Está en la página 1de 189

,, e

1
Antes del hallazgo de la Biblioteca de Nag Hammadi,
se conocieron otros manuscritos en escritura copta, los
llamados códice de Bruce y códice de Askew. Por pri­
mera vez se acomete aquí la edición castellana de es­
tos textos, presentada en dos volúmenes.
En el primero se ofrece la traducción del Libro del
gran discurso iniciático (conocido bajo el título im­
propio de los «Dos Libros de Ieu») y del Tratado sin tí­
tulo, ambos pertenecientes al códice de Bruce. Pero un
conocimiento completo de los gnósticos exige que se
incluyan también en esta antología otras fuentes en
copto (el Papiro gnóstico de Berlín 8502), o en griego
y siríaco (el «Himno de la perla» de los Hechos de To­
más), así como los escritos de los eclesiásticos que po­
lemizaron con ellos. Sobre la base de las ediciones crí­
ticas últimas (M. Marcovich y otros) se reúnen además
las noticias sobre los denominados simonianos, bar­
belognósticos y setianos, ofitas, basilidianos, valenti­
nianos, etc. El segundo volumen, de próxima publica­
ción, ofrece la versión directa de la conocida como
Pistis Sophia.
El presente volumen se abre con una introducción
general a la obra que, acompañada por una cuidada
y amplia bibliografía, quiere presentar al lector la
nueva imagen que el gnosticismo ha alcanzado en
nuestros días y ayudarle así en la lectura del conjunto
de esta I iteratura.

,--'
La gnosis eterna
Antología de textos gnósticos
griegos, latinos y coptos I

Francisco García Bazán

n--
0
1

~
1
:::r
o
8.
~
..C ·

T R O T T A
EDICIONS DE LA UN ! VE RS!TAT DE BA RCELO NA
CONTENIDO

Abreviaturas, siglas y signos ....... .. .. ... ..... ... . .. .. . .. .... .. .... . .. ......... ... .. . 9
Introducción general.......... ........................................................... 11

ANTOLOGÍA

1•1. 11( S OE ORIENTE VOLUMEN 1


DIRECTOR : GREG O RIO DEL ÜLMO LETE

I. Simón y los simonianos ....................................................... . 47


i", 11 11d ·o Cor lo llnzán, 2003 II. Barbelognosis .......................................... ............................ . 85
III. Basílides y los basilidianos ........................... ............ ........... .. 127
l',d rlo nRde In Univcrsitnl de llarcclona, 2003 IV. Valentín y los valentinianos ................................................. . 159
1\1111111 1 Trolln, S.A., 12003
V. El papiro gnóstico de Berlín 8502 ....................................... . 249
11,,11·11~., fiü, ~tlooll Mndrltl VI. Códice de Bruce .................................................................. . 279
11•1 (1111111 ()1 M :I U:J 6 1
111 <1 ,,1:1 1,1 OH Índice general .............................................................................. . 367
1 11111II 11 0 111 , l11for1111UN
hllll //www.1r1111n,1,"

IS UN : 84-8164-657-1 (OIIRA COMPLETA)


!S UN: 84-8164-585-0 (VOLUMEN 1)
ISBN EUB: 84-8338-464-7
depósito legal : M-51.508-2003

impresión
María Impresión, S.L.

7
ABREVIATURAS, SIGLAS Y SIGNOS

2 Clem 2.3 Carta de Clemente de Roma


Adv. Haer. Adversus Haereses (Contra los herejes: Ireneo de Lión)
DK H. Diels y W . Kranz, Die Fragmente der Vorsokratiker, Berlín,
6 1951-1952

En Plotino, Enéada
Ext. Teod. Extractos de Teodoto
frag. fragmento
Elenchos Hipólito, Elenchos
H Homilías del Pseudo Clemente
H.:É.. Historia Eclesiástica, Eusebio de Cesarea
Il Homero, Ilíada
Od Homero, Odisea
PG Migne, Patrología griega
PL Migne, Patrología latina
Rec Reconocimientos del Pseudo Clemente
Str. Clemente de Alejandría, Stromata
V.P. Profirio, Vita Plotini

Textos gnósticos Textos gnósticos, Biblioteca de Nag Hammadi, 3 volú-


menes (A. Piñero, J. Montserrat y F. García Bazán,
editores)

ApocJn (NHC II,1/III,1/IV,1) Apócrifo de Juan


ApocSant (NHC I,1) Apócrifo de Santiago (Carta esotérica
de Santiago
EugB (NHC V,1) Eugnosto el Bienaventurado
EvV (NHC I,3 ) • Evangelio de la Verdad
EsSt (NHC VII,5) Las tres estelas de Set
HipA (NHC II,4) La hipóstas'is de los arcontes
Nor (IX,2) Pensamiento de Norea
PensTr (XIII, 1) Pensamiento trimorfo
TAt (NHC II,7) Libro de Tomás, el Atleta
TestV (NHC IX,3) Testimonio de la Verdad
TrTrip (NHC I,5) • Tratado tripartito

9
IA G N OS I S ETE RNA

/ ,,/11 m /1//1/i llS

'w Heb
Coi H eeh
111· 1 Is INTRODUCCIÓN GENERAL
l'nl Jds
ll. Jer
~ 1111 Jn
':1111 Job
'1'i111 Jos
Tim Le
/\po Lev
Me
Mt
Prov
Rom
Sal
T it
1 Tim I. GNOSIS Y GNOSTICISMO

,én
2 Tim
r ~Ill11ili-r-a_ii_gnQfil__s~ significa conocimiento. Deriva de una antigua
etimología indoeuropea, jñli, también presente en el sustantivo sáns-
crito jñiina, con un significado idéntico: el conocimiento en sí mis-
iglas de revistas mo. Es decir, el saber directo e inmediato, despojado tanto de los
velos que lo obstaculizan (el error o el olvido), como de los inter-
JE hSt ]oumal of Early /Jristian Studies \mediarios que lo fracturan y lo debilitan (el juicio y la razón) 1 • De
Mus Le Muséo11
Revue des 1l 1irl1• /\11g11sti11ie11nes
acuerdo con este sentido primero la gnosis posee una especificidad
RÉAug
SeeCent Second e11t111y 1que la distingue de los fenómenos cognoscitivos que derivan de la
VigCh Vigiliae ,/ ,i,1tl1111111• percepción sensible y el raciocinio, pero asimismo una universali-
ZRG Zeitschri(t /i, lfr /1,1¡1!111 1111 I ;eistesg •s /Ji lite dad que la emparenta con el tipo de conocimiento que se origina e@
ó.._ la intelección (nóesis) platónica, la intuición (anubhliva) del hi~]
Signos convencio11al1•s <luismo y, en general, las corrientes metafísicas y religiosas que
basan la fuente del conocimiento en la revelación profunda, la
{palabras) Tcx 10 11 l,11 11111111 11 l 1 11 ,11li 111 11111 q11r drh · ~obr · ·ntcnderse experiencia directa de lo que es real, es decir, lo verdadero e inmu-
'11 el 111 1)1 llllf 111 il table; o bien, gnosis es la tradición comunitaria que se inspira en
(palabras) I' il il 11 1 111 1111 IV 1 11111 11 1111·,pw1dr 11 .1 1 ·~11111 ·11 l ·I trndue-
11 JI
estas raíces.
(...) I' 1 111 11111 1 d11 Sin embargo, el «gnóstico», a su vez, es «el que posee la gnosis»,
< ... > 1 "11111 t. Í el que participa «de los que poseen el conocimiento»2• Esta particu-
< p:i liil11 11 11 111 111 1111 1111 ld11
ip11 I 1111 11 '•1 1111 1 1111 .111 r dl11 11 l. Cf. F. García Bazán, Gnosis, 21978, caps. I y II, y ver, en general, ídem,
l111t1,t1,,,, 1 I' d 1l11 1 11 1, 111 lv 1 1111 · po11di ·111 ·s 3 mcntn ri s del reeo- Aspectos inusuales de lo sagrado, cap. V, Trotta, Madrid, 2000.
111111 1111 d1 l11 l1 1lf\lll 'lll (IS 2. Cf. TestV (NHC IX,3), 36,8-9: «nete ouentay emmay entgnosis»; Plotino,
En II,9 (33), 15,23-25; Porfirio, V.P. V,33 y XVI,12; Celso, en Orígenes, Contra
Ce/so V, 61-62; Ireneo, Adv. Haer. I,11,1; 25,6 y I,29,30; Hipólito, Elenchos V,2;
VI,4, etc.; Clemente, Strom III,3 0,1.

10 11
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

l. rid ad e ncierra para el gnóstico un doble nivel: El conocimiento or la ense_ñanza y por la práctica apropiagas para_ que, de virtual,
' ll sí, n primera instancia, considerado simplemente, como op ues- lle ue a ser efectivo: el \«Conocimiento per ecto~ Por eso en la
1 :.i la ig norancia, un tránsito o salto sin apoyos m e di a d res del aracterización sumaria de 1L.guosis se a unta tanto a lo que se
d ·s o no imi ento al saber. Pero, asimismo, el con ocimi ento como
« •no is pe rfecta», esto es, internándose en su propio tejido y expe- Ü
; c_!escubrió como a lo todavía no akanzadp, a un ámbito de, conoci-
miento en el que aún no se penetró. Desde luego que ese ámbito no

¡
1 f ri111 ·n t::t nd o la totalidad de su naturaleza encubierta. En e te último e confunde ya con la oposición entre la ignorancia y el conoci-
1 s ·n1 i I la g nosis se distingue de la intelección d el platonismo y miento y lo bueno y lo malo -frontera entre ilusión y realidad que
pr i a mente por eso algunos gnósticos, en sus campafias prose litis- ·• se ha superado-, sino que está en relación con un proceso de
1
t) t:1$, , íirm aban con el escándalo de los filósofos que «Platón no es iritualización que se lleva a cabo en convivencia reservada _con
h:.ibía pe netra d o en la profundidad de la sustancia inteli g ibl e» 3 • os hermanos.
.1 i · 11 n secuencia el Evangelio de la Verdad (NHC I,3 ): Este doble motivo ha quedado ilustrado por el célebre frag-
mento del gnóstico valentiniano Teodoto, conservado por Clemen-
ta manera (h óste ) el I que posee el conocimiento es I de lo te de Alejandría, y -sacando la frase de su contexto- el arte y la
i e ll amado, 1 escucha, responde I y se vuelve hacia quien lo filosofía espiritualista lo han ofrecido quintaesenciado a través de
11:i m I p:i ra asce nd er haci a él. Y I sabe cómo I se llam a. Poseye nd o los tiempos, como la divisa de las inquietudes metafísicas más hon-
el c nocimienco hace I la voluntad de quien le ha llam ado, 1 quiere das del hombre:
co mpl acerle y I recibe el reposo. Su nombre propi o I aparece.
Quien llegue a poseer el conocimiento I de este modo sabe de
dónde viene I y adónde va. 1 Sabe como una persona I qu e habien- Pero no sólo el bautismo es el que salva, sino también el conoci-
do estado embriagada ha salido de I su embriaguez, ha vu elto a sí miento, qué éramos y qué hemos llegado a ser, de dónde éramos y
mismo I y ha corregido lo que I le es propio 4 • en dónde hemos sido arrojados, hacia dónde nos apresuramos; de
dónde somos redimidos, qué es la generación y qué la regenera-
ción6.
El Libro de Tomás el Atleta (NH C II, 7) ratifica:
La riqueza interior de la gnosjs, alcanzada tras la selección
Puesto que se ha dich o que eres mi hermano gemelo y mi verd adero
gnoseológica individual primera y con el conveniente ejercicio prác-
amigo, examina y co noce tú mismo qué eres, cómo cr s y có mo
debes ser (... ) S<'.: qu · h, s alcanza do el conocimiento, pui.;sto qu e me tico e inteiectual colectivo, después, es rigurosamente un camino de
has conocido, porq11 · yo soy el co nocimi ento de la Verd ad (... ) Has e,/_ iniciaci'n.e,s,¡ú·tual comunitario que-está ~ uJ ;amente destinado
alcanzado y:i ·l 0110 in1i ' 111 y se r:ís ll amado «e l que c 11 e», pues ~ e, a los pneumáticos, a los espirituales, miembros de la
'¡ 1
el que no s· ·t1110 · · 11 0 ' 011 0 · n:ida . Per el qu e se ha e 11 cid o ha generación de los perfectos, «la cadena de la pureza» de los «hijos
llegado y:i al • 1110 i1n k· 111 r ·~ p · r el la pr fundid ad el ·I Todo 5 • IJie la luz». Son éstas expresiones de pertenencia a un cuerpo tradi-
cional cuya ensefianza se remonta a los momentos primordiales
-!i..primcra vi NI I l.1 g 11 0•.i~ 1· ' 1ndn ·i >11 : pasa j · ins1. ntfoeo, des- 1 f anteriores a la caída de la humanidad pneumática. El samaritano
vanecimi ni o .1p,11 h 111 11 111pi111 ,1 l' lll re ir1 e:d idnd y r ';11 id ad , trán- Dositeo, que lo ha integrado, sabe que su apropiación espiritual:
sito de l o lvid o ,il 111 11 1•1d11 11 l.1 1 olll il•11 ·in d · In 111i s111i lad eterna, - «el camino hacia arriba y hacia abajo», es el medio para elevarse
{. de la ti11i i· hl 11 1 111 111 11 1 d1· 111 11111 1·1lt · 1 l:1 vid a p1 es taba velada. hasta la ex erie.nciaJ eQsófica plena, la «Barbelognosis» _estado del
Pero cs t1 • d1•, •li1111il •t1J11 1 1111hio di' eo11 li ·i 111 impli nn un a den~ - «que posee el conocimiento de Barbeló», es decir, la formulación
sidad i1111 ·111.i, 11 1 11 1 111 1111 0 11l c11i lo 111 • 1·l · s ' r he h explícito 1 1 co ~ - )' siñI_Qll!9_ im ress;jndible pero individualmente inarti-
culada, d tlJiombre de Dios dicho en el Silencio, en el seno del
1'1111 1111,, l 11 ll ,11 ( 11), t,, y l'or ir/11, V.P. X VI.
11 '' , ' '1V11 111111 ~11111, •11 cl 111 i·111o ' s ri10, 18,1-ll. ;21,1:l -18y24,28-
1 , 111(/11/1 .. 1/1 1/11> 11 , 111 1(, 1).
6. Cf. Ext. Teod. 78,2; recuérdese, por ejemplo, el célebre óleo del Museo de
1 1 1, , (t~ I I 11 ,/, I IH ,/ 17. Ver nsi111is111 la pi ni ó n de los marcosianos, Bellas Artes de Boston de P. Gauguin, ¿De dónde venimos... ? y ver últimamente la
111 11111111 , 11\· 11 ,111 , I, l ,•I
encíclica Fides et Ratio, lnt., l.

12 13
INTRODUCCIÓ N
LA GNOSIS ETER NA

1 Padr : 1:-i r:111d ·za infini ta y la Profundidad del Pleroma 7• El que paterno, actualiza plenamente y sin poderlo perder jamás el si-
11 ga n 1u f, dt:sd · 111 · •o, sel gnóstico completo y él es también el guiente conocimiento, trasmitido por sucesivos mensajeros y, en lq~
q11 l· ·1,1:'Í ·np:1·itado para referir su experiencia.
- - __J
tiempos finales, por el Salvador: a ) la unitrinidad de lo uno y
l~s111 s · · pr ·snr, n través d~ un mito, de un relato verosímil e distinto; b) la plenitud en Dios como el Hombre y los hombres; e)
i111 ngi 11 nri 111 esfuerza por manifestar lo mismo de múltiples la ambivalencia de la condición cósmica; d) el fin: el Hijo en el
111 :111 ·ras, r ·fl jo en la facultad de im_aginar activq, creadora, imagi- Padre-Madre como Hijo del Hombre.
1 1 11:1 111 ·, JLI · n recibe _pa~ vamente impresiones provenientes de los
s ·ntid ino que administra autónomamente revelacione qu e li~ A. La unitrinidad de lo uno y distinto
br ' rn nte se le imponen.~La imaginaciQ.P creadora p r lo tanto es
' l::i fn ultad productora de imágenes que trata de fac, ilitar el conteni- ' 1) El Padre
d de la gnosis total. El fin, a su vez, es la reactuali za ió n d-;¡a
experiencia misma de la que tanto la imaginació n m la activi- El Padre es quien sostiene ocultamente al Todo, al que da integra- 1 1
dad iniciática son mediadoras. EJ___mito gnó tico, e cncial por lo ción y que es su imagen lograda, el cumplimiento de su pensamien-J
' tanto al gnosticismo, tampoco vacila ante la ex igen ia racionales to y voluntad. Padre desconocido, pues su naturaleza secreta sólcij CA,

de la filosofía y de la teología, puesto que la raz n •! u in trumen- se conoce, comprende o delimita suficientemente por el Hijo. Pa-1
~ subalterno y, conjuntamente, pone en juego un for midable arse-
dre, por lo tanto, al que nadie ha conocido ni puede conocer si no ~
r nal de recursos intelectuales y eruditos, y de imág nes, alegorías y es por medio de la gloria, de la manifestación plena que es el Hijo,
quien se ha presentado ante el mundo como Salvador. Éste es eC ,1
paradojas, todo ello regido por el fondo inexpre able d su expe-
riencia final. único ·que lo podía hacer conocer y también llamarle justificada-
Desde una perspectiva social e histórica, los gnó ricos son los mente «Padre» ('abba )11. El Salvador, entonces, no sólo trae el /·-
~ eyentes que han incorp2rado personal y comunitariamente la mensaje del Dios desconocido, sino que utiliza para él un nombre 1
a_ctitud tradicional sobre el conocimiento que se ha descrito, cons- único que define su singularidad. De modo que el gnóstico se en:-'
tituyendo el gran movimiento espiritual con vigencia colectiva des- cuentra inmediatamente emplazado tanto en la tradición primor- '
de la primera mitad del siglo I, según los testimo ni os externos8, dial que aporta el Salvador como en la riqueza insondable del
{ ha ta al menos el siglo Vl 9, que se extendió por Pale tina, Siria, contenido que revela. -
A_rnbi_:1, • rip t , _Itali a y la · ali a y que, por sus convi ccio nc y orga- El Padre, como Padre en sí mismo, es Uno solo. Efectivamente, i , l..
111 -,.;i · 1 111 ·sol •ri ns y s 11 pro li rismo coherente y activo, fue dura-
el apelativo «Padre» dicho por el Salvador trae a la mente dos
111(· 111 1· l0 111h. 11ido y p · 1·scg u ido p r cele iá tic , jud ri tianos y acepciones, «progenitor» e «iniciador»; pero la primera carece de Gí
1111 1•,11 111 ~ pl.11 0 111lm, li .1., t , 1 i- 11 d • ·. 1 ari i n p r a irni la I n en co-
sentido imagina!, pues se origina en la experiencia cognoscitiva
1111· 1111", , tf111 n o r 1111 ·i 111 111 .11 ·rin l I • u , l •1 t s 1º.
habitual. La revelación sotérica no se refiere, pues, a este contenido7 4
sino al Padre a secas, el Padre en sí, que J!2_.Se encuenJra entre los ,.
ro e~itor~ y qq_e, estrictamente hablando, carece_d_e padre; porJ
11 . 1 A liNS I\ NANZA , N STI A
ello se le suele denominar «Pre adre». En tanto que Primero carece7
de principio, por lo que también se habla de él como «Princi{2ÍQ» aj L
·1 sti pi ·11 :1 111 ·nl ·, in ·talad en que auténtica- «Pr p.riru;ipiO?.?.· El Padre es Uno solo, como el Uno numerativo que-
111 111 «forma minal» n 1 Pensamiento se refleja en los números, estando más allá de la serie de los núme-
ros porque genera toda unidad en la composición aritmética; y ~
único, porque ningún número tiene sus cualidades numerantesj
7. Cf. EsSt, lnt. (Textos gnósticos I, 261-266). como pnmero.
8. Cf. Pablo, 1 Cor 15.
9. Cf. lo que se dice sobre la encuadernación del Apócrifo de Juan en la Intro-
ducció n correspondiente (Textos gnósticos I, 231-234). 11. Cf. Me 14,36; Gál 4,6; Rom 8,15. Ver voz 'db, en L. Alonso Schokel, Dic-
10. Cf. F. García Bazán, Oráculos Caldeos, Int. cionario bíblico hebreo-español, Trotta, M adrid, 2 1999, 23-24.

14 15
LA G N OSIS ETE RNA INTRODUCCIÓN

r De acuerdo con esto es inengendrado e inmortal y asimismo rsingularidad incomparable e inmutable que corresponden a la no-
C' y ingular o in mparable. Dicho de otro modo, es «El que es» 12, y ción tradicional de la «paternidad» en sí permiten también al gnós-
¡así inmu table, permanente, siempre igual e inconcebible, dado que ~ tico deducir toda una serie de reflexiones metafísicas sobre la «Po-
• si se concibiera se transformaría en ser, conocimiento del ser y p tencia» y la «Bondad» que lo alejan de las abstracciones puramente
decir del ser, lo que es imposible. Es innominable (akatanómastos, L "· 'o:, ~?;intelectuales helenas y reclaman en el proceso de conocimiento a
1
anonómastos) o por encima de todo nombre que se pueda nom- "'-q partir del principio, las presencias correlativas del «hijo» y de la
; brar 13 , ya que todo nombre proviene en última instancia de él como _intención como anterior al pensamiento logrado. Por ese motivo, si
Padre y cualquiera, incluso el suyo propio, lo delimita. Pero enten- ¡e l concepto de «paternidad» reclama dialécticamente su noción
der «Padre» -o «El que es»- equivale asimismo a entender «Po- / opuesta y correlativa, la de «filiedad», ambos exigen un concepto
FLtencia». Potencia sin límite, poder o posibilidad en sí, la que no - ~- intermediario, una noción que opere de metaxy o enlace entre
rpuede no ser, capacidad concentrada que de nada necesita, que se 11 ambos, que pueda explicar tanto la continuidad mediadora inescin-
alimenta a sí misma y que en su interna tensión es Bien, Bondad, dible en el vínculo Padre-Hijo o el proceso de la generación pater-
1 Suavidad o Dulzura infinita, con una connatural fuerza expansiva, W-ª del Hijo cómo la iniciativa paterna u origen de la emisión filial.
' si bien no emerge sino que, espontáneamente, brota en sí y circula fEse elemento intermediario es la Madre, la Intención (Enthymesis)
o se envuelve sobre sí misma. L-o P n iento paternQ o en sí (Énnoia ).
La descripción gnóstica del «Dios desconocido» recurre a la
teología negativa y a las vías eminencial y analógica del conoci- 2) El Pensamiento puro
Z. miento, pero no obstante la similitud sus raíces no están en Orien-
te, en el platonismo o el neoplatonismo, en el pen ami ento judío El Padre en sí mismo por su infinita fecundidad y dulzura está en
_helenístico o en la teología patrística 14 • Su fuente inspiradora no una actividad de inagotable y sereno ª1!1-0r; encerrado en sí, de
rproviene de ninguna de estas concepciones porque se trata de una nada necesita y carece de deseo, pero no de entrega a sí mismo.
ll intuición ajena tanto a la concepción filosófica del Uno de los i -Lo señalado conlleva una satisfacción sin falta, pero también una
filósofos como al personalismo antropomórfico hebreo y cristiano. factibilidad de apertura. Lo que no puede no ser encierra una
El Padre es «Uno solo» porque es Padre en sí mismo y nada ni posibilidad de poder ser que únicamente fuera de él podría ser
nadie lo es; por esto el Salvador se ha dirigido a Dio y lo ha q efectiva, pues en él lo limitaría. Por este motivo en la posibilidad
ll nmnd «P::idr ». E t hecho, que ha irrumpido singularm nte en la mfinita residen inactivas las disposiciones que pueden hacer reali-
hist0rin y ·n 1 1 nsnmi n o, encierra al menos dos ventaja para el ' zable la salida de sí: voluntad y conocimiento en unidad en el
11 · 11 s11 lor gn Sli ·o: ·n I rim r lu ar, puede ap li car al P::idre como Abismo, monarquía inescindible. Una vez que estas disposiciones
, u110 (111 i o» to In In ri ·a ·ns ·i,. nzc I p ul::i io nes metafísicas ' 1 .,,,)-emergen, sin embargo, aparecen como conato de conocimiento.
1·1 plnto nisrn >-1 it:1Murii'.n111 • ·11 1orno ni prim,.. «11110» (Parméni- Una Intención paterna de conocimiento que es voluntad de perma-
d · ) y d •I 13i • 11 «m. s ali. d · la ·s ·n in» (R '/)IÍÚ/i a), a er a de la ., necer consigo mismo conociéndose. Pero ésta no es ya la naturaleza
impli i 1::i I y I rioridnd d ·I Pri 11 ·ipi > - ·stu li ' qu · n extraños a 1\ amable simple del Padre, sino que es amor de conocimiento, ten-
hebreo y ri tian s 1- ; p r ·n s 'ltnd lug::ir la p r.i ridad y dencia de diferencia y distinción que quiere conocer en el mismo
l!adre. .
Este impulso cognoscible permanente, que quiere abarcar la
12. Ver Éx 3,14 y Parménides Fr 8. Cf. EugB, lnt. (Textos gnósticos I, 507-513), .,' Íinfinitud paterna inseparable del Padre y aspira a su simplicidad, es
confirmado por TrTrip (NHC 1,4) y EvV (NHC 1,2), cf. F. García Bazá n, «Dios Padre i\l \JJna tentativa de maternidad; está en el Padre, pero establece una
como Uno y Ser en los escritos gnósticos de Nag Hammadi ». r ~iferencia en él y se distingue de él porque es preinteligible y doble,
13. Cf Ef 1,21 y Fil 2,9. Ver TrTrip, lnr. (Textos gnósticos 1, 131-157); ApocJn el-~ adre-Madre; aspira a captar lo incaptable por ser uno, pero con-
(NHC II,1/IV,l), 24,4-6, y Basílides, en Hipólito, Elenchos VII,19,3 . ervándose en la pura aspiración, pues de llegar a ser inteligible y
14. Cf. E. Norden, Agnostos Theós, Leipzig, 1929, 84ss., y F. García Bazán,
~ captar, fructificaría en Hijo -a imagen del Padre, como su conoci-
Gnosis, 2 1978, 46 y n. 14, con amplia bibliografía anterior.
15. Cf. F. García Bazán, Plotino, 189ss. ~miento- o en reflejo pleno del Padre en ella, concluida la aspira-

16 17
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

h;ión. El Pensamiento en sí mismo (Énnoia), la actividad prerre­ B. La plenitud en Dios como el Hombre y los hombres
l"fiexiva sin contenidos (Prónoia), Intención, Silencio, Profundidad
(Báthos-Bythos), Padre-Madre -patrometría divina, se diría, mejor 4) El- Pleroma de los Eones C3) l, b. i, .ct/
que androginia y, desde el punto de vista de l.a__gestación filial,
Barbeló- representa este momento preontológico y preinteligible fEl Intelecto en el Silencio del Padre o, con denominación estoica, el
T jen cl que el Padr� �reexistente �ale de sí per�aneciendo en sí ¡ Intelecto interior (endiáthetos) se despliega como un Todo noético,
--f mismo, para constltmrse en Matnz paterna encmta o colmada de 4 mejor, espiritual, que revela de manera total, múltiple y discrimina-
deseo sin límite, triple potencia indistinta en una vida que aspira a da el conocimiento y la voluntad de conocimiento del Padre, como
ser y conocer, vestíbulo, por lo tanto, de la autogeneración, de \ un Intelecto externo o pronunciado (prophorikós). La presentación
modo que en el Silencio se realicen los misterios de la generación .:::de la composición de la plenitud que manifiesta al Padre como
perfecta 16. producto imagina! difiere en el número de sus componentes y en
las denominaciones de sus miembros según las diversas escuelas o
O..
'v 3) El Intelecto Filial maestros gnósticos en atención al auditorio al que se dirigen y, por
lo tanto, a los fondos de erudición filosófica, religiosa o teológica

1
La realización completa del deseo y entrega ilimitada o tentativa
cognoscitiva de la Madre es la implantación del Hijo en el útero
\paterno. La concepción materna que es la participación sin debili­
íe que utilizan. Sirven de buenas ilustraciones, por su familiar preci-
sión, las reflexiones sobre la triacóntada de los valentinianos Ptolo­
. meo y Marcos 17, pero con independencia de las particularidades de
ºtamiento del Hijo en el Padre que se enterneció o afeminó como 1 exposición, la originalidad gnóstica resalta en las notas esenciales
' querer-deseo de Madre. De este modo, de la paternidad se ha l5[e la constitución del Pleroma:
rpasado al Hijo en sí, a la filiedad unigénita y primogénita a través a) El carácter emanativo del proceso generador cuyo creci­
· de la patrimaternidad divina o actividad masculino-femenina tripo­ miento gradual produce las diversas <:_!!lisiones o parejas andrógi­
�ente suprema. Origen, medio y fin; comienzo, �ntermediación y ..!!fil>, simultáneamente gemelas -puesto que proceden de un mismo
conclu ión; inefabilidad, silencio y verbo; innommab1hdad, hueco alumbramiento- y matrimoniales -ya que son opuestas por la
n o minal y nombre en la oquedad o Barbeló; identidad, diferencia y 1
gemelidad, pero complementarias por la unidad que forman a se-
disLin i n. 1 mejanza de la Intención paterna (syzygía)-. En el ordenamiento
Ahorn bien, como manifestación paterna diferente y distinta, -otal cada pareja es un reflejo o imagen de la superior, pero que la
·I l lijo o lntclecto presenta dos momentos en relación con el 1 '
.l,.Complementa pleromáticamente. Por eso el acto productivo no se
P:,clr ·: vuelto íntegramente hacia el Padre es Intelecto distinto, ícumple de manera mecánica e inflexible. Cada miembro de pareja
in:irti ulado no dicho: Nombre de los nombres del Padre en •. • proviene perfecto de la voluntad y conocimiento paternos, pero
1 jer i io pleno de la voluntad (libertad) y el cono_cim�ent? pater­
l ll' \debe autorrealizatse volitiva y cognoscitivamente en el Todo para
¿10 , dominado por la libertad. Pero vuelto hacia s1 mismo es ,que haya plenitud. Por este motivo, en la medid::i en que la tentati-
\ Intelecto múltiple, articulado o dicho: el Todo de los nombres r�a de conocimiento es apropiada se pone en movimiento la inten-
pate rnos, sustancia inteligible y libre; eterna, viviente, total y 1 ción de querer ser reflejo del origen y se product. la imagen, que así
entretejida que se predica del Padre, de la que cada atributo, parte � es masculino-femenina, femenina por el deseo libremente manifes­
lo miembro es una Totalidad en el Todo. Hablan por eso los tado de conocer y masculina por el logro cognoscitivo que otorga
fgnósticos no sólo de la Plenitud (Pleroma), sino también de su lo deseado. Se brilla de este modo como imagen perfecta o antiti-
ti. �omposición, los Eones del Pleroma. �o. El dinamismo progresivo es una combinación de ser, vida y
B � conocimiento que regresa sobre sí y en cuya actividad es básico el
compromiso de la libertad.
b) La organización jerarquizada y funcional del cuerpo de luz
f
16. Cf. TrTrip 51,11-15 y 55,31 - 57,35; ApocJn 26,15ss.; PensTr (NHC
XIII,1), 35,1 - 42,3 y 45,2-11, etc. 17. Cf. Ireneo,Adv. Haer. I,1,3; 3,1; 14,1.

18 19
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

h11111n11 ¡ 1 r mático -que se autoconstituye de acuerdo con su complementarse con la suma masculinidad como si procediera de
rnulLi¡ li idad ordenada y la acción volitiva del libre albedrío- ella y no de instancias inferiores, y como consecuencia de esta
, 11111 ·�trn que la decisión prudente es esencial en el proceso de auto- t . insensatá disposición nada paterno de su compañero se quiso refle-
onstitu i n del Intelecto como imagen del Padre que se autogene­ • jar en ella, ninguna impresión cognoscitiva que alabara con su nom­
ra ·on I intervención de sus disposiciones de voluntad y conoci­ bre al Padre como reflejo de todos los nombres la informó, sino
ni ·nt . Esta particularidad de una inseparable armonía entre que ocupó su lugar una fantasía delirante que desbordó y se extra­
lunrad y conocimiento, entre ser, vida libre y conocimiento, que .:yió fuera de la organización de las sustancias complementarias.
ri , · 1 proceso de organización de las entidades personificadas del El desborde analíticamente se consumó del siguiente modo: La
1 r ma según dignidades individuales, diferencia estructural y ní­ tensión descontrolada de Sofía la hizo ascender hasta las proximi­
idamcnte al Pleroma gnóstico del mundo inteligible de platónicos dades del Padre, hasta el que no pudo llegar, pues su Luz la obnu­
y neoplatónicos. Es, además, la piedra de toque de la normalidad biló. Al descender y mirar la Profundidad paterna -que igualmen­
{del desarrollo del cuerpo de Dios según se revela a los gnósticos (la te es tiniebla para ella-, pero sin apoyo del Pleroma e insegura,
lexperiencia supraconsciente de su ruptura es lo que e trata de duda. Este estado de incertidumbre encierra división y separación
explicar mediante el drama de la conducta irregular del último de j de su propia naturaleza y, como corolario, el olvido y la ignorancia
B¡ lo Eones pleromáticos, Sabiduría) y asimismo ratifica el hiato in­ ÍÍ� de sí misma. Lo que ella es permanece, pero cubierta esta identidad
franqueable que existe entre la metafísica neoplatónica de origen por las debilidades que a partir de sí misma ha generado. Sabiduría,
mítico y la teosofía gnóstica de raíz decisional irrever ibJe. por lo tanto, tropezó, resbaló o tuvo un desliz a causa del obstáculo
que ella misma libremente puso a sus pies; y caída o inclinada hacia
5) El Eón postrero, Sabiduría y el traspié de Sabiduría adelante -pero con los pies atados a su connatural lugar pleromá­
tico- debe enderezarse y recuperar cuanto le es propio, lo que le
'En la medida en que el Pleroma se acrecienta y multiplica como es impedido por los productos ajenos, exteriores e ilusorios de su
combinación concertada de libertad e irradiación, querer y conoci- __fantasía desenfrenada. El origen del mal y del mundo radicados en
' miento, sus seres espirituales limitan la capacidad de u funciones esta actividad son una ilusión vana y oprimente; no el producto de
- de manifestación: aumenta la multiplicidad fundamentada en la \un capricho mental de los gnósticos, sino un resultado necesario
diferencia y distinción, pero también la apetencia de unidad para el que nace de la experiencia dramática del respeto sin restricciones
¿_,o perderse en lo indistinto. Esta situación de entidade d.istintas ! del Padre por la libertad de los seres que han emanado a su imagen
coordinadas en equilibrio puede llegar a hacer crisis en la última de .,2 prefiguración 19•
las emanaciones espirituales, Sabiduría, así sucede, y en el límite del
crecimiento se malogra la capacidad de producción de la pareja que C. La ambivalencia de la condición cósmica
constituye -como enseñan los valentinianos- con u consorte
Deseado. Sabiduría/Logos, inteligible/intelectiva y de eable/deside- 6) La conversión de Sofía, la materia, el Demiurgo y el mundo
r;ativa, el último, el más joven y el más pequeño de los nombres o
atributos paternos, cuyo fin es la producción de una alabanza o El impulso de Sabiduría por el Padre obedeció a un propósito
, bendición en honor del Padre 18 , quiso generar de acuerdo con la bueno, puesto que no iba contra la voluntad paterna de generación,
, potencia productora del Padre y ampliar con ello la familia plero­ pero su actitud fue imprudente, lo que la hizo actuar irreflexiva­

1
mática; no captó, por lo tanto, el beneplácito de su contraparte mente con los efectos nocivos que se conocen. Por lo tanto, cuando
�matrimonial complementaria como Totalidad en el Tocio y fracasó. Sabiduría inclinada se repone de las consecuencias del golpe y vuel­
En otros términos, «pensó irreflexivamente», como Sabiduría teóri- ve en sí dándose vuelta hacia lo que es y arrepintiéndose de lo que
ca su intención fue indiscreta o imprudente, ya que creyó poder no es, se recupera, pero va reincorporándose lentamente, teniendo
que atraer hacia sí lo que, siendo de ella, quedaba entre los produc-

18. Cf. TrTrip 76,13-16; Irenco, Adv. Haer. 1,2,2. 19. Cf. TrTrip 75,17 - 77,35 y coréjese con Ireneo, Adv. Haer. I,2,2.

20 21
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

e generados por su desliz. Estos efectos fueron de dos tipos; unos


originados en su buen propósito carente de sensatez; los otros, en
' rte demiúrgico, impotente, se agita como un gusanillo, pero sin
poderse levantar. El Demiurgo pide ayuda a la Madre y, siguiendo
las pa iones y fantasías de su comportamiento irreflexivo. Los pri­ ; su consejo, sopla sobre la obra plasmada e introduce en él el soplo
meros poseen una sustancia psíquica, un sustrato animado racional 1 de vida o espírin1 de luz inadvertidamente. El hombre, entonces, se
· irracional, intermedio entre el espíritu y la materia; los segundos, !evela como superior al Demiurgo y a todas sus criaturas. Quedan
una nan1raleza material que proviene de la pasión y la fantasía, y ;; �sí establecidos los tres géneros de configuración humana: el pneu­
oponen resistencia a su desaparición. Unos, por lo tanto, se podrán <il fanático, que posee sustancia espiritual, anímica y material; el psí­

poner al servicio de la recuperación de las simientes espirituales f, �quico, un subhombre que posee sustancia anímica y material, y el
di spersas de Sabiduría; los otros, se opondrán con astucia y tenaz- ílico, una criatura de forma humana ínfima que posee exclusiva-
f
' r mente a esa liberación que significa para ellos su disolución. Por ese _mente sustancia material. La espiritualidad, la racionalidad-bestiali­
motivo Sabiduría no se opone a la «gloria vana» del jefe de la �-. dad y la bestialidad son sus características, y sus fuentes, Sabiduría,
·,. r su tancia psíquica que se cree Dios y Padre como vástago malogra­
1 ¿:l Demiurgo y el «Príncipe de este mundo», respectivamente. Por el
do ele su intención alocada, y aprovecha sus devaneos de hacedor. momento, dándose cuenta el Demiurgo de la superioridad de la
lste, por lo tanto, toma la sustancia incorpórea procedente de las 11 pareja humana creada y con el fin de someterla y conservarla en el
pasiones maternas (pena, temor, estupor e ignorancia que está en jardín del paraíso, le permite comer de todos los árboles menos del
las tres) y constituye según la cualidad propia de cada una los árbol del conocimiento, para que no tomen conciencia de su exce­
cuatro elementos incorpóreos: aire, agua, tierra y fuego, que los l.!.encia sobre él. El Diablo, sin embargo, conocedor de las intencio­
, enetra a todos; mezclándolos produce la materia informe e incor­ nes demiúrgicas, gana su primer combate de rivalidad en los espa­
pórea y a partir de ésta -una vez masificada y como imitaciQJ1 ,1 cios supraterrestres y bajo la forma de serpiente, «la más astuta de
alejaga del Pleroma- fabrica el universo con sus siete cielos, los __las bestias», se juega por entero. Tienta al hombre creado a la �--'°1f'e5·.i-q
"!ángeles servidores a los que domina desde el séptim (la hebdóma- tdesobediencia, pues irritando de este modo al Creador, obcecado,
da) y el mundo inferior a ellos que entrega al «Dominador de este (!' "" caerá bajo su dominio y manteniéndolo preso perdurablemente su
n undo». Este «Espíritu remedador» de lo irracional del Demiurgo�-� · �mundo condenado a la perdición persistirá. Sin embargo, la artima­
rconoce las actividades de éste y el origen de sus iniciativas, pero el fv .--:'.: ña arcóntica tendida al hombre será, en realidad, trampa para el
Creador ignora que actúa según el designio salvífico de la Madre, :" ..f) -t> Gran Arconte, pues la transgresión del mandato del Dios creador
3, por el hombre, liberándolo de su servidumbre, le mostrará el ámbi-
c?mo «sus manos y su boc�», mientras ella perm�nece en el ?ctav<; ;�
_
cielo, el de las estrellas fi1as, como un poder mtermed1ano queh ,\) ¡ lto del dominio del Dios desconocido al que por naturaleza pertene­
aprovecha la naturaleza psíquica mixta demiúrgica y de su obra �e. La función de la tentación de la serpiente, por consiguiente, ha
temporal, hasta la conclusión del mundo, una vez que la totalidad ('rs��o dobl�, de liberación �ara el hombre espiritual y de demarca­
de las semillas pneumáticas alcance la salvación 20 • Lc10n del tiempo de la fatalidad para la construcción del Demiurgo.
!Lo dicho explica la existencia de corrientes ofíticas o naasenas
7) Creación del hombre, los tres géneros humano b como brazos del gnosticismo que someten a su enseñanza las inter-
pretaciones habituales judías y cristianas del Génesis.
rConcluido el universo el Demiurgo crea el hombre a su imagen con ; Con este acontecimiento paradisíaco -precedido por otros
- la ayuda de sus servidores. El Arconte de este mundo aporta los , paralelos como el sopor que el Creador echa sobre Adán para la
�materiales terrestres, de cuya parte más sutil, «la tierra adámica», el extracción de la chispa de luz de su costado (Eva)- comienza
Demiurgo lo plasma dándole animación y vida21• El hombre vivien- { propiamente la prehistoria de la liberación pneumática o del hom­
j)re, intrínsecamente andrógino. El Demiurgo, burlado e indigna­
r do, castiga a Adán y Eva arrojándolos del Paraíso instalado en el
20. Cf. TrTrip 77.36-84.7 e Int.; lreneo, Adv. Haer. 1,2,3 y 1,4,2 - 5,4; Exc. cuarto cielo de Mercurio y los reviste con la túnica de carne; este
Teod. 46,1-2 y 48,1-2. /vehículo, adquirido en su descenso al pasar por las esferas de Ve­
21. Cf. Gén 2,7, TrTrip 104.4 - 106.31 e lnc.; ApocJn 48,l0ss.; lreneo, Adv. nus, el Sol y la Luna, les otorga visibilidad y al llegar a la Tierra se
Haer. 1,5,5; Clemente, Exc. Teod. 50,1-3 y 55,1-3.

22 23
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

/un·t :il l. 11c.'rpc), 1111n l ·s1rnc.:111ra orgánica material que acoge al envol- lgínseca luminosidad. El Cristo, entonces, con el acuerdo del Plero­
101·io \.·:ir11:d y l.·s rl.~ · ullado del deseo natural de generación prove- • " rna, envía al Salvador con su séquito para que con su compasión o
111e11ll' \ 1 ( ·1 j' ·Í l · d l · 1 o s hílicos para mantener su imperio sublunar. simpatía asuma al descender las sustancias psíquicas y carnales con
E11 l ·I inundo inferior, por lo tanto, cada uno de los órdenes la apariencia de un cuerpo, y pueda de esta manera dar origen al
o rib,inndos en la conversión y la materia, respectivamente, comba­ progresivo desvanecimiento de la materia, de la carne y de la psi­
tiró por el predominio, aunque con fines diversos: unos, por el que y producir la auténtica resurrección, la manifestación pneumá­
poder; los otros, con apoyo de la concupiscencia, por el caos, por tica. Adopta de esta manera la forma carnal, histórica y temporal,
<:J la inclinación a la disensión y a la hostilidad por s í misma, pues � i@e Jesús de Nazaret'! $;
división y contradicción es su sustancia. El pneumático s ufre el Pero en el bautismo en el Jordán se revela corno el Cnsto
,;coso de� hílico y la materia en su cuerpo acicateado por el deseo ,., !Salvador y da comienzo a los tiempos escatológicos o de la conclu-
y los placeres de la procreación y la conservación del cuerpo; en su 1 'u,ión del universo. Éste es el tercero de los descensos de la Prónoia
� alma siente las deficiencias de las pasiones separadas, el temor y la ry de su designio providencial y la señal de su triunfo definitivo,
duda particularmente; su espíritu permanece indemne, cautivo y pues el Salvador, con su presencia en el mundo de la tiniebla, abre
oculto, pero sin ser manchado, igual que el «barro no ensucia al
,9ro». Con el auxilio de la Providencia superior y de la Madre, que
. ,,¡funciona ahora como la Sabiduría inferior que vela en la Ogdóada,
V 1 1' podrá recuperar la plenitud de la pareja22•

8) El Cristo Salvador
'
1
1j_
·uicio, y por su luz distingue a las tres razas confundidas: muestra a
los materiales su pérdida irreparable y su condena desesperada jun­
to con el mundo soportado por las pasiones y animado por la vida
que le da movimiento y cambio natural; llama a los psíquicos que
en él confían, aumentando su confianza a colaborar y a que se
pongan a su servicio para la liberación de los espirituales, mientras
que éstos se van uniendo a él, su masculinidad, porque saben cuál
1Sabiduría busca recuperar su integridad rescatando sus semillas de es su nombre pleromático, que el Salvador pronuncia24•
1 luz, dispersas en el mundo inferior tras la expulsión del Paraíso de
la primera pareja humana. En este sentido utiliza históricamente D. El fin: el Hijo en el Padre-Madre como Hijo del Hombre
A como mediadores a los psíquicos inspirados por el Demiurgo, que 0

esperan la venida del Salvador y la anuncian a través de los profetas 9) Retorno y tercera gloria
judíos; los bárbaros y los griegos, sin embargo, engrosan a la mayo­
,...
ría hílica encargada de defender al mundo con su conducta y sus !Iniciados los tiempos del fin definitivo que marca el juicio del
.._razonamientos, puestos al servicio del «espíritu remedador». La Salvador, la estructura del universo -obra de mediación como la
rminoritaria cadena de la luz que trasmite las enseñanzas de cuanto naturaleza misma del Demiurgo, sometida a la providencia inferior
conocieron Adán y Eva en la vida paradisíaca, la comunidad de los o fatalidad- se precipita hacia la conclusión, en el cielo con su
setianos, trasmite la gnosis y se va preservando históricamente de ,r movimiento y en la tierra con la capacidad reproductora de la
los sucesivos ataques de la obra demiúrgica23 • - naturaleza, puesto que el desarrollo de su expansión germinal está
En el momento oportuno, empero, maduras las disposiciones por completarse sin posibilidad de renovación e indicando clara­
\ cósmicas del designio de la Providencia y consumido el tiempo mente que ha sido ordenada de ese modo de acuerdo con la dispen­
correspondiente, respondiendo al ruego de la Sofía inferior, la to- sación (oikonomía) de Sabiduría25 • Los pneurnáticos, residiendo en
b talidad de los miembros del Pleroma están de acuerdo en producir fÜn cuerpo y un alma corruptibles, deben apremiar mediante la
con lo mejor de cada uno de ellos un nuevo Eón, el Cristo, para instrucción y las prácticas de iniciación la tarea salvífica que desde
que, fortalecidos con su unción, el Pleroma todo brille con su in-
1
J Set ha brillado en sucesivos iluminadores hasta culminar en Cristo­
Jesús-Salvador. Desde éste la línea de discípulos, maestros, «mensa-
22. Cf. Gén 3,lss.: TrTrip 106,31 - 108,12; TestV 45,23 - 49,10.
23. Cf. Nor, Int. (Textos gnósticos I, 427-430), y ver HipA (NHC II,4) 92,32ss.;
ApocJn 72,14ss. ' 24. Cf. TrTrip 118,14 - 122,12 e lnt.
25. Cf. PensTr 43,4 - 45,2.

24 25
INTRODUCCIÓN
LA GNOSIS ETERNA

1•1os 1• la nueva noticia» ampliará la cosecha del Padre, especial- fpsíquico, sin embargo, afirmada su fe superficialmente en la pasión
111 t· nt • a partir del momento en que el Señor resucitado en la carne
p: · que lo inclina al poder y a la organización que emerge de lo que
liberado de la apariencia del cuerpo pueda facilitar a los que son cree, convencido de que todos los hombres del Creador que sigan
idóneos para las revelaciones las experiencias gnósticas extraterres- u rovidencia lo alcanzarán, combate al espiritual y al material. Al
tres, para después ascender al cuarto cielo, despojarse de la carne y pneumático, porque su superioridad de naturaleza le muestra lo
2el vestido. anímico y alcanzar la resurrección del espíritu. El gnós- 'deleznable de su actividad; al hílico, porque se opone con tenaci-
-tico comprende, ve espiritualmente en ese periodo -que va de la dad y habilidad a su adhesión al mundo, que es la sola garantía de
resurrección de la carne a la ascensión a los cielos del Salvador- u existencia. Por momentos, sin embargo, psíquicos e hílicos inter-
que los espirituales están sumergidos y esparcidos de diferentes cambian sus hábitos inferiores e ínfimos sin otra salida que el aco-
modos en la disposición material y animada, y que haber sido , amiento del espiritual2 8•
testigos con los ojos y los oídos de la Palabra que salva, si no es · G;ctivióad del pneumático, por consiguiente, no se agota en
\1 segura garantía d e conocimiento, tampoco será un privilegio cris- la búsqueda del semejante con la predicación instructiva y la ins-
tiano, pues vendrán otros que, estando espiritualmente más próxi- trucción reservada de lo que el Salvador enseñó, sino que su inicia-
mos al Señor, los podrán superar; por lo tanto, se debe aspirar ción en el conocimiento se dirige a seguir el camino que el Señor
l nclu ·o a ir más allá que el mismo Jesús en la obra de sa lvación 26 • Se re.atizó a partir de su Ascensión. Ésta es una tarea imposible sin la
omprcnde de e te modo la distinción entre el grupo connatural al disposición apropiada, sin la cooperación de la libre voluntad del
:ilvador, que sigue su obra de liberación del e píritu, la iglesia de pneumático, que es gnóstico completo cuando es barb..elQgn,0..til:;Q:
los gnó ticos basada en el conocimiento\ y la de lo grupos que esroes;- poseyendo el conocimiento que cumple por entero lavo-
olabora n con su esperanza en la venida del Salvad r, que no han luntad de conocimiento del Padre, es así verdaderamente su Hijo,
1 conocido y lo siguen firmemente esperando c n la fe sumisa de su «forma seminal», y puesto que «el Nombre del Padre es el Hijo»,
1 ronunciación del Nombre impronunciable en el Silencio paterno.
Pedro y sus seguidores. Los primeros trasmiten la nseñanza oral
- rque puede registrarse en escritura controlada p r ·ta, y actualizan' Es así, entonces, «Eón de los eones», fin de la cámara nupcial o
d.. el conocimiento salvífico experimentado entre los iguales a los que reencuentro de lo femenino en lo masculino, recuperación de la
previamente hay que atraer para insertarlos en la tradición esotéri- Iglesia preexistente en el seno de Dios; la forma eterna completa de
_s:a sin rupturas; los segundos se afirman en la espera y en lo exte- dar gloria al Padre, de manifestarle en unidad y distinción; lo que
rrior a la experiencia gnóstica que el Salvador otorgó, en las Escri- Sabiduría por el libre ejercicio de su decisión ignoró y por la Gracia
turas y en el acuerdo corporativo de su significación en vista del ¡Paterna -después de su desvarío apasionado creador de ilusiones
futuro que puede ser públicamente comprobado, sobre las bases (el mal, la materia, el mundo, el universo y el alma)- pudo ense-
empíricas de la proximidad en el tiempo, los recursos racionales y ñar a los Eones personales para ser Filiedad gloriosa y para siempre
la fiscalización mantenida por la sucesión de las cabezas de las del Padre. _'1 fen:ec'to.. hw gfo. ('eo.L ~ ;., Jei.Jq
J.diversas comunidades locales. Los tiempos por venir ratificarán
restos contenidos 27 • La consolidación de un «ca non » por consenso
del grupo, de una norma y de una Iglesia según su imagen, será el III . EL GNOSTICISMO, PRIMERA FORMA DE FILOSOFÍA CRISTIANA
mejor respaldo para mantener la fe en lo que se espera experimen-
Jar. El gnóstico no puede traicionar el conocimiento y sabe que el !Si el gnóstico es -hablando en sentido específico- «el que posee
r psíquico que espera la venid-a y el cumplimiento de la salvación está el conocimiento» y -en forma completa y estricta- «el que posee el
· · al servicio de esta obra y que con la conclusión del mundo, como l
conocimiento de la profundidad», se entenderá que no sólo inter-
1 prete la fe como una forma de conocimiento inferior e incompleto
Lexterior al Pleroma, se habrán cumplido su fe y su esperanza. El
- respecto de las revelaciones gnósticas, sino que tampoco le satisfaga
la intelección (noésis ) con la que la filosofía platónica y neoplatóni-
26. Cf. Carta esotérica de Santiago 15,35 - 16,19 (Textos gnósticos II, 305-
306). Cf. asim ismo Ireneo, Adv. Haer. 1,25,2 y III,12.
27. Cf. Ptolomeo, Carta a Flora 33,7,9, e Ireneo, Adv. Haer. III,2 y 3. 28. Cf. TrTrip 103,13 - 104,3 e lnt.

26 27
LA GNOSIS ETERNA 1NTRODUCCIÓN

·n dn (undamentación a la actividad intelectiva y epistémica del


1 rubor ante muchos que no comprenden el sentido de esta realidad.
nl111 :i , lado que la realidad espiritual encierra mayores posibilida-
1 ·s 1 • ex periencia cognoscitiva.
' Cada uno de los agentes contribuye a la generación. Si el acto tiene
lugar ante los que no comprenden su sentido, resulta ridículo e
El nosticismo supone -según su peculiaridad espiritual y su s increíble. Se trata, además, de santos misterios de palabras y de
·x i1.1 ·n ia intelectuales- la primera expresión de la metafísica cris- acciones, no sólo porque no deben oírse, sino también porque no
deben verse. Asimismo la gente de esta especie son blasfemos y
1iano on inclusión de una praxis sacramental mistérica que remata
carecen de Dios y de piedad. Pero los de la otra especie no son
1:, 1 ·o ría. Los ritos se inician con el bautismo de agua y se comple- muchos, sino muy pocos, en la medida en que se pueden contar los
11n11 po r I del espíritu, que, a su vez, supera al del fuego 29, cum- hombres piadosos. Por lo tanto sucede que la maldad permanece en
pl i ' n lo ada una de las etapas con sus progresivos grados iniciáti- muchos cuando carecen de la ciencia (epistéme ) de lo que es real-
oi;. É t so n todos rematados por el misterio de la cámara nupcial. mente, porque el conocimiento (gnósis) de lo que realmente es en
Po r dice sintéticamente el Evangelio de Felipe (NHC II,3): verdad, es el remedio de las pasiones de la materia. Por esto la
ciencia deriva de la gnosis. Pero cuando hay ignorancia tampoco
El Señor lo realizó todo en un misterio: un bautismo, una unción, hay ciencia en el alma del hombre, las pasiones incurables persisten
una acción de gracias, una redención y una cámara nupcial3°. en ella, y la maldad las acompaña como una herida incurable y esta
herida consume al alma y por la maldad ella engendra gusanos y
Ratifica con sentido sapiencial el arcaico himno final de la apesta. Pero Dios no es la causa de estos males, porque él ha envia-
do a los hombres la gnosis y la ciencia. -Oh, Trimegisto, ¿fas ha
v rsión extensa del Apócrifo de Juan:
enviado a los hombres solamente? -Sí, oh, Asclepio, a ellos solos
las ha enviado 32 •
Y lo he levantado I y lo he sellado, en el agua de luz I con cinco
sellos para que I desde ahora la muerte carezca de dominio sobre
él31. Hay dos tipos de gnosis, de conocimientos, que son insepara-
~ bles de la auténtica filosofía: la gnosis que otorga la sabiduría, la
r El conjunto de este tipo de filosofía que arraiga en el marco de Íciencia inteligible e in~electiv~ qu: ilu~i~a el sa?~r del al~a, sa-
ry biduría propiamente dicha y ciencia, eptsteme noetlca y noenca, y,
la sabiduría teórica platónico-pitagorizante y la hace retornar gnós-
~ ricamente desde la reflexión individual a la experiencia del filoso-
robtenida ésta, la que ahondada y gustada permite la experiencia o
far como un modo de sabiduría teórico-práctica que se alcanza en y contacto con los misterios inefables de la regeneración en Dios.
comunidad, lo registra del siguiente modo la versión al copto del rtos productos, por lo tanto, que derivan de estas experiencias
Discurso perfecto (NHC VI,8): inéditas son símbolos, imágenes visionarias que provienen de la
' imaginación creadora, no del aspecto inferior de la facultad de ima-
Si quieres percibir la realidad de este misterio (o sea, el sentido ginar que configura los datos de la percepción sensible o del
profundo y oculto al vulgo de la unidad de los sexos en Dios y a su imaginario social. Estas imágenes revelan bien la experiencia del en-
imagen en todos los seres que mantienen la actividad reproductiva ~ arcelamiento en lo denso (por ejemplo, caída de Sabiduría, de-
universal), percátate también de la maravillosa im age n que es el miurgo como bestia con doble rostro de león -lo irascible del
coito que se realiza entre el varón y la mujer. Cuando alcanza su alma- y de serpiente -lo concupiscible-), de la recuperación y
plenitud, el semen brota. En este momento la mujer recibe la poten- estabilidad espiritual (ayuntamiento del Cristo con su contraparte
cia del varón, y el varón recibe la potencia de la mujer. El semen es luminosa -Grandes preguntas de María-) o de la fusión divina
el que desencadena esta operación. Por esto el misterio del coito se
de los contrarios (seno paterno, unitrinidad divina, Espíritu tripo-
realiza en secreto, a fin de que la pareja natural no tenga que sentir
tente), y así no sólo ayudan por connaturalidad a la liberación del

29. Cf. el Libro del gran discurso iniciático (más adelante, pp. 318, 320, 324)
102,5-12; 105,20 - 114,15.
32. Cf. 65,15 - 66,29. Ver previamente Textos gnósticos l, 463-464, y con ma-
30. 67,27-30.
yor amplitud F. García Bazán, «Algunas precisiones sobre las relaciones de los gnós-
31. Cf. NHC II,1 31,22-25; IV,1 49,1 -5. ticos con la filosofía », 439-461.

28 29
.\
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

i111 ·1• ro sino que inspiran también como lenguaje filosófico los ~ ientífico carente de respaldo en los hechos y definitivamente falso,
\ ' f
111 . s diversos relatos verosímiles y discursos racionales, que no y ha llegado a ser un factor obstaculizador para el estudio de los
nt ·111'. n ontra la lógica sino que responden al desafío con el que fgnósticos -pero eficaz, en cambio, para el estudio de la orienta-
1 > '11pr::i rracional provoca a la razón. ·, ; 1ción y los complejos factores sociales, filosóficos y teológicos que
bserva, entonces, que el primer encuentro y acercamiento llegaron a constituir el cristianismo mayoritario protocatólico del
111 · .1 s ristianos tuvieron con la filosofía griega fue de afinidad que, en última instancia, derivan tanto el cristianismo medieval
(> 11 ·I platonismo - el pitagorizante-y que el primer esfuerzo por como el moderno, en sus ramas católica y protestante-. El lector
risimiL r cristianamente la filosofía seleccionó aquello en lo que Tpodrá deducir, entonces, la importancia que la lectura de los textos
·s piritualmente descubría un parentesco, ya que el primer paso en gnósticos directos (biblioteca de Nag Hammadi, códices de Bruce y
• t s ntido correspondió a los cristianos gnósticos. Tampoco es •·• 1de Askew, etc.) reviste para entender los testimonios conservados
•in o h r nte reconocer que las enseñanzas y prácticas ge nuinamente por los escritores eclesiásticos y las noticias indirectas de las que
n ti as se hayan cultivado entre «los que conocen» co mo una igualmente éstos nos abastecen.
Í rm ::i de opción comunitaria que, primero, ha convivido con los Pero si se entiende a los gnósticos como los «primeros filósofos
ri stiano~ en los comíenzos de los que creyero n qu e Jesús el r cristianos», se comprenderá también que como fenómeno del pen-
era el Mesías, posteriormente suscitaron sospecha 33 y, más samiento han excedido culturalmente los límites del cristianismo y,
tard e, fueron rechazados y combatidos como elección ilegítima e por lo tanto, su importancia en relación con la historia del platonis-
dentro de la Iglesia. En esos momentos -en torno a la mitad del Lmo pitagorizante.
iglo 11, posiblemente en Roma- surge la tendencia monolítica de T La polémica consecutiva entre Plotino y los valentinianos -tan-
nega r la opción gnóstica como cristiana, se comienza a denunciar la to presentes en la escuela romana del filósofo neoplatónico como
«gnosis» como «falsa gnosis» (Justino de Rom a, lreneo de Lión, ' posteriormente reaccionando a través del Tratado tripartito (NHC
Hip ólito de Roma) y se influye eclesiásticamente en Alejandría; \_I,5)- adquiere su justa dimensión desde esta nueva perspectiva.
aq uí, asimilando el prestigio intelectual que habían adquirido los
gnós ti cos mediante la transformación de la «gnosis» en «gnosis ver-
dadera» (Clemente de Alejandría, Orígenes), basada en la fe, las IV. ORIGEN Y ACTUALIDAD DEL GNOSTICISMO
Escrituras de la Iglesia y «la tradición no escrita trasmitida desde
los Apóstoles a un pequeño número»34 • Asimismo se mantienen El amplio panorama que se ha esbozado no exime de, sino que al
, subrepticiamente los aportes gnósticos entre escritores ortodoxos contrario fuerza a, una breve explicación tanto sobre el origen
en tanto que facilitan ios~.rumeni_o~ conceptuales para la elabora- histórico como sobre la actualidad que mantiene el gnosticismo.
ción de la doctrina~ y las polémicas contra el arrianismo A través de las fuentes y de los testimonios se advierte que los
(Orígenes, Mario Victorino, Hilario de Poitiers). «gnósticos» son siempre los mismos creyentes, pero que sus obser-
H ay, por lo tanto, varios siglos de la historia del cristianismo , vadores externos los han caracterizado e incluso clasificado de
rantiguo que no se pueden entender en su integridad sin la presencia acuerdo con notas descollantes de su comportamiento. La actividad
J de los cristianos gnósticos como sus primeros y originales pensado- i"proselitista de varios de sus grupos, las funciones prevalentes y
res metafísicos y teósofos, y la reacción grupal -creadora del géne- llamativas de sus relatos, la afirmación de una continuidad tradi-
o heresiológico- que motivaron. Esta respuesta es la raíz de un 1 cional arcaica, o bien el objeto secreto del «conocimiento comple-
Í jimaginario social eclesiástico que se ha sostenido, fortalecido y to», los ha dividido para los testigos exteriores en escuelas y orien-
conservado con los siglos; ha apoyado, asimismo, un paradigma taciones35.
Las denominaciones de simonianos, valentinianos, basilidianos,
saturnilianos, etc., obedecen al hecho de la adhesión a un maestro
33. Cf. 2 Cor 11-12; Col 2,4; Ef 4,5; Jds 4-9 y 2 Ped que la retoma; Tit 1,9 y
3,10-11; 1 Tim y 2 Tim; Cartas de Ignacio de Antioquía y 2 Clem (ver García Bazán,
Gnosis, 2 1978, 179-185 y 189-194). 35. Cf. F. García Bazán, «Dos breves plegarias gnósticas y su contexto codicoló-
34. Cf. Aspectos inusuales de lo sagrado, cit., cap. IV. gico», 68-70.

30 31
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

determinado, responsable de instruir gnósticamente a sus discípu- Finalmente, los gnósticos trasmiten la tradición primordial a
, los con el objetivo de recuperar adeptos para la gnosis, o sea, de la " partir de Set, quien como todo mensajero auténtico ha gustado la
reconquista de pneumáticos o espirituales perdidos entre la multi- Profundidad paterna. Son «setianos» porque conservan ininterrum-
,__t ud de psíquicos y materiales. Puesto que, de acuerdo con la doctri- pidamente la sabiduría de Set. Por la hondura de su saber, como
yna gnóstica, el tiempo del mundo -de un universo en desarrollo «gnósticos perfectos», son «barbelo nósticos» o «qorborita~» ; es
que el Demiurgo preside según un orden providencial que ignora- 0(. decir, «los que conocen todo», los perfectos que proclaman el Nom-
es tiempo y lugar de justicia oculta que ha entrado en su etapa bre de Dios inefable para cada uno, pero himno de gloria de la
definitiva -en los tiempos de salvación- y que, una vez que lo _!otalidad. Luego, no sólo «conocen a Barbeló», sino que son tam-
visible se consume por la liberación de la totalidad de los espiritua- '} bién «los del Nombre divino», ya que «están en las cuatro (letras)»,
les esparcidos e invisibles, el universo se disolverá como una ilu- _en el seno del Padre.
sión. r Por consiguiente, ~ «gnósticos~ son los mismos, pero diver-
Efectivamente, el tiempo histórico gravitante del fin inaugura- sos; son creyentes cristianos a la sazón, pero viven el mensaje del
do por el juicio del Salvador tiene este carácter acusado de media- Cristo prolongando el uso esotérico de aquellos judíos admiradores
ción, como todo lo que es de naturaleza anímica; por eso, cuando de la piedad y teología iranias que vivían profunda y ocultamente
se iguale lo visible con lo invisible el Creador -que es justo, como 1 su propio judaísmo ante los más; judíos crípticos que interpretaban
la péntada pitagórica es símbolo de la justicia- representará en sí la enseñanza tradicional, la Ley y las costumbres religiosas sapien-
mi smo el equilibrio de las partes iguales (la proveniente de la caída cial y esotéricamente37 , pero que ante la proclamación de la mesia-
y la pneumática) y aparecerá la nulidad de la nada, el cero como la nidad del Nazareno, manifestada luminosamente en el bautismo, se
. u encia de realidad, puesto a la izquierda producirá la disolución les reveló como el resumen de la obra de liberación universal hu-
n umadora, pero, colocado a la derecha, acompañará a la aseen- _mana y cósmica. Los discípulos más próximos a Jesús -incluidos
si n del último pneumático y, de acuerdo con el cálculo, éste com- 1varios de sus familiares de honda inclinación sapiencial y piedad
pl •ta rá el 100 y del 99 incompleto de la mano izquierda habrá una proverbial- debieron de formar parte de este círculo religiosa-
1r:1 n ferencia hacia otra realidad, el 100 de la derecha, precedido el mente selecto y de existencia plausible, de acuerdo con las costum-
tl~ ·n por la operación de las cuentas justas36 • ! J,res culturales flexibles del judaísmo helenístico 38 • Similarmente lo
/\ sí pues, el proselitismo -y su función llevada adelante con el han debido de seguir haciendo al ir comprobando en el Cristo -la
, 0 1 Ol't de una sólida instrucción, pues no se puede fracasar- es manifestación plena esperada del reencuentro del hombre con
(' M' II ·i:l l para los grupos gnósticos y por eso, según misionen entre Dios- un modo de experiencia en su misma intimidad, que lo ha
1't· · 11t ·s atólicos, judíos, griegos, siríacos, indios o filósofos pla- revelado como el enviado del Dios desconocido -pues nunca fue
1
10 11i ' tl ~ • adiestran según sus doctrinas, libros y escrituras, pues, , conocido en el poder de su seno abismal por la Ley y los profe-
p ¡· 11 r · ·h:1d de la exégesis espiritual, todas estas enseñanzas son tas-, y por ello el Salvador ha sido tentado, perseguido y conde-
d11 Li l ·,• 1 nra la aplicación de la sabiduría gnóstica. nado por el mundo con sus espíritus de vanidad. Un mundo que es
P · 1·0 ·n la donación de esta sabiduría gnóstica y su manifesta- t otalidad viviente entregada a sí misma, que ignora el origen del
1(111 í i 11 :d s:ibemos que la serpiente ha jugado un papel fundamental Salvador al ser extraña al Espíritu, pero que por eso -sin saberlo-
.il r 111 ·ir :1 va y Adán, con la subsiguiente ira del Demiurgo, la lo envidia y lo quiere aniquilar en su naturaleza y cuanto con él se
1•x p11l ~i ,11 el ·1 Paraíso y la frustración de los planes del Arconte f mparenta. Subyacente a tamaño engreimiento hay una potencia
1 e 1·, 11 11 ·o. La rpiente, entonces, es una figura ocultamente salvado- -que largamente supera al hombre y a sus obras; hay una incógnita:
' 1, por ·s:1 función ambivalente ofitas y naasenos le rinden vene- el mal operante, la presencia del Malo, que se opone, prueba sin
1 ,11 0 11 , cansancio y asedia por autogobierno, y que sólo se siente en su

1/1 . . J. mblico, Introducción a la Aritmética de Nicómaco 16-17 (F. Romano,


11 1111111 1110 r• il divino, Ru sconi, Milano, 1995, 220-223), Prolomeo, Carta a Flora, 37. Cf. F. García Bazán, «El pensamiento iranio», 196-197 y 200-202.
11 111 t' t·I 1 ·mi11 rgo como «dios justo», y EvV 32,1-15 (Textos gnósticos II, 155). [.1 38. Cf. ~ectos inusuales de lo sagrado, nuevamente cap. IV.

32 33
LA GNOSIS ETERNA
INTRODUCCIÓN

n::itur:11 ·z ilu so ri a, percibido en su realidad supraindividual, pero


BIBLIOGRAFÍA
·n ·01 •jo n 1 Dios bueno e inengendrado -que porque no tiene
·omi ·ni , r ce de fin. La bibliografía más completa sobre el gnosticismo se encuentra en
So l:1 111 ·nte la conciencia de vivir en Dios anula al Malo, al D. M. Scholer, Nag Hammadi Bibliography 1948-1969, Brill, Lei-
1
n111nd ) y a la muerte, y el fondo de esta liberación mesiánica del den, 1971, y Nag Hammadi Bibliography 1970-1994, Brill, Leiden,
Es p ri 111 n el Espíritu, de lo inmanente divino en la asamblea tras- 1997, continuada en los Suplementos que el mismo autor publica
. ·n 1·nt , envuelve un mensaje que no han captado judíos, persas, periódicamente en el número de otoño de la revista Novum Testa-
•ri o ni cristianos seguidores de Jesucristo según la carne y el mentum.
·s1 íritu. Mensaje que proviene de los orígenes del mundo de encie-
rr y debe conservar hasta la extinción de éste, verificación de su
o n reción completa. Se trata de una enseñanza tradicional y eso- FUENTES GRIEGAS Y LATINAS
t -r ica y, por lo tanto, suficiente.
El descubrimiento de la vasija cuidadosamente sellada y ente- Acta Apostolorum Apocrypha, R. A. Lipsius y M. Bonnet (eds.) I-III, Leipzig,
1891 (reimp. Olms, Hildesheim, 1990).
rrada conteniendo una biblioteca completa, el hallazgo de Nag
Clemente de Alejandría, Stromata I-VI, O. Stahlin (ed.), nueva ed. de L.
Hammadi 39 -al que se deben agregar ahora los originales en copto Früchtel I-II, Akademie-Verlag, Berlín, 1960.
que en esta obra se entregan, porque su aparente exotismo desapa- Stromata I y II-III, ed. bilingüe castellana en curso de publicación a
rece para el lector y se entienden mejor al haberse roto su aisla- cargo de M. Merino Rodríguez, Ciudad Nueva, Madrid, 1996 y 1998.
miento-, reanima en la hora presente el gran problema histórico, Excerpta ex Theodoto, F. M. Sagnard (ed.), Cerf, Paris, 1948.
filológico, religioso y filosófico que representan los gnósticos para Corpus Hermeticum I-IV, A. D. Nock y J. A. Festugiere (eds.), «Les Belles
la cultura universal y, al mismo tiempo, se reaviva el enigma sobre Lettres», Paris, 1954-1960.
el origen de las enormes dimensiones de su saber. Pero, además y C. Colpe y J. Holzhausen (eds. ), Das Corpus Hermeticum Deutsch I-II,
muy especialmente, está involucrada una cuestión espiritual que Frommann-Holzboog, Stutgart, 1997.
B. P. Copenhaver (ed.), Hermetica. The Greek Corpus Hermeticum and
pertenece a la naturaleza misma del material encontrado. Encierran
the Latin Asclepius, Cambridge University Press, Cambridge, 1992.
estos originales desenterrados casi a flor de tierra a fines de 1945 Epifanio de Salamina, Ancoratus und Panarion I-III, K. Holl (ed.), J. C.
-y los otros escritos en copto, hallados mucho antes pero sólo Hinrich's, Leipzig, 1915-1933. Nueva traducción inglesa teniendo en
ahora convenientemente utilizados por la exégesis- la ambivalen- cuenta las actualizaciones del texto y notas de J. Dummer (1980-1985),
cia propia de todo lo que es sagrado, y con ello el riesgo de su F. Williams, The Panarion of Epiphanius of Salamis I-II, Brill, Leiden,
sacralización o profanación. En nuestros tiempos, en los que el 1987-1994.
horizonte escatológico ofrece similar ambigüedad, es la vocación Eusebio de Cesarea, Historia Eclesiástica I-II, A. Velasco Delgado (ed.),
del estudioso la que debe cuidar con el respeto y la fidelidad a las BAC, Madrid, 1973.
fuentes lo valioso del mensaje, invitando con ello a que la lectura Filastrio, Diversarum Haereseon Líber, F. Marx (ed.), Wien, 1898.
Hipólito de Roma, Refutatio omnium haeresium, M. Marcovich (ed.), De
de su trabajo no caiga en tierra estéril, sino feraz. Gruyter, Berlin, 1986.
- Refutatio omnium haeresium, P. Wendland (ed.), Akademie-Verlag,
Berlin, 1916.
Ireneo de Lión, Adversus Haereses I-II, W. W. Harvey (ed.), Cambridge,
1857 (reimp., Ridgewood, New Jersey, 1965).
Contre les hérésies, livre I I-II, A. Rousseau y L. Doutreleau (eds.), Cerf,
Paris, 1979.
Contra los Herejes. Exposición y refutación de la falsa gnosis, trad., int.,
notas e índices de C. I. González, Facultad de Teología Pontificia y
Civil, Lima, 2000.
Jámblico de Calcis, De anima, en C. Wachsmuth y O. Hense (eds.), Ioannis
39. Cf. Textos gnósticos l, Int. , 19-23. StobaeiAnthologium, vol. I, Berlín, 1884, 317-318; 362-385; 454-458.

34
35
LA GNOSIS ETERNA IN TRODUCCIÓN

Justin d · R 111 n, n D. Ruiz Bueno, Padres apologistas griegos, BAC, Ma- Montserrat Torrents, J., Los gnósticos 1-II, Gredos, Madrid, 1983 .
drid , ¡e 4. Simonetti, M., Testi gnostici in lingua greca e latina, F. L. Valla-Mondadori,
Mnni , 11, · / gne Maní Codex: «Concerning the Origin of his Body», R. Milano, 1993.
nincr n y A. J. Dewey (eds. y trads.), Scholar Press, Missoula (Monta- Vi:ilker, W., Que/len zur Geschichte der christlichen Gnosis, Mohr (Paul
n, ), 1979. Siebeck), Tübingen, 1932 (en griego y latín).
ódice de Tebessa, en Emerging from Darkness. Studies in the Recovery
of Manichaean Sources, P. Mirecki y J. BeDuhn (eds.), Brill, Leiden, FUENTES COPTAS
1997, 33-87.
New Testament Apocrypha 1-II, E. Hennecke (ed.) y R. McL. Wilson (ed. y Biblioteca de Nag Hammadi
trad.), SCM Press, London, 1965.
Novum Testamentum. Graece et Latine, Nestle-Aland (ed.), Württensbergi- 1. Ediciones de códices
sche Bibelanstalf, Stuttgart, 1963.
Orígenes, The Fragments of Heracleon, A. E. Brooke (ed .), Cambridge, 1891 En la Serie Nag Hammadi Studies, continuada por Nag Hammadi and Mani-
(reimp., Kraus, Nendeln/Liechtenstein, 1967). chaean Studies, Brill, Leiden, I-XLIV (1972-1997), se han publicado en
- Contra Ce/so, D. Ruiz Bueno (trad.), BAC, Madrid, 1967. ediciones críticas bilingües la totalidad de los textos de Nag Hammadi.
- Origen: Contra Celsum, H . Chadwick (trad.), Cambridge, 2 1965. La Bibliotheque Capte de Nag Hammadi, Les Presses de l'Université de
Plotino, Plotini Opera I-Ill, P. Henry y H. R. Schwyzer (eds.), Museum Laval/Peeters, Quebec-Louvain, 1-28, 1977-2001, continúa en la mis-
Lessianum, Desclée de Brouwer, Brill, Paris-Bruxelles, 1951-1973 (edi- ma tarea.
tio maior); Oxford University Press, Oxford, 1964-1982 (editio minar).
Porfirio, Plotini Vita, ibídem, vol. l. 2. Traducciones completas
J. Igal (ed. y trad.), Porfirio, Vida de Plotino. Plotino, Enéadas I-II,
Gredos, Madrid, 1982; Plotino, Enéadas III-N, Madrid, 1985; Plotino, Piñero, A., Montserrat Torrents, J. y García Bazán, F., Textos . gnósticos.
Enéadas V-VI, Gredos, Madrid, 1998. Biblioteca de Nag-Hammadi 1-III, Trotta; I Tratados filosóficos y cos-
De abstinentia I, J. Bouffartigue y M. Patillon (eds.), «Les Belles Let- mológicos, Madrid, 22000; II Evangelios, hechos, cartas, Madrid, 1999,
tres», Paris, 1977. III Apocalipsis y otros escritos, Madrid, 2000.
Proclo, Commentaire sur le Timée I-IV, trad. y notas de A. J. Festugiere, Robinson, J. M. (ed.), The Nag Hammadi Library, Brill, Leiden 4 1996
11977. · · ' '
Paris, 1966-1968.
Ptolomeo, Carta a Flora, G. Quispel (ed.), Cerf, Paris, 1966. Schenke, H.-M., Bethge, H.-G., Kaiser, U. U. (eds.), Nag Hammadi Deutsch.
T eodoreto de Cirene, Haereticarum Fabularum Compendium, en Migne, 1 Band: NHC I,1-V,1, Walter de Gruyter, Berlin-New York, 2001-.
Patrología Griega 83.
Tertuliano, Adversus Valentinianos, A. Marastoni (ed.), Gregoriana Editrice, 3. Antologías
Padova, 1971.
Tertuliano (Pseudo), Líber de praescriptionibus, capítulos XLVI-LIII, en Bi:ihlig, A., Die Gnosis I-III, Zürich-München, 1980
Ver más arriba W. Fi:irster, R. Haardt y B. Layton.
Migne, Patrología Latina II, 75 -93.
Zósimo de Panópolis, «Sobre la letra omega», en Les alchimistes grecs IV/1.
Zosime de Panopolis, Mémoires authentiques, trad. y notas de M. Mar- Sobre traducciones individuales ver las bibliografías a la versión castellana
de cada tratado en Textos gnqsticos 1-III.
tens, «Les Belles Lettres», Paris, 5 1995.
4. Papiro gnóstico de Berlín 8502
Antologías Parrot, D. M. (ed.), Nag Hammadi Codices V,2-5 and with Papyrus Beroli-
nensis 8502, 1 and 4, Brill, Leiden, 1979.
Fi:irster, W., Krause, M. y Rudolph, K., Gnosis. A Selection of Gnostic Texts
- Nag Hammadi Codices III,3 -4 and V,1 with Papyrus Berolinensis 8502
I-II, R. McL. Wilson (trad.), Oxford University Press, Oxford, 1972-
and Oxyrhynchus Papyrus 1081. Eugnostos and the Sophia of Jesus
1974. Christ, Brill, Leiden, 1991.
Haardt, R., Gnosis-Character and Testimony, Brill, Leiden, 1971.
Waldstein, M._y Wi_sse, F. (eds.), The Apocryphon of John. Synopsis of Nag
Layton, B., The Gnostic Scriptures. A New Translation with Annotations and
Hammad1 Cod1ces II,1; III,1; and IY,1 with BG 8502,2 Brill Leiden
Introductions, The Camelot Press, Southampton, 1987. 1995. ' ' '

36 37
INTRODUCCIÓN
LA GNOSIS ETERNA

DeConick, A. D., Seek to See Him. Ascent & Vision Mysticism in the Cospel
M , yo r ·s informaciones bibliográficas en la versión d~ cada uno de los escri-
of Thomas, Brill, Leiden, 1996.
1os •n T • tos gnósticos. Biblioteca de Nag Hammadt II, 192-193. Desjardin, M. R., Sin in Valentinism, Scholar Press, Atlanta, 1990.
Deutsch, N., The Gnostic Imagination. Gnosticism, Mandaeism, and Merka-
dice de Bruce bah Mysticism, Brill, Leiden, 1995.
- Guardians of the Cate. Angelic Vice Regency in Late Antiquity, Brill,
'.l'l?e Books ofJeu and the Untitled Text in the Bruce Code~, e?. de C. ~~hmi- Leiden, 1999.
dt, trad. de V. Macdermot, Brill, Leiden, 1978 (ulterior mformac1on de
Dillon, J., The Middle Platonists. A Study of Platonisn 80 B.C. to ad 220,
fuentes y bibliografía en la introducción a la versión publicada en este
Duckworth, London, 1977.
mismo volumen, pp. 277-280). Droge, A. J., Homer or Moses? Early Christian Interpretations of the History
of Culture, Mohr (Paul Siebeck),Tübingen, 1989.
6. Códice de Askew Ehrman, Bart D., The Orthodox Corruption of Scripture. The Effect of Early
Christological Controversies on the Text of the New Testament, Oxford
Pistis Sophía, ed. de C. Schmidt, trad. y notas de V. Macdermo~, Brill, University Press, New York-Oxford, 1993.
Leiden, 1978 (mayor información bibliográfica en la introducción a la
Evans, C. A. y otros, Nag Hammadi Texts & the Bible. A Synopsis & Index,
traducción de este escrito en el volumen II de esta obra). Brill, Leiden, 1993.
Fallon, F. T., The Enthronement of Sabaoth. Jewish Elements in Gnostic
SELECCIÓN DE ESTUDIOS Creation Myths, Brill, Leiden, 1978.
Fantino, J., La théologie d'Irénée. Lecture des Écritures en réponse a l'exégese
Aguirre Monasterio, R. y otros, Pedro en la Iglesia primitiva, Verbo Divino, gnostique. Une approche trinitaire, Cerf, Paris, 1994.
Estella, 19 91. . Farina, R., «Bibliografia generale sullo Gnosticismo», en H. Jonas, Lo Gnos-
Aldama, J. A. de, María en la Patrística de los siglos J y IJ, BAC, Madnd, ticismo, SEI, Torino, 1991, 367-429.
1970. , Filoramo, G., Luce e Gnosi. Saggio sull'illuminazione ne/lo gnosticismo,
Altendorf, H.-D. y otros, Orthodoxie et hérésie dans l'Eglise Ancie~ne. Per_s- lstituto Patristico «Augustinianum», Roma, 1980.
pectives nouvelles, Cahiers de la Revue de Théologie et de Ph1losoph1e, - L'attesa della fine. Storia della gnosi, Laterza, Bari, 1983.
Geneve, 1993. . . . - JI risveglio della gnosi ovvero diventare dio, Laterza, Bari, 1990.
AA.VV., Gli Apocrifi Cristiani e Cristianizzati, Istituto Patnstico «Augustl- Fossum, J. E., The Name of God and the Angel of the Lord, Mohr (Paul
nianum», Roma, 1983. . Siebeck), Tübingen, 1985.
Écritures et traditions dans la littérature copte, Peeters, Louvame, 1983. García Bazán, F., Gnosis. La esencia del dualismo gnóstico, 2/ ed. corregida
- Deuxieme Journée d'Études Captes, Peters, Louvaine-Paris, 1986. y aumentada, Castañeda, San Antonio de Padua (Buenos Aires), 1978.
- Études Coptes III, Peters, Louvaine-Paris, 1989. . , Neoplatonismo, gnosticismo, cristianismo, Cuadernos Nao, 2/4, Buenos
Barc, B. (ed.), Col/oque International sur les Textes de Nag Hammadt (Que- Aires, 1986.
bec, 22-23 aout 1978), Les Presses de l'Universite Laval-Peeters, Que- Oráculos Caldeos con una selección de testimonios Proclo, Pselo y m.
bec-Louvaine, 1981. Itálico. Numenio de Apamea, fragmentos y testimonios, introducciones,
Bermejo Rubio, F., La escisión imposible. Lectura del gnosticismo valenti- trad. y notas, Gredas, Madrid, 1991.
niano Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca, 1998. Plotino. Sobre la trascendencia divina: sentido y origen, Obelisco, Men-
Bernheim,' P.-A., James, brother of Jesus, SCM Press, London, 1997. doza (Universidad Nacional de Cuyo), 1992.
Bianchi, U. y otros (eds.), Gnosis. Festschrift für Hans Jonas, Vandenhoeck El cuerpo astral, Obelisco, Barcelona, 1993.
& Ruprecht, Gi:ittingen, 1978. . «Voies de l'ésotérisme occidental: les communautés initiatiques gnosti-
Bilde, P. y otros, Apocryphon Severini presented to Soren Gtversen, Aarhus ques et hermético-gnostiques»: Política Hermetica 9 (1995), 60-72.
University Press, Aarhus, 1993. . «Los gnósticos y los neoplatónicos posteriores a Plotino: Porfirio, Jám-
Blanchard, Y.-M., Aux sources du canon, le témoignage d'Irénée, Cerf, Pans, blico y Proclo»: Epimelia. Revista de Estudios sobre la Tradición Vl/11-
1993. 12 (1997), 83- 120. Homenaje a Antonio Orbe, SJ, en sus ochenta años.
Camplani, A. (ed.), L'Egitto cristiano. Aspetti e problemi in eta tardo-antica, «Sobre la Trinidad y las tríadas en San Agustín y Mario Victorino», en
lstituto Patristico «Augustinianum», Roma, 1997. M. E. Sacchi (ed.), Ministerium Verbi. Estudios dedicados a Monseñor
Collins, J. J., «Apocalypse. The Morphology of a Genre»: Semeia 14 (1979), Héctor Aguer en ocasión del XXV aniversario de su ordenación sacerdo-
Scholar Press, Atlanta. tal, Basilea, Buenos Aires, 1997, 315-329.
Couliano, l. P., Les gnoses dualistes d'Occident, Pion, Paris, 1990.

39
38
LA GNOSIS ETERNA INTRODUCCIÓN

«Di s Padre como Uno y Ser en los escritos gnósticos de Nag Hammadi. King, K. L., The images of the Feminine in Gnosticism, Fortress Press, Phi-
En t rno a la metafísica de Éxodo 3,14»: Teología y Vida 39/4 (1998), ladelphia, 1988.
25 - 44. Kittel, G. y Friedrich, G. (eds.), Theologisches Worterbuch zum Neuen Tes-
«El pensamiento iranio», en M. Cruz Hernández (ed.), Filosofías no tament I-IX, Kohlhammer, Stutgart, 1933-1973.
occidentales (EIAF 19), Trotta, Madrid, 1999, 179-205. Klijn, A. F. J., Seth in Jewish, Christian and Gnostic Literature, Brill, Leiden,
«Dos breves plegarias gnósticas y su contexto codicológico: Oración de 1977.
Pablo (NHC I A*-B*) y Oración de acción de gracias (NHC VI,7) », en Koester, H., Ancient Christian Gospels. Their History and Development,
La preghiera nel tardo antico. Dalle origini ad Agostino'. XXVII Inc~ntro . Trinity Press, Philadelphia, 1990 .
di studiosi dell'antichita cristiana, Roma, 7-9 magg10 1998, Ist1tuto Koschorke, K., Die Polemik der Gnostiker gegen das kirchliche Christentum,
Patristico «Augustinianum», Roma, 1999, 67-84. Brill, Leiden, 1978.
«El Asclepio hermético y la filosofía cristiana. Influencias en el p~nsa- Krause, M. (ed.), Essays on the Nag Hammadi Texts in Honour of Alexander
miento y la teoría de la belleza medievales»: Revista Española de Filoso- Bohlig, Brill, Leiden, 1972.
fía Medieval 6 (1999), 25-42. Essays on the Nag Hammadi Texts, Brill, Leiden, 1975.
«Algunas precisiones sobre las relaciones de los gnósticos con la filoso- Gnosis and Gnosticism, Brill, Leiden, 1977 (NH Studies 8).
fía», en G. Hansen (ed.), Homenaje a José Severino Croatto en su Seten- Gnosis and Gnosticism, Brill, Leiden, 1981 (NH Studies 17).
ta Aniversario, Buenos Aires (Lumen-ISEDET), 2000, 439-461. Layton, B. (ed.), The Rediscovery of Gnosticism. Proceedings of the Confe-
García Martínez, F., Textos de Qumrán, Trotta, Madrid, 5 2000. rence at Yale March 1978: I The School of Valentinus, II Sethian Gnos-
Godlewski, W. (ed.), Coptic Studies. Acts of the Third International _Con- ticism, Brill, Leiden, 1981.
gress of Coptic Studies: Warsaw, 20-25 August, 1984, PWN-Ed1t1ons Le Boulluec, A., La notion d'hérésie dans la littérature grecque des II et IlI
Scientifiques de Pologne, Warzawa, 1990. siecles. I De Justin a Irénée. II Clément et Origene, Études Augustinien-
Goehring, J. E., Gnosticism & the Early Christian World. In Honor ofJames nes, París, 1985.
M. Robinson, Polebridge Press, Sonoma (CA), 1990. · La controverse religieuse et ses formes, Études Augustiniennes, París,
Good, D. J., Reconstructing the Tradition of Sophia in Gnostic Literature, 1995.
Scholar Press, Atlanta (GA), 1987. Logan, A. H. B. y Wedderburn, A. J. M., The New Testament and Gnosis:
Grant, R. M., Heresy and Criticism: The Search far Authen~ic'.ty in Early Essays in honour of R.McL. Wilson, T&T Clark, Edinburgh, 1983 .
Christian Literature, Westminster-John Knox Press, Lomsv1lle, 1993. Marcovich, M., Studies in Graeco-Roman Religions and Gnosticism, Brill,
Green, H . A., The Economic and Social Origins of Gnosticism, Scholar Leiden, 1988.
Press, Atlanta (GA), 1985. Martín, J. P., Filón de Alejandría y la génesis de la cultura occidental, Depal-
Griggs, C. W., Early Egyptian Christianity. From its origins to 451 C.E,, ma, Buenos Aires, 1986.
Brill, Leiden, 1991. Ménard, J., Les textes de Nag Hammadi: Col/oque du Centre d'Histoire des
Gruenwald, I., Apocalyptic and Merkavah Mysticism, Brill, Leiden, 1980._ Religions (Strasbourg, 23-25 Octobre 1974), Brill, Leiden, 1975.
Hedrick, Ch. W. y otros (eds.), Nag Hammadi, Gnosticism, and Early Chris- Montserrat Torrents, J., «La Gnosis», en C. García Gual (ed.), Historia de la
tianity, Hedrickson, Peabody (MA}, 1986. . Filosofí(J. Antigua (EIAF 14), Trotta, Madrid, 1997, 363-385.
Helmbold, A. K., The Nag Hammadi Gnostic Texts and the Bible, Baker,
Mortley, R.; The feminine in Ancient'Hellenism Gnosticism Christianity and
Grand Rapids (Michigan), 1967. . Islam, Delacroix Press, Marrickville, 1981.
Igal, J., Porfirio, Vida de Plotino. Plotino, Enéadas I-II, Gredos, Madrid,
- From Word to Silence. I The rise an fall of lagos. II The way of negation,
1982. Christian and Greek, Peter Hanstein, Bonn, 1986.
Isser, S. J., The Dositheans. A Samaritan Sect in Late Antiquity, Brill, Leiden,
Orbe, A., Estudios Valentinianos I-V, Universita Gregoriana, Roma, 1955-
1976. 1966.
Jackson, H. M., The [ion becomes man. The Gnostic Leontomorphic Creator
Cristología gnóstica I-II, BAC, Madrid, 1976.
and the Platonic Tradition, Scholar Press, Atlanta (GA), 1985. .
Estudios sobre la teología cristiana primitiva, Ciudad Nueva, Madrid,
Jonas, H., Gnosis und spiitantiker Geist. Zweiter Teil: Van der Mythologie
1994 ..
zur mystischen Philosophie, K. Rudolph (ed.), Vandenhoeck & Ru-
Teología de San Ireneo. Comentario al libro V del «Adversus Haereses» I-
precht, Gottingen, 1993. .
Kaestli, J.-D. y Marguerat, D. (eds.), Le mystere apocryphe, Labor et F1des, . IV, BAC, Madrid, 1985-1996.
y Simonetti, M., Il Cristo I: Testi teologici e spirituali dal I al IV Seco/o,
Geneve, 1995.
Kappler, C. y otros, Apocalypses et voyages dans l'au -dela, Cerf, París, 1987. F. L. Valle-Mondadori, Milano, 21990.

