Está en la página 1de 40

Febrero / 2015

Año 1 Volumen 8

ESPECIAL DEL MES


Fútbol y Derecho Deportivo
Actualidad
Área
Civil Fútboldel
Especial y Derecho
Mes Deportivo
Contenido
Enrique Varsi Rospigliosi: “El Estado no tiene por qué meterse en los problemas
entrevista 1 de la ‘U’ o del Alianza, pero sí establecer los grandes principios que rijan las 22
organizaciones profesionales”
Marco La Jara: “El derecho deportivo debería tener un fuero especial como el
entrevista 2 26
militar o el canónico”
Felipe Osterling Parodi / Mario Castillo Freyre: Algunos comenta-
doctrina práctica rios en torno a la responsabilidad civil derivada de actividades deportivas 30
en general
Esteban Carbonell O´Brien: Concurso de acreedores de clubes deportivos
doctrina práctica A propósito de la legalidad de la Ley N.° 30064 o Ley complementaria para la 46
reestructuración económica del fútbol peruano

entrevista
Entrevista

“El Estado no tiene por qué meterse en los


problemas de la ‘U’ o del Alianza, pero sí
establecer los grandes principios que rijan las
organizaciones profesionales”

Enrique Varsi Rospigliosi*


Profesor de Derecho Civil en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y en la Universidad de Lima

En esta entrevista con el prof. Enrique Varsi Rospigliosi, abordamos varios temas relevantes en
torno al derecho deportivo y futbolístico: la ubicación de esta nueva rama jurídica dentro de la
clasificación clásica del derecho, cómo ha venido adquiriendo autonomía por la especialidad
de su objeto, su interrelación con otras áreas del derecho –resaltando que el derecho civil
dota de muchos contenidos al derecho deportivo, no solo por su supletoriedad, sino por la
regulación de las actividades privadas–, y el desarrollo del deporte como derecho humano
y medio de realización. Asimismo, de todos los deportes se destaca la situación especial
del fútbol, analizándose la relación de la normatividad peruana y las normas FIFA, y otros
aspectos relevantes.

Actualidad Civil (AC): Doctor, nos puede su objeto de regulación (jugador, árbi-
explicar si existe un derecho deportivo tro, representante, hincha); y cómo se
en nuestro país; de ser así, cuál sería desarrollaría en nuestro ordenamiento
jurídico.
* Abogado por la Universidad de Lima, Profesor de la
Universidad Particular San Martín de Porres. Abogado Dr. Enrique Varsi Rospigliosi (EVR): Yo
del Estudio Lazo, De Romaña & Gagliuffi y abogados. creo que desde el punto de vista legislativo,

22 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Enrique Varsi Rospigliosi Fútbol y Derecho Deportivo

sí podemos hablar de una autonomía del de-


recho deportivo, una norma deportiva y cada
uno de los deportes se encuentra alineado o
se encuentra asociado en una determinada
Federación, y esta federación tiene sus bases.
Entonces dentro de este aspecto normativo y
organizacional, yo considero que sí existe un
derecho deportivo, propiamente dicho. Sin
embargo, desde el punto de vista teórico,
jurisprudencial y doctrinario, no tenemos una
obra consolidada sobre la materia, es decir,
falta mucho por desarrollar en ese tema.
AC: Si bien el derecho deportivo es una área
relativamente nueva en el derecho, consi-
deraría que debería ser autónoma o no.
EVR: En nuestro país, yo creo que sí es relati-
vamente nueva, a pesar de que ya hay algunas
obras sobre la materia, si no me equivoco,
si no es el primer libro que salió sobre el Enrique Varsi Rospigliosi
derecho deportivo fue una investigación que
yo hice para la Universidad de Lima y que se El Derecho Deportivo se nutre de
vio reflejada en este librito Derecho peruano muchas ciencias, se nutre del Dere-
deportivo, con una carátula bien sugestiva; cho Constitucional, del Derecho Civil,
me demoró cerca de dos años hacer toda esa
del Derecho Comercial, del Derecho
de la Competencia, del Derecho de
investigación, financiada y publicada por la
Mercados, del Derecho Administra-
Universidad de Lima, que tuvo tanto interés
tivo, del Derecho Tributario, es decir,
en este tema novedoso, raro y distinto, que
se nutre de todo.
me convocó a continuar con la investigación
y que yo llegué a terminarla en un segundo
volumen pero que finalmente nunca se llegó
a editar. Recuerdo que fue en el año 1999 o EVR: Ahí hay todo un tema porque el derecho
2000, en esa época era una cosa que jamás deportivo se nutre de muchas ciencias, se
se había escuchado, luego ha habido ya apa- nutre del Derecho Constitucional, del Derecho
riciones en los medios periodísticos, en los Civil, del Derecho Comercial, del Derecho de
medios académicos, en fórums, en eventos; la Competencia, del Derecho de Mercados,
y creo que recientemente ha salido una obra del Derecho Administrativo, del Derecho Tri-
de un abogado que está muy metido en temas butario, es decir, se nutre de todo. Entonces yo
deportivos, el Dr. Noriega si no me equivoco. no podría sesgar a qué área del derecho, algo
así como lo que pasa con la bioética: ¿dónde
Hoy en día, no podríamos decir que es algo
la ubico?, ¿dónde ubico el derecho genético?,
nuevo, sino que ya hay cierta trascendencia.
es eso. Por la variedad y la universalidad
Ahora, hay incluso intentos de unas facultades
de sus ramas lo consideramos como parte
de derecho de incorporar el curso electivo
del derecho privado, pero también tiene de
sobre derecho deportivo.
público porque el Estado entra a regular mu-
AC: En qué área del derecho se le podría chas materias, aunque yo creo que desde un
ubicar al derecho deportivo, si parti- sentido macro, amplio, podríamos decir que
mos de la clásica división de áreas del tiene una autonomía tal que, en gran parte el
derecho. derecho deportivo se desarrolla en el derecho

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 23


Actualidad

Civil Especial del Mes


privado, a pesar de que tengan normas que
son regidas por el Estado (derecho público).
AC: No obstante, consideraría que el de-
El Código Civil es la norma que per-
porte requeriría una normativa especial.
mite la vida en sociedad, como yo
EVR: Obviamente, normas muy especiales, digo, “El Código Civil es el horós-
normas muy específicas, es más el propio copo de toda persona” es aquella
marco teórico del derecho deportivo es muy guía que va a permitirnos a noso-
especial, tiene fuentes distintas al derecho civil, tros desarrollarnos en sociedad .Y
al derecho comercial, desde el propio hecho todo aquello que no está regulado
de la gran teoría del fair play un que no es otra de forma especial en un dispositivo,
cosa que un fiel reflejo de la teoría de la buena aplicamos supletoriamente el Códi-
fe para el punto contractual. El gran principio, go Civil si se trata de una relación
este start play se ha visto reflejado en una serie privada, no hay duda que el Código
de sentencias en los tribunales deportivos que Civil entra a suplir muchas normas
en este medio, por ejemplo, no tenemos. que no se encuentran reguladas por
ejemplo en los contratos deporti-
AC: Entonces, doctor ¿Usted nos podría decir vos, o los contratos en sociedad.
que al ser un derecho especial, necesita un
órgano especial que conozca estas controver-
sias que puedan surgir a partir de esta regu- necesariamente de una representación.
lación? Estamos hablando a nivel nacional. De ser así, cuál sería la forma de su ma-
terialización.
EVR: Sin duda, porque tenemos nosotros un
órgano que se encarga de regular y velar por EVR: El deporte es una actividad profesional y
todo el tema de la organización del deporte una actividad amateur. A pesar de la actividad
que es el Instituto Peruano del Deporte. Pero profesional tiene una autonomía, tiene reglas
hay países que han aspirado a más y esto lo propias. El Estado no tiene por qué meterse en
han llevado a instaurar mediante ministerios, los problemas de la “U” o del Alianza, pero sí
como es el caso de Brasil, en el cual se le da establecer los grandes principios que rijan las
mayor importancia, mayor trascendencia. organizaciones profesionales, las grandes ligas
de los deportes. En nuestro medio, las grandes
Todo el tema viene de cómo calificar el tema
ligas las encontramos básicamente en el fútbol;
del deporte, si es parte de la persona, si es
otros países tienen el fútbol, el béisbol, el bás-
parte del Estado, si es parte de la sociedad,
quet, el fútbol americano; en fin una variedad
si es parte de la familia, o sea, qué justificaría
de deportes.
darle al deporte un posicionamiento ministe-
rial. Hoy en día hasta donde tengo entendido, AC: Consideraría que se puede aplicar su-
forma parte del Ministerio de la Presidencia, pletoriamente el Código Civil o por la espe-
a pesar de que ha pasado desde un principio cialización del deporte no sería adecuado
por el Ministerio de Educación, luego se dan aplicar esta normativa, salvo en los casos
unas normas en el Ministerio de la Mujer. En de responsabilidad civil extracontractual.
definitiva todavía no tenemos una estructura EVR: El Código Civil es la norma que permite
consolidada respecto a este tema. la vida en sociedad, como yo digo, “el Código
AC: ¿Cuál sería su visión en todo caso? Civil es el horóscopo de toda persona” es aque-
lla guía que va a permitirnos desarrollarnos en
EVR: Yo considero darle la importancia y
sociedad. Además a todo aquello que no está
trascendencia al deporte en un futuro dentro
regulado de forma especial en un dispositivo,
de un ministerio.
le aplicamos supletoriamente el Código Civil si
AC: Dado que el deporte es una actividad se trata de una relación privada; no hay duda
profesional, consideraría que requiere de que el Código Civil entra a suplir muchos

24 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Enrique Varsi Rospigliosi Fútbol y Derecho Deportivo

aspectos que no se encuentran regulados, por AC: Consideraría que una actividad de
ejemplo, en los contratos deportivos, o los deporte no profesional este se encontraría
contratos de sociedad. amparada por el derecho constitucional.
AC: Doctor, de todos los deportes el fútbol EVR: Yo creo que sí porque podemos llegar
es el más popular; consideraría que esta a entender realmente que el deporte es un
sería una de las razones más importantes derecho de la persona. La persona a través
para otorgarle una regulación más especia- del deporte se realiza y llega a proyectar su
lizada dentro del derecho deportivo. vida. Yo redacté un artículo en honor a mi
EVR: Lo que sucede es que el fútbol es el maestro Fernández Sessarego que habla de
deporte rey a nivel mundial, es el deporte la teoría de este autor en el deporte, y lo que
más realizado, pero no es el que le genera se aprecia allí es que las personas encuentran
mayores ingresos a las instituciones que lo di- en el deporte un medio de realizarse. Yo hago
rigen; como es el caso de béisbol, que genera por ejemplo mucho deporte y cuando lo
ingresos mucho mayores que los del fútbol y practico no es que esté perdiendo el tiempo,
ni qué hablar de las ligas mayores del básquet sino que es un momento de esparcimiento
en Estados Unidos. Pero yo creo que tenemos pero a la vez de reflexión de todo, de la
que hablar de un contenido macro del deporte forma de organizar mi día. Yo cuando nado
dándole énfasis a los deportes que son propios estoy pensando en mis contratos, en mis
o que son realizados en nuestro medio como conflictos, etc., es una forma de disiparse:
el fútbol, el fondismo, el windsurf, la tabla, en es una forma de vida.
que somos buenos y ahí enfocarnos, pero sin
AC: Consideraría que la normativa sobre
desconocer que existen otros deportes, otras
deporte- futbol en el Perú requeriría modi-
disciplinas que también deben ser fomentadas.
ficaciones para lograr un mejor desarrollo
AC: Por otro lado, nos podría referir la na- de la actividad futbolística.
turaleza jurídica de las normas FIFA. EVR: Yo creo que el problema no está en la
EVR: Ese es un tema que ha generado una ley, el problema está en las personas, en la di-
enorme controversia porque la FIFA es un ente rigencia y en la responsabilidad y en la política
internacional total y absolutamente autónomo, del Estado; por ejemplo en el típico caso de la
los Estados no tienen injerencia sobre él. Es algo crisis del fútbol no necesariamente se le debe
así como que me digas que el Estado entre a arrogar toda la responsabilidad al Sr. Burga, que
regular las disposiciones del Club Departamental en buena cuenta puede no tenerla. La crisis de
Lambayeque, o del Club Departamental Ica, o tantos clubes deportivos como es el caso de la
del Club Regatas Lima, o del Club El Golf; el “U”, por ejemplo, los conflictos que tiene este
Estado no tiene nada que ver, como tampoco equipo por el financiamiento de su estadio, con
tiene nada que ver con la FIFA. bancos, con Gremco, se deben a que justamen-
Pero lo que sí es una responsabilidad de los te el problema no es de la norma sino que es
Estados es el tema de la formación de sus dirigencial, el problema es de las personas que
deportistas –el tema de la formación de sus han mal utilizado al deporte con fines persona-
futbolistas– para que cuando estos lleguen a les. Entonces ahí está el tema de lo que debe
grandes ligas sepan cuáles son sus derechos y funcionar correctamente: el asociacionismo
sepan hacer respetar sus valores. Porque mu- deportivo y ahí el Estado puede dictar sí sus
chos jugadores nuestros llegan a las grandes normas que precisen las maneras más eficaces
ligas y se encuentran con grandes sumas y de organizar las ligas. Yo considero que todo
grandes contratos de pase de derecho a ima- el tema del asociacionismo deportivo para su
gen, de publicidad pero no saben manejarse correcto desenvolvimiento debería manejarse
porque hay descuido por parte del Estado y a través de las reglas y normas del Gobierno
entonces es ahí donde la FIFA hace cosas que corporativo, a través del derecho comercial,
no se tuvieron en cuenta. del derecho mercantil.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 25


Actualidad

Civil Especial del Mes

ENTREVISTA
Entrevista

“El derecho deportivo debería tener un fuero


especial como el militar o el canónico”

Marco La Jara*
Profesor de Derecho Civil en la Universidad de Lima y en la Universidad San Ignacio de Loyola

El profesor Marco La Jara, nos indica en esta entrevista que el deporte, es una actividad
humana que no solo permite un desarrollo físico y mental, sino que tiene una incidencia
social; de allí que la actividad deportiva deba regularse con un alcance general, requiriéndose
que el Estado promueva al deporte como una actividad sensible para la tributación. En este
sentido, propone que toda inversión en ese sector sirva para que las empresas la canjeen por
impuestos, como la ley “Obras por Impuestos”. Analiza además aspectos fundamentales sobre
la regulación deportiva, considerando que no existe una forma organizativa o asociativa que
nos garantice una mayor inversión y el éxito en un club deportivo. Finalmente, alude a las
formas de inversión privada en el deporte y a la estandarización normativa de la actividad
futbolística y profesional en general.

Actualidad Civil (AC): Consideraría que el normativa ordenada, organizada y en armonía


derecho deportivo requiere de una nor- con las leyes de cada país donde se desarrolla.
mativa especial para la adecuada tutela En el Perú, el deporte no tiene el peso que
de los derechos de los sujetos que realizan tiene la economía, la política, la industria o
esta actividad. la manufactura, pero en otras sociedades más
Mario de La Jara (MLJ): Sí, por supuesto. avanzadas si tiene esa relevancia. Yo creo que
El derecho deportivo debería tener un fuero un país que adopta al deporte y le da políticas
especial como el militar o el canónico. El públicas, es un país sano y feliz.
deporte es una actividad humana que tiene AC: Doctor, podría darnos una definición
relevancia en la formación física y mental del derecho futbolístico.
del individuo, desde la niñez; por lo que su
relevancia social es mucho más de lo que se le MLJ: Es el conjunto de reglas aceptadas
atribuye en el Perú. Además, contiene todos dentro de un marco público económico,
los elementos necesarios para que tenga una que se encargan de armonizar la práctica del
fútbol –como expresión cultural, deportiva
* Asesor Legal de la Agremiación de Futbolistas Pro- y económica– con la sociedad. Solo queda
fesionales del Perú (SAFAP). Graduado en la Univer- pendiente definir su ámbito de aplicación, es
sidad de Lima y candidato a magíster por la misma decir, si empezamos con el fútbol escolar, para
universidad. Postgrados en ESAN y la Escuela Nacional
de Control. Candidato a Magíster por la Universidad luego intervenir en el amateur, universitario,
César Vallejo de Trujillo. semiprofesional y profesional.

