UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CIUDAD JUÁREZ

Ricardo Duarte Jáquez
Rector

David Ramírez Perea
Secretario General

Manuel Loera de la Rosa
Secretario Académico

Ramón Chavira
Director General de Difusión Cultural y Divulgación Científica TEATRO BREVE
El listón rojo 11

D.R. © Edeberto Galindo Noriega PASTORELA
Diablo a la diabla 31
© 2016 Universidad Autónoma de Ciudad Juárez,
Avenida Plutarco Elías Calles #1210, MONÓLOGOS
Fovissste Chamizal C.P. 32310 Eunucos 71
Ciudad Juárez, Chihuahua, México
Tel: +52 (656) 688 2100 al 09 JUVENILES
Tiro libre 89
ISBN: 978-607-520-208-2 Root beer 131
Bubble gum 169
Primera edición, 2016
~ Curva peligrosa 197
Impreso en México / Printed in Mexico
Lights 227
http://www2.uag.mx/publicaciones/
INFANTILES
La edición, diseño y producción editorial de este documento estuvo Detrapos corazón 265
a cargo de la Dirección General de Difusión Cultural y Divulgación Gaudencio, el capitán 289
Científica, a través de la Subdirección de Publicaciones. Hidalgo y su costilla 325

HISTÓRICAS
Diseño de portada e interiores: Karla María Rascón Días negros .367
Edición: Subdirección de Publicaciones En un tren militar 407
Garibaldi 431
La furia de los mansos 465
EN- ·u'N,.TRE·N
Mll.¡ltAR
ÚNICO ACTO

Sonido de un tren llegando a la estación.
,
Canción de "La Adelita".
Ella en los estribos del vagón, asomándose curiosa y emocionada.
El efecto de fotografía: rebozo en la cabeza, una carrillera cruzándole
el pecho, la enagua agitándose por la velocidad del tren, los hombros
atrás y la cabeza adelante.
Ella salta con agilidad hacia el andén.

l.

ELLA: ¡Heeey, pelones jijos de la tostada! ¡Ya llegó por quien
lloraban, cabrones! (HACEDOSDISPAROS AL AIRE)¡'Ora,
a ver si como roncan duermen, jijos del maiz!
ÉL: ¡'Ora,vieja jija inrresponsable! ¿Nosabe que el parque es
oro molido? ¿Pa'que lo ande usté desperdiciando, eh?
ELLA: Dispense usté, mi sargento. Esnomás la puritita emoción 11

que le gana a una. Supimos que un tal Pancho Villa y un
tal Orozco habían tomado Ciudá Juárez... y que aquí mis- 11111

mo estaba el mismísimo señor Madero. Y pos nos arran-
camos pa'cá como alma que lleva el diablo. Cuando supi-
mos, pos salimos como pedo d'indio. Yo la meritita verdá
porque tengo hartas, pero hartas ganas de conocer en
mera persona a ese señor dueño de tantos güevos.
'ÉL: Mira qué vieja remolona esta. ¡Impropia y desbozalada!
.•. ¡Nadie tiene bolas tan grandes pa'que se ande tomando
usté esas atribulaciones! A lo mejor es que usté ha de
tener la mano demasiado chica.
ELLA: Me estoy refiriendo al señor Madero, mi sargento, que
es conocido como cabal entre los hombres más cabales. o:::
Y pos vengo a disponerme a sus órdenes pa' cualquier ~
::¡
cosa que ese señor quiera disponer de mi persona...y de ~
z
las cuatrocientas rieleras que vienen detrás de mí. LLI
o:::
1-
ÉL: Y ese servicio que vienen ustedes a prestar a la revolu- z
:::::>
ción, ¿incluye a los sargentos como yo, señorita? z
LLI
ELLA: Pos... señorita ya no, mi sargento, pero... pos ahí como
quera le hacemos, ¿qué no?