40 41
INTRODUCCIÓN
LA GNOSIS ETERNA

y Dubois, J.-D., Introduction a la littérature gnostique I: Collections


1',1erlN, lt 11. , ' /1Je Johannine Gospel in Gnostic Exegesis: Heracleon's Com- retrouvées avant 1945, Cerf, Paris, 1986.
111 ·11te1ry II John, Abingdon Press, Nashville y New York, 1973.
Tommasi Moreschini, C. O., «L'androginia di Cristo-Lagos: Mario Vittori-
- '/'/1e nostic Gospels, Weidenfeld & Nicholson, London, 1979; trad. no tra platonismo e gnosi»: Cassiodorus 4 (1998), 11-46.
española: Los evangelios gnósticos, Grijalbo, Barcelona, 1996.
Turner, J. D., «To See the Light: A Gnostic Appropriation of Jewish Priestly
P:i inchaud, L. y Pasquier, A., Les Textes de Nag Hammadi et le probleme de Practice and Sapiential and Apocalyptic Visionary Lore», en R. M. Ber-
leur classification. Actes du Col/oque tenu a Québec du 15 au 19 Septem- chman (ed.), Mediators of the Divine, Scholar Press, Atlanta (GA), 1998,
bre 1993, Press de l'Université Laval-Peeters, Quebec-Louvaine, 1995. 63-113.
1 c:i rson, B. A. (ed.), Religious Syncretism in Antiquity, Scholar Press, Mis- y McGuire, A. (eds.), The Nag Hammadi Library after Fifty Years. Pro-
ou la, 1975. ceedings of the 1995 Society of Bíblica! Literature Commemoration,
y Goehring, J. E. (eds.), The roots of Egyptian Christianity, Fortress Brill, Leiden, 1997.
Press, Philadelphia, 1986. Valantsis, R., Spiritual Cuides on the Third Century. A Semiotic Study of the
Gnosticism, Judaism, and Egyptian Christianity, Fortress Press, Minnea- Guide-Disciple Relationship in Christianity, Neoplatonism, Hermetism,
polis, 1990. and Gnosticism, Fortress Press, Minneapolis, 1991.
(ed.), The Future of Early Christianity. Essays in Honor of Helmut Van den Broek, R. y Vermaseren, M. J., Studies in Gnosticism and Hellenis-
Koester, Fortress Press, Minneapolis, 1991. tic Religions, presented to Gil/es Quispel on the Occasion of his 65th
Pétrement, S., Le Dieu séparé. Les origines du gnosticisme, Cerf, Paris, 1984. Birthday, Brill, Leiden, 1981.
Pourkier, A., L'Hérésiologie chez Épiphane de Salamine, Beauchesne, Paris, Studies in Gnosticism & Alexandrian Christianity, Brill, Leiden, 1996.
1992. y otros, Knowledge of God in the Graeco-Roman World, Brill, Leiden,
Plotino, Les Ennéades de Plotin, trad. M. N. Bouillet I-III, Paris, 1887 (re- 1988.
imp. , Minerva, Frankfurt, 1968). Van der Toorn, K., Becking, B. y Van der Horst, P. W. (eds.), Dictionary of
Puech, H.-Ch., En quete de la Gnose 1-II, Gallimard, Paris, 1978. Deities and Demons in the Bible, Brill, Leiden, 2 1999.
Ries, J. (ed.), Gnosticisme et monde hellénistique. Actes du Col/oque de Welburn, A. The Beginnings of Christianity. Essene mystery, Gnostic revela-
Louvain-la-Neuve (11-14 mars 1980), Universite Catholique de Lou- tion and the Christian vision, Edinburgh, 1991.
vain, Institute Orientaliste, Louvaine-la-Neueve, 1982. Widengren, G. (ed.), Proceedings of the International Colloquium on Gnos-
Rudolph, K., Die Gnosis. Wesen und Geschichte einer spiitantiken Religion, ticism: Stockholm August 20-25 1973, Almqvist & Wiksell Int., Stoc-
Vandenhoeck & Ruprecht, Gottingen, 1977. kholm-Leiden, 1977.
- Gnosis & spiitantike Religionsgeschichte, Brill, Leiden, 1996. Williams, M. A., The lmmovable Race. A Gnostic Designation and the The-
Schoedel, W. R. y Wilken, R. L., Early Christian Literature and the Classical me of Stability in Late Antiquity, Brill, Leiden, 1985.
Intellectual Tradition. In Honorem Robert M. Grant, Beauchesne, Paris, - Rethinking «Gnosticism». An Argument for Dismantling a Dubious Ca-
1979. tegory, Princeton University Press, Princeton (NJ), 1996.
Sega!, Alan F., Two Powers in Heaven. Early Rabbinic Reports about Chris- Wink, W., Cracking the Gnostic Code. The Powers in Gnosticism, Scholar
tianity and Gnosticism, Brill, Leiden, 1977. Press, Atlanta (GA), 1993.
Paul the Convert. The Aposto/ate and Apostasy of Saul the Pharisee, Yale
University Press, New Haven-London, 1990.
Servier, J. (dir.), Dictionnaire critique de l'Ésotérisme, Presses Universitaires
de France, Paris, 1998.
Sevrin, J.-M., Le dossier baptismal séthien. Études sur le sacramentaire gnos-
tique, Les Presses de l'Université Lava!, Québec, 1986.
Sfameni Gasparro, G. (ed.), Agathé elpís. Studi storico-religiosi in onore di
Ugo Bianchi, «L'Erma» di Bretschneider, Roma, 1994.
Siegert, F., Nag Hammadi Register, Mohr (Paul Siebeck), Tübingen, 1982.
Stroumsa, G. , Another Seed: Studies in Gnostic Mythology, Brill, Leiden,
1984.
- Savoir et salut, Cerf, Paris, 1992.
Tardieu, M. (ed .), Les régles de l'interprétation, Cerf, Paris, 1987.
- (cd.), La formation de canons scripturaies, Cerf, Paris, 1995.

42 43
ANTOLOGÍA DE TEXTOS GNÓSTICOS

I
I

SIMÓN Y LOS SIMON IANOS

Intr~cción

Los autores eclesiásticos de los siglos II y III - que además de propo-


ner sus legítimas ideas sobre el cristianismo las afianzaron constru-
yendo el género teológico y literario de la heresiología para combatir
con eficacia a los gnósticos, en una historia intelectual que sin con-
fusiones encabeza Justino de Roma y que es notoriamente seguida
por Ireneo de Lión, Hipólito de Roma, Clemente y Orígenes de
Alejandría, y Epifanio de Salamina- identifican como padre de la
herejía gnóstica a Simón el Mago. La agrupación de las fuentes y
testimonios que se refieren a este personaje en comparación con
otras obras permite, sin embargo, deducir otras ideas.
Simón es un judío samaritano que domina las técnicas mágicas,
es decir, está relacionado con la tradición de los magos, es un crip-
tojudío esoterizante. Como maestro espiritual debe haber ocupado
el lugar dejado vacante por Dositeo. El esoterismo de los simonia-
nos es el general y habitual de la tradición setiana, visible su prác-
tica en la liturgia y teología samaritanas y en las noticias sobre
Dositeo que contienen las Tres estelas de Set de la biblioteca de Nag
Hammadi y que confirman otros escritos como las Vidas de Adán y
Eva y fas Homilías Pseudoclementinas. Esta enseñanza reservada es
la que se aplica a la interpretación gnóstica de los primeros capítu-
los del Génesis (compárese la «Gran revelación» con Mishná Ha giga
JI, 1), relacionada con el bautismo y la coordinación aritmológica
(dentro de la misma tradición, pero más universal).
La actividad proselitista simoniana se lleva a cabo en la región

47
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS LA GRAN REVELACIÓN

de Siria y en Roma, valiéndose de los recursos de la magia y la gando las notas antimágicas que ha llegado a conocer muy genérica-
familiaridad con la filosofía platónico-pitagorizante difundida en mente originadas en las censuras judeocristianas.
Alejandría.
Conocido Simón según la imagen externa que proyecta la acción En esta antología se ordenan así las noticias sobre Simón y los
misionera, las fuentes indirectas lo rechazan desde diferentes puntos simonianos dando prioridad a las directas y registrando a continua-
de vista: ción las indirectas.
- Los Hechos de Lucas lo condenan por «mago», en el sentido
cultural helenístico, igual que los apóstoles (Felipe, Pedro) -como
en todos los Hechos Pablo aparece como superior a los magos-. Se
bautiza Simón con un bautismo externo y no se lo condena por gnós- La Gran Revelación ·
tico. Los protocatólicos orientales -de tendencia encratista, según (Hipó lito de Roma, Elenchos VI, 9-18) 1
las narraciones transportadas y aclimatadas a los usos romanos-, a
su vez, lo condenan por presentar sus artes mágicas como superiores 9 1 Del mismo modo se ha de guiar con mayor rapidez a los que
al poder de los apóstoles representados por Pedro, una potencia que hacen a Simón el Mago semejante al Libio, un dios generado de
le viene de Jesucristo; así, Simón actuaría como instrumento del Dia- <este> hombre. Pero si el contenido de la comparación es exacto y
blo y ayudaría a la apostasía de los recién convertidos. el ago sufrió algo parecido a lo de Apseto, nos cuidaremos de refu-
- Los judeocristianos, por su parte, rechazan su inclinación he- tar · los loros de Simón, ya que 2Simón no era el Cristo, «el que está,
lenista, pues no admiten su interpretación esotérica de las parejas estu o y estará de pie», sino un hombre salido de una simiente, vás-
complementarias (syzygía) -de la que reconocen su origen pitagóri- tago de mujer originado en la sangre y el deseo carnal, como los
co sin distinguirla de su fondo- y asimismo se adhieren a los moti- demás <hombres>, y que lo dicho es así, lo mostraremos sin difi-
vos antimágicos, referidos por los Hechos apostólicos y apócrifos. cultad en la exposición que sigue. 3Simón al interpretar la ley de
- Los cristianos protocatólicos romanos ya desde Justino tratan Moisés habla necia e intrigantemente. Porque al decir Moisés que
a maestro y seguidores como «falsos gnósticos» y herejes, y agregan
que practican misterios condenables, de los que nada dicen, aunque
Epifanio posteriormente se refiere algo más a ellos. Ireneo -el in- l. Cf. texto griego en Hippolytus, Refutatio omnium haeresium, M. Marco-
formante más extenso, derivando sus noticias quizás del Syntagma vich (ed.), 213-225, que ha superado a W . Volker, Que/len, 3-11, y J. M . A. Salles-
de Justino- simplemente vincula a Simón con el Simón de los Dabadie, Recherches sur Simon le Mage, Gabalda, Paris, 12-38. M. Simonetti, Testi
Hechos, de los judeocristianos y de Justino. gnostici, 18-35, retoma el texto de P. Wendland sin comentarios. Diversos aspectos
textua les se encuentran desarrollados por J. Frickel, Die «Apophasis Mega/e» in
Ahora bien, de acuerdo con este conjunto de datos es lícito Hippolyt's Refutatio, Pont. Inst. Orientalium Studiorum, Roma , 1968. La recopila-
pensar que si, por una parte, los Hechos de los apóstoles exclusiva- ción mayor de fuentes y testimonios sigue conservándose en K. Beyslach, Simon Ma-
mente condenan a Simón por mago y, por la otra, el gnosticismo de gus und die christliche Gnosis, Mohr (Paul Siebeck), Tübingen, 1974 (ver, sin embar-
los simonianos está bien atestiguado, se podría admitir que en la go, G. Quispel en Bibliotheca Orienta/is XXXII, 5/6 [1975], 420-422); puede verse
época en que suceden los acontecimientos referidos entre Felipe, asimismo M. E. Amélineau, Essai sur le Gnosticisme égyptien. Ses développements et
Pedro y Simón, para el autor de Hechos el pensar gnósticamente no son origine égyptienne, Paris, 1887, 23-76; H. Haenchen, Gott und Mensch. Gesam-
melte Au(sdtze, Tübingen, 1965, 65-298; A. Orbe, Estudios valentinianos V, 284-
era un fenómeno particularmente reprobable en relación con otros 285; G. Lüdermann, Untersuchungen zur simonianischen Gnosis, Vandenhoeck &
cristianos recientes. Ruprecht, Tübingen, 1975; F. García Bazán, Plotino. Sobre la trascendencia divina:
- El conocimiento más genuino de la doctrina gnóstica simo- sentido y origen, 252-258; M. Simonetti, Testignostici, 5-35 y 399-407; T. Adamik,
niana lo aportan los únicos fragmentos directos de la llamada Gran «The Image of Simon Magus in the Christian Tradition», en J. N. Bremmer (ed.), The
Revelación, que Hipólito de Roma adquirió junto con otros libros Apocryphal Acts of Peter. Magic, Miracle and Gnosticism, Peeters, Le u ven, 1998, 52-
gnósticos y que glosa externamente al irla copiando. Después de esta 64; A. Ferreiro, «Typological Portraits of Simon Magus in Anti-Gnostics Sources», en
J. J. Fernández Sangrador y S. Guijarro Oporto (coords.), Plenitudo Temporis. Misce-
exposición parafrástica coloca su interpretación heresiológica y con- lánea Homenaje al Prof Dr. Ramón Trevijano Etcheverría, Universidad Pontificia de
denatoria al resumir lo que Justino e Ireneo ya habían dicho, agre- Sa lamanca, 2002, 363-378.

48 49
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS LA GRAN REVELACIÓN

«Dios es un fuego que arde y que consume» (Deut 4,24 ), al no inter- hierba y toda gloria carnal como flor de hierba. La hierba se ha seca-
pretar rectamente lo dicho por éste, dice que el fuego es el principio do y su flor ha caído, pero la palabra del Señor permanece eterna-
de todas las cosas, no habiendo comprendido lo expresado, que Dios mente» (Is 40,6; 1 Ped 1,24). Palabra, dice, es la palabra nacida en la
no es fu ego, sino fuego que arde y que consume, y no sólo forzando boca del Señor y su discurso y fuera de éste no hay otro lugar de
la mism a ley de Moisés, sino también saqueando al oscuro Herácli- generación.
to. 4 Sim ón afirma que el principio de todas las cosas es una Potencia 11 1Tal es, en resumen, lo que opina Simón del fuego y de
infinita, hablando así: «Este escrito contiene la revelación de la Voz cuanto <participa de él>, siendo visible e invisible, audible e inau-
y del Nombre que viene del Pensamiento de la gran Potencia, la in- dible y calculable e incalculable y <de los que poseen prudencia>
finita. Por esto será sellado, oculto, escondido y colocado en la mo- (de los que habla en la Gran Revelación como de espirituales per-
rada, en la que la Raíz de todas las cosas está asentada sobre cimien- fectos), como cosas que pueden pensar, hablar, razonar y actuar
to». 5Y dice que la morada es el hombre, el engendrado de la sangre, infinitamente, como dice Empédocles: «Vemos la tierra por la tie-
y en el que habita la Potencia infinita, la que dice que es Raíz de todas rra, el agua por el agua, por el éter el <divino> éter, por el fuego
las cosas. Además, según Simón, la Potencia infinita, el fuego, no es el fuego destructor, por la <amistad> la amistad, y la discordia
simple, como la mayor parte cree diciendo que los cuatro elementos por la funesta discordia» (DK frag. 109). 12 1Porque, dice, Empé-
son simples e igualmente el fuego, sino que esta cierta naturaleza do'í:les consideraba que todas las partes del fuego <invisibles y>
ígnea es doble y dice respecto de ella que uno de sus aspectos es ocul- vis1 les, «poseen prudencia y una parte igual de pensamiento» (DK
to y el otro manifiesto; 610 oculto se esconde en las partes manifies- 110 10). Por consiguiente el cosmos engendrado existe desde el
tas del fuego y lo manifiesto del fuego llega por lo oculto; (pero esto fueg ·nengendrado. Según esta forma, dice, ha comenzado a exis-
es lo que Aristóteles llama en potencia y en acto y Platón inteligible tir : el (cosmos) engendrado ha recibido seis raíces de aquel princi-
y sensible). 7Y lo manifiesto del fuego tiene en sí todo lo que se pue- pio ígneo como los principios del origen de la generación. 2 Dice
de pensar o también esconder sin prestar atención a lo visible, y lo que <estas> raíces han nacido por parejas a partir del fuego y las
oculto cuanto es inteligible que se intuye y que escapa a la sensación llama Intelecto y Pensamiento, Voz y Nombre, Razonamiento e
o que el que no reflexiona deja de lado. 8En síntesis se puede decir Intención; toda la Potencia infinita está al mismo tiempo en estas
que el cielo supraceleste es el reservorio de todos los seres sensibles seis raíces, pero en potencia y no en acto. 3Dice que esta Potencia
y de los inteligibles, a los que él se refiere como cosas ocultas y ma- infinita ha estado, <está> y estará de pie. Siempre que la Potencia
nifiestas, a semejanza de <un> gran árbol, como el que Nabucodo- que está en estas seis potencias se hace una imagen perfecta, será en
nosor vio en sueños, «del que toda carne se alimenta» (Dan 4,9). esencia, potencia, grandeza y producto, una y la misma con la
9
Considera asimismo que el tronco, las ramas, las hojas y la corteza potencia inengendrada e infinita y no tendrá en absoluto nada
que lo envuelve exteriormente es lo visible del fuego; todo esto del inferior a aquella potencia inengendrada, inmutable e infinita. 4Pero
gran árbol, dice, una vez inflamado por el fuego que todo lo devora, si permanece sólo en potencia en las seis potencias y no llega a ser
la llama lo hará desaparecer. 10Pero el fruto del árbol si se ha hecho una imagen perfecta, desaparece y se destruye, dice, como en el
una imagen perfecta y ha alcanzado la forma propia, se deposita en alma humana la disposición a la gramática < o> a la geometría;
el granero, no en el fuego. Porque, dice, el fruto existe para ser pues- porque la potencia con la colaboración del arte. sano es luz de los
to en el granero, y la paja para ser arrojada al fuego (Mt 3, 12), lo existentes, pero sin colaboración es impericia y oscuridad, y des-
que precisamente tiene lugar con el tronco, porque éste existe no por aparece con el hombre cuando muere como si nunca hubiera exis-
sí, sino a causa del fruto. 10 1Esto es, dice, lo que está registrado en tido. 13 1De estas seis potencias y de la séptima que está junto a
la Escritura : «la viña del Señor Sabaot es la casa de Israel y el hom- ellas, llama a la primera pareja Intelecto y Pensamiento, cielo y
bre de Judá un retoño querido» (Is 5,7). Pero si, dice, el hombre de tierra, del mismo modo como el macho observa desde arriba y
Judá es el vástago amado, se muestra que <el> árbol no es otro que presiente a su compañera, y la tierra abajo recibe desde el cielo los
el hombre. 2 Pero la Escritura, dice, ha hablado suficientemente so- frutos intelectivos de la misma raza que en ella son transportados.
bre su división y distinción y para la enseñanza de los que han llega- Por esto, dice, el Logos, mirando a menudo a lo que existe a partir
do a ser una imagen perfecta basta lo dicho: «Porque toda carne es del Intelecto y el Pensamiento, es decir, a partir del cielo y de la

50 51
SI MÓN Y LOS SIMONIANOS LA GRAN REVELACIÓN

tierra, dice: «Escucha, cielo, y presta atención, tierra, porque el que así está escrito. Moisés, dice, ha llamado alegóricamente a la
Señor ha di cho: he generado y criado hijos, pero ellos me han matriz el Paraíso, si se debe confiar en el texto. 8Si Dios plasma al
de prec iado » (Is 1,2). Quien habla así, dice, es la séptima potencia, hombre en la matriz de la madre, o sea, en el Paraíso, como decía, el
< el> que está, ha estado y estará de pie; puesto que él es el respon- Paraíso es la matriz y Edén la placenta, <y> «un río que sale del
sa ble de estos bienes, de los que Moisés ha hablado con encomio y Edén para regar el Paraíso» (Gén 2,10) se refiere al cordón umbili-
ha declarado «excelentes» (Gén 1,31). La Voz y el Nombre son el cal. Éste, dice, «se divide en cuatro brazos» (Gén 2,10), pues de cada
sol y la luna, y el Razonamiento y la Intención, el aire y el agua. En lado del cordón umbilical salen dos arterias, que llevan el aire, y dos
todos ellos, según decía, está la gran Potencia infinita, la que está venas, que llevan la sangre. 9Una vez, dice, que el cordón umbilical
de pie, se mezcla y oculta. que sale de la placenta-Edén, se fija al embrión en el epigastrio (al
14 1Ahora bien, dado que Moisés ha dicho: «<En> seis días Dios que comúnmente todos llaman ombligo), las dos venas, sin embar-
hizo el cielo y la tierra y en el séptimo descansó de todas sus obras» go, a cuyo través corre la sangre y fluye desde la placenta-Edén hasta
(Éx 20, 11), Simón interpretando torcidamente el pasaje se hace las llamadas puertas del hígado, son las que alimentan al embrión.
Dios. 2 <Por lo tanto> cuando <las Escrituras dicen> que hay tres 10 Las <dos> arterias, a las que nos hemos referido como vehículos

días anteriores al sol y a la luna, entienden, dice, el Intelecto y el del aire, después de rodear de ambos lados a la vejiga en la pelvis, se
Pensamiento (es decir, el cielo y la tierra) y a la séptima potencia, la e[\caminan hacia la gran arteria, que está junto a la espina dorsal y
infinita; ya que estas tres potencias existen antes que todas las de- qu se denomina aorta, de este modo el aire yendo a través de las
más. 3 Cuando afirman: «Me ha engendrado antes de todos los siglos «puertas secretas» hasta el corazón mueve al embrión. 11 Porque el
(eones) » (Prov 2,23 .25), dice, esto se refiere a la séptima potencia, infarit€_ que se forma en el Paraíso no toma alimento por la boca ni
porque <es, dice,> la séptima potencia, que existía como potencia respira por la nariz; ya que al existir en el agua si respirase por la
en la Potencia infinita y que existe antes que todos los Eones. 4 Ésta nariz, la muerte le sobrevendría de inmediato; sí, aspiraría el agua y
es, dice, la séptima potencia, de la que dice Moisés: «Y el espíritu de moriría. En cambio está totalmente envuelto por la membrana lla-
Dios era llevado sobre las aguas» (Gén 1,2), o sea, dice, el Espíritu mada amnios, se alimenta a través del cordón umbilical y a través de
que tiene en sí mismo al universo, <siendo> imagen de la Potencia la <aorta que> va junto a la espinal dorsal, como dije, recibe la sus-
infinita, de la que dice Simón: «Imagen proveniente de una forma tancia del aire.
incorruptible. Única que ordena el universo». 5Porque, dice, esta 15 1.P or lo tanto, dice, el río que corre a partir del Edén se divide
potencia, que se movía sobre las aguas originada de la forma inco- en cuatro brazos, <en> cuatro canales, es decir, en los cuatro senti-
rruptible, es la sola que ordena el universo. Y de esta manera según dos del embrión: vista, olfato, gusto y tacto, ya que el infante que se
ellos se ha constituido el cosmos: «Dios», dice, «ha plasmado al hom- forma en el Paraíso tiene sólo estos sentidos. Este río, dice, es la Ley
bre habiendo tomado barro de la tierra» (Gén 2, 7); pero no le ha que Moisés ha establecido y, de acuerdo con esta Ley están escritos
plasmado simple, sino doble, «a su imagen y semejanza» (Gén 1,26). cada uno de sus libros, como los títulos lo manifiestan. 2El primer
6
Es imagen el Espíritu que se mueve sobre las aguas; el hombre, si no libro se llama el Génesis. Es suficiente, dice, el título del libro para el
se hace imagen perfecta, se destruirá junto con el cosmos, porque se conocimiento del todo. Porque el Génesis, dice, es la vista, uno de
ha quedado sólo en potencia y no ha llegado a ser en acto (tal es, los brazos en que se divide <el> río, ya que la vista contempla al
dice, lo significado por la expresión «Para que no seamos condena- cosmos. 3 <El> título del libro segundo es el Éxodo, puesto que es
dos con el mundo » [1 Cor 11,32]); pero si se hace imagen perfecta y necesario que lo engendrado, una vez pasado el M ar Rojo, entre en
nace desde un punto indivisible como, <dice>, está escrito en la el desierto (Mar Rojo, dice, le llama a la sangre) y guste el agua
Revelación, lo pequeño será grande y lo grande estará en el Eón in- amarga, porque, dice, el agua que hay después del Mar Rojo es amar-
finito e inmutable, no más sujeto al devenir. 7 ¿cómo y de qué mane- ga, la que precisamente durante la vida es el camino del conocimien-
ra, entonces, dice, plasma Dios al hombre? En el Paraíso, según le to, conduciendo <por> lo difícil y amargo. 4 Pero, dada vuelta por
parece. Supongámonos, dice, que el Paraíso es la matriz. Y que ello Moisés, es decir por el Logos, lo amargo se ha tornado dulce. Y por-
es verdadero lo muestra la Escritura cuando dice: «Soy yo el que que esto es así, <dice>, es habitual oír de todos <los gentiles> al
plasma en la matriz de tu madre» (Is 44,2), porque sostiene también recitar a los poetas:

52 53
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS
LA GRAN REVELACIÓN

Negra es su raíz, pero su flor como la leche; los dioses la junto a la Potencia infinita bienaventurada, si se ha hecho imagen
llaman moly; perfecta. 2Porque, dice, son tres los <Eones> que están de pie y sin
e difí il de ser arrancada para los hombres mortales. la existencia de estos tres Eones que están de pie no se ordenaría en
L s dioses, sin embargo, todo lo pueden (Od X, 304-306). cosmos el Engendrado que, según ellos, se lleva sobre las aguas, el
que por semejanza debe hacerse celeste perfecto y <que> no es
16 1 <Esta > cita gentil, dice, basta para el conocimiento de menor que la Potencia inengendrada bajo ningún concepto. Esto es
t das las cosas a los que tienen oído para oír; pues, dice, el único lo significado con la expresión: «Tú y yo somos uno, tú estás delan-
g u había gustado de este fruto <no sólo> no fue transformado en te de mí, yo vengo detrás de ti». 3 Ésta, dice, es <la> Potencia única
bestia por Circe, sino que también haciendo uso de la potencia de repartida arriba y abajo, que se engendra a sí misma, se aumenta, se
semejante fruto ha remodelado a sus compañeros transformados en busca y se encuentra, que es su madre, su padre, su hermano, su
bestias en su primitiva naturaleza, les ha dado nueva imagen y consorte, su hija, su hijo, madre-padre, puesto que es una: raíz de
reclamado su forma. 2Se apareció como hombre fiel y digno del todas las cosas. 4Igualmente, dice, es posible comprender de la
amor de la maga, dice, gracias a aquel fruto lechoso y divino. Del siguiente forma que el principio de la generación de los seres pro-
mismo modo el libro tercero se llama Levítico, porque es el olfato viene del fuego. Por esto al deseo de la generación que cambia se lo
<y> la respiración. En efecto, todo el libro tiene que ver con denomina «ardor». 5Pero el fuego que es uno se transforma de dos
sacrificios y ofrendas. Pero cuando se cumple un sacrificio, provie- maneras, porque, dice, en el hombre se transforma la sangre que es
ne de éste un aroma suave gracias a los perfumes, y este aroma se cálida y roja a similitud del fuego en semen, pero en la mujer esa
distingue gracias al olfato. 3El cuarto de los libros es el de los misma sangre se hace leche. Del mismo modo la manera masculina
Números; dice que es el gusto, en donde también actúa <la> pala- es la generación, y la femenina la de ser alimento para lo generado.
bra; porque por medio del habla todas las cosas se nombran en Ésta es, dice, «la espada inflamada que girando vigila el camino del
orden numérico. Pero <el quinto libro>, dice, es el Deuteronomio árbol de la vida» (Gén 3,24). 6Porque la sangre se transforma en
<el que> tiene que ver con el tacto del niño formado. 4 Porque semen y leche, también «esta Potencia se torna madre y padre,
como el tacto una vez que ha sentido lo percibido por los otros semilla de los seres engendrados y crecimiento de los seres que se
sentidos, lo recapitula y confirma, al experimentar la dureza, la alimentan, sin necesidad de nada, autosuficiente». El árbol de la
viscosidad, el calor y <el frío>, así el libro quinto de la Ley es vida, dice, vigilado por la espada inflamada que gira, como hemos
recapitulación de los cinco escritos anteriores. 5Por lo tanto, dice, dicho, <que es> la séptima potencia, que <genera todo> de sí,
todo lo inengendrado está en nosotros en potencia, no en acto, al que tiene todas las cosas y que reside en las seis potencias. 7Porque
igual que la gramática o la geometría. Entonces si se alcanzó la si la espada inflamada no diera vueltas, tan noble árbol se corrom-
doctrina conveniente y la enseñanza, lo amargo se transformará en pería y destruiría, pero si se transforma en semen y leche, lo que
dulce, es decir, «las lanzas en hoces y las espadas en arados» (Is 2,4) reside en potencia en ellos, una vez que ha recibido la potencia
<y> lo engendrado no será paja y madera para ser destruida por el conveniente y el lugar propio, en el que <el> Logos se engendra,
fuego, sino fruto completo que se ha hecho imagen perfecta, como habiendo comenzado como desde una partícula totalmente míni-
decía, igual y semejante a la Potencia inengendrada e infinita. 6Pero ma aumentará crecerá y será Potencia infinita <e> inmutable, <y
si queda sólo como árbol, sin producir fruto, puesto que no se ha será' la grande>' en el Eón infinito <e> inmutable, <al que> no le
tornado imagen perfecta, será destruido. Pues, dice, «el hacha está ~, es posible llegar a ser.
cerca de las raíces del árbol; todo árbol», dice, «que no produce 18 1Pues bien, según los términos de este discurso Simón existe
buen fruto será cortado y arrojado al fuego» (Mt 3,10). como Dios para los necios, como el célebre libio Apsetos, engen-
17 1Así pues, según Simón, lo bienaventurado e incorruptible drado y pasible, cuando en potencia, pero impasible e <in>en-
está oculto en todo <hombre> en potencia, no en acto, y ésta gendrado, cuando se ha hecho imagen perfecta y una vez tornado
precisamente es el que está, ha estado y estará de pie: está de pie en perfecto, ha salido de las potencias de los dos primeros, es decir,
lo alto, en la Potencia inengendrada, ha estado de pie abajo en el del Cielo y de la Tierra. 2 Porque Simón habla extensamente sobre
flujo de las aguas como generada en imagen y estará de pie arriba esto en la Revelación de esta manera: «A vosotros, pues, digo estas

54 55
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES

cosas que digo y escribo esto que escribo, referentes a este escrito: y les predicaba a Cristo. 6La gente escuchaba con atención y con
hay dos vástagos de entre todos los Eones, que carecen de principio espíritu unánime lo que decía Felipe, porque oían y veían las
y límite, proveni entes de una misma raíz, que es Potencia, Silencio, señales que realizaba; 7porque de muchos posesos los espíritus
Invisible e Incomprensible». 3 Uno de ellos se muestra desde arriba, inmundos salían dando alaridos, y muchos paralíticos y rengas
el que es la gran Potencia, el Intelecto de todas las cosas, que todo quedaron curados. 8 Hubo asimismo una gran alegría en aquella
lo invade, masculino; pero el otro, (que se muestra) desde abajo; ciudad. 9En la ciudad había ya de un tiempo atrás un hombre
es el Pensamiento, gran <divinidad>, femenina, que concibe todas llamado Simón que practicaba la magia y tenía admirado al pueblo
las cosas. De ahí que enfrentándose entre sí formen pareja y mues- de Samaria, diciendo que él era «algo grande». 10Todos también,
tren un intervalo en medio, el Aire incomprensible, que no tiene desde el menor hasta el mayor, le prestaban atención y decían:
principio ni límite. 4Sin embargo en él está el Padre que transporta «Éste es la Potencia de Dios llamada la Grande». 11Le prestaban
todas las cosas y alimenta a cuanto tiene principio y límites. Él es atención porque les había tenido admirados por mucho tiempo con
el que está, ha estado y estará de pie, siendo una potencia andró- sus artes mágicas. 12Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba
gina respecto de la Potencia infinita preexistente, que no tiene la Buena Nueva del Reino de Dios y el Nombre de Jesucristo,
principio ni límites y existe en aislamiento, porque una vez salida empezaron a bautizarse varones y mujeres. 13 Incluso creyó el mismo
de ésta, el Pensamiento solitario ha llegado a ser dos. 5T ambién el Simón y, una vez bautizado, no se separaba de Felipe; y estaba
Padre era uno, porque teniéndola en sí estaba solo y sin duda no estupefacto al ver las señales y grandes milagros que se realizaban.
primero, aunque preexistente, pero al mostrarse desde sí mismo ha 14
Al saber los apóstoles que estaban en Jerusalén que Samaria había
llegado a ser segundo. En cambio no se ha llamado Padre hasta que recibido la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y Juan. 15 Éstos
ella no le ha llamado «Padre». 6Por lo tanto, lo mismo que él bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo;
haciéndose salir de sí mismo se ha manifestado su propio Pensa- 16
pues todavía no había descendido sobre ellos; únicamente habían
miento, así también el Pensamiento manifestado no ha producido, sido bautizados en el Nombre del Señor Jesús. 17Entonces les
sino que viéndole ha ocultado en sí al Padre, es decir, a la Potencia, imponían las manos y recibían el Espíritu Santo. 18Al ver Simón que
y Potencia y Pensamiento son igualmente un ser andrógino; por mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el
esto se enfrentan mutuamente (porque en nada difieren la Potencia Espíritu, les ofreció dinero diciendo: 19 «Dadme también a mí este
y el Pensamiento), puesto que constituyen una unidad. 7Potencia se poder para que reciba el Espíritu Santo aquel a quien yo imponga
encuentra en las cosas de arriba y Pensamiento en las de abajo. Por las manos». 20 Pedro le contestó: «Vaya tu dinero a la perdición y
consiguiente lo que se ha manifestado a partir de ellos es también tú con él, pues has pensado que el don de Dios se compra con
así: lo que es uno se encuentra siendo dos, un andrógino que tiene dinero . 2 1En este asunto tú no tienes parte ni herencia, pues tu
la hembra en sí mismo. De este modo Intelecto está en Pensamien- corazón no es recto delante de Dios. 22Arrepiéntete, pues, de esta
to, siendo entre sí inseparables, y siendo una unidad se encuentra maldad tuya y ruega al Señor, a ver si se te perdona ese pensamien-
que son dos. -------- to de tu corazón, 23 porque veo que tú estás en hiel amarga y en
\ ataduras inicuas». 24 Simón respondió: «Rogad vosotros por mí al
Señor, de modo que no me sobrevenga nada de eso que h abéis
dicho ». 25 Ellos, después de haber dado testimonio y de haber
Hechos de los Apóstoles 8,4-25 2 predicado la Palabra del Señor, se volvieron a Jerusalén difundien-
do la Buena Nueva a muchos pueblos samaritanos.
4
Los que se habían dispersado iban por todas partes anunciando
la Buena Nueva de la Palabra. 5Felipe bajó a una ciudad de Samaria

2. Cf. Novum Testamentum, Nestle-Aland, 320-322; Biblia de Jerusalén, Bil-


bao, 1967, 1464-1465.

56 57
S IM Ó N Y LOS SIMONIANOS HOMILfAS PSEUDOCLEMENTINAS

Justino de Roma, Apología I, 26 3 nosotros se fabulan: echar por tierra el candelabro, unirnos pro-
miscuamente y alimentarnos de carnes humanas, no lo sabemos,
(/ustin ha trazado el plan de su apología y quiere demostrar prime- pero conocemos con certeza que no son perseguidos ni condenados
r que sólo los cristianos que dicen lo que han aprendido de Cristo a muerte por vosotros, al menos a causa de sus doctrinas. 8Por lo
y los profetas son motivo de calumnia por obra de los demonios. El demás, nosotros mismos hemos compuesto un libro contra todas
tercer razonamiento que aduce es el siguiente:) las herejías nacidas, el que si lo queréis leer, os lo regalaremos.
1
En tercer lugar, porque también después de la Ascensión del
Cristo al cielo, los demonios han impulsado a ciertos hombres a
decir que ellos eran dioses, los que no sólo no han sido perseguidos Homilías Pseudoclementinas II, 22 - 25 4
por vosotros, sino que hasta habéis llegado a decretarles honores.
2
Y así un tal Simón, samaritano, originario de una aldea llamada 22 2El padre de este Simón es Antonio y su madre Raquel. _Es
Gitón, habiendo hecho en tiempo de Claudia César prodigios samaritano de origen, de la ciudad de Gitón, distante unos diez
mágicos en vuestra imperial ciudad de Roma por la técnica de los kilómetros de la capital. 3Mientras estuvo en Alejandría (Egipto),
demonios que en él actuaban, fue considerado dios y como dios puesto que adquirió una educación griega completa _Y era muy
fue por vosotros honrado con una estatua, que se levantó en el río diestro en la magia, enorgullecido, quiso que se le considerara que
Tíber entre los dos puentes y que lleva esta inscripción latina: «A era una cierta Potencia suprema, incluso respecto del Dios que ha
Simón Dios Santo». 3 Casi todos los samaritanos también le adoran, creado el universo. A veces dice que es Cristo llamándose a sí
si bien pocos en los otros pueblos, reconociéndole como al Dios mismo «el que está de pie». 4 Usa este título para indicar que siem-
primero. A cierta Helena igualmente, que por aquel tiempo le pre estará derecho, y que no teniendo n:1?tivo de cor_rupción su
acompañó en sus giras y que antes había residido en el burdel, la cuerpo no podría sucumbir. 5 Dice tambien que el D10s que ha
llaman el primer Pensamiento por él generado. 4 Sabemos lo mismo hecho el universo no es el superior y tampoco cree en la resurrec-
que un cierto Menandro, igualmente samaritano, natural de la ción de los muertos. Rechaza Jerusalén por el monte Garizim. 6Se
aldea de Caparatea, que fue discípulo de Simón y poseído por los proclama a sí mismo en lugar de nuestro verdadero _Cristo. Inter-
demonios apareció igualmente en Antioquía, engañó a muchos por preta el contenido de la Ley de acuerdo con sus prop10s presupues-
sus técnicas mágicas, éste asimismo persuadió a sus seguidores de tos y, aunque dice que habrá un juicio, no lo es?era, porque de
que nunca morirían y existen ahora algunos de su escuela que lo estar convencido del juicio divino, no se habría ammado a rebelar-
confiesan. 5En fin, cierto Marción del Ponto, que está ahora mismo se malvadamente contra Dios mismo. 7 Por esta razón se han malo-
enseñando a los convencidos a creer en otro cierto Dios superior grado muchos que desconocen que Simón usa la religión sólo como
al Creador; éste con la ayuda de los demonios ha hecho ..a muchos, un velo para robar a los hombres furtivamente los frutos de la
en todo género de hombres, proferir blasfemias y negar al Dios verdad y a quienes le creen, aun cuando fuese piadoso, sus muchas
Creador del universo, admitiendo, en cambio, a no sabemos qué promesas y el juicio que promete. 23 1Su influe?cia en la enseñan~a
otro Dios, al que puesto que es superior, se le reconocen acciones religiosa cristiana se consumó así. Hubo un cierto Juan que soha
más altas en comparación con Aquél. 6Como dijimos, todos los que bautizar, el que de acuerdo con la doctrina de las _Parejas, co~ple~
proceden de éstos son llamados cristianos, a la manera también mentarías era también el precursor de nuestro Senor J esus. Y asi
como quienes entre los filósofos no comparten las mismas doctrinas como el Señor tenía doce apóstoles, correspondientes a los doce
reciben de la filosofía el nombre común que se les atribuye. 7Ahora meses solares, así también Guan) tenía treinta dirigentes de acuerdo
bien, si también practican aquellas difamatorias obras que contra con el número del mes lunar. 3 Entre ellos había una mujer llamada

3. Cf. D. Ruiz Bueno, Padres Apologistas griegos, pp. 209-210, con texto grie- 4. Cf. texto griego de Homilía II, 22 y 25 en Recueil Lucien Cerfaux I, J.
go y versión española. Duculot, Gembloux, 1954, 211 y 215. Texto completo en Migne, PG II, col. 89 .

58 59
SIM Ó N Y LO S SIMONIANOS RECONOCIMIENTOS

H elena y esto no deja de tener significación, ya que una mujer es la Reconocimientos II, lss. 5
mi ta d de un hombre y esto hace que el número de treinta esté
in rnpl eto, así como sucede en el caso de la luna, cuyo ciclo no 1Este Simón tuvo a Antonio por padre y a Raquel por madre.
al anza al mes completo. 4Y aunqu e Simón era el primero y el m ás Era samaritano de origen, de la aldea de Gitón, mago de oficio y
stim ado de los treinta por Juan, por estas razones no le sucedió muy erudito en humanidades griegas y tal punto ansioso de fama y
después de su muerte. 24 1Simón se encontraba en Egipto ejercitan- vanidoso sobre toda especie de hombres que quería ser considerado
do la magia cuando Juan fue sacrificado, por ello cierto Dositeo como la Potencia altísima que está sobre el Dios creador y que
que aspiraba a ocupar el puesto de Juan anunció falsamente que creyeran que era como Cristo y ser llamado «el que está de pie».
Simón había muerto y le sucedió en el gobierno de la escuela. 2Poco Por otra parte, hacía uso de esta denominación como negando que
después retornó Simón y reclamó enérgicamente su puesto legíti- alguna vez pudiera morir, considerando su carne tan trabada por
mo, aunque cuando se encontró de nuevo con Dositeo no insistió, virtud de su divinidad, que le sería posible durar para siempre. Por
puesto que comprendía que el que alcanza irregularmente el poder esto, consiguientemente, se denominaba «el que está de pie», como
no lo abandona. 3 Por ello con amistad estudiada aceptó el puesto quien no puede menguar por ninguna corrupción. 8Pues bien, muer-
segundo bajo Dositeo. 4Pero poco después, una vez que se hizo to Juan el Bautista (como sabemos), puesto que Dositeo había de-
lugar entre los treinta condiscípulos, comenzó a difamar a Dositeo terminado la fundación de su escuela con treinta de sus principales
como corruptor de la doctrina y dijo que Dositeo hacía esto no por discípulos y una mujer que era llamada Luna (por lo que también
rivalidad, sino por desconocimiento. 5En una oportunidad Dositeo, parecía que este número de treinta quedó establecido de acuerdo
el que advirtió que la astuta acusación de Simón minaba su reputa- con el número de días que corresponden al curso de la luna), este
ción ante la mayoría, de modo que no creyeran que él era «el que Simón ansioso de mal y de fam a se aproximó a Dositeo. 12Así,
está de pie», furioso se hizo presente en la asamblea habitual y, muerto Dositeo, Simón tomó por compañera a Luna, con la que
encontrando a Simón, lo golpeó con un bastón. El bastón pareció hasta ahora, como sabéis, va engañando a las turbas y sosteniendo
atravesar el cuerpo de Simón como si fuera humo. 6Dositeo asom- que él mismo es en verdad cierta potencia superior al Dios creador.
brado por esto gritó a Simón: «Si eres "el que está de pie" yo Que la Luna que le acompañaba había descendido de los cielos más
también te adoraré». 7 Cuando Simón le dijo que era, Dositeo, que altos, que ella era la madre de todo y la sabiduría por la que, dice,
se dio cuenta de que él no era «el que está de pie», se prosternó y los griegos y los bárbaros luchando, pudieron ciertamente ver su
le adoró y uniéndose con él los veintinueve dirigentes, colocó a imagen en algún aspecto, pero desconocieron cómo era ella ínte-
Simón en su lugar. Poco después Dositeo, mientras que Simón gramente, puesto que habitaba junto al primero y único Dios de
estaba de pie, cayó y murió. 25 1Después de esto Simón tomó a todas las cosas y engaña a muchos diciendo éstas y otras muchas
Helena por compañera y todavía ahora, como veis, exci an al vul- cosas semejantes con palabras adornadas. Pero debo señalar algo
go. 2 Dice que esta Helena ha descendido al mundo desde los cielos que yo mismo recuerdo haber visto: como en cierta ocasión su
supremos y que es señora, como sustancia madre de todo y sabidu- Luna estuviese en una torre, se había congregado una gran multitud
ría. Por su causa, dice, los griegos y los bárbaros combatieron, para verla y la torre estaba rodeada enteramente; no obstante ella
forjando una ilusión, puesto que ella verdaderamente estaba enton- era vista por todo el gentío inclinarse y mirar por todas las ventanas
ces con el Dios primerísimo. 3 Pero reinterpretando algunos asuntos de la torre. Y muchos otros portentos hizo y sigue haciendo.
de esta manera, ficticiamente combinados con mitos griegos, enga-
ña a muchos, particularmente, por la realización de gran número
de portentos maravillosos, a tal punto que si nosotros no recono-
ciéramos éstos como mágicos, también habríamos sido engañados.

5. Cf. texto latino en Recueil Lucien Cerfaux , 211-215 . Texto latino seguido
en M igne, PG I, col. 1251. Ver, asimismo, Les Reconnaissances du pseudo-Clément,
trad., int. y notas de A. Schneider y L. Cirillo, Brepol, Turnhout, 1999, 150-157.

60 61
S IM Ó N Y LOS SIMONIANOS ADVERSUS HAERESES

Ireneo de Lión, Ad versus Haereses I, 23, 1-4 6 padre quiere, desciende a los lugares inferiores y engendra a los
ángeles y potestades, por los que también ha sido hecho este mun-
1
En efecto, Simón Samaritano, el Mago, de quien Lucas, el do; pero después que los generó por envidia fue retenida por ellos,
discípulo y seguidor de los apóstoles, dijo: «En la ciudad ya vivía puesto que no querían que se los pensara progenie de algún otro.
un hombre, llamado Simón, que ejercía la magia y tenía atónito al En efecto él mismo (Simón = Padre) les era totalmente desconoci-
pueblo de los samaritanos, decía que era algo grande, ellos le pres- do, pero su pensamiento era retenido por éstos, que habían emana-
taban atención, desde el menor hasta el mayor, y decían : "Éste es la do de ella como potestades y ángeles. Y sufrió todo tipo de ultraje
Potencia de Dios llamada la Grande". Le atendían, porque les ha- de ellos para que no pudiera subir hacia su Padre hasta el punto de
bía tenido atónitos por mucho tiempo con sus artes mágicas» (Hech ser encerrada en un cuerpo humano y por los siglos transmigra en
8,9-11). Así pues, este Simón que simuló tener fe, creyendo que los cuerpos de mujeres diferentes, como de un vaso en otro. Decía que
apóstoles restablecían la salud también por la magia y no por la ésta había residido en la célebre Helena, por la que los troyanos
gracia de Dios y que a los que creen en Dios los llena el Espíritu fueron a la guerra, y a causa de la que Estesícoro perdió los ojos por
Santo por la imposición de las manos, por aquel que es proclamado calumniarla en sus versos; después al arrepentirse y escribir las
por ellos, Jesucristo, suponiendo que esto tiene lugar por una téc- llamadas Palinodias, en las que la alababa, vio de nuevo. Que ella
nica mágica superior y ofreciendo dinero a los apóstoles para tam- pasando de cuerpo en cuerpo y a causa de esto sufriendo ultrajes,
bién él tener este poder y poder dar a quien quisiera el Espíritu en los últimos tiempos incluso había llegado a actuar de prostituta
Santo, oyó de Pedro: «Vaya tu dinero a la perdición; pues has en un burdel. Que ella es la oveja perdida, por cuya causa él(= Si-
pensado que el don de Dios se compra con dinero. En este asunto món) había venido, para recibirla la primera y liberarla de las
no tienes tú parte ni herencia (... ) pues veo que tú estás en hiel cadenas y también ofrecer a los hombres la salvación por su cono-
amarga y en ataduras inicuas» (Hech 8,20-21 y 23). Y como ahora cimiento. Como los ángeles administraban mal el mundo, puesto
no creía más en Dios y deseaba vehementemente polemizar contra que cada uno deseaba la primacía, había venido para enmienda de
los apóstoles, para también mostrarse célebre, se entregó igualmen- estas cosas y había descendido transformado, similar a las virtudes,
te a estudiar más ampliamente la magia para llenar de admiración potestades y ángeles. Entre los hombres apareció como hombre,
a muchos hombres. Vivió en los tiempos de Claudio César, por el aunque no fuese hombre, y se juzga que en Judea sufrió la pasión,
que se dice incluso que a causa de su magia fue honrado con una aunque no ha sufrido. Los profetas hablaron inspirados por los
estatua. Fue así venerado por muchos casi como un Dios. Enseñó ángeles creadores del mundo; por esto los que habían puesto su
que él mismo en verdad era el que había aparecido entre los judíos esperanza en él y en Helena en adelante no debían cuidarse de ellos
como Hijo, que en Samaria había descendido como Padre y que , y, siendo libres, podían actuar como quisieran: porque los hombres
entre los demás pueblos se había presentado como Espíritu Santo. se salvan por la gracia de él mismo y no por sus obras justas. Pues
Decía que era la Potencia altísima, es decir, el Padre que está sobre sus obras no son justas naturalmente, sino por convención según los
todas las cosas y que era a él a quien invocan los hombres, cualquie- decretos que instituyeron los ángeles que crearon el mundo, por
ra sea el nombre con el que le denominen. 2Simón Samaritano del medio de los cuales los hombres han sido conducidos a servidum-
que han surgido todas las herejías dio tal contenido doctrinario a su bre. Por esto anunció que el mundo será destruido y que los que
secta. Iba con él cierta Helena a la que siendo meretriz había resca- están en él serán liberados del dominio de los que hicieron el
tado en Tiro, ciudad de Fenicia, diciendo que ésta era el primer mundo. 3A causa de esto los sacerdotes que inician en sus misterios
Pensamiento de su Intelecto, la madre de todas las cosas, por la que viven licenciosamente y practican la magia, en la forma en que cada
al comienzo ideó crear, a los ángeles y arcángeles. En efecto dice uno puede. Se ocupan constantemente de filtros de amor, encantos,
que este Pensamiento (Ennoia) que sale de él, conociendo lo que su espíritus que acompañan y que envían sueños y cuantas otras mate-
rias hay relativas a la magia, Tienen una estatua de Simón hecha a
semejanza de Júpiter y una de Helena similar a Minerva y las
6. Cf. texto latino en W. Volker, Que/len, 2-3, y Recueil Lucien Cerfaux, 198- adoran. Toman asimismo un nombre derivado de Simón, el funda-
201. Texto completo en las ediciones de W. W. H arvey, I, 190-195, y de A. Rousseau
y L. Doutreleau, 11, 312-321.
dor de su impía doctrina, y son llamados simonianos, y de ellos ha

62 63
S IM Ó N Y LOS SIMONIANOS HECHOS DE PEDRO CON SIMÓN

o mi nzos el llamado falsamente «conocimiento», como ñaba a muchos con las técnicas mágicas, Pedro lo cambatió varias
aprenderlo de sus propias afirmaciones. veces. 3De este modo concluyó viniendo a Gitón y sentado bajo un
plátano enseñó. Permaneciendo por mucho tiempo y viéndose
próximo a ser descubierto, dijo que si lo enterraban vivo resucitaría
al tercer día. Y llamó ordenando a sus discípulos que cavaran una
Hipólito, Elenchos VI, 19-20 fosa para enterrarlo en ella. Éstos, por lo tanto, hicieron lo que les
mandó, pero éste ha permanecido allí hasta ahora, porque no era el
(Hipólito de Roma, como se ha dicho más arriba, al colocar a Cristo. 4Lo dicho es precisamente la fábula de Simón, de la que
continuación de la paráfrasis que proporciona de la Gran Revela- Valentín, habiendo tomado las bases, les da otros nombres. En
ción, le da a la fuente una interpretación heresiológica. Ésta le sirve efecto, el Intelecto y la Verdad, la Palabra y la Vida, el Hombre y
de introducción a la exposición de las doctrinas de Valentín al inser- la Iglesia, los eones de Valentín, son equivalentes a las seis Raíces
tar un resumen sobre Simón y su enseñanza que coincide en térmi- de Simón: Intelecto, Pensamiento, Voz, Nombre, Razonamiento e
nos generales con la noticia de Ireneo en Elenchos VI, 19-20 -P. Intención; pero puesto que nos parece que es suficiente lo expuesto
Wendland, 145-148; M. Marcovich, 225-229-. Agrega, sin embar- sobre la fábula de Simón, veamos también qué dice Valentín.
go, una alusión al caballo de Troya y extiende incidentalmente los
motivos de la liberación de Helena por parte de Simón, citando
incluso unas palabras textuales en torno a las uniones de los sacer-
dotes simonianos, y otros datos sobre las leyendas de Simón como Hechos de Pedro con Simón 7
mago y rival de Pedro que conservan las narraciones orientales.
Facilita, por lo tanto, este material diverso.) (Los Hechos de Pedro que se han originado en círculos protocatóli-
cos y que en ellos fueron muy respetados, se redactaron quizás en la
1Simón imaginando estas cosas no sólo ha tergiversado e inter- década de 180-190, no son antiheréticos, y participan de una ten-
pretado como ha querido lo escrito por Moisés, sino también lo dencia encratita y docética, describiendo las relaciones en Roma
escrito por los poetas; porque también da significado alegórico al entre Pedro y Simón en las que el primero confirma su superioridad.
caballo de madera y a Helena junto con su antorcha y plasma Los extractos traducidos pertenecen a los Actus Vercellenses, ma-
muchas otras cosas transfiriéndolas a sí y a su Pensamiento (... ) 4El nuscrito del siglo VI que conserva una versión latina de una redac-
desventurado ardiendo de amor por esta mujercita, llamada Hele- ción griega original.)
na, la retuvo para su uso, y para que sus discípulos le respetaran,
plasmó esta fabula . 5Los simonianos a su vez imitando también su 4 Pero después de algunos días hubo una gran agitación en la
error hacen cosas semejantes, sosteniendo irracionalmente que de- iglesia, puesto que (algunos) dijeron que habían visto milagros rea-
ben ser promiscuos <y> llegan a decir: «Toda tierra es tierra, y no lizados por un hombre llamado Simón, que estaba en Aricia. Agre-
importa en dónde se siembre, sino que se siembre». Se felicitan gaban: «Dice que es la gran potencia de Dios y que nada hace sin
también sobre esta extraña promiscuidad, diciendo que la caridad Dios. ¿Es, entonces, él mismo el Cristo? Pero nosotros creemos en
perfecta es <esto> también : el santo se santificará bien ajustado el que Pablo nos ha predicado, ya que por él hemos visto <al
con lo santo; pues no deben dominarse ante lo considerado malo, muerto> resucitado y (a otros) liberados de diversas enfermedades.
porque están redimidos. Pero al redimir a Helena trajo de este Pero qué sea esta pretensión lo ignoramos, porque grande es la
modo la salvación a los hombres por medio del propio conocimien- perturbación que nos ha sorprendido. Posiblemente vendrá ahora a
to de sí mismos (... ) 20 2Este Simón que estaba engañando a mu- Roma, pues ayer era instado con grandes aclamaciones y le decían:
chos en Samaria con sus técnicas mágicas fue condenado por los
apóstoles. También maldecido, como está escrito en los Hechos,
habiendo renegado posteriormente volvió a sus primeras prácticas, 7. Ver Acta Apostolorum Apocripha I, R. A. Lipsius y M . Bonnet (eds.), IV-
XXXII; 48 -84; N ew Testament Apocrypha 11, E. H ennecke (ed.), 282-284; 288 ;
se dirigió hasta Roma y enfrentó a los apóstoles. Puesto que enga- 28 9; 291; 294-300 y 306-316.

64 65
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS HECHOS DE PEDRO CON SIMÓN

"Tú eres Dios en Italia y eres el salvador de los romanos, apremia estaban dispersos que Pedro había llegado por mandato del Señor a
y ve prestamente a Roma" ». Sin embargo, él habló a la multitud causa de Simón, para mostrar que era un embaucador y persegui-
con voz modulada, diciéndole: «Mañana me veréis alrededor de la dor de los hombres buenos. De este modo la muchedumbre se
hora sé ptima volando sobre la puerta de la ciudad bajo la forma en reunió para ver al apóstol del Señor establecer (la Iglesia) en Cristo.
que ahora me veis hablando con vosotros». «De este modo, herma- Y el primer día de la semana, cuando la muchedumbre se reunió
nos, si estáis de acuerdo, podemos ir y curiosamente esperar la para ver a Pedro, comenzó a decir con fuerte voz: «(... ) Porque no
ll egada del acontecimiento». Así todos juntos corrieron y llegaron a es sólo para convenceros con palabras que es al Cristo al que os
la puerta. Y cuando hubo llegado la hora séptima, vieron de impro- predico, sino también por hechos y poderes maravillosos os insto
viso a la distancia una nube de barro visible en el cielo, igual que por la fe en Jesucristo, que ninguno de vosotros debe esperar otro
una humareda brillando desde lejos con rayos (encendidos). Y cuan- (Cristo) que él que fue despreciado y mofado por los judíos, el
do se aproximó a la puerta rápidamente se desvaneció y entonces Nazareno que fue crucificado, murió y resucitó al tercer día». 8
apareció de pie entre la gente, mientras que todos ellos le adoraban Pero los hermanos se arrepintieron y animaron a Pedro a demoler
y comprobaban que era al que habían visto el día anterior. Y los a Simón, que dijo que era la potencia de Dios. Ahora residía en la
hermanos estaban seriamente descontentos entre sí, sobre todo casa del senador Marcelo, el que había quedado persuadido por sus
porque Pablo no estaba en Roma, pero tampoco Timoteo ni Berna- encantos (... ) 9 Mientras que Pedro decía esto con gran pena, mu-
bé, puesto que habían sido enviados por Pablo a Macedonia. Tam- chos más se agregaron como creyentes en el Señor. Y los hermanos
poco había ningún otro que los pudiera animar, en particular a incitaron a Pedro a entablar batalla con Simón y a no permitirle
aquellos que habían sido recientemente instruidos. La fama de Si- vejar más al pueblo. Y sin demora Pedro abandonó la asamblea y se
món continuamente aumentaba con aquellos entre los que actuaba dirigió a la casa de Marcelo en donde se alojaba Simón y lo siguió
y algunos de ellos en sus conversaciones diarias llamaban a Pablo gran multitud. Y cuando llegó a la pue~ta, llamó al portero y le
un hechicero y otros un embaucador, de manera tal que del gran dijo : «Ve y di a Simón : "Pedro, por cuyo motivo escapaste de
número que habían sido establecidos en la fe, todos renegaron con Judea, te espera en la puerta"». El portero le respondió: «No sé,
excepción del presbítero <Narciso>, dos mujeres de la casa de señor, si eres Pedro; pero tengo una orden de Simón (... ): "Dile a
huéspedes de los Bitinios y cuatro que ya no podían salir de sus Pedro que no estoy en casa"» (.. .) Pedro, volviéndose a la multitud
casas. Y estando de este modo confinadas se consagraron a orar día que le siguió, les dijo: «Veréis un gran y maravilloso prodigio». Y
y noche e imploraron al Señor que Pablo volviera ápido, o bien Pedro viendo un perro enorme atado con una pesada cadena, se le
algún otro que pudiera cuidar de sus siervos, puesto que el demo- aproximó y le dejó libre. Y una vez que el perro se vio libre adqui-
nio con su maldad los había hecho infieles. rió voz humana (... ) y Pedro le dijo : «Ve y di a Simón en presencia
5 Pero en tanto que ellos se lamentaban y ayunaban, Dios de los que le acompañan: "Pedro te dice: sal en público, porque
preparaba a Pedro para lo que debía venir, una vez que se habían por ti he venido a Roma, tú, hombre malvado y agitador de las
completado los doce años de residencia en Jerusalén que el Señor almas simples"». Y de inmediato el perro corrió y (lo dijo con
Cristo le había mandado. Él se le apareció y le dijo: «Pedro, el fuerte voz) . Y cuando Simón lo oyó y vio la increíble visión, perdió
Simón al que expulsaste de Judea, mostrándolo como un hechicero, las palabras con las que trataba de engañar a los que estaban de pie
os ha monopolizado de nuevo en Roma. En resumen debes saber ante él y todos quedaron admirados. 10 Cuando Marcelo vio esto
que Satanás por su astucia y su poder ha pervertido a todos los que se fue hacia la puerta y se arrojó a los pies de Pedro (... ) 12 Pero
creían en mí. Y Simón se ratifica así como su instrumento. No te Simón dentro de la casa dijo al perro: «Dile a Pedro que no estoy».
demores, viaja mañana a Cesarea y allí encontrarás un barco listo Y el perro le respondió en presencia de Marcelo: «Tú eres el peor
que navega a Italia. En pocos días te mostraré mi gracia, que no y más descarado de los hombres y el enemigo de todos los que
tiene límites». Pedro, pues, instruido por esta visión, refirió lo di- viven y creen en Cristo Jesús; (hay aquí) un animal mudo que es
cho sin dilación a los hermanos y dijo: «Debo ir a Roma para abatir enviado a ti y que toma palabra humana para condenarte y confir-
al rival y enemigo del Señor y de nuestros hermanos (... ) 7 Ahora se marte como un estafador y un mentiroso. ¿Has estado pensando
difundió por la ciudad el rumor hasta llegar a los hermanos que todas estas horas para decir: "Di que no estoy"? ¿No estabas aver-

66 67
S IMÓN Y LOS SIMONIANOS HECHOS DE PEDRO CON SIMÓN

, nzad de leva ntar tu débil e inútil voz contra Pedro, el siervo y el veneno, criatura infiel, desprovista de esperanza! iUn perro te ha
, p t Id risto, como si te pudieras ocultar de él que me mandó reprobado, sin embargo, no te has perturbado; ahora yo, un infan-
a 111! ante tu cara? Pero esto no es por tu causa, sino por aquellos te, soy impulsado por Dios a hablarte, y no obstante no te corres de
que estuviste pervirtiendo y enviando a la destrucción. Por consi- vergüenza! Pero aun cuando te rehúses, el próximo sábado otro te
guiente serás blasfemo, enemigo y corruptor del camino hacia la llevará al foro de Julio para probar qué tipo de hombre eres. Vete,
verdad de Cristo, el que probará las iniquidades que has hecho con pues, de la puerta que los pies de los santos pisan; porque ya no
fuego inextinguible y residirás en las tinieblas exteriores». Dichas corromperás más a las almas inocentes que acostumbrabas pervertir
estas palabras el perro corrió hacia afuera y la gente lo siguió, y ofender a Cristo. Ahora tu pésima naturaleza será puesta al des-
dejando solo a Simón. El perro vino a Pedro, quien estaba sentado cubierto y destruida tu estratagema. Esta última palabra te digo:
con la multitud que había venido para verle, y el perro contó sus «Te dice Jesucristo: "permanece mudo por el poder de mi nombre
relaciones con Simón. De este modo el perro dijo: «Mensajero y y sal de Roma hasta que llegue el sábado"». De inmediato quedó
apóstol del verdadero Dios, Pedro, tú tendrás una gran disputa con mudo y no pudo ofrecer resistencia, sino que abandonó Roma
Simón, el enemigo de Cristo, y con sus siervos y convertirás a la fe has,ta el sábado y se hospedó en un establo (.. .) 16 Pero cuando
a muchos que por él han sido engañados. Por esto recibirás de Dios llegó la noche Pedro vio a Jesús vestido con una túnica gloriosa,
una recompensa por tu tarea». Y cuando el perro hubo dicho esto, quien le sonrió y le dijo mientras estaba despierto: «Ya ha retorna-
cayó a los pies del apóstol Pedro y murió. Y cuando la multitud con do a mí la mayoría de los hermanos por ti y los signos que has
gran admiración vio al perro que hablaba, algunos se echaban a los hecho en mi nombre. Pero tendrás uha prueba de fe el sábado
pies de Pedro, pero otros decían : «Muéstranos otro signo, para que próximo y se convertirán muchos más gentiles y judíos en mi nom-
creamos en ti como el siervo del Dios viviente, pues Simón realizó bre, a mí que fui insultado, mofado y escupido. Porque me mostra-
también muchos signos en nuestra presencia y por esto lo segui- ré yo mismo a ti cuando pidas signos y prodigios y convertirás a
mos» (... ) 14 Ahora Marcelo día a día estaba más firme gracias a los muchos, pero tendrás a Simón enfrentándote con las obras de su
signos que vio realizados por Pedro por la gracia de Jesucristo que padre Un 8,44). Todas sus acciones se expondrán como encantos e
le había alcanzado. Y Marcelo corrió hacia Simón cuando éste ilusiones mágicas. Pero ya no hay plazo, y establecerás en mi nom-
estaba sentado en el comedor de su casa, y lo increpó, diciéndole : bre a todos a los que te envíe». Y cuando amaneció dijo a los
«iEl más odioso y detestable de los hombres, corruptor de mi alma hermanos que el Señor se le apareció y lo que le mandó. 17 «Creed-
y de mi casa, el que hubiera querido que abandonara a Cristo, mi me, pues, hombres y hermanos, expulsé a este Simón de Judea, en
Se1íor y Salvador!». Lo aferró y le ordenó abandonar la casa (... ) Así donde hizo mucho daño con sus encantamientos. Residió en Judta
Simón fue con firmeza zamarreado y arrojado de la casa. Y fue con una mujer llamada Eubola, una mujer distinguida de este mun-
hasta la casa en la que Pedro se alojaba y se quedó firme en la do, que poseía gran cantidad de oro y perlas de no escaso valor.
puerta de la casa del presbítero Narciso y gritó: «Aquí estoy yo, Simón se introdujo ocultamente en la casa de ella con otros dos
Simón. Baja, Pedro, y te condenaré por haber creído en un hombre, como él; aunque ninguno de los familiares vio a estos dos, sino Eólo
un judío y el hijo de un carpintero». 15 Se le dijo a Pedro lo que Simón, y por medio de un hechizo tomaron todo el oro de la mujer
Simón había dicho. Pedro le envió una mujer que tenía un niño en y desaparecieron. Pero Eubola al descubrir el delito comenzó a
su pecho, diciéndole: «Desciende rápido y verás a alguien que me torturar a su familia, diciendo: "Vosotros habéis aprovechado la
busca. No le respondas, sino guarda silencio y oye lo que el niño estancia de este hombre de Dios y me habéis robado, porque le
que tienes le dirá». La mujer bajó. Ahora bien, el niño que criaba visteis venir a mí para dar honor a una simple mujer; pero su
tenía siete meses y tomó la voz de un hombre y dijo a Simón: «iEres nombre es <'la potencia del Señor'>" Ahora bien yo (= Pedro)
abominación de Dios y de los hombres, destrucción de la verdad y ayuné por tres días y rogué para que este delito se descubriera (... )
la más malvada simiente de corrupción, esterilidad de los frutos de Y ellos bajo tortura confesaron que habían actuado como agentes
la naturaleza! Tú, sin embargo, apareces sólo brevemente y por un de Simón (... ) Cuando Pompeyo lo oyó alcanzó a ir hasta la puerta,
instante, pero después te espera este castigo eterno. iHijo de un teniendo a aquellos dos hombres atados a cada uno. Y, ihe aquí!,
padre sin dignidad, avanzando raíces no para el bien, sino sólo para Simón vino a la puerta, buscándoles, porque se habían demorado,

68 69
S IMÓN Y LOS SIMONIANOS HECHOS DE PEDRO CON SIMÓN

y vio ,,nn ra n muchedumbre que se acercaba y a aquellos hombres uno de sus jóvenes, y dijo a Simón: «Toma al hombre y hazlo
pr · ' O p r cadenas. De inmediato advirtió lo sucedido y emprendió morir». Y dijo a Pedro: «Y tú, devuélvele la vida». Y se dirigió a la
In (u 'ª y no ha sido visto en Judea hasta ahora. Pero Eubola, multitud diciendo: «Os corresponde a vosotros determinar cuál de
r · uperado lo que era suyo, lo dio para el cuidado de los pobres, estos hombres es aceptable a Dios, el que da la muerte o el que da
rcyó en el Señor Jesucristo y se fortaleció en la fe » (... ) 23 Ahora la vida». Inmediatamente Simón habló en el oído del joven y le dejó
estaban reunidos los hermanos y todos los que estaban en Roma, mudo y murió. Y como un murmullo surgió de la multitud y una de
tomando sus lugares y pagando una pieza de oro por cada uno. Los las viudas que residía en la casa de Marcelo clamó desde detrás del
senadores, prefectos y oficiales también estaban reunidos. Todos gentío : «Pedro, siervo de Dios, mi hijo está muerto, el único que
gritaron: «Muéstranos, Pedro, quién es tu Dios, o cuál es su gran- tenía» (... ) 26 Entonces dijo Pedro: «(... ) iOh, Señor, que tu poder
deza, que te ha dado tal confianza. No seas avaro con los romanos, por medio de mi voz levante al hombre al que Simón hizo morir
ellos aman a los dioses. Tuvimos prueba de Simón, permítenos con su contacto! ». Y Pedro dijo al patrón del muchacho: «Ven,
tener la tuya; convencednos, ambos, a cuál debemos realmente toma su mano derecha, y lo tendrás vivo y caminará contigo». Y el
creer». Y mientras que decían esto llegó asimismo Simón y se quedó prefecto Agripa se movió, se aproximó al muchacho y al tomarle la
de pie confuso junto a Pedro y le miró fijamente. mano le devolvió la vida. Cuando la muchedumbre vio esto gritó :
Después de un largo silencio dijo Pedro: «Hombres de Roma, «iHay un único Dios, el Dios de Pedro! » (.. .) 28 Estando así las
vosotros debéis ser los verdaderos jueces. Les digo que yo he creído cosas entre tanto las noticias se esparcían por toda la ciudad y la
en el Dios viviente y verdadero y prometo daros prueba de él (.. .) madre de un senador se acercó y pasando a través de la gente se
Porque veis que est~ hombre está totalmente en silencio, puesto echó a los pies de Pedro, diciendo: «He oído de mis familiare s que
que ha sido condeD" ·.· •;r lo he sacado de Judea por las imposturas eres siervo del Dios clemente, proporcionando su gracia a todos los
que infligió a Eubola, una mujer simple y honrada, empleando sus que desean su luz. Derrama entonces esta luz sobre mi hijo, porque
técnicas de magia. Expulsado por mí de allí, ha venido a este lugar, he oído que no eres mezquino con nadie, ie (incluso) si una mujer
creyendo que se podría ocultar entre vosotros, y aquí está frente a te pide no te apartas! » (... ) Ahora bien, Nicóstrato, el difunto, era
mí. Dime ahora, Simón, foo te has postrado ante mí y Pablo en muy respetado y querido entre los miembros del senado, así que lo
Jerusalén (Hech 8,18ss.), cuando viste las curaciones que se hacían transportaron y llevaron ante Pedro. Entonces Pedro pidió que se
por nuestras manos?, y dijiste: "Os ruego, tomad dinero( .. .)" y que hiciera silencio y dijo en alta voz: «Romanos, éste es el momento de
cuando oímos estas palabras te increpamos: "¿piensas que puedes que haya un juicio justo entre Simón y yo y de considerar cuál de
tentar nuestra voluntad por posesión de dinero?". Y, ahora, ¿no los dos cree en el Dios viviente, él o yo. Solicitémosle que reviva el
estás espantado? Mi nombre es Pedro, porque el Señor Cristo me cuerpo que yace aquí, después (os será posible) creerle un ángel de
consideró apropiado llamarme "preparado para todo" (Mt 16, 17- Dios. Pero si no es capaz, entonces invocaré a mi Dios, yo lo
19). Porque creo en el Dios viviente, por el que destruiré tus hechi- devolveré viyo a su madre, y creeréis que él es un hechicero y un
zos. Dejemos ahora hacer los portentos que suele realizar, aquí en tramposo. iEl es vuestro invitado! ».
vuestra presencia. Y en cuanto a lo que les he dicho sobre él, foo Oyeron esto y aceptaron el desafío de Pedro y alentaron a Simón,
me lo creeréis? ». diciéndole: «iBien, si hay algo en ti, muéstralo! iHumíllalo o sé hu-
Simón dijo, sin embargo: «ffú presumes hablar de Jesús el millado! ¿Qué esperas?, iadelante, comienza! ». Pero Simón, viendo
Nazareno, el hijo de un carpintero y carpintero él mismo, cuya que todos lo acosaban, enhiesto, guardaba silencio; cuando vio que
familia proviene de Judea? Oye, Pedro, los romanos son cuerdos, la multitud se había callado y que le miraban elevó la voz y dijo:
no son locos». Y s~~y9lvió hacia la gente y dijo : «Romanos, ¿ha «Romanos, ¿si veis que el muerto vuelve a vivir, expulsaréis a Pedro
naC' do Dios? ¿Ha siü6 c'rucificado? iEl que admite un Señor no es de la ciudad?». Y el gentío respondió: «No sólo lo expulsaremos, sino
Di J.'.: :». Y una vez dicho esto, muchos respondieron: «iBien dicho, que en el mismo instante lo echaremos al fuego ». Entonces Simón se
Simón! » 24 (... ) «En cuanto a ti, Simón, haz alguna de esas cosas dirigió a la cabeza del muerto y la destapó y la tapó tres veces y
con las que habitualmente los solías embaucar» (... ) 25 El prefecto mostró a la gente que el muerto había levantado la cabeza, la movía,
quiso mostrar imparcialidad para ambos (... ) Hizo adelantarse a abría los ojos y saludaba a Simón. Todos conformes comenzaron a

70 71
HECHOS DE PEDRO CON SIMÓN
S IMÓN Y LOS SIMONIANOS

buscar leña y a encenderla para quemar a Pedro. Pero Pedro obte- para ver lo que pensaba. Y la madre del joven dijo: «¿Qué otra cosa
niendo la fuerza de Cristo levantó la voz y dijo a los hombres que puedo hacer? Declararé ante el prefecto que todo lo que tengo pen-
vociferaban contra él: «Veo ahora, romanos, que no os debo llamar sado gastar en el funeral de mi hijo será de propiedad de ellos». Pe-
locos y tontos, en tanto que vuestros oídos y ojos permanecen sor- dro le dijo: «Lo que quede se distribuirá entre las viudas». Pedro a su
dos y ciegos. En la medida en que vuestra sensibilidad está oscureci- vez se regocijó interiormente y dijo espiritualmente: «iSeñor que eres
da, no advertís que estáis hechizados, pues pensáis que un hombre misericordioso, Jesucristo, preséntate a tu siervo que te ruega, por-
ha sido revivido, aunque no se haya puesto de pie. Os hubiera deja- que siempre tú has mostrado gracia y bondad, en presencia de todos
do satisfechos, romanos, guardando silencio y morir sin decir una pa- estos hombres, que han obtenido su libertad para hacer tu servicio,
labra y abandonados entre las ilusiones del mundo. Pero tengo ante que Nicóstrato ahora se levante! ». Y Pedro tocó el costado del joven
mis ojos el castigo del fuego inextinguible. Si estáis de acuerdo, en- y dijo: «Levántate». Y el muchacho se levantó y juntó su ropa y se
tonces, hagamos hablar al difunto, que se levante si está vivo, que sentó y desató sus mandíbulas y pidió las otras ropas y bajó del fére-
desate las vendas de sus mandíbulas con sus propias manos, que lla- tro y dijo a Pedro : «Te suplico, señor, vayamos hacia nuestro Señor
me a su madre, y a los que gritáis, diga: ¿qué estáis gritando? Démos- Jesuscristo al que he visto hablando contigo, el que te dijo, cuando
le ocasión de que haga señas con sus manos. Ahora bien, si queréis te mostró a mí: "Tráelo aquí para mí, porque es mío"». Cuando Pe-
ver que está muerto y vosotros hechizados, hagamos a este hombre dro oyó esto del muchacho se robusteció mentalmente aun más por
alejarse del féretro (a este hombre que os ha convencido a alejaros el auxilio del Señor y dijo a la muchedumbre: «Romanos, éste es el
de Cristo), y comprobaréis que el difunto permanece en el mismo modo como los muertos vuelven a la vida (...)». 29 Desde aquel
estado en que estaba cuando lo trajeron». Agripa, el prefecto, no se momento lo respetaron como un dios y echaron a sus pies a cuantos
pudo contener y empujó a Simón con sus propias manos. Y de este enfermos tenían en casa, para que los sanara( .. . 31 ... ) Pero pasados
modo el difunto quedó de nuevo allí como estaba antes. Y la gente unos pocos días Simón el mago prometió a la plebe que mostraría a
se !ndignó y reaccionó contra la magia de Simón y comenzó a gritar: Pedro que no apoyaba su fe en el Dios verdadero, sino en el que se
«iOyenos, César! Si el difunto no se levanta, que sea llevado a la ho- engaña. Por consiguiente en tanto que llevaba a cabo muchos mila-
guera Simón en lugar de Pedro, puesto que nos ha cegado». Pero gros aparentes era puesto en ridículo por aquellos de entre los discí-
Pedro levantó su mano y dijo: «iRomanos, tened paciencia! Yo pulos que ya estaban seguros. Porque producía algunos espíritus en
<no> os dije que Simón fuese quemado cuando el muchacho revi- sus vestíbulos para que se presentaran ante ellos, pero que eran sim-
viera; porque si lo dijera, lo haríais». El gentío vociferó: «ilncluso, ples apariciones y no seres de real existencia. En realidad, ¿qué más
Pedro, si tú no la tuvieras, lo haríamos!». Pedro les dijo: «Si tenéis se podría decir? Aunque a menudo había sido condenado por su
tal determinación el muchacho no volverá a vivir, porque nosotros magia, hizo que el rengo pareciera estar curado por poco tiempo, y
no enseñamos a devolver mal con mal, sino que enseñamos el amor lo mismo con el ciego, y otras veces aparentó conseguir que muchos
a nuestros enemigos y a orar por nuestros perseguidores. Porque si que estaban muertos se mostraran como si estuvieran vivos y se
también este hombre se puede arrepentir, esto es mejor, ya que Dios movieran, como hizo con Nicóstrato. Pero todo al rato era seguido
no recuerda las malas acciones. De esta suerte llevémosle a la luz de por Pedro y era puesto al descubierto ante los observadores. Y como
Cristo. Pero si no puede, que posea la herencia de su padre el diablo, ahora tampoco gozaba siempre de favor y era presa de la mofa de la
pero que vuestras manos no se manchen». Y una vez que dijo esto a plebe romana y no le daban crédito, puesto que no tenía éxito con
la multitud, se volvió hacia el muchacho, y antes de darle vida dijo a aquello que prometía cumplir, llegó a tal punto que les dijo: «Roma-
su madre: «¿Los jóvenes a los que liberaste en honor de tu hijo que- nos, ¿ahora creéis que Pedro me ha dominado, al poseer mayor po-
darán al servicio de su patrón como libertos cuando esté vivo? Por- der y preferís acompañarle a él? Os equivocáis. Efectivamente, ma-
que sé que algunos se sentirán perjudicados cuando vean a tu hijo ñana os abandonaré, porque sois extremadamente ateos e impíos, y
vuelto a la vida, ya que estos hombres serán nuevamente sus escla- volaré hacia Dios, porque yo soy su poder, aunque debilitado. Por
vos. Dejémosles, por el contrario, conservar a todos su libertad y lo tanto, si habéis caído, ved que yo soy el que está de pie. Y me ele-
procurarse sus recursos como se los conseguían antes, porque tu hijo vo hacia el Padre Gn 20,17) y le diré: "También a mí, tu hijo, el que
resucitará y ellos deben estar con él». Y Pedro avanzó mirándola , está de pie, lo han querido humillar; pero no se lo he permitido y he

72 73
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS HOMILIAS Y RECONOCIMIENTOS DEL PSEUDO-CLEMENTE

retornado a mí mismo"». 32 Y al día siguiente una gran turba se Homilías y Reconocimientos


había concregado en la Vía Sacra para verle volar. Pero Pedro, ha- del Pseudo-Clemente
biendo tenido una visión, vino hasta el lugar, para condenarle de
nuevo en esta ocasión, puesto que cuando él hizo su entrada en (Textos de origen judeocristiano - cuyos mejores testimonios en
Roma, admiró a las multitudes con el vuelo; pero entonces Pedro, relación con Simón se han examinado más arriba (pp. 59-61)-,
quien lo puso de manifiesto, no estaba todavía residiendo en Roma, amplían asimismo las referencias anecdóticas sobre Simón y su
a la que de este modo engañó con sus embelecos, de modo que la magia, ratificando la superioridad de Pedro sobre él, en el contexto
gente que le rodeaba extraviara sus sentidos. Por lo tanto Simón se doctrinal de la sucesión temporal y tipológica ordenada por las
mostró de pie en un alto lugar y, al ver a Pedro, comenzó a decir: parejas complementarias o syzygías.
«Pedro, ahora especialmente, cuando voy a ascender ante todos es- El relator de la historia romancesca, el mismo Clemente de
tos testigos, te digo, si tu dios, al que los judíos destruyeron y a ti que Roma, hace primero una introducción en relación con Bernabé,
te eligió te apedrearon (Mt 23,37; Jn 8,59; Hech 14,19), tiene sufi- discípulo directo de Jesús y trasmisor de lo que había oído y visto del
ciente poder, muestra que tu fe es de Dios, que se manifieste ahora Hijo de Dios, después ambos viajan juntos hacia Judea para encon-
que es digna de Dios, porque yo al ascender mostraré a toda esta trar a Pedro, discípulo altamente aprobado por el Hombre que apa-
muchedumbre de qué calidad soy». Y miró y fue transportado en el reció en Judea (H 1, 1-4 y Rec I 6).
aire, y todos lo vieron sobre Roma entera, elevándose sobre los tem- El tema central del relato es ahora Simón samaritano, el mago,
plos y las colinas, en tanto que los creyentes miraban a Pedro. Pedro a quien no se debe considerar el verdadero revelador que necesita el
también, viendo el increíble portento, gritó al Señor Jesucristo : «Si mundo actual dominado por la ignorancia, la casa llena de humo
permites hacer a este hombre lo que ha emprendido, ahora todos los cuyos habitantes esperan que alguno que esté fuera abra la puerta;
que han creído en ti se escandalizarán y los signos y prodigios que Pedro y su discípulo Clemente, como sus continuadores, sí recono-
por medio de mí les des no serán creídos. iPrecipítalo, Señor, con tu cen al verdadero revelador, Jesucristo (Mt 24,24; 7, 15). La enseñan-
gracia; y hazlo caer desde la altura y que quede tullido, sin que mue- za basada en la doctrina de las parejas complementarias o syzygías,
ra, sino que quede lisiado y se fracture su pierna en tres lugares! ». Y prefiguración-figura, se aplica, entonces, ahora, a la relación histó-
se cayó desde la altura y se quebró su pierna en tres lugares. Enton- rico-temporal: Simón-Pedro, y el antisimonianismo descubre impor-
ces lo apedrearon y se marcharon a sus casas. Desde aquel momen- tantes rasgos de la gnosis simoniana (diteísmo, etc., ver más arriba
to, empero, creyeron todos en Pedro. H JI, 22,2 - 25,3 y Rec), ratificados por las fuentes indirectas de
Sin embargo, uno de los amigos de Simón llamado Gémelo, del Justino, Ireneo de Lión e Hipó/ita de Roma y también en la Gran
que Simón había recibido mucho, y que estaba casado con una Revelación. El resumen junto con algunos extractos literales del
mujer griega, vino por el camino inmediatamente después y al verle material anecdótico sobre Simón es como sigue:)
con la pierna rota, dijo: «Simón, si el Poder de Dios está quebrado,
¿no será el Dios mismo, del que tú eres el poder, el que se ha (H 11) 26 1También se había cargado de asesinatos e incluso
confirmado como un engaño?». De este modo asimismo Gémelo había contado a algunos de sus amigos que había llegado a separar
corrió y alcanzó a Pedro, diciéndole: «Yo también quiero ser uno de su cuerpo el alma de un muchacho por medio de invocaciones
de los que creen en Cristo». Pero Pedro dijo: «Si es así, hermano mágicas secretas y que la conservaba en el interior de su casa, en su
mío, ¿qué inconveniente puede haber? Ven y quédate con noso- dormitorio, para que le asistiera en sus ejecuciones, habiendo en
tros». Pero Simón en su desgracia encontró a quienes lo transporta- relación con esto dibujado una imagen del muchacho. 2Este mucha-
ron en una camilla por la noche desde Roma a Aricia y después de cho, sostiene, en una oportunidad tomó forma aérea por una trans-
residir allí fue recibido por un hombre llamado Castor, el que había formación divina y después, una vez que puso su imagen en el
sido desterrado de Roma a Terracina por la acusación de hechice- dibujo, volvió de nuevo al aire. 3Lo dicho sucedió así. Bajo la forma
ría. Y allí fue operado, y de este modo Simón, el ángel del Diablo, de pensamiento el espíritu humano, que tiende hacia lo que es
dio el término a su vida. cálido, primero absorbe el aire que está alrededor a la manera de
un pepino y lo embebe; habiendo infiltrado el interior del espíritu

74 75
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS HOMILÍAS Y RECONOCIMIENTOS DEL PSEUDO-CLEMENTE

humano este aire después se cambia en agua. 4 Puesto que ahora el «tome y viva para siempre» manifiesta su celo. 4Y si se escribe: «Se
agua en el espíritu humano no puede beberse por su consistencia, arrepintió de haber creado al hombre», esto señala un cambio de
debe transformarse en sangre. Se coagula la sangre y se transforma pensamiento e ignorancia (... )
en carne. Después la carne se hace sólida y de ,e sta manera el (Pedro ha concluido su discurso sobre el orden de la Iglesia
hombre no es de la tierra, sino del aire. 5Y de este modo Simón se como una ciudad sobre una roca.) 78 1Después de estas palabras
convenció a sí mismo de que había sido capaz de formar un nuevo puso su mano sobre Zaqueo y dijo: «Gobernador y Señor de todo,
hombre; de éste afirmó que lo había retornado al aire, habiendo Padre y Dios, guarda a la oveja con la grey. 2Tú eres la causa y el
revertido los cambios que habían tenido lugar. poder. Nosotros somos aquellos para los que es querida la ayuda.
Tú eres el auxiliador, el médico, el salvador, el muro, la vida, la
(H II, 35,1-5. Poco más tarde Zaqueo anuncia a Pedro que esperanza, el refugio, la alegría, la espera, el descanso; en una
Simón está preparado para la disputa.) palabra: tú eres todo. Ayúdanos, líbranos y presérvanos hasta la
eterna salvación. Tú puedes hacer todo esto. Eres el Rey de los
(H III) 29 1Pedro con su comitiva, antes de ir al atrio, ruega 30 reyes, el Señor de los señores, el Gobernador de reyes. 4 Da poder al
3
a Dios para que con su ilimitada misericordia lo apoye en la dispu- que preside, para que desate lo que debe ser desatado y ate lo que
ta para la liberación de los hombres por Él creados. Se dirige a la debe ser atado (Mt 16,19; 18,18). A través de él como tu instru-
multitud y le da la paz a los bien dispuestos (... ) 38 1 Cuando Pedro mento preserva a la Iglesia de tu Cristo como una novia, porque
habló así, Simón a distancia de la muchedumbre gritó: «rnngañarás tuya es la gloria eterna. Ruego al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo
con tus mentiras a la gente simple que te rodea, convenciéndolos de por toda la eternidad». Amén.
que no se debe creer ni afirmar que hay dioses, aunque la literatura
de los judíos sostenga que hay muchos dioses? 2 Porque ahora ante (H IV. En Tiro Simón dejó discípulos: Apión Pleistonico de
la presencia de todos me gustaría refutarte (sosteniendo) que desde Alejandría, gramático, Annubio de Dióspolis, un astrólogo, y Ate-
estos mismos libros se debe necesariamente sostener la existencia nodoro de Atenas, un epicúreo. Contra el primero se polemiza para
de dioses. En primer lugar se hace alusión al Dios del que hablas. combatir los mitos griegos por su politeísmo y el apoyo a la inmo-
Respecto de él demuestro que no puede ser el Poder supremo y ralidad familiar; hay que cambiar las costumbres frente a doctrinas
altísimo, siendo incapaz de prever el futuro, y que es imperfecto, superiores del mal espíritu; contra el politeísmo y los dioses malos,
no careciendo de necesidades, tampoco bueno, y que está sometido contra el destino y contra el azar.)
a numerosas pasiones dudosas. 3Pero una vez que se prueba a partir
de la Sagrada Escritura, entonces, queda, afirmo, otro Dios no 13 3Los judíos enseñan una doctrina buena que acepta un «Pa-
mencionado en las Escrituras que prevé el futuro y es perfecto, sin dre y creador de todo, cuya naturaleza es buena y justa, buena
necesidades, bueno y libre de todas las dudosas pasiones (... ) 39 porque perdona a los que se arrepienten de sus pecados, justa por-
1
Así entonces Adán inmediatamente, el que fue creado según la que da a cada uno lo que merece si no se arrepiente, según sus
imagen, es creado ciego y no conoce, como se dice, ni el bien ni el actos» (... )
mal, él se hace desobediente, es expulsado del Paraíso y castigado 22 2Por lo tanto yo he tomado refugio en el Santo Dios y la ley
con la muerte. 2 Del mismo modo su creador, siendo incapaz de de los judíos, habiendo alcanzado, después de un positivo examen,
verlo todo, dice cuando cae Sodoma: «Voy a bajar a ver si han la convicción de que la ley ha sido prescrita sobre la base del juicio
hecho o no realmente según el clamor que ha llegado hasta mí; justo de Dios y que en todos los casos el alma recibe algún día lo
debo saberlo» (Gén 18,21), haciendo más notoria su ignorancia. que la beneficia según sus acciones.
Cuando dice de Adán: «iHe aquí que el hombre ha venido a ser
(H VII. En Beryto Simón está con Apión, Anubio, Atenodoro y
como uno de nosotros, en cuanto a conocer el bien y el mal! Ahora,
otros, ha tenido lugar un terremoto, acusan a Pedro de mago, y éste
pues, cuidado, no vaya a ser que alargue su mano y tome también
responde con mayor poder. Los otros se van, él se queda y establece
del árbol de la vida y comiendo de él viva para siempre» (Gén
3,22), el «no vaya a ser» manifiesta su ignorancia; además la frase
• la Iglesia. Simón y sus compañeros se van a Trípoli, pero también se
los persigue allí. Ver Hennecke JI, 548-563.)