26 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Marco La Jara Fútbol y Derecho Deportivo

AC: Consideraría que los clubes deportivos


deberían tener una naturaleza jurídica
particular, distinta de la de una asociación,
que permita una mayor inversión en el
deporte.
MLJ: Estoy convencido de que no existe
una forma organizativa o asociativa que nos
garantice una mayor inversión y el éxito en
un club deportivo. Es la persona quien lo
hará sostenible, eficiente y transparente. Por
ejemplo, el Barcelona, en todos sus deportes,
es una asociación sin fines de lucro y vaya
que funciona. En el Perú, Regatas Lima es
una asociación donde sus socios aportan y
es lo que mantiene al club y quizás es lo más
organizado que haya en el mercado peruano.
Por lo experimentado, en el Perú y según su
idiosincrasia, aquí se necesita un líder, un
caudillo. No somos institucionalistas y ese Marco La Jara
debe ser el gran reto que debemos vencer.
Ese líder debe inspirar confianza –de éxito y El Derecho Deportivo se nutre de
de honestidad– para que la empresa privada muchas ciencias, se nutre del Dere-
aporte, sume y apoye económicamente. El cho Constitucional, del Derecho Civil,
peruano necesita ver nombre y apellido, y del Derecho Comercial, del Derecho
según ello, aporta. No quiere que su confianza de la Competencia, del Derecho de
se vea maltratada por un pillo, de esos que Mercados, del Derecho Administra-
abundan en el deporte peruano. tivo, del Derecho Tributario, es decir,
se nutre de todo.
AC: Por otro lado, cree usted que el de-
porte solo debe tutelarse como actividad
profesional, y de tutelarse la actividad ficha, se genera su transferencia de club a club
no profesional consideraría necesaria su o de liga a liga y así sucesivamente. Hay que
regulación. imitar otras experiencias. Ojo, aquí hablamos
de reglas, normas, leyes; pero todo eso no
MLJ: El deporte olímpico no es profesional tiene sentido sin la calidad humana, sin el
o trata de no serlo y es ahí donde están los formador, el pedagogo, el director técnico, el
mejores deportistas peruanos. Creo que se entrenador, el coach, el psicólogo deportivo,
deben organizar los estamentos del deporte el ídolo a quien imitar. Eso es profesionalizar
y empezar a regularlo desde el colegio. Por el deporte y no solo asignarle un salario al
ejemplo: 300 colegios en todo el Perú parti- deportista, que también sirve.
cipan en el nacional de vóley. Cada niña de
cada categoría y de cada colegio debe tener AC: Por otro lado, siendo el fútbol el
una ficha electrónica donde indica, además de deporte más popular, ¿debe regulárselo
su nombre, edad y esos datos, su desarrollo de forma especial dentro del derecho
psicosomático: talla, masa muscular, avances deportivo?.
psicomotrices, etc. Luego, seleccionar los ta- MLJ: Sí, es una buena razón. Los millones que
lentos y ver su evolución y su proyección en mueve el fútbol es una seria consideración
función de la data que nos arroje esa ficha y para regularlo como se está tratando. Hay
el hogar de donde provenga. Con esa misma niños que son vendidos a Europa y la FIFA ya

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 27


Actualidad

Civil Especial del Mes


puso sus reparos. Esta pregunta sí tiene una debe ser perseguida por las instituciones del
respuesta bastante extensa por los mil y un Estado. En esa misma línea de ideas, creo que
detalles que podríamos mencionar, desde el el Estado debe promover que el deporte sea
futbolista y su talento, pasando por la infraes- actividad sensible para la tributación y que
tructura deportiva, las marcas y la publicidad toda inversión en ese sector sirva para que las
que se mueve. empresas la canjeen por impuestos, como la
AC: Cree usted que debería regularse de ley “Obras por Impuestos”. Sería bueno que
manera exhaustiva las formas de inversión el IPD y la FPF estudien estas opciones.
privada en el deporte, que permitan un AC: Consideraría que la normativa sobre
real mejoramiento de la actividad.
deporte-fútbol en el Perú debería modifi-
MLJ: Yo estoy a favor de la regulación pero carse y permitir una estandarización de la
tiene que venir del propio fuero deportivo. actividad deportiva profesional con nivel
Miremos las juntas directivas, consejos muni- internacional.
cipales y/o regionales en el Perú: el deporte
MLJ: Va en ese camino. Viene mejorando
es para “rellenar” puestos y sectores. Hace
poco, en Chimbote, el regidor de deporte me y por eso que la informalidad en el fútbol
dijo “un profe[sor] de fútbol no puede ganar 4 profesional ha sido despejada en un 80%. En
mil soles pues”; pero un ingeniero, arquitecto noviembre, estuve en un Congreso Jurídico
o doctor sí. La experiencia nos ha dicho de Fútbol en Santiago de Chile y noté que la
que regular por regular genera camarillas, FIFA está estandarizando la actividad fútbol
mercado negro y muchas formas de sacarle en general: la administración de justicia, por
la vuelta a la regulación. Ya se ha declarado ejemplo; las transferencias de jugadores; los
hasta la saciedad que en el fútbol se “lava derechos de formación; los niños futbolistas;
plata”, la cual tiene orígenes ilegales y eso los derechos laborales; etc.

28 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Actualidad

Civil Especial del Mes

DOCTRINA PRÁCTICA
Doctrina práctica

Algunos comentarios en torno a la


responsabilidad civil derivada de actividades
deportivas en general*

Felipe Osterling Parodi†**


Mario Castillo Freyre***
Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú, y en la
Universidad Femenina del Sagrado Corazón y en la Universidad de Lima

1. Introducción
2. La responsabilidad civil en el deporte
SUMARIO

3. Responsabilidad civil derivada de los daños sufridos por un jugador frente a un contendor
o competidor
3.1. Relaciones entre deportistas: ¿Responsabilidad civil contractual o extracontractual?
3.2. El fundamento de la responsabilidad civil deportiva
3.3. Teorías en materia de responsabilidad civil deportiva derivada de los daños sufridos
por un deportista frente a su competidor
4. A modo de conclusión

* En los últimos tomos de la primera edición del Tratado de las obligaciones escrito por Felipe Osterling Parodi y Mario
Castillo Freyre, se incluyen algunos volúmenes en donde se estudiaron alrededor de cuarenta responsabilidades
especiales, la mayoría de las cuales marcaban puntos de especial interés, en lo que respecta a la línea divisoria o
zona limítrofe entre la responsabilidad por inejecución de obligaciones y la responsabilidad civil extracontractual.
Estos volúmenes contaron con la activa colaboración de la Srta. Verónica Rosas Berastain, entonces destacadísima
estudiante de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Cuando diez años después, en el 2014, se publicó la segunda edición del Tratado de derecho de las obligaciones,
esta obra no incluyó la parte de responsabilidades especiales, pues los autores decidimos que el Tratado se cir-
cunscribiera estrictamente al análisis de la teoría general de las obligaciones y a las materias contenidas en los
artículos del Libro vi de Derecho de Obligaciones, del Código Civil de 1984.
Incluso, en el acto de presentación de la obra, que tuvo lugar el 10 de junio de 2014, los autores señalamos que
nos encontrábamos actualizando la parte de responsabilidades especiales de la primera edición del Tratado, ahora
no en colaboración, sino en coautoría con la hoy muy destacada abogada, Verónica Rosas Berastain, Máster en
Análisis Económico del Derecho y Políticas Públicas por la Universidad de Salamanca, egresada de la Maestría de
Derecho Civil de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Abogada del Estudio Mario Castillo Freyre.
Felipe Osterling Parodi falleció el 30 de agosto de 2014, habiendo avanzado los autores, hasta esa fecha, la casi
totalidad de esta actualización, y siempre fue nuestro deseo el que sea publicada como una obra independiente.
Este ensayo constituye uno de los capítulos de dicha obra, pero en su texto original, contenido en la primera
edición del Tratado de las obligaciones.
** Felipe Osterling Parodi (Lima, 1932-2014) fue Doctor en Derecho y abogado en ejercicio, socio del Estudio Os-
terling; profesor de Obligaciones en la Pontificia Universidad Católica del Perú, en donde se le distinguió con la
condición de profesor emérito; profesor extraordinario en la Universidad de Lima y en la Universidad Femenina
del Sagrado Corazón. Fue Presidente de la Comisión que tuvo a su cargo el Estudio y Revisión del Código Civil de

30 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Felipe Osterling P. / Mario Castillo Freyre Fútbol y Derecho Deportivo

1. Introducción
El último siglo ha sido, sin lugar a dudas, RESUMEN
uno de desarrollo tecnológico y de drásticos
cambios en la organización política, económi- Los daños derivados de las actividades de-
portivas, como se señala en este trabajo, son
ca y social. Uno de los signos característicos sumamente comunes, pero los supuestos o
de nuestra época está dado por el deporte hipótesis que se pueden generar son diversos.
y la relevancia que ha adquirido, llegando De ahí que la denominada “responsabilidad
a convertirse en una actividad cuya notoria civil deportiva” resulte un tema jurídico
presencia involucra ámbitos más profundos complejo, sin regulación especial en nuestra
legislación y que es analizado integralmente
que los meramente recreativos. aquí en cuanto a sus aspectos fundamentales.
Ya sea porque se le considere una expresión Analizan así los autores, el fundamento de la
responsabilidad civil deportiva —conside-
lúdica con raigambre popular, o un espec-
rando a la culpa deportiva como su el factor
táculo que entretiene y arrastra multitudes, atributivo, pero vista en perspectiva también
sería imposible sostener que el deporte no de otros criterios atributivos—; el cuestiona-
constituye un factor importante dentro de la miento doctrinario sobre el carácter contrac-
vida y la interacción humana. tual o extracontractual de la responsabilidad
por daños entre deportistas y, en general,
Las actividades deportivas, y los espectáculos las teorías principales que se han elaborado
deportivos propiamente dichos, movilizan a para explicar los alcances y la naturaleza de
millones de personas, involucran grandes can- la responsabilidad civil deportiva.
tidades de dinero y, en general, son el centro
en el que convergen una serie de intereses de CONTEXTO NORMATIVO
distinta índole. Esta convergencia, así como la
propia naturaleza de ese tipo de actividades, • Código Civil: Artículo 1981.
hace inevitable la presencia de conflictos que
el derecho, como instrumento regulador de PALABRAS CLAVE
comportamientos sociales, debe resolver.
Responsabilidad deportiva / Factores de atribu-
Los accidentes deportivos no son una realidad ción / Régimen de responsabilidad / Riesgo /
extraña; todo lo contrario, son sumamente co- Daño al contendor
munes y pueden ser padecidos por los “juga-
dores” o “intervinientes”, por los espectadores
o por terceros. Las hipótesis por las que se secuencia la imputación de responsabilidad
pueden generar son diversas, teniendo todas civil y, por ende, la obligación de indemnizar.
ellas como efecto la producción de un daño El tema de lo que algunos han llegado a
que puede, a su vez, ocasionar como con- denominar “responsabilidad civil deportiva”
es muy complejo, por cuanto no podemos
hablar de una única teoría que le sirva de
1936, que dio origen al Código Civil de 1984. En tal
condición, fue ponente del Libro VI sobre las Obliga- fundamento. Son varias las posiciones que
ciones. Fue Decano de la Facultad de Derecho de la se han adoptado al respecto las cuales deben
Pontificia Universidad Católica del Perú, Ministro de analizarse según las esferas de aplicación de
Estado en la cartera de Justicia, Senador y Presidente
del Congreso de la República, Decano del Colegio
responsabilidad que pueden verse involucra-
de Abogados de Lima y Presidente de la Academia das, dependiendo de las circunstancias que
Peruana de Derecho. rodeen su contexto.
*** Magíster y Doctor en Derecho, abogado en ejercicio,
socio del Estudio que lleva su nombre. Miembro de De esta forma, son diversos los supuestos
Número de la Academia Peruana de Derecho. Director que pueden servir de marco y, por lo mismo,
de las colecciones Biblioteca de Arbitraje y de la Bi- distintas las perspectivas desde las cuales se
blioteca de Derecho de su Estudio. www.castillofreyre.
com. puede analizar la responsabilidad civil pro-

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 31


Actualidad

Civil Especial del Mes


veniente de actividades deportivas. Podemos Hoy es posible encontrar en el derecho admi-
señalar, entre otras, las siguientes: nistrativo una serie de normas jurídicas que
tienen por objeto regular la práctica deportiva
- La responsabilidad civil derivada del es-
en sus distintas manifestaciones. De igual
pectáculo deportivo, respecto de daños
manera, el derecho privado no se queda al
sufridos por los espectadores
margen de esta realidad. Una de las institu-
- La responsabilidad civil derivada de los ciones jurídicas que se ve comprometida por
daños sufridos por un deportista frente a las peculiaridades de este fenómeno social es
un contendor o competidor la de la responsabilidad civil.
- La responsabilidad civil en las actividades
deportivas ultrariesgosas por daños sufri-
dos por los espectadores IMPORTANTE
- La responsabilidad civil en las actividades
En la actualidad, la práctica depor-
deportivas ultrariesgosas por daños sufri-
tiva en sus distintas manifestacio-
dos por los deportistas nes se encuentra regulada por el
- La responsabilidad de un equipo frente derecho administrativo; así como,
a uno de sus deportistas el derecho privado no se queda al
- La responsabilidad del dueño de las margen de esta realidad. Una de
instalaciones frente a los espectadores y las instituciones jurídicas que se ve
comprometida por las peculiarida-
deportistas
des de este fenómeno social es la
- La responsabilidad del organizador del de la responsabilidad civil.
evento deportivo frente a los espectado-
res y deportistas
Son varias las relaciones jurídicas que emergen
- La responsabilidad de las instituciones de la práctica del deporte y de la realización
deportivas por los hechos imputables a de espectáculos deportivos. En estas, se puede
sus seguidores deportivos llegar a producir algún daño que deberá ser
- La responsabilidad de los espectadores resarcido.
frente al dueño de las instalaciones
Efectivamente, los problemas que plantea
deportivas u organizador del evento
el deporte con respecto al ámbito de la res-
(responsabilidad colectiva)
ponsabilidad civil son muchos. En la parte
En las siguientes páginas, vamos a centrarnos introductoria, señalamos diversos supuestos
en la responsabilidad civil que se deriva de las que pueden presentarse. De esto se desprende
actividades deportivas en general. que la determinación del fundamento de la
responsabilidad civil deportiva no sea tarea
2. La responsabilidad civil en el de- sencilla.
porte La justificación de la violencia y los daños
Nos parece más que evidente, que en un producto de esta actividad son algo que se ha
contexto como el esbozado se produzcan de venido discutiendo desde tiempos antiguos.
manera constante choques de intereses entre La idea central sobre la base de la cual se
quienes se encuentran involucrados con el desenvuelve esta discusión, es la imposibili-
deporte, ya sea entendido como actividad o dad de dar el mismo tratamiento jurídico a
como espectáculo. Este hecho, como hemos un daño ocasionado por un rival a otro, o a
tenido ocasión de mencionarlo, supone la un tercero o espectador durante la práctica
necesidad de que el Estado se vea obligado de un deporte, cuando la conducta que lo
a “entrometerse”. originó se ajustó —en principio— a las reglas

32 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Felipe Osterling P. / Mario Castillo Freyre Fútbol y Derecho Deportivo

del juego, que a ese mismo daño originado a uno de “responsabilidad-distribución”.


en la conducta dolosa o culposa del agente Para este profesor, es posible advertir
en circunstancias comunes. la tendencia a extender la lista de los
civilmente responsables y a prevenir su
Existen textos del Digesto que niegan expre-
insolvencia a través de los seguros obli-
samente acción civil o criminal por los daños
gatorios.
sufridos como consecuencia de una lucha
deportiva. Por otro lado, los glosadores, (b) La violencia deportiva también ha tenido
teniendo como respaldo otros textos del de- gran influencia en este cambio de actitud.
recho romano, fundamentan la exención de Si bien se han dado sucesivas reglamen-
responsabilidad en los accidentes deportivos1. taciones que tienden a evitar lesiones y
peligros para la salud de los deportistas,
Orgaz, quien es citado por Carlos Bosso2, paralelamente el comportamiento de los
afirma que las legislaciones antiguas, al igual espectadores genera una gran cantidad
que las actuales, establecían como criterio de accidentes y daños.
rector la impunidad penal e irresponsabilidad
(c) Otro motivo en el que se fundamenta
civil del deportista que llegara a lesionar a esta nueva opción jurídica que da cabida
su contrincante, siempre que actuara en un a la responsabilidad civil en accidentes
deporte autorizado y adecuando su accionar deportivos, es el proceso de masificación
al reglamento del juego. de los deportes.
Las teorías modernas albergan en su seno más (d) Ese proceso va acompañado de la inter-
de una posición. Algunos defienden la exone- nacionalización, no solo de las reglas,
ración de responsabilidad, aunque sin llegar sino también del agrupamiento de las
a un fundamento unívoco; otros, en cambio, asociaciones. Tomemos como ejemplo a
asumen distintas teorías condenatorias de la Federación Internacional del Fútbol
responsabilidad. Asociado (FIFA) o al Comité Olímpico
Efectivamente, como acabamos de compro- Internacional (COI).
bar, el problema de la responsabilidad depor- (e) La dificultad de la prueba es otro elemento
tiva no es algo nuevo. Lo nuevo es el cambio que se debe considerar. A veces, las accio-
de actitud que sobre el tema se ha asumido. nes deportivas se desarrollan a gran ve-
Hoy ya no prima la irresponsabilidad en ma- locidad, siendo prácticamente imposible
teria civil, sino que el daño deportivo ha ac- llegar a conocer la causa del daño y las
cedido a los tribunales. Son diversas las causas circunstancias en que aquel se produjo.
que han originado la asunción de esta nueva Sin embargo, no podemos desconocer los
perspectiva. Aída Kemelmajer3 señala cinco: modernos medios tecnológicos que hoy
ayudan a dejar de lado esa dificultad,
(a) El proceso de socialización de los daños. al menos en el terreno de los deportes
Según el citado autor, se ha pasado de profesionales.
un sistema de “responsabilidad sanción”
Debido a la existencia de diversas esferas
jurídicas que resultan susceptibles de verse
1 Brebbia, Roberto H, La responsabilidad en los acci- afectadas con la producción de un accidente
dentes deportivos, Buenos Aires: Ed. Abeledo-Perrot, deportivo y el correlativo daño que puede
1962, pp. 13 y 14.
2 Bosso, Carlos Mario, La responsabilidad civil en el
producirse, creemos que sería un error afirmar
deporte y en el espectáculo deportivo, Buenos Aires: que la responsabilidad civil deportiva tiene un
Ed. Némesis, 1984, p. 47. único factor atributivo. Por esta razón, hemos
3 Kemelmajer de Carlucci, Aída, “Temas modernos considerado adecuado desarrollar en este
de responsabilidad civil. Daños y perjuicios derivados punto, que es tan solo de carácter general,
de la actividad deportiva”, En: Revista Peruana de
Derecho de la Empresa Asesorandina, Lima, 1991, pp. un análisis también amplio, que nos permita
164-166. más adelante realizar una valoración especí-

