Está en la página 1de 6

Morfopsicología: El Rostro y la Personalidad

Te explicamos los conceptos básicos de la morfopsicología para que


aprendas a distinguir en los demás las señales de identidad y la personalidad
a través de la forma de su cara.
¿Sabías que en numerosos ámbitos como el empresarial o el policial se utiliza
la Morfopsicología para conocer los rasgos de personalidad? Por ejemplo,
la policía utiliza psicólogos especializados en la morfología del rostro para saber
si un delincuente tiene tendencia mentir o no, si tiene impulsos violentos, etc. O en
el ámbito empresarial, para seleccionar personal cualificado con un determinado
temperamento.
Pero es que la Morfopsicología puede resultar muy útil en el día a día para conocer
y comprender mejor a las personas que nos rodean y también a las que
conocemos poco.
Aunque parezca un asunto divertido y curioso, lo cierto es que se trata de un estudio
muy complejo que requiere gran conocimiento para poder realizar un análisis
exhaustivo que tenga en cuenta las múltiples variables y relaciones entre los
distingos signos y rasgos. En este reportaje te vamos a hablar de la estructura
general del rostro y de los pilares básicos de la Morfopsicología a grandes
rasgos, es decir, a modo de resumen (evidentemente un estudio completo requiere
un análisis mucho mayor). Si el tema te interesa te recomendamos encarecidamente
que leas “El rostro y la personalidad” de Julián Gabarre, un excelente manual,
completo y riguroso sobre las leyes de la morfopsicología que te ayudará a
descubrir algunos rasgos de tu propia personalidad y sobre todo a saber quién
tienes en frente.

Las grandes áreas del rostro

Relacionadas con distintas áreas del cerebro, las grandes zonas


del rostro representan distintas inquietudes y muestran diferentes tendencias en
los individuos dependiendo de cuál de ellas es la más voluminosa o destacada, de
cuál está más magullada o muestra signos de dolor, o cuál es más vivaracha o
tensa:
o Zona baja
Es el área del mentón, mandíbulas y boca. Se corresponde con el cerebro reptil
(unido al centro del encéfalo) y es el área de los instintos primarios esenciales
(sexualidad, comida, fuerza, supervivencia, etc). Una persona en la que prevalece
esta zona es una persona interesada en satisfacer las necesidades más básicas,
aunque también muestra la tendencia de la persona para realizar y actualizar los
pensamientos o sentimientos, es decir, la voluntad y control para ejecutar los
ideales.
o Zona media
Incluye los pómulos y la nariz. Esta parte está relacionada con el sistema límbico
que, unido al sistema vegetativo, es el centro de las emociones y los afectos. Por lo
tanto, dependiendo de la extensión, la profundidad, la proyección, la forma de la
nariz y los pómulos, esta zona nos habla de la capacidad del individuo para
manifestar sus sentimientos, para controlar sus emociones y para dar y recibir
amor. Una persona en la que predomina esta sección nos habla de una persona
que vive la vida de manera muy emocional (positiva o negativamente dependiendo
de otros signos y rasgos).
o Zona alta
Esta zona comprende la frente y las sienes y nos proporciona información sobre
la vida mental y espiritual del individuo. El hecho de que en una persona predomine
esta sección, no implica que sea necesariamente muy inteligente. Implica,
simplemente, que se decanta por una visión muy mental de la vida. Por ejemplo,
una mente ancha y extremadamente alargada implica dispersión (divagar) y poca
capacidad para llevar a cabo los objetivos. En cambio, una mente ancha pero no
muy alta señala una mayor capacidad para concretar lo esencial.

El marco del rostro y la personalidad

El marco del rostro se refiere a la estructura ósea, es decir, a la anchura, altura y


profundidad del conjunto de la cara. En seguida hablaremos del principio básicos
de la morfopsicología (dilatación-retracción), pero, en líneas generales, podemos
señalar que:
o Marco ancho (cara grande y ancha)
Un marco ancho nos habla de gran cantidad de energía disponible. Esto significa
que, dentro del individuo, existe un gran patrimonio energético heredado que
impulsa su fuerza interior hacia el exterior con gran necesidad de compartir y de
abrirse. Esta clase de individuos también poseen una gran demanda energética, es
decir, tienen muchas necesidades y no es fácil complacerlas. En general, anchura
significa cantidad.
o Marco estrecho (cara delgada y estrecha)
Un marco estrecho está relacionado con una vitalidad menor y una mayor capacidad
de reserva y selección. Es decir, las personas con un marco estrecho son personas
que disponen de menores recursos energéticos y tienden al cansancio. Estas
personas son selectivas con la finalidad de ahorrar sus escasos recursos vitales. La
estrechez facial está relacionada con la selectividad.
Como veremos a continuación, la ley de la dilatación-retracción no suele
manifestarse de manera “pura”, sino que cada individuo manifiesta distintas zonas
o rasgos que tienden a una de las dos polaridades y en cuyo equilibrio o
desequilibrio hallaremos las claves.

