Está en la página 1de 94

“Los sabios son los que buscan

sabiduría; los necios piensan ya


haberla encontrado”.
Napoleón Bonaparte

BANDURRIA
Arena, mar y humedal en el surgimiento
de la Civilización Andina
Alejandro Chu Barrera

©Alejandro Chu Barrera


Proyecto Arqueológico Bandurria - Huacho
Av. Luna Arrieta Nº 497, Huacho

Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú


Nº 2008 - 04897

Primera Edición, junio de 2008


Tiraje: 1000 ejemplares
Diseño de carátula: Gerardo Chu Barrera
Corrección de texto: Pedro Novoa Bellota

Impreso en:
Servicios Gráficos Jackeline
Prolg. Santa Rosa Nº 642, Hualmay, Huaura, Perú
ÍNDICE

Prólogo 7
Introducción 11
Tiempo 13
Espacio 25
Bandurria 43
Bandurria y su Puesta en Valor 143
Agradecimientos 153
Bibliografía 155
Glosario 163
Anexo: Inédito de Domingo Torero Fernández de Córdova: 171
Descubrimiento y Rescate de Bandurria.
PRÓLOGO

“Inician trabajos de investigación arqueológica en Bandurria - Huacho. Las


labores de investigación arqueológica en la zona denominada “Bandurria”
ubicada al sur de Huacho, ya están en marcha. En la víspera un equipo
especial conformado casi en su totalidad por profesionales de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos y encabezados por su director del proyecto
arqueológico, Alejandro Chu, comenzaron los trabajos de excavación”1 ;
fueron las primeras noticias que se difundieron en Huacho, dando cuenta de
la presencia del arqueólogo Alejandro Chu Barrera y su equipo en el sitio
arqueológico de Bandurria, a partir del 2 de agosto de 2005.
Sin embargo, el encuentro de Alejandro Chu con Bandurria no se inicia en el
2005, sino mucho antes. Desde su ocasional visita al sitio en el año 2001, que
permitió apreciar su estado de conservación, se iniciaron los trámites que
permitieron que Bandurria fuera declarada por el Instituto Nacional de
Cultura como Patrimonio Cultural de la Nación mediante la Resolución
Directoral Nº 1030/INC del 29 de octubre del 2002. Posteriormente, gracias
a sus gestiones (como carta al INC el 31 de julio de 2003), el 16 de setiembre
de 2003 se emite la Resolución Directoral Nacional Nº 679/INC del Instituto
Nacional de Cultura por el que se aprueba el plano de delimitación de
Bandurria y se rectifica la Resolución Directoral anterior en lo relativo a su
ubicación, quedando: distrito de Huacho, provincia de Huaura,
departamento de Lima.
Han pasado cerca de tres años y la hipótesis inicial que orientó el proyecto de
Chu Barrera ha sido plenamente confirmada; alentando su continuidad y
brindando nuevos elementos para conocer, no sólo la historia de los pueblos
del llamado Norte Chico, sino también del Perú y de la Humanidad.
La hoy Zona Arqueológica Monumental de Bandurria, en las inmediaciones
de Playa Chica (altura del kilómetro 141 de la Panamericana Norte), fue
descubierta en abril de 1973 por don Domingo Torero Fernández de
7
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Córdova, solicitando la intervención del Instituto Nacional de Cultura y temática educativa. Es un laboratorio para seguir desentrañando aspectos de
otras instancias gubernativas, ante la inundación de la zona por los drenajes nuestro pasado. Es parte del Patrimonio Cultural de la Nación con innegable
de la Irrigación Santa Rosa; propiciando estudios arqueológicos iniciales por potencial económico, turístico y cultural. Es un elemento que está
parte de las doctoras Rosa Fung Pineda (1973 y 1977) y Mercedes Cárdenas contribuyendo a generar autoestima entre nuestros pobladores y, algo más,
Martín (1977), con el establecimiento de los primeros fechados y un ingrediente de incalculables posibilidades de afirmación de nuestra
delimitación de su área ocupada. identidad cultural.
Hoy, Bandurria, como proyecto arqueológico, ha logrado un Todo lo anterior viene a propósito de saludar la edición del libro
posicionamiento progresivo. Y, junto a los espacios arqueológicos BANDURRIA, Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización
contemporáneos del Precerámico Tardío, a postular la tesis de asignarle a la Andina, de la autoría de Alejandro Chu Barrera, Director del Proyecto
Región Norcentral la condición de Cuna de la Civilización Andina, por el Arqueológico Bandurria. Libro que, a decir verdad, esperábamos con ansias,
nivel de desarrollo cultural y por lo que conllevaba: surgimiento de la ciudad para conocer el estado de las investigaciones de cerca de tres años. Así como
con la arquitectura monumental, el Estado Prístino, etc.; junto a Áspero y hacia finales de 2005 la exposición de parte de la monumentalidad de
Caral, como los asentamientos más representativos del período. Bandurria nos brindó una grata sorpresa, estamos seguros que este libro será
muy bien acogido por los especialistas, los docentes, los estudiantes y los
A despecho de algunos que buscan asignarle a un espacio más reducido la interesados en general, y tendremos nuevos y más elementos para conocer
condición de Cuna de la Civilización Andina, el referirse a la Región nuestros orígenes civilizatorios y sus aportes a la historia del Perú y de la
Norcentral permite incorporar un ámbito más amplio que considera los humanidad.
valles de los ríos Chancay al río Santa por el oeste, hasta las cuencas de los
ríos Huallaga y Marañón en la vertiente oriental de los Andes; vale decir, las La investigación científica nos está ofreciendo gratas sorpresas. Hace más de
provincias norteñas de Lima y los departamentos de Ancash, Huánuco y 40 años atrás el lingüista huachano Alfredo Torero Fernández de Córdova3,
Pasco. demostró los orígenes del quechua en el mismo espacio geográfico que hoy
la arqueología constata los orígenes de la Civilización Andina. Por todo ello,
Con las nuevas evidencias excavadas se está constatando la enorme hagamos votos por la continuidad, en las mejores condiciones, de la
importancia de Bandurria en el Precerámico peruano y, desde hace algo más investigación arqueológica en Bandurria para que pueda seguir
de un año, se ha iniciado el proceso de su Puesta en Valor con una serie de desentrañando aspectos importantes de nuestra historia, como hoy nos
acciones para un óptimo aprovechamiento de las posibilidades que brinda. ofrece este libro.
Esto conlleva a:
Huacho, junio de 2008
a) Dar continuidad al Programa de Investigaciones Arqueológicas
(excavación, restauración y conservación).
b) Formular un Plan de Manejo que permita llegar a un Plan Maestro
considerando a todo el entorno natural y paisajístico de Bandurria como
unidad territorial.2 Filomeno Zubieta Núñez
Lo anterior requiere niveles superiores de compromiso de las entidades Miembro Correspondiente de la Academia
Nacional de la Historia
gubernativas: Gobierno Regional, Municipalidad Provincial, Instituto
Nacional de Cultura, de las instituciones educativas, culturales, turísticas, de
los profesionales. La Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión,
hasta hoy ausente, debe asignar sus recursos materiales y humanos para
potenciar este proyecto. Es importante que todos hagamos nuestro el Notas:
proyecto. 1. Diario Ecos. Huacho, 03.08.2005:4.
2. Véase Lineamientos preliminares para el Manejo y Gestión de la Puesta
Hoy por hoy, Bandurria proporciona enormes posibilidades de explicación en Valor de Bandurria. Huacho, mayo, 2008.
de nuestra historia regional y nacional que deben ser incorporadas a nuestra 3. Los Dialectos Quechuas. (Los Anales Científicos). UNA, La Molina, 1964

8 9
INTRODUCCIÓN

Hace exactamente 10 años un joven estudiante de arqueología decidió —por


invitación de su profesora de curso— cambiar el tema de investigación de
sus prácticas pre profesionales, enfocado sobre los periodos tardíos del valle
del Rímac, hacia el estudio de un sector del entonces poco conocido sitio de
Caral, ubicado en el valle de Supe. No imaginaba que esta decisión lo
embarcaría en una travesía intelectual dedicada al tema de los orígenes de la
milenaria civilización que tuvo como escenario a la Región Norcentral del
Perú, y que más adelante aportaría a ese conocimiento desde sus
investigaciones en el sitio arqueológico de Bandurria, ubicado en Huacho.
Gracias a una serie de investigadores, entre los que sobresale la doctora Ruth
Shady —la entonces profesora del curso— por sus trabajos en Caral, ahora
sabemos que la civilización Andina fue la primera de toda América, y una de
las más antiguas del mundo. Así, podemos afirmar que hace
aproximadamente 4,500 años los antiguos pobladores de la Región
Norcentral peruana dieron un paso trascendental, al desarrollar un sistema
social complejo que les permitió ingresar en el camino de la alta cultura.
Las actuales intervenciones arqueológicas en Bandurria se enmarcan dentro
de una corriente de investigación que busca entender los orígenes de la
sociedad compleja y el surgimiento de la arquitectura monumental en la
costa del Perú. Estas actividades no sólo tienen que ver con el estudio del
sitio arqueológico, sino también con su Puesta en Valor y el desarrollo de una
adecuada gestión del Patrimonio Arqueológico, para convertirlo en un
recurso cultural y económico relevante de nuestra sociedad actual: un eje
para el desarrollo sostenible, sustentable y replicable, de la Provincia de
Huaura y la Región Lima.
Bandurria no es un sitio nuevo, fue descubierto hace más de 30 años y —si
uno revisa la literatura arqueológica— ha sido constantemente mencionado
por varios investigadores. Sin embargo, en realidad se le conocía muy poco;
11
Alejandro Chu Barrera
y por ello era un candidato ideal para contribuir a la investigación sobre el
proceso de complejización social ocurrido en tiempos precerámicos.
Cuando nuestro estudiante —ya no tan joven— pudo obtener un
financiamiento en el extranjero para realizar investigaciones arqueológicas
en el Perú, su primera opción de estudio recayó sobre Bandurria.
Lamentablemente, como gran parte de nuestro Patrimonio Arqueológico,
Bandurria fue abandonado a su suerte, y sufrió el paso de los años y la TIEMPO
ocupación humana moderna. A pesar de ser tan conocido en la literatura
arqueológica, nadie se preocupó efectivamente por preservar el lugar. A
nuestra llegada asumimos la urgencia de gestionar en el Instituto Nacional de
Cultura la delimitación de la zona arqueológica, y su declaración como
Patrimonio Cultural de la Nación. Posteriormente, gracias a una serie de
personas e instituciones de la ciudad de Huacho, el sitio fue cercado y
señalizado adecuadamente. Hace unos 10000 años antes de Cristo, el ser humano llegó, después de una
larga travesía desde Asia, al territorio de los Andes Centrales, que
Los nuevos trabajos en Bandurria se iniciaron el 2 de agosto de 2005, con un posteriormente formaría parte del Perú. A lo largo de este viaje, de miles de
grupo de arqueólogos y estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de años, los seres humanos fueron adaptándose al Nuevo Mundo que tenían
San Marcos de Lima. Pronto se hizo evidente la complejidad y extensión del ante sí. Al llegar al territorio Andino, un grupo decidió tomar el camino hacia
asentamiento, por lo que las hipótesis iniciales debieron adaptarse frente a lo las tierras altas e instalarse ahí, mientras otro siguió el camino de las tierras
que estaba apareciendo en las excavaciones. Por ejemplo, fue sorprendente bajas, próximas al mar, y se quedó en ellas. Con el paso del tiempo, estos dos
encontrar un área con estructuras piramidales de carácter monumental y, más grupos, que inicialmente eran uno solo, fueron diferenciándose. Debido a los
aún, el hecho que no hubiera sido advertida por los investigadores anteriores distintos ambientes que ocupaban, aprovecharon recursos naturales
del lugar. Para corroborar este importante hallazgo, excavamos una de las diferentes y desarrollaron culturas diversas. Esos inicios de nuestra historia,
pirámides, la denominada Montículo 1. perdidos en las brumas del tiempo, son interés de los arqueólogos, con cuyo
Los trabajos efectuados han despertado gran interés en las autoridades trabajo estamos empezando a conocer a nuestros antepasados y a admirar su
locales y regionales. Tanto el Gobierno Regional de Lima como la grandeza.
Municipalidad Provincial de Huaura, han asumido el reto de la Puesta en Ordenar cronológicamente, es decir, colocar los hechos en una secuencia de
Valor de Bandurria, y desde 2006 vienen financiando las labores de tiempo, ha sido, desde sus inicios, una tarea primordial de la arqueología. El
investigación arqueológica, restauración y conservación de estructuras, y ordenamiento en el tiempo y en el espacio es necesario para poder entender
habilitación turística, todo enmarcado en una propuesta de gestión del los diferentes procesos y cambios sociales que se reflejan en la cultura
patrimonio arqueológico sostenible, sustentable y replicable en otros sitios material que los arqueólogos estudiamos. Por ello se construyen cuadros
arqueológicos. cronológicos que ordenan de manera temporal los diferentes desarrollos
Esta publicación da a conocer los resultados obtenidos por las culturales de una región o país en particular. Estos cuadros se componen de
investigaciones en Bandurria y ofrece al lector un panorama sobre las períodos, término utilizado para designar a un intervalo de tiempo.
condiciones climáticas, sociales y económicas de hace aproximadamente
4500 años atrás. A partir de ellos trata, de manera global, los complejos
procesos sociales que originaron la primera Civilización Andina, y que se CRONOLOGÍA
mantuvieron autónomos hasta 1532, cuando los invasores europeos En arqueología se utilizan dos formas para medir la edad o antigüedad de un
iniciaron la destrucción del sistema social Andino. sitio o sociedad. El primer sistema está basado en años calendarios solares
(365 días) y utiliza el nacimiento de Cristo, en el año cero, como punto de
partida, lo que genera una cronología antes de Cristo (a. C.) y después de
Cristo (d. C.) — ahora nos encontramos en el año 2008 después de Cristo.
12 13
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Otras sociedades, diferentes a la occidental, tienen sus propias formas de
medir el tiempo, por ejemplo, en el calendario Musulmán, que es lunar, el
año cero corresponde al inicio de la Hégira de Mahoma, ocurrida el 16 de
julio de 622 d. C., según nuestro calendario. El calendario hebreo comienza
con la génesis del mundo, que ocurrió, según la tradición judía, el domingo 7
de octubre de 3761 a. C. de nuestro calendario.
El segundo sistema también está basado en años calendarios solares, pero
utiliza el presente como punto de partida, por lo que consigna a las fechas en
años antes del presente (A. P.). Los fechados obtenidos por el método del
Carbono 14 se expresan en años antes del presente, y deben ser calibrados
—por medio de programas informáticos— para convertirlos en años antes o
después de Cristo (a. C. / d. C.), o viceversa. Los programas informáticos
consideran, entre otros aspectos, la variación del isótopo de Carbono 14 en el
ambiente a través del tiempo, establecida en las denominadas Curvas de
Calibración. A los fechados antes o después de Cristo, obtenidos como
resultado de la calibración de los fechados radiocarbónicos, se les conoce
como fechados calibrados, y se escriben con las abreviaturas a. C. cal o d. C.
cal. Los fechados calibrados suelen ser más antiguos que el producto de
restar su valor de la fecha actual. Por ejemplo, un fechado de 5500 años antes
del presente o 5500 A. P. calibrado en años antes de Cristo equivaldría
aproximadamente al año 4350 a. C. y no al año 3500 a. C. resultante de restar
5500 menos 2000.
Para el Perú, los arqueólogos han elaborado diferentes sistemas
cronológicos, sin embargo, solo dos periodizaciones (Fig. 1) predominan en
la actualidad. Cuando se hace referencia a los períodos que nos interesan, se
emplean los términos Arcaico y Precerámico que, aunque pueden ser
considerados sinónimos, representan a dos sistemas cronológicos
diferentes: Fig. 1. Cuadro cronológico de Lumbreras/Rowe.

1. El período Arcaico corresponde a la periodización propuesta por Luis G.


Lumbreras (1969), sobre la base de estadios de desarrollo socio-político, y Posteriormente, Shady (1993, 1995) desarrolló su propia periodización, en
no períodos de tiempo. Emplea los términos Lítico, Arcaico, Formativo, donde dividió el Precerámico en tres grandes periodos: Arcaico Temprano,
Desarrollos Regionales, Wari, Reinos y Señorios e Imperio Inca. Lumbreras Arcaico Medio y Arcaico Tardío, los que guardan cierta relación con la
agrupó a estos periodos en tres grandes secciones: Recolectores, subdivisión que hemos hecho en este libro.
Agricultores aldeanos e Industriales urbanos, a partir de un “criterio 2. El período Precerámico corresponde a la periodización propuesta
económico-social” (Lumbreras 1969: 27). Las sociedades del Precerámico, originalmente por John Rowe (1962), con adiciones de Edward Lanning
enmarcadas dentro de los periodos Lítico y Arcaico, pertenecen al grupo de (1967), donde se propuso la utilización de periodos de tiempo divididos en
los Recolectores. El surgimiento de la agricultura correspondería al Arcaico Horizontes e Intermedios. La división en periodos corresponde a un criterio
Temprano (ibíd.: 60) — el equivalente del Precerámico Medio. El Arcaico cronológico, basado en una serie de rasgos comunes identificados
Medio, un periodo de horticultores aldeanos (ibíd.: 63), equivaldría al ampliamente en la región, sin hacer mención a los procesos evolutivos,
Precerámico Tardío. Mientras que la aparición de la cerámica y las primeras culturales o tecnológicos (como la domesticación de plantas y animales, la
sociedades con cerámica temprana corresponderían al Arcaico Tardío (ibíd.: revolución urbana o el Estado).
76), equivaldría al Período Inicial.
14 15
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Engel, 1964 Engel, 1966 Lanning, 1967 Lumbreras, 1969 Shady, 1995 Chu, 2008
Debido a la carga evolutiva de la primera periodización, hemos considerado 1200
Periodo Inicial
conveniente emplear el término Precerámico al hacer referencia al período 1300
1500 Arcaico Tardío
Formativo
Periodo Inicial
Temprano
anterior a la aparición de la cerámica en los Andes Centrales (alrededor del
1800 1800 1800 1800 1800
1800 a. C.). Además, como en este periodo surgió la Civilización en el Perú, Tercera etapa Periodo VI Arcaico Medio
no correspondería denominarle Arcaico, como veremos más adelante. agrícola: el algodón
sin la cerámica
Precerámico 2500 2500 Arcaico Tardío
El Precerámico está dividido en tres periodos: Precerámico Temprano, con Algodón
Precerámico
Tardío
Precerámico Medio y Precerámico Tardío (Fig. 2).
3000 3000 3000
Periodo V Arcaico Temprano
- El Precerámico Temprano (10000-6000 a. C.) hace referencia al periodo en Segunda etapa
que los seres humanos ocuparon el territorio de los Andes, e iniciaron el Precerámico
agrícola:aparición
de los pallares y
3500
de la jiquima
proceso de adaptación y especialización en los diferentes ambientes sin Algodón
4000 4000
existentes. Vivían de manera nómada, en pequeños grupos familiares. Se 4200

puede hablar de una sociedad más o menos igualitaria, en donde Arcaico Medio
Precerámico
predominaban las diferencias de género y edad entre sus miembros. Medio

Primera etapa: Periodo IV


- El Precerámico Medio (6000-3500 a. C.) está relacionado con la agricultura
incipiente
domesticación de plantas y animales, y el comienzo del estilo de vida Litico
aldeano. Durante este periodo empezaron a surgir aldeas en el paisaje, y se
sentaron las bases para la desigualdad social que observaremos en el 6000 6000 6000

próximo periodo. Probablemente estas aldeas estuvieron conformadas por Precerámico


Periodo III Arcaico Temprano
miembros de familias extendidas que guardaban cierta relación de 7000 Temprano

parentesco entre ellas. Existen pocas evidencias de este periodo en la costa


central y norcentral. La aldea de Paloma (Chilca) ha sido uno de los pocos 8000 8000

asentamientos del Precerámico Medio excavados en extensión. Para la costa Fig. 2. Cuadro cronológico del Precerámico según diversos investigadores.
norcentral no se ha trabajado ningún asentamiento de este periodo. En la
sierra se han ubicado ocupaciones en cuevas y abrigos rocosos, pero no En los Andes Centrales, el término Arcaico fue utilizado por el arqueólogo
evidencias de un modo de vida aldeano, como en la costa. alemán Max Uhle (1920), y luego por Phillip Means (1931), para hacer
- El Precerámico Tardío (3500-1800 a. C.) representa un importante cambio referencia a los Pescadores Primitivos del Litoral, en el periodo Arcaico o
en la organización social y económica en los Andes Centrales. Es importante Migratorio, desde una perspectiva difusionista. Hasta ese momento, esos
recalcar que no en todas partes de los Andes se dio este cambio. Muchas restos culturales, considerados como las más primitivas expresiones
regiones, como Chilca (Lima), por ejemplo, continuaron con modos de vida culturales de la región, habían recibido muy poca o ninguna atención.
simples hasta periodos tardíos (alrededor del 500 a. C.), mientras que en Posteriormente, Lumbreras (1969: 57) y otros utilizaron el término Arcaico
otras nunca se desarrollaría una alta complejidad social. para definir la transición hacia una sociedad neolítica productora de
alimentos.
En la década de 1940, el norteamericano Junius Bird realizó excavaciones
UNA BREVE HISTORIA DE TÉRMINOS E INVESTIGACIONES arqueológicas en el sitio de Huaca Prieta (1946-1947) en el valle de Chicama
El término Arcaico fue utilizado por primera vez por los antropólogos (Fig. 3), y marcó el inicio de los trabajos de excavación en los sitios
norteamericanos Franz Boas (1913) y Herbert J. Spinden (1928), para Precerámicos de la costa. Las investigaciones en Huaca Prieta formaron
referirse a las primeras aldeas de agricultores sedentarios de Norteamérica y parte del Virú Valley Project, el primer gran proyecto de investigación
Centroamérica (Willey y Phillips 1957: 23). El término se empleó para aludir multidisciplinar que abarcó todo un valle (Ford 1954, Willey 1974). En este
a las sociedades que no presentaban cerámica dentro de su cultura material, y sitio se hallaron restos que reflejan una tecnología de pesca sofisticada (redes
que presentaban un incipiente desarrollo social y tecnológico. de algodón), así como textiles de algodón (Bird et al. 1985). Según Moseley
(1992: 9), este fue el primer trabajo que demostró el sedentarismo
16 17
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
En la siguiente década, un número mayor de arqueólogos realizó
investigaciones sobre el Precerámico. Los estudios, hechos en su mayoría
por arqueólogos norteamericanos, se concentraron sobre la Costa Central, en
especial en el área Ancón-Chillón. Edward Lanning y Thomas Patterson
realizaron una prospección por toda la zona, y desarrollaron una cronología
para los sitios del área. Estos trabajos llevarían a Lanning (Fig. 5) a sugerir

a
Fig. 3. Excavaciones de J. Bird en Huaca Prieta (1946-1947).

precerámico en la costa. Bird fue uno de los primeros investigadores en


emplear el término Precerámico al hacer referencia a los restos culturales
que no incluían cerámica. Otro aporte de esta década fue el empleo de
fotografías aéreas, a través de las cuales se identificó una gran cantidad de
sitios arqueológicos en la costa. Ellas le permitieron al investigador
norteamericano Paul Kosok (1948) ubicar varios sitios monumentales en el
valle de Supe, entre ellos el de Chupacigarro Grande, posteriormente b
conocido como Caral. Un importante aporte para las investigaciones
arqueológicas, ocurrido a finales de la década, fue la invención del fechado
radiocarbónico (Libby et al. 1949) que, al utilizar la desintegración del
isótopo de Carbono 14, permitió calcular la antigüedad exacta (cronología
absoluta) del material orgánico exhumado en los sitios arqueológicos.
En la década de 1950, el investigador francés Frèderic Engel inició un
ambicioso programa de investigaciones a largo plazo, desde el Centro de
Investigaciones de Zonas Áridas (CIZA) de la Universidad Nacional Agraria
La Molina, para ubicar sitios arqueológicos en la costa. Su contribución más
importante fue la identificación de cientos de sitios Precerámicos en esta
región (Engel 1957a, 1957b, 1958). Dentro de este programa se realizaron
investigaciones en los sitios del Precerámico Tardío de Asia (Engel 1963),
Río Seco (Wendt 1964) y El Paraíso (Engel 1966), que incluyeron la c
restauración de la estructura conocida como Unidad 1, en el último sitio
(Fig.4). Fig. 4. Sitios descubiertos y estudiados por F. Engel a) Asia, Unidad 1
b) Paraíso y c) Río Seco.
18 19
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
una relación entre los cambios climáticos y las transformaciones culturales
(Lanning 1963, 1965, 1967). Otros investigadores peruanos, como Jorge C.
Muelle y Rógger Ravines (1973), también realizaron investigaciones en la
zona de Ancón.
En los años de 1960, 1963 y 1966, la Misión Arqueológica Japonesa a los
Andes realizó investigaciones en el sitio Precerámico Tardío de Kotosh, en
Huánuco, las que revelarían importantes evidencias de arquitectura
ceremonial de la época (Fig. 6).

Fig. 6. Templo de las Manos Cruzadas, Kotosh, en pleno proceso de excavación


por la Misión Arqueológica Japonesa a los Andes (1960).

b grandes complejos de arquitectura monumental de la costa peruana habrían


a sido construidos dentro de una economía basada en los recursos marinos.
Fig. 5. a) Edward P. Lanning. b) Sitios Precerámicos ubicados en la Región Inmediatamente después de su publicación, esta hipótesis recibió muchas
Ancón-Chillon. críticas, porque el resto de civilizaciones en el Mundo habían surgido sobre
la base de la agricultura, y en ese momento era inconcebible pensar que una
Todos los trabajos anteriores sirvieron de base para que, en la década de civilización pudiera hacerlo mayormente sobre recursos como el pescado y
1970, se formularan diferentes teorías para explicar el surgimiento de las los mariscos. Era un tiempo en el cual muchos investigadores pensaban que
sociedades complejas en la costa. Las investigaciones mostraban que la solo la agricultura tenía la capacidad de sustentar el proceso de formación de
complejidad social se estaba gestando en el Precerámico, en especial en el sociedades complejas, y que los productos marinos solamente podían
Precerámico Tardío, y que era necesario encontrar una explicación a este mantener sociedades económica y socialmente deficientes. Sin embargo,
fenómeno. Ya Lanning (1967) había notado la importancia de los recursos Moseley (1992: 8) ha indicado que la teoría de las Fundaciones Marítimas de
marinos en la dieta de los pobladores de la región Ancón-Chillón. Otros la Civilización Andina fue formulada como una explicación inductiva sobre
arqueólogos peruanos, como Rosa Fung, también se habían percatado de la la base de un cuerpo de información que se había ido acumulando a partir del
importancia de los recursos marinos en el surgimiento de la Civilización estudio de varios sitios costeros tempranos. Por su parte, el investigador
Andina (1972). Posteriormente, Michael Moseley, quien trabajó en la región norteamericano Mark Cohen (1977, 1978), empleando los datos de la región
Ancón-Chillón durante los sesenta, postularía la teoría sobre las Chillón-Ancón, propuso que la presión demográfica fue el motor para el
“Fundaciones Marítimas de la Civilización Andina” (1975), según la cual los surgimiento de la agricultura y la complejidad social en el área.

20 21
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
productos e ideas, las que se sintetizaron en sitios como Caral y otros de los
valles de Supe, Pativilca y Fortaleza. Fue en esta región donde surgió la
“Civilización más Antigua de América”. Las excavaciones en Caral llevaron
a Shady (1997, 1999a, 1999b, 2004) a postular el surgimiento de la ciudad y
el Estado durante el Precerámico Tardío.
En resumen, los estudios sobre el Precerámico se pueden organizar de la
siguiente manera:
- Décadas de 1940 y 1950: Descubrimiento del Precerámico como tal,
gracias a los trabajos de Bird y Engel. Los avances en la datación absoluta,

Fig. 7. Vista general del sitio arqueológico de Áspero cuando aún era usado
como botadero de basura de Puerto Supe.

En la década de 1980 se produjeron mayores avances en las investigaciones


sobre el Precerámico Tardío. Se investigaron sitios como Áspero (Fig. 7) por
Robert Feldman (1980), El Paraíso (Ventanilla) por Jeffrey Quilter (1985) y
Los Gavilanes (Huarmey) por Duccio Bonavía (1982) en la costa; Huaricoto
(Fig. 8) por Richard Burger (1985), La Galgada por Terence Grieder (1988) y
Piruru por Elizabeth Bonnier (1983) en la sierra (Fig. 9). Ellos sirvieron para
identificar una tradición arquitectónica, tanto en la sierra cuanto en la costa.
La obra de Carlos Williams (1980) sintetizó el conocimiento de esa década
sobre la arquitectura Precerámica, y ofreció una secuencia del desarrollo
arquitectónico temprano en los Andes Centrales. Se empezó a hablar
entonces de una sociedad jerarquizada compleja, a nivel de jefatura (p. e.
Feldman, 1980, 1985, 1987, 1989).
Sin embargo, en la década de 1990, se cambió el concepto que se tenía sobre
el periodo Precerámico Tardío. Con las investigaciones de Ruth Shady en
Caral y el valle de Supe, iniciadas en 1994, se revolucionaron las ideas sobre
el periodo. Sus trabajos pioneros descubrieron que Caral y los grandes
centros monumentales del valle de Supe, identificados como sitios con
cerámica temprana (p. e. Burger 1992: 76) eran mucho más antiguos, y
correspondían a una sociedad altamente organizada del Precerámico Tardío.
Según Shady, esta sociedad estuvo interconectada con otras de los Andes, Fig. 8. Fogón ceremonial correspondiente al Precerámico Tardío (Fase Chaukayán)
tanto de la costa cuanto de la sierra y la selva, e intercambiaron entre ellas del sitio de Huaricoto, ubicado en el Callejón de Huaylas, Ancash.

22 23
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

ESPACIO

El territorio Andino, en el cual se encuentra el Perú, exhibe diversos


ecosistemas y una gran biodiversidad. Es importante recalcar que al decir
territorio Andino incluimos a la costa y a la selva alta, no únicamente a las
zonas altoandinas, ya que estas tres regiones se encuentran íntimamente
relacionadas entre sí. Por ello, al mencionar el término “Civilización
Andina” nos referimos tanto a las sociedades costeras cuanto las serranas,
Fig. 9. Piruru: Pequeños recintos de piedra con fogón central correspondientes que ocuparon el territorio de lo que actualmente es el Perú. Ahora es claro
a la tradición Mito. que el proceso civilizatorio Andino, que produjo una sociedad tan sofisticada
y avanzada como la del Imperio Inca, tuvo sus raíces en el periodo
con el método del fechado radiocarbónico, permitieron conocer con Precerámico Tardío. Por ello, identificar a una civilización con el nombre de
exactitud la antigüedad de los restos precerámicos. un sitio nos parece erróneo, además que crea confusión entre los no
- Década de 1960: Avances en las investigaciones de los sitios del periodo especialistas. A las civilizaciones generalmente se les ha denominado a partir
Precerámico Tardío (Kotosh, Asia, Río Seco, El Paraíso, etc.). Elaboración de las áreas geográficas en las que se desarrollaron (p. e. civilización
de la secuencia cronológica para la ocupación precerámica de la región Mesopotámica, Mesoamericana, China, etc.), ya que el concepto de
Ancón-Chillón. Establecimiento de las periodizaciones de Lumbreras y civilización, en sí mismo, denota territorialidad. Dentro de sus diversos
Rowe-Lanning, que incluyeron al periodo Precerámico. territorios, la región Norcentral del país sirvió como escenario al
surgimiento de la primera alta cultura en los Andes. Esta región ya ha sido
- Década de 1970: Desarrollo de teorías y modelos explicativos para las definida anteriormente con el nombre de área Norcentral (p. e. Shady et al.
sociedades del Precerámico de la costa: las Fundaciones Marítimas de la 2000: 14; Shady 2005: 8), y comprende a las provincias de Huaral, Huaura y
Civilización Andina. Barranca en el departamento de Lima, el departamento de Ancash, y los
- Década de 1980: Avances en las investigaciones y estudios de más sitios departamentos de Huánuco y Pasco (Fig. 10).
precerámicos. Se caracteriza al Precerámico Tardío como una sociedad La región Norcentral, a su vez, puede dividirse en tres áreas de
compleja, al nivel probablemente de jefatura o curacazgo. características ecológicas y morfológicas diferentes:
- Década de 1990: Reformulación del periodo Precerámico Tardío. A partir
1. La costa Norcentral: que comprende los valles de la vertiente occidental de
de los estudios en Caral se plantea el precoz desarrollo de la alta cultura en
los Andes, desde el río Chancay hasta el río Santa. A su vez, esta área se
los valles de Huaura, Supe, Pativilca y Fortaleza, y el surgimiento de la
subdivide en:
ciudad y el Estado prístino.
a. Litoral: que corresponde a la línea de la costa y las desembocaduras de los
ríos, y
24 25
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
productos e ideas, e impulsó el precoz surgimiento de la alta cultura.
La Galgada

Río
oM
ara

Hua
ño
CAMBIOS CLIMÁTICOS PRECERÁMICOS EN LA COSTA

llag
n
ña
pe

a
o
Ne Huaricoto PERUANA

Piruru
Siempre ha existido un relación entre el cambio climático, el ambiente y las

Río
Río Casma
sociedades establecidas en la costa Peruana, lo que debe ser tomado en

San
Las Aldas
cuenta sin caer en el determinismo ambiental. Los recientes estudios

ta
ey
arqueológicos y paleoclimáticos en la costa han provisto de nuevos datos que
m
ar
Hu

Culebras
permiten relacionar un importante cambio climático con el surgimiento de la
o

Kotosh

Gavilanes
arquitectura monumental en la costa Norcentral.
ilca
za

Río Pativ
ale
ort

Aproximadamente, hace unos 5800 años antes del presente (alrededor del
oF

Huaricanga

Caballete
Pampa San José
up e 3800 a. C.) se produjo un cambio dramático en el ambiente de la costa
Upaca ío S
Vinto Alto R
peruana (Richardson y Sandweiss 2002). Un rápido desplazamiento de la
Áspero corriente de Humboldt, de aguas frías, de los 12° Latitud Sur a su posición
Caral ra
Vichama
Hu
au actual de 5° Latitud Sur, produjo un incremento en los recursos marinos
o
Bandurria Rí (Andrus et al. 2002), entre los que destacan los cardúmenes de anchovetas
Las Shicras y
(Engraulis ringens). También se inició un proceso de desertificación de la
ca
Río Seco Ch
an costa y la estabilización del nivel del mar, estableciéndose la línea de costa
ío
R
n actual (Fig. 11). Sumado a ello, el Fenómeno del Niño recurrió después de un
illó
o
Ch hiato de 3000 años (Sandweiss et al. 2001), convirtiéndose en un fenómeno
Rí 0 50 100 km. climático infrecuente, dándose en intervalos de 50-100 años. Solo después
El Paraíso
Escala Gráfica del 1200 a. C. el Fenómeno del Niño obtuvo su frecuencia periódica actual.
Fig. 10. Región Norcentral del Perú con los sitios más representativos del
Estos cambios ambientales, a partir del 3800 a. C., marcarían el final del
Precerámico Tardío. período Precerámico Medio, y transformarían la subsistencia de los grupos
b. Valle: correspondiente a las zonas de valle bajo, medio y alto. costeros, permitiendo su asentamiento de forma permanente y el incremento
de su población. Los recursos marinos fueron la base de esta subsistencia,
2. La sierra Norcentral: Comprende a los valles interandinos, como el pero también hubo un número significativo de recursos agrícolas (de uso
Callejón de Huaylas y el Callejón de Conchucos, las zonas de puna y alimenticio e industrial) que, combinados, permitieron el surgimiento de las
nevados. sociedades complejas durante el periodo Precerámico Tardío (3500 a 1800 a.
C.) en la costa Norcentral del Perú.
3. La selva Norcentral: Corresponde a los valles de la vertiente oriental de los
Andes, que pertenecen a la cuenca Amazónica, entre los que destacan las Moseley (1975: 7) ha definido los factores bióticos que hicieron de la costa
cuencas de los ríos Huallaga y Marañón. desértica del Pacífico el mejor escenario para el surgimiento de la sociedad
compleja en los Andes Centrales, sobre la base de los recursos marinos.
En estas tres áreas se distribuyen varios sitios del Precerámico Tardío que Estos son:
comparten rasgos culturales, lo que evidencia la relación que había entre
ellos. 1. La cordillera de los Andes, que es la segunda en el mundo, después de los
Himalayas, en alturas y relieves abruptos.
Según Shady (Shady et al. 2000: 15, Shady 2005: 8), la región Norcentral, en
particular, favoreció la interacción de las diversas áreas que la conforman, 2. Solamente el 10% de la precipitación de los Andes drena por la vertiente
debido a la existencia de vías naturales que interconectan a la costa, sierra y del Pacífico.
selva, lo que permitió, durante el Precerámico Tardío, el movimiento de
26 27
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Después del 3,800 a.C.


3. Las pampas y pendientes costeras comprenden el desierto más seco de

1. Proceso de desertificación de la costa.

Fig. 11. Cambios climáticos en la costa del Perú, alrededor del año 3800 antes de Cristo. En el primer mapa se ubican
3. Reaparición del Fenómeno de Niño
América, entre los 4° y 30° de Latitud Sur.

2. Estabilización del Nivel del Mar.


4. Entre los 9° y 25° de Latitud Sur se extiende el mar más rico del hemisferio

CHILE
occidental, únicamente sobrepasado por la corriente de Bengala en África.
5. Menos del 10% de este desierto puede ser cultivado, mientras que en toda
la costa se puede pescar y/o recolectar mariscos.
Al parecer, no es casualidad que la franja donde el zócalo continental permite
mayor afloramiento y, por ende, presenta mayor productividad de

PERU
anchovetas y sardinas, coincida con el área donde se concentra la mayor

0
10
cantidad de arquitectura monumental. Este modelo climático propuesto por

Lima
Richardson y Sandweiss, explicaría el por qué no encontramos arquitectura
ECUADOR

monumental antes del Precerámico Tardío, a pesar de existir una adaptación


Trujillo

y especialización marítima en las poblaciones costeras desde el Precerámico


olt
mb
20 tura
0
de
Hu Medio.
Talara

itec na
o
rqu l rua )
0

e A enta
10

d Pe (Fría
a
Zon Monu
m
rrie
nte A partir de la hipótesis de Moseley sobre el surgimiento de la Civilización
Corriente del Niño

Co
Andina, podemos desarrollar un modelo sobre el surgimiento de los sitios

los sitios del Precerámico Temprano y Medio estudiados hasta la fecha.


Ecuatorial
(Caliente)

con arquitectura pública y ceremonial en la región durante el Precerámico


Tardío:
12°

Los fechados radiocarbónicos disponibles para los diferentes sitios de la


región, muestran que las ocupaciones más tempranas corresponden a los
Antes del 3,800 a.C.

sitios ubicados en el litoral de la región Norcentral, lo que se explica por su


2. Nivel del Mar más bajo, más costa.

proximidad al mar, donde se inició la intensa explotación de recursos


Qda. Tacahuay
3. No hay Fenomeno de Niño.

marinos (Fig. 12). Es muy probable que en estos sitios se diera el paso de una
CHILE
Sitio Anillo

sociedad más o menos igualitaria a una sociedad jerarquizada. Este proceso


1. Lluvias en la costa.

de complejidad social tuvo como base económica a los recursos marinos,


Qda. Jaguay

Ilo

entrecruzados con un importante factor religioso, lo que permitió la


aparición de elites gobernantes, las que debieron estar a cargo de las
actividades religiosas y seculares de la sociedad. Este fenómeno no fue
inmediato, sino un proceso que tomó su tiempo, y que transformó las mentes
e ideas de la población llevándolas a aceptar el liderazgo y obedecer las
PERU

La Paloma

órdenes del nuevo grupo social dominante. Cronológicamente se iniciaría


0
10
Lima

alrededor del año 3500 a. C., cuando las nuevas condiciones climáticas se
Sitios Ostra

estabilizaron y se dio inicio al aprovechamiento intenso de los recursos


ECUADOR

bolt
Nanchoc

Trujillo

um
od
eH marinos.
Qda. Chorrillos

na
Paijan

rua )
Las Vegas

Pe (Fría
nte De esta forma, tendríamos un Área Primigenia compuesta por los sitios del
Amotape

0
20 rrie
Co
Siches

Honda

litoral de los valles de Huaura a Fortaleza (Fig. 13), donde se observa la


0
10

l transición de las aldeas igualitarias hacia complejos centros cívico-


toria
Talara

cua ceremoniales. Hasta el momento, los sitios de Áspero, Bandurria y


oE
Niñ )
del liente
rr
t e
ien (Ca probablemente Vichama en Végueta, corresponden a esta área Primigenia.
Co
Los sitios de esta área son los asentamientos más antiguos de la región, con
12°

28 29
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

más temprana del asentamiento. Las franjas corresponden a los rangos de los fechados calibrados antes de Cristo (a. C.), mientras que la
Fig. 12. Comparación de fechados radiocarbónicos de diferentes sitios de la región Norcentral. Obsérvese la mayor antigüedad de fechados
provenientes de Aspero y Bandurria (Área Primigenia). Los fechados tardíos de Río Seco se deben a que no se llegó a fechar la ocupación

línea negra corresponde a la media de las medias de cada sitio. La distribución de fechados es consistente con nuestra propuesta de Áreas.
La Galgada

Río
oM
Los sitios de la sierra y selva alta Norcental presentan ocupaciones posteriores al Precerámico Tardío no incluidas en este cuadro.
1600 a. C.

ara

Hua
ño

llag
n
ña
pe

a
Huaricoto

Ne
o

1800 a. C.
Piruru

Río
Río Casma

San
Las Aldas

ta
2000 a. C.

ey
Culebras

m
ar
Hu
ÁREA NUCLEAR

o
Kotosh


Gavilanes

ilca
2200 a. C.

za

Río Pativ
ale
ort
Huaricanga

(Fuente: Feldman 1980; Fung 1988; Shady et al. 2001; Haas et al. 2004 y Ziolkowski et al. 1994 )

oF

Pampa San José e
Caballete Sup

2400 a. C.
Upaca Río
Vinto Alto
Aspero
ÁREA Vichama Caral au
ra
PRIMIGENIA Hu
2600 a. C.
o

a. Se ha incluido el fechado de 3600 a.C. descartado inicialmente por Feldman


Bandurria
Las Shicras y
ca
an
Río Seco Ch
2800 a. C.

o

n ÁREA DE INFLUENCIA
illó
Ch
o

3000 a. C.