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 33


Actualidad

Civil Especial del Mes


fica de los principales supuestos que se ven dica del deber violado y, por ende, permite
implicados con respecto a esta figura. decidir si se trata de un caso de responsabi-
Lo cierto es que la problemática de la res- lidad civil contractual o uno de responsabili-
ponsabilidad civil involucra un campo muy dad extracontractual. Por otro lado, ayuda a
amplio de relaciones jurídicas complejas, definir si, además del deportista, se encuentra
que da lugar a distintas y diversas esferas de obligado a resarcir el club al que pertenece
aplicación de esta responsabilidad4. No hay dicho deportista y, eventualmente, la entidad
una sola respuesta, no existe una única pos- o empresa organizadora.
tura que logre dar una explicación que pueda
englobar todos los casos de responsabilidad
¿SABÍA USTED QUE?
civil susceptibles de derivarse de la práctica
del deporte. Ensayar una solución de ese tipo,
sería, además de improcedente, absurdo. Existen textos del Digesto que
niegan expresamente acción civil
o criminal por los daños sufridos
3. Responsabilidad civil derivada de como consecuencia de una lucha
los daños sufridos por un jugador deportiva. Por otro lado, los glo-
frente a un contendor o competi- sadores, teniendo como respaldo
dor otros textos del derecho romano,
Como acabamos de observar, son diversas fundamentan la exención de res-
las personas que intervienen en la actividad ponsabilidad en los accidentes de-
deportiva y todas ellas pueden, en algún portivos.
momento, tener comprometida su respon-
sabilidad. Entre esta variedad de sujetos Recordemos en este punto que, a pesar de
involucrados en el fenómeno deportivo, se que un gran sector de la doctrina pretende
encuentran los jugadores o participantes. la unificación en materia de responsabilidad
La responsabilidad civil del deportista puede civil, es claro, sobre la base de lo que hemos
darse con relación a su contendor o compe- venido desarrollando, que ello parece tarea
tidor, o respecto de un tercero o espectador. imposible. En principio, los efectos que el
En las siguientes líneas, realizaremos una ordenamiento jurídico atribuye a cada tipo
reflexión crítica sobre el primer supuesto, a de responsabilidad son distintos. Además,
fin de encontrar el fundamento de la respon- los diferentes contextos han dado lugar a que
sabilidad que se deriva de esos casos. Con ese el fundamento de la responsabilidad no sea
objetivo, analizaremos las principales posi- único, sino que dependa del ámbito en el
ciones que se han elaborado sobre el tema. que se esté desenvolviendo y de factores de
atribución diversos.
3.1. Relaciones entre deportistas: ¿Res-
ponsabilidad civil contractual o ex- Nuestro Código Civil distingue entre la
tracontractual? responsabilidad civil contractual y la extra-
Una primera cuestión importante es determi- contractual. Mientras la primera implica la
nar si entre los participantes existe o no un presencia de un contrato entre las partes, la
vínculo contractual. La trascendencia de ello segunda se remite a los casos en que el daño
se debe, básicamente, a dos razones. Por un no supone que los sujetos intervinientes
lado, nos faculta a precisar la naturaleza jurí- (causante-víctima) se encuentren ligados por
algún vínculo contractual.
Así, una vez que se han presentado en un
4 Fernández Cruz, Gastón, “El fundamento de la
responsabilidad civil deportiva”, En: revista Themis, caso concreto de un daño causado a una
N.º 19, 1991, p. 71. víctima, los requisitos típicos de la figura de

34 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Felipe Osterling P. / Mario Castillo Freyre Fútbol y Derecho Deportivo

la responsabilidad civil, esto es, la antijuridi- el adversario. Esto emana de una “con-
cidad de la conducta, el daño producido y vención” relativa a la aceptación de las
la relación de causalidad, la existencia de la reglas de juego; teniendo presente que
responsabilidad viene determinada por sus entre “convención” y “contrato”, media
factores de atribución. la relación que existe entre el género y la
especie6.
En materia de responsabilidad civil contrac-
tual, el factor de atribución es la culpa. En Podemos criticar el razonamiento de
cambio, en el campo de la responsabilidad ex- Llambías, en tanto este autor basa su
tracontractual, nuestro ordenamiento jurídico posición en la idea de que la respon-
señala como factores de atribución a la culpa y sabilidad civil, en estos casos, deriva
al riesgo creado, asumiendo, de esta forma, el únicamente del incumplimiento de regla-
sistema subjetivo y la teoría del riesgo. mentos, cuando ello no es siempre cierto.
El comportamiento antirreglamentario no
Antes de ingresar a la búsqueda del funda- genera necesariamente responsabilidad,
mento de la responsabilidad civil deportiva, toda vez que pueden presentarse situa-
retomemos nuestro análisis sobre la relación ciones en las que, incluso respetando las
que existe entre los contendores. Son tres las disposiciones establecidas vía reglamen-
posiciones que pueden adoptarse sobre este to, nos encontramos frente a supuestos
complejo tema: de responsabilidad civil.
(a) Para algunos juristas la relación entre los (b) Un importante sector de la doctrina seña-
deportistas es contractual. Jorge Joaquín la, en cambio, que al ser la relación entre
Llambías5 respalda esta postura, soste- los deportistas o contrincantes de carácter
niendo que el deportista culpable infringe extracontractual, la responsabilidad por el
el deber preestablecido configurado por daño ocasionado debe considerarse, de
las reglas del juego, las que el adversario igual forma, extracontractual. En términos
había aceptado convencionalmente. generales, los que respaldan esta tesis
El citado tratadista reconoce, de esa for- afirman que no se puede concebir que
ma, que la responsabilidad que se genera quienes se ponen de acuerdo para jugar
es contractual u ordinaria; puesto que, un partido, estén celebrando, con ello,
si bien admite que entre los deportistas un contrato7.
que compiten no existe necesariamente Bajo esta perspectiva, la conducta que
un contrato, estos se obligan a llevar a causa el daño debe considerarse como
cabo su actividad sujetándose a las reglas una violación al deber general de obrar
de juego del deporte del que se trate. De con prudencia, por lo que, ante la supues-
ese modo, la aceptación de las reglas de ta infracción, se originaría la responsabi-
juego imperantes sería el origen de la lidad extracontractual.8
responsabilidad civil contractual.
Son varios los autores que se ubican
Según refiere Bosso, la conducta en dentro de este pensamiento. Podemos
contrario, con relación a esas reglas de señalar, entre otros, a Brebbia, Orgaz,
juego, es una infracción a ese deber Alterini, Ameal y López Cabana.
concreto y determinado que prescriben
El primero de los autores citados sostiene
los reglamentos vigentes con relación a
que se trata de responsabilidad extracon-
cierto deporte, también aceptadas por
tractual; puesto que no cree que se pueda

5 Llambías, Jorge Joaquín, Tratado de derecho civil:


Obligaciones, 4.ª ed., actualizada por Patricio Raffo 6 Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 72.
Benegas. Buenos Aires: Ed. Abeledo-Perrot, 1983, t. 7 Kemelmajer de Carlucci, Aída, Op. cit., p. 175.
III, p. 545. 8 Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 73.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 35


Actualidad

Civil Especial del Mes


denominar contrato, en el sentido técnico (c) Otros asumen una posición a la que se
del término, al acuerdo que se celebra puede calificar como ecléctica o interme-
entre los jugadores para participar en una dia. Básicamente, se trata de distinguir el
competencia. Ello porque, según afirma, deporte entre aficionados y profesiona-
ese acuerdo carece del contenido pecu- les, aplicando a los primeros las normas
niario que todo contrato debe poseer. propias de la responsabilidad extracon-
Brebbia, además, considera que no tractual, y a los segundos las reglas de la
importa si la práctica del deporte se da responsabilidad civil contractual.
a escala amateur o a escala profesional. Compartiendo esta doctrina, iniciada
Así, manifiesta que esa distinción solo por Leonardo Colombo, encontramos a
adquiere relevancia al referirse al tipo importantes tratadistas como Guillermo
de vinculación que une a los deportistas Borda y Jorge Mosset Iturraspe.
con las entidades que los agrupan, pero Si bien consideramos que el argumento
no entre los mismos deportistas9. original de esta postura no logra englobar
Con un fundamento similar, Alterini y las distintas posibilidades, elaborando
López Cabana establecen que la respon- una distinción que por su simpleza llega
a ser insuficiente, coincidimos con los
sabilidad derivada de este tipo de rela-
mencionados juristas al sostener que es
ción no puede ser contractual. Los citados
necesario un análisis de cada caso concre-
profesores piensan que el asentimiento
to y sus circunstancias particulares, para
para participar en la competencia depor-
poder precisar la naturaleza jurídica del
tiva no implica la celebración de ningún deber violado. Pensamos que es de esa
acto jurídico, “ni estar a derecho”, que forma como se podrá determinar si la
genere deberes de contenido patrimonial, responsabilidad es contractual o extra-
imprescindibles para la existencia de un contractual.
contrato10.
Sobre el tema, Borda 12 expresa que
Como recuerda Bosso, Orgaz opta ex- cuando la competencia deportiva es
presamente por la naturaleza extracon- entre aficionados, la responsabilidad que
tractual de la responsabilidad deportiva puede llegar a generarse será siempre
entre contrincantes en el juego, en razón extracontractual, pues quienes intervie-
de que la convención y el contrato son nen no celebran un contrato sino que se
actos o negocios jurídicos. Nada parecería ponen de acuerdo para jugar un partido,
más ajeno a todo jugador profesional o lo que carece de un fin jurídico. Si se trata
aficionado, al practicar su deporte, que de un deporte en el ámbito profesional,
atribuirle un “fin inmediato” de estable- será necesario distinguir:
cer con los jugadores adversarios “relacio- - Si se trata de un match de box en el
nes jurídicas, crear, modificar, transferir, que ambos púgiles son contratados
conservar o aniquilar derechos”. Cada y, por ende, la responsabilidad civil
jugador se propone —al menos inme- será contractual; salvo que medie
diatamente— solo jugar, desarrollar su una conducta gravemente dolosa
fuerza, su habilidad o su ingenio en una o culposa, en cuyo caso la víctima
contienda con el adversario y triunfar, si podrá escoger entre una acción por
esto es posible. No hay en ello finalidad responsabilidad contractual o una
de iure11. extracontractual, emanada del ilícito
cometido.

9 Brebbia, Roberto H, Op. cit., p. 36 12 Citado por Mosset Iturraspe, Jorge, Responsabilidad
10 Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 74 por daños, Buenos Aires: Ed. Ediar, 1982, T. ii-b, p.
11 Ibidem, p. 75 103

36 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Felipe Osterling P. / Mario Castillo Freyre Fútbol y Derecho Deportivo

- Si se trata de un contrato entre clu- competencia automovilística, son terceros, sin nexo
bes, de los cuales los jugadores son contractual unos con otros, aunque ligados con la
entidad organizadora y con su propia scuderia”.
dependientes, la responsabilidad de
los deportistas entre sí es extracon- (d) Desde un punto de vista completamen-
tractual, ya que entre ellos no han te distinto, Gastón Fernández Cruz 14
celebrado un contrato. se aparta de las posiciones anteriores,
afirmando que la discusión sobre la na-
AIDA KEMELMAJER dice: turaleza contractual o extracontractual de
la responsabilidad deportiva, debe consi-
derarse superada a la luz del régimen de
El problema de
“ unificación de la responsabilidad civil.
la responsabilidad Para el citado profesor, los alcances de
deportiva no es la problemática de la responsabilidad
algo nuevo, lo
civil deportiva son demasiado amplios,
nuevo es el cambio
así como complejas son las distintas re-
de actitud que so-
laciones jurídicas que surgen o pueden
bre el tema se ha
asumido. Hoy ya surgir de un evento deportivo. Por ello,
no prima la irresponsabilidad en ma- considera un error reducir ese problema
teria civil, sino que el daño deportivo a un simple análisis respecto a si media
ha accedido a los tribunales. En ese o no un contrato en la base de dichas
sentido, la autora señala cinco causas relaciones.
que han originado la asunción de De esa forma, al no reconocer la exis-
esta nueva perspectiva: (a) El proce- tencia de diferencias entre el alcance
so de socialización de los daños. de la responsabilidad civil, sea derivada
(b) La violencia deportiva (c) Los ac- de incumplimiento contractual o pro-
cidentes deportivos (d) La interna- veniente de hechos ilícitos, no cree que
cionalización, no solo de las reglas, pueda decirse que la responsabilidad
sino también del agrupamiento de civil deportiva es de naturaleza contrac-
las asociaciones. (e) La dificultad de tual o extracontractual. Afirma que la
la prueba es otro elemento que se responsabilidad civil deportiva escapa
debe considerar . ” a la posibilidad de ser limitada en esos
parámetros.
Mosset Iturraspe13, por su parte, usa los Nosotros no compartimos esta posición.
mismos ejemplos para afirmar que: Como hemos venido sosteniendo, no
“Cuando se enfrentan dos boxeadores suele ocurrir estamos de acuerdo con que se implante
que sus respectivos representantes han celebrado un régimen de unificación de la responsa-
un contrato con el objeto de estipular las condicio-
nes del match, el número de rounds, la distribución bilidad. Instaurarlo implicaría minimizar
de la bolsa, etc., remitiéndose a lo reglamentario en esa complejidad que el propio profesor
las disposiciones vigentes o a las sancionadas por atribuye a las relaciones jurídicas que
tal o cual institución madre. En esta hipótesis, los emanan de las actividades deportivas
participantes en el evento deportivo son a la vez
contratantes, partes de un contrato deportivo. En y que hacen inconcebible hablar de un
un partido de fútbol, en cambio, no media vínculo solo régimen, en tanto cada uno posee
contractual alguno entre los jugadores de uno y sus propios matices y plantea problemas
otro equipo; los jugadores se hallan ligados a su
y conflictos distintos, frente a los cuales
respectivo club y, a la vez, a la asociación deporti-
va. Otro tanto ocurre con los participantes en una el derecho debe dar una respuesta.