I_ 1\.1'\
ÉL: Enefecto, señorita ... esta plaza está tomada para la cau- ÉL: ¡Váaamonooos!
sa del señor Madero y estamos esperando a un... a un... ELLA: (CORREY DEUN SALTOSUBEAL ESTRIBODELTREN)
pleno ... pleni-po ... pos a un propio que envía el gobierno
de don Porfirio pa' negociar algo que todavía no entien- Se repite la fotografía del inicio.
do muy del todo. ¿Meentiende? Entra música.
ELLA: Pos no, mi sargento. Son muchas palabras pa' mí. Nomás Oscuro gradual.
hágame el favor de ponerme delante de ese señorón de
Pancho Madero pa' que él disponga como mejor le pa- 11.EL SERVICIO A LA TROPA
rezca de mi persona y de mi vida. Que disponga de mi
carabina y me diga pa' dónde apunto. Ella, con un cigarro en la boca.
ÉL: Y... ¿cómo dice que se llama, chula? Sentada en un tronco o una piedra, revuelve algo en una olla.
ELLA: Todavía no digo, mi sargento, pero pos el nombre pa'
qué es. Esesobra, ¿qué no? Pero, pos si pa' algo le sirve, ELLA: Ahí cuando había ratitos de sosiego y nos acordábamos
me llamo Adela. Todas aquí, las viejas, nos llamamos que aparte de soldaderas, rieleras o adelitas también
Adela, pa' casi todo lo que usté guste mandar, mi sar- éranos viejas, pos hasta nos poníamos a hacer la comida
gento. pa' la tropa. (PAUSA.ESCUPEAL PISO)
En veces algún sargento, teniente o cabo nos usaba
Cambio de iluminación. como mujer. Ya hasta entendíanos esa miradita: ceja
Ella avanza a proscenio. caída, apestañada. Nos íbanos por ahí, tras un cerrito,
nos alevantábanos las enaguas y... ellos descargaban.
ELLA: El sargento se llamaba Timoteo. Me acercó lo más que Ese también era servicio a la tropa. Nunca faltaban re-
pudo al señor Madero. Lo devisé de lejecitos ... me le voltosos que a balazos se disputaban a alguna de noso-
quedé mirando, así nomás, mirando. Luego, sus ojos tras, que la querían pa' uno nomás y no pa' muchos. No
grandes y bonitos me encontraron entre tanto gorrudo. había tocadas y besitos y arrumacos, eran nomás como
Se rio conmigo o de mí, por lo chorriada que andaba animales, aterrados, hediondos, apestando a un coraje
yo creo, pero serio. Me hizo una caravana de señor, de resentido, a pólvora y a días y semanas sin que el agua
hombre de razones, como de: "gracias, chorriada, por los tocara. Oliendo a una muerte de repente y a un mie-
andar dando la vida por esta causa... la de México". Pos do calladito, calladito.
entonces yo le hice otra caravana, como de: "de nada,
don, pa' qué nacemos, pues, si no es pa' morir. Y qué Él, entrando, camina alrededor de ella, dubitativo.
mejor morir, que morir por usté, señor Madero". o-
.. ,
ELLA: ¿Quése le ofrece? Este caldo está casi listo. f-
Apunta su carabina al público.
ÉL: 'Ta haciendo frío, ¿no le parece?
/
ELLA: ELLA: ¿Frío? 111
(GRITA)¡VivaMadero! (DISPARA) o-
1
ÉL: Frío.
ELLA: No parece que esté haciendo frío, teniente.
Oscuro. ..
ÉL: Nunca he sabido cómo se llama. "'
Entra especial en m" '""·
ELLA: Invierno, le dicen.
Él, como qcu 1ot, ·1"
ÉL: ¡N<>, 110, usté!
ELLA: ¿Yo?
ELLA: ¿Y por qué quiere meterse a la bola? ¿No tiene miedo
ÉL: Pos sí.
que lo maten?
ELLA: ¿Quiere decirme alguna cosa, teniente? ÉL: Mucho, señor, pero ... pos me lo aguanto. Aquí de todos
ÉL: Pos sí, que hace frío, ¿no? modos se va uno a morir de hambre. Ya no hay naiden
ELLA: Pos no sé. ¿Eso es lo que quiere decirme? que siembre la tierra, todos se están juyendo pa' la bola.
ÉL: Eyt. Eso mismo.
Pa' qué te quedas aquí m'hijo, me dijo mi tata. Me enrolé
ELLA: Pos... ya me lo dijo. en Santa Eulalia, Chihuahua, cuando un señor de razón
ÉL: ¿Pero no le parece que esté haciendo? palabrió con todos nosotros y dijo que esta guerra iba
ELLA: ¿Qué?
a hacer que juéranos libres. Era un tal... González ... creo
ÉL: ¡Pos frío!
que ... Abraham se llama ese señor de la capital. Es un
ELLA: No. Yo hasta calor tengo. señor de razón, me dijo mi tata. Que era de letras y muy
ÉL: ¿Calor?
seria su palabra. Por eso entré a la bola.
ELLA: (ESCUPE) Eyt.
ÉL: ¿Y cómo se llama, pues? Entra especial en lado opuesto.
ELLA: Verano, le dicen.
ÉL: ¡No, no! ¡Usté! ELLA: (CONBIGOTESY SOMBRERO)¿Yya eres hombre, mucha-
ELLA: También yo le digo verano. cho?
ÉL: (PARASÍ MISMO)¡Chingada madre! ÉL: ¿Hombre?
ELLA: ¿La mía o la suya, teniente? ELLA: Que si ya has tenido una vieja pa' ti, contigo.
ÉL: ¡No, no, la mía! Digo, la suya. ¡No, no, ninguna, carajo! ÉL: Pos... nomás a mi mamá, señor.
ELLA: ¿Conquién? ELLA: Se ve que todavía no, muchacho. ¿Sabes montar? ¿Has
ÉL: Nomás dígame cómo se llama y hagamos esto más rápi- disparado un arma?
do, ¿qué no? ÉL: ¿Eh?
ELLA: El caldo lleva su tiempo. Si atizo más fuego se quema. ELLA: ¡Condenado mocoso! ¡Quesi has matado algún cristiano!
ÉL: ¡No, no! ¡No estoy hablando del caldo! ¡Por lo menos a una gallina, a un cochi! ¡Un perro o algo
ELLA: Así se ponían. ¡Necios, brutos! Pendejos... una ya sabía lo vivo!
que andaban buscando. Nomás los agarraba una de la ÉL: Una vez maté un gato, pero fue sin querer.
mano y se los llevaba por ahí. Los hombres son ansina, ELLA: Bueno, ya por lo menos es algo. Vaya a que le den una
como perros que no median palabra. Nomás nos abren y pistola de revólver con parque pa' tres cargas. ¡Ycuídelo,
se nos meten. Uno, dos, tres y el que sigue. ¡Pero las mu- porque el parque no lo regalan, muchacho menso! ¡Aver
jeres en esta revolución semos más que eso! ¡Pensamos! si no se mata solo! (}"'
•I
1
Oscuro rápido. Sale especial de ella.
Entra especial. ,,,
r t-
Él: De ahí, de Santa Eulalia, agarramos rumbo pa' Juárez.La 1

ELLA: Usté, ¿cómo se llama y cuántos años tiene, muchacho? mayoría de los que marchaban rumbo pa' la frontera, J

