Está en la página 1de 14

Página 1 de 14

Introducción a la Educación
Profesora Mónica Fernández
LA TRAGEDIA EDUCATIVA – LIDERAZGO - POSTMODERNIDAD

¿Qué espera hoy la sociedad de la escuela?

Con esta pregunta se inicia el segundo capitulo de la obra “La


Tragedia educativa”, una interesante critica realista de la deficiencia
actual del sistema educativo argentino. Pero este no ha fracasado por
si solo, y es justamente esta pregunta la que nos insinúa la
respuesta. Podríamos figurarnos que la educación es excelente, que
los profesores son los mejores y han sido formados de la manera mas
efectiva posible (que es seguramente la que reflejaran a sus
alumnos); también podríamos imaginar, (con un gran esfuerzo) que
los maestros no tienen problemas económicos, ya que el estado ha
reconocido la necesidad que tiene la sociedad de los mismos, y en las
mejores condiciones posibles. Pero seguimos teniendo un problema,
este también podría solucionarse con un poco de abstracción pero de
la misma manera habría que corregir todo lo antes mencionado.
Sucede que el sistema educativo esta diseñado para una nación
generalizada, y no es precisamente la que corresponde a este país.
Por otro lado, los padres o tutores pretenden que la escuela sea una
maquina en donde, de un lado se pone leche y del otro se saca
yogurt. Tremenda decepción se llevan estos al ver que como
producto obtuvieron queso, y de la peor calidad. ¿Qué hacen
entonces? Apalear la maquina y seguir vertiendo esa materia prima
que son los estudiantes sin reparar el sistema. Además esta maquina
necesita energía, porque todavía no esta desarrollada al punto de ser
autosuficiente. Y los operadores se han tomado un largo receso,
puesto que no tienen un jefe que los obligue a trabajar; desde mi
Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología
Página 2 de 14
punto de vista, estos operadores son tutores y autoridades
educativas… “que los demás lo arreglen, para eso están”.

Me parece que al comparar la escuela de Argentina con una del


primer mundo, hay que saber hacerlo; ya que nos podemos encontrar
con la sorpresa de que los valores no son los mismos que los de aquí,
además, están regulados en una menor manera ya que nadie piensa
en romperlos. Esto no quiere decir que nuestro país sea el único que
presente delincuencia, sino que la sociedad se acostumbro al respeto
de diferentes formas. Por ejemplo, a lo largo de su extensa historia
(superior a la nuestra en cuanto a tiempo de existencia o registro
confiable de la misma) e intentando sobrevivir en espacios mas
pequeños y poblados. Esto se relaciona directamente con la
convivencia en la escuela, ya que la manera de ser dentro de ella
permite otras posibilidades; el problema que veo en nuestro caso es
que el mismo centro de conflicto es la solución a sus problemas y la
mayoría de los demás que se presentan en la sociedad. Quiero decir
que un niño bien formado sabrá hacer uso de sus conocimientos
respetando los valores que se pretende que haya adquirido, y luego
estos se reflejaran a su descendencia de una forma más fuerte lo que
lograría una fortaleza de normas positivas en los habitantes.

Aquí es donde podría entrar el tema de Liderazgo sobre el que


hablaba Miguel Ángel Cornejo en sus conferencias. Y, para ello,
tenemos que comprender los cuatro valores principales que
menciona el como base de los cabecillas de la sociedad.

En primer lugar nos habla de la autoestima y, ciertamente, es


entendible que alguien que no crea en si mismo y no se tenga un
respeto adecuado será incapaz de exigírselos a los demás, en el caso
excepcional en que lo lograra, los resultados podrían no ser muy
agradables.

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 3 de 14
Seguido de este tenemos la voluntad. Esta potenciaría todas
nuestras actividades y es la que nos va a llevar a hacer un trabajo de
mayor o menor calidad independientemente de nuestras capacidades
intelectuales y físicas. De ello tenemos muchos ejemplos, una niña
que viviendo bajo un puente con su familia ha llegado ser
“presentable” y la mejor de su curso es un gran logro adquirido por
medio de la voluntad, indudablemente. De la misma manera que
quien toca una guitarra maravillosamente con los dedos de los pies,
aun cuando algunos estudiosos afirman que los dedos inferiores no
se mueven de manera independiente. Y por si acaso quedaran dudas,
otro caso seria el de los estadounidenses que trabajaron contrarreloj
cuando cayeron las torres gemelas (cualquiera sea la causa),
intentando salvar a quienes ya no lo necesitaban, y luego reconstruir
todo siendo perseverantes.

