Está en la página 1de 21

INSTALACIÓN DE UN CAR-PC

Por psedney

La historia empezó, prácticamente, en el mismo momento que me entregaron mi C4, en agosto de 2005.
Mi idea inicial al querer comprarme un C4, era la de pedirlo con Navidrive, pero los 2.900 € que costaba
me echaron atrás.

Ya con el coche en mi poder, un día, navegando por Internet, vi una cosa curiosa a la que llamaban Car-
PC. Empecé a buscar páginas en español sobre el tema y la más importante que encontré fue
solocarputer.com. Me tomé el tema bastante en serio para un futuro. Tan en serio me lo tomé, que a
finales de octubre ya pedí parte del material por Internet. Este primer gasto consistió en:

Placa base miniITX VIA Epia SP13000 193,00 €

Fuente de alimentación M1-ATX 6-24V DC/DC 90 Watt 64,80 €

Unidad DVD Slim Line Slot-In + Adaptador Slim-CD-IDE 89,00+9,85 €


Todo esto lo compré en la página web alemana cartft.com. Me cobraron 19 € de portes, pero, la ventaja
fue que, al viajar mediante FedEx, en 48 horas lo tenía en casa.

Como se puede comprobar en la foto, la placa base es una completa placa de ordenador, pero en un
espacio de 17 x 17 cm. Tiene las mismas conexiones que una placa ATX (de las grandes); Puerto VGA, 2
puertos serie (1 en el backpanel y otro en la placa), puertos PS2 para ratón y teclado, salidas varias de
video (además de la VGA), tarjeta de sonido que actúa como una convencional o con 6 canales (Sorround),
etc.

En cuanto tuve estas 3 cosas, necesitaba un disco duro y un módulo de memoria RAM. Aquí vino el
segundo gasto:

Disco duro para Laptop 80 GB + adaptador IDE 104,40+5,95 €

Módulo de memoria RAM 512 MB 49,90 €

Las 3 cosas las compré en la cadena de tiendas de informática Pricoinsa

Hasta aquí, ya tenía todo lo que necesitaba para la puesta en marcha del ordenador. Monté todos los
componenetes adecuadamente y conecté el monitor del ordenador de sobremesa. Ya podía empezar a
trastear por ahí.
Mientras hacía pruebas con lo que tenía, me puse a buscar el monitor adecuado para poderlo poner en el
coche. Mi intención inicial fue ponerla integrada en el parasol, así que busqué y busqué hasta que
encontré la primera pantalla que compré. No digo más de esta, porque la pobre pasó a mejor vida. Bueno,
más bien acabó cumpliendo otro cometido para el que, seguramente, no fue concebido. Más tarde compré
la definitiva en ex-audio.com, otra tienda en internet basada en Hong Kong. Con esta no hubo
problemas. El único percance fue que tuve que ir a buscarla a la central de reparto de mi ciudad. Tercer
gasto importante:

Monitor TFT 7” Touch Screen (Pantalla Táctil) 180 €

Al recibir la primera pantalla, comprada también en Hong Kong, un mes y medio más tarde de la fecha de
compra, gracias a algún chorizo de aduanas amigo de lo que no le importa (lo que me recuerda el
recomendaros que paguéis un seguro de envío cuando compréis por internet), probé en seguida mi idea
en el coche, figurándome la posición integrada en el parasol. Mi gozo en un pozo. Si quería que estuviera
en el parasol, no podía tener cierta inclinación porque no se veía. El plan B consistía en integrarla en el
salpicadero, igual que viene el Navidrive de serie.

Con el plan B decidido, me interesé en la carátula de serie. 196 €. Uff. Eso tendrá que esperar a la
próxima paga extra.

Mientras tanto, decidí adquirir y/o fabricar los accesorios que irían instalados en varios puntos del coche.

El primero que compré fue un receptor GPS en el foro de solocarputer.com

GPS Holux GM-210 Sirf II 40 €


Ahora tocaba empezar con lo “accesorios” del CarPC. El primero de ellos fue el módulo Bluetooth. Recurrí
a la bien necesitada Pricoinsa para adquirirlo.

Adaptador Bluetooth® Linnker™ 1550 17,90 €

También me fui a una tienda de electrónica, donde compré la cajita para introducir el Adaptador. Es un
modelo de las típicas cajas para placas electrónicas.

Caja para alojar el adaptador Bluetooth Aprox. 1,50 €

Con una broca nueva de 3mm, hice un agujero, a mano, en el centro de una de las bases, de tal forma
que sería por ahí por donde saldría el cable USB hacia la placa del ordenador.
Una vez hecho el agujero pequeño de guía, con una muela cónica, y una vez lijado todo y haberlo dejado
curioso, este es el resultado.