ÉL: Andrés me puso mi tata, señor. Y tengo quince o dieci- venían de Ojinaga y Cuchillo Parado, por los linderos de "'
séis... más o menos, señor. Coyame.Habían peliado contra federales y más o menos
habían ganado. Pero por lo q111· oí.1 entre los mucha-
chos, lo que importaba más era la plaza de Juárez. Pa- delante de todos ustedes. Pa' mí el señor Madero es no
sando Villa Ahumada, uno que andaba con un rango más más que cualquiera de nosotros, ni vale menos ni vale
superior que los de a pie, quebró a un chavalito más chi- más que cualquiera de nosotros.
co que yo nomás por respondón. "Me lo quebré pa' que ELLA: Dispénseme, mi general.
sirva de escarmiento pa' cualquiera que ande creyendo ÉL: Esos burguesitos perfumados que no distinguen una
que se me subleva. ¡Cuando yo digo verde es porque es causa de un capricho, no van a decirnos ni cómo ni
verde y a mí nadie me contradice, faltaba más!" Eso dijo cuándo.
a un superior mientras amartillaba su revólver. ELLA: Dispénseme, mi general.
ÉL: Una revolución no la hacen los curros, la hace el pueblo.
Cambio de iluminación. Esepueblo harto de tantas injusticias y de tantas diferen-
Ella en una fogata. Bebe un poco de aguardiente. Canta. cias. Estoy más con los Magones que con los Maderos.
ELLA: Dispénseme, mi general.
ELLA: La cucaracha, la cucaracha, ÉL: Y a esta gente la mando yo. La muevo yo. Aquí la causa
ya no puede caminar, soy yo. Aquí la causa es mía. Y si yo digo avancen, uste-
porque no tiene, des avanzan. Y si yo digo apunten, ustedes apuntan.
porque le falta ELLA: Oiga, mi general, yo.
marihuana que fumar. ÉL: Listé nada, muchachito. Listé se calla y obedece.
ELLA: No, pos sí, había una diferencia de estaturas entre ese
Hay,en la guarnición de la plaza que vamos a tomar, no pendejo de Pascual Orozco y el señor Madero que, al
más de quinientos federales; ¡nosotros semos casi tres preguntarle cuál era la causa que estábanos siguiendo,
veces ese número de hombres! Tal vez muchos de noso- dijo fuerte: México, señorita. Esa es la causa que todos
tros ya no nos vuélvanos a ver, ¡pero sépanse que van a estábamos siguiendo.
morir por la patria! "Patria" se oía así como una palabra ÉL: (TRANSICIÓN)(CAMBIADESOMBRERO)
muy juerte, como una palabra grande; había que lim- En la aduana de Juárez, Pascualito se sintió muy gallo y
piarse muy bien el hocico pa' decirla. Había que lavarse quiso sublevarse y dar un golpe al mando, al señor Ma-
los dientes y la luenga pa' prenunciar esa palabra: "Pa- dero. Puso a su tropa en linia y quiso matarlo, pero a un
tria", y asegún el fulano aquel que nos hablaba, decía hombre tan grande nunca se le puede matar de frente.
que íbanos a morir por ella. Quesque Pascual Orozco. ELLA: El mayor Cárdenas, tres años después, tuvo que dispa-
Esefulano a mí nunca me dio buena espina. Algo en sus rarle por la espalda al señor Madero.
ojos no era bueno, algo en sus ojos no era limpio. ÉL: ¡Por la espalda!
ÉL: El señor Francisco Madero no se anima a que tomemos ELLA: ¿Quéacabo de decir? rY
Juárez, pero esta guerra no es de él, es de todos. Y va- ÉL: ¿Por la espalda?
·1
1

mos a prepararnos pa' ir y tomar Ciudad Juárez con su ELLA: Parece usté mi eco... ¡menso!
permiso o sin él, ¿me entienden? Ahí hay un tal Navarro ÉL: ¿Menso?
'"
íl
que guarda la plaza con no más de quinientos pelones ELLA: ¡No le digo! 1

¡No quero que quede uno solo vivo! Si capturan a uno, ÉL: Nomás estoy poniéndole una raya a lo que usté está di- 40•••,~

manque se haiga rendido, reviéntenlo a puros ploma ciéndole a la gente, porque suena así como muy impor-
zos. Soy Pascual Orozco v estoy al mando y comando de• tante, ¿no?Porque es importante, ¿vedá?Porque si no lo
todos ustedes v do lo-, q111· 111.i11 l1.i11 detrás de ustedes v juera pos entonces pa' qué lo estaba usté diciendo, ¿no?
il!I""""'!'

