Está en la página 1de 3

CONSEJOS PARA LLEVAR UNA BUENA SALUD MENTAL

1. Duerme 8 horas al día de un tirón: A más edad menos horas con un


mínimo de 6,5. Procura siempre irte a dormir a la misma hora. Procura
no mirar la tele en la cama. El sueño es muy importante en los procesos
de aprendizaje y consolidación de memorias, ayuda a la concentración,
puede ayudar a reducir síntomas de estrés y depresión. Pero dormir
excesivamente no es bueno así que ¡que no se nos vaya de las manos!
2. Realiza ejercicio físico 3 veces por semana: Promueve la segregación
de endorfinas y serotonina relacionada con la sensación de bienestar.
También es un potente distractor de las preocupaciones y el dolor,
además la norepinefrina moduladora se encarga de regular las
reacciones al estrés.
3. Medita: Esto entrena al cerebro a lidiar con situaciones estresantes.
Además es una buena estrategia de relajación y de autoconocimiento y
nos permite centrarnos en el presente y en lo que es importante
focalizando nuestra atención en la aceptación de lo que nos rodea.
4. Ten una lista de objetivos a corto, medio y largo plazo: Esto te
permitirá tener metas y saber qué camino seguir. Proporciona
estructura y sentido a la vida.
5. Mantén contacto con las amistades y familia: El contacto social se
asocia con la oxitocina, neuropéptido que produce sensación de
bienestar. Además el apoyo social es un factor protector en muchos
trastornos psicológicos y una gran ayuda en momentos de necesidad.
Además se asocia con un envejecimiento más favorable. Da y acepta
apoyo. Comparte intereses. Ríete y diviértete.
6. Relájate: Dedica un tiempo para ti, escuchar música relajante, ver
una película…. La relajación disminuye los efectos dañinos del estrés,
reduce la tensión muscular, mejora síntomas psicosomáticos y el
autocontrol.
7. Realiza ejercicios de agudeza mental: sudokus, sopas de letras (y
variados) sirven… Leer también es muy bueno y además nos ayudará a
evadirnos de los problemas del día a día, practica sumas, restas y
divisiones manuales de vez en cuando.
8. Cuida tu alimentación y come lentamente: Come mucha fruta y
verduras y alimentos ricos en fibra. Evita los alimentos grasos o
excesivamente azucarados.
9. Toma el sol: (de forma moderada): Cuando te levantes exponte al sol
mañanero pues esto ayuda a regular los ciclos sueño- vigilia. Es bueno
para el estado de ánimo ya que los rayos UV promueven la producción
de serotonina.
10. Adopta una actitud positiva: Procura utilizar adjetivos positivos
para referirte a sí mismo, céntrate en el presente, básate en la
aceptación de ti mismo y lo que nos rodea.
11. Guarda presupuesto financiero: Los problemas financieros
aumentan el estrés así que prevé los imprevistos con un “fondo para
emergencias”.
12. No tengas miedo al cambio: Es inevitable y el motor del avance.
13. Busca ayuda cuando la necesites: No es un signo de debilidad
pedirla sino de fortaleza, nadie es perfecto ni nadie va a poder
encargarse siempre de todo solo.
14. No abuses de la televisión: Convertirse en un zombi no es una
opción. Busca un hobby más activo y desafiante.
15. Mantén cierta autonomía, se autosuficiente: No depender siempre
de los demás, no volcar toda nuestra existencia en nuestra pareja por
ejemplo), haz cosas tú solo de vez en cuando. Está bien buscar apoyo en
los demás pero también hay que creer en uno mismo.
16. Organiza tu tiempo: Pero aprendiendo a priorizar. Ten en cuenta tus
propias capacidades y los recursos disponibles (materiales y de tiempo)
para cada tarea. No te sobrecargues y programa descansos entre tareas.
17. Se humilde y procura escuchar: No juzgues a los demás, se aprende
mucho más.
18. Aprende a reconocer tus propias emociones: Expresa lo que sientes
a los demás de manera adecuada, aprende a canalizar los sentimientos
positivos y a controlar los negativos.
19. Viaja: Disfruta de la naturaleza, conoce lugares nuevos, abre tus
fronteras a lo desconocido.
20. Disfruta la intimidad con tu pareja: El sexo mejora el dolor y ayuda
a dormir. Además segregamos hormonas muy beneficiosas para el
estado de ánimo que nos ofrecen un efecto relajante a través de las
endorfinas, adrenalina, dopamina y serotonina. Reduce la ansiedad,
mejora el estrés y la autoestima.

PAI
Hospital de Talca