76 77
SIMÓN Y LOS SIMONIANOS PANARION

pifanio, Panarion, her. 21, 2,2-6 y 4,1 - 5,78 fueran causa de su disminución por la dispersión de la sangre.
Después, al reunir de nuevo la potencia, podría de nuevo ascender
([,'ilastrio, Liber de haeresibus, haer. 29, y el Pseudo-Tertuliano, De al cielo (... ) 4 1 Ha instituido misterios constituidos por detritus y
Praescriptionibus 46, resumen las noticias de Ireneo e Hipólito; -para presentarlo con más cortesía- los humores producidos por los
también lo hace Epi(anio, pero agregando alguna información de cuerpos varoniles por la emisión seminal y de las mujeres por el
interés para poder reconstruir la leyenda heresiológica que identifica flujo menstrual, que se almacenan por un procedimiento muy
al Pensamiento del Dios altísimo con la meretriz sacada del burdel indeéente. 2Y dijo que éstos son misterios de vida <y> el cono-
de Tiro y otras interpretaciones originales, así como facilita comen- cimiento más perfecto. Pero para cualquiera que tenga un enten-
tarios sobre sus misterios ocultos y el sentido de la ley y el celibato. dimiento desde Dios, el conocimiento es ante todo un tema para
Dice al respecto:} considerar estas cosas de otro modo como abominación y como
muerte en lugar de vida. 3 0frece asimismo Simón algunos nombres
(... ) 2 2 Se había adueñado de una callejera de Tiro llamada de potestades y autoridades, habla de diversos cielos, describe los
Helena y la retuvo sin dejar que fuese conocida su relación con ella. poderes correspondiente a cada firmamento y cielo, y da nombres
3
Y mientras que en privado sostenía una relación no natural con exóticos para ellos. Dice que no hay camino para salvarse si no es
su pareja, el charlatán enseñaba a sus discípulos historias para que por el aprendizaje de esta doctrina mística y la ofrenda de sacri-
se divirtieran y se llamaba a sí el supremo poder de Dios. Y tenía ficios de este tipo al Padre del Todo, por medio de estas potestades
el descaro de llamar a la prostituta que era su pareja el Espíritu y autoridades. Dice que este universo ha sido formado deficiente-
Santo y decía que por ella había descendido. 4 Decía: «Me he mente por las potestades y autoridades malvadas. Pero enseña que
transformado en cada cielo para estar de acuerdo con la apariencia hay una muerte y destrucción de la carne y una purificación de las
de los habitantes de cada uno de ellos, de manera de poder superar almas solamente y sólo si son iniciados por su falso conocimiento.
a los poderes angélicos sin descubrirme y bajar hasta Énnoia (Pen- Y así comienza la < ... > impostura de los así llamados gnósticos.
5
samiento) -hasta esta mujer, igualmente llamada Intemperante Sostenía que la Ley no es Dios, sino que pertenece al poder de
(Proúnikos) y Espíritu Santo, por la que he creado los ángeles. Pero la izquierda, y que los profetas no son de un Dios bueno, sino de
los ángeles crearon el mundo y a los hombres-. Esta mujer es la uno u otro poder diferente. Y determina un poder para cada uno
antigua Helena por la que troyanos y griegos fueron a la guerra. según su elección, la Ley pertenece a uno, David a otro, Isaías a
5
Simón contaba una divertida fábula sobre esto, y decía que el otro, Ezequiel igualmente a otro, atribuyendo así cada profeta
poder se mantenía en ella cambiando su apariencia en la medida particular a un principado. Pero todos ellos son del poder de la
en que descendía, y que los poetas habían hablado de esto alegó- izquierda y exteriores al Pleroma y todo el que crea en el Antiguo
ricamente. Por ella los ángeles lucharon para conservar el poder Testamento morirá. 5 1Pero esta doctrina es refutada por la verdad
de lo alto -la llaman Prúnicos, pero otras sectas la llaman Barberó misma. Porque si Simón es la suprema potencia de Dios y la pícara
o Barbeló-, porque mostra'ba su belleza <y> los excitaba, y fue que lo acompaña es el Espíritu Santo como dice, entonces debe dar
enviada con este fin, para despojar a los arcontes que habían creado el nombre de la potencia, o cualquier otro título que haya, a la
este mundo. Ella no ha padecido ningún daño, pero los ha llevado mujer, pero íninguno sólo para él! 2Y como sucede que Simón
al punto de destruirse entre sí por el deseo que despertaba en ellos. murió en Roma el día que le llegó su turno, ícuando el infeliz cayó
6Y apresándola de modo que no pudiera volver, todos ellos han y justamente falleció en medio de la ciudad de Roma! (.. . ) 5 Pero
tenido relaciones con ella en cada uno de sus cuerpos de mujeres ¿cómo puede ser «de la izquierda» el poder que habla en la Ley
y femeninos -puesto que ella se mantiene emigrando de los cuer- y los profetas, ya que ha dado noticias previas de la venida de
pos femeninos en los diversos cuerpos de los seres humanos, del Cristo <a partir del> Dios bueno, puesto que prohíbe las malas
ganado, etc.-, de modo que en los hechos, al matar y matarse, Í acciones? 6Además si el Señor ha dicho : «No he venido a abolir
la Ley, sino a darle cumplimiento» (Mt 5,17), ¿cómo pueden ser
diferentes el Dios y el Espíritu del Antiguo Testamento y del
Nuevo? Y para mostrar que la Ley era proclamada por él mismo
,8. Cf. F. Williams, I, 57-62.

78 79
S IM Ó N Y LOS SIMONIANOS ARNOBIO / MENANDRO

y dad a por medio de Moisés, mientras que la Gracia del Evangelio Arnobio de Sicca, Adversus Nationes II, 12 1º
era predicada por él mismo y su presencia en la carne, dijo a los
judíos: «Si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque él escribió (Arnobio de Sicca sostiene que después de su caída desde el aire en
de mí» On 5,46). 7Y <se pueden encontrar> otras muchas argu- Roma, Simón viajó a Bríndisi, suicidándose.)
mentaciones contra las boberías del charlatán. ¿Cómo las conduc-
tas no naturales pueden producir vida, si no es por la voluntad de Porque ellos habían visto el carro de Simón Mago y el equipo
los demonios, de lo que el Señor mismo dio la respuesta en el de sus cuatro brillantes caballos caer en pedazos por la boca de
Evangelio: «No todos pueden entender esto (... ), porque hay eu- Pedro y esfumarse ante la mención del nombre de Cristo. Ellos lo
nucos que se han hecho a sí mismos eunucos por el reino de los habían visto dando crédito a dioses falsos y abandonado por éstos
cielos» (Mt 19,11-12), a los que dijo: «Si el caso del hombre y la mismos al tenerles miedo, lanzarse por su propio peso de cabeza,
esposa es así, no es bueno casarse» (19,10), mostrando así que el yaciendo allí con sus piernas rotas. Después se trasladó a Bríndisi y
celibato real es el don del reino de los cielos? 8Y de nuevo del agotado por los sufrimientos y la desdicha, nuevamente se arrojó
matrimonio legal que Simón corrompe para hacer vergonzosa desde el tejado de una casa altísima.
provisión para su propio placer, dice el Señor en otro lugar: «Lo
que Dios ha unido que el hombre no lo separe» (Mt 19,6).

Menandro
(Ireneo, Adversus Haereses I, 23,5 11 )
Orígenes, Contra Celso I, 5l9
Simón tuvo por sucesor a Menandro, originario de Samaria, el
(Entre los escritores alejandrinos hay mayor autonomía informati- que asimismo alcanzó la cima de la magia. Decía que la primera
va; Clemente de Alejandría, Stromata II, 11,52,2, aporta elementos Potencia es desconocida de todos; pero en cuanto a sí mismo con-
doctrinales ratificatorios poniendo de relieve la adoración de los sideraba que era el Salvador enviado desde los lugares invisibles
simonianos «al que está de pie», y Orígenes, posteriormente, reco- para la salvación de los hombres. El mundo fue hecho por ángeles,
noce las dificultades que hay ahora en su tiempo para poder manejar que él también igual que Simón dice que han sido emitidos por el
con confianza los datos sobre Simón y los simonianos. Escribe así:) Pensamiento. Por medio de la magia que enseñaba facilitaba tam-
bién una ciencia por cuyo medio podían dominar a los mismos
También el samaritano Simón Mago quiso engatusar a algunos ángeles que hicieron el mundo. Ya que por el bautismo que hay en
con su magia y, entonces, efectivamente, los engañó; pero ahora no él sus discípulos reciben la resurrección y ya no pueden morir, sino
creo que se pueda hallar en todo el orbe una treintena de simonia- que se conservan sin envejecer e inmortales.
nos, y acaso me exceda en el número. En Palestina son escasísimos,
y en el resto de la tierra, por donde Simón quiso esparcir su gloria,
no se le conoce ni de nombre. Entre quienes aún lo pronuncian, lo
toman de los Hechos de los Apóstoles, y son cristianos quienes
hablan de él. En fin, la evidencia misma ha demostrado que nada 10. Cf. G. E. McCracke n (ed.), Adversus Nationes I, The Newman Press, West-
divino había en Simón. minster, 1949, 125.
Otros textos referentes a Simón pueden encontrarse en Eusebio de Cesarea, His-
toria Eclesiástica II, 13-14, que da un resumen muy personal, en tanto qu e dentro del
mismo gnosticismo el Testimonio de la Verdad 58,2-6 vitupera a los simonianos.
Sobre Dositeo pueden consultarse Orígenes, In Johann em XIII,27, pero particular-
mente Las tres estelas de Set 11 8,10-25 (Textos gnósticos l, 259-274).
9. Orígenes, Contra Ce/so, trad. D. Ruiz Bueno, p. 92. Ver asimismo V,62 y 11. Texto latino en A. Rousseau y L. Doutreleau II, 321; ver asimismo W. W.
VI,11. Harvey I, 195, Justino de Roma, Apología 1,26, y Eusebio, H .E. III, 26,1-2.

80 81
S IMÓN Y LOS SIMONIANOS CERINTO

Saturnino dichas por los ángeles hacedores del mundo, otras por Satanás: el
(Jreneo, Adversus Haereses J, 24, 1-2 12) que expone que también él es un Angel adversario de los hacedores
del mundo, y sobre todo del Dios de los judíos.
24 'Sin rehusar la oportunidad a partir de Simón y Menandro,
aturnino de Antioquía, que está vecina a Dafne, y Basílides expu-
sieron doctrinas divergentes, uno en Siria y el otro en Alejandría.
Saturnino a semejanza de Menandro expuso a un Padre desconoci- Cerinto
do de todos que produjo ángeles, arcángeles, potencias y poderes. (Ireneo, Adversus Haereses I, 26,1 13)
El mundo y todo lo que hay en él ha sido generado por siete de
estos ángeles. También el hombre es producción de los ángeles, También un cierto Cerinto enseñó en Asia que el mundo no fue
cuando apareció una imagen luminosa desde <el> supremo Poder creado por el primer Dios, sino por cierto poder claramente sepa-
de lo alto, a la que como no pudieron retener, dice, puesto que rado del Principio que está sobre el universo e ignorante del Dios
enseguida ascendió, se exhortaron entre sí, disiendo: «Hagamos un que está sobre todas las cosas. Supuso que Jesús no nació de una
hombre a imagen y semejanza» (Gén 1,26). Este, una vez que fue virgen, ya que esto le parecía imposible, sino que ha sido hijo de
generado, tampoco era posible que se levantara la obra plasmada a José y de María, como todos los demás hombres, y que había
causa de la impotencia de los ángeles, sino que se agitaba como un podido ser más justo, prudente y sabio que todos. Después de su
gusanillo; compadeciéndose de él la Potencia de lo alto, puesto que bautismo descendió sobre él el Cristo en forma de paloma desde el
había sido generado a su semejanza, emitió una chispa de vida, la Principio que está sobre todo; entonces Cristo comenzó a procla-
que enderezó al hombre, le dio articulaciones y lo hizo vivir. Por lo mar al Padre desconocido y a obrar milagros. Finalmente el Cristo
tanto enseña que después de la muerte esta centella de vida retorna abandonó de nuevo a Jesús y Jesús sufrió y resucitó, pero Cristo per-
hacia los que son del mismo modo de ser y lo restante se disuelve maneció impasible, puesto que era espiritual.
<en> aquello a partir de lo cual llegó a ser.
2
Afirma igualmente que el Salvador es no nacido (por procrea-
ción), incorpóreo y sin figura, pero que supuestamente se muestra
como hombre. Del mismo modo dice que el Dios de los judíos es
uno de los ángeles y que a causa de esto, de que los arcontes habían
querido destruir a su padre, vino el Cristo para destruir al Dios de
los judíos y para la salvación de los que creen en él, pero éstos son
los que poseen la centella de vida. Porque éste ha sido el primero
en decir que han sido plasmados dos tipos de hombres por los
ángeles, uno malo y otro bueno. Puesto que los demonios colabo-
raban con los peores, ha venido el Salvador para disolución de los
hombres malos y de los demonios, y para la salvación de los bue-
nos. Dicen que matrimonio y generación provienen de Satanás.
Muchos de sus seguidores se abstienen de la carne animal y por esta
continencia fingida seducen a muchos. Algunas profecías han sido

12. Texto latino en A. Rousseau y L. Doutreleau II, 321-323; ver W. W. H ar-


vey, I, 196-198, que asimismo agrega el original griego fragmentario de Hipólito, 13. Texto griego y latino en W. W. Harvey, I, 211 -212, y A. Rousseau-L.
Elenchos VII, 28, completo en M . Marcovich (28,1-7, pp. 302-303); cf. también Doutreleau, 11, 344-347. Pueden verse también los testimonios algo desconcertantes
Eusebio, H .E. IV, 7,3-4. de Eusebio, H.E. III, 28, e Ireneo, Adv. Haer. III, 3,4 (Harvey, 11, p. 13).

82 83
II

BARBELOGNOSIS

Introducción

La barbelognosis es la dimensión gnóstica caracterizada por los tes-


AJ tigos externos como la gnosis mitológica o más antigua. Los barbe-
;l lognósticos son, en realidad,~ conocedores dfl. Barbeló», o sea, de
_«Dios n el cuatro», el Tetragrámaton o Nombre de Dios. Constitu-
ye este aspecto gnóstico el fondo más profundo de su tradición
a. [~esotérica, basado en enseñanzas y actos rituales secretos. Se testimo-
rnia en las noticias indirectas correctamente leídas la profundización
· por grados del pneuma y la reconstitución de la comunidad pneu-
1tnática. Este sentido original aquí señalado es posible descubrirlo en
el presente gracias a textos como los del Papiro gnóstico de Berlín
v 8502 (Apócrifo de Juan), apoyados por sus versiones de la bibliote-
ca de Nag Hammadi y sus análogos, como el Pensamiento trimorfo,
Las tres estelas de Set, el Evangelio de los egipcios, la Paráfrasis de
1Sem y otros.
,.f Dentro de este mismo marco se deben incluir las noticias atri-
_buidas a grupos gnósticos conocidos como ofitas o naasenos, carac-
, terizados externamente por una función determinada, la preeminen-
~ cía dada a la serpiente del relato del Génesis, o bien a los setianos,
·· por el énfasis puesto en la tradición ininterrumpida y legitimante
-.1 _ conservada a lo largo de la historia.

85
BARBELOGNOSIS BARBELOGNÓSTICOS

Barbelognósticos servicio de las cuatro luces, a las que llaman Gracia (Cháris), Voli-
(lreneo de Lión, Ad versus Haereses I, 29, 1-4) 1 ción (Thélesis), Entendimiento (Synesis) y Prudencia (Phrónesis).
Gracia está unida a la grande y primera luz; sostienen que ésta es el
Por otro lado, de estos que arriba han sido mencionados como Salvador y la denominan Armogel. Volición ha sido unida a la
¡ simonianos ha surgido la gran cantidad de ~ _nósticos de Barbeló, segunda, a la que llaman Raguel. Entendimiento a la tercera, a la
que se han mostrado como hongos de la tierra y de los que referi- que denominan David, y Prudencia a la cuarta, a la que dan el
_mos las principales doctrinas que sostienen. Pues bien, algunos de nombre de Eleleth.
A r ellos dan por sentado un Eón que nunca envejece en un Espíritu 3 Pues bien, una vez que todo esto quedó establecido de tal

-
_virginal al que llall)an «Barbeló». Allí dicen que está un cierto adre modo, el Autoengendrado ha emitido asimismo al Hombre perfec-
í'[i.Pefable, aunque E! se ha querido manifestar a Barbeló misma. Y to y verdadero, a quien llaman Adamas también, porque ni ha sido
.• c este &nsamie_nto (Ennoia) manifestado se ha mantenido en su pre- dominado él ni aquellos de los que proviene. Junto a la primera
1
1
sencia y ha pedido ~ Preconocimiento (Prógnosis). Y cuando el luz, ha sido alejado de Armogel. El Autoengendrado ha emitido
1,P.reconocimiento también había aparecido, habiendo éstos solicita- junto con el Hombre el Conocimiento (gnósis) perfecto y se lo ha
. · · do por segunda vez, se ha manifestado la Incorruptibilidad, des- unido. Por esto él ha conocido también al que está sobre todo. Del
ués, además, la Vida Eterna.~' regocijándose por éstos, mi- mismo modo el Espíritu virginal le ha dado una potencia invenci-
. randa en la Grandeza y recreándose por la concepción, ha generado ble. Todos reposan en él cantando himnos al gran Eón. De aquí
,V_en ella una luz semejante a sí misma. Dicen que ésta es el origen de dicen que se ha manifestado la Madre, el Padre y el Hijo y que del
ria iluminación y de toda generación y que cuando el Padre vio esta Hombre y el Conocimiento ha nacido el Árbol, al que también
et \juz, la ungió con su bondad para que fuese completa. Dicen tam- llaman Conocimiento. 4 Dicen que después del primer ángel, que
ién que ella es el Cristo. Según dicen, éste, de nuevo, ha rogado está junto al Unigénito, ha sido emitido el Espíritu Santo, al que
~ que le sea dado el Intelecto (Nous) como ayuda y que se ha mani- también llaman Sofía y Prúnicos. Pues bien, ella, viendo que todos
J estado el Intelecto. Además de éste el Padre ha emitido la Palabra los demás tenían cónyuge, pero que ella estaba sin compañero,
c. [ (Lógos). Y han formado parejas con el E_~ient.cq,:.-la...E.alahr.a, la_ buscó a quién unirse. Pero como no encontrara se afanaba y exten-
lncorru tibilidad (Aphtharsía) y el CriM.Q... La Vida eterna (Zoé aio- día y miraba hacia las regiones inferiores, pensando encontrar allí
nía) se ha unido con Voluntad (Thélema) y el Intelecto con el consorte, pero no hallándolo, igualmente hastiada, saltó, ya que
Preconocimiento. Ellos glorificaban a la gran Luz y a Barbeló. 2 Di- había hecho el esfuerzo sin el consentimiento paterno.
cen que después del Pensamiento y la Palabra ha sido emitido el Después movida por la simplicidad y generosidad ha generado
Autoengendrado (Autogenés) para representar a la gran Luz, al que una obra, en la que estaba la ignorancia y la osadía. Afirman que
dicen que se le honra en gran manera y al que están sometidas esta obra suya es el Protoarconte, demiurgo de esta creación. Cuen-
todas las cosas. Con él fue emitida la Verdad (Alétheia) y (así) existe tan que ha sacado una gran potencia de la Madre, que se ha alejado
la pareja (syzygía) del Autoengendrado y la Verdad. Dicen que de de ella hacia las regiones inferiores y que ha fabricado el firmamen-
la Luz, es decir, Cristo, y de la Incorruptibilidad, han sido emitidas to celeste, en el que dicen también que habita. Puesto que la igno-
cuatro luces para estar en torno al Autoengendrado. Además que de rancia está en él, ha hecho los poderes que son inferiores a él, los
la Voluntad y la Vida eterna han surgido cuatro emisiones para el ángeles, firmamentos y todas las cosas terrestres. Dicen que más
tarde unido a Osadía, ha generado la Maldad, el Celo, la Envidia,
la Discordia y el Deseo. Pero una vez generadas estas realidades su
l. Texto latino y griego fragmentado en la edición de W. W. Harvey, I, 221- Madre, Sofía, huyó apenada, se retiró hacia las regiones superiores
226; latino, en la de A. Rousseau y L. Doutreleau, 11, 358-365. Resulta difícil deter- y se tornó Ogdóaga, para los que cuentan desde abajo. Por consi-
minar otras noticias indirectas sobre «los que conocen a Barbeló» que permitan com- guiente, una vez -que ella se separó, el Protoarconte creyó ser solo
pletar el resumen fragmentario que ofrece san Ireneo. Probablemente lo más afín se
.:- y por esto dijo: «Soy un Dios celoso, y ningún otro existe salvo yo »
encuentre en Epifanio, Panarion 25, 2,1-4 y 3,2-4, mientras que 26, 10,1-11, es más
confuso. Las fuentes directas nos proporcionan una imagen mucho más completa, ver (Éx 20,5; Is 45,5; 46,9). Tales son sus invenciones.
Textos gnósticos I, 229ss. ; 259ss.; 323ss. y vol. 11, 99ss.

86 87
BARBELOGNOSIS SET IANOS-OFITAS

Setianos-ofitas rodeaba. Sintiéndose extremadamente mal pensó en esconder cuan-


(Ireneo de Lión, Ad versus Haereses I, 3 O, 1-14) 2 to era de la luz de lo alto, temiendo que fuese ultrajado por los
elementos inferiores, igual que ella. Del mismo modo, como hubie-
30 1Otros, una vez más, dicen cosas prodigiosas, que existe ra recibido fuerza de su exhalación luminosa, se contrajo y se elevó
cierta Luz primera en la potencia del Abismo, bienaventurada, in- hacia la altura y una vez llegada arriba se extendió, cubrió o hizo el
corruptible y sin límite. Sostienen, asimismo, que ella es el Padre de cielo visible de su cuerpo; ha permanecido cubierta por el cielo que
todo y que se llama primer Hombre. Afirman que el Pensamiento ha formado, el que todavía tiene la apariencia de un cuerpo acuoso.
suyo en tanto que avanza es el Hijo del emisor y que es el Hijo del Como deseara la luz superior y tomara fuerzas gracias al Tocio,
hombre o segundo Hombre. Bajo ellos está el Espíritu Santo y bajo abandonó el cuerpo y se liberó de él. Dicen que ella se desvistió de
el Espíritu superior están los elementos separados: agua, tinieblas, este cuerpo y que la llaman mujer salida de Mujer.
abismo y caos, sobre los que dicen que el Espíritu «es llevado», y le 4
Dicen, además, que ha poseído un hijo al que le ha quedado en
llaman primera Mujer. Después, dicen, el primer Hombre, saltando sí un soplo de incorruptibilidad desde la Madre, gracias al que crea,
de gozo con su Hijo por la belleza del Espíritu, o sea, de la Mujer, y que engendrado potente, también él ha emitido un hijo desde las
e iluminándola, ha engendrado de ella una luz incorruptible, un
aguas, sin madre, según dicen, ya que sostienen que no ha conocido
tercer varón, al que llaman Cristo, Hijo del primero y del segundo
a la Madre. Su hijo a imitación del Padre ha emitido otro hijo. El
Hombres y del Espíritu Santo, la primera Mujer, puesto que el
tercero ha generado también un cuarto, y el cuarto también ha
Padre y el Hijo duermen en compañía de la Mujer, a la que dan el
generado un hijo, del que dicen que ha nacido un sexto hijo y que
nombre de Madre de los vivientes. 2 Como ella, no obstante, no
el sexto ha generado un séptimo. De esta manera entre ellos han
pudiera llevar ni contener la grandeza de las luces dicen que colma-
completado también la he dó ada, siendo la Madre el lugar Octa-
da en exceso desbordaba también por el lado izquierdo. De este
vo. De acuerdo con sus nacimientos también ellos guardan entre sí
modo sólo el Hijo de ellos, Cristo, en tanto que del lado derecho y
con capacidad para ascender, fue de inmediato arrebatado con su su jerarquía de autoridad y poder. 5T ambién les han puesto estos
Madre al Eón incorruptible. Ésta es la verdadera y santa Iglesia, nombres según propia invención : al que ha nacido de la Madre en
que ha sido apelación, acuerdo y reunión del Padre de todo (primer primer lugar le llaman Ialdabaot; al nacido de éste, Iao; al de éste,
Hombre), del Hijo (segundo Hombre) y del Cristo (Hijo de ellos y Sabaot; al cuarto, Adoneo; al quinto, Eloeo; al sexto, Oreo, y al
de la mujer antes mencionada). séptimo y menor de todos, Astaphaeo.
3
Enseñan, además, que la potencia que ha desbordado de la Suponen también que los cielos, potencias, poderes, ángeles y
Mujer, poseyendo una exhalación (ikmás-humectatio) luminosa, creadores, que residen ordenadamente en el cielo según el naci-
descendió desde sus Padres hacia abajo, aunque conservando la miento de cada uno de ellos, e invisibles, gobiernan también los
exhalación luminosa, por propia voluntad. La llaman Izquierda, asuntos celestes y terrestres. El primero de ellos, Ialdabaot, despre-
Prúnicos, Sofía y Andrógino. Bajó directamente a las aguas que cia a la Madre, porque ha creado hijos y nietos sin ningún permiso
estaban inmóviles, las ha movido y yendo con insolencia hasta el e incluso ángeles, arcángeles, poderes, potestades y dominaciones.
fondo ha tomado también un cuerpo de ellas. Porque sostienen que Una vez creados sus hijos han entrado en contienda y litigio con él
todo ha acudido y se ha adherido a su exhalación luminosa y que la por motivo de la jefatura. Ésta ha sido la causa por la que dicen que
han rodeado y que de no haberla poseído es probable que hubiera Ialdabaot, triste y desesperado, ha mirado hacia la hez ínfima de la
quedado totalmente absorbida y sumergida por la materia. Por lo materia y que ha concentrado su deseo en ella, de donde ha nacido
tanto, atada por el cuerpo, que era material, y con mucho peso, un hijo. Éste es el intelecto mismo retorcido, bajo la forma de
cuando volvió en sí intentó también escapar de las aguas y ascen- serpiente, y de aquí provienen el espíritu, el alma y todas las cosas
der hacia la Madre, pero no pudo a causa del peso corporal que la del mundo. Por eso se ha generado todo olvido, maldad, celo,
envidia y muerte. Dicen que este intelecto de ellos retorcido y de
2. Texto latino en W. W. Harvey, I, 226-241; A. Rousseau y L. Doutreleau, II,
forma de serpiente con su tortuosidad ha llegado incluso a sublevar
365-385. Ver asimismo las informaciones de Orígenes sobre los ofitas en Contra al padre, cuando estaba con él en el cielo y en el Paraíso. 6De ahí
Ce/so III, 13 y VI, 24-3 8. que Ialdabaot, saltando de gozo y exaltándose por cuanto estaba

88 89
BARBELOGNOSIS SETIANOS-OFITAS

bajo él, haya dicho también: «Soy Padre y Dios y nadie hay sobre que ni la maldición ni el oprobio alcanzara al espíritu que viene
mí» (Is 45,5). Pero su Madre al oírle clamó contra él: «No mientas, de la Primacía (principalitas). Enseñan también esto, que una vez
Ialdabaot, porque sobre ti está el Padre de todo, primer Hombre, y privados de la sustancia divina, fueron maldecidos por él y arro-
el Hombre, Hijo del Hombre». Y dicen que mientras estaban todos jados del cielo a este mundo. Pero también la serpiente que actuó
confundidos por la voz desconocida y la insólita declaración y contra el padre ha sido arrojada por éste en el mundo de abajo.
buscaban de dónde procedía el grito, para desviarlos y atraerles, les Reduciendo su potestad a los ángeles que hay aquí, generó seis
ha dicho Ialdabaot: «Venid, hagamos un hombre a nuestra ima- hijos, siendo ella misma el séptimo a imitación de la hebdómada
gen» (Gén 1,26). Al oír esto las seis potencias, en tanto que la que está en torno al padre. Dicen que éstos son los siete demonios
Madre les proporcionaba la imagen del hombre, para por medio de cósmicos, siempre adversarios y opuestos al género humano, ya que
él privarles de su potencia original, poniéndose de acuerdo han a causa de los hombres su padre fue arrojado abajo. 9Adán y Eva
formado un hombre enorme por su anchura y altura; pero como él anteriormente tuvieron (cuerpos) ligeros y luminosos, es decir,
sólo se deslizaba, lo han llevado ante su padre -aunque esto es cuerpos espirituales, según fueron plasmados; pero al venir aquí los
obra de Sofía, para que también éste deje libre la exhalación lumi- han cambiado en algo mucho más oscuro, pesado y lento; y el alma
nosa y no pueda levantarse, al poseer la potencia, contra los que también se ha tornado más desunida y débil, puesto que tienen sólo
están arriba-. un soplo cósmico del creador, hasta que Prúnicos, apiadada de
Afirman que él, al insuflar en el hombre el espíritu de vida, ellos, les devuelva el aroma suave de la exhalación luminosa. Gra-
inadvertidamente se ha privado de la potencia. Ésta es la causa por cias a ésta tornaron al recuerdo de sí mismos y se supieron des-
la que el hombre adquirió intelecto e intención (enthymesis), que es L nudos y conocieron la materia corporal; también conocieron que
lo que se salva, según dicen. De inmediato dio gracias al primer llevan sobre sí la muerte, pero aprendieron a ser pacientes, sabien-
Hombre, dejando a un lado a sus creadores. 7Pero Ialdabaot colma- do que el cuerpo los reviste sólo temporariamente. También han
do de celos quiso pensar la manera de privar al hombre por medio encontrado alimentos, precedidos por Sofía, y saciados han tenido
de la mujer y de su intención ha sacado a la mujer, a la que toman- ayuntamiento carnal entre sí, han engendrado a Caín, a quien la
do Prúnicos invisiblemente le ha privado de potencia. Los demás, serpiente repudiable con sus hijos recibiéndole lo ha corrompido
por su parte, al aproximarse y admirar su belleza, la han llamado enseguida y lo ha llenado de olvido mundano empujándole a la
Eva y, deseándola, han engendrado hijos de ella, que son igualmen- necedad y osadía, al punto de que, al matar a su hermano Abel,
te ángeles. Pero la Madre de ellos ha pensado en atraer a Eva y fue el primero que hizo manifiestas la envidia y la muerte (Gén
Adán por medio de la serpiente y hacerles pasar por encima del 4,1-8).
mandamiento de Ialdabaot. Eva, al oír esto como proveniente del Después de Caín y Abel dicen que por la providencia de Prúni-
hijo de Dios, creyó fácilmente y convenció a Adán para que comie- cos han engendrado a Set y después a Norea. De éstos afirman que
ra del árbol del que había dicho Dios que no comiesen. Una vez que ha nacido el resto de la muchedumbre humana, impulsada por la
comieron, dicen que conocieron la potencia que está sobre todo y hebdómada inferior a todo tipo de maldad, el alejamiento de la
se separaron de los que los habían formado. Cuando Prúnicos vio santa Hebdómada superior, la idolatría y el desprecio total, mien-
que éstos fueron vencidos por su propia obra, se alegró mucho y tras que la Madre, siempre ocultamente contraria a ellos, salvaba a
gritó de nuevo que, puesto que existía el Padre incorruptible, aquel lo propio, es decir, a la exhalación luminosa. Sostienen que la
que una vez se llamó «Padre» mintió. Hebdómada santa son los siete astros denominados planetas y que
Además, puesto que existían ya el Hombre y la primera Mujer, la serpiente despreciable tiene dos nombres: Miguel y Samael.
que Eva cometiendo adulterio también pecó. 8 Ialdabaot, puesto que - ~ºPero Ialdabaot, irritado contra los hombres porque no le rendían
el olvido lo envolvía y sin entender esto, arrojó a Adán y Eva del culto ni le honraban, como padre y Dios, les ha enviado un diluvio
Paraíso, porque habían transgredido su mandamiento. Porque había para destruirlos a todos simultáneamente. Pero también en este
querido que de Eva hubieran sido engendrados hijos para él, pero punto Sofía, manteniéndose firme en el lado opuesto, ha salvado a
no lo consiguió, puesto que su Madre lo contrariaba en todo y los que estaban en el arca en torno a Noé, a causa de la exhalación
privó ocultamente a Adán y Eva de la exhalación luminosa, para de aquella luz que de ella provenía y gracias a la cual otra vez el

90 91
BARBELOGNOSIS SETIANOS-OFITAS

1111111 lo s ha llenado de hombres. Entre éstos Ialdabaot mismo puro y justo de todos los hombres; Cristo unido a Sofía ha descen-
·li ,¡ a cierto Abrahán y estableció con él una alianza, que si su dido en <él> y así ha nacido Jesucristo.
le cendencia perseveraba en su servicio, le daría la tierra por he- 13
Dicen, entonces, que muchos de los discípulos suyos no han
rencia (Gén 15). Más tarde a través de Moisés sacó de Egipto a los conocido el descenso de Cristo en él. Sin embargo, cuando Cristo
que provenían de Abrahán, les dio la Ley y les hizo judíos. Entre descendió en Jesús, entonces comenzó a realizar portentos, a curar,
ellos seleccionó siete dioses a los que llaman también la santa Heb- a anunciar al Padre desconocido y a proclamar claramente que él
dómada. Y cada uno de éstos toma un heraldo propio para exaltar- era el Hijo del primer Hombre. Por esto, irritados los príncipes y el
le y anunciar a Dios, para que también los demás al oír sus glorias padre de Jesús han cumplido acciones para matarle. Aunque afir-
sirvan a estos dioses a quienes anuncian los profetas. 11 De este man que cuando era conducido a la muerte, el mismo Cristo y Sofía
modo distribuyen a los profetas: a Ialdabaot pertenecieron: Moi- se retiraron al Eón incorruptible. Jesús fue crucificado, pero Cristo
/ és, Josué, N avé, Amós y Habacuc; a Iao: Samuel, Natán, Jonás y no olvidó lo suyo, sino que le envió cierta potencia de lo alto, que
Miqu eas; a Sabaot: Elías, Joel y Zacarías; a Adonaí: Isaías, Eze- lo hizo enderezarse (excitavit) en el cuerpo, el que dicen que es
quiel, Jeremías y Daniel; a Elohim: Tobías y Ageo; a Oreas: Mi- anímico y espiritual, porque lo mundano lo ha restituido al mundo.
gu eas y Nahum; y a Astapheo: Esdras y Sofonías. Dicen que, por lo Los discípulos que vieron que había resucitado no lo conocieron,
ta nto, cada uno de ellos glorifica a su padre y Dios, aunque la pero tampoco al mismo Jesús por gracia del cual había resucitado
mi sma Sofía por medio de ellos ha dicho muchas cosas sobre el de entre los muertos. Dicen que entre sus discípulos éste fue el
primer Hombre, el Eón incorruptible y el Cristo que está arriba, error mayor, ya que creyeron que había resucitado en el cuerpo
amonestando a los hombres y haciéndoles presente la Luz inco- cósmico ignorando que «la carne y sangre no alcanzan el reino de
rruptible, el primer Hombre y el descenso de Cristo. Mientras que Dios» (1 Cor 15,50). 14 Quieren ratificar el descenso y ascenso de
ante esto los príncipes estaban aterrados y admirados por la nove- Cristo sobre la base de que los discípulos no dicen que Jesús haya
dad de lo que los profetas anunciaban, Prúnicos, que actuaba por realizado algún gran hecho antes del bautismo ni después de la
medio de Ialdabaot que ignoraba lo que hacía, ha producido la resurrección de entre los muertos, aunque ignoran que Jesús se
emisión de dos hombres: uno de la estéril Isabel y otro de la Virgen unió al Cristo y el Eón incorruptible a la Hebdómada y al cuerpo
María (Le 1). psíquico lo llamán cósmico. Jesús, no obstante, se ha quedado des-
12
Pero como la mencionada no encontrara descanso ni en el pués de su resurrección dieciocho meses y cuando la intelección
cielo ni en la tierra, desolada ha llamado en auxilio a la Madre. Su (sensibilitas) descendió en él supo lo que es la claridad. A pocos de
Madre, la primera Mujer, ha tenido misericordia del arrepenti- sus discípulos, a los que sabía dispuestos para tan grandes misterios,
miento de la hija y ha pedido ayuda al primer Hombre para que se enseñó esto y así fue admitido en el cielo, donde Jesús está sentado
le envíe al Cristo. Enviado éste, descendió hacia su hermana, y la a la derecha del padre Ialdabaoth, para recibir en sí a las almas de
exhalación luminosa. Ésta, que es la Sofía de abajo, sabiendo que su los que le han conocido, una vez abandonada la carne terrestre,
hermano descendía a <ella>, ha anunciado también su venida por enriqueciéndose a sí mismo. Su padre lo ignora -ni siquiera lo
medio de Juan, ha preparado el bautismo de arrepentimiento (Mt ve- y en la medida en que Jesús se enriquece a sí mismo con las
3,12) y previamente ha preparado a Jesús, para que Cristo al des- almas santas, más se perjudica su padre y disminuye, privado de su
cender encontrara una envoltura limpia y para que por medio del potencia por medio de las almas. Finalmente no tendrá más almas
hijo de Ialdabaot, Cristo anunciara a la Mujer. Dicen que Cristo ha santas para enviar de nuevo al mundo, sino sólo las que son de su
descendido a través de los siete cielos, adoptando la apariencia de sustancia, es decir, las que provienen de la expiración. La consuma-
sus hijos, y que poco a poco la potencia de ellos ha sido liberada. ción tendrá lugar cuando toda la exhalación del espíritu luminoso
Porque afirman que toda la exhalación luminosa ha concurrido esté reunida y transportada en el Eón incorruptible.
15
hacia él y que al descender Cristo en este mundo, primero revistió Éstas son sus doctrinas. De ellas, como la hidra de Lema,
a su hermana Sofía y que ambos se han regocijado refrescándose monstruo de múltiples cabezas, se ha generado la escuela de Valen-
mutuamente. Por esto los caracterizan como el esposo y la esposa. tín. Porque algunos dicen que la misma Sofía fue la Serpiente,
Jesús, generado por obra de Dios de una virgen, fue el más sabio, razón por la que se opuso al creador de Adán y facilitó el conocí-

92 93
BARBELOGNOSIS NAASENOS

miento a I s ho mbres, y por esto se dice que la serpiente es más como un trabajo sus lecturas, creo que habré despertado en muchos
abia qu todos (Gén 3,1). Pero también dicen que a causa de la el deseo y la seguridad de alcanzar el conocimiento de la verdad.
lispos i i n de nuestros intestinos por los que circula el alimento y 2 Queda ahora emprender la refutación de las herejías, <ya que>

p rqu e tienen tal forma, que muestra en nosotros la naturaleza de por causa de esto también hemos expuesto lo antes dicho: los here-
la fi gura de la serpiente como la generadora oculta. siarcas, habiendo cambíado los principios de aquéllos y remendan-
do según el propio parecer al modo de anticuarios, han ofrecido
como una cosa nueva los errores de los antiguos para engañar a los
que pudieran, como lo mostraremos en lo que sigue. 3Por lo demás
Naasenos es el momento para ocuparnos de exponer los materiales que están
(Hipó lito de Roma, Elenchos V, 1 - 11, 13) ante nosotros, y comenzar a partir de los que tienen la osadía de
honrar a la serpiente (óphis), que fue la causa del error, gracias a
1 Esto está contenido en el libro V de la Refutación contra ciertos razonamientos inventados por <la> iniciativa propia. Los
todas las herejías. sacerdotes y defensores de esta enseñanza fueron en primer lugar
2 Qué enseñan los naasenos, que se llaman a sí mismos «gnós- <los> que se denominan «naasenos», llamados así de acuerdo con
ticos», y por qué sostienen aquellas opiniones que anteriormente la lengua hebrea -en ella la serpiente [óphis] se dice naas-. 4 Pero
sostuvieron los filósofos griegos y las que trasmiten de los miste- igualmente se llaman a sí mismos «gnósticos», sosteniendo que son
rios, y que tomando sus principios de ellos han constituido herejías. los únicos que conocen las profundidades. Muchos de ellos habién-
3 Igualmente en cuanto a los peratas qué es lo que enseñan, y dose separado tornaron a la herejía <que era> única en múltiple,
por qué la opinión formada por ellos no proviene de las Sagradas exponiendo las mismas cosas con diferentes nombres, como al avan-
Escrituras, sino de los astrólogos. zar se expondrá la doctrina. Ellos, según su doctrina, honran <so-
4 Cuál es la doctrina de los setianos, y por qué a partir de los bre> todas las cosas al Hombre y al Hijo del Hombre. 5Este Hom-
sabios helenos, Museo, Lino y Orfeo, copiándolos, han confeccio- bre es andrógino y lo llaman Adamas. Le han sido compuestos
nado su doctrina. muchos y diversos himnos. Para ser breves, sus himnos dicen cosas
5 Qué es lo que enseñan respecto de Justino, y por qué la como éstas: «Eres Padre, desde ti y por medio de ti eres Madre, los
opinión por él formada no proviene de la Sagrada Escritura, sino dos nombres inmortales, generadores de Eones, ciudadano celeste,
de las narraciones extraordinarias del historiador Heródoto. hombre glorioso». 6Lo dividen en tres como a Gerión; porque,
6 1Estoy plenamente convencido de que en los cuatro libros dicen, una parte de él es intelectiva, otra anímica y otra terrestre y
anteriores a éste quedan cuidadosamente expuestas <nuestras> creen que su conocimiento es el comienzo para poder conocer a
opiniones sobre todos los <filósofos> griegos y bárbaros en cuanto Dios, por esto dicen: «el comienzo de la perfección es el conoci-
a Dios y la creación del mundo (.. . ) No habiendo prescindido ni miento del Hombre, pero el conocimiento de Dios es perfección
siquiera de los aspectos mágicos ocultos, ni tampoco tomándome completa». 7Todo esto, dice, lo intelectivo, lo psíquico y lo terres-
tre, ha ido y descendido al mismo tiempo en un hombre, Jesús
nacido de María; igualmente, dice, cada uno de estos tres hombres
3. Texto griego en M. Marcovich, 140-172; P. Wendland, Refutatio omnium ha hablado simultáneamente a partir de su propia sustancia a lo que
haeresium III, 77-104; el texto de W. Volker es incompleto (11-27) y lo mismo el le es propio. Pues según ellos son tres los géneros propios del
bilingüe que proporciona M . Simonetti (50-87). En torno al pasaje son importantes
universo, el angélico, el psíquico y el terrestre; del mismo modo
los trabajos de R. Reitzenstein, Poimandres, Leipzig, 1904, 83-98; M. Simonetti,
«Qualche osservazione su presume interpolazioni nella Predica dei Naasseni»: Vetera hay tres iglesias, angélica, psíquica y terrestre; pero sus nombres
Christianorum VII (1970), 115-124; E. Hennecke, New Testament Apocrypha II, son: elegida, llamada y sierva. L-
807-808; J. Montserrat Torrents, «La notice d'Hippolyte sur les Naasenes», en Stu- 7 1Éstos son los puntos capitales de muchas enseñanzas que
dia Patrística XVII/1, Oxford, 1982, 23 lss.; J. Frickel, Hellenistische Erlosung in Santiago, el hermano del Señor, dicen que trasmitió a Mariamne
christlicher Deutung. Die gnostische Naassenerschrift, Brill, Leiden, 1984. Ver asi- ( ... )
2
Porque ya que base de su doctrina es el Hombre Adamas y
mismo la Gran revelación simoniana VI,9,4 y 17,7, y Textos gnósticos II 53ss. y 99ss.,
dicen que sobre él se ha escrito: «¿Quién explicará su generación?»
igual que Testimonio de la Verdad 30,20ss. y 45,l0ss., en Textos gnósticos III.

94 95
BARBELOGNOSIS NAASENOS

(Is 53,8), sabed en qué forma después de tomar de los gentiles la Autoengendrado o del caos extenso. En primer lugar, cuando re-
generació n inexplicable e incorruptible del hombre, la atribuyen flexionan sobre la división en tres del hombre, se amparan en las
detallad amente a Cristo. 3 La tierra, dicen los griegos, ha sido la iniciaciones de los asirios, porque son los primeros que consideran
primera qu e ha producido un hombre, presentándolo como un '-- que el alma es tripartita y una. 10Porque, dicen, toda naturaleza, de
nobl e ob equio, pues quiso ser madre no de plantas carentes de una u otra forma, tiende hacia el alma; ya que el alma es la causa
ensaci ón y de fieras irracionales, sino de un ser viviente apacible y de cuanto se genera, efectivamente, todo cuanto se alimenta, dice,
amante de Dios. 4 Pero es difícil, dice, descubrir si el primero de los y crece, tiene necesidad de alma, pues, dice, no es posible que nada
hombres apareció con los beocios sobre el lago Cefiso como logre la alimentación ni el crecimiento, sin que esté presente un
Al< al> comeneo, o si existían (ya) los cu retes del monte Ida, raza alma. Hasta las piedras, dice, poseen alma, pues poseen la capaci-
divina, o los coribiantes frigios, a los que vio primeros el sol bro- dad de crecer, pero el crecimiento jamás tendría lugar sin alimento,
tando como árboles o si la Arcadia engendró a Pelasgos, antes que porque lo que crece aumenta por agregación, pero lo agregado es el
a la luna, o Eleusis a Dysaulis, habitante de Raros, o si Lemnos dio alimento de lo alimentado. 11 De este modo, dice, toda naturaleza
a luz en un misterio orgiástico secreto a Cabiro, que posee hermo- «en los cielos, en la tierra y bajo la tierra (Fil 2, 1 O) tiende hacia el
sos niños, o si Pelene a Alcio eo Flagreos, el más antiguo de los alma. Y los asirios la llaman Adonis o Endimión. Cuando se llama
gigantes. 5Los libios dicen que Garamante es el primogénito, el que Adonis, dice, Afrodita ama y desea al alma, <es decir>, a la de este
surgió de las llanuras secas como primicias del suave glande de nombre. Afrodita es según ellos la generación; 12pero cuando Per-
Zeus. Y el Nilo que en la tierra de Egipto engrosa el limo <y> séfone -también llamada Coré- ama a Adonis, entonces, dice, el
hasta hoy engendra animalilllos vivientes, dice que a causa del calor alma es algo mortal y separada de Afrodita, <o sea>, la genera-
húmedo se revisten de carne. 6Los asirios, por su parte, afirman que ción. Pero si Selene llegó a desear a Endimión y al amor de la
ha sido entre ellos Oanes que se alimenta de peces, pero los caldeos forma, entonces, dice, la creación <misma> de lo superior tam-
dicen que Adán y ellos (= los gnósticos) sostienen que éste es el bién necesita del alma; 13 sin embargo, dice, si la madre de los dioses
hombre, el que produjo la tierra, solamente <cuerpo>; yacía sin castra a Attis -aunque ésta igualmente lo ama-, entonces, dice, la
aliento, inmóvil, rígido, como una estatua, existiendo como una bienaventurada naturaleza de lo alto, de lo que es supramundano y
imagen del hombre de lo alto, que es cantado como Adamas, y eterno, llama hacia sí a la potencia masculina del alma. 14Porque,
generado por múltiples poderes, sobre los que hablan detallada y dice, el hombre es andrógino, por consiguiente según la doctrina
extensamente. 7Pues bien, para que el gran hombre de arriba, «de misma de ellos <no> está establecido de acuerdo con la enseñanza
quien», según dicen, «es toda paternidad que se nombre en la tierra que se muestre como algo muy malvado y prohibido el comercio de
y en los cielos» (Ef 3,15), fuese completamente dominado, se le dio la mujer con el hombre. 15Ya que, dice, Attis fue castrado, o sea <se
también un alma, de _modo que por medio del alma padeciera y ha separado> de las partes terrestres de la creación inferior, y ha
sufriese castigo la obra que está en esclavitud del hombre grande, subido hacia la sustancia eterna de arriba, en donde, dice, no hay ni
bellísimo y perfecto -porque también lo llaman de este modo-. varón ni mujer, sino «una nueva creación» (2 Cor 5, 17), «un hom-
8Así pues, indagan una vez más qué es el alma, de dónde viene y bre nuevo » (Ef 2,15) que es andrógino. Y a qué lugar le dicen «de
cuál es su naturaleza, para que habiendo entrado en el hombre y arriba», lo mostraré cuando llegue el lugar oportuno.
16
habiéndole movido, haya esclavizado y castigado la obra del hom- Dicen que es testimonio de su doctrina no simplemente la sola
bre perfecto; pero no buscan esto a partir de la Escritura, sino Rea, sino, como dice una profecía, toda la creación. Y explican que
también de los misterios. Sostienen que el alma es muy difícil de esto es lo dicho por la palabra: «Porque lo invisible de Dios, desde
descubrir y de difícil comprensión, puesto que no se conserva siem- la creación del mundo se deja ver a la inteligencia a través de sus
pre bajo la misma forma y figura ni en una sola afección, para que obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcu-
se pueda describir por la impresión o representarse esencialmente. sables; porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como
9 a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofuscaron en vanos
Tienen establecidas estas diversas variaciones en el Evangelio se-
gún los egipcios. Dudan, entonces, como <también> todos los razonamientos y su insensato corazón se entenebreció; 17jactándose
restantes pueblos gentiles, si existe a partir de lo Preexistente, del de sabios se volvieron estúpidos, y cambiaron la gloria del Dios

96 97
BARBELOGNOSIS NAASENOS

incorruptible por una representación en forma de hombre corrup- asimismo está revestida de siete mantos etéreos -porque alegori-
tibl e, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles. Por eso Dios los entregó zando así indican <también por ésta> a los astros planetas, lla-
a pa iones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones mándolos <asimismo por esto> etéreos, según < ... >-, <es> la
naturales por otras contra la naturaleza» 18-cuál es según ellos el generación mudable, <la> creación que se muestra, que se trans-
uso natural, lo diremos después-, «igualmente los hombres, aban- forma por obra de lo indecible, irrepresentable, impensable y sin
donando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos forma. 24Esto, dice, es igualmente lo expresado en la Escritura:
por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre » Ü «Siete veces caerá el justo y se levantará» (Prov 24,16), ya que, dice,
-según ellos infamia es la primera y bienaventurada sustancia libre las traslaciones de los astros que se mueven por el que mueve todas
de figura que es causa de todas las figuras para los que la po- las cosas son como estas caídas. 25 Por lo tanto hablan sobre la
seen-, «recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío» sustancia del espíritu, la que es causa de todo lo que llega a ser,
(Rom 1,20-23 y 26-27); 19 efectivamente dicen que en estas palabras pues no es ninguno de éstos, sino que genera y produce todo lo que
que Pablo ha expresado está contenido todo el misterio oculto e nace, al decir así: «Llego a ser lo que quiero y soy lo que soy» (Éx
indecible de su bienaveturado placer. Porque según ellos el anuncio 3,14). Por esto dice que lo inmóvil mueve todas las cosas, porque al
del bautismo no es otra cosa que el ingreso en el placer inmarchi- pr_oducirlo todo permanece lo que es y nada de lo que nace es él.
26
table del que es lavado según ellos con agua viva y ungido con Este dice que es lo solo bueno y sobre el que se ha dicho lo
unción ine<narra>ble. expresado por el Salvador: «¿Por qué me llamas bueno? Uno solo
2
º <No obstante> dicen que dan testimonio de su doctrina no es bueno, mi padre que está en los cielos, que levanta el sol sobre
sólo los misterios de los asirios y de los frigios, <sino también los justos e injustos y hace llover sobre santos y pecadores» (Me 10,18;
de los egipcios> en cuanto a la bienaventurada naturaleza conjun- Mt 19,17; 5,45). Y quiénes son los santos sobre quienes él hace
tamente oculta y manifiesta de lo que ya era, de lo que es y de lo llover y los pecadores sobre los que hace llover, también esto lo
que será, éste precisamente dicen que es el reino de <los> cielos diremos más adelante, después de estas cosas. 27 (Dice) que esto es el
que se busca en el interior del hombre, sobre el que en términos gran y oculto misterio del todo <también> desconocido entre los
precisos enseña el llamado Evangelio de Tomás, diciendo así: «El egipcios, encubierto y descubierto. Porque, dice, ningún templo
que busca me encontrará en los niños desde los siete años, porque existe allí en <el que> delante de la entrada no se levante un
estando oculto allí me manifestaré en el décimo cuarto eón». 21 Pero miembro viril desnudo, que mire de abajo hacia arriba y coronado
esto no pertenece a Cristo, sino a Hipócrates cuando expresa que por todos los frutos de lo que se genera <de> él. 28 Dicen que este
«un niño de siete años es la mitad de un padre»; por este motivo tal no sólo está en los templos más santos delante de las estatuas,
estos que colocan en la simiente primordial la naturaleza primor- sino ciertamente también en el conocimiento de todos, como una
dial de todas las cosas, habiendo aprendido de Hipócrates que «un luz que no está bajo el celemín, sino sobre el candelabro, como un
niño de siete años es la mitad de un padre», dicen, de acuerdo con mensaje que se anuncia <asimismo> sobre los tejados (Me 4,21;
Tomás, que él es a los catorce años cuando se revela. Ésta es, Mt 10,27), en todos los caminos y en las mismas casas, puesto
<empero>, su doctrina secreta y oculta. <como> confín y término de la casa. Y es esto lo que todos llaman
22 «bueno», ya que le denominan «portador de bien», sin ni siquiera
Ciertamente dicen que los egipcios, después de los frigios,
como los más antiguos de entre todos los hombres fueron instrui- saber lo que dicen. Los griegos que han recibido este misterio de los
dos y que unánimemente han anunciado por primera vez a todos egipcios hasta hoy lo custodian.
29
los demás hombres conjuntamente posteriores a ellos las iniciacio- Ciertamente, dice, entre ellos observamos a los Hermes que
nes y los ritos mistéricos de todos <los dioses>, ideas y potencias, son venerados bajo semejante aspecto. En forma diferente los cile-
también ellos poseen los sagrados misterios de Isis, augustos y que nios que honran <a Hermes> dicen <que es> lógos. En efecto,
no pueden confiarse a los que no son iniciados. 23 Pero éstos no son Hermes es lógos, <!'!l que> es honrado entre ellos como intérprete
otra cosa que <el> robo y la búsqueda de las vergüenzas de Osiris y demiurgo al mismo tiempo de lo que era, es y será, se levanta
por la diosa de los siete mantos y del vestido negro. Dicen que representado bajo esta figura, la del miembro viril que tiene el de-
Osiris es como el agua e Isis la de los siete mantos, puesto que seo de lo de abajo hacia lo de lo alto. 3oY que éste, es decir, el tal

98 99
BA RBELOGNOSIS NAASENOS

11 T m es dice el que conduce a las almas, su conductor a los lo» (Jn 28,16; Sal 118,22), -en efecto en la cabeza está el cerebro
infi ernos' y 'su causa,
' ni aun a los poetas de los gentiles se oculta, que es el que distingue, la sustancia <de todo>, «a partir de la que
quienes cantan: «Hermes Cilenio evocaba las almas de los preten- toda paternidad» [Ef 3,15] se distingue-, «al que», dice, «pongo
dientes», <pero>, dice, iOh, infelices!, no de los pretendientes de (como piedra) en los cimientos de Sión» (Is 28,16), <es decir>
Penélope, sino de los que están despiertos y recuerdan, «de qué dig- Adamas, dice, lo que alegorizando habla de la formación del hom-
nidad y de cuán grande felicidad» (Empédocles, DK frag. 119), <es bre. 36 Porque Adamas el que es puesto es < «el hombre interior»>
decir, de los> del bienaventurado hombre superior, hombre primor- (Rom 7,22) y < «los cimientos de Sión»> son los dientes, como
dial o Adamas, como les parece, arrojados aquí en la formación de <también>, dice, expresa Homero: «barrera de dientes», esto es,
barro para llegar a ser esclavos del demiurgo de esta creación, Esal- muro y fortificación en que está el hombre interior, <que> allí ha
daeos, dios de fuego, cuarto numéricamente considerado; 31-por- caído desde el hombre primordial <o el> Adamas superior, «el
que así llaman al demiurgo y padre de este cosmos separado-. que ha sido cortado sin manos» (Dan 2,45) que cortaran y que está
arrojado en la obra del olvido, la tierra, la arcilla (2 Cor 4, 7).
Y tenía la vara en las manos, 37
Dice igualmente que gritando le seguían las almas, <es decir>, al
bella, de oro, con la que encanta los ojos de los hombres lagos, dice así:
que quiere, pero con la que también despierta
a los que duermen (Od XXIV,2ss.). Puesto que iban chillando al unísono, él las gobernaba
ciertamente -es decir las guiaba-,
32Éste, dice, es el único que tiene poder sobre la vida y la
Hermes auxiliador, por caminos tenebrosos (Od XXIV,9),
muerte. Acerca de él, dice, está escrito: «los gobernará con vara de
hierro» (Sal 2,9). Pero el poeta, dice, queriendo adornar lo incom- o sea, dice, a las regiones eternas que están libres de toda maldad.
prensible de la bienaventurada naturaleza del Logos, ha hablado de Sin embargo, dice, fadónde han ido?
<la> vara de hierro, pero no de oro. «Encanta los ojos de los
muertos», como dice, pero con ella también «despierta a los que Llegaron junto a las corrientes del Océano, al promontorio
duermen», <es decir>, a los despiertos llegados a ser también de Léucade, hasta las puertas del sol, al país de los
pretendientes. 33 Sobre éstos, dice, la Escritura afirma: «Tú que duer- sueños (Od XXIV, 1 lss.).
mes, despiértate y yérgyete <de entre los muertos> y el Cristo te
iluminará» (Ef 5,14). Este es el Cristo, dice, el que en el mundo 38
Éste, dice, es Océano, «origen de los dioses y origen de los
para los seres generados toma la forma de hijo del hombre a partir hombres» (Il XIV, 201,246), el que siempre está girando por el
del Logos sin forma . 34Éste <también>, dice, es el grande e inefa- flujo y reflujo, ahora arriba, después abajo. Pero, dice, cuando el
ble misterio de <los> eleusinos «kyé, kyé», dice, y por esto le «está Océano fluye hacia abajo, es la generación de los hombres, y cuan-
todo sometido» (1 Cor 15,27), al igual que lo expresado: «En toda do hacia arriba, hacia el muro, la fortificación y la roca Léucade, es
la tierra su voz se ha difundido» (Rom 10,18; Sal 19,5). De esta la generación de los dioses. 39Esto, dice, es lo que está escrito: «Yo
manera «Hermes habiendo movido la vara <guía> y le siguen he dicho, sois todos dioses e hijos del Altísimo» (Sal 82,6), siempre
gritando » (Od XXIV,5) sin interrupción las almas, del modo que os apresuráis a huir del Egipto e ir más allá del Mar Rojo, al
<como> el poeta por medio de la imagen lo ha mostrado al decir: desierto, es decir, desde la mezcla de abajo a «la Jerusalén de arriba,
que es la madre de <todos los> que viven» (Gál 4,26; Gén 3,20).
Como cuando los murciélagos en el fondo del horrible antro Pero si retornáis a Egipto, es decir, a la mezcla de abajo, «moriréis
revolotean chillando cuando alguno ha caído como hombres» (Sal 82,7) . 40 Porque, dice, toda la generación de
desde el filo de la roca, en el que se apiñan (Od XXIV,6-8). abajo <es> mortal, pero la que es engendrada de arriba es inmor-
tal, pues sólo el <hombre> espiritual es engendrado «del agua y
35«De la roca», dice, significa de Adamante. <Porque> éste, del espíritu», no el carnal, y el de abajo es carnal. Esto, dice, es lo
dice, es Adamas, «la piedra angular que está en la cabeza del ángu- que está escrito : «Lo que se conserva nacido de la carne es carne y

100 101
BARBELOGNOSIS NAASENOS

lo que se conserva nacido del espíritu,,es espíritu» (Jn 3,6). Según Trae agua, trae vino, niño,
ellos ésta es la generación espiritual. 41 Este, dice, es el gran Jordán, hazme embriagar y caer en sueño.
al que puesto que fluía hacia abajo impidiendo a los hijos de Israel La copa me dice
salir de la tierra de Egipto - es decir, de la mezcla inferior, pues qué debo llegar a ser
según ellos el Egipto es el cuerpo- , Jesús lo ha detenido y lo ha < hablándome indeciblemente> (Anacreontea 5 2, 1 Oss.).
hecho fluir hacia arriba.
8 1Siguiendo estas y similares doctrinas los insólitos gnósticos, 7
Esto sólo comprendido, dice, es suficiente a los hombres, la
inventores de una nueva filología, consideran que el poeta Homero copa de Anacreonte expresando sin palabras <el> misterio inefa-
manifiesta ocultamente tales doctrinas y llevando hacia tales nocio- ble. En efecto, dice, la copa de Anacreonte <es un misterio> sin
nes a quienes no conocen las Sagradas Escrituras, los toman en palabras que es para ti, <como> dice Anacreonte, expresa con voz
broma y dicen: el que afirma que el todo está constituido de un sin palabras, lo que es necesario que uno mismo sea, es decir,
único principio se equivoca, <pero> el que dice de tres, dice la ,. .,_____ espiritual, no carnal, si ha oído el misterio oculto en el silencio. Y
verdad y podrá dar la demostración de todas las cosas. 2 Porque, esto, <dice>, es el agua que en aquellas nobles bodas Jesús ha
dice , una es la naturaleza bienaventurada del bienaventurado Hom- cambiado en vino (Jn 2,lss.) <y> éste es el verdadero y grande
bre de arriba, Adamas; otra, la naturaleza mortal de abajo, y otra, «comienzo de los signos» que realizó «Jesús en Caná de Galilea y
la raza no súbdita (abasíleutos) que ha nacido arriba, en donde, manifestó» (Jn 2,llss.) el reino de los cielos. 8Éste es, dice, el reino
dice, está María, la que se busca, Jetró, el gran sabio, Séfora, la de los cielos que reposa dentro de nosotros como un tesoro (Le
vidente, y Moisés cuya generación no está en Egipto, puesto que 17,21; Mt 13,44), como «levadura oculta en tres medidas de hari-
sus hijos habían nacido en Madián. 3Esto, dice, tampoco ha estado na» (Mt 13,33). 9Éste es, dice, el grande e inefable misterio <de
oculto a los poetas, <que dicen>: «Todas las cosas están divididas los> samotracios, que sólo puede ser conocido por los perfectos,
en tres partes, y cada una participa del honor» (11 XV, 189). Sí, dice, <o sea>, por nosotros. Los samotracios, efectivamente, ense-
dice, las grandes cosas se deben proclamar y de este modo procla- ñan con claridad, en los misterios que se celebran entre ellos, que
marse por todos en todas partes, «de modo que oyendo no oigan y Adán es el hombre primordial. 10En el templo <de los> samotra-
viendo no vean» (Mt 13,13). Porque, dice, si las grandes cosas no cios se levantan dos estatuas de hombres desnudos, con ambas
fuesen dichas, el mundo no podría estar unido. 4 Éstas, <dice>, son manos levantadas hacia el cielo y los miembros viriles en alto,
las tres formidables palabras: Caulacaú, Saulasaú y Zeesar (Is <..l, como la de Hermes en Cilene. Estas estatuas descritas son imágenes
28,10). Caulacaú es la del Hombre de arriba, Adamas, Saulasaú, del hombre primordial y del espiritual regenerado totalmente de la
<del> mortal de abajo, y Zeesar, del Jordán que corre hacia arri- misma sustancia que aquel Hombre. 11 Esto, dice, es lo significado
ba. Éste es, dice, el hombre andrógino que está en todos, al que los por el Salvador: «Si no bebéis de mi sangre ni coméis de mi carne,
que no saben llaman Gerión tricorpóreo -porque «Ge-rión» quie- no entraréis en el reino de los cielos, pero aunque bebáis», dice, «el
re decir: «el que fluye desde la tierra»- , pero en general los griegos cáliz que yo bebo, adonde voy, no podréis entrar» (Jn 6,53; Mt
le llaman «cuerno celeste lunar», porque ha mezclado y unido todas 20,22; Jn 8,21). 12 Porque sabía, dice, de qué naturaleza es cada uno
las cosas en todo. 5Ya que, dice, «todo ha sido hecho por él y sin él de sus discípulos y que cada u~o debe ir a su propia naturaleza. Ya
nada se hizo . Pero lo que ha sido hecho en él es vida» (Jn 1,3). Esta que, dice, había elegido doce discípulos de las doce tribus y por
«vida», dice, es la raza inefable de los hombres perfectos, que «las medio de ellos habló a cada tribu; por esto, dice, no todos han oído
generaciones anteriores no conocieron» (Ef 3,5); y la «nada» que ha la predicación de los doce discípulos ni, aunque la oyeran, podían
sido hecha sin él es, <dice>, el mundo particular, pues ha sido recibirla. Porque para ellos lo que no es según la tribu es contra
hecho sin él, por el <dios> tercero y el cuarto. 6Esto, dice, es el naturaleza. 13A éste, dice, los tracios que viven en torno al Hemón
cáliz, la copa en la que <el> rey bebiendo toma los augurios (Gén le llaman Coribante y casi igual que los tracios le llaman los frigios,
44,2.4ss.). Ésta, dice, fue hallada oculta en las nobles simientes de porque comienza su descenso desde la parte más alta de la cabeza
Benjamín (Gén 44,12) . Esto, dice, también así lo dicen los griegos y desde el cerebro sin forma y atraviesa todos los dominios de lo
con «arrebatada expresión»: que están debajo, aunque cómo y de qué manera desciende no lo

102 103
BARBELOGNOSIS NAASENOS

comprendemos. 14 Esto, dice, es lo significado por la expres10n los frigios le llaman también Papas, puesto que ha tranquilizado a
«Hemos oído su voz, pero no hemos visto su forma» (Deut 4, 12). cuanto estaba en movimiento en forma desordenada y sin medida,
Porque, dice, se oye su voz cuando se da circunscrito y con figura, antes de su manifestación. Porque el nombre de «Papas», dice, es al
pero nadie ha visto cómo es la forma que viene de arriba, de lo que mismo tiempo <articulado> por todas las criaturas «del cielo, de
es sin forma. Está en la obra terrena, pero nadie le conoce. la tierra y de debajo de la tierra» (Fil 2,10), las que dicen «detén,
15
Éste es, dice, según los Salmos, «el Dios que habita en el detén (paúe, paúe) el desorden del cosmos y da la paz a los lejanos»
diluvio» y que hace oír su voz <y> su clamor desde «las muchas -es decir, a los materiales y terrestres- «y a los cercanos» -o sea,
aguas» (Sal 29,10 .y 3). <Pero> «muchas aguas», dice, se refiere al a los hombres perfectos, espirituales e intelectivos-. Los frigios le
nacimiento muy diverso de los hombres mortales, desde el que llaman también cadáver, puesto que se encuentra oculto en el cuer-
grita y clama, <dice>, al hombre sin figura, diciendo : «Libera de po, como quien está en un sepulcro y una tumba. 23 Eso, dice, es lo
los eones a mi unigénito» (Sal 35,17). 16 De éste, dice, se ha dicho: significado por el dicho «Sois sepulcros blanqueados», dice, «llenos
«Tú, Israel, eres mi hijo, no temas; si atraviesas el río, no te hundi- en el interior de huesos muertos» (Mt 23,27), puesto que no está en
rás, si cruzas el fuego, no te quemarás» (Is 41,8; 43,1). A los ríos, vosotros el hombre viviente; y otra vez, dice, «los muertos saldrán
dice, se refiere la sustancia húm~da de la generación, y al fuego, el de los sepulcros» (Jn 5 ,28), es decir, de los cuerpos terrestres, una
impulso y deseo hacia la generación: «Tú eres mío, no temas». 17Y, vez regenerados como espirituales y no carnales. 24 Tal, dice, es la
otra vez, dice: «Si una madre llega a olvidarse de sus hijos hasta no resurrección que se origina a través de la puerta de los cielos, por la
tener compasión» ni darles el pecho, «yo también los olvidaré». que cuantos no han entrado, dice, permanecen cadáveres. Los mis-
Además, dice, declara a sus propios hombres: «Pero aun si la mujer mos frigios, dice, le llaman de nuevo a causa del cambio «dios». Ya
los llegara a olvidar, yo no me olvidaré de vosotros. Yo os tengo que, dice, se torna dios cuando resucitado de los muertos suba a
, '
escritos en mis manos» (Is 49,15ss.). 18 Sobre su ascensión, es decir, través de tal puerta, al cielo. 25 Esta, dice, es la puerta que vio el
sobre la regeneración, para llegar a ser espiritual, y no carnal, dice, apóstol Pablo, cuando misteriosamente la entreabrió y dijo que «ha-
afirma la Escritura: «Arcontes, alzad vuestras puertas, puertas eter- bía sido raptado» por un ángel y llegado «al segundo» y «tercer cielo
nas, alzaos, y entrará el Rey de la gloria» (Sal 24,7 y 9). O sea, la en el Paraíso» mismo y que había visto lo que vio «y oído palabras
maravilla de las maravillas. Pero, dice, «¿quién es este rey de la inefab]es, que al hombre es imposible decir» (2 Cor 12,2ss.).
26
gloria? Gusano y no hombre, oprobio del hombre y desprecio del Estos, dice, son los misterios que todos los hombres sostienen
pueblo». <Sin embargo, dice,> «éste es el rey de la gloria», «el que son inefables, que <también decimos> no con doctas palabras
poderoso de la guerra» (Sal 24, 1 O; 22, 7; 24, 10 y 8). 19 Por guerra se aprendidas de la sabiduría humana, sino aprendidas del Espíritu,
refiere a la que <hay> en el cuerpo, puesto que la plasmación está juzgando lo espiritual con lo espiritual. Pero el hombre psíquico no
formada de elementos hostiles, dice, según está escrito: «Recordad acepta lo del espíritu de Dios, porque para él es locura (1 Cor 2,13-
la guerra, la que hay en el cuerpo» (Job 40,32). Esta entrada y esta 14 ). Estas cosas, dice, son los misterios indecibles del Espíritu, que
puerta, dice, la vio Jacob dirigiéndose a Mesopotamia, lo que es nosotros · solamente conocemos. 27Sobre éstos, dice, ha dicho el
precisamente transformarse de niño en joven y en hombre, es decir, Salvador: «Ninguno puede venir hacia mí si no lo ha atraído mi
esto ha sido reconocido por el que se dirige a Mesopotamia (Gén Padre celestial» (Jn 6,44) . En efecto, dice, muy difícil es recibir y
28,5ss.). 2oY, dice, Mesopotamia es la corriente del gran Océano, captar este gran e indecible misterio. Y de nuevo, dice, ha dicho el
que fluye desde la región media del hombre perfecto. Y admiró, Salvador: «No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino
<dice>, la puerta celeste al haber dicho: «Cuán terrible es este de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en
lugar. Ésta y no otra es la casa de Dios y ésta es la puerta del cielo» los cielos» (Mt 7,21). 28 Es necesario, <dice> , que ella se cumpla,
(Gén 28,17). Por esto, dice, Jesús afirma: «Yo soy la puerta», la que no sólo que se oiga, para entrar en el reino de los cielos y, dice, de
es verdadera (Jn 10,9). 21 Pero el que declara esto, dice, es el hom- nuevo ha dicho: «Los publicanos y las meretrices os precederán en
bre perfecto, el que tiene forma de lo alto a partir del que no tiene, el reino de los cielos» (Mt 21,31). Ya que, dice, publicanos son los
por consiguiente, dice, el hombre perfecto no se puede salvar, si no que entienden los fines de todas las cosas y nosotros, dice, somos
se regenera habiendo entrado por esta puerta. 22A este mismo, dice, los publicanos, «a los que han llegado los fines de los tiempos» (1

104 105
BARBELOGNOSIS NAASENOS

or I O 1 1). Porque fines, dice, son las simientes sembradas en el que en ellas circulamos y damos vueltas (poloumen), se llaman
mund por el carente de figura, por las que todo el mundo llega a «ciudades» (póleis). 36Los frigios, dice, le llaman también «fructí-
u o n umación; 29 ya que también por ellas ha comenzado a existir. fero», porque, dice, «los hijos de la mujer abandonada son más que
Y esto es, dice, lo significado por «Ha salido el sembrador a sem- los de la que tiene marido» (Is 54,1), es decir, <dice>, los rege-
brar y algunas simientes han caído junto al camino y han sido nerados inmortales y siempre vivientes son muchos, aunque los
pisadas, pero otras en terreno pedregoso y germinaron», dice, «pero generados son pocos; pero lo que es carnal, <dice>, aunque los
al no tener profundidad se secaron y murieron». Sin embargo, dice, generados <sean> muchos, es todo corruptible. 37Por esto, dice,
«otras cayeron en tierra noble y buena y dieron fruto, el ciento por «Raquel lloraba a <sus> hijos y no quería», prosigue, «ser conso-
uno, el sesenta y el treinta. El que tiene», dice, «oídos para oír que lada cuando lloraba sobre ellos», pues sabía, dice, «que no existen»
oiga» (Mt 13,3ss.). O sea, dice, ninguno ha lleg~do a oír estos (Jer 31,15; Mt 2,18). También Jeremías se lamenta por la Jerusalén
misterios, sino <los> gnósticos perfectos solos. 30Esta, dice, es la de abajo, no la ciudad que está en Fenicia, <dice>, sino la gene-
tierra noble y buena a que se refería Moisés: «Os introduciré en una ración corruptible de abajo; porque, dice, también Jeremías ha
tierra noble y buena, en la tierra que fluye leche y miel» (Deut conocido al hombre perfecto, al regenerado «a partir del agua y
31,20) . Esto es, dice, la miel y la leche de la que gustando los del Espíritu» (Jn 3,5), no carnal. 38 De acuerdo con lo que el mismo
perfectos llegan a ser libres del señor y participan de la plenitud. Jeremías, <dice>, afirma: «Es hombre y ¿quién lo conocerá?» (Jer
Éste, dice, es el Pleroma, por el que se ha generado todo lo que 17,9). A tal punto es profundo y difícil, dice, el conocimiento del
nace de lo inengendrado y también es plenificado. hombre perfecto. Porque, dice, «el conocimiento del hombre per-
3 1A este mismo también le llaman los frigios «estéril». Porque es fecto es el comienzo de la perfección, pero el conocimiento de Dios
estéril cuanto es carnal y cumple «el deseo de la carne» (Gál 5,16). es la perfección completa». 39Los frigios también se refieren a él
Esto, dice, es lo expresado por «Todo árbol que no produce fruto como «espiga segada verde» y también los atenienses después de
noble se corta y arroja al fuego » (Mt 3,10). En efecto, estos frutos, los frigios, cuando celebran los misterios eleusinos y muestran a los
dice, son sólo los racionales, los hombres vivientes que pasan por la iniciados el grande, admirable y perfectísimo misterio allí visible
tercera puerta. 32 Precisamente dicen: «Si habéis comido lo muerto y en silencio, la espiga segada. 40 Esta espiga es asimismo, <dice>,
hacéis lo viviente, ¿qué habríais hecho de comer lo vivo? ». Llaman entre los atenienses el gran iluminador perfecto, que viene del
«vivo» a las palabras, a los intelectos, a los hombres <perfectos>, carente de forma, al igual que el hierofante mismo, no ciertamente
las perlas de aquel hombre sin figura, <como> frutos arrojados en castrado como Attis, <dice>, pero hecho eunuco por la cicuta y
lo plasmado. 33 Dice, esto es lo que <Jesús> da a entender al decir: alejado de toda generación carnal, cuando celebra de noche los
«No echéis lo santo a los perros ni las perlas a los cerdos» (Mt 7,6), grandes e inefables misterios en Eleusis bajo una gran luz, grita y
sosteniendo que obra de cerdos y de perros es la intimidad de la proclama diciendo: «la augusta Brimós ha dado a luz al sagrado
mujer con el hombre. 34Y los frigios le llaman también «cabrero», niño Brimós», es decir, la poderosa, al poderoso. 4 1 «Augusta» es,
dice, no porque apacentara cabras y cabritos, como los psíquicos dice, la generación espiritual, celeste, de lo alto; y poderoso es
expresan, sino porque, dice, es el eje permanente de la esfera, es quien es de este modo engendrado . Porque este misterio es llamado
decir, el que volteando, girando y dando vueltas, da giro al univer- de Eleusis y de Anaktoreo. De Eleusis, dice, porque nosotros, que
so, puesto que voltear es tanto virar como alterar las cosas. 35 Por somos espirituales, hemos venido de lo alto, desde Adamas, fluyen-
esto dice también todos llaman a los dos centros del cielo polos. do hacia abajo -ya que, dice, eléusesthai significa «venir»- , y
'
También, ' dice, el poeta < cuando expresa> : Anaktoreo <a causa de> <nuestro ascenso también> hacia lo alto.
42
Esto es, dice, lo que llaman los iniciados de Eleusis los <grandes>
Un anciano marinero va y viene por aquí, misterios, y es lícito, <dice>, que los que están iniciados en los
el egipcio inmortal Proteo (Od IV,384ss.), pequeños después sean iniciados <también> en los grandes. «Pues
muertes mayores reciben mejores partes» (Heráclito, DK frag. 25) .
43
no trafica, dice, sino que da vueltas, como si dijera que gira Pequeños, dice, son los misterios de Perséfone inferior; sobre
o gira-ra. E incluso, dice, las ciudades en que habitamos, puesto estos misterios y el camino que allí conduce, «ancho y espacioso»

106 107
B A RBELOGNOSIS NAASENOS

(M t 7, l ), y qu e ll eva a los muertos a Perséfone también, dice, el de los perfectos, dice, es espiritual, no carnal. Y el espíritu, dice,
poe ta < anta>: está allí, en donde el Padre se nombra junto con el Hijo, engendra-
do allí desde el Padre mismo. Éste, dice, es el ser de muchos nom-
Debajo de ella hay un sendero áspero, bres, muchos ojos e inescrutable, al que, de una u otra manera,
retorcido y barroso, pero es el mejor que lleva aspira toda naturaleza. 5Ésta, dice, es la palabra de Dios, la que,
al bosque deseable de Afrodita de muchos honores dice, es palabra de la Revelación de la Gran Potencia, por esto será
(Parménides, DK frag . 20). sellada, conservada oculta y escondida, yaciendo en la morada en
la que la raíz del todo se encuentra fundada, [y a partir] de los
44 Éstos son, dice, los pequeños misterios, los de la generación eones, potencias, pensamientos, dioses, ángeles, espíritus enviados,
carnal, en los que habiendo sido iniciados los hombres deben espe- de lo que es no siendo, de lo generado <in>engendrado, de lo
rar un poco <antes de> ser también iniciados en los grandes, en incomprensible comprensible, de los años, meses, días y horas,
los celestes. En efecto, dice, los que han obtenido allí por suertes <siendo> el punto indiviso, desde el que, <dice>, empieza a au-
«las mayores muertes, reciben mejores partes». Pero, dice, ésta es · mentar lo mínimo parte por parte, <porque>, dice, [el punto que
«la puerta del cielo» y ésta es <la> «casa de Dios» (Gén 28,18), en es indivisible,] que es nada y ha sido formado desde la nada, llegará
donde sólo habita el Dios bueno, en la que, dice, no ingresará a ser por reflexión de sí como cierta incomprensible grandeza.
6
ningún impuro, ni psíquico, ni carnal, sino que está reservada sólo Éste es, dice, «el reino de los cielos», «el grano de mostaza» (Mt
a los espirituales, en donde es necesario que los que han llegado a 13,31), el punto indivisible que está en el cuerpo, el que, dice,
ser «arrojen los vestidos» y que todos sean esposos, hechos varones ninguno conoce, <sino> sólo los espirituales. Esto, dice, es lo
por el espíritu virginal. 45 Ésta es, <dice>, la virgen «que embaraza- expresado por el pasaje «No hay doctrinas ni palabras, de las que
da ha concebido y dado a luz un hijo», ni psíquico ni somático, sino no se puedan oír las voces» (Sal 19,4). 7De este modo inventan estas
bienaventurado eón de los eones. Sobre esto, dice, ha dicho con cosas <interpretando> según <el> propio entender lo dicho y
claridad el Salvador: «Estrecho y fatigoso es el camino que lleva hecho por todos los hombres sosteniendo que todo es espiritual-
hacia la vida, y son pocos los que entran en él, pero ancho y mente. Por esto igualmente dicen que los que se muestran <en
espacioso es el camino que conduce a la muerte, y son muchos los los> teatros tampoco hablan y actúan sin motivo. Así, dice, sucede
que van a él» (Mt 7,13ss.). cuando el pueblo se ha reunido en los teatros y aparece un actor
9 1Y también dicen los frigios que el padre de todas las cosas es magníficamente ataviado, portando la cítara y cantando, habla de
una «almendra», no un árbol, dice, sino que es almendra en tanto los grandes misterios, sin saber lo que dice:
que ser preexistente, que teniendo dentro de sí el fruto perfecto,
8
por decir, palpitando y moviéndose en su profundidad, ha desga- Raza de Cronos, o bienaventurado de Zeus,
rrado su seno y ha generado a su hijo invisible, innominable <e> o <dios> de la gran Rea, te saludo, oh Attis,
inefable, del que estamos hablando. 2En efecto, <dice>, «desga- el símbolo de abatimiento de Rea.
rrar» es igual que romper y seccionar por el medio como, dice, A ti llaman los asirios tres veces deseado
cuando los cuerpos están inflamados y mantienen una hinchazón Adonis, y el Egipto todo, Osiris,
los médicos al hacer incisiones dicen que «cortan», así, dice, los celeste creciente lunar,
frigios llaman «almendra» al <padre>, del que ha procedido y ha la griega sabiduría, los samotracios, Adam <na>
sido engendrado el invisible, «por cuyo medio todo ha llegado a venerable, los hemonios, Coribante,
existir y fuera del cual nada ha existido» Gn 1,3 ). 3 Los frigios y los frigios, ora Papas, ora
llaman al vástago salido de allí «flautista», porque, dice, este vásta- cadáver o dios, o estéril,
go es un espíritu armonioso. Porque, dice, «Dios es espíritu»; por o cabrero, o espiga verde segada,
esto, dice, «ni en este monte ni en Jerusalén adorarán los verdade- o el hombre, flautista dado a luz
ros adoradores», sino «en espíritu» Gn 4,21-24). 4Porque el culto por la fértil almendra.

108 109
NAASENOS
BARBELOGNOSIS

9 --:st
himno, <por lo tanto>, dice <también> hasta qué pun- Éste es el que rodea toda la tierra de Evilat, por esto allí está el
to Attis es polimorfo. oro, pero el oro de aquella tierra es noble. También allí hay el
carbunclo y <la> piedra verde» (Gén 2,13). 16Ésta, dice, <es> el
Cantaré a Attis hijo de Rea, ojo, que da testimonio de lo dicho por la honra y los colores. El
no con tronar de trompetas «nombre del sagrado río es Geón. Este es el que rodea a toda la
ni con flauta resonante de <los> Curetes del Ida, tierra de Etiopía» (Gén 2,14). Éste, dice, es el oído, que es algo
sino que combinaré el canto de Febo laberíntico. El nombre «del tercer <río> es Tigris. Éste <es> el
con las cítaras: evoí, que se dirige frente a Asiria» (Gén 2, 14 ). 17Éste, dice, es el olfato,
eván, como Pan, como Baco, al que lleva la impetuosidad de la corriente. Pero se dirige frente
como pastor de los resplandecientes astros. a Asiria, porque, <dice>, al expulsar el aire hacia afuera por la
respiración, cuando inspira el aire, aspira un pneuma más agudo
10
Por medio de estas y similares doctrinas se asocian a los y fuerte. Ya que,, dice, ésta es la naturaleza de la respiración. 18«El
llamados misterios de la Gran Madre, considerando que han visto cuarto río es el Eufrates» (Gén 2,14); dice que éste <es> la boca,
lo máximo de su misterio total a través de los ritos que se cumplen por la que se cumple la salida de la oración y la entrada del
allí. Pero ellos nada tienen que ·exceda a los ritos que allí se alimento, -:=que> alega, alimenta y da forma al hombre perfecto
celebran, salvo que no están castrados, <pero> llevan a cabo espiritual. Esta, dice, es «el agua que está encima del firmamento »
únicamente la actividad de los castrados, 11 porque recomiendan (Gén 1,7), sobre la que, dice, dijo el Salvador: «Si supieras quién
cruda y minuciosamente, como <si> fueran castrados, alejarse por es el que pregunta, tú le pedirías a él que te diera de beber agua
entero del comercio con mujeres. Todo el resto de su <ocupa- viva» Qn 4,10). 19A este agua, dice, va toda naturaleza eligiendo
ción>, como largamente hemos dicho, lo cumplen como los cas- sus sustancias propias, y para cada naturaleza surge de este agua
trados. No veneran a ninguna otra cosa, sino a Naas, por lo que lo propio, dice, mejor que <el> hierro por el imán, el oro por la
son llamados naasenos, pues naas es la serpiente, 12 a partir de lo espina de la raya y la paja por el ámbar. 20 Pero si alguno, dice, es
cual dicen que todos los templos (naós) que están bajo el cielo «ciego de nacimiento», que no ha visto «<la> luz verdadera que
reciben su nombre, que por este solo naas se establece todo san- ilumina a todo hombre que viene a este mundo» Qn 1,9), por
tuario, toda iniciación y todo misterio y que no es posible en nosotros, <dice>, recuperará la vista y verá como a través de un
absoluto encontrar bajo el cielo una iniciación que no sea en un paraíso lleno de plantas y variadas simientes el agua circula a través
templo y en el que está el naas, del que le viene llamarse templo de todas las plantas y semillas, y verá que de una y la misma agua
(naós). 13 Enseñan que la serpiente es la sustancia húmeda, como seleccionan y absorben el olivo su aceite, la viña su vino y las demás
también <sostenía> Tales de Mileto, y que totalmente nada de lo plantas igual cada una según su especie. 21 Este hombre, dice, carece
que existe, inmortal o mortal, animado o inanimado, puede sos- en el mundo de honor y es rico de honores <en el cielo, aban-
tenerse sin ella. Todo le está sometido, es el bien mismo 14 y tiene donándose> por los que no lo han conocido a los que no lo
todo en sí, como «en el cuerno del toro unicornio », otorga la conocen, «lo dicho como gota que desborda de una escudilla» (Is
belleza <a los otros> y la madurez a todos los que están de 40, 15). Somos,, dice, los espirituales, los elegidos del «agua de vida»
acuerdo con su naturaleza y su propiedad, corno si hiciera camino Qn 4,10) del Eufrates que corre a través por la parte media de
a través de todos como «<un río> que surgido del Edén <riega Babilonia, <los que> entran por la puerta verdadera, que es Jesús
al paraíso> » y «se divide en cuatro principios» (Gén 2,10-12). el bienaventurado. 22También nosotros, dice, somos los únicos
15
Afirman que Edén es el cerebro, como si estuviera construido y cristianos de todos los hombres, <los que> en la tercera puerta
trabado en las membranas que lo rodean, como los cielos, <pero> llevamos a conclusión el misterio y somos allí ungidos con una
consideran que el paraíso es el hombre, sólo hasta la cabeza. Por unción indecible sacada de un cuerno, como en el caso de David,
consiguiente este río que viene del Edén -es decir, del cerebro- no <de> una vasija de barro, dice, como sucedió con Saúl, el que
«se divide en cuatro principios. El nombre del primer río es Feisón. convivió con el demonio malvado, <el> «del deseo carnal».