Tenía el adaptador Bluetooth, tenía la caja, faltaba el alargador USB. Pues nada, volví a la tienda de
electrónica y compré el alargador. Lo compré de 3 m. Sabía que iba a sobrar un buen trozo, pero no me
importaba porque, como iba conectado directamente a la placa con un conector plano de 4 pines, lo
cortaría y lo dejaría a la medida.

Ya tenía el cable, el adaptador y la caja. Ahora tocaba ponerlo todo bien. ¡SORPRESA! Todo cabe justo y a
la perfección. Juzgad vosotros mismos.
Ya tenemos el módulo Bluetooth terminado.

El Navidrive original del C4 tiene un módulo auxiliar de conexión RCA, al que se pueden conectar cámaras
y demás aparatos. Prácticamente todos los monitores de 7” tienen conexión RCA que parte del grupo de
cables principal, así que, ¿por qué no hacer un módulo RCA igual que el Navidrive? Me puse a ello.

Recurrí de nuevo a las cajas de plástico para electrónica.

Caja para alojar las conexiones RCA Aprox. 1,50 €

Como tiene 3 conexiones RCA (audio izquierdo, audio derecho y video), hice 3 taladros en una cara de la
caja de unos 6 mm para poder roscar los terminales RCA.
Nota: En la versión final, en lugar de dos conectores rojos y uno negro, puse uno rojo, uno blanco y uno amarillo, como los
conectores reales de RCA en el C4.

Una vez puestos los terminales, solo quedaba soldarle los cables y poner unos jacks RCA del color
correspondiente, para no liarnos más tarde.

Ya tenía los dos módulos hechos, así que los instalé en la guantera del coche con cinta de doble cara, en
el mismo lugar que está originalmente el módulo RCA del Navidrive. El conjunto queda así:

El mismo día que dejé colocados los módulos de Bluetooth y RCA en la guantera, instalé todo el cableado
necesario para el CarPC y el receptor de GPS.

Este último lo quería colocar en un sitio que no molestase, así que lo coloqué al lado de la ventanilla
trasera izquierda con dos tiras de cinta adhesiva de doble cara.
De ahí había que pasar el cable USB del receptor, junto con otro alargador que ya había adquirido junto
con el del adaptador Bluetooth, así que quité los asientos traseros y pasé el cable por debajo para que no
se viera nada.

Lo siguiente que iba a hacer, era pasar el cableado del lugar de la pantalla a donde iría la CPU del CarPC.
El lugar decidido fue el mismo en el que se coloca el cargador de CD’s. Obviamente, necesitaría la pieza
original adecuada para el reposabrazos, que más tarde compraría. Para poder pasar cables, necesitaría
desmontar todo el módulo central del coche, desde la radio hasta el reposabrazos. Para eso, me serví del
manual que había en la página web de c4atreros.

En total pasé los siguientes cables:

- 1 cable VGA del monitor suficientemente largo como para llegar de sobra.
- 1 cable alargador USB del módulo Bluetooth
- 1 cable de sección de 4mm2 amarillo/verde para la toma a tierra
- 1 cable de sección de 4mm2 marrón para la alimentación, conectado a la batería con un
portafusibles con conexiones faston y un fusible de 15ª.

Los cables de alimentación y tierra, los pasé por el pasacables que hay bajo el capó, siguiendo los
tutoriales de c4atreros.

Todo lo compacté con variar bridas en su recorrido y lo dejé preparado para cuando se pusiera la CPU
Terminado todo esto, lo dejé todo tal y como estaba.

Con todo el cableado colocado, llegó verano y, con ello, la paga extra. Compré, por tanto, la carátula
original del Navidrive.

Carátula original del Navidrive 196 €

Como también me había llegado la pantalla, lo primero que hice fue abrir la carcasa de plástico, perdiendo
completamente la garantía, pero si no, no podía ponerla allí donde quería hacerlo. De esta forma veía qué
había por dentro.

Las pantallas TFT (supongo que con variaciones, pero todas siguen una misma base), se componen de un
módulo LCD con retroiluminación, una placa electrónica y una botonera para controlar las funciones de la
pantalla. En los casos de las pantallas con Touch Screen, llevan una lámina transparente de cristal doble,
unidas por una lámina más fina de plástico conductor sensible a la presión. Este cristal transmite la señal
eléctrica a un circuito que puede estar incorporado en la placa principal o ir a parte, manteniendo la
conexión con ésta.