Ley de la dilatación-retracción

El Dr. Claude Sigaud habló por primera vez de la ley de dilatación-retracción,


según la cual, las personas anchas, gruesas o “dilatadas” son hiposensibles, es
decir, tienen una menor capacidad de defensa y tienden a absorber todos los
elementos del medio sin seleccionar (incluso los dañinos). En cambio, los
delgados, estrechos o “retraídos” son hipersensibles y tienen una mayor
capacidad de defensa que les lleva a hacer una profunda selección del medio que
les rodea (lo que les lleva a contraer menos enfermedades).
o Dilatación
Gran fuerza de expansión que conlleva un gran gasto de energía y facilita la relación
del cuerpo con el medio
o Retracción
Gran fuerza de conservación que conlleva un considerable ahorro de energía y
permite la supervivencia como defensa contra el medio

Personas dilatadas y personas retraídas

Aunque es difícil encontrar personas dilatadas o retraídas “puras” (ya que la


mayoría somos un compendio de rasgos mixtos que se equilibran y
complementan), vamos a ver los factores generales para poder hacernos una idea
relativa de lo que significan unos rasgos determinados en una cara determinada.

PERSONAS DILATADAS
Un bebé de pocos meses representa a la perfección lo que significa la
dilatación (absorbe todo, tanto a nivel físico como emocional, sin elegir).
Morfológicamente, la dilatación muestra:
o Signos físicos
Formas redondeadas en el rostro, gran amplitud ósea (anchura), ojos carnosos y
abiertos, saltones. Nariz ancha, respingona y abierta, vibrante. Boca grande con
labios carnosos.
o Personalidad
Las personas con rasgos dilatados o tendencia en el rostro a la dilatación poseen
grandes fuerzas de expansión que les llevan a absorberlo todo sin seleccionar. Son
personas abiertas, absorbentes, que requieren y dan mucha energía (gran
intercambio con el mundo exterior), apasionadas y poco sensibles con poco
autocontrol. No obstante, hay personas dilatadas con rasgos retraídos que les
permiten compensar las fuerzas de expansión con las de conservación, por lo que
son personas con una gran vitalidad. Normalmente las personas dilatadas tienen
una gran apertura y viven en un mundo objetivo y concreto, con falta de control
sobre sí mismas.

PERSONAS RETRAÍDAS

El final de la vida suele mostrar signos de retracción (cuando ya se ha dado todo


y queda poco que retener), aunque eso no quiere decir que los rasgos de
retracción se muestren a cualquier edad, como síntoma de cierto tipo
de personalidad:
o Signos físicos
La retracción muestra formas aplanadas o picudas, ojos hundidos o pequeños, nariz
alargada, rostro delgado, boca pequeña con labios apretados, pómulos hundidos,
etc.
o Personalidad
Las personas retraídas son auténticos hipersensibles y todo los del medio les afecta,
por lo que han desarrollado un buen sistema para defenderse y economizar
recursos. Las personas retraídas con rasgos muy dilatados (pocas fuerzas de
conservación y pocas energías) están sometidos a gran peligro. No obstante, una
persona retraída con unos equilibrados rasgos de retracción (sienes planas, rostro
delgado pero concentrado, ojos firmes y vibrantes con cejas pobladas y cercanas a
los ojos, etc… pueden gestionar muy bien sus reservas energéticas. Normalmente
las personas retraídas tienen un buen control de sí mismos y tienden a ver el lado
subjetivo y abstracto de la vida.
Ley de la tonicidad-atonía

