Está en la página 1de 34

Los mandalas como instrumento

educativo
Unas profesoras de León proponen el
esta milenaria técnica en la escuela
los beneficios que conllevaría
Desde hace unos veinte años, en algunos países
europeos se viene utilizando la milenaria técnica de
los mandalas en ambientes educativos y de
rehabilitación. Marie Prévaud (1935) ha sido una de
las pioneras en este campo. En nuestro sistema
educativo aún no
han encontrado el hueco ni se ha reconocido la
importancia que merecen, dados sus grandes
beneficios. Desde esta colaboración, sus autoras, tres
maestras de otros tantos centros docentes de León, se
proponen dar a conocer otras múltiples posibilidades
de los mandalas como instrumentos educativos.
¿Qué es un mandala?. El mandala, palabra sánscrita cuyo significado literal es
círculo, es una representación simbólica y arquetípica del universo según la
antigua cosmología budista. Está constituida por un conjunto de figuras y
formas geométricas concéntricas; representa las características más
importantes del universo y de sus contenidos. Su principal objetivo es fomentar
la concentración de la energía en un solo punto durante la meditación.
Los mandalas son utilizados desde tiempos remotos. Tienen su origen ancestral
en la India (imágenes y meditaciones budistas) pero pronto se propagaron en
las culturas orientales, en los indígenas de América y en los aborígenes de
Australia. La mayoría de las culturas poseen configuraciones mandálicas,
frecuentemente con intención espiritual: la “mandorla” –almendra- del arte
cristiano medieval; ciertos “laberintos” en el pavimento de las iglesias góticas,
los rosetones de vitral de las mismas iglesias góticas…
En la cultura occidental, fue Carl G. Jüng (1875-1961) quien los utilizó en
terapias con el objetivo de alcanzar la búsqueda de individualidad en los seres
humanos. Jüng solía interpretar sus sueños dibujando un mandala diariamente,
en esta actividad descubrió la relación que éstos tenían con su centro y a partir
de allí elaboró una teoría sobre la estructura de la psique humana.
Según Carl Jüng, “los mandalas representan la totalidad de la mente, abarcando
tanto el consciente como el inconsciente”. Afirmó que el arquetipo de estos
dibujos se encuentra firmemente anclado en el subconsciente colectivo.
Para Jüng “el mandala es una forma arquetípica”, de ahí que aparezca en
diferentes culturas lejanas entre sí, considera que la comprensión del arquetipo
puede resultar curativa.

Aplicaciones

Los mandalas también son definidos como un diagrama cosmológico que


puede ser utilizado para la meditación. Consisten en una serie de formas
geométricas concéntricas organizadas en diversos niveles visuales. Las formas
básicas más utilizadas son: círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos.
Según la psicología psicoanalítica, el mandala representa al ser humano.
Interactuar con ellos te ayuda a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a
manifestar tu creatividad y a reconectarte con tu ser esencial. Es como
comenzar un viaje hacia tu esencia, te abre puertas hasta ahora desconocidas y
hace que brote tu sabiduría interior. Integrarlas a tu vida te dará centro y la
sensación de calma en medio de las tormentas.
El trabajo de meditación con mandalas puede consistir en la observación o el
dibujo de éstos. El proceso de observación puede durar entre tres y cinco
minutos. También se puede dibujar mandalas o colorearlos. Se recomienda
comenzar por pintarlos. Para ello, se escoge un modelo, se selecciona los
instrumentos (colores, marcadores, acuarelas por ejemplo), se instala en un
sitio tranquilo, con música si se desea. Hay técnicas variadas, todo dependerá
del estado de ánimo y de lo que se desea que el mandala transmita. Si se
necesita ayuda para exteriorizar las emociones, se deben colorear de adentro
hacia fuera; si se desea buscar el propio centro, se pintará de afuera hacia
adentro.
Sus virtudes terapéuticas permiten recobrar el equilibrio, el conocimiento de sí
mismo (intuición creativa e interpretación de sus propias creaciones), el
sosiego y la calma interna (concentración y olvido de los problemas),
necesarios para vivir en armonía.
El coloreado del mandala puede ser realizado por todo el mundo, niños o
adultos que sepan o no dibujar. Cada uno escoge los colores en función de su
estado de ánimo, la intensidad del color, los diferentes materiales para colorear
(acuarela, tintas, rotuladores, lápices de colores, etc.). A la hora de pintar, se
respetará la dirección con la que se empezó y se pintará hasta que se considere
que el mandala está terminado.

Beneficios personales

Los mandalas son un método de curación para el alma.


Los mandalas son la fusión del cuerpo, el espíritu y el alma.
Le ayudan a descubrir su propia creatividad.
Se descubrirá a sí mismo y la nueva realidad que le rodea.
Vencerá a la rutina y al estrés más fácilmente.
Se tranquilizará y ganará en confianza y seguridad.
Trabajo de meditación activa.
Contacto con su esencia.
Se expresará mejor con el mundo exterior.
Ayuda a expandir su conciencia.
Desarrollo de la paciencia.
Despertar de los sentidos.
Empieza a escuchar la voz de su intuición.
Mejora de la autoestima, se aceptará y se querrá más.
Se curará física y psíquicamente.

Justificación psicoevolutiva

Siguiendo a Piaget, Wallon y Erikson, entre otros, el niño pasa por varios
estadios de desarrollo hasta convertirse en adolescente y finalmente adulto. No
hay homogeneidad en las clasificaciones, pero si en la denominación de tres
fases de desarrollo: infancia, niñez, adolescencia. Son tres tipos de inteligencia
distintas, tres maneras de abordar la realidad.
Para Jean Piaget (1896-1980), prestigioso psicólogo conductista, todo el
desarrollo de la inteligencia está en un proceso de estimulación entre los dos
aspectos de la adaptación al medio, la asimilación y acomodación. Cuando un
niño nace, dispone de una capacidad de desarrollo de potencial intelectual. El
hecho de que pueda llegar más o menos lejos va a depender básicamente del
esfuerzo que él haga, pero este esfuerzo va a estar condicionado por los
estímulos que les ofrezca su entorno. La rapidez del avance, a través de los
períodos de desarrollo de la inteligencia, está influida por el entorno
sociocultural, aún cuando el orden de los estadios o fases permanezca
inalterado. La mejor ayuda al desarrollo del niño es un medio ambiente que le
estimule, que le resulte atractivo y gratificante.
Para Henri Wallon (1879-1962), psicólogo neoconductista y afamado
neurólogo, la evolución es un proceso más discontinuo, con crisis y saltos
apreciables, tiene un enfoque más pluridimensional. En la mayoría de los
casos, la pintura puede tener un efecto preventivo, ya que por medio de ella los
niños aumentan la conciencia de sí mismos y pueden superar las crisis de su
desarrollo con mucha más facilidad.
Para Erik Erikson (1902-1994), psicoanalista norteamericano, el desarrollo se
basa en los aspectos psicosociales del proceso evolutivo humano, la vida gira
en torno a la persona y el medio. Cada etapa es avance o regresión de otras
etapas.
Cuando hablamos de inteligencia hablamos también de creatividad infantil; en
la escuela habrá que tener en cuenta que ésta se manifiesta y fomenta por medio
de actividades expresivas, básicamente a través de la expresión dinámica
(actividades lúdicas, el juego) y la expresión plástica (dibujo, pintura).
Sin descuidar la primera vamos a centrarnos en la segunda de las acepciones,
introduciendo los mandalas como instrumento educativo para fomentar y
desarrollar la creatividad en la escuela mediante el dibujo y la pintura, con un
triple objetivo: Desarrollar los sentidos y la capacidad de percepción; fomentar
la iniciativa personal, y estimular la imaginación favoreciendo la libre
expresión.

Objetivos por ámbitos

En el ámbito cognoscitivo: Desarrollar la fluidez, flexibilidad y originalidad


en las ideas del niño.
En el ámbito afectivo y social: Desarrollar actitudes creativas frente a distintas
situaciones que se le presenten.
En el ámbito psicomotor: Favorecer que el niño se exprese de forma creativa
con el uso de distintas técnicas plásticas.
Vamos a centrarnos en aquellos aspectos de desarrollo que más nos interesan
para introducir el tema de los mandalas a nivel psicopedagógico y didáctico.
No importa el enfoque psicoevolutivo que sigamos, todos ello coinciden en
que el éxito de la educación se logra cuando los niños se encuentran
capacitados para enfocar la vida por sí mismos.
Ya desde el primer ciclo de Primaria comienzan a mostrarse la adquisición y
desarrollo de algunas destrezas en el niño. Las habilidades psicomotoras van
aumentando hasta fines de la adolescencia (utilizar lápiz, escribir en pizarra,
pintar dibujos, hacer dibujos, emplear instrumentos, juegos y deportes,
bailes…). Además “el desarrollo de la creatividad debe de ir parejo al de la
inteligencia” (Guilford, 1950). Se han podido establecer altas correlaciones
entre creatividad e inteligencia. La educación ha de contribuir al desarrollo de
la creatividad a través del lenguaje, el juego y la libre expresión creativa de los
trabajos escolares para el desarrollo cognitivo y social más pleno.
Teniendo en cuenta todo lo anteriormente expuesto, la introducción de los
mandalas en la Escuela deberá hacerse no sólo desde el área de Educación
Plástica, sino como forma de expresión entroncada en todo el Currículo oficial
de la Educación Primaria.
Los mandalas ayudarán a la formación de la inteligencia, del razonamiento,
del control y dominio del cuerpo, todo ello desde un prisma de predominio del
pensamiento divergente o creativo.

