Está en la página 1de 13

¿Qué es la Navidad?

(Aportación de nuestra amiga Pahola Giraldo)


No esperemos a que llegue navidad para hacer obras buenas si el año tiene
365 días hermosos para compartir con la gente que mas quieres...

No pongas de pretexto la navidad para comprar un regalo y desear felicidad,


si sólo basta un día hermoso para estar feliz.

Abrazos
su amiga pahola

A veces pensamos que la Navidad es una época para dar regalos, compartir
alegrías, no hacer daño y sobre todo creer en Dios.

La verdad no necesitamos que llegue la Navidad para que esto suceda, ya


que a veces nos portamos egoístas, avaros y groseros con las personas que
nos rodean y buscamos la época perfecta para dar un regalo y pedir perdón.

Esto esta mal, porque todos los días de la vida son iguales, debemos portarnos
de la misma manera en enero, febrero, marzo etc. y no esperar a que llegue
Diciembre para cambiar, porque no empezamos hoy a buscar en nuestro interior
que esta mal y corregirlo, cuantas veces en el año has visto a un niño pidiendo
monedas??? Y cuantas veces le has dado algo??? Pero ahora en Navidad todo
el mundo corren a darle monedas e inclusive se recogen regalos y les dan, pero
que mejor regalo que el amor y la comprensión los 365 días del año.

Reflexionemos por favor.......

¿DAR O RECIBIR?
(aportación de Laura Cantú)
A un amigo mío llamado Armando, su hermano le dio un automóvil como regalo
de Navidad. En nochebuena, cuando David salió de su oficina, un niño de la calle
estaba caminando alrededor del brillante coche nuevo admirándolo.

-¿Este es su coche señor?- preguntó. David afirmó con la cabeza. - Mi hermano


me lo dio en Navidad. El niño estaba asombrado. - ¿Quiere decir que su hermano
se lo regaló y a usted no le costó nada?, Vaya me gustaría... titubeó el niño.

Desde luego, David sabía lo que el niño iba a decir, que le gustaría tener un hermano
así, pero lo que el muchacho realmente dijo estremeció a David de pies a cabeza.
- Me gustaría - prosiguió el niño - poder ser un hermano así.

David miró al niño con asombro, e impulsivamente añadió: -¿Te gustaría dar una
vuelta en mi auto? - Oh, si, eso me encantaría. Después de un corto paseo, el niño
volteó y con los ojos chispeantes dijo: - Señor... ¿No le importaría que pasáramos
frente a mi casa?. David sonrió. Creía saber lo que el muchacho quería. Quería
enseñar a sus vecinos que podía llegar a su casa en un gran automóvil, pero de
nuevo, David estaba equivocado. -

¿Se puede detener donde están esos dos escalones? - pidió el niño. Subió corriendo
y en poco rato David oyó que regresaba, pero no venia rápido. Llevaba consigo a su
hermanito lisiado. Lo sentó en el primer escalón, entonces le señaló hacia el coche.

- ¿Lo ves?, Allí está Juan, tal como te lo dije, allí arriba. Su hermano se lo regaló de
Navidad y a él no le costó ni un centavo, y algún día yo te voy a regalar uno igualito....

entonces podrás ver por ti mismo todas las cosas bonitas de los escaparates de
Navidad, de las que he estado tratando de contarte.

David, bajó del coche y subió al muchacho enfermo al asiento delantero. El hermano
mayor, con los ojos radiantes, se subió atrás de él y los tres comenzaron un paseo
navideño memorable.

Esa Nochebuena, David comprendió lo que Jesús quería decir con:


"Hay mas dicha en dar..."

UN CUENTO NAVIDEÑO
(Escrito por David. L. Eppole )
"Freiz Navad..." Eso es lo que oí cuando abrí nuestra puerta trasera aquella mañana
de Navidad.

Un muy joven David L. Eppole estaba deslumbrado por la luz navideña, el árbol y los
regalos . Yo estaba justamente en las que probablemente serían las mejores
navidades que un 7 añero posiblemente podría tener.

Sabes, había una caja completamente llena de Caramelos caseros de la Tía Ellen, dos
cajas de Manzanas (esas que son buenas de Farmington), un cajón de naranjas con el
sello oficial de la ciudad de Pasadena, y un saco de 50 libras de piñones para mascar
mientras yo jugaba con mi TREN ELECTRICO nuevo.

Despues estaban los Caramelos de Navidad. Yo estaba tan ocupado que no me di


cuenta de que estaba zampándome dos barras de caramelo al mismo tiempo!

