. Entel. Miguel Ángel Porrúa.: “Inequidad de género en desarrollo humano: El caso de México”. Ibarrán.: Agendas legislativas y parlamentarias para el desarrollo de los derechos de las mujeres en América Latina y el Caribe..jornada. 2013. La Jornada.unam. La construcción cultural de la diferencia sexual. inmujeres. R. 19-09-2011. http:// www. www..pdf.mx/nota_detalle_popup. México. 174 . E.gob.udea. Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres): “ABC de género en la administración pública federal”.php?codigo=5312418. 2010. Estudios sobre desarrollo humano. Fernández.: “En México las mujeres ganan 20% menos que los hom- bres: BM”. M.inmujeres. 2013. Diario Oficial de la Federación. también en la vida universitaria”.df.gob. E. en “El im- pacto de los estereotipos y los roles de género en México”.: “Violencia de géne- ro. México. S. 2013. recuperado 18-08-2014. G. ————: “Clasificación y modalidades de la violencia”.mx/documentos_download/100893.gob.ifad.htm. M.mx. R.“Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las Mujeres”.

unam. Olivares. http://psiquiatria. Pérez. 1995.org/los-peores-paises-del-g20-para-ser- mujer/. Ediciones de la OMS. La Jornada. Revista de educación y cultura de la Sección 47 del SNTE.unam.cinu.un.org.: “Los peores países del G20 para ser mujer”.: en “Sociedad y justicia”. Mé- xico.: Manual para el uso no sexista del lenguaje. 2005.: “La política de género en la educación superior”. ————: “Violencia y salud mental”.————: “La antropología feminista y la categoría de género”. pp.htm. ————: “Naciones Unidas Centro de Informacion”. ————: “Objetivos de desarrollo del milenio y más allá del 2015”.. en El género.com. Seáñez. 2011.: Plan de Desarrollo Universitario 2011. http://www.onu.mx/ articu/articu8/lamas8. L. J. recuperado 17-08-2014. 2005..mx.latarea.org/womenwatch/daw/public/VAW_Study/VAW-Spanish.esglobal. Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres. ————: “Organización de las Naciones Unidas en México”. recuperado 17-08-2014. http://www. 08-2014. E. 1997.un. 22-07-2009. recuperado 17-08-2014.mx/2009/07/22/sociedad/037n2soc. http://www. f.pdf. ————: “La perspectiva de género”. 08-2014. México.org/es/millenniumgoals/. Organización de las Naciones Unidas (ONU): “Directory of UN Resources on Gender and Women’s Issues”. E. La Ventana 3(21). en Facultad de Medicina UNAM.mx/doctos/descargas/Violencia%20 OMS%5B1%5D%5B1%5D. 2010. http://www.mx/temas/mujer.mx. 16-04- 2013. Universidad Autonoma de Chihuahua. http://undp. http://www. 175 . 7-43. la construcción cultural de la diferencia sexual. jornada. ed. esglobal.pdf. Organización Mundial de la Salud (OMS): Estudio multipaís de la OMS sobre salud de la mujer y violencia doméstica contra la mujer: primeros resultados sobre prevalencia. http:// www.org. 4a. Palomar. 2011. s. eventos relativos a la salud y respuestas de las mujeres a dicha violencia. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).htm. s. UNAM. Berna. Romero. f. C. 2002.. http://www. en UN Women Watch.facmed. org. en La tarea.

: en “Observatorio violencia”. R. Vizcarra. 1968.Secretaría de Educación Pública (SEP).: Sex and Gender. Nueva York.pueg. 2008. Comparación de la estadísticas de la educación en el mundo. re- cuperado 19-08-2014. 2011. I. http://www..org/upload_images/File/DOC1237989967_ABSTRACT_Valls_ exp50_05. 49-59. s.gob. http://equidad.unam.mx/. Stoller. Instituto de Estadística de la UNESCO. UNESCO: Compendio mundial de la educación 2010. Montreal. Valls.: “La institucionalización de la equidad de género en el Estado de México y la economia política feminista”. R. Declaratoria”. 176 . Science House. pp. 2013.pdf. http://spep.sep. 2002. Subsecretaria de Planeación y Evaluación de Politicas Educativas. Reflexión política 4(8). f.observatorio- violencia.mx/declaratoria. Universidad Nacional Autónoma de México: “RENIES punto de encuentro. On the Development of Masculinity and Fe- minity.

177 .

México.. Edición y formación: Jorge Villalobos 178 . Chih. Esta primera edición de Hacia la equidad y la prevención de la violencia de género se terminó de imprimir en enero del 2015 en Chihuahua.

179 .

180 .