1. Mandalas infantiles como estímulo al aprendizaje.


Todo es posible si el niño tiene estímulos. O. K. Moore ha demostrado que
cualquier niño es capaz de alcanzar un nivel de rendimiento notable que sólo
es posible si al niño se le confronta con los estímulos necesarios. Los
MANDALAS suponen un estímulo motivador para cualquier aprendizaje de
las distintas áreas del Currículo de Educación Primaria.

2. Mandalas infantiles como medio de expresión.


A través del dibujo, del color, el niño se expresa. Expresa su mundo interior,
pensamientos, ideas, estados de ánimo y relaciones con el mundo de un modo
cada vez más complejo, desde los primeros garabatos a las creaciones artísticas
más abstractas y elaboradas desarrollando con ello su psicomotricidad.
Algunos autores actuales como Stern, Lowenfeld o Arheim han estudiado las
formas de expresión del niño a través de la Expresión Plástica, afirmando su
estrecha relación con el desarrollo integral del niño.

3. Mandalas infantiles como medio de comunicación.


El niño utiliza los recursos de la Expresión Plástica para desarrollar procesos
de comunicación, tanto más ricos cuanto más lo sea el medio y los recursos
que le estimulen y le orienten. A través de formas y colores utilizados con una
u otra intención el niño busca comunicarse con los demás, comunicar su
interpretación de la realidad, proyectar sus impresiones. A través de las
imágenes de sus dibujos, de las producciones de sus pinturas, el niño intenta
comunicar a sus interlocutores la realidad de un mundo interno que necesita
compartir con los demás.

4. Mandalas infantiles como medio de producción.


Desde los garabatos, los remolinos, esferas a las producciones de mandalas
más elaboradas, el niño va evolucionando en su creatividad productiva y
habilidad psicomotriz.
En un análisis de la producción gráfica, Arnheim observa que los ángulos
sustituyen a curvas, la continuidad a la discontinuidad, comenzando por el uso
de figuras esféricas para pasar después a trazos rectos.
La producción plástica deberá ser tenida en cuenta como una faceta importante
del desarrollo integral del niño en todas las edades.
5. Mandalas infantiles como técnica de relajación.
Un adulto ante un problema puede verbalizarlo expresando así sus
sentimientos. Un niño se relajará utilizando un tipo de expresión no verbal ya
que no saben expresar con palabras sus sentimientos, puede entonces usar otro
medio que no sean las palabras.
La actividad creativa de los mandalas en estos de niños tensos, introvertidos y
con tendencia al aislamiento es muy útil.
Tradicionalmente la educación es analítica, todo tiene una relación de causa a
efecto, los procesos siguen una lógica definida. Con ello se trabaja casi en
exclusiva el hemisferio cerebral izquierdo que procesa la información verbal,
que codifica y decodifica el habla.
Se ha dado muy poca importancia al hemisferio cerebral derecho que se dedica
a la síntesis, combina las partes para formar un todo. La expresión en este
hemisferio no es verbal, es por imágenes. Actualmente se dedica más tiempo
a la expresión plástica, a la creatividad y a la expresión artísticas .Trabajar la
educación artística de forma sistemática es abrir al niño a un mundo en que la
fantasía y la percepción multisensorial serán para él nuevas posibilidades de
enriquecimiento y de expresión.
Aprender a percibir la belleza es fundamental ya que estimula el desarrollo
integral de las capacidades humanas, que muchas veces quedan limitadas a lo
estrictamente analítico.
Las técnicas de relajación son un medio indispensable de educación que lleva
progresivamente al dominio de los movimientos y, como consecuencia, a la
disponibilidad del ser entero.

6. Mandalas infantiles como medio de superación de situaciones emocionales


negativas (fobias, ansiedad, temores nocturnos, acosos escolares,
experiencias traumáticas).
Mientras se pinta en el subconsciente desaparecen los problemas porque nos
encontramos en un estado de total relajación y concentración. Las respuestas
de reacción a estados emocionales negativos van desapareciendo y poco a poco
se transforman. Para el niño pintar o crear mandalas puede ser un medio de
autoterapia.
Por todo lo anteriormente expuesto, como docentes consideramos que no se
debe desdeñar la importancia de los mandalas como un instrumento educativo
más de importante valor psicopedagógico. Recomendamos la práctica en las
escuelas, a todos los niveles y desde todas las áreas; en un mundo como el
nuestro cada vez más carente de valores no está de más ayudar a que nuestros
alumnos descubran su mundo interior y canalicen de forma positiva sus
energías.
Para que te animes a experimentar por ti mismo, adjuntamos uno de nuestros
modelos de mandalas.

AQUÍ ESTAN LOS MANDALAS

http://www.orientacionandujar.es/2009/02/23/fichas-atencion-mandalas-ii/
Escribió Carl Jung: "Los mándalas están todos basados en la
cuadratura del círculo. Su motivo básico es la premonición de
un centro de la personalidad, una especie de punto central
dentro de la psique, con el que todo está relacionado,
mediante el cual todo está ordenado y que es en sí mismo una
fuente de energía.
ORIGEN

Asiri significa en Quechua sonrisa que viene del corazón.


Este método proviene del grupo ASIRI fundado en 2007, en Perú, por Ivette
Carrión Torres y su hermana, Carmen Castañeda Torres. Este grupo se dedica al
desarrollo de nuevas infraestructuras y a la investigación de terapias y de nuevas
metodologías destinadas a educar y transformar en estilos de vida saludables
nuestra actual metodología de enseñanza.

Es una propuesta educativa integradora, que busca el desarrollo de la persona


utilizando fundamentos científicos, pedagógicos y culturales. Se favorece su
maduración, incentivando su creatividad innata y motivando su intuición y
compromiso ecológico y es apto tanto como para niños y jóvenes de todas las
edades como para adultos y maestros.
Creamos un espacio que les permite crecer, conociéndose a sí mismos y al
ambiente que les rodea. El aprendizaje es integrador, uniendo las capacidades de
los dos hemisferios cerebrales, combinando lo lineal con el arte y el espacio con el
tiempo.

La pedagogía ASIRI utiliza el sonido, el color y la forma lográndose así


aprendizajes significativos dentro del salón de clases y despertando en el alumno
capacidades, actitudes y valores que están dentro de él.

Utiliza el mándala metodológico que contiene 7 caminos, 3 perspectivas y 3


estados del ser.Las tres perspectivas son: Ciencia que viene de
Occidente, Alma que viene del Oriente y Tierra, la cultura ancestral heredada.
Estos tres se combinan con los tres estados: el Amor (sonido), la Sabiduría(color)
y la Voluntad (forma). De estas relaciones aparecen otros 3 principios:
el Sentir (permite vivenciar), el Pensar (reflexionar lo aprendido) y elHacer (aplicar
con voluntad)
ORGANIZADORES GRAFICOS DE IDEAS
Estos organizadores expresar hipótesis, elaborar secuencias, establecer relaciones causa-
efecto, identificar similitudes y diferencias, organizar y relacionar conceptos, realizar mapas
semánticos o exponer argumentos.
Los organizadores gráficos permiten organizar, interrelacionar y presentar visualmente
información, ayudando al profesorado y al alumnado de cualquier edad a comprender ideas,
exponerlas con claridad y estimular su creatividad.
Existen algunos como:
- Super notas
- Diagramas de doble exposición
- Conexión de ideas
- Llaves
- Mapas conceptuales
- Diagrama de secuencia
- Mándala
- Mapas mentales
- Árbol de representación y exposición
- Arbol de problemas
- Bosquejo esquemático
- Diagrama de ven
- Ciclo
- Cuadro de resumen

Significado de los Colores

Un mándala siempre va a ser positivo sea cual sea su color, pero resulta doblemente útil, cuando nosotros
ya hemos localizado algún problema, y queremos atacarlo, entonces podríamos ayudarnos eligiendo algún
color determinado, el cual actuaría de manera directa, acelerando el proceso de curación.
A continuación te doy una lista de los puntos que toca cada color, estos mándalas también los puedes usar
junto con el curso de chakras, dependiendo el chakra que quieras trabajar será el color del mándala que
elijas.