Esta fue la mañana de todas las mañanas! Era Navidad!

La cocina de leña estaba atareada emitiendo aromas que gritaban: "¡El pavo y la
guarnición serán servidos a la hora!"

Ornamentos genuinos de cristal soplados a mano procedentes de Alemania , brillaban


suavemente en las ramas del arbol de navidad, y el aroma de los piñones tostados
junto con el pavo era una completa sinfonía para los sentidos de este joven hombre.

¿Por qué sería justamente esa misma mañana cuando aprendí el verdadero secreto
de comer una caña de azúcar clavada dentro de un agujero perforado en una naranja?
Te ponías hecho un desastre... Y, ¿quién dijo que no se pueden hacer pequeños
túneles con papel de Navidad sobrante, un poco arrugados pero eternamente bonitos?
¡Oh! Tan solo mira la matrícula de la locomotora eléctrica cuando está atravesando el
túnel.

Creo que fue mientras me encontraba a mitad de mi aprendizaje sobre cómo conseguir
que mi tren "Lionel" cascara piñones sin descarrilar cuando papi me pidió que abriese
la puerta trasera. Yo estaba tan absorbido en la tarea de cascar nueces, que ni
siquiera oí que hubieran llamado a nuestra puerta.

Al tiempo que corria hacia la puerta trasera, me apresuraba a abrocharme el cinturón


de mi batín totalmente nuevo, justo como el de papá. Yo pensaba que iba bien con mis
zapatillas nuevas. Lucía un par de pantalones vaqueros genuinos Levi´s y sería un
descuido por mi parte si no te dijera que llevaba puestas 2 camisas nuevas y un par de
guantes de piel. No estoy seguro si mi anorak para la nieve estaba recto o no, pero
envolví mi cuello con una bufanda roja.

Abrí la puerta trasera de golpe , y, allí en frente de mí, estaba el Indio más viejo que yo
creo haber visto. Su cara estaba arrugada y mojada. Sus manos casi moradas por el
frío. El estaba a la pata coja, con un pie sobre otro, saltando sobre sus pies para
librarse del frío.

"Freiz Navad" dijo . Yo no podía responder a algo que no entendía. No tenía ni idea de
lo que decía ese hombre ni de lo que quería.

"Freiz Navad" dijo de nuevo, esta vez señalando un viejo y sucio saco de algodon que
llevaba consigo... Yo seguía sin poder responder.

Me volví hacia la cocina donde mamá estaba haciendo esas cosas secretas para hacer
las cenas de navidad tan fabulosas. Ví la sorpresa reflejada en su cara cuando ella vió
quién estaba en el umbral de la casa.

"Joe, será mejor que hables con ese hombre ...", dijo mamá.

Mi padre vino a la puerta trasera. Puso ambas manos sobre mis hombros mientras
que, una vez más, oí al viejo decir "¡Freiz Navad!"

Mi padre hablaba suficiente navajo para entenderse. Oí unas cuantas palabras que
creía comprender, pero no las suficientes como para saber lo que estaba pasando. El y
mi padre hablaron durante 1 minuto, más o menos, y, después, Papa se volvió hacia
mí y me dijo:

"David , ve, entra en casa y coge una bolsa grande de la tienda . Quiero que la llenes
con manzanas, naranjas y algunas libras de piñones. Vamos a ayudar a este anciano.
Es de Gamerco. Ha andado las 7 millas hasta nuestra ciudad por la nieve para llevar
algo de comer a su familia . Dice que toda su familia está enferma y nosotros debemos
ayudarle".

"Freiz Navad," dijo de nuevo el anciano a la vez que señalaba su viejo saco.
Creo que fue en ese momento cuando finalmente comprendí lo que estaba pasando.
El Hombre viejo nos deseaba, de la única forma que sabía, una Feliz Navidad. Estaba
pidiendo Comida y Ayuda para su familia.

Corrí de vuelta a la salita y empecé a llenar la bolsa de la tienda con manzanas y


naranjas que mi madre me pasaba. Incluso metí un par de esas cañas de azúcar y
después un par más. Puse Piñones en la bolsa casi hasta cubrir la fruta . Después
puse unas cuantas naranjas más para acabar de llenar completamente la bolsa.
Mientras volvía vi a mi padre dar al hombre viejo un billete de cinco dólares.

