Está en la página 1de 6

DISCURSO PARA EL DIA DEL

SOLDADO

Un antiguo proverbio dice “si quieres paz


prepárate para la guerra”. La paz que
garantiza el desarrollo y la tranquilidad de
los pueblos, tiene que ser guardada en las
naciones por una institución que se llama
ejército, cuya función consiste en hacer
que se cumpla con la ley. Esta institución
formada por elementos conocidos con el
nombre de soldados, tiene en nuestra
patria una tradición gloriosa. El soldado
mexicano se ha distinguido siempre, no
solo por su disciplina y abnegación, si no
también por su heroísmo; por eso en este
día, la nación rinde publico tributo de
admiración y cariño a los fieles
guardianes de su integridad, que han
velado siempre por el honor nacional.

Parece contradictorio que el que desea la


paz deba prepararse para la guerra, pero
si consideramos que es muy frecuente en
la historia y el la vida, que los fuertes
hagan victimas a los débiles, podremos
comprender que es muy lógico el tener
fuerzas para defenderse, como garantía
de paz.

Y la fuerza de las naciones radica en sus


ejércitos, ellos son los que a manera de
brazo que ejecuta, hacen cumplir la ley o
los mandatos del gobierno, para
conservar el orden social que
frecuentemente se ve alterado por esos
malos elementos sociales, que provocan
los desordenes, para cometer sus
fechorías. El soldado sujeto a la dura ley
de la disciplina, esta siempre dispuesto a
prestar su socorro a las colectividades
cuando el orden se trastorna, y esta
siempre dispuesto a dar su apoyo al débil
cuando el fuerte pretende atropellarlo.

La ley es para las naciones lo que la moral


es para los individuos; ella es la que
determina los derechos y las obligaciones
de los ciudadanos, ella la que ampara la
propiedad y defiende los hogares. Si
todos los componentes de una nación
observan celosamente la ley, la vida seria
un mar tranquilo, pero desgraciadamente
en las colectividades existen elementos
que violan los derechos de los demás,
bien sea para aprovecharse de sus
propiedades o para ultrajarlos. Son
entonces los soldados los que acuden a
socorrer al débil para impartirle la
protección que la ley le concede.

Es proverbial la virtud del soldado


mexicano, su abnegación no tiene limites;
en los momentos en que las circunstancia
los exigen, esta virtud se desarrolla en un
grado inconcebible; soportando todas la
penurias, haciendo frente a las mas
difíciles situaciones, cuantas veces lo
hemos visto haciendo frente a la
adversidad, sin perder la entereza, firmes
en el cumplimento de su deber.

Nuestro himno patrio es un canto marcial,


por que la historia de México ha sido
escrita por sus soldados, por que el
soldado mexicano no solo es el producto
de la técnica que se obtiene en las
academias militares. Es el producto
espontáneo del patriotismo. Los soldados
mexicanos se han improvisado, cuando la
patria ha necesitado de hombres capaces
de todos los sacrificios, de todos los
esfuerzos y de todos los heroísmos.

Los ciudadanos han dejado sus hogares


para responder al llamado de la nación
que los requiere para la defensa de los
derechos de los ideales o de la integridad
nacional. México no es el tipo de la nación
militarista que pretende dominar por
medio de una clase armada, si alguna vez
algunos jefes militares han usado o mejor
dicho, han abusado de las fuerzas que
tienen a su mando, culpa es de ellos que
han faltado a su deber, y es prueba
elocuente de la disciplina del soldado
mexicano.

Por eso es que el soldado mexicano se ha


hecho acreedor a que la nación le rinda
público tributo de admiración, de cariño y
de respeto, en este día en que se hace
justicia a sus virtudes, en que se reconoce
la obra del soldado mexicano, que como
una estructura firme ha sostenido
sólidamente la nacionalidad. Custodios
del honor nacional, bazos de la ley,
continuadores de una tradición gloriosa,
heroicos soldados mexicanos, la patria
los saluda.

También podría gustarte