Está en la página 1de 16

Kyoichi Nakagawa, M. D.

Director, Isuzu Hospital Tokyo, Japan

Traducción del artículo que apareció en Japan Medical Journal No. 2745 4 de diciembre de
1976

Han transcurrido casi 20 años desde que nosotros (Nakagawa, K., et al.) Comenzamos a
investigar sobre "Magnetismo y Cuerpos Vivientes". A juzgar por los resultados de nuestra
investigación y los de otros grupos durante este período, así como por los amplios datos
referenciales disponibles tanto en Japón como en el extranjero, he llegado a la creencia de que
asumimos la presencia de lo que llamamos "Síndrome de deficiencia en el Campo Magnético"
en cuerpos humanos. En lo sucesivo, "magnetismo" o "campo magnético" implicará un estado
estacionario.

I. Advocación del síndrome de deficiencia del campo magnético

Muchos estudios clínicos han demostrado que, entre los síndromes de enfermedades
humanas, hay uno que mejora cuando los campos magnéticos se aplican a una parte del
cuerpo humano (los detalles se dan en el artículo III).

Considerando: 1. Hechos obtenidos de estudios clínicos, 2. La fuerza decreciente del campo


magnético de la Tierra y 3. La relación entre el cuerpo humano y el magnetismo, soy de la
siguiente creencia:

El cuerpo humano está bajo la influencia del campo magnético de la Tierra y mantiene algún
tipo de relación de equilibrio con él. Sin embargo, en las condiciones de vida modernas, el
efecto de este campo ha disminuido. En consecuencia, podemos suponer que para un cierto
cuerpo humano, esta falta de magnetismo ha causado algunas anormalidades. Por esta razón,
mediante la aplicación externa de un campo magnético al cuerpo humano para complementar
esta deficiencia, tales condiciones anormales se pueden mejorar. En otras palabras, siento que
hay una relación directa entre la disminución del campo magnético de la tierra que actúa
sobre el cuerpo humano y la mejora de las condiciones anormales del cuerpo humano
mediante la aplicación de campos magnéticos.

Esta es mi razón para defender la presencia del síndrome de deficiencia de campo magnético
en los cuerpos vivos. No está claro si un síndrome similar ocurre en cuerpos vivos que no sean
seres humanos. Sin embargo, desde el punto de vista clínico, creo que podemos decir sin
temor a equivocarnos que el síndrome existe en el cuerpo humano, a partir de ahora me
refiero solo a ellos.

II. Imagen clínica del síndrome

Los síntomas del síndrome son; "Rigidez" de los hombros, el frente y la nuca del cuello,
lumbago incierto, dolores en el pecho sin motivo específico, dolor de cabeza habitual y
pesadez de la cabeza, mareos e insomnio por razones inciertas, estreñimiento habitual, laxitud
general, etc.
En términos generales, la causa específica de la enfermedad no se nota o no se puede
encontrar una relación específica entre la enfermedad original y los síntomas derivados. Los
síntomas no mejoran ni empeoran, no se obtiene ninguna pista del examen clínico. Uno o más
de los síntomas anteriores generalmente son notados como el síndrome.

Entre los mencionados anteriormente, hay, por supuesto, algunos síntomas que acompañan a
enfermedades tales como hipertensión, diabetes, enfermedad de los órganos digestivos,
enfermedades óseas y nerviosas, etc. Sin embargo, como con el síndrome, tales síntomas
continúan incluso después que la enfermedad original ha sido tratada o curada; se puede
excluir cualquier relación entre tales síntomas y la enfermedad original.

En otras palabras, es un síndrome en el que no se pueden observar hallazgos patológicos


objetivos a partir de exámenes físicos y clínicos de rutina, pero en los que los síntomas
subjetivos persisten y son difíciles de mejorar, resistiendo varios tratamientos pero
respondiendo a la aplicación de un campo magnético. Un sistema nervioso autónomo
desequilibrado o parte de este podría incluirse en este síndrome.

III. Bases para la presencia del síndrome de deficiencia

Aquí, deseo discutir la base del síndrome de deficiencia de campo magnético. En primer lugar,
si la aplicación de un campo magnético al cuerpo humano es efectiva para mejorar los
síntomas mencionados en II, y en segundo lugar si el campo magnético que actúa sobre el
cuerpo humano hoy en día está realmente en una condición deficiente o no.

1. Tratamiento mediante la aplicación de un campo magnético al cuerpo humano

Aquí abordaré la cura de enfermedades o la mejora de los síntomas mediante el uso de un


campo magnético. Esto generalmente se llama magnetoterapia y la dividiré en dos grupos: la
investigación en Japón y la investigación en el extranjero.

(a) Investigación en Japón

Durante 1958, nosotros (1-7), como parte de la investigación sobre "Magnetismo y Cuerpos
Vivos", publicamos los resultados de pruebas realizadas para aliviar la rigidez de los hombros.
Se logró una tasa de éxito razonablemente alta al hacer que los participantes usaran bandas de
imanes permanentes de ferrita en forma de brazaletes. Los detalles de las pruebas se
informaron (6) (7) para el primer simposio, Fujimoto (8) también informó haber encontrado la
misma pulsera magnética efectiva en el tratamiento de la rigidez de los hombros. Además,
Kimura et al. (7) (8) informaron que mediante el uso de dos tipos de pulseras magnéticas con
densidades de flujo superficial de 470 gauss, se observaron mejorías en los síntomas subjetivos
pero no se observaron cambios en la grasa del suero sanguíneo, la proteína del suero
sanguíneo y sus fracciones. Además, Nambu et al. (7) bajo la guía de Kimura, al tener 1.163
pulseras magnéticas y, para comparar, 644 brazaletes no magnetizados que se usan para tratar
la rigidez de los hombros, encontraron una diferencia considerable entre los dos grupos.
Usando pacientes hospitalizados, (7) también probamos colchones de gomaespuma que
contenían imanes permanentes de ferrita, informando que se había mejorado la
sintomatología subjetiva, pero no se encontraron cambios en las pruebas clínicas. Tomizuka et
al. (9) (10) (11) también informaron que encontraron campos magnéticos efectivos en el
tratamiento de diversas enfermedades.