Le pasé al anciano nuestra bolsa de papel y esperé mirando como transvasaba todas
las manzanas, naranjas y piñones a su bolsa de algodón . Se le cayó una naranja . Me
agaché a por la naranja que rodaba al mismo tiempo que el hombre viejo lo hacía. Sus
manos cubrieron las mías por unos instantes . Me miró a los ojos y esgrimió una gran y
desdentada sonrisa. !Oh, como brillaban sus ojos oscuros!

Yo me quité de mi cuello mi bufanda roja totalmente nueva y se la enrrollé en el suyo.

Ahora bien , no lo supe en aquel momento pero seguro que mi corazón sabía que
acababa de aprender algo muy importante, una lección muy valiosa... una enseñanza
que llevaría siempre conmigo para siempre .

Es mucho mucho mejor dar que recibir.

¡¡FREIZ NADAD!! .

CELEBRACION DE NAVIDAD
(Aportación de nuestra amiga Marilú Cervera)
NAVIDAD: Celebración en la cual la mayoría de las personas se dan permiso de
ser felices, la Navidad hace de diciembre un mes especial, la Navidad hace de
diciembre un mes en la cual las personas se animan a soñar, se animan a reír;
otros se dan permiso de olvidar por un instante los problemas, es también una
oportunidad para reflexionar.

Navidad, hace de diciembre el mes de las reconciliaciones, de la unión, de la


solidaridad, sin lugar a dudas la Navidad hace de Diciembre un mes especial, y
es que en medio de un mundo convulsionado, Diciembre brinda la oportunidad
perfecta para escapar por un instante de la tensión, oportunidad perfecta para
experimentar un poco de paz.

Tristemente la Navidad, se ha convertido en una celebración donde Jesús quien


es el protagonista no ha sido invitado, se tienen las fiestas, se tiene la novena,
se tienen los regalos, pero lo que cada vez menos se tiene es al Señor de la
Navidad. Las calles se llenan de luces, sin embargo aquel que dijo “yo soy la luz
del mundo” esta ausente.
Hoy en el mundo se ignora que sin Jesús en el corazón, la navidad no dejara de
ser la celebración que escasamente dura un mes y luego, de nuevo la tristeza, la
ansiedad, la preocupación por el futuro, regresa también la desesperanza.

Que distinta una Navidad teniendo en nuestras vidas a Jesús, el Señor de la


Navidad, entonces la celebración se convierte en una celebración no solamente
de un mes, se convierte en una celebración que dura toda la vida.

Dios en este diciembre quiere hacer de tu vida una constante Navidad, donde la
paz, la esperanza, el amor y la convicción de un futuro seguro llenen tu mente y
corazón para siempre.

Solamente, tienes que invitar a Jesús para que sea el Señor y salvador de tu
vida, alegrándote así no solo por un mes, sino por el resto de tus días.

Amigos que Jesús en el corazón nos de una Navidad diferente, Navidad no solo
son regalos, tampoco es fiesta, Navidad es reflexión, Navidad es acordarnos del
que está solo, Navidad es dar antes que recibir.

Que en esta Navidad tengamos presente a aquel que todo lo dio por amor a
nosotros.

Que con abundancia y escasez, con salud o sin esta, tengamos una feliz
Navidad, confiando en aquel que todo lo llena y en todos.

La Navidad es la época más linda y esperada del calendario. Significa reunión de


familias, de padres e hijos, de Hermanos, parientes y amigos. Época de cavilar
sobre nuestros aciertos y desaciertos, nuestros Sueños, esperanzas y logros. La
música de Navidad alcanza las cuerdas más sensibles de nuestro corazón.

Y lo hacen vibrar con alegría. Es época de recordar que todos formamos parte de
un todo, que todos somos hermanos y estamos unidos por lazos invisibles. No
somos seres aislados, todo lo que hacemos tiene efecto en los demás.

Aprovechemos esta Navidad para perdonar a todos aquellos que nos ofendieron
de palabra y de obra. Empecemos el Año Nuevo con el corazón aligerado por el
perdón y enriquecido por el Amor. Compartamos nuestra alegría y nuestra mesa
con alguien que esté solo, que no tenga familia o que se sienta triste. Ese
invitado representará la figura de Cristo.

CUENTO DE NAVIDAD
(Aportación de nuestra amiga Aidita)
Era la noche de Navidad. Un ángel se apareció a una familia rica y le dijo a la dueña
de la casa:

-Te traigo una buena noticia: esta noche el Señor Jesús vendrá a visitar tu casa.

La señora quedó entusiasmada: Nunca había creído posible que en su casa


sucediese
este milagro. Trató de preparar una cena excelente para recibir a Jesús. Encargó
pollos,
conservas y vino importados.