13 Ibidem. 14 Fernández Cruz, Gastón, Op. cit., p. 70.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 37


Actualidad

Civil Especial del Mes


obstante, la actividad riesgosa supone
GASTON FERNANDEZ dice: siempre, cuando menos, un cierto grado
de peligro adicional al simple riesgo de
La problemática vivir en común. Por consiguiente, habría
“ que admitir que, para calificar a toda
de la responsabili-
dad civil involucra actividad deportiva como actividad ries-
un campo muy gosa, el ejercicio del deporte lleva en sí un
amplio de relacio- peligro propio de su naturaleza, que debe
nes jurídicas com- ser regulado por los participantes en el
plejas, que da lu- evento deportivo y por sus organizadores.
gar a distintas y Nosotros no pensamos que sea correcto
diversas esferas de aplicación de esta afirmar que todos los deportes consti-
responsabilidad. ” tuyen actividades riesgosas o altamente
peligrosas. No podemos generalizar y
caer en el absurdo de sostener aquello.
3.2. El fundamento de la responsabilidad Cada actividad deportiva presenta riesgos
civil deportiva
específicos. Hay deportes que podrían
En concepto nuestro, entre las diferentes catalogarse como peligrosos y otros como
doctrinas respecto de la naturaleza jurídica de ultrariesgosos, dependiendo de las carac-
las relaciones existentes entre los deportistas terísticas particulares de cada uno.
que toman parte en un encuentro, y sobre la Así, pensamos que el riesgo es solo un
responsabilidad civil que de él puede ema- criterio que se debe tener en cuenta al
nar, la más adecuada es la teoría ecléctica. momento de analizar la responsabilidad
Aceptado esto, nos corresponde desarrollar civil deportiva; por ende, no podemos
lo concerniente a los factores atributivos de considerarlo como el fundamento de ella.
responsabilidad en el ámbito de los accidentes Aunque, repetimos, es un aspecto que no
deportivos. se puede soslayar.
No es de sorprender que sobre este tema tam- (b) Otro sector de la doctrina toma a la culpa
poco haya acuerdo por parte de la doctrina. como el factor de atribución de la respon-
Todo lo contrario, es posible reconocer, por lo sabilidad civil deportiva. Esto importa
menos, dos posiciones diferentes sobre el fun- afirmar que en el tema de la responsabi-
damento de la responsabilidad civil deportiva: lidad deportiva no existe una derogación
de las reglas generales sobre apreciación
(a) Algunos autores consideran como factor
de la culpa; pese a que es preciso tener
de atribución de esta responsabilidad al
en claro que la culpa deportiva tiene sus
riesgo propio de las actividades depor-
propios rasgos.
tivas a las que catalogan de peligrosas.
Pero, ¿la actividad deportiva es una acti- Según afirma Bosso16, “Parece claro que
vidad peligrosa o generadora de riesgos? la imprudencia y la falta de diligencia de-
berán valorarse en atención a la tipicidad
Si tomamos como punto de partida
específica del juego o deporte y no con
lo señalado por Esser15, tenemos que
relación a las normas de prudencia que
la responsabilidad por riesgo implica rigen para el buen padre de familia.— Por
responder por el peligro puesto por sí ello, en definitiva, la valoración de la cul-
mismo. Ello significa que cierta actividad pa debe sufrir necesariamente adecuacio-
en su realización presenta riesgos espe-
cíficos que deben ser controlados. No

15 Ibidem, p. 69. 16 Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 77.

38 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Felipe Osterling P. / Mario Castillo Freyre Fútbol y Derecho Deportivo

nes con respecto al ejercicio del deporte De esta manera, la violación de las
que nos encontramos valorando”. disposiciones reglamentarias no es sufi-
Concebida de esa manera, la valoración de ciente como para considerar al deportista
la culpa debe apreciarse de acuerdo con infractor responsable civilmente, si su
el ejercicio de ciertas actividades deporti- conducta no se aleja de lo que es habitual
vas. En consecuencia, resulta primordial y corriente en la clase de competencia
determinar si el jugador actuó o no de de que se trate. A lo sumo, se podría
conformidad a los reglamentos deportivos. considerar infractor y hacerse merecedor
Estos reglamentos son los que regulan la de una sanción disciplinaria o de carácter
expectativa de conducta y de igualdad de reglamentario. No olvidemos que los
situación de los deportistas que intervie- reglamentos no son normas jurídicas en
nen en la competencia. Sin ellos sería im- sentido estricto.
posible la práctica de cualquier deporte. Tras el análisis precedente, podemos concluir
Como ya hemos indicado anteriormente, estas consideraciones, sosteniendo que la
se pueden distinguir claramente dos tipos culpa deportiva es el factor atributivo de la
de disposiciones reglamentarias: responsabilidad civil deportiva. Esta debe
- Las reglas destinadas a trazar la mar- valorarse no solo a la luz de la violación a los
cha del juego, a precisar el modo en reglamentos, sino también de otros criterios,
que debe realizarse y cuya violación como son el riesgo, la autorización estatal,
no influye en materia de responsa- entre otros.
bilidad17.
- Las disposiciones que tienden a 3.3. Teorías en materia de responsabilidad
imponer prudencia, a evitar brusque- civil deportiva derivada de los daños
dades excesivas. Su incumplimiento sufridos por un deportista frente a su
puede implicar la imputación de res- competidor
ponsabilidad del deportista a quien Visto lo anterior, y teniendo en cuenta la im-
pueda atribuirse culpa. Estas reglas portancia y trascendencia que ha adquirido el
buscan evitar daños que no se rela- deporte, y que ha originado que el derecho
cionen con la práctica en cuestión. no pueda mantenerse al margen de su regula-
En pocas palabras, el objetivo de ción, pasaremos a revisar las diferentes teorías
esta clase de normas reglamentarias que se han elaborado sobre la responsabilidad
es imponer conductas que tienen civil deportiva.
directa vinculación con los factores
de imputabilidad subjetiva, es decir, Estas teorías podemos clasificarlas en dos
con la culpa. grandes grupos, que luego desarrollaremos:
No obstante, tampoco es factible reducir (a) Teorías absolutorias o excusatorias
el fundamento de la responsabilidad civil (a.1) Teoría del consentimiento dado por
deportiva a la trasgresión de las reglas de la víctima
juego. Dicha trasgresión no puede cons-
(a.2) Teoría del consentimiento dado por
tituirse en el único criterio para juzgar o
la víctima en deporte autorizado por
descartar la culpabilidad. Las caracterís-
ticas y exigencias típicas de cada deporte el Estado
suponen que los principios normales de (a.3) Teorías de las causas supralegales de
prudencia y diligencia tengan que variar. justificación
(b) Teorías condenatorias
Si bien la mayoría de autores y fallos
17 Como ejemplo de este tipo de disposiciones, podemos
mencionar aquella según la cual, en un juego de tenis, jurisprudenciales se pronuncian a favor
la pelota no debe rebotar más de una vez. de la irresponsabilidad civil en materia

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 39


Actualidad

Civil Especial del Mes


deportiva, en los últimos años, como De esta forma, ninguna persona puede dis-
consecuencia del desarrollo del deporte, poner de bienes personales como la vida y la
resulta posible sostener la responsabili- integridad; por lo que es absurdo que la lesión
dad del agente causante del daño. de los mismos pierda el carácter de ilícito por
el solo hecho de que el damnificado otorgó
3.3.1. Teorías absolutorias su consentimiento. Los bienes personales son
Las posiciones que se encuentran dentro de de interés público, protegidos; por tanto, por
esta corriente se pronuncian a favor de la el ordenamiento jurídico el cual no admite su
irresponsabilidad del deportista que causó renuncia y deposición.
el daño a su contendor. Las teorías excusa- Además del argumento anterior, que deja en
torias, como acabamos de observar, aceptan evidencia que esta teoría solo es útil cuando
una subclasificación, en tanto difieren en el el daño sufrido es de naturaleza patrimonial,
fundamento que debe tenerse en cuenta para Aída Kemelmajer20 cuestiona la tesis del con-
exonerar de responsabilidad al jugador. sentimiento de la víctima a través del siguiente
razonamiento:
a. Teoría de la aceptación de los riesgos
La primera teoría, y la más reconocida, es la “Se ha visto que se deben distinguir dos tipos de
deportes: los que se practican sin violencia sobre las
del consentimiento dado por la víctima al daño personas o que dan lugar a una violencia eventual u
sufrido. Esta posición, también denominada de ocasional, y los que llevan violencia inmediata. Los
la “aceptación de los riesgos”, sostiene que la reglamentos de uno y otro son diferentes; mientras
los primeros están hechos para evitar todo daño,
víctima, al participar del deporte en cuestión, los segundos, justamente, prevén cierto tipo de
presta su consentimiento a la posibilidad de daños, que admiten; otros daños, en cambio, están
recibir lesiones y perjuicios patrimoniales18. más allá de cualquier reglamentación.
Por eso acepto como regla la crítica que los Ma-
Según expresa Brebbia19, la eficacia jurídica zeaud formulan a la teoría de asunción de los
que tiene el consentimiento, de acuerdo a riesgos, a la que califican de falsa e inútil. Falsa,
esta teoría, para eximir de responsabilidad al porque nadie acepta cualquier efecto que provenga
de una causa; decir que ‘el luchador o el boxeador
deportista, se encuentra en que los bienes a consiente en perder la vida, ya que el que quiere
los cuales la tutela legal se refiere son bienes la causa quiere los efectos, es como decir que la
jurídicos en cuanto el interés privado los con- mujer que yace con un hombre consiente en morir
en un parto’. Inútil, porque lo que excusa no es la
sidera y trata como valiosos; de modo que al aceptación de los riesgos sino la culpa de la víctima
otorgarse permiso para su eventual destruc- en esa asunción; por ejemplo, si un boxeador sufre
ción, tales bienes se tornan inidóneos como durante el combate una crisis cardiaca, cuando ha
objeto de una posible violación jurídica. El sido advertido por el médico de su problema”.
consentimiento quita así al acto consentido su
En pocas palabras, a pesar de que exista el
contenido de ilicitud en un sentido objetivo.
consentimiento de la víctima, de darse los
Son varias las críticas que podemos formular requisitos esenciales para que se configure
a esta doctrina. En principio, es objetable la responsabilidad civil, el causante del daño
que cuando los daños son padecidos en la tendrá la obligación de indemnizarla.
persona física y no en el patrimonio, resulta
insuficiente e inadecuado sostener que el con- b. Teoría de la autorización del Estado
sentimiento absuelve de la responsabilidad. Por otra parte, algunos tratadistas, como el
Existen principios éticos y jurídicos que hacen insigne Sebastián Soler, aceptan que el con-
imposible tolerar que se aplique esta tesis sentimiento, por sí solo, no puede convertir
cuando los daños son de carácter personal y en lícito el comportamiento del agente; no
no patrimonial. obstante, consideran que puede servir de

18 Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 48 20 Kemelmajer de Carlucci, Aída, Op. cit., pp. 179
19 Brebbia, Roberto H, Op. cit., p. 20 y 180.

40 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Felipe Osterling P. / Mario Castillo Freyre Fútbol y Derecho Deportivo

justificación si concurre un segundo elemento: Con el objetivo de establecer la no punibilidad


la autorización del Estado acordada para la de las lesiones y muertes producidas por la
práctica del deporte en cuestión. práctica del deporte y el tratamiento médico,
la doctrina alemana de derecho penal ha ela-
Esta tesis tiene como fundamento la idea de
borado las denominadas causas supralegales
que no es concebible que si el Estado autoriza
de justificación. Pese a que se pueden señalar
que se realice, por ejemplo, una pelea de box,
diversas causas, cada cual con una racionali-
paralelamente reprima como delito o sancio-
dad propia, es posible encontrar un punto de
ne como hecho ilícito, posibles y eventuales
partida común.
daños que habitualmente el ejercicio de esa
actividad provoca. De este modo, podemos decir que estas teo-
rías se basan en la idea de que las normas de
Otro profesor que se ubica dentro de esta
cultura son órdenes y prohibiciones por las
corriente de pensamiento es Orgaz21, quien cuales una sociedad exige el comportamiento
sustenta la teoría de la causa de justificación o que corresponde a su interés. El orden jurídico
presunción de licitud. Este autor sostiene que si nace en una cultura determinada y consiste
el Estado autoriza y legitima una actividad que en el reconocimiento de los intereses sociales
entraña de por sí riesgos a sufrir daños, es ob- predominantes. Por tanto, la separación de lo
vio que con ello está aceptando y legalizando lícito y lo ilícito se realiza por el reconocimien-
aquellas consecuencias ordinarias y dañosas. to de las normas de cultura. La comprobación
Así, rechaza que pueda existir responsabilidad, de un interés justificado es el que determina
pues, según afirma, no hay ilicitud. la licitud de las acciones típicas, en la medida
Bosso22 rebate ese argumento sosteniendo en que el interés es reconocido por una norma
que la autorización estatal solo puede dirigirse de cultura, siempre que esta norma de cultura
a la práctica de un deporte determinado, y sea reconocida, a su vez, por el Estado24.
sin que esto signifique incurrir en excesos El argumento esbozado ha sido aplicado en
que puedan ocasionar lesiones de manera más de una teoría.
indiscriminada. Afirma que la aceptación de
un razonamiento como el de Soler, atenta Una primera es la doctrina del fin reconocido
contra la cláusula constitucional de mayor por el Estado, sustentada por Franz von Liszt.
Esta tesis señala que del conjunto de disposi-
jerarquía: “promover el bienestar general”,
ciones jurídicas puede resultar que la perse-
toda vez que atenta contra la salud y la vida,
cución de un determinado fin sea vista como
que son bienes jurídicos que el Estado protege
justificada. De esta manera, afirma que si el
por considerarlos de primer orden.
acto es el medio adecuado para alcanzar ese fin
En igual sentido, Jorge Joaquín Llambías23 reconocido como justificado por el legislador,
afirma que la autorización administrativa para entonces el acto es legítimo, a pesar de revestir
practicar una actividad bajo las condiciones que en apariencia los caracteres de un acto punible25.
esta determine, no es una causa de justificación La segunda teoría se basa en la esfera de
que pueda liberar al agente. Sostiene que tales libertad dejada por el Estado. Esta posición
autorizaciones se conceden teniendo en cuenta supone que el Estado otorga a los individuos
el bien común, pero que de ningún modo un margen amplio sobre el cual desenvolver
dispensan al beneficiario de su deber de obrar su autonomía. De ese modo, si una acción que
con diligencia y de no causar daño a terceros. se ajusta a un ilícito cae en la esfera de aquella
libertad que se ha otorgado, se justifica la
c. Teoría de las causas superlegales de conducta dañosa. Bajo esta teoría, el valor
justificación que posee el consentimiento de la víctima
fundamenta la absolución del causante.
21 Citado por Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 55.
22 Ibidem, p. 49. 24 Brebbia, Roberto H, Op. cit., p. 24.
23 Llambías, Jorge Joaquín, Op. cit., T. iii, p. 563. 25 Citado por Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 50.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 41


Actualidad

Civil Especial del Mes


Por último, una tercera teoría es la del fin sa- 3.3.2. Teorías condenatorias
lutífero y de belleza corporal. Luis Jiménez de A diferencia de las teorías absolutorias, las
Asúa26 afirma que se deben considerar lícitos condenatorias admiten que las violencias
los daños producidos durante la práctica de un deportivas deben considerarse como hechos
deporte. Para ello, sostiene que debe elegirse ilícitos y, por ende, determinan la posibilidad
entre el fin general salutífero y de belleza cor- de imputar responsabilidad civil y penal al
poral que persigue el deporte y los bienes per- agente o causante del daño. De ese modo,
sonales afectados por dicha actividad. Según el
las teorías condenatorias establecen que los
famoso profesor español, el Estado, al realizar
accidentes deportivos no merecen un trata-
aquella valoración, se decide por los primeros.
miento especial o diferenciado.
La crítica que puede formularse a todas las
Brebbia27, al referirse a esta tesis, manifiesta
teorías supralegales de justificación parte
de que la validez jurídica de las normas no que ella, para fundar su posición, no necesita
implica, necesariamente, que estas coincidan entrar a indagar en el campo de los principios
con los otros criterios reguladores de la vida generales del Derecho, puesto que le es sufi-
social. No se niega esa posibilidad, y en ciente invocar normas positivas que regulan
muchos sentidos se aspira a conseguir que el la responsabilidad aquiliana. A ello agrega,
ordenamiento jurídico internalice normas de citando a Petrocelli, que las normas que pue-
cultura y de justicia, pero ello no supone que den favorecer el incremento de los deportes,
sea una exigencia de su validez. no tienen eficacia para excluir el delito y su
obligación de resarcimiento.
De igual modo, podemos cuestionar que las
causas supralegales únicamente ofrecen dos Bajo esta concepción, es necesario que
alternativas. El derecho supralegal coincide tengamos en cuenta las observaciones que
con el legal y, por ende, la teoría es superflua. hemos venido realizando a lo largo de este
La otra posibilidad es que simplemente no análisis, respecto de la diferencia entre la
coincida, lo que supondría la negación del culpa común y la culpa deportiva. Asimismo,
derecho, salvo que se identifique al mismo entendiendo como accidente deportivo a todo
con la justicia, pero eso nos llevaría a una aquel que se deriva de la práctica del deporte
suerte de iusnaturalismo invertido. como efecto normal o corriente de la misma,
debemos descartar que los daños causados
dolosamente durante la competencia, entren
IMPORTANTE en esa definición.