Quien regularía estos valores anteriores serian la humildad y la


ética, que por cierto son los dos elementos siguientes en esta lista.

La humildad nos genera respeto hacia los demás y hacia lo que


ellos hacen. Si bien parece contradictorio frente a la autoestima,
considero que el resultado de la combinación de estos dos logra una
excelente forma de expresión y comunicación frente al publico, sea
una persona quien este frente a nosotros, un millón o un número
desconocido (a través de la utilización de los medios masivos).

La ética es un valor un poco más complicado, ya que depende de la


forma en la que nos hayamos criado, las normas morales de la
sociedad e incluso del nivel de conciencia de uno mismo. Con ella se
pretende que el dirigente no abuse de su poder y que sus actos sean
buenos, productivos y sanos; pero no solo para el, sino para todos los
demás y, al decir todos, es realmente a la humanidad completa a
Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología
Página 4 de 14
quien yo me referiría, puesto que podemos probar una posible
vacuna contra el SIDA en conejillos de indias/humanos traídos de
África sin importar lo que a ellos les suceda… pero esto se puede
discutir, ya que de alguna manera están condenados a muerte. Hace
algún tiempo circulaba por la Internet una presentación de imágenes,
con la propuesta de concienciar a la sociedad de que hay quienes
viven peor que nosotros; en ella se mostraba una famosa imagen en
la que el fotógrafo capturo a un niño africano, muy desnutrido,
arrastrándose hacia una plantación para obtener algo de comida. Tras
él había un buitre esperando la muerte del mismo para devorarlo;
algo así como una cadena alimenticia en vivo. Relataba su epígrafe
que luego de tomar la imagen, el fotógrafo huyo. En este caso la
ética dice “Todos morimos, que sea antes o después no importa”. Por
cierto, la fotografía es muy bonita.

En definitiva estos valores varían su eficacia a nivel universal, pero


se pretende que un líder sepa distinguir el bien, del bien que le
conviene a él pero no a los demás.

Volviendo al tema de la educación, es necesario que consideremos


a los profesores como lideres, aunque sea mientras están en su
ámbito, es decir, la escuela, colegio, universidad o cualquier otra
institución educativa. Ellos son los que tendrán que dirigir e infundir
los valores a sus alumnos y, si todos somos o fuimos alumnos alguna
vez las cosas tendrían que marchar bien. Retomando el ejemplo de la
maquina educativa hay que recordar que esta necesita
mantenimiento y aunque se suponga que todos tienen esas normas
de las que he hablado, también seria correcto suponer que es muy
probable que se mezcle alguna impureza entre tanta perfección, por
lo que habrá que corregirla.

