Está en la página 1de 17

Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o.

Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia


Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

PROC ESO DIAGNOSTICO EN ELMODELO NEO-ERICKSONIANO


DE LOS LANKTON

1
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

El modelo diagnóstico de los Lankton:


Los Seis a
Prámetr
os Diagnósticos

El enfoque ericksoniano no se preocupa de hacer un diagnóstico tradicional de los pacientes,


sino que se c onc entra en d eterminar la pauta de los problemas presentados.
Sin embargo, no consiste en una visión ingenua de un tratamiento sintomatológico; es decir,
tratar de aminorar la sintomatología sin lograr una reestructuración de aquellos elementos que se
relac ionan c on aquella, o que c ontribuyen a su mantenc ión.
Desde este punto de vista, el enfoque ericksoniano es sistémico, ya que concibe al individuo
c omo pa rte de un sistema mayor. Aunque Erickson nunca utilizó el lenguaje de la teoría sistémica, ni
teorizó sobre ella, su proceder en terapia indica que pensaba sistémicamente. Asimismo, se
presupone que las personas nos comportamos de acuerdo a nuestros “mapas del mundo”. Por lo
tanto, el ca mbio terap éutic o p rovendrá de esos map as, que el terap euta pued e a yuda r a expa ndir
pa ra introd ucir otros elementos.
Además, el terapeuta se interesa por el grado de diferenciación y logro de los roles
desempeñados por el individuo.
La lectura que realizan los esposos Lankton del proceso diagnóstico de Erickson (Lankton y
Lankton, 1983) considera la evaluación de seis pa rámetros principales:

1) La estructura del sistema familiar y al red social.


2) El estadio de desarrollo de la familia.
3) La eda d de desarrollo y tareas asociadas del individuo.
4) Los recursos disponibles, recuperables en forma indirecta o directa.
5) La flexibilidad y sensibilida d d e c ada miembro de la familia en las áreas de percepc ión, cognición y
significado, roles conductuales y emociones.
6) La función verificable del síntoma en la vida actual del paciente o la familia.

A c ontinuac ión analizaremos someramente ca da pa rámetro:

1. Estruc tura del sistema familia


r y la red soc
ial
Las personas no somos entes aislados, somos seres sociales que formamos parte de redes
soc iales signific ativas (familia, traba jo, grupos de pa res, etc.)
El sistema social, así como también los individuos, puede ser considerado como un sistema
con muchas partes interactuantes. Cada parte puede ser considerada como un aliado o un
problema.
Los Lankton (1983), citando a Spec k y Attneave, afirman que “encontramos que las energías y
los talentos de las personas pueden enfoc arse pa ra suministrar los apoyos esenc iales, satisfac c iones

2
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

y co ntrol pa ra otros, y esas potencialidades están presentes en la red social de la familia, vecindario,
amigos y asoc iado s de la persona o fa milia en p rob lemas.” (p. 38)
La red social puede usarse para obtener información (v.g., citar a los padres, pareja, amigos,
consultar al médico tratante o que deriva el caso, al maestro, etc.) y también en la intervención
terapéutica. (Por ejemplo, si los padres traen a consultar a un chico debido a su “hiperactividad” en
la escuela, el tratamiento no solamente deberá involucrar al chico y sus padres, sino que también a

la maestra).

2. Estadio del desarrollo de la familia


(Ver Ap éndice A de e sta Sec ción)
C ad a familia enfrenta distintos de safíos según la etap a del cic lo vital en que se e ncue ntre. Por
ejemplo, los roles desempeñados por un matrimonio joven sin hijos serán distintos a los de una pa reja
con tres hijos, o las dificultades que deben enfrentar los padres con un chico en edad preescolar y
una chica adolescente.
Por lo tanto, al evaluar este parámetro estaremos en condiciones de acompañar y
comprender a la familia o al individuo en una forma más realista; y diseñar pautas de tratamiento
que c onsideren a esa familia en p artic ular.

3. Edad de desarrollo y tar


eas asociadas(Ver Apéndic e B de esta Secc ión)
La evaluación de la edad de desarrollo es necesaria para acoger al paciente en su modelo
de mundo y estab lece r rap po rt.
La edad de desarrollo guiaba a Erickson en la elección del contenido metafórico de sus
intervenciones y planificar las regresiones de edad c uando las utilizaba .
C ad a eda d de desarrollo presenta distintas tareas o desafíos al individuo; por ejemplo, una
quinceañera necesita aprender habilidades para enfrentar su desarrollo sexual, el manejo de sus
impulsos y c omportamiento ante el sexo opuesto.
Este concepto de edad de desarrollo facilita al terapeuta la indagación de los recursos
nec esarios y el traba jo en esas área s.

4. Recursos dis
ponibles
Ya que nuestro propósito es permitir que el pac iente desarrolle nuevas pa utas de relac ión c on
su e c osistema soc ial (Matthews, 1985; Lankton y Lankton, 1986), debemos investigar con qué
recursos cuenta esa persona o familia para acceder a la etapa de desarrollo siguiente. Asimismo,
¿esos recursos están disponibles en forma directa, indirecta, o incluso necesitan ser construidos (v.g.,
El hom b re d e F eb rero , [Ericksony Rossi, 1979, 1992; Haley, 1980]).

5. Flexibilidad y sensibilidad
Otro factor importante a considerar es la flexibilidad del paciente como comunicador de los
numerosos roles que desempeña.