En 1974, nosotros (12-15) distribuimos hojas de cuestionarios con dispositivos magneto-


terapéuticos tipo parche en la piel, usados para tratar síntomas subjetivos. Al dividir los 11.648
casos en cuatro grupos e investigar desde allí, se obtuvo una tasa efectiva de más del 90% con
un coeficiente de confianza del 99%, que se informó posteriormente. Además, nosotros (13)
informamos una tasa efectiva de 82.1-96.3% con un coeficiente de confianza 99% sobre un
grupo de 120 casos usando collares magnéticos de cobalto de tierras raras que tienen una
densidad de flujo magnético superficial de 1300 gauss. Además, informamos que con un
coeficiente de confianza del 99%, no se observaron efectos nocivos en el cuerpo humano en
varios exámenes clínicos realizados en los participantes antes y después del período de prueba
de dos semanas.

Horie (16), en 1976, informó que en pruebas clínicas del anillo magnético, con un coeficiente
de confianza del 95%, se obtuvo una tasa efectiva del 76.3-97.3% en el tratamiento de la
rigidez de los hombros. Usando una prueba a ciegas, también encontró una diferencia
considerable entre los anillos magnetizados y no magnetizados. Shimohira et al. (17) también
probaron el mismo anillo magnético para tratar la rigidez de los hombros, encontrando que los
anillos magnetizados mostraron una tasa efectiva de 80.2% mientras que los anillos no
magnetizados mostraron una tasa efectiva de 6.3%.

Nosotros (18), y Takahashi et al. (19) también informaron una alta tasa de efectividad en el
tratamiento de la rigidez de los hombros mediante el uso de un collar magnético con una
densidad de flujo superficial de 700-900 gauss. Al mismo tiempo, no se pueden encontrar
efectos negativos en el cuerpo humano a través de pruebas clínicas.

En 1975, Ohta (20) informó que después de cuatro semanas de uso, los collares magnetizados
mostraron una tasa efectiva del 65%, mientras que los collares no magnetizados mostraron
solo un 20%. Baba (68) también realizó investigaciones usando el mismo collar que Ohta,
encontrándolo efectivo en 14 de 20 casos. Sugiura (14) también informó una diferencia
notable entre la tasa efectiva de collares magnetizados y no magnetizados, 78% y 17%
respectivamente. Shimada (15) también usó el mismo collar para tratar la rigidez de los
hombros, la primera semana usó un collar magnetizado, la segunda semana un collar no
magnetizado y la tercera semana el collar magnetizado nuevamente. El collar magnético
mostró una tasa efectiva del 75%, mientras que el collar no magnético mostró solo el 24%.

En 1976, Yamada et al (23) compararon los efectos terapéuticos del collar magnético con una
densidad de flujo superficial de 1.300 gauss con otro de 200 gauss por medio de una prueba
ciega. Estadísticamente, notaron que el primero era significativamente más efectivo que el
segundo, y que ambos no mostraban efectos secundarios desventajosos por los resultados de
varios exámenes clínicos.

(b) Investigación en el extranjero

La magneto-terapia tiene una larga historia en el extranjero, y los títulos con una breve
explicación de la literatura de los últimos días se enumeran en la Bibliografía de los efectos
biológicos de los campos magnéticos (24).

En esta publicación, encontramos la tesis Eydam I. de 1843 sobre la aplicación de un campo


magnético al cuerpo humano con fines terapéuticos. Creo que puedo decir que, con excepción
de Paracelso (25) o Gilbert (26), esta es la tesis más antigua sobre magneto-terapia. Después
de esto en 1969, Maggiorani (27) informó que obtuvo resultados efectivos y no efectivos en la
aplicación de magnetismo al cuerpo humano y que los pacientes con histeria, ataxia y diabetes
eran los más sensibles.
En 1878, Charot y Renard (27) escribieron sobre los efectos del magnetismo en la histeria y en
1879 Mueller (27) escribió que se notaba picazón y dolor cuando se aplicaba un campo
magnético al cuerpo humano. Westphal (27) y Gangee (27) informaron en 1878 que la
sensación anormal de la piel volvía a la normalidad debido a la aplicación del magnetismo. En
el mismo año, Waldmann (28) anunció su tesis sobre "Der Magnetismus in der Heilkunde".
Esta fue probablemente la primera tesis sobre la aplicación de un campo magnético para el
tratamiento de enfermedades. En 1879, Benedicto (27) y Drosdov (27) informaron que la
aplicación de un campo magnético redujo el dolor derivado de diversas causas. Una tesis
presentada por Benedict, M. (29) en 1885 usó la palabra Magneto-therapie, y en 1886 Quinan,
J.R. (24) (30) anunció una historia general de la aplicación del magnetismo en la ciencia
médica.

Como se mencionó anteriormente, se mostró mucho interés en la relación entre el campo


magnético y el cuerpo humano y se piensa que el magnetismo se usó realmente en la medicina
clínica como tratamiento.

Sin embargo, la aplicación de campos magnéticos en la medicina se había desvanecido


gradualmente, probablemente debido a informes como el de Peterson, F. y AE Kennelly (31)
del entonces influyente Laboratorio Edison que defendía que el magnetismo no tenía ningún
efecto sobre el cuerpo humano, y la de Hermann, L. (31) quien informó que no encontró
cambios en los experimentos con seres humanos y ranas.

En 1902, Kurella, H. (24) publicó un informe sobre el tratamiento con magnetismo, y Kuehn, W.
(24) hizo público otro sobre Heilmagnetismus. También en 1902, Fere, C. (24) hizo público un
informe sobre el efecto del magnetismo en las funciones fisiológicas humanas. Después de
eso, bajo el título de "Heilmagnetismus", Moll, A. (24) envió su tesis sobre magneto-terapia.
Payr, E. (24) en 1915 también escribió una tesis sobre la aplicación de electroimanes fuertes en
el campo de la medicina, y Kahame, M. (24) envió una tesis titulada Magnetotherapie.

Como las tesis del exterior mencionadas anteriormente son muy antiguas, son difíciles de
conseguir en Japón y nunca hemos leído las originales solo conociéndolas indirectamente. Sin
embargo, a juzgar por los títulos de las tesis, creo que podemos suponer con seguridad que se
intentó la magneto-terapia y que tuvo una historia bastante larga.