ELLA: "La causa que estamos siguiendo es más grande que to- ELLA: Y todos los peones de las haciendas que los tiene en
dos nosotros", le dijo a Pancho Villa, que se dejó emba- calidad de esclavos y todos los chorrocientos mil cal-
bucar por Pascualito Orozco: Cada bala que se dispara ... zonudos que se están muriendo de hambre todos los
ÉL: Cada uno de nosotros que muere. cabrones días... esos no le pueden al vejete ese, ¿eh?
ELLA: Cada huérfano, cada viuda, nada de eso tendría sentido ÉL: Vengo en son de paz.
si no fuera la libertad la causa que nos mueve. ELLA: ¡Enson de "calzón" debía de venir, jijo de la tostada!
ÉL: Villa lloró y le pidió perdón a don Pancho Madero. ÉL: El señor presidente está dispuesto a abandonar el país,
ELLA: Allí mismo, con la caída de Juárezpa' la causa de la revo- en tanto ustedes y un servidor lleguemos a ciertos
lución, cayó el viejo don Porfirio. acuerdos.
ELLA: ¿Comode cuáles estamos hablando, eh?
Oscuro. ÉL: Que se comprometan ustedes a no disolver las fuerzas
Entra música. del ejército federal.
ELLA: ¿Ani un pinche pelón jijo quiere que quitemos?
111.REVOLUCIÓN QUE TRANSA ... ÉL: A respetar el fuero de diputados y senadores y a los go-
bernadores de los estados que actualmente gobiernan.
ELLA: Si Adelita se fuera con otro, ELLA: ¿Ysu nieve? ¿Dequé la va a querer?
la seguiría por tierra y por mar, ÉL: A respetar la Constitución y el orden actual al que obli-
si por mar en un buque de guerra, gan las leyes que rigen al país.
si por tierra en un tren militar. ELLA: Y el desgraciado vejete ese por qué no las respetó él, ¿eh?
Detodos modos, pocos entendían la nobleza de Madero ÉL: El señor presidente don Porfirio Díazsiempre ha estado
al perdonar al coronel Navarro, que guarnecía la plaza interesado en el progreso del país.
de Ciudá Juárez pa' los federales. Lo encaminó hasta el ELLA: Sí, con un cabrón manicomio nuevo, ¿quiere así hacer la
otro lado del puente. Pa'l Paso,Texas, pues, salvándole facha de buena gente?
así la vida. ÉL: Lasvías férreas, el telégrafo, escuelas, universidades ...
ÉL: (ENTRANDO)Vengo de parte de su excelentísimo señor ELLA: Ese"progreso" ha sido nomás pa' los pudientes. Pa' ser-
presidente. vicio de los ricos y señores de haciendas y sus familias.
ELLA: ¡Hey, hey, hey! ¡Bájale, bájale! Cuál "excelentísimo" ni Al pueblo no le ha tocado nunca nada de eso.
que ocho cuartos. ¿Viene usté de mandadero del pinche ÉL: La Castañeda ha sido un baluarte de la ciencia en el
viejo don Porfirio? ¿Quées lo que quiere? Porque a ese mundo.
ya se lo cargó el carajo. ELLA: ¡Alviejo zorro es al que debían de encerrar por mal' alma!
ÉL: Vengo a hablar con ustedes, caballeros, y negociar un ÉL: Entonces, pues, ustedes tienen la última palabra.
cese a las hostilidades a la brevedad posible y evitar así ELLA: ¡Laúltima y la primera! ¡Mire, mire, viejo jijo de la tostada!
más derramamiento de sangre. Vengo con plenos pode- ÉL: Los puntos ya están sobre la mesa. Ustedes dicen.
res para pactar un acuerdo de paz. ELLA: ¿Ysi no aceptamos ni madre?
ELLA: Pos nomás que se vaya apeando de la silla, porque si no, ÉL: La guerra contra los alzados puede prolongarse por mu-
¡no hay ni maíz, paloma! cho más tiempo y ustedes jamás podrían entrar a la ciu-
ÉL: Lo que el presidente quiere es que ya no se derrame dad de México.
más sangre de mexicanos. ELLA: ¡México no es la capital nada m.'ls1 ¡México somos todos
110·.ol I0'..1
1-L: (1'()N11N11<
¡·.1 1 <r. /\N 11 <JI()'.:>
Y LAS BARBASDE CARRANZA) ELLA: ¡/1d1·I··''"'. q111·¡,. 11.1v.1,.il• 11l.111do1.·1z.111GHl.1.11!>,•dio.
¡Nu .u.cuto, don Pa11cl10!¡Yavencimos a don Porfirio! ¡No ()111·I•· d11'..111
•"·"" 1••.. 111111111",
r iont.ifiquillos porfuianos
está en posición de negociar nada, y menos algo así! ¡No t¡lll' c,l' llt'il>.111 11111y
·..il·•.1·., lov culeros.
vaya a aceptar, señor Madero, porque revolución que ÉL: Deberá cesar cualquier hostilidad contra las fuerzas re-
transa, revolución que pierde! volucionarias en todos los puntos de la república.
ELLA: Pos... había que pensarlo más que un chico rato. No era ELLA: Y se le deberá dar rango de señoras a todas las solda-
cosa fácil. No pactar, a piensos del señor Madero, era deras, adelitas, rieleras y anexas. ¡Rango de patriotas a
seguir matándonos unos a otros y.... los de un bando y todas las putas que le dieron "servicio" a las tropas re-
los del otro, pos todos éranos mexicanos. volucionarias!
ÉL: ¡No pacte, señor Madero! ¡Díaz ya dobló las manos! ¡Aquí ÉL: Una compensación económica a oficiales, infantes y
las condiciones las ponemos nosotros, no él! personas que hayan participado en la revolución.
ELLA: No, no, no ... 'péreme tantito, el viejo maldito se va a lar- ELLA: Y el baño diario no será obligatorio pa' las viejas que
gar a París a gastar todos los millones que se ha robado. andábanos en la bola.
¡Pos a fusilarlo al cabrón pa'que se le quite lo avariento ÉL: Eso no está en las negociaciones de paz.
y desproporcionado! ELLA: ¡Pos vaya poniéndolo!
ÉL: (PONIÉNDOSE LAS BARBAS DEL SEÑOR MADERO) ÉL: ¿Por qué?
Hay gobernadores que no fueron electos, sino impues- ELLA: ¡Pos pa' ahorrar agua! Además, ¿no ha oído que la cásca-
tos por el general Díaz. A esos no los podemos dejar en ra guarda el palo, eh?
su cargo. ÉL: (SONRIENDO APENADO) No puedo poner eso aquí, seño-
ELLA: ¡Así se habla! rita. Dispénseme.
ÉL: No tengo problema alguno en respetar las cámaras, ni a ELLA: ¡No, sí puede! Yo no, porque no sé escribir. Venga la
los gobernadores que hayan sido elegidos en elecciones música.
limpias. Los otros, los designados por el gobierno cen-
tral, no hay modo de dejarlos. Dígale eso al general Díaz. Entra música
ELLA: ¡Ándele! ¡Cómase esa torta! Oscuro gradual.
ÉL: Respecto del ejército federal, no estamos seguros que
sea lo más conveniente en dejar a todos; habrá que re- IV. LAS ADELITAS
visar sus hojas de servicio, y a los oficiales de rango me-
dio, su capacidad de lealtad al nuevo gobierno. Ella, a contra luz.
ELLA: ¡Chúpese esa!
ÉL: Yo no asumiré la presidencia. La cámara de diputados ELLA: Hubo muchas clases de adelitas. Adelita de muchas vo-
.,
cY.
1
deberá poner a un presidente interino que deberá con- ces; de muchos rostros; adelitas blancas, adelitas hijas
vocar a nuevas elecciones a más tardar en sesenta días. y madres; hermanas y esposas; cocinantes y guerrille-
ELLA: ¡Pa' que le vaya midiendo el agua a los camotes! ras; adelitas sombras, pasos detrás; adelitas magdale- '"
(###BOT_TEXT###quot;.
1
ÉL: El licenciamiento de las fuerzas revolucionarias será nas; adelitas calladas y gritonas; adelitas mujeres y sui-
gradual, conforme se vaya siguiendo a pie juntillas lo cidas, heroicas, mártires militares, oficiales; armenteras
pactado. y nodrizas. "'