Tabla de Colores:

Rojo, Primer Chakra. Es el color del amor, la pasión, la sensualidad, la fuerza, resistencia, independencia,
conquista, impulsividad, ira, y odio. Impulsa la fuerza vital a todo el cuerpo. Incrementa la confianza y
seguridad en si mismo, permite controlar la agresividad y evitar querer dominar a los demás. En el aspecto
físico proyecta energía la parte inferior del cuerpo, suministra fuerza a los órganos reproductores. Esencia
de supervivencia.

Naranja, Segundo Chakra. Energía, optimismo, ambición, actividad, valor, confianza en si mismo, afán de
prestigio, frivolidad. fomenta la tolerancia para socializar y proyectarse con toda la gente. Incrementa la
autoestima, ayuda a enfrentar todos los retos para la evolución de la persona. Enseña a utilizar los éxitos
o fracasos como experiencias y aprendizajes. Propicia energía positiva para llevar a cabo los proyectos o
las metas. En el aspecto físico proyecta energía al intestino delgado y colon, todos los procesos
metabólicos y los ganglios linfáticos inferiores.

Amarillo, Tercer Chakra. Es la luz, el sol, alegría entendimiento, liberación, crecimiento, sabiduría,
fantasía, anhelo de libertad, envidia, superficialidad. Ayuda liberar los miedos internos. Permite manejar
con balance el ego, las desilusiones, todo lo que afecta emocionalmente. Ayuda a canalizar mejor la
intelectualidad. En el aspecto físico proyecta energía al aparato digestivo, hígado, vesícula, páncreas,
bazo,y riñones.

Verde Cuarto Chakra. Equilibrio, crecimiento, esperanza, perseverancia, voluntad, curación, integridad,
bienestar, tenacidad, prestigio. Falta de sinceridad, ambición, poder. Proyecta tranquilidad y balance en lo
sentimental. Permite expresar los sentimientos más libremente. Expande el amor interno hacia uno mismo
y los demás. Ayuda a liberarse del apego a las posesiones o las falsas excusas. Es el filtro del equilibrio en
todo el cuerpo. Ayuda a controlar el sentido de posesión y los celos. En el aspecto físico, proyecta energía
vital al sistema circulatorio, cardiovascular, corazón.

Azul Quinto Chakra. Calma, paz, serenidad, seguridad, aburrimiento, paralización ingenuidad, vacío.
Ayuda a exteriorizar lo que se lleva por dentro, permitiendo evolucionar a medida que se van dando
cambios en la vida de la persona. Evita la frustración y la resistencia para comunicarse la gente, permite
tener tolerancia a los pensamientos de los demás. En el aspecto físico proyecta energía a los pulmones,
garganta, traquea, ganglios linfáticos superiores y ayuda a evitar las alérgicas y padecimientos de la piel.

Indigo Sexto Chakra. Ayuda a comunicarse con el ser interno, abriendo la intuición. Permite aprender a
dejar fluir los mensajes del cerebro, conectando directamente a la inteligencia de la conciencia cósmica.
Fomenta el control mental y expande los canales de recepción para percibir la verdad en cualquier cosa o
nivel de vida. Estimula la confianza en ser guiado por su propio sentido interior. En el aspecto físico,
proyecta energía vital al cerebro, sistema nervioso, sistema muscular y óseo.

Violeta Séptimo Chakra. Mística, magia, espiritualidad, transformación, inspiración. Pena, renuncia,
melancolía. Proyecta el contacto del espíritu con la conciencia profunda del cosmos. Expande al poder
creativo desde cualquier ángulo, música, pintura, poesía, arte, permitiendo a la persona expresar su visión
de la realidad y su contacto con la fuente primordial, el creador del universo. Ayuda a no ser extremista o
absolutista, con el fin de expanderse explorando las dimensiones de la imaginación y el conocimiento.

Rosa. Amistad, sociabilidad, comunicación, imaginación, humor, encanto, egoísmo, necesidad de


reconocimiento. Envía estímulos de equilibrio total en todos los niveles. Amor universal, bondad. Paz
interna, autovaloración. Equilibra las emociones, ayuda a liberar los resentimientos, el enojo, la culpa, los
celos.
Si lo combinas con el verde o el azul, te ayudará a equilibrar el extremo feminismo y la cursilería. En el
aspecto físico, proyecta energía al corazón y te ofrece una curación completa en todos los niveles a través
del rayo rosa.

Tipos de Mandalas
Mandalas Permanentes

Son los que utilizan los adeptos, discípulos o iniciados para meditar.
Pintados sobre seda o papel, representan las distintas divinidades, o los diferentes estados de
conciencia místicos. La visualización de esta imagen ayuda a la mente a concentrarse en un solo
punto, y a conectar con la energía de las diferentes divinidades. Son las tankas tibetanas.
Mandalas Temporales

Estos muestran la impermanencia de la vida.


Se realizan en el suelo con arena y arroz como parte de rituales y ceremonias ya sea para atraer
la abundancia, fortalecer la salud, proteger al individuo de las fuerzas negativas, o para contener
a la divinidad de forma temporal. En algunos casos pueden tardar de de 5 a 8 días en hacerlos y
una vez realizada la ceremonia son borrados
Mandalas en tres dimensiones

Pueden ser pequeños hechos en bronce o arcilla; son empleados para


invitar a la divinidad a entrar durante la ceremonia de iniciación.
También hay arquitecturas hechas en forma de mandala, “áreas sagradas”, como pueden ser la
stupas budistas y jainistas (monumentos en donde se guardan las reliquias y las cenizas de los
santos) y templos en donde residen las divinidades de forma permanente.
Mandalas Cósmicos
Estos representan el orden del universo.
Son los que se corresponden a la necesidad del hombre por ordenar y comprender las fuerzas
dialécticas e invisibles del comos. Estos mandalas en su estructura y ejecución tienen en cuenta
la geometría sagrada como símbolo del cosmos: el cuadrado, el círculo, las puertas de entrada y
salida, etc…
Mandalas como arte

En este sentido todo proceso creativo es en sí mismo un mandala.


De la abstracción a la concreción, es decir, el mandala no es la obra final sino la actitud
generadora del orden que permite que nuestra atención y canalización de la energía se
concentre en una sola dirección; entendiendo como mandala no el resultado de la obra sino todo
el proceso de materialización de la misma.
Mandalas de Energía o Mandalas Corporales

Son Centros de Energía que tenemos en el cuerpo, llamados Chakras, cada


uno de los cuales, está relacionado con una función vital, un elemento, un color y con actitudes,
dominios y derechos de nuestra existencia.
Mandalas Psíquicos - “El Trazo Amable”

En este contexto el mandala se puede definir como la estructura de un


determinado comportamiento de nuestra conciencia colectiva. Son dibujos que de alguna
manera intentan compensar y ordenar nuestra dispersión mental en ese preciso momento.
Normalmente son formas que surgen a partir de simples figuras geométricas: círculos, espirales,
palos… Son esos dibujos que de manera inconsciente dibujamos en un papel mientras
hablamos por teléfono, tomamos un café o estamos en alguna reunión…
Mandalas arquetipos de la naturaleza
Las flores, los anillos de un árbol, un caracol, una rueda, un pecho, el iris
del ojo, las ondas en el agua…
Mandalas arquetipos del ciclo de la vida

El ciclo de la estaciones del año. El desarrollo de una persona: bebe, niño,


adolescente, joven, adulto, anciano.El reloj interno: dormir, despertarse, comer… el ciclo del día
a día. El ciclo menstrual

Los Mandalas y Jung

Luciana Romina Schill

Introducción:

En el siguiente trabajo desarrollaré el concepto de Mandala y alguna de sus particulares


características y posteriormente las relacionare con la psicología de Jung quien ha extraído las
enseñanzas de las tradiciones espirituales orientales para arrojar alguna luz sobre determinados
procesos y mecanismos de la psique humana. Jung descubre uno de los símbolos
fundamentales que identifican y reúnen a todas las tradiciones espirituales de oriente: los
Mandalas.

Desarrollo:

Mandala es un término de origen sánscrito bajo el cual se designa al círculo.


Pero no se trata de una mera figura geométrica sino de una herramienta que se vale la
meditación para su práctica.

El mandala consiste en una serie de círculos concéntricos que se despliegan a partir de un


núcleo reproduciendo con ello el movimiento de la concentración y de la meditación, las
sucesivas proyecciones concéntricas que se desplazan a partir de aquel centro representan a la
operación específica.

Esta centralidad inherente se ha interpretado en términos budistas como un sendero que


conduce hacia la iluminación porque ofrece una estructura ordenada, sintética y armónica en el
contexto de un mundo caótico y veloz. Esta relación entre el centro y la región externa-es decir,
el individuo y el cosmos-propone un recorrido de lo más general a lo particular y viceversa.

