Está en la página 1de 3

AÑO I . Domingo 13 de Noviembre de 1892 NÚM.

45

EEDACCION
PÜHTOS DE SUSGRlPGiON
CALLE DEL TUTOR, NÚMERO 41 EN LAS PRINCIPALES LIBRERÍAS
s
O
Nada de cientos ni miles Más p a n y más azadones tu
del fondo de los reptiles. qiíe fusiles y cañones.
•o
íu
Más escvielas y cailales Abajo las cesantías
qne toros y generales. de ministros de tres días.

g Las empresas ferroviarias Ve el Q U I J O T E madrileño Co

o tendrán censuras diarias. todo enemigo pequeño.


&
as •*' ^ 3 ~ ^ » J —

A CORRESPONSALES Y VENDEDORES A CORRESPONSALES Y VENDEDORES


Si
25 Números, 2'5 O Poseías 25 Nám eros, 2'5O Poseías o
ESTE PERIÓDICO SE COMPRA, PERO NO SE VENDE
PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN
DIRECTOR
I Un mes í peseta I Un Trimestre.. 3 pesetas
EN MADRID... » Trimestre. 2'SO « J. OSORIO PÉREZ CASTAÑÓN EN PROVINCI.'iS >> Semestre... 6 »
I » Año iO » I >> Año 12 »

Á PUERTA CERRADA CANTARES


ó
DE LA CÁRCEL A LA AUDIENCIA
Naufragios hay en el mar, No salgas más de viaje Yo vivo de lo que como,
No vayan mis lectores á creer que esto es un pasillo en Granada desazones, porque pierdes simpatías; y bebo lo que me dan;
cómico ó un saínete por el estilo de los de Ricardo de la y en mi tierra una flamenca métete en un cuarto obscuro, pero masco algunas cosas
Vega.
que parte los corazones. y estáte toda la vida. que no las puedo tragar.
Es la expresión de mis tribulaciones, porque he senti-
do en el alma que los muchos amigos que fueron á ver
el juicio, se encontraran con las puertas cerradas. - Algún día llegará Quisiera estar en Granada, Tanto cepillas la ropa
Lleváronme desde la Cárcel á la Audiencia en el co- que la tortilla se giierva, solamente para oir que se va á quedar sin pelo;
che celular, como si fuese yo un criminal^ y lo que pudo y coman los pobres, pollos, la campana de la vela ¿á qué viene.esa miseria
conseguir Pepe el Huevero, yo no lie podido obtenerlo. y los ricos traguen cuerda. y lo que dicen de ti. teniendo tanto dinero?
Bien es verdad que á Pepe el Huevero le llamaban el
SANCHO PANZA.
rey del matute., y yo estoy procesado por injurias á la
reina.
Comenzó la vista. El relator, que según me dijeron
se llama Goñi, leyó el escrito del fiscal y el de mi de-
fensor.
Aquél pide contra mí dos años, cuatro meses y un día
do prisión correccional, 500 pesetas de multa y no sé
cuántas cosas más. Mi defensor solicita mi absolución.
¿Cuál de los dos saldrá adelante con sus propósitos?
Para conseguir los suyos, el fiscal Sr. Aballe, pronun-
ció un discurso ni muy largo ni muy fuerte.
Salió del paso como Dios le dio á entender. Verdad
es que no era muy buena la causa que defendía.
Mi defensor, D. Carlos Díaz Valero, me defendió con
calor y con elocuencia. Estuvo valiente, razonador y
oportuno.
Analizó los cantares denunciados, y demostró con su
lectura, palabra por palabra y letra por letra, que en
ellos no había injurias para la reina ni para nadie.
Dijo que más bien parecía él el defensor de los presti-
gios monárquicos, porque sólo la suspicacia y la malicia
podían imputar tales versos á la regente.
Citando varias sentencias del Tribunal Supremo, in-
dicó que donde no hay persona determinada no puede
liaber injuria.
He pedido nota de las varias sentencias que indicó mi
defensor, y me las ha facilitado. Recomiendo á mis lec-
tores que procuren leerlas.
He aquí sus fechas: 23 y 28 de Febrero, 22 de Marzo,
7 de Abril, 14 de Mayo y 11 de Noviembre de 1884, y
5 de Mayo y 10 de Diciembre de 1885.
Es lástima que el discurso del Sr. Díaz Valero no
haya podido ser escuchado por el público. Sólo lo hemos
oído los magistrados, el fiscal, el relator, mi procura-
dor D. Pedro Ramírez, el hujier y yo. Y más lástima es
aún que no haya podido ser tomado taquigráficamente.
En lo que ha estado más oportuno ha sido en protes-
tar porque no se haya probado la naturaleza de la r e -
gente, porque el fiscal se ha empeñado en decir que es ALFREOO ViCENTI
húngara.
Fuerza del consonante á lo que obligas,
á decir que son blancas las hormigas. El ilustrado Director de El Globo tiene una historia Gracias á él, nuestros hermanos los levantinos fueron
Mi felicitación más entusiasta á mi defensor. periodística verdaderamente brillante. socorridos.
Y ahora repito lo que dije ante el tribunal: Si merezco Comenzó su carrera de publicista allá en Galicia, don- Alfredo Vicenti no es sólo un periodista, sino que es
alguna pena, que me la impongan; yo no pido más que de colaboró en el importante periódico La Gaceta de también un literato distinguidísimo.
justicia. Santiago. Su colección de artículos descriptivos Perfiléis del Vil a,
Y á mis amigos, y á cuantas personas han acudido á y su libro de versos, titulado, si mal no recordamos, liea-
Cuando la inundación de Murcia, Alfredo Vicenti diri-
la Audiencia á verme, y con el deseo de presenciar el
gió desde El Globo una sentidísima excitación al públi- lidades, le han conquistado una fama verdaderamente
juicio, les envío la expresión de mi cariño y de mi gra-
co, para que se socorriese á nuestros hermanos de las pro- envidiable.
titud. vincias de Levante, víctimas de la implacable ira del También ha dirigido el importante periódico La ilus-
No me condenarán porque no he comftido ningún de- cielo. tración Gallega y Asturiana.
lito; pero si á pesar de ello me condenan, no por eso me
Los hermosos artículos de Vicenti, lograron''conmo- Alfredo Vicenti es un republicano do toda la vida.
preocupo. La República tiene en él uno de sus más decididos ó
ver á la opinión.
¡Felices los que sufren persecución por la justicia! inteligentes campeones.
DON QUIJOTE.
w. ..

T^stmento de una rata


antes de esdrarJa pata.
Don Quijote
Dícenme que en el juzgado municipal del distrito del Hospi- ciolof/iques, publicado por el conocido escritor francés, el
LOS SUCESOS DE GRANADA tal, tardan mucho tiempo en dictar las sentencias. Conde de C h a m b r u n .
TJn poquito de brevedad, señor juez.
Con esta indicación creo que le bastará, y si no otro día seré Esta obra se halla de venta en todas las librerías al
E l pueblo de G r a n a d a ha inaugurado con toda solem- más explícito. precio de dos pesetas.
nidad el m o n u m e n t o erigido en aquella capital al des-
Pues señor, que tenemos una direcoión general de Estableci-
cubridor de América. mientos Penales, que no nos la merecethos. De u n periódico m o n á r q u i c o :
Unos cuantos decididos, de los cuales ni siquiera se Y eso que está al frente de ella el conocJSp ganadero de toros «Desde que se realizó la restauración en los campos de Valen-
conoce el n o m b r e , arrancaron el lienzo que cubría las D. Antonio Hernández, y como subdirector, el Sr. Macho Navano. cia, no recordamos otro período político de más incertidumbre,
¿ Si será por esto por lo que dan largas á las hojas histórico- de más decadencia gubernamental, de más tristes é inmediatas
estatuas. No hubo discursos. L a multitud prorrumpió en penales? consecuencias para el país.»
gritos de entusiasmo ¡Honor á Colón! A esto se Pues las largas son buenas en la plaza de toros, cuando las
da el maestro Lagartijo; pero en los procesos causan perjuicio á Sí; estamos en vísperas de que se realicen esas i n m e -
redujo todo. F u é aquel u n acto verdaderamente solemne. los interesados. diatas consecuencias.
L a noche estaba obscura. U n grupo armado de hacho- ¡Pero la verdad, esos augurios no debieran hacerlos
El ministro de Gracia y Justicia prepara una nueva ley de
nes prendió fuego á los mástiles y gallardetes l e v a n t a - Enjuiciamiento civil. los periódicos monárquicos!
dos p a r a solemnizar la presencia de la «^rte. ¡Buen ¡ Dios nos coja confesados I
alumbrado el de las llamas! ¿Pero se habrá creído el Sr. Cos-Gayón, que en efecto, es un
jurisconsulto notable? E l Sr. Bosch h a comido días pasados en casa del s e -
L a tribuna regia, con sus ricos pabellones de seda, y No haga usted caso á Ramoneito. ¿Qué sabe él de eso? ñor Cánovas.
sus maderas doradas, fué pasto del fuego. EL BAOIULLER SANSÓN CARRASCO. E l presidente del Consejo estuvo m u y ocurrente d u -
L a s casillas de consumos y los fielatos, fuaron quema- r a n t e la comida, y al decir de u n periódico, hasta se
dos también. -^—=#^&*- permitió hacer frases.
L a majestuosa luz del incendio a l u m b r a b a la hermosa -•Eze—dijo, aludiendo á u n alto personaje—quiere
ciudad de la A l h a m b r a .
H a y que reconocer que no fué absolutamente i n d i s -
I^A MEABAS t e n e r l a s habilidades de Silvela, zolo que es tonto.
A h o r a falta saber quién será eze. Repitamos la frase
•i»
pensable la presencia de la corte para inaugurar el mo- •*fc3*g=—4- -f. =g34*- consabida.
numento. ¡ Tiene la palabra el Sr. Villaverde p a r a u n a alusión
Señor Marqués de C u b a s : los pobres jornaleros que
personal!
dependen del Municipio de su presidencia, tienen que
Después, el pueblo se desparramó por las calles gri- pagar forzosamente seis reales al m e s , por servicio de U n incidente de la recepción del Ministerio de Ul-
tando: ¡Abajo Cánovas! ¡Viva la República! L a casa del médico que se les presta t a r d e , mal y con muchas difi- tramar:
Sr. Eodríguez Bolívar, jefe del partido conservador de cultades. «Llegó el presidente del Consejo, acompañado de su distin-
aquella provincia, fué apedreada; los arcos, adornados Señor M a r q u é s : esas son cosas de Bosch para p r o t e - guidísima esposa, al zaguán del Ministerio.
de verde follaje, que se alzaban gallardos en el Salón, — >¿Hay señoras?—-preguntó.
j e r á algún p a n i a g u a d o , y como no es justo que tal «Contestáronle negativamente, y entonces la señora de Cá-
fueron arrancados violentamente y quemados delante de abuso siga, suprímalo usted. novas, volviendo á entrar en el coche, mandó que la condujesen
la Casa-Ayuntamiento; los comercios cerraron sus puer- Y receta infalible: si quiere usted obrar en justicia, á casa.»
tas; la Guardia civil, á caballo y sable en m a n o , dio va- anule todo cuanto h a y a hecho su antecesor. Reconozcamos que el S r . Cánovas es u n marido
rias cargas á la m u l t i t u d . U n muchacho recibió u n sa- Y todo el m u n d o le aplaudirá. modelo.
blazo en la cabeza H u b o muchos heridos Y que hace á las mil maravillas su papel de r e y c o n -
Legiones de hombres armados de banderas recorrieron E L SR. BOSCH H A D I M I T I D O . sorte.
las principales calles de la población, pidiendo la rebaja D a m o s la noticia a s í , en letras g r a n d e s , p a r a que la L l e v a á su mujer á todas p a r t e s .
del p a n , y gritando: ¡Viva la República! vean ustedes en seguida.
Soberbio espectáculo el que ofreció Granada en la H a s t a el tiempo se h a declarado en contra de los m o -
Sí; el Sr. Bosch ha dimitido. r'jó
noche del miércoles. nárquicos.
Digamos parodiando al p o e t a : '*. '-
* * A la lista de los enfermos, hay que añadir uno m á s .
Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy baja al fondo de mi alma el Sol; El general Martínez Campos.
Después de la trajedia el sainóte: el BoECh y Fusteguera ha dimitido; A y e r sintió u n ligero ataque al corazón.
L a prensa publicó la noticia de que los llamados re- ¡hoy creo en Dios 1 Y p a r a ¿calmarse, se dirigió en seguida á palacio á
yes magos, Cos-Gayón, Azcárraga y L i n a r e s , habían de- *
* * hablar m a l de Cánovas, según El Liberal.
sistido de su viaje á G r a n a d a . E l Sr. Villaverde no quiere publicar en la Gaceta, con Y casi á pedir el poder.
Entonces^ unos cuantos ciudadanos de buen h u m o r , los-elogios de rúbrica, la dimisión del Sr. Bosch. P o r q u e según sus íutimos, ya se va cansando de ser
discurrieron regocijar á la ciudad disfrazándose de reyes Y es que el ministro de la Gobernación no quiere r e - apuntador.
m a g o s . Y montados en burros, la cara e n h a r i n a d a , gro- conocer el celo, lealtad é inteligencia del alcalde dimisio- Y quiere, á toda costa, actuar de director de escena.
tescos, ridículos, recorrieron la población aquellos tres nario. ,^^,,,
ministros de guardarropía. De los datos descubiertos por el Sr. Dato en su i n s -
P r o p o n e m o s esta fórmula de coámiftción:
E l pueblo granadino, que es algo aficionado á la b r o - pección al A y u n t a m i e n t o , resulta que en el ramo de
P u b l í q u e s e en la Gaceta la di^nisión del Sr. Bosch,
ma, celebró con grandes carcajas la ocurrencia. limpieza faltan nada menos que cien caballerías.
haciendo constar el celo é inteligencia con que h a desem-
L a parodia resultó divertidísima; fué aquel un espec- Pero en cambio, según r e s u l t a d o los mismos datos,
peñado su cargo.
táculo verdaderamente bufo. ¡Lástima grande que no lo sobran bastantes empleados amigos del Sr. Bosch, de
Y q u e firme el decreto u n o de los h e r m a n o s Cívicos.
hubiese presenciado la corte! Acaso se hubiese reído. esos que cobran y no trabajan.
¡Oh, el prestigio del gobierno conservador! A la recepción verificada días pasados en el palacio de D e modo que vayase lo uno por lo otro.
la presidencia, asistieron m u c h a s y distinguidas damas. Dentro de pocos días saldrá para sus posesiones de
' • • • , • • * * - ' . .
L a señora de Cánovas hizo los honores de la casa. la provincia de Albacete, el e x alcalde Bocha.
No, no queremos comentar estos hechos. ¿ P a r a qué? ¡ A h ! Suponemos que la b a n d a mexicana estaría p r e - Dicen que tiene dehesas
L o s mismos periódicos monárquicos. El Corree, La venida, y tocaría la marcha real. don Alberto por allá;
dehesas con buenos pastos,
Iberia, declaran que este es el principio del fin. Estamos Noticia CH jJíícrto; pues ya entiendo á lo que va.
conformes. L a tempestad se aproxima. E l p r i m e r true- ¡Atención!
