Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA

MAESTRIA EN EDUCACIÓN
MODULO: EVALUACION DE LOS APRENDIZAJES

TALLER N° 4: EVALUACIÓN DE UN APRENDIZAJE

I. INTENCIONES: Evaluar el aprendizaje sobre un asunto específico


“aprendido”, como es la construcción de una estrategia,
procedimiento y herramienta para tal fin.

II. ASUNTO A EVALUAR: ¿CÓMO SE CONSTRUYE UN ÁRBOL DEL


CONOCIMIENTO?

III. REFERENTES DE EVALUACIÓN:


3.1. Proceso de construcción: ¿cómo se construye un árbol del
conocimiento?
3.2. Conocimiento implicado: la teoría del árbol del conocimiento ¿qué
es?, ¿qué componentes tiene?, ¿cuáles son sus características? Y ¿cuál
es su utilidad?

IV. PROCEDIMIENTO:
4.1. Actividad grupal:
Responda los siguientes interrogantes (30 minutos)

• ¿Qué es un árbol del conocimiento?

__________________________________________________________
__________________________________________________________
__________________________________________________________
__________________________________________________________

En el cuadro de la página siguiente aparecen los componentes más


importantes de un árbol del conocimiento, los cuales podrían ser
utilizados como extrapolación del conocimiento.
COMPONENTES CARACTERÍSTICAS DEL CONOCIMIENTO
DEL ÁRBOL

1. RAÍZ √ ____________________________________________________

√ _____________________________________________________

2. SUELO : √ ____________________________________________________
donde se
siembra el árbol √ _____________________________________________________

3. TALLO √ ____________________________________________________

√ _____________________________________________________

4. RAMAS √ ____________________________________________________
PRINCIPALES
√ _____________________________________________________

5. FOLLAJE √ ___________________________________________________

√ _____________________________________________________

4.2. Actividad Individual:

Construya un escrito no superior a una página, en el cual se conceptualicen


los aspectos tratados con anterioridad. En este escrito se debe mostrar la
capacidad comprensiva y explicativa sobre lo que es un árbol del
conocimiento y de qué manera lo utilizará como herramienta evaluativa
(duración 30 minutos).
4.3. Actividad evaluativa:
• Lea cuidadosamente la lectura anexa titulada: El árbol del
conocimiento: una herramienta importante en el aprendizaje.
• Luego dispóngase a encontrar las diferencias conceptuales entre
lo escrito por usted y lo leído en el documento en referencia.
• Luego desarrolle el cuestionario que será entregado a
continuación.
EL ÁRBOL DEL CONOCIMIENTO: UNA HERRAMIENTA IMPORTANTE
EN EL APRENDIZAJE

Diego Villada Osorio. P.h.D.

No podemos confundir el concepto “el árbol del conocimiento” como


herramienta de aprendizaje con “el árbol del conocimiento: las bases
biológicas del entendimiento humano”. Se nota que ambos obedecen a
intenciones y utilidades diversas, pero tienen una profunda relación, que no
se hace evidente en lo que cada uno representa en su propia perspectiva
sino en la profundidad de la esquematización conceptual.

En el libro de Humberto Maturana y Francisco Varela1 titulado “el árbol del


conocimiento las bases biológicas del entendimiento humano”, se observan
numerosas representaciones conceptuales, que explicitan no sólo conceptos
biológicos sino que actúan como organizadores de los temas tratados. En
ambos casos hay intenciones organizadoras y explicativas. El árbol del
conocimiento como herramienta de aprendizaje, hace precisamente de
organizador y explicitador de conceptos, relaciones y construcciones
reticuladas.

De otro lado, en el libro de Michael J. Gelb2 titulado “Inteligencia genial: siete


principios claves para desarrollar la inteligencia, inspirados en la vida y obra
de Leonardo Davinci”, el autor nos habla de la cartografía mental como
aquello que “permite empezar más rápidamente y generar ideas en menos
tiempo; además, pensar, trabajar y resolver problemas se vuelve mucho más
divertido, todos los planes de trabajo tienden a verse igual, pero cada mapa
1
Maturana, H y Varela F. El árbol del conocimiento. Las bases biológicas del entendimiento
humano. Lumen/ editorial universitaria, Buenos Aires. 2003
2
Gelb, Michael, J. Inteligencia Genial. Siete principios claves para desarrollar la
inteligencia, inspirados en la obra de Leonardo Davinci. Grupo editorial Norma. Bogotá,
1999.
mental es diferente. Quizás la mejor ventaja de la cartografía mental es que
al cultivar su expresión individual y única usted empezará a recorrer el
camino que conduce hacia su propia originalidad. La práctica regular de la
cartografía mental le ayudará a convertirse en inventor”.3 Un elemento
importante para el desarrollo de representaciones conceptuales es la libre y
fluida asociación. También vale la pena mencionar que “todo está conectado
con todo lo demás” así lo expresó Leonardo Davinci.

