Está en la página 1de 4

ANÁLISIS DE LÍQUIDO PLEURAL

1. Definición

2. ¿Cuándo se solicita?

El análisis de líquido pleural se solicita ante la sospecha de un trastorno asociado a pleuritis y/o a
efusión pleural. Puede solicitarse cuando una persona presenta algunos de los siguientes signos
y síntomas:
 Dolor torácico, que se agrava al respirar profundamente
 Tos
 Dificultad para respirar
 Fiebre, escalofríos
 Fatiga

3. ¿Por qué hacer el análisis?


Para poder diagnosticar la causa de una inflamación de la pleura y /o de una acumulación de líquido en
el espacio pleural (efusión pleural).
4. ¿Qué muestra se requiere?
La determinación se realiza a partir de una muestra de líquido pleural obtenido mediante una técnica
conocida como TORACOCENTESIS
5. ¿Es necesario algún tipo de preparación previa?
Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.
6. ¿Qué es lo que SE ANALIZA?
El líquido pleural se encuentra en la cavidad pleural y sirve como lubricante del movimiento de los
pulmones durante la inhalación y la exhalación. Se forma a partir de un filtrado plasmático desde los
capilares sanguíneos de los pulmones y se encuentra en pequeñas cantidades entre las dos capas de la
pleura, membranas que recubren el interior de la cavidad torácica y el exterior de cada uno de los
pulmones.
Existe una gran variedad de trastornos y enfermedades que pueden producir inflamación de la pleura
(pleuritis) y/o una acumulación excesiva de líquido pleural (efusión pleural). El análisis del líquido
pleural consiste en realizar una serie de pruebas que permiten establecer la causa del incremento de
dicho líquido.
Las dos principales razones por las que se acumula demasiado líquido en el espacio pleural son:
 Alteración del equilibrio entre la presión de los vasos sanguíneos -favorece la salida de fluido
de los vasos- y la cantidad de proteínas de la sangre - favorece la retención de líquido en los
vasos sanguíneos. El líquido así acumulado se conoce como trasudado. En estos casos, la
acumulación de líquido afecta a ambos pulmones y suele ser consecuencia de una
insuficiencia cardíaca congestiva o de una cirrosis, La insuficiencia cardíaca congestiva y
la cirrosis constituyen las principales causas de trasudados. Si el líquido acaba siendo un
trasudado no suelen requerirse pruebas adicionales.
 Daño o inflamación de la pleura – en este caso, el fluido que se acumula se conoce como
exudado. Suele afectar a un pulmón y puede ser consecuencia de procesos infecciosos
(neumonía, tuberculosis), procesos malignos (cáncer de pulmón, cáncer metastático, linfoma,
mesotelioma), sarcoidosis o enfermedades autoinmunes, y en tales casos suelen solicitarse
pruebas adicionales.
Es importante distinguir entre estos dos tipos de fluidos puesto que ayuda a establecer el diagnóstico
de un trastorno o enfermedad especifica. Normalmente, para distinguir entre trasudado y exudado, se
utiliza un conjunto de pruebas iniciales (recuento celular, niveles de albúmina, de proteínas, de lactato
deshidrogenasa y apariencia del líquido). Una vez conocidas las características del líquido que se
acumula, pueden realizarse pruebas adicionales para determinar con mayor precisión la causa de la
pleuritis y/o de la efusión pleural.
7. ¿Qué significa el resultado?
Los resultados de las pruebas pueden ayudar a distinguir entre los dos tipos de líquido pleural y ayudar
a diagnosticar la causa de la acumulación de fluido. El conjunto de pruebas iniciales que se realizan en
líquido pleural ayuda a determinar si se trata de un trasudado o de un exudado.
Trasudado
La causa más frecuente de un trasudado es la insuficiencia cardíaca congestiva o la cirrosis hepática.
Los resultados en líquido pleural suelen ser los siguientes:
 Características físicas - el líquido tiene una apariencia clara
 Niveles de albúmina, proteínas o lactato deshidrogenasa - bajos
 Recuento celular - pocas células presentes
Exudado
Los exudados pueden tener múltiples causas. Los resultados de las pruebas inicialmente realizadas
muestran:
 Características físicas - el líquido tiene una apariencia turbia
 Niveles de albúmina, proteínas o lactato deshidrogenasa - elevados
 Recuento celular – aumentado

La interpretación de los resultados de las pruebas adicionales y las principales causas asociadas
incluyen:
Características físicas - un líquido pleural normal suele ser claro y de color pajizo. La presencia de
resultados anómalos puede proporcionar pistas acerca del trastorno subyacente:
 Líquido pleural de apariencia lechosa apunta a implicación del sistema linfático
 Líquido pleural rojizo indica presencia de sangre
 Líquido pleural turbio o espeso puede indicar la presencia de microorganismos y/o leucocitos
Pruebas bioquímicas - además de la determinación de proteínas y de albúmina, se suele determinar:
 Glucosa – suele ser similar a la de la sangre; puede disminuir en procesos infecciosos y en
la artritis reumatoide
 Lactato deshidrogenasa– los niveles pueden aumentar en las pleuritis de causa infecciosa, ya
sean bacterianas o tuberculosas
 Amilasa – puede aumentar en pancreatitis, en rupturas esofágicas o en
procesos malignos (cáncer)
 Triglicéridos – pueden aumentar si existe afectación del sistema linfático
 Marcadores tumorales – elevados en algunos cánceres
Examen microscópico - un líquido pleural normal puede tener pocos leucocitos, pero no hematíes ni
microorganismos. Los resultados de la evaluación de las diferentes células presentes pueden indicar:
 Recuento de células totales - cantidad de leucocitos y hematíes en la muestra. Puede existir un
aumento de leucocitos en procesos infecciosos y en otras causas de pleuritis. Los aumentos de
hematíes sugieren la existencia de traumatismos, de cáncer o de infarto pulmonar.
 Recuento diferencial de leucocitos - determinación del porcentaje de los distintos tipos de
leucocitos. En procesos infecciosos se puede observar un aumento de neutrófilos. En algunos
cánceres y en la tuberculosis pueden aumentar los linfocitos.
 Citología – se evalúa al microscopio una muestra citocentrifugada y teñida con una tinción
especial con la finalidad de detectar células anómalas. Se realiza cuando existe la sospecha
de mesotelioma o de cáncer metastático. La presencia de células anómalas, como células
tumorales o células sanguíneas inmaduras, puede indicar el tipo de cáncer que puede afectar al
individuo.
Pruebas para detectar enfermedades infecciosas - se pueden realizar pruebas rutinarias para detectar
microorganismos cuando se sospecha una infección.
 Tinción de Gram - observación directa de bacterias u hongos al microscopio. No deberían de
existir microorganismos en el líquido pleural
 Cultivo bacteriano y antibiograma - en caso de que se aíslen microorganismos, el
antibiograma aportará información útil para seleccionar el tratamiento antimicrobiano más
adecuado. El hecho de no identificar microorganismos no excluye la presencia de infección; es
posible que la cantidad sea demasiado baja como para poderlos detectar o que no crezcan en
el medio de cultivo debido a un tratamiento antibiótico previo.

8. Existen algunas pruebas que se solicitan de manera menos frecuente, como algunas pruebas
específicas para virus, parásitos y micobacterias que permiten detectar respectivamente
infecciones víricas, parasitarias y tuberculosis.