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 5 de 14
En “La tragedia educativa” también se menciona el papel de los
padres, las motivaciones y los objetivos de los alumnos. Entre tantos
buenos ejemplos ¿Por qué siempre adoptamos los malos? Hay
diferentes posturas respecto a esto, “que hacer lo malo es mas fácil
que lo bueno”; o “que lo malo es mas perceptible y que es mucho
mayor la maldad que la bondad en el mundo”; o que “siempre lo
malo se realiza porque el sujeto lo creyó beneficioso para si mismo”.
Quizás deberíamos combinar un poco de cada versión pero teniendo
en cuenta lo siguiente: los malos ejemplos no son más, sino que son
mas difundidos y esto es negativo a su vez. La argumentación que
nos permite adoptar una postura agresiva hacia los demás también
puede llevarnos a convivir en armonía. Entonces se puede concluir
que estas afirmaciones son pesimistas y que no hacen nada para
evitar lo que plantean. “Es fácil decirlo pero no hacerlo”, bien
entonces. Creo que el error de todo esto es que nos creemos seres
humanos, racionales, cuando en realidad somos animales guiados
por el instinto de supervivencia que no pretende más que cumplir con
el ciclo biológico. La vida es comercial, solo los comerciantes conocen
sus trucos hasta que alguien los descubre. Pero ¿Por qué no
comerciar justamente todos?, porque esto podría ser desastroso, de
repente todos viviríamos bien y casi sin diferencias (estas son sin
duda inevitables). Los hombres no se destacarían por su riqueza, o
viveza. Y el reconocimiento es, ya lo sabemos, una necesidad
humana. Que tal entonces ¿Si competimos para ver quien es mas
bueno? Seria interesante. Se podrían mostrar todas las maravillas del
mundo en la TV, en vez de cómo los delincuentes le rezan a sus
“santos” predilectos antes de salir a matar a alguien por una pulsera
de oro, que no es mas que una piedra de colores (muy valorada en el
mercado). Acaso quienes percibieran los buenos ejemplos en los
medios no se sentirían motivados a hacer algo bueno, como hacen lo
Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología
Página 6 de 14
contrario quienes tienen motivaciones negativas. “Como todos lo
hacen mal yo también” y que decir de un “Como todos lo hacen bien
yo también”… no eso no pasa, la realidad es “Como todos lo hacen
bien, yo no necesito hacerlo, ¿para que quieren mas bien?, van a
reventar de buenos.” Pero seguimos en este mundo porque “Lo malo
es necesario para poder apreciar lo bueno”. En parte es cierto, pero
mejor seria decir la vida es buena, la hagamos mejor para disfrutarla
más. Entonces la vida seria mala, y la vida buena seria lo positivo. Es
solo cuestión de ideologías, aplicando algo de argumentación y
motivación se puede lograr. Lo que me parece más interesante es
que ¡también es mala la perfección! Si porque que seria la vida sin
todos esos hermosos accidentes, seria todo muy rutinario ¿Verdad?
No se de que se preocupan, si al viento no lo vamos a controlar, el
crecimiento de las plantas tampoco… y si se logra, ya habremos
descubierto nuevas cosas sin control. “Descubramos la cura para el
SIDA, si, pero también algo que nuestros enemigos no puedan
controlar”

A todo esto venia el tema de las motivaciones. Espero haber dejado


claro las influencias de estas, y no solo para el ámbito escolar, sino
para la vida en general. Tenemos de ejemplos padres que deciden
aceptar un hijo enfermo en su familia y otros que lo adoptan,
tenemos maestros que hacen huelga de hambre por un sueldo mejor
y tenemos otros que pasan hambre para poder educar y alimentar a
chicos de pueblos sin nombre. Como se ve, la bondad tiene niveles, y
no porque algo sea mejor la otro se convierte en peor. Pero si es más
atractivo lo “más” bueno. Hay un tipo de ejemplo extraño que suele
darse en los ambientes educativos, este es el de los héroes. Por
ejemplo en Salta tenemos al popular Martín Miguel de Güemes, que
además de gaucho era “guacho” si se me permite el término. Porque

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 7 de 14
este reconocido caudillo murió en las manos de un enemigo, un
enemigo del mismo bando, que lo mato en cuanto lo encontró en una
de sus habituales escapadas con las mujeres de sus soldados. “Pasa
que nadie es perfecto”, insisto, seámoslo. No hablo de maquinas, sino
de humanos con menos errores, si se dice esto todos se confían y
tienden a cometer mas errores, porque el peso de la sociedad frente
a estos ha disminuido y, en una carrera como la nuestra, deberíamos
saberlo. Incluso ahora se hizo una investigación que revela que el
cerebro tiene una falla que se produce una hora antes de que
cometamos ciertos tipos de errores. Una excusa mas; ya no alcanza
con “la tarea se la comió mi perro” ahora es “mi sistema nervioso
tubo una falla, mas precisamente en el cerebro, dentro del lóbulo XXX
me impido hacer este trabajo y no me quedo otra que quedarme a
chatear en Internet a ver si alguien me daba la solución”. Errores, los
hay, pero no todos son accidentales.

