Está en la página 1de 2

CONTEXTO HISTORICO

CAUSAS DE LA REFORMA PROTESTANTE

En el siglo XVI se produjo una gran crisis en la Iglesia Católica en Europa


Occidental debido a los numerosos problemas de corrupción eclesiástica y falta
de piedad religiosa. La gota que derramó el vaso fue la venta de indulgencias
para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma, que
provocó finalmente que la cristiandad occidental se dividiese en dos, una
liderada por la Iglesia Católica Romana, que tras el Concilio de Trento se
reivindicó a sí misma como la única heredera válida de la cristiandad occidental
expulsando cualquier disidencia y sujetándose por completo al dominio del
Papa, y otra mitad que fundó varias comunidades eclesiales propias,
generalmente de carácter nacional para, en su mayoría, rechazar la herencia
cristiana medieval y buscar la restauración de un cristianismo primitivo
idealizado. Esto dio lugar a que Europa quedara dividida entre una serie de
países que reconocían al Papa, como supremo y único jefe de la Iglesia
Católica, y los países que rechazaban las pretensiones de Roma y que
recibieron el nombre de protestantes. Dicha división provocó una serie de
guerras religiosas en Europa.
La Reforma Protestante se inició en Alemania y se explica en gran parte por las
condiciones económicas y sociales que tenía el Sacro Imperio Romano Germánico.
Numerosas ciudades eran muy ricas gracias al comercio, además los eran
partidarios del humanismo y de reformar la corrupción de la Iglesia Católica. Pero
el grupo más importante en Alemania era la alta nobleza; los grandes nobles eran
casi independientes y señores de numerosas tierras y vasallos campesinos,
siempre estaban conspirando contra la autoridad del emperador germánico, que
apenas tenía poder sobre ellos. Pero junto a la alta nobleza existía una pequeña
nobleza formada por los nobles más pobres y los segundones de las grandes casas
nobiliarias. A principios del siglo XVI, esta pequeña nobleza estaba completamente
arruinada y para recuperar sus ingresos, los pequeños nobles buscaban una
oportunidad para apoderarse de los bienes y las improductivas tierras de la Iglesia
Católica. La pequeña nobleza aprovechó las ideas de los humanistas, que criticaban
las excesivas riquezas, pompas y boatos de la Iglesia Católica, para proclamar que
ella no tenía necesidad de propiedades e intentar quedarse con sus cuantiosas
riquezas. Por esta razón, la pequeña nobleza será la primera en apoyar y
aprovechar las convulsiones reformadoras. Además existía la figura del Emperador
del Sacro Imperio, uno de los poderes universales forjados en mutua competencia
durante la Edad Media (el otro era el Papa), cuyo poder efectivo dependía de su
capacidad de hacerse obedecer en cada uno de los territorios, prácticamente
independientes, y antes de eso de ser elegido por los príncipes electores, unos
laicos y otros eclesiásticos. También disponía de unas funciones de dimensión
religiosa indudable, que le permitía incluso convocar Dietas con contenido
organizativo e incluso doctrinal, como Carlos V hizo de hecho durante todo el
proceso de la Reforma Protestante.
REFORMA PROTESTANTE
Subyacentes a la Reforma Protestante hay cuatro preguntas o doctrinas básicas en que los
reformadores creían que la Iglesia Católica Romana estaba en un error. Estas cuatro preguntas o
doctrinas son: ¿Cómo es salvada una persona? ¿Dónde reside la autoridad religiosa? ¿Qué es la
iglesia? y ¿Cuál es la esencia de la vida cristiana? Al responder estas preguntas los reformadores
protestantes tales como Martín Lutero, Ulrich Swingli, Juan Calvino, y John Knox establecieron lo
que sería conocido como las “Cinco Solas” (sola, es tomada de palabra del latín –solamente-) de la
Reforma. Estos cinco puntos de doctrina fueron el corazón de la Reforma Protestante y fue por
estas cinco doctrinas bíblicas esenciales que los reformadores protestantes tomarían su posición
contra la Iglesia Católica Romana, resistiendo las demandas puestas sobre ellos aún al punto de
morir; de retractarse de sus enseñanzas. Estas cinco doctrinas esenciales de la Reforma Protestante
son:

1 – “Sola Scriptura”, o Solamente la Escritura: Esto afirma la doctrina bíblica, de que solo la Biblia es
la única autoridad para todos los asuntos de la fe y la práctica. La Escritura y solamente la Escritura
es la norma por la cual todas las enseñanzas y doctrinas de la iglesia deben ser medidas. Como
Martín Lutero declaró tan elocuentemente cuando se le pidió retractarse de sus enseñanzas: Que se
me convenza mediante testimonios de la Escritura y claros argumentos de la razón —porque no le
creo ni al Papa ni a los concilios, ya que está demostrado que a menudo han errado,
contradiciéndose a sí mismos— por los textos de la Sagrada Escritura que he citado, estoy sometido
a mi conciencia y ligado a la Palabra de Dios. Por eso no puedo ni quiero retractarme de nada,
porque hacer algo en contra de la conciencia no es seguro ni saludable”. “¡No puedo hacer otra cosa;
esta es mi postura. Que Dios me ayude! Amen.”

2 – “Sola Gratia”, Salvación Solamente por Gracia: Esto afirma la doctrina bíblica de que la salvación
es únicamente por la gracia de Dios y que somos rescatados de Su ira por Su gracia solamente. La
gracia de Dios en Cristo no es solamente necesaria, sino que es la única causa eficiente de la
salvación. Esta gracia es el trabajo sobrenatural del Espíritu Santo que nos trae a Cristo, al librarnos
de nuestra esclavitud del pecado y levantarnos de la muerte espiritual a la vida espiritual.

3 – “Sola Fide” La Salvación Solamente por Fe: Esto afirma la doctrina bíblica de que la justificación
es por gracia solamente a través de la sola fe en Jesucristo únicamente. Es por la fe en Jesucristo que
Su justicia nos es imputada, como la única satisfacción posible a la perfecta justicia de Dios.

4 – “Solus Christus” En Cristo Solamente: Esto afirma la doctrina bíblica de que la salvación se
encuentra solamente en Cristo y que únicamente Su vida sin pecado y Su expiación sustitutiva, son
suficientes para nuestra justificación y reconciliación con Dios el Padre. El evangelio no ha sido
predicado si la obra sustitutiva de Cristo no es declarada, y la fe en Cristo y Su obra no es solicitada.

5 – “Soli Deo Gloria” Solo a Dios la Gloria: Esto afirma la doctrina bíblica de que la salvación es de
Dios, y que ha sido realizada solamente por Dios para Su gloria. Afirma que como cristianos
debemos glorificarle siempre, y debemos vivir todas nuestras vidas ante la presencia de Dios, bajo
la autoridad de Dios, y para Su gloria solamente.