110 111
BARBELOGNOSIS SETIANOS

10 1Por lo tanto, esto se ofrece como un corto ejemplo entre el Setianos


amplio material que tenemos delante, porque sus escritos son in- (Hipólito de Roma, Elenchos V, 19,1 - 22,1 4 )
numerables como <los> esfuerzos de la insensatez, pues son va-
cuos y demenciales. Pero para tener la posibilidad de podernos 19 1Pues bien, veamos qué dicen los setianos. Les parece que
hacer cargo de su desconocido conocimiento, nos ha parecido con- hay tres principios distintos de todas las cosas, y que cada uno de
veniente agregar también lo que sigue. Este salmo ha sido compues- los principios posee poderes ilimitados. Pero en cuanto a sus «po-
to por ellos y a través de él enseñan todos los misterios del error, deres» el oyente debe entender lo que dicen, a saber, que cuanto
que aceptan así: piensas o del mismo modo omites al no pensarlo, es algo que cada
uno de los principios hace naturalmente nacer, como todo arte
2
El Intelecto primo<génito> era la ley que generó el universo; particular que se enseña crece en el alma humana; 2por ejemplo,
el segundo era el Caos disperso por el primogénito. dice, el niño será flautista si ha pasado su tiempo con un flautista,
En tercer lugar el Alma en tanto que actúa recibió la ley, geómetra, si con un geómetra, gramático, si con un gramático,
por esto recibiendo forma de ciervo, constructor, si con un constructor, y lo mismo le sucederá con
dominada por la muerte, se entrega molesta a su actividad. todas las demás artes si está próximo a ellas. Las sustancias de los
A veces teniendo el dominio mira a la luz, principios, por otra parte, dice, <son> luz y oscuridad; entre ellas,
a veces llora precipitada en el ant<tro>. además, hay un espíritu sin mezcla; 3empero, el espíritu que está
<Ora> se alegra, ora se lamenta, entre la oscuridad que está abajo, y la luz, que está arriba, no es
<ora> juzga, ora es juzgada, espíritu al modo de una corriente de viento o de una brisa suave
ora muere, ora nace que se pueden sentir, sino, por decir, un aroma de mirra o de
y como una infortunada no encuentra salida de los males incienso combinado, potencia sutil que invade con un perfume
inconcebible y superior al discurso que lo quiera describir. 4 <Pero>
y vagando entra en el laberinto.
puesto que la luz está arriba y la oscuridad abajo y, como estaba
Y Jesús dijo: mira, Padre,
diciendo, el espíritu que es según lo descrito, en medio, la luz,
la búsqueda de los males en <la> tierra
además, como un rayo de sol ilumina desde arriba a la oscuridad
se aleja de tu soplo.
que está debajo y del mismo modo el perfume del espíritu que esta
Busca escapar del caos amargo,
colocado en medio se extiende y transporta por todas partes igual,
pero no sabe cómo atravesarlo.
según lo sabemos, que el perfume del incienso puesto en el fuego se
Padre, envíame a causa de esto.
esparce por doquier; 5pero siendo tales los poderes de las tres natu-
Bajaré teniendo los sellos. ralezas separadas, la potencia del espíritu y de la luz están simultá-
Atravesaré todos los Eones, neamente en la oscuridad que está situada debajo de ellos. La oscu-
revelaré todos los misterios, ridad, además, es un agua que causa terror y en ella la luz en
mostraré las formas de los dioses compañía del espíritu se divide e invierte respecto de tal naturaleza.
y las cosas ocultas del camino sagrado
y despertando el conocimiento, lo trasmitiré.
4. Texto griego en M. Marcovich, 188-198; Refutatio ornniurn haeresiurn, ed.
1 P. Wendland, III, 116-126. Algunos otros elementos esparcidos se encuentran en
11 Éstos son los empeños de los naasenos, que se llaman a sí
Epifanio, Panarion 39, 1-5,3. Los datos sobre los arcónticos ofrecen igu almente simi-
mismos «gnósticos». litudes (cf. Panarion 40, 1,1 - 8,2), puede verse F. Williams, The Panarion o( Epipha-
nius of Salamis I, 255-258 y 262-269, respectivamente. Cf. H.-Ch. Puech, «Frag-
ments retrouvés de l'Apocalypse d'Allogene », en Mélanges Curnont, Institute de
PhiJologie et Histoire Orientales, IV, Bruxelles, 1936, 935-962 (trad. espa ñola en En
torno a la Gnosis I, Taurus, Madrid, 1982); íd., artículo «Archontiker», en Reallexikon
(ür Antike und Christenturn I, Stuttga rt, 1943, 633-643, y F. García Bazán, La Pará-
frasis de Sern en Textos gnósticos III, 129-164.

112 113
BARBELOGNOSIS
SETIANOS

6
Pero la oscuridad no carece de capacidad de entender, sino que es ba, junto con la luz, está desmembrado y dividido <en> los diver-
plenamente juicio a, y sabe que si la luz se separa de la oscuridad, sos vivientes. Ahora bien, del agua ha nacido un principio primogé-
ésta qu eda desierta, oscura, sin luz, impotente, inerte y débil. Por nito, un viento fuerte e impetuoso, causa también de toda genera-
esto con todo juicio e inteligencia se esfuerza por conservar en sí el ción. Porque al producirse una agitación en las aguas desde ellas se
re plandor y <la> chispa luminosa junto con el perfume espiritual. levantan olas. 14El movimiento de las olas, sin embargo, se parece al
' Un a imagen natural de esto, <dice>, puede verse en el rostro impulso que es <el comienzo por el que naturalmente> se concibe
hum ano: la pupila del ojo <que aparece> oscura a causa de los por obra del hombre o del Intelecto, cuando se agitó por el impulso
líquidos que están debajo de ella, pero iluminada <por el> espíri- excitado del espíritu <hacia la generación>. Pero cuando esta ola
tu. Por consiguiente como la oscuridad trata de poseer la luz res- del agua levantada por el viento henchida y transformada en natura-
plandeciente, para tener la chispa que somete y ver, así la luz y el leza encinta recibe en sí el vástago de un ser femenino, retiene la luz
espíritu tratan de poseer la potencia de ellos mismos, es decir, de arriba fraccionada junto con el perfume del espíritu, 15es decir, el
desean recuperar y retener en ellos los poderes propios que están intelecto que ha tomado forma en las diferentes ideas, el que es un
mezclados en el agua oscura y temible que está debajo. dios perfecto, <el que> puesto, desde la luz inengendrada de arriba
8
Todos los poderes de los tres principios, que son numérica- y del espíritu, en la naturaleza humana como en un templo, engen-
mente ilimitadamente infinitos, son cada uno juicioso <e> intelec- drado de las aguas por el impulso natural y el movimiento del vien-
tivo, según la propia naturaleza. <Pero> siendo cuantitativamente to, combinado y mezclado con los cuerpos, existiendo como sal de
innumerables, juiciosos e inteligibles, siempre que permanecen se- los seres generados y como luz de la oscuridad (Mt 5, 13-15), desea
gún lo que son, viven todos en paz; 9 pero si un poder se aproxima liberarse de los cuerpos y no pudiendo encontrar liberación y salida
a otro, la desemejanza del contacto origina un movimiento y una de él, 16-porque se encuentra mezclada, <siendo> una chispa mí-
actividad a partir del movimiento que adquiere una forma acorde nima, <un fragmen>to se<para>do de un <ra>yo en l <os mu>y
con los poderes concurrentes. 10 Porque el encuentro de los poderes mezclados de <cuerpo>-. «<Voz de las aguas> caudalosas» (Sal
tiene lugar, por decir, como la impresión de un sello por el impacto 29 ,3) como, dice, se expresa el Salmo y por qué medios el intelecto
de un golpe de modo semejante al que golpea las sustancias que se puede liberarse de la muerte del cuerpo malvado y oscuro, <es de-
le presentan. Por lo tanto, puesto que los poderes de los tres prin- cir> del padre de abajo que es el viento que despierta con excitación
cipios son numéricamente ilimitados y a partir de ilimitados pode- y desorden las olas y genera al intelecto perfecto como su hijo, aun-
res resultan ilimitados encuentros, se sigue que existen imágenes de que por esencia no es su propio hijo. 17Porque era un rayo de luz
ilimitados sellos. perfecta de lo alto esclavizado en el agua oscura, temible, amarga e
Estas imágenes, entonces, son los aspectos (idéa) de los diferen- impura, el que es precisamente el «espíritu» luminoso «que se lleva
tes vivientes. 11 Por consiguiente del primer gran encuentro de los tres sobre el agua» (Gén 1,2). Por lo tanto, puesto que <las> olas a par-
principios nació una forma de sello, la del cielo y de la tierra. El cie- tir de los impul<sos del agua principio de la generación de los>
lo y la tierra tienen un aspecto semejante al de un vientre con el diferentes seres <engendran, la naturaleza como> un vientre <en-
ombligo en medio y si alguno, dice, quiere observar esta forma, que cinta retiene> esparci<da a la luz de lo alto y al espíritu> como se
examine con cuidado el vientre encinto del animal que quiera y des- ve en todos los seres vivientes. 18 Pero el impulso del viento dotado
cubrirá la imagen subyacente del cielo, de la tierra y de cuanto hay de alas al mismo tiempo espantoso y temible es semejante al silbido
exactamente en medio. 12La forma del cielo y de la tierra llegó a ser de una serpiente, <también> desde este viento, es decir, desde la
semejante a un vientre de acuerdo con el primer encuentro; <pero> serpiente, ha tenido origen el comienzo de la generación como se ha
más tarde hubo ilimitados encuentros de poderes entre el cielo y la dicho, puesto que todos los seres han recibido al mismo tiempo el
tierra. Cada encuentro igualmente no produjo e imprimió otra cosa comienzo de la generación <de él>. 19 Por lo tanto, puesto que la luz
que el sello del cielo y de la tierra que es semejante a un vientre; en y el espíritu, dice, están aprisionados en el vientre sin orden impuro
la <tierra> a partir de los sellos ilimitados ha nacido la multitud y dañino, en el que cuando entra la serpiente, el viento de la oscuri-
ilimitada de los diferentes seres vivientes. 13Y respecto de toda esta dad, el primogénito de las aguas, engendra al hombre, el vientre
multitud ilimitada que está bajo el cielo el perfume espiritual de arri- impuro ni ama ni reconoce ninguna otra forma.

114 115
BA RBELOGNOSIS SETIANOS

20
Por Jo tanto la palabra perfecta de la luz de lo alto tomando que las iniciaciones de Queleo, Triptólemo, Deméter, Cora y Dio-
una apariencia semejante a esta bestia, la serpiente, entró en el nisio en Eleusis, en Fliunte del Ática. En efecto, en Fliunte con
vi entre impuro, engañándolo por su semejanza con la bestia, para anterioridad a los mist~rios eleusinos existen las ceremonias llama-
desatar los lazos que están sobre el intelecto perfecto, engendrado das «la Gran Orgía». 6En ella hay un pórtico y en el pórtico hasta
en la impureza del vientre por el primogénito <del> agua, serpien- hoy se descubre una inscripción con todas las doctrinas expresadas.
te, viento y bestia. 21 Ésta, dice, es «la forma del esclavo» (Fil 2, 7) y Por consiguiente mucho hay escrito en aquel pórtico -sobre lo que
la necesidad para que la Palabra de Dios descendiera en el vientre Plutarco ha comentado ideas en los Diez libros sobre Empédocles-.
virginal. 22Sin embargo, dice, no es suficiente que el hombre perfec- Hay también, <entre> muchas otras cosas más, un anciano cano-
to, <la> Palabra, haya entrado en el vientre virginal y «desatado so, alado, que tiene el órgano viril erecto y que acosa a una mujer
los dolores del parto» que están en semejante oscuridad (Hech con forma de perro que huye. 7Encima del anciano está escrito:
2,24); porque después de entrar <en los> sucios misterios del «luz que fluye», y sobre la mujer: pereé Phikóla. De acuerdo con la
vientre se ha purificado y ha bebido la copa «del agua viviente», «la doctrina <de los> setianos parece que «la luz que fluye » se refiere
que brota», la que debe beber totalmente el que está destinado a a su luz, pero la phikóla, al agua tenebrosa, y que el intervalo que
abandonar la forma del esclavo y a vestir la vestidura celeste. está entre ambos es la armonía del espíritu <que> se mantiene
20 1Esto, para ser breves, es lo que dicen los defensores de las como intermediario. Como dice, el nombre de la luz que fluye
doctrinas setianas. Su doctrina, sin embargo, se ha formado a partir manifiesta la fluencia hacia abajo de la luz de lo alto. 8 De modo que
de los físicos y de discursos dichos con motivo de otros temas, los se podría decir razonablemente que los setianos han estado próxi-
que una vez cambiados son orientados hacia la propia enseñanza, mos a celebrar entre sí la Gran Orgía de los fliuntinos. También el
como hemos dicho. Dicen que igualmente Moisés se conduce de poeta parece testimoniar la triple división cuando dice: «Todo se
acuerdo con su doctrina, cuando habló de «oscuridad, tinieblas y da dividido en tres y cada uno tiene parte del honor» (Il XV, 189),
tormenta» (Éx 10,22; Deut 5,22) -<porque>, dice, éstas son las -es decir, que cada una de las tres divisiones recibe potencia-.
9
tres palabras-, o cuando dijo que habían llegado a ser tres en el También lo del agua oscura que subyace abajo a la que descendió
paraíso, Adán, Eva y la serpiente; 2 o cuando habló de tres <hijos>, la luz y de la que es necesario que la partícula aprisionada por ella
Caín, Abel, Set, y de nuevo de tres, Sem, Cam y Jafet; o cuando se recupere y alcance lo de arriba, igualmente parece que los sa-
habló de tres patriarcas, Abrahán, Isaac, Jacob; o cuando habló de pientísimos setianos lo han tomado de Homero cuando dice:
la existencia de tres días anteriores al sol y la luna (Gén 1,5-13); o
1
cuando habló de tres leyes, la que prohíbe, la que permite y la que ºQue sean testigos Gea y el amplio Urano arriba
castiga. 3 Ley que prohíbe es: «De todo árbol que hay en el Paraíso y el agua subterránea de la Estigia, que es el más grande
puedes libremente comer, pero del árbol del conocimiento del bien y el más terrible juramento para los dioses bienaventurados
y del mal, no puedes comer» (Gén 2,16). Pero en el dicho «Sal de (Il XV, 36-38).
la tierra tú y tu familia y ve a <la> tierra que te mostraré» (Gén
12,1), esta ley, dice, <es> de las que permiten; porque el que elige Es decir, los dioses según Homero piensan que el agua es algo
puede salir, pero el que no, elige la permanencia. Y una ley puniti- abominable y terrible, igual que la doctrina de los setianos dice que
va es la que dice: «No cometerás adulterio, no matarás, no robarás» son terribles para el Intelecto.
(Éx 20,13-15), ya que cada una de estas faltas tiene asignado un 21 1Esto es lo que dicen y asimismo con palabras semejantes en
castigo. incontables libros. Convencen a los que han sido sus discípulos a
4
No obstante toda la enseñanza de su. doctrina proviene de los estudiar la doctrina sobre la combinación y la mezcla, que ha sido
antiguos teólogos Museo, Lino y Orfeo, que especialmente han <ciertamente> tratada por muchos, incluso por Andrónico el Pe-
enseñado las iniciaciones y los misterios. En efecto su enseñanza ripatético. 2Pues bien, los setianos dicen que la doctrina sobre la
sobre el vientre, la serpiente y el ombligo, que es armonía, se combinación y la mezcla queda así establecida: el rayo de luz de
encuentra claramente de este modo en los ritos báquicos de Orfeo arriba se ha combinado y la partícula mínima se ha mezclado sutil-
y estas iniciaciones se cumplen y transmiten a los hombres antes mente en las aguas oscuras de abajo y se han unido y han constitui-

116 117
11

BARBELOGNOSIS FRAGMENTO DEL LIBRO DE BARUC DEL GNÓSTICO JUSTINO

1( 1111 :1 so la masa, del mismo modo como <olemos> un único salidas, aunque vaciado con un mismo balde, se distingue, y en <la
r> ·ríumc de muchos tipos de incienso combinados en el fuego. 3Es primera> se ve sal solidificada, en la otra salida, asfalto, y en la
n · csa rio igualmente que el que sabe, que tiene un criterio claro de tercera, aceite. Pero el aceite es negro, como, dice, cuenta asimismo
.1 s aromas, distinga sutilmente del perfume único del incienso cada Heródoto, y despide un olor acre. Los persas lo llaman radinace.
uno de los tipos de incienso mezclados en el fuego, como el estora- Dicen los setianos que este ejemplo del pozo es suficiente para
que, la mirra, el olíbano o cualquier otro que se haya mezclado. probar la tesis mucho mejor que lo dicho precedentemente.
4
T ambién usan otros ejemplos diciendo que el bronce se mezcla con 22 1Creemos que la doctrina de los setianos ha sido convenien-
el oro y que hay una técnica que separa el bronce del oro. E temente expuesta; si alguno, no obstante, desea conocer todo su
igualmente si el estaño, el bronce o cualquier otro de los similares sistema, puede leer <el> libro titulado la Paráfrasis de Set, ya que
que se han descubierto se mezclan con la plata, también éstos se en él encontrará registrados todos sus misterios.
separan por una técnica superior a la de la mezcla. 5E indudable-
mente también el agua mezclada con el vino se distingue.
También sin duda, dice, <esto> se observa en los vivientes,
porque cuando un viviente ha llegado al límite cada uno (de los Fragmento del Libro de Baruc del gnóstico Justino
elementos) se separa y así, habiéndose disuelto, se desvanece el (Hipólito, Elenchos V, 22,1 - 27,5 5)
viviente. Esto, dice, es lo dicho: «No he venido a traer paz sobre la
tierra, sino espada» (Mt 10,34), esto es, a dividir y separar lo que 22 1Pero puesto que se han expuesto las enseñanzas según los
está mezclado. 6 Porque cada uno de los elementos mezclados se setianos, sepamos también qué es lo que enseña Justino (... ) 24
2
divide y distingue cuando alcanza su lugar propio. En efecto, como Para no extendernos mucho más mostraremos la doctrina secreta
hay, <dice>, un lugar de mezcla para todos los vivientes, así tam- de un libro de Justino, que lo tiene por algo notable. 3Lleva el título
bién hay establecido uno distintivo, que nadie conoce, dice, <sino> de «Baruc». Mostraremos que en éste él expone una fábula de las
nosotros solos, los espirituales regenerados, no carnales, a los que muchas que hay en Heródoto, la que siendo extraña para los oyen-
pertenece arriba «la ciudadanía en los cielos» (Fil 3,20). 7Así <como tes la desarrolla con modificaciones y de la que produce toda la
un veneno> introduciéndose furtivamente, corrompen a sus oyen- trama de su enseñanza.
tes, a veces degradando <los> dichos <evangélicos> hacia lo que (En el capítulo 25 Hipó/ita, siguiendo a Heródoto, Historia N,
quieren reuniendo con malicia lo dicho correctamente, <a veces> 8-10, resume el relato sobre Hércules según el cual éste estando en
disimulando la violencia por medio de las parábolas que les place. Escitia perdió mientras dormía el caballo. Para recuperarlo interro-
8
Por lo tanto, dice, todo lo mezclado, según se ha dicho, tiene su gó a un enigmático ser femenino, al mismo tiempo mujer y serpien-
<lug>ar propio y corre hacia lo propio co<mo el> hierro <ha- te. La fabulosa hembra condicionó la respuesta a un previo acto de
cia> el imán, la paja se aproxima <al> ámbar y el oro hacia la amor con el héroe y de su cumplimiento quedó encinta de Agatirso,
espina de raya. 9Así <también>, <dice, el rayo> de luz mezclado Ge/ano y Escita. Concluida la síntesis, continúa el heresiólogo con
al agua, una vez que comprende por instrucción y enseñanza su el contenido del libro.)
lugar propio, se apresura hacia la palabra de lo alto que vino en 26 1Justino dice que eran tres los principios inengendrados del
imagen de esclavo y se torna allí palabra junto a la palabra, en universo, dos masculinos y uno femenino. De los masculinos uno se
donde <la> palabra está, mejor que el hierro en la piedra imán. denomina Bueno, él sólo es llamado así, y es el que conoce todo de
10
Para probar asimismo que lo dicho es de tal modo, dice, y antemano; pero el otro es el Padre de todo lo generado, es el que
<que> todo lo mezclado se distingue <estando> en los lugares no preconoce, <desconocido> e invisible. Está además el principio
propios, enseña <sobre éstos>: En la ciudad de Ampe, en Persia, femenino, que no conoce de antemano, y que es iracundo, de doble
junto al río Tigris, hay un pozo. Cerca del pozo hay una cisterna
que tiene tres salidas. <Una persona> disminuye con un balde el
5. Texto griego en M. Marcovich, 198-209; incompleto en W. Viilker, Que-
líquido del pozo del tipo que sea, lo saca y lo vuelca en la cisterna
/len ... , 27-33 . Pued_e verse E. Haenchen, «Das Buch Baruch», en Gott und Mensch,
próxima. Sin embargo cuando el liquido volcado llega hacia las Mohr (Paul Siebeck), Tübingen, 1965, 298-334 y F. García Bazán, Gnosis, 120-124.

118 119
BARBELOGNOSIS FRAGMENTO DEL LIBRO DE BARUC DEL GNÓSTICO JUSTINO

mente y de d ble uerpo, semejante totalmente a la <joven> del tierra» (Gén 1,28), es decir, Edén, porque así quiere que esté escri-
mito de H er doto, doncella hasta las ingles y serpiente de la parte to. 10En efecto, Edén llevó toda su potencia a modo de patrimonio
inf ri o r, 0 111 0 dice Justino. 2La joven se llama Edén e Israel. Estos, en la boda a Elohim. Por esto, dice, a semejanza de aquella primera
di ce, < so n > los principios de todas las cosas, raíces y fuentes, de boda, hasta hoy, las mujeres llevan la dote a los maridos, dóciles a
lo que cuanto es ha nacido, y no había ninguna otra cosa. Por una ley divina y paterna originada <por> Edén junto con Elohim.
co nsiguiente el Padre que no conoce de antemano, habiendo visto 11 Pero cuando todo fue creado, como está escrito en Moisés: «cielo,

a la semivirgen Edén, se inflamó en deseos de ella -este Padre, tierra y cuanto hay en ella» (Gén 2, 1), los doce ángeles maternos
dice, es llamado Elohim-; <pero> asimismo, en grado no menor, fueron divididos en «cuatro principios» y cada una de estas cuatro
Edén ha deseado a Elohim y el deseo los llevó de consuno a un partes lleva el nombre de un río: Feisón, Geón, Tigris y Éufrates,
mutuo obsequio amoroso. De esta mutua relación el Padre ha gene- dice, como afirma Moisés (Gén 2,10-14); estos doce ángeles, com-
rado para sí de Edén doce ángeles. Los nombres de estos ángeles binados <en> cuatro partes, recorren y gobiernan el cosmos te-
paternos son: Miguel, Amén, Baruc, Gabriel, Esaddeo [... ]. 4lgual- niendo el dominio del mundo a partir de Edén como una satrapía.
mente se da la lista de los nombres de los ángeles maternos que 12Pero no siempre permanecen en los mismos lugares, sino que

generó Edén. Ellos son: Babel, Achamot, Naas, Bel, Beliás, Satán, recorren <toda la tierra>, como en un coro circular, alternando
Sael, Adonaí, Kavithán, Pharaot, Karkamenós y Lathén. 5De estos un lugar con otro y dejando <unos a otros> en tiempos e interva-
veinticuatro ángeles los paternos asisten al Padre y lo ejecutan todo los (convenientes) los lugares por ellos establecidos. Cuando Fei-
según su voluntad, y los maternos, a su madre Edén. El conjunto de són, <dice>, domina en un lugar, en esa parte de la tierra hay
todos estos ángeles al mismo tiempo, dice, es el Paraíso, del que hambruna, estrechez y opresión, ya que la posición de estos ángeles
declara Moisés: «Dios plantó un Paraíso en Edén hacia el Oriente» tiene que ver con lo económico. 13 lgualmente (sucede) también
(Gén 2,8), es decir, en frente de Edén, para que Edén mire al respecto de cada una de las cuatro partes, según la potencia y
Paraíso, o sea, a los ángeles permanentemente. 6 <Porque> alegóri- naturaleza de cada <río, hay> tiempos malos y epidemias. De este
camente a los ángeles de este Paraíso se los denomina árboles, y el modo, según el dominio de las cuatro partes a manera de ríos,
árbol de la vida es el tercero de los ángeles paternos, Baruc; pero el <la> corriente mala recorre [sin interrupción] el mundo según la
árbol que ofrece conocimiento del bien y del mal (Gén 2,9) es el voluntad de Edén.
tercero de los ángeles maternos, Naas. Porque de este modo quiere · 14La necesidad del mal, sin embargo, existe por este motivo :

interpretar lo dicho por Moisés, sosteniendo que Moisés ha dicho una vez que Elohim estableció y formó el mundo a partir de la
esto ocultamente porque no todos pueden comprender la verdad. mutua entrega, quiso elevarse hasta las regiones más elevadas del
7
Dice, engendrado el Paraíso de la satisfacción común de Elohim y cielo y ver si la creación no carecía de alguna cosa, habiendo
Edén, habiendo aportado los ángeles de Elohim tierra de la mejor, llevado consigo a sus ángeles, ya que era un ser que tendía hacia
es decir, no de la parte bestial de Edén, sino de las humanas que arriba, <y> habiendo dejado abajo a Edén, pues siendo tierra, por
están por encima de las ingles y de nuestras partes de tierra, forma- más que quiso, no <pudo> seguir a lo alto a su consorte. 15 Por
ron al hombre (Gén 2,7) . De las partes bestiales, dice, nacieron las lo tanto, cuando Elohim llegó arriba, al límite del cielo, y contem-
bestias y los restantes seres vivientes. pló una luz superior a la que había creado, dijo: «Abridme las
8
Por consiguiente Elohim y Edén han producido al hombre puertas, para que una vez que esté adentro, alab~ al Señor» (Sal
como un símbolo de su unión y de su amor y han puesto en él sus 118,19). 16Una voz le llegó desde la luz diciendo: «Esta es la puerta
facultades, Edén, el alma, y Elohim, el espíritu. <El> hombre, del Señor, los justos pasan a través de ella» (Sal 118,20). Súbita-
Adán, fue como un sello, recuerdo del amor y símbolo perdurable mente se abrió la puerta e ingresó el Padre sin los ángeles hacia
del matrimonio de Edén y Elohim. 9Similarmente, dice, nació Eva, el Bueno y vio «lo que ojo no ha visto ni oído ha escuchado ni
como dejó escrito Moisés, imagen y símbolo, un sello de Edén que ha subido al corazón del hombre» (1 Cor 2,9). 17Entonces el Bueno
por siempre se conservará. Del mismo modo también se ha puesto le dice: «Siéntate a mi derecha» (Sal 110,1). Y el Padre dice al
en Eva, en la imagen, un alma de Edén y un espíritu de Elohim. Les Bueno: «Permíteme, Señor, destruir el mundo que he hecho, pues
fueron dados mandamientos: «Creced y multiplicaos y heredad la mi espíritu ha quedado enlazado en los hombres y lo qmero re-

120 121
BARBELOGNOSIS FRAGMENTO DEL LIBRO DE BARUC DEL GNÓSTICO JUSTINO

up •r::i r» (Deut 9,14; Gén 6,3). 18Entonces le dice el Bueno: «Nada hizo oír los propios <y> por esto el alma está dispuesta contra
p uedes hacer de malo estando junto a mí, ya que del obsequio el espíritu y el espíritu contra el alma. Porque el alma es Edén, y
común tú y Edén hicisteis el mundo. Por lo tanto, deja que Edén el espíritu Elohim, y cada uno existe en todos los hombres, tanto
posea la creación hasta que quiera. Tú quédate conmigo». 19Enton- varones como mu¡eres.
26
ces Edén, cuando supo que había sido abandonada por Elohim, Después de esto nuevamente ha sido enviado Baruc a los profe-
disgustada reunió consigo a sus ángeles y se engalanó magnífica- tas, para que por medio de los profetas el espíritu que yace en los
mente, 20 por si acaso Elohim una vez entrado en deseo descendía hombres oyera y huyera de Edén y de la obra mala, como huyó el
hacia ella. Pero como Elohim ya dominado por el Bueno no podía padre Elohim. Del mismo modo también Naas con idéntico recurso
descender hacia Edén, ésta ordenó a Babel -que es Afrodita-, por medio del alma que convive en el hombre junto con el espíritu
establecer entre los hombres adulterios y divorcios, para que así paterno corrompió a los profetas, todos fueron igualmente seducidos
como ella estaba separada de Elohim, así también el <espíritu> y no han seguido las palabras de Baruc, que fueron prescritas por
de Elohim que hay en los hombres fuese mortificado por distan- Elohim. 27 Finalmente Elohim eligió un profeta de entre los gentiles,
ciamientos semejantes, afligiéndose, y padeciera igualmente lo Hércules, y lo envió para combatir contra los doce ángeles de Edén y
mismo que Edén abandonada. 21 Y Edén ha dado gran potestad a liberar <al espíritu> del padre de los doce ángeles malos de la crea-
su tercer ángel, Naas, para castigar con todos los rigores al espíritu ción. Éstos son los doce trabajos de Hércules que éste superó gradual-
de Elohim que hay en los hombres, para que por medio del espíritu mente, desde el primero hasta <el> último: el león, la hidra, el jaba-
fuese castigado Elohim, que ha abandonado a su consorte, contra lí, etc. 28 Porque, dice, éstos son los nombres gentiles, bien que
los pactos que tenía con ella. Viendo estas cosas el padre Elohim cambiados, sobre la base de la actividad de los ángeles maternos.
ha enviado a Baruc, el tercero de sus ángeles, para auxiliar a <su> <Pero> cuando le parecía haber vencido, se le unió Omphale, que
espíritu que está en todos los hombres. 22 Pues bien, cuando Baruc es Babel o <también> Afrodita, lo sedujo y le quitó su potencia
vino, se plantó en medio de los ángeles del Edén -es decir, en -< es decir>, los mandamientos de Baruc que Elohim había manda-
medio del Paraíso, porque los ángeles son el Paraíso, en medio de do- y lo revistió del vestido propio, o sea, de la potencia edénica, la
los cuales quedó de pie- y anunció al hombre: «Puedes comer de potencia de abajo, y de este modo la profecía de Hércules y sus traba-
todo árbol que hay en el Paraíso, pero del <árbol del> conoci- jos fueron deficientes. 29 Posteriormente, sin embargo, «en los días del
miento del bien y del mal», que es Naas, «no puedes comer» (Gén rey Herodes» (Le 1,5), enviado de nuevo Baruc por Elohim, vino y
2,16); es decir, que (pueden) obedecer a los otros once ángeles de encaminado a Nazaret encontró a Jesús, hijo de José y de María, un
Edén, <pero no pueden a Naas>; porque los once tienen pasiones, muchachito de doce años que apacentaba ovejas, y le reveló cuanto
pero no lo contrario a la ley; Naas, sin embargo, posee lo contrario tuvo lugar desde el comienzo, <es decir>, desde Edén, Elohim <y el
a la ley. 23 Porque se aproximó a Eva engañándola totalmente y Bueno y lo> que tendrá lugar después de esto, y le dijo: 30 «Todos los
cometió adulterio con ella, lo que es contrario a la ley; se acercó profetas anteriores a ti fueron seducidos. Por lo tanto, trata tú, Jesús,
también a Adán y lo poseyó como a un joven, lo que igualmente hijo de hombre, de no ser seducido, por el contrario, anuncia esta
es contra la ley. De aquí proviene el adulterio y la pederastia. doctrina a los hombres y revélales las cosas relativas al Padre y las
Desde entonces el mal ha dominado a los hombres y el bien <está relativas al Bueno, sube hacia el Bueno y siéntate allí junto a Elohim,
ausente>, nacidos de un mismo principio, del Padre, pues habien- el Padre de todos nosotros» (Sal 110, 1). 3 1Jesús obedeció al ángel di-
do ascendido hacia el Bueno el Padre ha mostrado un camino a ciendo: «Señor, haré todo », y comenzó a predicar. N aas, por lo tan-
los que quieran subir, 24 pero habiéndose separado de Edén ha to, también quiso corromperle, <pero no pudo>, porque él ha per-
originado el comienzo de los males para el espíritu que hay en los manecido fiel a Baruc. Naas, entonces, irritada, ya que no pudo
hombres. Por lo tanto Baruc fue enviado a Moisés y por medio de seducirle, le hizo crucificar; pero él, una vez abandonado el cuerpo
él habló a los hijos de Israel para que se convirtieran al Bueno. edénico en el madero, ha ascendido hacia el Bueno. 32 Por esto ha di-
25
Pero el tercero <de los ángeles de Edén, Naas>, por medio del cho a Edén: «Mujer, toma a tu hijo» Gn 19,26), es decir, al hombre
alma <que> mora en Moisés proveniente de Edén, como también psíquico y al terrestre (1 Cor 15 ,46ss.), pero él, depositando el espí-
en todos los hombres, ensombreció los mandamientos de Baruc e ritu en las manos del Padre, ascendió hacia el Bueno.

122 123
BARBELOGNOSIS FRAGMENTO DEL LIBRO DE BARUC DEL GNÓSTICO JUSTINO

•I 13ucno, por otra parte, <dice>, es Príapos, el que ha produ- tuales hombres vivientes <y> en la que se ha purificado Elohim y
id o antes de que existiera ninguna cosa; por esto se llama <tam- purificado no se ha arrepentido. 4 Cuando, dice, el profeta afirma:
bi n > Príapos, porque ha producido el primero el todo. 33 Por esta «Haber tomado para sí una mujer de prostitución, porque habién-
razón, dice, se levanta su estatua en todo templo, siendo honrado dose prostituido la tierra se alejará del Señor» (Os 1,2), es decir,
por toda la creación y en los caminos transportando los frutos Edén de Elohim, dice, el profeta habla claramente con estas pala-
otoñales sobre él, es decir, los frutos de la creación, de los que ha bras de todo el misterio, aunque a causa de la maldad de Naas no
sido la causa, puesto que produjo el primero anteriormente la crea- se le escucha. 5Similarmente según el mismo modo interpretan
ción que no existía. 34 Por lo tanto, dice, cuando oís de <los> también los demás <escritos> proféticos en varios libros; pero
hombres decir que el cisne vino sobre Leda y generó de ella, el para ellos es sobremanera importante el libro titulado Baruc, en el
cisne es Elohim, y Leda, Edén. Igualmente cuando los hombres que quien lo lea conocerá la exposición total del mito que les
dicen que un águila vino sobre Ganimedes, el águila es Naas, y pertenece».
Ganimedes, Adán. 35 Del mismo modo cuando dicen que el oro ha
caído sobre Dánae y de ella ha generado hijos, el oro es Elohim, y
Dánae es Edén. Y parejamente enseñan todos los relatos similares
según este modo, aportando mitos existentes que se relacionan.
36
Por consiguiente cuando <el> profeta dice: «Escucha, cielo, y
presta atención, tierra, el Señor ha hablado» (Is 1,2), «cielo», dice,
nombra al espíritu de Elohim que está en el hombre, y «tierra», al
alma <de Edén> que está en el hombre junto con el espíritu,
«señor» a Baruc (e «Israel» a Edén) porque Edén, la consorte de
Elohim, también es llamada Israel. 37 «No me ha conocido» (Is 1,3),
dice, <el Padre dice> a Israel. Pero Israel es Edén <dice> por-
que si hubiera sabido, <dice>, que estoy con el Bueno, ' '
no habría
castigado a <mi> espíritu, que está en los hombres allí a causa de
la ignorancia paterna.
27 1También en el libro primero de Baruc <de ellos> se regis-
tra un juramento, por el que se juramentan quienes están por oír
estos misterios y perfeccionarse por el Bueno. Nuestro padre Elo-
him, dice, hizo este juramento cuando fue junto al Bueno y no se
arrepiente de haberlo hecho; sobre él, dice, está escrito: «El Señor
hizo juramento y no se arrepentirá» (Sal 110,4). 2El juramento es
éste: «Juro al que está sobre todo, al Bueno, custodiar estos miste-
rios, no revelarlos a nadie ni retornar del Bueno a la creación».
Después de pronunciar este juramento, ingresa en el Bueno y ve:
«lo que ojo no vio ni oído oyó ni sube al corazón del hombre» (1
Cor 2,9), y bebe «del agua viviente» Un 4,10) que es para ellos
purificación, según creen: «Fuente de agua viviente que emana» Un
4, 14 ). 3Porque, dice, hay una distinción entre agua de arriba y
agua, esto es, hay un agua que está debajo del firmamento de la
creación mala, en ella se purifican los hombres terrenos y psíqui-
cos, y está el agua <que es> viviente del Bueno <que> está por
encima del firmamento (Gén 1,6), en la que se purifican los espiri-

124 125
III

BASÍLIDES Y LOS BASILIDIANOS

Introducción

La procedencia de Basílides y sus discípulos es oriental. Su tentativa


de mostrar el fundamento gnóstico del pitagorismo se ha debido
basar probablemente en el conocimiento del Aristóteles peripatético
no separable de Platón (cf. Hipólito, Elenchos I, 20,1-7 y VII, 15,1
- 19,8), una posición platónico-pitagorizante que posteriormente
será filosóficamente reivindicada a partir de los Comentarios e In-
troducción a las Categorías de Porfirio y la ratificación didáctica del
maestro alejandrino Amonio de Hermias. Esta interpretación pre-
senta claramente la producción lógica y física del Estagirita como
introductora a la lectura de los diálogos físicos, metafísicos y teoló-
gicos de Platón y se conserva en la tradición neoplatónica posterior
a Plotino, tanto ateniense como alejandrina, y de este modo lo
confirman los Prolegómenos a la filosofía platónica (siglo VI). El
mencionado es el rasgo típico de la enseñanza de la corriente de
Basílides que, por otra parte, ha influido fuertemente en la orques-
tación del pensamiento teológico y cosmológico de Orígenes.

127
ELENCHOS
BAS I L IDES Y LOS BASILIDIANOS

Hipólito, Elenchos VII, 1-14 y 19,9 - 27,13 1 nar <nosotros> la omisión, si no es restituyendo lo ajeno al mos-
trar a sus discípulos que puesto que son paganas «Cristo en nada les
1
E to es lo que se encuentra en el libro VII de la Refutación ayudará»? 20 1Pues bien, Basílides e Isidoro, el hijo legítimo y
contra todas las herejías: 2Cuál es la opinión de Basílides y que discípulo de Basílides, dicen que Marías les había dicho doctrinas
pre o de admiración por las enseñanzas de Aristóteles a partir de secretas, que oyó del Salvador en enseñanza privada; por lo tanto
ellas ha establecido su herejía. 3 Qué dice Saturnilo (... ) 4 Cómo igual- veamos cuán claramente Basílides e Isidoro y todo el círculo de
mente <Men>andro se puso a decir que el cosmos ha sido genera- ambos calumnian francamente no sólo a Matías, sino también al
do por los ángeles. 5Cuál es la locura de Marción y que su enseñan- mismo Salvador. 2 Dice que era cuando nada era, pero esta «nada»
za no es nueva ni a partir de las Sagradas Escrituras, sino que le han no era uno de los entes, sino sencilla y naturalmente <y> sin
alcanzado desde Empédocles. 6Cómo Carpócrates ha enseñado va- ningún artificio verbal, no era absolutamente ninguna cosa. Pero
ciedades, sosteniendo igualmente él mismo que los seres han sido cuando utilizo la expresión «era», dice, no lo digo porque era, sino
generados por los ángeles. 7 Que Cerinto no <ha tomado> nada de que así indico lo que quiero mostrar, que no era en absoluto ningu-
las Escrituras, sino que a partir de las opiniones de los egipcios ha na cosa. 3Pero, dice, lo que se nombra < «lo inexpresable»> no es
establecido <su> doctrina. 8 Cuáles son las enseñanzas de los ebio- simplemente inexpresable; porque lo llamamos «inexpresable», pero
nitas y que prefieren seguir las prácticas judías. 9Cómo también no es inexpresable. Efectivamente, lo que no es inexpresable se
Teodoto se ha extraviado habiendo fabricado su doctrina tanto con denomina «no inexpresable», pero es, dice, «por encima de todo
lo sacado <de los> ebionitas, <como con lo sacado de Cerinto>. nombre que se nombre» (Ef 1,21). 4 Porque, dice, los nombres ni
10
Qué ha opinado del mismo modo Cerdón, habiendo repetido él para el cosmos son suficientes, tan variado es, sino que queda falto
mismo igualmente las enseñanzas de Empédocles y desviando a (de ellos); tampoco, dice, me es posible encontrar con propiedad
Marción por el mal camino. 11 Cómo también Luciano, llegado a ser nombres para cada <hecho>, sino que me <es necesario> captar
discípulo de Marción, ha blasfemado descaradamente contra Dios. con el pensamiento, inefablemente y no con nombres, las propieda-
12
Que Apeles asimismo, llegado a ser <él mismo también> discípu- des de lo que se nombra; a causa de esto la equivocidad, <dice>,
lo de <Marción>, no ha enseñado las mismas doctrinas del maes- ocasiona, <en relación con> los hechos, confusión y error en los
tro, sino que moviéndose a partir de las doctrinas de los físicos, ha oyentes. 5 Habiendo adquirido lo dicho primeramente, <por lo tan-
sentado las bases de la sustancia del universo (... ) 14 1Por lo tanto to, del> Peripatos en calidad de robo y fraude, engañan la ignoran-
después de haber expuesto en los seis libros anteriores a éste las cia de los que reúnen junto a sí, puesto que siendo Aristóteles
doctrinas que <se han enseñado> anteriormente, parece ahora anterior a Basílides por muchas generaciones, ha establecido esta
<también> conveniente no silenciar las de Basílides <que> son doctrina sobre las homonimias en sus Categorías, aunque éstos lo
las enseñanzas de Aristóteles el Estagirita y no las de Cristo; pero si exponen como algo propio y nuevo y como una de las enseñanzas
con anterioridad ya ha sido explayado <por nosotros> lo que secretas de Matías.
enseña Aristóteles, tampoco ahora vacilaremos en exponerlo en 21 1 <Por lo tanto> puesto que, <dice>, nada <era>, ni ma-
resumen al lector, el que a través del paralelo entre las dos doctri- teria, ni sustancia, ni algo insustancial, ni algo simple, ni algo com-
nas comprenderá sin dificultad que los <hallazgos> de Basílides puesto, ni algo inteligible, ni algo sensible, ni hombre, ni ángel, ni
son sofisterías aristotélicas. (De 15.1 a 19.8 se desarrolla el epítome Dios, ni absolutamente ninguna de las cosas que se nombran o que
de Aristóteles prometido, con referencia a I, 20,1-7.) se perciben sensible o inteligiblemente -pero de tal modo tampo-
19 9Si, <por lo tanto>, se comienza a descubrir que Basílides co nada de cuanto simplemente puede describirse incluso en la
se ha transformado adaptando las enseñanzas de Aristóteles a nues- forma más sutil-, <el> Dios que no es, al que Aristóteles llama
tra doctrina evangélica y salvífica, no sólo en su sentido, sino tam- «intelección de la intelección», y ellos lo que no es, sin intelección,
bién en las palabras mismas y los nombres, ¿cómo podremos subsa- sin sensaciones, sin voluntad, sin elección mental, impasible y sin
deseo, quiso hacer un cosmos. 2Pero, dice, digo lo de «quiso» sólo
para que me entiendan, puesto que carece de voluntad, pensamien-
l. Texto griego en M. Marcovich, 279-281, 286-302, y W. Volker, Que/len ... ,
to o sentimiento; por otra parte me refiero a este «cosmos» no
46-56.

128 129
BA S ILIDES Y LOS BASILIDIANOS
ELENCHOS

como el que ha llegado a la existencia después y proporcionado porque, dice, no está escrito a partir de dónde, sino sólo < de lo
según latitud y dimensión, sino a la simiente del cosmos. 3Esta nacido> desde la voz del que habla; pero el que habla, dice, no
simiente del cosmos lo encerraba todo en ella, como el grano de existía, ni tampoco lo dicho.
mostaza encierra en su diminuta dimensión todo <lo que esparce> 4
<Por lo tanto>, la simiente <que no es> del cosmos, dice,
conjuntamente: las raíces, el tallo, las ramas, l~s hojas y la _innume- tiene existencia a partir de lo que no es, es decir, el enunciado
rable <multitud> de los granos que han nacido del retono, <lle- expresado «hágase la luz», y esto, dice, es lo manifestado en los
gando a ser> de unos y otros plantas y semillas siempre de nuevo. Evangelios: «Era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre que
4 Así <por lo tanto el> Dios que no es hizo un cosmos q:Ue no es,
viene a este mundo» Gn 1,9). 5 <Porque todo el mundo> recibe los
a partir de lo que no es, habiéndose dejado caer y establecido como principios de aquella simiente y es iluminado, es decir, la simiente
una semilla única <que no es> que encerraba en sí la mezcla total que tiene en sí misma la mezcla total de todas las semillas, la que
de todas las semillas del cosmos. 5Pero para hacer más patente lo Aristóteles dice que es el género que se ha fraccionado en especies
que ellos dicen: lo mismo que el huevo de un ave que posee man- infinitas, así como cortamos del género animal -el que precisa-
chas y colores variados, por ejemplo, el de un pavo real, o el de mente carece de existencia concreta-, el buey, el caballo y el
otra ave de formas y colores más variados todavía, es uno, pero hombre. 6Por consiguiente, siendo el fundamento la simiente cós-
contiene en sí mismo muchas especies de seres de múltiples formas, mica <de este modo> dicen los basilidianos: «puedo afirmar, dice,
colores y disposiciones, de la misma manera, dice, la simiente que que cuanto existe después de ésta, no debes buscar de dónde (vie-
no es dejada caer por el Dios que no es, encierra <la mezcla d_e ne) ». Porque tenía en sí atesorada toda la semilla e inactiva, como
todas las semillas> del cosmos, siendo al mismo tiempo de múlti- no sien<do> y echada ante sí para existir por el Dios que n<o
ples formas y esencias. es>.
22 1 Por consiguiente todas las cosas, <dice>, estaban atesora- 7
Veamos, entonces, qué dicen que ha llegado a existir lo prime-
das en la simiente, cuantas se pueden declarar y las que se pueden ro, qué lo segundo o qué lo tercero, a partir de la simiente cósmica.
omitir porque todavía no se han encontrado y cuantas pueden Había, <por lo tanto>, dice, en la misma simiente una filiedad
venir a la existencia desde la simiente del mundo futuro que esta- triple, en todo de la misma sustancia del Dios que no es y engen-
ban destinadas a adaptarse a él que crece según necesidad, por drada de lo que no es. De esta filiedad triple, una parte era sutil,
agregación, en los tiempos convenientes, por influencia de tan gran~ otra <densa y otra> que tiene necesidad de purificación. 8Pues
de y óptimo Dios, al que la creación no pudiendo expresar n~ bien, la parte sutil, en el momento mismo en que tiene lugar la
tampoco comprender, está separado y <llega a ser echado ant~ _si primera fundación de la simiente de parte de lo que <no> es, se
como lo que no es>, del mism? modo como :-7emos que al m~o agitó, huyó y elevó hacia lo alto, con la velocidad descrita por el
recién nacido se añaden postenormente los dientes, la sustancia poeta (cuando dice): «Como un ala o un pensamiento» (Od VII,36),
progenitora, la capacidad de juicio y todo lo que antes no existía y llegó a ser, dice, con el que no es; ya que d_e una u otra manera,
que agregándose progresivamente permite al niño llegar a ser _u n su belleza y gracia extraordinarias atraen a toda naturaleza. 9 Pero la
hombre. 2 Pero puesto que era insuficiente decir que <del> D10s parte más densa que aún permanece en la simiente, siendo una
que no es había llegado a existir una emanación, lo que <presentan naturaleza imitadora, no se pudo elevar, puesto <que era> muy
como la semilla> que no es; porque Basílides se aparta por comple- inferior a la parte sutil que poseía la filiedad que por sí misma se ha
to y tiene miedo a la sustancia <nacida> por emanación de lo que elevado. 10Por lo tanto la filiedad más densa se ha provisto de alas
existe, ¿de qué tipo, pues, de emanación, <dice>, hizo uso Dios o semejantes a aquella con la que Platón, maestro de Aristóteles,
de qué materia como sustrato para hacer el cosmos?, ¿(h~zo) como dotara al alma en el Fedro (246a), aunque Basílides no la llama ala,
la araña (hace) sus telas o como el hombre para fabricar toma sino Espíritu Santo, al que la filiedad benéfica revistiéndose de él
bronce, madera o cualquier <otro> material? 3Por el contrar~~' beneficia y se beneficia. 11 Beneficia, por un lado, <por lo tanto, y
dice, «habló y se hizo», y esto significa, según sostienen ~os bas1~1- se beneficia>, porque al igual que un ala separada del pájaro <y>
dianos, lo dicho por Moisés: «Hága~e la luz y la luz s_e hizo » (Gen por sí misma nunca podría subir ni mantenerse arriba, por el otro,
1,3). ¿De dónde, dice, tiene existencia la luz? Desde nmguna parte, un pájaro exento de ala nunca tampoco subiría ni se mantendría en

130 131
BASILIDES Y LOS BASILIDIANOS ELENCHOS

lo alto: una relación semejante tuvo la filiedad respecto del Espíritu principales, as1m1smo; según él, uno se denomina el cosmos y el
Santo y el Espíritu, respecto de la filiedad. 12Ciertamente la filiedad otro, lo que está por encima del cosmos, pero <al que ha estable-
una vez elevada por el Espíritu como el pájaro por el ala -es decir, cido> en medio del cosmos y lo que está por encima del cosmos,
el Espíritu-, cuando también llegó junto a la filiedad sutil y al <lo llama> Espíritu intermedio, que es también Santo y conserva
Dios que no es, que del mismo modo había creado desde lo que no en sí el aroma de la filiedad.- 3Pues bien, <gene>rado <así> el
es <al cosmos que no es>, no pudo conservarlo junto a ella, por- firmamento, que está por encima del cielo, se ampolló y vino a ser
que ni era de la misma sustancia ni tenía la misma naturaleza de la a partir de la simiente cósmica y del montón de la mezcla de todas
filiedad. 13 Por el contrario, de la misma manera que el aire puro y las semillas, el gran Arconte, la cabeza del cosmos, una belleza,
seco es contrario a la naturaleza de los peces y letal para ellos, igual magnitud y potencia que es imposible pronunciar. Porque, dice, es
era contrario a la naturaleza del Espíritu Santo aquel lugar del Dios inefable, poderoso y sabio por excelencia y mejor que todas las
que no es y de su filiedad, {lugar) inefable por excelencia y «supe- cosas bellas, cualquiera sea la que nombrares. 4Éste, <pues>, una
rior a todo nombre» (Ef 1,21). Por consiguiente <nacida la> filie- vez nacido, se elevó y ascendió por los aires y se transportó hacia lo
dad ha dejado al Espíritu Santo cerca de aquel lugar bienaventura- alto hasta el firmamento, pero habiendo creído que el firmamento
do y que no puede ser comprendido ni caracterizado por ninguna era el fin de la ascensión y de la altura y habiendo imaginado que
palabra, <pero> no totalmente aislado ni separado de ella. 14 Pero nada en absoluto existía más allá, vino a ser <efectivamente> más
también del mismo modo que cuando se ha puesto un perfume muy sabio, poderoso, excelente y luminoso que todas las cosas que están
aromático en un vaso, aunque se lo haya vaciado con el mayor bajo él, es decir, que todas las demás entidades cósmicas, superando
cuidado posible, igual permanece todavía algo del aroma del perfu- a todo lo que puedas decir <de lo> bello, con la sola excepción de
me y queda, y aunque ahora esté separado del vaso, igual éste la filiedad que quedaba todavía en la mezcla de todas las semillas;
conserva el aroma del perfume, por más que no lo <contenga> porque ignoraba que es más sabia, potente y mejor que él. 5Por lo
más, así el Espíritu Santo permanece sin participación y separado tanto, habiéndose creído que él era señor, dueño y «sabio arquitec-
de la filiedad, pero tiene en sí, por decir, la potencia del perfume, to» (1 Cor 3, 10), se entregó a la formación del mundo, parte por
(es decir) el aroma <de la filiedad>. 15Y es esto, <dice>, lo signi- parte. Y en primer lugar no se resignó a estar solo, sino que produjo
ficado por la frase «Como perfume en la cabeza que baja de la para sí y generó a partir de lo que esta debajo un hijo mucho mejor
barba de Aarón» (Sal 133,2); <es decir>, el aroma que a partir del y más sabio que él. 6Porque todo esto existía, ya que el Dios que no
Espíritu Santo, se desplaza de arriba hacia abajo hasta la deformi- es las había echado ante sí cuando hubo dejado caer la mezcla de
dad y el intervalo relativo a nosotros; desde aquí, dice, ha comen- todas las semillas. Por esto apenas visto al hijo el Arconte lo admi-
zado a ascender la filiedad como si fuese transportada sobre <las> ró, lo amó y quedó pasmado -iAsí de eximia se manifestó la
alas y las espaldas de un águila (Deut 32,11). 16 Porque, dice, todas belleza del hijo del gran Arconte!- y lo colocó a <su> diestra (Sal
las cosas desean vivamente ir de abajo hacia arriba, desde lo peor a 110, 1). 7Según ellos <asimismo>, ésta es la denominada Ogdóada,
lo mejor, pero ninguna que forme parte de las mejores es a tal en la que el que está sentado es el gran Arconte. Por consiguiente el
punto insensata como para no <permanecer, sino> descender. No Demiurgo mismo, el grande <y> sabio, llevó a cabo la totalidad de
obstante, dice, la tercera filiedad, la necesitada de purificación ha la creación celeste, es decir, la etérea; pero trabajaba con él y le
permanecido <en> el gran montón de la mezcla de todas las semi- aconsejaba el hijo, su vástago, que es mucho más sabio que el
llas <también> beneficiando y siendo beneficiada. Pero de qué mismo Demiurgo.
modo beneficia y se beficia, lo diremos después, una vez que llegue- 24 1Según Aristóteles, <empero>, ésta es la entelequia de.1-cuer-
mos a este punto preciso. po natural orgánico, el alma que mueve al cuerpo, sin la que el
23 1Por consiguiente, puesto que la primera y segunda subida cuerpo no puede actuar, mayor, más excelente, potente y sabia. Por
de la frliedad ha tenido lugar, también allí mismo ha permanecido lo tanto, <la> relación que Aristóteles proporcionó previamente
el Espíritu Santo, según se ha dicho, como firmamento colocado sobre el alma y el cuerpo, Basílides la explica en torno al gran
entre los seres que están por encima del cosmos y sobre el cosmos. Arconte y a su hijo. 2 Porque según Basílides el Arconte ha engen-
2-Porque Basílides separa a los entes en dos sectores continuos y drado al hijo y Aristóteles dice que el alma, en tanto que actividad

132 133
B AS ILIDES Y LOS BASILIDIANOS E LEN CH OS

y acabamiento <del cuerpo>, es entelequia del cuerpo natural raciones anteriores» (Ef 3,3; Col 1,26), sino que en aquellos tiem-
orgánico. Por consiguiente, como la entelequia dirige al cuerpo, pos era rey y señor de todas las cosas, según creía, el gran Arconte,
así, según Basílides, el hijo dirige al dios inefable por excelencia. la Ogdóada. 4 Igualmente era rey y señor de este intervalo la Heb-
3
Por lo tanto todo lo etéreo, o sea, cualquiera de las cosas que dómada, <el otro arconte>, y la Ogdóada es inefable, pero la
existen hasta el límite <de la> luna -porque a partir de aquí el Hebdómada, expresable. Este último, dice, el arconte de la Hebdó-
aire se separa del éter-, es previamente conocido y dirigido por la mada, es el que habló a Moisés y el que le dijo: «Yo soy el Dios de
entelequia del gran Arconte. Pues bien, una vez ordenado todo lo Abrahá1;, de Isaac y de Jacob y no les he revelado el nombre de
etéreo de nuevo, <dice>, surgió otro arconte de la mezcla de todas Dios» (Ex 6,3) -pues así pretenden que esté escrito-, es decir, el
las semillas, superior a todo lo que está por debajo, excepto que la (nombre) del Dios inexpresable, el Arconte de la Ogdóada. 5Por lo
filiedad que ya existía, pero muy inferior al primer arconte. Y tanto, dice, todos los profetas que son anteriores al Salvador habla-
también éste mencionado por los basilidianos es inefable. 4Este ron a partir de este momento. Ahora bien, dice, puesto que era
lugar del mismo modo se denomina Hebdómada y el arconte es necesario que nos manifestásemos como los hijos de Dios, por los
<creador y>, guía y demiurgo de todo lo que está por debajo, que, dice, «la creación ha gemido y ha sufrido los dolores del parto
habiendo engendrado también para sí un hijo proveniente de la mientras que esperaba la manifestación» (Rom 8,19 y 22), «elevan-
mezcla de todas las semillas más prudente y sabio que él, lo mismo gelio entró en el mundo y atravesó por medio de los principados,
que ya se dijo respecto del primer <arconte> . 5Y lo que hay en este de los poderes, <de las potencias>, de los señoríos, <y> de todo
intervalo, dice, es el mismo montón y mezcla de todas las semillas, nombre que se nombre» (Ef 1,21). 6Pero vino así realmente, por
y lo que viene a la existencia existe por naturaleza, en tanto que es más <que> nada descendió de lo alto, ni la filiedad bienaventura-
dado a luz como anticipado por el <Dios que no es> que piensa da esté alejada del Dios impensable y bienaventurado que no es.
cuándo, cuáles y cómo deben manifestarse las cosas futuras. Tam- Pero también igual que la nafta de la India, aunque sólo se vea
poco esto tiene vigilante, gobernador ni demiurgo, puesto que le desde un lugar muy lejano, atrae el fuego, así desde aquí abajo,
era suficiente aquel pensamiento, <el que> producía el <Dios> desde la deformidad del montón, las potencias suben, <dicen>,
que no es cuando lo pensaba. hasta la filiedad de arriba. 7Puesto que el hijo del gran Arconte de la
25 1Por consiguiente, después que, según ellos, el universo y lo Ogdóada sujeta y recibe los pensamientos como la nafta de la India
supracósmico están completos y que nada falta, queda, sin embar- (como si él fuese nafta) a partir de la filiedad bienaventurada que
go, en la mezcla de todas las semillas la filiedad tercera, la que está más allá del <Espíritu> intermedio. Porque la potencia del
quedó en la simiente <para> beneficiar y beneficiarse, y era nece- Espíritu Santo que está en medio, <permaneciendo> en lo inter-
sario que la filiedad que estaba abajo se descubriera y fuese restau- medio de la filiedad, comunica los pensamientos <desde> la filie-
rada <también> allí arriba sobre el espíritu limítrofe, junto a la dad <bienaventurada> que fluyen y se mueven, al hijo del gran
filiedad, la parte sutil y <la> imitadora, y el que no es, como está Arconte.
escrito, dice: «Y la misma creación gime y sufre los dolores del 26 1Por consiguiente, <en primer lugar> la buena noticia vino
parto <hasta ahora esperando> la manifestación de los hijos de desde la filiedad, dice, al <gran> Arconte por medio del hijo que
Dios» (Rom 8,19 y 22). 2Pero, dice, «hijos <de Dios> » somos está sentado a su lado y el Arconte supo que no era <él mismo>
nosotros, los pneumáticos, que hemos sido dejados aquí abajo Dios de todas las cosas, sino que era engendrado y que tiene sobre
<para> ordenar, dar forma, enderezar y perfeccionar a las almas <sí> el tesoro inactivo del que no es, inefable e innominable, y de
que deben permanecer en este intervalo sometidas a su naturaleza. la filiedad, y se dio vuelta y fue asido por el temor, una vez que
Así está escrito, <dice>: «El pecado comenzó a reinar <en el comprendió en qué ignorancia estaba. 2Tal es, dice, lo expresado:
mundo> desde Adán hasta Moisés» (Rom 5,14) . 3 Porque el gran «El temor del Señor es el principio de la sabiduría» (Sal 111, 1O).
Arconte que tiene su límite hasta <el> firmamento comenzó a Porque <el Arconte> comenzó a ser sabio instruido por el que está
reinar creyendo que «él solo es Dios y que nada existe sobre él» (Is s~~tado a <su> lado y al aprender quién es el que no es, qué la
45,3); pues todo lo que custodia, <dice>, estaba en oculto silen- f1hedad, qué el Espíritu Santo, qué la creación del universo <y> en
cio. Éste, dice, es «el misterio que no fue reconocido por las gene- donde <todo> esto se restablecerá. 3Es ésta «la sabiduría que se

134 135
BASILIDES Y LOS BASILIDIANOS ELENCHOS

dice secretamente» (1 Cor 2,7), de la que, dice, afirma la Escritura: la Ogdóada y habiendo atravesado la Hebdómada hasta María, «y
«No en las doctas doctrinas de la sabiduría humana, sino <dichas> la potencia del Altísimo te cubrirá» (Le 1,35), <es decir>, la po-
en las enseñanzas del espíritu» (1 Cor 2,13) . Por consiguiente, dice, tencia de la separación de arriba <que desciende> desde la cima
el <gran> Arconte una vez instruido no sólo aprendió, sino que <de la filiedad> de arriba <a través> del demiurgo hasta la crea-
también, preso del temor, confesó su pecado, el que cometió al ción, lo que pertenece a Jesús. 10Y así dice que queda establecido el
exaltarse. 4Tal, dice, es lo expresado: «He reconocido mi pecado y cosmos hasta el momento en que toda la filiedad que ha permane-
conozco mi iniquidad y por siempre la confesaré» (Sal 32,5). Ahora cido en <la> disformidad para beneficiar a las almas y beneficiar-
bien, después que se instruyó el gran Arconte y también se instruyó se, formada, siga a Jesús, ascienda y se purifique; y se torne sutilí-
y aprendió toda la creación que pertenece a la Ogdóada y el miste- sima, al punto de poder subir por sí misma como la primera
rio fue reconocido por los seres celestes (Ef 3,9), era igualmente <filiedad>. Porque tiene toda la potencia naturalmente consolida-
necesario que la buena noticia viniera a la Hebdómada, para que da por la luz de lo alto que brilló abajo.
también del mismo modo el arconte de la Hebdómada se instruyera 27 1Ahora bien, dice, cuando toda <la> filiedad suba y esté
y se le anunciara la buena noticia. sobre el Espíritu intermediario, entonces la creación será compade-
5
<Por lo tanto>, el hijo del gran Arconte hizo brillar para el cida: «porque hasta ahora gime y se angustia» y «espera la revela-
hijo del arconte de la Hebdómada la luz, la que poseía porque él ción de los hijos de Dios» (Rom 8,19 .22), para que todos los hom-
mismo la alcanzó desde lo alto de la filiedad, y el hijo del arconte bres de la filiedad asciendan desde aquí; <ahora bien>, una vez
de la Hebdómada fue iluminado y la buena noticia se anunció al que esto suceda, <dice>, el Dios suscitará sobre el universo la gran
arconte de la Hebdómada y del mismo modo, como antes se dijo, ignorancia, para que todo permanezca según su modo de ser y
también fue preso del temor y se confesó. 6Por consiguiente, des- nadie desee nada de lo que es contrario a su naturaleza. 2Pero
pués que igualmente todos los seres de la Hebdómada están ilumi- también todas las almas de este intervalo, las que poseen una natu-
nados y que les fue anunciada la buena noticia -porque las criatu- raleza para permanecer <como> inmortales sólo en él, perdura-
ras relativas a estos intervalos y <mundos> son infinitas según los rán, aunque sin conocer nada diferente ni mejor que este intervalo
basilidianos: principios, poderes, y señoríos, sobre las que, según y no habrá noticia alguna ni saber de lo que hay por encima en los
ellos, hay una doctrina profunda sostenida por completo <tam- que están por debajo, para que las almas que están abajo no se
bién> por muchos; cuentan aquí 365 cielos y dicen que el gran atormenten deseando lo imposible -como si <los> peces desea-
arconte de ellos es Abrasax, porque su nombre encierra el número ran pacer con las ovejas en el ribazo-; <porque> semejante de-
de 3 65, que indudablemente el valor numérico de su nombre abar- seo, dice, sería su corrupción.
3
ca todas las cosas y que, por esto, el año contiene la misma canti- Por consiguiente, dice, todo lo que permanece en su lugar es
dad de días-. 7Pero, dice, una vez que tales cosas sucedieron de incorruptible, pero es corruptible si quiere trascender y traspasar
este modo, era necesario que lo demás y la disformidad nuestra los <lugares> de que proviene según naturaleza. De este modo
fuese iluminada y que se revelara a la filiedad que había quedado en tampoco el arconte de la Hebdómada conocerá lo que está por
la disformidad como si fuese un aborto, «el misterio que no fue encima; ya que también la gran ignorancia lo retendrá, para alejar
reconocido por las generaciones anteriores» (1 Cor 15,5) según, de él «pena, dolor y lamento» (Is 35,10; 51,11); porque no deseará
dice, está escrito: «El misterio me ha sido hecho conocer por reve- nada de lo imposible ni se apenará. 4Y del mismo modo la ignoran-
lación» (Ef 3,3) y «he oído palabras inefables, que no es lícito al cia retendrá también al gran Arconte de la Ogdóada y similarmente
hombre pronunciar» (2 Cor 12,4). a todas las criaturas que están por debajo de él, para que no desee
8
<Por consiguiente> la luz bajó desde la Hebdómada, la que ningún <lugar> de los que son contrarios a su naturaleza ni sufra;
descendió de arriba desde la Ogdóada al hijo <del arconte> de la y así tendrá lugar la restauración de todas las cosas establecidas en
Hebdómada, sobre Jesús, el hijo de María, y fue iluminado, infla- principio según naturaleza en la simiente del universo, pero que
mado al mismo tiempo por la luz que ha brillado en él. 9T al es, serán restauradas permaneciendo <en sus propios lugares> según
dice, lo dicho: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti» (Le 1,35), sus momentos propios. 5Pero, dice, respecto de que cada cosa tenga
<es decir, la luz> desde la filiedad por el Espíritu intermediario de un momento propio, lo <testimonia> suficientemente el Salvador
'
136 137
BASÍLIDES Y LOS BASILIDIANOS FRAGMENTOS DE BASILIDES

cuando dice: «Mi hora todavía no ha llegado» (Jn 2,4), y <tam- distribución y la restauración en lo propio de lo que está confundi-
bién> los magos que habían visto la estrella (Mt 2,2); porque, dice, do. < ... > 12Por esto Jesús ha sido primicia de la distribución, y la
ésta también estaba prevista <por el Dios que no es> en el gran pasión no por otro motivo ha tenido lugar, <sino> para que las
montón en relación con <el tiempo conveniente> del origen y cosas confundidas se distribuyesen. Porque de este modo dice que es
<el> momento de la restauración. necesario que toda la filiedad que ha quedado en la deformidad para
6
Tal es, según los basilidianos, el que se conoce como «hombre beneficiar y beneficiarse sea distribuida, según el modo en que tam-
interior» (Ef 3,19), <el> espiritual en el psíquico, el que es <la ter- bién Jesús se ha distribuido. 13 Esto es, por lo tanto, lo que ha inventa-
cera> filiedad que dejó aquí el alma -no <en tanto que> mortal, do Basílides <que> enseñó en Egipto, y puesto que profesó entre sus
sino <en cuanto que> perdura aquí según naturaleza, así como discípulos semejante doctrina, tales son los frutos que ha producido.
<también> la filiedad primera había dejado al Espíritu Santo, el
intermediario, arriba en <su> propio lugar-, habiendo revestido
entonces el alma propia. 7 Pero para no omitir nada de sus doctrinas,
expondré cuanto dicen también sobre la buena noticia. Según los Fragmentos de Basílides
basilidianos el evangelio es el conocimiento de las cosas supracósmi-
cas, como hemos mostrado, para el que el gran Arconte era impo- l. Hegemonio, Acta Archelai et Maneti 67,4-12 2
tente. Ahora bien, tan pronto como se le mostró que también existe
4
el Espíritu Santo, el intermediario, la filiedad y el Dios que no es, la También residió entre los persas, no mucho después del tiem-
causa de todas las cosas, se alegró, <dice>, y exultó por todo lo po de nuestros apóstoles, Basílides, predicador ciertamente más
dicho, <y> tal es, según ellos, la buena noticia. 8Y Jesús, según los antiguo (que Mani); pero como era hábil y había comprendido que
basilidianos, vino a la existencia como hemos dicho antes: una vez en su época ya todo había sido anticipado, decidió sostener la
nacido según lo mostrado, todo lo concerniente al Salvador, según dualidad que también sostenía Escitiano. Finalmente como nada
los basilidianos, ha sucedido de acuerdo con lo que está escrito en nuevo se podía atribuir, presentó las palabras ajenas de modo dife-
los Evangelios. Y estas cosas han sucedido, dice, para que Jesús sea rente. 5Y a la verdad que todos sus libros contienen cosas difíciles y
primicia de la distribución de lo que está confundido. 9 Porque, pues- escabrosísimas. Pero he aquí el libro XIII de sus Tratados.
to que el cosmos está dividido en Ogdóada -que es la cabeza del El comienzo de él dice: «A nosotros que escribimos el libro XIII
universo, pero cabeza <de la Ogdóada> es el gran Arconte-, y en de los Tratados, la palabra salvadora nos dará el discurso preciso y
Hebdómada -que es la cabeza <del cosmos supralunar, pero cabe- fecundo. Por la parábola del rico y del pobre (Le 16,19-31), indica
za> de la Hebdómada es el demiurgo de lo que subyace-, y en este de dónde ha brotado la naturaleza sin raíz y sin lugar, que sobrevie-
intervalo nuestro, en el que está la deformidad, se necesitaba que las ne a las cosas». 6Empero, ¿el libro contiene este único capítulo?
cosas que están confundidas fuesen distribuidas por medio de la dis- ¿No contiene, acaso, también otro discurso? Sin embargo, según
tinción de Jesús. 10En consecuencia padeció la parte de él que era han opinado algunos, foo podríais ser engañados todos vosotros
somática, la que pertenecía a la deformidad y ha vuelto a ella; pero por este libro que así comienza? Volviendo al asunto Basílides
la parte suya que era psíquica, que era de la Hebdómada, ha vuelto después de intercalar más o menos quinientas líneas, di~e: 7 «Apar~
también a la Hebdómada. Sin embargo la parte afín al gran Arconte témonos de la veleidad vacía y curiosa; indaguemos mejor, en cam-
que era de la cima ha ascendido y permanecido junto al gran Arcon- bio, qué cosas investigaron también los bárbaros sobre el bien y el
te, y la que era del Espíritu limítrofe ha sido llervada hacia lo alto mal y a qué ideas llegaron sobre todo esto. Pues bien, de entre ellos
hasta <el firmamento> y ha quedado en el Espíritu intermedio. 11 Y algunos dijeron que son dos los principios de todas las cosas, a los
la tercera filiedad, la que había quedado <en la deformidad> para que relacionaron el bien y el mal, sosteniendo que los principios
beneficiar y beneficiarse, ha sido purificada por su medio y ha as-
cendido a la filiedad bienaventurada pasando por medio de todas las
cosas. Porque toda la concepción de los basilidianos versa sobre la 2. Texto latino en W. Véilker, Q uellen .. . , 38-40. Ver, asimismo, Hegemonius,
Acta Archelai, trad. inglesa M . Vermes, intr. y comentario S. Lieu, Brepol, Louvaine,
confusión como el <montón> de la mezcla de todas las semillas, la 2001, 149-150.

138 139
BASÍLIDES Y LOS BASILIDIANOS FRAGMENTOS DE BASÍ L IDES

mismos eran sin comienzo e inengendrados; es decir, afirmaban ciertamente, cuantos caen bajo las dichas aflicciones, teniendo pe-
que en los comienzos han existido la luz y las tinieblas que existían cados, aunque ocultos, por faltas diversas son llevados a este bien,
en sí mismas y que no son <engendradas>. 8Estos (principios), por la bondad del que conduce la existencia son en realidad acusa-
puesto que existían en sí mismos, siendo cada uno de ellos peculiar, dos por cosas totalmente diferentes, para que no padezcan como
conducían su existencia como querían y como les correspondía; culpables de males reconocidos ni ultrajados como el adúltero o el
porque todas las cosas tienen por amigo lo que les es propio y no homicida, sino porque se conducen como cristianos, esto los conso-
se considera que esto mismo sea algo malo. Pero después que am- lará al punto de parecer que no sufren. 3Es muy extraño que al-
bos llegaron al conocimiento de uno y otro y las tinieblas contem- guien sufra, aun cuando no haya pecado, pero si se da el caso, éste
plaron a la luz, puesto que habían sido dominadas por el deseo de no sufrirá por la maquinación de una potencia, sino que sufrirá del
lo mejor la acosaban y deseaban mezclarse y participar de ella. "Y mismo modo que sufre el infante quien tampoco parece haber pe-
las tinieblas ciertamente actuaban así, pero la luz de ningun a mane- cado». 82 1Y agrega sin interrupción: «Pues así como el infante que
ra recibía nada en sí misma de parte de las tinieblas ni las apetecía, anteriormente no ha pecado no tiene por su parte efectivamente
tan sólo consintió igualmente en el deseo de ver(las). Ciertamente pecado, pero sí tiene en sí (la disposición) a pecar, cuando ha
también las vio como a través de un espejo. Por consiguiente sólo estado sometido al padecimiento se beneficia adquiriendo muchas
el reflejo de la luz se aproximó a las tinieblas, es decir, cierto color cosas difíciles, así también el adulto aunque no haya actuado peca-
de luz, pero la luz misma sólo miró y se alejó, o sea, que en abso- minosamente, si sufre, sufrirá de modo semejante a como ha sufri-
luto participó de las tinieblas. 10Pero las tinieblas tomaron de la luz do el infante, porque el que tiene en sí la disposición a pecar, si no
una visión y el reflejo o color de la materia, en el que la tenían en tiene ocasión para pecar no peca; pero no por ello se deberá con-
un estado para ella repulsivo. Así pues, las cosas peores habían siderar que no pueda pecar. 2 Pues así como el que quiere cometer
recibido de lo mejor no la verdadera luz, sino cierto aspecto y adulterio es un adúltero, aunque no haya concretado el adulterio, y
reflejo de luz < ... > que arrebataron del bien con un rápido movi - el que quiere realizar un homicidio es un homicida, aunque no
miento. Éste es el motivo de que en este mundo no haya bien pueda cometer el homicidio, así también a quien afirmo que es sin
completo y que el bien que hay sea muy exiguo, porque ya fue poco pecado, si veo que sufre, aunque nada malo haya hecho, diré que es
lo que aferró al comienzo. 11Sin embargo, en virtud de esta poca malo por querer pecar. Porque diré que todo es malo, antes que
cantidad de luz, o mejor por esta cierta forma de la luz, las criaturas decir que es mala la Providencia». 83 1Enseguida, poco después,
pudieron engendrar una semejanza que anuncia a aquella mezcla habla también del Señor directamente como de un hombre: «Sin
que habían concebido de la luz. Y tal es la creación que vemos». embargo, si acaso, dejando todas estas consideraciones, me tratas
12
En lo que sigue habló de las demás cosas en forma similar a lo de confundir por medio de ciertas personas, diciendo tal ha peca-
dicho. Pero con lo expuesto creo que es suficiente para mostrar su do, puesto que sufrió; si me permites, diré no pecó, sino que era
pensamiento en este punto. Porque en estas cosas sobre la creación semejante al infante que sufre; pero si me solicitaras una demostra-
del mundo, escribió del modo como lo había pensado Escitiano. ción más exacta, diré: cualquier hombre que nombrares, hombre
es, y justo, el Dios. Pues, como se ha dicho, "nadie está limpio de
2. Clemente de Alejandría, Stromata IV, 81 ,1 - 83, l3 falta"» Uob 14,4).

81 1Basílides en el libro XXIII de sus Exégesis dice esto textual-


mente de quienes son castigados con el martirio : 2 «Digo, pues,
(ibid. , 127); IV,24, 153,1 (ibid., 316); V,1 , 3,2-3 (ibid., 327, ver también p. 376);
3. Los textos aquí tradu cidos, tanto gri egos como latinos, pueden co tejarse en VII,17, 106,4 (ib id. , 75) y VII, 17,108 (ibid., 76). Puede verse asimismo Justino de
W. Véilker, Q ue/len ... , 38-45, salvo Stromata 11,11 2, 1 (fragmento 5), que puede leer- Roma, Diálogo con Trifón 35,6; Clemente de Alejandría, Extractos de Teodoto 16 y
se en O. Stahlin, Clemens Alexandrinus, Zweiter Band, 174. Veánse, asimismo, A. 28, y sobre el re emplazo de Jesús por Simón Cireneo cf. Segundo tratado del gran Set
Rousseau y L. Doutreleau, 11, 327-333, y los breves testimonios sobre Basílides y los (NHC VII,2) 55,15-56,35 y Apocalipsis de Pedro (NHC VII,3 ) 81,1-25, en Textos
basilidi anos en Clemente de Alejandría, Str. I,21, 146,1-4 (Stahlin, 90) ; II,6, 27,2 gnósticos III.

140 141
BASILIDES Y LOS BASILIDIANOS FRAGMENTOS DE BASILIDES

3. Orígenes, In Epistolam ad Romanos VI,1 ba a Sócrates algunas cosas y Aristóteles dice que todos los hombres
tienen trato con los démones (que) les acompañan durante el tiem-
Yo (es decir, Pablo), dijo: «Morí (Rom 7,10), pues ya comenzó po de la incorporación, habiendo recibido esta enseñanza como
a serme atribuido el pecado». Pero Basílides, sin advertir que esto profética y habiéndola registrado en sus libros, sin haber confesado
debe interpretarse respecto de la ley natural, ha aproximado la de dónde la adquirió». Y de nuevo, en el libro II de la misma obra,
palabra apostólica a mitos necios e impíos e intenta edificar, par- escribe lo que sigue: «No piense ninguno, en cuanto a lo que
tiendo de esta frase del apóstol, la doctrina de la reincorporación, decimos como propio de los elegidos, que sea posible que esto haya
o sea, que las almas pasan de unos a otros cuerpos. Dice: «Porque sido dicho previamente por algunos filósofos; en efecto, el hallazgo
el apóstol dijo: "una vez vivía sin ley" (Rom 7,9), es decir, antes de no es de ellos, sino que habiéndoselo apropiado de los profetas lo
que viniera a este cuerpo, viví en aquella forma corporal que no han atribuido a quien según ellos es sabio, aunque no lo es». Y
está bajo la ley, o sea, de animal rumiante o de pájaro». enseguida, en el mismo libro dice: «Pues también me parece que
los que hacen profesión de la filosofía para saber qué sea el roble
4 . Clemente de Alejandría, Stromata IV, 86, 1 alado y el manto bordado sobre él, aprenden cuanto Ferécides, que
se ha expresado alegóricamente, ha dicho de la divinidad, habiendo
Como el mismo Basílides dice, creemos que el amar a todas las tomado el fundamento de la profecía de Cam (Gén 9,25)».
cosas es una resolución de la voluntad misma de Dios, puesto que
todas las cosas conservan la razón del todo, la otra, no desear a 7. Stromata III, 1,1-3
ninguno, y la tercera, <el> no odiar a nadie .. .
(... ) Y dicen los discípulos de Basílides que «una vez con el
5. Stromata II deseo de saber, preguntaron al Señor si no era preferible excluirse
del casamiento». (Respondió:) «No todos comprenden esta doctri-
(112, 1) Los discípulos de Basílides suelen llamar a las pasiones na, pues hay eunucos que lo son desde el nacimiento y los que son
«apéndices» y éstos son esencialmente ciertos espíritus que se ad- por necesidad» (Mt 19,11). 2E interpretan así el pasaje: «Algunos
hieren al alma racional según cierta confusión y mezcla original. por nacimiento sienten un desvío natural hacia la mujer, quienes
están exigidos por esta constitución natural, hacen bien con no
(113,3 - 114,1) Así el mismo hijo de Basílides, Isidoro, en Sobre casarse». 3 Éstos, dicen, son los eunucos de nacimiento. Por nece-
el alma adherente, compartiendo su doctrina y casi acusándose dice sidad lo son quienes actúan como los atletas de los espectáculos,
esto: «Porque si demuestras a alguno que el alma no es simple y que se dominan por la compensación de la fama <y cuantos por
que los deseos de las cosas malas se generan por el poder de los un infortunio están castrados, también se han tornado en eunucos
apéndices, cuantos de entre los hombres son malos tendrán una por necesidad>. Éstos, sin duda, son eunucos por necesidad, y no
excusa no fortuita para decir: "fui obligado, fui empujado, lo hice por deliberación. Pero cuantos se han hecho eunucos por el reino
forzado, actué sin querer", (por más que) él mismo (sea) el que eterno, dicen, toman esta determinación respecto de cuanto viene
dirige el deseo del mal y el que no ha combatido los poderes de del matrimonio, pues temen el molestar que tiene origen en las
los apéndices». Es necesario, sin embargo, que hechos más capaces actividades para proveer las necesidades de la famili a. 2 1Y sostie-
racionalmente, mostremos que dominamos en nosotros a la crea- nen que el apóstol en cuanto a la expresión «mejor es casarse que
ción inferior. abrasarse» (1 Cor 7,9), dice: «No arrojes tu alma al fuego resistien-
do noche y día y temiendo caer de la continencia; porque el alma,
6. Stromata VI, 53,2-5 en la medida en que resiste, se aleja de la esperanza». 2 Pues bien,
Isidoro dice así en su Ética: «Mantén junto a ti a una mujer de
E Isidoro al mismo tiempo el hijo y discípulo de Basílides, en temperamento, para no separarte de la gracia de Dios, y una vez
el libro I de las Exégesis sobre el profeta Parcor, escribe también esparcido el semen como fuego, ora con la conciencia tranquila».
3
así: «Dicen los atenienses que el demon que le acompañaba revela- Y, dice, «cuando tu acción de gracias ha caído en la súplica y pides

142 143
' BASILIDES Y LOS BASILIDIANOS NOTICIAS DE BASILIDES

para el futuro no actuar rectamente, sino no fallar, cásate». 4 Pero por Dios de los judíos. Y pórque éste quiso someter a los demás
si uno es joven, pobre o débil y no quiere casarse de acuerdo con
• pueblos a su pueblo, es decir, a los judíos, todos los demás jefes
el razonamiento, no debe alejarse del hermano, sino que diga: se alzaron contra él y comenzaron a actuar en su contra. Ésta es
«Porque he entrado en el santuario nada puedo sufrir». Pero si tiene la causa por la que todos los demás pueblos han reaccionado contra
desconfianza que diga: «Hermano, pon sobre mí tu mano para que su pueblo. Pero el Padre inengendrado e inefable, viendo su per-
no peque», y recibirá ayuda inteligible y sensible. Con sólo querer dición, envió a su primogénito, el Intelecto -éste es al que se llama
perfeccionar lo bueno lo logrará. 3 1Pero a veces decimos con la Cristo-, para la liberación de quienes le creyeran del dominio de
boca: «No queremos pecar», pero el pensamiento va detrás del los que crearon el mundo. Y apareció en la tierra a su pueblo como
pecado. Este tal no hace lo que quiere por miedo, para que no se hombre y realizó milagros. Ésta es la causa por la que él no
le aplique el castigo. 2Pero la humana naturaleza tiene cosas nece- padeció, sino cierto Simón Cireneo obligado a llevar la cruz en su
sarias y cosas naturales, <pero algunas naturales> solamente. El lugar; y éste cambiado por él por error y por desconocimiento fue
vestirse es necesario y natural, pero lo que pertenece a los placeres crucificado en su lugar, de modo que se pudiera pensar que él
del amor es natural, pero no es necesario. 3 He expuesto estas mismo era Jesús; Jesús, en cambio, había tomado el aspecto de
palabras en refutación de los basilidianos que no viven rectamente, Simón y permaneciendo de pie se había burlado de ellos. Porque
o bien porque teniendo poder gracias a la perfección lo tienen puesto que era la Potencia incorpórea y el Intelecto del Padre
también para pecar, o bien porque, aunque ahora pequen, han de inengendrado, se ha transformado en lo que quería y de este modo
ser salvados por naturaleza a causa de la elección connatural. Por ascendió a Aquel que lo había enviado, riéndose de ellos, pues no
lo tanto los antepasados de sus enseñanzas tampoco consintieron podía ser visto y era invisible para todos. Por lo tanto igualmente
en que practicaran estas cosas. «los que saben» esto se liberan de los príncipes creadores del
mundo. Tampoco se debe confesar al que fue crucificado, sino al
que vino bajo forma de hombre, al que se pensó crucificar, que se
Noticias llamó Jesús, y fue enviado por el Padre para . disolver por esta
dispensación las obras de los creadores del mundo. Si, por lo tanto,
Ireneo de Lión, Adversus Haereses I, 24,3-7 dice, alguno confiesa al crucificado, todavía es un esclavo y está
bajo el dominio de los que hicieron los cuerpos. Pero quien lo niega
3Basílides extiende al infinito la exposición de su doctrina, para está, en verdad, libre de ellos, y conoce la dispensación del Padre
aparentar haber encontrado algo de lo más profundo y verdadero, inengendrado. 5Pero la salvación es sólo para el alma, pues el cuerpo
enseñando que, en primer lugar, del Padre inengendrado ha nacido es corruptible por naturaleza. E incluso dice que las mismas profe-
el Intelecto, de éste, por otra parte, el Lagos, después, del Lagos, cías han provenido de los príncipes creadores del mundo; pero la
Prudencia, de Prudencia, Sabiduría y Potencia. De Potencia y Sa- ley, especialmente del jefe de ellos, el que sacó al pueblo de la tierra
biduría, los poderes, principados y ángeles, a los que llama prime- de Egipto. Desprecian también los idolotitos y los tienen por nada,
ros, y por los que ha sido hecho el primer cielo. Después a partir pero los usan sin vacilación; del mismo modo consideran indiferen-
de aquí han sido producidos otros por emanación que han fabri- te la práctica de las demás acciones y de todo tipo de sensualidad.
cado otro cielo semejante al primero y del mismo modo desde aquí Practican del mismo modo la magia, los encantamientos, las invo-
han sido producidos otros por emanación, contrafiguras (antitypoi) caciones y todas las restantes prácticas mágicas. Inventan también
de los que existen sobre ellos, que han formado un tercer cielo; algunos nombres de ángeles y afirman que éstos están en el primer
y de los terceros, los cuartos en descenso, y a continuación del cielo y aquéllos en el segundo e intentan exponer uno por uno los
mismo modo dicen que han sido producidos los demás príncipes nombres de príncipes, ángeles y poderes de los 365 falsos cielos.
y los demás ángeles y los 365 cielos. 4Pero (dicen) que los ángeles Así también dicen que el nombre cósmico en el que descendió y
que poseen el cielo último, el que también vemos nosotros, han ascendió el Salvador es Caulacau. 6Por lo tanto quien haya apren-
fabricado todo lo que está en el mundo y han dividido entre sí la dido estas cosas y haya conocido a todos los ángeles y sus causas,
tierra y los pueblos que están sobre ella. Su jefe es el que se tiene se torna invisible e incognoscible a todos los ángeles y poderes,

144 145
CARPÓCRATES Y SU HIJO EPÍFANES
· BAS ÍLIDES Y LOS BASILIDIANOS

como t'. mi i ·n ha sido Caulacau. Y así como el hijo es desconocido Carpócrates y su hijo Epífanes
par:i I lo , así también es necesario que ninguno les conozca a (Ireneo de Lión, Adversus Haereses I, 25, 14)
ell , 1 ro que ellos mismos los conozcan a todos y atraviesen por
111 • li o I todos, en la medida en que son invisibles y desconocidos
25 1 Carpócrates y sus discípulos dicen que el mundo junto con
p:1rn LOdos. Por esta razón estos tales están listos para la renegación, las cosas que hay en él fue hecho por ángeles inferiores a gran
111 j r, ni siquiera pueden sufrir por el Nombre, puesto que son distancia del Padre inengendrado. Jesús, empero, nació de José, y
se mejantes a todos. No muchos, sin embargo, pueden conocer aunque fue semejante al resto de los humanos, se distinguió de
es tas cosas, sino uno entre mil y dos entre diez mil. Y dicen que todos éstos, pues su alma, como fuera fuerte y limpia, recordaba lo
ya no son judíos, pero al presente tampoco cristianos. Es nece- que había visto en el curso alrededor del Dios ingénito. Por este
sario igualmente que no revelen en absoluto sus misterios, sino motivo asimismo le fue enviada una potencia por éste para que
que los mantengan silenciosamente en secreto. 7 Distribuyen las pudiera evitar a los fautores del mundo y pasando a través de todos
365 posiciones locales de los cielos igual que los astrólogos. En y libre de todo ascendiera hasta él y para que del mismo modo
efecto, habiendo recibido sus doctrinas las han transformado sucediera a los que abrazaran disposiciones semejantes a la suya.
dándoles el sello propio. Abrasax es el jefe de aquéllos y por esto Dicen, por otra parte, que el alma de Jesús, educada en la costum-
tiene en sí (la suma de) los 365 números. bre de los judíos, los ha despreciado, y que por esto recibió pode-
res, con los que desalojó las enfermedades que estaban como casti-
Eusebio de Cesarea, Historia Eclesiástica IV, 7,5-8 gos y que residían en los hombres.
2
Sostienen, por consiguiente, que el alma que con similitud a la
5
Pues bien, en aquel tiempo muchos varones de la Iglesia lu- de Jesús también es capaz de despreciar a los arcontes fautores del
charon por la verdad y defendieron con suficiente elocuencia la mundo, recibe similarmente potencias para realizar .actos semejan-
doctrina apostólica y eclesiástica, e incluso algunos con sus escritos tes. A causa de esto han llegado a tal grado de orgullo, que algunos
proporcionaban para los que vendrían más tarde medios de pre- se dicen semejantes a Jesús, y otros incluso se declaran más fuertes
caución contra estas herejías claramente mostradas. 6 De entre estos que él y algunos que se diferencian con bastante ventaja de sus
escritos ha llegado a nosotros una muy positiva Refutación contra discípulos, como Pedro, Pablo y los demás apóstoles. Tampoco
Basílides de Agripa Castor, escritor en esos tiempos muy conocido, éstos serían en nada inferiores a Jesús. Sus almas, pues, que provie-
el que revela la habilidad de la impostura del tal sujeto. 7Por lo nen de la misma circunvolución y que por esto desprecian igual-
tanto, descubriendo sus secretos, dice que él ha escrito veinticuatro mente a los fautores del mundo, son dignas de ser morada de la
libros sobre el Evangelio, y que nombra como profetas suyos a mencionada potencia y de retornar de nuevo allí. Y si alguno llega-
Barcabas y Barcof y a algunos otros inexistentes que ha establecido ' ra a despreciar lo que es de este mundo más que Jesús, puede ser
para sí y a los que atribuyó nombres bárbaros para admiración de mejor que él.
3
quienes son sensibles a semejantes cosas. Enseñaba asimismo que Ejecutan también actividades en relación con las técnicas má-
es indiferente comer los idolotitos y renegar sin preocupación de gicas, encantamientos, filtros y evocaciones igual que con referen-
la fe en momentos de persecuciones y que según el modelo de cia a démones acompañantes, inductores de sué'ños y las demás
Pitágoras era obligatorio el silencio por cinco años para sus segui- artimañas, diciendo que poseen ya el poder para dominar a los
dores. 8El mencionado escritor, habiendo pasado revista también Arcontes y Fautores de este mundo, pero no sólo sobre ellos, sino
a otras cosas semejantes a éstas sobre Basílides, ha indagado no- también sobre todos los seres en él creados. Esta gente ha sido
blemente para que se ponga en evidencia el error de la herejía. asimismo enviada por Satanás hacia los paganos para difamación
del nombre divino de la Iglesia, para que los hombres, oyendo

4. Cf. Texto latino con fragmentos en griego en W. W. H arvey, I, 204-210;


ver asimismo A. Rousseau y L. Doutreleau, I, 332-345. Cf. S. Pétrement, Le Dieu
separé, 475ss. ; J. Montserrat Torrents, Los gnósticos I, 214-218 .

