Está en la página 1de 3

EQUILIBRIO DE FASE EN MEZCLAS DE HIDROCARBUROS Y

LIQUIDOS IONICOS DE IMIDAZOLIO


Los líquidos iónicos son una serie de compuestos con un punto de fusión inferior a 373.15
K, están formados por iones asimétricos y voluminosos con fuerzas atractivas más débiles
que las sales iónicas tradicionales. Se caracterizan por presentar en su estructura un catión
orgánico con un heteroátomo el cual puede ser de N, P o S. Los más comunes son:
imidazolio, piridinio, pirrolidinio, tetra alquil amonio, fosfonio y sulfonio asociado a un
anión orgánico o inorgánico: alquil sulfato, haluro, nitrato, acetato, tetrafluoroborato,
hexafluorofosfato, etc.

Los líquidos iónicos poseen un conjunto de propiedades las cuales permiten diseñar
sistemas de reacción altamente eficientes y que pueden solventar las principales
complicaciones de varios métodos de síntesis empleados hoy en día o abarcar nuevas
alternativas para diferentes procesos de la industria química especialmente la industria de
la química verde.

Estos compuestos son atractivos por su estabilidad térmica, su elevada polaridad,


permanecen inalterados al ser mezclados con diferentes compuestos orgánicos y
catalizadores, su presión de vapor es muy pequeña, permanecen líquidos en un amplio
intervalo de temperatura y son capaces de ser miscibles/inmiscibles con sustancias
orgánicas o inorgánicas.

Por tales motivos los líquidos iónicos han sido estudiados como potenciales solventes
"verdes" debido a su presión de vapor insignificante, por lo que evita la emisión de
compuestos orgánicos volátiles y se conviertan en un substituto de los solventes orgánicos
tradicionales en métodos de extracción líquido-líquido y que permitan desarrollar nuevas
tecnologías de separación amigables con el medio ambiente.

Las características más importantes de los disolventes, son: la selectividad (efectividad


del solvente), el coeficiente de distribución (relación de las fracciones molares de la fase
rica en compuesto no deseable y fase rica en solvente usado para la extracción),
insolubilidad del disolvente y la recuperabilidad (recuperación del disovente para su
reutilización).

La separación de mezclas azeotrópicas en fracciones de alta pureza es uno de los


inconvenientes técnicos y económicos que más destacan en la industria de los procesos
químicos. El reemplazo de solventes orgánicos volátiles convencionales por líquidos
iónicos no-volátiles ofrecen los siguientes beneficios:

- No existe pérdida de solvente hacia la atmósfera,


- Procesos de menor complejidad
- Una regeneración más simple del solvente.

El estudio realizado sobre la aplicabilidad de líquidos iónicos como solventes para


separación de mezclas azeotrópicas abarca fundamentalmente desde el análisis del
equilibrio líquido-líquido de sistemas ternarios.

La separación de hidrocarburos aromáticos desde sus mezclas con hidrocarburos


alifáticos es un proceso importante para la industria petroquímica.

Para los diagramas de fase líquido – líquido se determina que, para el caso de mezclas
ternarias a una temperatura específica, se obtienen diagramas de fases. Estos diagramas
definen distintas regiones de solubilidad, se tienen dos fases líquidas en zonas delimitadas
por curvas, mientras que las zonas restantes corresponden a una sola fase.

Para la determinación experimental del equilibrio líquido-líquido se colocó en el interior


de una celda una mezcla ternaria inmiscible de composición conocida la cual fue agitada
para permitir un mayor contacto entre las fases. El tiempo de agitación fue de 6 h para
asegurar una buena transferencia de masa entre las fases. Una vez detenida la agitación
se dejó reposar el sistema durante 6 h con el fin de que la mezcla alcance el equilibrio a
la temperatura de trabajo y asegurar una buena transferencia de masas entre las fases.

Para la extracción de benceno desde sus mezclas con hexano, heptano y ciclohexano se
sa determina que las mezclas de ciclohexano con benceno muestran una fase extracto rica
en líquido iónico con mayor concentración del hidrocarburo alifático en comparación con
las mezclas hexano-benceno y heptano-benceno. Esto se refleja en las selectividades en
la fextracción de tolueno desde sus mezclas con hexano, heptano y ciclo hexano.

En los tres sistemas estudiados, la selectividad disminuye con el incremento de benceno


en la fase rica en hidrocarburo; valores de selectividad superiores a la unidad en los tres
sistemas estudiados confirman que el líquido iónico EMIM-EtSO41 se puede utilizar como
solvente en procesos de extracción líquido-líquido para separar benceno desde sus
mezclas con hidrocarburos alifáticos.

Para la extracción de tolueno desde sus mezclas con hexano, heptano y ciclohexanose
determina que, el tolueno es parcialmente soluble en los líquidos iónicos EMIM-EtSO4 y

1
EMIM-EtSO4 = 1-etil-3metilimidazolio etilsulfato
MMIM-MeSO4, en el diagrama de fase de las mezclas ternarias heptano+tolueno+EMIM-
EtSO4 y heptano+tolueno+MMIM-MeSO42 indica que el tolueno es más soluble en el
líquido iónico EMIM-EtSO4 que en el líquido iónico MMIM-MeSO4, esto debido a la
estructura de los líquidos iónicos, el cambio de radicales etilo por radicales metilo en el
MMIM-MeSO4 aumentan la polaridad del líquido iónico causando una disminución de la
solubilidad del tolueno.

Los líquidos iónicos resultan inmiscibles en las mezclas de tolueno+alifático, las fases
ricas en hidrocarburo son independientes de líquido iónico, por lo que la aplicación de los
líquidos iónicos en extracción de tolueno sea más fácil y económica.

Para la extracción de benceno con sulfolano se determina que el equilibrio líquido-líquido


se establece en zonas del triángulo donde las mezclas se consideran como mezclas
ternarias; por lo tanto, la extracción de benceno con sulfolano debe es menos selectiva
que cuando la extracción se realiza con líquido iónico.

Los resultados experimentales de coeficiente de distribución y selectividad indican que


el líquido iónico EMIM-EtSO4 es un solvente adecuado en un proceso de extracción
líquido-líquido para extraer componentes aromáticos (benceno o tolueno) desde sus
mezclas con hidrocarburos alifáticos.

La baja presión de vapor de los líquidos iónicos en procesos de extracción implica una
fácil recuperación del solvente que se favorece por la alta volatilidad de los hidrocarburos
aromáticos.

La extracción con líquidos iónicos de componentes aromáticos (benceno o tolueno) desde


sus mezclas con hidrocarburos alifáticos (hexano o heptano) se favorece por la baja
solubilidad entre hidrocarburos alifáticos y líquidos iónicos.

2
BMIM-MeSO4 = 1-butil-3-metilimidazolio metilsulfato