Está en la página 1de 1

Pilar Rahola

El manifiesto
P
odría ser el manifiesto marxista, un patriota vasco o catalán irredento es de centenares de miles de inmigrantes,
porque la mayoría de los que un patriota español irredento. Y los fir- que ninguno tiene el catalán o el vasco o
han firmado este enésimo mani- mantes del manifiesto, por lo que dicen y el gallego como idioma materno, pero mi-
fiesto a favor del castellano tuvie- por lo que firman, son hoy la elite de ese les tienen el castellano, y con la falta de
ron sus coqueteos adolescentes con el vie- tronado, endémico y triste nacionalismo instrumentos eficaces para garantizar la
jo comunismo. Pero los tiempos han cam- español. supervivencia de estos idiomas, el mani-
biado tanto, que cuando Jordi González Veamos el manifiesto, nacido al albur fiesto de los amigos de Rosa Díez parece
le preguntó en televisión a Rosa Díez si de la tremenda preocupación que estos una broma macabra. Sin embargo, la reta-
era de derechas o de izquierdas, ella nave- próceres de la intelectualidad sienten por híla del castellano perseguido, del cata-
gó por los procelosos mares de la indefini- la salud del idioma castellano, en presumi- lán imperial, de la dictadura idiomática e,
ción críptica. Ni lo uno, ni lo otro, sino to- ble peligro porque algunos primitivos pe- incluso, del apartheid lingüístico, lleva
do lo contrario, es decir, una buena patrio- riféricos se obstinan en defender sus po- tanto tiempo repitiéndose, que bien sabe-
ta. ¿Recuerdan la vieja yenka de los azuca- bres lenguas. Dicen que la ignorancia se mos que las mentiras reiteradas, en ma-
rados Enrique y Ana? “Izquierda, izquier- cura viajando, pero como muchos de ellos nos de voceros importantes, acaban con-
da, derecha, derecha y...”, pues nada, ¡viva viven en los territorios susodichos, no de- virtiéndose en verdades. La realidad es
España!, ese práctico comodín que acomo- be tratarse de ignorancia, sino de algo me- inapelable: el castellano es un idioma
da a todos los salvapa- fuerte, avalado por su
trias de la historia. Y, por propio prestigio y por los
favor, que nadie entienda millones de personas
el término en su deriva que lo hablan, pero tam-
fascistoide, porque no es bién por las miles de le-
el caso en absoluto. No yes que lo protegen. En
dudo de la integridad de- las zonas donde no es el
mocrática de los firman- idioma original, se conso-
tes, algunos de ellos, víc- lida día a día y gana áreas
timas de la intolerancia de influencia. En parale-
radical. Pero es evidente lo, los otros idiomas se de-
que tienen un discurso bilitan, pierden prestigio
mesiánico, alarmista y al- y muy pocas son las leyes
go perdonavidas, como autonómicas que los pro-
si fueran una especie de tegen, y el estado juega
reencarnación hispana en contra. Si esa es la rea-
del despotismo ilustra- lidad, perfectamente con-
do. Dotados de un cere- trastable, ¿a qué viene el
bro complejo para las ar- manifiesto?
tes, la mayoría practican, Desde luego, su fin no
sin embargo, una mirada es la defensa de ninguna
banal sobre la realidad, y libertad. Dicen que las
la reducen a unos cuan- lenguas no son de los paí-
ASTROMUJOFF
tos esquemas simples, ses, sino de los ciudada-
que convergen en el territorio inhóspito nos curable, más vinculado a la ideología nos. Fantástico. Quiero ver a todos estos
de la alarma nacional. Por supuesto, prac- esencial. Personalmente, no creo que sea ínclitos defendiendo el uso del farsi, el ára-
tican un nacionalismo de estado desacom- gente desinformada, y tampoco quiero be, el finés, o cualquier otro idioma que
plejado, dotado de un orgullo algo deci- creer que sea gente con mala intención, al hablen los nuevos españoles. También los
monónico que, sin embargo, viste bien en estilo de algún grupúsculo extremo que quiero ver en fila, defendiendo el derecho
la nueva modernidad. Son los nuevos pa- odia cualquier lengua que no sea el caste- de los catalanes a su idioma, en cualquier
triotas españoles, tan viejos en sus emo- llano. Pero es evidente que el diagnóstico rincón del Estado. Y por supuesto, me gus-
ciones, como originales en sus formula- que hacen de la situación lingüística es taría verlos pidiendo la derogación de to-
ciones, pero todos igualmente cercanos abiertamente falso, que conocen la dete- das las leyes que imponen el castellano en
al sentido imperial de un territorio. A dife- riorada situación del catalán y que saben todo el territorio. ¿O no era esa la idea?
rencia de otros estados modernos, que se perfectamente que las poquísimas medi- Hecho el manifiesto, hecha la trampa. Al
han configurado a partir de la suma de das a favor de los idiomas periféricos no fin y al cabo, si se parte de una realidad
lenguas y culturas, a través, pues, del pac- evitan que estos pierdan presencia y uso falsa, es coherente falsear también las in-
to, estos firmantes del manifiesto pare- en todos sus territorios naturales. A estas tenciones. ¿Defensa de la libertad?, por
cen militar en una idea jacobina de Espa- alturas del partido, con zonas extensas tanto. No seamos ingenuos. Enésima y pe-
ña, sólo pensable en términos de unifor- del área lingüística catalana literalmente sada defensa del imperio.c
midad, dominio cultural y simbolismo desaparecidas, con una reducción siste-
esencial. En definitiva, lo más parecido a mática del uso oral, con la llegada masiva www.pilarrahola.com