Después de esto, durante la década de 1920, en lo que puedo afirmar, solo se enviaron
algunas tesis sobre magnetoterapia. Sin embargo, en 1928, Rosenberg (27) declaró que
"debemos admitir que hasta ahora no se ha obtenido ninguna base para reconocer el efecto
de un campo magnético constante". Esto pareció convertirse en la teoría establecida en los
países occidentales, y también parece haber sido aceptada en Japón. Creo que fue por esto
que la investigación sobre el magnetismo en los campos médico y biológico se consideró sin
sentido.

En 1938, Hansen, K.M. (32) informó que los pacientes que sufrían síntomas subjetivos de
ciática, lumbago, dolores en las articulaciones, etc. pero que no mostraban hallazgos en un
examen de rayos X, encontraron alivio cuando se aplicaba el campo constante de un
electroimán. El informe además afirmó que el magnetismo también era efectivo en el
tratamiento de enfermedades inflamatorias agudas y gingivitis crónica. No da la fuerza del
campo utilizado, pero podemos suponer que es bastante fuerte. Con esta terapia, el S-pole se
aplicó al cuerpo por períodos de 10-40 minutos, y se repitió varios o en algunos casos más de
10 veces.
Hansen, en 1944 (33) y 1949 (34) también remitió su investigación sobre campos magnéticos
aplicados al cuerpo humano, pero como esto no tiene relación directa con la terapia, no
hablaré aquí. Ella afirma que a partir de esos estudios se encuentra que el magnetismo
aplicado al cuerpo humano funciona principalmente en el sistema nervioso autónomo.

Durante la década de 1950, se realizó una investigación sobre la eliminación de objetos


fuertemente magnéticos del cuerpo humano (35) (36), pero como esto tampoco entra en la
categoría de magneto-terapia, no daré más detalles.

En 1960, Freeman, M.W. (37) transmitió su tesis sobre "El magnetismo en la medicina", sin
embargo, esto tampoco se ocupa de los efectos terapéuticos del magnetismo. Sinkarera, L.F. y
otros (38) informaron en 1970 que un campo magnético constante se encontró eficaz en el
tratamiento de enfermedades inflamatorias de los órganos genitales femeninos.

En 1972, Degan, I.L. (39) experimentó con la aplicación de un campo magnético constante de
450-530 gauss a las manos de los pacientes que sufren de contractura de Dupuytren incurable
por las drogas. el tratamiento duró de 15 a 40 minutos a la vez, y se repitió de 5 a 40 veces
según el caso. El tratamiento se encontró efectivo en los síntomas de primer grado, y también
se notó una mejora considerable también en los casos con síntomas de segundo grado.

2. Deficiencia del campo magnético que actúa sobre el cuerpo humano

El campo magnético de la Tierra es, por supuesto, un campo magnético estacionario que
trabaja constantemente en el cuerpo humano. Por esta razón, deseo analizar aquí si este
campo está realmente en un estado deficiente o no. Kawai (40) declaró que la fuerza del
campo de la tierra ha disminuido un total del 50% durante los últimos 500 años, disminuyendo
un 5% en los últimos 100 años. Además, se dice (41) que el momento total del campo
magnético de la tierra ha estado disminuyendo a razón de 0.05% por año. En esta línea,
Rikitake (42) también afirma que el momento magnético de la Tierra está disminuyendo con
bastante rapidez, y la tasa de disminución ha alcanzado aproximadamente el 5% por cada cien
años. Sostiene que si esto continúa, el campo magnético de la tierra finalmente llegará a cero
en 200 años. Junto con esta disminución, también se dice que los ángulos del campo
magnético de la tierra están cambiando.

Parece cierto que podemos suponer que el campo magnético de la Tierra está disminuyendo
en intensidad, y podemos imaginar que esta podría ser la causa del desorden en el cuerpo
humano.

Además, consideramos que también existen otros factores que podrían contribuir a disminuir
el efecto del campo terrestre que actúa sobre el cuerpo humano.

Vivir o trabajar en edificios con estructura de hierro o estructura de acero es uno de estos. El
hierro es de varios cientos a varios miles de veces más permeable que el aire (43), por lo que
puede absorber una gran parte de las líneas magnéticas del campo de la tierra, lo que protege
a las personas de las mismas. Automóviles, trenes eléctricos y barcos son, en cierta medida,
también lugares protegidos, siendo este último especialmente así.

Para confirmar este punto, es necesario medir realmente la intensidad del campo en el lugar, y
estamos en este momento preparándonos para hacer esto. Sin embargo, el proceso real de
medición parece ser muy difícil (42).
Como la raza humana ha estado bajo la influencia del campo magnético de la Tierra, creo,
como mencioné antes (7), que cualquier cambio en este campo podría causar desorden en el
cuerpo humano. El libro de Kawai (40) está subtitulado "El campo magnético de la Tierra
controla el clima", y si esta es realmente la situación, el cuerpo humano estará influenciado
por este cambio en el clima. Esto se puede mostrar de la siguiente manera: El cambio en el
campo magnético de la tierra provoca un cambio en el clima que conduce a una influencia en
el cuerpo humano y el consiguiente desorden de algún tipo.

Sin embargo, incluso si el trastorno en el cuerpo humano se produce en esta línea, no entra en
la categoría que afirmamos que es el síndrome de deficiencia del campo magnético. La razón
de esto es que dicho desorden sería causado indirectamente por el cambio en el clima, y no
habría ningún cambio en tal desorden que pudiera obtenerse aplicando un campo magnético
directamente al cuerpo humano.

Nos queda la cuestión de cómo los campos magnéticos (incluido el campo de la Tierra) afectan
directamente al cuerpo humano, y deseo abordar esto en el próximo artículo.

Hay una diferencia entre cada cuerpo humano, y uno de estos casos podría estar sufriendo de
una deficiencia de campo magnético, incluso si no hubiera una disminución en la fuerza del
campo de la tierra. Sin embargo, las personas con lo indicado anteriormente muestran una
mejora cuando se aplica un campo magnético, y creemos que al menos con estas personas,
existe una deficiencia del campo magnético.

En resumen, el campo magnético de la Tierra que actúa sobre el cuerpo humano, por diversas
razones, ha ido disminuyendo y se cree que esto causa algún tipo de trastorno en el cuerpo
humano. Por lo tanto, cuando por algún método se aplica un campo magnético al cuerpo
humano, es claro que los síntomas se pueden mejorar (véase la literatura referencial citada), y
esta es la base para nuestro abogar por la presencia del síndrome de deficiencia de campo
magnético.