No estamos de acuerdo con que Ello nos lleva a sostener que si el daño ha
se implante un régimen de unifi- sido provocado dolosamente y no como
cación de la responsabilidad. Ins- consecuencia racional y ordinaria de la acti-
taurarlo implicaría minimizar esa vidad deportiva, se trata de un hecho ilícito
complejidad que el propio profe- común. En consecuencia, el criterio de culpa
sor atribuye a las relaciones jurídi- que deberá aplicarse al momento de realizar
cas que emanan de las actividades una valoración, será el común u ordinario.
deportivas y que hacen inconcebi- Ahora bien, un sector de la doctrina ha soste-
ble hablar de un solo régimen, en nido que en los casos en que el agente actuó
tanto cada uno posee sus propios aplicando las disposiciones reglamentarias, no
matices y plantea problemas y con- se le podrá imputar responsabilidad civil. Por
flictos distintos, frente a los cuales
el contrario, si el daño que causa es efecto de
el derecho debe dar una respuesta
una conducta antirreglamentaria, se le consi-

26 Citado por Brebbia, Roberto H, Op. cit., p. 25. 27 Ibídem, p. 27.

42 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Felipe Osterling P. / Mario Castillo Freyre Fútbol y Derecho Deportivo

derará responsable. Además, también se po- Asimismo, como hemos afirmado en varias
drá atribuir responsabilidad si la conducta del ocasiones, la trasgresión de las reglas de juego
deportista ha estado viciada de imprudencia. no puede constituirse en el único criterio para
Esto, debido a que “en el marco reglamentario juzgar o descartar la culpabilidad del agente.
de un deporte, tanto los partícipes como los
Como expresa Bosso31:
organizadores, no se encuentran dispensados
de las obligaciones de prudencia, diligencia “Si la acción cometida no excede los límites de lo
y cuidados que se imponen a todo hombre normal y corriente en el deporte, el infractor no
como corolario del deber general de no dañar debe responder jurídicamente por las consecuen-
cias de su acción, pues en este caso no ha obrado
a los demás (…)”28. culposamente, pese a la violación reglamentaria
Una reflexión crítica más profunda nos lleva a cometida.
afirmar que los elementos que deben tomarse En cambio, si la jugada excedió el nivel habitual
de conducta en dicho deporte, haya sido o no
en cuenta al analizar un supuesto de responsa- violación reglamentaria, el infractor deberá ser
bilidad civil deportiva, no pueden limitarse a sancionado penalmente y condenado al pago de
los esbozados. El hecho de que el sujeto haya los daños y perjuicios sufridos por la víctima”.
actuado o no, según el reglamento del deporte
en cuestión, es un factor que nos va a ayudar El riesgo implícito en la práctica deportiva
a realizar la valoración, pero solo si lo acom- de la que se trate, es otro elemento que no
pañamos de otros criterios. Recordemos que puede pasarse por alto. La valoración de una
el deporte es una superación de la actividad conducta ilícita no será la misma si se analiza
corriente de la persona e implica un riesgo es- en la práctica de un deporte como el rugby,
pecial al que se someten los competidores, que que si se analiza en el marco de una actividad
incluso alcanza a los terceros espectadores29. deportiva como el tenis, solo por citar ejem-
plos representativos.
La autorización administrativa dada por el
Estado es un aspecto importante que no Lo antes mencionado nos lleva a sostener que
podemos obviar, pues implica que el riesgo son diversos los factores involucrados en este
que entraña la práctica del deporte es lícito30. complejo tema. Un examen adecuado de la
Si el accidente se hubiera producido como culpa deportiva, que nos permita determinar
consecuencia de la práctica de un “deporte” si se debe imputar responsabilidad en un
no reconocido por el Estado, no podría con- caso concreto, debe tener en cuenta todos
siderarse como un accidente deportivo y los esos criterios. Las circunstancias que sirvan
criterios que se tendrían que tener en cuenta de contexto al accidente deportivo, tampoco
serían distintos. pueden obviarse, pues es a partir de ellas que
se podrá observar si se llegó a configurar el
Otro factor que debemos tener presente es
factor atributivo de la culpa.
la existencia del consentimiento de los par-
ticipantes para intervenir en la competencia
deportiva. No obstante, al igual que la auto- 4. A modo de conclusión
rización estatal, por sí solo carece de eficacia Sobre la base de todo lo expuesto, podemos
para determinar si un sujeto es responsable afirmar que los accidentes deportivos pueden
civilmente. dar lugar a la imputación de responsabilidad
civil. No obstante, por las peculiaridades
propias de la práctica deportiva, es necesario,
28 Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 52 si bien sobre la base de las normas comunes
29 Brebbia, Roberto H, Op. cit., p. 28 de responsabilidad civil, elaborar un análisis
30 Por supuesto, como hemos tenido ocasión de ex-
presarlo, eso no nos puede llevar a afirmar que tal
autorización supone una causa de justificación de la
conducta del agente. 31 Bosso, Carlos Mario, Op. cit., p. 54.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 43


Actualidad

Civil Especial del Mes


que, a su vez, responda a las especiales carac- Así podemos mencionar, a modo de ejemplo,
terísticas y exigencias que implica el deporte. que una vez probada la culpa del jugador
agresor y, por consiguiente, su obligación de
La culpa se constituye como el factor atributi-
indemnizar, si aquel es dependiente de la
vo de la responsabilidad civil derivada de los
institución para la cual practica el deporte, la
daños sufridos por un deportista frente a su
entidad sería responsable de manera solidaria.
contendor. Como las circunstancias de tiem-
Por lo tanto, puede hablarse, sobre la base de
po, de personas y de lugar que se configuran lo dispuesto en el artículo 1981 de nuestro
en una actividad deportiva difieren de las Código Civil, de responsabilidad refleja de la
que integran situaciones comunes, la culpa institución a la cual representa el deportista
deportiva posee rasgos particulares. lesionante.
Como afirma Brebbia32, “(…) la falta de Entonces será necesario, para que se configure
diligencia característica de la culpa debe ser la responsabilidad extracontractual indirecta
apreciada tomando como patrón el nivel de la entidad deportiva, la concurrencia de
habitual de conducta exigida en el deporte los siguientes elementos:
de que se trate, nivel este que, en principio,
está dado por los reglamentos aun cuando - Que exista un hecho ilícito imputable al
estos no agoten dicho patrón”. dependiente, en este caso el deportista.
- Que medie una relación de dependencia
De esta forma, no es un único criterio el que entre el deportista y la entidad, lo cual
determina la responsabilidad civil en el depor- hay que determinar caso por caso, de
te, sino que esta es el resultado de un análisis acuerdo con las circunstancias y espe-
en el que se deben examinar elementos con- ciales características del deporte y el
currentes que permitan identificar la presencia contrato deportivo que pueda existir.
de la culpa deportiva, factor atributivo de esta
- Que se cause daño a un tercero, que en
responsabilidad.
el supuesto que analizáramos viene a ser
Como comentario final, estimamos adecuado el deportista contendor.
recordar que al ser la culpa el factor de atribu-
- Que el daño se produzca en ejercicio o con
ción, si bien con sus características singulares,
ocasión de las funciones propias del de-
las normas que deben adoptarse al momento
de resolver, son las contenidas en el Código portista encomendadas por su institución.
Civil peruano de 1984. La valoración de la Pensamos, para culminar, que queda claro que
culpa precisa hacerse bajo la perspectiva no son disposiciones normativas específicas las
de los criterios esbozados; pero una vez de- que rigen la responsabilidad civil en materia
terminada, deberán aplicarse los preceptos deportiva; de tal forma que las causas de
que el derecho civil establece para regular la justificación de la misma son las establecidas
responsabilidad civil. por el derecho civil; lo que vuelve específica
a la responsabilidad civil deportiva es la ma-
nera particular en que debe ser entendida la
32 Brebbia, Roberto H, Op. cit., p. 33 culpa.

44 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Actualidad

Civil Especial del Mes

DOCTRINA PRÁCTICA
Doctrina práctica

Concurso de acreedores de clubes deportivos


A propósito de la legalidad de la Ley N.° 30064 o Ley
complementaria para la reestructuración económica del fútbol peruano

Esteban Carbonell O´Brien*


Doctor en Derecho por la Universidad de Castilla La Mancha-España

A Don Emilio Beltrán Sánchez +


Gran jurista y amigo español
SUMARIO

1. Antecedentes previos a la Ley N.º 30064


2. Análisis de la legalidad del decreto de urgencia y Leyes N.os 29862 y 30064
3. Tratamiento financiero a una crisis deportiva: Acaso una crítica constructiva
4. A modo de conclusión

1. Antecedente previos a la Ley al 31 de diciembre del 2011, los municipios


N.° 30064 le adeudan a la Sunat más de S/.1,850 millo-
El 5 de marzo de 2012, el Supremo Gobier- nes vs. los S/.300 millones que en conjunto
no del Perú emite el Decreto de Urgencia adeudan justamente los cinco (5) clubes de
N.º 010-2012, en adelante el D. U. –según sus fútbol que mayor deuda fiscal mantienen
firmantes– en respuesta a una crisis no solo con dicha ente recaudador. A dicha fecha, el
institucional, sino económico-financiera de los 97.1% de dicha deuda se encuentra en esta-
clubes de fútbol y, en general, de toda activi- do de cobranza coactiva lo cual ha sumido a
dad deportivo futbolística, al menos orientada las 1618 municipalidades deudoras en una
o con nombre propio –desde nuestro punto situación financiera alarmante y en algunos
de vista crítico a clubes emblemáticos– de- casos insalvables. Cabe precisar que entre
jando de lado asuntos de mayor importancia los municipios más deudores están la Mu-
o relevancia en materia económica. Resulta nicipalidad Provincial de Chiclayo (S/.204.5
relevante señalar por citar un ejemplo, que millones), Callao (S/. 161 millones) y Arequipa
(S/.38 millones).
* Catalogado por la prestigiosa revista inglesa Latin- De igual forma, las mediana y pequeñas em-
lawyer como el mejor abogado de su generación en presas, en adelante MYPES, afrontan iguales o
América Latina especialista en derecho concursal, peores circunstancias financieras, no gozando
reestructuración de patrimonios y Bancarrotas Corpo-
rativas. Autor de los libros El sistema concursal y Crisis del apoyo gubernamental para la solución
financiera global. de sus problemas económicos o algo latente

46 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Esteban Carbonell O´Brien Fútbol y Derecho Deportivo

en nuestros días, tales como la competencia


desleal que enfrentan las compañías textiles RESUMEN
frente a la avalancha de ropa china a precios
ínfimos o el ejercicio de la minería ilegal que La normativa emitida por el Estado para re-
genera daños irremediables contra el medio gular la crisis económico–financiera del fútbol
ambiente y el ecosistema. Nos preguntamos peruano (Decreto de urgencia N.° 010-2012
y Leyes N.°s 29862 y 30064) —pudiéndose
entonces por qué el Supremo Gobierno observar a muy importantes clubes futbolísti-
orientó, en primer lugar, el salvataje de una cos peruanos sujetos a concursos de acreedo-
actividad, quizás solo de relevancia popular res—, es criticada por el autor, quien explica
frente a otras de mayor importancia en ma- las razones de su inconstitucionalidad y cómo
teria económica? desnaturaliza a los procedimientos concursales
(cuyo fin es prevenir crisis patrimoniales en
En ese sentido, las pautas especiales que cadena). En su opinión, la Ley N.° 30064 en
contiene el D. U. y luego en extenso recoge la particular, vulneraría normas (derechos) princi-
pales, como la libre decisión de los acreedores,
Ley N.° 29862 publicada en el diario oficial la Ley General de Sociedades y el ejercicio de
El Peruano, con fecha 06 de mayo de 2012 la libertad de asociación.
son las siguientes:
a) Exclusividad: Solo para clubes de futbol. CONTEXTO NORMATIVO
b) Competencia: Comisión y Sala Ad-hoc. • Ley N.° 30064: Artículos 5.3, 11, 14, 19,
c) Administración temporal: No participa el 20, 25, 27.
deudor de manera directa ni indirecta y • Ley N.° 29862
es nombrada de manera inmediata por el
Indecopi conjuntamente con el inicio del PALABRAS CLAVE
concurso (véase Directiva N.º 01-2012
publicada el 21.03.2012, la cual obvia Crisis financiera / Clubes de fútbol / Concurso
como requisito mínimo, el registro de san- voluntario / Estado peruano acreedor / Benefi-
cios inmediatos / Créditos reconocidos / Peligro
ciones de los posibles administradores). social.
d) Representación: El administrador sustituye
las facultades legales y estatutarias de los
representantes legales del deudor. los directivos de los clubes deportivos. Nos
e) Destino del deudor: Reestructuración, preguntamos: ¿Era la vía correcta?
eliminando la liquidación. Frente a ello, debemos precisar a modo de
f) Objeto de la Junta de Acreedores: Ratifica- justificación del Supremo Gobierno que la
ción de la administración; por parte de Constitución de 1979 abrió la práctica y el
los acreedores y aprobación o no del Plan debate en torno a los llamados “Decretos de
de Reestructuración, lo cual determina su Urgencia” posteriormente, la Constitución
conclusión. de 1993 (vigente a la fecha) los consagró
g) Vigencia: Por sesenta (60) días a partir del normativamente y debido a la importancia
día siguiente de su publicación y hasta de la figura presidencial, los convirtió en un
culminar el procedimiento. cómodo instrumento de dirección política y
de gestión de la crisis económica1.
h) Aplicación preferente: Suspenso de la Ley
N.° 27809 o ley concursal para el caso
submateria. 1 Léase para ello, los trabajos de los profesores
BERNALES E. y EGUIGUREN F. El funcionamiento del
sistema político de la Constitución de 1979 y Legislación
Sin embargo, a nuestro juicio este esquema
delegada y los decretos de urgencia en la Constitución
contenido en el D. U. no soluciona el pro- de 1993, respectivamente. Lima, ICS Editores, 1996,
blema principal: la gestión ineficiente de p. 149.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 47


Actualidad

Civil Especial del Mes


Cabe resaltar que los distintos gobiernos de de Deportes, Alianza Lima, Melgar FBC,
turno en el Perú utilizaron muchas veces con Cienciano del Cusco y Sport Boys (hoy juega
abuso, de estas medidas extraordinarias en en Segunda División, luego de la aplicación
mayor o menor medida dependiendo de su de dicha normativa, lo cual comprueba en
fin, dado que se implementó las denomina- la praxis, que no es una solución a la crisis
das “medidas extraordinarias” respecto de financiera del fútbol).
los “decretos de urgencia”, generándose una
desviación entre el derecho constitucional y 2. Análisis de la legalidad del decre-
la realidad constitucional. to de urgencia y Leyes N.os 29862
y 30064
IMPORTANTE La Constitución de 1993 ha establecido en
su art. 118 numeral 19 que corresponde al
El Decreto de Urgencia N.° 010- Presidente de la República “dictar medidas
2012, en adelante el D. U. es en extraordinarias, mediante decretos de urgen-
respuesta a una crisis no solo ins- cia con fuerza de ley, en materia económica
titucional, sino económico-finan- y financiera, cuando así lo requiere el interés
ciera de los clubes de fútbol y en nacional y con cargo de dar cuenta al Con-
general, de toda actividad deporti- greso. El Congreso puede modificar o derogar
vo futbolística, al menos orientada los referidos decretos de urgencia” y en el art.
o con nombre propio. No obstante, 74 que “los decretos de urgencia no pueden
el esquema contenido en el D. U. contener materia tributaria”.
no soluciona el problema principal:
la gestión ineficiente de los directi- Estas normas abiertas permiten el uso dis-
vos de los clubes deportivos. crecional de dichos conceptos jurídicos al
ser indeterminados en la norma suprema,
como son el carácter extraordinario, el interés
En consecuencia, resulta necesario identificar nacional2, la materia económica o financiera.
cuál es la posición constitucional de la jurisdic- Con lo cual se puede traspasar fácilmente el
ción constitucional respecto a los decretos de principio de división de poderes, por cuanto
urgencia en tanto instrumento normativo del
su interpretación queda a merced de la dis-
régimen presidencial. Es relevante recordar
creción del Presidente de la República.
que el desaparecido Tribunal de Garantías
Constitucionales se abstuvo de pronunciarse De otra parte, el constituyente ha dispuesto
sobre el particular, siendo el actual Tribunal expresamente en el art. 200 inciso 4 de la
Constitucional quien ha realizado la tarea Constitución que contra las normas con rango
incidental en varias oportunidades. de ley –tal como el D. U.– cabe interponer
una acción de inconstitucionalidad por violar
A manera de colofón, el Poder Legislativo
la Constitución por el fondo o por la forma,
del Perú no ubicó mejor solución a la severa
asunto que luego de leído este trabajo, intuyo
crítica contenida en un artículo anterior del
se plasmará en una acción por parte del Con-
autor (“Crisis y fútbol: Juegan en el mismo
greso o institución con iniciativa legislativa.
campo”) que “reciclar ” el citado y tan
mentado D. U. y limitarse a consignarle un Asimismo, el art. 135 señala que cuando el
número: Ley N.° 29862 cuyo texto íntegra- Congreso sea disuelto por el presidente por
mente es similar en toda su extensión. A la haber negado confianza a dos consejos de
fecha, se encuentran sometidos “gracias” a la ministros, en ese interregno, el Poder Ejecutivo
intervención o injerencia directa del Estado
2 Léase, GARCÍA DE ENTERRIA, E. Democracia, jueces y
(concurso necesario) los clubes de primera control de la administración, Madrid, Ed. Civitas, 1996,
división de fútbol siguientes: Universitario p. 219.