3
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

Algunas interrogantes usadas en esta variable implican las percepciones que tienen el
paciente de otros: ¿siempre el paciente concibe a otros en la misma forma?, ¿siempre está en una
posición superior?, ¿siempre es amigable?, ¿siempre es hostil?, ¿nunca está triste?, ¿aproblemado?,
¿feliz?
La flexibilidad cognitiva es igualmente importante; la poca flexibilidad evidentemente limita la
variedad de las interacc iones soc iales y los juic ios que emiten las persona s respec to a los sucesos y

otras personas significativas.


También es importante la flexibilidad del pa c iente respec to a otros miembros del sistema
social, en los ámbitos de la flexibilidad emocional y conductual. Esta sensibilidad hacia otros es
impo rtante en e l plan de trata miento.
El sentido de identida d d el individuo está c onfigurad o y mantenido p or la red soc ial; al igual
que la interpretación de la experiencia y el sentido del destino personal. Los Lankton (1983)
de sc riben la siguiente c ad ena de eventos -de na turaleza c irc ular- que a poya estas afirmacione s:
a) Las claves soc iales induc en una búsqued a interna.
b) La búsqueda interna prod uce numerososrecursos expe rienciales.
c) La identificación ideomotora (incluyendo emociones, gestos, etc.) retroalimenta los
indic ad ores de l mapa de experienc ia de la persona.

d) La red social se une y configura una co-creación (en cualquier forma que haya sido
aprendida o p lanead a).
e) La red soc ial ap rueba e lectivamente y transmite la informac ión rec ibida .

¿Está, entonces, percibiendo el paciente la retroalimentación que le suministra su red social


significativa?
Los pacientes llevan consigo sus problemas y los actúan una y otra vez, con lo cual inducen a
otros a desempeñar ciertos roles con ellos, que reafirman el problema (aunque esto también es
c ierto desde otro p unto de vista -el de l pa c iente-, pues también p odríamos dec ir que los roles que
ac túan otros inducen los problemas en el c liente).

6. Función del sínt


oma
Debe rá c onsiderarse el rol ac tual que desempeña el síntoma en la familia de l pac iente o en
sus relaciones con su sistema social. Para poder examinar y explicar la función del síntoma,
nec esitamos mirar el contexto mayor, incluido el contexto históric o.
Desde un punto de vista cibernético (Keeney, 1987) es importante tener en mente los
conceptos de estabilidad y cambio en el sistema; desde esta perspectiva, los síntomas del
consultante pueden considerarse cumpliendo una función en la mantención de la estabilidad del
sistema más amplio. Y el objetivo buscado en terapia es crear nuevas pautas de conducta, nuevas
estructuras familiares y el desarrollo de nuevas aptitudes para resolver los problemas, sin que sea
necesario el síntoma para mantener unido el sistema (Simon, Stierlin y Wynne, 1988).

4
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

Matthews (1985) advierte que si el terapeuta interviene solamente en el nivel específico del
comportamiento sintomático del paciente, con exclusión del sistema social, entonces puede estar
ayudando a mantener la estabilidad de un sistema mayor, y será poco probable que remitan los
síntomas.

Como podemos percatarnos, este proceso diagnóstico difiere bastante de los tradicionales, y

es fundamental para planificar un tratamiento “hecho a la medida” para el sistema-consultante.


(Ver Apéndice C de esta sec c ión para la ejemplificac ión del sistema diag nóstic o.)
Los Lankton (Lankton y Lankton, 1986) ofrecen el siguiente formato para recabar los datos de
ac uerdo a los seis pa rámetrosdiagnósticos:

Nombre de l c onsultante:
Estudios:
Estatus conyugal:
Edad cronológica:
Edad psicológica :

Hijos:
Etap a d el de sarrollo fa miliar:
Próxima e tapa lógica :

Problema presentado:

Estructura familiar:
¿C ómo e s la interac ción fa miliar?:
¿Q ué cosas con evi tada s?:
¿Estado emocional típico?
Roles ac ostumbrado s:
Co mpatibilidad de roles:
Desacuerdos sobre valores, identidad, acciones:
Lealtad es, c hivos expiatorios, mitos:

Situación problemática actual:


Historia y circunstanc ia a ctua l del motivo de co nsulta:
Descripc ión detallada de la pauta d el síntoma o co mportamiento problema:
Función probable del síntoma/problema en el sistema/consultante:

Co ntrato de tratamiento:

Recursos que se necesitan:


Recursos disponibles:
Recursos que faltan:

LASMET
AS TERAPEUTICAS EN ELENF
OQUE NEO-ERICKSONIANO
DE LOS LANKT
ON

La terapia ericksoniana es una terapia orientada a metas; incluso podría decirse que Erickson
no se orientaba al problema, sino que a su so luc ión (O’Hanlon, 1989). No indagaba en el pasado
del paciente buscando los orígenes de los problemas, sino que se orientaba hacia las soluciones y
potencialidades que existían en el presente, y cómo podrían desarrollarse y utilizarse en el futuro.

5
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

Zeig (1987) comenta que Erickson “exhortaba a sus estudiantes y pacientes que la vida era
vivida en el presente y dirigida hacia el futuro. Se establecen metas y el tratamiento está dirigido
hac ia el logro estratég ico de metas.” (p. 405)
Erickson era un terapeuta estratégico (es decir, aquel que se propone influenciar en la
experiencia del cliente [Lankton, 1985 y estab a interesado en inic iar c ad a fase de la terapia
(Lankton y Lankton, 1986).

Según los Lankton (1986), en realidad es muy difícil que un terapeuta no sea estratégico, e
incluso Rogers lo era (ser genuino, congruente; lo c ual hac ía que su traba jo tuviera un sello
característico).
Los Lankton (1986) han agrupado estas metas terapéuticas –derivadas del diagnóstico– en
seis c ategorías, a saber:

1. Cambios en la estructura familiar


La meta del cambio en esta categoría es formulada en términos de quiénes forman la red
social, quién habla con quién, de qué hablan, cuál emoción es típica, qué subgrupos se han
formado, cómo comparten los roles y cuánto tiempo es ocupado en compartir, etc.