Esta es otra de las leyes fundamentales a tener en cuenta a la hora de valorar un


rostro, ya que tiene que ver con el sistema nervioso y nos informa sobre
la capacidad del individuo para actuar o recibir; para tener una actitud activa
o pasiva ante la vida.
o Tonicidad
Los rasgos o zonas tónicas son aquellas que muestran una musculatura tensa y
activa (los músculos están activados y firmes). La expresión es viva, interrogante,
activa. En general, todo lo que sube hacia arriba es tónico (comisuras de la boca,
ojos, cejas, etc). También está relacionado con la tonicidad la concentración (es
decir, todo aquello que sea demasiado alto, es átono; todo aquello que esté
concentrado, es tónico). También las líneas rectas y cuadradas nos hablan de
tonicidad. La tonicidad es sinónimo de una actitud activa ante la vida, de las ganas
de superación y reafirmación, claridad, precisión, del dominio mental y de la
capacidad para llevar a la realidad las ideas o objetivos.
o Atonía
Los rasgos o zonas átonas muestran grasas o debilidad muscular, con sensación
de caer hacia abajo (comisuras, labios abiertos o poco apretados, cejas abiertas y
poco pobladas, párpados caídos, pómulos flojos, etc). La piel tiene un color pálido
y el tono muscular está carente de vida, de actividad y autonomía. La atonía está
relacionada con la introversión, la pasividad y falta de fuerza de voluntad. Suelen
ser personas que se dejan llevar fácilmente, influenciables, dispersas. La
información llega sin ser procesada y sin ser tenida en cuenta. Una persona átona
suele tener una actitud derrotista, desplomada, corvada y colgante que no se siente
capaz de llevar a cabo sus ideas abstractas.
Hemos de señalar que, en realidad, lo mejor es disponer de un equilibrio
moderado entre todas las fuerzas. Una persona excesivamente tónica puede caer
en la cerrazón y la agresividad, en la manipulación y en el exceso de rendimiento,
mientras que una que muestra elementos equilibrantes tiene una mejor adaptación
general al medio. Ciertos rasgos de atonía muestran una tendencia a la
creatividad, la imaginación y una cierta pasividad que de paso a la intuición y la
espiritualidad.

La simetría y la personalidad

Casi todos los rostros muestran cierta asimetría entre el lado izquierdo y el
derecho. Como sabréis, cada hemisferio de la cara se ocupa de distintas labores
(el derecho de las emociones y el izquierdo de lo verbal y racional). En este punto
hemos de recordar que el hemisferio izquierdo del cerebro controla el lado
derecho de la cara y que el lado derecho controla el izquierdo. Por lo tanto, ante
cualquier anomalía o diferenciación habremos de tener en cuenta estos factores.
o Lado izquierdo y lado derecho
Por lo general, el lado izquierdo está relacionado con el pasado y con nuestra vida
sentimental y el derecho con el futuro y con las relaciones profesionales y sociales.
De esta forma, si por ejemplo tenemos el lado izquierdo del rostro más retraído,
significa que las experiencias de la infancia nos han obligado a protegernos (sobre
todo si produce en la zona afectiva). Si, por ejemplo, el lado derecho es tónico nos
indica que, a pesar de los problemas de la infancia, hemos encontrado un correcto
desarrollo y ejecución en el presente que se proyecta hacia el futuro.
o Cantidad de asimetría
La ausencia total de asimetría es señal de inmovilismo. es decir, las personas
absolutamente simétricas muestran una tendencia a la falta de movimiento y a una
pobre percepción del mundo.Una ligera asimetría en ambos lados es señal de
diferenciación, de percepción, de asimilación en las experiencias vividas. En
cambio, una asimetría muy evidente o fuerte es señal de dualidad interior y de gran
complejidad.
Además de todos estos factores generales, si te interesa empezar a estudiar el
rostro de los demás, es importante que compruebes lo que significa la forma y
estructura de los rasgos y receptores faciales (ojos, boca, nariz, etc) en nuestro
articulo la personalidad según los rasgos de la cara.
Es importante tener en cuenta que la morfopsicología nos habla solo de una
“tendencia” y que no tiene una visión determinista. Es decir, el libre albedrío puede
incluso modificar morfológicamente a una persona cuyo rostro puede experimentar
distintas transfrmaciones a lo largo de la vida dependiendo de las experiencias.
Recuerda que estos son solo algunos apuntes básicos y muy sencillos
para empezar a distinguir rastros y que encontrarás una información muy amplia,
interesante y rigurosa en el libro El rostro y la personalidad de Julián Gabarre.