146 147
BASILIDES Y LOS BASILIDIANOS TESTIMONIOS SOBRE EPIFANES

tanto una como otra versión sobre ellos y creyendo que todos todas las almas, bien porque siendo diligentes han cumplido en una
somos así, desvíen sus oídos de la predicación de la verdad, o sola venida todas las obras, bien porque yendo a través de un
también para que viendo sus obras blasfemen de todos nosotros cuerpo en otro o arrojadas en cada una de las especies de vida, al
que en absoluto tenemos que ver con ellos en relación con la doc- cumplir y compensar lo que deben, son liberadas de modo que ya
trina, las costumbres ni en la vida diaria. Por el contrario su vida es no vuelven al cuerpo.
lujuriosa, su doctrina impía y hacen uso abusivo del nombre cu- 5Si bien no quisiera creer que entre ellos se realizan estas acti-

briendo con un velo su malicia. «Justa es su condena» (Rom 3,8) vidades que son carentes de religiosidad, abominables y prohibidas,
cuando reciban de Dios la retribución condigna de sus obras. sin embargo en sus escritos así está consignado y ellos mismos de
4
Han llegado a tal grado de desequilibrio mental que dicen que esta manera dan una explicación, diciendo que Jesús habló miste-
poseen capacidad para realizar todo lo que va contra la religión y riosamente en privado a sus discípulos y apóstoles y les encargó que
el culto. Porque dicen que las conductas son malas y buenas de entregaran estas enseñanzas privadamente a los que fueran dignos y
acuerdo solamente con la humana opinión. Y afirman que es nece- prestaran adhesión. Porque por la fe y la caridad hay salvación. Lo
sario que las almas experimenten a través de las incorporaciones demás, en cambio, es indiferente, aunque, de acuerdo con la opi-
sucesivas todo tipo de vida y de acción -salvo que alguno muy nión de los hombres, las cosas son llamadas a veces buenas o a
diligente lo realice todo de un golpe en una sola venida, lo que no veces malas, aunque nada haya malo por naturaleza. 6Algunos de
sólo nos está prohibido decir y escuchar, sino que ni siquiera nos ellos incluso marcan a sus discípulos quemándolos con un hierro al
puede venir a la mente y tampoco le daríamos crédito al que dijera rojo vivo en la parte posterior del lóbulo de la oreja derecha. De
algo parecido en las conversaciones usuales de nuestras ciudades-; donde también Marcelina, que vino a Roma bajo Aniceto, puesto
de este modo, como dicen en sus escritos, sus almas ejercitadas en que participaba de esta doctrina, llevó a muchos a la perdición.
toda experiencia de vida, cuando salen del cuerpo, de nada deben Empero se llaman «gnósticos». Tienen también imágenes, unas pin-
tener ya necesidad y deben poner sus esfuerzos en esto, no vaya a tadas, pero otras construidas de materiales diversos, sosteniendo
ser que porque les falte algo a su liberación, se vean obligadas de que el retrato de Cristo fue confeccionado por Pilato en el tiempo
nuevo a ser enviadas a un cuerpo. Afirman que por esto Jesús dijo en el que Jesús estuvo entre los hombres. Coronan estas imágenes y
esta parábola: «Cuando estés con tu adversario en el camino, apre- las exponen con las imágenes de los filósofos del siglo, es decir, con
mia para librarte de él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez las imágenes de Pitágoras, de Platón, de Aristóteles y de los demás
te entregue al alguacil y éste te envíe a la carcel. Te aseguro que no y cumplen con ellas las restantes honras que igualmente llevan a
saldrás de allí hasta haber pagado el último céntimo» (Le 12,58-59; cabo los gentiles.
Mt 5,25-26).
Dicen también que el adversario es uno de los ángeles que están
en el mundo, al que llaman diablo; éste, según afirman, fue creado
particularmente para que condujera a las almas que han perecido Testimonios sobre Epífanes
desde el mundo al Arconte. Y dicen que éste es el primero de los (Clemente, Stromata III, 5,2 - 9,3 5 )
hacedores del mundo, y que él entrega dichas almas a otro ángel, al
que aquél gobierna, para que las encierre en otro cuerpo; pues 5 2Este Epífanes, del que también se consiguen los libros, fue
dicen que el cuerpo es una cárcel (Platón, Crátilo 400C, y Gorgias hijo de Carpócrates y el nombre de su madre era Alejandra. Por la
493A). Y en cuanto a la frase «No saldrás de allí hasta haber pagado parte paterna era alejandrino, y por la materna, cefalonio. Vivió en
el último céntimo», la interpretan como que nadie eludirá el poder total diecisiete años y se le venera como a un dios en Same de
de los ángeles que hicieron el mundo, sino que continuamente irá Cefalonia. Aquí se le ha construido y consagrado un templo de pesa-
de un cuerpo en otro, hasta que absolutamente no se haya ejercita-
do en todas las obras de este mundo; y cuando nada le falte, enton-
ces su alma será liberada e irá hacia el Dios que está por encima de 5. Texto griego en O. Stahlin. Ver M. Simonetti, Testignostici, 186-191, y en
los ángeles hacedores del mundo. De este modo se salvan también general 183-197 y nn. en pp. 450-451.

148 149
B A S I L I D E S Y LOS BASILIDIANOS CERDÓN

das piedra , altares, recintos sagrados y un museo. Y los cefalonios dice : «Por la ley he conocido el pecado» (Rom 7,7). 3Dice Epífanes
cuand o e o ngregan en el templo en la luna nueva celebran el día • que lo mío y lo tuyo han hecho su ingreso a través de las leyes y ya
de la ap oteosis de Epífanes, dedicándole sacrificios, haciendo liba- no podemos usufructuar en común ni la tierra, ni los patrimonios y
ciones, celebrando banquetes y cantándole himnos. 3Su padre lo ni siquiera el matrimonio. 4 «Porque en común para todos ha creado
educó en la educación general y en la filosofía de Platón y fue el las vides, las que no se niegan al gorrión ni al ladrón y del mismo
instaurador de la gnosis monádica de la que asimismo deriva la modo sucede con el trigo y los demás frutos. Sin embargo contra-
herejía de los carpocratianos. venidas la comunidad y la igualdad ha nacido el ladrón de ganados
6 1 Dice así en el libro Sobre la justicia: «La justicia de Dios es y de frutos ».
una cierta comunidad con igualdad. Precisamente por esto el cielo 8 1Por consiguiente, Dios habiendo hecho en común todas las
estando extendido igual abraza por doquier con su giro circular a cosas para el hombre, también la mujer habiéndose unido con el
toda la tierra y la noche manifiesta igualmente a todos los astros. varón y habiendo reunido similarmente a todos los animales, ha
Dios desde lo alto ha derramado el sol, causa del día y padre de la manifestado la justicia como la comunidad con igualdad. 2Pero los
luz, igual sobre la tierra para cuantos puedan ver y todos éstos ven nacidos de este modo han rehusado la comunidad que se aduna a su
en común, ya que no distingue rico de pobre, gobernado de gober- nacimiento, y dicen: «El que ha tomado una mujer, ya que todos en
nante, necios de inteligentes, mujeres de varones, ni libres de escla- común la pueden tener, téngala, como lo ponen de manifiesto el
vos (Mt 5,45 y Col 3,11). 2 Pero tampoco se comporta opuestamen- resto de los vivientes». 3Después de haber expresado literalmente
te con los vivientes irracionales, sino que habiéndolo derramado estas cosas prosigue de nuevo con las siguientes expresiones de
desde lo alto igualmente para todos los vivientes en común, confir- modo similar: «(Dios) ha puesto el deseo vigoroso y violento en los
ma la justicia para buenos y malvados, puesto que ninguno puede machos para la conservación de las especies, el que no puede abolir
tener de más ni sustraer al vecino, para tener la luz de él duplican- ni la ley, ni la costumbre ni ningún otro ser, porque es mandato de
do la propia. 3 El sol hace surgir el alimento común para todos los Dios». 9 2 ( •• • Muestran) que combaten a Dios Carpócrates y Epífa-
vivientes, habiendo sido distribuida su justicia común para todos nes, <el que> en el mismo del que tanto se habla, quiero decir, el
igualmente, y por tal igualdad la especie de los bueyes es semejante Sobre la justicia, así continúa de forma literal: 3 «Por este motivo
a la de los bueyes individuales, la especie de los cerdos a la de los debe tomarse como algo ridículo dicho por el legislador el manda-
cerdos, la de las ovejas a la de las ovejas y lo mismo vale para todos miento "No deberéis desear", y todavía más ridículo lo que sigue:
los restantes. 4En efecto entre ellos la justicia se manifiesta como "los bienes del prójimo" (Éx 20, 17). Efectivamente el que ha dado
comunidad. Por esto según comunidad todos son sembrados seme- el deseo para retener lo que tiene que ver con la generación exige
jantemente según la especie y el alimento brota común para todos
los animales que pacen y para todos por igual, sin constricción de
• abolirlo, aunque no se lo quita a ningún viviente. Pero incluso más
ridículo es el precepto de no desear la mujer del prójimo, pues
ninguna ley, sino presentándose para todos de acuerdo con la jus- constriñe <en> la particularidad lo que es común».
ticia gracias al suministro del que da <y> gobierna. 7 1Pero tampo-
co la generación tiene una ley escrita -pues se habría cambiado-,
sino que siembran y generan igualmente, poseyendo una comuni-
dad connatural por la justicia. El hacedor y padre de todos habien- Cerdón
do legislado con justicia ha dado a todos en común igualmente el (Ireneo de Lión, Adversus Haereses I, 2 7, 1-2 6)
ojo para ver, sin hacer discriminación entre varón y mujer, racional
o irracional, ni ninguno de ninguno, y repartiendo con igualdad y (A continuación de Cerinto [ver p. 83] e intercalando entre ellos a
comunidad, con un único mandamiento ha cedido la vista a todos Cerdón, Ireneo de Lión completa su pretendida línea histórica de los
similarmente. 2Las leyes de los hombres -dice-, no pudiendo orígenes y trasmisión de la enseñanza gnóstica anterior a los valen-
castigar la ignorancia, han enseñado la transgresión, ya qu e la sin-
gularidad de las leyes ha amputado y destruido la comunidad de la
6. Texto latino y griego en A. Rousseau-L. Doutreleau, II, 348-349; Harvey, I,
ley de Dios», no entendiendo con esto el dicho del Apóstol cuando
214-215 .

150 151
BASÍLIDES Y LOS BASILIDIANOS EL HIMNO DE LA PERLA

tinianos, insertando en Adversus Haereses [I, 26,3 y I, 27,2-3] resú- [cap. 39]. Estos Hechos de características novelescas han tenido una
menes sobre los ebionitas y nicolaítas, Marción, los encratitas y gran difusión entre los cristianos primitivos: gnósticos, maniqueos,
Taciano, ninguno de ellos hablando con rigor, gnósticos ni represen- priscilianistas y católicos. Los últimos con una connatural tenden-
tantes del gnosticismo. Creemos, por lo tanto, que se deben excluir cia a limpiar estos ágiles cuadros narrativos de las enseñanzas gnós-
las noticias señaladas de la presente antología, aunque el lector ticas de fondo. La doctrina gnóstica, salvadas las disidencias de los
interesado puede recurrir a la versiones españolas y orientaciones intérpretes, se hace predominantemente visible en la concepción de
bibliográficas que previamente hemos facilitado en nuestra Gnosis. la aventura salvífica de la figura del Salvador que se torna invisible
La esencia del dualismo gnóstico 2, 232-235.) a las potencias del mundo para poder cumplir su obra, en el carácter
de «extranjero» en tierra extraña del Apóstol y en la marginalidad de
27 1Y un cierto Cerdón, surgido de los simonianos, llegó a los destinatarios del mensaje. La noción de la imagen perfecta o
Roma bajo Higinio, que ocupó el noveno lugar entre los obispos mismidad del creyente como el reflejo espiritual del Salvador, como
sucesores de los apóstoles, y enseñó que el que había sido procla- el «otro yo» que Mani adopta y propaga, las referencias al camino
mado Dios por la Ley y los profetas no era el Padre de nuestro que el Redentor abre como el viaje de ascenso liberador del espíritu,
Señor Jesucristo. Aquél es conocido, pero éste es desconocido, y etc., igualmente ratifican la atmósfera gnóstica del relato. Los ele-
uno es justo, pero el otro es bueno. mentos señalados esparcidos por la narración concentran su poder
ilustrativo en los diversos himnos que se insertan en la historia y en
particular en el canto más extenso que hacia el final del escrito
entona Tomás en la cárcel ante otros prisioneros, después de haber
El Himno de la Perla7 sido castigado. La profundidad de las imágenes gnósticas que el
himno encierra alcanzan en este escrito la plenitud de la exégesis
pneumática, al punto de que esta circunstancia le permite una uni-
(Los Hechos de Tomás, el gemelo de Cristo, no sólo presentan al versalidad de transmisión que superando los límites del cristianismo
discípulo como el receptor y mediador de las revelaciones secretas ortodoxo, occidental y oriental, el judaísmo, el hermetismo egipcio
de Jesús [cap. 46], sino asimismo como el apóstol de Siria y la India y la mitología y filosofía griegas, le permite internarse con comodi-
dad en el área religiosa y metafísica de la cultura de los persas y de
los indios, como lo admiten los más dispares estudiosos.
7. Texto griego en Acta Apostoloru.m Apocrypha (R. A. Lipsius y M. Bonnet), La f arma más antigua del canto redactada probablemente en
III, 218-224; ver igualmente, para nuestra versión, A. A. Bevan, The Hymn of the siríaco ya existía a comienzos del siglo III, y mediante el cotejo de
Soul, The Universicy Press, Cambridge, 1897, y las siguientes versiones mejoradas y
trabajos: R.M. Grant, Gnosticism, An Anthology, Collins, London, 1961, 116-122;
sus versiones griega y siríaca posteriores, expresa lo siguiente:)
G. Bornkarnrn, en E. Hennecke (ed.), New Testament Apocrypha II, 425ss; Foerster,
Gnosis I, 337ss.; A. F. J. Klijn, The Acts o(Thomas, Introduction, Text, Commentary, 108 1Cuando era niño
Brill, Leiden, 1962; H. Leisegang, La Gnose, Payoc, Paris, 1951, 247-250; H. Jonas, vivía en mi reino en la casa de mi Padre,
Gnosis imd spiitantiker Geist 1, 320-328; el artículo de G. Widengren «Der iranische 2
y en la opulencia y abundancia
Hintergrund der Gnosis»: Zeitschriftfür Religions- und Geistes geschichte 4 (1952),
de mis educadores encontraba mi placer,
pp. 27-114; y, asimismo, A. F. J. Klijn, «Early Syriac Chriscianity-Gnoscic? » en U. 3
Bianchi (ed.), Le Origine dello Gnosticismo, Brill, Leiden, 1967, 575ss., y G. Quis- cuando mis padres me equiparon y
pel, «Makarius und das Lied von der Perle», en O.d.G., 625ss., presentació n menor enviaron desde el Oriente, mi patria.
4
del gran terna que el mismo autor desarrolla en Makarius, das Thomasevangelium De las riquezas de nuestro tesoro
und das Lied van der Perle, Brill, Leiden, 1967. J. E. Ménard, «Le Chane de la Perle»: me prepararon un hato pequeño,
Revue de Sciences Religieuses 4 (1968), pp. 289-325, F. García Bazán, Gnosis2, 307- 5
pero valioso y liviano
314, y P. H. Poirier, L'hymne de la Perle des Actes de Th omas. Introduction, texte,
para que yo mismo lo transportara.
traduction, commentaire, Centre d'Histoire des Religions, Louvaine, 1981. Sobre el 6
simbolismo de la perla cf. Hechos de Pedro y los doce apóstoles (NHC VI,1) 2,30ss. y 0ro de la casa de los dioses,
4,lss., en Textos gnósticos II, 223-239. plata de los grandes tesoros,

152 153
BASILIDES Y LOS BASILIDIANOS EL HIMNO DE LA PERLA

7
rubíes de lá India, y contra la sociedad de los impuros.
ágatas del reino de Kushán. 29 Y me vestí con sus atuendos
8
Me ciñeron un diamante para que no sospecharan que había venido de lejos
que puede tallar el hierro. 30 para quitarles la perla
9
Me quitaron el vestido brillante e impedir que excitaran a la serpiente contra mí.
que ellos amorosamente habían confeccionado para mí, 31
Pero de alguna manera
10
y la toga purpúrea se dieron cuenta de que yo no era un compatriota;
que había sido hecha para mi talla. 32
me tendieron una trampa
11
Hicieron un pacto conmigo ·y me hicieron comer de sus alimentos.
y escribieron en mi corazón, para que no lo olvidara, esto: 33
Olvidé que era hijo de reyes
12
«Si desciendes a Egipto y serví a su rey;
y te apoderas de la perla única 34
olvidé la perla
13
que se encuentra en el fondo del mar por la que mis padres me habían enviado
en la morada de la serpiente que hace espuma, 35 y a causa de la pesadez de sus alimentos
14
(entonces) vestirás de nuevo el vestido resplandeciente caí en un sueño profundo.
y la toga que descansa sobre él 110 36 Pero esto que me acaecía
15
y serás heredero de nuestro reino fue sabido por mis padres y se apenaron de mí
con tu hermano, el más próximo a nuestro rango». 37
y salió un decreto de nuestro reino,
109 16Abandoné Oriente y descendí ordenando a todos venir ante nuestro trono,
acompañado de dos guías, 38 a los reyes y príncipes de Partia
17
pues el camino era peligroso y difícil y a todos los nobles del Oriente.
y era muy joven para viajar. 3
9Y determinaron sobre mí
18
Atravesé la región de Mesena, que no debía permanecer en Egipto,
el lugar de cita de los mercaderes de Oriente, 40
y me escribieron una carta
19
y alcancé la tierra de Babel que cada noble firmó con su nombre:
y penetré en el recinto de Sarbuj. 4 1 «De tu Padre, el Rey de los reyes,
20
Llegué a Egipto y de tu Madre, la soberana de Oriente,
y mis compañeros me abandonaron. 42 y de tu hermano, nuestro más cercano en rango,
21
Me dirigí directamente a la serpiente para ti, hijo nuestro, que estás en Egipto, isalud!
y moré cerca de su albergue 43
Despierta y levántate de tu sueño,
22
esperando que la tomara el sueño y durmiera y oye las palabras de nuestra carta.
y así poder conseguir la perla. 44 iRecuerda que eres hijo de reyes!
23
Y cuando estaba absolutamente solo, iMira la esclavitud en que has caído!
extranjero en aquel país extraño, 45
iRecuerda la perla
24
vi a uno de mi raza, un hombre libre, por la que has sido enviado a Egipto!
un oriental, 46
Piensa en tu vestido resplandeciente
25
joven, hermoso y favorecido, y recuerda tu toga gloriosa
26
un hijo de nobles, 47
que vestirás y te adornará
y llegó y se relacionó conmigo cuando tu nombre sea leído en el libro de los valientes
27
y lo hice mi amigo íntimo, 48
y que con tu hermano, nuestro sucesor,
un compañero a quien confiar mi secreto. serás el heredero de nuestro reino».
28
Le advertí contra los egipcios 111 4 9Y mi carta era una carta

154 155
BASILIDES Y LOS BASILIDIANOS EL HIMNO DE LA PERLA

que el Rey selló con su mano derecha, 72Y mi vestido de luz, que había abandonado,
50
para preservarla de los males, de los hijos de Babel y la toga plegada junto a él,
73 de las alturas de Hircania
y de los demonios salvajes de Sarbuj.
51
{La carta) voló como un águila, mis padres me los enviaban,
74
el rey de los pájaros; por medio de sus tesoreros,
52
voló y descendió sobre mí a cuya fidelidad se los habían confiado,
y llegó a ser toda palabra. 112 75 y puesto q~e yo no recordaba su dignidad
53
A su voz y alboroto ya que en mi infancia había abandonado la casa de mi padre,
76 de improviso, como los enfrentara,
me desperté y salí de mi sueño.
54
La tomé, la besé, el vestido me pareció como un espejo de mí mismo.
77 Lo vi todo entero en mí mismo,
rompí su sello y la leí:
55
y estaban de acuerdo con lo escrito en mi corazón, y a mí mismo entero en él,
78 puesto que nosotros éramos dos diferentes
las palabras escritas en la carta.
56
Recordé que era hijo de reyes, y, no obstante, nuevamente uno en una sola forma.
79Y a los tesoreros igualmente,
y libre por propia naturaleza.
57
Recordé la perla, quienes me lo traían, los vi de semejante manera,
80 ya que ellos eran dos, aunque igual que uno,
por la que había sido enviado a Egipto,
58
y comencé a encantar puesto que sobre ellos estaba grabado un único sello del Rey,
81quien me restituía por medio de ellos
a la terrible serpiente que produce espuma.
59
Comencé a encantarla y la dormí mi tesoro y mi riqueza,
82 mi luminoso vestido bordado,
después de pronunciar sobre ella el nombre de mi Padre,
60
y el nombre de mi hermano que estaba ornado con gloriosos colores,
83
y el de mi madre, la reina de Oriente; con oro y con berilos,
61
y capturé la perla con rubíes y ágatas
84 y sardónices de variados colores,
y volví hacia la casa de mis padres.
62 Me quité el vestido manchado e impuro también había sido confeccionado en la mansión de lo alto
85 y con diamantes
y lo abandoné sobre la arena del país,
63
y tomé el camino derecho hacia habían sido festoneadas sus costuras.
86Y la imagen del Rey de los reyes
la luz de nuestro país, el Oriente.
64Y mi carta, la que me despertó, estaba pintada en él entero,
87
la encontraba ante mí, durante el camino, y también como los zafiros
65 y lo mismo que me había despertado con su voz rutilaban sus colores.
me guiaba con su luz. 113 88Y nuevamente vi que todo él
66
Pues la (carta) real de seda se agitaba por el movimiento de mi conocimiento,
89 y como si se preparase a hablar
brillaba ante mí con su forma
67
y con su voz y su dirección lo vi.
68 me animaba y atraía amorosamente. 9ºOí el sonido del canto

69
Continué mi camino, pasé Sarbuj, que musitaba al descender,
9 1diciendo: «Soy el más dedicado de los servidores
dejé Babel a mi lado izquierdo.
7
oy alcancé la gran Mesena, que se han puesto al servicio de mi Padre,
92 y también percibí en mí
el puerto de los mercaderes,
71
que está sobre el borde del mar. que mi estatura crecía conforme a sus trabajos».

156 157
B A SILIDES Y LOS BASILIDIANOS

93
Y en sus movimientos reales
se extendió hasta mí,
94
y de las manos de sus portadores
me incitó a tomarlo.
9 IV
5Y también mi amor me urgía
para que corriera a su encuentro y lo tomara.
96Y así lo recibí VALENTÍN Y LOS VALENTINIANOS

y con la belleza de sus colores me adorné.
9
7Y mi toga de colores brillantes
me envolvió por completo,
98
y me vestí y ascendí
hacia la puerta del saludo y del homenaje;
99
incliné la cabeza y rendí adoración
a la Majestad de mi Padre que lo había enviado hacia mí,
100
porque había cumplido sus mandamientos
y él también había cumplido su promesa,
Introducción
º y a la puerta de sus príncipes
1 1

me mezclé con sus nobles;


El valentinismo, escuela gnóstica que reconoce como su iniciador y
º pues se regocijó por mí y me recibió,
1 2
maestro a Valentín, es la corriente gnóstica más ampliamente y
y fui con él en su reino.
103 mejor reseñada no sólo por los heresiólogos, sino también por Ploti-
Y con la voz de la oración
no e incluso los neoplatónicos posteriores a este pensador.
todos sus siervos le glorifican.
Lo indicado significa que los miembros del grupo valentiniano,
º Y me prometió que también hacia la puerta
1 4
más allá de su núcleo y sus prácticas esotéricas interiores, han ejer-
del Rey de los reyes iría con él,
105 citado básicamente una actividad de buscadores de adherentes pneu-
y llevando mi obsequio y mi perla
máticos a través de un proselitismo sistemático y constante. El celo
aparecía con él ante nuestro Rey.
misionero señalado se comprueba que lo han practicado no sólo
entre los creyentes cristianos de orientación católica, sino asimismo,
Fin del himno que cantó en prisión el apóstol
provistos de especial preparación filosófica, entre los griegos segui-
Judas Tomás.
dores del platonismo pitagorizante, considerándose a sí mismos, en
tanto que gnósticos, la versión más profunda, antigua y original de
la auténtica filosofía, que es idéntica a la gnosis primigenia.
El telón de fondo de las primitivas relaciones culturales entre
cristianos y griegos acerca de quiénes poseían la sabiduría más anti-
gua y verdadera, por encima de la perspectiva secular que precedió
a esta cuestión entre el saber de «historiadores» y «arqueólogos» y
que se resolvió a favor del Oriente sobre Occidente, es la que se trata
de dirimir en esta confrontación de tradiciones espirituales, como se
puede comprobar asimismo entre los basilidianos.
El orden de producción de los escritos valentinianos aquí ofreci-
dos queda establecido del siguiente modo: fragmentos directos de
Valentín (posiblemente el Evangelium Veritatis [NHC 1,3] -ver

159
158
VALENTIN Y LO S VALENTINIANOS FRAGMENOS DIRECTOS DE VALENTIN

Textos gnósticos II, 140-161- pertenezca igualmente al mismo espíritus (Mt 12,45) que le impiden ser puro, y cada uno realiza sus
Valentín) . Siguen después los escritos directos de seguidores de su propias obras maltratándolo de continuo con deseos inconvenien-
escuela: Carta dogmática, valentinianos anónimos, escritos de Pto- tes. 5Me parece que el corazón pasa por una situación semejante a
lomeo y de sus discípulos, noticias sobre Marcos el Mago, Fragmen- la de la posada, porque también mientras en ella permanecen hués-
tos de Heracleón y Extractos de Teodoto. pedes indeseables y sin respeto alguno por el lugar, la arruinan,
cavan agujeros y a menudo la llenan de basura, puesto que es
propiedad de otro. 6Del mismo modo, el corazón hasta que no
recibe cuidado está impuro y es la morada de muchos demonios;
Fragmentos directos de Valentín 1 pero una vez que el Padre, el único que es bueno, lo mira, se
santifica e irradia la luz y de este modo el que posee tal corazón es
l. Clemente de Alejandría, Stromata II, 3 6,2-4 feliz, porque verá a Dios (Mt 5,8)».

Parece que también Valentín tuvo en la mente algo similar al es- 3. Stromata III, 59,3
cribir en una carta: «El temor por aquella obra sobrecogió a los án-
geles, cuando escucharon desde ésta sonidos superiores, a causa de En la carta a Agatopodo Valentín dice: «Era continente sopor-
la simiente de la sustancia de lo alto depositada invisiblemente en ella tándolo todo. Jesús actuaba divinamente, comía y bebía de una
que asimismo se expresaba libremente. Del mismo modo entre los manera especial, sin evacuar los alimentos. Tenía tal capacidad de
descendientes de los hombres de este mundo, las obras humanas se continencia que el alimento en él no se corrompía, pues no permi-
tornan para sus autores en objetos de temor, por ejemplo, las esta- tía su corrupción».
tuas, las imágenes y cuanto realizan las manos en el nombre de Dios.
Por esto Adán, habiendo sido plasmado en el nombre del Hombre, 4. Stromata IV, 89,1-3
ha inspirado el temor por el Hombre preexistente, el que precisa-
1
mente estaba en él y {los ángeles) aterrorizados ocultaron rápidamen- Valentín escribe lo siguiente en una homilía: 2 «Desde el prin-
te la obra». cipio sois inmortales e hijos de la vida eterna y quisisteis que la
muerte se dividiera entre vosotros para consumirla y disolverla y
2. Stromata II, 114,3-6 la muerte ha muerto en vosotros y por medio de vosotros. 3Porque
cuando disolvéis el mundo, y vosotros no sois disueltos, sois seño-
3
Pero también Valentín escribiendo a algunos redacta estas pa- res de la creación y de toda corrupción».
labras sobre los apéndices: «"Sólo uno es Bueno" (Mt 19,17), cuya
franca expresión es la manifestación a través del Hijo y sólo por Él 5. Stromata IV, 89,6 - 90,2
es posible que el corazón sea puro, una vez que todo espíritu mal-
6
vado ha sido excluido de él. 4 Porque en el corazón habitan muchos Sobre este dios dice enigmáticamente estas palabras, escribiendo
así: «Cuanto la imagen es inferior al rostro viviente, tanto el mundo
es inferior al Eón que vive. Por lo tanto, fruál es la causa de la ima-
l. Los textos originales de estos fragmentos están reunidos en W. Volker, Que-
llen, 57-60. Para la exégesis del fragmento 5 por parte de Clemente Alejandrino,
gen? 90 1La majestad del rostro que el modelo para ser honrado por
véase Stahlin, 287, y para los fragmentos del Elenchos, M. Marcovich, 259 y 251- medio de su nombre ofrece al pintor. Porque la forma no ha sido
252. Sobre el autor del De sancta Eclessia, cf. Quasten, Patrología II, BAC, Madrid, encontrada soberanamente, pero el nombre ha completado lo que
1962, 209-210. Para la presentación general de los fragmentos de Valentín cf. Fors- faltaba en la obra modelada (Rom 1,20). Así lo invisible de Dios co-
ter y otros, Gnosis I, 239-241, y S. Petrément, «Valentin est-il l'auteur de l'Épitre a opera en la fe de lo que es plasmado». 2 Por lo tanto, Valentín llama al
Diognete?»: Rev. d'Hist. et de Phi/. Relig. (1966/1), 34-62, y F. M. M . Sagnard, La demiurgo, en la medida en que se lo denominaba, «dios» y «padre»,
gnose valentinienne et le Témoignage de Saint Irénée, Vrin, Paris, 1947, 121-126. En
particular cf. A. Orbe, Estudios valentinianos II, 352ss.; IV, 36-37, y en Gregorianum
como la imagen del Dios verdadero y como su heraldo, y a Sofía como
(1975) 1 y 2, 5ss. y 339ss. el pintor cuya obra es la imagen, para la gloria del invisible.

160 161
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS CARTA DOGMÁTICA VALENTIN IANA

6. Stromata VI, 52,3-4 9. Antimo, De sancta Ecclesia 9


3 El jefe de escuela Valentín, en la homilía «S~bre los amigos»,
(...) Enseñan tres hipóstasis, como el heresiarca Valentín lo
escribe esto: «Muchas de las cosas que hay escritas en los libros concibió en primer lugar en el libro que lleva el título de Sobre las
públicos se encuentran escritas en la Iglesia de Dios. 4 Por~ue son tres naturalezas. Porque fue· él el primero en concebir tres hipósta-
públicas las palabras que vienen del corazón y la ley que esta escrita sis y tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
en el corazón. Es decir, el pueblo del Amado, que es amado Y
amante de él.

7. Hipólito de Roma, Elenchos VI, 42,2 Carta dogmática valentiniana


(Epifanía, Panarion 31, 4,11 - 6,15 2)
Porque Valentín dice que él vio a un niño pequeñ~ ,re~ié~ naci-
do, al que como le preguntara quién fuese, le respond10 diciend~le 4 11 Pero de nuevo pasando de largo estas cosas y <siguiendo>
que era el Logos y después habiendo ag~,egado ,ª _est~ un mito con las listas de sus propios libros, proporcionaré la cita de su
trágico quiere derivar de tal hecho la here)la por el mst1tu1da. lectura, quiero decir del libro de ellos precisamente, palabra por
palabra y frase por frase. Contiene lo siguiente:
8. Elenchos VI, 37,5-8 5 1 «El <inasequible> Intelecto que no se puede agotar saluda a
los que no pueden agotarse entre los sensatos, los psíquicos, los car-
5Valentín habiendo encontrado estos textos (Platón, Carta II
nales, los habitantes del mundo y la Grandeza. 2 Os hago memoria
312D-Ess.), ;stableció el rey de todas las cosas del que habla Platón de los misterios innominables, indecibles y supracelestes, que no
del siguiente modo: Padre, Abismo y Conte<nedor y Fuen>te de pueden ser comprendidos por los principados, ni por las autorida-
todos los eones; 6«segundo en torno a las cosas segundas» dicho por des, ni por sus subordinados, ni por ninguno de los seres compues-
Platón Valentín lo aplica a las cosas segundas como siendo todos tos, sino que se manifiestan sólo al Pensamiento del Inmutable (Atrép-
los eo~es que son interiores al Límite; y el pasaje <platónico>, «el tos). 3 Porque cuando en el origen el Padre en sí él mismo contenía
tercero en torno a las cosas terceras» a todas las cosas sucesivas, a en sí todas las cosas, que estaban en él sin saberlo, al que algunos
las terceras externas al Límite y al orden pleromático. Valentín ha llaman Eón que no envejece (agératos), siempre joven, andrógino,
expuesto esto en pocas palabras en un salmo que empezando desde que contiene absolutamente todo y no es contenido, 4entonces en él
abajo, y no como Platón desde arriba, dice así: 7 «Veo que todo es quiso el Pensamiento (Énnoia), éste, al que algun os han llamado
suspendido por el espíritu / y comprendo que todo es transportado Pensamiento, y otros, Gracia, con propiedad porque ella ha propor-
por el espíritu; / la carne que se suspende del alma, / el al~a que es cionado tesoros de la Grandeza a los que provienen de la Grandeza;
transportada por el aire, / y el aire que se suspe?de del eter; / _los pero los que han hablado verdaderamente lo han llamado Silencio,
frutos que vienen del Abismo/ y un infante que viene de la matnz». porque la Grandeza ha cumplido todas las cosas por medio de la
8Esto lo interpreta del siguiente modo: la carne para ellos es la
intención (enthymesis) separada del discurso (lógos). 5 Por lo tanto,
materia que se suspende del alma, <o sea>, del demiurgo. El alma como he dicho, habiendo querido el <Pensamiento> incorruptible
está subordinada al aire, es decir, el demiurgo se subordina al espí- romper las ligaduras eternas enterneció a la Grandeza con el deseo
ritu <del> Pleroma exterior; el aire se suspende del éter, o sea, la de descansar en él y habiéndosele unido dio a luz al Padre de la Ver-
Sofía de afuera se subordina a la que está dentro del Límite Y <del dad, al que los perfectos propiamente han dado el nombre de Hom-
Espíritu> del Pleroma total. «Los frutos vienen del Abismo», <o bre, puesto que era contrafigura (antítypos) del preexistente Inen-
sea>, la procesión total de los Eones desde el Padre.

2. Texto griego en K. Hall, Epiphanius, Ancoratus und Panarion I, Leipzig,


1915, 390-395; ver asimismo M. Simonetti, Testi gnostici, 216-223, y F. Williams,
The Panarion of Epiphanius of Salamis I, Leiden, 1987, 156-159.

162 163
VALENTIN Y L OS V ALENTINIANOS CARTA D O GMÁTICA VALENTINIANA

gendrado. 6 Después el Silencio para manifestar la unidad natural de ogdóada correspondiente a la Ogdóada que es anterior (Abismo,
la Luz con el Hombre -la unión de ellos, sin embargo, era el que- Padre, Hombre, Palabra y Silencio, Verdad, Iglesia, Vida), que se ha
rer- manifestó a la Verdad. Pero «Verdad» fue llamada con propie- unido a las luces y ha sido triacóntada completa. 4La Ogdóada que
dad por los perfectos, porque verdaderamente era semejante a su preexiste también <estaba> en reposo, pero el Abismo con el apo-
madre Silencio, puesto que el Silencio quiso esto, que hubiera una yo de la Grandeza partió para unirse con la triacóntada. En efecto se
parte igual de luces masculinas y femeninas, pues por medio de ellas unió a la Verdad y el Padre de la Verdad se unió a la Iglesia, y el
también en ellos se manifiesta la <unidad> a los que a partir de ellos Materno tuvo la Vida y el Intercesor la Hénada y la Hénada se unió
están separados como las luces sensibles. 7 Después la Verdad mani- al Padre de la Verdad y el Padre de la Verdad estaba con Silencio,
festando el impulso materno enterneció hacia sí a su Padre y se unie- pero la Palabra espiritual se unió con < ... > Cópula espiritual e in-
ron en un ayuntamiento incorruptible y unión insenesquible y die- corruptible produciendo la perfección del Padre en sí mismo sin in-
ron a luz a una tétrada espiritual andrógina, la contrafigura de la terrumpir su reposo. 5 Por esto la triacóntada, habiendo cumplido
tétrada que existía con anterioridad -que era Abismo, Silencio, Pa- misterios profundos y habiendo completado el matrimonio, mani-
dre y Verdad-. Ésta, empero, es la tétrada que proviene del Padre y festó luces incorruptibles, que fueron llamadas vástagos de la Medie-
la Verdad: Hombre, Iglesia, Palabra y Vida. 8Entonces, por la volun- dad y carecían de determinación, no residiendo en ellas el elemento
tad del Abismo que todo lo contiene, el Hombre y la Iglesia, habien- inteligible, yaciendo fuera de la prudencia y estando separadas del
do recordado las palabras de su padre, se unieron y dieron a luz una Pensamiento. Porque sobre lo que uno hace, si no lo entiende total-
dodécada de andróginos impulsivos. Los varoniles son : Intercesor, mente, tampoco lo hace. 6Entonces, una vez que las luces existieron,
Paterno, Materno, Intelecto Eterno, Deseado, o sea, Luz y Eclesiás- las que no se necesita enumerar una por una debido a su gran núme-
tico; y los femeninos : Fe, Esperanza, Caridad, Intuición, Bienaven- ro, sino captar en todos sus aspectos -ya que cada una ha obtenido
turanza y Sabiduría. 9Más tarde Palabra y Vida, también ellas para el nombre propio por medio del conocimiento de misterios indeci-
dar forma como don de la unión, se unieron entre sí (su unión, em- bles-, 7el Silencio, por lo tanto, habiendo querido salvar a todos por
pero, fue la voluntad) y unidas dieron a luz una década de impulsi- la elección del conocimiento, los impulsó a unirse con cópula inco-
vos asimismo ellos andróginos. Los masculinos son: Abismal, Inse- rruptible, pero voluntad inteligible, con la segunda Ogdóada. Su
nesquible, Autocreado, Unigénito e Inmóvil (ellos se adjudicaron voluntad inteligible era el Espíritu Santo, que está en medio de las
esta denominación <para> la gloria del que contiene todas lasco- santas iglesias. Habiendo enviado a éste hacia la segunda Ogdóada
sas); los femeninos son: Cópula, Unión, Mezcla, Unidad y Placer, lo persuadió también a que se uniera a ella. 8Se consumaron, por lo
también ellos produjeron su denominación para la gloria del Silen- tanto, matrimonios en las regiones de la Ogdóada, el Espíritu Santo
cio. 6 1Por lo tanto concluida la triacóntada de acuerdo con el Padre se unió al uno, la Díada al Tercero, el Tercero a la Éxada, la Ogdóa-
de la Verdad-los terráqueos inadvertidamente la numeran y cuan- da al Séptimo y el Séptimo con la Díada y la Éxada con el Quinto.
9
do llegan a ella al no encontrar ya número comienzan desde el prin- La Ogdóada total se unió con placer sin envejecimiento y con unión
cipio, empezando a numerar de nuevo-, ella es: Abismo, Silencio, incorruptible -porque no había separación entre ellos, sino que la
Padre, Verdad, Hombre, Iglesia, Palabra, Vida, Intercesor, Paterno, unión de ellos era con placer irreprochable- y dio a luz a la pénta-
Materno, Intelecto Eterno, Deseado, Eclesiástico, Fe, Esperanza, da de impulsos carentes de lo femenino, cuyos nombres son los si-
Caridad, Intuición, Bienaventuranza, Sabiduría, Abismal, Insenes- guientes: Karpistés, Orothetés, Charisterios, Afetos, Metagogeo.
quible, Autocreado, Unigénito, Inmóvil, Cópula, Unión, Mezcla, Éstos se llamaron hijos de la Mediedad. 10 Pero quiero que vosotros
Unidad y Placer. 2Entonces el que todo lo contiene en su insuperable conozcáis a: Ampsyo, Auraán, Boukoua, Thardouou, Ouboukoúa,
intuición decretó que fuese llamada otra ogdóada frente a la autén- Tharddein, Merexá, Atar, Barbá, Oudouak, Estén, < ... >, Ouananín,
tica Ogdóada preexistente, que permaneciera en el número de la tria- Lamertarde, Adamés, Soumín, Allorá, Koubiatháa, Danadaría, Dam-
cóntada -ya que no era intención de la Grandeza caer bajo el nú- mó, Orén, Lanafek, Oudinfek, Enfiboché, Barra, Assíou, Ache, Be-
mero- e hizo que hubiera correspondencia de los masculinos con lín Dexariché y Masemón».
15
los masculinos: uno, tres, cinco y siete, y de los femeninos con los Hasta aquí, esto que he sacado de sus libros lo he expuesto
femeninos: díada, tétrada, éxada y ogdóada. 3Así, pues, ésta es. la parcialmente.

164 165
VALENTÍN Y LOS VALENTINIANOS VALENTINIANOS ANÓNIMOS

2
Valentinianos anónimos Secundo trasmite la enseñanza de la primera Ogdóada dicien-
(lreneo de Lión, Adversus Haereses I, 11, 1-5 3) do de esta suerte que está formada de una tétrada de la derecha y
una tétrada de la izquierda, una, luz, y la otra, tinieblas; dice igual-
11 1Veamos ahora también el inconstante parecer de éstos, mente que la Potencia separada y deficiente no ha llegado a ser
pues como haya dos o tres de ellos reunidos, no dicen lo mismo desde los treinta Eones, sino desde sus frutos . 3 Pero otro <que
sobre cosas idénticas, sino que muestran ideas contradictorias sobre también> es un ilustre maestro suyo, aspirando a gran sublimidad
sus hechos y sus nombres. y conocimiento, dice así en cuanto a la primera tétrada: Hay antes
En efecto, el primero que a partir de la llamada herejía gnóstica del Todo un Preprincipio, prepensable, inefable e innominable, al
ha modificado sus principios con la caracterización particular de su que llamo «Unicidad» (Monótes) . Con esta Unicidad coexiste una
enseñanza, ha sido Valentín, el que se ha expresado de este modo: Potencia a la que también llamo «Unidad» (Henótes). Ésta al mismo
Existía <una> díada innominable, de la cual algo se le llama Inefa- tiempo Unidad y Unicidad, siendo una, preemiten sin emitir, ya
ble, y lo otro, Silencio. Después a partir de esta díada ha sido que nada engendran, un Principio inteligible del Todo, inengendra-
emitida una segunda díada, a una de cuyas partes da el nombre de do e invisible, al que en tanto que Principio la palabra llama Móna-
Padre, y a la otra, de Verdad. Y a partir de esta tétrada ha produ- da. Con esta Mónada coexiste una Potencia que le es consustancial,
cido Palabra y Vida, Hombre e Iglesia. Ésta es la Ogdóada primera. a la que asimismo llamo lo Uno (Hen). Estas Potencias: la Unicidad
Y dice que a partir de la Palabra y de la Vida han sido emitidas diez y la Unidad, la Mónada y lo Uno, engendran las restantes emisiones
potencias, como hemos mencionado. Y a partir del Hombre y de la de los Eones.
4
Iglesia, doce, de las que una habiéndose alejado y llegada a ser iAh !, iAh!, iAy!, iAy!, ilou!, ilou! y iPheu!, iPheu! Efectiva-
deficiente, ha producido la actividad restante. Han establecido asi- mente se necesita decir cuanto verdaderamente corresponde a estas
mismo dos Límites, uno entre el Abismo y el restante Pleroma, que exclamaciones trágicas ante esta reunión de escritos, los absurdos
delimita a los Eones engendrados del Padre inengendrado. El otro de semejantes onomatopeyas y tanta osadía para aplicar nombres a
separa a la Madre de ellos del Pleroma. Tampoco el Cristo ha sido sus mentirosas invenciones (.. .) nombres que ningún otro ha em-
emitido a partir de los Eones del Pleroma, sino a partir de la pleado hasta ahora (...) (y prosigue la crítica burlona del autor).
5
Madre, que llegada a ser afuera lo ha engendrado de acuerdo con Pero una vez más otros de ellos han llamado a la Ogdóada
el recuerdo de los mejores como una sombra. Y éste, siendo varón, primera y primordial con estos nombres: primero, Preprincipio,
ha cortado la sombra de sí y ha subido rápido al Pleroma. Pero la después, Inconcebible, tercero, el Inefable, y cuarto, el Invisible. Y
Madre, habiendo sido abandonada junto a la sombra, encontrándo- a partir del primero, Preprincipio, ha sido emitido el Principio, en
se vacía de la realidad espiritual ha engendrado otro hijo, y éste es primero y quinto lugar; del Inconcebible, en segundo y sexto lugar,
el Demiurgo sobre el que dice asimismo que es el dominador total el Incomprensible; del Inefable, en tercero y en séptimo lugar, el
de los que están abajo. Y ha enseñado que junto con él ha sido Innominabte, y del Invisible, <en cuarto y octavo lugar>, el Inen-
emitido también un arconte de la izquierda, de la misma manera gendrado. Este es el Pleroma de la primera Ogdóada. Aspiran a que
que los que son llamados por nosotros «falsos gnósticos» . A veces estas potencias hayan surgido antes que el Abismo y el Silencio,
también dice que Jesús fue emitido por el que separado de su para mostrar que son más perfectos que los perfectos y más gnósti-
Madre se ha unido con las Totalidades, es decir, Deseado, y a veces cos que los gnósticos.
por el que ha subido rápido al Pleroma, o sea, Cristo, y a veces por A propósito de ellos se podría manifestar con justicia: iOh,
el Hombre y la Iglesia. Y afirma que el Espíritu Santo ha sido melones, sois <viles> sofistas, <y no hombres>! Porque también
emitido por la Verdad para el examen y la fructificación de los sobre el Abismo mismo hay entre ellos muchos y diferentes parece-
Eones, entrando en ellos invisiblemente. Por su medio los Eones res: algunos dicen que es sin pareja, ni varón ni hembra, ni absolu-
fructifican a los vástagos de la Verdad. <Valentín ciertamente ha tamente nada. Otros dicen que él mismo es andrógino, otorgándole
dicho esto>. una naturaleza hermafrodita. Pero otros, una vez más, le agregan a
Silencio como cónyuge, para que se forme la primera pareja.
3. Ver W. W. Harvey, I, 98-108; A. Rousseau y L. Doutreleau II, 166-181.

166 167
PTOLOMEO Y SEGUIDORES
VAL N T IN Y LOS VALENTIN I ANOS

Ptolomeo y seguidores Inte_lect~ e;~rno y Conciencia, Eclesiástico y Felicidad, Deseado y


Sab1duna. Estos son los treinta eones de su error, los que se man-
tienen silenciados y no son conocidos. Éste, según ellos, es el Plero-
La ran Noticia de Ptolomeo
ma invisible y espiritual, dividido en tres partes, Ogdóada, Década
(Jreneo, Adversus Haereses J, 1,1 - 8,4 4)
y Dodécada. Y por esto dicen que el Salvador -pues no quieren
1 1Hay, según dicen, cierto Eón perfecto, anterior a lo que es, llamarle Señor- durante treinta años nada ha hecho en público,
en alturas invisibles e innominables. Le llaman Preprincipio, Prepa- ~ostrando con esto el misterio de los eones. Pero sostienen que
dre y Abismo. Incomprensible, invisible, permanente e inengendra- mcluso e_n la parábola de los obreros enviados a la viña (Mt 20,lss.)
do estuvo por siglos infinitos en paz y gran tranquilidad. Con él est~s tremta eo~es son indicados más claramente, porque unos son
coexistía también Pensamiento, al que llaman asimismo Gracia y enviados a la primera hora, otros a la tercera, otros a la sexta, otros
Silencio. Una vez el Abismo pensó emitir desde sí un Principio de a la nona, y los demás, a la décimo primera. Pues bien, las horas
Todo y esta emisión, que pensaba emitir, la depositó como semilla mencionadas reunidas entre sí forman el número 30. Efectivamen-
en la matriz del Silencio que con él convivía. Habiendo recibido te, 1, 3, 6, 9 y 11 sumados son 30. Y suponen que por medio de las
esta simiente y encinta, dio a luz un Intelecto semejante e igual al horas se indican los eones. Éstos son los grandes, admirables e
que le había emitido y el solo que abarca la Grandeza del ·padre. indecibles misterios que ofrecen como sus frutos, y aprovechan la
Llaman también a este Intelecto Unigénito, Padre y Principio de circunstancia siempre que algo de lo dicho numéricamente en las
Todo. Juntamente con él fue emitida la Verdad. Ésta es la primera Sagradas Escrituras tiene la posibilidad de adecuarse y adaptarse a
y principal tétrada pitagórica, a la que llaman igualmente «raíz de su invención.
todo», porque hay Abismo y Silencio, después, Intelecto y Verdad. 2 1 Por lo tanto, dicen que el Prepadre de ellos es conocido sólo
El Unigénito, que percibe para qué ha sido emitido, emite del por el Unigénito, es decir, el Intelecto, nacido de él. Para todos los
mismo modo a Palabra y Vida, como padre de cuantos vendrán demás es invisible e incomprensible. Y de acuerdo con ellos sólo el
después de él y principio y formación de todo el Pleroma. A partir Intelecto gozaba contemplando al Padre y se regocijaba conociendo
de Palabra y Vida son emitidos conyugalmente Hombre e Iglesia. su grandeza inconmensurable. Él reflexionaba comunicar también
Ésta es igualmente la ogdóada principal, raíz y subsistencia del al resto de los eones la grandeza del Padre, cuán grande e inmensa
Universo, a la que llaman entre ellos con cuatro nombres: Abismo, f~ese_su existencia~ que entendieran de qué manera era sin princi-
p10, mabarcable e mcomprensible. Pero el Silencio lo retuvo por
Intelecto, Palabra y Hombre.
En efecto, cada uno de ellos es andrógino, de este modo, en voluntad del Padre, porque quería conducirlos a todos al pensa-
primer lugar el Prepadre está unido en pareja a su Pensamiento miento y al deseo de la búsqueda del mencionado Prepadre. 2Los
<que ellos llaman también Gracia y Silencio>, el Unigénito, es demás eones igualmente, de modo parecido, en cierto modo desea-
decir, el Intelecto, a la Verdad, la Palabra a la Vida y el Hombre a ban pacíficamente ver al emisor de su simiente e informarse sobre
la Iglesia. 2Estos eones emitidos para gloria del Padre, habiendo la raíz sin principio. Pero se adelantó mucho el último y más joven
querido también ellos por algo propio glorificar al Padre, han emi- eón_de la D_o década emitido por el Hombre y por la Iglesia, es
tido emisiones en pareja; la Palabra y la Vida, una vez emitidos el decu, la Sabiduría, y experimentó una pasión sin la unión con su
Hombre y la Iglesia, han emitido otros diez eones, cuyos nombres cónyuge, Deseado. Lo que había comenzado con los que estaban en
dicen que son éstos: Profundidad y Mezcla, Insenescible y Unión, torno al Intelecto y la Verdad se concretó en ésta, que cambió, con
Natural y Placer, Inmóvil y Composición, Unigénito y Bienaventu- excusa _por amor, pero habiendo sido por audacia, porque no tenía
ranza. Son éstos los diez eones que dicen también que han sido comumdad con el Padre perfecto, como la tenía el Intelecto. La
emitidos desde Palabra y Vida. Por su parte el Hombre también él pasión era búsqueda del Padre, pues quería, como dicen, compren-
junto con la Iglesia emana doce eones a los que adjudican estos der su grandeza. Puesto que no podía, por haberse lanzado a una
nombres: Paráclito y Fe, Paterno y Esperanza, Materno y Caridad, empresa imposible, estaba en una lucha intensísima a causa de la
grandeza del Abismo, de la inescrutabilidad del Padre y del amor
hacia él, de modo que tendía a ir siempre más adelante por la
4. Ver W . W. Harvey, I, 8-75; A. Rousseau y L. Doutreleau, II, 29-129.

168 169
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS PTOLOMEO Y SEGUIDORES

dulzura de aquél, hasta que al fin habría quedado absorbido y lnengendrado>, y les ha anunciado el conocimiento del Padre, que
disuelto en la sustancia total de no haberse encontrado con la Po- es inabarcable e incomprensible y que no es visible ni audible, <sino>
tencia que consolida y conserva a las Totalidades fuera de la inefa- que sólo se conoce por medio del Unigénito. Igualmente que la
ble Grandeza. Y a esta potencia llaman también Límite, por la que causa de la eterna permanencia para las Totalidades es lo incom-
ha sido retenida y confirmada, y de este modo vuelta a sí y persua- prensible del Padre, pero lo comprensible de él, de su generación y
dida de que el Padre es incomprensible, aleja su anterior Intención formación, lo que es precisamente el Hijo. Esto lo ha efectuado
al mismo tiempo que la pasión que le sobrevino por la admiración entre ellos el Cristo apenas emitido. 6Por otra parte el Espíritu
del impacto. 3Algunos de ellos fabulan de esta suerte la pasión de Santo, llegados a ser iguales, les ha enseñado a todos a dar gracias
Sabiduría y su conversión. Ella, entregada a la empresa imposible e y los ha conducido al verdadero reposo. De esta forma dicen que
incomprensible, dio a luz una sustancia amorfa, una naturaleza tal los Eones han sido establecidos iguales en la forma y el pensamien-
como le era posible engendrar a una mujer. Y al conocerla, primero to, llegados a ser todos Intelectos, todos Palabras, todos Hombres
sintió aflicción, a causa de la imperfección de lo nacido, después y todos Cristos, y, similarmente, los femeninos todos Verdades
tuvo miedo de que también esto mismo se extinguiera; más tarde todos Vidas, todos Espíritus y todos Iglesias. Una' vez que las Tota-'
fue tomada de estupor e incertidumbre, indagando la causa de lo l~dades estuvieron consolidadas de este modo y en perfecto reposo,
generado y cómo podría ocultarlo. Caída presa de las pasiones se fmalmente dicen que con gran alegría cantan himnos al Prepadre,
arrepintió y ha probado de subir hacia el Padre y habiéndose arries- participando todos de un enorme regocijo. Y por este beneficio
gado hasta aquél ha quedado sin fuerzas y ha suplicado al Padre y todo el Pleroma de los Eones con una sola voluntad y pensamiento,
a ella se han unido los restantes Eones, principalmente el Intelecto. con el consentimiento del Cristo y del Espíritu y con la confirma-
Dicen que de allí ha sacado su origen primero, la sustancia de la ción de su Padre, lo que cada uno de los Eones tiene en sí de más
materia: de la ignorancia, de la aflicción, del temor y del estupor. óptimo y florido, lo aportó y puso en común preparándolo con
4 Por esto el Padre emite sobre ellos por medio del Unigénito el armonía y unificándolo cuidadosamente, y ha emanado una emi-
mencionado Límite a su propia imagen, sin cónyuge y carente de lo sión en honor y gloria del Abismo, un ser de una nobleza perfectísi-
femenino . En efecto, sostienen a veces que el Padre forma pareja ma y astro del Pleroma, Jesús, un fruto perfecto, el que también es
con el Silencio, pero también otras veces que está sobre lo mas- llamado Salvador, Cristo y Palabra patronímicamente, y Todo por-
culino y femenino . Llaman asimismo al Límite: Cruz, Redentor, que existe desde todo~. Y como lanceros en su honor conjuntamen-
Emancipador, Limitador y Transferidor. Por medio del Límite di- te han sido emitidos Angeles consustanciales.
cen que Sabiduría se muestra purificada, consolidada y restablecida 3 1Pues bien, ésta es la actividad desarrollada en el interior del
en su pareja. Porque habiendo sido separada de la Intención con la Pleroma según ellos, la del Eón caído y por poco destruido en la
pasión agregada, reside dentro del Pleroma; pero su Intención jun- vasta materia, a causa de la desgracia por la búsqueda del Padre y
to con la pasión ha sido separada y «crucificada» por el Límite y, la ensambladura hexagonal del Límite, Cruz, Redentor, Limitador,
llegada a ser fuera del Pleroma, es una sustancia espiritual que ha Emancipador y Transferidor, la generación, posterior a la de los
recibido cierto impulso natural de los Eones, pero disforme y sin Eones, del Primer Cristo junto con el Espíritu Santo por el Padre de
esencia, pues no ha comprendido nada. Asimismo a causa de esto la ellos a partir del arrepentimiento y la fundación del segundo Cris-
llaman fruto débil y femenino. 5 <Dicen> que después que ésta ha to, al que también llaman Salvador, establecida por la asociación
sido separada en el exterior del Pleroma de los Eones y que su conjunta. Sin embargo, estas cosas no se dicen abiertamente, por-
Madre ha sido restablecida en su propia pareja, el Unigénito una que no todos pueden alcanzar su conocimiento, pero se encuentran
vez más ha emitido otra pareja de acuerdo con la previsión del indicadas misteriosamente por el Salvador por medio de parábolas
Padre para que no acaeciera a ninguno de los Eones algo similar a a los que son capaces de entender de este modo. Porque, como se
aquella pasión, Cristo y Espíritu Santo, para ajuste y consolidación ha dícho, los treinta eones están indicados por medio de los treinta
del Pleroma, por los que los Eones se han ordenado. años durante los que se dice que el Salvador nada ha hecho públi-
En efecto el Cristo les ha enseñado la naturaleza de la pareja, camente y por medio de la parábola de los obreros de la viña.
<que los que no conocen no pueden alcanzar una comprensión del Dicen que Pablo a menudo nombra más manifiestamente estos

170 171
VALENTÍN Y LOS VA LENTINIANOS PTOLOMEO Y SEGUIDORES

5
Eones y que incluso observa su orden al decir: «Por todas las gene- Después en cuanto a su Límite, al que llaman también con
raciones de los eones del eón» (Ef 3,21); y también nosotros cuan- muchos otros nombres, afirman que ejerce dos actividades, una que
do decimos en las acciones de gracias, «por los eones de los eones» consolida y otra que divide. En tanto que consolida y refuerza es
aludimos a aquellos eones y en donde quiera se nombren «eón» o Cruz, pero en cuanto divide y delimita, Límite. Dicen que el Salva-
«eones», pretenden que la referencia es a aquéllos. 2La emisión de dor ha indicado así sus actividades. Primero la que consolida, al
la Dodécada de los Eones se indica por el Señor que a los doce años decir: «El que no toma su cruz y me sigue, no puede ser mi discípu-
dialogó con los maestros de la Ley y por la elección de los apósto- lo» (Le 14,27), y <también>: «Cargando tu cruz, sígueme» (Me
les, ya que los apóstoles son doce. Los restantes dieciocho eones se 10,21), y la que delimita al sostener: «No he venido a traer la paz,
manifiestan también por los dieciocho meses que ha estado en con- sino la espada» (Mt 10,34). Dicen que Juan también ha indicado
versación con sus discípulos después de la resurrección <de entre> esto cuando ha dicho : «El bieldo en su mano, y purificará la era y
los muertos. Sin embargo, también con las dos primeras letras de su reunirá el grano en su granero, pero quemará la paja con fuego
nombre, iota y eta, se indican claramente los dieciocho eones. E inextinguible» (Le 3,17). También la actividad del Límite se indica
igualmente dicen que se indican los diez Eones por medio de la por esto, ya que interpretan aquel bieldo como la Cruz, que incluso
letra iota, la que inicia su nombre. Y por esta razón el Salvador ha consume todo lo material, igual que el fuego a la paja; pero que
dicho: «No pasará una iota ni una tilde hasta que todo se cumpla» purifica a los que se salvan, como el bieldo al grano. Y dice que el
(Mt 5, 18). 3La pasión sobrevenida al duodécimo Eón dicen que se apóstol Pablo mismo recuerda asimismo la Cruz de este modo:
indica por la apostasía de Judas, que era el duodécimo de los após- «Pues la palabra de la cruz es locura para los que perecen, pero para
toles, y porque sufrió la pasión en el mes duodécimo. En efecto, los que se salvan es potencia de Dios» (1 Cor 1,18); y otra vez: «No
pretenden que después de su bautismo ha predicado durante un se me permita envanecerme en nada, a no ser en la cruz de Cristo,
año. Esto es manifestado claramente por la hemorroísa (Me por la que el mundo me está crucificado y yo para el mundo» (Gál
5,25ss.), porque ella, que padeció por doce años, por la presencia 6,14) .
6
del Salvador se curó cuando tocó el borde de su túnica y también Pues bien, esto dicen sobre su Pleroma y sobre la plasmación
por esto ha dicho el Salvador: «¿Quién me ha tocado? » (Me 5,30), de todos, esforzándose por armonizar lo bien dicho a lo malamente
para enseñar a los discípulos el misterio que ha tenido lugar entre inventado por ellos. Y no sólo tratan de forjar demostraciones a
los Eones y la curación del Eón afectado por la pasión. En efecto, partir de los pasajes evangélicos y apostólicos alterando las inter-
la que había padecido por doce años, ella es aquella Potencia cuya pretaciones y manejando a la ligera las explicaciones, sino también
sustancia se extendía y fluía hacia lo ilimitado, como dicen, <y> a partir de la Ley y de los profetas, puesto que éstos han enunciado
que si no hubiese tocado el vestido del Hijo, es decir, la Verdad de gran cantidad de parábolas y alegorías que pueden desgarrarse en
la primera Tétrada, la que es indicada por el borde de la túnica, se una multiplicidad, adaptándolas por su ambigüedad por medio de
habría disuelto en la sustancia <total>; pero se detuvo y descansó la explicación con habilidad y astucia a la propia invención, hacen
de su pasión, porque la Potencia que salió del Hijo, suponen que cautivos separados de la verdad a los que no vigilan la fe firme en
ella es el Límite, la ha curado y ha alejado de ella la pasión. un único Dios Padre omnipotente y en un solo Jesús Cristo, el Hijo
4
Dicen que <el> Salvador que deriva de todos es el Todo, lo que de Dios.
se pone de manifiesto por la frase «Todo varón que abre la matriz» 4 1Por otra parte esto dicen que es lo que ha sucedido fuera del
(Le 2,23) . Porque él es el Todo que ha abierto la matriz de la Inten- Pleroma. Afirman que la Intención de la Sabiduría de arriba, a la
ción del Eón afectado por la pasión, separada fuera del Pleroma, a la que también llaman Achamoth, separada del Pleroma con su pa-
que llaman segunda ogdóada, sobre la que poco después hablaremos. sión, permanecía barboteando necesariamente en lugares de som-
Dicen que por esto también Pablo claramente afirma: «Él es el todo» bra y vacío, ya que apareció fuera de la luz y del Pleroma, disforme
(Col 3,11), y de nuevo: «Todo en él y todo desde él» (Rom 11,36), y carente de caracterización, como un aborto, puesto que no había
y otra vez: «En él habita todo el pleroma de la divinidad» (Col 2,9). comprendido nada. El Cristo, apiadándose de ella y extendido a
Interpretan <igualmente> el pasaje «Recapitular todo en Cristo» (Ef través de la Cruz, con su propia potencia la ha formado con la
1,10) y otros textos similares que haya. formación sólo según la sustancia, pero no la que es según el cono-

172 173
VALENTIN Y LOS VALEN TINIANO S PTOLOMEO Y SEGUIDORES

cimiento. Y realizado esto asciende, habiéndole retirado la poten- Ángeles, de su misma edad. Dicen que Achamoth dominada por la
cia, y <la> abandona para que habiendo tomado conciencia de la reverencia ante el primero, se cubrió el rostro por pudor, pero des-
pasión que hay en ella por la separación del Pleroma, desee lo de pués habiéndole visto con toda su fructificación, corre hacia él,
arriba, poseyendo cierto aroma de incorruptibilidad dejado a ella adquiriendo potencia de su manifestación. Y aquél la forma con la
<por> el Cristo y el Espíritu Santo. Por esto es también llamada formación que es la del conocimiento y produce la curación de sus
con ambos nombres, Sabiduría patronímicamente -porque su pa- pasiones, aunque separándolas de ella y no menospreciándolas, pues
dre se llama Sabiduría- y Espíritu Santo del Espíritu que reside en no era posible destruir<las>, como las de la primera, puesto que
el Cristo. Y una vez formada y con conciencia, pero inmediatamen- ahora eran habituales y poderosas; pero, separadas, las mezcló y de
te vaciada de la Palabra que coexistía invisiblemente en ella, es pasiones incorpóreas las transformó en materia incorpórea. De este
decir, el Cristo, se lanza a la búsqueda de la luz que la había mismo modo después ha producido en ellas receptividad y natura-
abandonado, aunque no le era posible alcanzarla, porque el Límite leza de manera que llegaran a formar compuestos y cuerpos, así
se lo impedía. Y entonces, el Límite impidiéndole a su impulso que han nacido dos sustancias, una mala <de> las pasiones y otra
avanzara, dijo: «ilaó!». De donde dicen que ha surgido el nombre pasible <desde> la conversión. Y ésta es la causa por la que dicen
Iaó. No siéndole posible superar el Límite, a causa de estar mezcla- que el Salvador potencialmente ha obrado como Demiurgo. Ense-
da con la pasión y quedando sola separada afuera, ha caído bajo la ñan también que Achamoth despojada de las pasiones, habiendo
acción total de la pasión, que es multiforme y variada, y padece recibido con alegría la contemplación de las luces que estaban con
aflicción, puesto que no ha comprendido; miedo, porque teme él, es decir, de los Ángeles que lo acompañaban y encinta <ante>
perder la vida al igual que la luz; estupor sobre estas c~sas, y tod? ellos, ha dado a luz frutos a <su> imagen, un vástago espiritual
en la ignorancia. Y no ha tenido como su madre, la pnmera Sabi- generado a semejanza de los escoltas del Salvador.
duría Eón, una alteración en las pasiones, sino una oposición irre- 5 1Por consiguiente ahora existían según ellos estos tres sustra-
ductible. Le sobreviene asimismo una disposición diferente, la de la tos: uno a partir de las pasiones, que era la materia; otro a partir de
conversión hacia el que genera la vida. 2Dicen que así surge la la conversión, que era lo psíquico, y el que ha sido dado a luz, es
estructura y sustancia de la materia, desde la que se establece este decir, lo espiritual. De este modo se ocupó en la formación de
mundo. Efectivamente, de la conversión el alma total del cosmos y éstos. Empero, no le era posible dar forma a lo espiritual, puesto
el demiurgo han tomado el origen, y del temor y de la aflicción que le era consustancial. Se volvió entonces a la formación de la
toma el principio lo demás, ya que de sus lágrimas ha nacido toda sustancia psíquica originada a partir de su conversión para hacer
la sustancia húmeda; de su risa, la luminosa; de la aflicción y del avanzar las enseñanzas recibidas del Salvador. Dicen que primero
estupor, los elementos corporales del cosmos. Pues, como dicen, en ella da forma a partir de la sustancia psíquica al <dios> Padre y
ocasiones lloraba y se sentía afligida, porque se encontraba sola Rey de todos los que son consustanciales a él, es decir, los psíqui-
abandonada en la tiniebla y el vacío, pero otras viniéndole el pen- cos, a los que precisamente llaman «derecha», y a los provenientes
samiento de la luz que la había abandonado se reanimaba y reía. de la pasión y de la materia, a los que llaman «izquierda», porque
Pero luego de nuevo temía. Y nuevamente sentía aflicción y estu- afirman que <él> ha formado a todo lo que hay formado después
por. (Los apartados 4.3 y 4 encierran una crítica irónica del autor, de él, ocultándosele que es movido por la Madre. De aquí que
por momentos no exenta de mal gusto.) también le llamen «Madre-Padre», «Sinpadre», «Demiurgo» y «Pa-
5Pues bien, dicen que su Madre habiendo atravesado por toda
dre». Diciendo que es Padre de los de la derecha, es decir, de los
pasión y casi dominada, se dto vuelta hacia la luz que la había psíquicos; pero Demiurgo de los de la izquierda, o sea, de los mate-
abandonado, o sea, el Cristo. Este, elevado en el Pleroma, dudaba riales, y Rey de todos. Porque dicen que esta Intención, queriendo
en descender por una segunda vez, y le ha enviado al Paráclito, es hacerlo todo en honor de los Eones, ha producido imágenes de
decir, el Salvador, otorgándole el Padre toda la potencia (Mt 28,18) ellos, o mejor, el Salvador por medio de ella. Y ella conserva la
y poniendo todo bajo su poder, y similarmente los Eones, para que imagen del Padre invisible, no sabiéndolo esto el Demiurgo, pero
«En él todo fuese creado, lo visible y lo invisible, tronos, divinida- éste conserva la imagen del Hijo Unigénito y de los restantes Eones,
des y señoríos» (Col 1,16). Fue enviado hacia ella junto con los los Arcángeles y Ángeles engendrados por él. 2Por consiguiente

174 175
V AL E NTIN Y LOS VALENTINIANOS PTOLOMEO Y SEGUIDORES

dicen qu e él ha 11.egado a ser Padre y dios de las cosas exteriores al dor del mundo conoce lo que está sobre él, ya que es un espíritu de
Pleroma, iendo el Productor de todos los psíquicos y materiales, la maldad, mientras que el Demiurgo lo ignora, precisamente por-
ya qu e habiendo separado las dos sustancias que estaban mezcladas que es psíquico. Su Madre habita en el lugar supraceleste, es decir,
y habi end o producido cuerpos desde lo incorpóreo, forma lo celes- en el Intermedio, pero el Demiurgo en el celeste, es decir, en la
te y lo terrestre y llega a ser Demiurgo de los materiales y de los Hebdómada, y el Dominador del mundo en nuestro mundo. Y del
psíquicos, de los de derecha e izquierda, de los ligeros y de los pesa- impacto y el estupor, como se ha dicho, surgen los elementos cor-
dos, de los que ascienden y de los que descienden. En efecto dispo- póreos del cosmos, como desde lo más denso : la tierra de acuerdo
ne siete cielos, sobre los que dicen que está el Demiurgo, y por esto con el impacto es la fijeza, el agua, según el temor, el movimiento,
lo llaman Hebdómada y a la Madre Achamoth Ogdóada, al conser- y el aire, según la aflicción, la condensación, pero enseñan que para
var el número de la Ogdóada primordial y primera del Pleroma. todos éstos el fuego engendra muerte y corrupción y que la igno-
Sostienen que los siete cielos son intelectivos, y suponen que ellos rancia se oculta en las tres pasiones.
son ángeles e incluso que el mismo Demiurgo es un ángel semejante 5
Dicen que ya dispuesto el cosmos el Demiurgo ha producido
a un dios e igualmente dicen que el Paraíso que existe sobre el también al hombre terrestre, pero no de esta tierra árida, sino de la
tercer cielo es en potencia el cuarto ángel y que Adán ha tomado sustancia invisible, al haber tomado de la materia confusa y fluida,
algo de él, mientras que residió en él. 3Admiten que el Demiurgo y que en él mismo ha infundido lo psíquico. Éste es el generado a
creía disponer esto por sí mismo, pero que lo produce impulsado imagen y semejanza (Gén 1,26). «A imagen» es el material, pareci-
por Achamoth; <ya que> ha producido un cielo, sin conocer el do, pero no consustancial a Dios; «a semejanza» es el psíquico, de
Cielo, ha plasmado un hombre, ignorando al Hombre, y ha hecho aquí también que su sustancia sea denominada «espíritu de vida»
aparecer una tierra, sin saber de la Tierra. Y dicen que así en todo (Gén 2,7), puesto que es a partir de una emanación espiritual.
ignoraba las ideas de lo que producía y a la misma Madre, pero Después dicen que se le vistió con la túnica de piel (Gén 3,21), y
creía que él solo era todo. No obstante dicen que la Madre era la suponen que ésta es la carne sensible. 6Pero dicen que el vástago de
causa de su presunción, la que de este modo lo ha querido instaurar la Madre de ellos, Achamoth, que ha dado a luz a la vista de los
cabeza y principio de la propia sustancia y señor de toda actividad. ángeles que rodean al Salvador que es espiritual, consustancial a la
Llaman a esta Madre asimismo Ogdóada, Sabiduría, Tierra, Jerusa- Madre y que lo ha ignorado el Demiurgo, pero que ocultándosele
lén, Espíritu Santo y Señor de modo masculino. Retiene el lugar de se encuentra en él establecido, sin que lo sepa, a fin de llegar a ser
lo Intermedio y está sobre el Demiurgo, pero por debajo o fuera del por medio de , la siembra en el alma en él originada, y en este
Pleroma hasta la consumación. cuerpo material, gestado y crecido en ellos, receptáculo de la <Pa-
4
Pues bien, después dicen que la sustancia material se ha cons- labra> perfecta. Por consiguiente, según dicen, el hombre espiri-
tituido de tres pasiones, miedo, aflicción y estupor. A partir del tual sembrado conjuntamente con su soplo por la <potencia> inefa-
temor y de la conversión se han constituido los psíquicos. De la ble <y> la providencia de Sabiduría, se ha ocultado al Demiurgo.
conversión pretenden que ha tomado nacimiento el Demiurgo, pero En efecto, ignoraba tanto a la Madre como a su simiente. Y dicen
del temor toda la restante realidad psíquica, como las almas de los que éste es la Iglesia contrafigura (antitypos) de la Iglesia de arriba.
animales sin razón, de las fieras y de los hombres. Por esto <igual- Y consideran que éste es el hombre en ellos, de manera que tienen
mente> él mismo, siendo demasiado débil para conocer algo espi- el alma a partir del Demiurgo, pero el cuerpo del polvo y lo carnal
ritual, creía ser el único dios y ha dicho por medio de los profetas: de la materia y el hombre espiritual desde la Madre, Achamoth.
«Yo soy Dios y ningún otro hay salvo yo» (Is 45 ,5; 46,9). Enseñan 6 1Por lo tanto, siendo tres, lo material, que también llaman
que de la pena proceden los «espíritus de la maldad» (Ef 6, 12), de izquierdo, por necesidad dicen que debe destruirse, puesto que no
donde también ha tenido lugar el nacimiento del Diablo, al que es posible que reciba ningún soplo de incorruptibilidad. Pero lo
también llaman «Dominador del mundo», los demonios y toda la psíquico, que asimismo llaman derecho, puesto que está en medio
realidad espiritual de la maldad. Dicen, sin embargo, que el De- entre lo espiritual y lo material, se va allá, hacia donde se haya
miurgo es el hijo psíquico de la Madre de ellos, pero el Dominador también inclinado. Pero lo espiritual es enviado aquí para formarse
del mundo, una criatura del Demiurgo. Además, que el Domina- como compañero de lo psíquico, instruyéndose junto a él para el

176 177
PTOLOMEO Y SEGUIDORES
VALENTÍN Y LOS VALENT INIANOS

retorno. Y dicen que éste es la sal y la luz del mundo (Mt 5,13-14); espiritual. Otros de ellos corrompen también secretamente a las
porque necesitaba a lo psíquico y de las enseñanzas sensibles. Por mujeres, a las que enseñan su doctrina, tanto que a menudo muchas
esto también dicen que el cosmos ha sido dispuesto e igualmente de las mujeres por ellos engañadas, después de que se convierten a
que el Salvador ha aparecido en esto, lo psíquico, ya que también la Iglesia de Dios, junto con el resto del error también han confe-
tiene libre albedrío, para salvarlo. En efecto, dicen que ha tomado sado esto. Pero otros incluso abiertamente arrebatan a los maridos
las primicias de los que habrán de salvarse (Rom 11,16), de Acha- las mujeres de las que se enamoran haciéndolas sus propias esposas.
moth lo pneumático, del Demiurgo ha vestido al Cristo psíquico y Otros, además, al comienzo se conducen con gravedad, compor-
de la dispensación ha revestido un cuerpo que tiene sustancia psí- tándose como si habitaran con hermanas, pero al pasar el tiempo se
quica, pero dispuesto con indecible técnica, para ser visible, tangi- ponen en evidencia, puesto que el hermano deja encinta a la her-
ble y pasible. Pero también dicen que él nada ha tomado de mate - mana. 4 Otros igualmente cometiendo muchos otros actos aborreci-
rial, porque la materia no puede acoger la salvación. Y será la bles e impíos nos atacan a nosotros que nos cuidamos por el temor
consumación cuando todo lo espiritual esté formado y perfecciona- de Dios y hasta de pecar de pensamiento y palabra, como simples
do por el conocimiento, es decir, los hombres espirituales, los que y que nada sabemos. Pero se exaltan a sí mismos, llamándose «per-
poseen el conocimiento perfecto sobre Dios y han sido iniciados en fectos» y «simientes de elección». En efecto, dicen que nosotros
los misterios de Achamoth. Aseguran que éstos son ellos mismos. recibimos la gracia en préstamo y por eso seremos también priva-
2
Por el contrario, los hombres psíquicos han recibido enseñanzas dos de ella; pero ellos poseen la gracia como algo propio de lo alto
psíquicas, son los que están seguros por medio de las obras y la fe que ha descendido desde la pareja indecible e innominable y por
simple y no poseen el conocimiento perfecto. Y dicen que éstos esto «les será agregada» (Mt 6,33; Le 19,26). Asimismo por esto es
somos nosotros, <los> de la Iglesia. También por esto afirman que necesario que ellos de cualquier modo y siempre cuiden el misterio
para nosotros es necesario la conducta buena, pues, de lo contrario, de la pareja. Convencen de esto a los necios, diciéndoles estas
es imposible salvarse. En cambio enseñan que ellos se salvan total- palabras: «El que existiendo en el cosmos, si no ha amado a una
mente no a causa de su conducta, sino porque son espirituales por mujer, hasta unirse a ella, no es de la Verdad y no irá a la Verdad;
naturaleza. En efecto, como no es posible que lo terreno participe pero el que existiendo desde el mundo si se ha unido a una mujer
de la salvación -pues afirman que no es capaz de recibirla- así a no irá a la Verdad, porque se ha unido a la mujer con concupiscen-
su vez suponen de lo espiritual -los que pretenden ser ellos mis- cia». Por esto nos denominan psíquicos y sostienen que somos del
mos- que no es posible que la corrupción les alcance, aun cuando mundo y que para nosotros la continencia y la conducta buena es
estén confundidos con cualquier actividad. Porque como el oro necesaria, para que por ésta vayamos al lugar de lo Intermedio;
arrojado en el barro no pierde su naturaleza noble, sino que la pero que para ellos, llamados espirituales y perfectos, en absoluto.
conserva, ya que el barro no puede perjudicar al oro, así también Porque no es la acción la que introduce en el Pleroma, sino la
dicen que igualmente son ellos, y aunque lleguen a participar de simiente que en tanto que enviada desde allí es un infante, <pero>
cualquier actividad material, no reciben daño ni pierden la natura- aquí se perfecciona.
leza espiritual. 3Por esto los más perfectos de ellos practican sin 7 1Dicen que una vez que toda la simiente se perfeccione, su
temor todas las acciones prohibidas sobre las que las Escrituras Madre, Achamoth, se trasladará al lugar de lo In~ermedio, entrará
aseguran que los que las realizan no heredarán el reino de Dios dentro del Pleroma y tomará por su esposo al Salvador, el que ha
(Gál 5,21) . En efecto comen con indiferencia los idolotitos, soste- sido engendrado por todos (los Eones) para formar una pareja el
niendo que no son manchados por ellos, y son los primeros en Salvador y la Sabiduría Achamoth. De este modo serán esposo y
participar en toda festividad de los gentiles y en todo culto realiza- esposa, pero el Pleroma todo será cámara nupcial (Jn 3,29). Los
do en honor de los ídolos, al punto que algunos de ellos ni se espirituales, por su parte, depuestas las almas y llegados a ser espí-
abstienen del espectáculo odiado por Dios y los hombres de la ritus intelectivos, libre e invisiblemente habiendo entrado en el
lucha de los gladiadores con las fieras y los duelos recíprocos. Pleroma serán dados como esposas a los Ángeles que están en torno
Algunos esclavizándose hasta la saciedad a los placeres de la carne al Salvador. El Demiurgo se trasladará también él al lugar de Ma-
dicen que intercambian lo carnal con lo carnal y lo espiritual con lo dre Sabiduría, es decir, a lo Intermedio. Y las almas de los justos

178 179
VALENTÍN Y LOS VALENTINIANOS PTOLOMEO Y SEGUIDORES

ellas también reposarán en el lugar de lo Intermedio, porque nada sigue de nuestra exposición. · 4 El Demiurgo, puesto que ignora lo
psíquico va al interior del Pleroma. Enseñan que cuando las cosas superior a él, se inquieta por aquellos dichos, pero los desprecia,
hayan sucedido de este modo, el fuego oculto en el mundo se considerando que su causa es ésta o aquélla, o el espíritu profético,
incendiará, inflamará y consumirá toda la materia, consumiéndose el que también tiene un movimiento propio, o el hombre o la
tambi én éste con ella y yendo al no ser. Afirman, empero, que el mezcla de las cosas inferiores, y de este modo ha permanecido
Demiurgo no ha conocido nada de esto antes de la presencia del ignorando hasta la presencia del Salvador. Pero una vez que viene
Salvador. 2Están los que sostienen que éste ha emitido también su el Salvador dicen que lo ha aprendido todo de él y gozoso se ha
propio hijo, como un Cristo, pero asimismo psíquico <y> que por adherido a él con todo su ejército. Y éste es el centurión que en el
los profetas ha hablado de éste. Y que éste es el que ha pasado a Evangelio dice al Salvador: «Porque también tengo bajo mi autori-
través de María, como el agua corre por el tubo y que en éste ha dad soldados y servidores, y lo que les ordeno, lo cumplen» (Mt
descendido en el bautismo el Salvador desde el Pleroma a partir de 8,9; Le 7,8). El perfeccionará la dispensación del mundo hasta el
todos (los Eones), en forma de paloma; en él mismo estuvo la momento oportuno, y especialmente a través del cuidado de la
simiente espiritual de Achamoth. Por consiguiente dicen que nues- Iglesia y por el conocimiento del premio que le está preparado,
tro Salvador ha sido un compuesto de estos cuatro, conservando la porque irá al lugar de la Madre.
figura de la Tétrada primordial y primera. De lo espiritual, lo que 5Dicen que hay tres géneros de hombres: espiritual, psíquico y

era de Achamoth; de lo psíquico, lo que era del Demiurgo; de la terrestre, según llegaron a ser Caín, Abe! y Set. De éstos provienen
dispensación, lo que se ha establecido por una técnica indecible; y las tres naturalezas no de acuerdo con un individuo, sino el género
del Salvador, lo que ha descendido en él como paloma. Éste igual- humano. El género terrestre va a la corrupción, el psíquico, si elige
mente ha permanecido impasible -porque no podía padecer el lo mejor, reposará en el lugar de lo Intermedio, pero si elige lo
que es generado indómito e invisible-. Y por esto yendo hacia peor, irá también a lo que es semejante. Sin embargo enseñan que
Pilato le fue sustraído el Espíritu de Cristo que había descendido en los espirituales que Achamoth siembra desde aquel tiempo hasta
él. Dicen, sin embargo, que tampoco ha sufrido la simiente venida ahora son aquí educados y alimentados por almas justas, porque
desde la Madre, que también ésta es impasible, pues es espiritual e han sido enviados como infantes y después considerados dignos de
invisible incluso para el mismo Demiurgo. Por el contrario ha pa- perfección, para ser entregados como esposas a los Ángeles del
decido lo restante, que según ellos es el Cristo psíquico y el que Salvador, descansando sus almas por necesidad en lo Intermedio
misteriosamente se ha formado a partir de la dispensación, para junto al Demiurgo para siempre. E insisten en que las almas se
que <por> él la Madre mostrara la figura del Cristo de arriba, del dividen en las que son naturalmente buenas y las que son natural-
que se extendió sobre la Cruz y dio a Achamoth la formación según mente malas. Que las buenas son las que son idóneas para recibir la
la sustancia. Porque dicen que todo esto es figura de aquellas cosas. simiente, pero naturalmente malas las que nunca podrán acoger
3
Dicen que las almas que han sido receptoras de la simiente de aquella semilla.
Achamoth son mejores que las demás y que por esto son amadas 8 1Ésta es la doctrina suya, que ni los profetas han anunciado,
por el Demiurgo más que las otras, no sabiendo tampoco la causa, ni el Señor enseñó, ni los apóstoles trasmitieron, la que se ufanan
pero pensando que son tales a partir de él. Por esto, dicen, los ha de conocer mejor que los otros (... aunque, según Ireneo, alegando
clasificado en profetas, sacerdotes y reyes. Y explican que muchas textos que no son de las Escrituras, tratando de compaginarlos,
cosas han sido dichas por medio de los profetas a partir de esta distorsionando los dichos del Señor, de los profetas y de los apósto-
simiente, que es de una naturaleza superior. Dicen asimismo que les, y seduciendo con estas artes del artificio a muchos hombres... ).
muchas cosas sobre lo superior ha dicho la Madre, pero también Cuántos pasajes escriturarios acomodan a lo interno del Pleroma,
por el Demiurgo y por las almas nacidas de él. Por este motivo ya lo hemos dicho.
dividen las profecías, pretendiendo que parte se ha dicho por la 2
No obstante esto es lo que sacan de las Escrituras y tratan de
Madre, otra a partir de la simiente y otra a partir del Demiurgo. E adaptar a los hechos del exterior del Pleroma. Dicen que el Señor ha
igualmente también dicen en cuanto a Jesús, derivan del Salvador, venido en los últimos tiempos del mundo a padecer por lo siguiente :
de la Madre y del Demiurgo, según lo demostraremos en lo que para mostrar la pasión sobrevenida en el último de los Eones y con

180 181
V AL E NTIN Y LOS VALENT INIAN OS PTOLOMEO Y SEGUIDORES

esta conclusión ha mostrado el fin de la actividad en torno de los levadura significa al mismo Salvador y que Pablo habla con preci-
Eones. En consecuencia dicen que la virgen de doce años, hija del sión del terrestre, psíquico y espiritual. En un lugar dice : «Como el
jefe de la sinagoga (Le 8,4 lss.), a la que el Señor puesto a su lado terrestre, así los terrestres» (1 Cor 15,48), en otro: «El hombre psí-
despertó de entre los muertos, es figura de Achamoth, a la que el quico no acoge lo del espíritu» (1 Cor 2,14), y en otro: «El espíritu
Cristo suyo extendido ha formado y ha guiado a la percepción de la todo lo juzga» (1 Cor 2,15). Y sostienen que lo de que «el psíquico
luz que la abandonó. Y dicen que porque el Salvador se ha revelado no acoge lo del espíritu» se refiere al Demiurgo, que puesto que es
cuando estaba fuera del Pleroma, en forma de aborto, Pablo ha di- psíquico no conoce ni a la Madre, que es espiritual, ni a su simiente,
cho a los corintios: «Y al último de todos, como a un aborto, se ha ni a los Eones del Pleroma. Pablo ha dicho que el Salvador ha asumi-
revelado a mí» (1 Cor 15,8). Y la presencia del Salvador con sus do las primicias de lo que iba a salvar: «Y si las primicias son santas,
coetáneos a Achamoth, del mismo modo lo ha indicado en la misma también la masa» (Rom 11,16). Explican que las primicias se refie-
Carta cuando dice: «Es necesario que la mujer tenga un velo sobre la ren a lo espiritual, pero la masa a nosotros, o sea, a la Iglesia psíqui-
cabeza a causa de los ángeles» (1 Cor 11,10). Pues también Acha- ca. Dicen que él ha asumido la masa y que la ha llevado hacia arriba,
moth, viniendo a ella el Salvador, por respeto, se ha puesto un velo, puesto que él era la levadura. 4Afirman que Achamoth, extraviada
lo que es hecho visible por Moisés que pone un velo sobre su rostro fuera del Pleroma, formada por el Cristo y buscada por el Salvador,
(2 Cor 3,13; Éx 34,34). Dicen del mismo modo que el Señor ha mos- lo señala el mismo al decir que ha venido a buscar a la <oveja> per-
trado en la cruz las pasiones que ella ha padecido, y en la expresión dida (Mt 18,12-13; Le 15,4-7). Porque explican que la oveja perdi-
«Dios mío, <Dios mío>, por qué me has abandonado» (Mt 27,40) da se dice de su Madre, a partir de la que sostienen que ha sido sem-
él ha indicado que Sabiduría fue abandonada por la luz e impedida brada la Iglesia. Y que el extravío en el exterior del Pleroma es la
por el Límite a seguir avanzando; su aflicción, en el dicho «Mi alma residencia en <todas> las pasiones, de las que pretenden que se
está muy triste» (Mt 26,38); el temor, en las palabras «Padre, si es originó la materia. Interpretan que la mujer que barre la casa y en-
posible, aparta de mí este caliz» (Mt 26,39); y, finalmente, el estu- cuentra la dracma significa la Sabiduría de arriba (Le 15 ,8-10), que
por, en la expresión «No sé qué decir» Qn 12,27). 3Y así enseñan que habiendo perdido su Intención, después la encuentra habiendo sido
él ha profesado los tres géneros de hombres: el material respondien- purificados todos por medio de la presencia del Salvador. También
do al que le dice: «Te seguiré», «El Hijo del hombre no tiene en por este motivo ésta, según ellos, será restaurada dentro del Plero-
dónde descansar su cabeza» (Mt 8,19ss., Le 9,57ss.), el psíquico al ma. Dicen que Simeón, que ha tomado al Cristo en sus brazos, tam-
responder al que dice: «Te seguiré, pero antes permíteme despedir- bién dio gracias y ha dicho: «Señor, deja ahora que tu siervo, según
me de mis familiares», «Ninguno que haya puesto la mano en el ara- tu palabra, vaya en paz» (Le 2,28ss.), es la figura del Demiurgo, pues-
do y después mire hacia atrás, es digno del reino de los cielos» (Le to que habiendo venido el Salvador aprendió su traslado y dio gra-
9,61ss.). En efecto dicen que éste es de los de lo Intermedio y sin cias al Abismo. Y a través de la profetisa Ana de la que se habla en el
duda también aquel que confesaba haber cumplido la mayor parte Evangelio, que ha vivido siete años con el marido y todo el tiempo
de los actos de justicia, aunque después no ha querido seguirle, sino restante ha permanecido viuda, hasta que habiendo visto al Salvador
que por la riqueza fue impedido de llegar a ser perfecto, sostiene que lo ha conocido e iba hablando a todos sobre él (Le 2,36ss.), explican
también él es del género psíquico (Mt 19,16ss.). El espiritual es se- que toda claridad se refiere a Achamoth, que habiendo visto al Salva-
ñalado en el dicho «Deja que los muertos sepulten a sus muertos; tú dor por poco tiempo junto con sus coetáneos, por todo el tiempo
ve a anunciar el reino de Dios» (Mt 8,22; Le 9,60); igualmente al restante permanece en lo Intermedio esperándolo, hasta el momento
decir a Zaqueo el publicano: «Desciende rápido, porque es necesa- en que nuevamente venga y la llegue a reintegrar en su pareja. Y su
rio que hoy me aloje en tu casa» (Le 19,5), porque dicen que éstos nombre ha sido indicado por el Salvador al decir: «Y la Sabiduría ha
son del género espiritual. Sostienen igualmente que la parábola de la sido justificada por sus hijos» (Le 7,35), y por Pablo así: «Hablamos
levadura que la mujer oculta en tres medidas de harina (Mt 13,33) de la Sabiduría entre los perfectos» (1 Cor 2,6). Y enseñan que Pablo
habla de los tres géneros. En efecto, enseñan que la mujer se dice de ha hablado de las parejas interiores al Pleroma habiendo indica~o a
la Sabiduría; las tres medidas de harina, de los tres géneros de los una, puesto que dicen que sobre la vida de esta pareja ha dicho : «Este
hombres, espiritual, psíquico y terrestre. Finalmente enseñan que la es un gran misterio, y lo digo en cuanto a Cristo y la Iglesia» (Ef 5,32).