IV. La relación entre los campos magnéticos y el cuerpo humano

La investigación sobre campos magnéticos y el cuerpo vivo se ha vuelto muy activa en los
últimos años, se ha publicado mucha literatura (57) (58) (67). En este artículo deseo, a través
de elementos distintos a los relacionados con los efectos del tratamiento de los campos
magnéticos que discutí en el artículo III, discutir la relación entre los campos magnéticos y el
cuerpo humano. Lo que abordaré aquí se refiere al orden funcional de un campo magnético en
el cuerpo humano.

Se ha realizado una excelente investigación sobre los efectos objetivos de un campo magnético
aplicado al cuerpo humano. Uno de estos por Okai, et al. (44-47) confirmó mediante el uso de
animales que una nueva corriente eléctrica se genera por inducción electromagnética cuando
se aplica un campo magnético a la corriente sanguínea. Luego, colocando el pecho humano
entre los polos de un electroimán o generando un pulso entre dos polos colocados como tales,
detectaron, mediante el uso de electrodos fijados a la piel, la fuerza electromotriz por el flujo
de sangre a través del campo magnético. Lo llamaron Magnetoheografía. Fue la primera vez
que se confirmó el cambio eléctrico que ocurre cuando se aplica un campo magnético al
cuerpo humano.

Estudios similares que utilizan animales fueron realizados durante 1964, 1966 y 1969 por
Beischer, y col. (48) (49) (58) con monos ardilla. El uso de un campo de 100 kilogauss de un
electroimán superconductor mostró una fuerza electromotriz similar a la de experimentos
previos en el cuerpo humano. Sin embargo, el experimento de Okai sigue siendo el primero
realizado en el cuerpo humano.

A partir de estos resultados experimentales, ahora está claro que, en el caso de los seres
humanos y los animales, la fuerza electromotriz se genera mediante la aplicación externa de
un campo magnético al cuerpo. Este fenómeno fue anunciado por primera vez por Farbre, P.
(1932) (50) y Kolin, A. (1936) (51) que estudiaron la inducción electromagnética en cuerpos
vivos mediante el uso de los vasos sanguíneos expuestos de los animales. Es el fenómeno de
un nuevo caudalímetro electromagnético que utiliza este fenómeno, que se aplica en los
campos de la biología y la medicina experimental para estudiar la circulación. Se han publicado
los resultados de muchas investigaciones sobre este tema, pero como no es el tema principal
de esta tesis, no citaré detalles.

Desde su época, la investigación de Farbre, P. y Kolin, A. ha sido adoptada en el ámbito de la


física, y se usa para medir el volumen de flujo o la velocidad del flujo en varios campos (7). Esta
rama de la física se llama Magnetohidrodinámica y publicaciones de Alfven, H. (55) y careling,
T.G. (56) están disponibles en el tema.

Barnothy, M.F. (57) afirma que la fuerza electromotriz generada por este método crea
corriente de polarización y corriente de conducción, lo que causa la disociación electrolítica del
fluido corporal que actúa sobre el cuerpo humano como estrés.

Está claro que se producirá un cambio eléctrico cuando se aplica un campo magnético al
cuerpo humano, pero esto no es una inserción de energía eléctrica en la que es solo una
conversión de una parte de la energía de movimiento del fluido corporal en energía eléctrica. a
través de un campo magnético Por lo tanto, no podemos considerarlo como una inserción de
energía ya que la energía del campo magnético es mucho más pequeña que otros fenómenos
físicos que se usan hoy en día para la terapia. Por esta razón, la función de un campo
magnético en el cuerpo humano (viviente) está ayudando solo desde el ángulo en que
convierte una forma particular de energía que contiene el sistema. Nosotros (7) creemos que
es una "función física similar a un catalizador".

Por estas razones, (7) creemos que si se produce un cambio de energía de este tipo al aplicar
constantemente un campo magnético al cuerpo humano, se producirán algunos cambios en el
cuerpo. En este sentido, creemos que es el síndrome terapéutico explicado en II.

Si este es el caso, debemos considerar los efectos negativos en el cuerpo humano como
resultado de la aplicación de dicho campo. Este punto se tratará en el artículo VI.

Otros fenómenos que creemos que podrían ocurrirle al cuerpo vivo (humano) cuando se le
aplica un campo magnético son el efecto Termomagnético y el efecto Hall. (Para más detalles,
consulte libros especializados en este campo). Barnothy, M.F. (57) también sostiene que estos
efectos ocurren, pero hasta qué punto son importantes como causa de la influencia de un
campo magnético en el cuerpo humano no se ha demostrado.

Además, podríamos, por supuesto, pensar en la función biológico molecular como explicación
de la relación entre los campos magnéticos y el cuerpo humano (57) (58), sin embargo, (7)
creemos que con la fuerza de los campos magnéticos utilizados para la terapia hoy, no
necesitamos considerar esto. Por esta razón, no incluiré una explicación de esto.
Luego, deseo discutir la cuestión de un campo magnético que emana del cuerpo humano. Ya
se ha confirmado si ese campo ya existe o no, se encuentra su presencia usando
Magnetocardiografía y Magnetoencefología. Se han llevado a cabo muchas investigaciones
sobre este fenómeno, pero Tanaka y Ushio (59) resumen bien el punto. Explicaré aquí el
contenido de este fenómeno.

Un campo magnético, aunque débil, se forma alrededor del cuerpo humano por la corriente
activa dentro del cuerpo, este campo cambia a medida que cambia la corriente activa. El
objetivo de Magnetocardiography and Magnetoencepholography es registrar el cambio de
este campo desde el exterior del cuerpo y utilizar estos hallazgos para el diagnóstico. Esta
grabación es muy difícil de realizar ya que es necesario un instrumento que sea capaz de medir
al menos 10 ^ -7 gauss para la grabación externa, y por encima de esto, la prevención del ruido
también es un problema. Todavía estamos probando la posibilidad pero hasta ahora sin éxito.

Por otro lado, el campo magnético de la Tierra tiene una densidad de flujo magnético de Gauss
de 5X10 ^ -1 y es incomparablemente más fuerte que la que emana del cuerpo humano. Por lo
tanto, incluso para un pequeño cambio en el campo de la tierra, el del cuerpo humano se verá
muy afectado. Esto incluso puede afectar la corriente activa dentro del cuerpo humano, y
podemos imaginar que esta podría ser la causa del desorden o el cambio en el cuerpo.

