Está en la página 1de 9

Guatemala es considerado el país de la región centroamerica con la mayor capacidad instalada para la

producción de biocombustibles siendo también considerado el tercer exportador mundial. El Ministerio de


Energía y Minas (MEM) concedió licencias para la producción de biocombustibles a 13 empresas, la cuales ya
producen etanol y biodisel, 2 energéticos que se extraen de la plantas cultivadas en el norte y sur del país,
según el viceministro de esa cartera, Jorge García Chiu.

La principal fuente de materia prima para la producción es la caña de azúcar, facilita a


las industrias procesadoras la producción del biocombustible, no habiendo una
legislación que permita su comercialización interna, esta se destina a la exportación a
EE.UU, México y Europa. El Viceministro del MEM, García Chiú, indica que a raíz de la importancia
geoestratégica que han adquirido los biocombustibles en el mundo, debido a los riesgos y costos que
representan las alzas en el petróleo, y Guatemala por la amplia capacidad de producción le permitirá alcanzar
una producción récord de 150 millones de litros para el próximo año.

Esto implica en el largo plazo la reducción de la dependencia externa en el suministro de combustible fósiles y
el ahorro de divisas en la importación de gasolina y diesel, agrega. La ausencia de un marco legal que regule
la comercialización o utilización de los biocombustibles, impide que el país le saque provecho a esta fortaleza
que posee, para ello se prepara una inciativa de Ley. El director ejecutivo de la Cámara de la Industria ,
Ricardo Sagastume, considera que esa potencialidad del país es una oportunidad de ahorro y generación de
empleo.

Compártelo

Subscríbete a mi fuente RSS!

3 Responses to “Guatemala país productor y exportador de


biocombustibles”

1. chido.blogsmexico.com Dice:
Agosto 7th, 2007 at 11:37 am

Guatemala país productor y exportador de biocombustibles…

Guatemala es considerado el país de la región centroamerica con la mayor capacidad instalada para la
producción de biocombustibles siendo también considerado el tercer exportador mundial. El Ministerio de
Energía y Minas (MEM) concedió licencias …

2. Gabriel Abularach Dice:


Octubre 9th, 2007 at 3:42 pm
Con el alto costo que están teniendo hoy los granos de la dieta básica, quién quiere biocombustibles? las
áreas donde se producen los alimentos están hoy siendo desplazadas para producir el alimento para los
vehículos, qué tristeza…
Biocombustibles = hambre

3. Gabriela Montenegro Dice:


Noviembre 8th, 2007 at 3:42 pm

Me da gusto oir que Guatemala, un pais con tantos recursos naturales este a la vanguardia en la
exportacion de biocombustibles y compitiendo mundialmente en un mercado con tantas oportunidades.
Creo que en lugar de comparar y de protestar por el efecto, la actitud proactiva debe ser como aprovechar
las oportunidades. El costo de los granos ha subido, pero asi tambien el empleo y el poder adquisitivo.
Es entonces necesario que los gobiernos tomen en cuenta estos cambios y adaptar las politicas y
legislaciones para que nuestros pueblos aprovechen al maximo las oportunidades. No dejemos que nos
vengan a dar consultorias y a vender maquinitas, somos nosotros quienes debemos ser lideres en este
proceso.
Actualidad: Nacionales
Biocombustibles:
esperanza o
desolación Además en:
• Actualidad
Guatemala utilizará caña de azúcar
para producir etanol, pero se verá • Klugmann anuncia
rebalsada de vinaza. Puede cultivar acciones legales contra
palma africana para biodiésel pero su diputado Taracena
aceite es útil como alimento. Optar • Arzú lanza su campaña
por la jatropha podría poner en • Ríos Montt: “Portillo,
peligro la biodiversidad del país. buen presidente”
¿Qué camino tomar entonces? Pese a
• Berger ofreció su último
los riesgos y la falta de investigación,
discurso como
los agrocarburantes se producen en comandante del Ejército
el mundo a gran escala. Guatemala
• Empiezan actividades del
obtendrá beneficios de ellos, pero el
COI en Guatemala
costo también puede ser grande.
• Atacan a familia en ruta
al Pacífico
Enrique Naveda /elPeriódico
• Un trabajo digno para
Fernanda Milán
redaccion@elperiodico.com.gt
• La valiente Jaqueline
Mariana
Mientras Guatemala prepara sus máquinas para destilar 800 mil litros diarios
• Rogge, distinguido
de etanol, y se multiplican las pequeñas empresas que ven en la producción
Honoris Causa
de biodiésel un suculento mercado, el debate internacional acerca de las
ventajas y los riesgos de los agrocombustibles está candente.
La comunidad científica advierte que el crecimiento de esta industria puede
ser tan beneficioso si se controla, como catastrófico si se vuelve desaforado.
• Opinión
Desde que EE.UU. incentivó la producción de etanol a partir del maíz, el • ¿OTRO PAÍS?
cereal duplicó su precio. Fidel Castro denunció las terribles consecuencias Mario Vargas Llosa