182 183
VALENTÍN Y LOS VALENT INIAN OS PTOLOMEO Y SEGUIDORES

Exégesis del Prólogo del Evangelio de Juan de Ptolomeo del mismo modo: «Pues todo lo que se manifiesta es luz» (Ef 5,13).
(lreneo, Adversus Haereses I, 8,5 5) Por consiguiente la Vida ha manifestado y engendrado al Hombre
y a la Iglesia y se dice luz de ellos. Pues bien, Juan claramente ha
8 5También enseñan que Juan el discípulo del Señor ha indica- mostrado por estas palabras, entre otras cosas, a la segunda Tétra-
do la primera Ogdóada con estas palabras textuales, que dicen así: da: Palabra, Vida, Hombre e Iglesia. Pero ha indicado también a la
«Juan el discípulo del Señor queriendo expresar el nacimiento de primera Tétrada, porque tratando del Salvador y diciendo que todo
las Totalidades, según el cual el Padre ha emitido el Todo, presenta lo exterior al Pleroma ha sido formado por él, afirma que él mismo
un Principio que ha sido engendrado el primero por Dios, al que es fruto de todo el Pleroma. En efecto, ha dicho también que él es
también ha llamado Hijo y Dios Unigénito, en el que el Padre la luz que se manifiesta en la tiniebla y que no ha sido comprendida
seminalmente ha emitido el Todo». Dice que «la Palabra ha sido por ésta (Jn 1,5), porque aunque articuló todo lo que ha provenido
emitida por éste y en ella la sustancia toda de los Eones, a la que de las pasiones, éstas no le han conocido. Le dice asimismo Hijo,
posteriormente la Palabra misma ha dado forma». Por lo tanto, ya Verdad, Vida y «Palabra hecha carne»; de ella, dice, hemos visto la
que habla de la primera generación, dice bien al comenzar la ense- gloria, y su gloria era como la del Unigénito, la que le fue dada por
ñanza desde el principio, o sea, desde el Hijo y la Palabra. Dice así: el Padre, llena de Gracia y de Verdad. Dice así: «Y la Palabra se
«En el Principio era la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios y la hizo carne y ha habitado entre nosotros, y hemos visto su gloria,
Palabra era Dios. Ésta estaba en el Principio junto a Dios» (Jn una gloria como la que el Unigénito tiene, llena de Gracia ~ de
1,lss.). En primer lugar distingue a los tres, Dios, Principio y Pala- Verdad » (Jn 1,14). Por lo tanto también ha indicado con exactitud
bra, y después los une, para mostrar también la emisión de uno y a la primera Tétrada, al decir Padre, Gracia, Unigénito y Verdad.
otro de ellos, el Hijo y la Palabra, su recíproca simultaneidad y la De este modo Juan se ha referido a la primera Ogdóada y a la
unión con el Padre. Porque el Principio está en el Padre y del Padre Madre de todos los Eones. Efectivamente ha nombrado al Padre, a
deriva y en el Principio está la Palabra y del Principio deriva. Por lo la Gracia, al Unigénito, a la Verdad, a la Palabra, a la Vida, al
tanto ha dicho bien: «En el Principio estaba la Palabra», pues estaba Hombre y a la Iglesia. <Así se expresa Ptolomeo>.
en el Hijo. Y «la Palabra estaba junto a Dios», pues también el
Principio; y, consecuentemente, «la Palabra era Dios», pues lo ge-
nerado desde Dios es Dios. «Ésta era en el Principio junto a Dios» Carta a Flora de Ptolomeo
ha mostrado el orden de la emisión. «Todo ha sido engendrado por (Epifanio, Panarion 33, 3-7 6)
ella y sin ella nada ha llegado a ser» (Jn 1,3), porque la Palabra ha
sido causa de formación y origen para todos los Eones posteriores 3 1Mi buena hermana Flora, que no son muchos los que han
a ella. Pero «lo que llega a ser en ella, es vida» (Jn 1,4), dice. Con comprendido la ley promulgada por Moisés, no habiendo conocido
esto ha indicado la pareja. Porque dice que Todo ha llegado a ser exactamente ni al mismo que la ha establecido ni sus preceptos,
por su medio, pero la Vida está en ella. Por lo tanto, ésta que ha pienso que te será claro una vez que conozcas las ideas contradicto-
llegado a ser en ella le es más propia que lo que ha llegado a ser por rias sobre ésta. 2Porque unos dicen que ella ha sido promulgada por
su medio, ya que coexiste con ella y por su medio engendra frutos, el Dios y Padre, otros, empero, tomando el camino contrario, afir-
puesto que después agrega: «Y la Vida era la luz de los Hombres» man que ella ha sido establecida por el adversario, el diablo corrup-
(Jn 1,4), al hablar de los Hombres ha indicado a la Iglesia homóni-
mamente, para de este modo valiéndose de un solo nombre mani-
festar la comunidad de la pareja, pues desde la Palabra y la Vida 6. Texto griego en G. Quispel, Ptolomée, Lettre aFlore, Cerf, Paris, 21966. Cf.
nace el Hombre y la Iglesia. Y ha dicho que la luz es la Vida de los The Panarion, ed. F. Williams, I, 198-204, y ver asimismo, W. A. Lohr, «La doctrine
Hombres, porque ellos son iluminados por ella, lo que quiere decir de Dieu dans la Leme a Flora de Ptolomée», en Rev. d'Hist. de Phi/. Re/., 75 (1995),
precisamente ser formados y manifestados. Y Pablo habla también 177-191; F. García Bazán, «El platonismo pitagorizante y los gnósticos valentinia-
nos. Sobre la mediación liberadora, la justicia y el número», en M. Barbanti, G. R.
Giardina y P. Manganaro, Hénosis kai Philia, Omaggio a Francesco Romano, Univer-
5. Cf. W. W. Harvey, I, 75-80; A. Roussea u y L. Doutreleau, II, 128-137. sita di Catania, 2002, 341-354.

184 185
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS PTOLOMEO Y SEGUIDORES

tor, al igual que también le atribuyen la formación del mundo, ancianos del pueblo <que> igualmente se descubre que desde ~l
diciendo que es padre y hacedor de este universo. 3<Pero> ambos comienzo han establecido preceptos propios. 3Aprende, por consi-
se encuentran <totalmente> en el error, estando en contradicción guiente, ahora de qué modo a partir de las palabras del Salvad~r se
entre sí y cada uno de ellos engañándose recíprocamente sobre la demuestra que esto es así. 4 El Salvador cuando dialog~ba e? cierta
verdad del tema propuesto. 4 Porque es claro que la ley no ha sido oportunidad con los que le preguntaban sobre el divorc10, que
promulgada por el Dios Perfecto y Padre -ya que es agregada-, precisamente era permitido por la ley, les decía: «Por vues~ra d~re-
siendo imperfecta y teniendo necesidad de ser completada por otra za de corazón Moisés ha permitido el repudio de la propia muier,
y teniendo preceptos disconformes con la naturaleza y el parecer de ya que en el comienzo no era así. Porque -dice- Dios ha unido a
tal Dios. 5Pero, por el contrario, tampoco es admisible atribuir la esta pareja y lo que el Señor ha unido -ha dicho- e~ hombre . no
ley que prohíbe la injusticia a la injusticia del adversario, pero están lo debe separar» (Mt 19,8 y 6). 5Se indica en el pasaJe que e~iste
conformes con esto los que no comprenden lo dicho por el Salva- <la> ley de Dios, que prohíbe que la mujer se separe de su ma~i?o,
dor. Nuestro Salvador ha dicho con nitidez: «Pues la casa o la y la de Moisés, que a causa de la dureza de corazón ha permitido
ciudad dividida contra sí misma no pueden quedar en pie» (Mt romper esta unión. 6De acuerdo con esto Moisés legisla algo co?-
12,25). 6lncluso el apóstol (= Juan), habiendo refutado por antici- trario a Dios. Porque <separar> es lo contrario de no separar. Sm
pado la sabiduría inconsistente de los embaucadores, dice que la embargo, si investigamos el parecer de Moisés de acuerdo con el
formación del cosmos es propia <de él>, puesto que «todo ha sido que ha legislado esto, se descubrirá que ha ac:~ado así no_ por
hecho por él y sin él nada se hizo» Un 1,3), y no de un Dios que elección propia, sino por necesidad, por la debilidad de quienes
genera corrupción, sino justo y que odia el mal. Y <esto> es pro- han sido sometidos a la ley. 7 Porque puesto que no eran capaces de
pio de hombres imprudentes que no tienen en cuenta la providen- observar la intención de Dios, en la que no se consideraba para
cia del Demiurgo y que carecen del uso no sólo del ojo del alma, ellos rechazar a sus mujeres, con las que algunos habitaban con
sino también de los del cuerpo. 7A partir de lo que se ha dicho, por desagrado, peligrando incluso en avanzar desde aquí haci~ una
lo tanto, te es claro cuán lejanos se encuentran éstos de la verdad. mayor injusticia y desde ésta a la perdición, 8Moisés, queriendo
Pero cada uno de ellos en particular lo han padecido, unos porque cortar el desagrado de éstos, por el que corrían también el riesgo de
ignoran al Dios de la justicia, y los otros al ignorar al Padre del ser destruidos, en atención a las circunstancias les ha dado en su
Todo, al que sólo ha manifestado el que ha venido, el único que lo lugar esta segunda a partir de él, la ley del divorcio, un mal menor
conoce (Mt 11,27; Jn 1,18). 8Por lo tanto a nosotros, que hemos para compensar al mayor, 9para que en caso de no ~oder obse~var
sido considerados dignos del <conocimiento> de ambos, queda aquélla, observaran por lo menos ésta y no se encammaran haci~ _la
exponerte y esclarecer con exactitud en relación con la ley cuál sea injusticia y la maldad, por las que le habría de seguir la destrucc10~
su origen y la naturaleza del legislador por cuyo medio ha sido completa. 1ºÉsta es la intención según la cual se descubre que M01-
promulgada, presentando las pruebas <de> lo que hemo~ de decir sés ha legislado contrariamente a Dios. Además, se ha mostrado
a partir de las palabras de nuestro Salvador, por cuyo medio sólo es aquí que la ley de Moisés es diferente siendo contraria a la ley de
posible sin tropiezo encaminarse en la comprensión de los seres. Dios, lo que está fuera de discusión, aun cuando ahora 1~ hayamos
4 1Por consiguiente en primer lugar se debe saber que el con- demostrado con un solo ejemplo. 11 Pero que en la ley esten mezcla-
junto total de la ley que está contenida en el Pentateuco de Moisés das algunas tradiciones de los ancianos, también esto lo manifiesta
no ha sido legislada por una sola persona. Digo precisamente que el Salvador. Sostiene: «Porque Dios ha dicho: Honra a tu padre y a
no sólo por Dios, sino que hay algunos preceptos que son suyos, tu madre, para que seas feliz», 12«pero vosotros», dice dirigiéndose
pero que otros han sido establecidos por los hombres. Las palabras a los ancianos, «habéis dicho: aquello con lo que habríais podido ser
del Salvador enseñan igualmente que ella se divide en tres partes. ayudados por mí, es una ofrenda para Dios, y habéis hecho vana la
2
En efecto, una se atribuye a Dios mismo y su legislación, otra <se ley de Dios por la tradición vuestra», la de los ancianos (Mt 15,4ss.).
atribuye> a Moisés -no en tanto que por medio de él legislaba 13Jsaías había proclamado esto al decir: «Este pueblo me honra con

Dios sino en cuanto que Moisés impulsado también por su propio los labios, pero su corazón está lejos de mí, me honran vanamente,
pensamiento ha legislado algunas cosas- y la otra se atribuye a los enseñando mis enseñanzas, mandamientos de hombres» (Is 29,13ss.).

186 187
VALENTIN Y LO S V ALENTINIANOS PTOLOMEO Y S EGUIDORES

14
Por lo tanto nítidamente se demuestra desde aquí que la ley total el ayuno, la pascua, los ázimos y semejantes. 9 Porque todos éstos
se divide en tres partes. Descubrimos en ella legislación del mismo tratándose de imágenes y de símbolos, una vez manifestada la Ver-
Moisés, de los ancianos del pueblo y del mismo Dios. Por lo tanto dad, se han transformado. Han sido revocados en cuanto a la apa-
esta división de la ley total, que de este modo hemos distribuido, ha riencia y <la> realización corpórea y han sido restablecidos espi-
mostrado lo verdadero que en ella se encierra. ritualmente, conservándose sólo sus nombres, pero significando
1
5 Pero a su vez la primera parte, que es la ley del mismo Dios, algo diferente los hechos. 10 Porque igualmente el Salvador nos ha
se divide en tres partes: la legislación pura que no está mezclada mandado hacer ofrendas, pero no de animales irracionales o de
con el mal, que también es llamada propiamente ley, a la que el perfumes usuales, sino de alabanzas espirituales, glorificaciones y
Salvador no ha venido a derogar, sino a completar (Mt 5,17) -por- acciones de gracias y por medio del servicio y la beneficencia a
que no le era extraña la que ha perfeccionado, <pero necesitaba nuestro prójimo. 11 Desea también que nos circuncidemos, pero no
ser perfeccionada>, pues no era perfecta-; la mezclada con lo la circuncisión del prepucio carnal, sino la espiritual del corazón.
peor y la injusticia, que el Salvador ha revocado al ser extraña a su 12
También observar el sábado, porque quiere que nos abstengamos
naturaleza. 2Finalmente distingue la legislación figurada y simbóli- de las acciones malvadas. 13 Igualmente ayunar, pero no quiere el
ca a imagen de lo espiritual y superior. A ésta el Salvador la ha ayuno corporal, sino que ayunemos el espiritual, que consiste en
transferido desde lo sensible y manifestado a lo espiritual e invisi- alejarse de todo lo baladí. Por otra parte también entre nosotros se
3
ble. La ley de Dios igualmente existe pura y sin mezcla con lo observa el ayuno visible, ya que también puede aprovechar al alma,
peor, se trata del Decálogo, cuyos diez mandamientos repartidos en cuando se hace razonablemente, siempre que no se haga por imitar
dos tablas, que prohíben aquello de lo que hay que abstenerse y dan a alguno ni por costumbre ni por el día, como si hubiera un día
preceptos sobre lo que se debe hacer, los que si bien conservan la determinado para esto. 14Juntamente también se hace en recuerdo
legislación pura, no los encerraban de modo perfecto y necesitaban del verdadero ayuno, para que los que no están capacitados para
la perfección que llega del Salvador. 4Y está la ley mezclada con la este ayuno tengan su recuerdo a partir del ayuno según lo visible.
injusticia, puesta para castigo y represalia de los que se han com- 15
De la misma manera también el Apóstol Pablo muestra que la
portado mal, la que manda destruir ojo por ojo, diente por diente pascua y los ázimos eran imágenes, al decir: «Cristo ha sido inmo-
y muerte por muerte (Lev 24,20; Mt 5,38), porque el que comete lado como nuestra pascua» y «para que seáis ázimos», dice, «no
injusticia en segundo lugar no es menos injusto, ya que difiere en el participando de la levadura» -y ahora llama levadura a la mal-
orden, pero realiza la misma acción. 5Por otra parte este precepto dad-, «sino para que seáis nueva masa» (1 Cor 5,7).
de otra manera era y es justo, en tanto que establecido a causa de 6 1Por lo tanto, también estando de acuerdo la ley de Dios se
la debilidad de los que habían sido sometidos a la ley (para evitar) divide en tres: la parte que ha sido perfeccionada por el Salvador
la transgresión de la ley pura, pero extraño a la naturaleza del -en efecto, los preceptos «no matarás, no cometerás adulterio, no
Padre del todo y a su bondad. 6Sin duda ésta era apropiada, pero jurarás en vano» están comprendidos en los de no tener cólera, no
más todavía necesaria, porque el que no quería que se cometiera ni desear, no jurar- (Mt 5,21). 2Se distingue igualmente la que ha
un solo homicidio según el precepto «No matarás» (Éx 20,13), al sido totalmente revocada. Porque lo de «ojo por ojo y diente por
prescribir que el homicida a su vez sea muerto, habiendo promul- diente», mezclado con la injusticia y comportando un acto injusto,
gado una segunda ley y determinando una segunda muerte, el que ha sido revocado por el Salvador por un mandamiento (Mt 5,30),
había prohibido uno solo, se le ha ocultado que ha sido engañado 3
pero las cosas que son contrarias entre sí se anulan: «pues yo os
por la necesidad. 7Por esto el Hijo procedente de Aquél ha revoca- digo no resistáis en absoluto a la maldad, sino que si alguno te
do esta parte de la ley, habiendo confesado también que él era de abofetea, ofrécele también la otra mejilla» (Mt 5,39). 4 Por fin, la
Dios. En otras partes reconoce la antigua elección, igualmente cuan- otra parte se distingue en cuanto es transformada y cambiada del
do ha dicho: «Dios ha dicho: El que maldice a su padre o a su sentido corporal al espiritual, lo simbólico promulgado a imagen
madre, debe morir» (Mt 15,4). 8Finalmente está la parte figurada de lo superior. 5Porque las imágenes y los símbolos, siendo repre-
de la ley, establecida a imagen de lo espiritual y superior, y me sentaciones de cosas diversas, han estado bien hasta que la verdad
refiero a lo legislado sobre las ofrendas, la circuncisión, el sábado, no estuvo presente, pero una vez presente la verdad, es necesario

188 189
/

PTOLOMEO Y SEGUIDORES
V AL NT IN Y LO S VALENTINIANOS

h:i · ·r lo 1· la verdad, no lo de la imagen. 6Y esto tanto lo han inengendrado, incorruptible y bueno, se hayan también constituido
· 11 s ' Íl' el sus discípulos como el Apóstol Pablo, que, como hemos estas naturalezas, la de la corrupción y <la> del Intermediario, las
ya dicho, ha mostrado lo de las imágenes por medio de la pascua que no le son consustanciales, perteneciendo a la naturaleza del
por nosotros y los ázimos y lo referente a la ley mezclada con la Bien engendrar y proferir lo semejante y consustancial a sí mismo.
9
injusticia, al decir: «la ley de los mandamientos formulada en sus Puesto que permitiéndolo Dios aprenderás con orden también el
sente~cias ha sido abolida» (Ef 2,15) y lo no mezclado con lo peor, principio y la génesis de éstos, cuando seas considerada digna de la
al decir: «La ley es santa, y su mandamiento santo, justo y bueno» tradición apostólica, la que también nosotros hemos recibido por
(Rom 7,12). sucesión junto asimismo con la confirmación de todas las doctrinas
7 1Por consiguiente, en tanto que sea posible expresarse resumi- con la enseñanza de nuestro Salvador.
10Estas ideas, mi hermana Flora, te las he debido expresar en
damente, me parece haberte demostrado suficientemente no sólo
que existe una legislación que ha sido agregada por los hombres pocas palabras, te las he expuesto en compendio, pero al mismo
sino también que la ley misma de Dios se divide en tres partes. 2No~ tiempo he desarrollado con bastante precisión la cuestión. Estas
queda por decir, sin embargo, quién es este Dios que ha establecido ideas en adelante te serán de gran provecho, si como tierra buena
la ley. Pero creo que también esto te ha sido demostrado por lo y fértil que ha retenido semillas fecundas, haces aparecer el fruto
anteriormente dicho, si has atendido con cuidado. 3 Porque si ella desde ellas.
no ha sido establecida ni por el Dios perfecto, como hemos enseña-
do, ni por el Diablo, lo que tampoco es lícito afirmar, existe algún
otro respecto de éstos, que ha establecido la ley. 4Éste es el Demiur- Ireneo, Adversus Haereses I, 12,lss. 7
go y hacedor de este universo y de lo que hay en él, que es diferente
en sustancia de ellos <y> que está colocado en medio de ellos, de 12 1Pero los seguidores más expertos de Ptolomeo dicen que el
modo que también con justicia se le podría dar el nombre de inter- Abismo tiene dos consortes a las que llaman asimismo disposicio-
mediario. 5Y si el Dios perfecto es bueno según su naturaleza, como nes, Pensamiento y Voluntad. Porque, como dicen, primero ha
realmente es -ya que nuestro Salvador ha revelado que uno solo es pensado emitir y después ha querido. Por esto también una vez que
el Dios bueno, su Padre, al que él mismo ha manifestado (Mt estas dos disposiciones o potencias, el Pensamiento y la Voluntad,
19,17)- y, por el contrario, el que se caracteriza como malo es de se mezclaron entre sí, ha tenido lugar la emisión del Unigénito y de
una naturaleza de lo que es adversario y malvado por la injusticia, la Verdad de acuerdo con la unión de la pareja. Éstos han proveni-
el que se mantiene en medio de éstos, por lo tanto, no es ni bueno, do como figuras e imágenes de las dos disposiciones del Padre,
~i malo, ni injusto, y, con propiedad, se le puede llamar justo, como visibles de las invisibles. El Intelecto de la Voluntad y la
siendo árbitro de su justicia especial. 6Este Dios será más indigente Verdad del Pensamiento. También por esto el masculino es imagen
que el Dios perfecto e inferior a su justicia, en tanto que es engen- de la Voluntad sobrevenida y el femenino del Pensamiento no apa-
drado y no inengendrado -porque uno es el Padre inengendrado, recido. Por este motivo la Voluntad es una potencia del Pensamien-
del que proviene todo, puesto que propiamente de él todos depen- to. En efecto, el Pensamiento piensa la emisión, pero no le es
den (1 Cor 8,6)-, pero será superior y más poderoso que el adver- posible emitir por sí mismo lo que ha pensado. Pero cuando la
sario y de una sustancia diferente y por naturaleza de una naturale- potencia de la Voluntad ha sobrevenido, entonces ha emitido lo
za también diversa de la sustancia de ambos. 7 Porque la sustancia que ha pensado. 3 <Los que, sin embargo, se consideran que son
d~I adversario es corrupción y tinieblas -en efecto él es material y más sabios que aquéllos, dicen> que la primera Ogdóada no ha
divergente en sus partes-, pero la sustancia del Padre inengendra- sido emitida por grados, un Eón a partir de otro, sino que al mismo
do de todas las cosas es incorruptibilidad y luz en sí, simple y tiempo y de una sola vez ha tenido lugar la emisión de los seis
homogénea; la sustancia del Demiurgo, empero, ha engendrado Eones provenientes del Prepadre y su Pensamiento. Afirman esto
una cierta potencia doble, pero él mismo es imagen del Mejor. 8Por como si hubieran hecho de parteros. Dicen igualmente que ya no se
ahora no debes turbarte por esto, queriendo saber cómo de un solo
principio de todo que confesamos y creemos que es <simple>, 7. VerW. W . Harvey, I, 109-114, y A. Rousseau y L. Doutreleau, II, 180-189.

190 191
VALENTÍN Y LOS VALENTINIANOS MARCOS E L MAGO

ordenan el Hombre y la Iglesia salidos de la Palabra y la Vida, sino engaños mágicos, <con los que ha engañado a muchos hombres y
que la Palabra y la Vida han surgido del Hombre y la Iglesia, a no pocas mujeres,> <ha hecho> que se adhieran a él como si
expresándose de este modo: cuando el Prepadre pensó emitir, éste poseyera el máximo y <más perfecto> conocimiento y la gran
se llamó Padre, pero puesto que lo que había emitido era verdade- Potencia a partir de los lugares invisibles e innominables, siendo
ro, ha sido nombrado Verdad, pero cuando ha querido mostrarse a como un verdadero precursor del Anticristo. Porque habiendo com-
sí mismo, se ha llamado Hombre; cuando emitió, sin embargo, lo binado los juegos de Anaxilao con los fraudes de los llamados
que había previamente pensado, a esto se ha llamado Iglesia. El magos, <con ellos> aparenta cumplir prodigios <ante los que
Hombre pronunció la Palabra y ésta es el Hijo primogénito. Por carecen de sentido o lo han perdido>.
otra parte, la Vida ha acompañado a la Palabra y de este modo se 2
Él, fingiendo dar gracias a un cáliz mezclado con vino y exten-
ha constituido la primera Ogdóada. 4 Hay también entre ellos gran diendo considerablemente la fórmula de la invocación, lo hace
litigio en torno al Salvador, porque unos dicen que ha provenido manifestarse púrpura y rojo para aparentar que la Gracia, a partir
desde todos, por esto es denominado «Beneplácito», ya que el Ple- de los que están sobre todas las cosas, derrama su sangre en la copa
roma todo se ha complacido en dar gloria al Padre por medio de él, de aquél por su invocación y los presentes desean ardientemente
pero otros dicen que ha sido emitido sólo por los diez Eones _que gustar de esta bebida para que se vierta también en ellos la Gracia
existen a partir de la Palabra y de la Vida, <por lo que> le dicen invocada por este mago. Y de nuevo habiendo dado a las mujeres
<Logos y Vida>, conservando los nombres de los antepasados. copas mezcladas, las invita a dar gracias en su presencia. Y hecho
Otros sostienen que ha provenido de los doce Eones que han naci- esto, él mismo presenta otro cáliz mucho mayor que el anterior,
do del Hombre y de la Iglesia y que por esto <él mismo se> con el que la ilusa dio gracias, y trasvasando desde el más pequeño,
confiesa «Hijo del Hombre», como si fuera descendiente del Hom- con el que había dado gracias la mujer, en el traído por él, invoca
bre. Otros dicen que ha llegado a ser a partir del Cristo y del al mismo tiempo así: «La Gracia que es anterior a las Totalidades,
Espíritu Santo <que han sido emitidos> para consolidación del ininteligible e indecible, dé plenitud a tu hombre interior y acre-
Pleroma y que por esto es llamado Cristo conservando la designa- ciente en ti el conocimiento de ella, sembrando el grano de mostaza
ción del Padre, desde el que ha sido emitido. Otros, finalmente, en la tierra buena (Mt 13,31 y 8)». Y dichas semejantes cosas y
afirman que el Prepadre de las Totalidades, asimismo Preprincipio enloqueciendo a la desventurada, se muestra como un hacedor de
y Preinteligible, es llamado Hombre, y que éste es el grande y maravillas, habiéndose colmado la copa grande con la pequeña, al
oculto misterio, porque la Potencia que es sobre todo y abarca al punto de que aquélla desborda. Haciendo también algunos otros
Todo es llamada Hombre, y por esto el Salvador se llama, igual- prodigios como éstos ha engañado a muchos y los ha arrastrado
mente, Hijo del Hombre. tras de sí. 3Parece también que tiene un espíritu asistente y que por
medio de él aparenta él mismo profetizar y hace profetizar a cuan-
tos considera dignos de participar en su Gracia. Porque se ocupa
particularmente de las mujeres y, entre ellas, de las más elegantes,
Marcos el Mago ricas y de ropa ribeteada de púrpura, a las que a menudo, probando
(Ireneo de Lión, Adversus Haereses I, 13, 1 - 22, 1 8 ) seducir, dice, lisonjeándolas: «Quiero hacerte partícipe de mi Gra-
cia, pues el Padre de las Totalidades ve a tu Ángel constantemente
13 1Hay otro <de entre aquéllos que se ufana> de ser un ante su rostro (Mt 18,20). El lugar de la Grandeza está en nosotros;
corrector <de su maestro>, su nombre es Marcos, expertísimo en es necesario que nos establezcamos en el uno. Torna primero de mí

8. Texto griego y latino en A. Rousseau y L. Doutreleau, II, 189-309; W. W. tado tripartito (NHC I,5) 51,1 - 57,8, ibid., 159-164. En cuanto a la relación entre
Harvey, I, 114-188. Ver además, sobre la copia del tiempo en relación con la organi- Jesús y los maestros, ver Evangelio de la Verdad (NHC I,3), 19,20-30, en Textos
zación superior permanente y la doctrina del número como la «esencia del todo», gnósticos II, 148. Finalmente, sobre el bautismo verdadero o iniciático tratado en
Eugnosto, el Bienaventurado (NHC III,3 y V,7), en Textos gnósticos I, 505-525. Acer- diversos originales de la biblioteca de Nag Hammadi, cf. Evangelio de los egipcios
ca de la novedad de la noticia del Padre desconocido aportada por el Salvador, Tra- 66,1-10, ibid., 121-122.

192 193
MARCOS EL MAGO
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS

y a través de mí la Gracia. Prepárate como una esposa espera al es- «~edenció_n», dirían esto: «Oh, asistente de Dios y del secreto Silen-
poso, para que tú seas lo que soy yo, y yo lo que eres tú. Acoge en c10, antenor a los Eones, <a través> del que continuamente miran
tu cámara nupcial la simiente de luz. Toma a tu esposo en mí, haz las Grandezas, el rostro del Padre (Mt 18,10), haciendo uso de tu
lugar en ti y encuentra lugar en él. iHe ahí!, la Gracia ha descendido guía y conduccción también atraen hacia arriba sus formas las que
sobre ti. Abre la boca y profetiza». Pero si responde la mujer: «Yo aq~é_lla muy audaz imaginando por la bondad del Prepadr~ nos ha
nunca he profetizado y no sé profetizar», haciendo por segunda vez emltldo como <sus> imágenes, habiendo tenido entonces como en
invocaciones para impactar a la ilusa, le dice: «Abre la boca <y> di sueños la intención de los de arriba; he ahí, el juez está vecino y el
lo que se te ocurra y profetizarás». Y ésta, engañada y turbada por heraldo me llama a defenderme, pero tú que eres la que conoces lo
lo dicho, excitada el alma por poder llegar a profetizar, palpitándo- de ambos, presenta la defensa por nosotros dos al juez, como sien-
le el corazón más de lo necesario, se atreve a articular vacuidades, do una sola». Y tan pronto como la Madre ha oído esto, les pone en
tantas cuantas alcanza vana y audazmente, puesto que la inflama un la cabeza el homérico yelmo de Hades para que escapen invisible-
espíritu vacío -como uno mejor que nosotros decía sobre semejan- mente del juez y, de inmediato, habiéndolas atraído hacia arriba
tes profetas, que es osada y disforme el alma que se inflama por un l~s con~uce a la cámara nupcial y las entrega a sus esposos. 7Pue~
espíritu vacío- y desde ahora por el resto se considera profetisa y bien, diciendo y haciendo tales cosas, han seducido a muchas mu-
da gracias a Marcos que le ha participado la propia gracia, y trata j~res _en nuestro distrito del Ródano y algunas, cicatrizada su con-
de resarcirlo no sólo con el obsequio de sus bienes - motivo por el ciencia, también han confesado públicamente, pero otras, avergon-
que también ha acopiado muchas riquezas-, sino también con la zada~ ante esto, son arrastradas al silencio sin esperanzas de la vida
unión del cuerpo, y deseando unirse a él totalmente, para llegar de D10s, algunas de éstas han apostatado totalmente, mientras que
con él a lo Uno. (4Facilita Ireneo sus nociones sobre el origen o~ras se las pasan dudando, a ellas también se les aplica el prover-
verdadero de la profecía contra Marcos, gracias al cual mujeres que b10 de que «no están ni afuera ni adentro », puesto que éste es el
lo distinguían no fueron atrapadas por sus enseñanzas.) fruto que adquieren de la simiente de los hijos del conocimiento.
5Por esto este Marcos para degradar sus cuerpos administra . 14 1 < Pues bie_n, este> Marcos, que andaba diciendo que él
filtros y afrodisíacos a algunas de las mujei;es, bien que no a todas, mismo era la matnz y receptáculo exclusivo del Silencio de Colar-
y ellas a menudo, vueltas a la Iglesia de Dios, lo han confesado. basos, puesto que era el Unigénito, así dio a luz en relación con la
Que su cuerpo ha sido usado por él y que lo han amado con semilla depositada en él: esta Tétrada, que es la más alta ha des-
ardiente pasión. De este modo también uno de nuestros diáconos cendi~o a él desd~ los lugares invisibles e innominables bajo forma
de Asia, que lo recibió en su casa, ha caído en esta desgracia, fememna, ~ues, dice, el cosmos no habría podido soportar su for-
<pues> teniendo una mujer hermosa, fue corrompida en senti- ma masculma y le señaló quién era y la generación de todas las
miento y cuerpo por este mago, habiéndole también seguido por cosas, la que nunca había revelado a ninguno de los dioses ni de los
mucho tiempo; más tarde, convertida después de considerable es- hombres. De este modo se lo ha expuesto exclusivamente a él
fuerzo de los hermanos, ha pasado todo el tiempo en confesión diciéndole: Cuando primeramente el Padre, que carece <de Pa:
pública, llorando y lamentándose por la corrupción que por obra dre~, ininteligi~le y sin sustancia, que no es varón ni mujer, ha
del mago padeció. 6Algunos de sus discípulos, igualmente girando quen_d ? que lo mefable suyo fuera expresable y que lo invisible
sobre lo mismo, han engañado hasta corromper a muchas débiles adqumese forma, ha a~ierto la boca y ha engendrado una Palabra
mujercitas, proclamándose «perfectos», como si ninguno pudiera ~eme_iante a sí i:nismo. Esta puesta ante él le ha mostrado lo que era,
igualar la grandeza de su conocimiento, ni Pablo, ni Pedro o alguno el mismo mamfestado como la forma de lo Invisible. La enuncia-
otro de los Apóstoles, por el contrario, conocen más que todos y ción del nombre ha tenido lugar así: ha pronunciado la primera
ellos solos han asimilado la grandeza del conocimiento de la Poten- palabra de su nombre que era Principio (arché) que era también
cia indecible. Están en la altura que está sobre toda Potencia. Por una sílaba suya que constaba de cuatro element;s. Ha agregado la
esto también lo hacen todo libremente sin tener miedo de nada. En s~gunda, la que era asimismo de cuatro letras. Después ha pronun-
efecto, por la redención han llegado a ser inasibles e invisibles para ciado la ter~era, la que también era de diez letras. Y después de ésta
el Juez. Pero si incluso se los sorprendiera, estando ante él, con la ha pronunciado otra, y ésta era de doce letras. Por lo tanto la enun-

194 195
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS MARCOS EL MAGO

ciación del nombre total ha llegado a constar de treinta letras y de inabarcable, da a los elementos, a los que asimismo llama Eones,
cuatro sílabas. Pero cada uno de los elementos tiene sus propias para que cada uno de ellos dé la propia enunciación como su cla-
letras, su característica propia y su peculiar enunciación, figura e mor, ya que por medio de uno no se puede enunciar la Totalidad.
3
imagen y ninguna de ellas percibe la forma de aquella que es sólo Una vez explicado esto la Tétrada le dice : «Deseo también
un elemento, sino que ni lo conoce ni incluso la enunciación rela- mostrarte la Verdad misma, ya que la he hecho bajar desde las altas
tiva a cada uno de los que son vecinos, pero él mismo pronuncia moradas para que la veas desnuda y observes su belleza, y también
como si pronunciara al Todo, lo que procede al nombrar la Tota- para que escuches lo que ha dicho y admires su prudencia. Pues
lidad. En efecto, siendo cada uno de ellos una parte del Todo, bien, ve arriba <su cabeza>, el alfa y la omega; su cuello, la beta
nombra su propio sonido como el Todo, haciéndolo sonar sin des- y la psi; sus hombros y manos, la gamma y la chi; su pecho, la delta
canso hasta que alcanza la última letra del último elemento que se y la phi; su diafragma, la epsilón e ypsilón; su vientre, la zeta y la
pronuncia. Y dice que la restauración de la Totalidad tendrá lugar tau; sus partes pudendas, la eta y la sigma; sus muslos, la theta y la
cuando el Todo haya hecho sonar una sola letra y una misma ro; sus rodillas, la iota y la pi; sus pantorrillas, la kappa y la omi-
enunciación. Sostienen que la imagen de la enunciación es el «amén» crón; sus tobillos, la lambda y la xi; sus pies, la my y la ny». Éste es
que nosotros decimos en conjunto. Los sonidos son los que dan la el cuerpo de la Verdad según el mago, éste es el trazo del elemento,
forma al Eón sin sustancia e inengendrado. Es también a estas éste es el carácter de la letra. A este elemento asimismo le llama
formas a las que el Señor ha llamado Ángeles, que sin pausa miran Hombre y dice que es la fuente de toda palabra y el principio de
al rostro del Padre (Mt 18,10). 2 Ha llamado a los nombres enuncia- todo sonido y la enunciación de todo lo inexpresable y la boca del
bles y comunes de las letras Eones, palabras, raíces, semillas, pleni- Silencio que guarda silencio. Esto en cuanto a su cuerpo. Pero si
tudes y frutos. Y la unidad y las propiedades de cada uno de ellos levantas más arriba el pensamiento de tu raciocinio, escucha de la
dice que debe pensarse que están comprendidas en el nombre de la boca de la Verdad la Palabra autoengendrada donadora del Padre.
4
«Iglesia». La última letra del último elemento de estos elementos Habiendo dicho esto la Tétrada, la Verdad le ha mirado, y habien-
emitió su propia voz, cuyo sonido al emerger ha generado elemen- do abierto la boca, ha pronunciado una palabra. La palabra llegó a
tos propios a imagen de los elementos. Dice que a partir de éstos se ser un nombre y el nombre es este que conocemos y pronunciamos:
han constituido las cosas de aquí y ha existido lo que es anterior a «Cristo Jesús», el que nombrado por ella, de inmediato asimismo
ellos. La letra misma, cuyo sonido fue seguido por el sonido infe- ha guardado silencio. Marcos esperaba que fuese a decir algo más.
rior, dice que ha sido recibida de nuevo por su sílaba arriba para la La Tétrada, hecha presente de nuevo, dice: «¿Has considerado in-
plenitud del Todo, pero el sonido ha permanecido abajo como significante la palabra que has oído desde la boca de la Verdad? No
lanzado afuera. Sin embargo el elemento mismo desde el que des- es este que sabes y crees poseer un Nombre antiguo, pues posees de
cendió la letra como su enunciación dice que tiene treinta letras y él sólo el sonido, pero ignoras su potencia. Porque "Jesús" (Iesoús)
que en cada una de las treinta letras hay otras letras con las que se es un nombre significativo, que consta de seis letras y que es cono-
nombra el nombre de las letras y de nuevo las otras son nombradas cido por todos los llamados. Pero el Nombre entre los Eones del
por otras letras y las otras por otras. De este modo la cantidad de Pleroma tiene muchas partes, es de otra forma y de diferente figura
las letras se extiende al infinito. Pero así aprenderás más claramente y es conocido por los que son de su mismo género, cuyas "Grande-
lo dicho. La letra delta tiene en sí cinco letras. La misma delta, la zas" siempre están junto a éL 5Conoce, por lo tanto, las veinticua-
epsilón, la lambda, la tau y la alfa. Y estas letras a su vez se nom- tro letras que entre vosotros son emanaciones representativas de las
bran por otras letras, y estas otras, por otras. Si, por lo tanto, la tres Potencias que abarcan el número total de los elementos de
realidad total de la delta se extiende al infinito, generándose siem- arriba. Las nueve consonantes mudas considera que son del Padre y
pre unas letras de otras y otras sucesivamente, icuánto más grande de la Verdad, pues son sin sonido, o sea, inefables e impronuncia-
no será el piélago de las letras del Elemento aquel! Pero si igual- bles. Las ocho semivocales pertenecen a la Palabra y a la Vida, ya
mente una letra es así infinita iConsidera el abismo de letras del que ocupan el lugar intermedio, como perteneciendo a las conso-
Nombre total de las que, según el Silencio de Marcos enseña, se nantes y a las semivocales, y reciben la emanación de las que están
constituye el Prepadre! También por esto sabiendo el Padre que es sobre ellas y la elevación de las que están debajo. Las vocales que

196 197
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS MARCOS EL MAGO

son siete pertenecen al Hombre y a la Iglesia, ya que una vez ~ue el que por su propia potencia y prudencia, por medio de su emisión
han salido del Hombre, han formado al Todo, puesto que el somdo ha animado a este mundo de los siete poderes, a imagen de la
de la voz las ha formado. Por lo tanto, Palabra y Vida tienen ocho; potencia de la Hebdómada, y ha establecido un alma que es la del
Hombre e Iglesia, siete; y Padre y Verdad, nueve. Por esto, siendo mundo visible. Por lo tanto, también usa de esta obra como si
la Palabra deficiente, el activo en el Padre ha descendido enviado hubiera llegado a ser espontáneamente a partir de él, pero estas
sobre el que estaba separado a partir de él para corrección de lo cosas, siendo imitación de lo inimitable, sirven a la Intención de la
actuado, para que la unidad de las Plenitudes poseyendo igualdad Madre. El primer cielo pronuncia la alfa y el siguiente la epsilón y
dé frutos en la potencia única a partir de todos». De este modo el el tercero la ny y el cuarto, igualmente intermedio de los siete,
siete ha obtenido la potencia de ocho y los tres lugares han llegado pronuncia la potencia de la iota, el quinto la omicrón, el sexto la
a ser semejantes por sus números siendo Ogdóadas. Estos tres con- my, y el séptimo, igualmente el cuarto a partir del intermedio, ha
gregándose muestran el número veinticuatro. Los tres elementos de expresado el elemento omega, enlazados entre sí al mismo tiempo,
los que emanan las veinticuatro letras, las que él ~ismo _di~e que resuenan y dan gloria a aquel por el que han sido emitidos, y la
existen en pareja con las tres potencias, lo que es seis, multiplicados gloria del sonido sube hacia el Prepadre.
por la razón de la tétrada inefable, producen ,el mismo número por Dicen que el eco de esta alabanza conducido hacia la Tierra es
ellas, los que pertenecen a lo Innominable. Estos son llevados por plasmador y generador de lo que está sobre ella. 8Y aporta la prue-
las tres Potencias a semejanza de lo Invisible, siendo imágenes de ba de esto tomando por punto de partida a los recién nacidos cuya
estos elementos las figuras de las letras que entre nosotros son alma tan pronto como sale del vientre y de la madre grita el sonido
dobles, las que por la potencia de la analogía, sumadas las veinti- de cada uno de estos elementos. Pues, dice, como las siete potencias
cuatro letras a éstas, se produce el número treinta. 6Dice que el glorifican a la Palabra, así también el alma de los infantes llorando
fruto de este arreglo y disposición ha aparecido en la semejanza de y dando vagidos glorifica a Marcos. También por esto ha dicho
una imagen de aquel que después de seis días subiendo a la mo?ta- David: «De la boca de los niños y lactantes se ha perfeccionado la
ña como el cuarto también llegó a ser el seis (Mt 17,lss.) y habien- alabanza» (Sal 8,3), y otra vez: «Los cielos narran la gloria de Dios»
do descendido fue detenido también en la Hebdómada, aunque era (Sal 18,2). También por esto cuando el alma está apenada y dolo-
una Ogdóada distinta y tenía en sí el número total de los elemen- rida para su purificación enuncia la omega en signo de alabanza,
tos el que yendo al bautismo fue manifestado por el descenso de la para que el alma de arriba, reconociendo a su pariente, le envíe una
pal~ma (Mt 3,16), que es omega y alfa, pues su número es ,801. ,y ayuda. "Y sobre este nombre total de treinta letras, sobre el Abismo
por Moisés ha dicho que el hombre llegó a ser en el sexto dia (Gen que se ha acrecentado a partir de sus letras, sobre <el> cuerpo de
1,31), y también la dispensación tuvo lugar en el sexto día, que es la Verdad <que es de doce miembros>, constando cada uno de dos
la preparación, pues <en> él ha aparecido el último hombr~ para letras, sobre su voz que <ha pronunciado sin> pronunciar y sobre
la regeneración del primer hombre. Principio y fin de esta dispen- la interpretación del Nombre no dicho y del alma del mundo y del
sación es la hora sexta, en la que ha sido elevado en el madero. En hombre, en cuanto tienen esta disposición según la imagen, a~í ha
efecto el Intelecto perfecto, sabiendo que el número seis tiene la delirado. Pero ahora referiremos cómo su Tétrada a partir de los
poten~ia de producir y regenerar, ha revelado a los hijos de la l~z nombres ha mostrado una potencia del mismo número a ellos para
la regeneración que operada por él se ha mostrado como especial que nada, mi querido amigo, te haya quedado oculto de lo que ha
por medio de aquel número. Por esto también dicen que la~ letras llegado a nosotros de lo enseñado por ellos, como a menudo nos
dobles tienen el número especial, ya que el número especial (6), has pedido.
agregado a los veinticuatro elementos, completa un número de 15 1Por lo tanto de este modo su omnisciente Silencio anuncia
treinta letras. 7Y, como dice el Silencio de Marcos, se usa la gran- el nacimiento de los veinticuatro elementos. Con la Unicidad co-
deza de los siete números como de un auxiliar, para que se mani- existía la Unidad, a partir de las que han sido emitidos dos, como
fieste el fruto de la voluntad del que puede quererse en sí. Ahora, he dicho antes, la Mónada y lo Uno, que siendo dos veces dos son
dice, este número especial es entendido habiéndose formado por cuatro, ya que dos veces dos son cuatro. Y nuevamente dos y cuatro
aquel especial, el que permanecía afuera como dividido o cortado, sumados han mostrado el número seis. Pero estos seis multiplicán-

198 199
VALENTIN Y LOS VA L ENTINIANOS MARCOS EL MAGO

dose por cuatro han engendrado las veinticuatro formas . Y los asumido carne para caer bajo la sensación del hombre, encerrando
nombres de esta primera Tétrada entendidos como el santo de los en sí el seis y el veinticuatro, entonces los que le han conocido han
santos y que no pueden ser expresados, son conocidos sólo por el detenido la ignorancia y han pasado de la muerte a la vida, habien-
Hijo, pero el Padre sabe cuáles son. Según Marcos los nombres_que do llegado a ser para ellos este Nombre camino hacia el Padre de la
se deben nombrar gravemente y con fe son éstos: Inefable y Silen- Verdad. En efecto, el Padre del Todo ha querido disolver la igno-
cio, Padre y Verdad. El número total de esta Tétrada es de veinti- rancia y destruir la muerte. Pero la disolución de la ignorancia es el
cuatro elementos. Porque el nombre Arretos tiene siete letras, Seigé, conocimiento de él. Y por esto ha sido elegido el hombre, el que
cinco; Patér, cinco y Alétheia siete, y sumando dos veces cinco y según su Voluntad había sido dispuesto a imagen de la Potencia de
dos veces siete son el número veinticuatro. Igualmente también el arriba. 3En efecto, los Eones han surgido desde la Tétrada. Y en la
mismo número de elementos muestra la segunda T étrada: Lógos y Tétrada están Hombre e Iglesia, Palabra y Vida. Por lo tanto las
Zoé, Anthropos y Ekklesía. Y el nombre pronunciable del Salvador, potencias, dice, que han emanado desde éstas han generado al Jesús
Iesoús, tiene seis letras, pero el inefable, veinticuatro. Cristo Hijo que ha aparecido sobre la Tierra. El ángel Gabriel también tomó el
(Huiós Chreistós) consta de doce letras, pero en el Cristo inefable lugar de la Palabra, el Espíritu Santo el de la Vida y la potencia del
tiene treinta. Y por esto le dice alfa y omega para indicar a la Altísimo la del Hombre. La Virgen, por su parte, ha mostrado el
paloma, ya que esta ave tiene precisamente este número. 2Dice, lugar de la Iglesia (Le 1,26-35). De este modo, según él, de acuerdo
Jesús tiene este origen inefable. En efecto, desde la Madre de todo, con la dispensación ha sido engendrado el hombre por medio de
la primera Tétrada, ha surgido, al modo de una hija, la segunda María, al que el Padre del Todo al pasar por la matriz eligió por
Tétrada, y hubo la Ogdóada, de la que ha procedido la Década. Así medio de la Palabra para su conocimiento. Y cuando vino al agua,
hubo Década y Ogdóada. Pues bien, la Década se combina con la ha bajado en él bajo forma de paloma el que ascendió hacia arriba
Ogdóada y ésta, multiplicada por diez, generó el número ochenta Y y completó el número doce. En él estaba la simiente de los que han
de nuevo ochenta multiplicado por diez fue el número ochocientos. sido sembrados con él y que con él han descendido y ascendido.
De modo que el número total de letras que va desde la Ogdóada a Dicen que la misma potencia que ha descendido es la simiente del
la Década es de ochocientos ochenta y ocho, o sea, Iesoús, pues el Padre, que encierra en sí al Padre y al Hijo y a la innominable
nombre de Iesoús según el número de sus letras equivale a ocho- I_?Otencia del Silencio que es conocida por ellos y a todos los Eones.
cientos ochenta y ocho. Según ellos, asimismo posees claramente Este también es el Espíritu que ha hablado por la boca de Jesús, que
expuesto el origen supraceleste de Jesús. También por esta razón el ha confesado que él era el Hijo del Hombre y que ha manifestado
alfabeto de los griegos tiene ocho unidades, ocho decenas y ocho al Padre descendiendo en Jesús y siendo uno con él. Y, dice, el
centenas, indicando el número ochocientos ochenta y ocho, es de- Salvador según la dispensación ha destruido la muerte, pero Cristo
cir, a Jesús, que se compone de todos los números. Y por esto se le ha hecho conocer al Padre. Por consiguiente dice que Jesús es el
llama alfa y omega, que significan <su> origen a partir de todos. nombre del hombre que deriva de la dispensación, constituido a la
Y sigue Marcos de este modo. Cuando la primera Tétrada según la semejanza y formación del Hombre que habría de descender según
progresión numérica se suma, se manifiesta el número de la década, él, que al recibirlo ha contenido en sí al Hombre mismo , a la
porque 1, 2, 3 y 4 sumados son 10, número que se escribe con la Palabra, al Padre, al Inefable, al Silencio, a la Verdad y a la Iglesia
iota, que quieren que sea idéntico a Jesús. Pero, dice, también la y a la Vida.
palabra Chreistós, siendo de ocho letras, significa a la primera (15 4-6 constituyen una réplica de san Ireneo que rechaza la
Ogdóada, que cuando enlaza al 10 da nacimiento a Jesús. Pero, charlatanería del Silencio de la enseñanza de Marcos y que contie-
dice, también se llama Cristo Hijo, es decir, la Dodécada. En efecto nen los versos condenatorios que el «presbítero divino y heraldo de
el nombre «hijo» consta de cuatro letras y el de «Cristo» de ocho, la verdad» y «presbítero amigo de Dios» ha endilgado a su adversa-
los que reunidos manifiestan la Grandeza de la Dodécada. Por lo rio satánicamente inspirado .)
tanto, dice, antes de que lo significativo de este nombre aparecier~, 16 1Por consiguiente éstos, habiendo unificado la generación
o sea, Jesús, los hijos, los hombres, estaban en una gran ignorancia de sus Eones y el extravío de la oveja y su hallazgo (Le 15,4-7), que
y error. Pero cuando se ha manifestado el hexagrama, el que ha todo lo refieren a los números y tratan de describirlo de forma

200 201
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS MARCOS EL MAGO

suficientemente mística, sosteniendo que las Totalidades se han completar el número 12 y encontrado se ha completado, lo que es
establecido desde la mónada y la díada, contando así igualmente claro desde la figura de la letra. En efecto la lambda, habiendo ido
desde la mónada a la tétrada, engendran la década, porque 1, 2, 3, a la búsqueda de lo semejante a ella, habiéndolo encontrado lo ha
4 adicionados engendran el número de los diez Eones. De nuevo la atrapado para sí y ha llenado el lugar del 12, ya que la letra my
díada habiendo avanzado desde sí hasta el número insigne -de este consta de dos lambdas. También por esto por su conocimiento ha
mod;, 1, 4, 6-, revela la dodécada. Y si de nuevo contamos de la abandonado el lugar del 99, es decir, de la deficiencia, imagen de la
misma manera desde 2 hasta 10, aparece la triacóntada, en la que mano izquierda, y busca el 1, que una vez agregado al 99, los
están la ogdóada, la década y la dodécada. Por esto a la Dodécada, transfiere a la mano derecha. (16 3 contiene la censura de Ireneo
al tener el número insigne para concluirla, la llaman «pasión». que pide con Pablo y Juan, apartarlos y apartarse de ellos y conde-
También por esto, habiendo tenido lugar la caída en el número narlos con sus delirios inspirados por los malos espíritus.)
décimo segundo, la oveja saltando afuera se extravió, ya que sostie- 17 1 Quiero explicarte asimismo cómo dicen que la creación
nen que la separación tuvo lugar desde la Dodécada. Dicen del misma ha sido hecha por el Demiurgo gracias a la Ma9re, a la
mismo modo que a partir de la separación de la Dodécada se ha imagen de lo invisible, aunque ignorándolo. Primeramente dicen
perdido una Potencia y que ésta es la mujer que ha perdido la que los cuatro elementos, fuego, agua, tierra, aire, han sido emiti-
dracma, ha encendido una lámpara y la ha encontrado (Le 15,8). dos como imágenes de la primera T étrada de arriba y agregándoles
De la misma manera, pues, dicen también de los restantes números, sus actividades, calidez, frialdad, sequedad y humedad, son exacta-
para la dracma el 9 y para la oveja el 11, los que multiplicados mente imágenes de la Ogdóada. A continuación cuentan diez po-
entre sí dan el número 99, puesto que 9 veces 11 da 99 . Por esto tencias así: hay siete cuerpos esféricos, a los que igualmente llaman
2
también dicen que el «amén» encierra este valor numérico. Tam- cielos; después la esfera que los contiene, a la que llaman también
poco dudaré en exponerte otra de sus explicaciones para que co- octavo cielo y, además de éstos, el sol y la luna. Éstos siendo diez
nozcas totalmente su «fruto ». Pretenden que la letra eta con el en número dicen que son imágenes de la Década invisible, que ha
«insigne» constituye la Ogdóada, puesto que ésta ocupa el octavo sido emitida por la Palabra y la Vida. La Dodécada es representada
lugar a partir de la alfa. Después nuevamente, descontando el _nú- por el llamado círculo del Zodíaco, porque dicen que los doce
mero insigne, suman el número de las letras hasta la eta, obtemen- signos del Zodíaco diseñan claramente a la hija del Hombre y de la
do el número 30. En efecto, si se comienza desde la alfa y se Iglesia, la Dodécada. Puesto que, dicen, el cielo más alto se opone
termina en la eta, prescindiendo del «insigne», y se agregan los al movimiento (de todos los astros), que es muy rápido, importu-
números que aumentan de las letras, se descubre el número 30. nándolos con su velocidad y contrabalanceando la velocidad de
Pues hasta la epsilón son 15 y agregado después el número 7 resulta ellos con su lentitud, de modo que complete en treinta años el ciclo
22. Posteriormente agregándose a éstos la eta, que es 8, se comple- de un signo del Zodíaco a otro y dicen que ésta es la imagen del
ta la admirabilísima triacóntada. A partir de aquí prueban que la Límite que rodea a su Madre con el número trigésimo. A su vez
Ogdóada es la Madre de los treinta Eones. Por lo tanto, puesto que también la luna, que cumple el giro de su cielo en treinta días, por
el número 30 se une a partir de tres Potencias, multiplicado por 3 medio del número de estos días facilita la figura de los treinta
llega a dar 90, pues 3 veces 30 es 90. También el 3 multiplicado Eones. Y el sol, que cumple su ciclo en doce meses y completa su
por sí mismo da 9. De este modo la Ogdóada ha producido el órbita por el retorno al mismo lugar, hace patente a la Dodécada
número 99. Igualmente, puesto que el Eón duodécimo ha dejado por medio de los doce meses. Asimismo los días, teniendo una
los once de arriba, dicen que la forma de las letras es correspon- duración de doce horas, son la figura de la <in>visible Dodécada.
diente a la figura de la Palabra. En efecto, la lambda ocupa el lugar E incluso sostienen que la hora, la doceava parte del día, está
undécimo de las letras que es el valor numérico de 30 y permanece formada de treinta partes, siendo una imagen de la Triacóntada. Y
a imagen de la dispensación de lo alto. Puesto que desde la alfa, el mismo círculo del Zodíaco tiene un perímetro de 360 grados,
exceptuando el número insigne hasta la lambda incluido su núme- pues a cada uno de los signos les corresponden 30 grados. De este
ro, se genera el número 99. Porque la lambda que tiene el lugar modo afirman que también por medio del círculo la imagen del
undécimo de orden ha descendido a buscar lo semejante a ella para concurso de los doce se mantiene junto con el número 30. Procla-

202 203
VALENTÍN Y LOS VALENTINIANOS MARCOS EL MAGO

man igualmente que la tierra, en tanto que dicen que está dividida de la Triacóntada: en las manos lleva la Década, por medio de sus
en doce zonas y que cada zona recibe de los cielos perpendicular- dedos, en todo el cuerpo, que está dividido en doce miembros, la
mente una potencia y produce vástagos semejantes a la potencia Dodécada -dividen el cuerpo del mismo modo como han dividido
que ha enviado «la influencia», es claramente para él una figura de el de la Verdad, según lo hemos dicho-; la Ogdóada, por lo tanto,
la Dodécada y de su prole. 2Dicen, además, que el Demiurgo ha siendo inefable e invisible, la entienden oculta en las vísceras. 2Di-
querido imitar a lo ilimitado, eterno, infinito e intemporal de la cen de nuevo que el sol, la gran luminaria, ha aparecido en el
Ogdóada de arriba, pero que no le ha sido posible dar figura a su cuarto día por el número de la Tétrada (Gén 1,16-19). Las cortinas
permanencia y eternidad, ya que es el fruto de la deficiencia y ha del tabernáculo fabricado por Moisés de lino de azul jacinto, de
establecido la eternidad de la Ogdóada en duraciones de tiempo, púrpura y de escarlata, mostraban para ellos la misma imagen. El
momentos y grandes cantidades de años, creyendo que imitaba su pect~ral del sacerdote adornado con cuatro filas de piedras precio-
ilimitación con la multiplicidad de estos tiempos. Dicen que desde sas (Ex 26,1; 36,8), señalaba igualmente a la Tétrada. <En sínte-
entonces se le ha separado la verdad y le sigue la falsedad. También sis> si algo semejante hay en las Escrituras que se pueda aproximar
por esto, cuando los tiempos se completen, su obra será destruida. al número 4, dicen que existe a causa de su Tétrada. Nuevamente
18 (Después de señalar brevemente Ireneo la falta de coinciden- la Ogdóada se muestra así: dicen que el hombre ha sido plasmado
cia sobre el tema de la creación, prosigue así:) 1... En efecto, dicen, en el día octavo. A veces, sin embargo, pretenden que haya apare-
Moisés, al comenzar la explicación de la obra creadora, ha mostra- cido en el sexto y a veces en el octavo, a no ser que digan que en
do directamente en el comienzo a la Madre de las Totalidades, el sexto día ha sido plasmado el hombre terrestre, pero que en el
cuando ha dicho: «En el principio Dios ha creado el cielo y la octavo ha sido plasmado el carnal, pues entre ellos se distinguen
tierra» (Gén 1,1). Por lo tanto ha nombrado cuatro cosas, Dios, estas dos cosas. Unos <también> opinan que uno es el que es a
principio, cielo y tierra, o sea, como dicen, la representación de su imagen y semejanza de Dios, un hombre andrógino, y que éste es el
Tétrada. Para indicar su naturaleza invisible y oculta, dice: «la espiritual, pero que otro es el que ha sido plasmado hecho de la
tierra era invisible e informe» (Gén 1,2). Pretenden que él mismo tierra. 3También dicen que la dispensación del arca en el diluvio, en
ha expresado a la segunda Tétrada, vástago de la primera Tétrada, la que se han salvado ocho hombres (Gén 7, 7), indica clarísima-
al nombrar el abismo, la oscuridad, las aguas en ellos y el Espíritu mente a la Ogdóada salvadora. Asimismo David, que era el octavo
que es llevado sobre el agua (Gén 1,2). Después de ésta ha hecho en el nacimiento de sus hermanos, lo indica (1 Sam 16,10-11). E
mención a la Década al decir: luz, día, noche, firmamento, atarde - incluso la circuncisión, que tenía lugar en el octavo día (Gén 17,12),
cer, mañana, tierra seca, mar, la hierba y, en décimo lugar, el árbol. muestra el recorte de la Ogdóada de arriba. Y simplemente cuanto
De esta manera por medio de estos diez nombres ha indicado así a se encuentra en las Escrituras que pueda tener relación con el nú-
los diez Eones. De este modo se muestra por él la potencia de la mero 8, dicen que completa en relación con el misterio de la Ogdóa-
Dodécada, pues nombra el sol, la luna, las estrellas, las estaciones, da. Pero, además, que la década es señalada por las diez naciones
los años, los monstruos marinos, los peces, las serpientes, los pája- que Dios anunció dar en posesión a Abrahán (Gén 15,11-20); tam-
ros, los cuadrúpedos y las bestias salvajes y sobre éstos, en el duo- bién lo muestra la dispensación de Sara, puesto que después de diez
décimo lugar, al hombre. De este modo enseñan que la Triacóntada años le dio a su esclava Agar para que pudiera engendrar hijos (Gén
ha hablado por el espíritu a través de Moisés. Pero no es todo, 16,2-3). Igualmente el siervo <de> Abrahán enviado a Rebeca que
también el hombre, plasmado a imagen de la Potencia de arriba, junto al pozo le obsequió brazaletes de oro de un peso de diez siclos
tiene en sí la potencia a partir de una sola fuente. Ésta se asienta en y que sus hermanos lo detuvieron por diez días (Gén 24,22.55),
el lugar del cerebro. Desde ella fluyen cuatro potencias a imagen de igualmente Jeroboán que recibe los diez cetros (2 Re 11,3 lss.), las
la Tétrada de arriba, las que son llamadas: vista, oído, la tercera, diez cortinas del tabe;náculo (Éx 26,1; 36,8), las columnas que
olfato, y la cuarta, gusto. De este modo dicen que la Ogdóada es eran de diez codos (Ex 26,16; 36,21), los diez hijos de Jacob,
indicada por el hombre, que tiene: dos orejas e igual dos ojos, dos enviados por primera vez a Egipto a comprar trigo (Gén 42,3), y
orificios nasales y doble gusto, de lo amargo y de lo dulce. Enseñan los diez Apóstoles a los que el Señor se manifestó después de la
que el hombre total posee del siguiente modo la imagen completa resurrección, no estando presente Tomás Un 20,24), son, según ellos,

204 205
MARCOS EL MAGO
V ALENT[N Y LOS VALENTINIANOS

figuras de la Década invisible. 4 Pero la Dodécada en la que ha adversarios.) (... ) Daniel igualmente ha indicado lo mismo al haber
tenido lugar también el misterio de la pasión de la deficiencia, preguntado al ángel la explicación de las parábolas, pues no lo
pa ió n a partir de la que pretenden que lo visible se ha establecido, sabía. Pero el ángel le encubría el gran misterio del Abismo al
di en que está significativa y claramente en todas partes. Así los responderle : «Retírate, Daniel, pues estas palabras están cerradas
d ce hijos de Jacob (Gén 35,22), de los que igualmente tienen hasta que los que entienden entiendan y los que brillan sean brillan-
origen <las> doce tribus y el pectoral policromo que tiene doce tes»_ (Dan 12,9ss.). iSe jactan también de que ellos son los resplan-
piedras y las doce campanillas (Éx 28,17-21; 36,21; 39,10; 13,25) decientes y los que entienden!
y las doce piedras que han sido erigidas por Moisés al pie del monte 20 1Presentan además de esto una cantidad incontable de escri-
(Éx 24,4), al igual que las puestas por Josué en el río y en la orilla tos apócrifos y espúreos, que ellos mismos han confeccionado para
Uos 4,3 ,8ss.) y los hombres que transportaron el arca de la alian- estupor de los necios y de los que no conocen los escritos de la
za (Jos 3,12) y los que han sido puestos por Elías en el holocausto verdad. Y aducen para esto incluso la fábula aquella de que siendo
del toro (1 Re 18,31) y el número de los Apóstoles (Mt 10,lss.). En niño el Señor y estando aprendiendo el alfabeto le dijo el maestro,
una palabra, todo cuanto nos trae el número 12 dicen que caracte- como es costumbre: «Di alfa», y que replicó: «Alfa». Y cuando de
riza a su Dodécada. La Triacóntada, que es la que nombra la unión nuevo le obligó el maestro a decir «beta», el Señor contestó: «Dime
de todas las cosas, (es indicada) por los treinta codos de altura del tú primero qué es la alfa y entonces yo te diré qué es la beta». E
arca de Noé (Gén 6,15), por Samuel que hace sentar a Saúl en el interpretan esto como que él solo conoce al Incognoscible, que se
primer lugar de los treinta invitados (1 Sam 9 ,22), por David, revela en la figura de la alfa. 2 Cambian también algunas de las
cuando estuvo oculto por treinta días en el campo (1 Sam 20,5), sentencias que registra el Evangelio en el mismo sentido. Así la
por los que le acompañan en la caverna (2 Sam 23,13) y por la respuesta que ha dado a su madre cuando tenía doce años: «¿No
medida del santo tabernáculo de treinta codos de largo (Éx 26,8). sabéis que es necesario que yo esté en las cosas de mi Padre?» (Le
Si del mismo modo descubren algún otro pasaje con el mismo 2,49). En cuanto que, dice, les anunciaba al Padre que no conocían.
número, consideran que por medio de éste se manifiesta su Tria- Tam?ién por e~to envía a los discípulos a las doce tribus, para que
cóntada. prediquen al D10s desconocido. Asimismo al que le decía: «Maestro
19 1He considerado necesario agregar a los textos antes trata- Bueno», le indica al Dios verdaderamente bueno, al decirle: «¿Por
dos cuantos han sacado de las Escrituras sobre su Prepadre, el que qué me llamas bueno? Hay sólo uno bueno, el Padre que está en los
era desconocido para todos antes de la presencia de Cristo, para cie~os» (Me 1 O, 17ss.). Y explican que los cielos a los que ahora se
probar que nuestro Señor ha anunciado otro Padre diferente al refiere son los Eones. Igualmente por aquello de que él no contesta
Hacedor de este universo, al que, según hemos dicho, afirman a los que le dicen: «¿Con qué poder haces esto? », sino que replica
impíamente que es «fruto de deficiencia». Precisamente cuando el a su vez preguntándoles (Mt 21,23-24), interpretan que al <no>
profeta Isaías dice : «Israel no me ha conocido y mi pueblo no me haber hablado les ha mostrado lo inefable del Padre. Pero también
ha comprendido» (Is 1,3), pretenden que se ha referido a la igno- con el dicho «A menudo han deseado oír una sola de estas palabras,
rancia del Abismo invisible. Lo dicho por Oseas: «No hay en ellos aunque no tenían quien se las dijera» dicen que por medio de «una
verdad, ni conocimiento de Dios» (Os 4, 1), lo fuerzan hacia el sola» ha manifestado al único Dios que es verdaderamente, al que
mismo sentido. El versículo «No hay quien entienda o busque a no conocen. Además cuando aproximándose a Jerusalén lloró so-
Dios. Todos se han extraviado y al mismo tiempo se han perverti- bre ella y dijo: «Ah, si me hubieras reconocido hoy, tú también, al
do» (Sal 14,2 = Rom 3,11-12), lo interpretan de la ignorancia del que debía traerte la paz, pero te ha sido ocultado» (Le 19,42), por
Abismo. Lo dicho por Moisés: «Nadie verá a Dios y vivirá» (Éx las palabras «te ha sido ocultado» ha manifestado lo esotérico del
33,20), están convencidos de que se relaciona con el Abismo. 2Por- Abismo. De nuevo igualmente al decir: «Venid a mí todos los que
que dicen falsamente que el Hacedor ha sido visto por los profetas, os esforzáis y agobiáis y aprended de mí» (Mt 11,28ss.), anuncia al
pero el dicho «Nadie verá a Dios y vivirá» pretenden que se ha Padre de la Verdad. En efecto, dice, no conocían lo que les sería
dicho de la Grandeza del invisible y desconocido para todos (... ) enseñado. 3Y aportan lo siguiente como <la prueba> más alta y
(Breve paréntesis de Ireneo que denuncia una contradicción de los como la corona de su doctrina: «Te confieso, Padre, Señor de los

206 207
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS MARCOS EL MAGO

cielos y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios e tos nombres hebreos, así: Basemá khamossé baaianorá mista día
inteligentes, y las has revelado a los pequeños. Bien, Padre mío, ronadá koustá babafor kolakhtheí, cuya traducción es ésta: «Al que
porque he llegado a ser grato ante tus ojos. Todo me ha sido está sobre toda potencia del Padre, te invoco, al que es llamado
entregado por mi Padre y nadie ha conocido al Padre, sino el Hijo, Luz, Espíritu bueno y Vida, porque has reinado en el cuerpo».
y al Hijo, sino el Padre, y al que el Hijo se lo revelare» (Mt 11,25- Otros de nuevo proclaman así la redención: «El Nombre, oculto a
27). <Porque> dicen que con estas palabras ha mostrado clara- toda divinidad, Señorío y Verdad, el que Jesús Nazareno ha reves-
mente cómo el Padre de la Verdad, hecho patente por ellos, antes tido en las regiones de la luz del Cristo, de Cristo que vive por el
de su presencia no fue conocido por nadie y pretenden que el Espíritu Santo para la redención angélica, Nombre que es el de la
Hacedor y Creador ha sido siempre conocido por todos, aunque las restauración: Messiá ouphareg namenepoaimán khaldián mosome-
palabras del Señor tienen que ver con el Padre desconocido para daía akphranaí psaoúa Jesoú Nazaría. Y ésta es la traducción de
todos, que ellos anuncian. estas palabras: "No divido el Espíritu, el corazón y la potencia
21 (En este apartado Ireneo comienza tratando irónicamente la supraceleste, misericordiosa; pueda servirme de regocijo tu nom-
fluctuante doctrina sobre la «redención» de los marcosianos, la que bre, Salvador de la Vida"». También los que inician dicen estas
han introducido para negar el bautismo y la regeneración en Dios. palabras, y el iniciado responde: «He sido fortificado y redimido y
Respecto de la tradición de su «redención» ha acabado por ser redimo a mi alma de este eón y de todo lo que está de acuerdo con
invisible e incomprensible, ya que ella es madre de seres incom- él, en el nombre de Iaó, que ha redimido su alma para la redención
prensibles e invisibles.) 2Pero dicen que ésta ( = la redención) es en el Cristo viviente». Después dicen los presentes: «Paz para to-
necesaria a los que han alcanzado el conocimiento perfecto para ser dos, sobre los que este nombre reposa». Después ungen al iniciado
regenerados en la Potencia que está sobre todas las cosas, porque con óleo balsámico, porque dicen que este bálsamo es figura del
de lo contrario no es posible entrar en el interior del Pleroma, ya perfume que se extiende sobre el Todo. 4 Otros de entre ellos dicen
que ésta es según ellos la que introduce en la profundidad del que es inútil conducir al agua y mezclando aceite y agua, con
Abismo. En efecto, el bautismo del Jesús visible <es para> absolu- invocaciones semejantes a las que hemos dicho antes, derraman la
ción de los pecados, pero la redención del Cristo descendido en él, mezcla sobre la cabeza de los iniciados, y pretenden que esto sea la
para la perfección. Dicen también que uno es psíquico, pero la redención. También ellos ungen con bálsamo. Pero hay otros que
otra, espiritual. El bautismo ha sido anunciado por Juan para la rechazando todo esto dicen que .no es necesario cumplir el misterio
conversión, pero la redención aportada por Cristo, para la perfec- de la potencia indecible e invisible por medio de criaturas visibles
ción. A esto se refería al decir: «Tengo que ser bautizado con otro y corruptibles, ni el de los inconcebibles e incorpóreos por medio
bautismo, y hacia él voy con premura» (Le 12,50). Y también dicen de los que son sensibles y corpóreos. La redención perfecta es el
que el Señor ha ofrecido esta redención a los hijos del Zebedeo, conocimiento mismo de la Grandeza indecible. Puesto que la defi-
cuando su madre pidió que ellos se sentaran a su derecha e izquier- ciencia y la pasión existen por causa de la ignorancia, toda la
da con él en su reino, al decir: «¿Podéis ser bautizados con el estructura que deriva de la ignorancia se disuelve por el conoci-
bautismo con que yo seré bautizado?» (Mt 20,22). Igualmente di- miento, de modo tal que el conocimiento es la redención del hom-
cen que Pablo claramente ha indicado a menudo la redención en bre interior. Ella tampoco es corporal, pues el cuerpo es corrup-
Cristo Jesús, que sería la que también es transmitida por ellos diver- tible, ni psíquica, puesto que también la psique deriva de una
sa y discordantemente. 3 Porque algunos de ellos disponen una cá- deficiencia y es como la vivienda del espíritu, por consiguiente es
mara nupcial y celebran una iniciación con ciertas invocaciones necesario que también la redención sea espiritual, ya que el hombre
para los que son iniciados y dicen que lo hecho por ellos a imita- interior, el espiritual, es redimido por el conocimiento y le es sufi-
ción de las parejas de arriba es una boda espiritual. Otros van al ciente el conocimiento del Todo, asimismo ésta es la verdadera
agua y dicen así a los que bautizan: «En el nombre del Padre desco- redención. 5 Hay otros que redimen a los muertos en el límite de la
nocido de las Totalidades, en la Verdad, Madre de todos, en el que defunción, vertiendo aceite y agua sobre sus cabezas, o el ungüento
ha descendido en Jesús, en unión, redención y comunidad de las mencionado con agua y junto con las antedichas invocaciones, para
Potencias». Otros, para impresionar más a los iniciados, dicen cier- que sean inasibles e invisibles a los Principados y Potestades y para

208 209
V AL E NTÍN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN . FRAGMENTOS

que su hombre interior se eleve hacia lo invisible, de ·modo que su dio de él» de manera forzada y sin prueba testimonial ha interpre-
cuerpo queda en la creación, y su alma abandonada al Demiurgo. Y tado «todas las cosas» respecto del mundo y lo que hay en él exclu-
les enseñan que al llegar ante las Potestades después de su muerte yendo «de todas las cosas» cuanto, según supone, supera al mundo
digan lo siguiente: «Yo soy hijo del Padre, del Padre preexistente, y y lo que está contenido en él. Pues dice que ni el Eón o lo que hay
un hijo en el preexistente. He venido a verlo todo, lo propio y lo en él ha sido hecho a través de la Palabra, ya que piensa que han
extraño, pero tampoco totalmente extraño, sino de Achamoth, que sido hechas antes que la Palabra. Con mayor desenvoltura incluso
es Mujer y ha producido esto por sí misma, pero mi raza desciende se ha comportado sobre «y sin él ninguna cosa se hizo» y tampoco
del preexistente y voy de nuevo a lo propio de donde he venido». teniendo en cuenta la advertencia «No añadas nada a sus palabras,
< Sostienen> que al decir esto huyen las Potestades. Y se dirige <a no sea que te refute y pases por mentiroso» (Prov 30,6), a las
los que> rodean al Demiurgo y dice: «Yo soy una vasija preciosa, palabras «ninguna cosa» ha agregado «de las que hay en el mundo
más que la Mujer que os ha producido. Si vuestra Madre ignora la y la creación». Y puesto que es palmario que lo sostenido por él es
raíz de sí misma, yo me conozco a mí mismo y sé de dónde soy e totalmente forzado y carente de transparencia, si excluye «de todas
invoco a la Sabiduría incorruptible, que está en el Padre, Madre de las cosas» las que por él son tenidas por divinas, pero, como cree,
vuestra Madre que carece de Padre, pero también de compañero «todas las cosas» se refiere con propiedad a las totalmente corrup-
varón. Una Mujer nacida de Mujer os ha producido, que ignora tibles, no debemos demorarnos en sostener argumentos contra una
asimismo a su madre y se cree que es sola. Yo, sin embargo, invoco posición que desde sí misma manifiesta que es absurda. Lo mismo
a su Madre». Y los que rodean al Demiurgo al escuchar se turban precisamente ocurre cuando la Escritura dice: «y sin él ninguna
intensamente y condenan a su raíz y a la raza de la Madre; pero el cosa se hizo», habiendo agregado él sin apoyo de la Escritura: «de
iniciado se dirige hacia lo que le es propio, caído su lazo, es decir, las que hay en el mundo y la creación», frase que no se revela con
el alma. Sobre su redención es esto cuanto ha llegado a nosotros. fuerza de convicción ni similarmente digna de ser creída por los
Pero igual que en relación con la doctrina y la tradición discrepan profetas o los apóstoles, los que con autoridad y sin tener que dar
entre sí y los más recientes de entre ellos cada día se dan a descubrir cuenta de ello dejaron los escritos que salvan a sus discípulos y a los
algo nuevo y a dar frutos que jamás nadie ha pensado, de modo que discípulos de éstos. Pero asimismo entiende de modo particular el
es difícil describir sus enseñanzas. (22 1 Cierra el autor la informa- pasaje «todas las cosas fueron hechas por medio de él» al sostener
ción sobre Marcos aportando un resumen del «Canon de la Ver- que el que ofreció la causa de la creación del mundo al demiurgo,
dad», para mostrar con su confrontación que los herejes han apos- la Palabra, es aquel no «de quien» o «por quien», sino aquel «por
tatado de la Verdad.) medio del cual», entendiendo lo escrito de modo diferente al dis-
curso del uso en común. En realidad, si la verdad de los hechos
fuese como piensa, debería estar escrito que todas las cosas han
sido hechas por la Palabra por medio del demiurgo, pero no, al
Heracleón. Fragmentos 9 revés, por el demiurgo por medio de la Palabra. Nosotros, igual-
mente de acuerdo con el uso en común utiliza1' do «por medio de
l. Orígenes, Comentario sobre Juan 11, 14 Un 1,3) él», no hemos dejado carente de testimonio nues,ra interpretación.
Él, en cambio, además de no encontrar apoyo para su entendimien-
Considero que Heracleón, el que se dice discípulo de Valentín, to en los escritos divinos, manifiesta también haber entrevisto lo
cuando desarrolla el pasaje «todas las cosas fueron hechas por me- verdadero y contradecirlo descaradamente, por esto dice : «Porque

9. Cf. texto griego : A. E. Brooke, The Fragments of H eracleon, Cambridge, (1966), 3ss., y IV (1967), 23ss.; D. Devoti, Antropologia e storia della salvezza in
1891 (reimp. 1967); W. Volker, Que/len ... ; C. Blanc (ed.), Commentaire sur saint Eracleone, Memori e della Accademia delle Scienze di Torino, Torino, 1978 ; A. Cas-
Jean 1-11; VI-X; XIII; XIX-XX, Cerf, Paris, 1966, 1970, 1975, 1982; M. Simonetti, tellano, La exégesis de Orígenes y de H eracleón a los testimonios del Bautista, Ponti-
Testi gnostici, 223-267. Veánse, también, W. Forster, Van Valentin zu H erakleon, ficia Universidad Católica de Chile, Santi ago, 1998. Sobre la confesión del nombre
Giessen, 1928 ; M . Simonetti, «Eracleone ed Origene»: Vetera Christianorum III «cristiano», según la voz y según la fe, véase Testimonio de la Verdad (NHC IX,3 )
31,28-34,1 0 y 44,20-45,5, Int. y notas, en Textos gnósticos III, 211-232.

210 2 11
VALENTÍN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN . FRAGMENTOS

no es que la Palabra misma creara siendo movida por otro, sino que do y acrecerla, dice que al eco le advendrá el cambio en voz, dando
otro creaba movido por ella, de modo que así se ha entendido lo de el lugar del discípulo a la voz que se cambia en palabra y el del
«por medio de él». esclavo a la que a partir del eco se cambia en voz. Si al construir
estas cosas aportara algo con capacidad de persuadir, acaso podría-
2. Comentario sobre Juan 11, 21 Un 1,4) mos dedicarnos a refutarle; pero para refutarle es suficiente con la
explicación que no convence a nadie. Examinaremos ahora lo que
Cuando Heracleón llega al pasaje «lo que se hizo en él era vida» habíamos antes aplazado, desde dónde se mueve. Porque según
de modo muy forzado interpreta «e n él» en lugar de «para los Heracleón el Salvador lo llama profeta y Elías, en cambio él mismo
hombres espirituales», como si considerara que la Palabra y los niega ser uno o el otro. Dice Heracleón: «Cuando el Salvador lo
espirituales son lo mismo, aun cuando no lo haya dicho claramen- llama profeta y Elías no lo indica a él mismo, sino a su entorno.
te. También, como si se quisiera explicar, afirma: «Porque él mis- Pero cuando lo llama mayor que los profetas y entre los nacidos de
mo les dio la primera formación de acuerdo con la generación, mujer (Mt 11,11), entonces es cuando caracteriza al mismo Juan.
llevando y mostrando a lo que fue sembrado por otro hacia la Pero -dice- Juan, preguntado después, responde refiriéndose a sí
forma, la iluminación y la propia delimitación». mismo y no a su entorno < ... > ». Heracleón hace uso de una ima-
gen afirmando que su entorno era como vestidos, distintos de él, y
3. Comentario sobre Juan VI, 3 Un 1,18) que si hubiera sido preguntado acerca de los vestidos, si él fuese sus
vestidos, no habría respondido que sí. Más todavía, queriendo ex-
Heracleón, empero, no interpreta sanamente «A Dios jamás lo plicar por qué eran sacerdotes y levitas los enviados a preguntar
ha visto nadie», etcétera, sosteniendo que estas palabras no fueron por los judíos, dice no deficientemente: «Porque a aquellos que
dichas por el Bautista, sino por el discípulo. están dedicados a Dios les era conveniente atender e informarse de
estas cosas». Pero sin apenas examinar el tema dice: «Porque Juan
4. Comentario sobre Juan VI, 15 Un 1,21) era de la tribu de Leví» < ... > Nuevamente también sobre la expre-
sión «¿Tú eres el profeta?» Un 1,21), considerando que nada signi-
A la mayoría se ha ocultado la diferencia entre «el profeta» y fica la presencia del artículo, dice: «Le preguntaron si era profeta,
«profeta», y lo mismo a Heracleón, el que sostiene literalmente: queriendo saber sobre lo más común». Pero incluso no sólo Hera-
«Juan afirmó que no era el Cristo, pero tampoco profeta, ni Elías». cleón, sino también, en cuanto estoy informado, todos los hetero-
También hubiera sido necesario que al interpretar así examinara el doxos, no habiéndoles sido posible distinguir una vulgar ambigüe-
pasaje para advertir si se expresaba con verdad o no al decir que no dad de sentido, han supuesto a Juan mayor que Elías y que todos
era profeta ni Elías. En cambio, sin detenerse en el pasaje, en los los profetas, llevados por el pasaje «Entre los nacidos de mujer
Comentarios que ha dejado soslayó este asunto, diciendo en los que ninguno es mayor que Juan» (Le 7,28) . No advirtiendo que la
siguen muy poco e incluso sin mucha base, a lo que de inmediato expresión «Ninguno es mayor que Juan entre los nacidos de mujer»
nos referiremos. es verdadera doblemente, no sólo en tanto que él mismo era mayor
que todos, sino también en cuanto que algunos eran iguales a él.
5. Comentario sobre Juan VI, 20-21 Un 1,23) Porque es verdad que siendo muchos profetas iguales a él ninguno
era mayor que él a causa de la gracia que le había sido dada. Sin
Pero Heracleón, todavía con mayor agravio, hablando de Juan embargo le parece que se prueba que es el Mayor < por el hecho de
y de los profetas dice: «La Palabra es el Salvador, pero que la voz que> ha sido profetizado por Isaías (Is 40,3), pues entre los que han
en el desierto es la representada por Juan y el eco la serie completa profetizado ninguno nunca ha sido considerado digno de semejante
de los profetas» (... ) No sé cómo después, sin explicación alguna, honor < ... > Pero quede esto dicho para refutación del apresura-
manifiesta que la voz, siendo más apropiada para la palabra, se miento del que ha afirmado de que salvo Ju an no hay ninguno que
torna palabra, lo mismo que también la muj er se transform a en haya sido profetizado y que lo ha dicho queriendo desarrollar el
varón. Y como si tuviera autoridad para exponer doctrina, ser creí- significado del pasaje «Yo soy la voz del que clama en el desierto».