El Paraíso
b. No se ha considerado el fechado más tardío de 670 a.C.

Fig. 13. Áreas de la Región Norcentral.


c. No se han considerado los fechados más tardíos.
3200 a. C.

fechados entre los 3500 y 2900 a. C. La ubicación de varios de estos sitios del
litoral en zonas ubicadas entre valles, como Bandurria, Río Seco, Salinas de
3400 a. C.

Chao y los Morteros, es un reflejo directo del aprovechamiento de los


recursos marinos. El cultivo de plantas como el algodón, mate, frutos o
tubérculos, que se podría haber realizado en las pequeñas zonas inundables
3600 a. C.

de los valles, se hizo en una proporción insuficiente para competir con el


volumen de anchoveta y otros recursos hidrobiológicos marinos.
a

c
Bandurria

Río Seco

La Galgada

Piruru
Caral

Huaricanga

Upaca

Kotosh
Huaricoto
Pampa San José
Caballete

Vinto Alto
Áspero

A medida que el proceso de complejidad social avanzó y la sociedad se


jerarquizó más, definimos un Área Nuclear, que corresponde a los sitios
monumentales de los valles de Huaura a Fortaleza. Estos sitios representan
el alto nivel cultural alcanzado por la sociedad Norcentral durante el
Precerámico Tardío, y están compuestos por gran cantidad de estructuras
arquitectónicas monumentales. A diferencia de los sitios del área

30 31
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Primigenia, en ellos se observa una planificación para la ubicación de las El Paraíso / Unidad I P-1209 3065±61 1450 – 1120 Cal. a.c. (1285)
estructuras, así como una articulación de los espacios públicos, como plazas,
con el espacio religioso y residencial. Las grandes estructuras piramidales de Intervalle Huaura-Chancay
estos sitios reflejan el uso de una gran cantidad de mano de obra, que Sitio / Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a.C. a 95% prob. (Media)
seguramente requirió la participación de las poblaciones asentadas en todo el Bandurria / Base de 1ra ocup.V-3279 4530±80 550 – 2900 Cal. a.C. (3225)
valle y aún de los valles vecinos. Estos sitios surgirían alrededor del 2800 a. Bandurria / Capa 4 V-3277 4480±70 3360 – 3000 Cal. a.C. (3180)
C. y serían ocupados durante todo el periodo hasta su abandono, alrededor Bandurria / Estera entierro I-7448 4420±140 3550 – 2650 Cal. a.C. (3100)
Bandurria / Capa 3 V-3278 4300±90 3350 – 2600 Cal. a.C. (2975)
del 1800 a. C. Bandurria / Capa 14, Nivel 1 PUCP-73 3700±70 2290 – 1880 Cal. a.C. (2085)
Finalmente, tenemos un Área de Influencia, que corresponde al resto de la Bandurria / Hallazgo 18 Ny-246 4530±80 3550 – 2900 Cal. a.C. (3225)
región Norcentral: el resto de la costa, los valles interandinos y los valles de Bandurria / Parte Este, Niv. 4 Ny-244 4480±70 3360 – 3000 Cal. a.C. (3180)
la vertiente oriental. En esta área observamos tradiciones Precerámicas Bandurria / Parte Oeste, Niv.3 Ny-245 4320±90 3350 – 2600 Cal. a.C. (2975)
locales que, durante el clímax de la sociedad Precerámica del área Nuclear, Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71430 4,372±61 3120 – 2880 Cal. a.C. (3000)
Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71429 4,363±65 3130 – 2870 Cal. a.C. (3000)
estuvieron en contacto e intercambiaron productos e ideas. Esto es evidente Bandurria / Sector 1, C.F. 2 UCI25184 4,150±20 2790 – 2620 Cal. a.C. (2705)
en los sitios de la tradición Mito, como Kotosh, Piruru, Huaricoto y la Bandurria / Sector 1, C.F. 1 UCI25185 4,095±20 2700 – 2570 Cal. a.C. (2635)
Galgada. Muchos de estos sitios presentan fechados tan antiguos como los Bandurria / Sector 1, C.F 4 UCI25187 4,095±20 2700 – 2570 Cal. a.C. (2635)
del Área Primigenia (3500 a. C.), lo que refleja un proceso paralelo de Bandurria / Sector 1, C.F. 3 UCI25186 4,080±20 2670 – 2560 Cal. a.C. (2615)
desarrollo cultural al de la costa, que aún se conoce muy poco. Hacia el final Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71434 3,909±67 2580 – 2190 Cal. a.C. (2385)
del periodo las relaciones entre estas sociedades fueron muy intensas, como Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71433 3,764±65 2410 – 2010 Cal. a.C. (2210)
se refleja en los restos materiales procedentes de cada uno de los sitios, y en Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71437 3,769±58 2360 – 2020 Cal. a.C. (2190)
la convergencia de ambas tradiciones en una sola cultura material Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71436 3,769±59 2360 – 2010 Cal. a.C. (2185)
Precerámica. En algunos casos, estos sitios presentan ocupaciones Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71438 3,750±58 2350 – 2010 Cal. a.C. (2180)
anteriores al Precerámico Tardío, lo que refleja una profunda tradición Bandurria / Sector 1, Unid. 6 AA71435 3,737±38 2290 – 2020 Cal. a.C. (2155)
cultural, paralela a la costera. Posteriormente, muchos de ellos, como Bandurria / Sector 1, Unid. 9 AA71440 3,710±59 2290 – 1920 Cal. a.C. (2105)
Kotosh, Huaricoto y Piruru, serán vueltos a ocupar por sociedades con Bandurria / Sector 1, Unid. 9 Aa71439 3,684±58 2210 – 1880 Cal. a.C. (2045)
cerámica, y habitados durante varios milenios. Bandurria / Sector 2, Pza Cir UCI25188 3,535±15 1850 – 1770 Cal. a.C. (1810)
Bandurria / Sector 2,Ofrenda UCI25178 3,440±15 1780 – 1680 Cal. a.C. (1730)
Paraíso 1 / Cateo 1: -0.2-0.4 m PUCP-99 2230±50 391 – 173 Cal. a.C. (282)
Cuadro 1. Fechados de los sitios del Precerámico Tardío de la Región Norcentral Paraíso 1 / Pozo B: -0.0-0.2 m PUCP-72 3230±80 1682 – 1382 Cal. a.C. (1537)
Valle del Chillón Paraíso 1 / Pozo B: -2.4-2.8 m PUCP-71 3890±130 2695 – 1971 Cal. a.C. (2333)
Sitio / Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a.C. a 95% prob. (Media) Paraíso 1 / Pozo A: -1.4-1.6 m PUCP-50 4880±60 3787 – 3616 Cal. a.C. (3701)
El Paraíso / Unidad IV I-13274 3790±100 2500 – 1900 Cal. a.c. (2200) Paraíso 1 / Pozo A: -2.6-2.9 m PUCP-51 5690±70 4709 – 4438 Cal. a.C. (4573)
El Paraíso / Unidad IV I-13278 3650±100 2350 – 1700 Cal. a.c. (2025) Río Seco de León / Desc. V-898 3794±100 2550 – 1900 Cal. a.C. (2225)
El Paraíso / Unidad I I-1676 3570±150 2350 – 1500 Cal. a.c. (1925) Río Seco de León / Desc. V-897 3733±100 2500 – 1850 Cal. a.C. (2175)
El Paraíso / Unidad I I-13276 3560±100 2200 – 1600 Cal. a.c. (1900) Río Seco de León / Mont. 1, NZ-210 3800±100 2550 – 1900 Cal. a.C. (2225)
El Paraíso / Unidad I I-13275 3550±100 2200 – 1600 Cal. a.c. (1900) Río Seco de León / Descon. NZ-308 3800±100 2550 – 1900 Cal. a.C. (2225)
El Paraíso / Unidad II I-13506 3520±90 2150 – 1600 Cal. a.c. (1875) Río Seco de León / Estruct. NZ-209 3740±100 2500 – 1850 Cal. a.C. (2175)
El Paraíso / Unidad II I-13531 3520±240 2600 – 1200 Cal. a.c. (1900) Río Seco de León / Descon. NZ-285 3740±100 2500 – 1850 Cal. a.C. (2175)
El Paraíso / Unidad II I-13504 3470±90 1980 – 1520 Cal. a.c. (1750)
El Paraíso / Unidad I P-1214 3444±59 1920 – 1600 Cal. a.c. (1760) Valle de Supe
El Paraíso / Unidad II I-13503 3420±90 1960 – 1510 Cal. a.c. (1735) Sitio / Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a.C. a 95% prob. (Media)
El Paraíso / Unidad II I-13277 3370±100 1890 – 1430 Cal. a.c. (1660) Áspero / Huaca de los Ídolos GX-3859 4900 ± 160 4100 – 3100 Cal. a.C. (3600)
El Paraíso / Unidad I P-1210 3366±59 1780 – 1510 Cal. a.c. (1645) Áspero / Huaca de los Ídolos GX-3860 4360 ± 175 3600 – 2400 Cal. a.C. (3000)
El Paraíso / Unidad II I-13505 3310±90 1780 – 1400 Cal. a.c. (1590) Áspero / Huaca de Sacrific. GX-3862 4260 ± 150 3350 – 2450 Cal. a.C. (2900)
El Paraíso / Unidad IV Beta-8703 3170±150 1900 – 1000 Cal. a.c. (1450) Áspero / Huaca de Sacrific. UCR-244 4150 ± 150 3300 – 2200 Cal. a.C. (2750)

32 33
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Áspero / Huaca de Sacrific. UCR-243 4060 ± 150 3050 – 2100 Cal. a.C. (2575) Vinto Alto / Montículo C Beta-177323 3,700 ± 110 2500 – 1750 Cal. a.c. (2125)
Áspero / Huaca de Ídolos GX-3861 3970 ± 145 2900 – 2000 Cal. a.C. (2450) Vinto Alto / Montículo C GX-30124 3,860 ± 60 2480 – 2140 Cal. a.c. (2310)
Áspero / Huaca de Sacrific. UCR-242 3950 ± 150 2900 – 2000 Cal. a.C. (2450) Vinto Alto / Montículo C ISGS-5277 4,040 ± 70 2900 – 2350 Cal. a.c. (2625)
Caral / Pirámide Mayor Beta-132593 3650 ± 50 2150 – 1880 Cal. a.C. (2450) Vinto Alto / Montículo C ISGS-5394 3,930 ± 70 2580 – 2200 Cal. a.c. (2390)
Caral / Pirámide Mayor ISGS-4724 3730 ± 70 2350 – 1920 Cal. a.C. (2135) Vinto Alto / Montículo C Beta-177324 3,930 ± 60 2580 – 2270 Cal. a.c. (2425)
Caral / Pirámide Mayor Beta-134427 3740 ± 90 2500 – 1900 Cal. a.C. (2000) Vinto Alto / Montículo C GX-30123 3,940 ± 70 2620 – 2200 Cal. a.c. (2410
Caral / Sector N ISGS-4738 3740 ± 80 2500 – 1900 Cal. a.C. (2200)
Caral / Sector N ISGS-4740 3810 ± 70 2470 – 2110 Cal. a.C. (2290) Valle de Fortaleza
Caral / Sector A Beta-132589 3820 ± 60 2470 – 2130 Cal. a.C. (2300) Sitio / Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a.C. a 95% prob. (Media)
Caral / Pza Circ, P. M. ISGS-4710 3840 ± 70 2480 – 2120 Cal. a.C. (2300) Caballete / Montículo A ISGS-5521 3,920 ± 70 2580 – 2190 Cal. a.c. (2385)
Caral / Sector C ISGS-4726 3900 ± 70 2500 – 2190 Cal. a.C. (2345) Caballete / Montículo B BETA 183312 3,590 ± 70 2140 – 1740 Cal. a.c. (1940)
Caral / Sector C ISGS-4727 3960 ±110 2900 – 2100 Cal. a.C. (2500) Caballete / Montículo B GEO 30512 3,680 ± 70 2290 – 1880 Cal. a.c. (2085)
Caral / Sector A ISGS-4733 3960 ± 80 2700 – 2200 Cal. a.C. (2450) Caballete / Montículo B GEO 30511 3,720 ± 70 2340 – 1910 Cal. a.c. (2125)
Caral / Sector L ISGS-4734 3970 ± 90 2750 – 2200 Cal. a.C. (2475) Caballete / Montículo B BETA 183313 3,890 ± 80 2580 – 2130 Cal. a.c. (2355)
Caral / Sector N Beta-134429 3970 ± 40 2580 – 2340 Cal. a.C. (2460) Caballete / Montículo B ISGS-5523 4,450 ± 290 3900 – 2300 Cal. a.c. (3100)
Caral / Sector A ISGS-4729 3990 ± 70 2750 – 2250 Cal. a.C. (2460) Caballete / Montículo B ISGS-5537 3,810 ± 70 2470 – 2110 Cal. a.C. (2290)
Caral / Sector A ISGS-4732 3990 ± 70 2750 – 2250 Cal. a.C. (2500) Caballete / Montículo C Beta 183315 3,630 ± 70 2200 – 1770 Cal. a.C. (1985)
Caral / Sector N Beta-134428 4020 ± 40 2650 – 2460 Cal. a.C. (2555) Caballete / Montículo E Beta 183314 3,670 ± 50 2150 – 1890 Cal. a.C. (2020)
Caral / Sector N ISGS-4736 4060 ± 70 2880 – 2460 Cal. a.C. (2670) Caballete / Montículo C ISGS-5516 3,980 ± 70 2700 – 2200 Cal. a.C. (2450)
Caral / Pza. Circ, P.M. ISGS-4711 4090 ± 90 2900 – 2350 Cal. a.C. (2625) Caballete / Montículo C ISGS-5511 4,050 ± 80 2900 – 2350 Cal. a.C. (2625)
Chupacigarro / Estruct. 1 Beta-132590 3830 ± 60 2470 – 2130 Cal. a.C. (2300) Caballete / Montículo D Beta 184859 3,740 ± 50 2300 – 2010 Cal. a.C. (2155)
Caballete / Montículo D GEO 30513 3,330 ± 90 1780 – 1410 Cal. a.C. (3190)
Valle de Pativilca Caballete / Montículo D ISGS-5532 3,920 ± 70 2580 – 2190 Cal. a.C. (2385)
Sitio / Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a.C. a 95% prob. (Media) Caballete / Montículo E ISGS-A0477 4,000 ± 70 2750 – 2250 Cal. a.C. (2500)
Pampa San José / Mont. A Beta-177314 3,540 ± 70 2040 – 1680 Cal. a.c. (1860) Caballete / Montículo E GEO 30514 4,440 ± 40 3130 – 2920 Cal. a.C. (3025)
Pampa San José / Mont. A GX-30125 3,600 ± 40 2040 – 1870 Cal. a.c. (1955) Huaricanga / Montíc. B GEO 30506 2,580 ± 80 860 – 410 Cal. a.C. (635)
Pampa San José / Mont. A Beta-177315 3,600 ± 60 2140 – 1770 Cal. a.c. (1955) Huaricanga / Montíc. B Beta 183320 3,870 ± 40 2260 – 2206 Cal. a.C. (2233)
Pampa San José / Mont. A ISGS-5276 3,710 ± 70 2300 – 1880 Cal. a.c. (2090) Huaricanga / Montíc. B ISGS-A0481 3,940 ± 40 2500 – 2300 Cal. a.C. (2400)
Pampa San José / Mont. A ISGS-5282 3,710 ± 70 2300 – 1880 Cal. a.c. (2090) Huaricanga / Montíc. B ISGS-5525 3,970 ± 110 2900 – 2100 Cal. a.C. (2500)
Pampa San José / Mont. A GX-30122 3,790 ± 60 2460 – 2030 Cal. a.c. (2245) Huaricanga / Montíc. B BETA 184861 4,110 ± 70 2880 – 2490 Cal. a.C. (2685)
Upaca / Montículo A Beta-177319 3,880 ± 60 2500 – 2190 Cal. a.c. (2345) Huaricanga / Montíc. B GEO 30507 4,780 ± 50 3660 – 3490 Cal. a.C. (3575)
Upaca / Montículo A ISGS-5395 4,080 ± 70 2790 – 2460 Cal. a.c. (2625) Huaricanga / Montíc. C ISGS-5519 3,770 ± 70 2460 – 2010 Cal. a.C. (2235)
Upaca / Montículo A GX-30117 4,180 ± 110 3050 – 2450 Cal. a.c. (2750) Huaricanga / Montíc. C BETA 183322 3,860 ± 40 2470 – 2200 Cal. a.C. (2335)
Upaca / Montículo A ISGS-5291 3,850 ± 70 2490 – 2130 Cal. a.c. (2310) Huaricanga / Montíc. C BETA 183321 3,910 ± 40 2490 – 2280 Cal. a.C. (2385)
Upaca / Montículo A ISGS-5280 3,770 ± 70 2460 – 2010 Cal. a.c. (2235) Huaricanga / Montíc. C ISGS-5518 3,940 ± 70 2620 – 2200 Cal. a.C. (2410)
Upaca / Montículo A ISGS-5294 3,820 ± 70 2470 – 2120 Cal. a.c. (2295) Huaricanga / Montíc. C ISGS-5514 4,030 ± 70 2900 – 2300 Cal. a.C. (2600)
Upaca / Montículo A ISGS-5295 3,820 ± 70 2470 – 2120 Cal. a.c. (2295) Huaricanga / Montíc. C GEO 30508 4,230 ± 90 2930 – 2580 Cal. a.C. (2755)
Upaca / Montículo A ISGS-5296 3,860 ± 70 2500 – 2130 Cal. a.c. (2315) Huaricanga / Montíc. C ISGS-5531 3,950 ± 70 2700 – 2200 Cal. a.C. (2450)
Upaca / Montículo B Beta-177321 2,700 ± 60 1000 – 790 Cal. a.c. (895)
Upaca / Montículo B ISGS-5281 2,910 ± 70 1320 – 910 Cal. a.c. (1115) Sierra Norcentral:
Upaca / Montículo B GX-30118 2,910 ± 80 1320 – 900 Cal. a.c. (1110) Sitio / Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a.C. a 95% prob. (Media)
Upaca / Montículo D ISGS-5273 2,160 ± 70 390 – 40 Cal. a.c. (215) Huaricoto Tx-3581 4770±200 4000 – 2900 Cal. a.C. (3450)
Upaca / Montículo E ISGS-5275 2,950 ± 70 1320 – 970 Cal. a.c. (1145) Huaricoto Tx-3580 4600±180 3800 – 2850 Cal. a.C. (3325)
Vinto Alto / Montículo A GX-30121 3,970 ± 70 2700 – 2200 Cal. a.c. (2450) Huaricoto PUCP-XX1 4210±120 3300 – 2450 Cal. a.C. (2875)
Vinto Alto / Montículo A ISGS-5287 3,970 ± 70 2700 – 2200 Cal. a.c. (2450) Huaricoto I-11142 3970±110 2900 – 2100 Cal. a.C. (2500)
Vinto Alto / Montículo A ISGS-5392 4,010 ± 70 2900 – 2300 Cal. a.c. (2600) Huaricoto I-1351 2701±130 1300 – 400 Cal. a.C. (850)

34 35
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Kotosh GaK-766b 3900±100 2700 – 2000 Cal. a.C. (2350) FACTORES QUE PERMITIERON EL DESARROLLO SOCIAL
Kotosh GaK-262 3800±110 2600 – 1900 Cal. a.C. (2250) DURANTE EL PRECERÁMICO TARDÍO
Kotosh GaK-765 3780±90 2500 – 1950 Cal. a.C. (2225)
Kotosh GaK-766a 3620±100 2300 – 1650 Cal. a.C. (1975) Como mencionamos líneas arriba, la conjunción de factores climáticos
Kotosh TK-110 3470±80 1980 – 1600 Cal. a.C. (1790) (cambio en las corrientes marinas) con factores culturales (el desarrollo de
Kotosh TK-109 3360±160 2150 – 1250 Cal. a.C. (1700) una adaptación marítima por parte de los grupos costeros) a inicios del
Kotosh GaK-263 3150±150 1800 – 950 Cal. a.C. (1375) Precerámico Tardío, fue lo que causó el precoz desarrollo de la región
Kotosh TK-108 3000±80 1450 – 1000 Cal. a.C. (1225) Norcentral del Perú, convirtiéndola en uno de los focos civilizatorios
La Galgada Tx-3664 4110±50 2880 – 2560 Cal. a.C. (2720) autónomos del planeta.
La Galgada Tx-3167 3820±60 2470 – 2130 Cal. a.C. (2300)
La Galgada Tx-4450 3820±100 2600 – 1950 Cal. a.C. (2275) Los Recursos Marinos:
La Galgada Tx-4449 3790±70 2460 – 2030 Cal. a.C. (2245) El mar fue una fuente inagotable de recursos que permitieron el
La Galgada Tx-2463 3740±90 2500 – 1900 Cal. a.C. (2200) sedentarismo temprano en el litoral. Los sitios correspondientes a los
La Galgada Tx-4447 3670±70 2290 – 1870 Cal. a.C. (2080) periodos Precerámico Temprano y Medio, a lo largo de toda la costa,
La Galgada Tx-3166 3660±80 2300 – 1750 Cal. a.C. (2025) muestran una adaptación marítima desde tiempos muy antiguos. Es muy
La Galgada Tx-4448 3650±60 2200 – 1870 Cal. a.C. (2035) probable que las técnicas de pesca que observamos en el Precerámico Tardío
La Galgada Tx-3663 3540±50 1980 – 1730 Cal. a.C. (1855)
La Galgada Tx-2464 3440±80 1940 – 1520 Cal. a.C. (1730) se hayan originado en los periodos anteriores. La estabilización de la línea de
La Galgada Tx-5606 3320±270 2400 – 900 Cal. a.C. (1650) costa, las aguas frías, la poca profundidad del zócalo continental y la
La Galgada Tx-4446 3130±80 1540 – 1120 Cal. a.C. (1330) introducción del algodón como planta industrial, fueron factores que
Piruru Gif-7988 4290±90 3350 – 2550 Cal. a.C. (2950) contribuyeron a la conversión de los recursos marinos en la base económica
Piruru Gif-2304 4050±230 3400 – 1900 Cal. a.C. (2650) de las sociedades costeras.
Piruru Gif-2303 4025±130 2900 – 2150 Cal. a.C. (2525) El Mar del Perú:
Piruru Gif-2302 3930±130 2900 – 2000 Cal. a.C. (2450)
Piruru Gif-2306 3910±130 2900 – 1950 Cal. a.C. (2425) Las aguas del Mar del Perú, en el Sector Central y Meridional, por la latitud
Piruru Gif-7989 3680±60 2210 – 1880 Cal. a.C. (2045) en la que se encuentran, deberían tener temperaturas entre los 25 y 26° C.
Piruru Gif-7668 3470±60 1940 – 1620 Cal. a.C. (1780) Pero debido al fenómeno del afloramiento, su temperatura media es inferior,
Piruru Gif-7670 3300±60 1700 – 1430 Cal. a.C. (1565) lo que vuelve a sus aguas más frías en comparación con las aguas oceánicas,
Piruru Gif-7669 3170±60 1540 – 1290 Cal. a.C. (1415) que son más cálidas.
Fuentes: Feldman 1980; Fung 1988; Shady et al. 2001; Haas et al. 2004 y Ziolkowski et El fenómeno del afloramiento consiste en el ascenso del agua fría, más
al. 1994 profunda, a la superficie. Esto sucede porque el agua superficial se torna más
Todos los fechados calibrados por el autor empleando el programa OxCal versión 3.5 densa por el aumento de la salinidad y se hunde. Al hundirse esta agua es
reemplazada por la que se encuentra a 50 ó 100 m de profundidad,
iniciándose de esta manera un ciclo ondulatorio. Esta circulación de agua
superficial y profunda es reforzada por el movimiento de rotación de la
Tierra. Los vientos alisios que soplan en la superficie convierten las crestas
de esta masa de agua fría en corrientes o gigantescos “ríos” marinos.
El color de las aguas del Mar Peruano, en las zonas Central y Meridional,
varía en tonalidad desde verde claro en el litoral, hasta verde oscuro dentro
de las 200 millas marinas. Más allá de este límite toman el color azul marino.
El color verdoso del agua se debe a la presencia del plancton (fitoplancton y
zooplancton) que abunda en las aguas frías. El fitoplancton es un alga
microscópica clorofílica, y es la base de la biomasa marina.

36 37
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
La salinidad de las aguas del Mar Peruano varía entre 34 y 35 por mil, lo que para la confección de redes y cordeles de pesca, así como para hacer telas.
significa que en un litro de agua hay 34 ó 35 gramos de sales minerales. El Aunque se menciona frecuentemente la importancia del algodón en la
porcentaje de salinidad es mayor en la Zona Norte y menor en la Sur. En la sociedad Precerámica, poco se conoce sobre su origen y domesticación.
zona situada entre Piura e Ica la salinidad es de 34,9 por mil, mientras frente a Como ya se mencionó, la aparición de los tejidos de algodón marcan el inicio
Arequipa y Tacna es de 34,5 por mil. del Precerámico Tardío, como lo señaló Engel (1963, 1964, 1966). Sobre
En su mayor parte el Mar Peruano está conformado por la Corriente Peruana este mismo asunto, Lanning afirmó: “El algodón y los mates, universales en
o de Humboldt, un flujo permanente de agua fría que proviene de la los sitios del Período VI (Precerámico Tardío), generalmente dominan los
Antártida, pasa por Chile y recorre gran parte de la costa peruana hasta los 5° restos de plantas cultivadas recuperadas en las excavaciones. Los tejidos de
de Latitud Sur, desde donde se desvía hacia el Oeste. La baja temperatura algodón son los que dan carácter y definición al período como un todo”
(por el fenómeno del afloramiento) y relativa alta salinidad, favorecen la (1967: 19, traducción nuestra).
riqueza en nutrientes (particularmente en la corriente costera). En el extremo El Algodón:
norte de la costa se presenta la denominada Corriente del Niño, un flujo El algodón domesticado aparece relativamente tarde en los Andes Centrales,
irregular de agua cálida proveniente del norte que aparece a fines del mes de y sus orígenes aún no son claros. La especie Gossypium barbadense es una
diciembre de cada año. Baña parte de la costa ecuatoriana y se extiende variedad tetraploide diferente a las otras especies de algodón cultivadas en el
paralelamente a la costa peruana, aproximadamente hasta los 6° de Latitud Viejo Mundo y en Mesoamérica, y parece que cada una de ellas representa a
Sur, donde se encuentra con la Corriente Peruana. La Corriente del Niño se un proceso de domesticación independiente. El centro original de la
caracteriza por tener altas temperaturas, baja salinidad y ser pobre en domesticación del algodón en los Andes Centrales habría estado entre la
nutrientes. costa norte del Perú y el sur de Ecuador (Marcos 1988), donde, al parecer, se
Para las poblaciones costeras los pescados y moluscos fueron la principal ha identificado una variedad silvestre de algodón. Esto se confirmaría con el
fuente de proteína animal. Sus técnicas de pesca fueron sofisticadas, reciente hallazgo de algodón de 7000 años de antigüedad en Ñanchoc, en el
probablemente como resultado de una larga tradición de adaptaciones valle de Zaña (Dillehay et al. 2007: 1892).
marítimas, y parece que fueron aplicadas tanto cerca cuanto lejos de la orilla, La fibra del algodón nativo (Gossypium barbadense) fue utilizada para la
por las especies encontradas en el registro arqueológico (Quilter 1989, elaboración de tejidos, la medicina natural (Vreeland 1985: 5) y la
Beárez y Miranda 2000). Las especies corresponden en su mayoría a confección de aparejos de pesca. Actualmente los tallos del algodón son un
aquellas de aguas frías, entre las que destacan la anchoveta (Engraulis componente importante en la dieta del ganado caprino en las zonas de
ringens) y la sardina (Sardinops sagax). También se han encontrado huesos pastoreo, mientras los arbustos sirven para dividir las parcelas de
de ballenas en las excavaciones en diversos sitios del Precerámico Tardío. conducción de los pequeños agricultores, sirviendo como cercos y
Probablemente fueron aprovechadas cuando varaban, mientras los lobos protegiendo los bordes de las chacras.
marinos y las tortugas eran capturados en enero, durante la época de
apareamiento (Quilter 1991: 397). Los moluscos complementaron de Las investigaciones etnográficas realizadas en diversas comunidades de los
manera importante la provisión de pescado obtenido de la pesca: se valles de Piura y Lambayeque han demostrado la gran importancia del
aprovecharon los de fondo arenoso —generalmente almejas como la Macha algodón nativo en la sociedad actual de esos lugares (Vreeland, 1982, 1985,
(Mesodesma donacium)— y los de fondo rocoso —principalmente choros, 1999). La mayoría de las mujeres todavía sabe hilar y tejer, y la fibra del
como el Choro azul (Choromytilus chorus)—. También se consumieron algodón es la materia prima de un sistema de producción artesanal muy
crustáceos, como los cangrejos. riguroso para elaborar tejidos íntegramente asociados con la vida doméstica
y ceremonial de pueblo. El algodón en rama se utiliza como un remedio
Las Plantas: casero para el tratamiento, entre otras enfermedades, del “mal de ojo” y la
En la región Andina, durante el Precerámico Medio, se domesticó una serie “picadura de araña”. La fibra también juega un rol central en determinados
de plantas, lo que complementó a la base marina. De estos cultivos, sin lugar ritos de iniciación y ceremonias tradicionales.
a dudas, el algodón (Gossypium barbadense) —conocido también como El algodón nativo está adaptado a los suelos eriazos y salitrosos de la costa.
algodón nativo o país—- contribuyó de manera significativa al surgimiento Los propios campesinos aseguran que su algodón puede sobrevivir hasta
de las sociedades complejas de la región, al ser utilizado como materia prima cinco años sin recibir las aguas de irrigación, debido a su fino y extenso
38 39
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Los Gavilanes
tamaño de la semilla, cápsula y fibra en todos los niveles de Huaca Prieta,

Alto Salaverry

Huaca Prieta

La Galgada
Huaynuná

El Paraíso
sugiriendo el manejo y cultivo del algodón para el Precerámico Tardío. El

Bandurria
SITIOS

Áspero
cultivo del algodón en huertos debió cubrir todas las necesidades de

Caral
ESPECIES
confección de telas y redes de los sitios del litoral. Posteriormente, con el
Achira (Canna indica) aumento de la población y el aumento de la demanda de redes y telas, se
Ají (Capsicum sp.) comenzó a cultivar en los valles costeros.
Algodón (Gossypium barbadense) También es notable la resistencia del algodón país a varias enfermedades
Calabaza (Cucurbita spp.) comunes de esta planta: es menos afectado por los insectos y
Camote (Ipomoea batatas) microorganismos que debilitan a los cultivos híbridos.
Chirimoya (Annona cherimolia)
Ciruela del Fraile (Bunchosia
Otras plantas:
armeniaca)
Otra importante planta que jugó un rol destacado fue la calabaza (Lagenaria
Jíquima (Pachyrrhizus sp.)
siceraria). Se le usó como alimento, recipiente y para propósitos
Lúcuma (Lucuma bifera)
industriales. Junto con el algodón, abunda en los contextos del Precerámico
Maíz (Zea mays)
Tardío. Parece que fue domesticada en el Precerámico Medio, pues en
Maní (Arachis hipogaea)
Ñanchoc se han encontrado macrorrestos de una antigüedad de 10000 años
Mate (Lagenaria siceraria) (Dillehay et al. 2007). Lo mismo ocurre con el ají (Capsicum sp.), un cultivo
Pacae (Inga feuillei) común en el Precerámico Tardío. Aunque en el Precerámico Tardío aparecen
Pallar (Phaseolus lunatus) nuevos cultígenos y se da un mayor énfasis a la agricultura en general, se
Palta (Persea americana) trata de un crecimiento lento y continuo iniciado en el periodo anterior: no se
Papa (Solanum tuberosum) observa que en él se haya producido una revolución en la economía de
subsistencia.
Fig. 14. Cuadro comparativo de plantas encontradas en diferentes sitios del Las plantas que empezaron a ser aprovechadas, o solo han sido encontradas
Precerámico Tardío.
en pequeñas cantidades antes del Precerámico Tardío, incluyen frijoles
(Phaseolus lunatus, Phaseolus vulgaris y Cannavalia sp.), frutos como
sistema de raíces (Vreeland, 1985: 6). Los estudios elaborados por la Lucuma bifera (lúcuma), Psidium guajava (guayaba), Inga feuillei (pacae),
ONERN indican que la mayor ventaja del cultivo de algodón en la costa y tubérculos como Pachyrrhizus tuberosus (jíquima) y Canna indica
peruana reside en su gran rusticidad, la que se pone de manifiesto en su (achira). Papas domesticadas (Solanum tuberosum) y camotes (Ipomoea
resistencia no solamente a la sequía, sino también a las condiciones de batatas) se han recuperado en Huaynuná, Casma (Ugent et al. 1982, 1983) y
salinidad y altas concentraciones de boro, situación que afecta a extensas Caral, Supe (Shady 1999a, 2000b, 2005: 17). Por supuesto, esta lista incluye
áreas del litoral. Se han informado casos en los que el algodón nativo crece al algodón, como se ha indicado anteriormente. Smith (Grieder et al. 1988:
en suelos desecados que contienen 900 ppm de boro, cuyo nivel de toxicidad 144) sospecha que las semillas de algodón encontradas en La Galgada fueron
para la agricultura, en general, es de 4 ppm. Este tipo de ambiente, con suelos partidas por humanos para consumir el aceite, mientras Hutchinson (citado
muy salinos, correspondería al de los sitios del Área Primigenia, por lo que por Bonavía, 1982: 344) ha informado que la semilla de algodón también es
creemos, a diferencia de otros investigadores, que el algodón fue cultivado rica en azúcares.
inicialmente en el litoral, en las zonas húmedas próximas a los sitios. Según
Quilter (1991: 399), es posible que el algodón creciera en “huertos” y fuera La evaluación de la importancia relativa de los alimentos en la dieta es difícil
utilizado desde antes de ser totalmente domesticado. En Huaca Prieta, de hacer, ya que los frijoles y tubérculos dejan pequeños residuos, mientras
Stephens (en Bird et al. 1985: 234-235) observó la presencia de semillas los frutos de árboles dejan mayores restos, en la forma de semillas,
velludas en niveles precerámicos y semillas lisas en estratos cerámicos. Las principalmente. Además, es difícil estimar si los árboles frutales estaban
semillas lisas prevalecen en las variedades modernas, y es más fácil retirarlas totalmente domesticados o si recibían poca intervención humana.
a mano de las fibras. Sin embargo, es clara la tendencia del aumento en el Importantes recursos vegetales aprovechados por los habitantes del

40 41
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Precerámico Tardío fueron el junco (Schoenoplectus sp.) y la totora (Typha
sp.). Ambas plantas fueron utilizadas para la confección de canastas, muy
importantes para una sociedad sin cerámica, y esteras. De igual manera, la
caña brava (Gynerium sagittatum) y el carrizo (Phragmites australis) fueron
utilizados para la construcción de esteras y chozas. Estas especies, todas
silvestres, crecen generalmente en áreas húmedas próximas a los litorales,
como en el caso de Bandurria, Áspero, Vichama y probablemente Río Seco,
lo que, además, evidencia la relación entre los asentamientos y este recurso. BANDURRIA
Dentro de los valles, esta vegetación se encuentra en las márgenes de los ríos
y en las zonas de afloramiento de agua. Otra especie silvestre
particularmente abundante en Bandurria es la grama salada (Distichlis
spicata), que sirvió como combustible y temperante para la argamasa de
barro usada en las construcciones del sitio.
Se notan variaciones, presencias y ausencias en las diferentes plantas UBICACIÓN
cultivadas o aprovechadas en los sitios del Precerámico Tardío (Fig. 14). En El sitio arqueológico de Bandurria se encuentra en un sector de la costa
la actualidad no está claro si estas diferencias representan el patrón de Norcentral (Fig. 15) donde el relieve es complejo, con cerros aislados y parte
introducción de plantas en la costa Peruana, si se deben a los diversos de la cadena Costanera. La línea de costa es irregular, y se observan largas
ambientes —que favorecieron el desarrollo de una u otra planta— , a los playas arenosas, zonas de acantilados y playas rocosas donde las
efectos de los procesos culturales y postdesposicionales de los diferentes estribaciones andinas penetran en el mar. En la zona de estudio podemos
sitios, o la variabilidad en los métodos de recuperación y los estudios de mencionar, como accidentes geográficos importantes, al cerro Sanú, de 282
restos paleobotánicos efectuados por diferentes arqueólogos (Quilter 1991: m s. n. m., que se levanta en medio del desierto costero, hacia el suroeste del
399). Sin embargo, en los contextos excavados en Bandurria hemos sitio; las Salinas de Huacho, ubicadas al sur del Cerro Sanú, a 8 km al
observado que el componente vegetal, hasta el momento, se limita a unas suroeste de Bandurria; y la bahía Salinas, sobre la cual se emplaza el mismo
cuantas especies de consumo (p. e. guayaba, ají y calabaza) y abundantes sitio arqueológico. Finalmente, al oriente se observa una serie de pequeñas
especies industriales (algodón, mate, junco, totora, grama salada, etc.). elevaciones y cauces que drenan las aguas de la irrigación Santa Rosa, y que
en la actualidad alimentan las denominadas albuferas del Paraíso-Playa
Chica.
La zona conocida como bahía Salinas se compone de dos sectores bien
diferenciados, ya mencionados previamente por Mercedes Cárdenas (1977-
78: 111):
1. Playa Chica: corresponde al lado norte de la bahía, desde la punta Malpaso
al norte hasta la punta Quilca al sur. Comprende una extensa playa de arena
bordeada en gran parte por una terraza aluvial, a varios metros sobre el nivel
de la playa, donde se ubica la mayoría de los sitios arqueológicos. Esta zona
comprende a las denominadas Pampa de las Bandurrias, Pampa Playa Chica
y la Quebrada de Cochinos, por donde en la actualidad fluye gran parte de las
aguas de la irrigación Santa Rosa.
2. Paraíso: corresponde al lado sur de la bahía y se extiende desde la Punta
Quilca hasta la punta Salinas, al sur. Comprende varias playas rocosas y
arenosas ubicadas al pie de las estribaciones del cerro Sanú.

42 43
Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Políticamente, Bandurria se ubica en el departamento de Lima, provincia de
Huaura, distrito de Huacho, Anexo de Playa Chica. Geográficamente, entre
Hua
ura las coordenadas UTM (PSAD 56) 8’762,625 N 217,829 E al norte y
Río Valle de Huaura
8’761,578 N 217,663 E al sur. Limita al norte con pequeñas quebradas
Carquín
costeras, al sur con la Pampa Playa Chica y las filtraciones de la irrigación
Punta Carquín
Santa Rosa, al este con el canal de la irrigación Santa Rosa y al oeste, con las
albuferas y la Playa Chica.
La zona arqueológica se encuentra sobre una terraza aluvial, a unos 20
HUACHO
metros sobre el nivel del mar, y que decrece en altura en dirección Norte-Sur.
LIMA
Se accede a ella por un camino afirmado que sale de la carretera
Punta La Viuda

de
Panamericana Norte —a la altura del kilómetro 141—, hacia el oeste. Este
an
Gr
olo
rad
o camino, de unos 1,5 kilómetros de largo, termina en la zona arqueológica.
sC
rro
Ce

N UBICACIÓN ÁREA DE ESTUDIO EL MEDIO AMBIENTE DE BANDURRIA


El sitio arqueológico se ubica en la zona del litoral de la costa Norcentral del
75
Perú. Esta zona, según la terminología de Pulgar Vidal (1987:28),
corresponde al piso ecológico de la Chala, que se ubica entre los 0 y 500 m s.
n. m. Según la clasificación de Holdridge, basada en criterios climatológicos
Irrigación Santa Rosa
y el comportamiento de las variables meteorológicas, y aplicada por el
Instituto Nacional de Recursos Naturales, comprende la Zona de Vida
Desierto Desecado Subtropical (dd-s). Esta formación ecológica se extiende
BANDURRIA
Bahía Salinas a lo largo del litoral de Huacho, y comprende las planicies y las partes bajas
ica

del valle de Huaura. Presenta un relieve topográfico de plano a ligeramente


Playa Ch

Humedal
ondulado, que varía a abrupto en las colinas de Sanú y Colorado, ubicadas al
Ca

norte y sur de Bandurria, respectivamente. Los suelos son de textura


rre
te
ra
Pa

variable, entre ligeros y finos, con cementaciones salinas y de escaso


Pa
na

mp

Paraíso
m

ad
er

contenido de materia orgánica. Predominan las arenas y pequeñas


ica

eS

Pampa Playa Chica


na

ali
No

formaciones de dunas.
ina
rte

35
0
Playa Tartacay

30

La región presenta un clima definido por la corriente peruana de aguas frías,


0
25
0

el anticiclón del Pacífico y las estribaciones de los Andes, que en este sector
Pa

15

Cerro Sanu
10
mp

282 75
limitan una franja costera de un ancho no mayor que 40 km. Por esto, la
0
20

X
ad
0

eS

50
precipitación fluctúa entre 0 y 50 mm al año. Entre los meses de mayo y
ali
ina
s

diciembre la atmósfera se presenta cargada de nubes del tipo estrato, pero


20
0

25

nunca se observa una precipitación mayor que una débil llovizna o garúa.
5
12

0
10
75 0 1 2 3 4 5 km
La vegetación de este relieve costero podemos definirla como de litoral
50

25
Escala
marino, de acuerdo a Pulgar (1980: 38). Este tipo de vegetación se
caracteriza por estar muy próximo al mar, lo que conlleva altas
Fig. 15. Plano de ubicación de Bandurria concentraciones de sal. Las pocas especies vegetales que soportan este tipo
de suelos salinos son las halófilas, entre las que destaca la grama salada
(Distichlis spicata y Distichlis thalassica), muy extendida en toda la costa.