Quizás se pueda incluir la decadencia entre los particulares rasgos


de la postmodernidad, pero más específicamente en la que
corresponde a los países occidentales. Hago esta distinción porque
los países de Asia Oriental han logrado conservar sus costumbres y
valores de respeto (en modo de jerarquía) de una manera
notablemente superior a la nuestra. Así como los medios nos
bombardean con basura, nos han revelado también que a pesar de
vivir en libres campos de concentración, los chinos, tienen los índices
de esperanza de vida más altos, una organización envidiable, y
tradiciones que incluyen hasta los modelos de arquitectura general. A
pesar de que estas culturas no me simpatizan demasiado, tengo que
reconocer que al mantener ciertos aspectos de la vida por el paso del
tiempo han hecho lo mismo con el hábito del trabajo, el
reconocimiento de los mayores, la valoración del esfuerzo e incluso le

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 8 de 14
otorgaron cierto misticismo a la vida. Aquí, en América, también se
producen documentales de nuestra propia cultura, entre mis favoritos
están los que miden el nivel de corrupción de quien ejerce el poder
en su momento de producción. Parece como si la palabra “gobierno”
fuera sinónimo de “robo”, porque de ser así el famoso discurso de “el
gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” tendría sentido.
No es que acuse a los políticos de la postmodernidad, de ninguna
manera podría meterlos a todos en la misma bolsa, pues no he
encontrado una tan grande aun… sino que me refiero a la mayoría de
los lideres de la actualidad. Da la impresión de que realmente el
poder trastorna a la gente, porque muchos cabecillas empiezan por lo
bajo con intenciones tan buenas como revolucionarias y terminan
superando en errores a quienes criticaban. Si pudiéramos extraer el
material con el que se hizo la cara de esos/as “tipos/as” es muy
probable de que el concepto de blindaje cambie rotundamente.
Aplicando esto al ámbito de la educación se puede decir que también
hay corrupción entre los profesores y acepto las posibles
consecuencias que tiene decirlo. Si bien es cierto de que los
profesores mas tradicionalistas acusan a los “postmodernos” por
utilizar metodologías menos estrictas, esta claro que los modelos de
educación evolucionaron de los que buscaban “entrenar” la memoria,
a los que apuntan al desarrollo racional. Pero no es a esto a lo que
me refiero, sino a que hay algunas incoherencias entre los
educadores y administrativos que dejan mucho que desear. Uno de
mis profesores, entre sus divertidas anécdotas y críticas al sistema,
nos comentaba enfurecido como recibía ordenes y disposiciones de
“gente que no había pisado jamás un aula o ya había olvidado lo que
se sentía estar adentro”. Apunto a que no se pueden resolver las
problemáticas sin conocerlas adecuadamente. En realidad seria un
tipo de hipocresía, más que de corrupción, a no ser que se consideren
Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología
Página 9 de 14
las consecuencias de estas conductas poco productivas.

Otro tema bastante interesante que se trata en “La tragedia


educativa” es el de los motivos por los cuales se elige una carrera, en
palabras mas especificas ¿Por qué estudian lo que estudian? No es mi
intención ser repetitivo en este aspecto, por lo que propongo
observar y criticar esta temática teniendo en cuenta el punto de
vista de muchos de los estudiantes de nuestra sociedad. Pareciera
que muchos se hacen la idea de que la Universidad es un nuevo
punto de partida, en donde no importa todo lo que no aprendieron en
la escuela primaria y secundaria. Siguiendo esa corriente se confían
y, peor aun, se imaginan siendo profesionales exitosos y creen que el
hecho de pagar una cuota (en el caso de los terciarios o
universidades privadas) o asistir a las clases diariamente (en el caso
de las instituciones estatales) les garantiza un titulo y este la
inserción en el ambiente laboral. No discuto que muchos estudien
para asegurar su futuro y que esto les sea favorable a sus objetivos,
pero lo que si me parece una estupidez es que el peor estudiante de
un primer año se llame a si mismo “futuro abogado” por haber
comprado uno de los veinte libros que conforman la bibliografía
oficial de apoyo de una carrera. Tampoco es mi intención motivar al
suicidio de quienes se sientan identificados con esta situación, ni
mucho menos desanimar a quien se cree capaz de lograr algo, en
cambio, me parece adecuado tener cierto grado de realismo y hacer
lo posible porque esa realidad sea lo mejor. De la misma manera lo
hacen los profesionales que apuntan como resultado de la
orientación vocacional y los cursos introductivos a la vida

universitaria, una bonita frase como “Su elección no es acorde a la


carrera”, o quienes son jóvenes profesores “recién saliditos del
horno” y, para comenzar las clases, aclaran que ellos eran excelentes