2. Intimidad y/o comport


amient
os en tareas apropiada
s a la edad
La meta es formulada en términos de los cambios en las percepciones, experiencias y
transac ciones que ocurren al aproximarse a la edad c ronológica apropiada p ara situaciones
de intimidad que podría lograr el paciente y cada miembro de la familia .

3. Reestruc turac ión deac titudes


La meta es formulada en términos de los cambios actuales en las percepciones y el sistema
de creencias (fijándose en la prioridad dada a las percepciones, y cuánto peso tienen en la
formación de actitudes). Esto incluye cambios en las creencias que podrían haber sido
utilizadas por el paciente para justificar, predecir o lo han guiado a tener un problema y luego
mantenerlo.

4. Flexibilidad emocional y capac idad para dar afecto


La meta es formulada en términos de la comp rensión y el uso de las emocionesy expresión de
afectos necesarios para alcanzar las metas anheladas en terapia, incluyendo percepciones
que p ued e haber con los componentespsicosomáticos de la emoción.

5. Desarrollo de la imagen de si mismo


La meta es formulada en términos de la capacidad del paciente para anticiparse utilizando
sus dones y capacidades de una manera deseable en varios escenarios (situaciones). Esto
incluye la capac idad de imaginar y creer que sería favorable involucrarse en determinadas
situaciones nuevas y formular un percatarse que en realidad es una persona de valía.

6. Aumento del gozo y disc


iplina de viviren medio de los cambios

6
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

La meta es formulada en términos que la persona puede aprender a apreciar y gozar de a


vida , aun cuando atraviese por un proceso de c ambio, y pueda adquirir la disciplina
necesaria para definir y hacer realidad las metas definidas.

La construcción de las metas permitirá al terapeuta determinar qué tipo de intervenciones


tendrá que efec tuar.1

Referencias

Lankton, C.H. (1985) Elements of an Ericksonian Approach. In S.R. Lankton (Ed.),


Eric kso nian M o ng rap hs, N°1.
New York: Brunner/Mazel, p. 51-75
Lankton, S.R
. and Lankton, C.H. (1983)The Answe r Withi n. A C linica l Fram ew ork of Eric kson ian T he rap y . New York:
Brunner/Mazel
Lankton, S.R
. and Lankton, C.H. (1986) Ec ha ntm ent a nd Inte rvention in F a m ily Thera py . Traini ng in Eric ksonia n
Approaches . New York: Brunner/Mazel
O’Hanlon, W.H. (1989) c es Profu nd a s. Princ ipio s Básic o s d e la Te rap ia y la Hip no sis d e M ilto n Eric kson . Editorial
Ra í
Paidós, B. Aires
Zeig, J .K. (1987) Therapeutic Patterns of Ericksonian Influence Communication. In J.K. Zeig (Ed.),
The Evolutio n o f
Psychothehrapy . New York: Brunner/Mazel, p. 392-406

1 (M.P.L., 2002) En 1993 estaba totalmente correcta esta frase; puesto que confiábamos ingenuamente que eran
nuestras técnicas las que “cambiaban” a los clientes, y que el terapeuta tenía que comportarse como un
“experto o un agente de c ambio terapéutic o”. En la actualida d no c omparto esa visión, y creo que la terapia
tiene que ser un proceso co-construido, en donde sea el cliente el protagonista de ella; y el terapeuta un
facilitador de ese proceso.

7
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

ELPROC ESO DIAGNOSTICO EN LA TERAPIAERICKSONIANA


APEND
ICE A: EL CICLO VITAL DELA FAMILIA

Simon, Stierlin y Wynne (1988) afirman que desde los primeros años de la década de 1970,
c asi todo s los terap eutas familiares han p restado atenc ión al c onc epto de l ciclo vital de la familia,
c omo un marco pa ra el diag nóstic o y la planific ac ión de l tratamiento. Mientras transc urre el cic lo
de vida familiar, las fases y crisis transicionales son inevitables, con la salida y el ingreso de miembros
en el sistema familiar. Y el ciclo de vida del individuo encaja como una rueda dentada en el ciclo
de vida familiar.
Al igual que en el enfoque ericksoniano, la terapia familiar estratégica (Madanes, 1984) se
propone entre sus objetivos ayudar a las personas a sobrellevar las crisis que se enfrentan en
de terminad as etapa s de la vida familiar pa ra p asar a la etapa siguiente.
Haley (1980) ha descrito las siguientes etapas del ciclo familiar, y que intentan representar el
pensamiento de Erickson:

1. Período de noviazgo (galanteo)


2. Primeros tiempos del matrimonio.
3. Nacimiento de los hijos y trato con éstos.
4. Período intermedio del matrimonio.
5. “Destete” de los padres respecto a los hijos.
6. Retiro d e la vida activa y vejez.

Haley refiere que Erickson nunca trataba a dos familias en la misma forma, y que tenía en
mente los procesos “normales”2 u ordinarios de crec imiento y desarrollo. Para Haley, cualquiera sea
la etapa de la vida familiar, la transición a la siguiente constituye un hito crucial en el desarrollo de
una persona y su familia.