que ese incremento podía tener en millones de personas. The Economist y


The New York Times le dieron la razón.

En el mundo, las plantaciones para biocombustibles ya compiten con las de • Investigació


alimento, y mientras en algunos lugares se logra combinar o alternar n
distintas especies, vastas extensiones de monocultivos comienzan a llenar el
• Oficial militar denuncia a
sudeste asiático.
exministro de la defensa
y director de finanzas por
En ocasiones, la producción de biocombustibles “es verdaderamente gastos anómalos por Q18
sostenible, en otras muy destructiva”, advierte el informe Sustainable millones

Bioenergy: a framework for decision makers (Bioenergía sostenible: un • Cicig deberá investigar
asesinato del oficial
marco para los administradores), publicado por Naciones Unidas en mayo. Pacay
• Jutiapa bajo amenzas de
Pero, ¿y Guatemala? La fortaleza del etanol “Manolo” Castillo
• Muerte de gobernador
Guatemala es el país de Centroamérica con las mejores estructuras para ligada a limpieza social
producir etanol, un biocombustible que se puede mezclar con la gasolina • Limpieza social en
común y que aquí se genera en los ingenios como subproducto de la caña de Santiago Atitlán
azúcar. • Los rostros de los
alcaldes reelectos
• Familia de Director de
Biocombustibles líquidos
Más limpios, pero el doble de caros que la gasolina
El cambio climático es ya un hecho reconocido por todos. Los gobiernos de los principales países
industrializados han tomado conciencia, comprometiéndose, en mayor o menor grado, a reducir
las emisiones de gas que, en los próximos años, podrían agudizar el calentamiento global del
planeta y, por ende, el Efecto invernadero. La procedencia de estos gases es bien conocida: los
combustibles fósiles carbón, petróleo y gas natural.

Pero, ¿cómo se puede reducir el consumo de estas fuentes


energéticas sin que ello altere y limite otros hábitos de
consumo? Sobre esta pregunta se han realizado muchas,
y distintas, valoraciones; y la principal conclusión revela
que, reduciendo el gasto de carbón, petróleo y gas
natural, sólo sería posible mantener el derroche
energético actual mediante el uso de energías alternativas, que favorecen además un mayor
equilibrio en el medio ambiente.

Una de estas energías renovables y limpias son los biocombustibles (bioaceites y bioalcoholes)
obtenidos de las especies vegetales (colza, remolacha, girasol&). A diferencia de los
combustibles tradicionales (petróleo, carbón y gas natural), éstos no se encuentran almacenados
en la tierra, sino que proceden de las plantas, que obtienen sus constituyentes del CO2 de la
atmósfera a través del proceso de la fotosíntesis (este CO2 es el mismo que desprenden los
motores como producto de la combustión).

Respecto a los bioaceites, su obtención es posible a partir de más de 300 especies vegetales,
fundamentalmente de sus semillas y frutos (los más utilizados son de colza, especialmente, y de
la palma, girasol o soja). Estos aceites se extrae normalmente por compresión, por extracción o
por pirólisis (por acción del calor), aunque el conseguido en estos dos últimos procesos no
resulta adecuado para su utilización en motores de combustión interna (los instalados en los
automóviles actuales). Una segunda operación, conocida como transesterificación, permite
obtener ésteres (compuestos químicos con alcohol) para su aplicación en motores diesel.

Sin embargo, el coste resultante de todos estos procesos es todavía demasiado elevado, lo que
hace de estos aceites en sí un producto, de momento, poco competitivo en el mercado desde un
punto de vista económico.

El alcohol, complemento para la gasolina

Los bioalcoholes utilizados como fuente de energía son el etanol y el metanol. El uso de
alcoholes en los motores como una alternativa a la gasolina se propuso, y se realizó a gran
escala, tras la crisis energética de principios de los años setenta (Brasil fue el país que más
recursos dedicó), pero, pasada la euforia inicial, su uso decayó progresivamente, y, en la
actualidad, se proponen como aditivos de la gasolina y no como sustitutivos de ésta. Por
ejemplo, el carburante de los coches que circulan por Estados Unidos, la Unión Europea y Brasil,
entre otros lugares, contiene etanol, pero la cantidad de éste no supera generalmente el 10% de
la mezcla total.

Según los expertos, es factible que un motor de combustión interna, como el que se instala en
los automóviles de hoy en día, funcione con biocombustible, si bien cabe que matizar que su
máximo rendimiento se limita todavía a motores de poca potencia.

Costes de los biocombustibles


No se encuentra un biocombustible líquido (bioalcohol y bioaceite) que sea claramente más
ventajoso que otro (la elección dependerá del fin al que se destine), ni siquiera por su coste, que
varía en función de diversos factores: materias primas utilizadas, precio en el mercado de los
subproductos y derivados producidos con el biocombustible, coste de la energía, tecnología
utilizada en el proceso de transformación, así como el propio tamaño del vegetal.

En cualquier caso, producir bioalcohol o bioaceite siempre resulta bastante más costoso que
generar gasolina y gasóleo, por lo que la concesión de subvenciones o de facilidades impositivas
resulta imprescindible para potenciar el uso de estos biocombustibles, siempre menos agresivos
para el medio ambiente. Cara al futuro, cabe matizar que gracias a los decrecientes costes de las
materias primas agrícolas y a las mejoras en la tecnología procesadora, los costes podrían
reducirse en un 30% para el 2010.

Ventajas y desventajas de los biocombustibles

A favor

• No incrementan los niveles de CO2 en la atmósfera, con lo que se reduce el peligro del
Efecto invernadero.
• Proporcionan una fuente de energía reciclable y, por lo tanto, inagotable.
• Revitalizan las economías rurales, y generan empleo al favorecer la puesta en marcha de
un nuevo sector en el ámbito agrícola.
• Se podrían reducir los excedentes agrícolas que se han registrado en las últimas
décadas.
• Mejoran el aprovechamiento de tierras con poco valor agrícola y que, en ocasiones, se
abandonan por la escasa rentabilidad de los cultivos tradicionales.
• Mejora la competitividad al no tener que importar fuentes de energía tradicionales.

En contra

• El coste de producción de los biocombustibles dobla, aproximadamente, al del de la


gasolina o gasóleo (sin aplicar impuestos). Por ello, no son competitivos sin ayudas
públicas.
• Se necesitan grandes espacios de cultivo, dado que del total de la plantación sólo se
consigue un 7% de combustible. En España, habría que cultivar un tercio de todo el
territorio para abastecer sólo la demanda interna de combustible.
• Potenciación de monocultivos intensivos, con el consiguiente uso de pesticidas y
herbicidas.
• El combustible precisa de una transformación previa compleja. Además, en los
bioalcoholes, la destilación provoca, respecto a la gasolina o al gasóleo, una mayor
emisión en dióxido de carbono.

• Su uso se limita a un tipo de motor de bajo rendimiento y poca potencia.

Biocombustibles, un arma de doble filo


En busca de alternativas para sustituir los combustibles fósiles
Por: Redacción Internacional
Expertos alertan sobre consecuencias negativas de su uso, mientras otros justifican las
ventajas de la energía vegetal.

_______

Algunos dicen que hay que favorecer el desarrollo de los biocombustibles; otros,
en cambio, que eso sería una aberración. Dirigentes de varios países discuten
sobre el tema diariamente, lo que demuestra el interés y la importancia de este
tema ¿Cuáles son las claves para entender el debate en torno a esta forma de
obtener energía?