48 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Esteban Carbonell O´Brien Fútbol y Derecho Deportivo

legislará mediante decretos de urgencia hasta A nuestro modo de ver las cosas –no vale la
por cuatro meses. pena cambiar el sentido de las mismas de
manera antinatural– el D. U. bajo comentario
Estas normas por un lado otorgan rango de
no respetaba o dista de los criterios que os-
ley a los decretos de urgencia y por otro lado,
tenten las características de excepcionalidad,
les otorgan también fuerza de ley3. Con lo
imprevisibilidad y urgencia. Ello supone la
cual gozan de los atributos fundamentales de
irracionalidad de afirmar que el caso subma-
una ley, aunque estén reducidos a la materia
teria constituía un eventual peligro de esperar
económica y financiera. Pero, dado el carácter la aplicación del procedimiento parlamentario
abierto de la norma los decretos de urgencia para regular las medidas idóneas orientadas
de los regímenes presidenciales, llegando a ser a revertir la situación5.
utilizados de manera abusiva. Los decretos de
urgencia constituyen también un instrumento En consecuencia, el D. U. –ya derogado–
de gobierno democrático, tal como en Espa- respecto a su forma vuelve imprudente e
ña e Italia, donde se regula la figura de los inaceptable la intervención del Estado en la
decretos de urgencia o decreto-ley, como así medida que trasgrede el normal desarrollo
de sus fueros, sumada a la técnica legislativa,
lo denominan a este instituto4.
siendo –de ser el caso– necesario atacar el
Lo definitivo es determinar si las circunstan- fondo del problema con medidas reglamen-
cias fácticas justificaban el contenido del D. tarias, que apunten un cambio legislativo por
U sub-materia y en consecuencia a nuestro cauces de un correcto orden constitucional,
juicio se debe interpretar sistemáticamente entiéndase enmiendas a la ley concursal para
con el inciso c) del art. 91 del Reglamento del dar paso al concurso voluntario de personas
Congreso. De dicha interpretación el Tribunal jurídicas no societarias, como el caso de los
Constitucional desprendió en sus repetidos clubes de futbol.
fallos, que el decreto de urgencia debería En ese orden de ideas, persistimos en conside-
responder a los siguientes criterios: rar y en función de lo expresado, recomendar
- Excepcionalidad a las autoridades competentes del Supremo
Gobierno en su oportunidad, declaren la
- Necesidad pública
inconstitucionalidad de las Leyes N.os 29862
- Transitoriedad y 30064, siendo esta última publicada en
- Generalidad el diario Oficial El Peruano con fecha 10 de
- Conexidad agosto de 2013. Ambas normas no cubren
los mínimos elementos de legalidad por los
En tal sentido, las medidas extraordinarias y
temas relevantes siguientes:
los beneficios que su aplicación produzcan
deben surgir del supuesto de hecho que da - La Sociedad Anónima receptora –en ade-
lugar al contenido normativo del decreto de lante la SA– se debe encargar y su único
urgencia y no de vacíos legislativos o admi- propósito exclusivo de constitución, es a
nistrativos encubiertos que con el tiempo pro- efectos de viabilizar el proceso de reor-
ducen embalses normativos de emergencia; ganización especial, y es quien recibiría
pues ello sería incongruente con la supuesta el bloque patrimonial del club (activos y
situación constitucional y urgente. pasivos) lo cual colisiona con el mandato
expreso de la Ley General de Sociedades
3 Léase, RUBIO LLORENTE, F, “Rango de ley, fuerza de (constitución de sociedades) pues se cons-
ley”. Madrid, RAP N.º 100-102, p. 417.
4 Léase, SANTOLAYA MACHETTI, P, El régimen constitu- 5 Véase anteriores criterios del Tribunal Constitucional
cional de los decretos leyes, Madrid, Ed. l Tecnos, 1988, desarrollados en los Exps. 0001-2003-I/TC, 0003-
p. 270. 2003-AI/TC, 017-2004-AI/TC y 028-2010-PC/TC.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 49


Actualidad

Civil Especial del Mes


tituye con la totalidad del patrimonio del uso y manejo de los recursos asignados
concursado –club deportivo– quien es el a Pro Inversión, así como de sus acciones
único aportante y, por ende, no goza de ejecutadas y dejadas de hacer en relación
pluralidad de socios. A ello se agrega que a la venta de las acciones de las empresas
no se requiere que se cuente con la pre- azucareras en el periodo 2002-2004. Que,
sencia de estos, siendo ambos –deudor dicho pedido fue oficializado mediante
concursado y sociedad receptora– repre- una moción de orden del día que sostiene
sentados por el administrador, vale decir que Pro Inversión a pesar de los ingentes
la sociedad receptora no efectúa aporte recursos invertidos, no ha logrado la venta
alguno y se vale del patrimonio del club de las acciones de ninguna de las compa-
para su constitución (artículos 11 y 14 de ñías agrarias en las que el Estado tiene
la Ley N.° 30064). participación. A la fecha, por concepto
- La intervención directa del Estado en la de capitalización de deudas tributarias,
administración de los clubes de fútbol a el Estado es titular de las acciones de
través de la sociedad receptora, quien las siguientes empresas agroindustriales:
no cuenta con capital social mínimo para Casa Grande (31%), Tumán (24%), Po-
constituir la SA. Por ende, la decisión libre malca (16%), Salamanca (14%), Cayaltí
y espontánea del resto de acreedores (12%), Cartavio (11%), Andahuasi (11%)
de poder optar por una mejor opción, y Chiquitoy (13%). En consecuencia, el
se ve restringida y constituye per se un Supremo Gobierno ha mostrado incapa-
abierto veto en materia societaria, pues cidad para continuar el proceso de venta;
se obliga –con excepción del crédito de pese a su intento de sanearlas y hacerlas
origen laboral– a todos los acreedores a atractivas a potenciales inversionistas y de
participar como socios de la SA, capitali- impulsar la Ley de la Actividad Empresarial
zando sus créditos, incluso sin indicación de la Industria Azucarera, estableciendo
expresa del tipo o clase de acción a emitir una nueva capitalización de adeudos
(se rompen los órdenes de prelación tributarios y venta de las acciones para
reconocidos por ley concursal). pagar adeudos laborales7.
- La intervención de Pro Inversión es cen- - Los créditos de la Sunat cuentan con
surada pues dicha institución ha sido de- un “superprivilegio” al ser aquellos que
nunciada por corrupción anteriormente
tendrán la primera oportunidad de capi-
en el proceso de una planta desalinizado-
talizar, siendo que el resto de créditos (no
ra por los alcaldes de la Mancomunidad
importando su naturaleza) tengan que
de Lima Sur quienes aseguran que se
buscó favorecer a empresa privada con esperar la subasta de este crédito y, por
licitación de construcción. Que dicha de- tanto, el resultado final de dicho proceso
nuncia de los alcaldes señaló en su opor- (artículos 19 y 20 de la Ley N.° 30064).
tunidad, que dicha institución elaboró las - Un trato discriminatorio para los titula-
bases para seleccionar a una empresa que res de créditos de origen laboral, pues
recibió el encargo de construir la planta únicamente pueden capitalizar aquellos
desalinizadora, contraviniendo la ley que que hayan adquirido bajo cualquier
regula las iniciativas privadas6. modalidad dicho crédito (cesión, compra-
- Asimismo, Pro Inversión gastó S/.1.5 venta, etc.); mientras que el trabajador
millones en pago de altos sueldos a fun- solo podrá exigir el pago de su crédito y
cionarios; por ello, se formó una comisión no podrá participar como socio de la SA.
en el Congreso para que investigue el
7 Recuperado en <http://www.diariolaprimeraperu.
6 Fuente: Diario La Primera, sábado 11 de junio del com/online/municipios/denuncian corrupcion-en-
2011 planta-desalinizadora_87960.html>.

50 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Esteban Carbonell O´Brien Fútbol y Derecho Deportivo

- El administrador cierra el club hasta que sea, otro ente del Estado y su injerencia
se termine con cancelar la totalidad de –ya descrita en párrafo anterior– que lue-
créditos, inhabilitando de esta manera go de su fracaso y todo apunta a ello por
las otras disciplinas deportivas del club la labor de dicha entidad someter a este,
concursado y cuyos socios quieran a las reglas del procedimiento concursal
desarrollar, vale decir, se les excluye ordinario, lo cual vuelve larga la agonía
abiertamente. De ser así, las acciones de los clubes o su salida de la crisis,
capitalizadas en la nueva SA tendrían una máxime si se otorgan 60 días hábiles más
connotación especial, ya que tendrán que para aprobarse el reglamento de la Ley
desaparecer cuando se les pague con los N.° 30064 (artículos 5.3, 25, 27 y Cuarta
flujos dinerarios que cancele el arrenda- Disposición Complementaria de la Ley).
tario de los activos del club concursado. - No se exige al concesionario deportivo
- Se favorece abiertamente al administra- la constitución de una carta fianza ante
dor temporal –nombrado por el Gobierno el incumplimiento de sus obligaciones ni
a través del Indecopi– respecto al pago se limitan sus derechos en el extremo de
de sus honorarios, otorgándole el rango poder ceder, el uso y disfrute de deter-
de acreedor postconcursal, pues obliga a minados derechos a terceras personas.
incorporarlo en el cronograma de pagos ¿Quién debe imponer sanciones a este o
del Plan de Reestructuración, incluso incluso a la SA, si no están tipificadas sus
poder reformularlo en caso se suscriba el faltas? ¿Quién repara el daño que pueda
contrato de concesión deportiva (artículo ocasionar un mal manejo al interior de
17 inciso e y Quinta Disposición Comple- la gestión de la SA y la concesionaria?
mentaria de la Ley). (Artículos 23.2, 36 y 37 de la Ley).

IMPORTANTE 3. Tratamiento financiero a una


crisis deportiva: Acaso una crítica
El Poder Legislativo del Perú no constructiva
ubicó mejor solución que “reciclar” El estudio de una crisis financiera supone tener
el citado y tan mentado D. U. y li- una definición de la misma, tanto conceptual
mitarse a consignarle un número: como operativa. Sin embargo, no existe una
Ley N.° 29862 cuyo texto ínte- definición de aceptación universal y, por ello,
gramente es similar en toda su ex- su identificación es una tarea que depende
tensión. A la fecha, se encuentran
de la acepción utilizada. En primer lugar, la
sometidos “gracias” a la interven-
ción o injerencia directa del Estado expresión “crisis financiera” es usada de una
(concurso necesario) los clubes de manera genérica para referirse a diversos
primera división de fútbol siguien- eventos, como moratorias de deuda soberana,
tes: Universitario de Deportes, crisis bancarias, colapso de la burbuja en el
Alianza Lima, Melgar FBC, Ciencia- precio de algún activo, etc.
no del Cusco y Sport Boys. Desde esa óptica, una crisis financiera pue-
de entenderse como una interrupción en
- Es un sistema antinatural al concurso, el funcionamiento normal de los mercados
tener que someter al concursado a etapas financieros. El rasgo distintivo es el vuelo
previas –plan de reestructuración y de hacia la calidad (flight to quality), pues los in-
reorganización especial y sus procedi- versionistas venden sus activos, es decir, huyen
mientos respectivos a través de subastas del sistema financiero debido a la percepción
públicas elaboradas por Pro Inversión, o de un mayor riesgo y aumentan la demanda

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 51


Actualidad

Civil Especial del Mes


por activos considerados más seguros, como sido analizados por los gestores de las normas
los bonos del Tesoro de los EE. UU. o el oro. cuestionadas. Para ello, precisamos algunas
lecciones, a modo de crítica constructiva y
La pregunta central es la siguiente: si la econo-
a saber:
mía es una manera de comprender el mundo,
qué rol desempeñó o debería desempeñar - La primera lección es que los sistemas
la teoría económica, tal como lo manifiesta son intensivos en información y están
Carlos Parodi Trece en su obra La primera crisis plagados de fallas, como información asi-
financiera internacional del siglo XXI. métrica, riesgo moral, selección adversa;
por tanto, requieren regulación.
En primer lugar, por qué la economía no pudo
predecir la crisis. La economía es una ciencia - La segunda lección es que las teorías
social y, como tal, no tiene una capacidad económicas y/o financieras basadas en
precisa de predicción, pues depende del supuestos alejados de la realidad no
comportamiento humano y sus acciones. La funcionan en tiempos de crisis e impiden
respuesta depende de la visión que se tenga la predicción de crisis sistémicas como la
de la crisis. Si la crisis fue originada por un ocurrida.
choque exógeno, es decir, desde fuera del - La tercera lección es que la teoría financiera
sistema, no era posible la predicción; pero no cuenta con procedimientos adecuados
si las causas fueron endógenas, entonces las de valorización de activos complejos (asun-
alarmas debieron encenderse. to que observamos respecto del patrimonio
En el caso del fútbol y en especial, el peruano, del club Universitario de Deportes).
las alarmas debieron activarse, máxime si el - La cuarta lección está relacionada con la
Estado es el principal acreedor de los clubes macroeconomía, La cual con fundamentos
involucrados en el concurso y no simplemente microeconómicos está basada en una vi-
alejarse al vender sus créditos reconocidos al sión general, la del equilibrio del mercado.
mejor postor del sector privado. Lo elocuente - La quinta lección es que la historia im-
del artículo 19 de la Ley N.° 30064 es que porta. El evento previo de características
dan por sentado que habrá un postor gana- similares fue la Gran Depresión de la
dor a pesar de venderse a valor nominal los década de los treinta del siglo pasado.
créditos tributarios. El asunto es ¿qué sucede - La sexta lección es la necesidad de inte-
si no existe un ganador? ¿Acaso se ofertarán grar las finanzas con la economía para
dichos créditos a precio vil? analizar las relaciones existentes entre
la estabilidad financiera y la estabilidad
¿SABÍA USTED QUE? macroeconómica.
- La séptima lección es la necesidad de
Los decretos de urgencia consti- soluciones globales. La cooperación y
tuyen también un instrumento de coordinación internacional son necesarias
gobierno democrático, tal como en ante eventos globales.
España e Italia, donde se regula la - La octava lección es que la crisis ha da-
figura de los decretos de urgencia ñado la reputación de la economía. Si los
o decreto-ley, como así denominan economistas no alertaron sobre la posi-
a este instituto. bilidad de la crisis, entonces es necesario
plantear una agenda mínima.
Las lecciones de crisis deben ser claras en el
mundo de las finanzas. La crisis de los clubes 4. A modo de conclusión
deportivos se sostienen en un factor endógeno En general, los elementos constitutivos de los
originado dentro de estos, los cuales no han decretos de urgencia y los decretos legislativos

52 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Esteban Carbonell O´Brien Fútbol y Derecho Deportivo

deberían ser concurrentes, para que estos sean Las Casas, que defiende la legalidad del D.
acordes al marco constitucional y sumado a U. –quizás por haber estado detrás de su
aquellos que bajo el disfraz de ley solo buscan redacción– al considerar que la forma esta-
distraer la atención de los “verdaderos” inte- blecida en el dispositivo es la correcta, siendo
reses del Estado para intervenir directamente que desnaturaliza abiertamente el concurso
los clubes de fútbol. y sus alcances, al enfrentarse frontalmente
contra los mandatos de la Constitución. Ello,
Así las normas que las regulen deben reflejar
a nuestro juicio, quita valor al concurso mer-
una posición subordinada a la Constitución
cantil y sus beneficios inmediatos, restándole
–ley de leyes– antes que al presidencialismo
credibilidad frente a la colectividad creando
normativo, debido a que en un moderno
un estigma en general. ¿Qué dirá cuando el
Estado Constitucional, su expedición no pue-
D. U. sea declarado Inconstitucional?
de quedar librada a la voluntad propia del
positivismo legalista, sino que debe quedar De igual manera, con Alfredo Bullard, cuando
vinculada a las normas constitucionales y lega- en un artículo publicado el 10.03.2012 en
les que las desarrollen de manera razonable y el diario El Comercio titulado “Más vale un
previsible, regulando las situaciones necesarias final horrible que un horror sin fin” señala lo
de delegación de facultades legislativas y so- siguiente: “…Los procesos concursales existen
bre todo, de emergencia económica. para pagarle a los acreedores”. Tamaño error,
pues lo repetimos en la cátedra constante-
Ello pone sobre el tapete un tema más
mente, el objetivo de un sistema concursal
profundo para el Derecho Constitucional: la
eficiente, es prevenir crisis patrimoniales en
vinculación del juez constitucional frente a la
cadena, siendo su fin máximo, la protección
ley. Asunto que se puede caracterizar en la
del crédito. El cobro de créditos y, por consi-
posición que ocupa el Tribunal Constitucional
guiente, su pago; de manera regular, se debe
frente a la realidad de los hechos8.
efectuar en sede judicial por excelencia.
En consecuencia, el control judicial lo realiza
Por consiguiente, los procedimientos concur-
el Tribunal Constitucional quien es com-
sales –pues estos se ventilan en sede administra-
petente para examinar, a través del test de
tiva en el Perú– servirán o deben servir para
proporcionalidad o razonabilidad, la validez
sanear la larga cadena de la economía y sus
constitucional o no de los decretos de urgen-
agentes, no siendo imperativo en el concurso,
cia, tanto de fondo como por la forma, sin
el pago inmediato de la totalidad de créditos
perjuicio que la justicia ordinaria se pronuncie
reconocidos u homologados por la autoridad
incidentalmente sobre la constitucionalidad
concursal, dado que un flujo de caja sostenido
de su aplicación, en un proceso judicial con-
puede garantizar el mismo.
creto o en vía de amparo9.
En síntesis, el sinceramiento del aparato
En ese sentido, discrepamos con algunos
productivo es la búsqueda de un derecho
especialistas nacionales como Gonzalo De
concursal moderno. Señala finalmente lo
siguiente: “…El fútbol peruano no necesita
8 Véase, para entender nuestra posición algunos textos
de lectura obligatoria como “El Estado Constitucional” un salvataje. Necesita renacer. Y para eso,
de HABERLE, Peter; “Teoría de la Argumentación primero, tiene que morir”. Frente a ello,
Jurídica” de ALEXY, Robert; “Las razones de Dere- regresamos nuevamente al objetivo de un
cho” de ATIENZA, Manuel; “Justicia, Constitución y sistema concursal eficiente, pues la muerte
Pluralismo” de PIZZORUSSO, Alessandro: “La Consti-
tución Abierta y su Interpretación” de DIAZ REVORIO, importa una liquidación y un renacer del
Francisco o de nuestra patria a “La Constitución y su comerciante, quizás con mejores aires y con
dinámica” de GARCÍA BELAUNDE, Domingo. ganada experiencia, a la luz de un concur-
9 Véase, para mayor comprensión “Justicia y Tribunales so equilibrado y justo, pues ha quedado
Constitucionales en América del Sur” de NOGUEIRA
ALCALA, Humberto.
demostrado, que la legislación concursal

