Está en la página 1de 8

1.

DERECHO ADMINISTRATIVO DENTRO DE LAS CIENCIAS JURÍDICAS: UBICACIÓN,


ANTECEDENTES, EVOLUCIÓN, CONCEPTO, DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS.

El derecho administrativo fluye subordinadamente de los


gobernantes y órganos de administración; por supuesto, en primer
lugar de las normas constitucionales, pero también de las leyes
parlamentarias disposiciones varias de nivel legislativo, como
también de los reglamentos, estatutos y en general de las fuentes del
derecho administrativo.
la mayoría de los autores que se han enfrentado con el estudio de la
elaboración histórica del derecho administrativo, entiende que esta
rama del derecho nace de la revolución francesa. en efecto, la
revolución francesa fue una revolución política, social y económica,
sobre la cual se va a construir el estado de derecho y el liberalismo.
de hecho, por una parte, significa el fin del estado absoluto; la
organización política que se va a encontrar va a tener poderes
limitados, no sólo porque el estado se va a encontrar separado en
sus poderes para realizar el adecuado balance y contrapeso entre
ellos, sino porque el poder legislativo y a través de él, la ley, va a
tener la supremacía. frente al poder personal y arbitrario existente
con anterioridad, el gobierno por y en virtud de las leyes va a
prevalecer, y de ahí la sumisión del estado al derecho y al principio
de la legalidad. por ende, de la revolución francesa surge y se irá
desarrollando el derecho administrativo, con distintos ritmos y con
diversos matices, según los países, como una construcción paralela
e inseparable de la del estado de derecho.
El derecho administrativo es el conjunto de normas jurídicas muy
numerosas que tienen por referencia común a la administración
pública. esas normas regulan la organización administrativa, la
actividad de la admón., sus relaciones con otros sujetos de derecho
(privados y públicos) y los controles jurídicos a que aquélla está
sometida. se funda en principios propios y característicos y en un
conjunto de conceptos, técnicas y reglas de integración que lo
diferencia de otras ramas del derecho.
El derecho administrativo se caracteriza por:
Común: tiene esta característica en todas las actividades
(municipales, tributarias, etc.) y sus principios son aplicables a
diversas materias.
Autónomo: tiene sus propios principios generales.
Local: derecho de naturaleza local, por la organización política de
cada país.
Exorbitante: excede la órbita del derecho privado, por lo que en
donde hay una organización estatal, hay derecho administrativo.
2. NOCIÓN DE ESTADO: ELEMENTOS, FINALIDAD. ÓRGANOS DE PODER Y FUNCIÓN
ADMINISTRATIVA.
Estado es una noción con valor a nivel político que sirve para presentar una
modalidad de organización de tipo soberana y coercitiva con alcance social. De
esta forma, el Estado aglutina a todas las instituciones que poseen la autoridad y
la potestad para regular y controlar el funcionamiento de la comunidad dentro
una superficie concreta a través de leyes que dictan dichas instituciones y
responden a una determinada ideología política.
Es importante aclarar que los conceptos de Estado y gobierno no se consideran
sinónimos. Los gobernantes son aquellos que, por un tiempo determinado,
desempeñan funciones en las instituciones que forman parte del Estado.
Además, hay que diferenciar el término Estado de la idea de nación, ya que
existen naciones sin Estado y Estados que aglutinan a distintas naciones.

El Estado es una agrupación humana, fijada en un territorio determinado y en la


que existe un orden social, político y jurídico orientado hacia el bien común,
establecido y mantenido por una autoridad dotada de poderes de coerción, es la
forma en la que esta organizado políticamente un país, puede considerarse
también como la estructura de poder que se asienta sobre un determinado
territorio y población. Para que la agrupación humana que compone un Estado sea
considerada como tal, debe estar permanentemente establecida en su suelo,
suelo que se denomina patria; que deriva de dos vocablos latinos: terra patrum
(tierra de los padres).
De lo anterior se pueden obtener los elementos que constituyen a un Estado los cuales
son:

Territorio.

El territorio, el espacio físico en donde los individuos conviven en sociedad, constituye uno
de los elementos esenciales del Estado. El territorio es necesario para que el estado
realice sus funciones y cumpla sus fines. El territorio es fuente de recursos, ámbito de
desarrollo de actividades, hábitat de la población y se proyecta como parte del ecosistema
terrestre.

Población.

Es aquel grupo formado por personas que viven en un determinado lugar, la población
desempeña, desde el punto de vista jurídico, un papel doble. Puede, en efecto, ser
considerada como objeto o como sujeto de la actividad estatal.

Poder Político.

El poder estatal es aquella facultad política correspondiente a los poderes públicos y que
consiste en la capacidad de dirección superior de todos los asuntos que se incluyen en el
ámbito político de un sistema en particular. Este poder estatal puede observarse desde
distintas perspectivas:

Internacional: Desde el ángulo externo, el poder estatal se percibe como poder nacional, y
se conceptualiza como la suma de los atributos que puede movilizar un Estado frente a
otros en situaciones de conflicto.

Poder institucionalizado y formalizado: desde una perspectiva político‑jurídica se entiende


al poder estatal institucionalizado como soberanía.

Finalidad del Estado.