44 45
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Se le encuentra en las áreas próximas a las lagunas o albuferas (como las 2. Costras delgadas de carbonato, franja longitudinal sinuosa y plana sobre la
cercanas del Paraíso o Playa Chica), en las zonas desérticas que ofrecen orilla este de la laguna, influenciada por el cambio en el nivel de las aguas.
capas freáticas, o donde la concentración de garúas costeras genera 3. Gramadal de relieve plano, conformado en su mayor parte por Distichlis
suficiente humedad, y en las áreas de infiltración del agua de los ríos. spicata, que ocupa la parte central media y norte del humedal.
Próximas a la zona arqueológica se encuentran las lagunas o albuferas del 4. Totoral conformado por acumulaciones de Typha sp. (vegetación densa
Paraíso-Playa Chica (Fig. 16). Esta área húmeda es el resultado de las siempre verde), en la parte central, media y toda la parte sur del humedal.
filtraciones de la Irrigación Santa Rosa, también responsables de la
destrucción de una parte de Bandurria. La longitud máxima de ellas es de 8 5. Superficie húmeda, franja sinuosa en la zona centro-este, frecuentemente
km, con un ancho variable entre los 100 m y los 2 km. La superficie total es de inundada, con zonas barrosas debido al cambio de agua de las lagunas,
440 ha, dividida en dos espejos de agua o lagunas (Norte y Sur), con una conformada por gramadales y Scirpus americanus.
profundidad máxima de 1,5 m. Bandurria se ubica en el extremo sur de la 6. Superficie semi-húmeda salina, inundada ocasionalmente por el exceso de
Albufera Norte. Cerca de la playa, la profundidad de las albuferas se escorrentías superficiales; predomina la asociación gramadal-Salicornia sp.
corresponde con las mareas, y cuando esta última es muy alta, el mar invade y presenta amplias zonas salitrosas con manchas blanquecinas de forma
la laguna Sur, creando zonas con sedimentos salinos. irregular.
En los estudios realizados en el Humedal El Paraíso-Playa Chica (Tello et al. 7. Espejo de agua de las lagunas.
2006, Cano et al. 1998) se han identificado 19 especies de plantas: 11
terrestres y 8 acuáticas. Las aves son las más representativas de este Para las aves migratorias, el humedal es un lugar de tránsito en el largo
ecosistema, con 125 especies identificadas hasta la fecha. La albufera recorrido que realizan entre los diversos humedales de la costa peruana. Se
cumple funciones ecológicas y biológicas para este grupo de avifauna, trata, entonces, de una zona de refugio.
facilitando su reproducción, descanso y alimentación. De acuerdo al estudio Adyacente al humedal destaca el litoral de playa arenosa denominado Playa
realizado por Tello (2006: 3), los hábitats presentes son: Chica, que se extiende por casi 12 kilómetros de la línea de playa. Este
1. Playa arenosa, franja longitudinal plana, con pequeñas dunas, paralela a la ambiente también es un espacio de alimentación, reproducción y reposo para
línea de la costa. las aves de estuario y marinas. Entre las últimas, cabe mencionar la presencia
de algunas de amplio espectro trófico, o hábitos alimenticios, denominadas
generalistas, como las gaviotas, que utilizan los recursos marinos y del
humedal para su alimentación. Este ambiente de litoral está asociado con el
marino, hasta un área de 5 millas mar afuera, y se caracteriza por su alta
productividad y abundancia de recursos hidrobiológicos, sustento de las
abundantes aves.
Antes de la irrupción de las aguas de la irrigación Santa Rosa en 1973, en la
zona de Playa Chica, esta zona era desértica, sin ningún rastro de vegetación.
Los antiguos pobladores de Huacho mencionan—y se puede observar en la
foto área de 1945— que pasada la línea de playa había una serie de
depresiones que la marea alta llenaba de agua (Fig. 17). Se dice que en estas
pozas se acumulaban pejerreyes y calamares arrojados por las fuertes olas,
los que eran aprovechados por los pescadores. Todo esto cambió el 6 de abril
de 1973, cuando se produjo la inundación. El agua, inicialmente derivada
por la zona de Bandurria, y que en la actualidad drena por la Quebrada de
Cochinos, ubicada algunos kilómetros al sur, creó todo el ecosistema que
actualmente observamos (Fig. 18) y que, creemos, reproduce artificialmente
las condiciones ambientales que se dieron durante el Precerámico Tardío,
Fig. 16. Vista del Humedal del Paraíso - Playa Chica desde Bandurria.
46 47
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Sector Monumental

Sector Monumental

na
gu
La
Playa Chica Sector Doméstico Sector Doméstico
Mar

ida
tru
D es
Área

Área Verde
Ferrocarril Huacho - Ancón

Fig. 17. Foto aérea de Bandurria de 1945. Foto cortesía SAN. Fig. 18. Foto aérea actual de Bandurria, donde se puede apreciar la destrucción
de parte de la zona Doméstica del sitio. Foto cortesía SAN.
cuando el sitio arqueológico fue ocupado. El antiguo poblador Precerámico sitio arqueológico, Fung solo ha presentado pequeñas referencias dispersas
tuvo acceso a los diversos hábitats del humedal, marinos y de las lomas en artículos de investigación (p. e. Fung 1988, 1991, 1999, 2004). Según lo
próximas. publicado, Fung identificó en Bandurria dos claras ocupaciones
precerámicas. La primera ocupación tiene fechados radiocarbónicos que
llegan hasta 4,530±80 A. P. en la base, hasta 4,300±90 A. P. en el denominado
ANTECEDENTES nivel 3 (Cuadro 2). Ella afirma que esta ocupación es idéntica a la encontrada
El sitio arqueológico de Bandurria fue descubierto por el ingeniero Domingo en el sitio de Río Seco, aunque hay algunas discrepancias en los fechados, ya
Torero en 1973, a raíz de la destrucción de una parte de su lado oriental por
Sitio/ Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a. C. a 95% prob. (Media)
las aguas de la irrigación Santa Rosa. Fue él quien llamó la atención de las
Bandurria / Base de la 1ra ocupación V-3279 4530±80 3550 – 2900 Cal. a. C. (3225)
autoridades sobre la irrupción de las aguas, y rescató material arqueológico
con la ayuda de pobladores y estudiantes de la universidad de Huacho.(ver Bandurria / Capa 4 V-3277 4480±70 3360 – 3000 Cal. a. C. (3180)
anexo). Bandurria / Estera entierro I-7448 4420±140 3550 – 2650 Cal. a. C. (3100)
Bandurria / Capa 3 V-3278 4300±90 3350 – 2600 Cal. a. C. (2975)
Ese mismo año, por la evidencia arqueológica descubierta, la doctora Rosa
Fung fue llamada a Bandurria. En sus posteriores excavaciones Bandurria / Capa 14, Nivel 1 PUCP-73 3700±70 2290 – 1880 Cal. a. C. (2085)
arqueológicas, realizadas en 1977, Fung (1988: 78) definió al sitio como una Bandurria / Desconocida Ny-246 4530±80 3550 – 2900 Cal. a. C. (3225)
aldea compuesta por pequeñas estructuras de piedra y un pequeño montículo Bandurria / Desconocida Ny-244 4480±70 3360 – 3000 Cal. a. C. (3180)
de probable función ceremonial, ubicado en el extremo suroeste del sitio. En Bandurria / Desconocida Ny-245 4320±90 3350 – 2600 Cal. a. C. (2975)
sus trabajos limpió parcialmente ese último sector, y encontró que las
Cuadro 2. Fechados para Bandurria obtenidos por Rosa Fung (extraído de Fung
estructuras pertenecían a la ocupación final del sitio. De sus trabajos en el 1988: Table 1, complementados por Ziolkowski et al. 1994).
48 49
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
que los de ese sitio son posteriores (el más antiguo no supera los 3,800±100 valles de la costa, incluyendo el de Huaura. Para la zona de Paraíso-Playa
A. P.). Chica, ubicó numerosos sitios de gran importancia (Cárdenas 1977, 1977-
Para la segunda ocupación no se han publicado fechados. Ella estaría 78). La numerosa presencia de sitios en la zona (Cuadro 3) ha sido
asociada con una población braquiocefálica que empleaba canastas para los confirmada recientemente con los trabajos de prospección realizados en
entierros de subadultos. El montículo antes mencionado no fue estudiado en 2004 por el Proyecto Arqueológico Norte Chico (Nelson y Ruiz 2004).
detalle, pero se le asignó a la ocupación más tardía del sitio. En los trabajos se Este complejo se distribuye en los dos sectores anteriormente mencionados
recuperaron abundantes materiales arqueológicos, entre los que destacan de Playa Chica y Paraíso, que conforman la bahía Salinas.
textiles entrelazados y canastas. También, cuentas de piedra, una piedra La gran abundancia de recursos hidrobiológicos y condiciones climáticas
“vestida” con un textil entrelazado en un entierro de niño, y una figura de favorables, permitieron la habitación de la zona desde épocas tempranas.
arcilla sin cocer, en la base de la primera ocupación (Fung 1988: 76-77). Cárdenas (1977-78: 119), ante la evidencia encontrada, propuso condiciones
Estos trabajos llevaron al arquitecto Carlos Williams (1980: 382) a incluir a ecológicas diferentes a las actuales para explicar la presencia de los
Bandurria como una “aldea con templo” en su tipología sobre la arquitectura asentamientos. Para el periodo Precerámico se ha ubicado una serie de
temprana en los Andes, en consideración al pequeño templete identificado conchales que reflejan las actividades de recolección y pesca. Para el
en el extremo suroeste del área domestica (Fig. 19). Precerámico Tardío, Bandurria representa un sitio con arquitectura
Por su parte, la doctora Mercedes Cárdenas hizo un reconocimiento en la monumental, relacionado con otros sitios, como Paraíso 1, que fue excavado
zona, y consignó al sitio con el número 220 (Cárdenas 1977, 1977-78) en su a pequeña escala con niveles arbitrarios, donde se obtuvo una serie de
inventario de sitios arqueológicos. No realizó excavaciones. fechados que revelaron ocupaciones en el Precerámico Medio —la más
antigua del lugar—, Precerámico Tardío —contemporáneo de Bandurria—
Debe anotarse que ninguno de los investigadores hizo mención al sector y en el Periodo Inicial, la última de todas, con presencia de cerámica (véase el
monumental de Bandurria. Cuadro 4).
Posteriormente, la zona fue habitada por sociedades con cerámica que
EL COMPLEJO PARAÍSO-PLAYA CHICA aprovecharon los recursos marinos de la zona por miles de años. En los
periodos tardíos destacó el santuario de Choque Ispana, de gran importancia
A partir de los trabajos de la doctora Mercedes Cárdenas en la zona, en la en la región, y que fue visitado por los extirpadores de idolatrías en el siglo
década de 1970, se puede definir en la zona del Paraíso-Playa Chica, la XVII, quienes lo destruyeron, junto con su ídolo principal (De Medina 1920
presencia de una importante ocupación humana desde el Periodo [1650]).
Precerámico hasta la llegada de los españoles. Esta ocupación, que
Sitio Código Período Tipo de sitio
denominamos Complejo Paraíso-Playa Chica, estuvo relacionada con los
procesos culturales que se dieron en el valle de Huaura y la región Sanú 1 216 Precerámico Conchal, plataformas
Norcentral. Sanú 2 217 Horizonte Medio/ Intermedio Tardío Conchal

Dentro del Proyecto “Obtención de una cronología del uso de los recursos Sanú 3 218 Probablemente Precerámico Conchal
marinos en el Antiguo Perú”, Cárdenas hizo un reconocimientos de varios Sanú 4 219 No se puede determinar Estructura
Paraíso 1 221 Precerámico / Período Inicial Conchal, estructuras
Paraíso 2 208 Periodo Inicial Conchal
Paraíso 3 222 Periodo Inicial Conchal
Paraíso 4 223 Probablemente Precerámico Conchal
Choque Ispana 224 Int. Tardío/ Horizonte Tardío/ Colonial Estructura
Cocoy 232 ¿Precerámico?/ Intermedio Tardío Conchales
Bandurria 220 Precerámico Cementerio, basural

Fig. 19. Croquis de la “aldea con templo” de Bandurria por el Arq. Carlos Williams. Cuadro 3. Sitios del Complejo Paraíso-Playa Chica (según Cárdenas 1977-78).
50 51
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Sitio / Procedencia Código Fecha A.P. Cal. a.C. a 95% prob. (medida)

Paraíso 1 / Cateo 1: 0,2 - 0,4 m de prof. PUCP-99 2230+50 391 - 173 Cal. a. C. (282)
Paraíso 1 / Pozo B: 0,0 - 0,2 m de prof. PUCP-72 3230+80 1682 - 1382 Cal. a. C. (1537)
Paraíso 1 / Pozo B: 2,4 - 2,8 m de prof. PUCP-71 3890+130 2695 - 1971 Cal. a. C. (2333)
Paraíso 1 / Pozo A: 1,4 - 1,6 m de prof. PUCP-50 4880+60 3787 - 3616 Cal. a. C. (3701)
Paraíso 1 / Pozo A: 2,6 - 2,9 m de prof. PUCP-51 5690+70 4709 - 4438 Cal. a. C. (4573)

Cuadro 4. Fechados radiocarbónicos obtenidos por Cárdenas


en el sitio Paraíso 1 (extraídos de Cárdenas 1977-78; fechados A. P.
corregidos y calibrados por Ziolkowski et al. 1994).

Los recursos marinos y la proximidad de las Salinas, ubicadas al sur del cerro
Sanú, explicarían la presencia continua de asentamientos entre los periodos Fig. 20. Ave bandurria (Thersticus branickii).
Precerámico y Colonial. Según Cárdenas (ibíd.), parte de la población
asentada en la zona estuvo involucrada en la extracción de la sal y su traslado rala, como orillas de lagunas y ríos, playas cenagosas, pantanos, praderas y
a otros lugares de consumo en la región Norcentral. Esto se confirmaría con pastizales húmedos, lomas arenosas con vegetación de fanerógamas,
el hallazgo de bloques de sal en sitios de valle adentro, como Caral en Supe campos cultivados y barbechos. A menudo descansa en laderas de cerros o
(Shady 2004: 47; 2005: 14), los que probablemente provienen de las Salinas sobre barrancos desérticos. Durante los meses de septiembre anida por
de Huacho. En Bandurria, durante las excavaciones arqueológicas, se ha colonias en laderas pedregosas escarpadas. Es un ave de caza. Por ser una
encontrado sal en bloques y en trozos, asociada con contextos de los sectores presa grande y de carne comestible los cazadores la persiguen bastante en
domésticos (Unidad 6) y monumental (Montículo 1). algunas regiones, siendo necesario el reglamento de su caza” (1967: 54).
En la actualidad, debido a la presencia humana en la zona, las bandurrias han
desaparecido de la zona.
ORIGEN DEL NOMBRE BANDURRIA
Nuestras investigaciones en la zona nos han permitido recopilar información
sobre el nombre de la zona arqueológica. Como mencionamos líneas arriba, INVESTIGACIONES ACTUALES
antes de la inundación del año 1973, la zona de Playa Chica donde se En 2005, el Proyecto Arqueológico Bandurria - Huacho, dirigido por el
encuentra el sitio arqueológico era una extensa pampa desértica, conocida autor, inició trabajos de excavación en ese sitio arqueológico.
como Pampa de las Bandurrias.
La investigación se dirigió a definir la naturaleza de la ocupación
El nombre hace referencia al ave Bandurria (Theristicus branickii), que ha precerámica del sitio, caracterizar su ocupación doméstica y monumental, y
sido descrita detalladamente por Hans y María Koepcke: “Un ibis grande y contribuir así al conocimiento del Precerámico Tardío en la costa
pesado de varios colores. Tiene cabeza y cuello blanco-ocráceos, corona Norcentral. Asimismo, se buscó comprender la relación de Bandurria con
ocre castaño, y lomo, cola y flancos y subcaudales negros. El ala es negruzca los sitios monumentales ubicados al interior de los valles cercanos.
con [una] gran mancha blanco-grisácea, el pecho es ocre-castaño con franja
grisácea. Las partes desnudas de la garganta y alrededor del ojo son En esta oportunidad, a diferencia de las investigaciones previas, se
negruzcas, el pico es verdoso con punta negra; los ojos y patas son rojos (Fig. identificaron dos sectores:
20). Emite repetidos gritos estridentes y algo metálicos” (1967: 54). a) Sector Doméstico o Sector 1. Con un área aproximada de 11 hectáreas, se
Sobre su ecología, los Koepcke dicen: “La bandurria se presenta en diversos localiza en el extremo sur del sitio. Presenta evidencias de actividades
tipos de campos vitales de aspecto semidesértico o con vegetación baja o domésticas de la población que se asentó allí, abundantes restos de quema y
52 53
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
moluscos en superficie, y un área de cementerio. Esta zona fue afectada en
forma parcial por las aguas de la Irrigación Santa Rosa en la década de los
setenta (Fig. 21), y fue descrita por los investigadores previos. En el extremo
suroeste se encuentran los restos de un montículo de 3 metros de altura,
aproximadamente, una estructura muy alterada y derruida por las
ocupaciones modernas. Desde 1985 este sector se encuentra ocupado por 23
familias dedicadas a las labores de extracción de carrizo, junco y totora (Fig.
22).
b) Sector Monumental o Sector 2. Con un área aproximada de 20 hectáreas,
se ubica en el extremo norte del sitio, a unos 300 metros del Sector
Doméstico. A simple vista, el Sector 2 aparenta ser una conformación natural
compuesta por colinas pedregosas de poca altura (Fig. 23). Sin embargo, una
revisión minuciosa de la superficie y entorno de estas elevaciones reveló su
carácter artificial. El Sector 2 es un área monumental donde destacan cuatro Fig. 22. Viviendas modernas en el Sector Doméstico.
montículos mayores, asociados con seis montículos de menor tamaño.
terreno, los que permiten ver que la mayor parte de los estratos subyacentes
Los montículos principales presentan un relieve pronunciado, con alturas presentan fuertes concentraciones de restos culturales, principalmente
que varían entre 8 y 12 metros. Los lados de varios montículos son regulares ceniza y conchas de moluscos, así como fibras vegetales y otros restos
y revelan la presencia de estructuras subyacentes. Su pendiente se alterna, en orgánicos. Debido a la complejidad y número de evidencias arqueológicas
algunos casos, con «rupturas» o «proyecciones», lo que indicaría que varios existentes en este sector, se denominó de manera provisional a los cuatro
lados presentan frontis escalonados y plataformas adosadas. montículos principales con los números 1 a 4, y a los menores con los
Adicionalmente, existen diversos afloramientos de cenizales y conchales números 5 a 10. Para confirmar la presencia de arquitectura monumental se
ubicados en los espacios planos y abiertos que se encuentran alrededor de los iniciaron las investigaciones en el Sector 2 con la excavación de uno de los
montículos, asociados con pequeños alineamientos de piedras que podrían montículos principales, como se detalla más adelante.
corresponder a cabeceras de muros.
En diversas partes se han practicado pequeños huaqueos o remociones del
ESTADO DE CONSERVACIÓN DE BANDURRIA AL INICIO DE
LAS INVESTIGACIONES
Bandurria ha sido objeto de una serie de afectaciones que se remontan a
inicios del siglo XX. En 1911 el ferrocarril del Noroeste del Perú, también
conocido como el ferrocarril costero Ancón-Huacho, atravesó el sitio
arqueológico. La vía férrea, de un ancho de 3 m, fue construida a desnivel, a
una altura de un metro sobre la superficie del sitio; y su trazo de norte a sur
cruzó el sitio por el sector medio. Esta vía alteró la superficie del sitio
arqueológico y causó la remoción de material arqueológico para la
construcción del talud sobre el cual se colocaron los rieles y durmientes. En
1964 se dejó de usar el ferrocarril y se desmontó la vía férrea.
Desde entonces, hasta 1973, el sitio pasó desapercibido, cuando la irrigación
Santa Rosa destruyó casi 2/3 de su área doméstica. La formación de la
albufera y la disponibilidad del recurso hídrico causaron la ocupación
moderna del sitio arqueológico, por parte de la denominada Comuna del
Fig. 21. Corte producido por el agua de Irrigación Santa Rosa en 1973. Huaura, una empresa de interés social que busca el aprovechamiento
54 55
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
racional de los nuevos recursos disponibles y que preservó los restos 1. Aquellas que enfatizan la dimensión vertical, mediante la excavación de
arqueológicos de Bandurria. Sin embargo, a finales de la década de 1970, el pequeñas unidades de excavación de considerable profundidad para
sitio arqueológico fue invadido por una asociación de ganaderos. Cientos de descubrir la estratificación.
cabezas de ganado transitaron sobre el sitio arqueológico desfigurando la 2. Aquellas que se centran en la dimensión horizontal, mediante la
superficie original. Una sentencia judicial favorable a los invasores, contra la excavación de grandes áreas, lo que permite identificar contextos y
Comuna del Huaura, les aseguró la permanencia en el sitio. Posteriormente, establecer relaciones entre artefactos y otros elementos excavados. A esta
otro grupo de personas dedicadas a la explotación de la totora y el junco, técnica se le conoce como excavación en área.
procedentes de Otuzco, La Libertad, autodenominados como Cooperativa
Artesanal “José Olaya”, desplazaron a los ganaderos y ocuparon la parte sur Para los trabajos en Bandurria se eligió la excavación en área como la técnica
del sitio desde 1985. La cooperativa, de 23 asociados, ha construido principal, porque permite definir claramente los contextos, y entender las
viviendas de adobes y esteras en el sector sur del sitio, correspondiente al relaciones que se dieron entre los diferentes sectores del sitio arqueológico.
Sector Doméstico. Este método fue propuesto inicialmente por el arqueólogo inglés Philip
Barker (1995). También se han hecho algunos sondeos, unidades de 2 x 2
Por causa de la ocupación moderna, el sitio arqueológico se encuentra en un metros, para definir la estratigrafía y el proceso deposicional del
proceso de deterioro y destrucción permanente. El Proyecto Arqueológico asentamiento. Se ha profundizado hasta el nivel estéril, es decir, hasta el
Bandurria está gestionando la reubicación de esta población, y punto donde ya no se encuentran restos de ocupación humana.
monitoreando el lugar para evitar más remociones y alteraciones del terreno,
o destrucción de las estructuras arqueológicas. Las excavaciones en área requieren la apertura de un área mínima de 5 x 5
metros, subdividida en cuadrículas de 1 x 1 metro. Esta subdivisión permite
un adecuado registro de los hallazgos y materiales recuperados durante la
METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN excavación. Para delimitar y subdividir las cuadrículas se utilizan cordeles y
Para investigar Bandurria se emplea una serie de técnicas y métodos de estacas. Las unidades de excavación se orientan al Norte.
recuperación, registro y análisis de los hallazgos. Sin embargo, en los El proceso en excavación en sí, consiste en la remoción sistemática de los
trabajos de campo la excavación arqueológica tiene un papel protagónico. diferentes estratos o capas que, a través del tiempo, debido a las actividades
La excavación: humanas o fenómenos naturales, se han ido depositando unos sobre otros.
Para la excavación de estos elementos se emplea el badilejo y brochas de
La excavación arqueológica es el método más confiable para obtener diversos tamaños. La remoción de las capas se hace siguiendo las formas y
información sobre las actividades humanas durante un determinado periodo, características de los estratos culturales y naturales. Todo este proceso se
y observar sus cambios a lo largo del tiempo. En términos muy generales, acompaña con un registro tridimensional de los estratos y los hallazgos,
hay dos grandes rubros (según Renfrew y Bahn 1993: 99) en los que como veremos más adelante.
podemos dividir a las técnicas de excavación:
Tanto las capas naturales cuanto los elementos culturales son considerados
como unidades estratigráficas. La unidad estratigráfica (U.E.) es un término
definido por Edward Harris (1991: 68), y ha sido descrita como “un aspecto
arqueológico del ciclo del tiempo, son de carácter universal y se hallan en
todos los yacimientos del mundo”. Siguiendo la lógica de Harris, cualquier
elemento (sea un hueco de poste, un fogón, etc.) y depósito (lente, estrato,
etc.) corresponde a una unidad estratigráfica. A su vez, hay dos formas
principales de unidades de estratificación: los depósitos y las interfaces. A
medida que se registran, las unidades estratigráficas se denominan con la
abreviatura U.E. seguida por una numeración arábiga consecutiva. Todo el
proceso de excavación está complementado por el registro y la recolección
de muestras.
Fig. 23. Vista general del Sector Monumental, desde el Sector Doméstico.
56 57
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
El registro: elemento, por lo general el centro de la misma, y que presenta la menor
El registro es la documentación del proceso de excavación. Debido a la contaminación posible. En el caso de que no se llegara a los 15 litros de
naturaleza irrepetible de ella, el registro tiene que ser tan detallado que muestra controlada, todo lo recuperado se considera como tal y se apunta en
permita reproducir posteriormente cómo fue el proceso de excavación y la la ficha el volumen obtenido. Dicha muestra sirve para obtener fechados y
ubicación espacial, tridimensional, de las unidades estratigráficas. Durante otros datos, puesto que se evita, con ello, cualquier tipo de contaminación de
el proceso de excavación se emplean tres tipos de registro: contextos vecinos. La muestra general consiste en el resto de material que se
recupera.
1. Registro escrito:
De la muestra controlada, se separan en el campo todos los materiales
Se emplean fichas impresas que se llenan con la información arqueológicos zarandeados en la malla de 6 mm. El material recuperado de la
correspondiente a cada una de ellas. Se usan fichas de registro para las malla de 2 mm se embolsa y se separa en el gabinete. De la muestra general se
unidades estratigráficas (ficha de excavación), contextos funerarios y recuperan los materiales arqueológicos diagnósticos presentes en la malla de
arquitectura. A su vez, estas fichas son ingresadas en una base de datos 6 mm (conquiliológico, botánico, ictiológico, lítico, etc.). Los materiales de
computarizada. Adicionalmente, los encargados de cada unidad de la malla de 2 mm se almacenan en una bolsa y se ingresan como sedimento.
excavación llevan un diario de campo donde registran todo lo relacionado Posteriormente, el sedimento es trasladado al gabinete y separado de igual
con el trabajo realizado. forma que la muestra controlada de 2 mm.
El material recuperado en las excavaciones se coloca en bolsas con etiquetas Todo el material recuperado del campo es embolsado y marcado tanto con
donde se colocan los datos de procedencia, las que se ingresan y registran plumón indeleble en las bolsas como en etiquetas impresas que se colocan
posteriormente. dentro de ellas. Se incluyen todos los datos de procedencia y los números de
2. Registro gráfico: registro correspondientes.
Durante la excavación, a medida que se van registrando y retirando las Dependiendo del estado de conservación de los materiales, estos son
unidades estratigráficas, se dibujan planos. En el campo se realizan sobre almacenados en bolsas de plástico de diversos tamaños, cajas de cartón o
papel (milimetrado y mantequilla) y posteriormente se digitalizan en el plástico, etc. Los materiales que requieren tratamiento urgente son derivados
gabinete. Para el registro gráfico de cada unidad de excavación se hacen inmediatamente al Área de conservación de materiales del Proyecto,
dibujos de planta a escala 1:10 ó 1:20 según se requiera, consignándose las mientras el resto es evaluado y monitoreado en el Gabinete.
alturas o cotas en cada dibujo. Esta información se complementa con dibujos Las bolsas llenas de materiales son etiquetadas y sujetadas con amarres para
de los perfiles estratigráficos y cortes transversales de cada unidad. luego ser pre-inventariadas con unos formularios proporcionados por el
3. Registro fotográfico: Área de inventario del Proyecto. El total de bolsas procedentes de cada
Unidad Estratigráfica se almacena en cajas de cartón corrugado.
Documenta, a través de imágenes, el proceso de excavación, los hallazgos y
contextos recuperados durante los trabajos. En cada toma se incluye una Para poder sistematizar y organizar las unidades estratigráficas se ha
pizarra con información sobre la procedencia, así como escalas y jalones desarrollado una tipología. Cada U.E. tiene su propio sistema de registro,
para tener una referencia de las dimensiones. Al emplearse cámaras proceso de excavación y técnica de recolección.
digitales, a diferencia de las cámaras convencionales, se pueden tomar
muchas fotos y cerciorarse de su nitidez.
INVESTIGACIONES EN EL SECTOR 1
Técnica de Recolección:
En el Sector 1 (Fig. 24), los trabajos se iniciaron con el levantamiento
Durante la excavación se recupera todo el contenido de la unidad topográfico y mapeo de la superficie del sitio arqueológico y otros elementos
estratigráfica intervenida. Luego todo el material se pasa por zarandas con visibles; posteriormente se registró el corte producto de la irrigación y,
dos tipos de malla (de 6 y 2 milímetros). Las muestras exhumadas se dividen finalmente, se realizaron excavaciones arqueológicas en área.
en dos tipos: una controlada y otra general. La muestra controlada consiste
en una muestra de 15 litros obtenida de la parte más confiable de la capa o Para el levantamiento topográfico se empleó una estación total. Con un GPS
diferencial se ubicaron 5 puntos de control en el área del sitio arqueológico.
58 59
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
A partir de estos puntos de control se establecieron los puntos datum Corte Norte
secundarios para cada unidad de excavación. Las unidades de excavación De 5 m de extensión, se encuentra ubicado en el extremo noreste del Sector 1.
fueron trazadas en un sistema de coordenadas cartesianas análogas al Se ubicó en esa área porque es el extremo norte de la mayor concentración de
sistema UTM de la Carta Nacional, el denominado PSAD 56. restos culturales (Fig. 25 y 26). Tiene una altura de 2,5 m de materiales
En un primer momento, los trabajos de investigación en Bandurria se culturales depositados sobre capas de arena eólica semi-compactas y
programaron de acuerdo con los resultados de las investigaciones previas del compactas. A continuación, la descripción de las unidades estratigráficas
sitio. Las excavaciones se dirigieron a la definición de las dos ocupaciones identificadas.
descritas por Fung para, a partir de ellas, identificar los cambios sociales Ubicación de la parte superior del perfil:
ocurridos durante el tránsito de las estructuras domésticas de planta circular
a cuadrangular, tal como Flannery describió para el Medio Oriente (Flannery Coordenadas UTM: Esquina S: 8 761 702 N / 217 658 E
1972, 2002). Sin embargo, hasta la fecha, no se han podido identificar las dos Esquina N: 8 761 707 N / 217 656 E
fases de ocupación informadas por Fung. Al parecer, la ocupación en ese
sector de la zona arqueológica se dio de forma continua desde las fechas más
tempranas que presentó Fung (1988: 95), desde la base de la ocupación Relación de Unidades Estratigráficas Registradas
precerámica hasta la última ocupación del sitio, que se ubica muy cerca de la
superficie actual y que lamentablemente ha sido destruida casi en su U.E. 1: Capa semi-compacta de arena y ceniza de textura irregular, el color es
totalidad por la ocupación moderna. Al registrar los cortes expuestos en el 2.5Y 2.5/1 negro. Se puede observar material orgánico como grama salada,
lado oriental del sitio, inmediatamente se identificó una ocupación continua, ceniza y piedras pequeñas. También, pocos fragmentos de moluscos y mates.
sin periodos de abandono o hiatos en la deposición de los restos culturales. U.E. 2: Capa semi-suelta de arena de textura regular, el color es 2.5Y 5/4
Registro de cortes: marrón claro oliva. No se observan restos de material cultural.
Dentro de nuestra investigación se consideró importante registrar el extenso U.E. 3: Esta capa se ubica sobre la U.E. 1. Es una capa semi-compacta de
corte producido por la inundación de la Irrigación Santa Rosa en el lado este textura regular de color 2.5Y 7/3 amarillo pálido. Es arena de granos finos,
del sitio. Con el paso de los años, el talud se ha erosionado, y presenta una aquí no se observaron restos de material cultural.
pronunciada pendiente, por lo que se tuvo que limpiar y perfilar las áreas a U.E. 4: Capa semi-suelta de textura regular, el color es 2.5Y 5/2 marrón
registrar. Se dibujaron 5 metros del corte en tres puntos, los que se grisáceo. Está compuesta por gravilla de grano fino, piedras pequeñas,
dominaron corte sur, centro, y norte. fragmentos de material malacológico, grama salada en regulares cantidades;
tiene pocos restos de carbón.
U.E. 5: Capa semi-compacta de textura irregular. Es de color 5Y 6/4 olivo
Tipo de U.E. Descripción pálido. Está constituida por gravilla y abundante grama salada; hay escasos
restos malacológicos.
Tipo A Pisos, superficies de uso apisonados, compactaciones
U.E. 6: Capa semi-compacta de textura regular. Es de color 2.5Y 3/1 gris
Tipo B Hoyos de poste, fogones, cistas e intrusiones diversas
muy oscuro. Está constituida por arena de granos finos y ceniza, también hay
Tipo C Lentes, basurales, conchales y cenizales grama salada y regulares cantidades de restos malacológicos.
Tipo D Arquitectura
U.E. 7: Capa compacta de textura regular, de color 2.5Y 4/4 marrón pálido.
Tipo E Contextos funerarios Está compuesta por gravilla, escaso material malacológico, algunas valvas
Tipo F Arena eólica, basura eólica, rocas meteorizadas completas pero la gran mayoría fragmentada, también se observan algunas
Tipo G Estéril piedras pequeñas.
U.E. 8: Piso compacto de barro de textura regular, el color es 7.5YR 7/6
Cuadro 5. Unidades Estratigráficas definidas para las investigaciones en Bandurria. amarillo rojizo. No presenta material cultural.

60 61
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

217500,00

217750,00
35
,00
SECTOR MONUMENTAL

35,00

Montículo 5

30
,00
30,00

Montículo 3

Montículo 1 30,00
8792500,00 8792500,00

Montículo 2
5,00

15,00

25,0
10,00

20,00
0

Montículo 7

Montículo 8
.00
30

Montículo 9
Montículo 6
,00
25

Montículo 4
0
,00

,0
30
25

20,00
8792250,00 8792250,00 Fig. 25. Corte Norte antes de los trabajos de investigación.
, 00
Montículo 10 20

U.E. 9: Capa semi-compacta de textura regular, el color es 10YR 2/1 negro.


Esta capa está constituida por arena con ceniza, con regular cantidad de
73
19
de
ión
material malacológico fragmentado y grama salada.
U.E. 10: Capa semi-compacta de textura irregular, el color es 2.5Y 3/2
ac

20
marrón grisáceo muy oscuro. Presenta gravilla con poca ceniza, hay regular
nd

.0
0
inu

15,0
0
cantidad de restos vegetales y de restos malacológicos fragmentados, restos
r la

de carbón y escasa grama salada.


po
ida

U.E. 11: Es una concentración de piedras medianas ubicadas junto con las
tru

8792000,00 8792000,00
es

U.E. 4 y 2.
ad
Áre

15,0
0 U.E. 12: Capa semi-suelta de textura irregular, el color es 10R 2.5/1 negro
rojizo. Compuesta por arena fina y ceniza, presenta escasos restos vegetales,
y regular cantidad de restos malacológicos fragmentados.
sto
pue

U.E. 13: Piso delgado de arcilla, discontinuo, de textura regular, color 10R
l Ex

SECTOR DOMÉSTICO
8/6 amarillo. Sin material cultural.
Perfi

U.E. 14: Capa semi-compacta de textura irregular, de color 10R 3/1 gris muy
217500,00

0 25 50 100 200 m
oscuro. Compuesta por gravilla y arena, tiene piedras de diferentes tamaños,
con algunas acumulaciones de restos vegetales, grama salada, algo de arcilla
15
,0
0

Fig. 24. Plano topográfico de la zona arqueológica monumental de Bandurria. en grumos, restos de carbón, huesos de pescado y pupas de insecto. Presenta
material malacológico.
62 63
Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 15: Hoyo con piedras pequeñas de forma irregular y escasa grama
salada.
U.E. 16: Es una sucesión de 5 pisos. En la parte central tiene arcilla blanca,
semi-compacta, de textura regular, sin restos de material cultural. Entre cada
piso hay una serie de delgados lentes de arena. Los pisos son semi-
compactos, de textura regular, de color 10R 8/6 amarillo. Los lentes son
semi-compactos, de textura regular, de color 2.5Y 4/4 marrón oliva; estos
lentes contienen materiales culturales como grama salada, escasos restos
malacológicos y restos de huesos de pescado.
U.E. 17: Capa semi-compacta, de textura irregular, color 7.5YR 2.5/1 negro.
Compuesta de arena fina, abundante grama salada, piedras de diferentes
tamaños, restos completos y fragmentados de material malacológico, restos
de carbón y huesos de pescado.
U.E. 18: Capa semi-compacta, de textura regular, color 2.5Y 5/3 marrón
oliva claro. Compuesta de arena fina, escaso material cultural y vegetal.
U.E. 19: Capa semi-compacta, de textura irregular, color 2.5Y 3/2 marrón
grisáceo muy oscuro. Compuesta de arena fina, escasos restos botánicos,
restos óseos, escasos restos malacológicos y poco carbón.

Fig. 26. Dibujo de la estratigrafía del corte Norte.


U.E. 20: Es un hoyo en cuyo interior hay grama salada envuelta; presenta
restos malacológicos enteros.
U.E. 21: Capa semi-compacta, de textura regular, color GLEY2 5/5B gris
azulino. Compuesta de ceniza. No hay presencia de restos culturales.
U.E. 22: Es un hoyo que en la parte superior tiene una piedra de regular
tamaño. Contiene grama salada y material malacológico fragmentado. En el
interior se encontró un mate y también palitos de madera: 3 grandes y varios
pequeños a los costados.
U.E. 23: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 5Y 2.5/2 negro.
Compuesta de arena fina, presenta gran cantidad de grama salada con escaso
material malacológico fragmentado.
U.E. 24: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 2.5Y 4/2 marrón
grisáceo oscuro. Compuesta de arena fina. No tiene material cultural.
U.E. 25: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 5Y 2.5/2 negro.
Compuesta de arena fina, presenta gran cantidad de grama salada con escaso
material malacológico fragmentado.
U.E. 26: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 5YR 3/2 marrón
grisáceo oscuro. Compuesta de gravilla y restos vegetales muy escasos.
U.E. 27: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 7.5YR 5/3

65
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
marrón. Compuesta de grama salada en grandes cantidades, poco material oliva. Esta contiene arena fina, piedras pequeñas y escaso material
malacológico y huesos de pescado. malacológico muy fragmentado. Hay acumulaciones de grama salada en la
U.E. 28: Es un lente semi-compacto de textura regular, color 2.5Y 4/4 parte central y escasos restos de carbón.
marrón oliva. Contiene arena fina, regular cantidad de material U.E. 39: Capa semi-suelta, de textura regular, color 2.5Y 4/2 marrón
malacológico, regular cantidad de grama salada, ceniza, pocas piedras grisáceo oscuro. Está compuesta por gravilla; hay escaso material
pequeñas, huesos de pescado e hilos de algodón. malacológico –algunos enteros–, en la parte superior hay acumulación de
U.E. 29: Lente con material suelto, de textura regular, de color 5Y 6/4 oliva grama salada.
claro. Está compuesto por gravilla y poco material malacológico U.E. 40: Capa semi-compacta, de textura irregular, de color 2.5Y 3/1 gris
fragmentado. muy oscuro. Compuesta de arena fina, algodón, huesos de pescado, piedras
U.E. 30: Capa semi-compacta, de textura irregular, de color 5YR 3/1 gris pequeñas, y regular cantidad de material malacológico.
muy oscuro. Contiene arena y ceniza, también restos malacológicos U.E. 41: Capa compacta, de textura regular, de color 2.5Y 4/2 marrón
mayormente en la parte inferior, restos botánicos en pequeñas cantidades, grisáceo oscuro. Compuesta de gravilla. En la parte central hay escaso
huesos de pescado, hilos de algodón y piedras pequeñas. material malacológico fragmentado y vegetal.
U.E. 31: Capa semi-compacta, de textura irregular, de color 10YR 4/2 U.E. 42: Capa compacta, de textura regular, de color 2.5Y 2.5/1 negro.
marrón grisáceo oscuro. Contiene arena de grano fino, restos de carbón, Compuesta de gravilla, abundante material malacológico (en algunos casos
huesos de pescado, grama salada y poco material malacológico entero), arcilla, algunas piedras pequeñas, escasa grama salada, coprolitos y
fragmentado. escasa cantidad de carbón.
U.E. 32: Lente con material semi-suelto, de textura regular, de color 10YR U.E. 43: Capa cuya parte superior es compacta y la parte inferior, semi-
7/6 amarillo. Está compuesto de arena, poco material malacológico y compacta, de textura irregular y color 2.5Y 6/3 marrón amarillento claro.
vegetal. Compuesta de arena con pupas de insectos, poco material malacológico
U.E. 33: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 10YR 5/3 marrón. fragmentado, piedras pequeñas, arcilla blanca, y escaso material vegetal.
Esta contiene arena fina y gravilla, poco material malacológico, y bastantes U.E. 44: Capa semi-suelta, de textura irregular, de color 2.5Y 4/3 marrón
piedras medianas. oliva. Compuesta de arena, material malacológico entero y poco
U.E. 34: Lente semi-compacto, de textura irregular, de color 10YR 5/3 gris fragmentado, escasas grama salada y piedras pequeñas.
oscuro. Contiene ceniza con acumulaciones de carbón, regular cantidad de U.E. 45: Capa semi-compacta, de textura irregular, de color 2.5Y 3/1 gris
material malacológico fragmentado y poca grama salada. muy oscuro. Está compuesta de arena y ceniza, escaso material
U.E. 35: Capa semi-compacta, de textura irregular, de color 2.5Y 4/3 marrón malacológico fragmentado y regular cantidad de grama salada. En su interior
oliva. Esta contiene piedras pequeñas y regular cantidad de material también se observan algunos fragmentos de carbón y fibras textiles de
malacológico fragmentado. En la parte superior hay mayor cantidad de algodón.
grama salada. U.E. 46: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 2.5Y 2/5 marrón.
U.E. 36: Lente. Es semi-suelto, de textura irregular, de color 10YR 5/3 Compuesta de ceniza, material malacológico fragmentado, escasa grama
marrón. Contiene material malacológico fragmentado en la parte superior y salada y algunas piedras pequeñas.
completo en la parte inferior, aunque en menor cantidad, y poca grama U.E. 47: Capa compacta, de textura irregular, de color 2.5Y 4/4 marrón olivo.
salada. Compuesta por pocas piedras de regular tamaño, acumulación de arcilla
U.E. 37: Capa semi-compacta, de textura irregular, de color 2.5Y 4/3 marrón blanca, con escaso material malacológico y abundante material vegetal.
oliva. Contiene gravilla con ceniza, presenta material malacológico U.E. 48: Capa compacta, de textura regular, de color 2.5Y 4/2 marrón
fragmentado con piedras pequeñas, poco carbón y grama salada escasa. grisáceo. Compuesta de arena, hay regular cantidad de material
U.E. 38: Capa semi-compacta, de textura irregular, de color 2.5Y 4/3 marrón malacológico y vegetal, algunas zonas presentan coloración negruzca,
también hay huesos de pescado y pupas de insectos.
66 67
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 49: Capa compacta, de textura regular, de color 2.5Y 2/1 negro.
Compuesta de ceniza, presenta abundante carbón, huesos de pescado, escaso
material botánico, regular cantidad de material malacológico y piedras
pequeñas.
U.E. 50: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 2.5Y 4/3 marrón
oliva. Compuesta de arena, algunas piedras pequeñas, poco material
malacológico fragmentado, poco material vegetal y huesos de pescado. Una
muestra de material vegetal de este estrato fue fechada en 4111±40 A.P.
U.E. 51: Capa semi-compacta, de textura regular, de color 2.5Y 6/6 amarillo
olivo. Compuesta de arena de grano fino, no presenta material cultural,
corresponde al estéril.

