Está en la página 1de 8

ESTUDIAR INTELIGENTEMENTE:

8 ESTRATEGIAS ACTIVAS DE
ESTUDIO
En determinados momentos de la vida, nos levantamos en la
mañana luego de siete u ocho horas de sueño reparador y nos damos
cuenta de que cierto pensamiento recurrente perturba nuestras
mentes arruinando por completo ese plan maravilloso de sentarse
frente a la computadora, abrir Netflix y darle riendas sueltas a las 10
temporadas de esa serie que te encanta. Es hora de estudiar.

Luego de batallar con las mil tentaciones que decidieron


manifestarse en el preciso momento en que intentaste abrir uno de
los apuntes, por fin encontrás aquella reminiscencia de lo que parece
ser fuerza de voluntad, y arrancás con la lectura más pesada (porque,
pensas, ‘es ahora o nunca’… y ‘nunca’ fue la respuesta durante
mucho tiempo). Tras horas de sufrimiento lo único que parece haber
quedado en tu cabeza es esa sensación de hastío… y algún concepto
aislado. Entonces tomás la decisión heróica de volver a leer ese
horrible apunte que acostado, alcanza los 4 centímetros de alto.

Pero, ¿es realmente eficaz la relectura a la hora de estudiar? El modo


en que la mayoría de los estudiantes estudian, no tiene sentido. Ésta
es la conclusión a la que arribaron los psicólogos Henry Roediger y
Mark McDaniel de la Universidad de Washington en St. Louis,
quienes combinados, han pasado un total de 80 años estudiando el
aprendizaje y la memoria, y recientemente mostraron sus hallazgos
junto al novelista Peter Brown en el libro Make It Stick: The Science
of Successful Learning (Haz que se quede: La ciencia del aprendizaje
exitoso).
USAR ESTRATEGIAS ACTIVAS DE
APRENDIZAJE ES MÁS EFICAZ
La mayoría de los estudiantes estudian releyendo notas y libros de
texto, pero la investigación de los psicólogos, tanto en los
experimentos de laboratorio como en las clases reales de estudiantes,
muestran que éste es un terrible método para aprender el material.
Usar estrategias activas de aprendizaje – como flashcards, hacer
diagramas y autoevaluarse – es mucho más efectivo, también lo son
distribuir el estudio en el tiempo y mezclar diferentes temas de
estudio.

En una entrevista, McDaniel compartió 8 consejos claves de su


cuerpo de investigación para “estudiar más inteligentemente”, como
le gusta decir:

1) No te quedes solo con re leer tus notas y libros de texto


“Sabemos por encuestas que una mayoría de estudiantes, cuando
estudian, típicamente releen tareas y notas. La mayoría de los
estudiantes dice que esa es su estrategia número uno de estudio.”

CUANDO LOS ESTUDIANTES RELEEN UN


CAPÍTULO DEL LIBRO DE TEXTOS, NO
MUESTRAN MEJORAS EN EL
APRENDIZAJE
“Sabemos, sin embargo, por muchas investigaciones, que este tipo de
reciclado repetitivo de información no es un modo especialmente
bueno de aprender o crear más recuerdos permanentes. Nuestras
investigaciones sobre estudiantes de la Universidad de Washington,
por ejemplo, muestran que cuando ellos releen un capítulo del libro
de textos no tienen absolutamente ninguna mejora en el aprendizaje
sobre aquellos que sólo leen una vez.”

“En tu primer lectura de algo, extraes una gran cantidad de


entendimiento. Pero cuando lees por segunda vez, lees con un
sentido de ‘yo sé esto, yo sé esto’. Así que básicamente, no lo estás
procesando profundamente, ni sacando más del texto. A menudo, la
relectura es superficial – e insidiosa, porque te da la ilusión de que
conoces el material muy bien, cuando en realidad hay lagunas.”

2) Hazte muchas preguntas


“Una buena técnica para usar en su lugar es leer una vez y después
autoevaluarse, ya sea usando las preguntas que aparecen al final del
capítulo en el libro de textos, o confeccionando tus propias
preguntas. Recuperar esa información es lo que en realidad produce
un aprendizaje y memoria más robustos.”

RECUPERAR LA INFORMACIÓN ES LO QUE


PRODUCE UN APRENDIZAJE Y MEMORIA
MÁS ROBUSTOS
“E incluso cuando no puedes recuperarla – cuando respondes
incorrectamente a la pregunta – esto te da un diagnóstico preciso de
lo que no sabes, y te dice qué es lo que debes volver a estudiar.”
Este es un modo más eficaz de guiar tus estudios.

“Hacer preguntas también te ayuda a entender más profundamente.


Digamos que estás aprendiendo sobre historia mundial, y sobre
como las antiguas Roma y Grecia eran socias comerciales. Detente y
pregúntate ¿por qué se convirtieron en socias comerciales? ¿por
qué se convirtieron en constructoras de buques y aprendieron a
navegar los mares? – No tienes que preguntar siempre por qué,
también puedes preguntar cómo o qué.”
“Al hacer estas preguntas, estás tratando de explicar, y al hacer esto,
creas una mejor comprensión, lo que conduce a una mejor memoria
y aprendizaje. Así que en lugar de leer superficialmente, detente y
pregúntate cosas para hacerte entender el material.”

3) Conecta la información nueva con algo que ya sepas


“Otra estrategia es, durante una segunda lectura, intentar relacionar
las ideas principales del texto con algo que ya sabes.”