Otro caso interesante que vale la pena mencionar es la planteada por Marco
Antonio Moreira4 en su libro “aprendizaje significativo: teoría y práctica”, en el
cual se explica de manera contundente el papel que representan en el
aprendizaje significativo los mapas conceptuales y los diagramas en V.
Ambos casos corresponden a representaciones conceptuales con
intenciones y aportes diversos. En el caso del mapa conceptual, se trata de
una esquematización ordenada, secuencial, articulada y dependiente de los
conceptos que están siendo puestos en comprensión y posibilidad de
aprendizaje. Plantea Novak y Gowin (1977, 1981, 1984) que el aprendizaje
significativo subyace a la integración constructiva del pensar, el sentir y el
hacer.5

Para el caso de los diagramas en V, se crearon para contribuir o facilitar a los


estudiantes la identificación de los componentes del proceso de producción
del conocimiento, dicho de otra manera, la estructura del conocimiento. De la
manera como lo expresó (Gowin, 1981) 6 la idea subyacente es que como el
conocimiento no es descubierto, sino que es producido por las personas, ello
tiene una estructura que puede ser analizada. Al entender cómo se

3
Idem, página 195
4
Moreira, Marco Antonio. Aprendizaje Significativo: teoría y práctica. Editorial Visor, Madrid
2000
5
Novak, J.D, and Gowin, D.B. Learnig how to learn. Cambridge: Cambridge. University
press, 1984
6
Gowin, D.B. Educating; Itaca, N.Y: Cornell University Press, 1981
construye el conocimiento, los aprendices pueden darse cuenta de su propia
construcción, explica Moreira (2000)7 las representaciones conceptuales son
diversas. Regresando al árbol del conocimiento debemos insistir en algunos
aspectos que valen la pena tener o poner en la visibilidad del lector. Como
primera medida se trata de una representación de algo real, visible y común
que para el lector no representa ningún esfuerzo extraordinario para ser
reconocido: “Todos hemos visto, tocado y porqué no trepado a un árbol”. En
un segundo término la utilidad en el aprendizaje es un punto de referencia
para encontrar, de una manera metacognitiva, diferentes componentes y
procesos de la toma de consciencia, el aquí y el ahora, el principio de
realidad y el darse cuenta.

Un árbol común y corriente, tiene raíces, tallo, ramas y follaje. Cada uno de
ellos representa algo en la estructura y el funcionamiento del árbol. En el
caso de las raíces, éstas sirven de soporte (mecánico) y vía de absorción
(químico) de nutrientes. En términos generales las raíces, salvo algunas
excepciones, son invisibles, profundas y ancladas al terreno donde vive el
árbol; lo anterior tiene importancia en el aprendizaje: “El terreno donde se
construye el aprendizaje debe nutrir y servir de anclaje”. Así es el
aprendizaje.

El tallo fundamentalmente es visible. En un modelo de árbol convencional el


tallo sirve de soporte, anclaje y transportador de nutrientes. El tallo es un
símil de eje organizador y distribuidor de sus ramas primarias y secundarias
de donde se desprende el follaje. Así es el aprendizaje. Él se ancla en ideas
fuertes, primarias, profundas y fundamentales para sacar de allí resultados,
extrapolar o construir nuevas ideas a prueba de aprendizaje. Existen tallos
delgados, medianos y gruesos, dependiendo de la necesidad o del tamaño

7
Moreira, Marco Antonio. Aprendizajes Significativos Teoría y Práctica. Editorial Visor,
Madrid 2000
del árbol. Es claro que si se pretende tener un árbol frondoso su tallo debe
ser igualmente fuerte. Esto debe resistir el demandante follaje. De igual
manera sus raíces también deben ser grandes, extendidas y fuertes. Los
árboles en lo externo nos dicen qué hay en lo interno: “El follaje es
directamente proporcional a sus raíces”.

El tallo del árbol tiene diferentes capacidades, su estructura interna, su


médula, hasta la corteza que es visible. También posee diferentes conductos
de distribución de sus nutrientes, como se ha denominado a la sabia bruta y
elaborada. Así también es el aprendizaje, hay momentos poco elaborados y
otros de gran claridad y utilidad. No todo en el aprendizaje está claramente
resuelto aún después de haber aprendido. No olvidar que el aprendizaje es
un proceso que no sabemos donde empezó y menos donde terminará.

En el tallo, en su médula encontramos componentes muy profundos


(internos) y otros componentes externos que los podríamos visualizar
fácilmente y muy cerca de su superficie o corteza. Esto tiene un gran valor en
materia de aprendizaje. El eje de soporte del aprendizaje va de aspectos
muy superficiales hasta elementos de gran profundidad que no se reconocen
completamente y que van y vienen a lo largo del tallo, distribuyendo
nutrientes para el resto del follaje.