Corte Centro
Se encuentra ubicado en la zona central del corte oriental del sitio, donde
alcanza la mayor elevación (Fig. 27). En este punto se aprecia que la
deposición es de 2,85 m. Al igual que el corte norte, se observa arena eólica
en la base (Fig. 28).
Fig. 27. Corte centro antes de los trabajos de investigación.
Ubicación de la parte superior del corte:
Coordenadas UTM: Esquina S: 8 761 772 N / 217 646 E U.E. 4: Capa intrusiva que ha cortado una serie de pisos, formando un
bolsón. Está compuesta de arena fina semisuelta, con piedras muy pequeñas
Esquina N: 8 761 777 N / 217 647 E y algunas pequeñas con textura irregular y de color 2.5Y 3/1 gris muy oscuro.
Relación de Unidades Estratigráficas Registradas Se observa, también, una mayor cantidad de material botánico con respecto a
la capa anterior, principalmente junco y totora, que le dan consistencia. Hay
U.E. 1: Lente de arena fina suelta, con piedras irregulares de tamaño escaso material malacológico, muy fragmentado.
mediano, de textura semi-regular y de color 2.5 Y 5/4 marrón oliva claro. Se
observan abundantes restos de moluscos fragmentados, material botánico U.E. 5: Lente de arena fina suelta, con textura semirregular y de color 5Y 4/1
fragmentado y pequeños huesos de pescado. gris oscuro. Se observa material botánico fragmentado y poco abundante con
respecto a las capas anteriores.
U.E. 2: Capa de arena fina, grava y ceniza semisuelta, con piedras angulosas
muy pequeñas, de textura irregular y de color 5Y 2-5/1 negro. Se observan U.E. 6: Lente compuesto por piedras medianas angulosas, con material
abundantes restos botánicos, material malacológico muy fragmentado con sedimentario de las terrazas marinas próximas, de grano muy pequeño y de
restos de quema y material ictiológico. color 5Y 8/6 amarillo. Textura muy irregular y compacta, no se observa
material cultural.
U.E. 3: Capa de arena fina semisuelta de textura semi-regular y de color 2.5 Y
4/2 marrón grisáceo oscuro. Se observan abundantes restos botánicos, U.E. 7: Lente que se introduce en la U.E. 3. Está compuesto por material
principalmente junco fragmentado, los cuales dan consistencia a la capa y sedimentario marino compacto e irregular. No hay material cultural. De
material malacológico muy fragmentado, blanquecino, en pequeña color 5Y 8/2 amarillo pálido.
proporción. Por las características de la capa, reflejándose trataría de un U.E. 8: Capa compuesta por arena fina, gravilla y limo. Compacta, de textura
momento de baja actividad cultural. Se observan piedras angulosas semirregular y de color 5Y 6/3 olivo pálido. Se observan escasos restos
irregulares pequeñas y muy pequeñas. En el extremo norte de la capa se culturales, principalmente moluscos y vegetales.
concentran piedras medianas y grandes trozos de caliche
U.E. 9: Lente de arena fina suelta, de textura semirregular y de color 2.5Y 5/4
68 69
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
marrón oliva claro. Se observan restos de material botánico, principalmente
junco, y escaso material malacológico muy fragmentado.
U.E. 10: Capa de arena y pequeños granos de arcilla, de textura irregular y
compacta, de color 5Y 3/1 gris muy oscuro. Presenta abundantes restos
culturales, entre los que destacan los restos botánicos (junco, totora, fibra de
algodón, etc.); también, restos malacológicos y material ictiológico.
U.E. 11: Lente de arena fina, semisuelta, de textura semi-irregular con ceniza
y de color 5Y 3/1 gris muy oscuro. Se observan abundantes fragmentos de
conchas carbonizadas, material botánico e ictiológico, principalmente
anchoveta.
U.E. 12: Piso de arcilla compacta, de textura regular, de color 5Y 8/2
amarillo pálido. No se observan restos culturales.
U.E. 13: Igual a la U.E. 12
U.E. 14: Lente de arena fina suelta, de textura semi-regular y de color 2.5Y
4/3 marrón olivo. Presenta abundantes restos orgánicos no identificados, que
dan la textura al lente.
U.E. 15: Igual a las U.E. 12 y 13.

Fig. 28. Dibujo de la estratigrafía del corte Centro.


U.E. 16: Igual a las U.E. 12, 13 y 15.
U.E. 17: Igual a la U.E. 14.
U.E. 18: Capa de arena fina y ceniza, semi-compacta de textura semirregular
y de color 5Y 3/1 gris muy oscuro. Presenta restos muy fragmentados de
material malacológico (blanquecino y carbonizado) y botánico.
U.E. 19: Capa de arena fina y gravilla, semi-compacta de textura irregular, de
color 5Y 3/2 gris olivo oscuro. Presenta abundantes restos malacológicos,
principalmente Mesodesma donacium (enteros y fragmentados), restos
botánicos (junco y totora) y algunos huesos de pescado.
U.E. 20: Lente de arena semi-suelta, de color 5Y 4/3 oliva, de textura regular
y con pocos restos culturales (moluscos fragmentados y botánicos).
U.E. 21: Capa de arena y ceniza, semi-compacta, de textura irregular y de
color 5Y 2.5/1 negro. Presenta abundantes restos malacológicos
fragmentados y carbonizados, restos botánicos (totora, junco, algodón) y
huesos de pescado.
U.E. 22: Lentes de arena fina suelta, con textura regular y de color 10YR 4/3
marrón. Presenta escaso material cultural.
U.E. 23: Capa de arena fina, gravilla y ceniza, compacta, de textura semi-
regular y de color GLEY 2 4/5B gris oscuro azulado. Presenta abundantes
restos, muy fragmentados, de moluscos y botánicos.
70 71
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Fig. 29 a. U.E. 25, Contexto Funerario 1. Grandes cantos rodados cubren el Fig. 29 c. U.E. 25, Contexto Funerario 1. Retirada la estera, se observa la posición
paquete funerario. flexionada del cuerpo con las manos en el rostro.
U.E. 24: Igual a la U.E. 21
U.E. 25: Contexto Funerario compuesto por 5 piedras que al ser retiradas
dejaron al descubierto una estera de junco que cubría los restos de un textil de
algodón entrelazado que envolvía un cuerpo (Figs. 29abc). Al retirar el textil,
se encontró un individuo adulto en posición fetal, flexionado de cubito
dorsal izquierdo, orientado de sur a norte, con el rostro hacia el oeste. Los
huesos se encontraron en un estado regular de conservación, con abundante
presencia de sales. Luego del registro se levantó. Una muestra de la estera de
junco produjo un fechado de 4095±20 A.P. (Contexto Funerario 1).
U.E. 26: Capa de arena fina, semisuelta, de textura muy irregular y de color
5Y 4/2 gris oliva. Presenta abundante material malacológico entero y
botánico.
U.E. 27: Igual a la U.E. 25, con abundante material botánico (junco o totora).
U.E. 28: Capa de arena fina y grava en menor proporción, semisuelta, de
textura semi-irregular y color 2.5Y 3/2 marrón grisáceo muy oscuro.
Presenta abundantes restos de moluscos fragmentados y material botánico
carbonizado.
U.E. 29: Lente de arena y gravilla semisuelta, de textura semi-irregular y de
Fig. 29 b. U.E. 25, Contexto Funerario 1. Retirados los cantos, se observa la estera color 2.5Y 3/2 marrón grisáceo muy oscuro. Presenta fragmentos de
de junco que envuelve al cuerpo. moluscos y vegetales.
72 73
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 30: Lente de arena fina semisuelta, de textura regular, de color 10YR U.E. 3: Muro de piedra completamente salinizado cubierto por una dura y
5/4 marrón amarillento. Presenta muy pocos restos culturales (trozos muy gruesa capa de salitre (caliche) que impide definir sus características. La
fragmentados de moluscos). capa de caliche es de color 2.5 Y 6/2 marrón grisáceo claro. Solo se observan
U.E. 31: Lente de arena fina y ceniza semicompacta, de textura regular y de piedras de forma irregular, muy grandes, que sobresalen del perfil. No se
color 2.5Y 5/1 gris. No se observa material cultural. observan restos de material cultural.

U.E. 32: Capa de arena fina, suelta, de textura irregular con piedras pequeñas U.E. 4: Capa compuesta por arena fina suelta de textura regular y
y muy pequeñas, de color 2.5Y 5/3 marrón olivo claro. Presenta homogénea, de color 10 YR 5/4 marrón amarillento. No se observan restos
principalmente material botánico e ictiológico, casi no se observan restos culturales.
malacológicos. U.E. 5: Capa compuesta por arena fina suelta de color 10 YR 7/3 marrón muy
U.E. 33: Elemento, camilla compuesta de junco y pequeños troncos. claro. Presenta una textura semi-irregular. Se observan pocos restos
culturales, entre los que destacan fragmentos de Choromytilus chorus y
U.E. 34: Lente de arena con ceniza semisuelta, de textura regular, de color material botánico, como la totora.
2.5Y 4/1 gris oscuro. No se observa material cultural.
U.E. 6: Capa compuesta por arena fina semi-compacta de color 10 YR 6/3
U.E. 35: Capa de arena fina, semisuelta, con piedras pequeñas y medianas en marrón claro. Es de textura semi irregular y se observan pocos restos
baja proporción, de textura irregular, de color 2.5Y 5/3 marrón oliva claro. culturales fragmentados: Choromytilus chorus, Mesodesma donacium y
Presenta escaso material cultural (botánico y malacológico). totora.
U.E. 36: Capa de arena fina, semicompacta, de textura regular y de color U.E. 7. Capa compuesta por arena fina compacta y piedras angulosas de
2.5Y 5/4 marrón oliva claro (Estéril). tamaño grande y pequeño de color 10 YR 5/4 marrón amarillento. Las
piedras pequeñas predominan en la parte superior de la capa, mientras que en
la parte inferior predominan las grandes. No se observan restos culturales.
Corte Sur
U.E. 8: Capa compuesta por arena fina semi compacta de color 2.5 Y 5/3
De 5 m de ancho, se ubica en el extremo sur del perfil este del sitio marrón olivo claro. Presenta una textura homogénea. No se observan restos
arqueológico. Colinda con los restos de un muro de piedra que aflora algunos culturales.
centímetros de la superficie. Al realizar la limpieza preliminar del corte se
encontró estratos culturales poco profundos (Fig. 30). Sólo se observaron U.E. 9: Capa de arena fina semi compacta de una textura homogénea, de
capas delgadas y próximas a la superficie (Fig. 31). Cabe destacar la gran color 2.5 Y 5/3 marrón olivo claro. No se observan restos culturales.
abundancia de sales (salitre) en todo el corte. U.E. 10: Capa compuesta por arena fina compacta y piedras angulares muy
Ubicación de la parte superior del corte: pequeñas, sin evidencias de restos culturales. Es de color 10 YR 5/4 marrón
amarillento.
Coordenadas UTM: Esquina S: 8 761 876 N / 217 663 E
U.E. 11: Es una capa compuesta por un sedimento de limo compacto de color
Esquina N: 8 761 881 N / 217 665 E 7.5 YR 8/4 color rosado. Es de textura homogénea, sin ninguna evidencia de
Relación de Unidades Estratigráficas Registradas restos culturales.
U.E. 1: Capa de color 10 YR 5/4 marrón amarillento, matriz compuesta por U.E. 12: Capa compuesta por arena fina compacta y pequeñas concreciones
arena fina y gravilla suelta. Tiene textura semi regular y se observan pocos salitrosas. Es de color 10 YR 5/3 marrón. Es de textura homogénea, sin restos
elementos culturales. Se aprecian restos malacológicos fragmentados. culturales.
U.E. 2: Consiste en un lente compuesto por arena y ceniza, de color 2.5 YR Excavaciones:
3/1 gris muy oscuro. Se observan muy pocos restos culturales, conchas muy
fragmentadas y pequeños fragmentos de restos botánicos. Es de textura Antes de iniciar los trabajos de excavación se trazaron varias unidades en el
regular y semisuelta. Sector doméstico, pero no todas fueron excavadas. A continuación
74 75
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Fig. 31. Dibujo de la estratigrafía encontrada en el corte Sur


Fig. 30. Corte Sur antes de los trabajos de investigación.

presentamos los resultados obtenidos en las unidades 06 y 09 (Fig. 32), que


respondieron a diferentes objetivos de la investigación.
Unidad 06:
Unidad de 5 x 5 m con orientación norte-sur, ubicada en el lado oeste del sitio
arqueológico. La superficie del terreno, en este punto, se presenta con un
ligero declive hacia el oeste. En esta área en particular, se observan diversos
afloramientos de piedras grandes (cantos rodados y piedras irregulares), que
parecen corresponder a estructuras subyacentes (Fig. 33). En el lado sur de la
unidad se percibe el afloramiento de una probable estructura compuesta por
piedras medianas en dos alineamientos y que, al parecer, conforman un muro
de doble hilera. Entre estas piedras se pueden observar restos de argamasa
compuesta por una arcilla amarillenta. El muro tiene un ancho de 0,5 m y un
largo aproximado, en superficie, de 2,4 m. El muro tiene una orientación de
N 10º. Este sector del sitio arqueológico presenta una ligera elevación con
respecto a la topografía general del terreno.
Con esta unidad se buscaba definir las características propias de esta
elevación del terreno y su correspondencia con probables unidades
domésticas subyacentes, las características de la arquitectura presente, y su

76

77
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Relación de Unidades Estratigráficas Registradas:
U.E. 6.01: Superficie
Corresponde a la parte superficial. Compuesta por arena fina y piedras
pequeñas y medianas, es suelta y presentan dos colores: el primero y en
menor proporción es gris amarronado claro (10YR 6/2) y el segundo es
marrón (7.5YR 5/3), que se presenta en casi toda la unidad, pero al parecer
por la humedad. Se observan también pequeños fragmentos de conchas. En
la actualidad esta área se utiliza para el secado del junco, observándose
conglomerados en estos sectores.
U.E. 6.02: Capa
Está compuesta por arena fina con ceniza, piedras pequeñas y grumos de
color blanco, producto de los moluscos desintegrados. En algunos sectores
se observan concreciones arcillosas y salitrosas. La consistencia es
semicompacta y el color gris muy oscuro (7.5YR 3/1). Se observan también
fragmentos de conchas y de carbón. (Fig. 33)
U.E. 6.03: Capa
Está compuesta por arena fina con piedras pequeñas y medianas, es
semicompacta y de color marrón olivo claro (2.5Y 5/4). En su superficie
presenta material malacológico fragmentado y concreciones arcillosas.
U.E. 6.04: Piso
Es de forma irregular, de superficie homogénea, compuesta de arena con
ceniza de color negro (7.5YR 2.5/1). Presenta sobre la superficie 7 hoyos
registrados como las unidades estratigráficas 12, 13, 14, 15 (56), 16, 17 y 25.
Es de consistencia semicompacta, con inclusiones de moluscos
fragmentados que se distribuyen por toda la unidad, y fragmentos de carbón
en poca cantidad.
Fig. 32. Ubicación de las Unidades de excavación en el Sector Doméstico.
U.E. 6.05 Arena
asociación con los niveles de ocupación arqueológica. Es de forma irregular, ubicada en las cuadrículas 3, 4, 9 y 14, presenta una
La unidad fue subdividida en cuadrículas de 1 metro cuadrado, las que superficie de color marrón grisáceo (10YR 5/2), homogénea, con una ligera
fueron numeradas del 1 al 25. pendiente descendente al oriente. Es de consistencia suelta y de textura fina,
con inclusiones de material ictiológico en mayor cantidad y moluscos
Coordenadas UTM: fragmentados. No presenta elementos asociados a su superficie.
Esquina NW: 8 761 791 N / 217 593 E U.E. 6.06: Capa
Esquina NE: 8 761 786 N / 217 598 E Es compacta, de textura irregular y de color negro (2.5Y 2.5/1). Está
Esquina SW: 8 761 786 N / 217 593 E compuesta de arena con ceniza mezclada con material malacológico
fragmentado en gran cantidad, y regular material botánico. En la superficie
Esquina SE: 8 761 791 N / 217 598 E presenta las unidades estratigráficas 7(42, 43), 8(44), 9, 10(45) y 11.

78 79
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 6.10 y 6.45: Fogón
Es de forma circular (0,32 x 0,30 m) de superficie irregular y compacta de
color gris oscuro (2.5Y 4/1), con moluscos enteros y fragmentados y algunas
piedras angulosas pequeñas. La fuerte solidificación de este elemento,
ocasionada por la cristalización de las sales, permitió identificar un segunda
unidad estratigráfica (45) de las mismas características de la anterior, y
recuperar únicamente muestras de carbón.
U.E. 6.11: Fogón
Es de forma semicircular (0,33 x 0,29 m), en cuya superficie había
inicialmente una compactación de salitre con ceniza que ocasionó, durante la
excavación, la pérdida de la mitad del elemento. Presenta una superficie
irregular y compacta de color rojo amarillento (5YR 5/8), marrón olivo claro
(2.5Y 5/3) y café oscuro (10YR 2/2), ocasionada por las quemas efectuadas
Fig. 33. Unidad 6 antes de iniciar los trabajos de excavación. al interior. Interiormente se compone de arena con ceniza suelta, de
granulometría fina, con inclusiones de fragmentos de carbón y madera en
U.E. 6.07, 6.42 y 6.43: Fogón gran cantidad, distribuidos homogéneamente; además, hay restos de textil
Es de forma ovalada (0,30 x 0,26 m); en la superficie presenta un torzal carbonizados. Posee un espesor de 0,17 m.
hundimiento en la parte central, es de color negro (2.5Y 2.5/1) y es de textura U.E. 6.12: Fogón
irregular. No se observan elementos adicionales en la superficie.
Es de forma circular (0,23 x 0,25 m), de superficie regular, de color amarillo
La primera unidad (07) está compuesta por arena con ceniza semicompacta, (5Y 5/8), con material botánico. Se trata de una compactación salitrosa de
de granulometría fina, con material malacológico fragmentado, escaso ceniza, que durante la excavación se retiró en bloque, observándose que las
material ictiológico y fragmentos de carbón. Posee un espesor de inclusiones son restos de madera salinizada y fragmentos de moluscos con
aproximadamente 6 cm. La siguiente unidad (42) presenta una superficie abundante ceniza
irregular semicompacta, de granulometría fina, con fragmentos de moluscos
y carbón al centro, y es de color negro (2.5Y 2.5/1), además de inclusiones de U.E. 6.13: Elemento
piedras irregulares chicas con material malacológico e ictiológico en poca Es de forma circular (0,16 x 0,18 m) de superficie de color marrón (10YR
cantidad. La última unidad (43) tiene una superficie de color gris oscuro (5Y 4/3) con fragmentos de moluscos pequeños. Está compuesto por arena
6/2) e irregular; está compuesta por arena con ceniza, de granulometría fina, semicompacta de granulometría fina. Como inclusiones presenta piedras
con moluscos fragmentados en poca cantidad y fragmentos de carbón. angulosas pequeñas y moluscos fragmentados en poca cantidad.
U.E. 6.08: Hoyo de poste U.E. 6.14: Elemento
Es de forma circular (0,20 x 0,19 m), compuesto por arena con poca ceniza, Es de forma circular (0,12 x 0,21 m) de superficie irregular, de color marrón
de color marrón grisáceo oscuro (2.5Y 4/2), de granulometría fina, con olivo (2.5Y 4/4), con piedras angulosas chicas y material malacológico
inclusiones de piedras pequeñas y material botánico en poca cantidad, fragmentado y entero en poca cantidad. Está compuesto de arena de
además de fragmentos de moluscos. consistencia suelta y de granulometría fina, con inclusiones de pajilla,
U.E. 6.09: Fogón piedras termo fracturadas chicas (10), moluscos fragmentados en poca
cantidad, y de carbón y material botánico no identificado. La profundidad
De forma circular (0,20 x 0,15 m), compuesto por arcilla (color amarillo alcanzada desde la superficie es de 0,6 m.
2.5Y 7/6) y salitre (color negro 5Y 2.5/1), compacto, con moluscos
fragmentados en la superficie. Como inclusiones presenta fragmentos de U.E. 6.15 y 6.56: Elemento
moluscos y carbón con arena fina. Posee un espesor de 0,57 m. Es de forma circular (0,26 x 0,33 m) de superficie irregular, compuesto por
80 81
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
arena de consistencia suelta y de granulometría fina, de color marrón olivo
(2.5Y 5/6). Presenta inclusiones de moluscos y material ictiológico en poca
cantidad. La siguiente unidad (0,56 m) es una acumulación de junco de color
marrón (7.5YR 4/4).
U.E. 6.16: Elemento
Es de forma semicircular (0,22 x 0,23 m) de superficie regular, con arena fina
y una piedra plana de color gris azulado (GLEY 2 5/10B) en cuyo alrededor
hay fragmentos de mate. Es de consistencia suelta, de granulometría fina, y
presenta al interior dos mates fragmentados y en mal estado de conservación.
U.E. 6.17: Elemento
Es de forma circular (0,20 x 0,23 m) de superficie irregular, de color marrón
olivo claro (2.5Y 5/3), con piedras angulosa chicas (03) mezcladas con
arcilla y junco. Es de consistencia suelta, compuesta por arena fina con
inclusiones de piedras termo fracturadas chicas (09), moluscos
fragmentados, un artefacto lítico de forma cilíndrica (0,10 m de largo x 0,15
m de circunferencia) y una acumulación de junco en mal estado de
conservación.
U.E. 6.18 y 6.46: Elemento
Se trata de una concentración de piedras angulosas y cantos rodados termo
fracturados chicos, depositados en una matriz de forma elipsoidal. La
Fig. 34. Dibujo de la estratigrafía del perfil Norte, Unidad 6.

superficie se encuentra compactada debido a la salinización y es de color


marrón (7.5YR 5/4). La siguiente unidad (46) está compuesta por arena fina
con cantos y piedras angulosas chicas.
U.E. 6.19: Elemento
De forma ovalada (0,55 x 0,40 m) con bordes irregulares. En la superficie se
observan moluscos fragmentados entremezclados con ceniza, fragmentos de
carbón y concreciones salitrosas.
U.E. 6.20: Muro este
Corresponde a un muro de contención de forma recta, con un perfil
ligeramente inclinado, de hiladas regulares y acabado regular. Está ubicado
hacia el lado oriental de la unidad. Mide 4,20 m de largo, 0,50 m de ancho y
0,32 m de alto y tiene una orientación de 10º NW. Fue construido con cantos
rodados (0,2 - 0,25 m) unidos con mortero de color marrón muy pálido
(10YR 7/4), compuesto de arcilla con inclusiones de grama salada. Este
muro no presenta enlucido y se encuentra asociado al Muro sur. El estado de
conservación es regular debido a las intrusiones modernas registradas en las
cuadrículas 10 - 15 y 25 (Fig. 36).

82 83
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 6.21: Muro sur U.E. 6.26: Elemento
Corresponde a un muro estructural con un perfil ligeramente recto, de Es de forma ovalada (0,46 x 0,20 m), con arena suelta de color marrón
hiladas regulares y acabado regular; ubicado hacia el lado Sur de la unidad. (7.5YR 4/4), y moluscos fragmentados en gran cantidad en la superficie. Las
Mide 4,42 m de largo, 0,40 m de ancho y 0,8 m de altura; además, presenta inclusiones están íntegramente representadas por moluscos enteros y
una orientación de 04º SW. Fue construido con piedras cortadas (0,2 - 0,25 fragmentados.
m) unidas con mortero de color marrón muy pálido (10YR 7/4), compuesto U.E. 6.27: Piso
de arcilla con inclusiones de grama salada. Este muro no presenta enlucido y
se encuentra asociado al muro este. El estado de conservación es regular De forma irregular, presenta una superficie granulosa y compacta de color
debido a las intrusiones modernas registradas en la cuadrícula 20. azul grisáceo muy oscuro (GLEY 2 3/1). Está compuesto por arcilla de
granulometría fina y sobre su superficie se han registrado las unidades
U.E. 6.22: Mate estratigráficas 6.17 y 6.26. Como inclusiones presenta materiales
Restos de un mate (Lagenaria siceraria) de forma ovalada (0,11 x 0,10 m). El malacológico e ictiológico en poca cantidad.
interior está compuesto por arena fina con gravilla de color marrón (10YR U.E. 6.28: Piso
4/3) y moluscos fragmentados, es de consistencia suelta con inclusiones de
moluscos enteros en poca cantidad. El mate se encontró fragmentado y en Presenta una superficie de forma irregular, compacta, de textura irregular, de
mal estado de conservación. color gris oscuro (5Y 4/2) con moluscos enteros y fragmentados incrustados
(Choromytilus chorus) y distribuidos irregularmente.
U.E. 6.23 y 6.58: Elemento
U.E. 6.29: Piso
Es de forma semicircular (0,22 x 0,18 m), en cuyo borde se distinguen restos
de junco, mientras la superficie se compone de arena de color marrón Presenta una superficie de forma irregular, compacta, de textura irregular, de
amarillento claro (2.5Y 6/3) rodeada por otra de color marrón muy oscuro color gris oscuro (5Y 4/2) con moluscos enteros y fragmentados incrustados
(10YR 2/2). Además, presenta una piedra chica termo fracturada de color (Choromytilus chorus) y distribuidos irregularmente .
rojo (10R 4/6). Es de consistencia suelta, de granulometría fina, con U.E. 6.30: Piso
inclusiones de rocas termo fracturadas de color rojo en poca cantidad y
fragmentos de moluscos. La siguiente unidad estratigráfica (58) presenta Presenta una superficie de forma irregular, compacta, de textura irregular, de
una superficie regular de color gris (2.5YR 5/1), de consistencia suelta, color gris oscuro (5Y 4/2) con moluscos enteros y fragmentados incrustados
compuesta por arena fina con piedras termo fracturadas chicas con (Choromytilus chorus) y distribuidos irregularmente
fragmentos de moluscos. Adheridos a la pared sur del hoyo registramos U.E. 6.31: Apisonado
restos de junco y un tronco de 0,12 m de largo x 0,02 m de diámetro, que
reposa sobre una valva de Mesodesma donacium. Presenta una superficie de forma irregular, semicompacta, y textura irregular
de color marrón grisáceo (2.5Y 5/2), con moluscos enteros y fragmentados
U.E. 6.24: Elemento incrustados (Choromytilus chorus) y distribuidos irregularmente.
Es de forma circular (0,14 x 0,16 m), posee una superficie irregular formada U.E. 6.32: Piso
por piedras angulosas chicas termo fracturadas de color gris muy oscuro
(7.5YR 5/8), en cuyo centro se define un tronco de color marrón fuerte Se presenta únicamente en la cuadrícula 5, y se trata de una superficie
(7.5YR 5/8). Estas piedras funcionan como un sostén para el poste. No fue discontinua y erosionada, semicompacta, de color marrón amarillento claro
excavado. (10YR 6/4), compuesta por arena fina con inclusiones de piedras pequeñas
angulosas y moluscos fragmentados.
U.E. 6.25: Elemento
U.E. 6.33: Elemento
Es de forma semicircular (0,14 x 0,13 m) y está compuesto por arena de color
marrón amarillento (10YR 6/8). Tiene una consistencia suelta con Se distribuye entre las cuadrículas 5 y 10; posee una superficie compacta de
inclusiones de material malacológico fragmentado y botánico en poca color negro (7.5YR 2.5/1), de granulometría fina. Como inclusiones
cantidad. presenta material malacológico y botánico diverso, además de piedras
84 85
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 6.41: Piso
pequeñas y medianas fragmentadas.
Se ubica dentro de las cuadrículas 9, 14 y 19. Es de forma irregular y la
U.E. 6.34: Fogón superficie es de color gris oscuro (5Y 4/2), con incrustaciones de moluscos
Ubicado en la cuadrícula 10 (no excavado) enteros y fragmentados, distribuidos heterogéneamente, habiéndolos
identificado como Choromytilus chorus. El interior está compuesto por una
U.E. 6.35: Lente arena granulosa suelta de color amarillo pálido (2.5YR 7/4) con las
Se ubica en la cuadrícula 4. Se trata de arena fina de consistencia granulosa, inclusiones mencionadas en la superficie.
de color gris olivo oscuro (5Y 3/2), que presenta material malacológico y U.E. 6.47: Arena
botánico en gran cantidad, como inclusiones.
Es de forma irregular, ubicada en las cuadrículas 3, 4 y 9, presenta una
U.E. 6.36: Fogón superficie homogénea de color marrón grisáceo (10YR 5/2). De consistencia
Se ubica en la cuadrícula 4, y es de superficie y textura irregular, de color gris suelta y textura fina, tiene inclusiones de material ictiológico en mayor
oscuro (5Y 4/1). Está compuesto de arena de consistencia compacta y cantidad y moluscos fragmentados. No presenta elementos asociados a su
granulosa, como producto de la salinización, por lo que se tuvo que excavar superficie.
en bloque. Contiene material malacológico con regular cantidad de material U.E. 6.48: Fogón
ictiológico y botánico.
Se ubica en la cuadrícula 9, es de forma semicircular (0,31 x 0,25 m), de
U.E. 6.37: Capa superficie irregular, de color gris oscuro (5Y 4/2), con algunos fragmentos de
La ubicamos en la cuadrícula 5 y parte de la 10, es de forma irregular y la moluscos y una piedra mediana angulosa. Es de consistencia compacta por
superficie presenta tres coloraciones: una gris muy oscura (7.5YR 3/1), otra efectos de la salinización. Al retirarlo observamos que el interior presenta
de color negro (7.5YR 2.5/1) y otra marrón amarillento claro (10YR 6/4). Es cuatro diferentes deposiciones disímiles por la coloración y el tipo de
de consistencia semi suelta, de granulometría semi fina, con inclusiones de elemento depositado: una superficie de ceniza de color gris (2.5Y 5/1), otra
material botánico y malacológico en poca cantidad, mezcladas con piedras compuesta por ceniza con fragmentos de carbón de color gris muy oscuro
angulosas pequeñas y medianas. (2.5Y 3/1), otra de arena de color marrón grisáceo claro (2.5Y 6/2) y la
última, una ceniza de color gris claro (5Y 7/1).
U.E. 6.38: Capa
U.E. 6.49: Elemento
Se ubica en las cuadrículas 4 y 9, y se compone de una superficie discontinua
de color gris oscuro (10YR 4/1). Se trata de arena fina de consistencia suelta, Ubicado en la cuadrícula 4, se compone principalmente de Mesodesma
con inclusiones de moluscos enteros y fragmentados en gran cantidad, con donacium, enteras y fragmentadas, y pocos Choromytilus chorus. Ocupa un
material botánico. área de 0,15 x 0,10 m.
U.E. 6.39 y 6.40: Elemento U.E. 6.50: Elemento
Se ubica entre las cuadrículas 20 y 25; presenta una superficie irregular de Concentración de semillas que se ubica en la cuadrícula 9. Esta acumulación
color marrón (10YR 5/3), compuesta por piedras angulosas y moluscos se encuentra cubierta parcialmente con arena fina de color marrón olivo
fragmentados. Es de consistencia semicompacta y granulosa, con claro (2.5Y 5/4). Es de consistencia suelta, con inclusiones de material
inclusiones principalmente de moluscos fragmentados y enteros, con poco malacológico e ictiológico en poca cantidad. Las semillas han sido
material botánico e ictiológico. La siguiente unidad estratigráfica (40) identificadas como de guayaba.
presenta una superficie compacta de color negro (2.5Y 2.5/1), y es de textura U.E. 6.51: Fogón
irregular por la presencia de piedras angulosas de tamaño mediano. Posee
inclusiones de material malacológico en gran cantidad. Se tomaron muestras Se ubica en la cuadrícula 13 y es de forma semicircular con una superficie
de material botánico para fechar, obteniéndose dos fechados de 3,764±65 irregular y compacta de color gris verdoso oscuro (GLEY 2 4/10EB). En la
A.P. y 3,909±67 A.P. superficie se observan moluscos fragmentados carbonizados, así como en
los alrededores. Compuesto principalmente de ceniza y arena de
86 87
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
granulometría fina, presenta inclusiones de moluscos y tillandsias oeste, además de presentar moluscos muy fragmentados con restos de
carbonizadas, con material ictiológico en poca cantidad. material botánico. La consistencia es suelta, de textura fina, de color marrón
U.E. 6.52: Mate grisáceo claro (2.5Y 6/2) con inclusiones de material malacológico
(principalmente Mesodesma donacium) e ictiológico en mayor cantidad,
Se ubica en la cuadrícula 8. Son los restos de un mate (Lagenaria siceraria) de distribuidos homogéneamente en toda la U.E., además de material botánico
forma ovalada (0,22 x 0,17 m) con un grosor de 0,02 m. La superficie está (como semillas de algodón y guayaba). De esta U.E. se tomaron dos
compuesta de arena con arcilla de color amarillo olivo (2.5Y 6/6) de muestras de material botánico que fueron fechadas en 3,769±58 A.P. y
granulometría fina. El mate presenta en su interior ceniza de color negro 3,750±58 A.P.
(7.5Y 2.5/1) y fragmentos de moluscos en poca cantidad. Después de la
excavación, se pudo ver que el mate se encuentra depositado sobre un nivel U.E. 6.60: Elemento
de arcilla de color amarillo (10YR 7/6). Se ubica entre las cuadrículas 1 y 2 / 6 y 7. De forma irregular, presenta una
U.E. 6.53 y 6. 59: Fogón superficie homogénea de color gris olivo (5Y 5/2). Tiene una consistencia
suelta y textura fina, con inclusiones de moluscos fragmentados y piedras
Se ubica entre las cuadrículas 7 y 8, es de forma irregular con elevaciones medianas termo fracturadas hacia el centro.
salitrosas de color negro (5Y 2.5/1) en la superficie. Su consistencia es de
arena con ceniza semicompacta, de textura fina, con inclusiones de moluscos U.E. 6.61: Compactación de sal
fragmentados y poco material botánico. Inmediatamente debajo de este Se ubica en la cuadrícula 1. De forma irregular, presenta una superficie
identificamos un segundo fogón, registrando con la U.E. 59, la cual se homogénea y compacta de color gris oscuro (7.5YR 4/1). El interior presenta
describe de forma irregular con una superficie semicompacta y de textura una textura granulosa, y está mezclada con arena y ceniza, además de sal
semifina, de color azul grisáceo (GLEY 2 5/1.5PB). Su contenido es de arena compacta. Lo macizo de la unidad estratigráfica determinó su excavación en
con ceniza, con inclusiones de moluscos fragmentados y carbonizados, con bloque.
regular material botánico carbonizado. U.E. 6.62: Fogón
U.E. 6.54: Fogón Se ubica en la cuadrícula 1. De forma elipsoidal (0,25 x 0,14 m), presenta una
Ubicado al sur de la cuadrícula 7. Presenta una forma semicircular (0,28 x superficie irregular de color negro (7.5YR 2.5/1), formada por restos de
0,26 m). Posee un borde compacto serpenteante. La superficie es de color tillandsias, moluscos carbonizados y piedras chicas termo fracturadas. Está
negro (7.5YR 2.5/1) y se observan fragmentos de moluscos. El interior está compuesto por arena con ceniza de consistencia semicompacta y de textura
compuesto por ceniza semicompacta de granulometría fina, con inclusiones fina, con inclusiones de material botánico, ictiológico y malacológico
de moluscos fragmentados y material botánico e ictiológico en poca carbonizados.
cantidad. U.E. 6.63: Piso
U.E. 6.55: Hoyo Se ubica en las cuadrículas 7, 8, 12, 13 y 18. Presenta una superficie irregular
Se ubica al noroeste de la cuadrícula 1, es de forma circular (0,30 x 0,28 m). de color gris oscuro (2.5Y 4/1), posee moluscos fragmentados y hoyos
Presenta una superficie arenosa de color marrón olivo claro (2.5Y 5/4). registrados como las unidades estratigráficas 6.51, 6.52, 6.53, 6.54 y 6.59.
También se observan piedras pequeñas termo fracturadas, así como Está compuesto de arena con arcilla, de consistencia semicompacta y textura
moluscos fragmentados distribuidos homogéneamente en la superficie. Su media, con inclusiones de moluscos enteros y fragmentados en mayor
consistencia es suelta, su textura es fina, con inclusiones de moluscos cantidad, distribuidos homogéneamente, además de material botánico e
fragmentados en mayor cantidad, con material botánico e ictiológico en ictiológico.
menor cantidad. U.E. 6.64: Capa
U.E. 6.57 Arena Se ubica en las cuadrículas 2, 3, 4 / 7, 8, 9. Presenta una superficie
Se ubica al Noreste de la unidad, entre las cuadrículas 4, 5 y 9. Corresponde a homogénea de color azul grisáceo muy oscuro (GLEY 2 5/1 5PB) donde se
un relleno de arena fina, con una superficie con pendiente descendente al observan abundante material malacológico, entero y fragmentado, con

88 89
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
material botánico e ictiológico, en regular cantidad, con algunas piedras superficie de color azul grisáceo muy oscuro (GLEY 2 3/5PB) con
pequeñas y medianas. Está compuesta de arena con ceniza de consistencia abundante material botánico, restos de ceniza, regular cantidad de moluscos
semi suelta, de textura fina, las inclusiones son las mencionadas fragmentados y pequeñas piedras termo fracturadas. Está compuesto por
anteriormente. arena con ceniza semicompacta, de textura fina con las inclusiones
U.E. 6.65: Capa mencionadas anteriormente.

