Está en la página 1de 2

CONTAMINACIÓN DE EMPRESAS AGROINDUSTRIALES

La gravedad de los problemas de contaminación provocados por la actividad agroindustrial varía


mucho, pero parece evidente que los procedimientos de transformación de alimentos son en
general de menor utilización intensiva de energía y liberan menos CO2 y residuos metálicos que la
mayoría de las demás actividades industriales. De hecho, industrias de elaboración de productos
agrícolas, como las fábricas de azúcar, pueden llegar a ser no sólo autosuficientes en energía
mediante la conversión de los residuos de biomasa, sino también notables productores de
electricidad para abastecer a la red nacional y reducir así las emisiones de CO2. Los riesgos de
contaminación son relativamente menores en las etapas iniciales de conservación y
transformación, pero pueden aumentar al crecer el nivel de la alteración física y química,
especialmente en las industrias que utilizan equipo y tecnología anticuados (las nuevas tecnologías
son menos contaminantes que las antiguas en cuanto a residuos y emisiones por unidad de
producto). El tamaño de la industria puede ser un factor importante, pero no determinante en sí
mismo. De hecho, las agroindustrias grandes y centralizadas pueden ser fuentes importantes de
contaminación local, mientras que las industrias en menor escala pueden producir también
contaminantes dispersos con un efecto acumulativo en una determinada región geográfica.
Ocurre esto sobre todo porque las industrias pequeñas, especialmente las de países de bajos
ingresos, carecen de recursos financieros para utilizar tecnologías modernas y limpias. Los riesgos
y peligros causados por la contaminación agroindustrial pueden ser muy graves y percibirse
inmediatamente, ya que tales industrias tienden a concentrarse en zonas urbanas y periurbanas.

EJEMPLO
El alcalde del distrito de Pátapo, Carlos Salvador Cayotopa, reveló que la deuda con la comuna
alcanza los S/. 4 millones por parte de la azucarera del distrito de Patápo.

De otro lado, Salvador Cayotopa aseveró que la contaminación es también uno de los problemas
que viene afectando al valle azucarero. "La quema de la caña de azúcar es fuente contaminante no
solo para los habitantes de los seis distritos, sino también para todos los lambayecanos", resaltó.
Ante ello, expresó que las empresas azucareras deben mejorar la forma de proceso de la caña de
azúcar.

"Es un problema latente, para ello es necesario que todos los integrantes de la mancomunidad
realicemos un primer paso, ya que queman caña todos los días y al mismo tiempo se daña la capa
de ozono sin ningún tipo de escrúpulo. Esto no se cambiará de la noche a la mañana, pero sí
podemos exigir que cambien su proceso de elaboración de caña de azúcar", agregó.
Muchos países han implantado tributos de tipo ambiental. Sin embargo, nuestro país no ha
asumido el reto de utilizar dichos tributos para solucionar de manera eficiente el problema
de la contaminación ambiental. Éste debe ser afrontado por el gobierno (central, regional y
local), las empresas, las organizaciones ecologistas y los especialistas en la materia, con la
finalidad de generar un crecimiento económico sostenible. Esto quiere decir, proteger el
medioambiente a través de los medios de control social y las herramientas del derecho
tributario (tributos medioambientales), el derecho administrativo (sanciones
administrativas: multas, etc.) y el derecho penal (sanciones penales: penas privativas de la
libertad, etc.)