Por pura casualidad, la anchura de la parte trasera de la carcasa coincidía exactamente con la distancia
que hay entre los pivotes de sujeción de la carátula al salpicadero del coche, así que lo único que hubo
que hacer para fijarlo todo fue atornillarlo según se ve en las fotos siguientes.
La manera de proceder es haciendo los agujeros
ligeramente menores en diámetro que los tornillos
y luego roscar estos últimos. Al hacer el agujero
más pequeño, luego se puede enroscar forzando un
poco y queda la rosca hecha en el plástico. En total
puse 4 tornillos autorroscantes que aseguran
perfectamente la carcasa. Estos tornillos son los
tornillos de la propia pantalla que fijan las dos
partes de la carcasa, así que no tuve que andar
buscando.

Una vez planificada la posición de la carcasa, tenía


que encontrar la manera de que la pantalla no se
moviera. Quizás esta fuera la parte más chapucera
de toda la instalación.

De fábrica, venía con unas plaquitas más o menos con esta forma que sujetan la pantalla a la parte
frontal de la carcasa con unos tornillos. Hice un invento con tubito de aluminio, los tornillos, las plaquitas
y Araldit.
Luego fijé la pantalla a los pivotes de aluminio, la placa electrónica a la trasera de la carcasa del monitor y
el resultado fue este.

En un principio, puse tiras de Tesamoll en borde del frontal del salpicadero para tapar un poco y proteger
del contacto con la pantalla, pero tuve que quitarlo porque, al tocar directamente con el Touch Screen, el
monitor lo detectaba como contacto y se volvía loco.

Ahora que ya tenía colocada la pantalla, faltaba tener acceso a los botones para apagar/encender,
opciones del monitor, etc. Decir que estos monitores, acostumbran a llevar botones y un receptor de
infrarrojos para mando a distancia, que también incluye. Así, mi decisión fue prescindir de la botonera y
pasar directamente al mando a distancia.

Aproveché las toberas del aire acondicionado que incluye la carátula original, la desmonté y vi que tenía
un sitio perfecto para hacer el agujero.

Soldador y estaño en mano, cogí 3 cables de 3 colores y los soldé a un receptor de infrarrojos que
previamente compré en la tienda de componentes. Luego, con cuidado, lo soldé a la placa de la botonera.
Esos tres cables, los pasé por el agujero que previamente había hecho en las toberas y pegué el receptor
dentro de la tobera, de tal forma que no estorbase para abrir ni cerrar o para dirigir hacia un lado o al otro
el aire. Puse cola blanca en el agujero por donde pasan los cables para que no haya fugas de aire y lo dejé
secar. Funciona todo de perlas.

Ahora que la pantalla del CarPC ya estaba hecha, faltaba poner la del ordenador de a bordo original en
otra ubicación. El sitio escogido fue el parasol del conductor.

Lo primero que hice fue sacar el espejo, que sale con un poco de fuerza hacia el exterior. Luego corté el
forro de plástico que envuelve el parasol y quedan dos piezas de plástico unidas a presión. Se pueden
separar fácilmente.

Para colocar dentro del parasol la pantalla C, había que modificar el hueco del espejo de tal forma que
sólo se viese la pantalla. Para eso, partiendo de una lámina de estireno de 2mm de grosor que ya tenía
por casa. La corté con la forma aproximada del hueco y le hice una ventanita del tamaño de la zona visible
de la pantalla (12 x 3,1 cm). Pegué la lámina de plástico al parasol con superglue.
Compré espuma de estireno en láminas de 50 x 35 cm aproximadamente y adhesivo de contacto en spray.

Espuma de estireno en láminas de 50 x 35 cm 1,75 €/ud

Adhesivo de contacto en spray especial para espumas 19,55 €

Corté el trozo necesario de espuma para acolchar la parte superior del parasol y apliqué la cola en spray
siguiendo las instrucciones. Una vez pegado correctamente, corté el sobrante.
Después de mucho pensar, llegué a la conclusión de que podría quedar bien tapizar con polipiel, pero
quizá sería muy difícil encontrar un tono igual al plástico que había y, por tanto, al plástico del espejo y al
tapizado del techo.

Volví a tener mucha suerte, ya que encontré un tono exacto al que había, del que compré 60 cm de una
bobina de 1,40 m. Salía a 12 €/m. Obviamente, iba a sobrar un montón, pero, dado al precio que iba y
que era la primera vez que intentaba tapizar algo, mejor que sobrase.

Polipiel “LOBO Beige” 0,60 x 1,40 m 7,20 €

Vuelta al adhesivo en spray, di un par de capas al parasol y otras dos al reverso del trozo de polipiel, dejé
secar al tacto y uní, haciendo un poco de fuerza en los bordes para que la espuma quedase lo más
ajustada posible. En el interior de la parte tapizada, hice los cortes y dobleces necesarios para ajustar al
máximo la tapicería.

La mitad inferior del parasol no la acolché. Sólo le apliqué cola al plástico y a la tela y tapicé.

