Está en la página 1de 1

Ciencia, filosofía y cosmovisión

Todo científico parte de un paradigma filosófico (lo sepa o no) que afecta a
sus conclusiones. Por ejemplo, muchos científicos ateos parten del paradigma
puramente materialista (o «fisicalista» o naturalista, como algunos prefieren
llamarlo) utilizando argumentos de formalización matemática
o especulación puramente teórica —a veces ni siquiera lógica— sin comprobación
empírica alguna. Luego intentan presentar sus conclusiones como si fueran científicas,
cuando en realidad son metacientíficas, filosóficas, pseudo-filosóficas o hasta religiosas
—confundiendo y mezclando incluso metafísica con religión o con teología—, y a la
postre ni respetan el método científico ni el filosófico. Pero por la fama del científico o
por el prestigio de la editorial en la que publica, dichas teorías parecen válidas y son
bien acogidas por un público que ignora el rigor metodológico de los saberes. […]
Un problema concreto que se plantea cuando hablamos en el ámbito científico
de una «cosmovisión» (una teoría ordenada del mundo, entendiendo el «mundo»
como realidad universal) se presenta cuando la física teórica piensa acerca de los
orígenes. En ese caso, se aproxima a la filosofía porque trabaja con los supuestos
básicos de la realidad. La física busca una explicación causal del orden y la
composición material del universo desde que hay universo físico —que, para
algunas personas (positivistas), es el único que existe porque niegan cualquier otra
realidad no-física o inmaterial— y, como cuenta con un soporte lógico verificable
matemáticamente —que es el lenguaje más universal y objetivo con que cuenta la
ciencia— plantea teorías del todo, intentando a veces sustituir a la filosofía.
Respondiendo directamente a la pregunta inicial, concluimos que ninguna ciencia
experimental puede explicar lo que no es físicomaterial, porque de lo contrario
violentaría su método, traspasaría su «estatuto epistemológico» y dejaría de ser
ciencia. Una cosmovisión incluye no solo lo físico, también lo metafísico, y ofrece
supuestos para el estudio más particular de otros tipos de saber. La elaboración
de una cosmovisión que solo sea racional y lógica le corresponde a la filosofía.
Si la física pretende hacerla, tendrá que convertirse en filosofía o realizará
construcciones lógicas no verificables. Pero la filosofía tampoco basta para dar
una explicación adecuada del todo, pues
no puede dar cuenta de lo que hay más allá de la causa primera, ya que eso
supone sobrepasar los límites de la naturaleza humana; solo puede decir que
«debe haber una primera causa», ese es
su límite. Por eso, una cosmovisión surge también de otro tipo de explicaciones de
la realidad de índole meta-filosófica, algunas que respetan la racionalidad, como
la teología y la religión; otras con explicaciones de tipo irracional, como los mitos.

M. Acosta López, «¿Puede la ciencia elaborar una cosmovisión y sustituir a la filosofía


en la constitución teórica del mundo?», en: F. J. Soler Gil y M. Alfonseca (Eds.),
60 preguntas sobre ciencia y fe. Barcelona: Stella Maris, 2014, págs. 89-90.

Unidad 5 • Las cosmovisiones científicas