212 213
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN . FRAGMENTOS

6. Comentario sobre Juan VI, 23 Gn 1,25) 9. Comentario sobre Juan VI, 40 Gn 1,28)

Admitida la doctrina de los fariseos como diciendo sanamente No desconocemos que en casi todos los originales está escrito
que bautizar era obligación para el Cristo, Elías y todos los profe- «estas cosas sucedieron en Betania» y también así parece que ya
tas, Heracleón dice esto: «Para ellos solos es obligación bautizar», estaba antes. También en Heracleón hemos leído «Betania».
igualmente esto es claramente desmentido por lo que hemos dicho,
especialmente porgue ha interpretado «el profeta» de modo dema- 10. Comentario sobre Juan VI, 60 Un 1,29)
siado genérico, porque no puede indicar a ningún profeta que bau-
tizara. Convincentemente, empero, afirma que los fariseos pregun- De nuevo llegado a este lugar Heracleón sin pruebas ni apoyos
taron por malicia y no porque quisieran aprender. de testimonios explica que Juan dijo lo de «cordero de Dios» como
profeta, y lo de «el que quita el pecado del mundo» como más que
7. Comentario sobre Juan VI, 30 Gn 1,26) profeta. Cree también que lo primero lo ha dicho del cuerpo, pero
la segunda parte sobre lo que está en el cuerpo, porque como el
Heracleón cree que Juan respondió a los enviados por los fari- cordero es imperfecto en el género de las ovejas, así también el
seos, no sobre lo que le preguntaban, sino sobre lo que quería. No cuerpo lo es respecto de lo que habita en él. Dice: «Si hubiera
se da cuenta de que acusa de ignorancia al profeta, si habiendo sido querido dar testimonio del cuerpo como lo perfecto, se habría
preguntado por una cosa, respondió otra. Porque incluso en el referido a un carnero listo para ser sacrificado».
lenguaje corriente es necesario cuidarse de esto como un defecto.
11. Comentario sobre Juan X, 11 Gn 2,12)
8. Comentario sobre Juan VI, 39 Un 1,26ss.)
Al contrario, Heracleón al explicar el pasaje «Después de esto
Pero Heracleón explica la expresión «en medio de vosotros bajó a Cafarnaún» afirma que aquí se muestra nuevamente el prin-
está» por «ya comparece y está en el mundo y entre los hombres, y cipio de otra dispensación, porque no dice inútilmente el texto
ya es manifiesto a todos vosotros» < ... > Convincentemente dice «deseen <<lió>». Dice asimismo que Cafarnaún encierra el signifi-
sobre la frase «el que viene detrás de mí» que indica que Juan era el cado de estas partes extremas del mundo, de estas partes materiales
precursor de Cristo, efectivamente es como un siervo que corre en las que descendió. Dice: «También porque el lugar le era impro-
delante del señor. Sin embargo, de modo demasiado simple ha pio tampoco se dice si hizo o dijo algo en ésta».
explicado el pasaje «No soy digno de desatar la correa de su zapa-
to», al sostener que el Bautista confiesa que no es digno de prestar 12. Comentario sobre Juan X, 19 Gn 2,13)
a Cristo los servicios más humildes. Salvo esto ha agregado persua-
sivamente lo que viene detrás: «No soy yo idóneo para que por En cambio dice Heracleón: «Ésta es la gran fiesta, porque era la
medio de mí descienda de la grandeza y revista la carne como un figura de la pasión del Salvador, cuando la oveja no sólo era sacri-
calzado; sobre ésta no soy capaz de dar una explicación, ni descri- ficada, sino que también comida ofrecía reposo; igualmente sacrifi-
bir o esclarecer la dispensación que le corresponde». Heracleón, cada encerraba la significación de la pasión del Salvador que pade-
después de haber explicado de manera todavía más elevada y mag- ció en el mundo, y comida, del reposo, el de la boda».
nífica el calzado como el mundo, ha pasado a una interpretación
más impía, sosteniendo que todo esto debe también aplicarse a la 13. Comentario sobre Juan X, 33 Un 2,13-15)
persona que Juan ha significado. Porque considera que el demiurgo
del mundo, que es inferior a Cristo, confiesa con tales palabras su Veamos asimismo lo dicho por Heracleón, el que dice que la
inferioridad, lo que es el colmo de la impiedad. subida <a> Jerusalén encierra el significado de la subida del Señor
desde lo material a lo psíquico, que es la imagen de Jerusalén. Cree
que está escrito: «(Los) encontró en el templo» y no «en el atrio»,

214 215
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN . FRAGMENTOS

para que se comprenda que no sólo los de la llamada, que carecen esto ha deducido que el primero es el llamado día terreno y el
de espíritu, son auxiliados por el Señor. Porque piensa que el «tem- segundo el psíquico, ya que la Iglesia de la resurrección no ha
plo» sea el santo de los santos, en el que entraba sólo el sumo existido en estos días.
sacerdote, en donde me parece que él dice que ingresan los espiri-
tuales. Pero el atrio, en el que están asimismo los levitas, es símbolo 16. Comentario sobre Juan X, 38 Un 2,20)
de los psíquicos que son exteriores al Pleroma, encontrándose en
estado de salvación. Prosigue diciendo sobre los que se encuentran En cambio Heracleón, sin fijarse en el relato, dice que Salomón
en el templo vendiendo bueyes, ovejas y palomas y los cambistas edificó el templo, el que es imagen del Salvador, en cuarenta y seis
que significan los que no dan gratuitamente, sino que consideran años, y refiere el número seis a la materia, es decir, a la obra
una ocasión favorable para comerciar y negociar la entrada de los plasmada, y el cuarenta, que es la tétrada incombinable, encierra el
forasteros en el templo y que administran los sacrificios dirigidos al significado de la inspiración y de la semilla que está en la inspi-
culto de Dios para el provecho propio y la codicia. Igualmente, ración.
además, interpreta de forma particular el látigo hecho de cuerdas
por Jesús y que no había recibido de otro, afirmando que el látigo 17. Comentario sobre Juan XIII, 10 Un 4,12ss.)
es imagen de la potencia y de la actividad del Espíritu Santo que
pone en fuga a los malvados y dice que el látigo, el vestido de lino, Veamos asimismo la interpretación de Heracleón sobre este
el sudario, y otros objetos semejantes, son imagen de la potencia y punto que dice que la vida y la gloria según ésta era débil, caduca
de la actividad del Espíritu Santo. Después ha agregado por su y deficiente: «porque era mundana», y considera aportar una de-
cuenta lo que no está escrito, como que el látigo tenía un puño de mostración de que era cósmica a partir del dato de que de ella
madera, interpretándolo precisamente como si fuera figura de la habían bebido los rebaños de Jacob < ... > Sin embargo ha dicho sin
cruz, y dice que por este madero fueron destruidos y aniquilados falsedad que el agua que da el Salvador proviene de su espíritu y de
los mercaderes aprovechados y toda la maldad. Tampoco sé cómo su potencia. Igualmente al pasaje «No volverá a tener más sed» se
examinando el instrumento hecho por Jesús dice, para divertirse, refiere con las palabras literales: «Porque su vida es eterna y de
que el látigo estaba fabricado de estos dos elementos. Aclara: «Por- ningún modo se corrompe, como era la primera, la sacada del
que no lo ha hecho de piel muerta, para construir a la Iglesia no ya pozo, sino que permanece. Efectivamente la gracia y el don de
como una cueva de ladrones y comerciantes, sino como la casa de nuestro Salvador tampoco se disuelve ni corrompe en el que parti-
su Padre». cipa de ella. Sin embargo la vida dada con antelación era corrupti-
ble» < ... > Convincentemente explica «que salta», tomándola en el
14. Comentario sobre Juan X, 34 Un 2,17) sentido de los que participan de la que les viene abundantemente
suministrada desde arriba (2 Ped 1,2) y hacen brotar para la vida
Heracleón cree con vehemente falta de precaución que las pa- eterna de otros la que les ha sido suministrada. Asimismo alaba a la
labras «El celo por tu casa me devora» (Sal 68,10) fueron enuncia- Samaritana en tanto que ha mostrado una fe entera y conforme con
das de boca de las potencias que fueron expulsadas y destruidas por su forma de ser, sin dudar sobre las palabras que le dirigía < ... >
el Salvador. Pero no sé cómo Heracleón, sobre el pasaje «dame de esta agua»,
interpretando sobre lo que no está escrito, sostiene que apenas
15. Comentario sobre Juan X, 37 Un 2,19) estimulada comenzó a rechazar incluso el lugar de aquella agua
llamada viva. Más todavía, en relación con «dame de esta agua,
En cambio, Heracleón interpreta «en tres» como en el (día) para que no tenga sed ni venga aquí a sacar del pozo», dice que «la
tercero, e incluso si ha observado la expresión «en tres» no se ha mujer habla así para poner de manifiesto qué ardua, de difícil acce-
preguntado de qué modo la resurrección se llevó a cabo en tres so y no potable era aquella agua».
días. Dice, sin embargo, también que el tercero es el día espiritual,
en el que piensan que se manifiesta la resurrección de la Iglesia. De

216 217
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN . FRAGMENTOS

18. Comentario sobre Juan XIII, 11 (Jn 4,16ss.) debía adorar a Dios para liberarse de la prostitución, dice aquello de
«Nuestros padres adoraron en esta montaña», etcétera.
Todavía Heracleón, en relación con «le dice», afirma: «Es claro
que habla de este modo como si le dijera: "Si quieres tomar de esta 20. Comentario sobre Juan XIII, 16 (Jn 4,21)
agu a, ve y llama a tu marido" ». Considera también que al que el
Salvador ha llamado marido de la Samaritana es su Pleroma, para Daba la impresión de que Heracleón había establecido observa-
qu e presentándose con éste ante el Salvador pueda recibir de él la ciones muy convincentes sobre que él no le había dicho anterior-
potencia, la unión y la fusión con su Pleroma. Dice: «Porque no le mente: «Mujer, créeme», sino que se lo manda en este momento.
decía que llamara a su marido mundano, puesto que no ignoraba Pero después ha quitado transparencia a su convincente observa-
que carecía de marido según la ley». Pero es patente que aquí ción al decir que la montaña encierra el significado del diablo o su
violenta el texto, afirmando que el Salvador le habría dicho: «Lla- mundo, puesto que, dice, como uno el diablo es una parte de toda
ma a tu marido y ven acá» haciendo alusión a su pareja del Plero- la materia, y el mundo la montaña toda del mal, un desierto mora-
ma, porque si esto fuera así, habría necesitado llamar también al da de fieras, ante el que se inclinaban todos los hombres anteriores
marido y cómo debería presentarse, para que pudiera presentarse a la ley y los gentiles; pero Jerusalén señala a la creación o al
con él ante el Salvador. Pero puesto que, como dice Heracleón, de creador, al que adoraban los judíos. Más tarde, sin embargo, ha
acuerdo con el sentido espiritual ella desconocía a su propio mari- pensado que la montaña era la creación, a la que adoraban los
do, pero según el inmediato se avergonzaba de decir que era una gentiles, Jerusalén, empero, indica al creador, <al que> daban
adúltera y que no tenía marido, no estaría dando una orden muy culto los judíos. Afirma: «Vosotros, por lo tanto, como los espiri-
sensata el Salvador al decir: «Ve, llama a tu marido, y ven acá». tuales, no adoraréis ni a la creación ni al Demiurgo, sino al Padre
Después sobre la expresión ~Has dicho verdad, porque no tienes de la verdad», y la toma consigo, dice: «Como ya creyente y conta-
marido», acota: «Pues la Samaritana no tenía marido en el mundo, da en el número de los que adoran verdaderamente».
ya que su marido lo tenía en el Eón». Pues bien, mientras que
nosotros leemos «Has tenido cinco maridos», en cambio en Hera- 21. Comentario sobre Juan XIII, 17 (Jn 4,22)
cleón descubrimos «Has tenido seis maridos» e interpreta que por
medio de los seis maridos se indica toda la maldad material en la Mira si Heracleón no interpreta de manera particular y contra
que estaba comprometida y vivía contra razón prostituida y maltra- la ilación de las palabras el término «vosotros», tomándolo en el
tada, despreciada y abandonada por aquéllos. sentido de «los judíos <y los> gentiles» < ... > Sería excesivo citar
ahora las palabras que Heracleón toma del escrito titulado la Predi-
19. Comentario sobre Juan XIII, 15 (Jn 4,19ss.) cación de Pedro y detenernos en examinarlas y en el libro para
saber si es auténtico, espurio o mezcla de ambos. Por esto con gusto
En cuanto a estas mismas palabras Heracleón dice que la Sama- lo pasamos por alto, advirtiendo sólo esto que trae a colación,
ritana reconoció con decencia lo que sobre ella había dicho el Salva- como si lo hubiera enseñado Pedro, que no se debe adorar como
dor; dice : «Porque sólo el que es profeta posee el saber de todo » los griegos, que reciben lo hecho de la materia, y rinden culto a
< ... > Después alaba a la Samaritana, puesto que había actuado de árboles y piedras, ni tampoco hay que venerar a lo divino al modo
acuerdo con su índole, sin haber mentido ni confesado de inmediato de los judíos, porque éstos también, aunque se consideran únicos
su indecencia. Declara que ésta, convencida de que era un profeta, en conocer a Dios, lo ignoran, rindiendo culto a los ángeles, a los
lo interroga manifestando al mismo tiempo la causa por la que era meses y a la luna.
adúltera, puesto que por ignorancia descuidaba a Dios, el culto de lo
debido a Dios y todo lo que le era necesario de acuerdo con la vida, 22. Comentario sobre Juan XIII, 19 (Jn 4,22)
alcanzándo(lo) asimismo siempre al azar en la vida. Dice: «Porque
no habría acudido a un pozo fuera de la ciudad» < ... >, y a lo dicho En cambio Heracleón considera que la expresión «nosotros ado-
agrega que queriendo saber cómo y a quién debía agradar y cómo ramos» indica al que está en el Eón y a los que vienen con él; «por-

218 219
VA L E N T fN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN . FRAGMENTOS

qu e ésto », di ce, «sabían a quien adoraban adorando de acuerdo con 26. Comentario sobre Juan XIII, 28 (Jo 4,26 )
la v rd ad». Por su parte asimismo las palabras «Porque la salvación
vi ene de los judíos» <están dichas>, dice: «Dado que nació en Ju- Igualmente dice Heracleón respecto del texto «Soy yo, el que te
dea, pero no entre ellos <puesto que ninguno de ellos le complació está hablando»: «puesto que la Samaritana estaba convencida acer-
[1 or 10,5] > y porque a partir de aquel pueblo han salido la salva- ca del Cristo de que una vez venido le anunciaría todo, éste le dice:
ción y la palabra hacia la tierra habitada» (Sal 18,5; Rom 10,18). "Tienes que saber que aquel que esperas soy yo, el que te habla"».
Pero explica de acuerdo con el sentido espiritual que la salvación ha Y cuando confesó que él mismo, que era el esperado, había venido,
partido de los judíos, porque éstos según él se consideran que son dice: «Se acercaron a él los discípulos, por cuyo motivo había veni-
imágenes de los que están en el Pleroma < ... > Además al interpre- do a Samaria».
tar el pasaje «Adorar a Dios en espíritu y en verdad» dice que los pri-
meros adoradores adoraban en la carne y en el error adorando a lo 27. Comentario sobre Juan XIII, 31 (Jo 4,28)
que no es padre < ... > Y agrega Heracleón que rendían culto a la
Heracleón piensa que la tinaja es la disposición a recibir la vida
creación y no al creador según la verdad, que es Cristo, puesto que
y el pensamiento de la potencia que está en el Salvador. La mujer,
«Todo ha sido hecho por medio de él y sin él no se hizo cosa' alguna».
dice, «habiéndola dejado junto a él, es decir, depositando junto al
Salvador la vasija en la que había venido a poner el agua viva, se
23 . Comentario sobre Juan XIII, 20 (Jo 4,23)
volvió al mundo para dar el anuncio al conjunto de los llamados de
la presencia de Cristo. Porque por medio del Espíritu y por el
Heracleón dice que lo afín con el Padre andaba extraviado en
Espíritu el alma se conduce al Salvador» < .. . > Pero tampoco es
la profunda materia del error y que se lo busca, para que el Padre
convincente cómo la mujer habiendo abandonado la disposición a
sea adorado por los que le son afines. Porque sus discípulos inven-
recibir la vida y el pensamiento de la potencia que reside en el
tando mitos no sé qué exponen claramente sobre el extravío de la
Salvador y la vasija en la que había venido a poner el agua viva, se
naturaleza espiritual ni tampoco nos enseñan con transparencia
va hacia el mundo sin nada de esto para anunciar al conjunto de los
acerca de los tiempos o eones anteriores a su extravío <porque no
llamados la presencia de Cristo < ... > Y sobre el pasaje «Salieron de
son capaces de poner en claro su doctrina>.
la ciudad» explica que encierra el significado de la salida del modo
previo de vida que era mundano. Dice: «Asimismo ·por la fe se
24. Comentario sobre Juan XIII, 23 (Jo 4,14)
aproximaron al Salvador».
Dice Heracleón sobre la frase «Dios es espíritu»: «Efectivamen- 28 . Comentario sobre Juan XIII, 32 (Jo 4,31)
te, su naturaleza divina es inmaculada, pura e invisible» < ... > Pero
en cuanto al pasaje «Los adoradores deben adorar en espíritu y en Dice Heracleón que quisieron compartir con él lo que habían
verdad», sostiene creyendo expresarse con transparencia: «De modo comprado y traído de Samaria.
conveniente al que es adorado espiritualmente, y no carnalmente;
porque asimismo los que son de la misma naturaleza del Padre son 29. Comentario sobre Juan XIII, 34 (Jo 4,32)
espíritu y adoran en verdad y no según el error, de acuerdo tam-
bién con lo que enseña el apóstol llamando culto racional a tal Sobre este pasaje Heracleón no ha dicho nada.
modo de piedad (Rom 12,1)».
30. Comentario sobre Juan XIII, 35 (Jo 4,33)
25. Comentario sobre Juan XIII, 27 (Jo 4,25)
Heracleón supone que los discípulos han dicho estas palabras
Mira, empero, qué dice Heracleón, porque dice que la Iglesia carnalmente, en la medida en que todavía argumentaban con bas-
esperaba a Cristo y acerca de él estaba convencida que era el solo tante modestia e imitaban a la Samaritana al decir: «No tienes
en saber todas las cosas. pozal y el pozo es hondo» < ... > .

220 221
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS
HERACLEÓN. FRAGMENTOS

31. Comentario sobre Juan XIII, 38 Gn 4,34) ñor son la salvación y la restauración de los que son cosechados para
que él mismo repose en ellos. Sobre «Y trae fruto para la vida eter-
Heracleón dice que el Salvador, en el pasaje «Mi comida es na», dice que se ha dicho porque lo cosechado es fruto de vida eterna
hacer la voluntad de quien me ha enviado», explica a los discípulos o porque él mismo es vida eterna».
que era esto lo que buscaba con la mujer, llamando a su comida
propia la voluntad del Padre; porque ésta era su alimento, reposo y 35. Comentario sobre Juan XIII, 49 Gn 4,36-37)
potencia. La voluntad del Padre, además, decía que era que los
hombres conocieran al Padre y se salvaran, y éste precisamente era Heracleón por su parte ha desarrollado así el pasaje «para que
el trabajo del Salvador por el que fue enviado a Samaria, es decir, el sembrador y el que cosecha se alegren conjuntamente», expresa:
al mundo». «El sembrador se alegra porque siembra y porque ya se han recogi-
do algunas de sus simientes, teniendo la misma esperanza también
32. Comentario sobre Juan XIII, 41 Gn 4,35) sobre las restantes; el que cosecha actúa del mismo modo, porque
cosecha. Pero el primero ha comenzado sembrando, <y> el segun-
También Heracleón, similarmente a la mayoría, se ha ajustado do cosechando, ya que no podían ambos comenzar en lo mismo,
a la letra del texto considerando que no encerraba sentido superior. porque se necesita primero sembrar y después cosechar. Segura-
Pues dice que «(el Salvador) se refiere a la cosecha de los frutos, mente cuando el sembrador ha cesado de sembrar, el cosechador
puesto que ésta tenía todavía un plazo de cuatro meses, mientras todavía cosecha. En el presente, sin embargo, ambos realizando al
que, en cambio, la cosecha de la que él mismo hablaba, ya estaba mismo tiempo el propio trabajo se alegran considerando una ale-
realizándose». Pero igualmente no sé por qué ha relacionado la gría común la perfección de las semillas». Pero también todavía
cosecha con el alma de los creyentes, afirmando: «Están ya madu- refiriéndose a: «En cuanto a esto es cierto el dicho que uno es el
ros, listos para ser cosechados y dispuestos para ser recogidos en el que siembra y otro es el que cosecha», agrega: «Porque el Hijo del
granero (Mt 13,30), es decir, para ir por medio de la fe al reposo, hombre que está sobre el lugar siembra, en cambio el Salvador, que
todas las almas que estén listas; porque no lo están todas, pues dice también es hijo del hombre, cosecha y envía como cosechadores a
que unas ya estaban listas, otras dentro de poco y otras todavía van los ángeles que encierran el significado de los discípulos, cada uno
siendo sembradas». en su alma».

33. Comentario sobre Juan XIII, 44 Gn 4,36) 36. Comentario sobre Juan XIII, 50 Gn 4,38)
También dirá Heracleón, y quizás por esto con esta interpreta- Dice Heracleón: «No por medio de ellos ni por ellos han sido
ción esté de acuerdo también con él algún eclesiástico, que las sembradas estas semillas <se refiere, empero, a los apóstoles>. Los
palabras dichas son equivalentes en cuanto al significado que encie- que han trabajado fatigosamente son los ángeles de la dispensación,
rran al pasaje «La cosecha es mucha, pero los obreros pocos» (Mt a través de los cuales, como mediadores, han sido sembradas y
9 ,3 7), o sea, los que están listos para la cosecha y dispuestos para hechas crecer». Sin embargo, sobre el pasaje «Vosotros habéis en-
ser ya recogidos en el granero son los que por medio de la fe van al trado en su fatiga » ha sostenido lo siguiente: «Porque no es la
reposo y están dispuestos por la salvación también a recibir la misma la fatiga de los que siembran que la de los que cosechan;
Palabra. pues unos siembran cavando la tierra con el frío, con la lluvia y con
el cansancio y a lo largo del invierno la cuidan escardando y arran-
34. Comentario sobre Juan XIII, 46 Gn 4,36) cando las hierbas parásitas, en cambio los otros cosechan en el
verano con alegría metiéndose entre el fruto que está al alcance».
Heracleón considera que con las palabras «El que cosecha recibe
una paga» se dijo, afirma «Porque el Salvador se denomina a sí mis-
mo cosechador». Supone también que la recompensa de nuestro Se-

222 223
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN. FRAGMENTOS

37. Comentario sobre Juan XIII, 51 On 4,39) considera que se refutan las enseñanzas de los que suponen que el
alma es inmortal, sosteniendo que igualmente se debe interpretar
Heracleón ha interpretado «de la ciudad» en el sentido de «del que el alma y el cuerpo perecen en la Gehenna (Mt 10,28). Porque
mundo», y «por medio de la palabra de la mujer» como «por medio Heracleón también cree que el alma no es inmortal, sino que está
de la Iglesia espiritual». Del mismo modo «muchos» quiere signi- predispuesta para la salvación, sosteniendo que ella es lo corrupti-
ficar que los psíquicos son muchos; en cambio afirma que única ble que reviste a la incorruptibilidad y lo mortal que reviste a lo
es la naturaleza incorruptible de la elección, tanto uniforme como inmortal, cuando «su muerte sea absorbida en la victoria» (1 Cor
singular». 15,53ss.; Is 25,8). Además, sobre el pasaje «si no veis milagros y
maravillas no creeréis» afirma que se dice propiamente de aquella
38. Comentario sobre Juan XIII, 52 On 4,40) persona que tiene naturaleza para ser convencida por las obras y lo
sensible y no a creer por la palabra. Sin embargo las palabras «baja
Heracleón, empero, en este punto dice lo siguiente: «Permane- antes de que muera mi hijo» piensa que se han dicho porque la
ció "junto a ellos" y no "en ellos", por dos días también, esto es, el muerte es el fin de la ley (Rom 7, 13) que mata por medio de los
eón presente y el futuro en las bodas; o, bien, el tiempo anterior a pecados. Aclara: «Por lo tanto antes de que él llegara a estar total-
su pasión y el posterior a ella, en el que después de convertir a mente muerto por los pecados, el padre ruega al solo Salvador para
muchos más a la fe por medio de su propia palabra se separó de que ayude al hijo, es decir, a tal naturaleza». Supone que las pala-
ellos». bras «tu hijo vive» han sido dichas por el Salvador por modestia,
puesto que no dijo: «Viva», ni él mismo ha expresado que daba la
39. Comentario sobre Juan XIII, 53 On 4,41) vida. Empero dice que después que bajó cabe el enfermo y lo curó
de la enfermedad, es decir, de los pecados, y tras haberlo hecho
Heracleón, interpretando demasiado simplemente el pasaje vivir por esta liberación, ha declarado: «Tu hijo vive». Acerca de
«Ya no creemos por medio de tu palabra», dice que está sobreen- «creyó» el hombre agrega que «también el Demiurgo está dispuesto
tendido «sólo». En cuanto a lo que sigue: «Ya que nosotros mismos a creer que el Salvador también puede curar sin estar presente». Ha
hemos oído y sabemos que éste es el Salvador del mundo», dice: interpretado como siervos del régulo a los ángeles del Demiurgo,
«Efectivamente, los hombres primero creen en el Salvador guiados que al decirle «tu hijo vive» le anuncian que estaba bien y conforme
por hombres, pero cuando alcanzan sus palabras, no creen ya sola- a su naturaleza, sin ya comportarse de forma inconveniente. Y por
mente por medio de un testimonio humano, sino a través de la esto considera que los siervos anuncian al régulo la salvación del
misma verdad». hijo, puesto que asimismo los ángeles son los primeros en ver las
acciones de los hombres en el mundo, si se comportan con fortale-
40. Comentario sobre Juan XIII, 60 On 4,46ss.) za y pureza después de la venida del Salvador. Todavía sobre la
hora séptima dice que por medio de la hora se caracteriza la natu-
Parece que Heracleón llame «régulo» al Demiurgo, ya que tam- raleza del curado. Por último ha exlicado el pasaje «creyó él y toda
bién aquél reinaba sobre sus súbditos. Dice: «Era llamado "régulo" su casa» como referido al orden angélico y a los hombres que
porque su reino era pequeño y caduco, como un pequeño rey esta- tienen mayor afinidad con él(= Demiurgo) . Sin embargo, dice que
blecido por un rey universal en un reino pequeño». Pero interpreta sobre algunos ángeles se discute si se salvarán, son los que han
que su hijo estaba en Cafarnaún en el sentido del que se encuentra descendido sobre las hijas de los hombres (Gén 6,2) . Considera
en la parte más baja de la Mediedad que está junto al mar, es decir, asimismo que las palabras «Los hijos del reino serán arrojados a la
en contacto con la materia. Dice asimismo que el hombre propio tinieblas exteriores» (Mt 8,12) ponen de manifiesto la perdición de
de allí estaba enfermo, o sea, estaba no poseyendo una condición los hombres del Demiurgo, sobre los que igualmente Isaías profeti-
de acuerdo con su naturaleza, en ignorancia y en pecados. Después zó: «He engendrado y criado hijos, y ellos me han rechazado», a
entiende «desde Judea a Galilea» en el sentido de «desde la Judea semejantes hijos llama extranjeros, semilla malvada e injusta y viña
superior» < ... > Y no sé cómo refiriéndose a «estaba por morir» que produce espinas.

224 225
V ALENTIN Y LOS VALENTINIANOS HERACLEÓN . FRAGMENTOS

41. Comentario sobre Juan XIX, 14 (Jn 8,21) 45. Comentario sobre Juan XX, 23 (Jn 8,44)

Heracleón, habiendo separado el pasaje sobre el tesoro (Jn Pero sobre esto dice Heracleón: «A los que dirigía la palabra,
8,20), nada dice sobre él. Pero sobre «adonde voy, vosotros no eran de la sustancia del diablo».
podéis venir» observa: «¿Cómo es posible que lleguen a estar en la
incorruptibilidad los que están en la ignorancia, la falta de fe y los 46. Comentario sobre Juan XX, 24 (Jn 8,44)
pecados? ».
Y esto igualmente es válido en cuanto a la formulación de
42. Comentario sobre Juan XIX, 19 (Jn 8,22) Heracleón de que la expresión «del padre diablo» tiene el sentido
de «de la sustancia del diablo ». Nuevamente, respecto del pasaje
Ciertamente Heracleón de modo bastante simple dice que ha- «queréis hacer los deseos de vuestro padre», distingue puntualizan-
biéndose dicho: «¿Acaso va a darse muerte?», los judíos decían esto do que el diablo no tiene voluntad, sino deseos < ... > Después de
dialogando con mala intención para mostrar asimismo que eran esto Heracleón dice: «Estas palabras no se dirigen a los hijos del
superiores al Salvador y suponiendo que ellos mismos accederían a diablo por naturaleza, los terrestres, sino a los psíquicos, que son
Dios en reposo eterno, mientras que el Salvador dándose a sí mis- hijos del diablo por adopción, por lo que algunos pueden también
mo muerte iría a la corrupción y la muerte, lugar al que ellos no por naturaleza ser llamados hijos de Dios por adopción». Dice
pensaban ir. Además dice literalmente: «Los judíos opinaban que el igualmente que «éstos son hijos del diablo por haber amado y he-
Salvador decía que "yo mismo dándome muerte iré a la corrupción, cho los deseos del diablo, no siendo tales por naturaleza». Distin-
adonde vosotros no podéis ir" ». gue, además, que «es necesario captar la denominación de hijo en
tres sentidos, el primero, por naturaleza, el segundo, por intención,
43 . Comentario sobre Juan XX, 8 (Jn 8,37) y el tercero, por dignidad». Agrega que «por naturaleza, es el que
ha sido engendrado por un progenitor, el que es llamado hijo en
Pero podríamos preguntar a los que introducen las naturalezas sentido propio; por intención, cuando alguno al hacer la voluntad
y explican de acuerdo con Heracleón el pasaje «porque mi palabra de otro por la intención de éste se le llama hijo porque hace su
no halla acogida entre vosotros» como que la palabra no halla voluntad. Por dignidad, según esto algunos son denominados hijos
acogida porque no son idóneos ni por sustancia ni por intención: de la Gehenna, de la tiniebla y de la injusticia y asimismo genera-
¿cómo los que no eran idóneos por sustancia oyeron al Padre? ción de serpientes y de víboras (Mt 23, 15-33)». «Porque -dice-
ésta no engendra nada por la naturaleza de sus miembros, ya que
44. Comentario sobre Juan XX, 20 (Jn 8,44) corrompen y destruyen a los que se arrojan entre ellos, pero puesto
que han llevado a cabo las acciones de ellos, son llamados sus hijos»
Heracleón supone que la causa por la que ellos no puedan oír < ... > De nuevo dice: «Ahora los llama hijos del diablo, no porque
la palabra de Jesús ni conocer su e~presión se enseña en el pasaje el diablo engendre a alguno de ellos, sino porque al hacer las obras
«Vosotros sois del padre diablo». Estas son sus mismas palabras: del diablo se han asemejado a él».
«¿Por qué, empero, no podéis oír mi palabra, sino porque vosotros
provenís del padre diablo, lo que quiere decir de la sustancia del 47. Comentario sobre Juan XX, 28 (Jn 8,44)
diablo? Por lo demás les puso de manifiesto su naturaleza habién-
dolos convencido asimismo de que no eran hijos ni de Abrahán Heracleón dice sobre esto: «Porque su naturaleza no proviene
<pues no lo hubieran odiado>, ni de Dios, porque tampoco lo de la verdad, sino de lo opuesto a la verdad, del error y de la
amaban» < ... > Ahora, empero, es diáfano que afirman que algu- ignorancia» . Agrega: «Por esto no puede estar en la verdad ni tener
nos hombres son consustanciales al diablo y que han alcanzado en sí la verdad, puesto que tiene como propio de su naturaleza la
sustancias diferentes, como piensan sus discípulos, respecto de los falsedad, no siéndole posible naturalmente decir nunca la verdad».
que llaman psíquicos o espirituales. Dice, empero, que no sólo él es falso, sino también su padre, enten-

226 227
VA LENTIN Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

di nd o de modo peculiar la expresión «su padre» como su natura- confesión puede seguir también la particular ante las autoridades,
leza, puesto que se ha originado en el error y la mentira. porque este que con anterioridad ha confesado rectamente según la
conducta, también confesará según la voz. 72 1Y bien ha dicho el
48 . Comentario sobre Juan XX, 38 Gn 8,50) Salvador "en mí" respecto de los que confiesan, pero respecto de
los que lo niegan ha agregado "a mí" (Mt 10,32ss.). Porque éstos,
Heracleón no refiere al Padre las palabras «Hay quien busca y aunque lo confiesan según la voz, lo niegan, al no confesarle con
juzga», sino que dice esto: «El que busca y juzga es el que toma los hechos. 2 Confiesan "en él" sólo los que viven según él en la
venganza por mí, el servidor ordenado para esto, el 9ue no sin confesión y la acción, en éstos él mismo también confiesa, adherido
razón lleva la espada (Rom 13,4) y el vengador del rey. Este, empe- a ellos y aferrado por ellos». Heracleón ha sostenido esto.
ro, es Moisés, de acuerdo con lo que les dijo antes: "en el que
vosotros esperasteis" Gn 5,45)». Agrega después que el que juzga y 51. Focio, Epístola 134 Gn 1,17)
castiga es Moisés, o sea, el mismo legislador. Después Heracleón
levanta una objeción contra sí mismo, sosteniendo: «Por consigien- Porque sin ánimo de insultar y calumniar a la Ley él (= el
te, ¿cómo dice que le ha entregado todo el juicio? Gn 5, 22,27)». autor) ha introducido en los oráculos evangélicos la expresión «La
Considerando asimismo que resuelve la objeción, dice esto: «Dice gracia y la verdad, sin embargo, vinieron a través de Jesucristo».
bien, porque el juez juzga como servidor haciendo la voluntad de Efectivamente de este modo lo habrían afirmado Heracleón y sus
aquél, como también es patente que sucede entre los hombres». discípulos.

49. Clemente, Eclogae 25, 1 (Mt 3,11)

Juan dice: «Yo os bautizo con agua, pero detrás de mí viene Teodoto (Clemente de Alejandría,
el que os bautiza en espíritu y en fuego». Él, en cambio, no ha Extractos de las obras de T eodoto y de la escuela
bautizado a ninguno con fuego, pero algunos, según dice Hera- llamada oriental en el tiempo de Valentín 1º)
cleón, marcaban con fuego las orejas de los que recibían los sellos
bautismales, habiendo entendido de este modo lo referido a los 1 1«Padre», dice, «pongo en tus manos mi Espíritu» (Le 23,46).
apóstoles. La Sabiduría, dice, ha emitido lo carnal para la Palabra, la simiente
espiritual, habiéndola revestido el Salvador ha descendido. 2 De aquí
50. Clemente, Stromata IV, 71-72 (Le 12,8ss.) que en la pasión la Sabiduría la entrega al Padre, para que la reciba
el Padre y no permanezca aquí retenida por las potencias del despo-
71 1Heracleón, el más ilustre de la escuela de Valentín, expo- jo. De este modo «toda la simiente espiritual», los elegidos, <le>
niendo este pasaje dice literalmente : «Hay una confesión según la es entregada. 3 [Llamamos también a la semilla elegida «chispa» que
fe y la conducta, y una según la voz. 2La confesión según la voz se es hecha vivir por la Palabra; «pupila del ojo», «grano de mostaza»
lleva a cabo también ante las autoridades y -dice- la mayoría no y «levadura» que unifica en la fe a las razas que aparentan estar
sensamente cree que ésta es la única, pero también los hipócritas divididas (1 Ped 2,9; Is 43,20, etc.)].
pueden hacer esta confesión. 3Se descubrirá, empero, que esta doc-
trina no ha sido sostenida universalmente, ya que no todos los que 2 1Los valentinianos dicen que habiendo sido plasmado el cuer-
se han salvado han confesado la confesión según la voz antes de po psíquico en el alma elegida que estaba sumida en el sueño, ha
abandonar esta vida, entre ellos Mateo, Felipe, Tomás, Leví y
muchos otros. 4Tampoco la confesión según la voz es universal,
10. Texto griego en Extraits de Théodote, F. Sagnard (ed.), Cerf, Paris. Ver
sino particular. Sin embargo, es universal aquella a la se refiere sobre la antropología general y de Jesús el Cristo Apócrifo de Santiago (NHC I, 1), en
ahora (el Salvador), la que es según las obras y las acciones relativas Textos gnósticos II, 291-306; en cuanto a los conocimientos astrológicos y el bautis-
a la fe en él. Si es necesario y la Palabra impulsa, después de esta mo, Pensamiento Trirnorfo (NHC XIII), en Textos gnósticos I, 323-347_.

228 229
VAL E NTÍN Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

sido pu ta p r la Palabra una simiente masculina, que es una ema- habiendo permanecido, explica la Intención a los Eones por medio
na ión de lo angélico para que no hubiera deficiencia. 2Y ésta ha del conocimiento, porque también ha sido emitido desde el seno
ferm entado unificando lo que aparentaba estar dividido, el alma y del Padre. 4Pero aquí el que se ha visto no puede ser «Unigénito»,
la ca rn e, los que también han sido emitidos separadamente por la sino que «en comparación con el Unigénito» es llamado por el
Sabiduría. El sueño era para Adán el olvido del alma, que para no Apóstol «gloria como la del Unigénito» On 1,18), porque siendo
disolverse era mantenida con la semilla, lo espiritual, que el Salva- uno y el mismo, en la creación Jesús es «Primogénito» (Col 1,15),
dor ha depositado en el alma. <Y> la simiente era una emanación y en el Pleroma, «Unigénito» On 1,18). Pero siempre es el mismo,
de lo masculino y angélico. Por esto el Salvador dice: «Sálvate tú y siendo en cada lugar tal como puede ser comprendido. Y en ningu-
tu alma» (Gén 19,17; Le 17,28). na ocasión el que ha descendido se divide del que ha permanecido,
porque dice el Apóstol: «El que ha ascendido es el mismo también
3 1Por consiguiente el Salvador habiendo venido ha despertado que el que ha descendido» (Ef 4,10). 5Dicen que el Demiurgo es
al alma y ha encendido la chispa, porque las palabras del Señor son imagen del Unigénito. Por esto las obras de la imagen son corrup-
potencia. Por esto ha dicho: «Brille nuestra luz ante los hombres» tibles. Por este motivo asimismo el Señor, habiendo producido una
(Mt 5,16). 2Y después de la resurrección insuflando el Espíritu en imagen de la resurrección espiritual, a los muertos que ha resucita-
los Apóstoles ha disipado el barro (Gén 2,7) como ceniza, lo ha do no los ha resucitado incorruptiblemente en cuanto a la carne,
separado, y ha encendido la chispa y le ha dado vida. sino como debiendo morir de nuevo.

(Los extractos 4 y 5 son comentarios de Clemente.) (Los extractos 8 a 15 pertenecen a Clemente.)

16 1También la paloma (Mt 3,16) ha sido vista como cuerpo, a


6 1Los valentinianos entienden así el pasaje: «En el principio
la que unos llaman el Espíritu Santo, pero los basilidianos «servi-
era la Palabra y la Palabra estaba en Dios y la Palabra era Dios» On
dor» y los valentinianos el «Espíritu de la Intención del Padre», <el
1, 1). 2Dicen que «Principio» es el Unigénito, al que también llaman
que> ha cumplido su descenso sobre la carne de la Palabra.
Dios, como asimismo claramente lo declara Ouan) en lo siguiente
como Dios, al decir: «El Dios Unigénito, el que es en el seno del 17 1Según los valentinianos, Jesús, la Iglesia y Sabiduría son
Padre, aquél nos lo ha descrito» On 1,18). 3Y en cuanto a la Palabra mezcla total y poderosa de los cuerpos. [2Por esto la m ezcla huma-
que está «en el Principio» -es decir, en el Unigénito, en el Intelec- na que acaece en el matrimonio a partir de las simientes que se
to y la Verdad-, lo señala como el Cristo, la Palabra y la Vida; de mezclan produce la generación de un hijo, igualmente el cuerpo que
aquí que justamente también Juan le llame Dios, el que es en Dios, se ha disuelto en la tierra se mezcla a la tierra y el agua al vino. Y
el Intelecto. 4 «Lo que fue hecho en él», la Palabra, «era Vida», su los cuerpos mejores y más excelentes se mezclan con facilidad. Por
pareja. Por esto igualmente dice el Señor: «Yo soy la Vida». lo tanto el viento se mezcla con el viento].
7 1Por lo tanto el Padre siendo desconocido ha querido ser (Los extractos 18 a 20 son comentarios de Clemente.)
conocido por los Eones y por medio de su Intención, en tanto que
se conoce a sí mismo, ha emitido al Unigénito, Espíritu de conoci- 21 1 Dicen los valentinianos que con el pasaje «a su imagen los
miento que está en el conocimiento. Por consiguiente también el produjo Dios, varón y mujer los produjo» (Gén 1,27), se refiere a la
que ha sido a partir del conocimiento -es decir, la Intención pa- emisión mejor de Sabiduría, de la que los varones son la elección,
terna- ha salido como Conocimiento, o sea, el Hijo, ya que «el y las mujeres, la llamada. Y llaman a los varones lo angélico, y a las
Padre ha sido conocido por medio del Hijo » (Mt 11,27; Le 10,22, mujeres, que son ellos mismos, la semilla superior. 2E igual también
Jn 1,18). 2El Espíritu de amor se ha mezclado con el del conoci- de Adán, lo masculino en él ha permanecido, pero toda la semilla
miento, como el Padre con el Hijo, y la Intención con la Verdad, femenina sacada de él ha llegado a ser Eva (Gén 2,22), de la que
habiendo salido desde la Verdad, así como el Conocimiento desde derivan las mujeres, así como de él, los varones. 3Por lo tanto los
la Intención. 3Y el «Hijo Unigénito en el seno del Padre On 1,18) varones se han concentrado con la Palabra, y las mujeres, transfor-

230 231
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

ruadas en varones, se unen a los ángeles y van dentro del Pleroma. elegidos que estarán en la misma herencia y perfección. Sin duda el
Por esto se dice que la mujer se cambia en varón y la Iglesia de aquí rostro es no sólo el Hijo, sino también cuanto contemplan de lo
en ángeles. comprensible del Padre los que han sido enseñados por el Hijo; el
resto del Padre es desconocido.]
22 1Y cuando el Apóstol ha dicho: «Si no, ¿qué harán los que
son bautizados por los muertos?» (1 Cor 15,29), pues por nosotros, 24 1Los valentinianos dicen que el Espíritu que cada uno de los
dice, son bautizados los ángeles, de quienes somos parte. 2Y los profetas tenía en particular para su ministerio se ha difundido sobre
muertos somos nosotros, que nos encontramos muertos en esta todos los de la Iglesia. También por esto los signos del Espíritu,
estructura (mundanal); pero los que viven son los varones, que no curaciones y profecías, se cumplen a través de la Iglesia.
participan de esta estructura. 3 «Si los muertos no resucitan, ¿por
qué igualmente somos bautizados? » (1 Cor 15,29). Por consiguien- 25 1Los valentinianos han definido al Ángel como una palabra
te nosotros resucitamos semejantes a ángeles (Le 20,36), restituidos que ha recibido una misión de «El que es». Pero también llaman a
a los varones, como los miembros a los miembros, en unidad. los Eones, por homonimia con la Palabra, «palabras». 2Los Apósto-
4 Dicen: «Los bautizados por los muertos» son los ángeles que han les, dice, han sustituido a los doce signos del Zodíaco, porque
sido bautizados por nosotros, para que nosotros, teniendo también como a partir de éstos se rige la generación, así a partir de los
el Nombre, no seamos detenidos por el Límite y la Cruz, impidién- Apóstoles se dirige la regeneración.
donos entrar en el Pleroma. 5También por esto en la imposición de
las manos dicen al final: «En la redención angélica», es decir, la que 26 1Lo visible de Jesús era la Sabiduría y la Iglesia de las semi-
también tienen los ángeles, para que el que ha obtenido la reden- llas superiores, la que ha vestido por medio de lo carnal, como dice
ción sea bautizado en el mismo Nombre con el que también su Teodoto, pero lo invisible es <el> Nombre, que es el Hijo, el
Ángel ha sido antes bautizado. 6 Los Ángeles al principio han sido Unigénito. 2 De aquí que cuando ha dicho: «Yo soy la puerta» Gn
bautizados en la redención del Nombre que ha descendido en Jesús 10, 7), esto significa que «Hasta el Límite en donde estoy, vosotros
en forma de paloma (Mt 3,10) y que ha redimido. Y estaba necesi- que sois de la semilla superior llegaréis» (Mt 3,12). 3 Cuando inclu-
tado de la redención también Jesús para no ser retenido por el so él mismo entre, igualmente entrará la semilla con él en el Plero-
Pensamiento de la deficiencia en el que había sido colocado, «avan- ma, «congregada» Qn 10,9) e introducida gracias a la puerta.
zando a través de Sabiduría», como dice Teodoto.
(El extracto 2 7 es clementina.)
23 1Los valentinianos dicen que Jesús es el Intercesor, porque
ha venido colmado de los Eones, como procediendo del Todo. 2En 28 1El pasaje «Dios devuelve su merecido a los desobedientes
efecto, Cristo, habiendo dejado a Sabiduría que lo había emitido, hasta la tercera y cuarta generación» (Deut 5,9) lo dicen los basili-
habiendo entrado en el Pleroma, ha pedido el auxilio para Sabidu- dianos respecto de las incorporaciones; pero los valentinianos di-
ría que había quedado afuera y por acuerdo de los Eones es emitido cen que «los tres lugares» manifiestan a los de la izquierda y que la
Jesús como Intercesor para el Eón transgresor. Y Pablo ha sido el cuarta generación son sus simientes. Pero «Que da misericordia a
Apóstol de la Resurrección (1 Cor 15,12) a imagen del Intercesor. millares» (Deut 5,9), a los de la derecha.
3 Muy pronto después de la pasión del Señor también él ha sido

enviado a predicar. Por esto asimismo ha predicado al Salvador 29 Dicen que el Silencio es Madre de todos los que han sido
según cada uno de los aspectos, engendrado y pasible para los de la emitidos por el Abismo, lo que no podía decir de lo Indecible, lo
izquierda, porque pudiéndolos conocer según este lugar le temen y mantiene callado, pero lo que ha comprendido, lo ha declarado
según lo espiritual, derivando del Espíritu Santo y de la Virgen, como Incomprensible.
como lo conocen los Ángeles de la derecha. [4En efecto cada uno
reconoce al Señor al propio modo y no todos igualmente: «Los 30 [1Después, olvidándose de la gloria de Dios, dicen impíamen-
ángeles de estos pequeños ven el rostro del Padre» (Mt 18, 10 ), los te que él mismo padece pasiones.] En efecto, dice Teodoto, «siendo

232 233
VALENTÍN Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

firme por naturaleza e inflexible», ha sentido compasión, mostran- 34 1 Pero tampoco <las> potencias de izquierda emitidas por
do que él mismo es complaciente para que el Silencio pudiera ella antes que las de derecha se forman por la presencia de la Luz
comprender esto, [/o que es una pasión, 2 pues la compasión es On 1,5), sino que las siniestras han sido abandonadas para ser
pasión de alguien a causa de la pasión de otro. Así es. Y nacida la pa- formadas por el Lugar. 2 Por lo tanto, habiendo entrado la Madre
sión también el Todo ha sentido compasión para corregir al que con el Hijo y las simientes en el Pleroma, entonces el Lugar tomará
padece]. el poder de la Madre y el puesto que ahora tiene la Madre.

31 1Pero también si el que ha descendido era como una condes- 35 1Jesús, nuestra «Luz» On 1,4), como dice el Apóstol: «Ha-
cendencia del Todo - «ya que en él estaba todo el pleroma corpo- biéndose vaciado a sí mismo» (Fil 2, 7) -o sea, estando fuera del
ral» (Col 2,9)-, y si él ha padecido, resulta claro que también se Límite, según Teodot9-, puesto que era «Ángel» del Pleroma, ha
han compadecido con él las simientes, luego por éstas se encuentra atraído hacia sí a los Angeles de la simiente superior. 2Y él mismo,
que la Totalidad y el Todo es el que padece. 2 Pero también en como habie;1do procedido del Pleroma, tenía la redención, pero
virtud de la persuasión del duodécimo Eón, como dicen, todos los trajo a los Angeles para la corrección de la semilla, 3 ya que ellos
Eones «que han sido educados» han sentido compasión. 3En efecto, ruegan e invocan por una parte y siendo retenidos por nosotros,
entonces han conocido que <lo que> son, lo «son por la gracia del aunque desean entrar rápidamente, piden por nosotros, para que
Padre» (1 Cor 15,10), Nombre innominable, Forma y Conocimien- entremos con ellos. 4Porque se puede decir que casi tienen necesi-
to. Pero el Eón que ha querido comprender lo que es por encima dad de nosotros para entrar, puesto que sin nosotros no se les
del Conocimiento ha llegado a ser en la ignorancia y disformidad. permite, -ya que por esto ni la Madre, dicen, ha entrado sm
Por esto también ha producido un vacío de Conocimiento, que es nosotros-, razonablemente, pues, ruegan por nosotros.
sombra del Nombre, el que es el Hijo y Forma de los Eones. De
esta manera el nombre particular de los Eones es pérdida del 36 1Pero nuestros Ángeles, dicen, han sido emitidos en unidad,
Nombre. siendo uno, ya que han procedido de uno. Y puesto que nosotros
éramos los divididos, por esto Jesús ha sido bautizado, para dividir
32 1 Por lo tanto, en el Pleroma, cuando es unidad, cada uno de lo indivisible, hasta que nos una a ellos en el Pleroma; para que
los Eones posee plenitud propia, la pareja. Por esto, dicen, cuanto nosotros, los muchos, llegados a ser uno, todos nos mezclemos con
procede de la pareja son plenitudes, pero cuanto de uno, son imáge- el uno que se ha dividido por nosotros.
nes. 2Por esta razón Teodoto ha llamado al Cristo, que ha proce-
dido del Pensamiento de Sabiduría, imagen del Pleroma. 3Y éste, 37 1Los que han procedido de Adán, los justos, habiendo hecho
habiendo abandonado a la Madre y ascendido al Pleroma, se ha el camino a través de lo creado, eran retenidos en el Lugar, según
mezclado tanto con todos los Eones, como también con el Inter- los valentinianos. Pero los otros, en la creación de la tiniebla en los
cesor. lugares de la izquierda, teniendo sensación del fuego.

33 1Por consiguiente el Cristo ha sido Hijo adoptivo, en tanto 38 1«Un río de fuego brota de debajo del trono » (Dan 7,9) del
que llegado a ser «Elegido» en relación con los pleromáticos y Lugar, y fluye hacia el vacío de lo creado, que es la Gehenna, que
«Primogénito» de las cosas de aquí (Col 1, 15) (.. .) 3 Cristo, dicen, al no es colmada por el fuego que fluye desde la creación. Y el mismo
huir de lo extraño <y> ser contraído en el Pleroma, una vez llega- lugar es de fuego. 2 Por esto, dice, tiene un velo, para que los espi-
do a ser desde el pensamiento materno, la Madre ha producido rituales no se disuelvan ante su vista. Y sólo el Arcángel ha ido
enseguida al Arconte de la dispensación, en figura del que huyó de hacia él, a cuya imagen también el sumo sacerdote una vez al año
ella, por deseo de él, que era superior, puesto que era figura del entraba en el santo de los santos. 3Por esto también Jesús invocado
Padre de las Totalidades. 4 Por esto también es inferior, en tanto se ha sentado al lado del Lugar, para que los espíritus pe,rmanezca~
que constituido de la pasión del deseo. Pero, como dicen, «sintió y no se levanten antes que él, y para suavizar el Lugar y permitir a
aborrecimiento», viendo su «grosería». la semilla pasar hacia el Pleroma.

234 235
V A LENTIN Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

1La Madre, habiendo emitido al Cristo entero y abandonada conocían la potencia del signo. 2Y dándole toda la autoridad del
por él en adelante, no ha emitido nada de lo entero, pero tenía Padr,e (Mt 28, 18) y también con el acuerdo del Pleroma, es enviado
junto a sí a lo que le es posible. De este modo habiendo emitido lo «el Angel del Consejo» (Is 9,5). Y es Cabeza de las Totalidades
angélico del Lugar y de los llamados lo retiene junto a ella, pero lo después del Padre, 3 «ya que en el todo ha sido creado lo visible y lo
angélico de los elegidos había sido ya antes emitido por el Varón. invisible, tronos, señoríos y realezas» (Col 1,16-18), divinidades y
liturgias. 4 «Por esto también el Dios lo ha exaltado y le ha dado un
40 1 Porque lo diestro ha provenido desde la Madre antes del Nombre que está sobre todo nombre, para que toda rodilla se
pedido de la Luz, pero las semillas de la Iglesia después del pedido doble y toda lengua confiese que Jesús-Cristo es Señor de la gloria»
de la Luz, cuando lo angélico de las semillas ha sido emitido por el (Fil 2,9-11), el Salvador «que ha subido y descendido»; 5y «¿qué es
Varón. lo que ha ascendido, sino lo que igualmente ha descendido? El que
ha descendido hacia lo más ínfimo de la tierra también ha ascendi-
41 1 Dice que las semillas superiores no han sido producidas ni do por encima de los cielos» (Ef 4,9ss.; Jn 3,13).
como pasiones -de modo que una vez disueltas se disolverían
también las semillas-, ni como una creación 2-ya que una vez 44 1Sabiduría, habiéndole visto semejante a la Luz que la había
concluida la creación al mismo tiempo se habrían terminado las abandonado, lo ha reconocido y corrido a su encuentro y llena de
simientes-, sino como prole. También por esto tienen parentesco alegría asimismo se prosternó. Pero habiendo visto a los Ángeles
con la Luz, a la primera que ha producido; es decir, Jesús el Cristo varones enviados con él sintió vergüenza y se cubrió con un velo.
2
Gn 1,4), que ha rogado a los Eones, en el que se han filtrado en Por este misterio Pablo prohíbe a las mujeres «llevar el poder sobre
potencia asimismo las simientes, que han entrado con él en el Plero- la cabeza a causa de los ángeles» (1 Cor 11,10).
ma. Por esto razonablemente se dice que la Iglesia ha sido elegida
antes de la fundación del mundo (Ef 1,4). Así pues, dicen que en el 45 1Por lo tanto enseguida el Salvador le aportó una formación
principio hemos sido conjuntamente contados con él y manifestados. según el conocimiento y la cura de las pasiones, habiéndole mostra-
3 Por esto dice el Salvador: «Brille vuestra luz» (Mt 5,16), indicando do desde el Padre inengendrado lo que hay en el Pleroma y lo que
a la Luz que ha aparecido y que ha dado forma, sobre la que dice existe hasta ella. 2Y habiendo separado las pasiones de que era
el Apóstol: «La que ilumina a todo hombre que viene a este mun- presa, la ha constituido apática, pero las pasiones después de distin-
do» Qn 1,9), el de la simiente superior. En efecto cuando el hombre guidas las ha conservado; y no han sido dispersadas como <las>
«ha sido iluminado», entonces, «ha venido en el mundo», es decir, del interior, sino que las ha llevado al estado de sustancia y también
se ha ordenado, habiendo separado de sí las pasiones que lo oscu- a éstos de la segunda disposición. 3De este modo, por la manifesta-
recían y se mezclaban con él. Y el Demiurgo ha producido a Adán ción del Salvador, la Sabiduría llega a ser apática y lo que está fuera
que antes lo tenía en el pensamiento, hacia el fin de la creación. es creado. Porque «todo ha llegado a ser por él y sin él nada ha
llegado a ser» Qn 1,3).
42 1La Cruz es signo del Límite en el Pleroma, porque separa a
los infieles de los fieles como éste al mundo del Pleroma. Por esto 46 1Por lo tanto, en primer lugar ha pasado y cambiado las
Jesús habiendo transportado las simientes sobre las espaldas por pasiones de origen incorpóreo y accidental en una materia aún más
medio de este signo las introduce en el Pleroma. En efecto, Jesús es incorpórea, después, del mismo modo en mezclas y cuerpos, 2 pues
llamado espaldas de la semilla, pero el Cristo, su cabeza (Ef 1,22). no era posible que las pasiones produjeran directamente una sus-
De aquí que se diga: «El que no toma su Cruz y me sigue, no es mi tancia y ha introducido en los cuerpos las disposiciones según natu-
hermano » (Le 14,27; Mt 12,50). Por lo tanto el Cristo ha tomado raleza.
el cuerpo de Jesús, que era consustancial a la Iglesia.
47 1Por lo tanto el Salvador es el primer Demiurgo universal,
1
43 Por consiguiente dicen que los de la derecha conocían los «pero la Sabiduría», siendo segunda, «se prepara una casa y la ha
nombres de Jesús y de Cristo aun antes de su presencia, pero no sostenido con siete columnas» (Prov 9,1). 2Y primero de todo ha

236 237
VALENTIN Y LOS VAL ENTINIANO S E XTRA CTOS DE TEODOTO

·mitido un Dios, imagen del Padre, por cuyo medio ha producido ha hecho un alma terrena y material, irracional y consustancial a la
«el cielo y la tierra», es decir, «las cosas celestiales y las terrest~es» de las fieras. Éste es <el> hombre «a imagen» (Gén 1,26). 2Pero el
(Gén 1,1; Col 1,16), lo de la derecha y lo de la izquierda. 3 Este que es «a semejanza» (Gén 1,26) del Demiurgo mismo es aquel que
como imagen del Padre es padre y emite primero al Cristo psíqui- ha insuflado (Gén 2, 7) y sembrado en éste, en el que por medio de
co, imagen del Hijo; después a los Arcángeles, imágenes de los los Ángeles ha puesto algo consustancial a él. 3Y en tanto .que él es
Eones; despu és a los Ángeles, (imágenes) de los Arcángeles, de la invisible e incorpóreo, ha llamado a su sustancia «soplo de vida»
sustancia psíquica y luminosa de la que dice la palabra profética: «Y (Gén 2, 7), y, una vez formado, ha sido «alma viviente». Que esto
el espíritu de Dios era llevado sobre las aguas» (Gén 1,2), de acuer- sea así también él mismo lo dice en los escritos proféticos.
do con la mezcla de las dos sustancias hecha por aquél habiendo
dicho que lo puro «era llevado sobre», y lo pesado y material era 51 1Por lo tanto, hay un hombre en un hombre, el psíquico en
llevado abajo, como lo turbio y espeso. 4Y dice enigmáticamente el terrestre, coexistiendo no como una parte con una parte, sino un
que ésta también en el principio era incorpórea al llamarla «invisi- todo con un todo, por indecible potencia de Dios. De aquí que sea
ble» (Gén 1,2). Porque no era invisible al hombre que todavía no creado en el Paraíso, en el cuarto cielo, 2porque la carne terrestre
existía, ni al Dios, ya que la había formado, sino que de este modo no sube hasta allí, sino que la material era como carne para el alma
la ha revelado como algo amorfo, sin aspecto ni figura. divina. Esto quiere decir el pasaje «Esto ahora es hueso de mis
huesos» -se refiere enigmáticamente al alma divina, la que está
48 1Y el Demiurgo, habiendo distinguido lo puro de lo pesado, oculta en la carne y es sólida, no sujeta a las pasiones y más pode-
en tanto que podía observar a fondo la naturaleza de cada cosa, ha rosa-, y «carne salida de mi carne» (Gén 2,23) -indica al alma
hecho la luz (Gén 1,3), es decir, los ha manifestado y los ha llevado material que es cuerpo del alma divina-. Sobre estas dos dice
a la luz y caracterización, ya que la luz solar y celestial ha sido asimismo el Salvador: «Se debe temer al que puede enviar a perder-
creada mucho después (Gén 1,16). 2 lgualmente de los elementos se en la Gehenna» (Mt 10,28), esta alma y este cuerpo, el psíquico.
materiales produce uno a partir de la aflicción, creándolo sustancial-
mente, «espíritus de la maldad contra los que es nuestro combate» 52 1El Salvador ha llamado «adversario» a este que es carnal, y
(Ef 6, 12) - también por esto dice el Apóstol: «Y no entristezcáis al Pablo, «ley que lucha contra la ley de mi espíritu» (Rom 7,23) . El
Espíritu Santo de Dios, en el que habéis sido sellados» (Ef 4,30)-; Salvador exhorta a «atarlo» y a «despojarlo como los bienes del
hace otro del temor, las fieras; otro del estupor y la perplejidad, fuerte» (Mt 12,28), del que lucha contra el alma celestial. Y exhor-
«los elementos del mundo» (Col 2,8). 4En estos tres elementos el ta a «liberarse de él en el camino, para estar atentos de no caer en
fuego se agita, difunde y oculta y con ellos perece, no teniendo un prisión y castigo» (Mt 5,25). 2Y similarmente a «tratarle bien» (Mt
lugar reservado para sí como lo tienen los otros elementos de los 5,25), no alimentándolo y reforzándolo con el poder de los peca-
que se forman los compuestos. dos, sino ultimándolo ya aquí y mostrándolo débil con la absten-
ción de la maldad, para que con esta separación esté ocultamente
49 1Puesto que el Demiurgo no conocía a la que actuaba por disperso y disoluto y, en cambio, no habiendo recibido para sí
medio de él, le parecía que creaba por propia potencia, siendo ninguna subsistencia, carezca de fuerza para resistir el pasaje por el
naturalmente laborioso; por esto el Apóstol ha dicho: «Ha estado fuego.
sometido a la vanidad del mundo, no de su grado, sino por el que
le ha sometido, en esperanza de que también él habría de ser libe- 53 1Éste es llamado «cizaña» (Mt 13,25), que crece con el alma,
rado» (Rom 8,20), cuando las simientes de Dios «se reúnan» (Mt la buena semilla. También éste es llamado «simiente del diablo» Qn
3, 12). zy prueba especialmente del actuar involuntario es que «ha 8,44), como consustancial a aquél, «serpiente», «el que muerde el
bendecido el sábado» y que ha acogido con amor el reposo de los calcañar» (Gén 49,17; 3,15) y «ladrón» Qn 10,1) que se pone sobre
trabajos (Gén 2,3). la cabeza del rey. 2Adán tenía en sí inadvertidamente la simiente
espiritual sembrada en el alma por Sabiduría, «ordenado», dice,
50 1«Habiendo tomado barro de la tierra» (Gén 2, 7), no de la
«por los Ángeles, en las manos de un Mediador, pero el Mediador
árida (Gén 1,10), sino una parte de la materia múltiple y diversa,

238 239
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

no es de uno solo, en cambio el Dios es único» (Gál 3,19). 3Por cipado «del aceite de la aceituna» (Rom 11,17), y cuando «haya en-
consiguiente, «por medio de los Ángeles» varones han sido servidas trado lo gentil», entonces «de ese modo todo Israel <será salvado>»
las simientes que han sido emitidas para el nacimiento por Sabidu- (Rom 11,25). Israel alegoriza a lo espiritual, el que verá a Dios, el
ría, en tanto que les es posible existir. 4 Porque puesto que el De- hijo legítimo del fiel Abrahán, el nacido «de la libre», no el «según la
miurgo, que inadvertidamente es movido por Sabiduría, piensa que carne», nacido de la esclava egipcia (Gál 4,23).
se mueve a sí mismo, igualmente también los hombres. 5Por lo
tanto la Sabiduría ha emitido la primera simiente espiritual que está 57 1Por lo tanto, a partir de estas tres razas es la formación del
en Adán, para que el hueso, o sea, el alma racional, celestial, no espiritual, y el pasaje del psíquico desde la esclavitud a la libertad.
estuviese vacía, sino llena de médula espiritual.
58 1Pues bien, después del reino de la muerte, que había hecho
54 1A partir de Adán se han originado tres naturalezas, la pri- una grande y seductora promesa, aunque no menos había sido un
mera irracional, que era la de Caín; la segunda racional y justa, que servicio de muerte (Rom 5,12ss.; 7,10), habiendo rechazado todo
era la de Abel, y la tercera espiritual, que era la de Set (Gén 4,11; Principado y Divinidad, Jesucristo, el gran luchador, que ha asumi-
4,2; 4,25). zy el terreno es «a imagen», el psíquico, «a semejanza» do en sí a la Iglesia en potencia, lo elegido y lo llamado (Mt 22, 14 ),
de Dios, y el espiritual, según él mismo. Sobre estos tres, excluyen- lo espiritual del que lo había generado y lo psíquico a partir de la
do a los otros hijos de Adán, se dice : «Éste es el libro de la genera- dispensación, ha salvado y elevado a lo que había asumido, y por
ción de los hombres» (Gén 5,1). 3Pero porque Set es espiritual, no medio de éstos también a lo consustancial de ellos: 2 «Pues si las
pastorea ni cultiva la tierra (Gén 4,2), sino que da como fruto un primicias son santas, también la masa; si la raíz es santa, también
hijo (Gén 4,26), como los espirituales. Y este que «tuvo confianza las ramas» (Rom 11,16).
en invocar el Nombre del Señor» (Gén 4,26), que ha mirado «hacia
lo alto» (Col 3,1) y del que «su patria está en el cielo» (Fil 3,20), a 59 1Por lo tanto el Salvador primero ha revestido la simiente
éste no lo contiene el mundo. originada de la que había engendrado, no contenido, sino contenién-
dola en potencia, la que poco a poco se forma por medio del cono-
55 1En Adán sobre estos tres incorpóreos, el terrestre ha reves- cimiento. 2 Generada en el Lugar, Jesús ha encontrado a Cristo para
tido un cuarto, las «túnicas de piel» (Gén 3,21), 2 a causa de esto revestirlo, lo que se ha preanunciado, y al que han anunciado los
Adán no siembra ni por el espíritu ni por el soplo, porque ambos Profetas y la Ley, que es imagen del Salvador. 3Pero también este
son divinos, y ambos han sido emitidos por medio de él, pero no a Cristo psíquico que ha revestido era invisible. Era necesario, sin
partir de él. 3Pero lo material suyo es activo para sembrar y engen- embargo, que el que venía al mundo, para ser visto, asido y vivir
drar, en tanto que mezclado a la simiente y que no puede ser como los demás, tuviera también un cuerpo sensible. 4A causa de esto
privado de esta armonía durante la vida. le ha sido tejido un cuerpo de sustancia psíquica invisible, y por vir-
tud de una divina preparación, llegado en el mundo sensible.
56 1Según esto, Adán es nuestro padre, «el primer hombre terres-
tre, de la tierra» (1 Cor 15,47). zy si hubiera sembrado también a 60 Por lo tanto el pasaje «El Espíritu Santo <vendrá> sobre ti»
partir de lo psíquico y de lo espiritual, igual que de lo material, en- (Le 1,35) expresa la <generación> del cuerpo del Señor, y «la
tonces todos habríamos nacido iguales y justos y la doctrina habría Potencia del Altísimo te cubrirá con su sombra» (Le 1,35) manifies-
estado en todos. Por esto los materiales son muchos y los psíquicos ta la formación de Dios, la que ha impreso al <tal> cuerpo en la
menos, pero muy pocos los espirituales. 3Por lo tanto, lo espiritual Virgen.
se salva por naturaleza; lo psíquico, que posee libre albedrío, tiene
la capacidad de ir hacia la fe y la incorruptibilidad y hacia la falta de 61 1Por consiguiente resulta claro que él mismo fuese diferente
fe y la corrupción, según la propia elección; lo material se destruye de lo que ha asumido a partir de aquello que se declara: «Yo soy la
por naturaleza. 4 Por consiguiente cuando lo psíquico «sea injertado Vida», «Yo soy la Verdad», «Yo y el Padre somos uno» Qn 14,6;
en el olivo» (Rom 11,24), en la fe e incorruptibilidad, y haya parti- 11,25; 10,30). 2Pero así revela lo espiritual y lo psíquico que ha

240 241
VA LENTIN Y LOS VAL ENTINIANO S EXTRACTOS DE TEODOTO

a urnido: «El niño crecía y progresaba < en> Sabiduría» (Le 2,40). 64 Desde entonces los espirituales habiendo dejado las almas,
Porq ue lo espiritual está necesitado de Sabiduría y lo psíquico de juntamente con la Madre que recibe al esposo, también ellas aco-
crecimiento. 3Y por lo que fluyó de su costado On 19,34) hacía giendo a los esposos, a sus Ángeles, entran en la cámara nupcial,
evidente los flujos de las pasiones a partir de lo pasible y que se dentro del Límite, y llegan ante el rostro del Padre, tornadas Eones
salvaban las sustancias llegadas a ser apáticas. 4Y cuando dice: «Es intelectivos, en las nupcias intelectivas y eternas de la pareja.
necesario que el hijo del hombre sea repudiado, ultrajado, crucifi-
cado» (Me 8,31; Mt 20, 19), se manifiesta claramente que habla de 65 1Y el que preside el banquete, el padrino de bodas, «el amigo
otro, de lo sensible. 5Y dice: «Os precederé el día tercero en Gali- del esposo» On 2,9; 3,29), «que se mantiene ante la cámara nup-
lea» (Mt 26,32), porque él precede a todo. Y aludía a que elevaría cial, oyendo la voz del Esposo, se alegra con regocijo». Esto es para
el alma salvada invisiblemente y la restablecería en donde él ahora él «la plenitud de la alegría» y del reposo.
la precede. 6M urió una vez que lo abandonó el Espíritu que había
descendido en él en el Jordán (Mt 3, 16), no se trata de que éste se 66 1El Salvador enseñaba a los Apóstoles primero figurada y
haya transformado propiamente, sino que se ha replegado, para secretamente, después por parábolas y enigmas y, en tercer lugar,
que la muerte también actuase. Pues ¿cómo habría muerto el cuer- clara y abiertamente, a solas.
po, estando presente en él la Vida? Porque de tal modo la muerte
también habría dominado al Salvador, lo que es absurdo. La muer- 67 1«Cuando estábamos en la carne» (Rom 7,5), dice el Após-
te, sin embargo, ha sido dominada con un engaño, 7ya que una vez tol, como si hablara ya fuera del cuerpo. Por lo tanto dice que él
muerto el cuerpo y dominado por la muerte, el Salvador, haciendo como carne se refiere a aquella debilidad que es la emisión de la
Mujer de lo alto. 2Y cuando el Salvador dice a Salomé: «hasta que
retroceder el rayo de la potencia que lo ha asaltado, ha destruido a
la muerte y resucitado el cuerpo mortal, expulsadas las pasiones. las mujeres engendren durará la muerte», no dice esto para censu-
Por lo tanto de este modo lo psíquico es resucitado y salvado; y lo rar el nacimiento, que es cosa necesaria para la salvación de los que
espiritual que ha tenido fe se salva por encima de ellos, habiendo tienen fe, 3- en efecto es necesario que este nacimiento dure hasta
tomado las almas como «vestidos nupciales» (Mt 22, 12). que la simiente preestablecida sea emitida-; 4sino que habla en
enigmas de la Mujer de arriba, cuyas pasiones han llegado a ser la
62 1Por tanto, el Cristo psíquico se sienta a la derecha del creación, de la que emanan las sustancias sin forma, por cuyo me-
Demiurgo, según dice también David: «Siéntate a mi derecha», etc. dio asimismo ha descendido el Señor, para apartarnos de las pasio-
(Sal 110, 1). 2Y siéntate hasta la consumación, «para que vean al que nes e introducirnos en él.
han traspasado» On 19,37). Pero el que han traspasado es lo mani-
68 1Porque en tanto que éramos hijos de la Mujer sola, como
fiesto, la carne del psíquico. Porque dice el texto: «no será roto
de una pareja vergonzosa, imperfectos, infan.tiles, necios, débiles,
ningún hueso de él» On 19,36); al igual que en cuanto a Adán la informes, como abortos surgidos, éramos hijos de la Mujer, pero
profecía ha alegorizado el alma como hueso (Gén 2,23 ). 3En efecto,
formados por el Salvador nos hemos convertido en hijos del Hom-
el alma de Cristo, mientras que el cuerpo pad ;:cía, «ha sido puesta
bre y de la Cámara nupcial.
en las manos del Padre» (Le 23,46). Pero lo espiritual que está en el
hueso no es ya puesto de nuevo, sino que él mismo salva. 69 1El Destino es la coincidencia de muchas y contrarias poten-
cias. Pero éstas son invisibles e inmanifiestas, regulan el curso de los
63 1Por lo tanto el reposo de los espirituales tiene lugar «en el astros y gobiernan por medio ellos. 2Porque según que cada uno de
día del Señor», o sea, en la Ogdóada, que se le llama «el Día del Se- ellos haya llegado al primer lugar, llevado con el movimiento en
ñor», junto a la Madre, teniendo a las almas como vestidos, hasta la conjunto del mundo, le corresponde el dominio de lo que se genera
consumación. Las otras almas fieles están junto al Demiurgo, pero en tal momento, como si fueran sus hijos.
en la consumación también ellas ascienden a la Ogdóada. 2 Después
tiene lugar el banquete de bodas común a todos los que se han salva- 70 1Así pues, por medio de las estrellas fijas y de los planetas,
do, hasta que todos se igualen y se reconozcan unos a otros. las potencias invisibles que son llevadas sobre éstas, administran

242 243
VA LENT[N Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

y vigilan los nacimientos. 2Y en cuanto a los astros, éstos no de los hombres, que ha descendido a la tierra para transferir a los
produ ce n nada, pero muestran la energía de las potencias dominan- que han creído en Cristo, desde el Destino a la Providencia de
te , como también el vuelo de los pájaros indica algo, pero nada Aquél.
produce .
75 1 Pero que el Destino existe para los demás, dicen, se muestra
71 1En consecuencia los doce signos del Zodíaco y los siete por el cumplimiento de lo que se predice. Una prueba clara es
astros que se mueven sobre ellos, ora en conjunción, ora en oposi- asimismo la teoría de los astrólogos. 2Para empezar, los Magos no
ción, ascendiendo, <descendiendo> < ... > ellos, movidos por las sólo «han visto la estrella» del Señor, sino que también han conoci-
potencias, muestran el movimiento de la sustancia en el nacimiento do lo verdadero, que «un Rey ha sido engendrado» y que era Rey
de los vivientes y el cambio de los aspectos. 2Y son diferentes los de los que son piadosos (Mt 2,2). Entonces sólo los judíos eran
astros y las potencias, benéficos y maléficos, diestros y siniestros, y renombrados por la piedad. 3 Por esto, efectivamente, también el
su conjunción se relaciona con lo engendrado. Y cada uno de los Salvador, descendiendo a los piadosos, ha venido primeramente
seres <por medio> de ellos nace según un momento propio, ya hacia ellos, que entonces ganaban fama por su piedad.
que el que domina satisface a lo que es naturalmente, en relación
con el principio y el final. 76 1Por lo tanto así como el nacimiento del Salvador nos ha
sacado del devenir y del Destino, igual su bautismo nos ha sustraí-
72 1De esta confrontación y lucha de las potencias, el Señor nos do del fuego y su pasión de las pasiones para que pudiéramos
libera y ofrece la paz, apartándonos de la rivalidad enconada de las seguirlo en todo. 2Porque el que ha sido bautizado en Dios ha ido
potencias y de los Ángeles, las que unos ponen en ejecución a favor hacia Dios y ha conseguido «el poder de caminar sobre los escor-
de nosotros y otros en contra. 2Porque unos son como soldados que piones y las serpientes» (Le 10,19), las Potencias de la maldad. Y ha
luchan por nosotros, en tanto que siervos de Dios (Heb 1,14), pero ordenado a los Apóstoles: «Id, predicad y bautizad a los que tengan
otros parecen ladrones Un 10,1), ya que el Malvado no se ha fe en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt
ceñido la espada para tomarla a favor del Rey, smo que por su 28,19; Me 16,15), en los que somos regenerados, siendo por enci-
demencia la ha arrebatado para sí. ma de todas las restantes potencias.

73 1Por los adversarios que, por medio del cuerpo y de lo exte- 77 Por esto se dice que el bautismo es muerte y fin de la antigua
rior, marchan contra el alma y la entregan a la servidumbre, los de vida (Rom 6,3 ), renunciando nosotros a los Principados malvados,
la derecha no son suficientes con acompañar para salvarnos y vigi- y vida según el Cristo, el solo señor de ella. Por la potencia de la
larnos. 2 Porque no son perfectamente previsores como el buen Pas- transformación del que se bautiza no actúa sobre su cuerpo -por-
tor, sino que cada una es semejante al mercenario, que al ver al que él mismo es el que emerge-, sino sobre el alma. Y apenas ha
lobo que se adelanta huye y no está listo para dar el alma por las salido del Destino es llamado siervo de Dios y señor de los espíritus
ovejas propias Un 10,llss.). 3Además, también el hombre por el impuros; y lo que poco antes actuaba en él, ahora ya tiembla ante
que se da la batalla, siendo un viviente débil, es proclive hacia lo él Un 2,19).
peor y colabora con los que le odian y a causa de esto hay para él
males mayores. 78 1 Por lo tanto, hasta el bautismo, dicen, el Destino es algo
verdadero; pero después de esto los astrólogos ya no son verdade-
74 1 Por esto ha descendido el Señor para traer la paz del cielo ros. 2 Pero no sólo el bautismo es el que libera, sino también el
a los que están en la tierra, 2 como dice el Apóstol: «Paz en la tierra conocimiento, qué éramos y qué hemos llegado a ser; de dónde
y gloria en las alturas» (Le 2,14). Por esto ha surgido un astro éramos y adónde hemos sido arrojados; hacia dónde nos apresura-
extranjero y nuevo, que destruye la antigua disposición de los as- mos y de dónde somos redimidos; qué es la generación y qué la
tros y resplandece con luz nueva (Mt 2,2ss.), no mundana, y traza regeneración.
caminos nuevos y salvadores, <igual que> el mismo Señor, Guía

244 245
VALENTIN Y LOS VALENTINIANOS EXTRACTOS DE TEODOTO

79 Por consiguiente, en tanto que, dicen, la semilla todavía es 84 Por esto se hacen ayunos, súplicas, oraciones, <imposicio-
sin forma, es vástago de la Mujer, pero una vez que ha sido forma- nes> de manos y genuflexiones, porque el alma se salva «del mun-
da y transformada en varón es hijo del Esposo. Tampoco es ya do» y «de la boca del león» Gn 17,14; Sal 21,22). También por esto
débil y sometida a los seres visibles e invisibles del mundo, sino que enseguida sobrevienen tentaciones, motivadas por aquellos de quie -
transformada en Hombre, es fruto varonil. nes ha sido separada. E incluso si alguno previéndolas las lleva
sobre sí, éstos agitan lo exterior.
80 1Al que la Madre engendra es conducido a la muerte y al
mundo, pero al que Cristo regenera es transferido a la Vida, hacia 85 1El Señor inmediatamente después del bautismo es tentado
la Ogdóada. zy mueren al mundo y viven para Dios, para que la para nuestro ejemplo, y primero está en el desierto, «entre las fieras»
muerte se disuelva con la muerte y la corrupción con la resurrec- (Me 1' 13). Después, habiéndolas dominado ,
y a su Jefe, ya como
2
ción. 3Porque el que ha sido sellado por el Padre, el Hijo y el rey verdadero, «es servido ahora por los Angeles» (Me 1,1_3). Ya
Espíritu Santo, no está sometido al asalto de cualquier otra poten- que razonablemente el que ha dominado en la carne a los Angeles
cia, y, por los tres Nombres, es liberado de toda la tríada de co- es ahora servido por Ángeles. Por esto es necesario armarse con las
rrupción; «habiendo llevado la imagen del terrestre, lleva ahora la armas del Señor (Ef 6,11), poseyendo el cuerpo y el alma invulne-
imagen del celestial» (1 Cor 15,49). rables, «con armas capaces de apagar los dardos del Diablo» (Ef
6, 16), como dice el Apóstol.
81 1El fuego ataca lo corpóreo de todos los cuerpos; pero dicen
que el puro e incorpóreo ataca a los incorpóreos, como los Démo- 86 1El Señor, al presentársele una moneda, no ha dicho: «¿su
nes, los Ángeles de la maldad y el mismo Diablo. De este modo propiedad a quién pertenece? », sino: «¿De quién es la imagen y la
el fuego celestial en cuanto a su naturaleza es doble, el inteligible inscripción? -De César» (Mt 22,20), para que fuese dada a aquel
y el sensible. 2Por consiguiente también análogamente el bautismo de quién es. 2Así también es el hombre de fe. Tiene el Nombre de
es doble: el sensible por medio del agua, que apaga el fuego Dios como título por medio de Cristo y como imagen al Espíritu.
sensible, el inteligible por medio del Espíritu, que protege del fuego Incluso los vivientes irracionales muestran por medio de la marca
inteligible. 3Y el soplo corporal, siendo ligero, es alimento e in- de quién es cada uno y gracias al sello se reclaman. También de este
coativo del fuego sensible, pero si es fuerte lo apaga. Pero el modo el alma, la que tiene fe, habiendo recibido el sello de la
Espíritu que nos es dado desde arriba, siendo incorpóreo, no sólo verdad, lleva «los signos de Cristo» (Gál 6, 17). 3Son éstos «los niños
domina a los elementos, sino también a las Potencias y Principados que ya descansan en el lecho» (Le 11,7) y «las vírgenes prudentes»
malignos. (Mt 25,11), y las restantes que vienen después no h~n llegado con
ellas a los «bienes preparados», «sobre los que los Angeles desean
82 1También el pan y el aceite son santificados por la potencia inclinarse» (1 Cor 2,9; 1 Ped 1,12).
del Nombre de Dios, en cuanto a su apariencia éstos son los mis-
mos como se los tomó, pero por la potencia se han cambiado en
potencia espiritual. 2También de este modo el agua, que asimismo
exorciza y bautiza, no sólo se<pa>ra lo inferior, sino que también
aporta santificación.

83 Conviene ir al bautismo con alegría, pero como frecuente-


mente descienden junto con algunos (que se bautizan) también es-
píritus impuros, <que> lo acompañan y comparten el sello con el
hombre, lo que los pone molestos en adelante, el temor se mezcla
con la alegría, para que sólo descienda el puro.

246 247
V

EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLÍN 8502

Introducción

El Papiro gnóstico de Berlín es un códice pequeño compuesto por


hojas de papiro con un total de 141 páginas, varios de cuyos folios
se han perdido. Fue adquirido en 1896 en El Cairo por el Museo de
Berlín. Su origen puede radicar en la región de Akhmín y las cuatro
obras que contiene están traducidas del griego y redactadas en copto
sahídico. Son : el Evangelio de María, el Libro secreto de Juan, la
Sabiduría de Jesucristo y el Hecho de Pedro.
La composición del códice permite deducir -como sucede por
otra parte con varios códices integrantes de la biblioteca de Nag Ham -
madi (ver especialmente NHC I, III y VI, que incluye unos Hechos
de Pedro y los doce apóstoles, etc.)- que esta compilación se ha
constituido y editado con un fin unitario para la enseñanza gnóstica.
El escrito que lo encabeza introduce, al que lo explique o lea, en
el mensaje del pneuma cautivo en el dominio del Dios creador; el
segundo ofrece la gran enseñanza doctrinal sobre los antecedentes
metafísicos y las particularidades interiores de la plenitud espiritual,
la quiebra de esa misma plenitud y el retorno salvífica a través del
proceso temporal; la Sabiduría de Jesús (ver Textos gnósticos II, 191-
207), hace hincapié sobre el aspecto soteriológico de los anteriores
escritos -igual que lo hace con Eugnosto, el Bienaventurado (NHC
III,3), al que precede allí la versión extensa del Apócrifo de Juan-.
La acción ejemplar o Hecho de Pedro (véase igualmente Textos gnós-
ticos II, 209-220), finalmente, refiere la curación milagrosa de su
bella hija -y posteriormente el contramilagro de que es sujeto la
misma joven- y ratifica mediante el simbolismo de la prodigiosa

249
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLÍN 8502 EL EVANGELIO DE MARIA

actividad petrina -que anula el valor intrínseco del milagro según la EL EVANGELIO DE MARL4 2
interpretación física- el sentido de la verdadera salvación, la rege-
neración espiritual de la pareja matrimonial, sola capaz de liberar al (Faltan las páginas 1 a 6.)
pneuma del gobierno inferior y demiúrgico. Según tal orientación si
el Apócrifo de Santiago (NHC I,2) subordina la figura de Pedro a la (Diálogo con Jesús)
de Santiago el Justo, aunque sin disociarlos, por participar ambos de
las revelaciones del Cristo resucitado, en el caso de este códice se con- (Sobre la materia y la naturaleza)
firma la misma tradición de lectura, puesto que la figura axial es
María Magdalena, dotada de la gracia de las visiones posteriores a la 7 (... ) entonces ¿1a materia (hyle) será <destruida> o no?». El
muerte de Jesús y continuadora de la línea jacobita (1 Apocalipsis de Salvador (sotér) dijo: «Todas las naturalezas (ph ysis ), todas las cosas
Santiago [NHC V,3], Los dos libros de Ieu). formadas (plásma) y todas las criaturas (ktísis) existen en otro y con
M. T ardieu, en una justificada tentativa de contextualización otro, 5 y serán nuevamente convertidas en sus raíces, porque la
histórica, considera que la recopilación del códice es una construc- naturaleza (physis) de la materia (hyle) se disuelve en raíces de su
ción ideológica que responde a la problemática del destino o la naturaleza (physis) solamente. «Aquel que tenga oídos para oír, que
fatalidad según la interpretan los creyentes gnósticos (cf. Extractos oiga» 10 (Mt 2, 15).
de Teodoto 80-83). Un De Fato prolongación de la inquietud visi-
ble en Plutardo de Queronea -que resuelve la dificultad superando (El pecado, los pecadores y el sufrimiento)
al mismo Bardesanes de Edesa- sobre la doble noción de providen-
cia propia de los gnósticos: trascendente e inmanente, preinteligible Pedro le dijo: «Ya que (hos) nos has explicado todas las cosas,
y demiúrgica y natural. Es posible. En tal caso el Evangelio de dinos también: ¿cuál es el pecado del mundo (kósmos)? ». El Salva-
María, como escrito preliminar del códice, ofrecería en las primeras
páginas que faltan la exposición del origen del mal y la materia a
partir de una elección fallida y, posteriormente, las preguntas bien hemos hablado, y bajo el nombre de Set. Dan a otros por título Apocalipsis de Adán.
Y se han arriesgado a componer otros Evangelios con los nombres de los discípulos y
guiadas de María -superiores a las de los restantes discípulos que no han tenido pudor en decir que nuestro Salvador y Señor mismo, Jesucristo, reveló
aparecen en escena- llevarían a entender el carácter espiritual de la esta obscenidad. 2Porque en las den ominadas las Preguntas mayores de María (han
salvación centrada en la experiencia del pneuma/nofis (cf. Apócrifo inventado asimismo unas Preguntas menores de María) dan a entender que se lo ha
de Santiago) y, sobre esta base, la provisión de los recursos espiri- reve lado a ella desp ués de haberla llevado a un paraje apartado en el monte y orar, y
tuales que permitan el viaje de ascenso liberador. extrayendo una mujer de su mismo costado, comenzó a tener comercio sexual con
El Evangelio de María, por consiguiente, dependiente de la tra- ella y después ingirió la emisión, si se me permite decirlo, para mostrar que "Así
debemos hacer, para poder vivir". 3Y cuando María se alarmó y cayó al suelo, la
dición jacobita -que emplaza a María Magdalena en su centro levantó y le dijo: "Oh, tú, (mujer) de poca fe, ¿por qué has dudado?" (Mt 14, 31 )»
como vínculo en el traspaso de la gnosis en relación con los prime- (Panarion I, 26, 8, 1-3, ed. de F. Williams, 88 ). En medio de la crudeza del sorpresivo
ros grupos de cristianos relacionados con el hermano de Jesús, San- relato que esca ndaliza al obispo de Salamina, queda ilustrado el motivo consecuente
tiago el Justo, y cuyos testimonios han quedado en escritos posterio- de la necesaria complementaridad y connaturalidad de la pareja espiritual.
res como las Preguntas mayores de María y las Preguntas menores 2. Texto copto en Nag Hammadi Codices V,2-5 and VI with Papyrus Beroli-
de María 1 y la Pistis Sofía-, debe de provenir de comienzos del nensis 8502, 1 and 4, Douglas M. Parrott (ed.), Brill, Leiden, 1979, 456-471, edición
y versión inglesa de R. McL. Wilson y G. W. MacRae; cf., asimismo, A. Pasquier,
siglo III, como asimismo lo respalda el fragmento griego del Papiro L'Évangile selon Marie, Les Presses de L'Universite Laval, Quebec, 1983, texto, tra-
Rylands III 463 que corresponde a la parte final de nuestro escrito. ducción y comentarios extensos. Nueva traducción francesa en Y. Janssens, Évangiles
gnostiques, Centre d'Histoire des Religions, Louvaine La Neuve, 1991, 229-251, y
M. Tardieu, Écrits Gnostiques. Codex de Berlín, Cerf, Paris, 1984, 75-82; española,
l. Epifanio de Salamina, en su desigual y heteróclita exposición sobre los «gnós- J. Montserrat Torrents, con Int. y comentarios, en Textos gnósticos II, 125-137; tex-
ticos» o borboritas (herejía 26), basada en lecturas indirectas y en algunas posibles to alemán en W. Till, Die Gnostischen Schriften des koptischen Papirus Berolinensis
informaciones, escribe: «8 'Pero también ellos poseen muchos libros. Muestran unas 8502, Akademie Verlag Berlin, 1955, 63-79, y traducción inglesa más antigua en R.
Preguntas de María, pero otros ofrecen muchos escritos sobre el Ialdabaoth del que M. Grant, Gnosticism. An Anthology, 65-68.