Se ubica en las cuadrículas 2, 3, 4 / 7, 8, 9. Presenta una superficie de forma U.E. 6.71: Elemento
irregular de color marrón grisáceo claro (2.5Y 6/2) y marrón grisáceo (2.5Y Se ubica en la cuadrícula 8. Se encuentra dentro de un área circular (0,26 x
5/2). Se compone de arena suelta, de textura fina, con moluscos 0,33 m), presenta un cubrimiento de arena fina suelta, las inclusiones
fragmentados en mayor cantidad y material ictiológico. consisten en fragmentos de soguillas de junco.
U.E. 6.66: Elemento U.E. 6.72: Mate
Se ubica en las cuadrículas 7 – 8 / 12 – 13. De forma semicircular, presenta Se ubica en la parte norte de la cuadrícula 7 (0,40 x 0,30 m). Se compone de
una superficie compacta, con tonalidades gris oscuro (2.5Y 4/1) y gris (5Y un mate (Lagenaria siceraria) fragmentado, depositado sobre una
6/1). Posee diferentes depresiones registradas como las U.E. 6.67, 6.68 y acumulación de junco, en cuyo interior se han registrado 3 piedras angulosas
6.69, además de moluscos fragmentados. Está compuesta por arena y ceniza pequeñas, además de contener arena fina de color marrón muy claro (10YR
semicompacta, de textura fina, con las inclusiones mencionadas 7/4) con escaso material malacológico fragmentado.
anteriormente. U.E. 6.73: Piso
U.E. 6.67 y 6.69: Fogón Ha sido ubicado en las cuadrículas 7 y 12 y parte de las cuadrículas 13, 14 y
Se ubican en las cuadrículas 8 y 13. De forma semicircular (0.62 x 0.65 m) 18. Presenta una superficie compacta de color gris muy oscuro (5Y 3/1)
presenta en la superficie 2 tipos de coloraciones: la primera, marrón rojizo donde se observa regular material malacológico fragmentado,
claro (2.5YR 7/3) en el borde y la segunda de color gris (5Y 6/1) en la parte especialmente Choromytilus chorus. Compuesto por arena con ceniza, el
interna. Está compuesta por un tipo de arena arcillosa, de consistencia interior se compone de arcilla de color amarillo claro (2.5Y 8/4).
semicompacta, con una textura granulosa y poco material malacológico. U.E. 6.74: Ceniza
Además, tiene un bloque compacto de arcilla salinizada de color gris claro
(5Y 7/1) de 0,15 x 0,10 x 0,035 m de espesor. La siguiente U.E. (6.69) Se ubica en las cuadrículas 6, 7, 8 / 12, 13, 17. Posee una superficie de color
colinda con esta y presenta una forma circular (0,42 x 0,57 m). Posee una negro (7.5YR 2.5/1). Consiste en arena con ceniza semicompacta, de textura
superficie semicompacta con 2 tonalidades: la primera, marrón muy claro fina, con inclusiones de moluscos fragmentados y enteros carbonizados.
(10YR 7/4) en el borde; la segunda, gris oscuro (2.5YR 4/1) hacia el interior. U.E. 6.75: Piso
Está compuesto por un tipo de arena arcillosa, con un nivel de ceniza con
fragmentos de carbón en mayor cantidad, con pocos fragmentos de moluscos Se ubica en la parte central de la unidad. Posee una superficie irregular con
y material ictiológico. algunas fisuras de color marrón grisáceo oscuro (2,5Y 4/2), además de 2
hoyos registrados con las U.E. 6.77 y 6.78, e incrustaciones de valvas de
U.E. 6.68: Fogón moluscos (Choromytilus chorus), similar a los pisos excavados
Se ubica en las cuadrículas 8 y 13. De forma semicircular (0,24 x 0,32 m). anteriormente. Está compuesto por arena arcillosa semicompacta, de textura
Posee una superficie de color gris muy oscuro (2.5Y 3/1), observándose granulosa. Aparte de las inclusiones mencionadas, presenta material
restos de quema mezclados con pajilla y fragmentos de moluscos ictiológico y botánico en poca cantidad.
carbonizados. Está compuesto por ceniza de consistencia suelta, de textura U.E. 6.76: Capa
fina con inclusiones de moluscos enteros y fragmentados, algunos
carbonizados, además de material ictiológico y botánico en poca cantidad Se ubica en las cuadrículas 13, 14 / 18, 19. Presenta forma irregular, su
superficie es homogénea, de color marrón olivo claro (2.5Y 5/3). Está
U.E. 6.70: Fogón conformada por arena suelta de textura fina, con inclusiones de moluscos
Se ubica en la cuadrícula 3. De forma ovalada (0,59 x 0,40 m). Presenta una fragmentados, material ictiológico y poco material botánico.
90 91
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 6.77: Elemento
U.E. 6.82: Hoyo
Se ubica en la cuadrícula 11. De forma circular (0,10 x 0,10 m), presenta una
Se ubica en la cuadrícula 21. De forma circular (0,12 x 0,11 m), presenta una
superficie de color marrón grisáceo (2.5Y 5/2). Está compuesto por arena
superficie homogénea compuesta de arena suelta, de textura fina, de color
suelta, de textura semi fina, con inclusiones de material botánico, ictiológico
gris (10YR 5/1). Como inclusiones posee material malacológico e
y moluscos fragmentados en poca cantidad.
ictiológico en poca cantidad, y regular material botánico.
U.E. 6.78: Hoyo
U.E. 6.83: Elemento
Ubicado en la cuadrícula 11. De forma circular (8 cm de diámetro). Posee
Se ubica en la cuadrícula 16 dentro de un área de 0,17 x 0,18 m. Se trata de
una superficie de arena de color marrón olivo (2.5Y – 4/3), con reborde de
una acumulación de moluscos enteros y fragmentados con junco, cubiertos
pajilla. Presenta una consistencia suelta, con inclusiones de fragmentos,
parcialmente con arena de textura fina, suelta, de color gris oscuro (5Y 4/1).
moluscos y mate.
Además, presenta material ictiológico en menor cantidad.
U.E. 6.79: Piso
U.E. 6.84: Fogón
Ubicado en gran parte de la unidad. La superficie presenta su parte más
Se ubica entre las cuadrículas 16 y 17. Presenta forma ovalada (0,40 x 0,30
elevada en la cuadrícula 4, con una pendiente en dirección Este - Oeste,
m), su superficie se compone de arena con ceniza, de color gris muy oscuro
además, presenta hoyos registrados como las U.E. 6.80, 6.81, 6.82, 6.83,
(2.5Y 3/1). Tiene moluscos carbonizados fragmentados en mayor cantidad,
6.84, 6.85, 6.86, 6.87, 6.88, 6.89 y 6.90. Se han identificado acumulaciones
mezclados con restos de junco. Es de consistencia suelta y de textura fina.
de moluscos hacia los muros, en las cuadrículas 14, 19, 21 y 22. También,
Posee, además de las inclusiones ya señaladas, restos de carbón en poca
textiles entrelazados con moluscos en las cuadrículas 7 y 8, y un artefacto
cantidad.
lítico en la cuadrícula 16. La superficie presenta varias coloraciones por
problemas de conservación, que van desde el marrón amarillento claro (2.5Y U.E. 6.85: Textil
6/3) en el lado Sur - Oeste, hasta el gris oscuro (2.5Y 3/1), tornándose gris en Se ubica en la cuadrícula 7. Se compone de un textil entrelazado quemado
la parte (7.5YR 5/1) Norte. Está compuesto de arena arcillosa (color gris olivo 5YR 5/2) en un área de 0,15 x 0,12 m, el cual se encuentra
semicompacta, de textura granulosa, con inclusiones de moluscos enteros y cubierto parcialmente con arena de color negro azulado (GLEY 2 5/1 5PB).
fragmentados en mayor cantidad y material ictiológico. Esta arena es de consistencia suelta y de textura fina, con material
U.E. 6.80: Hoyo malacológico fragmentado e ictiológico en poca cantidad, y material
botánico en mayor cantidad, principalmente tillandsias quemadas.
Se ubica entre las cuadrículas 23 y 24. De forma ovalada, presenta una
superficie semicompacta de color negro azulado (GLEY 2 2.5/1 5PB). U.E. 6.86: Fogón
Contiene arena fina con restos de ceniza, con inclusiones de material Se ubica en la cuadrícula 7. Es de forma semicircular (0,35 x 0,28 m), posee
botánico, fragmentos carbonizados de moluscos y material ictiológico. una superficie de arcilla con ceniza, compacta, de color amarillo pálido
Además, hemos identificado otra deposición caracterizada por presentar una (2.5Y 7/3); presenta fragmentos de moluscos carbonizados. El interior de
superficie semicompacta homogénea de color marrón grisáceo oscuro este elemento es de consistencia semicompacta y de textura fina, compuesto
(10YR 4/2). De textura semi fina, esta deposición contiene arena mezclada por las inclusiones mencionadas anteriormente.
principalmente con junco, moluscos enteros y fragmentados, huesos de aves
y otro material óseo no identificado. Por otro lado, identificamos una nueva U.E. 6.87: Hoyo
superficie formada por un mate con material botánico en regular cantidad. Ubicado en la cuadrícula 8. Es de forma circular (8 cm de diámetro). La
Contiene, además, arena granulosa de color gris olivo oscuro (5Y 3/2). superficie es de ceniza, de color negro (2.5Y 2.5/1), de consistencia suelta y
U.E. 6.81: Hoyo de textura fina. Compuesto principalmente por tillandsias carbonizadas y
poco material malacológico.
Se ubica en la cuadrícula 21. De forma circular, presenta una superficie de
color negro (7.5YR 2.5/1), con piedras chicas termo fracturadas, además de U.E. 6.88: Textil
moluscos fragmentados. Se compone de arena con ceniza, de consistencia Se ubica en la cuadrícula 8. Se compone de fragmentos de textil torzal
suelta y textura fina, con las inclusiones mencionadas anteriormente.
92 93
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
carbonizados, de color negro azulado (GLEY 2 5/1 5PB), con algunos tonos U.E. 6.94: Capa
de gris azulado (GLEY 2 7/1 5B), bordeado con restos de tillandsias, además Se ubica en casi toda la unidad de excavación (aproximadamente en un
de material malacológico fragmentado y material ictiológico en mayor 80%). Presenta una forma irregular, y está compuesta principalmente de
cantidad. arena fina, de consistencia suelta, de color gris olivo (5Y 4/2). Tiene
U.E. 6.89: Ceniza inclusiones de vértebras de pescado así como fragmentos y valvas de
Se ubica en la cuadrícula 8. Presenta una forma irregular (0,28 x 0,12 m) y moluscos, que se encuentran dispersos.
una superficie de ceniza de color gris muy oscuro (2.5Y 3/1), con moluscos U.E. 6.95: Capa
fragmentados carbonizados. Es de consistencia compacta, de textura media, Se ubica en las cuadrículas 15, 19, 20 y 24. Es de superficie irregular,
con inclusiones de material ictiológico en menor cantidad, y botánico. compuesta por arena de color amarillo pálido (2.5Y 3/1), bordeada por
U.E. 6.90: Hoyo algunas rocas termo fracturadas medianas en la esquina sur. Además, en
Se ubica en la cuadrícula 7. De forma circular (0,09 m de diámetro), la superficie tiene una zona de ceniza compacta con material malacológico
superficie es de arena suelta, de textura fina, color gris oscuro (5Y 4/1), (Mesodesma donacium). Es de consistencia suelta, de textura fina, con
bordeada por bloques de arcilla de color amarillo pálido (2.5Y 8/2). Presenta inclusiones de material ictiológico en mayor cantidad, además de lo
inclusiones de material malacológico fragmentado en poca cantidad, además señalado anteriormente.
de material botánico identificado como junco, depositados de manera U.E. 6.96: Elemento
vertical. Se ubica entre las cuadrículas 7 y 12. Compuesto por bloques de arcilla de
U.E. 6.91: Piso consistencia compacta y de textura gruesa, posee una superficie irregular de
Se encuentra presente en casi toda la unidad. Posee una superficie de color color amarillo pálido (5Y 8/2), además de moluscos fragmentados y restos
amarillo pálido (2.5Y 7/3), semicompacta, de textura fina, con de grama salada.
incrustaciones de moluscos enteros identificados como Aulacomya ater, y U.E. 6.97: Apisonado
Perumytilus purpuratus; además de registrar hoyos con las unidades Se ubica en la parte nor-este de la unidad, posee una superficie homogénea
estratigráficas 6.92 y 6.93. Está compuesto de arena arcillosa con de consistencia semisuelta y de color gris (2.5Y 6/1), con fragmentos de
inclusiones de material ictiológico en poca cantidad, y moluscos moluscos dispersos y piedras pequeñas termo fracturadas. Es de textura fina,
fragmentados. con material ictiológico y malacológico como inclusiones.
U.E. 6.92: Hoyo U.E. 6.98: Ceniza
Se ubica en la cuadrícula 9. Es de forma circular (0,13 m de diámetro), con Se ubica en casi toda la unidad de excavación. Presenta una superficie de
una superficie de arena de color marrón claro (7.5YR 4/3) y valvas de contornos irregulares. Es de color gris muy oscuro (10YR 3/1), con hoyos
moluscos identificados como Aulacomya ater. Es de consistencia suelta, de registrados con las U.E. 6.109, 6.110, 6.111, 6.112 y 6.113. De consistencia
textura fina, con inclusiones de material ictiológico en poca cantidad. semicompacta y textura fina, tiene inclusiones de material ictiológico y
U.E. 6.93: Hoyo malacológico en poca cantidad.
Se ubica entre las cuadrículas 11 y 12. Es de forma circular (0,17 m de U.E. 6.99: Apisonado
diámetro), con una superficie de marrón grisáceo oscuro (2.5Y 3/2) donde se Se ubica en las cuadrículas 2, 3, 4, 7, 8 y 9. Posee una superficie de contornos
observan moluscos fragmentados (Mesodesma donacium), fragmentos de irregulares. De color gris oscuro (2.5Y 4/1), es de consistencia
junco y lascas de piedra. Es de consistencia suelta, de textura fina, con semicompacta, textura fina y está compuesto principalmente por ceniza con
inclusiones de fibras de junco, moluscos, fragmentos de madera, así como inclusiones de fragmentos de moluscos carbonizados en mayor cantidad, y
una valva de Mesodesma en cuyo interior se hallaron restos de cabello escaso material botánico e ictiológico.
humano.

94 95
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
U.E. 6.100: Piso presenta material ictiológico en mayor cantidad y moluscos carbonizados
Se ubica en la parte sur de la unidad, en las cuadrículas 17 a 25, de manera con material botánico.
regular y continua. Presenta una superficie de color marrón grisáceo oscuro U.E. 6.102: Piso
(2.5Y 4/2). Se compone de arcilla de color marrón amarillento claro (2.5Y No excavado.
6/4) mezclada con arena de consistencia semicompacta y de textura semi
gruesa. Como inclusiones, presenta moluscos enteros que se observan desde U.E. 6.103: Capa
la superficie y material ictiológico y botánico en poca cantidad. Se ubica al lado nor-este de la unidad adyacente al muro registrado con la
U.E. 6.101: Piso U.E. 6.20 compuesta de arena distribuida irregularmente de color marrón
grisáceo oscuro (10YR 4/2), su textura es fina de consistencia suelta con
Se ubica en el lado este de la unidad. Es de forma irregular, con una superficie moluscos y algunos cantos rodados pequeños en superficie, como
erosionada de color gris (2.5Y – 6/1). Se compone de arcilla con ceniza, de inclusiones presenta además de lo señalado material ictiológico y botánico
textura fina y consistencia semicompacta, con incrustaciones de moluscos en regular cantidad.
(Mesodesma donacium y Argopecten purpuratus). Como inclusiones,
U.E. 6.104: Fogón
Se ubica en la cuadrícula 9 de la unidad. Es un elemento de forma circular
con una superficie irregular de color gris olivo (5Y 4/2). Se observan
moluscos enteros y fragmentados, carbonizados, y restos de carbón con
junco, dispersos y en poca cantidad. Es de consistencia suelta, compuesto
por los materiales señalados, además de material ictiológico y botánico
disperso en poca cantidad. Estaría asociado con la superficie de la U.E. 6.97.
De este fogón se tomaron muestras de material botánico para fechado,
obteniéndose dos fechas: 3,769±59 A.P. y 3,737±38 A.P.
U.E. 6.105: Hoyo
Se ubica en la cuadrícula 9 de la unidad. Es de forma circular (14 cm de
diámetro) con una superficie de color marrón grisáceo muy oscuro (2.5Y
3/2), donde se observan fragmentos de moluscos. Está compuesto por arena
de consistencia suelta y de textura fina, con inclusiones de piedras medianas
y termo fracturadas, siendo una de estas un artefacto. Además, se registró
material malacológico e ictiológico en poca cantidad. Estaría asociado con la
superficie de la U.E. 6.97.
U.E. 6.106: Hoyo
Se ubica en la cuadrícula 8. Es forma circular (12 cm de diámetro), con una
superficie irregular de color gris olivo (5Y 4/2). Compuesto por arena de
textura fina y de consistencia suelta, con inclusiones de piedras chicas termo
fracturadas en la superficie, y material ictiológico y moluscos fragmentados
en poca cantidad hacia el interior. Estaría asociado con la superficie de la
U.E. 6.97.
U.E. 6.107: Hoyo
Se ubica en la parte sureste de la cuadrícula 3. Es de forma semi circular (15 x
Fig. 35. Dibujo de planta de la Unidad 6 al concluir los trabajos.
96 97
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
20 cm). Está compuesto por arena de color marrón olivo claro (2.5Y – 5/3) de
textura fina y consistencia suelta. Presenta como inclusiones, moluscos
(principalmente Mesodesma donacium) fragmentados y material ictiológico
en poca cantidad. Estaría asociado con la superficie de la U.E. 6.97.
U.E. 6.108: Elemento
Se ubica en la cuadrícula 9. Consiste en pequeños fragmentos de arcilla de
color amarillo pálido (2.5Y – 7/4) que se presentan como gránulos gruesos y
de consistencia suelta; además, se encuentran mezclados con arena fina de
color marrón olivo (2.5Y – 4/3). Se asocia con el paramento Este de la U.E.
20.
U.E. 6.109: Hoyo
Se ubica en la cuadrícula 12 de la unidad. Es de forma circular (29 cm de
diámetro). Presenta una superficie de color gris olivo (5Y 4/2), observándose
algunos fragmentos de moluscos. Está compuesto por arena semicompacta,
de textura fina, con inclusiones de material ictiológico y botánico en regular
cantidad. Estaría asociado con la superficie de la U.E. 6.98.
U.E. 6.110: Hoyo
Se ubica en la cuadrícula 8. Es de forma circular (22 cm de diámetro) con una
superficie de color marrón grisáceo oscuro (2.5Y 4/2) observándose

Fig. 36. Plataforma de piedra descubierta en la Unidad 6.


concreciones pequeñas de arena y moluscos fragmentados. Está compuesto
de arena suelta de textura fina, con inclusiones de material ictiológico en
mayor cantidad, además de lo señalado anteriormente. Estaría asociado con
la superficie de la U.E. 6.98.
U.E. 6.111: Hoyo
Se ubica en la cuadrícula 13. Es de forma semicircular (15 cm de diámetro),
de contornos irregulares con una superficie de color marrón grisáceo muy
oscuro (2.5Y 3/2). Tiene fragmentos de moluscos y de material ictiológico en
la superficie. Se compone principalmente de arena con ceniza y fragmentos
de carbón de textura fina y de consistencia semicompacta. Estaría asociado
con la superficie de la U.E. 6.98.
U.E. 6.112: Hoyo
Se ubica entre las cuadrículas 18 y 19. Es de forma semicircular (22 x 31 cm),
con una superficie de color marrón grisáceo muy oscuro (2.5Y 3/2), donde se
observan varios fragmentos óseos identificados como epífisis de huesos
largos, además de un canto rodado y fragmentos de moluscos. Está
compuesto de arena suelta, de textura fina, con algunos grumos de arcilla de
color marrón amarillento claro (10YR 6/4) y concreciones de arena con
salitre Las inclusiones, además de las señaladas, se componen de material

98 99
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
botánico y dos piedras medianas. Estaría asociado con la superficie de la
U.E. 6.98.
U.E. 6.113: Hoyo
Se ubica entre las cuadrículas 12 y 17. Es de forma circular (14 cm de
diámetro), con una superficie de color gris oscuro (5Y 3/2). Compuesto de
arena con ceniza de consistencia suelta y de textura fina, con inclusiones de
moluscos fragmentados carbonizados y restos de junco.
Interpretaciones:
La Unidad 6 muestra una ocupación recurrente del área excavada. Se
observa una serie de superposiciones de pisos de arcilla intercalados con
capas de ceniza y restos orgánicos. Asociados con los pisos encontramos
fogones, desechos de consumo y agujeros de postes de probables estructuras,

Fig. 37. Dibujo del muro Oeste de la plataforma de la Unidad 6, una vez excavado.
vinculadas con actividades domésticas. Además, una arquitectura construida
con cantos rodados (Fig. 36). Lo que originalmente parecía un muro resultó
ser una plataforma de baja altura, ubicada en la parte central de la unidad
(Fig. 37). Lamentablemente está muy alterada por las reocupaciones
posteriores y la ocupación moderna. Estratigráficamente esta plataforma no
corresponde a la última ocupación de la unidad. Sobre ella se encontraron
remanentes de un piso de arcilla y, asociado con este, dos fogones de forma
circular revestidos de arcilla. Por encima del piso se levantó una segunda
plataforma, la cual fue posteriormente sellada con un relleno de ceniza donde
se colocaron dos ofrendas humanas, correspondientes a un individuo
decapitado y un cráneo con las primeras vértebras cervicales (Fig. 38). Al
estar muy cerca de la superficie —donde se llegaron a definir las bases de una
casa de estera— su estado de conservación es muy malo, y los restos se
encontraron muy fragmentados. Un análisis preliminar de estos restos óseos
determinó que corresponden a individuos diferentes. Asociado con los restos
del cuello humano se encontró un dije de Spondylus sp. y cinco cuentas, las
que formaron parte de un collar (Fig. 39). Otro importante hallazgo realizado
durante los trabajos de excavación fue el de una lasca de obsidiana
procedente de la U.E. 6 (Fig. 40).

Unidad 09:
Unidad de 2 x 2 m, orientada al norte, que se encuentra ubicada en el sector
central del sitio, sobre un terreno plano donde se alternan algunos
afloramientos de cenizales y concentraciones de moluscos fragmentados.
Como en la unidad anterior, se observa la presencia de piedras pequeñas y
grandes en toda el área. Como el resto de este sector, en la actualidad presenta
un alto tránsito de personas y animales, aunque no se perciben mayores
intrusiones en el terreno. El objetivo de esta unidad fue definir las
100 101
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
características del sitio arqueológico en su parte central y la naturaleza de las
concentraciones de moluscos y ceniza, como probables indicadores de
actividades domésticas. La unidad de 2 x 2 metros fue subdividida en
cuadrículas de 1 metro cuadrado, las que fueron numeradas del 1 al 4. A
medida que avanzaban los trabajos se decidió excavar únicamente la

b. Restos fragmentados del cuerpo, próximo a la cabeza, sobre plataforma. Esta asociado a piedras
cuadrícula 4 (1 x 1 m), la cual se excavó hasta el estéril.
Coordenadas UTM:
Esquina NW: 8 761 901 N / 217 600 E
Esquina NE: 8 761 901 N / 217 602 E
Esquina SW: 8 761 898 N / 217 600 E
Esquina SE: 8 761 898 N / 217 602 E
Relación de Unidades Estratigráficas Registradas:
U.E. 9.01: Superficie
Capa suelta compuesta por arena y piedras pequeñas de color gris oscuro

Fig. 38 a. Restos fragmentados de la cabeza sobre plataforma. Unidad 6.


(2.5Y 4/1). Se observan abundantes restos malacológicos fragmentados y
blanquecinos y trozos de junco moderno.
U.E. 9.02: Capa
Capa compuesta por arena de granos finos y ceniza, es de textura semi
irregular y semi compacta. Es de color gris oscuro (2.5Y 3/1). Esta capa se
encuentra al sur de la unidad y en el lado noroeste de la misma. Observamos
que contiene fragmentos muy pequeños de conchas de moluscos, algunas de
las cuales presentan huellas de quema: También se observan algunas piedras
termofracturadas y un mate. Unidad 6. medianas, de las cuales una está termo fracturada.
U.E. 9.03: Capa
Se le ubica al norte de la unidad, en las cuadrículas 1 y 2. Corresponde a una
capa semi compacta de textura irregular, compuesta por arena fina y piedras
pequeñas. Es de color marrón olivo (2.5Y 4/3). Esta capa contiene
fragmentos de moluscos, muy pequeños.
U.E. 9.04: Elemento
Corresponde a una cista ubicada en la cuadrícula 4 de la unidad. Tiene un
diámetro de 30 cm y contiene arena fina suelta y piedras pequeñas, es de
color gris (2.5Y 5/1) Se observan algunos restos de material cultural,
destacan los restos de moluscos.
U.E. 9.05: Elemento
Se ubica en el centro de la unidad, en las unidades 1, 2, 3 y 4. Se trata de una

102 103
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
cista con arena fina semi compacta y piedras medianas y grandes, algunas de
las cuales presentan huellas de quema y termo fractura. Es de color gris (2.5Y
6/1). En la superficie de la cista se encontró una concentración de valvas de
moluscos enteros y fragmentados; también, restos de material botánico muy
fragmentado.
U.E. 9.06: Hoyo
Corresponde a un posible hoyo de poste, relleno de arena fina suelta con
piedras muy pequeñas. En su superficie se observan algunos restos muy
fragmentados de material botánico y malacológico. Es de color marrón olivo
oscuro (2.5Y 3/3). Se ubica en el lado este de la unidad.
U.E. 9.07: Capa
Se ubica en la cuadrícula 1 de la unidad. Corresponde a una capa compuesta
de arena fina suelta con piedras muy pequeñas. Es de color marrón grisáceo
muy oscuro. Se observan restos fragmentados de material botánico,
malacológico e ictiológico, muchos de los cuales presentan huellas de
Fig.39. Hallazgo de dije y cuentas (chaquiras) de Spondylus sp. asociado a cabeza
quema.
sobre plataforma, Unidad 6. U.E. 9.08: Capa
Es una capa compuesta por arena fina y abundantes restos ceniza y carbón
sueltos, presenta una textura semi regular y es de color negro (5Y 2.5/1).
Contiene abundantes restos malacológicos muy fragmentados y quemados,
así como material botánico en mal estado de conservación. Se ubica en la
esquina noreste (cuadrícula 2) de la unidad.
U.E. 9.09: Lente
Ubicado en la cuadrícula 3 de la unidad, corresponde a un lente de forma
irregular conformado de arena suelta de granos pequeños, de color marrón
olivo claro (2.5Y 5/3). Se encuentra poco material cultural, consistente
principalmente de restos muy fragmentados de valvas de moluscos,
vegetales y peces.
U.E. 9.10: Capa
Se extiende por el lado nor central de la unidad, como una franja que
atraviesa las cuadrículas 1 y 2. Corresponde a un estrato arenoso de color
marrón grisáceo oscuro (2.5Y 3/2), de textura semi regular y suelta. Contiene
varias piedras termo fracturadas, material malacológico con una mayor
proporción de valvas enteras, restos óseos de peces y vegetales.
U.E. 9.11: Capa
Es una capa compuesta por arena y ceniza de color gris oscuro (5Y 4/1); es de
Fig. 40. Lasca de obsidiana recuperada de las excavaciones de la Unidad 6.
textura semi regular, también presenta un poco de grava y abundantes
fragmentos pequeños de valvas de moluscos quemados. La abundante
104 105
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
ceniza da el color ceniciento al estrato. Asimismo se observan abundantes de la U.E. 9.15 se encuentra adosada sobre la superficie de esta U.E.
piedras pequeñas y medianas termo fracturadas, pequeños carbones y U.E. 9.17: Capa
abundantes restos ictiológicos. La capa se extiende de forma discontinua por
toda la unidad. Se encuentra en el extremo norte de la unidad y se extiende por las
cuadrículas 1 y 2. Corresponde a una capa de arena suelta, de color marrón
U.E. 9.12: Capa grisáceo oscuro (10YR 4/2). Contiene abundante material botánico, aunque
Capa que se ubica en la esquina suroeste y se extiende por las cuadrículas 1, 3 muy fragmentado. En menor proporción se observan restos de moluscos
y 4, con bordes regulares. Es un estrato semi compacto y en algunos sectores fragmentados.
compacto por el salitre. Presenta una superficie irregular, donde se observan U.E. 9.18: Capa
piedras medianas con huellas de quema. El material cultural observado está
principalmente compuesto por Mesodesma donacium sin huellas de quema. Capa que se extiende por las cuadrículas 3 y 4 de la unidad. Se trata de un
La capa no tiene un color homogéneo, sin embargo predomina el marrón estrato semi compacto de arena y limo, con abundantes restos de ceniza, de
grisáceo (2.5Y 5/2). color gris muy oscuro (2.5Y 3/1). Se observan abundantes restos de
moluscos fragmentados, muchos de ellos con huellas de quema o
U.E. 9.13: Capa carbonizados, así como restos muy fragmentados de vegetales y huesos de
Es una capa muy compacta, de color gris oscuro (2.5Y 4/1), compuesta por pescado. Es un estrato de superficie irregular que presenta una ligera
arena, limo y ceniza. Se observa regular cantidad de piedras angulosas y pendiente de sur a norte. En su superficie se observan tres depresiones
algunos cantos rodados de tamaño pequeño y mediano, con huellas de circulares que parecen ser huecos de poste, aunque dos de ellas no son muy
quema. También se encontraron abundantes restos de moluscos en los que profundas.
predominan las machas enteras. Se ubica en la esquina suroeste de la unidad, U.E. 9.19: Elemento
extendiéndose por las cuadrículas 1, 3 y 4.
Se ubica en el centro de la unidad, intruyendo la U.E. 9.18. Corresponde a un
U.E. 9.14: Capa agujero de 20 cm de diámetro, de forma casi circular, que contiene arena y
Ubicada en las cuadrículas 1, 2 y 4 de la unidad. Corresponde a una capa ceniza de color marrón grisáceo oscuro (10YR 4/2). Al retirar la superficie de
compuesta por arena de grano fino, suelta, de color marrón amarillento claro arena y ceniza se encontró un textil, en muy mal estado de conservación, que
(2.5Y 6/3). Se observan restos muy fragmentados de material botánico, envolvía una serie de palitos de forma rectangular, también en muy mal
principalmente grama salada y moluscos enteros y fragmentados. Las estado de conservación debido a las sales.
muestras de material botánico de esta U.E. dieron dos fechados: 3,684±58 U.E. 9.20: Capa
A.P. y 3,710±59 A.P.
En la esquina noroeste de la unidad la capa se extiende por el lado norte de la
U.E. 9.15: Capa cuadrícula 1. Es una capa semi suelta de arena de color marrón oscuro
Se trata de una capa compacta compuesta de arena y ceniza de color gris grisáceo (2.5Y 4/2) que presenta abundante material botánico, destacando el
claro (5Y 7/1), que ocupa un 75% de la unidad. Es de superficie irregular con junco. También se observa material orgánico quemado (carbón) y escasos
abundantes restos malacológicos, algunos con huellas de quema, tanto fragmentos de moluscos.
enteros como fragmentados. U.E. 9.21: Capa
U.E. 9.16: Capa Se encuentra ubicada en el lado sur de la unidad, en las cuadrículas 3 y 4. Es
Capa que se extiende por toda la unidad. Corresponde a un estrato compacto una capa de arena suelta de color marrón olivo claro (2.5Y 5/4). Presenta
compuesto de arena y limo de granos finos y pequeños, con una superficie escaso material arqueológico, algunos restos vegetales y pocos fragmentos
regular de color gris oscuro rojizo (5YR 4/2), que se extiende –con una ligera de moluscos.
pendiente de sur a norte– por toda la unidad. En su extremo norte ha sido U.E. 9.22: Capa
cortada desde arriba por la U.E. 9.14. La capa contiene moluscos
fragmentados y enteros, y piedras angulosas medianas que afloran a la Se encuentra ubicada en el lado sur de la unidad, extendiéndose por las
superficie. Este estrato correspondería a una superficie de uso o piso. La base cuadrículas 3 y 4. Corresponde a una capa de arena semi suelta de color
106 107
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
marrón (7.5.YR 4/2), de superficie semi regular. Se observan abundantes del material malacológico fragmentado está carbonizado. Los moluscos
restos culturales muy fragmentados, material malacológico, botánico, enteros se concentran principalmente en el lado suroeste de la unidad.
ictiológico y trozos muy pequeños de carbón. También, se observa material botánico en menor proporción. En algunos
U.E. 9.23: Capa sectores de la capa se han creado concreciones salitrosas muy compactas,
donde se observan mayores proporciones de ceniza.
La capa se extiende por el lado central de la unidad, ubicándose en las
esquinas de todas las cuadrículas. En su lado norte ha sido cortada por la U.E. U.E. 9.27: Capa
9.20 Corresponde a una capa compacta de superficie irregular, compuesta Se ubica en el lado sur-central de la unidad, en las cuadrículas 2 y 3.
por arena y concreciones salitrosas muy duras, que forman superficies Corresponde a una capa de color marrón grisáceo (2.5Y 5/2), semi compacta,
ásperas e irregulares de apariencia grumosa. Esta capa contiene pocos restos que presenta gran cantidad de material orgánico, sobre todo botánico. Esta
culturales, observándose material malacológico fragmentado y botánico. La U.E. forma parte de la U.E. 9.22 pero ha sido diferenciada de ella por su
capa es de color marrón (7.5Y 5/2). También se observan grumos y trozos de mayor proporción de material orgánico.
salitre, pequeños y medianos, que forman parte de la matriz. U.E. 9.28: Capa
U.E. 9.24: Capa Corresponde a la parte inferior de la U.E. 9.26, la que se deposita sobre un
Se extiende por gran parte de la unidad y, al igual que la U.E. anterior, sido piso de barro. Esta capa tiene las mismas características de la U.E. 9.26, la
cortada por las U.E. 9.20 y 9.22. Corresponde a una capa irregular tanto en que ha sido considerada aparte por su asociación con el piso 9.29. Presenta
superficie como en contenido. Está compuesta de limo, arena y concreciones material arqueológico semejante al del nivel superior. En algunas zonas
salitrosas de granos que van desde muy finos a medianos. Estos elementos encontramos concreciones salitrosas compactas.
crean una capa de naturaleza semi compacta y una matriz heterogénea en U.E. 9.29: Piso
donde se puede observar sectores con mayor cantidad de ceniza, moluscos y
concreciones salitrosas que dan diferente coloración al estrato. Sin embargo, Corresponde a un piso compacto de color marrón grisáceo (10YR 5/2),
el color que predomina es el gris oscuro (2.5Y 4/1). Los componentes compuesto por arcilla y arena, que presenta una superficie regular, aunque en
culturales no son muy abundantes como en anteriores capas, observándose algunos sectores se encuentra quebrado por las ocupaciones posteriores. En
principalmente restos blanquecinos de moluscos y fragmentos pequeños de algunos lugares también se observan costras de salitre adosadas que no han
vegetales. sido retiradas para no alterar la superficie del piso. En la superficie no se
observa material cultural. El piso se extiende por toda la unidad de
U.E. 9.25: Capa excavación, solo se encuentra intruido parcialmente en el lado norte por la
Se ubica por toda la unidad, de forma discontinua en las áreas en donde se U.E. 9.20, y en el lado centro sur por las U.E. 9.22 y 9.27. Estas intrusiones
encontraba la U.E. 9.24 y, al igual que esta, ha sido cortada por el lado norte finalizan en este nivel.
por la U.E. 9.20. Comprende un estrato de arena semi compacto de color U.E. 9.30: Capa
marrón claro grisáceo (2.5Y 6/3), de superficie irregular. Es una capa
homogénea que presenta regular cantidad de fragmentos de vegetales y Se ubica en el lado este de la unidad, en la cuadrícula 2. Es una capa semi
moluscos. compacta de color marrón grisáceo oscuro (2.5Y 4/2), compuesta de arena y
limo de granos pequeños y muy pequeños. Presenta una superficie semi
U.E. 9.26: Capa regular, observándose escasos fragmentos de moluscos y muy pocos restos
Capa que se extiende por gran parte de la unidad. Al igual que el resto de las vegetales. A partir de esta U.E. se procedió a excavar únicamente la
U.E. anteriores este estrato se encuentra cortado por las U.E. 9.20 y 9.27. Es cuadrícula 4.
una capa de arena semi compacta, de superficie semi regular, que presenta U.E. 9.31: Piso
una coloración heterogénea de color oliva (5Y 5/3) en gran parte de ella, y de
color gris muy oscuro en una pequeña franja de la parte centro-este de la Se extiende por toda la cuadrícula 4. Corresponde a un piso compuesto de
unidad. Contiene abundante material malacológico muy fragmentado y limo y arena, de color marrón grisáceo oscuro (2.5Y 4/2), cuya superficie es
entero, en el que se pueden identificar almejas, choros y piques. Gran parte regular y compacta, con una textura semi regular. En su superficie presenta

108 109
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
escasos restos de moluscos fragmentados, y también pequeñas piedras bordes muy desgastados y radio de 12 cm. Contiene arena de textura fina y
angulosas. suelta de color marrón amarillento (10YR 5/4). También se observan restos
U.E. 9.32: Capa de material botánico y malacológico fragmentado.

Capa semi compacta que se extiende por toda la cuadrícula 4. Está U.E. 9.39: Hoyo
compuesta de arena y limo de granos finos, y piedras angulosas pequeñas. Es Hoyo que corta la U.E. 9.36 e intruye la U.E. 9.45. Tiene 32 cm de
de color marrón olivado (2.5Y 4/3), de textura regular. Se observan profundidad y un diámetro de 9 cm. Está compuesto de arena suelta de color
fragmentos de moluscos. marrón olivo suave (2.5Y 5/4). Se observa material botánico, como tallos y
U.E. 9.33: Hoyo hojas, malacológico muy fragmentados e ictiológico.

Se ubica en el lado sur, con respecto a la cuadrícula 4. Es un hoyo de 8 cm de U.E. 9.40: Hoyo
diámetro, rellenado por arena y gravilla de granos finos y pequeños, con una Hoyo de forma casi circular, con arena suelta de color marrón olivo claro
textura regular y suelta. Se observan fragmentos de carbón muy pequeños, y (2.5Y 5/3). Tiene una profundidad de 22 cm e intruye las U.E. 9.36 y 9.45. En
fragmentos de restos vegetales y moluscos. su interior se observan abundantes fragmentos de material botánico (varias
U.E. 9.34: Hoyo especies) y vértebras de pescado. El material malacológico es escaso.

Es un agujero de forma casi circular, que contiene arena de color marrón U.E. 9.41: Hoyo
olivado (2.5Y 4/3), de textura semi regular y suelta. Presenta fragmentos de Hoyo más grande que los hoyos anteriores. Presenta un diámetro de 25 cm,
material botánico. Se ubica en el lado este de la cuadrícula 4. posee abundante material cultural, destacan los fragmentos de Tillandsia sp.
U.E. 9.35: Capa quemados, así como gran cantidad de material ictiológico y malacológico
fragmentado. La matriz está compuesta por arena suelta de color marrón
Capa compuesta por arena fina suelta, de textura regular, color marrón olivo olivo muy oscuro (2.5Y 3/3). Este hoyo está ubicado en el lado centro oeste
claro (2.5Y 5/3), y que se distribuye por toda la cuadrícula 4. Presenta de la cuadrícula 4.
pequeñas piedras angulosas y fragmentos de moluscos. En la superficie de la
capa se encontró un fragmento de textil entrelazado y restos de hilos de U.E. 9.42: Hoyo
algodón. A medida que se excavó la capa se encontró gran cantidad de restos Hoyo de forma irregular con un diámetro de 15 cm. Contiene arena de granos
botánicos. finos, de color marrón amarillento suave (2.5Y 6/4), y poco material cultural.
U.E. 9.36: Piso Destaca el material botánico fragmentado, algunos hilos de algodón y
material ictiológico.
Corresponde a un piso compacto de superficie lisa (Figs. 41 y 42),
compuesto por carbonato de calcio de color blanco (7.5YR 8/1). El piso U.E. 9.43: Hoyo
presenta un claro desnivel en dirección oeste. En su superficie se observan Hoyo de forma irregular, de 10 cm de ancho, compuesto por arena de grano
restos de vegetales, concentrados principalmente en el lado norte de la fino, de color marrón amarillento suave (2.5Y 6/4). Posee poco material
cuadrícula. Se ha definido un total de seis hoyos que lo cortan. cultural, pero destaca el material ictiológico, también se encontró material
U.E. 9.37: Hoyo botánico fragmentado, restos de moluscos y algunos hilos de algodón.

Se ubica al norte de la cuadrícula y corresponde a un hoyo de 10 cm de U.E. 9.44: Rotura de piso


diámetro, de forma irregular, que contiene arena de color marrón claro Inicialmente considerado un hoyo, resultó ser una rotura en el piso 9.36.
olivado (2.5Y 5/4), de grano fino, textura regular y suelta. Presenta U.E. 9.45: Capa
abundantes fragmentos de vegetales y algunos fragmentos de moluscos.
Capa de arena suelta de color marrón amarillento claro (2.5Y 6/3), de textura
U.E. 9.38: Hoyo regular. En la superficie de esta capa se encontró un canto rodado y una
Ubicado al noroeste de la cuadrícula, es un hoyo de forma irregular, con soguilla de junco trenzada, asociada con restos de vegetales fragmentados

110 111
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Fig. 41. Piso U.E. 9.36 de carbonato de calcio.


(Fig. 42). Esta capa arenosa se extiende por toda la cuadrícula 4.
U.E. 9.46: Entierro
Al retirar la U.E. 9.45 se encontraron 4 piedras que, al ser retiradas, revelaron
una estera de junco que cubría los restos de un textil de algodón, en mal
estado de conservación debido a las sales, y por los efectos de la
descomposición del cuerpo. Al retirar los textiles se encontró un individuo
de aproximadamente 5-6 años en posición fetal, flexionado, decúbito lateral Fig. 42. Dibujo de planta del piso 9.36 y agujeros de poste asociados.
derecho, orientado al Suroeste, con el rostro hacia el sur. Los huesos se
encuentran en un estado regular de conservación, con abundante presencia Interpretaciones:
de sales; luego de registrarse se retiró.
Se pudo definir que en esta área del Sector 1 la ocupación tendría una
U.E. 9.47: Capa estéril profundidad de casi 2 metros (Figs. 43 y 44). Al igual que en la unidad 6, se
Se encuentra en toda la cuadrícula 4, corresponde a una capa arcillosa observaron continuas reocupaciones que, en muchos casos, disturban las
compuesta por limo de grano muy fino, semi compacto. Es de color 10YR ocupaciones previas. En varios estratos observamos superficies de uso
6/4. Una vez retirada la delgada capa arcillosa se encontró arena compacta, creadas por el tránsito de las personas, sin embargo, la única clara presencia
sin restos de material cultural. Se profundizó hasta 50 cm sin encontrar de una ocupación formal corresponde a los dos pisos ubicados casi al final de
ningún elemento cultural. Ante la ausencia de materiales arqueológicos, se la excavación, y que corresponderían a las ocupaciones más tempranas. La
cerró la excavación de esta unidad. superficie de ambos pisos presenta agujeros de poste de probables
estructuras construidas sobre ellos.

112 113
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
El contexto funerario ubicado sobre la capa estéril corresponde a la parte
media de la estratigrafía. Para colocar el cuerpo se hizo un agujero que cortó
los estratos inferiores, tal como se aprecia en el perfil estratigráfico de la
unidad, y que fue rellenado con la U.E. 9.45 (Fig. 45). Los restos de
subsistencia recuperados durante la excavación reflejan una clara
predominancia de los recursos marinos en la dieta del poblador de
Bandurria.