De repente sonó el timbre. Era una mujer mal vestida, de rostro sufrido, con el vientre
hinchado por un embarazo muy adelantado.

¿Señora, no tendría algún trabajo para darme?


Estoy embarazada y tengo mucha necesidad del trabajo.

¿Pero ésta es hora de molestar? Vuelva otro día, respondió la dueña de la casa.
Ahora estoy ocupada con la cena para una importante visita.

Poco después, un hombre, sucio de grasa, llamó a la puerta.

Señora, mi camión se ha arruinado aquí en la esquina. ¿Por casualidad no tendría


usted
una caja de erramientas que me pueda prestar?

La señora, ocupada como estaba limpiando los vasos de cristal y los platos de
porcelana,
se irritó mucho:

¿Usted piensa que mi casa es un taller mecánico? ¿Dónde se ha visto importunar a la


gente
así?. Por favor, no ensucie mi entrada con esos pies inmundos.

La anfitriona siguió preparando la cena: abrió latas de caviar, puso champaña en el


refrigerador, escogió de la bodega los mejores vinos, preparó unos coctelitos.
Mientras tanto alguien afuera batió las palmas. ¿Será que ahora llega Jesús?, pensó
ella
emocionada y con el corazón acelerado fue a abrir la puerta. Pero no era Jesús. Era
un niño
harapiento de la calle.

Señora, déme un plato de comida.


¿Cómo te voy a dar comida si todavía no hemos cenado?
Vuelve mañana, porque esta noche estoy muy atareada.

Al final, la cena estaba ya lista. Toda la familia emocionada esperaba la ilustre visita.
Sin
embargo, pasaban las horas y Jesús no aparecía. Cansados de esperar empezaron a
tomar
los coctelitos, que al poco tiempo comenzaron a hacer efecto en los estómagos vacíos
y el
sueño hizo olvidar los pollos y los platos preparados.

A la mañana siguiente, al despertar, la señora se encontró , con gran espanto frente a


un ángel.
¿Un ángel puede mentir? Gritó ella. Lo preparé todo con esmero, aguardé toda la
noche y
Jesús no apareció. ¿Por qué me hizo esta broma?

No fui yo quien mentí, fue usted la que no tuvo ojos para ver, dijo ángel. Jesús estuvo
aquí
tres veces, en la persona de la mujer embarazada, en la persona del camionero y en el
niño
hambriento. Pero usted no fue capaz de reconocerlo y de acogerlo.

(Frei Betto, A Comunidad de fe. Catecismo popular, Sao Paulo, 1989, pp 50-52)

Este cuento navideño para niños es un recurso ideal para leer con nuestros hijos y explicarles así cuál es el
origen de la Navidad. En Guiainfantil.com hemos elaborado un cuento infantil que narra el nacimiento del
Niño Jesús para que tus hijos puedan conocer la tradición cristiana de forma mucho más sencilla y
comprensible para ellos.
Te proponemos que leáis en familia este cuento de Navidad sobre el nacimiento del Niño Jesús para que
comprendan qué sucedió aquella noche del 24 de diciembre de hace muchos años.
Cuento de Navidad para niños: Nacimiento del Niño Jesús

Hace muchos, muchos años, Dios mandó al arcángel Gabriel a visitar a María, una dulce doncella judía.
Gabriel tenía un mensaje para María: 'Vas a tener un hijo y se llamará Jesús. Será llamado Hijo del Altísimo
y reinará para siempre'.
¿Cómo puede ser? - preguntó María - si no he he estado con ningún hombre. Y el arcángel le dijo que aquel
niño era el hijo de Dios.

María estaba prometida con un carpintero, de nombre José, quien al principio no creyó la historia de María y
el bebé que llevaba dentro. Sin embargo, el ángel se le apareció en sueños y le contó lo sucedido. Desde
entonces, decidió estar al lado de María.
Era 24 de diciembre y María y, su marido, José iban camino de Belén tal y como había ordenado el
emperador romano César Augusto. José iba caminando y María, a punto de dar a luz a su hijo, sentaba en un
burro.
A su llegada a Belén, María y José buscaron un lugar para alojarse, pero llegaron demasiado tarde y todos
los mesones estaban completos. Finalmente, un buen señor les prestó su establo para que pasaran la noche.
José juntó paja e hizo una cama para su esposa. Lo que ninguno de los dos imaginaba antes de trasladarse
ese día a Belén es que ese era el momento del nacimiento del Niño Jesús.