Durante este proceso de redescubrimiento del núcleo y su relación con el entorno el Mandala se
convierte en foco de meditación y contemplación.

Esta experiencia mental estrecha los lazos con la realidad última porque el hacer referencia al
universo en su totalidad, la existencia humana queda implícitamente comprendida en su seno.
El budismo interpreta los Mandalas como representaciones del macrocosmo y microcosmo.
La particular característica de los diseños está basada en la inscripción de un círculo en el
interior de un cuadrado que lo contiene: el centro es el principio, el punto en el que coexisten
fuerzas opuestas que lo convierten en un espacio de concentración de energía y al que el ser
humano tiende incluso en forma inconsciente.
Por su parte el cuadrado es la combinación y ordenación regular de cuatro elementos, que
representa lo estático y carente de dinamismo pero provisto de perfección. Los elementos, las
estaciones, las etapas de la vida humana y los puntos cardinales-nociones que otorgan orden y
fijeza al mundo-se expresan mediante la cuaternidad.

Algunos ejemplos de Mandalas

Para los tántricos el Mandala mas importante es el llamado Shri Yantra.


En este Mandala están representados varios símbolos.
Dentro del cuadrado externo se dibujan 6 círculos concéntricos y dentro de ellos 9 triángulos
cruzados que simbolizan las energías divinas femeninas y masculinas.
También se suelen representar dos círculos concéntricos con 8 y 16 pétalos de loto y alrededor
de ellos un cuadrado protector conocido como la “casa del mundo”.
Esta estructura mandálica es utilizada por los budistas habitualmente.

Shri Yantra Mandala

Para los budistas tibetanos el Mandala mas sagrado es el Kalachacra

Este Mandala es el más complejo de la tradición tibetana se define con respecto a uno de los
textos sagrados tibetanos el “ Tantra Kalachacra” que trata sobre una cosmología y una teoría
apocalíptica de la historia.

La significación del círculo mandálico describe el principio supremo que rige la acción y el
movimiento del universo.
El movimiento circular desde el punto de vista de su significación simbólica es considerado el
movimiento perfecto, siendo la esfera su figura representativa.
El universo se mueve en círculos. El círculo mandálico expresa tal movimiento a partir de un
núcleo central en torno al cual giran todos los opuestos: vida y consciencia, el bien y el mal, lo
masculino y lo femenino el yin y el yang. El círculo mágico, el Mandala es el origen de todas las
cosas a partir de lo uno indiviso e indiferenciado, gracias al movimiento circular perpetuo, lo
uno comienza a escindirse en los sucesivos pares de opuestos que parten de ese núcleo central
originario, fuente de todo lo que existe. Este centro representa al agente creador por
excelencia.

La meditación con Mandalas es una de las técnicas en la práctica del Yoga.


Yoga en sánscrito significa unión. Esa unión en el arte del yoga es integrar aquello que Dios nos
ha dado : cuerpo, mente y alma, es decir , reunir estos vehículos alterados del sí-mismo a fin
de que la humanidad pueda desarrollar la unidad entre ellos Asimismo , meditación es
integración: hacer que las partes desintegradas del hombre se vuelvan uno.

Carl Gustav Jung (1875-1961) postuló que los Mandalas eran representaciones de la mente,
puesto que se trataban de arquetipos en los que confluían los aspectos conscientes e
inconscientes de los seres humanos. Por lo tanto empleo la pintura de Mandalas como recurso
terapéutico para identificar desórdenes emocionales en sus pacientes y trabajar en procura de
la integridad de la psiquis humana. Jung consideraba que el comportamiento del individuo se
formaba a partir de dos estructuras básicas de consciencia: la individual y la colectiva. La
primera era el resultado de la experiencia vital de la persona en tanto que la segunda se
heredaba del medio circundante próximo. Desde esta perspectiva el centro del Mandala se
asociaba con la manifestación de la individualidad-concebido como objetivo destinado a
perfeccionar- y los contornos representaban el marco social en el que ese rasgo único se
desarrollaba.

El Mandala como símbolo

El símbolo es una unidad sintética de significado entre dos polos opuestos: lo manifiesto y lo
oculto. Tras su sentido objetivo y visible se oculta otro sentido invisible y más profundo. Unen a
través de sus imágenes la vida consciente e inconsciente del individuo, a modo de integración.
Lo simbólico se puede expresar tanto en el arte gráfico como en las formas dinámicas de las
fantasías, las visiones y los sueños.

Los estudios de Jung sobre el simbolismo del Mandala lo condujeron a definirlo como “la
expresión psicológica de la totalidad del ser”.
Según Jung en el interior de la psiquis del individuo existía un núcleo relativamente protegido
de la influencia de los miedos las obsesiones u otros elementos que generaban caos y malestar.
De acuerdo con esta teoría el Mandala constituía una imagen circular que detentaba un centro
difusor de orden que compensaba la confusión presente en el estado psíquico. A través de ese
núcleo se establecía la construcción de un punto central con el que todo lo demás se
relacionaba.
Para Jung la producción de símbolos mandálicos era un medio eficaz para alcanzar la unidad
simbólica y le permitía al sujeto llevar a cabo la conciliación entre la esfera consciente y el
domino inconsciente, teniendo en cuenta que la simbolización es el mecanismo fundamental por
el cual se manifiesta el inconsciente , la producción de dibujos mandálicos era más eficaz que el
proceso mismo del análisis.

El inconsciente colectivo

El concepto de inconsciente colectivo fue postulado por Jung para explicar la existencia de un
lenguaje compartido por los seres humanos de todo tiempo y lugar. Esta herencia de la
humanidad , según su teoría, estaba formada por símbolos primitivos ( imágenes primordiales)
que permitían la expresión del contenido de la psiquis que trascendía el marco de la razón, por
lo tanto la humanidad poseía un sustrato común de contenido inconsciente.
Las imágenes primordiales son los arquetipos. Jung definió a los arquetipos como formas o
imágenes de naturaleza colectiva, que dan casi universalmente como constituyentes de los
mitos y, al mismo tiempo, como productos individuales autóctonos de origen inconsciente.
Los arquetipos son los patrones fundamentales de la formación de símbolos que se repiten en
los contenidos de las mitologías de todos los pueblos de la historia de la humanidad.
De los arquetipos dependen las últimas y más profundas motivaciones de la mente y la
conducta humana individual y colectiva.
Las pautas culturales en última instancia dependen de los arquetipos.

Jung creía ver en el círculo del Mandala a la expresión de los antagonismos y polaridades
psíquicas, siendo el inconsciente el centro rector que gobierna a los opuestos. El nombre
psicológico de esta dialéctica es llamada “ ambivalencia”.
La presencia de lo masculino y de lo femenino,
El yin y el yang, lo consciente y lo inconsciente son a la vez recíprocos y excluyentes, se hacen
uno y luego vuelven a separarse. La represión de este núcleo hace que su fuerza resulte más
persistente e ingobernable.

Los fenómenos de escisión y división recogidos por la psiquiatría occidental bajo la forma de
esquizofrenia o psicosis, remiten al proceso de disgregación de la unidad originaria como
resultado, dice Jung, de la colisión entre lo consciente y lo inconsciente. En las tradiciones
espirituales orientales la escisión no posee un valor psicológico sino que es la expresión de un
nivel de consciencia inferior.
Jung consideraba la escisión como una tendencia inherente a la psique humana, sea esta
oriental u occidental.

Por ello Jung prescribió desligar la conciencia de todo aquello que la someta a la dualidad
aparente, a fin de que la misma pueda percibir lo esencial.
La conciencia debe desligarse de toda voluntad de dominio y de cualquier intromisión del ego,
de esta manera la conciencia ya no le impone su ley a la vida sino que se suma a ella se uno
con la totalidad. Una y otra son contiguas, y por lo tanto sincrónicas. No hay anhelos, deseos o
propósitos con arreglo a los cuales el curso de la existencia es obligado a desviarse o
ramificarse.
El hombre regresa, así, a la fuente de la cual proviene.

La armonía de la parte inconsciente con la consciente del sujeto se encuentra en el sí-mismo o


self. Según Jung “el self es el orden dentro de la psique”. Este concepto es lo opuesto al yo. El
self es un arquetipo equilibrador de las partes concientes e inconscientes del sujeto. Así, la
salud del sujeto equivale al proceso adecuado del self, que atiende a los elementos de la
consciencia y a integrar los aspectos inconscientes. Entendido de esta manera un malestar
emocional es provocado si las expresiones del inconsciente no son adecuadamente atendidas y
simbolizadas

.
La unificación de las esferas conscientes e inconscientes garantiza el desarrollo del proceso de
individuación, este último concepto implica el equilibrio y armonización de la psique, la
búsqueda de la realización del propio ser.
La posibilidad de integrar la totalidad de lo profundo del inconsciente colectivo hacia la opción
de creatividad y el desarrollo personal alcanzando así la autorrealización.