Las ramas que se desprenden del tallo, que nosotros llamamos brazos,
grandes ramas o ramas primarias, son el contacto inmediato con el eje del
soporte. Desde aquí se desprenden un número indeterminado de ramas que
van a dar el tamaño y el follaje. Esto finalmente es lo visible en el árbol para
dar sombra, producir frutos y para dar capacidad de producción de
nutrientes, transformarlos y generar oxigeno, agua y gas carbónico según el
caso. Así es el aprendizaje, de todo el aprovechamiento del eje de soporte,
de sus grandes conceptos visibles, se generan importantes resultados, que
no necesariamente serán visibles e inmediatos. Lo que es claro, es que de
estas ramas primarias saldrán otras ramas que podríamos llamar
secundarias y que finalmente darán origen y soporte a las hojas. La hoja es
el órgano fotosintetizador más importante, Camero (2003)8 . Las hojas son de
diversos tamaños, formas y colores; las hojas son visibles. Éstas pueden
almacenar agua y producirla, al igual que nutrientes. No olvidar que nos
proveen del oxigeno que nos da la vida. El aprendizaje le da vida a todo
aquello que lo hace visible, que permite nutrir lo demás, que lo hace sociable,
interactivo, que lo transforma y mantiene la persona en permanente
dinámica.

Aprendemos durante toda la vida. Cuando esta facultad humana se debilita


el ser humano también se hace débil. Las hojas que no hacen fotosíntesis
debilitan igualmente la capacidad productiva del árbol; éste finalmente se
marchita. La persona que no aprende se marchita.

La hojas, los frutos y las flores son producto del metabolismo del árbol, las
flores se desarrollan a partir de las yemas del tallo, al igual que las hojas; de
hecho, se considera que las flores son hojas modificadas, las que finalmente
se transforman en fruto. Esta transformación es el factor decisivo en el papel
que el árbol represente como organismo autótrofo y generador de su propio
alimento y el de los animales heterótrofos. En el caso del aprendizaje, el
árbol del conocimiento sirve de alimento a todo aquello que no es
autosuficiente y que requiere del aporte o “alimento” para que en otro
momento, bajo otras circunstancias y ante nuevas situaciones el aprendizaje
pueda resolver problemas, generar nuevos aprendizajes y permitir la
adaptación y transformación que sea necesaria.

8
Camero, Alejandro. Ciencia Explicada, Biología. Intermedio editores Colombia, 2003.
En los frutos del árbol del conocimiento están no sólo los productos de un
proceso de carácter autosuficiente, sino las semillas para que nazca un
nuevo árbol y un nuevo proceso de aprendizaje. De la calidad de la semilla
podemos nacer, crecer y producir el nuevo árbol.

¿Qué representa en materia de aprendizaje un árbol del conocimiento? Lo


podemos ver no sólo en su conjunto sino en cada una de sus partes.

Veamos el conjunto del árbol, no sólo independiente o individualmente sino


como un conjunto de árboles, es decir el bosque. Esto nos puede llevar a
pensar en la importancia de un solo aprendizaje frente a todo lo que
representa y exige el mundo de hoy. Es decir a manera de colofón, cuando
aprendemos una sola cosa no es esto sólo lo que aprendemos, también esto
tiene implicaciones sobre otras cosas.

El bosque no puede impedirnos ver el árbol, porque de esta manera


perdemos metacognición, la que nos dice como vamos en el aprendizaje. El
bosque representa el conjunto de procesos de desarrollo, cognición, psiquis,
mente y personalidad. En estos han contribuido significativamente, unos y
otros árboles, con aprendizajes diversos. Éstos están en el aparente, en la
visibilidad y en las conductas específicas. Pues la verdadera esencia de
estos aprendizajes está en las interconexiones que establecen de manera
profunda sus raíces. El árbol del conocimiento sólo representa muy poco
dentro del conglomerado que son los procesos de aprendizaje en el ser
humano. Luego ésta hará parte de este conjunto.

La sombra del árbol representa la capacidad y proyección lograda por el


árbol. “Al que a buen árbol se arrima, buen sombra lo cobija”, dice el adagio
popular. Éste nos invita precisamente a una importante reflexión: el
aprendizaje de amplia cobertura permite de manera extensa y significativa su
aprovechamiento y proyección.
5 5

4 4

3
3

PROYECCIÓN
(SOMBRA)

TERRENO

1
1
1

1. CONCEPTOS FUNDAMENTALES
2. CONCEPTOS CENTRALES VISIBLES
3. CONCEPTOS SECUNDARIOS (INTERMEDIOS)
4. CONCEPTOS SECUNDARIOS DE SEGUNDO ORDEN
5. CONCEPTOS SECUNDARIOS DE TERCER ORDEN