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 10 de 14
alumnos y tardaron un año más de lo que indica el plan de estudios
en completar su carrera. Sin duda es la mejor motivación que se
puede dar para llevar a delante una carrera, o al menos eso creen
quienes así lo exponen. Seria mucho más fácil decirles a todos que
van a tener éxito y lograr que pierdan tiempo y dinero en una
inversión sin rumbo. No quiero parecer extremista ni hipócrita
aunque así lo fuese, pero tampoco es cuestión de formar ideas falsas
sin intenciones transformarlas en verdaderas.

Siguiendo con la revisión del texto nos encontramos con la


temática de quienes logran finalizar la educación universitaria con
éxito, listos para enfrentarse al mundo laboral… que ya esta repleto
de trabajadores que se “prostituyen”, degradan o humillan por un
puesto de trabajo, sin muchas posibilidades de exigir sus derechos
porque aparecen cientos de buitres carroñeros (como el de la
fotografía en África antes mencionados), dispuestos a ocupar el
mismo lugar de una forma incluso menos digna solo por lograr
sobrevivir, mantener a su familia o quizás (en contados casos)
ambición. De alguna manera esto también tiene su lado positivo, ya
que nos incita a formarnos lo mejor posible, a fortalecernos en
materia de conocimiento, para así poder hacer frente a toda esa
competencia que busca comernos o quizás, a quien selecciona el
buitre que va a criar, para luego comérselo, en otras palabras, “el
jefe”. Puede que esto suene a la teoría de que “lo malo es necesario
para destacar el bien”, a la que me he opuesto, pero considero que
hay que adoptar una postura relativista conciente en estos casos, no
es cuestión de establecer leyes universales, aunque de poder
hacerlo, tanto mejor.

Creo que hay que añadir a todo esto, que además de una excelente
formación académica (acompañada de un extenso currículum), hacen

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 11 de 14
falta otras virtudes para poder insertarnos adecuadamente en el
mundo laboral. Estas características extras suelen camuflarse en esta
etapa postmoderna con el titulo de “Buena Presencia”, lo que en
realidad quiere decir belleza o atractivo físico. En el ambiente de la
psicología podrían aplicar la defensa quienes desarrollen la publicidad
diciendo que eso se debe a que la gente bonita vende más. De
acuerdo, pero ¿Por qué una empleada domestica tiene que ser Miss
Universo para poder limpiar una casa? O ¿Para que necesita ojos
verdes un guardaespaldas?, parece como si la quienes viven la vida
real quisieran simular una de las novelas de televisivas de Natalia
Oreiro u Osvaldo Lapport. Y ya, ni alguien que tenga “ojos de madre”
puede afirmarle a un conocido, sin dudarlo, que todo es cuestión de
voluntad y esfuerzo; dado a que en la sociedad actual todo esta
diseñado para cumplir con su objetivo con el menor esfuerzo y esto
se aplica también a los seres humanos. Por ejemplo, una de las
mejores amigas de los empiristas, la señora estadística, ha
demostrado que quienes somos (me incluyo) vagos pueden igualar, o
incluso superar los resultados de que quienes no lo son. Esto se debe
a que al buscar el camino más corto descubrimos atajos, atajos que
hoy en día se han transformado en modernas maquinarias
tecnológicas como ser vehículos de transporte y construcción o
herramientas de comunicación.

Ya que surge el tema de las innovaciones tecnológicas y los


resultados que tuvieron en las maneras de comunicarnos y lo que
implica la nueva cultura de flashes televisivos, se puede hablar del
tema de la escuela divertida. Se pretende que la escuela sea un circo
en donde el profesor entre pedaleando un monociclo, con una nariz
de payaso mientras enuncia las teorías de los filósofos presocráticos;
pero que no se le ocurra mantener el tema por mas de tres minutos y

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 12 de 14
medio (duración aproximada de un video clip), sin hacer un chiste o
comentar alguna anécdota graciosa antes de continuar o darse un
porrazo contra los restos del pizarrón que ha quedado en desuso.
Puesto que ahora la escuela debe ser divertida, la enseñanza debe
ser personalizada hacia cada estudiante, puesto que hay temas que
no nos gustan o ni siquiera nos llaman la atención. Como anécdota
personal puedo relatar que, para bien o para mal, existen alumnos en
las aulas que denuncian profesores frente a las autoridades por
atormentarlo en la clase con chistes malos. Recuerdo que este
muchacho había comentado luego de terminada una de dichas clases
“No se que es peor, la clase que intenta dar el profesor o los chistes
que cuenta para que por lo menos escuchemos algo en su hora”.
Desde mi opinión particular me parece que la solución a este
problema se encuentra en combinar las diversas técnicas para llamar
la atención sin perder la seriedad de la clase; y no quiero decir que la
clase se convierta en una monótona rutina con luces de fondo, sino
que por lo menos se hagan entrar en contexto esos “chistes malos”
de los que se quejaba aquel compañero. “Mamá, Mamá; Jaimito me
dijo que los bebes nacen en el parto y que no los trae la cigüeña…
bueno mi hijita pero para empezar Jaimito no tiene plumas y vos si…”

Los temas tratados en “aprender sin esfuerzo” son similares. Falta


poco para que la vagancia nos lleve a terminar de evolucionar de
Homo Sapiens Sapiens a “Homo Silla Vagus”. No es cuestión de
preocuparse, los chips para insertar en el cerebro con los libros
resumidos ya están a la venta en China, pero seguro que los asiáticos
los dejan de fabricar porque allá no los necesitan.

Una de las cuestiones más interesantes es el tema del lenguaje, y


si bien esto se incluye en el texto, no es un tema que abarque solo a
la escuela. Con respecto al castellano moderno informatizado se

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 13 de 14
pueden apreciar tanto ventajas como desventajas. Por un lado
tenemos la inminente perdida del idioma original con las importantes
modificaciones que se atribuyen a la influencia mediática tanto de
otros idiomas como de las variantes “tecnificadas” del mismo. No
solo se adoptan los vocablos generados por el sector adolescente de
nuestro país sino también por el de las grandes potencias
anglosajonas. En un pasado no muy lejano se buscaban idear
conceptos de conceptos, es decir, una palabra que englobe a otras
tantas para describir algo más fácilmente. Ahora se busca reducir las
palabras a un mínimo indispensable para ahorrar caracteres, porque
de eso se habla, de signos, no de palabras ya. El lado bueno es que
tenemos un inconveniente menos a la hora de elaborar nuestros
apuntes y entenderlos puesto que ya tenemos un complejo sistema
de símbolos asimilado al lenguaje cotidiano. Las charlas de
mensajera instantánea están compuestas por los jeroglíficos
postmodernos, los llamados emoticones y abreviaciones de palabras
según su fonética. Aplicar este sistema seguramente me habría
ahorrado varias horas de escritura, pero hubiera complicado la
lectura de alguien que no acostumbra a usarlo, además de, claro,
reducir el texto visual a tan solo un par de paginas, lo que me jugaría
en contra.. Viéndolo desde un punto de vista más crítico, la
comunicación instantánea a provocado una deformación desastrosa
del lenguaje haciéndolo perder todo tipo de formalidad; algo así como
un “palabricidio” al mejor estilo de un Hittler. Entonces esto me lleva
a mi, a hacerme la pregunta, sobre si este trabajo estará
correctamente elaborado, para los fines por los que fue escrito, o si la
influencia de las costumbres postmodernas y el fracaso que he
sufrido bajo una “tragedia educativa” me habrá permitido adquirir las
habilidades necesarias para realizar esta tarea adecuadamente.

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


Página 14 de 14
De no ser así ruego que el correcto liderazgo (y los valores que ello
implica) de quien nos dicta estas tareas no nos pida las propuestas
para solucionar esta situación en otro ensayo de diez páginas…

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología


DNI: 34913651
e-mail: redesxx@gmail.com

Bruno F. Fantozzi Tur – 1º año de Psicología