Para los junguianos, la única posibilidad que tiene el hombre de salir de la angustia y vacío del
mundo moderno, es abrirse a los mensajes de crecimiento personal que proporciona el
inconsciente universal y objetivo, a los mensajes del inconsciente colectivo.

Jung postulaba que el único camino era apartarse de la ilusión (Maya) del mundo moderno
experimentar las fuerzas “numinosas” (espirituales) las verdades universales y eternas que
residen en su inconsciente colectivo.

Jung equiparó el Mandala con el ojo humano en términos morfológicos y en sentido espiritual.
Consideró que se trataba de un prototipo de Mandala porque este órgano humano representaba
la vista y la luz, así como la consciencia.
Se trataba según su postura, de una parte del ser humano que contemplaba al universo y
determinaba la posición del observador en éste; absorvía energía cósmica y la exhibía ante el
espíritu interior. Representaba la Unión entre el individuo y el cosmos.

Por otra parte observó que la disposición concéntrica de los elementos del Mandala y en
simetría radial constituían las propiedades inherentes del iris ocular.
Para Jung, la presencia simultánea de varios diseños oculares, denotaba la interpretación del
inconsciente como una consciencia múltiple.

Conclusión:

El Mandala constituye un nexo entre la consciencia actual y los orígenes remotos de la


humanidad. Su núcleo establece relaciones con todo lo circundante, determina un centro de
ordenación de los elementos mas allá de su función ritual el Mandala resulta curativo con
respecto a ciertos procesos de escisión y división de la persona, pues le permite establecer las
mediaciones simbólicas necesarias para alcanzar el estado de “centración del si- mismo” por
ende la autorrealización y el crecimiento personal.

Así la producción y creación de Mandalas conecta nuestra consciencia con la riqueza de nuestro
mundo interior creativo, sus propias capacidades y el potencial de nuestro inconsciente

Comparación de las características de la modalidad izquierda y la


modalidad derecha

Modalidad Izquierda
Verbal: utiliza palabras para nombrar, describir, definir
Analítica: soluciona las cosas paso a paso, parte a parte
Simbólica: usa un símbolo para representar algo. Ej.: + representa suma
Abstracta: toma un pequeño fragmento de información y lo usa para
representar el todo
Temporal: lleva cuenta del tiempo y ordena las cosas en sucesión
Racional: extrae conclusiones basándose en la razón y los datos
Digital: usa números, como al contar.
Lógica: extrae conclusiones basándose en la lógica. Ej.: teorema matemático
Lineal: piensa en función de ideas encadenadas, de modo que un pensamiento
sigue directam ente a otro. Conclusiones convergentes.

Modalidad Derecha

No verbal: utiliza la cognición no verbal para procesar las percepciones


Sintética: une las cosas para formar todos completos
Real: se relaciona con las cosas tal como son en el momento presente
Analógica: ve semejanzas entre las cosas, comprende las relaciones
metafóricas
Atemporal: no tiene sentido del tiempo
Irracional: no necesita basarse en la razón ni en datos, posterga los juicios
Espacial: ve las relaciones entre una cosa y otra y la manera en que las partes
se unen para formar un todo
Intuitiva: da saltos de comprensión, con frecuencia basándose en sensaciones,
imágenes visuales, corazonadas.
Holista: ve la totalidad de las cosas de una vez, percibe las formas y
estructuras en su conjunto. Conclusiones divergentes.

Sus formas y colores tienen un significado especial; a continuación resumiremos algunos de sus
significados:
 Circulo: Lo absoluto, el verdadero yo, movimiento.

 Corazón: Sol, amor, felicidad, alegría, sentimiento de unión.

 Cruz: Unión del cielo y la tierra, vida y muerte, lo consciente y lo inconsciente.

 Cuadrado: Procesos de la naturaleza, estabilidad, equilibrio.

 Estrella: Símbolo de lo espiritual, libertad, elevación.

 Espiral: Vitalidad, energías curativas, búsqueda de la totalidad.

 Hexágono: unión de los contrarios.

 Laberinto: Búsqueda del propio centro.

 Mariposa: auto renovación del alma, transformación y muerte.

 Pentágono: silueta del cuerpo humano, tierra, agua y fuego.

 Rectángulo: Estabilidad, rendimiento del intelecto, la vida terrenal.

 Triángulo: Agua, inconsciente, vitalidad transformación, agresión hacia uno mismo (dependiendo de hacia
donde esté dirigida la punta del triángulo.

 Los colores por otra parte, también tienen un significado especial que denota el estado de ánimo del creador.
 Blanco: La nada, pureza, iluminación, y perfección.

 Negro: Muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, e ignorancia.

 Gris: Neutralidad, sabiduría, renovación.

 Rojo: Masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión.

 Azul: Tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.

 Amarillo: sol, luz, jovialidad, simpatía, y receptividad.

 Naranja: Energía, dinamismo, ambición, ternura, y valor.

 Rosa: Femenino, infantil, dulzura, y altruismo.

 Morado: Amor al prójimo, idealismo y sabiduría.

 Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, y esperanza.

 Violeta: Música, magia, espiritualidad, transformación, e inspiración.

 Oro: Sabiduría, claridad, lucidez, y vitalidad.

 Plata: Capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes y bienestar.

Cómo interpretar un Mandala

Aquí encontrarás una explicación de la simbología de los elementos que componen un mandala.
Es una interpretación del mandala que has escogido y los colores que has utilizado. Las
mandalas respionden a tu estado de ánimo. Los colores los eliges conforme te sientas ese día y
necesites.

La meditación va paralela al color y dibujo,mientras dibujamos y pintamos nuestra mandala nos


abstraemos del mundo que nos rodea. Es una forma y una técnica de visualización muy buena.

Las mandalas son unos círculos, su orígen se sitúa en La India pero se han encontrado una
especie de mandalas también en otras regiones como el Antiguo Egipto y zonas de América
como la tierra de los Navajos, los Aztecas, Incas. El término " Mandala" significa " círculo" en
sánscrito.

Los tibetanos utilizan las mandalas para meditar. ¿ Por qué? porque su elaboración hace que te
concentres. No son meros círculos llenos de color sino que tienen aplicaciones terapéuticas al
ayudar al cerebro. ¿Cómo? Pues el hemisferio racional se fija en las formas geométricas de las
Mandalas y el izquierdo en los colores: la lógica y la creatividad.

Las mandalas deben pintarse de dentro a fuera así vamos sacando lo mejor de nosotros mismos.

Elementos que forman la estructura de un Mandala


- El círculo hace referencia a las cosas que no tienen nombre y que no se pueden unificar,
mientras que el punto central representa el núcleo divino o el yo.
- La línea horizontal separa la parte superior del mundo de la inferior. Es símbolo de la
energía de origen materno.
- La línea vertical conecta el mundo terrenal con el sagrado y simboliza la energía.
- La cruz del mundo conecta la sustancia de origen materno con la energía, formando un
punto central.
- La espiral significa desarrollo y dinámica del proceso interior.
Símbolos de las formas de un Mandala y su Significado
Ojo: clarividencia, ojo de Dios y el Yo.
Árbol: vida que se renueva por sí misma, conexión con el subconsciente, conciencia,
crecimiento, sentimientos maternales, arraigo pero también estancamiento, personalidad.
Rayo: iluminación, sabiduría, energías espirituales, curación.
Flor: belleza, fugacidad, alma, matriz.
Triangulo (vértice hacia arriba): fuerza de vida, cambios, masculinidad, creatividad.
Triangulo (vértice hacia abajo): agresiones contra uno mismo. Triángulo: si tiene el
vértice hacía abajo: agua, inconsciente. Si lo tiene hacia el centro: vitalidad
y autotransformación.
Corazón: amor y felicidad, sol, valor, sentimientos, reconocimiento y voluntad. Corazón:
Significa el sol, la felicidad, el amor, la alegría, el sentimiento de la unión.
Hexágono: unión, finalización de trabajos, armonía y satisfacción. Hexágono: la unión de
los contrarios.
Pentágono: la silueta del cuerpo humano, la Tierra, el fuego y el agua.
Círculo: movimiento, lo absoluto, Dios, el Yo. Círculo: Significa el movimiento, el
cambio, lo absoluto, el verdadero yo.
Cruz: unión cielo y tierra, subconsciente y consciencia, vida y muerte, dificultades,
reconocimiento aspectos oscuros, superación de la propia estructura instintiva.
Cruz: la unión del cielo con la tierra, la vida y la muerte, lo conscinete e
inconsciente, todos aquellos aspectos opuestos a nuestra personalidad.
Laberinto: búsqueda del propio centro. Laberinto; es la búsqueda de nuestro propio
centro.
Cuadrado: equilibrio, razonamiento, perfección, transformación del espíritu en materia.
Cuadrado: Significa los procesos de la naturaleza, la estabilidad y el
equilibrio.
Rectángulo: la estabilidad, el rendimiento del intelecto.
Cuadratura del círculo: unión cielo y tierra, opuestos equilibrados, energía del yo,
purificación.
Rueda: empuje y dinámica.
Arco iris: unión Dios-Hombre, principio masculino y femenino, fertilidad, renacimiento.
Mariposa: auto-renovación del alma, cambios, muerte y renacimiento. Mariposa. es la
auto renovación del alma. La transformación y la muerte.
Telaraña: feminidad, estado fetal, niñez, nuevo comienzo.
Espiral: fuerza de vida, energías curativas, afán de unidad. Espiral: Vitalidad, energías
curativas.
Estrella: persona realista, sentido identidad, autoconciencia, superación, individualidad.
Estrella: Espiritualidad, la libertad, la salvación.
Animal: aspectos instintivos, símbolo para estados del subconsciente.
Gotas: masculinidad, fertilidad, purificación interior.
Pájaro: alma humana, símbolo del espíritu, fantasía.
Los números en los Mandalas y si significado
Las formas no son otra cosa que números cambiados por imágenes y siempre son factores
que ordenan el cosmos. No solo determinan la esencia de todas las cosas existentes en la
naturaleza, sino que también las dominan, ya que son las causas de su orden.