Como era de esperar, hay imperfecciones donde las tenía que haber, que son en las dobleces, etc, que a
más no llega mi habilidad novata tapicera.
Para el parasol del copiloto, el proceso fue el mismo pero sin acolchar. A fin de cuentas, el acolchado lo
puse para hacer grueso, ya que los componentes de la pantalla sobresalían un poco del parasol. Al
acolcharlo con espuma, no se aprecia desde fuera.

Lo siguiente fue adaptar la pantalla. Lo primero que hubo que hacer, después de sacarla de la caja de
plástico blanco que la aloja, fue desoldar el conector, ya que ese armatoste no se podía poner dentro del
parasol.

Con cuidado, un soldador y un succionador de estaño (o desoldador), una a una se van quitando las
soldaduras. Para hacerlo, recomiendo un soldador con punta de 0,5mm y 30W.

Si os acordáis, al hablar de la pantalla que compré,


dije que la primera que compré, pasó a mejor vida. Y
qué mejor vida que seguir siendo útil para el CarPC?

La destripé por completo hasta que llegué al fondo,


donde se puede encontrar una lámina de plástico
transparente, envuelta por un perfil metálico. Si retiramos ese perfil metálico se ven los tubos
fluorescentes que dan luz a la pantalla. En concreto hay dos. Uno arriba y otro a la izquierda. Estos tubos
van alimentados desde la placa principal del monitor, por lo que no la pude deshechar. Todo el conjunto,
lo aproveché para dar luz al interior del parasol y así se vería la pantalla LCD del ordenador de a bordo.

Actualmente no tengo este panel conectado, ya que la luz de los LED’s de la placa de la pantalla C reflejan
en el propio panel y iluminan la pantalla lo suficiente como para no necesitar conectarla.
Ahora que ya estaba el parasol terminado, faltaba pasar los cables hacia su interior. Para ello, desmonté
el soporte basculante del techo del coche y practiqué una ranura por la que pasé 6 cables: 4 para la
pantalla c y 2 para la alimentación del panel (estos están sin uso actualmente).

Luego lo tapé todo con masilla epoxi bicomponente, alisando y puliendo con un dedo humedecido en agua.

Después sólo hubo que pasar los cables desde la ubicación original de la pantalla C hasta el parasol. Fue
fácil. Sólo hubo que pasarlos por dentro del salpicadero y subirlos por el marco del parabrisas. El resultado
final es este:
Lo siguiente que hice fue acudir a un amigo carpintero que dispone de una máquina de control numérico,
que le pedí el favor de modelar un trozo de madera a imagen y semejanza de la carátula de la radio
(lógicamente sin los huecos de los botones y el cd) y la pinté de negro mate. Después hice una pequeña
placa electrónica en la que alojaría 3 LED’s de 3mm, 1 de corriente general, 1 de HDD y el otro del Power
del PC.

De los 3 LED’s, el de arriba es azul, el de la izquierda rojo y el de la derecha verde. En la foto de la


derecha se pueden ver las conexiones. La resistencia es porque, al tener una tensión de más de 12V de la
batería, el LED se estropearía. El valor de esa resistencia es de 510Ω.

Luego hice 3 agujeros de 3mm en el soporte del reposabrazos a la distancia adecuada, ayudándome de
una plantilla que me hice con AutoCAD. Es fácil hacer la plantilla, ya que, en esta placa, los agujeros
distan 0,1” o 2,54mm.

También quería poner un interruptor general en el soporte, que me permitiera encender y apagar la
corriente general cuando yo quisiera para no consumir batería, el botón de encendido del ordenador y la
unidad de DVD. Con paciencia y un cutre hice los huecos necesarios. Este fue el resultado:
Ya sólo quedaba ponerlo todo en el coche y hacer las conexiones de cada periférico a la placa.

Ya lo tengo todo instalado y funcionando, a falta de algunos retoques de menor importancia, como la
conexión del canal izquierdo de audio, la conexión del adaptador bluetooth (cuando hice todas las
conexiones y estaba dentro del coche, creo que se estropeó con el calor) y el micrófono. Más adelante
planeo hacer un hub USB con conexión directa a los puertos USB sobrantes en la placa base (3 para ser
exactos), unos ventiladores controlados electrónicamente por un PIC en función de la temperatura interior
del reposabrazos y, posiblemente, una cámara trasera con visión nocturna.

Como final de este documento, os pongo algunas fotos del CarPC montado.

Pantalla de inicio del CarPC

Pantalla de inicio de Windows XP Professional


Pantalla principal del Front End Road Runner
Montaje en el reposabrazos

Demostración de reproducción de video


Demostración del navegador GPS

PhoneControl para su uso manos libres (Ups! Quién hay marcado???)