250 251
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLIN 8502 EL EVANGELIO DE MARIA

dor dijo: «Pecado como tal no existe, pero (allá) pecáis cuando 15 mana, sabemos que el Salvador (SOR) te amó más que (pará) a todas
hacéis lo que es de la naturaleza del adulterio, lo cual es llamado las otras mujeres. Dinos las palabras del Salvador que 5 recuerdes,
"pecado". Por esta razón lo Bueno (agathón) vino a vuestro medio, que tú conoces y nosotros no y que ni siquiera (oudé) las hemos
hasta lo qu e es cada naturaleza para restaurarla (kathistánai) 2º en su escuchado». María respondió y dijo: «Lo que os está oculto os lo
raíz». Enseguida (éti) continuó diciendo: «Por esto os enfermáis y comunicaré». Y comenzó (árchesthai) a decirles 10 estas palabras:
morís, pues [... ] 8 lo que [... ] entienda (noeín), el que pueda enten-
der (-noeín). La materia (hyle) da nacimiento a una pasión (páthos)
sin semejanza, puesto que ha surgido de lo contrario a la naturaleza (Palabras de María Magdalena)
(paráphysis). 5 Entonces surge un desorden (taráche) en todo el cuer-
po (sóma). Por esta razón os he dicho: "Sed sumisos y al mismo (Visión e intelecto)
tiempo intrépidos, en lo que se refiere a las diversas semejanzas 10 de
la naturaleza (physis)" . El que tenga oídos para oír que oiga». «Yo», dijo, «contemplé al Señor en una visión (hórama) y le
dije: Señor, te he visto hoy en una visión». Él respondió y me dijo:
(Exhortación de despedida) «Bienaventurada eres al no haberte turbado 15 ante mi vista. Porque
(gar) en donde está el intelecto (nous) allí está el tesoro». Díjele:
Cuando el Bienaventurado (makários) hubo dicho esto, saludó «Señor, ¿el que ahora ve la visión la ve <por> el alma (psyché )
(aspázesthai) a todos diciéndoles: «La paz (eiréne) esté con voso- <o> (e) por el espíritu? ». El Salvador respondió y 20 dijo :· «No vio
tros. Recibid 15 mi paz en vosotros mismos. Prestad atención para ni por el alma (psyché) ni (oudé) por el espíritu (PNA), sino que
que nadie os extravíe (plandn) con palabras como " iMirad, aquí! o (allá) el intelecto (nous) que es<tá> entre ellos es <el que> ve la
ived, allá! , porque (gar) el Hijo del Hombre está dentro de voso- visión (hórama) y es el que< ... > (aquí faltan 3 páginas del códice).
tros, iseguid 20lo!; los que lo busquen, lo hallarán. Id, entonces, y
predicad la buena nueva (evangélion) del reino. No os 9 he dejado (Viaje de ascenso del alma)
mandamiento (hóros) alguno más allá (pará) de lo que os he fijado,
y tampoco (oudé) os he dado ley (nómos) como el legislador (no- 15 1 < ... > Y Concupiscencia (epithymía) dijo: «No vi tu des-
mothétes), para que no (mépote) estéis atados por ella». 5 Una vez censo, pero (de) ahora te veo elevándote, ¿por qué (pos de) mien-
que hubo dicho esto, se marchó. tes, pues me perteneces? ». 5 El alma (psyché) respondió y dijo : «Yo
te vi. Tú no me viste ni (oudé) reconociste. Te serví de vestido y tú
no me conociste».
(Crónica intennedia e intervención de María) Luego de haber dicho esto siguió el camino con regocijo 10 enor-
me. De nuevo (pálin) llegó al tercer poder (exousía) que es llamado·
Pero (de) ellos estaban afligidos (/ypésthai) y muy tristes, al ignorancia. Éste interrogó (exetázein) al alma (psyché) diciendo:
decir: «¿Cómo iremos hacia los gentiles (éthnos) y anunciaremos el «¿Adónde vas? La maldad (ponería) 15 te tiene aferrada. Por lo tanto
evangelio (evangélion) del reino del Hijo 10 del Hombre? Si no han (de) estás aferrada y juzgada (krínein) ». Y el alma (psyché) dijo:
tenido compasión de él, frómo la tendrán de nosotros? ». Entonces «¿Por qué me juzgas, cuando yo no he juzgado? Estaba atada, aun-
María se levantó, los abrazó (aspázesthai) a todos y dijo a sus que sin atadura. No fui 20 reconocida, en cambio (de) he reconoci-
hermanos: «No os lamentéis 15 ni aflijáis (lypéisthai) y tampoco do que todo se disolverá, tanto (eite) los (seres) terrestres 16 como
(oudé) dudéis, pues (gar) su gracia (cháris) estará entera con voso- (eite) los celestiales». Después que el alma (psyché) hubo dejado
tros y os defenderá (skepázein). Pero (de) preferiblemente (mállon) atrás al tercer poder se elevó más y vio el cuarto poder (exousía), el
alabemos su grandeza, porque 20 nos preparó y ha constituido hom- que tiene 5 siete formas (morphé). La forma (morphé) primera es
bres». Cuando María dijo esto, sus corazones retornaron hacia lo oscuridad, la segunda, la concupiscencia (epithymía), la tercera,
Bueno (agathón) y comenzaron (archésthai) a ejercitarse en (gym- ignorancia, la cuarta, envidia mortal, la quinta el reino de la sen-
názesthai) las palabras del Salvador. 10 Pedro dijo a María: «Her- sualidad (sarx), 10 la sexta es la experiencia sin freno de la carne

252 253
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLÍN 8502 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

(sarx), la séptima es la habilidad (sophía) iracunda. Éstos son los EL LIBRO SECRETO DE ]UAN
siete poderes (exousía) de la ira (orgé). Éstos preguntan al alma:
«¿De dónde vienes, 15 asesina de hombres?, o fadónde vas, conquis- Introducción
tadora mundanal?». El alma respondió y dijo: «El que me aferra
está muerto; el que me ciñe está vencido y mi concupiscencia 20 ha Del Libro secreto de Juan, también conocido como el Apócrifo de
lleg~do a su fin y la ignorancia ha muerto. En un mundo (kósmos) Juan, se poseen cuatro originales traducidos del griego al copto en
he sido salvada 17 desde un mundo (kósmos) y en una figura (ty- dos versiones, una corta (la que se traduce aquí y la del NHC III),
pos_) desde una figura (trpos) venida del cielo, y de las cadenas del y otra larga que incorpora dos extensas ampliaciones (NHC II, 15,27
olvido que es temporario (pros-). Desde ahora en más 5 lograré el -19,10; 30,11 - 31,25 y N, 24,19 -29,18; 46,22 - 49,5- cf. Textos
reposo (anápausis) del tiempo (chrónos), siendo el momento conve- gnósticos I, 229-258), que posiblemente constituían explicaciones
niente (kairós) del Eón en silencio». en la enseñanza oral que usaba la versión breve.
Se incluye este escrito dentro de la corriente de la gnosis más
profunda, la de los «gnósticos de Barbeló». La existencia por escrito
(Epílogo: controversia con Pedro y dispersión) de la enseñanza del escrito ya es atestiguada por Ireneo de Lión
como anterior al año 180.
Cuando María hubo dicho esto, quedó silenciosa, puesto que El Apoc]n debe de haber mantenido un particular interés en los
(hóste) el Salvador había hablado hasta aquí con ella. 10 Pero (de) círculos gnósticos como trabajo de síntesis doctrinal, de ahí que se
Andrés preguntó y dijo a los hermanos: «Decid lo que pensáis sobre hayan conservado diversas adaptaciones del texto y de su ubicación
lo dicho por ella. Ciertamente (men) no creo (pistéuein) que el estratégica en los varios códices y que Ireneo (Adversus Haereses
Salvador haya dicho esto, porque (gar) ciertamente estas enseñan- I,29, 1-4) haya podido leer un fragmento extractado de alguna copia
zas 15 contienen ideas extrañas». Pedro respondió y habló sobre las del escrito en relación con la primera parte, como se puede compro-
mismas cuestiones. Les preguntó acerca del Salvador: «¿Realmente bar en la noticia sobre los barbelognósticos. La redacción más tem-
(méti) ha hablado con una mujer sin que 20 lo sepamos y no abierta- prana del texto puede haberse realizado en torno a los comienzos o
mente y debemos todos atenderla y oírla?, ¿¡a prefirió a nosotros? ».
mediados del siglo II y haber admitido sucesivas redacciones que han
incluido precisiones suplementarias y complementos interpolados
18 Entonces (tóte) María comenzó a llorar y dijo a Pedro: «Pedro,
de acuerdo con el medio comunitario de enseñanza en que circula-
hermano mío, ¿qué es lo que piensas?, ¿crees que he fraguado estas
ba. Hablándose con rigor no es aconsejable insinuar la existencia de
cosas en mi 5 corazón o (e) que he mentido en lo concerniente al
un primer modelo del escrito al que se deberían ajustar o del que
S_alvador?». Leví respondió y dijo a Pedro: «Pedro, tú siempre has
dependerían las sucesivas redacciones, pues tratándose de un docu-
sido un arrebatado. Ahora veo que estás disputando (gymnázesthai)
mento comunitario no posee ni autor individual ni fecha fija de
contra la mujer como 10 los adversarios (antikeímenos). Pero (de) si
aparición en el tiempo, sino que se trata de un bien tradicional, de
el Salvador la hizo digna (áxios), ¿quién eres tú para rechazarla?
una enseñanza oral, que conserva y trasmite un cuerpo colectivo
Seguramente (pántos) el Salvador la conoció muy bien (asphalós). con sus jerarquías comunitarias de maestros y discípulos, iniciadores
Por esta razón la amó más 15 que a nosotros. Más bien (mallan)
e iniciados.
deberíamos estar avergonzados y revestir el Hombre Perfecto (té- El texto del original traducido forma parte del Papiro gnóstico
leios) y hacerlo por nosotros mismos como (katá) él nos ordenó y berolinense (BG) 8502, un códice de tamaño pequeño como se ha
anunciar el Evangelio (evangélion) sin establecer 20 un mandamien- dicho, que se conserva en el Museo Nacional de Berlín, y se puede
t~ (hóros) diferente ni (oudé) otra ley (nómos) más allá (pará) de lo agregar que corresponde a momentos no muy avanzados del siglo v.
dicho por el Salvador». Cuando 19 <hubo dicho esto Leví partió> Ha subsistido en un medio monástico del Alto Egipto al menos
y comenzaron (archésthai) a salir a anunciar y predicar. hasta el siglo VI, si nos atenemos a los indicios que se registran en los
materiales que han servido para encuadernar la tapa, un poco más
El Evangelio según María grande que el códice al que se le ha adaptado, y al nombre de su
propietario en ella inscrito: «Zacarías, Arcipreste, Abad».

254 255
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLIN B502 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

Nuestra versión retoma la publicada en 1978, basada en W. C. relativa y su tensión mutua complementaria, o sea, una necesaria
Ti// y H.-M. Schenke, pero se modifica ahora atendiendo a la edi- aspiración a la unión intensiva o coincidencia de los opuestos. En
ción sinóptica de M. W aldstein y F. Wisse, que ha podido completar este sentido el mal que anida en el cosmos como su origen y sostén
el texto con una nueva colección de fotos tomadas por Eva María no habrá de ser realidad irreductible que deba ser reducido a la
Borgwald en 1992 y confrontar de este modo con mayor fidelidad impotencia (Irán, maniqueísmo), privación de bien (neoplatonismo
las cuatro traducciones al copto que es posible leer en nuestros días. y cristianismo católico), sino ilusión, originada de nada y que volve-
rá a la nada.
Contenido Pero el producto de la decisión ambivalente de Sabiduría ence-
rrará en germen sus consecuencias asimismo ambipatentes, y lo es-
En resumen, la doctrina originada en una revelación directa poste- piritual estará envuelto y oculto por lo incontinente. Por lo tanto, se
rior a la resurrección del Salvador que expone el apócrifo abarca debe fortalecer lo débil en regeneración (conversión de Sabiduría y
como es habitual, aunque de manera propia, los tres grandes mo- retorno por etapas de los vástagos espirituales) y paralelamente ex-
mentos del contenido de la gnosis perfecta: tenderse y desarrollarse el desorden psíquico y material, relajándose
1) La teología teosófica de la unitrinidad divina previamente hasta su consumación. Por esta razón lo segundo genera psíquica-
alcanzada por la visión incomprensible de la naturaleza de Dios, al mente de acuerdo con las facultades no racionales del Alma (Timeo
mismo tiempo individual y convertiblemente Padre, Madre e Hijo. platónico), lo irascible y lo concupiscible, y el guía psíquico del
Al Padre como Unidad Sola y Principio corresponden las tres mundo, que lo gobierna y lo forma, es animal con rostro de león y
descripciones que tratan de ofrecer simultáneamente los recursos de serpiente (ver asimismo República IX, 588Bss.; NHC VI, 5, y
tomados del lenguaje negativo, positivo, figurado y eminencial. A la Plotino, Enéada I, 1). La bestia psíquica es altanera, produce desde
Madre como Barbeló, el Tetragrámaton -YHWH- («en cuatro la nada de acuerdo con su naturaleza a sus auxiliares y con ellos
[letras está] Dios» [be arbáh elohá]), resplandor de Luz, las virtua- fabrica el universo, el Edén y el Paraíso (Gén 1 y 2).
lidades del seno fecundo en reposo o silencio de Dios. Al Hijo, 3) La etapa salvífica. Lo espiritual, abrumado por lo psíquico
Autogenerador y Autoengendrado, las determinaciones infinitas y no cognoscitivo, reside en lo psíquico y su estructura poseedora por
eternas que manifiestan o hacen conocer al Padre por medio de la ello de cierta ordenación, aunque esto lo desconocen el creador y sus
Madre. Este es el gran misterio que la gnosis completa alcanza expe- seguidores (la aponía del primer arconte equivalente a la ánoia, la
rimentando lo cognoscible del Padre directamente en su profundi- peor de las enfermedades del alma del Timeo). La salvación del
dad y que el Salvador describe, o sea, interpreta o trasmite. Pero el espíritu caído en esta construcción psíquica continuará siendo, por
hecho no sólo se expone en sus notas propias, sino asimismo en el consiguiente, obra de la iniciativa de la misericordia divina que
movimiento de su ocultamiento y retorno firme, inscritos en la eleva. Por ese motivo se alerta a Sofía de que existe el Hombre
configuración misma de la Plenitud espiritual e inteligible de Sabi- primordial y el Hijo del Hombre. El primer arconte confunde natu-
duría y las cuatro grandes Luces. ralmente el origen de la voz que llama. El Hombre, entonces, se
2) La causa de la constitución y la descripción de la formación muestra bajo la forma refleja del Varón y los arcontes para comple-
del cosmos viviente, ilusorio y pasajero. Una cosmogonía y cosmo- tar la propia creación se animan entre sí: «Hagamos un hombre a
logía animal y material y cubiertamente «lógica», motivada por la imagen de Dios, según la semejanza» (Gén 1,26). Este hombre a
decisión generativa de Sabiduría de expansión del Padre, no coordi- imagen arcóntica será psíquico a secas, pero por su semejanza refle-
nada con su función de atributo filial. Porque si bien Sabiduría por ja, configurado para recibir algo más. Y aquí residirá el punto de
su naturaleza espiritual es un «gemelo», como Spenta Mainyu y inflexión para que la liberación del espíritu en el cosmos y de sus
Angra Mainyu en la teología irania, por la organización de las fautores sea posible. Efectivamente el hombre psíquico es impotente
parejas (syzygía) andróginas en el Todo, es consorte femenina. An- para erigirse sobre sus pies, al carecer del «soplo de vida», aunque
droginia, gemelidad y matrimonio constituyen un conjunto homo- apto para recibirlo por inadvertencia de los arcontes al plasmarlo «a
géneo que conceptualmente impide la alteridad absoluta y exclusiva la semejanza». Entonces, coherentemente, la Madre insinúa al pri-
de los términos opuestos, pero, por otra parte, garantiza la alteridad mer arconte que sople sobre el hombre, para darle aliento; así lo

256 257
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLÍN 8502
EL LIBRO SECRETO DE JUAN

hace y sin darse cuenta le insufla la potencia espiritual. Es ahora alimenta por el deseo de reproducción la existencia del cosmos y de
cuando los restantes psíquicos ven el brillo de Adán que ellos no las generaciones que a él pertenecen, que se destinan a averiguar los
poseen, y cuando llevados por los celos de su inferioridad lo quieren diversos destinos de las almas de acuerdo con su obediencia al pneu-
esconder y lo transportan para ello a la parte inferior del universo. ma-intelecto y los estadios de su correspondiente disolución.
Pero el Espíritu providente lo respalda ahora con mayor motivo y le La enseñanza, por consiguiente, si bien desarrolla en estilo de
envía un soplo espiritual de fortaleza y consuelo (es el Pentecostés docencia reservada para gnósticos simpatizantes de la corriente cul-
de Hechos), que es el reflejo de su designio, la Epínoia luminosa, y tural joanita los tres grandes momentos del relato de la gnosis de
que lo dispone, ahora, para poder recibir la actividad de rescate de carácter universal: Unitrinidad inicial, falencia de Sabiduría, subsi-
Sabiduría. Los arcontes como contraproyecto que hace su propia guiente ocultamiento de la plenitud en la deficiencia y recuperación
historia, tampoco cejan y agregan a la plasmación psíquica irracio- de lo oculto por la ilusión mundanal e histórica, teniendo en cuenta
nal previa -con sus facultades extraordinarias propias-, los ins- las ideas teológicas que desgrana el Himno o Prólogo del Evangelio
trumentos somáticos que las puedan hacer efectivas, y de la mate- de Juan sobre el Verbo, su Principio y Padre, los primeros capítulos
rialidad pasional de la materia extraen los elementos materiales con de Génesis y sus proyecciones cósmicas, históricas y humanas --y
los que conforman el cuerpo terrestre, verdadera cárcel y tumba del con buen conocimiento de la metafísica, cosmología y antropología
hombre. Pero la potencia espiritual prosigue atrayendo sin pausa al platónico-pitagorizante, a las que corrige y completa-, hace hinca-
primer arconte y arrastra al hombre hacia el Paraíso, para poseerlo pié propio en el valor de la iniciativa del Espíritu-Prepensamiento a
y dominarlo mejor con preceptos engañosos. La acción salvadora favor de la liberación de su aspecto periférico humillado, al punto
del Espíritu, sin embargo, no permanecerá inactiva y los fines del de subordinar a ello otras exégesis gnósticas sobre el demiurgo y su
creador actuarán en carácter invertido a sus planes. De este modo la esfera psíquica, la figura de la serpiente -Tratado tripartito, Testi-
intervención de la serpiente y su comportamiento seductor serán un monio de la Verdad-y los factores psicosomáticos y psicopneumá-
recurso del Espíritu para estimular la concupiscencia del mismo ticos de la visión antropológica gnóstica.
primer arconte y los que lo querrán imitar en el futuro mediante el
espíritu remedador (pneíima antímimon) . Bibliografía
El primer arconte hace caer al hombre en un sueño profundo
para extraerle por un costado la potencia luminosa (Gén 2,21-22). Ediciones y traducciones
Cuando su Epínoia de luz aparece ante él, despierta y reconoce en
ella su consustancialidad. El Arconte demencia/mente la quiere apri- García Bazán, F., Gnosis. La esencia del dualismo gnóstico, San Antonio de
Padua-Buenos Aires, 1978, 269-283.
sionar y mancillar, lo que es imposible, aunque con su exceso de Grant, R.M., Gnosticism. An Anthology, London, 1961, 69-85 .
concupiscencia genera a otros psíquicos: Caín y Abe!, o sea, Elohim Haardt, R., Gnosis. Character and Testimony, trad. al inglés de la versión
y Yahvé, el justo y el injusto, y que tienen señorío sobre los elemen- alemana por J. F. Hendry, Leiden, 1971, 180-206.
tos: tierra-aire y agua-tierra, respectivamente. Pero Adán y Eva, Kasser, R., «Bibliotheque Gnostique I-IV: Le Livre secret de Jean = Apo-
poseyendo la Reflexión luminosa, ambos dueños de la soberanía cryphon Ioannis»: RThPh, 14 (1964), 140-150; 15 (1965), 129-155;
trascendente y señores por igual como pareja, son arrojados del 16 (1 966), 163-181; 17 (1967), 1-30.
Paraíso. Engendran a Set y a la generación de los setianos, entre los Krause, M. y Labib, P., Die drei Versionen des Apokryphon des Johannes im
que se encuentra Noé, como se aclara ante una posterior pregunta koptischen Museum zu Alt-Kairo, Wiesbaden, 1962.
Layton, B., The Gnostic Scriptures, Southampton, 1987, 23-51.
de Juan. De esta manera, dispuestos espiritualmente los hombres
Montserrat Torrents, J., «Apócrifo de Juan (NHC II 1) », en A. Piñero, J.
pneumáticos, varones y mujeres, estarán en condiciones para acom- Montserrat Torrents, F. García Bazán, Textos gnósticos. Biblioteca de
pañar a la liberación gradual y total a través del tiempo que se va Nag Hammadi l. Tratados filosóficos y cosmológicos, Trotta, Madrid,
consumiendo del Espíritu caído y disperso en la deficiencia, reflejo 2
2000, 229-258.
del pleno y perfecto. Tardieu, M., Écrits gnostiques. Codex de Berlín, Cerf, París, 1984.
Se registran unas preguntas finales de Juan previas a la incógnita Waldstein, M. y Wisse, F., The Apocryphon offohn. Synopsis of Hag Ham-
respondida que para él encierra el origen del espíritu remedador que madi Codices Il,1; III,1; and N,1 with BG 8502,2, Brill, Leiden, 1995.
Wisse, F., «The Apocryphon of John (II,1, III,1 IV,1, and BG 8502,2) », en

258 259
EL PAPIRO GNÓST ICO DE BERLIN 8502 EL LIBRO S ECRETO DE JUAN

J.M. Robinson, The Nag Hammadi Library, ed. rev., Leiden, 1988 y Quispel, G., «The Demiurge in the Apocryphon of John », en R. McL.
1996, 104-123. Wilson (ed.), Nag Hammadi and Gnosis: Papers read at the First Inter-
national Congress of Coptology, Cairo 1976, Brill, Leiden, 1978, 1-33.
Selección de estudios Schenke, H.-M., «Nag Hammadi Studien 1: Das litcrarische Problem des
Apokryphon Johannis»: ZRG 14 (1962), 57-63.
Broek, R. Van den, «Autogenes and Adamas. The Mythological Structure Scopello, M., «Contes Apocalyptiques et Apocalypses Philosophiques dans
of the Apocryphon ofJohn », en ídem, Studies in Gnosticism and Alexan- la Bibliotheque de Nag Hammadi», en C. Kappler (ed.), Apocalypses et
drian Christianity, Brill, Leiden, 1996, 56-66. Voyages dans l'Au-Dela, Cerf, París, 1987, 321-350.
«The Creation of Adam's Psychic Body in the Apocryphon of John », Tardieu, M. y Dubois, J.-D., Introduction a la littérature gnostique I. Co-
en R. Van den Broek y M. J. Vermaseren (eds.), Studies in Gnosticism llections retrouvées avant 1945, Cerf, Paris, 1986, 107-123.
and Hellenistic Religions presented to Gilles Quispel on the Occasion of Valantsis, R., «Adam's Body: Uncovering Esoteric Traditions in the Apro-
his 65th Birthday, Brill, Leiden, 1981, 38-57, ahora en Studies in Gnos- cryphon of John and Origen's Dialogue with Heraclides»: SecCent 7
ticism, 67-85 . (1989-1990), 150-162.
«Von der jüdischen Weisheit zum gnostischen Erloser. Zum Schluss- Waldstein, M., «The Providence Monologue in the Apocryphon of John
hymnus des Apokryphons des Johannes», ibid., 86-116. and the Johannine Prologue»: JEChSt 3/4 (1995), 369-402.
García Bazán, F., Plotino. Sobre la trascendencia divina: sentido y origen, Welburn, A. J., «The Identity of the Archons in the "Apocryphon Johan-
Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 1992. nis" »: VigCh 32 (1978), 241-254.
Hancock, C. L., «Negative Theology in Gnosticism and Neoplatonism», en Williams, M. A., «Higher Providence, Lower Providence and Fate in Gnos-
R. T. Wallis and J. Bregman (eds.), Neoplatonism and Gnosticism, ticism and Middle Platonism», en R. T. Wallis y J. Bregman (eds.), o .
SUNY Press, Albany 1992, 167-186. c., 483-507.
Jackson, H. M., The Lion Recomes Man: The Gnostic Leontomorphic Crea- «lnterpreting the Nag Hammadi Library as "Collection (s)" in the his-
tor and the Platonic Tradition, Scholar Press, Atlanta, 1985. tory of "Gnosticism(s)"», en L. Painchaud y A. Pasquier, Les textes de
Jacobsen Buckley, J., «The Apocryphon of John: Sophía, Adam, and Yalta- Nag Hammadi et le probleme de leur classification, Les Presses de
baoth», en Fema/e Fault and Fulfillment in Gnosticism, Chapel H1ll L'Universite Laval-Peeters, Quebec-Louvaine-Paris, 1995, 3-50.
(University of North Carolina Press), 1986, 39-60.
Janssens, Y., «L'Apocryphon de Jean»: Mus, 83 (1 970), 157-165; 84
(1971 ), 43-64.
King, K. L., «Approaching the Variants of the Apocryphon of John», en J.
D. Turner y A. McGuire (eds.), The Nag Hammadi Library after Fifty
(Introducción: ambientación, aflicción de Juan, aparición
Years, Brill, Leiden, 1997, 105-137. Ver asimismo en este volumen los del Salvador y visión del enigma trinitario)
artículos de F. Wisse (138-153), M. Waldstein (154-187), S. La Porta
(188-207) y la «Respuesta» de M. A. Williams (208-220). 19 6 Sucedió cierto día cuando Juan, el hermano de Santiago
Onuki, T., Gnosis und Stoa: Eine Untersuchung zum Apokryphon des Jo- - es decir, los hijos de Zebedeo- 10 fue al templo. Allí un fariseo
hannes, Vandenhoeck & Ruprecht, Gottingen, 1989. llamado Arimanias se le aproximó y le dijo: «rnn dónde está tu
Orbe, A., Cristología gnóstica I-11, BAC, Madrid, 1976. maestro, al que seguías?», y le contestó: 15 «Ha vuelto al lugar de
Pasquier, A., «Prouneikos. A Colorful Expression to Designare Wisdom in donde había venido» Un 16,5.28). El fariseo le dijo: «Con engaño
Gnostic Texts», en K. L. King (ed.), Images of the Feminine in Gnosti-
(pláne). Ese Nazareno os engañó (planán) 20 y llenó vuestros oídos con
cism, Fortress Press, Philadelphia, 1988, 47-66 (ver asimismo pp. 67-
<men>tiras 20 y cerró vuestros co<razo>nes <y> os apartó de las
70 con la respuesta de M. W. Meyer).
Pearson, B. A., «I Enoch in the Apocryphon of John»: Society of Biblical tradiciones (parádosis) de vuestros padres». Después de oído esto,
Literature Abstracts and Seminar Papers (1993) 108, Scholar Press, me alejé 5 del templo (hierón) en dirección a la montaña, un lugar
Atlanta. desierto. Y estaba muy triste (lypein) internamente y me decía:
Perkins, Ph., «Without Paradigm: Anti-Platonism in the Apocryphon of «¿cómo (pos) fue elegido (cheirotonein ) el Salvador (SOR)? y ¿por
John, Tripartite Tractate and Irenaeus»: Society of Biblical Literature qué fue 10 enviado al mundo (kósmos) por su Padre, que le envió?
Abstracts and Seminar Papers (1990) 56. y ¿quién es su Padre? y ¿de qué naturaleza es aquel Eón (aión) al
Pétrement, S., «Les quatre illuminateurs. Sur le sens et le origine d'un que iremos? Él nos dijo: 15 "Este eón (aión ) es el tipo (typos) de
theme gnostique »: RÉAug 27 (1981), 3-23. aquel Eón (aión) imperecedero", y no nos ha dicho de qué natura- ·

260 261
EL PAPIRO GNÓST ICO DE BERLIN 8S02 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

leza sea». De inmediato a que pensara esto, 20 los cielos se abrieron feccionado, como si (has) tuviera alguna deficiencia para ser per-
y la creación toda se iluminó con una luz que 21 <que vino de feccionada, sino que (allá) siempre es totalmente perfecto. Es luz. 15
debajo del> cielo y el mundo (kósmos) <todo tem>bló. Tuve Ilimitable, puesto que nada hay anterior a él para limitarle. El
miedo y <me prosterné> y miré. Y se me apareció un niño, 5 sin Indiscernible (adiákritos), puesto que nada hay anterior a él para
embargo (de), <modificaba> la apariencia en la de un anciano en distinguirle (diakrínein). El Inconmensurable, porque 20 ningún otro
el que es<taba la l>uz. Le <miraba> sin <comprender> tal ma- lo ha medido como si (hos) fuera anterior a él. El Invisible, porque
ravilla, cómo podía existir una sola pre<sencia> (idéa) con múlti- 24 ninguno lo vio. El Eterno, porque siempre (aei) existe. El Indes-
ples formas (morphé) 10 <por la l>uz -puesto que sus formas criptible, porque nadie lo ha captado para poderle describir. El
(morphé) se manifestaban una por ot<ra>- <y> si era un <as- Innominable, porque 5 nadie hay anterior a él para darle un nom-
pecto> (idéa) solo, <cómo> tenía tres rostros. <Me> dijo, Juan, bre. Es la luz inconmensurable, incontaminada, santa y pura (ka-
¿por 15 <qué> te admiras y enseguida (eíta) <tienes miedo>? Por- tharón). El Indescriptible, ya que es perfecto e incorruptible. No es
que (gar) no te es extraño <este aspec>to (idea). iNo seas cobarde! ni (oudé) 10 perfección (-téleios), ni (oudé) bondad, ni divinidad,
Y<o> soy el que es con vo<sotros si>empre (Mt 28,20). Yo soy 20 sino (allá) algo superior a ellas. No es ni (oudé) infinito (ápeiros) ni
<el Padre>, yo soy la Madre, yo <soy el Hi>jo. Soy el que es 22 (oudé) finito 15 , sino (allá) algo superior a esto. Por <lo tanto> no
eternamente, el sin mezcla <y el no> mezclado. <Ahora he veni- es corpóreo (somatikós) ni incorpóreo (-sóma), no es grande ni
do> para enseñarte <lo que> es y <lo que era> 5 y lo que debe ser pequeño, tampoco es una magnitud medible, ni es una criatura, ni
(Apoc 1,19), para que <puedas conocer> las cosas invisibles <y nadie 20 le puede concebir (noein). No es por entero nada de lo que
las> visibles y en<señarte> lo que concierne al <Hombre existe, sino (allá) algo superior a todo esto. No como si (ouk hos)
per>fecto (téleios). 10 Por lo tanto, ahora levanta tu rostro, para se tratara de algo superior, sino (allá) 25 porque (hos) es él mismo,
que me puedas oír y <recibir lo que> te diré ho<y para que> ya que no participa (metéchein) de un eón (aión). El tiempo no
puedas también exponer<lo a tus seme>jantes espirituales (ho- existe para él, puesto que (gar) lo que participa en el eón (aión)
mopneumatikón) que son <de> 15 la raza (geneá) inmuta<ble del> otros lo han 5 preparado para él. Y no se le adjudica el tiempo,
Hombre <per>fecto (téleios) . Y como <quisiera> comprender puesto que (has) no lo ha recibido de ningún otro que adjudique. Y
(noefn), me dijo: no necesitando (-chréia) de nada, absolutamente nada existe ante-
rior a él. 10 Se desea (aitefn) solo en la perfección de la luz. Com-
prende la luz sin mezcla (akéraion). La Grandeza inconmensurable.
(l. Enseñanza del Salvador sobre la Unitrinidad trascendente) El eterno, donador de eternidad; la luz, 15 donadora de luz; la vida,
donadora de vida; el bienaventurado (makários) , donador de bien-
(La Unidad/Principalidad única innominable: aventuranza; el conocimiento, dador de conocimiento; el que es
Dios Padre, Luz Espíritu, Vida) siempre bueno (agathós), donador de bien (agathón), el que hace el
bien (agathón) 20 -no (ouk) de acuerdo con (hoion) lo que tiene,
La Unidad, puesto que es una monarquía (monarchía), nadie sino (allá) según con (hoion) lo que da-; la misericordia que da
gobierna (archefn) sobre ella. <Es> el Dios y 20 es el Padre del misericordia, la gracia dadora de gracia; la luz sin medida.
Todo, el <San>to, el Invisible, <que está> sobre el Todo, que
está en su incorruptibilidad (aphtharsía), puesto que <es de> 23 (El Prepensamiento en reposo o Madre Barbeló, Tripotente,
luz pura, a la que ninguna luz ocular puede ver. De él, como y la péntada inmanifiesta)
Espíritu (PNA), no es conveniente que se lo piense como (has) Dios,
o (e) 5 que es de tal clase, puesto que (gar) es superior a los dioses. 26 ¿Qué te podré decir sobre él, el Inconcebible? -Es la imagen
Es un principio (arché) sobre el que nadie gobierna (archefn), pues- de la Luz. En la medida (pros) en que me sea posible comprender
to que (gar) nadie hay anterior a él ni (oudé) tiene necesidad (chréia) (noein) -porque (gar) ¿quién le comprenderá (noefn) jamás?-, 5 en
de nada. No tiene necesidad (chréia) de vida, 10 puesto que (gar) es la misma medida (katá) podré decírtelo. Su eón (aión) es indestruc-
eterno. No tiene necesidad de nada, puesto que no puede ser per- tible, está en reposo, descansando en silencio, es el que es antes que

262 263
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLIN 8502
EL LIBRO SECRETO DE JUAN

el Todo. Es así (de) la cabeza 10 de todos los eones (aión). Si hay (El Hijo autogenerado y los eones manifiestos)
algo además de él, puesto que (gar) ninguno de nosotros conoce los
atributos del Inconmensurable, salvo (ei méti) «quien ha habitado Miró intensamente en ella 20 Barbeló, en la luz pura. 30 La
en él». Es él «quien nos ha dicho estas cosas» Qn 1,18). 15 Es el que envolvió y generó una chispa (spínther) de luz bienaventurada
se concibe (noefn) a sí mismo en su propia (ídion) luz que le rodea, (makários) 5 , pero que (de) no tenía su misma grandeza. Ella es el
es decir, la f<ue>nte (pegé ) de agua de vida (Apoc 22,1), la luz Unigénito (monogenés) que apareció ante el Padre, el que se engen-
llena de pureza. La fuente (pegé) del 20 Espíritu (PNA) fluyó desde dra a sí mismo (autogénetos) divino, el Hijo primogénito del Todo,
el agu <a> viviente de la luz y guió el coro de todos los eones del Espíritu (PNA) de la luz pura (eilikrinés), y el invisible 10 Espíritu
(aión) y los 27 mundos (kósmos). Bajo toda forma concibió (noein) (PNA) se regocijó por la luz que había nacido, la que primeramen-
su propia imagen (eikón) al verla en ,el agua de luz pura (katharón) te se había manifestado desde la primera Potencia, es decir, su
que le rodea. Y 5 su Pensamiento (Ennoia) llegó a ser en acto, se Prepensamiento (Prónoia), Barbeló, y lo ungió 15 con su cristianidad
manifestó y lo acompañó en el resplandor (lampedón) de la luz. Es (-CHS), para que (hóste) fuese perfecto (téleios) y no hubiera de-
la Potencia que es anterior al Todo que 10 se manifestó. Es el ficiencia- en su Cristo (CHS), porque fue ungido con la cristianidad
Prepensamiento (Prónoia) perfecto del Todo, la luz, la semejanza (-CHS) del invisible Espíritu (PNA). Se le reveló y 20 recibió la unción
de la luz, imagen (eikón) del Invisible. Es la Potencia perfecta (té- a través del virginal 31 (parthenikón) Espíritu (PNA). Se mantuvo
leios), Barbeló, el 15 eón (aión) perfecto de gloria. Ella lo glorifica, firme ante él glorificando al Espíritu (PNA) invisible (aóraton) y al
porque se manifestó por él y lo concibe (noein) . Es el primer Pen- Prepensamiento (Prónoia) perfecto en el que había sido manifestado
samiento (Énnoia), su imagen (eikón). Ha llegado a ser 20 primer 5
y le pidió (aitein) un compañero, el Intelecto (nous) . Accedió
Hombre, que es el Espíritu (PNA) virginal (parthenikón), el triple (kataneúein) el Espíritu (PNA) invisible (aóraton). El Intelecto (nous)
varón, la 28 triple Potencia, el triple nombre, la triple procreación apareció ante él y se mantuvo firme junto al Cristo (CHS), glori-
y el eón (aión) que no envejece, andrógino que surgió de su ~repen- ficándoles a él y a Barbeló 10 • Pero (de) todas estas cosas tuvieron
samiento (Prónoia) y 5 Barbeló le pidió (aitein) que le diera un lugar silenciosa e intencionalmente (-énnoia). Quiso el Espíritu
Preconocimiento accedió (kataneúein) y una vez que accedió (ka-
' , (PNA) invisible (aóraton) hacer algo. Su Voluntad se manifestó y se
taneúein) se manifestó el Preconocimiento. Este se mantuvo firme mantuvo firme junto al Intelecto (nous) 15 y la luz, glorificándole.
junto con 10 el Pensamiento (Énnoia) que es el Prepensamiento La Palabra (/ógos) siguió a la Voluntad, puesto que (gar) por medio
glorificando al Invisible y a la Potencia (dynamis) perfecta (téleios), de la Palabra (/ógos) Cristo (CHS) el divino, que se genera a sí
Barbeló, porque existían gracias a ella. De nuevo (pálin) esta poten- mismo (autogenés), ha creado todas las cosas, la Vida eterna y la
cia pidió (aitein) darle <la> 15 Incorruptibilidad (aphtharsía) ~ ac- Voluntad 20, pero (de) el Intelecto (nous) y el Preconocimiento
cedió (kataneúein), y una vez que accedió (kataneúein), se mamfes- (prógnosis) 32 se mantuvieron firmes glorificando al Espíritu (PNA)
tó la Incorruptibilidad (aphtharsía), ésta se mantuvo firme con el invisible (aóraton) y a B<arbeló>, porque a través de ella habían
Pensamiento (Énnoia) y el preconocimiento (pregnósis ) glorifican- nacido y <se perfeccionó> por el Espíritu (PNA) <divino> y 5
do al Invisible 20 y a Barbeló, porque existía gracias a ella. Ella pidió eterno que se genera a sí mismo (autogenés), el Hijo de Barbeló,
(aitein) que 29 le fuese dada la Vida eterna, él accedió (kataneúein) para que se mantuviera firme ante él, el eterno Espíritu (PNA)
y una vez que accedió (kataneúein), se manifestó la Vida eterna. ?e virginal (parthenikón) invisible (aóraton), el divino que se engendra
mantuvieron firmes 5 glorificándoles a él y a Barbeló, porque exis- a sí mismo (autogenés), el Cristo (CHS) al que, 10 honró con gran
tían gracias a ella, por la revelación del Espíritu (PNA) invisible. honor, porque salió de su Prepensamiento (-Ennoia) a quien el
Ésta es la péntada de los eones (aión) del Padre, es decir 10, el Espíritu (PNA) invisible había establecido como Dios sobre el Todo.
primer Hombre~ la imagen (eikón) del Invisible, es decir, B~r?:ló y El Dios 15 verdadero. Le dio todo poder (exousía) e hizo que la
Pensamiento (Ennoia) y Preconocimiento e Incorrupt1b1lidad verdad que está en él se le sometiera (hypotássein) para que pudiera
(aphtharsía) y Vida eterna. Tal 15 es la péntada andrógina, que es la comprender (noein) al Todo, él, cuyo nombre se dirá a los que son
década de los eones (aión), es decir, el Padre del Padre inengendra- dignos de él. 20
do (agénnetos).

264 265
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLfN 8S02 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

(Las luminarias espirituales) el tercer eón (aión) se instaló (kathistánai) la simiente (spérma) de
Set, las almas (psyché ) de los santos 5 que existen eternamente en la
Pero (de) desde la luz, que es Cristo (CHS) y la Incorruptibili- tercera luz, Daveithé, pero (de) en el cuarto eón (aión) se estable-
dad (aphtharsía), por medio del divino 33 <Espíritu (PNA) sus> cieron ((kathistánai) las almas (psyché) que han conocido su perfec-
cuatro grandes luces se manifestaron desde el divino que se engen- ción 10 y no se arrepintieron (metanoefn) de inmediato, sino que
dra a sí mismo (autogenés), para que se puedan mantener firmes (allá) se conservar_?n un tiempo así, pero (de) al final se arrepintie-
junto a él como tríada de 5 la Voluntad, el Pensamiento (Énnoia) y ron (metanoefn). Estas permanecerán junto a la cuarta luz, Eleleth,
la Vida. Los cuatro, sin embargo (de), son: la Gracia (cháris), la a la que están unidas, 15 para glorificar al Espíritu (PNA) invisible
Conciencia (synesis), la Percepción (aísthesis) y la Prudencia (phró- (aóraton).
nesis). La Gracia (cháris) está con la primera luz, Harmozel, que es
el ángel (ággelos) de la luz en el 10 primer eón (aión), con el que hay
tres eones (aión): Gracia (cháris), Verdad y Forma (morphé). La (II. Sobre el mundo ilusorio)
segunda luz, <Oro>iael, al que instaló (kathistánai) sobre el se-
gundo eón (aión), 15 tiene tres eones (aión) consigo, que son: Pre- (El traspié de Sabiduría y el origen del Demiurgo)
pensamiento (Prónoia), Percepción (aísthesis) y Memoria. La terce-
ra luz es Daveithé, que instaló (kathistánai) sobre el 20 tercer eón Ahora bien, nuestra hermana gemela Sofía que es un eón (aión)
(aión), tiene tres eones (aión) consigo, ellos son: 34 Conciencia concibió un pensamiento desde sí tanto en cuanto pensamiento del
(synesis) , Am <or (agápe) y Aspecto (idéa) >. La cuarta luz, empero Espíritu (PNA) como del Prepensamiento. 20 Quiso manifestar la
(de), Eleleth, la que insta<ló> (kathistánai) sobre el cuarto eón semejanza fuera de 37 sí misma, aunque el Espíritu (PNA) ni (oúte)
(aión), 5 tiene tres eones (aión) consigo, que son: Perfección (té- había condescendido (kataneúein ) con ella, ni (oúte) había estado
leios), Paz (eiréne) y Sabiduría (Sophía). Éstas son las cuatro luces de acuerdo (syneudokefn) con ella su consorte 5 (synzygos), el Espí-
que se mantienen firmes junto al divino que se genera a sí mismo ritu (PNA) masculino virginal (parthenikón). De esta manera no
(autogenétor), los doce 10 eones (aión) que se mantienen firmes encontró a su pareja (symphonos), puesto que consintió (kataneúein )
(paristánai) junto al Hijo, el gran Autogenerador (autogenétor), sin la buena voluntad (eudokía) del Espíritu (PNA) y el conocimien-
Cristo (CHS), la buena voluntad (eudokía) del divino Espíritu (PNA) to de su pareja (symphonos). 10 Entonces se exteriorizó a causa de su
invisible (aóraton). Los doce eones (aión) pertenecen al Hijo 15 , el incontinencia (proúnikon). Su pensamiento no pudo permanecer
Autoengendrado (autogénetos). Todas las cosas han sido estableci- inoperante (argón) y salió de ella una obra imperfecta y desemejan-
das por la Voluntad del Espíritu (PNA) Santo, por medio del Au- te, 15 puesto que había sido formada sin la intervención de su con-
toengendrado (autogenés). Pero (de) del Preconocimiento 20 y del sorte. No se parecía a algo semejante a la Madre, puesto que poseía
Intelecto (nous) perfecto (téleios) por la divina 35 buena voluntad otra forma (morphé). Sofía, empero (de), en su reflexión la vio
(eudokía) del gran Espíritu (PNA) invi <sible> (aóraton) y la del poseyendo 20 la figura (typos) de una semejanza diferente, ya que
Autoengendrado (autogenés), nació el Hombre perfecto, verdade- tenía rostro de serpiente y rostro de león. Sus 38 <ojos> brillaban
ro, la primera manifestación. 5 Lo llamó Adán. Lo instaló (kathis- por el fuego. La alejó de sí, fuera de aquellos lugares (tópos), para
tanai) sobre el primer eón (aión) junto al gran divino Autoengen- que ninguno de los inmortales (athánatos ) 5 la pudiera ver, porque
drador (autogenétor), el Cristo (CHS), en el primer eón (aión) ella la había engendrado en ignorancia. La envolvió con una nube
Harmozel 10 y sus potencias están con él. Y el Espíritu invisible de luz. Puso un trono (thrónos) en medio de la nube 10 de manera
(aóraton) le dio una potencia intelectiva (noerós) invencible. Él que nadie la pudiera ver, salvo (ei mé) el Espíritu (PNA) Santo, al
dijo: «Glorifico y honro al Espíritu (PNA) invisible (aóraton), por- gue se llama Vida (Zoé), la Madre de todos. Le llamó Ialdabaoth.
que 15 por ti ha existido el Todo y todo <retornará> en ti. Pero Este es el primer 15 Arconte (archón), el que extrajo abundante
(de) te honro y al Autoengendrado (autogenés) y a los tres eones potencia de la Madre. Se alejó de ella. Se separó del lugar en que
(aión), al Padre, a la Madre y al Hijo, 20 la potencia perfecta». E había nacido y 39 tomó posesión de otros lugares.
instaló a su hijo Set 36 sobre la segunda luz, Oroiael. Pero (de) en

266 267
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLÍN 8502 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

(La creación del primer arconte) (CHS) sobre ellos por 43 la g<loria que> reside en él, originada en
el poder de <la lu>z, de la Madre. Por esta razón se llamó a sí
Creó un eón (aión ) para sí, que flamea con fuego resplande- mismo «Dios», desobedeciendo (-péithein) así 5 a la realidad (hypós-
ciente, en el que ahora reside. 5 Se unió en intimidad con la demen- tasis) de la que había salido. Combinó con las autoridades (exousía)
cia (apónoia) que está con él. Engendró a los poderes (exousía ) que con siete poderes. Al hablar ellas comenzaron a existir. Les dio
están bajo él, doce ángeles (ággelos), cada uno de ellos en su propio nombres y las confirmó 10 (katisthánai) autoridades (exousía). Co-
eón (aión) según (katá) el modelo (typos) de los eones (aión ) 10 menzó (árchesthai) por arriba. La primera, por consiguiente (óun),
incorruptibles (áphthartos). Y creó para cada uno de ellos siete es Prepensamiento (Prónoia) con el primero, Iaot; la segunda es la
ángeles (ággelos) y para cada uno de los ángeles (ággelos) tres pode- Divinidad con el segundo, 15 Eloiaos; la tercera es la Cristianidad
res, de manera que todos los que están bajo él son 360 15 potencias (CHS) con el tercero, Astafaios; la cuarta es Fuego con el cuarto,
angélicas (aggelía) con tres potencias a semejanza (katá ) del primer Iao; la quinta es el Reino con el quinto, Sabaot; 44 la sexta es la
modelo (typos) que le precede. Ahora bien, una vez que los poderes conciencia (synesis) con el sexto, Ado<ni>; la séptima es la Sabi-
(exousía ) se manifestaron desde 40 el Arcigenerador (archigenétor) , duría (Sophía) con el séptimo, Sabbataios. 5 Éstas tienen un firma-
el primer arconte (árchon) de la oscuridad, por la ignorancia de mento (steréoma) según (katá) cada cielo y un eón (aión) según la
quien los engendró, éstos fueron sus nombres: el 5 primero es Iaot, semejanza de los eones (aión), que existen desde el comienzo según
el segundo es Hermas, o sea, el ojo de fuego, el tercero es Galila, el el modelo (typos) de los incorruptibles.
cuarto es Iobel, el quinto es Adonaios, 10 el sexto es Sabaot, el
séptimo es Kainán y Kaé (que se denomina Caín), o sea, el sol; el (Arrogancia del creador y agitación de la Madre)
octavo es Abiressine, 15 el noveno es Iobel, el décimo es Harmu-
piael, el undécimo es Adonín y el duodécimo es Beliás. Pero (de) Vio, 10 empero (de), la creación que está bajo él y la multitud de
todos ellos tienen además otros nombres 20 derivados del deseo ángeles (ággelos) ante él y salidos de sí y les dijo: «Soy un Dios
(epithymía) 41 y de la cólera (orgé). Pero (de) todos ellos tienen celoso, 15 sin mí nada existe» (Éx 20,5 e Is 45,5; 46,9), indicando ya
también otros nombres, dobles, que se les atribuyen. Unos les fue- (éde) a los ángeles (ággelos) que estaban bajo él que existe otro
ron dados por la gloria del cielo, 5 pero (de) estos otros son según Dios, porque (gar), de no haber otro, ¿de quién habría de estar
la verdad (katá-) que manifiesta la naturaleza (physis) de ellos. Y celoso? La Madre ahora comenzó (archésthai) 45 a «agitarse» (epi-
Saldas los llamó con estos nombres para darnos una apariencia phéresthai) (Gén 1,2) conociendo su deficiencia, puesto que su con-
(phantasía) de sus poderes. Porque a veces (men) 10 ellos declinan y sorte (synzygos) no había estado de acuerdo (symphoneín) con ella
se debilitan; pero (de) en otros momentos asimismo son poderosos cuando fue reprendida (pségein ) 5 por su perfección». Pero (de) yo
y aumentan (auxánein). Y ordenó que siete reyes gobiernen sobre dije: «Cristo (CHS), ¿qué quiere decir "agitarse" (epiphéresthai)». Y
los cielos y cinco 15 sobre el caos (cháos ) del mundo inferior. Los (de) sonrió y dijo: «¿Crees que es como (katá) dijo Moisés 10 "sobre
nombres gloriosos de los que están sobre los siete cielos son éstos: las aguas"? (Gén 1,2). No, sino que (allá) viendo la maldad (kakía)
el primero es Iaot, rostro de león, el segundo es Eloaios, rostro de y la apostasía (apostasía) de su hijo, se arrepintió (metanoeín ) y
asno, 20 el tercero es 42 Astafaios, rostro de hiena, el cuarto es Iao, yendo y viniendo en la oscuridad 15 de la ignorancia comenzó
rostro de serpiente con siete cabezas, el quinto es Adonaios, rostro (árchesthai) a sentir vergüenza y no se arriesgaba (tolmán) a darse
de dragón (drakón), el sexto es 5 Adoni, rostro de simio, el séptimo vuelta, sino que iba y venía. Por lo tanto (de) su ir y venir es el
es Sabbataios, rostro de fuego incandescente. Ésta es la hebdómada "agitarse" (epiphéresthai) ». Una vez, 20 por consiguiente, que el 46
de la semana (sábbaton) . Ellos controlan el 10 mundo (kósm os) . presuntuoso (authádes) tomó una potencia de la Madre, desconocía
Pero (de) Ialdabaot Saklas, el de múltiples formas (morphé), de a una multitud de seres superiores a su Madre. Porque (gar) creía 5
manera que (hóste) se puede manifestar en cualquiera de sus rostros que su Madre sola existía. Vio la multitud de ángeles (ággelos) que
según (pros) lo desee, les asignó parte del fuego que les pertenece 15 había creado y se exaltó sobre ellos.
y de su poder. Pero (de) no les ha dado nada de la luz pura de la
potencia que había sacado de la Madre. Por esto fue el Cristo

268 269
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLÍN BS02 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

(Conversión y ascenso de la Madre/Sabiduría) Fuego, un alma (psyché) carnal (sarx); el cuarto es Prepensamiento
(prónoia), un alma (psyché) de médula con toda la composición
Pero (de) cuando la Madre 10 reconoció que el aborto de oscu- corporal (sóma); el quinto es Reino, 50 un alma <sanguí>nea;
ridad era imperfecto, porque su consorte (synzygos) no había esta- <el> sexto es Conciencia (synesis), un alma (psyché) de piel; el
do de acuerdo (symphonefn) con ella, se arrepintió (metanoefn) y séptimo es Sabiduría (Sophía), un alma (psyché) de cabello. 5 Y orde-
lloró 15 amargamente. Su consorte oyó el ruego de su arrepenti- naron (kosmefn) el cuerpo (sóma) y sus ángeles (ággelos) los sirvie-
miento (metánoia) y sus hermanos rogaron por ella. El Espíritu ron, <crearon> de lo anteriormente dispuesto las autoridades
(PNA) santo invisible (aóraton) accedió (kataneúein). 20 Ahora bien, (exousía), lo subsistente 10 (hypóstasis) del alma (psyché) y la com-
una vez que 47 el Espíritu (PNA) invisible (aóraton) accedió (kata- posición de la articulación (harmós) de los miembros (mélos) y fue
neúein), vertió sobre ella un Espíritu (PNA) proveniente de la ple- creado todo el cuerpo (sóma) siendo ensamblado (hormázein) por la
nitud. Su consorte (synzygos) descendió hasta ella 5 para corregir multitud de ángeles (ággelos) de los que he hablado anteriormente.
sus deficiencias: Quiso, gracias al Prepensamiento (Prónoia), corre-
gir sus deficiencias. Y no fue elevada hasta su propio eón (aión) (Entre las líneas 11 y 12 las versiones de este escrito de los
para ser restaurada, sino que (allá), a causa 10 de la gran ignorancia Códices JI y N de Nag Hammadi, interponen cuatro folios [JI,
que se manifestaba en ella, permanece en la enéada, hasta que haya 15,29 - 19,10 y N, 24,22 - 29,30] que incluyen la descripción de la
corregido su deficiencia. composición de los miembros del hombre creado por los ángeles,
sacada del Libro de Zoroastro. Véase Textos gnósticos I, 247-248.)

(III. La etapa salvífica) (La formación del hombre espiritual


y el celo de los poderes demiúrgicos)
(Prólogo: la formación del hombre psíquico)
15
Y quedó por mucho tiempo inoperante (árgon), porque ni las
15
Una voz llegó hasta ella: «Existe el Hombre y el Hijo del siete autoridades (exousía) eran capaces de despertarle ni (oúte ) los
Hombre». Y (de) el primer arconte (árchon), Ialdabaoth, la oyó y 360 20 ángeles (ággelos) que habían organizado 51 la ar<ticula>ción
pensó que la voz no venía des<de la altura 20 para enseñar>les (harmós) <de los miembros> (mélos) y <la Madre quiso recupe-
sobre él mismo, 48 es decir, el Padre santo perfecto (téleios), el rar> la potencia que había dado al arconte (árchon) lascivo (proú-
primer Hombre, que se les <mostró> bajo la forma de hombre. El nikos). Vino inocentemente 5 y rogó al Padre del Todo, cuya mise-
bienaventurado (makários) les manifestó su semejanza. 5 E inclinó ricordia es grande, y al Dios de luz. Él envió, por decreto santo, al
la cabeza (kataneúein) la muchedumbre completa del arcontado Autoengendrado (autogenés) y 10 a las cuatro luces bajo la forma de
(archontiké) de las siete autoridades (exousía) y vieron en el agua la los ángeles (ággelos) del <pri>mer arconte (árchon). Ellas le acon-
forma de la imagen 10 (eikón). Se dijeron entre sí: «Hagamos un sejaron, para que (hóste) liberara la potencia de la Madre. Le dije-
hombre a imagen (eikón) de Dios y a la semejanza» (Gén 1,26). Lo ron: «Sopla 15 en su rostro el Espíritu (PNA) que está en ti (Gén 2, 7)
crearon ayudándose entre sí 15 con todas sus potencias. Modelaron y la obra se levantará». Y sopló en él por su Espíritu (PNA), es
(plássein) una obra (plásma) desde sí mismos (Gén 2,7) y cada uno decir, la potencia de la Madre, 20 en el cuerpo (sóma) y se movió en
de los po<de>res. 49 Y crearon por <medio del> poder el 52 <el momento> . Enseguida <todas las demás> autoridades
<al>ma (psyché). La crearon a partir de la imagen (eikón) que (exousía) se <sintieron celosas>, porque el hombre era obra de
habían visto a (katá) imitación (mímesis) del que 5 existe desde el ellas todas y porque le habían dado 5 las potencias que tenía y
comienzo el perfecto (téleios) Hombre. Dijeron: «Llamémosle llevaba sobre sí (phorefn) las almas (psyché) de las siete autoridades
Adán, para que su nombre y su poder sean luz para nosotros». Y los (exousía) y sus facultades. Su entendimiento se tornó de lejos más
10
poderes comenzaron (archésthai) (gradualmente) hacia abajo: El fuerte que 10 el de todos ellos y superior al del primer arconte
primero es la Divinidad, un alma (psyché) ósea; el segundo es la (protárchon) . Sin embargo (de) supieron que estaba libre de maldad
Cristianidad (CHS), un alma (psyché) de nervio; el tercero es el 15 (kakía), porque era más inteligente que ellos y había entrado 15 en

270 271
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERL[N 8502 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

la luz. Lo tomaron y lo hicieron descender a las zonas (méros) alimento (tryphé) es amargo y su 5 belleza indigna (ánomon). Su
inferiores de la materia (hyle) total. delicia (tryphé) es ilusión (ápate) y su árbol <e>s impiedad. El
fruto (karpós) de ellos es un veneno contra el que no hay remedio
(Envío del Espíritu confortador) y su promesa significaba 10 para él muerte. Pero (de) del árbol suyo
que han indicado como el «árbol de la vida» (Gén 2,8) os haré
Pero (de) el Padre bienaventurado (makários) es un benefactor conocer el misterio (mystérion) de su vida, que es su espíritu (PNA)
misericordioso, 20 tuvo misericordia de la potencia 53 <de la Ma- remedador (antímimon) 15 que ha salido de ellos para extraviarle,
dre> que <había sido hecha salir> del <primer arconte> (protár- para que no comprenda (noefn) su plenitud. Este árbol es de la
chon), para que dominara sobre el cuerpo (sóma). 5 Envió a su siguiente naturaleza: su raíz es amarga, sus ramas (kládos) son 20
Espíritu (PNA) y a su gran misericordia como auxilio (boethós) para sombras de muerte, sus 57 hojas son el odio y el engaño (apáte), su
el primero que había descendido, denominado Adán, es decir, la perfume es una unción de maldad (ponería) y su fruto (karpós) es el
Reflexión (epínoia) luminosa, por él (Gén 3,21) 10 llamada Vida deseo (epithymía) de 5 la muerte. Su semilla (spérma) bebe de <la
(zoé). Es ella, además (de), la que actúa en toda la creación, penan- oscuridad>. Los que la gustan, los lugares inferiores son su lugar de
do con ella, erigiéndola en su propio templo perfecto e 15 instruyén- residencia. Pero (de) el árbol al que denominan 10 «del conocimien-
dola en lo concerniente al descenso de su deficiencia y mostrándole to del bien y del mal» (Gén 2,9), es decir, la Reflexión (epínoia)
su ascensión. La Reflexión (epínoia) luminosa estaba oculta en él, no luminosa, que es la causa por la que dieron el mandamiento (ento-
sólo para que 20 los arcontes (árchon) no la conocieran, sino también lé) de «no gustarla», es decir, 15 de no obedecerla, puesto que (epef)
54 para que nuestra her<ma>na <Sofía, que es seme>janza de el mandamiento (entolé) se dirigía contra Adán para que no viera
nosotros, corrigiera sus dificiencias gracias a la reflexión (epínoia) su plenitud y tampoco comprendiera (noefn) su desnudez relativa a
luminosa. 5 Y el hombre resplandeció por la sombra de luz que hay su 20 plenitud. Yo, empero (de), les he incitado/ 58 a comer».
en él y su pensamiento estaba sobre los que le habían creado. Y
éstos miraron hacia abajo (kataneúein) y 10 vieron al hombre supe- (Sentido oculto de la desobediencia de los mandatos del Creador
rior a ellos. y de la causa de expulsión del Paraíso)

(Agregado de la envoltura terrena por las potencias) Yo le dije: «Cristo (CHS), foo (me) fue la serpiente quien la
instruyó?». Sonrió y dijo: «La serpiente 5 le enseñó cómo siembra el
Tuvieron concejo con toda la multitud angélica (aggeliké) de deseo (epithymía) la impureza y la destrucción, porque esto le es
los arcontes (árchon) y sus demás poderes. Entonces (tóte) mezcla- útil, y el primer arconte supo que no le obedecería, porque 10 es
ron el fuego 15 y la tierra con el agua y la llama. Los fundieron con más inteligente que él y quiso que expulsara la potencia que le fue
los cuatro vientos, al soplar el fuego, uniéndolos entre sí, 55 y facilitada por él y echó un sueño sobre Adán». Yo le dije: 15 «Cristo
<causaron una gran con>fusión e hicieron entrar a Adán en la (CHS), ¿qué es el "sueño"?». Y (de) él respondió: «No es como
sombra de la muerte. Hicieron otra obra (plásis) de nuevo (Gén (katá) dijo Moisés: "lo hizo dormir" (Gén 2,21), sino que (allá)
2, 7), pero (de) de tierra, 5 agua, fuego y viento (pnéuma), o sea, de cubrió su percepción (aísthesis) con un velo y lo entorpeció con 59
la materia (hyle), oscuridad, deseo (epithymía) y del espíritu (PNA) inconsciencia (anaisthesía). Porque sin duda (kai gar) él ha dicho
adversario (antikeímenon). Tal es la prisión, 10 ésta es la tumba de la por el profeta (prophetes) : "Entorpeceré los oídos de sus corazones
obra (plásma) corporal (sóma) que fue puesta sobre el hombre para que 5 no comprendan (noe fn ) y no (oúte) vean" (Is 6,10).
como una ligadura material (-hyle). Éste es el primero que descen- Entonces (tóte) la Reflexión (epínoia) luminosa se ocultó en Adán y
dió y la primera 15 separación. Pero (de) el Pensamiento (Énnoia) de en su deseo el primer arconte quiso sacarla por la costilla, pero (de)
10
la primera luz que está en él despierta su pensamiento. la Reflexión (epínoia) luminosa es inalcanzable. Aunque la oscu-
El primer arconte (árchon) 20 lo tomó y lo puso en el paraíso ridad la perseguía, no la podía atrapar On 1,5). Él quiso sacar parte
(parádeisos), 56 del que decía que sería para él una «delicia» (tryphé) de la potencia de Adán, para hacer una obra (plásis) de nuevo 15
(Gén 2,15), es decir, que lo engañaba (apatán), porque (gar) su bajo forma de mujer. <La> hizo aparecer ante él. No según (katá)

272 273
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLIN 8502 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

ha dicho foisés: "Tomó una costilla y creó a la mujer además de ran gobernar (árchein) sobre la tumba. Adán conoció a su esencia
él" (Gén ,21-22). 20 De inmediato Adán quedó sobrio (néphein) de (ousía), que es semejante a él. Adán engendró a Set. Y 15 del mismo
la embriaguez de la oscuridad. 60 La Reflexión (epínoia) luminosa, modo que (lo lleva a cabo) la raza (geneá) que está en el cielo, entre
quitó el velo que estaba sobre su intelecto. Enseguida, tan pronto los eones (aión), así la Madre envió al que le pertenece. El Espíritu
como conoció su esencia (ousía), dijo : "Esto es 5 ahora hueso de (PNA) descendió para hacer levantarse a la esencia (ousía) que se le
mis huesos y carne (sarx) de mi carne (sarx)" (Gén 2,24). Por esta asemeja 64 según el modelo (typos) de la plenitud, para levantarlos
razón el hombre abandonará a su padre y a su madre, se unirá 10 a del sueño y la maldad (kakía) de la tumba. De este modo quedó por
su mujer y siendo dos serán una sola carne (sarx) , porque será (pros) un tiempo 5 y colaboró con su semilla (spérma), para que
enviado el consorte (synzygos) de la Madre y será rectificada. Por cuando (hótan) el Espíritu (PNA) venga desde los santos eones
este motivo 15 Adán la llamó "la madre de todos los vivientes" (Gén (aión) pueda rectificar su deficiencia 10 para el establecimiento del
3,20). Por el dominio (authentía ) de la altura y la revelación de la eón (aión) de manera que sea una plenitud santa y, por consiguien-
Reflexión (epínoia) le enseñó el conocimiento. 61 Por el árbol, bajo te, libre de deficiencia».
la forma de un águila (aetós), lo instruyó para comer del conoci-
miento, para que recordara 5 su perfección, ya que ambos (compar-
tían) la caída (ptóma) de ignorancia. Se dio cuenta Ialdabaoth de (IV. Preguntas de Juan)
que se alejaban de él. Los maldijo, 10 pero (de) también agregó
(prospoiefn) sobre la mujer que el esposo sea su señor (Gén 3,17), (Sobre el destino de las almas)
puesto que él no conoció el misterio (mystérion) que tuvo origen
gracias al 15 secreto designio de la altura. Pero (de) ellos temieron Yo, no obstante (de), dije : «Cristo (CHS), üodas 15 las almas
maldecirle y manifestar su ignorancia. (psyché) alcanzarán vida en la luz pura?». Me contestó: «Has entra-
do a considerar (-énnoia) grandes cosas tales que (hos) son difíciles
(Expulsión del Paraíso. Los tres géneros de hombre de revelar 20 a los demás, 65 salvo (ei méti) a los que son a partir de
y el (}nvío del Espíritu que libera) la generación (geneá) inmutable. Aquellos sobre los que el Espíritu
(PNA) de vida descenderá, una vez 5 unidos con la potencia, serán
Todos sus ángeles (ággelos) <los> 62 arrojaron del Paraíso salvados, se transformarán en perfectos (téleios) y serán dignos de
(parádeisos) (Gén 3,23). Vistió a Adán de tenebrosa oscuridad. ir a las grandes luces; pues (gar) serán dignos de ser purificados allí
10
Entonces (tóte) Ialdabaoth, viendo a la doncella que estaba de pie de todo mal (kakía) y de las seducciones de la maldad (ponería)
junto a Adán 5 se llenó de insensatez, puesto que quiso promover para que no presten atención a nada salvo (ei me) a Ja asamblea
una simiente (spérma) a partir de ella. La manchó y engendró el incorruptible (áphthartos) ocupándose (meletan) sólo de él sin (chó-
primer hijo al igual que (homoíos) 10 el segundo: Yavé, rostro de oso ris) 15 cólera, envidia, temor, deseo (epithymía) ni saciedad. Por
(áreas), y Eloeim, rostro de gato. El uno (men) justo (díkaios) sin todo esto no son alterados tampoco (oúte) por ninguna otra <pa-
duda; pero (de) el otro, injusto (ádikos). Eloeim es el justo (díkaios), sión>, con la sola excepción (ei méti) de la 20 carne (sarx) 66 mien-
Yavé es el 15 injusto (ádikos). Al justo lo puso sobre el fuego y el tras que la usan (chrásthai) manteniéndose a la expectativa <del
viento (pneúma), y (de) al injusto, sobre el agua y la tierra. Son momento> en que serán manifestados y recibidos (paralambánein)
5
éstos los que son llamados 20 por las generaciones (geneá) de todos por los recibidores (paralémptor) en la dignidad de la eterna vida
los hombres 63 Caín y Abe!. Hasta hoy hay trato sexual (synousía) incorruptible y en el llamado; sufren (hypoménein) y lo soportan ,
matrimonial (gámos) por obra del primer arconte 5 (árchon). Él todo 10 para concluir el combate (áthlon) y heredar (kleronomefn)
originó en Adán el deseo (epithymía) de la siembra (sporá), de la vida eterna». Dije: «Cristo (CHS), si no hacen esto, ¿qué harán
modo que (hóste) sea éste en esencia (-ousía) el que produzca una las almas (psyché) 15 en las que ha entrado la potencia y el Espíritu
semejanza desde el <espíritu> (pneúma) remedador (antímimon) (PNA) de vida, para poder salvarse también?». Me respondió: 67
de ellos. A los dos arcontes, empero (de), 10 los estableció (kathistá- «Aquellas en las que este Espíritu (PNA) ingresa íntegramente (pán-
nai) por encima de los principados (arché) para que (hóste) pudie- te pántos) viven y quedan libres del mal (kakía), pues (gar) la poten-

274 275
EL P APIR O GNÓSTICO DE BERLÍN 8502 EL LIBRO SECRETO DE JUAN

cia 5 entra en todo hombre, ya que (gar) sin ella no pueden mante- (Instrucción sobre el espíritu remedador)
nerse de pie. Pero (de) después que ella ha nacido, entonces (tóte)
se le da el Espíritu (PNA) de vida. 10 Así pues, si el poderoso Espíritu «Cristo (CHS), ¿de dónde ha venido el espíritu (PNA) 5 remeda-
(PNA) de vida ha venido, fortalece a la potencia, o sea, al alma dor (antímimon}?». Me contestó: «Cuando la Madre cuya miseri-
(psyché), y ella no se extravía en esta maldad (ponería). Por el cordia es grande con el Espíritu (PNA) Santo, el compasivo, el que
contrario (de) aquellas 15 en las que entre el espíritu (PNA) remeda- simpatizó con nosotros, es decir, la Reflexión (epínoia) luminosa 10
dor (antímimon) son seducidas por él y se extravían (planéin)». Sin con la semilla (spérma), es él el que surgió en el pensamiento de los
embargo (de), dije: «Cristo (CHS), una vez que (hótan) sus almas hombres de la generación (geneá) del perfecto (téleios) Hombre de
(psyché) 68 abandonen la carne (sarx), fadónde irán?». Sonrió y me luz eterna. El primer arconte (protárchon) se dio cuenta 15 de que
dijo: «A un lugar del alma (psyché), 5 es decir, a la potencia que ha ellos lo superaban por la elevación de su saber. Quiso apoderarse
llegado a ser superior (méillon) al espíritu (PNA) remedador (antí- del discernimiento de ellos, porque, siendo ignorante, no sabía 72
mimon). Ella es fuerte, huye de las obras malvadas (ponería) y 10 que son más sagaces que él. Deliberó con sus poderes. Produjeron
por medio de la vigilancia (episkopé) indestructible (áphtharton) se el Destino (heimarméne) y ataron 5 con medida, tiempos y estacio-
libera y asciende al reposo (anápausis) de los eones (aión)». Y (de) nes a los dioses del cielo, a los ángeles, démones (dáimon) y hom-
le dije: «Cristo (CHS), ¿quiénes no han conocido el 15 Todo, qué bres, para que todos estén en su 10 prisión y para que domine sobre
será de sus almas (psyché) o (e) adónde irán?» . Me respondió: «Un todos un plan que es malvado y depravado. Se arrepintió (el Primer
espíritu (PNA) remedador (antímimon) se ha fortalecido en ellas 69 Arconte) (Gén 6,6) de cuanto había creado. Maquinó 15 mandar un
cuando han tropezado. De esta forma abruma (barefn) al alma diluvio (kataklismós) sobre toda construcción (anástema) humana
(psyché), la atrae hacia obras malvadas (ponería) y así la arroja 5 en (Gén 7,4) . Pero la grandeza del Prepensamiento (Prónoia), es decir,
el sueño. De este modo, después que el alma (psyché) está despoja- la Reflexión (epínoia) luminosa, 73 lo comunicó a Noé. Éste lo
da la entrega (paradidónai) a las autoridades (exousía) que han proclamó a los hombres, pero no le creyeron (apistefn). No es
nacido del arconte. De nuevo (pálin) son arrojadas por los poderes como (katá) ha dicho Moisés: 5 "Se ocultó en un arca (kibotós)"
en 10 las cadenas y ligadas con ellas hasta que se libere del sueño y (Gén 7, 7), sino que (allá) ella se protegió (skepázein) en un lugar
reciba el conocimiento y de este modo sea perfecta y se salve». Pero (tópos), y no sólo a Noé, sino (allá) también a los hombres de la
(de) dije: «Cristo (CHS), 15 hómo (pos) el alma (psyché) llega a generación (geneá) inmutable. 1° Fueron a un lugar y se protegieron
decrecer y decrecer reingresando en la naturaleza (physis) de la (skepázein) con una nube luminosa y Noé reconoció su señorío, así
madre o (e) el hombre?». Se alegró cuando le pregunté sobre esto y como de los que estaban con él en 15 la luz que los iluminaba;
dijo: puesto que la oscuridad se había extendido sobre cuanto estaba
70 «iEres bienaventurado (makários) en cuanto a tu conclu- sobre la tierra Ialdabaoth deliberó con sus ángeles. 74 Sus ángeles
sión (parakoloúth(!sis)! Por esto después son entregadas a otro en el fueron enviados a las hijas de los hombres (Gén 6,4) para que
que está el Espíritu (PNA) de vida, porque 5 si le sigue (akoloúthe- promovieran una simiente (spérma) de ellas, para su 5 disfrute. De
sis) y obedece, se salva. Si duda (méntoi ge) ya no ingresa en otra entrada no alcanzaron su objetivo. Y deliberaron todos juntos para
carne (sarx)». Le dije: «Cristo (CHS), pero (de) quienes 10 han cono- crear el espíritu (PNA) remedador (antítimon) al recordar al 10
cido y se han desviado, ¿qué es de sus almas (psyché)? ». Me contes- Espíritu (PNA) que había descendido. Los ángeles cambiaron <su>
tó : «Irán al lugar en el que se retirarán (anachorefn) los ángeles forma a la semejanza <de> sus maridos, pues las llenaron como
indigentes, a los que 15 no se les ha acordado arrepentimiento (me- sus maridos con el espíritu (PNA) que estaba mezclado con ellos en
tánoia). Serán mantenidas hasta el día en que sean castigados (ko- la oscuridad que surge de la maldad (ponería) . Les dieron oro,
lázein) todos los que hayan hablado contra el Espíritu (PNA) (Mt plata, obsequios (doran) y metales (m étallon}: el bronce, el hierro y
12,3 lss.). Serán 71 atormentadas (basanízein) con un castigo (kóla- todos los demás tipos (génos). 75 Las indujeron en la tentación
sis) eterno». Dije: (peirasmós) para que no pensaran más en el Prepensamiento (Pró-
noia) inmutable. Las tomaron y engendraron hijos 5 de la oscuridad
por medio de su espíritu (PNA) remedador (antímimon). Han ce-

276 277
EL PAPIRO GNÓSTICO DE BERLIN 8502

rrado sus corazones. Se endurecieron a causa de la dureza del espí-


ritu (PNA) remedador (antímimon) 10 hasta el presente. El bien-
aventurado, por lo tanto, la Madre-Padre, cuya misericordia es
3
grande, que en su semilla (spérma) adquiere forma (morphé) • En
primer lugar ascendí 15 al eón (aión) perfecto (téleios). CÓDICE DE BRUCE

(Despedida y prohibición de divulgar)

Pero (de) te digo esto para que lo escribas y lo trasmitas en


s¡¡:reto a tus compañeros espirituales (homopneuma_); Porque ,(.gar)
este misterio (mystérion) 20 pertenece a la generac10n (.genea) 76
inmutable. Pero (de) la Madre vino otra vez nuevamente ante mí.
Las cosas que ha cumplido en el mundo (kósmos) han rectificado su
5 semilla (spérma). Os proclamaré lo que tendrá lugar; porque

ciertamente te he facilitado esto para escribirlo y que sea puesto en


lugar seguro». Entonces me dijo: 10 «Maldito sea el que dé esto por Introducción
15
un obsequio o (e) por comida, bebida, ropa o (e) cualquier otra
cosa de este tipo». Jesús entregó a Juan este misterio e inmediatamen- El denominado Codex Brucianus es un manuscrito en copto consti-
te se tornó invisible. Juan 77 se dirigió a sus condiscípulos (-mathe- tuido originalmente por 78 hojas de papiro, escritas por ambos
tés) y comenzó (árchesthai) a decirles lo que le había <sido> dicho lados (156 páginas), de las que en la actualidad faltan siete. Este
por 5 el Salvador (sotér). códice formaba parte de un lote mayor de escrituras en árabe, etió-
pico y copto que fue adquirido por el viajero escocés James Bruce en
El libro secreto (apókryphon) de Juan torno a 1773 en Medinet Habu en el Alto Egipto.
Nuestro manuscrito encierra dos escritos, el indicado por la Fe
Sabiduría como «Los dos libros de Ieu», al que corresponde el título
único de El libro del gran discurso iniciático (ver fin p. 99 -aquí p.
316-) y un escrito más breve carente de título.
La primera copia del manuscrito copto la realizó C. G. Woide y,
una vez que falleció, esta copia fue adquirida por la Clarendon Press
de Oxford. En 1848 la Biblioteca Bodleiana compró tanto el códice
como la transcripción de Woide. Sobre el texto original trabajaron
M. G. Schwartze y E. Amélineau, lo que permitió establecer correc-
ciones en la copia de C. G. Woide. La copia inconclusa de M. G.
Schwartze había llegado finalmente a las manos de A. Herman y
fueron éste junto con A. van Harnack los que habilitaron a C. Schmidt
para que con el apoyo económico de la Academia de Ciencias de
Berlín trabajara conjuntamente con el manuscrito original coteján-
dolo con las copias de Woide y Schwartze. C. Schmidt descubrió que
en el códice había dos manuscritos y algunos fragmentos. Puso los
folios en orden sucesivo, hizo una nueva transcripción y publicó su
3. NHC II, 30, 12 - 31,31 interpola aquí el arcaico himno del Pre pensamiento
edición crítica con una traducción alemana y un comentario en
o Providencia (ver Textos gnósticos I, 257-258), del que es una notable ampliación el
Pensamiento Trimorfo (NHC XII) ; cf. ibid. , 323-347.
1892. En 1905 publicó una traducción revisada, agregando a la

278 279
CÓDICE DE BRUCE INTRODUCCIÓN

an~erior edición la traducción y comentario de la Pistis Sophia. Pos- materia. Las vinculaciones del texto con el vocabulario y la temáti-
teriormente aparecieron nuevas ediciones de esta obra bajo la res- ca de la llamada gnosis barbelógnóstica, pero según la tradición
ponsabilidad de W. Ti!!. primordial setiana -enriquecida comunitariamente por los nom-
Por otra parte F. Lamplugh realizó una traducción al inglés del bres de varios visionarios y profetas transmisores del mensaje-, son
Tratado sin título basada en la versión francesa de E. Amélineau, dignas de anotar, y en este sentido se revela asimismo el contenido
mientras que C. A. Baynes realizó la misma tarea en 1933, pero de los himnos inefables, la «acción de gracias» que entonan los
basándose sobre el texto original, la transcripción de C. Schmidt y iniciados. Estas himnodias completan aspectos de lo que se dice y
las copias de Woide y Schwartze. A diferencia de Schmidt, colocaba describe sobre la doctrina y el rito en el escrito anterior, dando
las cinco últimas hojas al comienzo. La forma final que ha adquiri- unidad al códice. Se reconoce, por lo tanto, igualmente el aire fami-
do el códice es la dada por C. Schmidt. liar común con apocalipsis de trámite paralelo como los que ence-
rraban las experiencias o revelaciones sublimes del Unigénito alcan-
Breve descripción del contenido zadas por el «divino Set» y, en su línea, por Marsanes, Fosilampo y
Nicoteo, citado este último por Porfirio en su Vida de Plotino XVI,
Los escritos que contiene el códice son los dos libros del Libro del pero al mismo se tiempo se facilita una terminología precisa, acla-
gran discurso iniciático (94 páginas incluidas las 6 de tres hojas que ratoria y ampliada acerca de la utilizada por Plotino en algunos
faltan) y el Tratado sin título (62 páginas incluidas las 8 de los tramos eneádicos de su polémica antignóstica. Por lo tanto este
cuatro folios perdidos). Las 8 hojas de fragmentos acompañan al escrito tiene que ser, como el Tratado tripartito, posterior a la apo-
primer manuscrito. Las tres escrituras están traducidas del griego al logía plotiniana y ponerse en relación doctrinal con este último
sahídico, pertenecen a escribas diferentes y asimismo difiere el con- tratado, como también lo está el Marsanes. En este sentido admiti-
tenido de los manuscritos. El primero es anterior a la Fe Sabiduría, mos que el orden correcto de las hojas del escrito es el establecido
puesto que ésta lo cita, y pese a su aparente exotismo, asume una por C. Schmidt y ratificado por W. Ti!! y V. Macdermot. Difieren en
· interpretación gnóstica de los misterios helenísticos, con abundantes la interpretación M. Tardieu-J.-D. Dubois.
referencias ª. la magia ritual y a la función de Jesús como gran El manuscrito del Tratado sin título parece proceder del siglo N,
mistagogo, ritos en los que ocupan un importante lugar tanto los en tanto que los folios de los libros de Ieu son algo posteriores; la
varones como las mujeres. El escrito en consecuencia contiene nu- compaginación de los escritos, por lo tanto, es obra de un creyente
me'.~sos criptogramas, diagramas y nombres místicos y divinos, que gnóstico posterior.
ratifican tanto las figuras, el orden y disposiciones de paso de los En la traducción de este códice el número en negrita entre cor-
actos rituales como los estados concomitantes del ascenso iniciático chetes indica el número de folio del manuscrito; el número en negri-
Y espiritual. En este sentido el libro conserva valiosos testimonios tas, el de la página de la edición de Schmidt/Macdermot, y el núme-
sobre las prácticas esotéricas, que ahora pueden comprenderse mejor ro volado, el de las líneas en copto de la misma edición.
gracias al material paralelo que nos han deparado los escritos asi-
mismo en copto de Nag Hammadi.
El Tratado sin título, en cambio, es doctrinal e hímnico, pone el Bibliografía
acento en el momento de la regeneración del Unigénito o culmina-
ción del ascenso del pneuma y de sus experiencias de carácter ultra- Fuentes
pleromático en el seno del Padre. Las preferencias de las considera-
Amélineau, E., Notices sur le papyrus gnostique Bruce, Texte et traduction,
ciones, a menudo con el carácter de bendiciones y alabanzas, se Paris, 1891.
centran en el Hijo u Hombre perfecto vuelto interiormente a la Baynes, C. A. A., A Coptic Gnostic Treatise contained in the Codex Bru-
profundidad del vientre paterno, tripotente y en silencio. El Uno cianus. Bruce MS. 96. Bod. Lib. Oxford: A Translation from the Coptic:
Solo_supera el retorno oculto, pero desde aquí se torna al principio, Transcript and Commentary, Ann Arbor, 1970 (reimp. Cambridge,
perftlándose asimismo reiteradamente la ordenación descendente e 1933).
incluso la situación de ocultamiento o encierro en la maldad y la Schmidt, C., Koptisch-gnostische Schriften. 1 Die Pistis Sophia, Die beiden

280 281
CÓDICE DE BRUCE

Bücher des Jeú. Unbekanntes altgnostisches Werk. Bearbeitet ... von W. EL LIBRO DEL GRAN DISCURSO INICIÁTICO
Till, Berlín, 1962.
Schimdt, C. (ed.), The Books of Jeu and the Untitled Text in the Bruce
(conocido como «LOS DOS LIBROS DE IEU»)
Codex, trad. y notas de V. Macdermot, Brill, Leiden, 1978.

Trabajos

Faye, E. de, Gnostiques et gnosticisme, P. Geuthner, Paris, 2 1923, cap. III.


García Bazán, F., «La literatura gnóstica en copto y el alegato antignóstico
de Plotino: Aportes del Códice de Bruce y del Zostriano », en Plenitudo
Temporis. Miscelánea Homenaje al profesor Ramón Trevijano Etcheve-
rría, 379-392.
Schmidt, C., Plotins Stellung zum Gnosticismus und kirchlichen Christen-
tum, Preussischen Akademie der Wissenschaften, Leipzig, 1900.
Scholem, G.,Jewish Gnosticism, Merkabah Mysticism and Talmudic Tradi-
tion, The Jewish Theological Seminary of Ame rica, New York, 1965,
Apéndice B.
Tardieu, M. y Dubois, ].-D., Introduction a la littérature gnostique, Cerf-
CNRS, París, 1986, 83-97.

E I S' 0EOS
A (0

282
CÓDICE DE BRUCE PRIMER LIBRO DE IEU

Primer Libro de Ieu del santo Consolador. 10 Todos los apóstoles, Mateo y Juan, Felipe y
Bartolomé y Santiago, respondieron con una sola voz, diciendo:
[1] 39 Te he amado. H e querido vivificarte, Jesús el viviente, el «Oh, Señor Jesús, tú que vives, cuya bondad (-agathós) se extiende
que conoce la verdad. sobre los que han encontrado tu sabiduría y tu aspecto 15 en el que
5
Éste es el libro de los conocimientos (gnósis) del Dios invisible das luz; oh, Luz, dadora de luz, que iluminaste nuestros corazones
(aóraton) que a través de los misterios ocultos manifiestan a la raza hasta que recibimos la luz de vida; oh, Palabra verdadera, que a
(génos) elegida el modo como en reposo <se conduce> a la vida través del conocimiento nos enseñas el conocimiento oculto del Se-
del Padre, en la venida del Salvador (sotér), del liberador de las ñor Jesús, el viviente». Jesús el viviente respondió y dijo: [3] «Bendi-
almas que reciben para sí la Palabra (/ógos) de vida que está por to es 20 el hombre que ha conocí <do esto y> ha hecho descender
encima de toda vida, 10 en el conocimiento de Jesús el viviente que los cielos y ha levantado la tierra <transfiriéndola al> cielo y ha
ha venido por medio del Padre desde el Eón luminoso en el cum- llegado a ser el Medio, ya que no es nada». Los apóstoles respondie-
plimiento del Pleroma, en la enseñanza, fuera de la cual no hay ron diciendo: 42 «Jesús, <eres el viviente>, Señor, explícanos cómo
otra, ~a que <Jesús> el viviente ha enseñado a sus apóstoles dicien- podemos hacer descender los cielos, porque (gar) te hemos seguido
do: «Esta es la enseñanza en la que está el conocimiento to<tal> ». <para que> nos enseñes la verdadera luz. Jesús <el viviente> res-
15
Jesús el viviente respondió y dijo a sus apóstoles: 40 «Bienaven- pondió y dijo: 5 «La Palabra que existió <en el cielo> antes de que
turado, el que ha crucificado al mundo (kósmos) y que no ha per- la tierra existiera -ésta es la que es llamada el mundo-, pero
mitido al mundo crucificarle». Los apóstoles le respondieron con cuando conozcáis <mi Pala>bra haréis descender el cielo y ella
una sola voz, diciendo: «Oh, Señor, enséñanos la manera de cruci- residirá <en> vosotros. El cielo es la Palabra in <visi>ble del Padre,
ficar al mundo, 5 de modo que él no nos crucifique y seamos des- pero cuando conozcáis estas cosas haréis des<cender el cielo>. 10
truidos y perdamos nuestras vidas». Jesús el viviente respondió: «El En lo que se refiere a transferir la tierra al cielo, os <mostra> ré lo
que lo ha crucificado es el que ha encontrado mi palabra y la ha que es, lo que os es posible conocer de esto. Transferir la tierra al
completado en la voluntad del que me ha enviado». cielo significa que el que oy<e la> palabra del conocimiento ha
10
Los apóstoles respondieron, diciendo: «Háblanos de ti, oh, dejado de tener el intelecto <de un hombre> de tierra y, en cam-
Señor, que podamos oírte. Te hemos seguido con nuestro corazón bio, ha llegado a ser un hombre de cielo. Su intelecto ha dejado de
íntegro. Hemos dejado padre y madre, hemos dejado viñedos y ser terrestre, y ha llegado a ser 15 celeste (ouránion). <Por esto>
campos, hemos dejado <pro>piedades y la grandeza de los reinos y seréis liberados del arconte de este eón <y> él llegará a ser el
te 15 hemos seguido para que nos enseñes la vida de <tu> padre que Medio, ya que no es nada». Y Jesús el viviente <dijo> de nuevo:
te ha enviado» (Mt 19,27 y 29; 10,40). Jesús el viviente respondió «Cuando lleguéis a ser <celestes> < ... > seréis el Medio, porque no
[2] y dijo: «La vida de mi padre es ésta, que recibáis de la raza del es nada, porque < ... > los principios (arché) y las malvadas autorida-
intelecto (nous) vuestra alma y que dejéis de ser terrestres (choikós ) des 20 lucha <rán contra> vosotros y os tendrán celos (phthónos)
y que seáis intelectivos (noerós) 20 por lo que os <he dicho> en el <porque> me habéis conocido, puesto que yo no soy del mundo
transcurso de mis palabras de modo que las completéis y os liberéis (Jn 8,23) ni tampoco tengo semejanza con 43 los principios, ni con
del arconte de este eón y de sus persecuciones, que carecen de pro- las au <toridades> ni con la totalidad de los malvados. [4] Ellos no
pósito. Pero vosotros, vosotros que sois mis discípulos (mathetés), proceden de mí. Y además el que <ha nacido e>n la carne (sarx) de
apresuraos en recibir mis palabras con certeza para que las conozcáis injusticia (adikía) no tiene part<e en> el reino de mi Padre, e igual-
41 de manera que no pueda disputar contra vosotros el arconte de mente el que me <conoce> 5 según la carne (katá sarx) tampoco
este eón, el que ninguna de sus órdenes puede contra mí (Jn 14,31), tiene esperanza <en el> reino de mi Padre. <Los apóstoles> le
para que también vosotros, oh, mis apóstoles, completéis la palabra respondieron con una sola voz y le dijeron: «Jesús <el viviente>,
en relación con mis palabras y yo mismo 5 os libere y todos seáis a oh, Señor, füemos nacido según la carne <y te hemos> conocido
través de una liber<tad> (-eleútheros ) en la que no existe defecto. según la carne? 10 Dí <nos> lo, oh, Señor, pues estamos confundi-
Igual que el Espíritu de Consolación (parákletos) es perfecto, así dos». Jesús el viviente respondió <y dijo> a sus apóstoles: «No me
también vosotros seréis perfectos, a través de la libertad del Espíritu refiero a la carne en la que <vosotros> estáis, sino a la carne de la

284 285
CÓDICE DE BRUCE PRIMER LIBRO DE IEU

<ignorancia> y la insensatez (-ágnoia) que existe en la ignoran<cia bre sobre ellos como cabezas y serán llamados Ieu, el verdadero
que> que desvía a muchos 15 de la <Palabra> de mi Padre». Los Dios. Él es el que será el padre de todos los leu, puesto que es una
apóstoles respondieron a las <palabras> del Jesús viviente y dije- emisión de mi Padre. Y 15 el verdadero Dios emitirá por medio del
ron: «Dinos cómo tiene lugar la insensatez para que estemos alertas mandato de mi Padre. Él será cabeza sobre todos ellos. Los moverá
contra ella, vayamos < ... > » 20 • Jesús el viviente respondió y dijo: y una muchedumbre de emisiones provendrá a partir de todos los
«< todo el que> transporta (phorein) mi virginidad (-parthénos) y Ieu, por medio del mandato del Padre cuando él los mueva, y ellos
mi vestido sin entender (-noein) y < ... > y blasfema mi nombre y llenarán todos los tesoros. 20 Y serán denominados órdenes (táxis)
< ... > a la destrucción y, además, ha sido un hijo terrestre <por- de los tesoros de la Luz. Miríadas y miríadas surgirán a partir de
que> no ha conocido mi palabra con solidez < .. . > 25 que el Padre ellos. Ésta es ahora la figura en la que el Dios verdadero está
expresó, para que os la <enseñara> a vosotros que me conoceréis colocado cuando está por constituirse como cabeza sobre los teso-
en el cumplimiento del pleroma del que él me ha enviado». 44 Los ros, antes de que produjera las emisiones sobre 49 los tesoros y
apóstoles <respondieron> y dijeron: «Oh, Señor, Jesús el viviente, antes de que produjera las emanaciones, porque mi Padre no lo ha
enséña <nos> el cumplimiento y esto nos bastará». Y él dijo: «La movido todavía para producir y establecerse. Ésta es su figura, la
palabra que os doy < .... . >. que ya he expuesto, pero ésta es su figura cuando él llegue a produ-
cir emisiones. 5 Ésta es la figura del Dios verdadero de acuerdo con
(Las páginas que siguen, resto de 44, 45, 46 y parte superior de el modo como está colocado: