Está en la página 1de 3

AÑO I . Domingo 18 de Diciembre de 18Í: NÚM.

50

EEDACCIÓN PÜHTOS DE SUSGRIPGIÓS


EN LAS PRINCIPALES LIBRERÍAS
O CALLE DEL TUTOR, NÚMERO 41 §
s O
Nada de cientos n i miles Más p a n y más azadones
del fondo de los reptiles. que fusiles y cañones.

Abajo las cesantías


Más escuelas y canales
que toros y generales.
de ministros de tres días. b
Ye el Q U I J O T E madrileño
Las empresas ferroviarias
todo enemigo pequeño.
tendrán censuras diarias.

•S A CORRESPONSALES Y VENDEDORES
A CORRESPONSALES Y VENDEDORES Ife
25 Números, 2'5O Peseías o
23 líúmevos, 2'5 O Poseías Os

ESTE PERIÓDICO SE COMPRA, PERO NO SE VENDE


PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN
DIRECTOR
I Un mes 1 peseta í Un Trimestre., 3 pesetas
EN MADBID... >> Trimestre. 2'SO » EN PBOVINCIAS » Semestre... 6 »
J. OSORIO PÉREZ CASTAÑÓN ' » Año 12 >>
I » Año ÍO u

LESA MAJESTAD CANTARES


El Director de DON QUIJOTE, ha sido condenado á Quieres que me esté callao Pa que yo te olvide á ti ¿Cómo quieres que en ti ponga
dos años, cuatro meses y un día de prisión correccional, una señal he de ver; una firme voluntad,
y á mi lengua le eche un uno,
y 500 pesetas de multa, por injurias á la regente. si eres venta de camino
y tienes unas jjartias gitana, ¿quieres saberla?
Los magistrados que han dictado la sentencia, son:
([nejasen jablar á un tniw. que has devuelto los parnés. que á todos les das posa.
D. Tomás Gudal.
» PaWo Callejo Sánz.
En la puerta de tu casa Por onde quiera que voy, La pena de un siego es grande,
» N. Pereira.
DON QUIJOTE no considera que esa sentencia está vi ayer elcrito con sangre: párese que te voy viendo, que no ve por donde va;
ajustada á la Ley, por lo cual acude en recurso al T r i - y es que me turba la vista pero es más grande ewíoa&ía
«No hay plazo que no se cumpla,
bunal Supremo. el coraje que te tengo. el tenerte que aguantar.
ni deuda que no se pague^íi,.

EL NUEVO MINISTERIO

Ya tenemos otra vez en el poder á las hordas fusio-


nistas.
Unos cuantos periódicos «bien informados», han teni- :^
do la bondad de comunicarnos que el ministerio for-
mado por el Sr. Sagasta, es inmejorable.
?¡lnmejorable!» Nosotros no queremos ser pesimistas;
no queremos dudar de la bondad del nuevo gobierno.
El tiempo dará quizás la razón á esos periódicos. DON
QUIJOTE no es aficionado á aventurar juicios.
Esperamos los acontecimientos para poder hablar.
El nuevo ministerio está formado de notabilidades.
Montero Ríos, Gamazo, Moret, López Domínguez
¡Qué grandes hombres!
***
Montero Ríos, el «ilustre canonista,» como le llaman
•algunos gallegos, se ha distinguido siempre por su con-
secuencia.
De él son estas palabras, hermosas por lo sinceras.
¡Atención!
«Fui el último monárquico que se convirtió en repu-
blicano: seré el último republicano que se convierta á la
monarquía.»
¡y ahora, que alguien se atreva á dudar de la lealtad
del Sr. Montero Ríos!
Gamazo, proteccionista de profesión , hombre astuto,
solapado, subvencionó á la Compañía Trasatlántica sien-
do ministro de Ultramar.
Es también un hombre hábil, á la manera de Silvela;
un traidor de melodrama.
No ; no queremos hablar mal del melifluo Moret. Sólo
diremos de él que tuvo durante algún tiempo mucho
nombre por el célebre asunto de los tabacos.
López Domínguez, le brave general, ha amenazado
muchas veces á la monarquía; pero se ha distinguido
siempre por su seriedad. No es más, sino sobrino del Du- JOSÉ ESTRAÑ
que de la Torre. Un hombre de suerte; una nulidad
Venancio González, ya lo hemos dicho , es el Gedeón
del partido liberal. Piensa con el cerebro de Sagasta. Como redactor de La Voz, ha sido procesado innume-
Pepe Estrañi, como le llama familiarmente su públi-
No tiene, es incapaz de tener ideas propias. Merece lla- rables veces y condenado á tres años, seis meses y vein-
marse Venancio y González. co, el saladísimo autor de las Pacotillas, es uno de los es-
¡ Oh, Vega de Armijo, el castellano de Mos! Él acom- critores más populares de España. tiún días de prisión correccional, por injurias á la reli-
pañó á D . Alfonso á Alemania; á él le debemos el in- Comenzó su vida periodística en Valladolid, donde d i - gión católica.
tento de robo de las Carolinas. ¡Cómo va á jugar con rigió varios periódicos festivos con gran aceptación, entre Cargos públicos, como él dice, no ha ejercido más que
Vega de Armijo la diplomacia extranjera! ellos La Murga, que se ocupó exclusivamente de las ho- el de juez en una comedia.
Todas estas notabilidades serán presididas por Sagas-
rrorosas quiebras ocurridas en aquella capital, el año 65. Para el teatro ha escrito también varias obras que han
ta, ese aventurero de la política; el hombre de confianza,
en otros tiempos, de Ruíz Zorrilla. En Madrid fundó y dirigió el semanario satírico El sido muy aplaudidas, entre las cuales merece citarse la
Sí- declaremos que el nuevo ministerio es inmejorable. Buzón del Pueblo, y fué redactor del importante diario titulada Fd rizo de Doña Marta.
¡Qué hombres esos: Montero, López, Vega y Gon- El Popular. Y terminamos estas líneas enviándole un cariñoso sa-
zález ! I". >
ludo á Pepe Estrañi, el saladísimo autor de las Puco-
Digamos con los periódicos fusionistas: Pero el periódico donde Estrañi ha lucido más sus ta- tillas.
El país está de enhorabuena. lentos, ha sido La Voz Montañesa, á cuya redacción
pertenece do3de_el año 1877. .*^><»«
DON QUIJOTE
- * •ft•wAía&.iífi!S^•^^J??i^ .VI*

-^xT"^

<^^^.

. VuelvenJos CINCO..., Gran lote!


Estamos de enhorabuena -España usted j el "Quijote" Aquellos CINCO han pasado,
Entren ustedes ahora-Y todo (¡ueda arreokdo.
•íí Kirm^.a títi^KUf -•

í '-^

•Cochina ñe San Anión


Cgmrañá por la FUSIÓN

Vi,-'^

.I.«rtlii'-^^f?'

^^^^^^U^Sr^ MW ¡aV"*-'**^ i #> 7 lis.


£/7/re /¿75 nombres de mis Mes
Yáno es POSIBLE este. En .los infiernos:- jíjue viene elpERRO! ¡Sálvese elque puedfi
.f^'vr
No imente'^quién asegura
Que el üahinete es de altura.
I».»
Don Quijote
Raimundo y Oliver vienen conmigo. En La Selva (Tarragona), se ha alterado el orden, y
5.000,000 DE PESETAS —Pues que don una carga á esos silbantes^ los alborotadores han herido gravemente al alcalde del
para que vengan otra vez con pitos. pueblo.
Triunfo de DON QUIJOTE.— Propaganda patriótica. — El poder ¡Nada, siguen los motines!
de la prensa. Y ya está Don Antonio en los infiernos ¡Cuando decimos que los fusionistas van á hacer
La Compañía Trasatlántica ha devuelto ya los cinco haciendo de las suyas, ¡está visto!; buenos á los conservadores!
millones de pesetas que le anticipó el Tesoro de Ul- si Satán se perdió por la soberbia,
tramar. más orgullo y soberbia es la del Bizco.
Ha sido dentinciado el último niimero del periódico
DON QUIJOTE ha hecho una obstinada campaña en fa-
republicano de Badajoz, La Coalición.
vor de esa devolución. No hay uno sólo de nuestros nú-
El director de M Palancpie, D. Herminio Aguilar,
meros en que no hayamos liablado de eso asunto. Nin-
continúa preso en la cárcel de La Unión.
guno de nuestros colegas, ¿por qué no decirlo? nos han
Cero y van mil. -;
ayudado en esta enojosa empresa.
Un telegrama de la Agencia Menclieta: ¡Oh, la libertad de la prensa!
Hemos estado solos, y hemos obtenido la victoria,
porque la causa que defendíamos era buena y era justa. «Sevilla, 12 (3 tarde).—Las antiguas diferencias que existen
entre los fusionistas y el alcalde de Oantillana, se han exacer-
Repitámoslo: la Compañía Trasatlántica ha devuelto bado grandemente. El Sr. Yillaverde ha escrito también su correspon-
¡/a los cinco millones de pesetas que le anticipó el Teso- >Al amanecer del día"9, una partida, armada de partidarios diente carta al Sr. Cánovas.
ro de Ultramar. del alcalde, recorrió la población dando vivas al Bizco del Borge
y á Melgares. Una carta muy digna.
¡La moralidad ha triunfado por esta vez! »La población alarmada pidió auxilio á la fuerza pública, la ¡Vamos, una carta como de Yillaverde!
cual hizo varias detenciones.»
¿Yivas al Bizco del Borge y á Melgares ?
GENIO Y FIGURA. ¡Pues señor, vaya unos conservadores los de Can- El acreditado posiblilista, Sr. Almagro, luchará en
tillaua! las próximas elecciones con el carácter de candidato mi-
¡Y qué respeto tienen á su jefe! nisterial.
Sintióse en los profundos del infierno ¡Oh, estos posibilistas hacen cosas imposildes!
un formidable aterradoi- aullido,
y los gnomos, las brujas y los diablos, * El Sr. Silvela ha declarado en una carta dirigida al
cual imponente y desbordado río, Sr. Cánovas, que había decidido retirarse á la vida El Conde de Xiquena ha recibido 1.000 tabacos gana-
tirando las calderas por el suelo, privada. dos en apuesta al Conde de las Almenas, el autor de
corrían presurosos, dando gritos, ¡Por nosotros! aquella graciosa profecía Veinte años en el poder.
por más que les habló Pedro Botero «iQué haya un cadáver más, qué importa al mundo!» Suponemos que el Sr. Xiquena se habrá apresurado á
(que es de Navarro Reverter el tipo, enviar esos cigarros á su buen amigo el Sr. Moret.
pues sirve para todo en el Averno, Las cigarreras de la fábrica de tabacos de Logroño,
y hace igual un fregado que un barrido,) han celebrado una «ruidosa» manifestación de simpatía
exhortando á la calma y al silencio, en honor del Sr. Sagasta. La última sesión del Congreso ha terminado con un
no pudo el desdichado ser oído. ¡viva la República!
Las cigarreras de Logroño hubiesen sido más oportu-
Enturóse Satán, que dormitaba La próxima legislatura, acaso comience de la misma
nas celebrando esa manifestación en honor del señor
sobre un enorme y repugnante libro, manera.
Moret.
fabricado con tiras de pellejo, La hora de la victoria se acerca.
Porque no hay que olvidar que el ministro de Fo-
y huesos y pestañas de presbítero, ¡Viva la República!
mento es el autor del «asunto de los tabacos».
y en el cual lleva el alta de las almas
que suelen ingresar en su recinto;
y cogiendo el tintero, que es el cráneo La Correspondencia y la actividad del general López Ha sido nombrado subsecretario del Ministerio de la
de Caloniarde, el infernal ministro, Domínguez. Guerra, el Sr. Echaluce.
se arrojó de la estancia echando chispas, Lean ustedes: Sí; luces se necesitan para ser subsecretario con el Ge-
resuelto á cometer un.cranicidio. «El señor general López Domínguez comienza demostrando neral López Domínguez. »
—¿Qué sucede? ¿Qué pasa?—preguntaba; — una plausible actividad: ayer no sólo tomó posesión, como ya
digimos, de los departamentos de Guerra y Marina, recibiendo á
