Está en la página 1de 3

Knight, Alan, “La revolución maderista”, en La revolución mexicana.

Del Porfiriato al
nuevo régimen constitucional, tomo 1, México, Grijalvo, 1996, pp. 233-325.

El capítulo reseñado es el cuarto del primer volumen de la obra de Alan Knight La


revolución mexicana. Del Porfiriato al nuevo régimen constitucional, en dicho capítulo, el
autor examina las características del conflicto armado en su primera etapa que va de 1910 a
1911, al tiempo que discute algunas de las tesis más defendidas por otros estudiosos del
tema. El enfoque utilizado es el de una historia global, pues trata de abarcar la totalidad del
país en todas sus dimensiones geográficas. Knight recurre a una extensa bibliografía que
incluye tanto fuentes primarias como secundarias.

El primer apartado denominado “Fracaso” explica los distintos movimientos


revolucionarios fallidos en los días previos al 20 de noviembre. Además del suceso en
Puebla con los hermanos Serdán, hubo otras regiones del país en donde se procedió al
arresto y desarticulación de posibles levantamientos, así fue el caso de Yucatán
(Crescencio Jiménez), Guerrero (Robles Domínguez y José Inocencio Lugo), Orizaba (Abel
Serratos), Veracruz (Colmenares Ríos y Gerardo Rodríguez) y Huejanapam (Juan
Martínez) entre otras.

El siguiente apartado, “El primer foco” centra su atención en la zona norte del país en
los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango donde la revolución tuvo un mayor éxito, si
bien tuvo que adaptarse a hacer una guerra con estrategias rurales. Algunos de los
principales líderes del movimiento armado en esta región fueron: Pascual Orozco, Pancho
Villa, Cástulo Herrera, Tomás Urbina, Domingo y Mariano Arrieta. Alan Knight menciona
que esta fase de la contienda tuvo un carácter eminentemente rural, popular y agrario, ya
que los trabajadores industriales y los mineros no se incorporaron a la lucha, aun cuando
simpatizaban con la causa revolucionaria.

En “El retorno de Madero”, el autor polemiza con respecto a las tesis que sostienen
que EEUU mantuvo cierta injerencia en favor de los maderistas, a lo que Knight arguye que
esto no tiene fundamentos del todo consistentes y que no pasan de ser especulaciones.
Prosigue después con el análisis de las primeros enfrentamientos entre los maderistas y el
ejército federal; luego de unos primeros tropiezos, gradualmente los partidarios de Madero
mejoran sus tácticas y comienzan a infringir derrotas a sus adversarios, al tiempo que la
revolución se extiende por toda la nación.

La cuarta sección del artículo explica como la primera fase de la revolución ”...fue
resultado de numerosos levantamientos locales que respondieron a circunstancias y
protestas regionales, y que asumieron importancia nacional debido a su extensión por todo
el país y a su filiación al nombre y plan de Madero...”1 Alan Knight distingue los diversos
matices que tomó el conflicto armado y marca las diferencias entre las luchas libradas en el
norte de las que se llevan a cabo en regiones del sur, señalando además las variantes
existentes dentro de estas dos grandes demarcaciones.

En el quinto subcapítulo se analizan las últimas batallas de esta fase de la revolución


y las repercusiones que tuvo la guerra en distintos sectores de la sociedad. Al tiempo que
ocurre la decisiva victoria en Ciudad Juárez, decenas de victorias más asestan los
revolucionarios tanto en el sur como en el norte, en las costas como en la altiplanicie lo que
evidencia el masivo levantamiento social.

El penúltimo apartado nos habla de los disturbios urbanos. Las revolución campesina
trastocó el orden en las ciudades, alterando las actividades económicas, provocando o
aumentando el desempleo y empeorando las relaciones de las clases bajas con las medias y
altas. Knight resalta que la Revolución alentó la insubordinación de la gente común y la
protesta de las masas; las revueltas económicas y políticas del campo crearon el escenario
para los motines urbanos, que desembocaron en la confiscación de bienes y en actos de
venganza y humillación.

“La revuelta campesina”, última sección del capítulo hace énfasis en el desorden
surgido en los levantamientos agrarios provocado por la divergencia de intereses y la
ausencia de mandos efectivos. El autor expone cómo, principalmente campesinos pobres,
bajo el manto de la revolución, llevaron a cabo venganzas locales, tomas de tierras, ataques

1
Knight, Alan, “La revolución maderista”, en La revolución mexicana. Del Porfiriato al nuevo régimen
constitucional, tomo 1, México, Grijalvo, 1996, p. 250.
a terratenientes y a su personal, sin que dichas acciones tuvieran un significativo
componente maderista.

El trabajo realizado por Alan Knight es una mirada de conjunto del proceso revolucionario
y su esfuerzo es loable en lo que respecta a la comprensión de los vínculos y redes a nivel
nacional en los que desenvolvió el conflicto. En un trabajo de proporciones tan ambiciosas
es inevitable encontrar fallos y estos se hacen notar en la dificultad para examinar las
especificidades y los caracteres regionales; ese fallo se nota en las simplificaciones forzosas
a las que en ocasiones tiene que recurrir el autor. No obstante el estudio es recomendable
para tener una visión panorámica del movimiento maderista y de sus distintas variantes.

Hugo Zacapantzi Quintero


Estudiante de 5to. Semestre de la Licenciatura en Historia
Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Tlaxcala