Está en la página 1de 6

¿CUÁL ES EL CAMINO QUE DEBE TOMAR LA CIENCIA POLÍTICA EN

LATINOAMÉRICA?

Jesús Manuel Losada Zambrano1

1. Resumen
El presente texto, tiene como objetivo, el posicionar la ciencia política actualmente y
realizar un análisis crítico de esta, está estructurado de la siguiente forma: 1) Introducción,
donde es una breve entrada al tema, mediante el contexto, los retos y su camino; 2) la ciencia
política en Latinoamérica, donde se analiza cómo ha avanzado frente al tema propuesto por
Sartori y su desarrollo; 3) los retos y desafíos, después de la nombrada muerte de la ciencia
política se dan unos retos y unos desafíos, que se deben solucionar para que la ciencia
política se termine de consolidar completamente como una gran ciencia; 4) el camino que
debe tomar, es un camino forjado desde el nacimiento de la ciencia política hasta ahora, en
donde, las dinámicas del ser humano como ser político, tiende a complejizar más su
entorno; y por último las conclusiones.

Palabras Clave: político, política, retos, desafío, ontológico.

2. Introducción
La teoría crítica ha funcionado con el sentido de transformar el rumbo de las sociedades,
y con ellas, se hace una posible inferencia hacia no sólo la reflexión, sino la epistemes y la
crítica profunda. El estructurar de forma muy detallada las diferentes palabras, convertirse
en un conocimientos y, mediante la persuasión darse en el debate de saber, son posibles a
través de la teoría critica (Lyotard, 1987). Mediante la sistematización de datos y una forma

1
Estudiante del programa de Ciencia Política de la Universidad Surcolombiana, identificado con el código:
20141125730
ordenada de analizar la documentación se puede llegar a como enmarcarse en el forjar el
camino de la ciencia política.

Como bien se sabe, para uno de los más grandes positivistas, Sartori, se ha marcado el
fin de la ciencia política; debido a la utilización del método cuantitativo, el olvido de lo
político como objeto de estudio y, como está sólo infiere en textos académicos desde una
visión de sujeto-objeto, dejando así una muerte para la ciencia política (Sartori, 2004). Esto
tiene repercusión en Latinoamérica, ya que, se sigue un modelo hegemónico en la ciencia
política y este al tener una autocrítica bien consolidada, repercute en los politólogos latinos,
siendo ellos algo dogmatizados por el método y la utilización de este como camisa de
fuerza; dan una complementariedad a este texto y unas soluciones que pueden ser eficaces
(Cansino, 2007).

La ciencia política tiene una serie de retos, entre esos, el consolidarse no sólo como
ciencia teórica sino también como ciencia aplicada, el manejar lo político con mucha más
cabalidad, utilizar a parte del método cualitativo, intentar transformar la sociedad o su
entorno para un beneficio común. Además de eso, no se tiene que perder de vista, el mismo
oficio y el perfil profesional que enmarca cada enfoque de las universidades
latinoamericanas; desarrollando así una nueva forma de mirar el contexto.

El interrogante de cuál es el mejor camino para tomar, por la ciencia política, tiene como
fin el analizar que se debe incluir tanto lo político como la política; haciendo de esto una
completa ciencia y, mostrando su parte teórica y aplicada (Sartori, 2004), no sólo en gestión
pública, sino desde el análisis de la cultura, el poder y la relación histórica; además, se debe
intersubjetivizar la construcción de una cultura política, adecuada, para el desarrollo
completo de la ciencia política.
3. Ciencia política en Latinoamérica
En Latinoamérica, la ciencia política se fue consolidando gracias a las Universidades
estadounidenses; proyectando así, sus avances y sus fracasos científicos (Retamozo, 2009,
pág. 73).

Definitivamente la ciencia política en Latinoamérica, no sólo mantiene su positivismo,


sino que no ha encontrado su razón de ser, la parte ontológica es hacia que visión y misión
local e internacional, quieren centrarse; así, como lo dijo Retamozo: “…la ciencia política
dominante no está preparada para esta irrupción, la apertura de lo político –tan frecuente en
América Latina- y por lo tanto evidencias serias limitaciones para pensar problemas políticos
fundamentales en la historia de la región.” (Retamozo, 2009, pág. 84).

Con esto concreto, comienza uno de los debates que tiene la ciencia política desde su
existencia, la gran paradoja de una ciencia que estudie la política y no lo político
(Retamozo, 2009), sobre todo en Latinoamérica que es una región, donde los movimientos
sociales y demás organizaciones son un pilar fundamental para la comunidad.

El politólogo en Latinoamérica debe tener una interdisciplinaridad, en donde se


retroalimente de todas las ciencias sociales, y con esto, complejice el pensamiento, teniendo
en cuenta, a la hora de plasmar unas ideas bien estructuradas; sean en un interlocutor o en
un lector (Rivas Leone, 2001), además, se deben mantener una imparcialidad en los
enfoques de las universidades latinoamericanas, para que así crezca una formación más
integra en los sujetos y cada uno sea libre de escoger su paradigma.