contadme sin temor lo sucedido, los generales, jefes y oficiales empleados en las respectivas de-
pendencias, sino que asistió además á las sesiones de ambas El padre Martín, general de los jesuítas, vendrá den-
ó vais á recibir un escarmiento
Cámaras, y á las nueve de la noche salía de .a casa del capitán tro de pocos días á Madrid, á ofrecer sus respetos á la
digno del madrileño Municipio. , , general Sr. Marqués de Novaliohos, á quien había devuelto la regente, y darle personalmente las gracias"por las con- •
La 'palabra^Idió^Luzbel, resuelW^'^" "- ' - , ' visita oficial que aquél le hubo de hacer por la mañana.)
sideraciones que los gobiernos españoles guardan á la
á explicarle á Satán el laberinto, - " Reconozcamos que el ministro de la Guerra aprovecha sociedad de que es jefe.
y de este modo se expresó el demonio, bien el tiempo. Lo que tenemos el honor de poner en conocimiento
cuando su amo y señor le dio el permiso: En un solo día ha tomado posesión de dos ministe- del Marqués de Cerralbo.
—Hay á la puerta un Monstruo, que pretende rios, ha asistido á las Cámaras, y ha visitado al Marqués
con malos modos ocupar un sitio, de Novaliches.
y trae en la cartera: unas reformas, Yamos á ver: ¿qué más se le puede exigir á un minis- Por fin ya tenemos ministro de Marina.
millares de silbatos y dos micos; tro de la Guerra? El Sr. Cervera se dejó convencer por el Sr. Sagasta,
pasar pudo al instante, mas negóse ¡Eso es saber cumplir con su deber! entre otras razones, porque no va á cumplirse lo que
alegando ser vate y ser político; quiere el Sr. Maura.
tiene acento andaluz; es ya caduco, En el banquete celebrado por el arma de infantería Y por no dejar el gobierno sin un marino que enca-
v no mira derecho, porque es bizco. con motivo del santo de su Patrona la Purísima Concep- mine la nave del Estado á puerto seguro.
—¿Y si no quiere entrar, para qué viene? , ción, se dieron vivas al rey, á la reina, á ciertos genera- Cosa que hace mucha, falta en estos tiempos que go-
Decidle que se aleje. les y al ejército.. En cambio, nadie se acordó de dar un biernan Venancios.
—Le es preciso viva al pueblo. Y generales que no se atreven á montar á caballo.
entrar en el infierno; pero quiere El pueblo que es el pagano de todas estas celebri-
que vistan galas y que toquen himnos, dades.
porque no es un cualquiera, según dice, Muchas gracias.
con ademán soberbio y tono altivo. CORRESPONSALES EN CRISIS MONETARIA
—;Tal pretende el taimado? Vamos presto, Palabras de Castelar:
y arrastra le entraremos a ese no, «Este gobierno—ha dicho, aludiendo al fusionista— JUAN ELER VILLAROEL-CEUTA.
(jue sólo los honores de esta casa debe durar hasta la mayor edad del rey.»
son para mí. Luzbel, ¿lo has entendido? Don Jaan, no sea truhán:
Repitamos la frase de Shakespeare:
Y todos á la entrada fueron presto, «¡Mujer, pérfida como la onda!» yo he de insistir con ahinco;
y se oyeron golpazas y chirridos, mande las cuarenta y cinco,
y al girar el portón, surgió una sombra ; mándelas usted, Don Juan.
La reunión de los senadores y diputados amiyos del
volvieron las carreras y los gritos,
j Sr. Cánovas, se ha celebrado en el Senado con el ma- A. REGADERA. — ESTEPA.
y á las voces de ¡fuera! ¡que sd vaya!,
yor orden. El Regadera, quisiera •.
otros mil improperios y silbidos,
No han ocurrido desgracias personales. que yo, tonto, me callara,
Satán echó á correr acobardado,
á una caldera se tiró Perico, y la deuda perdonara;
y Luzbel se metió bajo del trono, La biblioteca de El Motín ha publicado primorosa- no soy primo, Regadera.
liuyendo con pavor del Monstruo bizco. mente, traducida al castellano, la hermosa novela de
Gnomos, brujas y diablos asustados, Alfonso Karr, titulada Bajo los tilos. JOSÉ ESCRIBANO. - DON BENITO.
echaron á correr despavoridos, Este libro, cuya adquisición recomendamos á nues- Escribano: buefti pieza,
y al verse solo el Monstruo, dijo triste: tros lectores, se halla de venta en las principales libre- he de sentarte la mano;
—Tal es mi condición y mi destino. rías, al precio de 3 pesetas. pues resultas Escribano
Lo mismo que en la tierra, en el infierno de los pies á la cabeza.
los silbatos atruenan mis oídos; No es exacto que el coronel, jefe del cuerpo de se-
todos huyen de mí, solo me encuentro guridad de Madrid, Sr. Aíorera, intente dimitir como JOSÉ LASTRA. —ZAMORA.
—¡Solo!—dijo una voz;—no, jefe mío; han asegj^irado algunos periódicos. Las diez y siete cincuenta
aquí estoy yo que seguiré tus huellas ¡Pues no faltaba más; dimitir el Sr. Morera! nos tiene que remitir,
hasta llegar al fin. ¡Dios nos libre de semejante desgracia! ó va á tener que sufrir
•—i(3h, mi Francisco! ¡Quién sabe si los anarquistas intentarán volar otra esta avergonzante afrenta.
—Reconozco mi falta. vez el Congreso!
—Te perdono. Imp. y Lit. Arenul, !17.