INVESTIGACIONES EN EL SECTOR 2
Montículo 1:
Luego de una revisión de las evidencias en superficie de los montículos, se
eligió al ubicado hacia el lado oeste del sector, al que se denominó como
“Montículo 1” (Fig. 46). Este presentaba un relieve de tipo piramidal, 10
metros de altura promedio, 60 metros de largo y 30 metros de ancho. En su
lado norte, de pendiente suave y cubierta mayormente de arena eólica, tenía
una ligera depresión proyectada en casi toda la parte central, la que se
conectaba, a su vez, con una saliente de planta cuadrangular a manera de
plataforma. Al parecer, la misma depresión constituía algún tipo de acceso al
montículo.
Fig. 43. Perfil Sur de la Unidad 9, concluida la excavación.
En superficie, el montículo presenta piedras y cantos rodados de tamaño
mediano, de unos 30 a 25 centímetros de largo promedio. La parte superior
del montículo mostraba algunos alineamientos con este mismo tipo de
piedras, lo que, al parecer, era evidencia de la presencia de estructuras
subyacentes. Además, hay algunos pocos restos óseos animales, al parecer
correspondientes a lobos marinos. En general, la superficie de este
montículo presenta una alternancia de material arenoso (eólico), grava y
piedras medianas, en su mayoría cantos rodados. De igual manera, la erosión
eólica afectó en gran medida las superficies arqueológicas originales y dejó
expuesto el material de grava, que parece corresponder a los rellenos
estructurales del montículo. Algunos alineamientos de piedras se asocian
con este tipo de material y mayormente son visibles en la cima del montículo;
incluso parecen conformar algunos recintos rectangulares. Algunas de estas
piedras tienen evidencias de haber sido muy afectadas por la intemperie .
El lado oeste es de pendiente ligeramente pronunciada, y allí se visualizan
algunos posibles afloramientos de muros, siempre conformados por
alineamientos de cantos rodados. El lado este presenta una pendiente similar
a la del lado oeste, y parece conectarse con una pequeña elevación del
terreno, a manera de una plataforma, que, al parecer, se asocia
estructuralmente o se conecta con el Montículo 2, ubicado hacia el este. En
este mismo punto existen diversas remociones de terreno que han afectado
Fig. 44. Foto final de la excavación de la Unidad 9.
114 115
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
mucho su conformación original. De acuerdo con las versiones de los
pobladores locales, en dicha sección se intentó abrir una vía carrozable hace

Fig. 45. Unidad 9, Perfil estratigráfico Sur, los número representan las U.Es identificadas y descritas en el texto.
algunos años.
Por su parte, el lado sur presenta también una pendiente ligeramente
pronunciada, alrededor de 45º en promedio, con una pequeña depresión en la
parte central que podría indicar algún tipo de acceso, pero de menores
dimensiones que el existente en el lado norte. Otras dos depresiones se
observan hacia el lado suroeste, y también podrían indicar accesos u otro tipo
de conformación arquitectónica. En algunas zonas, como en la parte central,
la presencia de cantos rodados de tamaño mediano es más evidente, lo que
denota, al parecer, la presencia de restos de muros colapsados o que
subyacen en el terreno. En este lado se advierten algunas concentraciones de
conchas de moluscos fragmentados, principalmente de la especie macha
(Mesodesma donacium), que también se perciben en otras áreas.
Se trazó una trinchera en el lado norte del Montículo 1 (Figs. 47 y 48), con
una dimensión inicial de 5 metros de ancho (en dirección Este-Oeste) y 20
metros de largo (en dirección Norte-Sur). Esta trinchera, denominada
“Unidad de Excavación 01” (Unidad 01), tiene una orientación Norte-Sur.
Durante el proceso de excavación, una vez determinada la existencia de
evidencias arqueológicas relevantes, se amplió el área excavada, con lo que
la trinchera alcanzó 45 metros de largo. Posteriormente se subdividió en
cuadrículas de 5 por 5 metros, a las que se denominó de manera sucesiva, de
Sur a Norte, 1A, 1B, 1C, 1D, 1E, 1F, 1G, 1H e 1I. De igual manera, hacia el
lado oeste de las unidades 1D, 1E, 1F y 1G, se amplió el área de excavación
en 2 metros adicionales. La superficie arenosa que existe mayormente en el

Fig. 46. Montículo 1 antes de los trabajos de excavación.

116 117
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
permitieron identificar una arquitectura de carácter monumental construida
lugar de la depresión ubicada en el eje central del montículo, permitió que la
en su totalidad con cantos rodados y argamasa de barro, con inclusiones de
estructura subyacente tuviera un buen estado de conservación.
material vegetal identificado como grama salada (Distichlis spicata). Con el
Al iniciar las excavaciones en la Unidad 01 del Sector 2, se pudo definir que propósito de entender las características de las unidades estratigráficas
parte del Sector Monumental de Bandurria había sido reocupado, miles de definidas, se presenta a continuación la descripción del perfil oeste de la
años después, por grupos Chancay del Periodo Intermedio Tardío (1100- Unidad 01 (Fig. 49):
1400 d.C.). En las capas superiores se encontraron evidencias de esta
a) U.E. 1: Superficie. Compuesta mayormente de arena, grava y piedras
ocupación que, en algunas partes, reutilizó las piedras caídas de los muros
angulosas pequeñas; presenta, también, algunos cantos rodados de tamaño
precerámicos para construir precarios pircados que sirvieron como
mediano sin disposición aparente. Hacia la parte superior de la Unidad 1
paravientos. Al parecer, estos grupos se ubicaron de forma estacional en la
(lado sur), aparece con mayor relevancia la grava, lo que sugiere la presencia
zona para aprovechar los recursos marinos de Playa Chica. Debajo de esta
de material correspondiente a rellenos estructurales. Esto se debe a la fuerte
ocupación, una capa de arena eólica (U.E. 7) sella la ocupación
erosión que afecta las áreas elevadas del montículo, mucho más expuestas
correspondiente al Periodo Precerámico Tardío. Los trabajos de excavación
que la parte baja y norte. Hacia esta zona aparece, en mayor proporción, la
arena de grano fino que se depositó en dicho lugar debido a la acción eólica.
b) U.E. 2: Se compone de arena, grava y piedras pequeñas angulosas.
Presenta muy poco material terroso. Aparece distribuida irregularmente en
toda la unidad y se concentra en su parte media. En la parte superior o sur
aflora, en cambio, grava y arena de grano grueso. Hacia la parte baja o norte
aparece una capa subyacente de color blanco muy compactada de tipo
salitroso (caliche), un estrato que es producto de los procesos erosivos que
afectaron el montículo en épocas recientes. El retiro del estrato no mostró la
existencia de estructuras subyacentes.
c) U.E. 3: Estrato delgado compuesto de arena de grano fino de origen eólico,
arena de grano grueso, pequeñas porciones de grava y algunas pocas piedras
angulosas de tamaño pequeño. Representa una capa muy afectada por
factores erosivos y eólicos. No evidencia asociación cultural alguna, y es
muy similar en su composición a la U.E. anterior, pero se diferencia por la
mayor proporción de arena de grano grueso. Su pendiente mantiene el
mismo nivel de caída que presenta el montículo.
d) U.E. 4: Estrato compacto de color blanco que se distribuye de manera muy
uniforme por toda la unidad. No presenta evidencias culturales asociadas. A
este material se le llama comúnmente caliche. Una muestra del material fue
analizada con el método de refracción de rayos X (XRD) en el Departamento
de Geociencias de la Universidad de Alabama, EE.UU. La muestra contiene
principalmente anhidrita (sulfato de calcio o yeso deshidratado), con cerca
del 20% de halita (cloruro de sodio o sal de mesa), mientras que el cuarzo y el
yeso están presentes en proporciones muy bajas. Según el geólogo Miguel
Etayo (comunicación personal), la anhidrita es un mineral evaporítico que se
forma en condiciones de extrema sequía. Se trataría de un estrato cuya
formación obedece a un evento climático de gran magnitud, ya que se
encuentra en varios sectores de la zona de Playa Chica.
Fig. 47. Topografía del Montículo, cuadriculado en Unidades de Excavación.
118 119
N
-2,55 m

Ofrenda 1
-8,46 m Escalera 3
Plaza Circular

Muro-plataforma
Escalera 1 Escalera 2 -9,86 m de la plaza
circular
-7,80 m
-8,06 m

-7,53 m Ofrenda 2
-3,72 m
-8,96 m

Unidad 1B Unidad 1C Unidad 1D Unidad 1E Unidad 1F Unidad 1G Unidad 1H Unidad 1L

0 1 2 3 4m

Fig. 48. Montículo 1. Dibujo de planta de la Unidad de Excavación 1de 40 x 5 metros con la ubicación de las Ofrendas1 y 2.
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
e) U.E. 5: Se compone de arena, pedazos de carbón, ceniza, piedras La concentración o espesor más grande de este estrato se presenta cerca de
angulosas pequeñas -varias de ellas quemadas y termo fracturadas-, así los muros principales del montículo, es decir, hacia el lado sur de la
como abundantes restos de moluscos. Presenta deposiciones primarias de excavación. En estos puntos la consistencia de esta capa es mayor, lo que
material de desecho doméstico, y algunos restos botánicos -como semillas señala una mayor antigüedad en el depósito. Por otro lado, su consistencia es
de lúcuma, restos de maíz y otros-, los que indican un tipo de alternancia con más suelta en la sección norte. Es importante señalar que al interior del
productos procedentes del valle, además de los marinos. Sin embargo, estos proceso deposicional de este estrato, es evidente un momento de colapso de
últimos alcanzan un alto porcentaje en este estrato —alrededor del 90% o varias estructuras, seguramente debido a un fuerte sismo. Aunque varias
95% de la muestra total— y corresponden casi en su totalidad a machas concentraciones de cantos rodados se encuentran en esta capa, su presencia
(Mesodesma donacium). parece obedecer a pequeños desprendimientos aislados. Sin embargo, en las
La presencia de fragmentos de cerámica pertenecientes al estilo Chancay ampliaciones orientales de las unidades C y D, las concentraciones de cantos
indican que este estrato pertenece cronológicamente al Periodo Intermedio rodados van acompañadas con restos de mortero de barro y de rellenos
Tardío y correspondería a una ocupación estacional en la que se estructurales, lo que indica el derrumbe de secciones de muros en las terrazas
aprovechaban los bancos de Mesodesma donacium de la playa arenosa de orientales del montículo durante un solo evento.
Playa Chica. Este estrato se concentra en la parte baja de la Unidad 01 Inmediatamente por debajo de la U.E. 7 se encontraron los restos de una
(unidades 1C y 1D), pero su espesor desaparece o disminuye hacia la parte escalera de acceso principal al montículo (Fig. 50). La escalera tiene un eje
superior de la unidad, salvo en la Unidad 1A, donde no aparece. Norte-Sur y, en sus dimensiones, abarca casi toda la unidad de excavación.
f) U.E. 6: Estrato compuesto por arena de grano fino, de origen eólico, en Estructuralmente se compone de hiladas sucesivas de cantos rodados unidos
donde las clásicas deposiciones laminares han desaparecido o son con mortero de barro arcilloso. El estado de conservación de la escalera es
imperceptibles, debido quizá a la actividad antrópica desarrollada en el regular y se advierte la falta de varias piedras que, con seguridad, colapsaron
estrato inmediato superior (U.E. 5). En efecto, la actividad humana debió con anterioridad. Asimismo, su proyección hacia la parte superior del
haber roto y alterado la conformación natural de este estrato, el que, por sus montículo no es clara, pues se pierde su conexión con algún piso u otra
propias características, no ofrece resistencia al paso de los seres humanos y estructura asociada. En ese lugar aparece expuesto el relleno estructural del
sus actividades. La capa solo contiene algunos pequeños fragmentos de montículo y este se hace mucho más evidente en la unidad ubicada
moluscos que probablemente se introdujeron en el estrato, por presión en el inmediatamente al sur. En total se identificaron 14 pasos o escalones, con un
terreno, al momento en que se dio el tránsito sobre él durante el Periodo ancho promedio de 25 centímetros y contrapasos que mantienen una altura
Intermedio Tardío. promedio de 18 a 20 centímetros. Su pendiente es bastante pronunciada y, de
modo evidente, debió conservar un carácter bastante restrictivo (Fig. 51).
g) U.E. 7: Estrato natural conformado por deposiciones laminares de arena Ampliaciones a ambos lados de la Unidad 1 determinaron un ancho de 6,48
de grano fino. La conformación de este estrato evidencia acarreo eólico metros.
continuo, acumulado sobre esta área del montículo. Esta deposición eólica
sugiere un ambiente completamente árido por un periodo de tiempo bastante Las ampliaciones realizadas en la Unidad 1C revelaron la existencia de dos
prolongado, pues no se advierten alternancias o lentes de origen orgánico, grandes muros, en buen estado de conservación, que se proyectan a cada lado
como es común en áreas donde crecen plantas xerofíticas como la achupalla de la Escalera 1 y que corresponden a la primera plataforma del montículo.
(Tillandsia sp.). En este caso, la capa debe corresponder, por sus La técnica constructiva es de cantos rodados y mortero de barro arcilloso con
dimensiones, a un momento de abandono total del montículo e, incluso, del grama salada. La disposición de los cantos rodados es bastante regular y
área circundante, pues tampoco se aprecian elementos culturales sueltos o alineada (Fig. 52), y sus alturas correspondientes son de 2,03 metros y 2,05
ligeros —como ceniza, pedazos pequeños de carbón, fibras vegetales, metros. El desarrollo de las excavaciones en las respectivas ampliaciones
materiales orgánicos, entre otros— que también habrían sido acarreados por este y oeste en la Subunidad 1C lograron definir una segunda terraza con dos
el viento si es que en esos momentos se hubiera dado algún tipo de actividad muros paralelos a los de la primera terraza. Estos muros se proyectan
humana sedentaria en el área. Pequeñas concentraciones de conchas enteras también hacia el este y el oeste, partiendo de la escalera principal. La técnica
de moluscos —casi de manera única la Mesodesma donacium— aparecen en constructiva es idéntica a la de la arquitectura integral del sitio. El estado de
este estrato, y quizá correspondan a algunos «pagos» u ofrendas dejadas en conservación del muro este es muy bueno y alcanza una altura promedio de
esta área cuando aún estaba parcialmente expuesta. 1,10 metros, pero parece haber perdido su cabecera debido a colapsos. Por su
120 121
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
No hay evidencias de actividades que hayan dejado restos materiales sobre el
piso de la escalera, o que hayan quedado en las esquinas que forman los
escalones. Algunos cantos rodados de tamaño mediano se encuentran dentro
de la U.E. 7, aunque no presentan ningún tipo de disposición y tampoco
argamasa adherida. Deben proceder de las partes superiores del montículo
que, al erosionarse o derrumbarse algunas secciones de los muros, se
depositaron en la arena. La escalera de acceso norte está muy afectada, en
primer lugar, por la intrusión moderna o huaqueo que se ha observado desde
la superficie, lo que desplazó algunas piedras de su posición original y, en
segundo lugar, por derrumbes que se produjeron en épocas arqueológicas.
Estos derrumbes han afectado mayormente el lado este de la escalera, por lo
que se han perdido varios escalones. La arena eólica, de grano fino, cubre de
manera directa estos derrumbes e ingresa también en las depresiones que han
dejado estas áreas faltantes. Incluso el material de relleno que sustenta la
escalera –compuesto en su mayoría de gravilla–se ha desplazado de su
posición original en los puntos donde faltan las piedras. Este relleno ingresó
parcialmente en la plaza circular, lo que coincide con el desplazamiento de
los cantos rodados en esta misma dirección. Se pueden identificar los restos
de cinco escalones y todos ellos están muy deteriorados, por lo que solo
queda parte de la estructura de cada uno.
Por último, a pocos metros de la escalera norte de la plaza circular se
encontraron las bases de un muro con orientación Este-Oeste. Las improntas

Fig. 50. Descubrimiento de la escalera principal del Montículo 1 y acceso a la


plaza circular.
parte, el muro ubicado del lado oeste aparece mucho más deteriorado por
estos mismos eventos. Ambos muros debieron de tener la misma altura que
los de la primera plataforma (aproximadamente 2 metros).
En la Subunidad 1D, también inmediatamente debajo de la U.E. 7,
aparecieron muros elaborados con cantos rodados de tamaño mediano y
mortero de barro arcilloso e inclusiones vegetales. Los cantos rodados están
dispuestos en, al menos, 10 hiladas continuas y regulares. Estos muros tienen
planta de forma semicircular y en su proyección hacia el Este describen un
arco y, en uno de sus extremos al sur, una esquina, la que se conecta con una
escalera, también elaborada de cantos rodados y estructuralmente muy bien
construida (Fig. 53). En conjunto, estos elementos corresponden a una plaza
circular de 15 metros de diámetro que se encuentra inscrita en una
plataforma. Tiene dos escaleras de acceso de planta trapezoidal en los
extremos sur y norte, con la mayor abertura hacia el lado opuesto al centro de
la plaza. Sus pasos y contrapasos están igualmente elaborados con cantos
rodados dispuestos en hiladas regulares y, al parecer, estuvieron cubiertos
por una delgada capa de enlucido. Fig. 51. Escalera principal de acceso al Montículo 1.
122 123
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Fig. 52. Vista frontal del Montículo 1 una vez excavado. En primer plano, Fig. 53. Detalle del muro de la plaza circular de cantos rodados.
acceso sur y muro de la Plaza Circular asociada.
de arena eólica (U.E. 7) que cubre la plaza circular. La primera ofrenda se
de los cantos rodados que fueron extraídos de su posición original estaban encontró próxima a la esquina oeste de la escalera de acceso sur a la plaza
visibles. El muro se encuentra a lo largo de toda la unidad de excavación, y circular. Consistió de una canasta de forma globular de pequeño tamaño
mantiene un ancho promedio de 40 centímetros. Está compuesto por cantos (Fig. 54), cuyo estado de conservación era malo y se advertía un gran
rodados de tamaño mediano, con mortero de barro arcilloso de color beige deterioro en las fibras vegetales que la conforman.
claro, e inclusiones de grama salada, y tiene una gran similitud con todos los Dentro de esta canasta se hallaron los siguientes objetos (Fig. 55): dos
muros descritos antes. Tuvo como función principal servir de perímetro a la prendedores o tupus, una aguja y un artefacto, todos de hueso —este último
plataforma que rodea y sirve de sustento a la plaza circular hundida. También probablemente una espada de tejedor, con un hilo amarrado en su parte
sirvió de contención del relleno sobre el que se asienta esta plataforma. media—, un cuenco de piedra —que, al parecer, estuvo envuelto
Cabe destacar que, a diferencia de otros sitios del Periodo Precerámico parcialmente con tejidos entrelazados— y un atado de textiles entrelazado
Tardío con arquitectura monumental (Quilter 1992: 402), no se han amarrados con un pedazo de junco. Estos textiles se encontraron muy
encontrado shicras o bolsas de contención en los rellenos constructivos del deteriorados por carbonización y prácticamente en proceso de
Montículo 1, que contienen, más bien, cascajo, ripio y arena. En algunas desintegración. Al momento de cernir el material arenoso existente al
áreas del montículo se emplean pircas de bloques de arenisca como interior de la canasta, se hallaron también algunos fragmentos de mate y
contención de los rellenos. Tienen poca altura, no sobrepasan el metro y se huesos de una lorna pequeña (Sciaena deliciosa). Inmediatamente debajo de
disponen cerrando niveles de relleno de forma aterrazada. esta canasta se halló un fragmento de red de algodón que contenía un
conjunto apelmazado de material orgánico descompuesto, al parecer, de
Ofrendas asociadas
fibra vegetal. Esta ofrenda se depositó luego del abandono del sitio, cuando
No se encontraron materiales culturales significativos asociados con la los estratos de arena eólica ya comenzaban a cubrir la mayor parte del
arquitectura excavada. Sin embargo, se encontraron dos ofrendas en la capa montículo.

124 125
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
La segunda ofrenda se compone de tres mates pequeños (Fig. 56), dos en
forma de botella (Fig. 57) y uno en forma de «pera» o «riñón». Este conjunto
se encuentra muy próximo al muro de cantos rodados que se proyecta hacia
el este de la escalera de acceso sur a la plaza circular (exactamente a 2,7
metros de la escalera misma). Con seguridad se depositaron por medio de un
pequeño hoyo en la arena eólica y fueron cubiertos por esta con el transcurso
del tiempo. No se hallaron otros objetos asociados dentro de este contexto.

FECHADOS RADIOCARBÓNICOS
Para complementar los primeros fechados radiocarbónicos obtenidos por
Rosa Fung en la década de los setenta, el Proyecto Arqueológico Bandurria
obtuvo 17 fechados radiocarbónicos que fueron obtenidos empleando el
método de espectrometría de aceleración de masa o AMS (por sus siglas en
inglés), los que confirman la antigüedad del sitio y permiten determinar
cuándo fue abandonado por sus habitantes. Los fechados fueron calibrados
con el programa OxCal (versión 3.5) y se presentan con dos sigmas (95% de
probabilidad). Cabe mencionar que los 15 fechados obtenidos para el Sector Fig. 54. Ofrenda 1: Canasta globular en la arena eólica de la plaza circular.
Doméstico provienen de ocupaciones tardías del sector, mientras que el
fechado más antiguo de Fung, de 4530 ± 80 A.P., proveniente de la base de la
ocupación, aún es el más temprano recuperado hasta la fecha.
Del Sector Doméstico tenemos un total de 15 fechados procedentes de las
unidades 6 y 9, el perfil Norte y contextos funerarios excavados del perfil
producto de la inundación de 1973 (Cuadro 6).
Para el Sector Monumental se tienen solo dos fechados. El primer fechado de
3535 ± 15 A.P. (1850-1770 a.C.) corresponde a una muestra de Distichlis
spicata (grama salada), obtenida de la capa más superficial de argamasa del
muro sureste de la plaza circular. El segundo fechado, de 3440 ± 15 A.P.
(1780-1680 a.C.), se hizo sobre una muestra de junco de la canasta de la
Ofrenda 1, que fue depositada cuando la arena eólica había cubierto casi toda
la plaza circular. Estos fechados comprenden un periodo de,
aproximadamente, 100 años entre la construcción de la plaza circular y la
colocación de la ofrenda.

DISCUSIÓN
La arquitectura pública como reflejo de una sociedad jerarquizada:
El surgimiento de la arquitectura pública de carácter monumental es un
reflejo físico del grado de jerarquización en la organización social de un
pueblo. El embarcarse en proyectos de construcción de magnitudes Fig. 55. Contenido de la canasta: artefactos de hueso, un cuenco de piedra
monumentales requiere no solo de abundante mano de obra, sino de un y una red de algodón.
126 127
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
sistema de organización social que logre que toda una población se
enfrasque en el desarrollo satisfactorio de las obras. Esto reflejaría una
relación desigual entre los miembros de la sociedad, y la existencia de un
grupo social dominante (elite) que a través de una serie de mecanismos de
consenso o coerción ejerció su poder sobre el resto de la población.
Para el Precerámico Tardío en la costa Norcentral estamos encontrando, tal
como lo mencionó Williams (1980: 382): “los primeros ejemplos de
zonificación urbana y de uso diferencial del espacio”, lo que refleja una
sociedad desigual, estratificada. La arquitectura pública monumental de este
período tuvo una función ceremonial indiscutible, como ya lo han revelado
trabajos previos (p. e. Shady 1997, 2004; Shady y Leyva 2003) los cuales lo
relacionan al poder y control que ejercieron las clases dominantes de la
sociedad del Precerámico Tardío en la Costa Norcentral. Sin embargo, aún
no están claros los orígenes de esta tradición arquitectónica que tuvo su
apogeo en los valles costeros a partir del año 2800 a. C. Según nuestro
modelo de desarrollo estos orígenes se deben hallar en los sitios del litoral de
la costa Norcentral.
Por ello, creemos que en Bandurria se han encontrando los inicios de la
tradición arquitectónica ceremonial costera, reflejados en las plataformas de
Fig. 56. Ofrenda 2: Mates.
piedra descubiertas en la Unidad 6 del Sector Doméstico. Por la técnica
constructiva empleada, y sus dimensiones, estas plataformas no requieren de
mucha mano de obra. Probablemente sean la obra de 5 a 10 adultos, lo que
correspondería al número de una familia extendida, y reflejarían el
incipiente proceso de complejización social que se está dando en el sitio.
Estas estructuras claramente cumplieron funciones ceremoniales, y la
presencia de restos humanos asociados a su cierre y clausura, reflejan su
importancia. Al igual que el resto de estructuras del sitio, se empleó el canto
rodado como material de construcción, unido con argamasa de barro; sin
embargo, no se observa la misma perfección y detalle en muros de estas
plataformas comparándolos con los del Sector Monumental, denotando una
poca especialización en albañilería. La presencia de un piso de arcilla
asociado con fogones de forma circular, con finos enlucidos de arcilla (Fig.
58), nos daría algunas claves de los tipos de rituales que se llevaron a cabo en
estas estructuras, los cuales debieron consistir en la quema de ofrendas.
Como otros espacios ceremoniales del sitio, los pisos se encontraban limpios
y casi no se recuperaron restos culturales asociados con ellos.
Lamentablemente, no contamos aún con fechados de las plataformas, pero
estratigráficamente, como mencionamos anteriormente, corresponden a una
fase media de ocupación del sitio. Esta estructura fue parcialmente
desmontada y alterada por ocupaciones posteriores claramente domésticas
del Sector.
Fig. 57. Mate: botella después de limpieza y conservación.
128 129
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Es interesante notar que el relleno constructivo de estas plataformas está
compuesto principalmente por piedras termo fracturadas, ceniza y desechos
orgánicos (Fig. 59), que claramente contrastan con los limpios rellenos del
sector Monumental compuestos por cascajo, ripio y arena, principalmente.
En algunos sectores de la plataforma se emplearon trozos de caliche en los
rellenos. Fue en la limpieza de estos rellenos constructivos que se descubrió
lo que hemos denominado proto-shicra: una bolsa compuesta por un
filamento sin torsión, de junco, que contiene piedras termo fracturadas,
ceniza y restos orgánicos (Fig. 60). A diferencia de las shicras halladas en la
arquitectura monumental del período, creemos que por el empleo de un solo
tallo de junco en la confección de la proto-shicra, en lugar de ser empleada
para el acarreo de material, tuvo más bien un uso simbólico, el cual
desconocemos en la actualidad. Cabe mencionar que solamente una proto-
shicra fue hallada en el relleno de la plataforma, lo que respaldaría su uso
ceremonial, en lugar de un uso estructural. Posteriormente, con el desarrollo
de una arquitectura monumental, la shicra fue usada para los rellenos
constructivos, pero empleando soguillas de materiales más gruesos y
resistentes, como el carrizo o la totora.
Referente a otros tipos de estructuras en el Sector Doméstico, se han
identificado restos de estructuras domésticas construidas con materiales
perecibles. Se han encontrado diversos huecos de postes formando patrones
circulares y rectangulares de estructuras que debieron ser chozas. En muchos
de los huecos de poste se han encontrado pequeños troncos y haces de
carrizos unidos con junco que sirvieron de parantes de las estructuras (Fig.
61). Las zonas de ocupación doméstica, a diferencia de las zonas con
arquitectura no doméstica, presentan una gran cantidad de restos culturales
asociados con pisos y superficies de uso. Asociados con estas superficies se
han encontrado fogones que contienen gran cantidad de ceniza y desechos de
consumo en su interior.
La arquitectura monumental de Bandurria del Sector 2, o Monumental,
presenta el mismo patrón arquitectónico que ha sido definido como la
Tradición Arquitectónica de la Costa (Feldman 1992, Fung 1999), el que se
caracteriza por estructuras compuestas por plataformas y que superpuestas
logran la monumentalidad con la imagen de una pirámide trunca. Estas
plataformas superpuestas se encuentran interconectadas por una escalera
central que une la base de la estructura con un atrio. La plaza circular es otro
elemento característico de esta tradición, que también ha sido identificado en
1
el sitio. Lo resaltante ha sido el empleo del canto rodado como material
Tallo No Identificado: corresponde a una pequeña rama de una constructivo, en lugar de la piedra canteada, que es el material de
dicotiledónea no identificada.
construcción predominante en la arquitectura monumental del Precerámico
Cuadro 6. Fechados radiocarbónicos obtenidos para Bandurria. Tardío en la región. Sobre la procedencia de los materiales de construcción,
la terraza aluvial sobre la cual se asienta el Sector Monumental sirvió de
130 131
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Fig. 58. Fogones encontrados asociados con la plataforma de la Unidad 6.

cantera para la extracción de los cantos rodados. Hemos podido ubicar áreas
de donde se extrajeron estos cantos rodados, muy próximas a las estructuras.
En el caso de la argamasa empleada, hasta la fecha no se han podido Fig. 59. Relleno constructivo de piedras termofracturadas, ceniza y desechos
identificar las fuentes de arcilla, a pesar de haberse realizado una orgánicos de la Plataforma de la Unidad 6. .
prospección en un radio de 2 km desde el sitio. Creemos que la inundación de
1973 pudo haber lavado los bancos de arcilla utilizados por los habitantes de
Bandurria. La Base Económica de Bandurria:
Otro detalle resaltante en la arquitectura monumental de Bandurria es la La gran cantidad de restos culturales, sobre todo de subsistencia, nos permite
ausencia de shicras en los rellenos constructivos. El empleo de estas bolsas reconstruir la economía de esta sociedad. Se observa un predominio de los
de relleno o contención, es un elemento característico de la arquitectura del recursos marítimos y de humedal sobre los recursos terrestres y agrícolas.
Precerámico Tardío; sin embargo, los habitantes de Bandurria prefirieron el No cabe duda que la fuente de proteínas de esta sociedad fue el pescado y los
uso de cascajo, ripio y arena. Finalmente, no nos ha sido posible identificar invertebrados marinos. Esta dieta se complementó con productos agrícolas.
diferentes fases de construcción en el Montículo 1. Al parecer, se trata de una Entre las especies de peces identificadas predominan la anchoveta
estructura construida íntegramente en un solo momento. Lo que hemos (Engraulis ringens) y la sardina (Sardinops sagax). Ambas especies se
podido apreciar, y los fechados parecen confirmarlo, es que, a diferencia de desplazan en cardúmenes y son pescadas con redes. Se les encuentra en casi
otros sitios del periodo, en Bandurria las fases de ocupación no se todas la U.E. excavadas del Sector Doméstico, y para la Unidad 9
superponen sino que se ubican al lado. El crecimiento de la zona representan el 95% del total de la muestra analizada. En la Unidad 9 también
monumental se habría dado de sur a norte, siendo las estructuras más se han identificado (Cuadro 7), en menor proporción, especies como la lorna
cercanas a la zona doméstica las más antiguas. El Montículo 1, por su (Sciaena deliciosa), el jurel (Trachurus murphyii), la corvina (Cilus
ubicación en el extremo noroeste del Sector Monumental, correspondería a gilberti), la cojinova (Seriolella violacea), el coco (Paralonchurus
la ultima estructura piramidal terminada de construir alrededor del 1810 a. peruanus), el bagre (Galeichthys peruvianus) y el tollo (Mustelus sp.). Para
C., unos cien años antes del abandono del sitio alrededor del 1730 a. C., la captura de estas especies se emplearon redes de algodón y anzuelos de
cuando algún fenómeno climático de gran magnitud (probablemente un concha, fabricados de choro azul.
Mega Niño), secó el humedal próximo, e inició el proceso de arenamiento
que cubrió todas la estructuras monumentales. Entre los invertebrados marinos destacan los moluscos, habiéndose
identificado 19 especies de estos (Cuadro 8), siendo los más abundantes la
macha (Mesodesma donacium) y la almeja (Mulinia edulis), ambas especies

132 133
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Fig. 60. Protoshicra encontrada en el relleno de la Plataforma de la Unidad 6. Fig. 61. Restos de pequeños troncos in situ, probables parantes de viviendas.

provenientes de la vecina playa arenosa de Playa Chica (Fig. 62). El choro poblador Precerámico. Como mencionamos anteriormente, la guayaba es un
azul (Choromytilus chorus) es otra importante especie encontrada en la recurso que no requiere de la intervención directa del ser humano y puede
excavaciones, proviene de las playas rocosas del Paraíso, y fue muy darse de forma natural. Otro recurso vegetal abundante en la excavación de
apreciado por su gran contenido cárnico. De sus valvas azuladas se la unidad 9 es la achupalla o cardo de huaca (Tillandsia sp.), la cual es una
fabricaron anzuelos y cuentas. Cabe destacar que en la actualidad, debido a bromelia que se encuentra de forma silvestre en las zonas de loma. Esta
los últimos Fenómenos de El Niño (en especial los de 1985 y 1998), las planta fue usada como combustible en Bandurria, encontrándose siempre
machas y los choros azules han desaparecido del litoral de Bandurria, asociada con fogones y huellas de quema. Su presencia en el sitio estaría
replegándose al sur hasta el departamento de Tacna y el norte de Chile. Otras reflejando la proximidad de lomas de achupallas al asentamiento. En tercer
especies de moluscos corresponden principalmente a especies de playas lugar tenemos al algodón, cultivo industrial que —pensamos— fue
rocosas, como los choritos (Perumytilus purpuratus y Semimytilus algosus), cultivado en las proximidades del sitio en pequeños huertos, de igual forma
chanque (Concholepas concholepas), pique (Crepipatella sp.), barquillos que el mate (Lagenaria siceraria) y otras especies identificadas, como el ají
(Chitonidae), lapas (Fissurella spp.) y diversos caracoles (p. e. Thais spp., (Capsicum sp.) y la calabaza (Cucurbita sp.). También se identificaron
Tegula atra, Trophon peruvianus, etc.). varias especies de gramas o pastos, entre las que destaca la grama salada
(Distichlis spicata), que junto al junco (Schoenoplectus sp.) y la totora
Entre los crustáceos identificados destaca el cangrejo violáceo
(Scirpus sp. y Typha sp.), representan el aprovechamiento del humedal
(Platyxanthus orbigny) y el muy muy (Emerita analoga). Entre los
próximo al sitio arqueológico. En general, observamos la predominancia de
equinodermos tenemos la presencia del erizo (Loxechinus albus) y el pepino
plantas de un uso diferente al de la alimentación. Únicamente tres especies
de mar (Pattalus mollis).
(ají, calabaza y guayaba) corresponden a alimentos. De ellas, el ají y la
En el análisis de material botánico procedente de la Unidad 9 se identificó calabaza debieron ser cultivados en el sitio mismo, mientras que la guayaba
(Cuadro 9) un total de 11 especies y una familia (Poaceae). La especie más debió provenir del valle de Huaura. Del resto de especies no alimenticias,
abundante corresponde a la guayaba, ya que en casi todos los contextos solamente el algodón y el mate son especies domesticadas y cultivadas, el
excavados se han encontrado sus semillas. No sabemos si estas resto corresponde a especies silvestres que se dieron en los hábitats próximos
corresponden a frutales cultivados o simplemente aprovechados por el y fueron aprovechadas por los habitantes de Bandurria.

134 135
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
FAMILIA ESPECIE NOMBRE COMÚN RANGO
ENGRAULIDAE Engraulis ringens Anchoveta 1

CLUPEIDAE Sardinops sagax Sardina 2

SCIAENIDAE Sciaena deliciosa Lorna 3

CARANGIDAE Trachurus murphyi Jurel 4

SCIAENIDAE Cilus gilberti Corvina 5

CETROPHIDAE Seriolella violacea Cojinova 5

SCIENIDAE Paralonchurus peruanus Coco 5

ARIIDAE Galeichthys peruvianus Bagre 5

TRIAKIDAE Mustelus sp. Tollo 6


a b
Cuadro 7. Principales Especies de Peces identificadas en la Unidad 9,
Sector Doméstico
Otra especie identificada en menor proporción en el Sector Doméstico,
aunque no en la Unidad 9, corresponde al pacae (Inga feuillei), el cual, al
igual que la guayaba, corresponde a un árbol frutal proveniente del valle. Al
igual que la guayaba, se desconoce si estos pacaes corresponden a frutales
cultivados. Creemos que ambas especies simplemente fueron aprovechadas
por el poblador Precerámico, sin llegar al cultivo de estos frutos.
Cuando se contrasta la economía del litoral con la economía de valle, un
detalle que no ha sido muy discutido es la disponibilidad de tierra cultivable
en los valles durante el Precerámico. Los valles actuales de la costa son el
producto de milenios de modificación humana, que ha logrado convertir a
los valles de la vertiente occidental de los Andes en fértiles campos de
c
cultivo, con la inversión de una significativa fuerza de trabajo y canales de
irrigación. Imaginemos los valles costeros hace unos 4000 años, cuando se
encontraban en estado virgen. El monte ribereño debió ocupar gran parte del Fig. 62. Principales especies de moluscos recuperados de las excavaciones de
fondo de los valles, y el proceso de desertificación de la costa se encontraba la Unidad 9: a) Macha (Mesodesma donacium), de playas arenosas. b) Choro
en sus inicios, por lo que el caudal, y por ende, el cauce de estos ríos debió ser azul (Choromytilus chorus), de playas rocosas y c) Almeja (Mulinia edulis), de
mayor. Habilitar campos de cultivo en este ambiente debió requerir de playas arenosas.
mucha fuerza de trabajo. Esta labor se dificulta aún más si se cuenta con una
tecnología agrícola muy rudimentaria, compuesta por palos cavadores y
artefactos líticos. Por ello, creemos que en un primer momento la producción
agrícola de los valles fue de pequeña escala y no pudo competir con los
136 137
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
recursos marinos extraídos del mar. Recién a finales del Precerámico Tardío, FAMILIA ESPECIE Nombre Común
Parte TOTAL

con una población mayor y una estructura social más consolidada, los sitios identificada FRAGMENTOS
de los valles de la región Norcentral se convertirán en los núcleos SOLANACEAE Capsicum sp. Aji s 1
CUCURBITACEAE Cucurbita sp. Calabaza s 2
económicos y de poder de la región. Este patrón se observa en el siguiente
POACEAE Distichlis spicata Grama salada t 30
periodo, el Período Inicial, en donde observamos que los grandes centros MALVACEAE Gossypium barbadense Algodón s 321
cívico-ceremoniales se ubican en los valles (p. e. Sechín Alto, Pampa de la CUCURBITACEAE Lagenaria siceraria Mate p 19
Llamas-Moxeque en el valle de Casma o los templos en U de los valles de la POACEAE Phragmites communis Carrizo t 2
Costa Central). POACEAE Grama t,i 204
MYRTACEAE Psidium guajava Guayaba s 11941
La presencia de materiales exóticos, como el Spondylus sp., procedente de la BROMELIACEAE Tillandsia sp. Achupalla t,h,i 473
costa del Ecuador, y la obsidiana, cuyas canteras más próximas se TYPHACEAE Typha sp. Totora enea t 54
encuentran en Ayacucho, están reflejando contactos de larga distancia para la CYPERACEAE Schoenoplectus sp. Junco t 21
CYPERACEAE Scirpus sp. Totora t 107
TOTAL Dicotiledónia n.i. t,h 188
FAMILIA ESPECIE NOMBRE COMUN
NF NMI TOTAL DE FRAGMENTOS 13363
i. BIVALVOS Parte identificada: h: hoja, i: inflorescencia, p: pericarpio del fruto, s: semilla, t: tallo
PECTINIDAE Argopecten purpuratus Concha de abanico 33 9
MYTILIDAE Aulacomya ater Choro negro 4 2 Cuadro 9. Especies de Plantas identificadas en la Unidad 9.
MYTILIDAE Choromytilus chorus Choro azul 1364 91
MESODESMATIDAE Mesodesma donacium Macha 21593 323
MACTRIDAE Mulinia edulis Almeja 1699 146 sociedad Precerámica de Bandurria. Sin embargo, no podemos hablar de una
MYTILIDAE Perumytilus purpuratus Chorito 141 64 red de intercambio o comercio entre estas regiones, ya que el número de
MYTILIDAE Semimytilus algosus Chorito 12 7 estos productos exóticos es mínimo. Estos materiales, debido a su rareza y
ii. GASTEROPODOS características particulares (p. e. su color), debieron ser considerados como
ACMAEIDAE Patela 2 2
THAIDADAE Concholepas concholepas Chanque 10 6
muestras de prestigio y poder de la clase dominante.
CALYPTRAEIDAE Crepipatella sp. Pique 97 94
CHITONIDAE Barquillo, chiton 21 10
FISSURELLIDAE Fisurrella spp. Lapa 7 7 Simbolismo y Religión como Mecanismos del Poder:
NASSARIIDAE Nassarius gayi Caracolito 49 46
NATICACEA Polinices uber Caracol blanco 213 200 Aunque aún no está muy claro el mecanismo por el cual las elites llegaron al
TURBINIDAE Prisogaster niger Caracolito negro 2 2 poder en la sociedad del Precerámico Tardío en la región Norcentral, no cabe
TROCHIDAE Tegula atra Caracol turbante 4 4 duda que la religión fue el principal factor de cohesión social, y el que fue
THAIDADAE Thais spp. Caracol plomo 13 8
MURICIDAE Trophon peruvianus Caracol 3 3
explotado por los aspirantes a elite para controlar a la población,
THAIDADAE Xanthochorus sp. Caracol 6 6 desarrollando todo un aparato mágico-religioso reflejado en los grandes
iii. CRUSTACEOS templos. El desarrollo de un aparato ideológico, tanto en la sierra como en la
BALANIDAE Balanus spp. Pico de loro 10 6 costa, fue lo que permitió el surgimiento de las sociedades complejas en los
HIPPIDAE Emerita analoga Muy muy 3 1
XANTHIDAE Platyxanthus orbigny Cangrejo violaceo 2 2
Andes. Es claro que la arquitectura pública ceremonial, aparte de ser el
Crustaceo no identificado 12 5 reflejo de una sociedad jerarquizada, refleja la concepción del mundo que
iv. ECHINODERMOS tuvieron sus constructores y está cargada de un gran simbolismo. Para el caso
ECHINIDAE Loxechinus albus Erizo 9 6 del Precerámico Tardío, el desarrollo tecnológico incipiente hizo que la
CUCUMARIIDAE Pattalus mollis Pepino de mar 1 1 arquitectura pública fuera el medio a través del cual la sociedad expresó su
TOTAL 25310 1051
concepción del mundo, ante la falta de otros soportes como la cerámica, los
NF: Número de fragmentos
NMI: Número Mínimo de Individuos metales o los textiles. Una conceptualización de este espacio construido ya
ha sido desarrollada por Shady et al. (2000) para la plaza circular. La plaza
Cuadro 8. Especies de Invertebrados Marinos identificados en la Unidad 9, circular del Templo Mayor de Caral, con sus tres niveles, representaría los
Sector Doméstico tres niveles del mundo: la superficie correspondería a nuestro plano, la
138 139
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
plataforma superior al cielo con sus dioses, mientras que el fondo hundido de del sitio, de 3,440±15 A.P. (media 1730 cal. a. C.), tenemos más de 1000 años
la plaza representaría al submundo poblado de muertos y otras deidades de ocupación continua. Creemos que en esos 1000 años se dieron los
(ibíd.). mecanismos que permitieron el surgimiento de la complejidad social, en una
La arquitectura ceremonial como reflejo de una cosmología para sociedades sociedad con un desarrollo tecnológico incipiente que, sin embargo, sentó
tempranas, ha sido desarrollada en detalle por Mircea Eliade en sus estudios las bases para las posteriores sociedades en los Andes Centrales.
de las religiones. Al revisar su obra, que trata de sociedades del Viejo Mundo,
encontramos semejanzas muy interesantes con la arquitectura monumental
del Precerámico Tardío de la costa Norcentral. Dentro de la separación de lo
sagrado y lo profano, la arquitectura monumental para este periodo
correspondería una ruptura de lo profano, que en el caso de Bandurria
correspondería al Sector Doméstico y, por ende, su ubicación alejada de la
zona monumental. El surgimiento de lo sagrado estaría, entonces, asociado
con el surgimiento de esta nueva clase dirigente, diferente de la profana o
común, encargada de las ceremonias y rituales, a través de las cuales
dominará al pueblo.
Dentro de la concepción del mundo de los constructores de la arquitectura
monumental de Bandurria, tendríamos que el sector monumental
correspondería al Axis Mundi de esta sociedad, el cual debió ubicarse en el
“centro del mundo”. Es, a su vez, en este centro del mundo, que se yergue un
eje cósmico que une el cielo, la tierra y el subsuelo o regiones inferiores. Este
vínculo corresponde a lo que Eliade (1992: 39) ha denominado la “Montaña
Cósmica”, y que no es nada menos que un templo de forma piramidal.
Creemos que no es coincidencia que el Montículo 1 presente 3 plataformas,
estas podrían representar los tres niveles o planos en la cosmología de los
habitantes de Bandurria. De esa forma, el Montículo 1 sería una imagen del
Mundo del poblador Precerámico Tardío en la costa, ya que este patrón se
observa en casi todos los sitios Precerámicos Tardíos con arquitectura
monumental. Estas pirámides serían lugares santos por excelencia (ibíd.:
56), y es por ello que al excavarlos se les encuentra limpios, sin restos de
desechos culturales, a diferencia del Sector Doméstico. En esta tradición
arquitectónica encontramos los conceptos espaciales de dualidad,
bilateralidad y cuatripartición que se desarrollarán en la arquitectura
ceremonial de periodos posteriores.
En conclusión, vemos que para el Precerámico Tardío en la costa norcentral
se encuentra muy desarrollado un sistema ideológico y cosmológico que
vincula al poblador Precerámico con un mundo divino. El desarrollo de esa
concepción del mundo probablemente fue utilizado por los incipientes
grupos de poder para legitimarse y lograr el control de la población.
Bandurria representa un sitio clave para entender este proceso de
surgimiento de la complejidad temprana en la costa. Si tomamos los
fechados más antiguos obtenidos por Fung, de la base de la ocupación del
sitio, de 4530±80 A.P. (media 3225 cal. a. C.) con el fechado del abandono
140 141
BANDURRIA Y SU PUESTA EN VALOR

Recientemente, con los trabajos en Caral del valle de Supe, los sitios
arqueológicos de la costa Norcentral vienen siendo no solamente
investigados desde el punto de vista arqueológico, sino que se busca su
puesta en valor para convertirlos en recursos de relevante potencial
económico que desarrollen a la Región.
El Proyecto Arqueológico Bandurria, inicialmente concebido como un
proyecto de investigación, en estos momentos se encuentra comprometido
con la Puesta en Valor del sitio arqueológico, desde el año 2006.
En el país se practican dos grandes rubros de arqueología (Fig. 63): la
arqueología de contrato y la arqueología de investigación. La primera de
ellas, enfocada en lo que son las Evaluaciones Arqueológicas y Rescates
Arqueológicos, busca —en la gran mayoría de los casos— el Certificado de
Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA), que en la actualidad es un
requisito para la ejecución de obras de infraestructura tanto públicas como
privadas, y es también es un requisito para el saneamiento físico-legal de los
asentamientos humanos ubicados sobre zonas arqueológicas. El trabajo
arqueológico es un medio para obtener, en este caso, el CIRA.
La arqueología de investigación, a su vez, está enfocada al estudio de los
restos materiales dejados por el hombre y del que no existen registros
escritos, permitiéndonos, como es el caso de nuestro pasado Prehispánico, el
conocer nuestra Historia y a la vez fortalecer nuestra identidad como
herederos de una tradición cultural ancestral. Aquí la arqueología no es un
medio sino un fin. Si a la investigación le incluimos la Puesta en Valor del
recurso arqueológico, agregamos un tercer factor al binomio Historia-
Identidad, y ese es el Turismo, el que a su vez permitirá el mejoramiento de
las condiciones económicas de la población del entorno. En otras palabras, el
Patrimonio Arqueológico se convierte en un eje del desarrollo,
conceptualizado como: un proceso constituido por actividades que llevan a

142 143
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
la utilización, el mejoramiento y la conservación de bienes culturales, con el
objeto de mantener o mejorar la calidad de la vida humana. De esta forma, la
Puesta en Valor implica una serie de intervenciones necesarias para dotar al
monumento de las condiciones objetivas y ambientales que, sin desvirtuar su
naturaleza, resalten sus características y permitan su óptimo
aprovechamiento.