Uno: Postura erguida del ser humano, símbolo del origen, unidad y totalidad, Dios e
individualidad, centro como unión de fuerzas, integridad, vivencias infantiles.
Dos: gemelos, el oponente, su pareja, creación y procreación pero también separación,
contradicciones y diferencias, dudas y conflictos, materia, Yin.
Tres: movimiento, vitalidad, estímulo, proceso, símbolo para el hombre, la mujer y el niño,
lo nuevo y las realizaciones, independencia, lo divino, auto-reconocimiento, Yan.
Cuatro: totalidad, alejamiento y tranquilidad, unifica opuestos, racionalidad, desarrollo de la
conciencia, búsqueda del propio lugar en la vida y del auto-reconocimiento.
Cinco: unidad, símbolo del centro y del amor, conexión armónica del Yin y Yan, rechazo del
mal, salud, sexualidad, sensualidad, conexión con la realidad, sueños.
Seis: femenino y masculino, unidad y penetración, unión de contradicciones, creatividad,
perfección, final de un proceso creativo, satisfacción y realización.
Siete: cielo y tierra, vía hacia desarrollo personal, final de una etapa en la vida, trabajo
interior.
Ocho: orden y equilibrio cósmico, felicidad, armonía, simetría, infinito, constante cambio y
renacimiento, totalidad, el propio Yo.
Nueve: mente creativa, símbolo del cielo, enigma existencia humana, energías espirituales
positivas.
Diez: círculo cerrado, unidad y totalidad, perfección y principio de Dios, virtud y moral,
matrimonio, visión real de la vida.
Once: conflictos indisolubles, pecados, caos, transición.
Doce: unidad y totalidad, felicidad, cumplimiento en el tiempo y espacio, perfección,
redención, ciclo vital de la naturaleza, acabado, eterna espiral del desarrollo.
Trece: engaño e infidelidad, final infeliz, culminación del proceso interior.
El Simbolismo en los colores
AMARILLO
Por excelencia es el color del sol, de la intuición y de la iluminación. Atributo del Dios Apolo,
de la generosidad y del intelecto. Tradicionalmente, corresponde al elemento aire.

Positivo: alegría, confianza, intuición, constancia, crecimiento, sabiduría, liberación, espíritu


emprendedor y fantasía.
Negativo: superficialidad, envidia, presunción y miedo a las dificultades económicas.
Amarillo: sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad.
AZUL
Tradicionalmente, es el color del cielo, del espacio y del mar, profundidad y pensamiento.
Relacionado con el elemento aire y con los signos de piscis y sagitario.

Positivo: paz, tranquilidad, relajación, serenidad, seguridad, bondad y lealtad.


Negativo: aburrimiento, paralización, vacío e ingenuidad.
Azul: tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.

BLANCO
Surgido de la combinación o visión simultánea de todos los colores. Es el símbolo por
excelencia de la pureza y la alegría. En la cosmología hindú representa el ascenso hacia la
luz originaria. Blanco: Nada, pureza, iluminación y perfección.
MARRÓN
Elemento de la tierra, de la arcilla pero también de las hojas muertas, del otoño y de la
tristeza. Para los romanos y cristianos es símbolo de humildad y pobreza.

Positivo: calidez, tranquilidad, proximidad a los hechos sencillos, humildad, materno.


Negativo: tristeza, pobreza, materialidad, dureza y frialdad.
NARANJA
Color de las llamas y del fuego. Simboliza el orgullo y la ambición.

Positivo: optimismo, juventud, salud, alegría, sociabilidad, ambición, ternura, cordialidad,


valor, vigor, franqueza y confianza en uno mismo.
Negativo: Afán de prestigio y frivolidad.
Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
NEGRO Y GRIS
El negro, es en realidad, la carencia de color, el caos primigenio. Representa la tierra, el luto
o la tristeza. Se relaciona con los signos de Acuario y Capricornio, con los planetas Saturno
y Plutón y con el hierro.

Positivo: renovación, invencibilidad y dignidad.


Negativo: obligación, desesperación, desamparo, muerte, destrucción, paralización, tristeza,
pérdida, miedo, amenaza y oscuridad.
Negro: Muerte pero tamnién limitación personal, misterio, renacimiento e
ignorancia. Hay un contraste entre muerte y renacimiento.
Gris: neutralidad, sabiduría, renovación.
ROJO
Color por excelencia del amor y la pasión, de la sangre, el fuego y los sentidos, que
corresponde a las cualidades de la valentía y osadía. Atributo del Dios Marte, de la Diosa
madre de la India, del planeta Júpiter (rojo oscuro) o del planeta Marte (rojo claro), y en
general, del principio vivificador. Rojo: Masculino, sensualidad, amor, arraigamiento,
pasión.

Positivo: amor, sensualidad, pasión, confianza en sí mismo, fuerza, resistencia, conquista,


independencia y alegría de vivir.
ROSA
Color de la carne y de la sensualidad, asociado con el romanticismo y el amor. Rosa:
aspectos femeninos, infantilismo, dulzura, altruismo.

Positivo: romanticismo, elegancia, cariño, dominio de la agresividad, abnegación, altruismo,


suavidad, discreción y feminidad.
Negativo: necesidad de protección, inhibición y sentimentalismo.

VERDE
Situado entre el negro y el rojo, entre la vida y la muerte. Para los egipcios era el atributo de
Osiris (Dios de la vida y de los muertos).Tradicionalmente, representa al agua. Según la
interpretación cromática, este color se atribuye a la naturaleza y a la fertilidad.

Positivo: esperanza, naturaleza, equilibrio, crecimiento, juventud, constancia, vida, voluntad,


curación, belleza, simpatía, integridad, bienestar, prestigio, purificación y regeneración.
Negativo: falta de sinceridad, ambición y poder.
Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.
VIOLETA
Suma del azul (devoción) con el rojo (pasión).Simboliza nostalgia y recuerdo y posee las
cualidades de prudencia, modestia, amor a la verdad y arrepentimiento.

Positivo: magia, espiritualidad, inspiración, sentimentalismo, individualismo y superación de


las contradicciones.
Negativo: melancolía, pena, abandono y renuncia.
Violeta: música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.

Morado: amor al prójimo, idealismo, sabiduría.

Oro: saniduría, claridad, lucidez, vitalidad.

Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

Las mandalas respionden a tu estado de ánimo. Los colores los eliges conforme te
sientas ese día y necesites.

La meditación va paralela al color y dibujo,mientras dibujamos y pintamos nuestra


mandala nos abstraemos del mundo que nos rodea. es una forma y una técnica de
visualización muy buena.

Los mandalas son utilizados desde tiempos remotos. Tienen su origen en la India y se
propagaron en las culturas orientales, en las indígenas de América y en los aborígenes
de Australia.

En la cultura occidental, fue Carl G. Jung, quien los utilizó en terapias con el objetivo
de alcanzar la búsqueda de individualidad en los seres humanos.

Jung solía interpretar sus sueños dibujando un mandala diariamente, en esta actividad
descubrió la relación que éstos tenían con su centro y a partir de allí elaboró una teoría
sobre la estructura de la psique humana.

Según Carl Jung, los mandalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto
el consciente como el inconsciente. Afirmó que el arquetipo de estos dibujos se
encuentra firmemente anclado en el subconsciente colectivo.