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 53


Actualidad

Civil Especial del Mes


puede contener una solución viable a la crisis - Fondo de inversión en jugadores
patrimonial, siempre que no se desnaturalice Para ello, recomendamos ver Perroti Daniel
su objetivo. Entonces, ¿realmente el fútbol Esteban, Incidencia económica de resultados
debe morir?. deportivos: El caso del fondo común cerrado de
En suma, los firmantes del D. U. y Leyes Boca Juniors10.
N.° 29862 y 30064, a esta última a la cual Asimismo, ver Institucional Investors Newslet-
paso a denominar Ley “Gonzalo” (en alusión ter, citado por Nacional Financiera Boliviana.
al terrorista Abimael Guzmán, quien destruyó Titularización de los equipos de Europa11.
a su paso una sociedad constituida, hoy fe-
lizmente preso) la cual no solo atenta contra En conclusión, la crisis y el fútbol no debe-
la libre decisión de los acreedores sino que rían ir de la mano, sino que sus represen-
colisiona con la Ley General de Sociedades tantes deban ser previsores para enmendar
y, principalmente, en el ejercicio constitu- rumbos y mejorar en situaciones difíciles, al
cional de libre asociación; en consecuencia, amparo de la innovación y la generación de
llevará a la destrucción del sistema legal, con un mayor valor al patrimonio en tiempos
arbitrariedad y falta de respeto a las normas de crisis, entiéndase por ejemplo, el uso de
imperantes. Dichos firmantes a nuestro juicio apalancamientos financieros o reestructura
pudieron prever que este no era la vía co- de pasivos (extra concurso) o de ser el caso
rrecta para solucionar el problema de fondo, extremo, de la aplicación de la norma espe-
siendo que el camino correcto era repensar cial, enriquecida con experiencias de otras
los alcances de la ley especial y en mayor latitudes (concurso).
medida implementar sus enmiendas, a través Esperemos que el “Reglamento” a expedirse
de normas reglamentarias. en breve, recoja nuestras observaciones pues
Incluso, alternativas hay y muchas ajenas al solo cabe la formulación de acciones de in-
concurso –si no se transitaba por el camino de constitucionalidad en masa.
las enmiendas– que podrían implementarse al
interior de una reestructuración patrimonial.
Lanzamos algunas ideas las cuales son: 10 <http://goo.gl/RJVNlE>
11 En boletín informativo sobre titularización en: <www.
- Titularización de activos nafibo.com.bo/titularizacion/boletin2.asp?>

54 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Esteban Carbonell O´Brien Fútbol y Derecho Deportivo

ANEXO PRáCTICO
CAMINO CRÍTICO LEY 29862 (06.05.2012)
LEY DE REESTRUCTURACIÓN ECONÓMICA Y DE APOYO AL FÚTBOL

Objeto Ámbito Aplicación

Medidas
Medidasurgentes,
urgentes,excepcio-
excepcio- Personas
Personas jurídicas
jurídicas que
que rea-
rea- Personas
Personas jurídicas
jurídicas que
que rea-
rea-
nales
nalesyytransitorias
transitoriasen
enapoyo
apoyo licen
licen actividades
actividades deportivas
deportivas licen
licen actividades
actividades deportivas
deportivas
del
del fútbol
fútbol futbolísticas
futbolísticas futbolísticas
futbolísticas

acceso al concurso

Requisitos
Requisitos de
de los
los art.
art. 24
24 yy Indecopi
Indecopiconvalida
convalidayydeclara
declara
Requisitos
Requisitos del
del art.
art. 26
26 de
de lala
25
25 de
de la
la Ley
Ley N.º
N.º 27809.
27809. el
elinicio,
inicio,la
ladifusión
difusiónyydesig-
desig-
Ley
Ley N.º
N.º 27809
27809 (concurso
(concurso
Ley
Ley Concursal
Concursal (concurso
(concurso nación
nación deldel administrador
administrador
necesario)
necesario)
voluntario)
voluntario) temporal.
temporal.

Directivas:
Directivas: 001-2012-DIR
001-2012-DIR 004-2012-
004-2012-
DI
DI (21.03.12
(21.03.12 yy 26.12.12)
26.12.12)
Requisitos
Requisitos para
para la
la designación
designación del
del
administrador
administrador temporal
temporal yy honorarios
honorarios

CAMINO CRÍTICO A LEY N.º 30064 O LEY COMPLEMENTARIA


PARA LA REESTRUCTURACIÓN DEL FúTBOL

Alcances Desaprobación de plan y/o some-


timiento de régimen especial de
reestructuración
Aplicación
Aplicación aa los
los procedimientos
procedimientos
concursales
concursalesen
entrámite
trámite
Art.
Art.33 Aplicación
Aplicación inmediata
inmediata alal procedimiento
procedimiento
concursal
concursalordinario
ordinariocontenido
contenidoen enlalaLey
Ley
N.º 27.809
N.º 27.809
Art.
Art.5.3
5.3

Acogimiento y aplicación

Continuidad de
- - Aprobación procedimiento concursal
Aprobaciónoodesaprobación
desaprobacióndeldelplan
plandederees-
rees-
tructuración
tructuraciónpresentado
presentadopor
poreleladministrador
administrador
- - Aprobación del régimen especial de reestruc-
Aprobación del régimen especial de reestruc-
turación
turaciónQUORUM
QUORUM Aprobación
Aprobacióndel
delplan
planreestructuración
reestructuración
- - Primera
Primera convocatoria
convocatoria 66.66%
66.66% del del monto
monto Sometimiento
Sometimiento del
del deudor
deudor alal régimen
régimen
reconocidos
reconocidospor
porIndecopi.
Indecopi. especial
especial
- - Segunda convocatoria 66.66% del
Segunda convocatoria 66.66% del créditocrédito No
No se
se produce
produce conclusión
conclusión del
del proce-
proce-
existente
existente dimiento
dimiento
Art.
Art.55 Art.
Art.88

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 55


Actualidad

Civil Especial del Mes

Reorganización especial:
Sociedad receptora
procedimiento

Constitución
Constitución de de lala sociedad
sociedad receptora
receptora
dentro
dentrode delos
los60
60días
díashábiles
hábilesdedeadoptado
adoptado
elelacuerdo
acuerdo Aporte
Aporteefectuado
efectuadopor
poreleldeudor
deudorconcursal
concursal
Proyecto
Proyecto de reorganización que incluyeelel
de reorganización que incluye No
Noseserequiere
requierepluralidad
pluralidaddedesocios
socios
bloque
bloquepatrimonial,
patrimonial,valorvaloryycomposición
composición Escritura
Escritura pública suscrita por el admi-
pública suscrita por el admi-
Modificaciones
Modificaciones alal estatuto
estatuto del
del deudor
deudor nistrador
nistrador
concursado
concursado No
Norequiere
requierecapital
capitalmínimo
mínimo
Criterio
Criteriodedevalorización
valorizacióndel delbloque
bloquepa- pa- La
La administración
administración aa cargo
cargo del
del adminis-
adminis-
trimonial
trimonial trador
trador
Derechos que la sociedad receptora
Derechos que la sociedad receptora brindabrinda Art.
Art.11
11
alalpúblico
público

Art.
Art.10
10
Art.
Art.12
12

Art. 19 Compraventa de las acciones cuya titu-


Art. 19 Compraventa de las acciones cuya titu-
laridad corresponde al Estado
laridad corresponde al Estado
Las acciones cuya titularidad corresponde al Estado
Las acciones cuya titularidad corresponde al Estado Art. 20 Capitalización de créditos reconocidos
pueden ser transferidas al sector privado, para lo que Art. 20 Capitalización de créditos reconocidos
pueden ser transferidas al sector privado, para lo que 20.1 La capitalización de los créditos reconocidos,
Pro Inversión realiza el proceso a que se refiere el 20.1 La capitalización de los créditos reconocidos,
Pro Inversión realiza el proceso a que se refiere el incluyendo los créditos de origen tributario, surte
presente capítulo, debiendo aplicar las disposiciones incluyendo los créditos de origen tributario, surte
presente capítulo, debiendo aplicar las disposiciones pleno efecto el día de la suscripción del contrato
que contiene el Decreto Legislativo 674, Ley de pleno efecto el día de la suscripción del contrato
que contiene el Decreto Legislativo 674, Ley de de compraventa de acciones cuya titularidad
Promoción de la Inversión Privada en las Empresas de compraventa de acciones cuya titularidad
Promoción de la Inversión Privada en las Empresas corresponde al Estado, debiendo el administrador
del Estado, y normas reglamentarias y complemen- corresponde al Estado, debiendo el administrador
del Estado, y normas reglamentarias y complemen- realizar todos los actos necesarios para la inscrip-
tarias –incluido lo previsto en la Ley 29096, Ley que realizar todos los actos necesarios para la inscrip-
tarias –incluido lo previsto en la Ley 29096, Ley que ción de la referida capitalización y la emisión de
establece la entidad encargada de efectuar registros ción de la referida capitalización y la emisión de
establece la entidad encargada de efectuar registros las acciones respectivas, incluyendo la modifi-
contables derivados de los procesos de promoción de las acciones respectivas, incluyendo la modifi-
contables derivados de los procesos de promoción de cación del estatuto por el aumento de capital.
la inversión privada–, en lo que resulte pertinente, cación del estatuto por el aumento de capital.
la inversión privada–, en lo que resulte pertinente,
para lo cual se faculta a Pro Inversión a realizar las
para lo cual se faculta a Pro Inversión a realizar las
adecuaciones que se requieran para llevar a cabo el
adecuaciones que se requieran para llevar a cabo el
proceso respectivo.
proceso respectivo.

Art. 22 Subasta desierta de las acciones cuya


Art. 22 Subasta desierta de las acciones cuya
titularidad corresponde al Estado o de no
Art. 21 Destino del producto de la transferen- titularidad corresponde al Estado o de no
Art. 21 Destino del producto de la transferen- suscribirse el contrato de compraventa de
cia de acciones cuya titularidad corresponde suscribirse el contrato de compraventa de
cia de acciones cuya titularidad corresponde acciones
al Estado acciones
al Estado Declarada desierta la subasta de las acciones
El producto de la transferencia de las acciones cuya Declarada desierta la subasta de las acciones
El producto de la transferencia de las acciones cuya cuya titularidad corresponde al Estado o cuando
titularidad corresponde al Estado, luego de deducir cuya titularidad corresponde al Estado o cuando
titularidad corresponde al Estado, luego de deducir el ganador de la misma no suscriba el contrato
los gastos imputables directa o indirectamente a la el ganador de la misma no suscriba el contrato
los gastos imputables directa o indirectamente a la de compraventa de acciones cuya titularidad
ejecución de las respectivas subastas y de transferir el de compraventa de acciones cuya titularidad
ejecución de las respectivas subastas y de transferir el corresponde al Estado,
dos por ciento (2%) del mismo al Fondo de Promo- corresponde al Estado,
dos por ciento (2%) del mismo al Fondo de Promo- Pro Inversión convoca a una segunda subasta, para
ción de la Inversión Privada (FOPRI) y el porcentaje Pro Inversión convoca a una segunda subasta, para
ción de la Inversión Privada (FOPRI) y el porcentaje lo cual aplica lo dispuesto en el presente capítulo.
que fije el reglamento para el Instituto Peruano del lo cual aplica lo dispuesto en el presente capítulo.
que fije el reglamento para el Instituto Peruano del Si la nueva subasta es declarada desierta por Pro
Deporte, es destinado al Tesoro Público, al Seguro Si la nueva subasta es declarada desierta por Pro
Deporte, es destinado al Tesoro Público, al Seguro Inversión o si el ganador de la misma no suscribe
Social de Salud, a la Oficina de Normalización Pre- Inversión o si el ganador de la misma no suscribe
Social de Salud, a la Oficina de Normalización Pre- el contrato de compraventa de acciones cuya ti-
visional y, en su caso, a los gobiernos regionales y el contrato de compraventa de acciones cuya ti-
visional y, en su caso, a los gobiernos regionales y tularidad corresponde al Estado, los mencionados
gobiernos locales, al Instituto Peruano del Deporte tularidad corresponde al Estado, los mencionados
gobiernos locales, al Instituto Peruano del Deporte hechos deben ser comunicados por Pro Inversión
y a otras entidades del sector público, considerando hechos deben ser comunicados por Pro Inversión
y a otras entidades del sector público, considerando a la junta de acreedores y al administrador en un
el porcentaje de participación de cada una de estas a la junta de acreedores y al administrador en un
el porcentaje de participación de cada una de estas plazo de tres (3) días hábiles, contado a partir
entidades en el total de los créditos cuya capitaliza- plazo de tres (3) días hábiles, contado a partir
entidades en el total de los créditos cuya capitaliza- del día siguiente de su ocurrencia, a efectos de
ción dará origen a las acciones a transferir. del día siguiente de su ocurrencia, a efectos de
ción dará origen a las acciones a transferir. ejecutar el proceso de concesión deportiva.
ejecutar el proceso de concesión deportiva.

56 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Esteban Carbonell O´Brien Fútbol y Derecho Deportivo

Artículo
Artículo23. 23.Naturaleza
Naturalezadedelala 23.2 La concesión deportiva obliga al concesionario
23.2 La concesión deportiva obliga al concesionario
concesión
concesióndeportiva
deportiva deportivo a explotar de forma diligente los bienes,
deportivo a explotar de forma diligente los bienes,
23.1
23.1Mediante
Mediantelalaconcesión
concesiónde- de- activos y derechos entregados en concesión deportiva,
activos y derechos entregados en concesión deportiva,
portiva,
portiva,lalasociedad
sociedadreceptora
receptora de manera tal que se viabilice la cancelación de las
de manera tal que se viabilice la cancelación de las
entrega en usufructo todos
entrega en usufructo todos sus sus deudas de la sociedad receptora y se salvaguarden
deudas de la sociedad receptora y se salvaguarden
bienes,
bienes,activos
activosy yderechos,
derechos,seansean sus bienes, activos y derechos.
sus bienes, activos y derechos.
tangibles
tangiblese eintangibles,
intangibles,inmuebles
inmuebles
o omuebles, tales como
muebles, tales como valores valores
mobiliarios,
mobiliarios,créditos,
créditos,acciones,
acciones,
derechos
derechosenensociedades,
sociedades,ima- ima-
gen, marcas, patentes, modelos,
gen, marcas, patentes, modelos,
dominios de Internet, logotipos,
dominios de Internet, logotipos, 23.3 El concesionario deportivo asume los contratos
derechos 23.3 El concesionario deportivo asume los contratos
derechosdedetransmisión
transmisióntelevisiva,
televisiva, laborales de los jugadores de fútbol de la sociedad
laborales de los jugadores de fútbol de la sociedad
trofeos,
trofeos,derechos
derechosdedepublicidad
publicidady y receptora, sin que ello implique alterar los términos de
dedepropiedad receptora, sin que ello implique alterar los términos de
propiedad intelectual,inclu-
intelectual, inclu- la relación laboral respectiva ni el cómputo del tiempo
la relación laboral respectiva ni el cómputo del tiempo
yendo
yendoloslosderechos
derechosdeportivos
deportivosenen de servicios de dichos trabajadores.
virtud de servicios de dichos trabajadores.
virtud de los cuales participaenen
de los cuales participa
competencias
competenciasfutbolísticas.
futbolísticas.
LoLodispuesto
dispuestoenenelelpárrafopárrafopre-
pre-
cedente
cedente tambiéncomprende
también comprendeelel
usufructo de cualquier
usufructo de cualquier derecho derecho
que
quetenga
tengalalasociedad
sociedadreceptora
receptora
respecto
respectodedeloslosjugadores
jugadoresprofesio-
profesio-
nales,
nales, juveniles, menoresu uotros,
juveniles, menores otros, 23.4Una
Unavez vezotorgada
otorgadalalaconcesión
concesióndeportiva,
deportiva,lala
23.4
incluyendo
incluyendo los derechos deforma-
los derechos de forma- sociedadreceptora
receptorano
nopuede
puederealizar
realizaractividades
actividadesque
que
sociedad
ción que le puedan corresponder.
ción que le puedan corresponder. afectenelelobjeto
objetode
delalaconcesión
concesióndeportiva.
deportiva.
afecten

BASES PARA SUBASTAR LA PROCEDIMIENTO A SEGUIR PARA LA


CONCESIÓN DEPORTIVA SUBASTA DE LA CONCESIÓN DEPORTIVA

Art.24
Art. 24LasLasbases
basespara
parasubastar
subastarlalaconce-
conce- Art.25
Art. 25ElEladministrador,
administrador,en enununplazo
plazode
de
sióndeportiva
sión deportivadebendebenserserelaboradas
elaboradasporpor cinco(5)
cinco (5)días
díashábiles,
hábiles,contado
contadodesde
desdeeleldía
día
ProInversión
Pro Inversiónyyentregadas
entregadasaalalaJunta
Juntadede siguientede
siguiente derecibida
recibidalalacomunicación
comunicaciónde de
Acreedoresen
Acreedores enununplazo
plazomáximo
máximode denoven-
noven- PROINVERSIÓNaaque
PROINVERSIÓN queseserefiere
refiereelelsegundo
segundo
tata(90)
(90)días
díashábiles,
hábiles,contado
contadoaapartir
partirdel
del párrafodel
párrafo delartículo
artículo2222de delalapresente
presenteLey,Ley,
díasiguiente
día siguientede derecibida
recibidalalacomunicación
comunicaciónaa proporcionaaadicha
proporciona dichaentidad
entidadun unnuevo
nuevo
queseserefiere
que refiereelelnumeral
numeral13.613.6del
delartículo
artículo inventarioyyvalorización
inventario valorizaciónde delos
losbienes,
bienes,ac-ac-
1313dedelalapresente
presenteLey.
Ley. tivosyyderechos
tivos derechosde delalasociedad
sociedadreceptora.
receptora.