Herramientas de Gestión
Para el caso de sitios arqueológicos, básicamente se considera a las
ARQUEOLOGÍA DE INVESTIGACIÓN

excavaciones arqueológicas, la conservación y la restauración de


Investigaciones Arqueológicas
estructuras, como operaciones que conllevan a la puesta en valor, pudiendo

Desarrollo Económico
serlo también la habilitación turística.

PUESTA EN VALOR
Es importante tener claro que la Puesta en Valor del Patrimonio
Identidad

Identidad
Turismo
Historia

Historia
Arqueológico requiere necesariamente de la implementación de un
programa de investigaciones arqueológicas, debido a que la gran mayoría de
estos restos culturales se encuentran enterrados bajo tierra. De igual forma,
una vez excavados se debe de garantizar su conservación para evitar su
Arqueologías en la Práctica

deterioro y pérdida definitiva.


Lamentablemente, muchas autoridades en nuestro país aún no entienden que

Fig. 63. Tipos de arqueologías realizadas en el Perú.


en el caso del Patrimonio Arqueológico, si se quiere convertirlo en un
atractivo turístico, se tiene que invertir en primer lugar en investigaciones
arqueológicas, para poder mostrar al visitante los restos, que sin la
intervención del arqueólogo, permanecen enterrados bajo tierra. De igual
forma, una vez excavados, se debe garantizar la conservación de los restos
expuestos y su mantenimiento. La excepción a la regla la tenemos en la
experiencia que viene desarrollándose en Bandurria, en donde tanto el
gobierno local (Municipalidad Provincial de Huaura) y el gobierno regional
ARQUEOLOGIA DE CONTRATO

(Gobierno Regional de Lima), a través del Proyecto Arqueológico


Evaluaciones Arqueológicas

Certificado de Inexistencia
de Restos Arqueológicos

Represas, Gaseoductos,

Bandurria, Huacho, vienen trabajando en conjunto en la Puesta en Valor de


Rescates Arqueológicos

Carreteras, Minas,

Bandurria.
Dentro de la definición de Puesta en Valor del Patrimonio Arqueológico, el
CIRA

Plan de Manejo es concebido como aquel instrumento de planificación,


etc.

organización y presupuesto que concreta los lineamientos, objetivos y


programas del sitio arqueológico; determinando periodos de trabajo de
corto, mediano y largo plazo. En el caso específico de Bandurria, se
plantearía un Plan de Manejo para un periodo de 10 años. Este trabajo ya se
ha iniciado desde finales del 2007, con la participación de un equipo
multidisciplinario, y se encuentra en la fase de conceptualización del Plan
(Luyo, 2008).
El Plan de Manejo enriquecerá, recreará y redefinirá los contenidos de un
posterior Plan Maestro, en cuanto a sus objetivos y estrategias, debiendo
estimar los presupuestos de la formulación e implementación de los
programas establecidos. En el caso particular de Bandurria, se debe de
144 145
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
proponer un Plan Maestro que incluya las zonas marino-costeras de Playa Bandurria como un Útil Educativo:
Chica y el Paraíso, los humedales y otras áreas naturales y paisajísticas El sitio arqueológico de Bandurria tiene un valor universal excepcional para
circundantes al sitio arqueológico, como unidad territorial. la historia, las artes y la ciencia mundial. Es una tarea incorporar los valores
Desde esta óptica, la Puesta en Valor es una de las resultantes del desarrollo del sitio en los currículos educativos, así como dar a conocer la importancia
del Plan de Manejo. Este, a través de sus programas, identificará, priorizará y del sitio, reconociendo nuestra condición de legítimos herederos de un
dimensionará la intervención en los diferentes componentes del sitio; patrimonio cultural monumental único. Solo dándose a conocer la riqueza
direccionados a la implementación de los circuitos, señalización e histórica de Bandurria, se podrá incorporar en la población del entorno
infraestructura necesarios para evidenciar y mostrar los contenidos inmediato, los valores y significados de esta milenaria Civilización.
culturales, históricos, sociales y económicos propios del sitio arqueológico. Bandurria, un Centro de Investigación:
Documentos de planificación y gestión como el Plan de Manejo y el Plan El potencial del sitio arqueológico es tan grande que puede dotársele de los
Maestro, resumen las potencialidades detectadas para el sitio arqueológico. instrumentos científicos, técnicos y logísticos que requiera la puesta en
Estas no solo se restringen al valor del propio complejo arqueológico, sino marcha de un Centro de Investigación sobre los Orígenes de la Civilización
que incorporan dinámicamente su trascendencia en el marco local, regional en el Perú. El currículo desarrollado en este centro de investigación deberá
y nacional. De manera preliminar, hemos identificado las siguientes articularse orgánicamente con un esquema mayor de Inversión Pública o
potencialidades para Bandurria, que justifican plenamente su Puesta en Cooperación Técnica Internacional, que satisfaga las múltiples exigencias
Valor. que impone la investigación arqueológica y la conservación de estructuras,
Bandurria, un Hito Histórico: teniendo en cuenta los diversos métodos y técnicas actualmente aplicados en
Los estudios han confirmado que la costa Norcentral es la cuna de la su conservación.
Civilización Andina. Además, esta Civilización representa la civilización Bandurria, Patrimonio Cultural de Relevante Potencial Económico:
más antigua del continente americano y la tercera más antigua del planeta. La historia de los antiguos pobladores del sitio nos enseña que la
Bandurria es un ejemplo de esta Civilización Prístina, al contar con un planificación de las actividades productivas fue la clave del desarrollo
importante sector ceremonial compuesto por diez estructuras construidas cultural y económico en los Andes Centrales. Por los restos culturales
con cantos rodados, únicas en su género. Fechados radiocarbónicos han encontrados, sabemos que hubo un aprovechamiento equilibrado y racional
confirmado la antigüedad de Bandurria y lo ubican como uno de los sitios de los recursos naturales de su territorio. La innata curiosidad y creatividad
más antiguos de este proceso civilizatorio, perteneciendo, junto con sitios del ser humano lo llevó a descubrir y aprovechar los recursos de cada hábitat
como Áspero y Vichama, al área Primigenia de la Región Norcentral. y zona ecológica de su entorno. De allí el aporte fundamental del trabajo del
Por las razones expuestas, y por ser uno de los más importantes exponentes arqueólogo y otros científicos sociales en la concepción de las estrategias de
de la civilización más antigua de América, Bandurria se convierte en un hito desarrollo de la región.
histórico que representa el surgimiento de la primera sociedad compleja en En la actualidad, en la zona de la costa Norcentral se viene generando una
los Andes, con un manejo y conocimiento del medio ambiente que sentó las dinámica económica basada en el turismo, que tiene como eje principal a los
bases de las sociedades andinas posteriores, como los Huaris, Chimús o sitios arqueológicos del Precerámico Tardío de la zona.
Incas. Esta milenaria trayectoria histórica permite referenciarnos con La “Ruta de los Orígenes de la Civilización” corresponde a un circuito
nuestro pasado (saber qué fuimos), nuestro presente y nuestro futuro (qué turístico que se ha creado de forma espontánea, a raíz de la promoción y
podemos ser). puesta en valor de Caral en el valle de Supe, y que está generando un
Bandurria como Factor de Identidad: importante flujo de turistas a la zona. Esta ruta corresponde a un triángulo
Bandurria tiene todo el potencial de convertirse en un hito vigente de la (Fig. 64) en el que tenemos, en dos de sus vértices, a las ciudades de Huacho
historia peruana y del área andina, al igual que Caral. Creemos que se debe y Barranca, las que ofrecen la mayoría de servicios a los turistas, como
buscar su legitimación como “Símbolo de Peruanidad”, como lo son Machu hoteles y restaurantes. Ambas ciudades se encuentran próximas al litoral
Picchu, Sipán, Kuélap, las Líneas de Nazca, entre otros. (playas) y bien interconectadas (carretera Panamericana) con la capital y
otras ciudades importantes del país. El otro vértice corresponde a Caral, el
146 147
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
ilca principal atractivo de la zona en el valle medio del río Supe. La oferta
tiv
o Pa turística se complementa con otros sitios arqueológicos del Precerámico

Tardío, como Bandurria, Áspero o Vichama y con otros atractivos turísticos,
como las Albuferas de Medio Mundo, el Humedal del Paraíso-Playa Chica,
BARRANCA
la Laguna Encantada o las Lomas de Lachay, y las playas vecinas durante el
km 196
verano.
2
19 Esta ruta turística de la Región Lima, formaría parte de un macro circuito
km
Supe Norcentral (Fig. 65) que incluiría los sitios de Río Seco y las Shicras, en la
Supe Puerto Áspero provincia de Huaral, las Aldas, la Galgada y Huaricoto en la Región Ancash,
km 184 y Piruru y Kotosh en la Región Huánuco. Para ello, se tendría que iniciar una
24 km serie de proyectos de Puesta en Valor de estos sitios e ir integrándolos a la
Río Supe oferta turística.
Lurihuasi Miraya
Para la Provincia de Huaura, en particular, tenemos que Bandurria ya está
convirtiéndose en un importante atractivo turístico de la Provincia y la
Caral
24

ciudad de Huacho. Por su ubicación, a 10 kilómetros al sur de Huacho, y su


km

proximidad a la carretera Panamericana Norte, Bandurria es la puerta de


Albufera de
Medio Mundo

La Galgada

Río
oM
km

ar

Hua

28

on

llag
a

a
Huaricoto

ep
N
ío
R
km 159 Piruru
Végueta

Río
Río Casma

San
Vichama Las Aldas

ta
Chavin de Huantar

ey
rm
9 km

ua
H
ío
Río Kotosh

R
Hua
ura

ilca
za
Huaura

Río Pativ
e
tal
or
oF

HUACHO Sup
e
Río
km 150
Aspero
Caral ra
9k

Vichama au
Hu
m

o
Bandurria Rí

N km 141 Las Shicras


Bandurria an
ca
y

Ch
o

O E n
illó
Ch
o
AL


IM

S El Paraíso
Humedal del
A

Paraíso - Playa Chica

Fig. 64.“Ruta de los Orígenes de la Civilización” en la Región Lima. Fig. 65. Macro circuito regional sobre los Orígenes de la Civilización.

148 149
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
CATEGORIA VISITANTES
ESCOLARES 3,311
UNIVERSITARIOS 512
PARTICULARES (individuos o familias) 1,050
EVENTOS 500
TOTAL 5,373
Cuadro 10. Visitantes a Bandurria de abril a diciembre de 2006.

MES VISITANTES
ENERO 319
FEBRERO 164
MARZO 132
ABRIL 898
MAYO 199
JUNIO 2,095
JULIO 1,074
AGOSTO 958
SETIEMBRE 1,102
OCTUBRE 555
NOVIEMBRE 560 Cuadro 12. Aumento de visitantes por mes a Bandurria para el año 2007
DICIEMBRE 344
TOTAL 8,400 entrada al circuito turístico de las provincias noroccidentales de la Región
Cuadro 11. Visitantes a Bandurria, en el año 2007. Lima. En el año 2006, desde la inauguración del circuito turístico en el mes
de Abril, hasta Diciembre, 5373 personas visitaron el sitio arqueológico
(Cuadro 10). En el año 2007 se tuvo un total de 8400 visitantes (Cuadro 11).
Como se aprecia en el Cuadro 12, el número de visitantes se incrementa
progresivamente desde la apertura del circuito turístico, contando con un
total de 13773 visitantes entre 2006 y 2007. Para este año (2008), hasta la
fecha, tenemos 2631 visitantes, observándose un significativo incremento
de visitantes procedentes de la ciudad de Lima. Este incremento se debe, en
gran parte, a las actividades realizadas por el área de Difusión y Turismo del
Proyecto, entre las que destacan la participación en ferias turísticas a nivel
nacional, distribución de materiales de difusión y promoción, y
coordinación con operadores turísticos de la ciudad de Lima.
Programas:
De manera preliminar se han considerado tres programas: investigación
arqueológica, conservación y restauración de estructuras, y difusión y
turismo. Es claro que a medida que se desarrollen las herramientas de gestión
y planificación (Plan de Manejo y Plan Maestro), estos programas se
ampliarán y/o modificarán.
1. Programa de Investigación Arqueológica: Este programa es el eje
Fig. 66. Grupo de visitantes del circuito turístico de Bandurria. principal de la intervención en el sitio arqueológico, toda vez que dará los
150 151
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
contenidos a los diversos programas que se desarrollarán en la Puesta en
Valor y el desarrollo del mismo. Será conducido por un arqueólogo, quien
deberá contar un equipo de profesionales de conformación variable, en
relación con la complejidad de cada uno de los sectores del sitio, para lograr
las actividades programadas.
2. Programa de Conservación y Restauración de Estructuras: Este programa
es el encargado de realizar la consolidación, conservación y restauración de AGRADECIMIENTOS
las evidencias arqueológicas que serán expuestas, luego de las excavaciones,
a los visitantes al sitio. Necesariamente, la conducción del presente
programa será realizado por un especialista en conservación y restauración
de monumentos arqueológicos, quien deberá contar con el correspondiente
equipo de trabajo.
3. Programa de Difusión y Turismo: Este programa se encargará de formular La primera temporada de los trabajos de investigación en Bandurria fueron
y diseñar la infraestructura administrativa, de servicios al visitante, de realizados gracias al apoyo de la National Science Foundation (Grant
investigación, de equipamiento cultural, recreacional, educativo y turístico #0531805). Posteriormente, en 2006 la Municipalidad Provincial de Huaura
necesarios para su implementación en el sitio arqueológico. Contempla la financió los trabajos en Bandurria. Desde el 2007, tanto la Municipalidad
difusión y promoción de Bandurria como atractivo turístico. Este programa Provincial como el Gobierno Regional de Lima vienen financiando los
está a cargo de un especialista en Turismo. trabajos.
En este tiempo muchas personas han apoyado desinteresadamente al
Proyecto, agradecemos al Dr. Mark Abbott de la Universidad de Pittsburgh,
al Dr. Gregory Hodgins de la Universidad de Arizona y al Dr. Daniel
Sandweiss por los fechados AMS del sitio. A mi asesor de tesis, el Dr. James
Richardson, III y al Dr. Michael Moseley, por sus sabios consejos y
compartir su experiencia en el Precerámico conmigo, y a la Dra. Ruth Shady
por ser quien me orientó al estudio de los períodos tempranos de la Costa
Norcentral y el surgimiento de las sociedades complejas. El geólogo Miguel
Etayo de la Universidad de Alabama contribuyó de manera desinteresada al
análisis químico de las muestras de la U.E. 4. A la Dra. Mercedes Cárdenas,
quien nos visitó en repetidas oportunidades y nos proporcionó importantes
observaciones sobre el sitio. El Ing. Geog. Benjamín Guerrero apoyó con los
trabajos de levantamiento topográfico.
En Huacho, queremos agradecer al Sr. Carlos Bisso Drago, el Ing. Domingo
Torero Fernández de Córdova, el Mg. Filomeno Zubieta y demás miembros
del Patronato de Defensa del Patrimonio Cultural del valle de Huaura y
Ámbar, quienes permanentemente han apoyado y apoyan los trabajos de
investigación.
Gracias también a la E.A.P. de Turismo y Hotelería de la Universidad
Nacional José Faustino Sánchez Carrión, la Cámara de Comercio y
Producción de la Provincia de Huaura, Cáritas Huacho, CAPER Huacho,
Inprodes Perú, Ínsula - Huacho, Redondos S.A., Hotel Centenario, Hotel

152 153
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Casablanca, Hotel La Villa, AHORA Región Lima, Maderera San Fernando,
Parroquia Jesús Divino Maestro, TEJESOL, Proyecto Especial
Arqueológico Caral-Supe, Proyecto Refugios del Desierto, Cooperativa
Artesanal José Olaya, y en especial a la Municipalidad Provincial de Huaura
y el Gobierno Regional de Lima por financiar, desde 2006, los trabajos de
investigación en Bandurria.
En particular gracias a: Humberto Barba Mitrani, Ítalo Bonino Nieves, BIBLIOGRAFÍA
Miguel Bustamante Fernández de Córdova (†), Alberto Carranza López,
Luis Castillo Polo, Carlos Castillo Gonzáles, Nelson Chui Mejía, Ambrosio
Cortesi, Julio Favre Carranza, Coriolano García Milera, Próspero y
Mercedes Lázaro, Emilio Palacios Cruz, Dora Pineda Cuéllar, Alejandro
Tello Guevara, Rafael Tsuchiya Chang, Pedro Zurita Paz y a todos aquellos
que desinteresadamente apoyan al Proyecto.
Andrus, Fred T.; Douglas E. Crowe; Daniel H. Sandweiss, Elizabeth J. Reitz y
Finalmente, un agradecimiento a todos aquellos que han participado en las Christopher S. Romerak
diferentes temporadas de trabajos del Proyecto Arqueológico Bandurria y en
2000 “Otolith δ18 Record of Mid-Holocene Sea Surface Temperatures in Peru”.
especial a Rosio Gonzáles, compañera y amiga, por su incondicional apoyo Science 295: 1508-1511.
y paciencia para conmigo y el sitio arqueológico. Su apoyo y el de todos los
arqueólogos y estudiantes ha sido fundamental para el éxito de los trabajos. Barker, Philip
1995 Techniques of Archaeological Excavation. 3ra Edición. Batsford,
Participantes de las diferentes etapas del Proyecto: Londres.
Arqueología: Béarez, Philippe y Luis Miranda
Karla Alarcón, Diana Alemán, Álvaro Cubas, Cris Díaz, Ruy Escobar, Edgar 2000 “Análisis Arqueo-Ictiológico del Sector Residencial del Sitio Arqueológico
Gonzáles, Luis Ángel López, Marlene Mejía, Mauro Ordóñez, Patricia de Caral-Supe, Costa Central del Perú”. Arqueología y Sociedad 13: 67-
Quiñónez, Evelynn Huamán, Kati Huamán, Crisbel Miranda, Alfredo 77.
Molina, Magaly Moreno, Alfonso Ponciano, William Tomaylla, Francisco Bird, Junius B.; John Hyslop y Milica Dimitrijevic Skinner
Vallejo, Joana Vivar, Carlos Zapata y Julio Zegarra. 1985 The Preceramic Excavations at the Huaca Prieta, Chicama Valley,
Peru. American Museum of Natural History, Nueva York.
Conservación de Arquitectura y Materiales:
Boas, Franz
Giovanna Bravo, Clodomiro Díaz, Patricia Landa, Santiago Morales y Silvia
1913 “Archaeological Investigations in the Valley of Mexico by the International
Román. School, 1911-1912”. Proceedings of the 18th International Congress of
Turismo y Difusión: Americanists (Londres), pp. 176-179.
Jorge Cabanillas, Ernesto López, Patricia Reyes, Jalia Palacios, Janedith Bonavía, Duccio
Romero, Sofía Silva Santisteban y Cinthia Solórzano 1982 Los Gavilanes. Mar, Desierto y Oasis en la Historia del Hombre.
COFIDE e Instituto Arqueológico Alemán, Lima.
Personal de Apoyo - Gabinete:
Bonnier, Elisabeth
Ulises Ortiz, Karina García, Jessica García, Laura Montes y Noeli Plasencia. 1983 “Piruru: Nuevas Evidencias de Ocupación Temprana en Tantamayo, Perú”
Personal de Apoyo - Turismo y Difusión: Gaceta Arqueológica Andina, Vol. 2, No. 8: 8-9.
1988 “Arquitectura Precerámica en la Cordillera de los Andes, Piruru frente a la
Darío García, Saúl Medina, Marcelo López, Silvia Bazalar, Yanet Loza e Diversidad de los Datos”. Antropológica, Año VI, No. 6: 335-361.
Ysrael Velásquez
Burger, Richard L.

154 155
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
1992 Chavin and the Origins of Andean Civilization. Thames and Hudson, De Medina, Felipe
Nueva York. 1920 [1650] “Información sobre Idolatrías en Huacho”. Colección de libros y
Burger, Richard L. y Lucy Salazar-Burger documentos referentes a la Historia del Perú. Tomo III (2da Serie).
1985 “The Early Ceremonial Center of Huaricoto”. En: Early Ceremonial Dillehay, Tom D.; Jack Rossen; Thomas C. Andres y David E. Williams
Architecture in the Andes. Editado por C. B. Donnan, pp. 111-138. 2007 “Preceramic Adoption of Peanut, Squash and Cotton in Northern Peru”.
Dumbarton Oaks, Washington D.C. Science, Vol. 316: 1890-1893.
Cano, Asunción; María Isabel La Torre; Blanca León; Kenneth Young; José Roque y Eliade, Mircea
Mónica Arakaki
1992 Lo sagrado y lo profano. Editorial Labor, Barcelona.
1998 “Estudio Comparativo de la Flora Vascular de los Principales Humedales de
la Zona Costera del Departamento de Lima, Perú” en: Los Pantanos de Engel, Frederic
Villa. Biología y Conservación. Editado por A. Cano y K. Young. Museo d e 1957a “Early Sites on the Peruvian Coast”. Southwestern Journal of
Historia Natural, Lima. Anthropology 13(1): 54-68.
Cárdenas, Mercedes 1957b “Sites et établissements sans céramique de la côte péruvienne”. Journal de
1977 Informe Preliminar del Trabajo de Campo en el valle de Huaura, la Societé des Américanistes, Tomo XLVI: 67-155.
Departamento de Lima. Seminario de Arqueología, Instituto Riva- 1958 “Algunos Datos con Referencia a los Sitios Precerámicos de la Costa
Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima. Peruana”. Arqueológicas 3: 1-54.
1977-1978 “Sitios arqueológicos en la Playa Chica - Huacho (valle de Huaura)”. 1963 A Preceramic Settlement on the Central Coast of Peru: Asia Unit 1.
Boletín del Seminario de Arqueología 19-20:111-126. Transactions of the American Philosophical Society, Vol. 53, Part 3.
Cohen, Mark N. Philadelphia.
1977 “Population Pressure and the Origins of Agriculture: An Archaeological 1966 “Le Complexe Précéramique d' El Paraiso (Perou)”, Journal de la Societé
Example from the Coast of Peru” en: World Archaeology. Origins of des Américanistes, Tomo LV-1: 43-95.
Agriculture. Editado por C. Reed, pp. 135-177. Mouton Publishers, Paris. Flannery, Kent V.
1984 La Crisis Alimentaría de la Prehistoria. Alianza Editorial, Madrid. 1972 “The Origins of the Village as a Settlement Type in Mesoamerica and the
Creamer, Winifred; Álvaro Ruiz y Jonathan Haas Near East: a Comparative Study”, en: Man, Settlement and Urbanism. E d i t a d o
p o r P. U c k o , R . Tr i n g h a m , y G . W. D i m b l e b y, p p . 2 3 - 5 3 ,
2007 “Archaeological Investigation of the LateArchaic Sites (3000-1800 B.C.) Duckworth Press, Londres.
in the Pativilca Valley Peru” Fieldiana. Anthropology, Nueva Serie No.
40: 1-79. 2002 “The Origins of the Village Revisited: From Nuclear to Extended
Households”, American Antiquity 67(3): 417-433.
Feldman, Robert A.
Ford, James
1980 Aspero, Peru: Architecture, Subsistence, Economy and other Artifacts
of a Preceramic Maritime Chiefdom. Tesis de Doctorado, Harvard 1954 “The History of a Peruvian Valley” Scientific American, Vol. 191, No. 22:
University, Harvard. 28-34.
1985 “Preceramic Corporate Architecture: Evidence for the Development of Fung, Rosa
Non-Egalitarian Social Systems in Peru” en: Early Ceremonial 1972 “El Temprano Surgimiento en el Perú de los Sistemas Socio-políticos
Architecture in the Andes. Editado por C. B. Donnan, pp. 71-92. complejos: Planteamiento de una hipótesis de desarrollo original”.
Dumbarton Oaks, Washington D.C. Apuntes Arqueológicos 2:10-32.
1987 “Architectural Evidence for the Development of Nonegalitarian Social 1988 “Late Preceramic and Initial Period” en: Peruvian Prehistory. Editado por
Systems in Coastal Peru” en: The Origins and Development of the R. W. Keatinge, pp. 67-96. Cambridge University Press, Cambridge.
Andean State. Editado por J. Haas, S. Pozorski, y T. Pozorski, pp. 9-14. 1991 “El Precerámico Tardío en la Costa” en: Los Incas y el Antiguo Perú, pp.
Cambridge University Press, Cambridge. 152-167. Serie Catálogos, Colección Encuentros Quinto Centenario. Vol. 1,
1992 “Preceramic Architecture and Subsistence Traditions”. Andean Past 3: 67- Madrid.
86. 1999 “El Proceso de Neolitización en los Andes Tropicales” en: Historia de
156 157
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
América Andina, vol. 1: Las Sociedades Aborígenes. Editado por L. G. Nelson, Catherine y Álvaro Ruiz
Lumbreras, pp. 141-196. Universidad Andina Simón Bolívar, Quito. 2004 Proyecto de Investigación Arqueológica: Valle de Huaura, Perú.
2004 “Reseña del Salvamento Arqueológico en Bandurria. Período Precerámico Informe Final presentado al Instituto Nacional de Cultura, Lima.
Tardío” en: Quehaceres de la Arqueología Peruana. Compilación de Pulgar Vidal, Javier
Escritos, Museo de Antropología y Arqueología de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos, Lima. 1987 Geografía del Perú. Novena Edición. Editorial PEISA, Lima.
Grieder, Terence; Alberto Bueno; Earle Smith y Robert Malina Quilter, Jeffrey
1988 La Galgada, Perú: A Preceramic Culture in Transition. University of 1985 “Architecture and Chronology at El Paraiso, Peru”. Journal of Field
Texas Press, Austin. Archaeology Vol. 12, No. 3: 279-297.
Harris, Edward H. 1989 Life and Death at Paloma. University of Iowa Press, Iowa City.
1991 Principios de Estratigrafía Arqueológica. Editorial Crítica, Barcelona. 1991 “Late Preceramic Peru”. Journal of World Prehistory Vol. 5 No. 4: 387-
438.
Koepcke, Hans y María Koepcke
Richardson, James B.
1967 Las Aves Silvestres de Importancia Económica del Perú. Ministerio de
Agricultura, Lima. 1998 “Looking in the Right Places: Pre-5,000 B.P. Maritime Adaptations in Peru
and the Changing Environment”. Revista de Arqueología Americana, No.
Lanning, Edward P. 15: 33-56.
1963 “A Pre-Agricultural Occupation on the Central Coast of Peru” American Richardson, James B. y Daniel H. Sandweiss
Antiquity Vol. 28, No. 3: 360-371.
2002 “Climate Change, El Niño and the Rise of Complex Society on the Peruvian
1965 “Early Man in Peru” Scientific American Vol. 213, No. 4: 68-76. Coast During the Middle Holocene”. Ponencia presentada en el
1967 Peru Before the Inkas. Prentice-Hall, Englewood Cliffs. Simposium: El Niño, Catastrophism, and Culture Change in Ancient
Libby, Willard F; E. C. Anderson y J. R. Arnold America, Dumbarton Oaks, Washington D.C.
1949 “Age Determination of Radiocarbon Content: World-wide assay of Natural Rowe, John H.
Radiocarbon”. Science, Vol. 109: 227-228. 1962 “Stages and Periods in Archaeological Interpretation”. Southwestern
Lumbreras, Luis G. Journal of Anthropology, Vol. 18, No. 1: 40-54.
1969 De los Pueblos, las Culturas y las Artes del Antiguo Perú. Moncloa- Sandweiss, Daniel H.; Kirk A. Maasch, Harold B. Rollins y Amy Clement
Campodónico, Editores Asociados, Lima. 2001 “Variation in Holocene El Niño Frequencies: Climate Records and Cultural
Luyo, Melisa E. Consequences in Ancient Peru.” Geology 29: 603-606.
2008 Lineamientos Preliminares para el Manejo y Gestión de la Puesta en Shady, Ruth
Valor de Bandurria. Informe Final. Proyecto Arqueológico Bandurria, 1993 “Del Arcaico al Formativo en los Andes Centrales” Revista Andina, año
Huacho. 11, No. 1: 103-132.
Means, Phillip 1995 “La Neolitización en los Andes Centrales y los Orígenes del Sedentarismo,
1931 Ancient Civilization of the Andes. Charles Scribner's Sons. Nueva York. la Domesticación y la Distinción Social” Saguntum, No. 28: 49-61.
Moseley, Michael E. 1997 La Ciudad Sagrada de Caral, Supe en los Albores de la Civilización en
el Perú. Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Fondo Editorial, Lima.
1975 The Maritime Foundations of Andean Civilization. Cummings Pub. Co.,
Menlo Park. 1999a “El Sustento Económico del Surgimiento de la Civilización en el Perú”.
Boletín del Museo de Arqueología y Antropología UNMSM 2: 2-4.
1992 “Maritime Foundations and Multilinear Evolution: Retrospect and
Prospect”. Andean Past 3: 5-42. 1999b “Los Orígenes de la Civilización y la Formación del Estado en el Perú: Las
Evidencias Arqueológicas de Caral, Supe”. Boletín del Museo de
Muelle, Jorge C. y Rogger Ravines Arqueología y Antropología UNMSM Año 2, No. 12:2-4, Año
1973 “Los Estratos Precerámicos de Ancón”. Revista del Museo Nacional. 3, No. 2: 2- 7.
Tomo XXXIX: 49-70. 2000a “Los Origines de la Civilización y la Formación del Estado en el Perú
158 159
(Segunda Parte).” Boletín del Museo de Arqueología y Antropología 1957 Method and Theory in American Archaeology. University of Chicago
UNMSM 3: 2-7. Press, Chicago.
2000b “Sustento Socioeconómico del Estado prístino de Supe-Perú: Las Williams, Carlos
Evidencias de Caral-Supe”. Arqueología y Sociedad 13: 49-66. 1980 “Arquitectura y Urbanismo en el Perú Antiguo," en: Historia del Perú, vol.
2004 Caral. La Ciudad del Fuego Sagrado. Interbank, Lima. VIII, editado por J. Mejía Baca. Editorial Juan Mejia Baca, Lima.
2005 La Civilización de Caral-Supe: 5,000 años de Identidad Cultural en el Ziólkowski, Mariusz S.; Mieczyslaw F. Pazdur; Andrzej Kranowski y Adam
Perú. PEACS – INC, Lima. Michczynski
Shady, Ruth; Jonathan Haas y Winifred Creamer 1994 Andes. Radiocarbon Database for Bolivia, Ecuador and Peru. Institute
2001 “Dating Caral, a Preceramic Site in the Supe Valley on the Central Coast of of Archaeology, Warsaw University y Institute of Physics, Silesian T
Peru”. Science 292:723-726. Technical University, Varsovia.
Shady, Ruth; Camilo Dolorier; Fanny Montesinos y Lyda Casas
2000 “Los Orígenes de la Civilización en el Perú: el Área Norcentral y el valle de
Supe durante el Arcaico Tardío”. Arqueología y Sociedad, No. 13: 13-48. MÁS INFORMACIÓN EN INTERNET:
Spinden, Herbert J.
1928 Ancient Civilizations of Mexico and Central America. Memoirs of the Pagina Web del Proyecto Arqueológico Bandurria
Peabody Museum, Vol. 6. Cambridge.
www.huacho.info/bandurria
Tello, Alejandro; Pablo Merino; Norka Moya; Oscar Gonzales; German Chávez;
Iliana Chang y Gunnar Engblom
2006 Informe Técnico: Albuferas del Paraíso, Huaura, Perú. Proyecto Blog Oficial del Proyecto Arqueológico Bandurria:
Refugios del Desierto, Lima. http://huacho.info/blogs/index.php/bandurria
Uhle, Max
1920 “Los Principios de las Antiguas Civilizaciones Peruanas”. Boletín de la Pagina Web del Proyecto Especial Arqueológico Caral- Supe
Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos 4: 448-458.
http://www.caralperu.gob.pe
Vreeland, James M.
1982 “The Ethnoarchaeology of Ancient Peruvian Cotton Crafts”. Archaeology,
Vol. 35, No. 3. Pagina Web del Proyecto Arqueológico Norte Chico (en Inglés)
1985 “Algodón 'del país'; una Tecnología Tradicional para la Agricultura del http://www.fieldmuseum.org/PANC/
Desierto”. Revista Alternativa, No. 2.
1999 “The Revival of Colored Cotton”. Scientific American, Vol. 280. Programa OxCal del Laboratorio de Radiocarbono de Oxford, Inglaterra (en
Wendt, W. E. Inglés)
1964 “Die Präkeramische Siedlung am Rio Seco, Peru” Baessler Archiv, Tomo http://c14.arch.ox.ac.uk/
IX, Vol. XXXV: 225-275. Hay traducción al español: 1976 “El
Asentamiento Precerámico de Río Seco, Perú” Lecturas en Arqueología Puede descargarse el programa o hacer calibraciones en línea.
3, Serie Traducciones. Museo de Arqueología y Etnología de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos.
Willey, Gordon
1974 “The Virú Valley Settlement Pattern Study”, en: Archaeological
Researches in Retrospect, pp. 149-175. Winthrop Publications,
Cambridge.
Willey, Gordon R. y Philip Phillips
160 161
GLOSARIO

Áspero: Ubicado en Supe Puerto, provincia de Barranca, fue uno de los primeros
sitios precerámicos en ser excavado científicamente. Fue excavado por Max
Uhle en 1905, quien lo denominó Cerro Prieto, y por Julio C. Tello en 1927,
dentro de la expedición arqueológica al Marañón, quien lo llamó Sitio Cenizal
por la gran cantidad de áreas de quema. En 1941 Gordon Willey y John Corbett
excavaron los sitios arqueológicos ubicados en la zona de Supe Puerto: El Faro,
Áspero y Li-31. Estos investigadores consideraron al Áspero como un sitio
acerámico. En 1973 Willey y Michael Moseley revisitaron Áspero y lo
asignaron al período Precerámico. Entre 1973 y 1974, Robert Feldman realizó
excavaciones en el sitio, como parte de su tesis de doctorado. Feldman se
concentró en excavar la arquitectura monumental de la Huaca de los Ídolos y la
Huaca de los Sacrificios. Obtuvo fechados radiocarbónicos que van desde 4900
± 160 A.P. hasta 3950 ± 150 A.P.; actualmente es el sitio con los fechados más
antiguos de la costa Norcentral.
Áspero presenta ocupaciones correspondientes a los períodos Precerámico
Tardío y Período Inicial. El sitio presenta un sector nuclear de arquitectura
monumental, compuesto al menos por 6 montículos con muros de piedra y
argamasa de barro. A su alrededor, y en las pequeñas quebradas adyacentes, se
encuentran abundantes evidencias de arquitectura doméstica, basurales y zonas
de cementerio. Hasta hace poco el sitio era utilizado como botadero de basura de
Supe Puerto. En algunos sectores se apreciaban huellas de maquinaria pesada
(bulldozers). En sus partes sur y sureste se han habilitado zonas de cultivo que
han recortado el sitio arqueológico.
Desde hace tres años el Proyecto Especial Arqueológico Caral-Supe viene
realizando trabajos en Áspero, se ha retirado la basura e iniciado excavaciones
en diferentes sectores del sitio.
Caballete: Sitio ubicado en el valle de Fortaleza, está compuesto por cuatro
montículos, en el que destaca uno principal (Montículo A), de 20 metros de
altura. Este montículo está asociado con una plaza circular rodeada de huancas.
Se han identificado otras dos plazas, las que se encuentran asociadas con los