Para un análisis más complejo y extenso de la vida familiar, que conjuga distintas posiciones
teóricas, aunque c onserva las etapa s de sc ritas por Haley, se sugiere revisar Elsner et al. (1988)

1. El período degalanteo

2 Cabe advertir que las características de este ciclo de la vida familiar estará afectado por las pecualidades
sociocuturales, y no necesariamente encontraremos as l mismas en todas las clases sociales y culturas.
Recuérdese que la etapa más activa de la terapia de Erickson se encuentra entra la déca da de los años 1940 y
1960, y sus ideas respecto a la familia corresponden a las concepciones norteamericanas de esa época.
Por otra parte, el ciclo descrito por Haley no considera la tendencia actual al divorcio e n al cultura
norteamericana y las separaciones en a l nuestra, y la frecuencia de familias constituida s por un solo progenitor o
familias recombinadas, lo cual genera nuevas crisis en la familia.
Para una interesante perspectiva de género de la familia, es recomendable la lectura deLa red invis ible. P a uta s
vinc ulad a s al g énero en las r ela c iones fam iliares , M. Walters, B. Carter, P. Papp y O. Silverstein. Editorial Paidós, B.
Aires, 1991

8
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

Para Haley, el período en que una persona joven pasa de ser un muchacho(a) a un miembro de la
comunidad adulta, es una de las etapas de la vida en que se requiere más ayuda profesional (ver “El
destete de los padres”). Existe un período de la vida en que los jóvenes aprenden a galantear y participar de
esas actividades y cuánto más demore en ese proceso, tanto más periférico llegará a ser en este aspecto
de la red social. Este proceso es complejo, y por otro lado está la posibilidad real de “destetarse” de la
familia.
Muchos adolescentes se convierten en personas periféricas, son personas que no se han despegado lo

suficiente de sus familias de srcen como para poder atravesar las etapas de selección de pareja y construir
su propio lugar.
Así como los jóvenes pueden evitar el matrimonio por razones intrínsecas a la familia, también pueden
huir de la red familiar desdichada contrayendo matrimonio (lo cual generalmente trae consecuencias igual
de desdichadas).

2. El matr
imonio y su
s consecuencias
El rito del matrimonio representa un hito impo
rtante (un rito de pasaje) para los contrayentes y us
s familias
de origen, pues tiende a diferenciarlos al atribuir
les otro estatussoc ial.
El período de ajuste matrimonial puede ser fácil y llevadero para muchas parejas, mientras que para
otras puede ser dificultoso o llevar a la separación.
La pareja debe elaborar una c antid ad de a cuerdos necesarios para la convivencia: nuevasmanerasde

manejarse con las familias de srcen, aspectos prácticos de la vida en común, ajuste sexual, grados de
influencia en la vida del otro, etc.
No sólo influyen los aprendizajes de c
ada uno en sus respectivas familias de origen, sino también las
influencias de los u
s egros en el matrimonio.

3. El nacimient
o de los hijos y el tr
ato con éstos
Cuando la pareja ha comenzado a resolver los problemas del ajuste matrimonial, el nacimiento de un
hijo plantea numerosas cuestiones necesarias de resolver.
Para muchas parejas, la espera del hijo por nacer es un período de expectativas mutuas y actitudes de
bienvenida. Para otras, en cambio, puede estar llena de dificultades: la mujer puede sufrir un embarazo
difícil, pudiendo llegar a un aborto espontáneo; o comienzan a comportarse bizarramente después del
parto (depresión post-parto). Entre los factores que desencadenan las crisis pueden encontrarse aquellas

parejas que se han casado a modo de ensayo, y el hijo significa una atadura; otras que se creían muy
comprometidas, descubren la fragilidad del contrato matrimonial que establecieron.
3

La pareja había elaborado una relación a dúo, y la llegada del hijo transforma la relación en un
triángulo, lo cual puede dar srcen a dificultades (celos, comunicación a través del hijo, etc.). A su vez,
converge la parentela (abuelos, tíos) que pueden tener puntos de vista contrarios respecto a la crianza del
niño y trataránde imponer suscriterios a los padres.
Cada nacimiento es una nueva crisis que puede afectar la estabilidad del sistema familiar. Surgen
cuestiones como los métodos de crianza. En nuestra cultura la mujer está enfrentada -a juicio de Haley- a un

3
El proceso del embarazo de la primípara implica un desafío para su desarrollo psicológico y
personal; junto a los cambios hormonales y físicos, se producen cambios en la personalidad total
para acoger al nuevo ser. Dichos cambios pueden ocurrir gradualmente y ser bienvenidos, o ser
intrusivos y desajustantes, dependiendo de la historia de desarrollo de la mujer, sus planes
personales y su relación de pareja.
9
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

problema especial: fue preparada para vivir en un mundo adulto y se encuentra inmersa en un mundo
infantil cuidando a sus hijos.
Otro período común de crisis es cuando los niños comienzan a asistir al colegio, y es la época donde más
pa dres buscan terapias para sushijos.

4. Períodointermediodel matrimonio
Los hijos ya están más grandes, la pareja ha atravesado muchos conflictos y elaborado modos de

interacción bastante rígidos y repetitivos. Esta época quizá obligue a la pa reja a decidir si seguirán junto o se
separarán (y de hecho esta es la época en donde suelen sobrevenirma yorestensiones yseparaciones).
Este período, en el cual los hijos están menos tiempo en casa, obliga a los padres a comprender que
aquellos terminarán por irse y que ellos se quedarán solos, frente a frente. En muchos casos en que se han
mantenido juntos por los hijos, al aproximarse el momento en que éstos se marcharán, entran en un estado
de crisis conyugal. Una pauta típica para estabilizar el matrimonio es la comunicación de la pareja a través
de los hijos;y por esta razón es quesi éstos dejan el hogar, los padres entran en crisis.