Una vez recibida la información a


Bases referidas que se refiere el párrafo anterior,
PROINVERSIÓN, en un plazo
máximo de diez (10) días hábiles:
Indicar la forma en que
se pague la retribu-
ción por la concesión
Contener el in- deportiva, debiéndose De resultar ne-
ventario y la va- garantizar que dicha re- cesario efectuar
lorización de los tribución sea destinada alguna modifica-
bienes, activos y al pago de los créditos ción en las bases
derechos de la so- reconocidos de la socie- para subastar la Comunica al ad-
ciedad receptora, dad receptora, incluidos concesión depor- ministrador que no
proporcionados y los contingentes, salvo tiva, realiza los resulta necesario
actualizados por el lo que, conforme al re- ajustes necesarios actualizar las bases.
administrador a la glamento de la presente a las mismas y
fecha que señale Ley, deba ser puesto a proporciona las
Pro Inversión. disposición de la socie- bases actualiza-
dad receptora y con los das a la junta de
límites que dicha norma acreedores.
establezca.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 57


Actualidad

Civil Especial del Mes

Subasta de la concesión deportiva


Modificación del Plan de declarada desierta o de no suscribirse
Reestructuración el contrato de concesión deportiva

Art.26
Art. 26Dentro
Dentrodeldelplazo
plazomáximo
máximode detreinta
treinta(30)
(30) Art. 27 La Junta de Acreedores, en un plazo
Art. 27 La Junta de Acreedores, en un plazo
díashábiles,
días hábiles,contado
contadoaapartir
partirdel deldía
díasiguiente
siguiente máximo de treinta (30) días hábiles, contado
máximo de treinta (30) días hábiles, contado
dedesuscrito
suscritoelelcontrato
contratode deconcesión
concesióndeportiva,
deportiva, a partir del día siguiente de la realización de la
a partir del día siguiente de la realización de la
lalaJunta
JuntadedeAcreedores
Acreedoresdebedebemodificar
modificarelelPlanPlan junta en la que se declara desierta la subasta de
junta en la que se declara desierta la subasta de
dedeReestructuración
Reestructuraciónrespecto
respectode delosloscronogramas
cronogramas la concesión deportiva, o de que la sociedad
la concesión deportiva, o de que la sociedad
dedepago
pagoaaque
queseserefieren
refierenlos
losliterales
literalesb)b)yye)e)del
del deportiva no suscriba el contrato de concesión
deportiva no suscriba el contrato de concesión
artículo17
artículo 17dedelalapresente
presenteLey,
Ley,asíasícomo
comoaprobar
aprobar deportiva, decide si opta por realizar una nueva
deportiva, decide si opta por realizar una nueva
elelcronograma
cronogramade depago
pagode deloslosdemás
demáscréditos
créditos subasta o por someter al deudor concursado y a
subasta o por someter al deudor concursado y a
reconocidos,teniendo
reconocidos, teniendoen encuenta
cuentalalapropuesta
propuesta la sociedad receptora al procedimiento concursal
la sociedad receptora al procedimiento concursal
delpostor
del postorganador.
ganador. ordinario de la Ley Concursal.
ordinario de la Ley Concursal.

Art.
Art.28.28.Escritura
Escriturapública
públicade delalaconcesión
concesióndeportiva
deportiva
ElElconcesionario
concesionariodeportivo
deportivoyylalasociedad
sociedadreceptora
receptorarepresentada
representadapor poreleladministrador
administrador
suscriben
suscribenunaunaescritura
escriturapública
públicadedeotorgamiento
otorgamientode delalaconcesión
concesióndeportiva
deportivacuyo
cuyocontenido
contenido
mínimo
mínimoeseselelsiguiente:
siguiente:
(i)(i)Copia
Copiacertificada
certificadadedelas
laspartes
partespertinentes
pertinentesdel
delacta
actadedeJunta
Juntade
deAcreedores
Acreedoresaprobando
aprobando
las
lasbases
basesde
delalasubasta
subastapara
paraelelotorgamiento
otorgamientode delalaconcesión
concesióndeportiva
deportiva
(ii)
(ii)Bases
Basesde
delalasubasta
subastapara
paraelelotorgamiento
otorgamientode delalaconcesión
concesióndeportiva
deportiva
(iii)
(iii)Copia
Copiacertificada
certificadadedelas
laspartes
partespertinentes
pertinentesdel
delacta
actadedeJunta
Juntade
deAcreedores
Acreedoresdeclarando
declarando
elelpostor
postorganador
ganadorde delalasubasta
subastapara
paraelelotorgamiento
otorgamientode delalaconcesión
concesióndeportiva
deportiva
(iv)
(iv)Un Unejemplar
ejemplardel delcontrato
contratode deconcesión
concesióndeportiva
deportivasuscrito
suscritopor
porlas
laspartes
partes

Art.
Art.2929Inscripción
Inscripciónde delalaconcesión
concesióndeportiva
deportiva Art. 30 Duración de la concesión deportiva
Art. 30 Duración de la concesión deportiva
enenelelRegistro
RegistrodedePersonas
PersonasJurídicas
JurídicasyyelelRe-
Re- El plazo máximo de duración de la concesión
El plazo máximo de duración de la concesión
gistro Jurídico de Bienes
gistro Jurídico de Bienes deportiva se establece en el reglamento de la
deportiva se establece en el reglamento de la
Los partes de la escritura pública a que se refiere
Los partes de la escritura pública a que se refiere presente Ley y puede ser mayor de treinta (30)
presente Ley y puede ser mayor de treinta (30)
elelartículo
artículoanterior
anteriorson
sonremitidos
remitidosaalos losregistros
registros años. El referido plazo solo puede ser prorro-
años. El referido plazo solo puede ser prorro-
públicos
públicosparaparaque
queelelregistrador
registradorinscriba
inscribalala gado si los créditos reconocidos hubieran sido
gado si los créditos reconocidos hubieran sido
concesión
concesión deportiva en la partida registralde
deportiva en la partida registral de totalmente pagados, incluyendo los créditos
totalmente pagados, incluyendo los créditos
lalasociedad
sociedadreceptora
receptoraindicando
indicandolos losdatos
datosdel
del contingentes que sean reconocidos hasta el
contingentes que sean reconocidos hasta el
concesionario deportivo, así como el objeto
concesionario deportivo, así como el objeto y el y el vencimiento del plazo original de la concesión
vencimiento del plazo original de la concesión
plazo
plazodedelalamisma.
misma. deportiva.
deportiva.

58 Instituto Pacífico Volumen 8 | Febrero 2015


Esteban Carbonell O´Brien Fútbol y Derecho Deportivo

Derechos de la sociedad Prohibiciones y obligaciones de la


receptora sociedad receptora

Art.
Art.32
32SeSeprohíbe
prohíbeaalalasociedad
sociedadreceptora
receptoragra-
gra-
AlAlpago
pagooportuno
oportunode delalaretribución
retribuciónpor porlalacon-
con- var,
var,enajenar
enajenaryycelebrar
celebraractos
actosyycontratos
contratossobre
sobre
cesióndeportiva.
deportiva. los
cesión los bienes, activos y derechos entregadosen
bienes, activos y derechos entregados en
b)b)AAlalarestitución,
restitución,alaltérmino
términodeldelplazo
plazode delala concesión
concesióndeportiva,
deportiva,con conelelobjeto
objetode
degarantizar
garantizar
concesióndeportiva,
concesión deportiva,de:de: lalaposesión útil, tranquila e ininterrumpida de
posesión útil, tranquila e ininterrumpida de
i.i.Los
Losbienes,
bienes,activos
activosyyderechos
derechosentregados
entregadosen en los
losmismos,
mismos,yyelelcumplimiento
cumplimientode delos
losfines
finesyy
concesióndeportiva,
deportiva,con coneleldesgaste
desgastenatural
natural objetivos
concesión objetivosde
delalaconcesión
concesióndeportiva.
deportiva.
inherenteaasusuuso
inherente usoyydisfrute
disfrutedurante
durantelalaconcesión
concesión
deportiva,incluyendo
deportiva, incluyendolos lostrofeos
trofeosyysimilares.
similares.
ii.ii.Los
Losderechos
derechossobresobretodostodosloslosjugadores
jugadores Mantenimiento de las medidas
profesionales,juveniles,
profesionales, juveniles,menores
menoresyyotros,
otros,inclu-
inclu- cautelares
yendolos
yendo losderechos
derechosde deformación
formaciónque queles lespueda
pueda
corresponder.
corresponder.
c)c)AAtodas
todaslaslasmejoras
mejorasefectuadas
efectuadasen enloslosbienes
bienes Art.
Art.3333LasLasmedidas
medidascautelares
cautelaresque
queno nohubieran
hubieran
yyactivos
activosentregados
entregadosen enconcesión
concesióndeportiva,
deportiva,sin sin sido
sidolevantadas
levantadasen enaplicación
aplicacióndedelolodispuesto
dispuestoenen
quedebadebapagar
pagarsuma
sumaalguna
algunaporporlaslasmismas,
mismas, elelartículo
que
salvoaquellas
aquellasde derecreo
recreoquequepueda
puedaseparar
separarelel artículo 18 de la Ley Concursal, enconcor-
18 de la Ley Concursal, en concor-
salvo dancia con el numeral 3.10 del artículo
dancia con el numeral 3.10 del artículo 3 de la3 de la
concesionariodeportivo
deportivosin sincausar
causardaño.
daño. Ley
concesionario Ley29862,
29862,sesemantienen
mantienenen entanto
tantocontinúe
continúeelel
procedimiento
procedimientoconcursal.
concursal.

Indemnizaciones o penalidades del


contrato de concesión deportiva

Art. 35 Sociedad Deportiva


Art.3434Cualquier
Cualquierindemnización
indemnizaciónoopenalidad
penalidad Art. 35 Sociedad Deportiva
Art. Para la suscripción del contrato de concesión de-
quesesederive
derivedel
delcontrato
contratodedeconcesión
concesióndeportiva
deportiva Para la suscripción del contrato de concesión de-
que portiva, el ganador de la subasta de la concesión
portiva, el ganador de la subasta de la concesión
oodedesusuincumplimiento
incumplimientoyyque queseseotorgue
otorgueaalala
deportiva debe constituir la sociedad deportiva,
sociedadreceptora
receptoraantes
antesdedelalacancelación
cancelacióndede deportiva debe constituir la sociedad deportiva,
sociedad conforme a lo ofrecido en su propuesta técnica.
loscréditos
créditosreconocidos,
reconocidos,incluyendo
incluyendolos
loscréditos
créditos conforme a lo ofrecido en su propuesta técnica.
los
contingentesque
contingentes quehayan
hayansidosidoreconocidos,
reconocidos,eses
destinadaalalpago
destinada pagode deestos.
estos.

Artículo 37. Derechos del concesionario deportivo


Artículo 37. Derechos del concesionario deportivo
37.1 Recibir, explotar, usar y disfrutar de los bienes,
37.1 Recibir, explotar, usar y disfrutar de los bienes,
Art. 36 Obligaciones del concesionario activos y derechos recibidos en concesión deportiva, así
Art. 36 Obligaciones del concesionario activos y derechos recibidos en concesión deportiva, así
como a celebrar todo tipo de contratos sobre ellos, con
deportivo como a celebrar todo tipo de contratos sobre ellos, con
deportivo la sola limitación de no poder ceder ni transferir más
El concesionario deportivo está obligado a: la sola limitación de no poder ceder ni transferir más
El concesionario deportivo está obligado a: derechos de los que posee sobre ellos.
36.1 Otorgar la conformidad al inventario de los derechos de los que posee sobre ellos.
36.1 Otorgar la conformidad al inventario de los 37.2 Percibir los frutos y productos que genere la ex-
bienes, activos y derechos materia de la concesión 37.2 Percibir los frutos y productos que genere la ex-
bienes, activos y derechos materia de la concesión plotación de los bienes, activos y derechos recibidos en
deportiva. plotación de los bienes, activos y derechos recibidos en
deportiva. concesión deportiva, pudiendo disponer de tales frutos
36.2 Pagar la retribución por la concesión de- concesión deportiva, pudiendo disponer de tales frutos
36.2 Pagar la retribución por la concesión de- y productos libremente, sin perjuicio de la obligación de
portiva, conforme a lo señalado en la presente y productos libremente, sin perjuicio de la obligación de
portiva, conforme a lo señalado en la presente pagar la retribución por la concesión deportiva.
Ley y su reglamento, en las bases de la subasta pagar la retribución por la concesión deportiva.
Ley y su reglamento, en las bases de la subasta 37.3 Usar y explotar los derechos deportivos de la
de la concesión deportiva y en el contrato de 37.3 Usar y explotar los derechos deportivos de la
de la concesión deportiva y en el contrato de sociedad receptora ante cualquier organismo público o
sociedad receptora ante cualquier organismo público o
concesión deportiva. privado, nacional o internacional.
concesión deportiva. privado, nacional o internacional.
36.3 Pagar los tributos que graven los bienes, acti- 37.4 Ser parte en cualquier proceso judicial o adminis-
36.3 Pagar los tributos que graven los bienes, acti- 37.4 Ser parte en cualquier proceso judicial o adminis-
vos o derechos otorgados en concesión deportiva. trativo que pudiera afectar la titularidad de la sociedad
vos o derechos otorgados en concesión deportiva. trativo que pudiera afectar la titularidad de la sociedad
36.4 Aplicar, en la explotación, uso y disfrute de receptora sobre los bienes, activos y derechos concesio-
36.4 Aplicar, en la explotación, uso y disfrute de receptora sobre los bienes, activos y derechos concesio-
los bienes, activos y derechos entregados en con- nados o que pudiera perjudicar de cualquier otra forma
los bienes, activos y derechos entregados en con- nados o que pudiera perjudicar de cualquier otra forma
cesión deportiva, estándares óptimos de gestión, el cumplimiento y la eficacia de la concesión deportiva.
cesión deportiva, estándares óptimos de gestión, el cumplimiento y la eficacia de la concesión deportiva.
debiendo actuar con la diligencia y el cuidado de 37.5 A realizar las mejoras y modificaciones sobre los
debiendo actuar con la diligencia y el cuidado de 37.5 A realizar las mejoras y modificaciones sobre los
un ordenado comerciante. bienes, activos y derechos entregados en concesión
un ordenado comerciante. bienes, activos y derechos entregados en concesión
36.5 Efectuar el mantenimiento y las reparaciones deportiva, incluyendo aquellas de carácter sustancial,
36.5 Efectuar el mantenimiento y las reparaciones deportiva, incluyendo aquellas de carácter sustancial,
ordinarias de los bienes y activos, así como las de acuerdo a lo regulado en el contrato de concesión
ordinarias de los bienes y activos, así como las de acuerdo a lo regulado en el contrato de concesión
reparaciones extraordinarias que se requieran. deportiva.
reparaciones extraordinarias que se requieran. deportiva.
37.6 Ceder parcialmente, y hasta por el plazo de la con-
37.6 Ceder parcialmente, y hasta por el plazo de la con-
cesión deportiva, el uso y disfrute de determinados dere-
cesión deportiva, el uso y disfrute de determinados dere-
chos que emanen del contrato de concesión deportiva.
chos que emanen del contrato de concesión deportiva.

Volumen 8 | Febrero 2015 Actualidad Civil 59

También podría gustarte