163
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
montículos pequeños. El sitio fue investigado por el Proyecto Arqueológico valores, las costumbres, las leyes e instituciones. Generalmente se le asocia con
Norte Chico a través de pequeños pozos de prueba y limpieza de perfiles de áreas el Estado y el urbanismo. La civilización, como una entidad cultural, aglutina
destruidas. diversas sociedades en un territorio, las que comparten una serie de rasgos
Caral: Se encuentra ubicado en la margen izquierda del río Supe, sobre una gran comunes que las diferencian del resto. En el mundo, sólo en seis lugares la
terraza que está a 350 metros sobre el nivel del mar. Este sitio ocupa un área de 66 civilización surgió de manera primigenia: Mesopotamia, Egipto, India y China
hectáreas. En Caral destacan 7 grandes pirámides rodeadas por otras estructuras en el Viejo Mundo y Perú (los Andes) y Mesoamérica en el Nuevo Mundo.
pequeñas. La investigaciones a cargo de Ruth Shady, Jefa del Proyecto Cronología: Comprende la determinación de las fechas y el orden de cualquier
Arqueológico Especial Caral-Supe (PEACS), postulan que el sitio corresponde acontecimiento, a través del tiempo.
a una ciudad que estuvo dividida en 2 sectores: uno alto o hanan (al norte) y otro Cultural Material: Las construcciones, artefactos, desechos y todo aquello
bajo o hurin (al sur). En el sector alto se ubican las 6 pirámides principales tangible, producto de la actividad humana, tanto del pasado como del presente.
rodeando una gran plaza. En el sector bajo destaca la pirámide del Anfiteatro y
varios edificios menores alineados con esta. Según Shady (2003), en cada una de Datación o cronología absoluta: Ubicación en años calendáricos de los objetos,
las pirámides de Caral se llevaron a cabo diferentes actividades, cumpliendo yacimientos, depósitos o artefactos. Aquí destaca el método del radiocarbono.
cada una de ellas un papel diferente en el orden social y religioso de sus Para sitios precerámicos, como Bandurria, el método del radiocarbono es la
habitantes. En el Sector Alto destaca la Pirámide Mayor, la cual consta de un forma más eficaz de fechar las diversas ocupaciones.
volumen piramidal escalonado trunco y una plaza circular adosada a su fachada. Difusionismo: Es una corriente teórica antropológica que se hizo popular a
Otras importantes estructuras son las llamadas Pirámide de la Galería, finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Postula que a lo largo de la
denominada así porque se encontró un pasaje interior similar a una galería historia han existido zonas, llamadas “nucleares”, generalmente ubicadas en el
subterránea, pintado de blanco y adornado con nichos; y la Pirámide de la Viejo Mundo, desde las cuales se irradiaron todas las innovaciones sociales y
Huanca, llamada así por estar alineada con una huanca. tecnológicas al resto del mundo. En la actualidad esta posición teórica es
La Pirámide del Anfiteatro es la estructura más importante del Sector Bajo de obsoleta.
Caral y, como tal, es considerada como la contraparte de la Pirámide Mayor, con Determinismo Ambiental: Corriente teórica de fines del siglo XIX y principios
la cual comparte la característica de tener una plaza circular. Esta pirámide es siglo XX, postula que el medio físico, el ambiente, determina a la naturaleza de
una plataforma más bien pequeña y de poca altura, sobre la cual se han las sociedades humanas. Una variante de este tipo de determinismo es el
construido varios recintos y está completamente rodeada por una muralla que determinismo climático, que afirma que la cultura y la historia están
separa una amplia zona vacía a su alrededor. Se le adosa una monumental plaza condicionadas por las características climáticas de la zona donde se vive.
circular, que en uno de sus lados tiene una sucesión de pequeñas plataformas a
modo de graderías, semejante a un anfiteatro (de allí el nombre) y delante de esta, El Paraíso: Este sitio arqueológico se ubica en la margen izquierda del río
una plataforma rectangular. Además, dentro del perímetro que bordea la Chillón, cerca de su desembocadura, a 5 kilómetros de la playa, en el distrito de
pirámide está el Altar del Fuego Sagrado (Shady, 2003), una estructura de la Ventanilla, provincia de Lima. Fue construido entre una serie de elevaciones
tradición arquitectónica Mito. naturales conocidas como los cerros de Chuquitanta.
En la periferia de las estructuras monumentales se han ubicado sectores El Paraíso está formado por un grupo de ocho edificios, que suman en total 50
residenciales que están conformados por grupos de pequeñas construcciones de hectáreas. A estos edificios se les ha identificado con números romanos. El
un solo piso, las cuales han sido interpretadas como viviendas de los habitantes edificio que más destaca es conocido como Unidad I, el que ha sido excavado y
de Caral. Se han encontrado diferentes tipos de recintos residenciales, los cuales reconstruido en su totalidad por el arqueólogo Frederic Engel en 1965. Los
pertenecerían a los diferentes estratos sociales del sitio (Shady 2003). diferentes edificios que componen el complejo corresponden a diferentes usos.
Así, por su arquitectura monumental y por las evidencias encontradas, se sugiere
Ciudad: Es un espacio físico construido, planificado o no, con una alta densidad que la Unidad I tuvo un uso público, comunitario. En cambio, las unidades II y
de población en donde sus habitantes residen de manera permanente, residen los VI (largos montículos con 450 y 300 metros de largo por 110 de ancho,
organismos de gobierno y culto, y se dan actividades de producción de bienes y respectivamente), tuvieron un uso doméstico. Esos montículos están formados
servicios. Algunos consideran ciudades a asentamientos con una población por las ruinas de dos grandes conglomerados de habitaciones. Se diferencian de
mayor de 2,500 habitantes. la Unidad I por sus dimensiones pequeñas, de forma rectangular, con muros de
Civilización: Término sobre el que hay una gran cantidad de definiciones. Más piedra enlucidos con barro y techos de madera cubiertos de paja o estera.
que presentar una lista de atributos, corresponde a un alto grado de desarrollo Durante los trabajos de excavación de la Unidad I se encontraron, en los rellenos
cultural, el que engloba la concepción del mundo o ideología, las creencias, los de los cuartos de la estructura, canastas o shicras rellenas de piedras.
164 165
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Posteriormente, en la década del 1980, el sitio fue vuelto a excavar por el Kotosh: Se ubica a 4 kilómetros de la actual ciudad de Huánuco, a 2000 m s. n. m.
arqueólogo norteamericano Jeffrey Quilter. Fue investigado por la Misión Arqueológica Japonesa durante varias
Estado: Formación social definida por una delimitación territorial clara y temporadas de campo, en la década de 1960. Se compone de una serie de
caracterizada por un gobierno central con poder represivo (ejército, policía, edificios superpuestos, con 6 periodos de ocupación continua, que datan del
etc.), el cual cuenta con un aparato administrativo muy especializado Precerámico Tardío, el Período Inicial, el Horizonte Temprano y los inicios del
(burócratas). Socialmente se encuentra dividido en clases sociales altamente Intermedio Temprano (tradición Blanco sobre Rojo). Los recintos más
estratificadas. El estatus, así como los cargos importantes, se heredan entre una conocidos son el Templo de las Manos Cruzadas y el Templo de los Nichitos,
elite, de los que dirigen y gobiernan esta sociedad. ambos correspondientes a la fase Mito (Precerámico Tardío). Las plataformas
presentan muros de contención de piedras con argamasa de barro que forman la
Fechado o Método radiocarbónico: El carbono-14 (14C) es un radioisótopo del base de las estructuras. La comunicación entre las distintas plataformas del
carbono con una vida media de 5730 años. Debido a su presencia en todos los edificio se hizo a través de escaleras y pequeños pasadizos.
materiales orgánicos, el carbono-14 se emplea en la datación de estos
especímenes. El método de datación por radiocarbono es la técnica más fiable En el Templo de las Manos Cruzadas se encontraron dos esculturas de diferente
para conocer la edad de muestras orgánicas menores que 60000 años. Está tamaño, con las manos cruzadas, una con la mano derecha sobre la izquierda y la
basado en la ley de decaimiento exponencial de los isótopos radiactivos. El otra con la izquierda sobre la derecha. Durante los trabajos de investigación casi
isótopo carbono-14 (14C) es producido de forma continua en la atmósfera como no se encontraron restos culturales de las actividades realizadas en el sito. Tan
consecuencia del bombardeo de átomos de nitrógeno por neutrones cósmicos. El solo se encontraron restos quemados de huesos de camélidos y de cérvidos, así
átomo radiactivo se incorpora en las plantas por la fotosíntesis, de manera que la como restos de cuyes fuera de los recintos.
proporción 14C/12C en estas es similar a la atmosférica. Los animales Paralelamente a este sitio se desarrollaron Huaricoto y la Galgada,
incorporan, por ingestión, el carbono de las plantas. Tras la muerte de un pertenecientes todos a la tradición Mito.
organismo vivo se dejan de incorporar nuevos átomos de 14C a los tejidos, y la La Galgada: Se encuentra en el valle del río Tablachaca, al norte del
concentración del isótopo va decreciendo conforme va transformándose en 14N departamento de Ancash. El complejo ceremonial está compuesto por los restos
por decaimiento radiactivo. Al medir la concentración del isótopo es posible de una plaza circular y dos estructuras monumentales ceremoniales.
calcular la fecha aproximada en la cual el organismo estuvo vivo. Excavaciones a cargo del arqueólogo norteamericano Terence Grieder, en la
Huaricanga: Sitio ubicado en el valle de Fortaleza. Está compuesto por tres década de los ochenta, identificaron una serie de cámaras ceremoniales con
montículos de los cuales uno, el montículo A, correspondería al Periodo Inicial. fogón central dentro de las estructuras principales, típicas de la tradición Mito.
No se han identificado plaza circulares en este sitio. Fue investigado por el Estas estructuras se superponen una sobre otra, reflejando continuas
Proyecto Arqueológico Norte Chico a través de pozos de prueba. remodelaciones. También se descubrió que algunas de estas cámaras habían sido
Huaricoto: Ubicado en el Callejón de Huaylas, en Ancash, a 2750 m s. n. m. reutilizadas como tumbas, encontrándose importantes restos culturales del
Huaricoto fue excavado entre 1978 y 1980 por el arqueólogo norteamericano Precerámico Tardío. Al igual que los otros sitios de la sierra y selva alta, La
Richard Burger, quien definió una larga ocupación de 2000 años, desde el Galgada fue ocupada de manera continua durante el Precerámico Tardío y el
periodo Precerámico Tardío hasta el Horizonte Temprano. La fase precerámica Periodo Inicial.
de Huaricoto –llamada Chaukayán– corresponde a una serie de plataformas de Las Shicras: Sitio arqueológico ubicado en el valle de Chancay, provincia de
piedra delimitada por piedras, típica de la tradición religiosa Kotosh. En Huaral, a 120 kilómetros al norte de Lima. Corresponde a dos grandes
Huaricoto la tradición religiosa Kotosh, de fogones ceremoniales, cubre todo el estructuras piramidales. El arqueólogo Walter Tosso, a cargo de las
Periodo Inicial y continúa hasta la época Chavín en el Horizonte Temprano. investigaciones, ha asegurado que los fechados obtenidos del material botánico
Jefatura: Sociedad en donde el parentesco (linaje) estructura las relaciones recuperado en sus investigaciones van del 2800 a 2500 a. C., por lo que
sociales. El prestigio obtenido a lo largo de una vida es importante para obtener corresponden al Precerámico Tardío.
un alto estatus y acceder a beneficios sociales y el reconocimiento público. Este La historia de las Shicras se remonta al año 2003, cuando huaqueros que
estatus, generalmente, no es hereditario. Destaca el Jefe como máximo líder de buscaban las riquezas de una tumba de la cultura Chancay, excavaron un
estas sociedades. Aquellos que se encuentren más próximos al Jefe (parientes) profundo foso en la cima del montículo más grande, descubriendo la
obtendrán mayores privilegios. Por lo general, la jefatura presenta un centro arquitectura precerámica y gran cantidad de shicras como relleno constructivo.
ritual y ceremonial permanente, así como una especialización artesanal. De ahí el nombre del sitio arqueológico. Ese mismo año Walter Tosso encontró el
enorme huaqueo e inició, junto con la Municipalidad de Huaral, un trabajo de
protección para evitar su depredación. En junio de 2006, con el apoyo de la
166 167
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
Fundación Museo Amano, el arqueólogo encabezó una primera excavación dimensiones espaciales y complejidades. Esta tradición se caracteriza por tener
oficial, que le permitió descubrir importantes evidencias. Según las una arquitectura de grandes dimensiones (monumental), compuesta por un
investigaciones preliminares, el templo, edificado en piedra, cuenta con ocho edificio principal o central, construido con plataformas superpuestas para ganar
niveles construidos en cuatro fases, lo que revela que allí se realizaban rituales altura. En la parte central de estos montículos o pirámides hay una escalera
religiosos. Tosso ha explicado que para ellos “se sellaban todas las entradas del central que une la base del montículo con la cima, en donde se encuentra el atrio.
templo y sobre él se colocaban las piedras reunidas en las shicras (bolsas de fibra Generalmente estas estructuras se encuentran asociadas con una plaza circular
vegetal con las que se trasladaban las rocas), que el pueblo mismo llevaba y de extensión variable, frente al edificio principal, y con estructuras de menor
entregaba en un ritual religioso”. tamaño con las que forman complejos arquitectónicos. Fueron construidos, en
Pampa San José: Sitio ubicado en el valle de Pativilca, muy afectado por la su mayoría, con piedras con argamasa de barro, aunque también se ha observado
agricultura moderna. Está compuesto por tres grandes montículos y una plaza el uso de adobes. Son representativos de esta tradición: Áspero (3600 a. C.),
circular. El montículo más grande mide 100 x 70 metros y tiene una altura de 20 Bandurria (3200 a. C.), Caral (2625 a. C.), Río Seco (2225 a. C.) y,
metros. Fue investigado, a partir de un pozo de huaqueo, por el Proyecto recientemente, las Shicras en Huaral. Esta tradición de arquitectura monumental
Arqueológico Norte Chico. sería la primera en aparecer en los Andes alrededor de los 3000 a. C.
Piruru: Sitio ubicado en el valle de Tantamayo, distrito de Tantamayo, provincia Tradición Arquitectónica de la Sierra: Esta tradición arquitectónica hizo su
de Huamalíes, departamento de Huánuco, a 3800 m s. n. m. Corresponde a un aparición hacia los 2500 a. C., y persistió hasta el 500 a. C., por lo que coexistió
sitio que fue ocupado en el Precerámico Tardío, el periodo Inicial y el Intermedio con otras tradiciones arquitectónicas posteriores y llegó a utilizarse en la época
Tardío. La arquitectura del Precerámico Tardío está compuesta por pequeños Chavín. Durante muchos años se pensó que esta arquitectura era propia de la
recintos de forma circular y rectangular, construidos de piedra, que presentan un vertiente oriental de los Andes Centrales, especialmente por la reutilización del
fogón en la parte central. La arqueóloga francesa Elizabeth Bonnier (su estilo en diferentes contextos arquitectónicos. Sin embargo, se han encontrado
investigadora) ha determinado que estas estructuras tuvieron un uso ceremonial, recintos de las mismas características en el Callejón de Huaylas (Ancash),
y que pertenecieron a la tradición arquitectónica Mito y la tradición religiosa Huánuco y Lima. El diseño tipo se caracteriza por poseer una estructura
Kotosh. Al igual que en Huaricoto, la construcción de recintos con fogones cuadrangular con nichos en las paredes interiores y un doble piso interior con un
ceremoniales continuó hasta los periodos con cerámica. fogón central y, en algunos casos, ductos de ventilación que van por debajo del
piso. Son representativos de esta Tradición: Kotosh (2350 a. C. - 200 d. C.), La
Prospección: Recorrido de campo en donde se examina el terreno siguiendo una Galgada (2720 a. C.), Huaricoto (2875 a. C.) y Piruru (2950 a. C.).
trayectoria, con el objetivo de ubicar y registrar la localización de restos
culturales dejados por el ser humano. A este tipo de arquitectura también se le ha llamado tradición arquitectónica
Mito, definida por la arqueóloga francesa Elizabeth Bonnier; mientras que al
Río Seco: Se encuentra ubicado en la quebrada de Río Seco de León, distrito de ritual asociado con la quema de ofrendas en fogones ceremoniales se le conoce
Chancay, provincia de Huaral. El sitio fue descubierto por Frederic Engel en la como tradición religiosa Kotosh. Esta tradición religiosa ha sido definida por el
década de 1950 y trabajado por el alemán W. E. Wendt en 1960 y 1961. El sitio se arqueólogo norteamericano Richard Burger.
encuentra en la margen izquierda de la quebrada, próximo al mar, y está
compuesto por 9 montículos. Las excavaciones fueron de pequeña escala y no Upaca: Sitio arqueológico ubicado en el valle de Pativilca, distrito de Pativilca,
han sido adecuadamente presentadas. Wendt reporta construcciones de piedras, Provincia de Barranca. Está compuesto por un montículo asociado con una plaza
abobes en forma de placas o cuadrados con o sin argamasa de barro. Destaca una circular y tres pequeños montículos asociados con otra plaza circular
zona de cementerio en donde se excavaron 41 tumbas con 42 individuos, los parcialmente destruida. También se ha reportado la presencia de dos complejos
cuales, en su mayoría, estuvieron flexionados y cubiertos con tejidos arquitectónicos que corresponderían a almacenes. La ocupación moderna ha
entrelazados y esteras. Otros artefactos recuperados de las excavaciones afectado la integridad del sitio en varios sectores. Fue investigado por el
guardan relación con el material cultural del Precerámico Tardío de otros sitios Proyecto Arqueológico Norte Chico a través de pequeños pozos de prueba y
contemporáneos. Se hallaron figurines de barro sin cocer, cuentas de piedra y limpieza de zona destruidas de la arquitectura.
moluscos, textiles de algodón torzales y redes, y abundantes restos de moluscos Vinto Alto: Sitio ubicado en la margen izquierda del río Pativilca, junto al pueblo
y peces. Se obtuvo una serie de fechados radiocarbónicos que van de 2225 a del mismo nombre. Está compuesto por tres montículos, los que se encuentran
2175 años a. C. En la actualidad el sitio se encuentra en proceso de destrucción, alterados por la agricultura y las ocupaciones modernas. El Proyecto
al estar ocupado por una granja de pollos. Arqueológico Norte Chico excavó dos trincheras en dos de los montículos.
Tradición Arquitectónica de la Costa: Ubicados principalmente en la costa,
entre Ancash y Lima, los monumentos que la componen poseen distintas
168 169
ANEXO:
DESCUBRIMIENTO Y RESCATE DE BANDURRIA
Domingo Torero Fernández de Córdova

Los antecedentes de la destrucción parcial de Bandurria por aguas de


drenaje, se encuentran en las filtraciones no controladas, resultantes del
regadío de las Pampas anexas al valle de Huaura.
En la década de 1950 se construyó un canal (por la Irrigación Santa Rosa)
con una toma de agua en el río, a la altura de Sayán, para irrigar una extensa
zona eriaza, las Pampas de Huancayo, llamadas así por estar rodeadas de
grandes cerros pedregosos.
El regadío de estas Pampas, unos 15 años después, ocasionó la aparición de
lagunas como producto del afloramiento de la napa freática. Durante dos
años, los agricultores del valle tramitaron ante el Ministerio de Agricultura el
endicamiento o drenaje de la gran laguna formada. Hubo una serie de
proyectos que no se llevaron a cabo por el ministerio, y la laguna finalmente
se desbordó. Las aguas, que irrumpieron por una larga quebrada (Carrizales)
hacia la Campiña de Huacho, arrasaron tierras de cultivo y granjas, causaron
grandes destrozos e inutilizaron el muelle y el puerto de Huacho.
La arena y tierra arrastrada fue tal, que el puerto quedó convertido en playa,
con los muelles en seco e inutilizados para el cabotaje, situación que duró
más de 10 años hasta que el mar arrastró el material acumulado.
El Ministerio de Agricultura, presionado para resolver el problema, inició la
construcción de drenes y un canal evacuador que llevase el agua al sector de
Playa Chica. Inexplicablemente, no se tomó en cuenta a la quebrada de
Cochinos, cuya ubicación la convertía en el drenaje natural de la zona.
A fines de marzo de 1973 el canal colector se había construido hasta pasada
la carretera Panamericana Norte; y los ingenieros de la Dirección General de
Aguas ya habían excavado con maquinaria un corte en el arenal, hasta el
borde del acantilado, en el límite norte del médano1.

171
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
A principios de abril, ya construido el puente para que el canal cruzara la
carretera, recorrimos el área revisando los conchales: mi padre2, Jorge
Chaparro y el que escribe, en búsqueda de líticos u otras evidencias que
pudieran encontrarse entre los restos de moluscos.
Habíamos sido avisados por el Inspector de Aguas, Sr. Hilarión Muro que,
por razones de ahorro, el ministerio no terminaría el canal hasta la playa, y
que el agua sería encauzada hasta ella por el corte zanjado en la arena.
El Arq. Chaparro, trabajador de CRIRSA3, se encontraba de vacaciones, e
íbamos a diario en su “escarabajo” a la zona, pues teníamos presente el
hallazgo de huesos de megaterio en una situación parecida, de irrupción de
aguas, en Pampa Vieja (Los Antivales), distrito de Huacho, depresión en
aquel entonces y hoy laguna conocida como “La Encantada”.
El día 6 de abril del 1973, hacia la media mañana, empezó a llegar agua por el
canal evacuador, y en pocos momentos alcanzó un volumen de varios metros
cúbicos por segundo. El agua llenaba el canal y, por el declive, alcanzó gran
velocidad; al salir de él se empozó y formó una laguna, sin seguir por el corte
trazado en la arena, al no tener un desnivel adecuado. El agua contenida en la Fig. A1. Vista de la parte central del médano antes de ser erosionado por el agua.
laguna rompió hacia el sur por el borde del médano, que aquí era de menor
altura. Ante esta circunstancia, solo quedaba tratar de impedir la destrucción total
Rápidamente, por el volumen que llevaba el agua, se formó un torrente que del sitio y, quizás, llevar a cabo un rescate de los objetos que el agua
se abrió paso en dirección al mar, bordeando y, a la vez, arrasando el médano arrastraba.
formado por arena y ceniza negra. Fue aquí, bastante cerca de la carretera, Nos pusimos en contacto con los universitarios Héctor Romero y Luis
donde observamos las primeras evidencias, aparte de los conchales del sitio. Durán, y ellos organizaron un grupo de estudiantes de la Universidad de
Mi padre nos llamó y nos señaló unos tejidos de junco o totora que el agua Huacho, de las Facultades de Pesquería y Educación, a los que se sumaron
dejaba al descubierto en el borde; nos trasladamos a la orilla opuesta y algunos vecinos de Huacho, interesados en el tema del Patrimonio
pudimos observar mayor cantidad de material arrastrado, sin lograr precisar Arqueológico: Santos Ventocilla, Otto Loof y Victoriano Montemayor,
de qué objetos se trataban por la velocidad del agua del torrente. Sin quienes disponían de movilidad, absolutamente necesaria en este caso.
embargo, recuperamos una estera.
Una vez en el sitio se planteó la posibilidad de disminuir el choque del agua
Nos acercamos al borde del acantilado que da a la hoy albufera y vimos cómo contra el borde del médano levantando muros con sacos de arena, para lo
el agua empezaba a correr entre aquel y la barra de arena de la playa. Cabe cual conseguimos la donación de una gran cantidad de sacos.
recordar que en aquel entonces el área que reseñamos era totalmente
desértica —desierto total entre el valle del Huaura y el de Chancay— no Sin embargo, apenas se lograba atenuar el ataque del torrente contra el borde,
existían poblados, peaje, ni vegetación alguna, por lo no era posible el agua se desviaba o sobrepasaba los sacos y seguía destruyendo el
encontrar apoyo para un rescate. deleznable médano formado por arena y basura negra, creando un perfil cada
vez más alto que contenía objetos no precisables y muchas piedras.
Regresando a Huacho, nos dirigimos a la Zona Agraria Huacho del
Ministerio de Agricultura, donde el ingeniero en jefe nos indicó que no se Ante este desalentador panorama decidimos rescatar lo que pudiera salvarse
podía detener el agua, pues la toma de los drenes no tenía compuertas, y por del arrastre del torrente, quedando mi padre, Santos Ventocilla, Jorge
la misma razón tampoco se la podía desviar nuevamente a la quebrada de Chaparro y el equipo de universitarios en esa labor. Al autor de la nota se le
Carrizales. encargó viajar con un oficio, fotos y un plano inicial del sitio levantado a
mano alzada por el arquitecto Chaparro. Para elaborar estos documentos, en
172 173
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
los días anteriores habíamos recorrido la zona desde Playa Chica hasta la
Quebrada de Cochinos, marcando en el plano conchales, piedras y otras
evidencias de superficie, los cerros que suponíamos con estructuras (pircas),
el gran médano de más o menos 600 x 800 metros, que el torrente estaba
destruyendo, y el “Adoratorio de la Wanka”4, quizás lo que más nos llamó la
atención en ese momento.
Premunido de este material, previa coordinación con mi hermano Alfredo5
para establecer un contacto con el Instituto Nacional de Cultura (INC), viajé
a Lima.
En el Instituto Nacional de Cultura, nos recibió el arquitecto José Correa
Orbegoso del CIRBM6, y dos días después expuse el caso al arquitecto
Barreto Arce, que me aseguró que se actuaría de inmediato, previa
inspección por el CIRBM, le solicité que presionara a la Dirección General
de Irrigaciones, causante del problema, para que enviara maquinaria y se
ahondara un cauce definitivo, impidiendo de esta manera la destrucción total
del sitio.
Días después llegó el Dr. Hugo Ludeña, en compañía de un ingeniero del
Ministerio de Agricultura, para realizar una inspección. A la semana
siguiente se recibió la copia de un oficio dirigido por el INC al Director
Superior del Ministerio de Agricultura, solicitando su intervención para
solucionar el problema.
Hacia finales de abril llegó Alfredo, acompañado por Wilfredo Kapsoli de la
Universidad Ricardo Palma. Recorrimos el área y, con más detenimiento
vimos en uno de los cerros una pared de piedras y barro, que procedimos a
enterrar para evitar su destrucción por los huaqueros (como lo hicimos en
Choque Ispana), al respecto Alfredo hace una observación en su libro
“Idiomas de los Andes” (2002:42), pudimos observar los componentes del
sitio arqueológico. Mientras se hacían trámites ante el INC y el Ministerio de
Agricultura, se continuaba con el desesperado rescate, logrando salvar de las
aguas, fardos funerarios, ofrendas y otros objetos, que se iban almacenando
en nuestra casa de Salaverry en Huacho.
El rescate era sumamente riesgoso, pues el perfil alcanzaba en muchos
lugares hasta 6 metros de altura y, a la vez, porque al derruirse el perfil caía
una gran cantidad de piedras grandes junto con los fardos y objetos.
Generalmente el rescate se hacía desde el borde superior, evitando el
desmoronamiento y así no caer al agua, cosa que algunos no pudieron evitar.
Figs. A2 y A3. Restos humanos expuestos por el derrumbe del médano producto de la
inundación. Nótense los grandes cantos rodados típico del patrón funerario de Bandurria.
Tampoco se pudo escapar de los golpes de algunas piedras, los que
felizmente no tuvieron mayores consecuencias.
Mientras la angustia y la frustración crecían ante la inercia de las
autoridades, de igual forma crecía el abanico de tierra pedregosa que iba
174 175
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
dejando el agua conforme destruía el médano. El arrastre de fardos y otros llenado la cuneta entre el acantilado Este y la barra Oeste, extendiéndose a
objetos era continuo, y lo posible de rescatar, muy poco. Mi padre contó un casi toda la playa al no tener salida, hasta que un día formó un desagüe,
día, desde la mañana al atardecer, 87 fardos, y otros objetos que caían y eran rompiendo la barra en la playa Paraíso (al sur de Playa Chica), y dejando al
arrastrados por el agua. descubierto los pilotes y traviesas de un antiguo muelle, probablemente por
donde se embarcaba la sal antes de la llegada del ferrocarril de Huacho, a
Las dos primeras noches del rescate acampábamos en los autos, en la parte principios del siglo XX.
alta, ubicando lo rescatado cerca de ellos, pero desistimos de continuar por el
frío y los zorros y ratas que llegaron atraídos por los fardos. La albufera recreada por el agua del torrente, y ya con el tamaño actual, fue
por un par de meses una sola, hasta que los materiales de arrastre del derruido
De muchos fardos que se destruían recuperamos cráneos y huesos, así como médano cegaron la parte central, convirtiéndola en un extenso pantano y
algunas ofrendas (cuentas y collares). Un fardo muy pequeño dividiéndola en dos albuferas: Norte y Sur. A esta zona entre las albuferas es
(probablemente de un nonato) que se fragmentó, estaba tapado con un gran el cementerio de la ceniza y los restos arrastrados por el agua al destruir el
mate y como ofrenda tenía una aguja de hueso. médano.
En otro cráneo se encontró el cerebro muy bien disecado, con los hemisferios Posteriormente, en la albufera Sur y el área central empezaron a aparecer
y circunvoluciones visibles, de él se ha hecho un estudio neurológico de su algunas plantas, como el junquillo y la grama salada, pero no así en la
actual estructuras. A juzgar por los huesos largos, los habitantes de Bandurria albufera Norte, de agua más salobre al no tener comunicación con el torrente
eran bastante altos, los huesos no tenían rastros de raquitismo, pero sí había que desembocaba en la parte Sur.
mucha mortalidad infantil, a juzgar por la cantidad de fardos pequeños que
caían. No se observó sinostosis en los cráneos de adultos. Los dientes sanos, En la albufera Norte se dio una situación más interesante, en la zona arenosa
pero muy gastados, probablemente por masticar arena con los alimentos. delante del borde oeste del médano. Surgió del piso arenoso agua rojiza-
marrón, probablemente debido al lavado de las cenizas y los restos orgánicos
Ya era mayo, y los universitarios se turnaban para venir a apoyar en el a nivel del suelo. Luego esta filtración fue aclarándose y, al secarse
rescate, aunque algunos días estuvimos sin ellos. Entretanto, el agua había ya parcialmente, dejó una gran costra de sales.
Para sorpresa nuestra, esta costra salina fue quebrándose, y apareció una
gran cantidad de plantas que, con el tiempo, formaron matorrales de tallos,
ramas y nervaduras rojas con hojas verdes. Florecieron, y recogimos sus
semillas menudas y hojas, parecidas a un quenopodio. Enviamos las
muestras con Alfredo a la Universidad Agraria La Molina, donde se
confirmó su filiación con la quinua, que posiblemente fue usada como
alimento por los habitantes de Bandurria. Junto con estas plantas también
brotaron verdolagas y, en los bordes más altos de la orilla, una gran cantidad
de lagenarias (mates) de diversas formas. También brotó una planta de
algodón que dio una bellota de fibra parda.
Toda esta vegetación perduró hasta la invasión de ganaderos con sus
rebaños, en 1975. Iniciamos un acción judicial para desalojarlos, ya
organizados como “Comuna del Huaura EPS”, pero perdimos porque los
jueces fallaron a favor de ellos, venidos de la sierra de Checras, alegando que
“vivían de sus vaquitas” y que nosotros estábamos defendiendo una zona
eriaza y un medio que no aprovechábamos. Esta invasión de ganado en el
sitio arqueológico y alrededores, que duró veinte años, ocasionó la pérdida
Fig. A4. Collar de piedra con dije de diseño ornitomorfo, recuperado por D. Torero de muchas plantas —entre ellas un ensayo de manglar— la destrucción y
de un fardo roto. completa desfiguración del “Adoratorio de la Wanka”, usado como bajada a

176 177
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
los pastizales, así como el desmoronamiento de los bordes del médano, por el formado por cenizas de basura doméstica, restos de viviendas y entierros
paso continuo de la gran cantidad de animales. humanos.
A principios de junio llegó en inspección un arqueólogo del INC, y el 20 del A mediados de julio habíamos ya reunido una gran cantidad de material
mismo mes, después de una reunión en el CIRBM con el Arq. Arce, se dirigió rescatado: fardos, ofrendas, ofrendas en forma de parrilla (con hojas de
un oficio (No. 320-73-1-CIRBM) a la Dirección General de Ingeniería y pacae y anchovetas secas), mates, cestas, redes, etc., que se depositaron en la
Proyectos del Ministerio de Agricultura. Con este oficio pudimos tratar el casa de Salaverry. El primero de julio pudimos salvar de un derrumbe, un
caso con el ingeniero jefe en esa dirección, obteniendo el compromiso de entierro de un pescador provisto con largas redes y una serie de ofrendas.
enviar maquinaria para ejecutar el zanjado.
Ante el cese de la destrucción del médano por el torrente, ya encauzado
A principios de julio al no llegar la maquinaria, el INC me comisionó para definitivamente, decidimos únicamente rescatar los fardos y objetos que
tramitarla, específicamente con CÁRITAS, con el Oficio No. 233- aparecieran y estuvieran expuestos en el talud que se iba formando al
DTCPMC-73. En CÁRITAS Huacho nos indicaron que tenían la maquinara derrumbarse el perfil dejado por el agua.
en la sierra, por un problema de urgencia. Nos encontrábamos en este trámite
cuando la Zona Agraria de Huacho nos informó que al día siguiente llegaría En el corte se podían observar restos de totora, piedras alineadas, juncos, un
maquinaria procedente de Lima a Bandurria. fogón con piedras en el fondo y carbón; así como gran cantidad de restos de
moluscos (chanques, choros y machas), huesos de lobo marino y una
Así fue, hacia la segunda semana de julio llegaron dos máquinas, una vértebra de ballena, que rodaron del talud creciente.
cuchilla cargador frontal y zanjadora. En tres jornadas ahondaron una zanja
en el torrente y encauzaron definitivamente el agua, que dejó de arrasar el Ya con más calma, pudimos adquirir en el Servicio Aerofotográfico
médano, formándose una pequeña playa entre este y el cauce. Nacional (SAN) tres fotografías aéreas (143-66: 45, 46, 47) del área y,
posteriormente, por intermedio del Ing. Riera, del Área de Restitución
Si el Ministerio de Agricultura no hubiese tardado tanto tiempo, más de tres Aerofotográfica de la D. G. de Reforma Agraria, se nos facilitó la
meses, para enviar maquinaria, se hubiera salvado la mayor parte de un lugar observación estereoscópica de las fotos. Esto nos permitió confrontar
único para el estudio de los inicios de nuestra cultura, testimonios nuestra visión en el terreno, y levantar el plano de la Reserva Arqueológica
invalorables de nuestro pasado expresado en patrones funerarios, ofrendas, de Playa Chica Bandurria (20-07-73), solicitada al INC. Se pudo discernir
viviendas y muchas otras muestras de la forma de vida y creencias del mejor los cerros (montículos) con estructuras, que hoy, gracias al trabajo del
poblador de Bandurria. Se perdieron dos tercios del área del médano, Proyecto Arqueológico Bandurria, conocemos que corresponden a

Fig. A5. Fardo funerario rescatado de Bandurria. Fig. A6. Fardo funerario rescatado de Bandurria.
178 179
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
pirámides construidas desde sus bases; así como dos grandes construcciones
desaparecidas al sur del “Cerro Hueco”.
A fines de julio llegó Alfredo Torero con la Dra. Rosa Fung. Habíamos
discutido anteriormente sobre a quién invitar para la investigación de
Bandurria; se plantearon varios nombres: Frederic Engel, Luis Lumbreras,
incluso la asesoría de Pablo Macera, para obtener el apoyo de la universidad
de San Marcos, pero Alfredo pidió invitar a Rosa Fung, que hacía un tiempo
había trabajado en LasAldas.
En esos días se hizo un recorrido de reconocimiento de toda el área, para que
la Dra. Fung tuviera una idea integral del sitio. Hacia fines del año (1973)
regresó con la estudiante Lucy Salazar, y siguieron viniendo los fines de
semana hasta comenzar las clases universitarias de 1974.
Durante este tiempo continúo el rescate, con apoyo de los estudiantes
universitarios de Huacho, los que se concentraron en el talud en formación.
De ahí se rescató una figurina de barro sin cocer, para aquel entonces la única
representación humana encontrada.
De la zona marginal del médano, en su extremo Este, que no había sido

Fig. A7. Entierro de “pescador” com redes y diversas ofrendas.


alcanzada por el agua, se ubicó una piedra tosca vestida con un tejido
entrelazado; y debajo de esta se encontró la tumba de un niño contenido en
una cesta grande de junco. Todos los objetos rescatados en esta etapa fueron
llevados por la Dra. Fung a su alojamiento.
En uno de estos viajes, la Dra. Fung llegó con el Dr. Marvin Allison, y
visitaron la casa de Salaverry para revisar el material recuperado en el
rescate. El Dr. Allison fotografió el material óseo humano y sacó una muestra
de totora del interior de un fardo.
En el año de 1977 regresó la Dra. Fung con Jorge Silva, Denise Pozzi Escot y
otros estudiantes de arqueología de San Marcos, reiniciando la investigación
en el sitio. Realizaron un corte estratigráfico en el borde del perfil de regular
altura, y la excavación de una vivienda semihundida, rectangular, con
paredes de piedra. Esta estructura se encontraba al nivel de la superficie del
médano, por lo que debía corresponder a la etapa final de la ocupación.
Un tiempo después de esta corta investigación, se presentó en Huacho Jorge
Silva con el pedido de la Dra. Fung para que se le entregara el material
arqueológico depositado en Salaverry, resultado de nuestra tarea de rescate,
y llevarlo a San Marcos. La mayoría de los que habían participado en el
rescate se opuso, sobre todo los universitarios, por la importancia que tenía
que todo este material se quedara en el Museo de Huacho. Sin embargo, la
opinión de Domingo Torero Arrieta, en el sentido de que el Museo no tenía
las condiciones adecuadas para el mantenimiento del material, decidió su
180 181
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina

Fig. A8.Libreta de notas de D. Torero en donde se describe el entierro del “pescador” y se registra su posición en el
Fig. A9. Parte de las excavaciones realizadas por Rosa Fung en 1977.
entrega. Se hizo un inventario de lo que se entregó, firmado por Jorge Silva, y
quedaron en Huacho muy pocas cosas. Posteriormente, para nosotros, hubo
un largo silencio sobre los resultados de la investigación en Bandurria; salvo
la llegada, un tiempo después, de Lucy Salazar, quien solicitó estudiar la
cestería que teníamos en el Museo, para un trabajo que debía de realizar, y
para lo cual no disponía de otro material.
En mayo de 1977 llegó la Dra. Mercedes Cárdenas a la zona, dentro de un
proyecto de Reconocimiento y Catastro del valle de Huaura. La Dra.
Cárdenas hizo un reconocimiento desde Bandurria hasta las Salinas. En años
posteriores ella apoyó permanentemente la conservación de Bandurria, con
informes periódicos sobre el estado del sitio, para promover que el INC
decidiera la declaración de Reserva Arqueológica. Su último informe data de
enero del 2005. De esta manera, la Dra. Cárdenas ha colaborado durante más
de 30 años a la defensa y conservación del patrimonio arqueológico de
Bandurria.
A fines de la década de 1980, siendo Alfredo Torero Vicerrector de San
Marcos, se le entregó el inventario del material de Bandurria para verificar y,
en algún momento, recuperar este material, patrimonio de Huacho, cuando
nuestro Museo tenga las condiciones adecuadas para su conservación.
A Modo de Conclusión: Los puntos sobre las íes:
Quienes participamos hace 35 años en el rescate de Bandurria, presentamos
182 183
Alejandro Chu Barrera Bandurria: Arena, mar y humedal en el surgimiento de la Civilización Andina
esta visión retrospectiva de los sucesos —relato sin ninguna pretensión Notas:
erudita— para hacer conocer como fueron los hechos de los que fuimos 1. El médano hace referencia al lado SE de Bandurria que fuera destruido por la
parte. inundación y que aparentaba ser un médano arenoso. (N. del E.)
Esta memoria constituye un testimonio del esfuerzo por salvar el sitio de 2. Domingo Torero Arrieta. (N. del E.)
Bandurria y el Patrimonio Milenario que encierra, y un homenaje al recuerdo 3. Empresa que participó de la reconstrucción de Ancash después del terremoto de 1970.
de quienes ya no están con nosotros, en especial a Dn. Domingo Torero (N. del E.)
Arrieta, guía y motor de este rescate arqueológico, a Otto Loof Longobardi y
4. Corresponde al montículo ubicado en el lado SW de Bandurria en el sector Doméstico,
Victoriano Montemayor Amancio, quien con su camiencito de doble aún se encontraba intacto. (N. del E.)
tracción nos llevó a todos los rincones del arenal.
5. Alfredo Torero Fernández de Córdova. (N. del E.)
De los estudiantes que participamos en el rescate, tres de ellos aún somos
6. Centro de Investigación y Restauración de Bienes Monumentales del Instituto
profesores de la Universidad de Huacho, uno ya es docente jubilado de la Nacional de Cultura. (N. del E.)
misma universidad, y los demás se encuentran en el sector pesquero e
industrial: Héctor Romero Camarena, Luis Durand Padilla, José Cuellar
Reyes, Félix Hipólito Dolores, Daniel Nicho Carpio, Rodrigo García
Guardia, Víctor Figueroa Vargas, Oscar Guerrero Ramírez, Judith Alvarado
Rodríguez, Pedro Loza Hermenegildo, Nilda Montoya, Luis Quiroz y otros
cuyos nombres se nos escapan de la memoria, y quienes de alguna manera
estuvimos al frente del rescate y las gestiones necesarias: Jorge Chaparro
Ortiz, Santos Ventocilla Arce, Domingo Torero Fernandez de Córdova (a
quien se le encargó elaborar este relato), Victor Roldán Tallatino y José
Torero Trujillo, todos, nos felicitamos por el reinicio de las investigaciones
—que nunca debieron abandonarse— y por los resultados que vienen
obteniéndose, y las perspectivas que Bandurria ofrece al desarrollo cultural y
turístico de Huacho; así como el control de las invasiones que utilizaban el
frágil medio ambiente y han causado gran daño del patrimonio natural y
arqueológico.
También hacemos un llamado a las autoridades de la Región, de la
Municipalidad Provincial, de la Universidad Nacional José Faustino
Sánchez Carrión, a los estudiantes y a las instituciones civiles para conocer,
apoyar y difundir los trabajos de investigación en Bandurria, que consolidan
nuestra identidad como pueblo con miles de años de Historia.

184 185