5. El destete de los padres


Con frecuencia, el matrimonio entra en un estado de crisis que cede progresivamente a medida que los
hijos se van y los padres elaboran una nueva relación de pareja. Logran resolver sus conflictos y se las
arreglan para que sus hijos tengan sus propias carreras, haciendo la transición a la condición de abuelos.
No es raro que los jóvenes fracasen en su fase de galanteo y alejamiento de la familia, porque quedan
atrapados en la red familiar. Haley afirma que no parece accidental que las personas se “esquizofrenicen”
alrededor de los 25 años, edad en la cual se esperaría que abandonasen la familia de origen. Los padres se
abocarán entonces al cuidado del hijo y el sistema tenderá a mantenerse. Esto explicaría las “recaídas” de
los pacientes en terapia, o que los padres retiren del tratamiento al hijo que está mejorando.

6. El retiro de la vidaac tiva y lavejez


Cuando la pareja logra liberar a sus hijos de manera que estén menos involucrados con ésta, suelen
llega r a un período de relativa a rmonía. Es frecuente que en la época de la jubilación, en donde la pareja
se encuentra frente a frente todo el día, suelan surgir dificultades como enfermedades incapacitantes, y el
terapeuta deberá encarar la función utili
taria que cumplen lossíntomas en el sistema.
Cuando uno de los cónyuges muere y el otro queda solo, busca maneras de involucrarse con la familia;
a veces puede encontrar una función útil o su presencia se transforma en una carga muy inoportuna para
los jóvenes, quienes deben enfrentar el problema de cuidar de un anciano o enviarlo a un hogar de
anciano.

Referencias

Elsner, P.; Montero, M.; Reyes, C. y Zegers, B. (1988)La fam ilia: Una a ventura . Editorial Universidad Católica de
Chile, Santiago
Haley, J. (1980)Tera p i no c on ve nc iona l. La s téc nic a s p siqu iátrica s d e M ilto n H. Eric kson . Amorrortu, B. Aires
Madanes, C. (1984)Te rap ia fa m iliar estrat ég ic a . Amorrortu, B. Aires
Simon, F.B.; Stierlin, H. yWynne, L.C. (1988)Voc ab ulari o d e terap ia fa mil iar . Gedisa, B. Aires

10
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

ELPROC ESO DIAGNOSTICO EN LA TERAPIAERICKSONIANA


APENDICE B: ET
APAS DE
L DES
ARROLLO Y HABILIDADES
RELAC IONADAS

Estas etapa s descritas resumid amente por Lankton (1985


, p. 165-170)
4 es complementario al

descrito por Haley, y coloca el énfasis en el individuo, las habilidades a desarrollar en cada etapa y
los de safíos o tarea s asoc iada s.

Seguridad biológica y confianza básica


Desde los 0-2 años, la tarea del niño es establecer una simbiosis con la madre; conseguir la
alimentación y atención física; aprender a provocar un impacto en el ambiente. Debe aprender a
probar y oponerse a las cosas y luego aprender a alimentarse por si mismo y romper la simbiosis con la
madre.

La socialización temprana
El niño de 2-7 años debe aprender a tomar en cuenta los sentimientos de otros, reconocer cuándo es
apropiado hablar y hacer preguntas. Necesita aprender que es correcto estar en desacuerdo.
Desarrollar sentimientos de ternura hacia otros y aprender a compartir sus pertenencias y afecto con
ellos.

Relac iones con otros niños


El niño de 7-12 años aprende interacciones más sofisticadas, expandiendo sus sentimientos de
confianza ya aprendidos en la presencia de otras personas. Se vuelve más experimentado en
argumentar, competir, lograr metas y negociar, afiliarse a otros, y a interpretar las respuestas
emocionalesno-verba les de los demás.

Inic iativa e identidad


En la etapa de 12-16 años, la persona debiera aprender cómo ser en parte niño y en parte adulto.
Necesita desarrollar una identidad sexua l cómoda y una imagen de si mismo que incluya y acepte la

capac idad de iniciar activida des con otros y manejar el egocentrismo y la generosidad. Necesita tener
la actitud que puede, debería y llegará a ser un adulto. Los comportamientos auto-afirmativos
comienzan a desarrollarse dentro de un espacio ambiental y social. Es saludable una actitud de
curiosidad e interés hacia el cuerpo ca mbiante.

Cortejo
En esta etapa, el adulto joven necesita haber adquirido un sentimiento de autoestima, una habilidad
para fantasear, asumir riesgos, y en forma cómoda negar tiempo a otros. Debería tener la capacidad
de expresarse honestamente y separa la honestidad de la imaginación. Es importante advertir que es

4 Para un tratamiento extenso de las distintas etapas del desarrollo individual y las tareas del desarrollo, se sugiere
revisarDesarr oll o Hum a no , D.E. Papalia y S.W. Olds, Editorial McGraw-Hill, Bogotá, 1992

11
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

posible sostener una relación agradable, sin perder su propia autenticidad o autoestima. Es importante
la capacidad de desarrollar una adecuada excitación sexual.

Noviazgo e intimidad
El individuo debe reconocer su propia valía y tener la comprensión que uno estimula la vida de otra
persona. Deberán desarrollarse comportamientos para pasar el tiempo con otra persona. Debe ser
capaz de sentirse relajado en presencia de otra persona. Debe ser ca paz de fantasear a
l continuación

de la relación hacia el futuro. Debe desarrollar actitudes que los desacuerdos, los “rompimientos”
temporales y los desencuentros en el amor, no son inusuales o peligrosos para el compromiso.