Un cuento para niños sobre el origen de la Navidad

Y así nació el Niño Jesús, en un establo, y su madre, la Virgen María le colocó sobre un pesebre, el lugar
donde se ponía la comida de los animales. Al caer la noche, en el cielo nació una estrella que iluminaba más
que las demás y se situó encima del lugar donde estaba el niño.
Muy lejos de allí, en Oriente, tres sabios astrólogos llamados Melchor, Gaspar y Baltasar, sabían que esa
estrella significaba que un nuevo rey estaba a punto de nacer. Los tres sabios, a los que conocemos
como Los Tres Reyes Magos, fueron siguiendo la brillante estrella hasta el pesebre de Belén para visitar a
Jesús.
Cuando llegaron a su destino, Melchor, Gaspar y Baltasar buscaron el pesebre y le regalaron al Niño oro,
incienso y mirra. Al poco de nacer, el rey Herodes, atemorizado por la noticia de que había nacido el hijo de
Dios, mandó matar a todos los bebés. María y Jose huyeron a Egipto y volvieron tiempo después, cuando
Herodes murió. Se instalaron en Nazaret y allí pasó su infancia Jesús.
Hoy en día, de la misma forma que Los Reyes de Oriente llevaron regalos a Jesús, la noche del 24 de
diciembre Papá Noel, y la noche del 5 de enero los Reyes Magos, llevan regalos a todas las casas para
conmemorar el nacimiento del Niño.

En el belén de navidad, además del nacimiento, hay pastores, ovejas, Reyes Magos... y por supuesto, en todo
lo alto, una estrella. Se trata de la estrella que anunció a todos el nacimiento del niño Jesús. Pero, ¿conoces
su historia?
Aquí tienes un precioso cuento de Navidad, inspirado en esa estrella que brillaba más que ninguna otra,
encargada de señalar a todos el lugar en donde acababa de nacer el niño Jesús.
Cuento de la estrella de Belén para niños

La noche en que nació el niño Jesús en un pesebre de Belén, todos los pastores de la zona acudieron a
hacerle regalos. Unos le llevaban ovejitas, para que su lana pudiera abrigarle. Otros, leña, para mantener
vivo el fuego que alumbraba y calentaba el pesebre. Y otros pastores llevaban grandes ramos de flores par
adornar el portal.
Pero había una pastorcita, Clara, que era muy pobre y no tenía nada que llevar. Ni oveja, ni leña ni flores. Le
daba tanta vergüenza presentarse sin nada ante el niño Jesús, que decidió no ir. Se apoyo en el pozo de su
casa y comenzó a llorar. Entonces, vio una estrella muy brillante en el fondo del pozo. Era el reflejo de una
estrella que alumbraba con fuerza el cielo.
Clara no se lo pensó dos veces: tiró el cubo al pozo y recogió el reflejo de la estrella. Su cubo, lleno de agua,
mostraba la estrella brillar, y ella pensó que sería un fantástico regalo para el niño Jesús.
Así que Clara fue hacia el portal de Belén muy contenta, con su estrella reflejada en el cubo de madera. De
vez en cuando la miraba, a ver si seguía ahí. Caminaba deprisa, para no perder su estrella. Al llegar al
pesebre, le mostró el cubo al niño Jesús, pero la estrella... ya no estaba. El tejado del pesebre tapaba el cielo,
y la estrella ya no se reflejaba. Sin embargo, el niño Dios sonrió.
Clara se puso a llorar muy apenada, y de pronto, una de sus lágrimas comenzó a brillar con mucha fuerza. Se
desprendió de su rostro y, transformada en estrella, se elevó hasta lo más alto del cielo. Era la estrella más
brillante de todas. la más hermosa. Gracias a esta estrella, el resto de habitantes supieron encontrar el lugar
donde el niño Jesús acababa de nacer.
Desde entonces, en todos los belenes y en los árboles de Navidad, se coloca una estrella, que hace recordar
la historia de Clara, la pastorcilla que sin tener nada, le regaló al niño Jesús lo más hermoso: su amor.
Historia de la Navidad para niños

PUBLICADO POR:LUISA DE LA BORDA

La Navidad es una fecha especial donde la familia se reúne, y también los amigos. Se crea un ambiente de
armonía y se disfruta de su compañía en la tradicional cena navideña y en el intercambio de regalos.

Esta época es de especial ilusión para los más chicos de la casa, pero a la vez también son quienes más
preguntas tienen sobre la Navidad. ¿Quién es Santa Claus? ¿A quién celebramos en esta fecha? ¿Por qué
tenemos que poner un árbol navideño?