Cuando un campo magnético se aplica externamente al cuerpo humano, un campo con una
densidad de flujo magnético de 10 ^ 2-10 ^ 3 gauss se puede mantener fácil y continuamente.
Además, podemos imaginar que el campo magnético que emana del cuerpo podría verse
afectado considerablemente. Hay algunas tesis (64) que afirman que la influencia en el campo
magnético que emana del cuerpo humano (viviente) por un campo exterior es la fuente de la
función de los campos en el cuerpo.

Como el campo magnético de la tierra siempre está trabajando en el cuerpo, y como el fluido
corporal está siempre en movimiento incluso cuando el cuerpo está en reposo, debe ser que la
fuerza electromotriz se genere constantemente mediante la inducción electromagnética.
Además, cuando un hombre está en movimiento, se mueve a través del campo magnético y de
la misma manera que un material conductivo que se mueve a través de un campo magnético,
también es posible considerar que se podría generar fuerza electromotriz.

Por estas razones, la fuerza electromotriz generada cuando un hombre se mueve Este-Oeste y
Norte-Sur será diferente, la velocidad del movimiento también causa una diferencia.

Resumiendo lo que he declarado en este artículo y los contenidos de II, III, suponemos que la
función de un campo magnético en el cuerpo humano sigue los pasos que se muestran en la
figura 1 y 2. Sin embargo, hay muchas cosas que todavía no se aclaran, pero creemos que una
aproximación a la solución tanto siguiendo como opuesta a la dirección de las flechas en la Fig.
2 conducirá a una aclaración del problema (14) (15). No profundizaré en esto aquí.

V. Efecto del tratamiento del magnetismo

Un intento de mejorar los síntomas y tratar enfermedades mediante la aplicación de un campo


magnético al cuerpo humano se llama magnetoterapia como se menciona en III.

(A) Características de Magnetoterapia.

La mayoría de los casos de magnetoterapia mencionados en el artículo III 1) b) emplean un


electroimán, investigación realizada por Hansoen, K.M. (32) (33) (34) que también los emplea.
Por esta razón, el tratamiento consiste en una serie de aplicaciones que duran un máximo de
30-40 minutos cada una. Contrario a este método, lo que (7) (12-15) hemos estado haciendo
desde 1957 es aplicar un imán permanente al cuerpo para el tratamiento, lo que hace posible
el tratamiento continuo durante un largo período de tiempo. Debido al reciente desarrollo
notable de la densidad de flujo magnético (máximo 3 x 10 ^ 3 gauss) para el cuerpo humano.

Creemos que la efectividad de un campo magnético aplicado al cuerpo humano varía de


acuerdo con los siguientes seis factores. (1) Fuerza del campo (2) Uniformidad del campo (3)
Dirección (4) Rango del campo (5) Tiempo operacional (6) Posición en el cuerpo al que se
aplica el campo. Estos puntos ya los he detallado (7) (14) (15) y no detallaré aquí. Cuando el
punto de aplicación del campo magnético y el punto donde se siente el efecto no coinciden,
por ejemplo, el uso de brazaletes y anillos magnéticos para curar la rigidez del hombro, esto se
conoce como el Efecto Remoto del campo magnético. Sin embargo, cuando los dispositivos de
tipo parche sobre la piel se aplican directamente al área en la que se sienten los síntomas, el
efecto se denomina Efecto local del campo magnético. Creemos que los campos magnéticos
pueden funcionar de ambas maneras.

Los campos magnéticos pueden dividirse aproximadamente en dos tipos: el campo


estacionario y el campo variable. Este último se divide en campos Alternantes, Pulsantes,
Giratorios y Viajantes.

Tanto en Japón como en el extranjero, se ha estudiado la influencia ejercida sobre los cuerpos
vivos por diversos campos magnéticos (principalmente corrientes alternas y pulsantes). Se ha
reconocido que el tratamiento con campos magnéticos variables es eficaz y también hemos
estado trabajando con ellos. Sin embargo, aún no estamos seguros de si es útil para tratar el
síndrome de deficiencia del campo magnético o no, y por esta razón lo anotaré aquí.

Están presentes a nuestro alrededor ondas electromagnéticas y también campos magnéticos


estacionarios y variables que emanan de diversos aparatos eléctricos, pero no es seguro qué
tipo de relación tienen estos campos magnéticos con el suministro de magnetismo al cuerpo
humano.

(B) Tipos de dispositivos magnetoterapéuticos y sus características.

En Japón, los dispositivos magnetoterapéuticos están registrados bajo la Ley de Regulaciones


de Medicamentos de 1961 como No. 81 en la lista que cubre Dispositivos y Máquinas. Esta
implementación de regulaciones para controlar la fabricación y venta de dispositivos
magnetoterapéuticos ocurrió tres (1) años después de que informamos por primera vez sobre
tales dispositivos a un congreso médico, dos años después de que se celebró el simposio sobre
magnetismo y el cuerpo vivo (6) (8) , y dos años después de que propusimos el establecimiento
de tales regulaciones al Ministro de Salud y Bienestar (según mi diario). Desde esa fecha, se ha
vuelto ilegal fabricar y vender dispositivos magnetoterapéuticos que han sido aprobados
oficialmente.

Hoy en día, se están comercializando dispositivos tales como la pulsera magnética (pulsera), el
anillo magnético, la banda magnética del estómago, el colchón magnético, el collar magnético,
la placa de arco magnético, el dispositivo magnético parche sobre la piel, etc. También hay
otros tipos de dispositivos disponibles.

En general, estos dispositivos magnetoterapéuticos aplican un campo magnético estacionario


al cuerpo humano, pero la placa del arco magnético hará que la densidad del flujo magnético
varíe con cada paso al caminar, lo que produce un campo magnético variable. Especialmente
cuando los imanes permanentes están unidos a la parte inferior de los zapatos o sandalias, el
factor que funciona como un campo magnético variable puede ser grande. Los collares se
balancearán con el movimiento del cuerpo, y esto también podría producir las características
de un campo variable. Sin embargo, en el caso de collares, el factor de campo magnético
estacionario es sustancial, y se cree que está ayudando a suministrar magnetismo al cuerpo.