Primerostiempos de casados
La persona primero deberá tener la habilidad para expandir las habilidades previas implicadas en el
noviazgo y después decidir usarlas. La opción de permanecer sola debería ser una habilidad, así como
también es a menudo una opción viable, basada en sus recursos experienciales, los cuales le
permitirán optar libremente (como opuesto a “opciones forzadas” basadas en los déficits). Aquí tamién
se incluyen las formas de matrimonio “no oficial” (homosexualidad, cohabitación, etc.). También se
incluyen los nuevos matrimonios después del divorcio, aunque se necesitan habilidades adicionales
pa ra disociarse y beneficiarse de los errores previos.
En esta fase, los miembros de la pa reja deberán estar exitosamente separados de las familias de origen
y haber desarrollado nuevas formas de transacción con aquellas y los suegros. Deberán ser capaces
de optar entre numeros
as opciones, seleccionando entre las presiones externasy las internas. Deberán
tener la habilidad para identificar y expresar valores mientras toman decisiones respecto a la vida, el
poder, los amigos, etc. Deberán poseer la habilidad para nutrirse uno a otro, pedir y recibir cuidados.
Deberán tener la habilidad para resolver problemas independiente y cooperativamente. Deberán ser
capaces de jugar, ser espontáneos, y gozar el uno del otro. Deberán ser capaces de retrasar las
gratificaciones, modificar sus comporta mientos y sugerir modificaciones a comportamiento del otro.
Necesitan ser capac es de la diferencia entre la culpa y la razón. Necesitan la habilidad de evaluar en
forma realista la severida d de los problemas y priorizar la urgencia para resolverlos.

Nacimiento de los hijos


En primer lugar, lospadres potenciales deberían ser capac es de separarse de las presiones externas de
los padres y los suegros, en su deseo de enriquecer la vida de otra persona y aumentar su propia
realizac ión antes de tener hijos. El primer niño exige que los pa dres tengan o desarrollen la habilida d de
enfrentar las necesidades psicobiológicas dominantes del niño, mientras buscan maneras de satisfacer
sus propias necesidades personales. Esta presión es ncrementada
i por los hijosposteriores.
“Heredar” hijos trae exigencias especiales a los padrastros; incluyendo la capacidad de disociarse de
cualquier resentimiento que pueda surgir frente al niño o niños. Deben tener, adempas, la capacidad
de extender su amor en una forma amplia, separándolo de las necesidades narcisistas de amar
solamente a un hijo que es suyo biológicamente.
Sin importar la forma en que los niños entran al hogar, por nacimiento o por otra vía, se aumenta la
necesida d que lospa dres sean capa ces de postergar sus propias gratificaciones. Los padres deben ser
capaces de nutrir, dirigir y manejar al niño desde una posición dominante, pero amistosa.
Comportamientos que demuestren amor con palabras y gestos, tanto como la capacidad de

12
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

demostrar comportamientos apropiados con firmeza. Los padres necesitan la capacidad de


relacionarse con el niño y suplir sus necesidades, aunque tengan que suspender su juicio sobre el
significado del comportamiento no verbal del niño. Los padres deben distinguir entre sus propias
fantasías proyectadas sobre los niños, de las necesidades no resueltasen su pasad o y las necesidades
expresad as honestamente por el niño.

C recimiento de los hijos


Los padres deben poseer numerosos comportamientos que son estimulados por los cambios de edad
en los niños. Los padres de un niño de 0-2 años, deben ser capaces de intentar comportamientos
diferentes, al azar, para apaciguar al niño, para continuar dándole consideración positiva
incondicional a pesar del comportamiento centrado en si mismo del niño, y para mantener un
sentimiento de seguridad y esperanza, a pesar de las dificultades que el niño pueda mostrar. Deberían
ser capaces de evaluar en forma realista los progresos del bebé.
Los pa dres de un hijo de 2-7 años deben ser capac es de instalar disciplina, alentar a
l independencia
en el niño, disociándola de los sentimientos que los fuerzan a ayudarlos y controlarlos. Deberán ser
capaces de explorar y comunicar la actitud de lo que es bueno y apropiado. Tienen que ser capaces
de mantenerse pacientesal responder a las preguntas interminables de los niños. Los padres deben, en
forma simultánea, cuidar de las necesidades del niño, mientras le enseñan a cuidar de sus propias
necesidades, por medio de un modelaje apropiado. De este modo, los padres tienen que poseer y

demostrar la habilidad para cuidar de si mismos y la actitud para apoyar este “auto-refuerzo”
sa luda ble.
Los pa dres de niños de 7-12 niños deben demostrar más tolerancia hacia la diferenciación y aumento
de la independencia de los niños, deben estar dispuestos y ser capaces para discutir los valores, más
que imponerlos firmemente. Necesitan la habilidad para escuchar las razones del niño. Necesitan la
habilidad de estar cómodos mientras el niño se desplaza sin la supervisión inmediata de los padres.
Necesitan la actitud que los niños aprenderán de los errores que cometan.
Los padres de adolescentes enfrentan un desafío especial, que exige la capacidad de manejar
asuntos de control, conflicto, definición de propósitos, y la influencia de otras personas significativas
fuera de la familia. Deben alentar la independencia de los adolescentes, aun cuando continúan
ofreciéndole protección. Los padres obtendrán satisfacción al concentrar su atención sobre las señales
de éxito manifestadas en los cientos de hábitos (tales como el cuidado del aseo y presentación,

selección de palabras, habilidades de socialización, etc.) que los hijos demuestran en forma creciente,
en lugar de fijarse continuamente en las deficiencias. Deben estar informados sobre drogas, sexo,
política y cambios culturales importantes, para poder comunicarse realistamente con los hijos. Deben
respetar la creciente necesidad de privacidad de éstos.
También los pad res que se encuentran solos deben desarrollar estas habilidad es, así como también la
capacidad de seguir adelante con los comportamientos descritos arriba, sin el beneficio del otro
padre. Los padres separados deben ser capaces de llegar amigablemente a acuerdos sobre los
métodos a usar con los hijos en cuanto a disciplina, permisos, dinero,visitas, etc. Deben ser capac es de
compartir la responsabilidad pa ra los éxitos, tanto como para las dificultades.