Los biocombustibles son las fuentes de energía de origen vegetal que se obtienen
a base de cultivos o por restos orgánicos como huesos o excrementos. En un
primer momento podría ser una buena opción para que los países pobres, que no
pueden permitirse que los altos precios del petróleo se desarrollen, postura que
avala la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Pero los biocarburantes tienen también su parte negativa, ya que podrían


ocasionar un desequilibrio en el abastecimiento alimentario por sustitución de
cultivos. Esta última postura es la de países como Cuba o Venezuela, cuyos
dirigentes temen que su pueblo se quede sin alimentos.

En abril pasado, el presidente Fidel Castro calificó de “siniestra” la idea de


convertir los alimentos en combustible y advirtió que con ellos se condenaba “a
muerte prematura por hambre a más de tres mil millones de personas en el
mundo”.

Al margen de posiciones políticas, los biocombustibles son más respetuosos con el


medio ambiente que las energías de origen fósil (el petróleo y el carbón), aunque,
si se administran mal, las consecuencias podrían ser fatales.

Tipos

El bioetanol y el biodiésel son los dos tipos de biocombustibles más utilizados. El


primero proviene de la remolacha, maíz, caña de azúcar, que se basa en la
fermentación de los azúcares que se encuentran en estas sustancias. Sus
propiedades son parecidas a la gasolina, pero contaminan mucho menos.

El biodiésel, en cambio, utiliza aceites vegetales –reusados o reciclados–. Pero no


se utilizan solos, sino mezclados con el diésel al que estamos acostumbrados. Los
rendimientos en carros que utilizan este combustible son similares y contaminan
menos.

A simple vista parece que todos son beneficios, pero las posturas a nivel
internacional son variadas y presentan argumentos sólidos. En cuanto a los
beneficios para el ecosistema, todo es relativo. Por un lado, contamina menos,
pero eso puede significar que se produzca una tala indiscriminada en países como
Brasil.
Esta es la razón que defiende el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros
Dimas. Según él, si no se “toman medidas”, pueden producirse “peligros para la
biodiversidad” por la deforestación.

Criticas ecologistas

En medio de la controversia, surgen voces ecologistas que opinan sobre la


situación.

El uso masivo de los biocombustibles en reemplazo del petróleo no es la mejor


solución desde un punto de vista ecológico, afirman varios productores de aceites
vegetales.

Según las ONG Vía Campesina y Ecologistas en Acción, el uso cada vez más
extendido de los biocarburantes hará aumentar los “monocultivos intensivos en la
zonas más vulnerables o ecológicamente más frágiles del planeta”.

El aceite vegetal en sustitución del gasoil o el bioetanol que reemplaza a la


gasolina representan “una grave amenaza disfrazada de verde” para el planeta,
afirman las dos asociaciones.

Asimismo, los expertos advierten sobre la escasez y los altos precios que
generarían el uso de los biocombustibles.

El uso de cosechas para alimentar automóviles, en lugar de seres humanos,


estimula la demanda y provoca el aumento de precios en toda la cadena
productiva y a través de las fronteras, alertó Anuradha Mittal, directora ejecutiva
del Instituto Oakland, un centro de estudios con sede en San Francisco, Estados
Unidos.

ONU defiende producción

Altos funcionarios de la ONU han defendido su producción y aluden a la mejora del


desarrollo de los países pobres. Según ellos, 90 países dependen de la exportación
de materias primas, por lo que están a merced de los lugares de donde proviene la
mercancía. Si ellos cultivaran su propio biocombustible podrían ser más
independientes.

Pero Castro y Hugo Chávez no están de acuerdo con esto. El gobernante


venezolano afirmó que “utilizar comida de la gente” para producir energía es una
“locura”.

Esta explicación es la que promueve también la multinacional anglo-holandesa


alimenticia y cosmética Unilever, que advierte que el aumento del uso de colza o
aceite de palma para los biocombustibles puede aumentar el precio de productos
como la margarina.