Nosotros, en nuestra práctica médica habitual, estamos utilizando como primera opción
dispositivos magnetoterapéuticos adecuados como se menciona en II, y con ellos hemos
logrado tasas efectivas bastante altas.

Los dispositivos magnetoterapéuticos tienen las siguientes características:

(1) Se pueden usar fácilmente.

(2) Se pueden usar durante largas horas de manera continua.

(3) El usuario puede ajustar las horas de uso a los síntomas subjetivos.

(4) No se pueden encontrar efectos secundarios graves.

Con los nuevos materiales magnéticos que se han desarrollado, la densidad de flujo magnético
deseada se puede lograr con un tamaño pequeño, y los usuarios pueden usarlos de la misma
manera que otras joyas de fantasía o accesorios.

Con respecto al uso continuo, deseo decir lo siguiente. Mediante el uso de dispositivos
magnetoterapéuticos, los síntomas descritos en II pueden mejorarse en una semana en la
mayoría de los casos. Sin embargo, si el uso continúa durante dos a seis meses, a veces los
síntomas regresarán. Esto, creemos, es causado por la habituación en el cuerpo humano, el
mismo fenómeno que se nota con las drogas. Por lo tanto, una vez que los síntomas
desaparecen después del uso del dispositivo, sugerimos su eliminación hasta que los síntomas
vuelvan a aparecer. Mediante la repetición de este procedimiento, se puede prevenir el
fenómeno de "habituación" y se puede esperar que el dispositivo siga siendo efectivo durante
un largo período de tiempo.

Además, sugerimos que el usuario decida cuándo utilizará el dispositivo, por ejemplo, solo por
la noche o solo durante el día, etc. Sugerimos que lo use para que no sienta la menor
vergüenza y obtenga el mayor efecto.

Con respecto a la densidad de flujo magnético que trabaja en el cuerpo, Yamada et al. (23)
informan que de sus estudios collares magnéticos con una densidad de flujo superficial de
1.300 gauss mostraron un efecto terapéutico significativamente mayor que los de solo 200
gauss. Nosotros (60) también hemos comparado la efectividad de los collares que tienen una
densidad de flujo magnético de 700 gauss y 1.300 gauss, pero no encontramos diferencias
significativas desde el punto de vista del efecto. Sin embargo, tuvimos la impresión de que el
último collar requería menos tiempo para surtir efecto que el primero. Por esta razón, creo
que para ser adecuadamente efectivo en el cuerpo humano, se debe aplicar un campo
magnético con una densidad de flujo de más de 500 gauss.

Creo que incluso con campos con una densidad de flujo magnético de más de 1.500 gauss, el
único cambio será que el tiempo necesario de aplicación será más corto. Esto no debería ser
un problema ya que ese tiempo es fácil de regular.
En cuanto a los efectos secundarios, no pudimos detectar nada grave, pero sí informes
ocasionales de personas que sentían una "ráfaga de sangre en la cabeza" o una sensación de
"embotamiento". En nuestro estudio (60), 4 de 166 informaron tales sentimientos. Sin
embargo, incluso con estas personas se mejoró la rigidez en los hombros y sugiero que en tales
casos las personas acostumbran sus cuerpos al collar por el uso repetido e intermitente de los
mismos.

Como se indica en III 1) a), ningún cambio desventajoso para el cuerpo humano podría ser
encontrado por las pruebas clínicas. La razón de la presencia de efectos secundarios muy
pequeños es que, como se establece en los campos magnéticos IV, solo causa una conversión
de energía dentro del sistema de un cuerpo individual, la entrada de energía real es muy
pequeña.

Con respecto al polo del imán que se aplicará al cuerpo, Davis, A.R. et al. (61) informaron que
el polo S tiene un efecto calmante mientras que el polo N tiene un efecto excitante. Sin
embargo, no hay citas referenciales o datos proporcionados para probar este punto, y nada es
realmente claro. Mantuvimos conversaciones con Davis, A.R. et al. en su laboratorio en Florida,
EE. UU., durante una estadía de cuatro días allí en 1972, pero no pudimos recibir datos para
respaldar el punto y no pudimos aceptar su idea. En la etapa actual, creemos que si se aplica el
polo N o el polo S no tiene una influencia significativa en el efecto del tratamiento.

VI. Síndrome de excedente de campo magnético

En resumen, actualmente no se confirma si existe o no un síndrome de superávit de campo


magnético. Como se indicó en V, algunos usuarios experimentaron una oleada de sangre en la
cabeza, etc., con el uso de dispositivos magnetoterapéuticos y este podría ser un síndrome de
este tipo.

En cuanto a los cuerpos humanos expuestos a campos magnéticos fuertes, Beischer, et al. (57)
han probado un campo de 20,000 gauss, y de los resultados de este informe que, con la
excepción de algunos casos de dolor de dientes, no se notaron síntomas subjetivos cuando los
seres humanos estuvieron expuestos al campo por un corto tiempo. También se nos informa
que las personas que trabajan en campos magnéticos fuertes gozan de buena salud, y
planeamos estudiar este punto en el futuro.

VII. Estudiar

La raza humana, habiendo estado viviendo en esta tierra, ha sido influenciada por al menos
dos fenómenos físicos: la gravedad y el campo magnético de la tierra. La relación entre la
gravedad y el cuerpo humano y, en relación con los viajes espaciales recientes, la influencia de
una condición de no gravedad en el cuerpo humano han sido objeto de investigación.

Por el contrario, sin embargo, esto es poco cierto cuando se trata del estudio del campo
magnético de la tierra en el cuerpo humano. En el campo de la biología y la ciencia de campo,
se han realizado algunas investigaciones sobre la influencia en animales de prueba protegidos
de campos magnéticos (58) (62), y durante 1935-1976 investigaciones sobre los efectos sobre
el cuerpo humano de estar expuestos a campo magnético muy débil para un período de
tiempo de diez días, un mes y cinco años (63). Sin embargo, no se recibió información
confiable y uniforme, y la relación entre el campo magnético de la tierra y el cuerpo vivo aún
no está aclarada.
Somos conscientes de que se necesitan los siguientes pasos definitivos para confirmar el
síndrome de deficiencia de campo magnético.

(1) Para que el cuerpo humano se mantenga en una sala de pruebas protegida de todos los
campos magnéticos, pero manteniendo las mismas condiciones de vida que las personas fuera.