Enriquecimient
o financ
iero y matr
imonial: Ag
“ uantándose” omandá
“ ndose ac ambiar”
La pareja que en esta etapa dec ide “aguantarse” habrá desa rrollado la actitud que ninguno de los

dos necesita ser perfecto. Pueden pedir ayuda y recibirla. Pueden escucharse mutuamente. Pueden

13
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

reconocer que los obstáculos momentáneos, sean de índole emocional o financiera, no son signos de
fracaso personal, sino parte de los sinsabores de la vida. Pueden sentir un sentimiento de empuje y
ambición de salir adelante juntos. Durante los tiempos difíciles son capaces de renunciar a su orgullo
que pueda estar implicado en la solicitud de ayuda externa, o aprender un trabajo manual simple,
como la costura o la reparación de máquinas, para sobrevivir a la crisis financiera. Pueden necesitar la
capac idad de defenderse a si mismo y otrosfrente a la injusticia interna.

Dejandoir a los hijos


Esta etapa requiere comportamientos que implican la capacidad de contenerse para no aconsejar,
ser optimista y alegre, en lugar de tratar de manipular mientraslos hijos toman sus propias decisiones,
las cuales pueden ser incompatibles con las preferencias o valores de los padres. Necesitan una
actitud respecto a que los comportamientos de un hijo no tienen por qué reflejarse sobre ellos.
Necesitan saber confrontar al hijo de una manera casual, amistosa. Deben apoyar al hijo en la solución
de sus propios problemas y sus comportamientosndependientes.
i

La renovación de lapareja
Los cónyuges deberán encontrar un equilibrio nuevo para satisfacer sus necesidades personales y
solucionar sus problemas. Deben reavivar su capacidad para relacionarse emocional y sexualmente,
expresando sus necesidades y solicitando ayuda. Deben encontrar una manera de continuar con sus
planes futuros a pesar de las divergencias que pueden aflorar en los valores. Deben ser capaces de
permitir e incluso alentar un cierto nivel de separación y diferenciación, a medida que cada cónyuge
desarrolla interesespersonales que podrán ser una nueva vocac ión, un pasatiempo o nue
vos amigos.

C ompart
iendo laadultez de los hijos adult
os
Esto puede requerir que los padres se comporten en formas diferentes de las que fueron modeladas
por sus propios padres. Necesita n estar orgullosos de los log
ros de sus hijos, en lugar de mostra rse
ansiosos, competitivos, etc. Necesitan la habilidad para no emitir juicios o prejuicios, y aceptar con
respecto al yerno o la nuera y sus familiares. Deberán tener la flexibilidad suficiente para aceptar los
nuevos roles de su hijo(a) como esposo(a), padre (madre), profesional, etc. Pueden necesitar ac eptar
nuevos roles para si mismos, quizá el de abuelos. Pueden necesitar aprender nuevos comportamientos
pa ra apoyar a sus hijos y que el tipo de a poyo requerido puede ser distinto al del pasado.

Relaciones s
ociales y ea
r lizac ión pers
onal
En esta etapa de posible jubilación y tiempo libre, la persona necesita mantener una actitud que a
vida no ha terminado porque han terminado uno o varios roles desempeñados antes. Deben ser
capac es de disfrutar, sintiendo que el tiempo libre esun privilegio que adquirieron como un derecho. Es
posible que necesiten desarrollar nuevos comportamientos que le permitirán incorporarse a nuevos
grupos, clubes, o niciar
i nuevos pa satiempos y proyectos. Necesitan un sentimiento de haberse
realizado al reflexionar retrospectivamente sobre toda una vida. Esta puede ser una experiencia muy
valiosa en esta etapa: la capa cidad de recuperar recuerdos del pasado y aceptarloscomo valiosos al
considerarlos desde la perspectiva del presente, sintiendo conformida d y alegría por lo vivido.
Necesitan la habilidad para despedirse de los sueños no realizados, en favor de una aceptación
rea lista de lo que es posible lograr ahora. El enfrentar la muerte puede dar la oportunida d p ara que la

14
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

persona evalúe el significado de su propia existencia. Puede que la persona tenga que enfrentar la
pérdida de capacidades físicas, mucho tiempo antes que la muerte, y necesitará, por lo tanto,
despedirse y vivir ese duelo de una manera apropiada, mientras se acepta a si misma como una
persona aun vital u útil. Quizá necesite modificar su propia auto-imagen para incluir y aceptar nuevas
maneras de ser, dependiente de otros, sabiendo pedir ayuda a los hijos o nietos. También en esta
etapa puede ser útil que la persona tome la libertad y oportunidad de comportarse de una manera
que sea consistente con suspropias necesida des y pensamientos
, a pesar que otrospodrían interpretar

ese comportamiento como excéntrico o raro.