4) Exponer la información de manera visual


“Una gran estrategia es hacer diagramas o modelos visuales, u
organigramas.” “Cualquier cosa que cree aprendizaje activo – [que
haga que] tú mismo generes conocimiento – es muy efectiva
en [cuanto a la] retención. Esto básicamente significa que el que
aprende necesita involucrarse y comprometerse más y ser menos
pasivo.”

5) Usar flashcards
MANTENER UNA TARJETA CORRECTA EN
EL MONTÓN Y ENCONTRARSE CON ELLA
NUEVAMENTE ES MÁS ÚTIL
“Muchos de los estudiantes responden a una pregunta de las tarjetas,
y la sacan del montón si lo hacen correctamente. Pero resulta que eso
no es una buena idea – repetir el acto de recuperación de la memoria
es importante. Los estudios muestran que mantener la tarjeta bien
contestada en el montón, y encontrarse con ella nuevamente, es más
útil. Es probable que quieras practicar las tarjetas incorrectas un
poco más, pero la exposición repetida a las que contestaste bien
también es importante.”

“No toda repetición es mala. La repetición sin sentido es mala.”

6) No te satures – distribuye tus estudios


“Muchos de los estudiantes se abarrotan – esperan hasta el último
minuto, y después, en una noche repiten la información una y otra
vez. Pero las investigaciones muestran que eso no es bueno para la
memoria a largo plazo. Puede que te ayude a pasar el examen del día
siguiente, pero al final no retendrás mucha información, y al año
siguiente, cuando necesites la información para la próxima
asignatura, no estará allí.

PRACTICA UN POCO UN DÍA, Y OTRA VEZ


DOS DÍAS DESPUÉS
“La mejor idea es esparcir la repetición. Practica un poco un día,
luego guarda tus flashcards y sacalas después.”
7) Los docentes también deberían esparcir y mezclar sus
lecciones
“Nuestro libro también trae información para los docentes. Y nuestro
sistema educacional tiende a promover la presentación masiva de
información también.”

“En un típico curso universitario, se cubre un tema un día, luego en


el segundo día se trata otro tópico, y en el tercer día otro asunto.”
Eso es presentación masiva. No vuelves para reciclar o reconsiderar
el material.

“Pero la clave, para los docentes, es volver a poner el material frente


al estudiante días o semanas después.”

LA CLAVE, PARA LOS DOCENTES, ES


VOLVER A PONER EL MATERIAL FRENTE
AL ESTUDIANTE DÍAS O SEMANAS
DESPUÉS
Existen muchas maneras de hacerlo como en exámenes quincenales
en que se abarquen temas estudiados durante las últimas dos o tres
semanas. También puede ser hecho con las tareas. “Es típico, en
cursos de estadísticas, dar tareas en las que todos los problemas
están en la misma categoría. Pero hemos encontrado que salpicar las
preguntas con cosas que fueron enseñadas dos o tres semanas antes,
es realmente bueno para la retención. Y esto puede ser construido en
el contenido de las lecciones mismas.”
Estudios experimentales muestran que es mejor dar a los estudiantes
un ejemplo de un tema y luego moverse a otro y a otro, y después
reciclar todo nuevamente. Ese intercalado o mezcla, produce un
mejor aprendizaje que puede ser transferido a otros tópicos que aún
no han sido estudiados.

En una clase avanzada de estadísticas, por ejemplo, o en la vida real,


nadie te dirá con qué tipo de problema te encontrarás – vas a tener
que descifrar el método que necesitas usar tú mismo. Y no puedes
aprender cómo hacer eso a menos que tengas experiencia lidiando
con una mezcla de diferentes tipos de problemas, y diagnosticando
cuál requiere qué tipo de abordaje.

8) No hay tal cosa como una “persona de matemáticas”


Carol Dweck de Standford presentó un trabajo muy interesante en el
que muestra que los estudiantes tienden a presentar uno o dos
modos de pensar sobre el aprendizaje.
LOS MODOS DE PENSAR PREDICEN QUÉ
TAN BIEN LES IRÁ A LOS ESTUDIANTES
“Uno es un modelo de aprendizaje fijo. Dice: ‘tengo cierto talento
para este tópico, y me irá bien hasta que llegue a mi límite. Pasando
el límite, es muy difícil para mí, y no me va a ir bien’. El otro modo
de pensar es una mentalidad de crecimiento. Dice que el aprendizaje
supone usar estrategias eficaces, separar tiempo para hacer el
trabajo y comprometerse con el proceso, todo ello ayuda a que
gradualmente incrementes tu capacidad para ese tópico.”
Resulta que los modos de pensar predicen qué tan bien les irá a los
estudiantes. Los estudiantes con mentalidad de crecimiento tienden
a quedarse con el tema, a perseverar en la dificultad y a ser exitosos
en las clases desafiantes. Los estudiantes con el modelo de
aprendizaje fijo no tienden a ello.

“Así que para los docentes, la lección es que si puedes hablar a los
estudiantes y sugerir que la mentalidad de crecimiento realmente es
un modelo más certero, entonces los estudiantes tenderán a ser más
abiertos a intentar nuevas estrategias, a permanecer en el curso, y a
trabajar en maneras que promoverán el aprendizaje. Habilidad,
inteligencia y aprendizaje tienen que ver con cómo los abordas –
trabajar más inteligentemente, nos gusta decir.”

¿Conocías estas estrategias de estudio? ¿Cuáles son tus métodos a la


hora de sumergirte en el material de una materia? ¿Qué resultados
has obtenido?

Después de graduarte de la universidad te encontrás con que el


aprendizaje sigue, seguramente recurrís mucho a los libros o a los
artículos de Psyciencia en busca de herramientas. Esperamos que
tengas en cuenta estas técnicas para aprender eficazmente sobre las
cosas que te interesan.