(2) Se debe realizar una investigación para determinar si el sujeto de la prueba en (1) muestra
algún síntoma como se indica en II.

(3) Si se producen tales síntomas, aplique un campo magnético externo al cuerpo para ver si
hay alguna mejora o no.

Si los resultados de estos estudios son todos de naturaleza afirmativa, entonces se puede
establecer el síndrome de deficiencia del campo magnético. Sin embargo, como cualquier
estudio de este tipo es virtualmente imposible, defiendo la presencia del síndrome de
deficiencia del campo magnético sobre la base de lo que dije en III. Como resultado de nuestra
investigación a partir de los efectos terapéuticos obtenidos al agregar artificialmente y aplicar
campos magnéticos al cuerpo humano, hemos llegado a la conclusión anterior.

Como Hansen, K.M. (34) declaró en su informe, el estudio de la relación entre el magnetismo y
el cuerpo vivo, así como la magnetoterapia, se mencionó en la Europa anterior a 1950 como
Magnetismo = Mesmerismo = Charlatanería. Debido a esto, cuando anunciamos por primera
vez los resultados de nuestra investigación en 1958, fuimos objeto de severas críticas y
reproches (65) (66).

Algunas de las llamadas 'personas de autoridad' en Japón, en el pasado han hecho, a través de
los medios de comunicación de masas, declaraciones negativas o descuidadas sobre la
imposibilidad de que los campos magnéticos tengan un efecto sobre el cuerpo humano.
Ninguna de estas afirmaciones se basó en su propio estudio o literatura referencial. Estas
declaraciones nos causaron mucha molestia a nosotros y a este campo de investigación, pero
como no había base para estas declaraciones, no las citaré aquí, sino que las dejaré para otra
oportunidad.

Para concluir

He afirmado aquí que abogamos por la presencia del síndrome de deficiencia del campo
magnético y también la base de tal afirmación.

La razón por la que me atreví a tomar un bolígrafo y escribir una tesis como esta en este
momento es que si la investigación en este campo fuera asumida por muchos médicos clínicos
a través de la aplicación real de esta terapia, se agregarían más datos a los disponible ahora y
esto la establecerá como un nuevo campo de terapia.

Lo que he afirmado aquí sobre los efectos terapéuticos de los campos magnéticos se basa en
muchos resultados del estudio, y creo que puedo decir con seguridad que el contenido de este
informe no se contradirá en este momento. Sin embargo, si se agregan más estudios a lo que
he mencionado, mi creencia podría ser revisada o complementada en el futuro. Sin embargo,
creo que cuando eso suceda, se habrá aclarado el alcance total de la relación entre los campos
magnéticos y el cuerpo humano.

Reconocimiento
Deseamos expresar nuestro agradecimiento a los autores cuyos informes se mencionan en
esta publicación.

La investigación sobre "Campos magnéticos y cuerpos vivos" ha sido colaborada por los
siguientes médicos y examinadores clínicos de nuestro hospital.

El Dr. Yorito Hayashi, el fallecido Dr. Kimito Takamatsu, el Dr. Takamasa Nagano, el Dr. Hiroshi
Araoka, el Sr. Akira Otake y el Sr. Kenji Shimizu.

Además, esta investigación ha sido apoyada por el profesor Kaneyoshi Tanak, el profesor
Tadahiro Ushio del Instituto de Tecnología Musashi y el Dr. Masaie Horioka, ex director del
Instituto Nacional de Electricidad.

El bosquejo de esta tesis fue reportado a la Tercera Conferencia sobre "Campos Magnéticos y
Cuerpos Vivos" celebrada en Tokio el 6 de noviembre de 1976.

Esta versión en inglés fue posible con la asistencia de TDK Electronics Co., Ltd., Tokio, Japón.

Dirección del autor:

c/o Isuzu Hospital, 26-10, Minami-Lhi6-chome, Shinagawa-ku, Tokyo, 140 Japan.

Referencias

1) Nakagawa, K., et al .: Informe, Congreso japonés de medicina interna, reunión No. 101,
distritos de Kanto, 1958.

2) Nakagawa, K., et al .: Revista japonesa de medicina interna, 47 (1), 76 (resumen), 1958.

3) Nakagawa, K .: Diario Médico de Japón (Nippon Iji Shimpo), 1800, 115, 1958

4) Nakagawa, K .: Japan Medical Journal (Nippon Iji Shimpo), 1891, 116-117, 1960.

5) Nakagawa, K .: Compilación de preguntas y respuestas, II, 8, Ortopedia, (Nishi, S.


supervisión), 8-12. Publicación médica de Chugai, 1962.

6) Nakagawa, K .: Informe sobre el 1er Congreso sobre "MAgnetismo y Cuerpos Vivientes",


1959.

7) Nakagawa, K. (Editado por): Simposio sobre "Magnetismo y Cuerpos Vivos", Daily Industrial
News Co. (Nikkan Koryo Shimbunsha), 1973.

Nakagawa, K .: Informe sobre el II Congreso sobre "Magnetismo y Cuerpos Vivientes", 1959.

9) Tomizuka, Y .: Chiba Medical Journal, 36 (1), 321-352, 1960.

10) Tomizuka, Y .: Estudio Experimental y Clínico del Magnetismo, Kanehara Publication KK.,
1960.

11) Tomizuka, Y .: Japan Medical Journal (Nippon Iji Shimpo), 1956, 20-25, 1961.

12) Nakagawa, K .: Informe (2) sobre la Tercera Conferencia sobre "Campos Magnéticos y
Cuerpos Vivos", 1976.

13) Nakagawa, K., et al .: Informe sobre la 2ª Conferencia sobre "Campos magnéticos y cuerpos
vivos", 27-32, 1975.
14) Nakagawa, K .: Informe del Comité de Promoción de la Ciencia de Japón, Magnetismo
Aplicado, Comité 137, Reunión No. 34, 29-39, 1974.

15) Nakagawa, K .: Revista de la Sociedad de Tecnología No Tradicional, 66, -17, 1974.

16) Horie, S .: Informe sobre la Tercera Conferencia sobre "Campos Magnéticos y Cuerpos
Vivos", (3), 1976.

17) Shimohira, K., et al .: -do-, (4), 1976.

18) Nakagawa, K .: -do-, (5), 1976.

19) Takahashi, N .: -do-, (6), 1976.