4. Retos y desafíos de la ciencia política


La ciencia política, tiene unos retos y desafíos, que debe asumir para superar la crisis
del positivismo y el auge de los paradigmas; aunque, ya se ha nombrado anteriormente; la
profundidad del tema de lo político y la política, es esencial para determinar las bases de la
ciencia política (Retamozo, 2009). Porque lo político se ha dado un pequeño valor en la
ciencia política, volviéndose esta en una ciencia burguesa y de burocracia; en vez de tomar
una línea imparcial al análisis de poderes.

El oficio del politólogo es multidisciplinario (Rivas Leone, 2001), pero lastimosamente


se ha centrado en las instituciones más no en los movimientos sociales ni en los sujetos;
hace falta que se promueva más los institutos o centros de investigación que utilicen
metodologías hermenéuticas o críticas para realizar análisis de coyuntura bien
estructurados. El politólogo no sólo debe reconocerse como líder en proyectos o en su
región, debe ser alguien capaz de interactuar en investigaciones complejas y, llevar todo
hacia un cambio donde la población tenga un bien común y aprecio hacia lo público.

Existen una variedad de retos y dilemas en la ciencia política, entre esos, el hacer análisis
focalizados y tener más en cuenta la idea de una ciencia liberadora (Rivas Leone, 2001);
donde el sujeto se emancipe de la opresión del leviatán, y sea este que por medio de la
lucha, tanto sistémica como política, se haga sentir frente a la institucionalidad.

5. Camino a tomar de la Ciencia Política


El camino que debe tomar la ciencia política en Latinoamérica, recopilando lo anterior,
es el análisis del contexto, la no cuantificación y objetivación de las dinámicas sociales,
como la cultura; la historia, el proceso de lo político a la política, resolución de conflictos,
el proceso sistemático de las luchas por el poder.

En pocas palabras, la ciencia política tiene que pasar de ser una ciencia positivista, a una
ciencia liberadora (Retamozo, 2009); la ciencia del método cuantitativo sólo le importa
algunos hechos pasados y logra hacer inútil a la ciencia política, en cuanto a una necesidad
de cambio. La ciencia liberadora, debe mantener toda clase de crítica y construirse dentro
de ese paradigma, en donde, genere la emancipación del sujeto; y logre consolidar la
complejidad de lo político y la política.
La teoría crítica, a pesar de utilizar el método cualitativo, comparativo y el mixto, es la
necesaria para tomar ese camino, hacia la consolidación de la ciencia política y mantenerse
pese a las dinámicas de los procesos políticos. Se debe tener en cuenta, las necesidades
locales, regionales; sino se tiene en cuenta una misión social acorde con lo estudiado, se
volvería en una simple ciencia inútil y no podría avanzar.

El contaminarnos de ciencias sociales y la filosofía política (Retamozo, 2009), ayuda a


la complejidad de las conclusiones y a la seriedad de los postulados académicos,
entendiendo la realidad social de cada sujeto y proceso. Además, se mantiene la
reciprocidad entre las ciencias sociales, sus prácticas y el fin de cada una.

6. Conclusiones
La ciencia política, por ser una ciencia nueva en las ciencias sociales se ha contaminado
de la sociología, la antropología, historia y demás; al separase de ellas por el positivismo
tuvo una crisis a largo plazo inminente, se cuadricularon muchas personas y estos, nunca
vieron retrospectivamente sobre ese fin; por eso se esbozó todo el texto del cual, se puede
enumerar lo siguiente:
1) La ciencia política, debe forjar su camino por medio de la teoría crítica para ser una
ciencia consolidada, en donde, haya una teoría y una práctica con la comunidad.
2) La ciencia política, debe ser imparcial diferenciando entre la ideología y formación
académica, complementando la política con lo político.
3) Los retos y desafíos siempre existirán, pero se debe acomodar a las dinámicas para que
estos sean superados con gran acierto, y así, que la ciencia política sea una ciencia social
dinámica y fuerte.
4) Latinoamérica es una región precisa para que se consolide la teoría crítica, y con eso, el
contexto de la mayoría de actores sociales y políticos pueden mejorar para forjar las
aptitudes y actitudes de la ciencia política.
5) El oficio del politólogo debe ser acorde con las necesidades sociales de su comunidad
y entorno, dando así una salida de oferta y praxis al científico político.
7. Bibliografía

Cansino, C. (2007). Adiós a la ciencia política. Dossier: Muerte de la ciencia política, 13-32.

Lyotard, J. (1987). LA CONDICIÓN POSMODERNA:INFORME SOBRE EL SABER. Madrid:


Cátedra S.A.

Retamozo, M. (2009). La ciencia política contemporánea: ¿constricción de la ciencia y


aniquilamiento de lo político? Apuntes críticos para los estudios políticos en américa
latina. Andamios, 6(11), 71-100. Recuperado el 28 de Mayo de 2016

Rivas Leone, J. A. (2001). retos y desafíos de la ciencia política. Papel Político(13), 59-77.

Sartori, G. (2004). ¿hacia dónde va la ciencia política? Política y Gobierno, XI(2), 349-354.
Recuperado el 28 de Mayo de 2016