Si tampoco conoces las respuestas o prefieres decir una verdad a medias para no romperles la ilusión, te
contamos algunas de las historias de la Navidad para los niños.

¿Qué celebramos?

La Navidad es una de las más importantes fiestas del


Cristianismo, por no decir la más importante. Se celebra el 25 de diciembre y se conmemora el nacimiento de Jesús.
Si le inculcas esta religión a tu pequeño, es algo que debe saber, de esta manera podrás ayudarlo a que no confunda
esta fecha solamente con la entrega de regalos.

El árbol de Navidad

Una de las historias más lindas para contarles a los


niños sobre el árbol de Navidad, es la de un leñador muy pobre que en vísperas de Navidad se encontró con un niño
hambriento, perdido y con frío. A pesar de no tener dinero, el hombre invitó al niño a su hogar, le brindó abrigo y lo
alimentó. A la mañana siguiente, el niño había desaparecido pero al salir de su casa, el leñador encontró un bello
árbol. El niño hambriento era el niño Jesús, quien se había disfrazado y creado el árbol para premiar la buena voluntad
y desprendimiento del hombre.

El hombre de los regalos

Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás, tiene


muchos nombres pero una sola apariencia. Es el hombre gordito, barbudo, vestido de rojo y blanco, que tiene un saco
de regalos para los niños. Se dice que San Nicolás era un sacerdote que amaba a los niños y sentía gran afinidad por
ellos, y que también era una persona con mucho dinero que utilizaba para hacer regalos a los pequeños. Él entregaba
los regalos a altas horas de la noche, para que los niños no lo descubrieran. Por ello se dice que Papá Noel viene
cuando los niños están durmiendo.

Además, la leyenda de los ocho renos que trasladan a Santa Claus en un trineo mágico por el cielo fue
creada gracias al famoso poema "Una visita de San Nicolás" ("The nigth before Christmas") de Clement
Clarke.

Ver más: ¿Qué hacer si tu hijo descubre la verdad sobre Papá Noel?

La Navidad es, sin lugar a dudas, una celebración que cada año genera en los niños hermosos recuerdos en
familia, y una ocasión para recordar que la ilusión y la esperanza siempre deben estar presentes en todas las
personas. Ese es el mensaje que no debe quedar fuera de ninguna historia o cuento de Navidad.
LETRA 'CANCIÓN PARA LA
NAVIDAD'
Navidad,es navidad Navidad,es navidad
Toda la tierra se alegra Toda la tierra se alegra
Y se entristece la mar Y se entristece la mar
Marinero, ¿dónde vas? Marinero, ¿dónde vas?
Deja tus redes y reza Deja tus redes y reza
Mira la estrella pasar Mira la estrella pasar
Marinero, marinero Marinero, marinero
Porque llegó navidad. Porque llegó navidad.

Noches blancas de hospital Noches blancas de hospital


Dejad el llanto esta noche.. Dejad el llanto esta noche..
Que el niño está por llegar Que el niño está por llegar
Caminante sin hogar.. Caminante sin hogar..
Ven a mi casa esta noche Ven a mi casa esta noche
Que mañana dios dirá. Que mañana dios dirá.

Caminante, caminante Caminante, caminante


Deja tu alforja llenar Deja tu alforja llenar
Caminante, caminante, Caminante, caminante,
Porque llegó navidad Porque llegó navidad

Ven soldado, vuelve ya Ven soldado, vuelve ya


Para curar tus heridas Para curar tus heridas
Para prestarte la paz Para prestarte la paz
Navidad, es navidad Navidad, es navidad
Toda la tierra se alegra Toda la tierra se alegra
Y se entristece la mar. Y se entristece la mar.

Tú que escuchas mi mensaje Tú que escuchas mi mensaje


Haz en tu casa un altar Haz en tu casa un altar
Deja el odio ven conmigo Deja el odio ven conmigo
Porque llegó navidad. Porque llegó navidad.

Y en la misa del gallo.. Y en la misa del gallo..


Los coros desgarran cuerdas.. Los coros desgarran cuerdas..
Y extasiada ante el cristo que nace Y extasiada ante el cristo que nace
Una madre reza.. Una madre reza..
Por el hijo que fuera de casa.. Por el hijo que fuera de casa..
Sentirá tristeza.. Sentirá tristeza..
Y los ojos del niño esa noche Y los ojos del niño esa noche
Llorarán con ella. Llorarán con ella.