Entra especial. Ella se rn/orn.

11 l'J
ELLA: ¡Hubo muieres muy mujeres! ELLA: Uc l.1 l.11d1', oficial, de la tarde.
ÉL: Ah, no, pos está bien, Carmelita.
Oscuro. ELLA: Era Carmen Serdán, de Puebla. Ella y su hermano Aqui-
Entra luz ambiente. les Serdán siguieron a pie juntillas el llamamiento de
Madero.
ELLA: (SACA PANCARTACON LEYENDA: VIVA MADERO) ¡Delfina
Morales! Cambio de iluminación.
ÉL: (COMO POLICÍA ARMADO) ¿Qué dice esa cosa?
ELLA: Si supiera leer, lo sabría. ELLA: ¡Pobre México! ¡Pobre patria mía! ¡Serás la primera na-
ÉL: (ALZANDO LA VOZ) ¿Qué dice esa cartelera? ción donde encarcelan mujeres por escribir en defensa
ELLA: ¡Pos léala, pa' que sepa! del pueblo!
ÉL: ¿Qué dice esa cartelera? ÉL: ¿Qué está usté diciendo?
ELLA: ¡Pos léala! ELLA: Escribo en defensa del pueblo que clama libertad, señor.
ÉL: ¿Qué dice esa cartelera? ÉL: No entiendo muy bien lo que dice pero se oye muy feo.
ELLA: ¡Dice libertad! ELLA: ¿Feo? ¿A qué le suena, señor?
ÉL: ¡Bájela! ÉL: ¡A sediciosa!
ELLA: ¿Por qué? ELLA: ¿A qué?
ÉL: ¡Bájela! ÉL: ¡Va lo dije! ¡Batallé mucho pa' aprenderme esa palabra!
ELLA: ¡Dice libertad! ELLA: ¡Las mujeres pensamos!
ÉL: (DESENFUNDAY APUNTA) ¡No sé leer, pero conozco esas ÉL: ¡Adió! ¿V desde cuándo?
letras! ¡Dice algo de Madero! ELLA: ¿Me va a meter a la cárcel por pensar?
ELLA: ¡Eso no es delito! ÉL: ¡No, claro que no!
ÉL: ¡Pa' mí sí, cabrona! (DISPARA) ¡Viva don Porfirio! ELLA: Pensé que a eso venía.
ELLA: (LEVANTÁNDOSE)¡Era Delfina Morales! ÉL: ¡La voy a meter a la cárcel por escribir lo que piensa!
ELLA: Belén Gutiérrez de Mendoza: ¡perseguida y encarcelada
Cambio de iluminación. por escribir lo que pensaba! Desde antes de Madero,
Cambio de sombrero. asida a la lucha de los Flores Magón.
Ella pegando un anuncio que llama a las armas a las 6 de la tarde del MUJER: Lucrecia Torriz: ¡activista en la huelga de Cananea!
20 de noviembre. ELLA: Isabel Díaz de Pensamiento, Margarita Martínez, Dolores
Larios, Carmen Cruz y Anselma Sierra. ¡Todas ella masa-
ÉL: ¿Qué es eso? cradas por participar en la huelga de Río Blanco! IX
<f
1-
ELLA: Si supiera leer, lo sabría. MUJER: María Andrea Villarreal González, llamada "la Juana de -'
ÉL: ¡Nomás dígame qué dice y ya! Arco mexicana", condujo armas y pertrechos para la re-
/
ELLA: Estamos pidiendo catequistas para la parroquia. ¿No belión en Jiménez, las Vacas y Palomas en Coahuila. ¡No '"
<Y
1
ve? Mire: solicitamos mujeres para impartir las clases de podía hacerse una revolución sin las mujeres! /

catequismo en la parroquia. Las interesadas presentar- /

se mañana a las seis de la tarde. ¿Ve? Entra música.
ÉL: Sí, ahí dice seis de la tarde. Yo conozco el seis. ¿O será
seis de la mañana?