20) Ohta, H .: Pharmacology and Treatment, 3 (9), 1750-1752, 1975.

21) Sugiura, G .: Farmacología y tratamiento, 3 (9), 1747-1749, 1975.

22) Shimada, H .: Pharmocology and Treatment, 3 (9), 1745-1746, 1975.

23) Yamada, A., et al .: Literatura presentada al Ministerio de Salud y Bienestar, gobierno


japonés, 1976.

24) Spiegler Paul E. (Editado por): Bibliografía de los efectos biológicos de los campos
magnéticos, Fed. Proc., 21 (5), supl. 12-II, 1962.

25) Krusen, F.H .: Medicina Física, 22-25, 1942.

26) Numakura, S., et al .: Informe del Instituto Nacional de Electricidad, Japón, No.95, 1933

27) Kholodov, Yu, A .: El Efecto de los Campos Electromagnéticos y Magnéticos en el Sistema


Nervioso Central (Traducción de "Vliyaniye Electromagnitnykhi magnitnykh poley na
tsentral'nuyu sistemu", Academia de Ciencias, URSS, Instituto de Alta Actividad Nerviosa y
Neurofisiología, Izdatel 'stvo' Nauka '. Moscú, 1966), NASA, (A la venta por el Centro de
Información Federal Científica Técnica Springfield, Virginia 2215.)

28) Waldmann, W .: Deutsches Archiv fuer Geschichte der Medicin und medizinische
Geographie, 1.329-355, 181-439, 1878.,

29) Benedict, M .: Wien. medicina Blatt., 8 (37), 1117-1121, 8 (35), 1156-1158, 1885.

30) Quinan, J.R .: Mayland Med. Jour., 14, 460-465, 1886.

31) Lenzi, N .: Strahlentherapie, 67 (2), 219-250, 1940.

32) Hansen, K.M .: Acta med. Scand., 97 (3-4), 339 - 364, 1938.

33) Hansen, K.M .: Acta med. Scan., 118 (4-5), 261-281, 1944.

34) Hansen, K.M .: Acta med. Scand., 135 (6), 448 - 457, 1949.

35) Equen, M .: Extracción magnética de cuerpos extraños. Charles C. Thomas Springfield, Ill.,
1957.

36) Carrol, R.E .: J. Am. Veterinario. Assoc., 129, 376, 1956.

37) Freeman, M.V .: Jour. Appl. Physica, 31 (5), 404S-405S, 1960.

38) Sinkareva, L.F., et al .: Akush. Ginekol., 46 (6), 25 - 28, 1870 (Biol. Abstr. No. 75056, 1970).
39) Degen, I.L .: Vestn. Khir. Im.I.I. Grekova, 108 (1), 135-138,1972. (Biol. Abst. No. 6477, 1973).

40) Kawai, N .: Misterio de las Tierras Magnetismo, 53, Kodansha-publicación, 1976.

41) World Encyclopedia, 19, 130, Heibonsha-publication, 1959.

42) Rikitake, T .: ¿Por qué un imán señala North, 86, Kodansha-publication, 1975.

43) Takeyama, S .: Teoría de los Fenómenos Electromagnéticos, 297, Maruzen, 1958.

44) Okai, O .: Tesis doctoral para la Escuela de Postgrado, Facultad de Medicina, Universidad
de Tokio, 1969.

45) Okai, O .: J. Appl. Physiol., 30 (), 564 - 566, 1970.

46) Okai, O., et al .: Jap. Heart Jour., 16 (6), 694 - 708, 1975.

47) Okai, O .: Informe sobre la 2da Conferencia sobre "Campos Magnéticos y Cuerpos Vivos" 1-
8, 1975.

48) Beischer, D.E., et al .: Aerospace Medicine, 35, 939-944, 1964.

49) Beischer, D.E., et al .: MAMI-972, NASA Oder No. R-39, Instituto Médico Aeroespacial
Naval, Pensacola, Florida, 1966.

50) Farbre, P>: Comptes rendus de l'Academie des sciences, 194 (12), 1097-1098, 1932.

51) Kolin, A .: Proc. Soc. Exper> Biol> y Med., 35 (1), 53-56, 1936.

52) Kolin, A .: Amer. Jour. Physiol., 119 (2), 355 - 356, 1937.

53) Kolin, A., y col .: Proc. Soc. Exper. Biol. y Med., 47 (2), 324-329, 1941.

54) Kolin, A .: Review Scient. Instruments, 23 (5), 235-242, 1952.

55) Alfven, H .: Cosmical Elecodynamics, Oxford Univ. Prensa, 1950.

56) Cowling, T.G .: Magnetohydrodynamics, Interscience Publ. Nueva York, 1957.

57) Barnothy, M.F. (Editado por): Efectos biológicos de los campos magnéticos, Plenum Press
(Nueva York), 1969.

58) Barnothy, M.F. (Editado por): Biological Effects of Magnetic Fields, vol. 2, Plenum Press
(Nueva York), 1969.

59) Tanaka, K. y T. Ushio .: Informe sobre la segunda conferencia sobre "Campos magnéticos y
cuerpos vivos", 13-18, 1975.

60) Nakagawa, K .: Informe sobre la tercera conferencia sobre "Campos magnéticos y cuerpos
Livivg" (5), 1976.

61) Davis, A.R. y Walter, C., Rawls, Jr .: Magnetismo y sus efectos sobre el sistema vivo,
Exposition Press (Nueva York), 1974.

62) Beischer, D.E., et al .: US NAv. Aerosp. Medicina. Inst. Nami, 1105, 1-7, 1970.

63) Conley, C.C .: 58), 29-51, 1969.


64) Jitariu, P., y col .: Rev. Roum, Biol. Ser. Zool., 15 (5), 335 - 345, 1970 (Biol. Abst., Nº 58656,
1972.).

65) Nakagawa, K., y col .: Japan Medical Journal (Nippon Iji Shimpo), 2065, 9-14, 1963.

66) Nakagawa, K., y col .: Japan Medical Journal (Nippon Iji Shimpo), 2253, 22-26, 967.

67) Nakagawa, K. (Editado por): Informe sobre la primera conferencia sobre "Campos
magnéticos y cuerpos vivos", 1974.

68) Baba, H .: Literatura presentada al Ministerio de Salud y Bienestar, gobierno japonés, 1975.

También podría gustarte