Está en la página 1de 1

El aumento de la prevalencia de los cálculos renales es un fenómeno internacional y se observa

particularmente en los países desarrollados, donde los cálculos renales son más comunes (Daudon et
al. 2012; Lopez and Hoppe 2010; Ramello et al. 2000). Este factor se ha atribuido al aumento de los
estándares de vida y a los cambios en los hábitos alimenticios tras la II Guerra Mundial (Bartoletti et
al. 2007; Daudon et al. 2012). Por ejemplo, un alto contenido calórico en la dieta y la ingesta de
grandes cantidades de proteínas animales y sales, a menudo asociadas al consumo de platos
preparados, pueden ser parte de la explicación (Bartoletti et al. 2007; Daudon et al. 2012). El
aumento de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad también puede estar relacionado con este
aumento de la litiasis ya que el índice de masa corporal (IMC) se ha asociado en numerosas ocasiones
al riesgo de formación de cálculos (Leonetti et al. 1998; Siener et al. 2004).

La litiasis renal es una enfermedad que se caracteriza por la aparición de cálculos (cuerpos sólidos
formados por la agregación de minerales) en el aparato urinario superior (riñones y uréter). Los
cálculos renales se forman dentro del riñón a partir de las sustancias que están en la orina. Pueden
quedarse en el riñón o desprenderse y bajar por los conductos urinarios. Si el tamaño de la piedra o
cálculo es muy pequeño, puede eliminarse con la orina sin causar síntomas, pero si el tamaño es
suficiente queda atrapada en los uréteres, en la vejiga, o en la uretra.

La forma más frecuente de expresarse la enfermedad es el cólico nefrítico: aparece cuando un cálculo
se desprende o se rompe y queda atrapado en las vías urinarias. Al dificultar o impedir el flujo
de orina desde el riñón a la vejiga, aumenta la presión dentro de los conductos urinarios, lo que
activa las terminaciones nerviosas de la mucosa y provoca dolor.

Los cálculos renales suelen ser de calcio, y con menor frecuencia de magnesio, de ácido úrico o de
cistina, en dependencia de las enfermedades o causas a los que se asocian.

Es un problema de salud frecuente, hasta el 4,6 % de los españoles lo padecen.

La litiasis renal es una enfermedad caracterizada por la aparición de cálculos en el aparato urinario.

Constituye la tercera patología urológica más frecuente, tras las infecciones y la patología prostática1.

La prevalencia en España es del 5,06% (en comparación con el 10% europeo y el 8,8%
estadounidense)2,3. En la actualidad sigue siendo más prevalente en hombres que en mujeres (ratio
1,6/1), aunque el riesgo se está igualando, posiblemente debido a cambios en el estilo de vida y al
aumento en el porcentaje de población obesa.

La prevalencia es superior en la población de raza blanca e inferior en la de raza negra, mientras


que en los hispanos y los asiáticos la prevalencia es intermedia4.

Su incidencia aumenta después de los 20 años, y es máxima entre los 40 y los 60 años en hombres,
mientras que las mujeres tienen una incidencia bimodal, con un segundo pico después de los 60 años
(quizá debido a la pérdida del efecto protector de los estrógenos).

La tasa de recurrencias se sitúa entre el 26 y el 53% a los 10 años 4 y a lo largo de la vida entre el
60 y el 80%, y guarda relación con la presencia de antecedentes familiares y de factores de riesgo2.
Cuadro: Muestra que la mayoría de los pacientes se ubicó en grupo etáreo de 30 y 40 años
con 26.7%, seguido por el grupo etáreo de 20 y 30 años con 23.3%.