1,) 1
V. LAS GALLETAS ELLA: De amanecer: ¡comida!
MUJER: Había que avanzar: ¡cargadoras!
ÉL: Cada soldado de "la bola" tenía que traer su "galleta". ELLA: Había que atacar: señuelo, carnada ... pa' distraer al ene-
MUJER: Así nos decían: "galletas", pero éranos putas y soldade- migo. Digo... y pudieran caerles ustedes por el flanco o la
ras, brujas o enfermeras. retaguardia.
ÉL: Caminaban detrás de uno. Eran pa' darle "servicio" a la MUJER: Ganábamos: ¡alegría!
tropa. ELLA: Perdíanos: sepultureras.
ELLA: Cantoras o bailantes que le arrancaban un pedacito de ÉL: Sí, pues.
alegría a la tristeza después de una derrota inesperada. ELLA: Sí, pues.
MUJER: Brujas, enfermeras, confesoras, qué más da. Estábanos ÉL: Ansina mismo eran.
allí pa' ellos, hasta pa' ser su madre y abrazarlos como a MUJER: Sombra y eco de los pasos arrastrados por el cansancio,
un hijo antes del combate, en la noche. Cuando el mie- el miedo y la esperanza.
do, calladito, calladito, se les iba metiendo por todo el ÉL: Pero el miedo se va desfuminando .... o uno se acostum-
espinazo. bra a olerlo y ya después, ni nos acordamos que semos
ÉL: También les decíanos soldaderas, porque andaban de- remiedosos y nos echamos a la carrera, disparando a
trás de uno, caminando como sombra sin hacer ruido, diestra y siniestra, ansina hasta que redepente ya semos
erguidas ellas como un árbol, sin arrastrar las teguas, hombres. Ansina, hasta que redepente ya semos muer-
como sin pisar las tierras, como flotando ... como los án- tos ... o ya semos libres.
geles.
ELLA: Soldaderas porque nos traiban como parte del soldado. Música (canción: "En tierra bruta").
ÉL: Pos uno no sabía cuándo íbanos a llegar al día siguiente, Oscuro.
o íbanos a quedar ahí, como sembrados en plena tierra
bruta, pa' que luego nos trillara el arado. VI. LAS NIÑAS GUERRILLERAS
MUJER: Soldaderas, galletas, ¡daba lo mismo!
ÉL: No, no, no, 'péreme tantito: hay galletas más güenas que Cambio de iluminación.
otras, ¿qué no? Se oyen disparos a lo lejos.
MUJER: Todas sabíanos igual. Sabíanos a sal. Mujer rellenando carrilleras.
ÉL: ¡Pero nunca bestias de carga! Ella, cocinando, tiene algún molcajete y camal al que atiza la leña.
ELLA: También eso, soldadito, también eso.
ÉL: ¡Ah,chingao! ¡Ni que nos llevaran cargando en vilo! NIÑA: ¿Quéhace usté, amá?
ELLA: ¡Los cargábanos todos, soldadito, todos! MUJER: Surtiendo de parque a su tata, pa' que no nos lo maten
ÉL: ¡Mire, mire! ¡Qué vieja esta, si será habladora! ¿Cuándo sin pelear.
me cargó usté a mí, eh? NIÑA: ¿Lo van a matar?
MUJER: Les cargábanos el hambre, el cansancio. MUJER: ¿Aquién?
ELLA: ¡El miedo, el amor! Aunque la última vez que lo cargué, NIÑA: Pos a mi tata. ¿Lovan a matar?
ya estaba muerto. MUJER: Pos... es lo más seguro, m'hijita, es lo más seguro. Tutata
MUJER: De noche, éranos cobija. no ha disparado ni una resortera. A ver si no agarra la
ELLA: Espantadoras de insomnio. carabina al revés y agujera al amigo en vez de al enemi-
MUJrR: ¡Amantes' go. Tu tata no es bruto por m.ilo, ¡•,ino por bruto:

l.)
NIÑA: Una vez lo devisé que mató un pollo. ELLA: ¡Le echamos lo que encontramos! ¡Al cabos que con
MUJER: Pero fue por accidente: andaba bien borracho y se cayó hambre ni nos fijamos!
encima del pobre pollito y lo aplastó. NIÑA: ¡Guácala!
NIÑA: ¿Puedo ir con él para ayudarlo? ELLA: ¡Anda, inocente criatura, ya has comido hasta gusanos y
MUJER: No. cucarachas! Eso sí, bien moliditas pa' que no truenen al
NIÑA: Ándele, amá, ¿sí? morderlas.
MUJER: No. NIÑO: (ENTRANDO. CANTA)
NIÑA: De todos modos nos vamos a morir todos. Yo soy rielera, tengo mi Juan.
MUJER: ¡Ah, qué diantre escuincla esta! ¡Váyase a ver si ya puso él es mi vida yo soy su querer.
la marrana! Cuando le anuncian que ya se va el tren,
NIÑA: (YENDO A DONDE LA OTRA MUJERCOCINA) ¿Qué está ha- adiós, mi rielera, ya se va tu Juan.
ciendo, doña?
ELLA: Gordas y quelites. Tengo mi par de caballos
NIÑA: ¿Otra vez quelites? para la revolución,
ELLA: Otra vez quelites. uno se llama Canario,
NIÑA: ¡Por eso andamos todos empachados! el otro se llama Gorrión.
ELLA: Son pa' los hombres de tropa.
NIÑA: ¿Pa' qué? Si de todos modos los van a matar. Yo soy rielera, tengo mi Juan,
ELLA: Por lo menos a mi Juan lo mata una bala, pero de harn- él es mi vida, yo soy su querer ...
bre no se me va a morir.
NIÑA: Mi amá no me dejó ir con mi tata pa' ayudarlo a bien ELLA: ¡Usté no ande cantando esa canción! ¡Esa es pa' las viejas!
morir por lo menos. NIÑO: ¿Por qué?
ELLA: ¡Pos claro que no! ¿Cuántos años tienes? ELLA: ¿Pos no ve lo que dice, eh? No vaya usté a resultarme
NIÑA: No sé. ¿Cuántos me ve usté? mari .
ELLA: (OBSERVÁNDOLA) A ver, voltéate. No, pos, por eso no te NIÑA: Con ¡cuidado que ya empezó la balacera!
dejó ir. Te faltan por lo menos dos años pa' estar buena. NIÑO: No, pos ... quema ... mucho el sol, ¿no?
NIÑA; ¿Buena? ¿Pa' qué? ELLA: ¡Si no tienen nada que hacer vayan a hacerlo a otra par-
ELLA: ¡Ejem! ¡Ejem! te que yo estoy ocupada!
NIÑA: ¿Qué? NIÑO: No, no tenemos nada que hacer. ¿Qué está haciendo
ELLA: ¿Por qué mejor no te vas a juntar mezquites, bellotas o para comer?
chiltepines, eh? Ándale, déjame acabar. Si quieres aga- NIÑA: Que lites.
rra una tortilla y te la vas comiendo. Nomás no te arri- NIÑO: ¿Otra vez quelites?
mes mucho a la linia de fuego porque ya empezaron los ELLA: ¡Sí, otra vez quelites, mocoso!
cuetazos. NIÑO: ¡Con razón nomás cagamos verde!
NIÑA: ¿Buena pa' qué? NIÑA: Mejor ni te digo lo que le echan a los quelites.
ELLA: ¡Ah, qué mocosa esta! ¡Lárguese a ver si encuentra lom- ELLA: ¡Ahuequen! ¡Ahuequen!
brices pa' revolvérselas a los frijoles1 ÉL: (ENTRANDO APURADAMENTE)¡Nos están batiendo1 ¡[sli1rt
NIÑA: ¿Lombrices? ¿Le echan lomhrir e", .1 loo:; frijoles? cayendo muchos nuestros! ¡Tienen una ametralladora'
Si disparan a tu cabeza,no, no vas a sentir.
MUJER: ¡Aquí estamos nosotras! ¡Tenemos dos carabinas y un t ,. ÉL:
vólver con parque pa' dos cargas! NIÑA: ¿Voya... a entrar sola?
NIÑO: ¡Yovoy a ver si ya puso la marrana! (SALE) ÉL: Sí.Tú sola.
ELLA: ¡Manque sea como escudos! ¡Como carnada, como coh«, NIÑA: ¿Quétengo que hacer?
Botar los picaportes y las aldabas.
aquí estamos nosotras! ÉL:
ÉL: ¡Necesitamos entrar al cuartel por la parte de at1.1"1 NIÑA: ¿Ysi no puedo?
Pos ni modo. Morirás peleando como tu tata.
Manque sea uno solo, pa' que abra las puertas y pued.i ÉL:
Está muy niñita todavía, mi sargento...
nos entrar. En ese cuartel tienen harto parque. Si se lo" ELLA:
Sí. No tiene que hacerlo.
quitamos ya se fregaron, ¡tomamos toda la plaza! ÉL:
MUJER: ¡Yovoy!
La Niña corre a donde el sargento y lo abraza con fuerza.
ELLA: ¡Yovoy!
ÉL: ¡Esuna ventana alta y está muy pequeña, ustedes están
No te apures, chiquita, no te apures. Yaveremos cómo le
muy gordas! ÉL:
MUJER: Díganos, sargento, qué hacemos, pero si es preciso en hacemos.
trar a ese cuartel...
Entra música.
ELLA: ¡Comosea pero entramos!
Entra especial.

Él se vuelve a la Niña. Ella siente la mirada y retrocede, intuye.
(ENTRANDOAL ESPECIAL) Dos hombres de regimiento, a
Se escucha una explosión más fuerte, como una bomba. NIÑA:
galope en un alazán y un moro de gran alzada, de grupa
ancha y la crin muy blanca, en el que el sargento me
ÉL: Si no entramos a ese cuartel, nos van a acabar a todos.
montó con un hombre que no encontró palabra alguna
que decirme y se fue bien calladito, hasta que llegamos;
Él, dubitativo, da un paso hacia la Niña. Ella retrocede otro paso.
se paró en el moro y en vilo me levantó hasta la ventana.
Él se pone en cuclillas y la llama.
Al caer por dentro se me quebró una pierna y apenas
alcancé a correr el picaporte y botar las tres aldabas. Me
ÉL: Ven, no tienes que ir si no quieres. De todos modos pa'
llamo Edelmira... me llamaba Edelmira Barceló, de Sono-
eso son las guerras, ¿no?, pa' matar o que lo maten a
ra. Los dos primeros balazos rompieron en mi espalda
uno. Más tarde o más temprano de todos modos nos va-
y los demás, supongo, en la cabeza, porque ya no sentí
mos a morir.
nada. Tenía nueve años y morí peliando. (SE CUADRA)
NIÑA: (CONMIEDO)Yosí quepo por esa ventana, ¿verdad? rY
Misión cumplida, mi sargento. ·I
ÉL: Sí. 1

NIÑA: Me van a matar, ¿verdad?
Oscuro.
ÉL: Sí. '"

NIÑA: Tengo miedo, señor. 1

ÉL: Todos tenemos miedo.
'"
Se escuchan disparos más nutridos y más cerca.