Jean Ziegler, relator especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación,


destacó las consecuencias negativas de los biocombustibles.
“Los biocombustibles tendrán como consecuencia el hambre. La idea mal
concebida de convertir alimentos (como maíz, trigo y caña de azúcar) en
combustibles profetiza un desastre”, enfatizó Ziegler.

Brasil y EE.UU., a favor

Siendo Brasil el segundo productor mundial de etanol después de Estados Unidos,


sus autoridades defienden la producción de los biocombustibles.

En abril pasado, el vicepresidente brasileño, José Alencar, manifestó que la


creciente producción de biocombustibles ayuda, en lugar de causar daños, a mil
millones de personas que viven en la pobreza alrededor del mundo.

Agregó que su país ya ofrece su tecnología en producción de etanol en regiones


como África Subsahariana, para ayudar a generar empleos e ingresos gracias a la
producción local de productos para producir biocombustibles.

También el país suramericano ya ha firmado acuerdos de cooperación en etanol y


biocombustibles con Italia, Ecuador, Senegal, entre otros.

Otro de los líderes que favorece la fabricación de los biocombustibles es el


presidente de Estados Unidos, George W. Bush, quien lanzó una iniciativa en la
región latinoamericana con Brasil.

La medida estadounidense busca asegurarse una mayor soberanía sobre sus


fuentes de energía respecto del petróleo de la inestable región de Medio Oriente.

Bueno para el medio ambiente por la reducción del consumo de petróleo, pero
malo por la deforestación. Bueno para el desarrollo de los países pobres, pero
malo en cuanto al encarecimiento de productos alimenticios para el pueblo... los
biocarburantes constituyen un arma de doble filo y no está claro si sus bondades
superan los defectos. Lo que sí es seguro es la existencia de un conflicto de
intereses a escala planetaria. - (Con información de agencias

y sitios de internet).

¿Combustible o hambre?

Se calcula que para llenar el tanque de un auto con biocombustible (cerca de 50


litros) son necesarias 440 libras de maíz, lo que es suficiente para la alimentación
de una persona durante un año.

ONU: Aumenta hambruna

Según datos de la Organización de Naciones Unidas, ONU, la cantidad de personas


que pasan hambre ha ido en aumento año con año desde 1996 y suman
actualmente 854 millones. hambre y combustibles a base de alimentos caso guate.

Peligro: Afecta ambiente


Los biocombustibles son inadecuados para limitar el aumento del CO2 (dióxido de
carbono) en la atmósfera y frenar el cambio climático, advirtieron científicos
británicos de la Universidad de Leeds, en un artículo publicado en la revista
Science.

No efectivo en transporte

Un informe publicado en mayo pasado por un organismo de cooperación de


Naciones Unidas dedicadas a la energía, afirma que los biocombustibles son más
efectivos para la energía térmica que para el transporte.

Agua: Impacto negativo

Biocombustibles amenazan reservas de agua, afirman expertos.

Un grupo de expertos advirtió en Estocolmo, Suecia, contra una masiva amenaza


de las reservas acuíferas por la esperada producción masiva de etanol y otros
biocombustibles para autos.

El Instituto de Investigación SIWI (Stockholm International Water Institute)


presentó en agosto pasado algunas previsiones, según las cuales la producción de
biocombustibles ocasionará que se duplique la demanda actual de agua para la
agricultura.

Otro problema sin solucionar será la necesidad de enormes superficies de siembra


para las materias primas que deben transformarse en el combustible que sustituya
al petróleo.

Brasil: Precio de tierra se duplica

La multiplicación de proyectos para la producción en Brasil de etanol, un


combustible de origen vegetal, ha ocasionado que suba el precio de las tierras
destinadas a la caña de azúcar.

En abril pasado, el valor de la hectárea alcanzaba unos US$1 mil 700 (su máximo
histórico en Brasil), según datos divulgados por el diario O Globo.

Las tierras destinadas a la caña de azúcar en el noreste de ese país y en Alagoas


registraron un alza de 84 por ciento.

En Sao Paulo, las tierras otrora cubiertas por cereales comparten hoy espacio con
la caña de azúcar, lo que ha causado un aumento de 70 por ciento en el precio de
la hectárea durante los últimos 12 meses.