no h a sonado ya en G r a n a d a . P e r o la tempestad amena- «El Sr. Bosch ha anunciado á sus antiguos amigos el Agradecemos á D . Camilo González A t a n é el libro,
za descargar sobre toda la Península. propósito de encargarse de nuevo de la presidencia del que nos h a remitido.
Círculo de recreo llamado reformista.» Titúlase la obra Poesías y cantares.
No nos parece m a l . Está bien y merece leerse; hoy publicaremos un can-
MANÜJU DE FLORES JUDICIALES tar que no h u b i e r a venido mal entre los que publica
Deseamos al Sr. Bosch q u e concurran al casino muchos
Sancho en la p r i m e r a plana.
No hay como tener un buen maestro para salir aprovechado.
El ministro de Ultramar, Sr. Romero Robledo, tiene un secre- Dice así la copla:
tario particular, gordito él, rubito él, que se llama D. Rafael Al- E l Sr. Silvela ha sufrido un cólico bilioso, que le h a Son los días para ti
hecho g u a r d a r cama d u r a n t e algunos días. sueños de falsa altgrí»;
Cuyo secretario particular es abogado fiscal de la Audiencia de leñando despiertes verás
Burgos. Los médicos están asombrados de la cantidad de bilis los abismos de la vid» I
Y aun cuando ni como abogado ni como fiecal ha dicho jamás arrojada por el enfermo.
esta boca es mía, ó por mejor decii, suya, resulta que ha hecho Y h a y que suponer que todavía le quedará alguna en Villaverde tiene cólico.
una buena carrerita.
Es natural. Hay que protejer á los amigos. el cuerpo. Pero no miserere.
También Ramoneito Sánchez Ocafia, el secretario particular de ¡Porque como continúa siendo ministro de U l t r a m a r
Cos-Gayón, pertenece á la carrera judicial y está en Madrid. Silvela tam.bién tiene cólico.
el Sr. Romero Robledo!
Y, ¿por qué el bueno de Alcaráz no va á Burgos á desempeñar ¿Qué se les h a b r á indigestado á estos conservadores?
BU cargo? Bocha, no puede ser, porque ya lo arrojaron.
Debe eer porque está enfermo. [Maldita enfermedad, que no E l gobernador de Leóli, S r . Novillo, h a llegado á
atsca más que en Burgos, y no en Madrid I • Madrid, según nos comunica La Correspondencia.
Vaya, que se alivie usted, Sr. Alcaráz. . Mientras puedas dar, espera
Y aproveche la ocasión. Porque para lo que le va á durar
¡Novillo! ¡Novillo! de la mentira favores; fW
Pie a h í u n gobernador toreable. y cuando no tengas nada,
Tilín, tilín, tilín. sabrás iqué verdades oyesl
Talán, talán ¡Tararí! ¡Tararí!
E s t e cantar también es del libro de Camilo González
Que se va á cerrar «No es cierto, como aseguran algunos periódicos, que se haya
¿Qué es eso? Dirán mis lectores. concentrado en Madrid la Guardia civil. A t a n é , ¿y verdad que podría poner esta otra coplita
Pues ello es, que el Sr. Barnuevo, presidente de la Audiencia »Lo que hay es que los dos nuevos escuadrones de caballería, con las de Sancho?
de Madrid, ha dado orden para que á las tres de la tarde desa'o- formados en Alcalá con arreglo al real decreto de Agosto último,
jen los procuradores el salón de baile donde reciben las notifica- han venido definitivamente á esta corte, donde han de prestar Cuenten ustedes:
ciones, y las pulmonías en invierno, y las insolaciones en verano. servicio.»
De modo, que á las tres, cada mochuelo ee va á BU o.ivo. El rey que rabió
¿Y usted qué hace á esa hora, Sr. Barnutvo? No, la Guardia civil no se h a b r á concentrado en M a - Diego Corrientes ó el rey de Sierra Morena.
drid; pero el Sr. Cánovas tiene dos nuevos escuadrones E l rey de las Estaciones
No me parece mal la orden, ¿pero han de abandonar los pro- de q u e disponer.
curadores sus asuntos? P e p e el H u e v e r o ó el rey del Matute. . .
¿Y el que no pueda ir antes de las tfep, cómo se va á arrfg'ai? ¡F :o señor, cualquiera diría que el gobierno tiene
Ya (é yo cómo. Notificándole en su casa. Pero, como decía el Total
miedo!
borracho del cuento ; cTodo parará en que se suba el vino.> T u t e de r e y e s .
EB decir, en que los clientes tengan que pagar las cuentas más H e m o s recibido varios ejemplares del hermoso libro
cprap," titulado Aux montagnes d Auvergne., Mes conclusions so- Imp. y Lit, Arenal, 37.

Intereses relacionados