Referencia

Lankton, C.H. (1985) Generative C hange: Beyond Symptomatic Relief. In J.K. Zeig (Ed.),Eric kson ian
Psyc hoth erap y. Vol. 1: S tructu res . New York: Brunner/Mazel, p. 137
-170

15
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

ELPROC ESO DIAGNOSTICO EN T


ERAPIA NEO
-ERICKSONIANA DE O
L S LANKTON
APENDICE C : EJ EMPLO DEL PROC ESO DIAGNOSTICO:
“UN C ASO DE ULC ERA ESTOMAC AL”
(Lankton y Lankton, 1983, p. 45-46)

David era un joven que solicitó ayuda por una úlcera estomacal. Tenía 34 años, padre de
cinco niños, con un matrimonio muy feliz, con una reputación excelente en su red social, por ser
apuesto, honesto y, especialmente, por trabajar muy duro. Estaba acostumbrado a trabajar 16
horas al día, seis días por semana. Esa consulta era la primera vez que hablaba de su problema a
otra pe rsona que no fuera su esposa. Ninguno de sus c olega s sab ía d e su frec uente d olor.
Su método usual de respuesta a la úlcera era negativa. Cuado entró a la consulta, se sentó y
se p resentó, fue derecho al grano: “Bien, lo q ue quiero ha c er, bien, tengo una úlc era.” Cua ndo los
Lankton le preguntaron cómo cuidaba su úlcera, replicó que a veces no cambiaba su programa
de trab ajo en lo ab soluto, y solamente en oc asiones bebía lec he. C uando inda garon si se relajab a,
replicó, “No p arece que no puedo hac erlo. Sé q ue de biera, pe ro no puedo. C uando indaga ron si
alguna vez se había relajado, dijo que sólo en forma ocasional después de jugar handball.
Ráp idamente añad ió que le gustaría juga r handba ll más a menudo .
Los Lankton advirtieron en la presentación que hizo David de si mismo, una sonrisa
incongruente c uando hab laba de sus dific ultades. Estaba algo hiperac tivo y nervioso en la sesión,
pero esa actividad estaba concentrada en la tarea del momento. Por consiguiente, daba la
apariencia de estar alerta y bien controlado. Para el observador promedio –a juicio de los Lankton–
habría estado alerta y “agudo” o “muy interesado”, servicial y amigable. Para los Lankton, sin
emba rgo, pa rec ía una sonrisa nerviosa y tensa, a nsioso y algo fóbic o a op onerse.
También lo vieron c omo alguien que ha desarrollad o una gran fuerza personal. Era
inteligente, responsable, socialmente agraciado, capaz de cuidarse y permanecer alerta. También
desplegó un sentido del humor, además de la incongruente sonrisa nerviosa mencionada más

arriba. También lo consideraron como una persona con muchos recursos, fácil para comunicarse y
relativamente flexible en su trato con otros. Su relac ión con otras personas, sin embargo, estaba
carente al menos en un área obvia: podía administrar, era responsable y poseía comportamientos
c ompe titivos, pues no p oseía c onduc tas dependientes.
Los Lankton especularon en base a la historia de David, que éste no estaba cómodo con sus
necesidades de dependencia. El primer cuadro que se formaron del plan de tratamiento se
ac omod ó alred edor de esta variab le. El po día hac er uso de un map a c onduc tual que le pe rmitiera
asociar con facilidad recursos de relajación, con comodidad psicológica, dependencia
psicológica y esas experiencias que podrían denominarse “orgullo” de su cuerpo. Si él no iba a
obtener nada más que estos recursos, podría cambiar la presentación de si mismo, hacerse más
sensible a su cuerpo y respetar los mensajes que éste continuaría enviándole, en consideración a su

grado de estrés. Podría rendirse a sus necesidades de dependencia y confiar en su cónyuge en


16
Hipno tera p ia E ric ksonia na : Ni vel Ava nzad o. Us o d e M etá foras T erap éutic as en Ps ico tera p ia
Ps. Ma rio Pac heco
©Reg. Prop. Intelec tual N° 87.214, 1993

esos momentos. Pero era un misterio pa ra los Lankton los esc enarios para este posible nuevo estilo
de vida .
David relató que su úlcera había comenzado hacía cinco años. Al preguntársele la edad de
sus hijos, supieron que la menor tenía cinco años. Esto hizo más comprensible el cuadro clínico.
David había desarrollado en forma aparente su úlcera simultáneamente con el nacimiento de su
hija menor, y no se percataba de esa coincidencia, y los Lankton no intentaron que lo advirtiera

(por lo menos en ese momento). Los Lankton comentan que si lo hubieran hecho notar, podría
haber sido iatrogénico, ya que él estaba aparentemente incómodo con sus necesidades de
depend enc ia, y el nac imiento d e su hija menor signific ab a una pé rdida de la gratifica c ión de esas
necesidades. El insight de este hecho podría haber llevado a un necesario resentimiento
consciente.
Otra consideración importante para los parámetros diagnósticos, era su aparente edad de
desarrollo. Los Lankton se sorprendieron al saber que David tenía 35 años y que era médic o. Parecía
mucho más joven, quizá en el comienzo d e los 20 años. Uno de sus rasgos principales era su humor y
sus modales adolescentes. Los Lankton especularon que la edad de desarrollo que estaba
operando en él era la de un adolescente. Esta impresión fue confirmada por el hecho que sus
ajustes a las situaciones adultaseran estresantes.

Sin embargo, dado su éxito social, consideraron que no sería difícil extraer muchos recursos
personales. Necesitaría en algunos años más ser capaz de asumir las necesidades en el área de
ajuste de sus hijos adolescentes. Necesitaría enseñarles, a través de la interacción con ellos, una
amplia varied ad de roles. Tendrían q ue tolerar sus nec esidades de d epe ndenc ia y no verlas como
una competencia con las de él. También necesitaría adaptarse a la realidad de una familia
extensa, incluido el d isfrutarla a través de l largo proc eso d e ma durac ión que venía ad elante.

Referencia

Lankton, S.R
. and Lankton, C.H. (1983)The A nsw er Withi n: A C linica l Fram ew ork of E ric ksonia n Hypn oth erap y . New
York: Brunner/M azel

17