Está en la página 1de 6

Tarea Semana 5

Nombre Alumno: Rodrigo Wallach

Nombre Asignatura: Liderazgo Y Trabajo En Equipo

Instituto IACC

2 de Diciembre 2017
Instrucciones.

Explique a través de un ejemplo ilustrativo cómo usted entrenaría a futuros líderes basándose en

el modelo de simulaciones y juegos.

Desarrollo.

Las empresas invierten sumas considerables de dinero en capacitar a sus líderes, en virtud de lo

cual se desarrollan nuevas técnicas para mejorar las habilidades del liderazgo o se refinan

algunas ya existentes.

Los sistemas de entrenamiento deben poseer las siguientes características:

• Objetivos de aprendizaje claros. Es necesario que los participantes tengan claro qué se espera

de ellos en términos de aprendizaje y cuáles habilidades mejora o entrena el programa.

• Contenido significativo. El contenido del programa debe tomar en cuenta los aprendizajes o

conocimientos previos de los participantes; debe ser relevante, claro, preciso, concreto e incluir

ejemplos y situaciones reales.

• Secuencia de contenidos apropiada. Primero deben enseñarse las habilidades o contenidos más

simples y, luego, los más complejos o los que requieran mayor práctica. Es conveniente tener

intervalos entre las sesiones para poder ejecutar lo aprendido.

• Métodos de enseñanza apropiados. La metodología empleada debe estar dirigida a mantener la

motivación de los participantes y estar en relación con las habilidades o conductas a aprender.

Por ejemplo, las exposiciones no serán mayores a 30 minutos, se harán ejercicios de role-playing

sólo si los grupos son pequeños, etc.


• Práctica de las habilidades. Los participantes deben tener oportunidades no sólo para recordar

el contenido del curso, sino para poner en práctica de forma concreta lo aprendido, ya que estos

aprendizajes son más duraderos y efectivos si se ejercitan.

• Feedback. Es necesario proveer feedback respecto de toda la secuencia de aprendizaje para que

los participantes puedan autoevaluarse y registrar avances, fortalezas y debilidades.

• Seguimiento. Para determinar si las habilidades aprendidas son efectivas es necesario que los

participantes las puedan aplicar en situaciones concretas. Es muy raro que procesos de

aprendizaje complejos se puedan aplicar al finalizar el programa, resulta útil en estos casos fijar

un intervalo de tiempo apropiado o asignar un proyecto que requiera el uso de las habilidades

enseñadas.

En el juego simulado podemos identificar todas las características del juego real: reglas

definidas, presencia de espíritu competitivo, posibilidades de identificar vencedores y

perdedores, la parte lúdica, fascinación y tensión.

Lo que diferencia al juego simulado de lo real es que, en último término, las sanciones son reales

y pueden llegar a costar la pérdida del cargo, la confianza, el prestigio y el trabajo. En la

situación simulada, por el contrario, las personas que se equivocan reciben el estímulo para

intentar otra vez. Es a partir del error y de la experiencia que las oportunidades de aprender son

mayores.

La estructura del juego de empresa es la misma que la del juego simulado, sin embargo, reflejan

situaciones específicas al ámbito empresarial.

Por ejemplo, si un grupo necesita mejorar su técnica de planificación, podemos organizar una

actividad donde los participantes tengan sus propias tareas:

• Comprar la materia prima, tomando en cuenta los recursos financieros disponibles y las

posibilidades de ganancia.
• Planificar y organizar el proceso productivo.

• Producir el modelo solicitado.

• Supervisar la producción verificando los criterios de calidad requeridos por los clientes.

• Evaluar los resultados parciales y finales.

• Supeditar la producción a la apreciación del cliente.

Durante el juego, el grupo realiza una secuencia de interacciones colocando en práctica sus

habilidades técnicas. El proceso es semejante al de su vida cotidiana. Posiblemente actuará

dentro de su modelo patrón de toma de decisiones y, a partir de los resultados alcanzados, se

podrá rever y re planificar acciones que la superen. Tales vivencias han de contribuir para

mejorar su desempeño ante una situación real, que exija respuestas y acciones concretas.

Más allá del perfeccionamiento de las habilidades técnicas, el juego mejora las relaciones

sociales entre las personas. Las situaciones planteadas moldean la realidad social y todos tienen

la oportunidad de experimentar su modelo de comportamiento y de actitudes. Para alcanzar los

objetivos, los jugadores pasan por un proceso de comunicación intra e intergrupal, donde se le

exige a todos el uso de destrezas, tales como:

• Escuchar, procesar, entender y pasar la información.

• Dar y recibir feedback de forma asertiva.

• Adoptar posturas de cooperación.

• Ceder espacios para compañeros.

• Cambiar de opinión.

• Tratar ideas conflictivas con flexibilidad y neutralidad.

Esta experiencia de participar en juego de simulación sirve como laboratorio para el desarrollo y

concientización de necesidades de cambio de comportamiento y actitudes individuales, que

permitan un mejor desempeño al interior de la empresa.


Otro ejemplo de uso de simulación son los desarrollados para actividades especificas de manejo

o conducción de máquinas, mediante el uso de sistemas de simulación por computador, con un

entorno idéntico al que usarán los conductores en la cabina de mando.

Estos sistemas se usan, por ejemplo, en empresas aeronáuticas, para entrenamiento de los pilotos;

empresas de buses para entrenar a los choferes o conductores y en empresas aeroespaciales para

adiestrar astronautas.

Este sistema de aprendizaje permite bajar los costos de instrucción, ya que se ahorra

combustible, desgaste de máquinas, uso de infraestructura de pistas, lanzamiento de cohetes, etc.

mediante el uso de los simuladores en vez de las máquinas reales.

Otra ventaja es la práctica de maniobras de emergencia, que si se realizaran en ambientes reales,

la falla en su ejecución tendría consecuencias fatales para los ejecutores y devastación

económica para las empresas.

En el ámbito militar son conocidos los juegos de simulación o “juegos de guerra” donde dos

grupos combaten una guerra simulada, con armas sin municiones verdaderas y llevan a cargo una

lucha sin bajas o muertes.

Hoy en día con el uso de la tecnología, también estas instituciones hacen uso de simuladores de

estrategia y uso de armas, que son muy parecidos a un videojuego.

Entrando al tema de los videojuegos, los hay que simulan el manejo o gerenciamiento de

diferentes emprendimientos, un hotel, una empresa textil, un equipo de fútbol, un hospital, una

granja, entre muchos más, que permiten adquirir habilidades sin los riesgos de un fracaso en el

mundo real.
Bibliografía.

 Juegos de empresa. Extraído de http://www.iacat.com/1-cientifica/juegosdeempresa.htm.

 Instituto Profesional IACC. Curso “Liderazgo y Trabajo en Equipo”. Material para la

semana 5.