NIÑA: ¿Duele?
VII. LA MEMORIA
ELLA: Pronto me dieron ropa de hombre, mi carabina y un ca-
ballo. Seguí en campaña hasta el 24 de marzo de 1916,
Ella fumando.
cuando causé baja en Soledad, Veracruz.
Entra especial.
ÉL: Cuando a mí me mataron ella siguió guerreando. Peroya
Guitarra al fondo.
no estuve yo pa' volverme su soldadero. ¡Pero mi mujer
ELLA: muy mujer, la mía! ¡Comotiene que ser!
Yo me levanté en armas el tres de marzo de 1913, en Mi- MUJER: Me llamo María Arias Bernal. Levantada en armas en
nas de Pánuco,Coahuila. Tenía 15 años. Mi esposo, Isidro 1913 pa' vengar la muerte Madero.
Cárdenas, que después se hizo capitán constitucionalis- ÉL: Manque naiden la conociera cabalmente por nombre y
ta, era entonces ayudante de mecánico en las minas y apelativos, nomás oíamos que la nombraban "María Pis-
me dijo que quería incorporarse a la revolución. Le dije: tolas" porque decían que era regüena pa' disparar el re-
Mira, Isidro, yo prefiero mejor empuñar las armas antes vólver, la rejodida. Y no se tentaba el alma pa' matar pe-
que seguirte de soldadera.
ÉL: lones. ¡Comosi tuviera un coraje guardado, muy hondo!
Yo nomás la oí, así como quien oye cantar un gallo allá ELLA: ¡Comosi tuviera un sentimiento muy juerte! ¡Comosi tu-
a lo lejos, pero luego la vi devisando, así, en lo profundo viera un rencor muy grande!
de las palabras.
ELLA: ÉL: Pero esa tal María Arias Bernal, mejor conocida como
Se quedó muy serio el Isidro ese que era mi marido. ¿Por María Pistolas, venía desde en antes que muchos de
qué tan callado?, le dije.
ÉL: nosotros.
¿Porqué tan callado?, me dijo ella, haciéndosele raro que ELLA: Había sido secretaria de la señora Sara Pérezde Madero.
me quedara yo tan serio. Mira, Encarnación, le dije... Era muy entendedora de razones, muy propia, ella.
ELLA:
Entoncesél agachó la mirada. Mira, Encarnación, me dijo. MUJER: Eulalia Guzmán y yo, el 21 de marzo, motu proprio, fui-
ÉL:
¡Casime sacas un pedo!, le dije yo. Le pasé un brazo por mos a solicitar audiencia con el general Victoriano Huer-
los hombros y me la jui llevando rumbo pa' la tahona, ta para interceder por la vida del señor Madero y el se-
donde se ponía a moler el maíz pa' hacer pinole: Así de ñor Pino Suárez.
lejecitos se ve así como muy fácil la cosa, pero a la mera ELLA: ¡Pero ese cabrón es un asesino!
hora, empuñar las armas es porque estás dispuesta a MUJER: No medíamos el peligro. Nos ganaban la angustia y el
morir, le decía yo.
ELLA: afecto por ellos. El general Huerta accedió a recibirnos
Si estás dispuesta· a matar, es porque antes estás dis- a las cinco de la tarde del 21 de febrero de 1913. Cuando
puesta a que te maten, me decía. Pero pos ya estoy dis- nos dirigíamos a Palacio, a pocos minutos se nos comu-
puesta, le dije.
ÉL: nicó que el general no podía recibirnos. Al día siguiente
¡Posya estoy dispuesta!, me dijo. ¡Ah,caray!, le dije yo, ¿y amaneció la noticia de que el señor Madero y el señor n-::
no te me irás a zurrar de puritito miedo cuando oigas las Pino Suárez habían sido asesinados al ser trasladados a
·I
,....:
descargas de artillería y los estruendos de los cañones? la penitenciaría.
ELLA:
Me llamo María Encarnación Mares, constitucionalista. ÉL: Días después son asesinados, de manera brutal, Belisa- '"
11'
Incorporada a las fuerzas del general Elizondo. rio Domínguez y Serapio Rendón. 1
ÉL:
¡Ay,Encarnación!, le dije, ¿y cómo diantres le vas a hacer ELLA: Hubo muchas clases de adelitas. Muchas, pues: de to-
si los hombres de mero rango, de mero arriba, no permi- das partes, de todas las clases; finas unas, brutas otras, "
ten que una vieja com,1nrlehombres, eh? Pero, pos ya no ¡pero muy mujeres todas!
le pude hacer e111r.11 1·11
1.111111
MUJER: Me llamo María Arias Bernal, pero puede llamarme igual
Valentina RamírezAvitia, Juana Brito Morales, Adoración
Ocampo, Trinidad Ontiveros, Victoria Becerra...
ELLA: Adelita Mann, Dolores Sotomayor, Ana María Rosell Cor-
dero, Elodia Arce...
ÉL: Como sea: María Pistolas, La Coronela, La Borrada, La
Valentina ... todas se llaman Adelas. Adelitas, pues.
¡Adelitas!
ELLA: Con Zapata, con Villa, con Carranza,con Obregón...
MUJER: ¡ConMéxico, señor!
ÉL: Muy mujer la mía, ¡como tiene que ser!

Entra ruido de tren de menos a más.

LASDOSMUJERES: ¡Comotiene que ser!
ÉL: ¡Váaamonooos!

Los tres subiendo al vagón de un salto,
el hombre en medio de las dos mujeres.
Cantan "La Adelita". GARIBALDI
Oscuro gradual.

TELÓN

Esta fue la segunda obra en mi segundo año
de proyecto como miembro del
Sistema Nacional de Creadores de Arte.

()
••

Intereses relacionados