Los mandalas también son definidos como un diagrama cosmológico que puede ser
utilizado para la meditación.
Consiste en una serie de formas geométricas concéntricas organizadas en diversos
niveles visuales. Las formas básicas más utilizadas son: círculos, triángulos,
cuadrados y rectángulos.

Estas figuras pueden ser creadas en forma bidimensional o tridimensional.


Por ejemplo, en la India hay un gran número de templos realizados en forma de
mandalas.

Los diseños son muy variados, pero mantienen características similares: un centro y
puntos cardinales contenido en círculos y dispuestos con cierta simetría.

Según la Psicología, el mandala representa al ser humano. Interactuar con ellos te


ayuda a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a manifestar tu creatividad y a
reconectarte con tu ser esencial.

Es como comenzar un viaje hacia tu esencia, te abre puertas hasta ahora


desconocidas y hace que brote tu sabiduría interior. Integrarlas a tu vida te dará centro
y la sensación de calma en medio de las tormentas.

El trabajo de meditación con mandalas puede consistir en la observación o el dibujo de


éstos.
En el primer caso, con sólo sentarte en un lugar cómodo, lograr una respiración rítmica
y profunda, y disponerte a observar algún mandala de tu elección, puede llevarte a un
estado de relajación y te sentirás más alerta ante los hechos que suceden a tu
alrededor.
El proceso de observación puede durar entre tres y cinco minutos.

En el segundo caso, puedes dibujar mandalas o colorearlas. Se recomienda que si


estás vinculándote con estas imágenes, comiences por pintarlas.

Para ello, escoge un modelo que te inspire, selecciona los instrumentos (colores,
marcadores, acuarelas, por ejemplo), y luego instálate en un sitio tranquilo. Puedes
colocar música si lo deseas y comienza tu trabajo.

Hay técnicas variadas, todo dependerá del tu estado de ánimo y de lo que el mandala
que desees pintar te transmita. Si crees que necesitas ayuda para exteriorizar tus
emociones, puedes colorearlas de adentro hacia fuera; si por el contrario, quieres
buscar tu centro, píntalas de afuera hacia adentro.

Este es un trabajo que puede hacer cualquier persona, sin importar su edad o religión.
Es una práctica sencilla que redundará en beneficios personales y en la consecución
del equilibrio interno.
Historia y Origen del Mandala
La palabra mandala viene de la India y proviene del sánscrito, y significa “Círculo
Sagrado”. Es un símbolo de sanación, totalidad, unión, integración, el Absoluto.
Psicológicamente, los mandalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que
reflejan la psique humana, cada persona responde a ellos instintivamente, más allá de
su edad, género, raza, cultura, etc.
En la cultura egipcia, los mandalas eran utilizados debido a la fuerza que estos
transmitían, llenando de energía el lugar y como instrumento de meditación profunda.
También se usaban dentro de las casas para atraer la energía o transmutar la negativa
en positiva, así como para crear armonía y balance en la casa.

En la civilización China aun en la actualidad, son utilizados para generar abundancia y


prosperidad así como para fortalecer la salud.
En tribus indígenas americanas se hacen presentes en coloridos bordados adornados
con plumas y animales nativos.
En algunas tradiciones se empleaban como protección contra los malos espíritus y
como una especie de amuleto para promover la valentía y el coraje.
Los nativos Navajo celebraban ceremonias, las cuales incluían oraciones y pinturas de
arena representando diversos mandalas. Estos no eran permanentes, invocaban a los
seres sagrados a la vez que servían como altares provisionales. Se dibujaban dentro
de los hogares beneficiando, con cada mandala, no solo a los habitantes de esa casa,
sino también a todos los miembros de la tribu.
Los Dogon de Mali poseen una metafórica relación entre el lenguaje y los símbolos,
sus complejos mandalas hablan del “huevo de amma” como el vientre que alberga los
signos del mundos, de ahí que el mandala mas representativo de esta maravillosa
cultura tiene forma ovoide, trazado por una cruz en su interior, la misma divide al
mandala en cuatro partes distintas que representan a su vez lo cuatro elementos y los
cuatro puntos cardinales.
Para esta cultura, meditar y trabajar la propia evolución sobre la base de sus
mandalas, es un elemento esencial para llegar a comprender su lugar en este mundo
así como para identificarse con el cosmos y con el infinito.
La Cábala, ciencia sagrada que obedece a las leyes más simples de la naturaleza,
posee dos principios que la sostienen: las letras del alfabeto hebreo y los “Sefirot”.

Los sefirot están formados por diez esferas, en las cuales la luz divina es recibida y se
manifiesta a través de ellas. Las diez etapas sucesivas de la luz, dan al hombre la
posibilidad de comprender el infinito y acercarse a lo Divino.
Las 22 letras hebreas pasan por los 10 sefirot del árbol de la vida, formando así el
mandala.
Cada sefirot representa distintos planos de la conciencia por los cuales es necesario
transitar para evolucionar y encontrar así, la esencia del ser en una unión con lo
absoluto.
Las runas de las tradiciones nórdicas, son contenedoras de diversos símbolos que
representan la búsqueda de la armonía en relación con lo interno y lo externo.
Representan energías sagradas que hacen referencia a los distintos planos de la
conciencia.
A pesar de que los mandalas se encuentran presentes en cada rincón del mundo, sus
origenes nacen en el Janaismo, Tantrismo, Hinduismo, Budismo y lamaísmo.
Su nombre hace referencia al sánscrito, en tibetano es KYLKHOR (KYL: centro KHOR:
circulo) literalmente seria “el centro de los alrededores”.
Los mandalas tibetanos de arena suelen elaborarse a pedido de la comunidad con la
intención de traer paz y armonía al mundo, a un lugar determinado y a sus habitantes;
también son utilizados como valiosas bendiciones y como instrumentos de meditación
activa, cuya esencia descansa en su construcción.

Un mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello nos representa


el símbolo del cosmos y de la eternidad. Nos representa la creación, el mundo, el Dios,
el ser humano, la vida. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del
círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el esquema de toda
nuestra naturaleza, los árboles, las flores, entre otros, todos siguen una línea circular.
¿Y qué decir del átomo o la célula?. Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo.
Que al mismo tiempo nos representan los ciclos infinitos de la vida. Y si observamos
nuestro cuerpo, nos daremos cuenta que todas nuestras formas son redondeadas,
esto nos recuerda que somos sistemas dentro de sistemas, pertenecemos al Absoluto
y el Absoluto está en nosotros.

TECNICA

Si nosotros queremos construir un mandala, debemos tener en cuenta su


esquema básico: Un círculo y cuatro puntos cardinales. Obviamente esta no es una
regla estricta que no se pueda romper, también puede ser que en lugar de que su base sea
un círculo puede ser un triángulo, un cuadrado, o un octágono. A partir de ahí podemos
diseñar nuestro mandala y esto ¡es cuestión de creatividad! Puedes decorarlo con
imágenes místicas como el símbolo del ying-yang, una cruz, la estrella de David, lunas,
estrellas, el sol, flores, aves, paisajes, nubes, figuras geométricas… en fin, busca los
diseños que te proyecten paz y tranquilidad.

8. LA UTILIZACION DE LOS MANDALAS EN LA ESCUELA.

El trabajo con mandalas puede consistir en la observación, en su dibujo o en


colorearlos. El coloreado del mandala puede ser realizado por todo el mundo,
niños o adultos, sepan o no dibujar. Cada uno escoge los colores en función de su estado
de ánimo, la intensidad del color, los diferentes materiales para colorear -
acuarela, tintas, rotuladores, lápices de colores, etc.- A la hora de pintar, se
respetará la dirección con la que se empezó y se pintará hasta que se considere que el
mandala está terminado. Hay técnicas variadas, todo dependerá del estado de ánimo y de lo
que se desea que el mandala transmita. Si se necesita ayuda para exteriorizar las
emociones, se deben colorear de adentro hacia fuera; si se desea buscar el propio centro,
se pintará de afuera hacia adentro. Introduciendo los mandalas como instrumento
educativo para fomentar y desarrollar la creatividad en el aula mediante el dibujo y la
pintura, con un triple objetivo:- Ámbito cognoscitivo: Desarrollar la fluidez, flexibilidad
y originalidad en las ideas del niño.- Ámbito afectivo y social: Desarrollar
actitudes creativas frente a distintas situaciones que se le presenten.- Ámbito
psicomotor: Favorecer que el niño se exprese de forma creativa con el uso de distintas
técnicas plásticas. Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, la
introducción de los mandalas en la escuela deberá hacerse no sólo desde el área de
Educación Plástica, sino como forma de expresión entroncada en todo el
currículo oficial de la Educación Primaria. Los mandalas ayudarán a la formación
de la inteligencia, del razonamiento, del control y dominio del cuerpo; todo ello
desde un prisma de predominio del pensamiento divergente o creativo

1. Mandalas infantiles como estímulo al aprendizaje.


O. K. Moore ha demostrado que cualquier niño es capaz de alcanzar un nivel de rendimiento notable
si se le confronta con los estímulos necesarios. Los mandalas suponen un estímulo
motivador para cualquier aprendizaje del currículo de Educación Primaria.

2. Mandalas infantiles como medio de expresión. A través del dibujo, del color, el niño se
expresa. Expresa su mundo interior, pensamientos, ideas, estados de ánimo y relaciones con el
mundo de un modo cada vez más complejo, desde los primeros garabatos, a las creaciones
artísticas más abstractas y elaboradas desarrollando con ello su psicomotricidad.
3. Mandalas infantiles como medio de comunicación. El niño utiliza los recursos de la
Expresión Plástica para desarrollar procesos de comunicación, tanto más ricos cuanto
más lo sea el medio y los recursos que le estimulen y le orienten. A través de formas y
colores utilizados con una u otra intención, el niño busca comunicarse con los demás,
comunicar su interpretación de la realidad, proyectar sus impresiones. A través de las
imágenes de sus dibujos, el niño intenta comunicar a sus interlocutores la realidad de un
mundo interno que necesita compartir con los demás
4. Mandalas infantiles como medio de producción. Desde los garabatos, los remolinos o
las esferas, a las producciones de mandalas más elaboradas, el niño va evolucionando en su
creatividad productiva y habilidad psicomotriz. En un análisis de la producción gráfica, Arnheim observa
que los ángulos sustituyen a curvas, la continuidad a la discontinuidad, comenzando por
el uso de figuras esféricas para pasar después a trazos rectos. La producción plástica
deberá ser tenida en cuenta como una faceta importante del desarrollo integral del niño en
todas las edades.
5. Mándalas infantiles como técnica de relajación. Ante un problema, un adulto puede verbalizarlo.
Un niño se relajará utilizando un tipo de expresión no verbal, ya que no sabe expresar con
palabras sus sentimientos. En niños introvertidos y con tendencia al aislamiento, la
actividad creativa de los mándalas es muy útil. Tradicionalmente, la educación es analítica,
todo tiene una relación de causa a efecto, los procesos siguen una lógica definida. Con
ello se trabaja casi en exclusiva el hemisferio cerebral izquierdo, que procesa la
información verbal, codifica y decodifica el habla. Se ha dado muy poca importancia al hemisferio
cerebral derecho, que se dedica a la síntesis y combina las partes para formar un todo. La
expresión en este hemisferio no es verbal, sino por imágenes. Actualmente se dedica
más tiempo a la expresión plástica, a la creatividad y a la expresión artística. Trabajar la
educación artística de forma sistemática es abrir al niño a un mundo en el que la fantasía
y la percepción multisensorial serán para él nuevas posibilidades de enriquecimiento y de expresión
.6. Como medio de superación de situaciones emocionales negativas - fobias, ansiedad,
temores nocturnos, acosos escolares, experiencias traumáticas-.Mientras se pinta, en el
subconsciente desaparecen los problemas, porque nos encontramos en un estado de total
relajación y concentración. Las respuestas de reacción a estados emocionales
negativos van desapareciendo y poco a poco se transforman. Para el niño pintar o crear
mandalas puede ser un medio de autoterapia. Por todo ello, como docentes consideramos que
no sólo no se debe desdeñar la importancia de los mandalas como un primordial instrumento educativo
de gran valor psicopedagógico, sino que recomendamos su práctica en las escuelas, a todos los
niveles y desde todas las áreas. Ahora bien a nivel pedagógico encontramos referencias muy
concretas de la utilidad de mandalas en el aula de clases, sobre todo resultan muy útiles
para ejercitar la concentración de aquellos alumnos y alumnas particularmente
intrusivos o que presentan conductas disruptivas. Los alumnos al trabajar con mandalas
desarrollan un nivel concreto de concentración y atención, responsabilidad en sus
labores escolares, respeto por el trabajo de los demás, amplitud de su capacidad
perceptiva, desarrollo de sus habilidades y destrezas cerebrales, etc.

MANERAS DE PROCEDER EN EL AULA:

1. Se les presenta a los niños/as un conjunto de mandalas agrupados por


categorías ( cada cierto tiempo se le presenta una distinta) y ellos deben elegir
libremente el dibujo que más le atraiga en ese momento.

2. Se instala en un sitio tranquilo donde no sea molestado mientras este


realizando esta actividad.

3. Tiene que tener a su disposición una amplia gama de colores y de utensilios como
rotuladores, lápices de colores, ceras….

4. Puede transformar el dibujo a su gusto y añadir todos los elementos que desee.

5. En el colegio, raramente un mandala puede ser coloreado en una sola


sesión, por lo que se debe guardar el dibujo hasta la siguiente.

Nos gustaria que nos dieras un ejemplo de juego o actividad para hacer con los niños
en casa.

Un ejercicio muy agradable para los niños es la de tomar un folio grande, y quien
dirige la actividad ( adulto) va realizando preguntas tales como: (puede dibujarlo en
niño o el adulto según prefiera el niño)

 Nombra algo que te agrada o te disguste mucho.


La guía o padre realiza en el centro dicho dibujo. (o le dice al niño que lo dibuje)

 ¿Cuál color eliges?


El guía o padre pinta la imagen de ese color.

 ¿ Qué sientes cuando estás solo?


El guía pintará la imagen que el niño diga. Todo de manera circular, de adentro
hacia afuera o guiará al niño para que lo haga de esta manera.

 ¿Cuál color eliges para pintarlo?


El guía utilizará ese color o el niño

 ¿ dónde te sientes mejor, escuela o casa?


El guía o el niño hará el dibujo del lugar donde se sienta más cómodo.

 ¿por las noches que sueñas?


El guía o el niño dibujará los sueños

Y asi sucesivamente hasta completar un círculo gigante. El niño observará como


aquel pequeño o gran problema se verá diminuto, alrededor de las demás
imágenes, que tienden a ser positivas de acuerdo a las preguntas.

 Luego el guía realiza una lluvia de ideas y puede preguntar lo siguiente si


desea obtener información adicional.
1. ¿Qué observas?
2. ¿Qué cambiarías?
3. ¿Cuál color te gusta mas? Y por qué?
4. ¿Pintarías de otro color ésta imagen? Y el guía señala.
Al final explicamos con palabras sencillas la importancia de buscar más de una
solución al problema que tengamos y eso permitirá al niño, autonomía y poder de
decisión cuando algo le suceda.

¿Existe algún sitio web dónde podemos conseguir modelos de mándalas para
pintar?
Hay algunos libros en venta que tienen mandalas para colorear.

Para finalizar me gustaria compartir esta frase final de Carl Jung.

“La práctica del mandala es la única terapia que se puede hacer solo”

http://www.escuelaparapadres.com/v2/Mandalas/Mandalas.html
Las Mandalas como instrumento Educativo

 En el ámbito cognoscitivo: Desarrollar la atención, fluidez, flexibilidad y originalidad en las ideas del niño.
 En el ámbito afectivo y social: Desarrollar actitudes creativas frente a distintas situaciones que se le
presenten.
 En el ámbito psicomotor: Favorecer que el niño se exprese de forma creativa con el uso de distintas técnicas
plásticas.

Los mandalas ayudarán a la formación de la inteligencia, del razonamiento, del control y dominio del cuerpo,
todo ello desde un prisma de predominio del pensamiento divergente o creativo.
1. Mandalas infantiles como estímulo al aprendizaje.
2. Mandalas infantiles como medio de expresión.
3. Mandalas infantiles como medio de comunicación.
4. Mandalas infantiles como medio de producción.
5. Mandalas infantiles como técnica de relajación.
6. Mandalas infantiles como medio de superación de situaciones emocionales negativas
(fobias, ansiedad, temores nocturnos, acosos escolares, experiencias traumáticas...

¿Qué quieren decir los colores?


El uso de los colores en los mandalas también tiene un significado especial. Su uso está relacionado con el
estado de ánimo de quien los pinta o dibuja. Descubre lo que esconde cada tonalidad:

Blanco: nada, pureza, iluminación, perfección.


Negro: muerte, limitación personal, misterio, renacimiento, ignorancia.
Gris: neutralidad, sabiduría, renovación.
Rojo: masculino, sensualidad, amor, arraigamiento, pasión.
Azul: tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.
Amarillo: sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad.
Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
Rosa: aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo.
Morado: amor al prójimo, idealismo y sabiduría.
Verde: naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.
Violeta: música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.
Oro: sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

http://www.rmm.cl/index_sub.php?id_contenido=19609&id_portal=1773&id_seccion=9640