La finalidad del Estado es la realización de objetivos comunitarios. El ejercicio del poder


será legítimo si el bien que se persigue es el bien común; es decir que una orden para ser
legítima (además de emanar formalmente del órgano competente) debe serlo en su
sustancia. La finalidad del Estado se sostiene a partir del reconocimiento y del respeto de
los derechos individuales y siempre sera el interés colectivo.

Los órganos del Estado

Los órganos del Estado son considerados los instrumentos o medios que utiliza la
administración pública para realizar una determinada función estatal: Órganos
Legislativos, Órganos Ejecutivos y Órganos Judiciales.

En el órgano se distinguen dos elementos:

Órgano Individuo: Es la persona o personas que expresan la voluntad estatal.


Podemos decir entonces, que las personas individuos son las personas físicas que en un
momento determinado ejercen la Presidencia de la República, El Ministerio de Educación,
la Gobernación de un determinado Estado, entre otros.

Órgano Institución: Es el conjunto de atribuciones, competencias y poderes que


individualizan al órgano dentro de la Estructura del Estado. El órgano institución es
inseparable de la persona jurídica y forma parte de su propio ser. Tiene pues, carácter de
permanencia. El órgano institución se manifiesta por medio del órgano .individuo, esto es,
por medio del llamado titular del órgano.

3. EL ESTADO Y LA ADMINISTRACIÓN

La Administración Pública desde un punto de vista formal, se entiende a la entidad que administra,
es decir, al organismo público que ha recibido del poder político la competencia y los medios
necesarios para la satisfacción de los intereses generales. Desde un punto de vista material, se
entiende más bien la actividad administrativa, o sea, la actividad de este organismo considerado
en sus problemas de gestión y de existencia propia, tanto en sus relaciones con otros organismos
semejantes como con los particulares para asegurar la ejecución de su misión.

Es además la encargada del manejo científico de los recursos y de la dirección del trabajo humano
enfocada a la satisfacción del interés público, entendido este último como las expectativas de la
colectividad.

4. FUNCIÓN PÚBLICA: GENERALIDADES, FINES, PRINCIPIOS, EJERCICIO DE LA


FUNCIÓN PÚBLICA, REQUISITOS DE LA FUNCIÓN PÚBLICA

* Es el conjunto de actividades que se realizan o ejercen para el cumplimiento de los fines del
estado, las mismas que son efectuadas por personas físicas, para lo que se cuenta con la
investidura correspondiente y que implica derechos, deberes y obligaciones"

* Es el conjunto de actividades que se realizan para el cumplimiento de las funciones del Estado y
las políticas del Gobierno, para lo cual se cuenta con la investidura correspondiente, y que implica
deberes y derechos y se ejerce por los funcionarios y servidores públicos.

* Es la actividad dirigida al interés común, utilizando poderes específicos para conseguir su


realización.

Es el ciudadano que presta su trabajo al servicio de la nación, puede ser elegido o designado para
desempeñar funciones o cargos públicos asignados por ley, remuneradas, dentro de una relación
de subordinación jerárquica, para alcanzar los fines del estado.
Nuestra Constitución Política en el artículo 39° establece que, Todos los funcionarios y

trabajadores públicos están al servicio de la Nación.

El D.S. N° 05-90-PCM, define al Funcionario Público, como el ciudadano que es elegido o

designado por autoridad competente conforme al ordenamiento legal para desempeñar

cargos del más alto nivel en la administración pública; y, define al servidor público como el

ciudadano en ejercicio que presta servicios en entidades de la administración pública con

nombramiento o contrato de autoridad competente, suscrita con las formalidades de ley

en jornada legal y sujeto a retribución remunerativa permanente en periodos regulares.

La Ley Marco del Empleo Público, Ley N° 28175, utiliza la expresión empleado

público para distinguir al funcionario público, empleado de confianza y al servidor

público, define al funcionario público como el que desarrolla funciones de

preeminencia política, reconocida por normas expresas, que representan al Estado o

a un sector de la población, desarrolla políticas de Estado y/o dirigen organismos o

unidades públicas.

La Ley Orgánica del Sistema Nacional de Control y de la CGR, Ley N° 27785, define

como servidor o funcionario público a todo aquel que independiente del régimen

laboral en el que se encuentre, mantiene vínculo laboral, contractual o relación de

cualquier naturaleza con algunas de las entidades y que en virtud de ello ejerce

funciones con tales entidades.

El Código de Ética de la Función Pública, Ley N° 27815, considera como empleado

público a todo funcionario o servidor de las entidades de la administración pública en

cualquiera de los niveles jerárquicos sea este nombrado, contratado, designado, de

confianza o electo que desempeñe actividades o funciones en nombre del servicio del

Estado, no importando el régimen jurídico de la entidad en la que preste sus servicios

ni el régimen laboral o de contratación al que se encuentren sujetos


PRINCIPIOS en LA FUNCIÓN PUBLICA

IDONEIDAD : Aptitud técnica, legal y moral, es condición esencial para el acceso y ejercicio de la
función pública. El servidor público debe propender a una formación sólida acorde a la realidad,
capacitándose permanentemente para el debido cumplimiento de sus funciones.

VERACIDAD: Autenticidad en las relaciones funcionales con todos los miembros de su institución y
con la ciudadanía, contribuyendo al esclarecimiento de los hechos.

LEALTAD Y OBEDIENCIA: Fidelidad y solidaridad hacia todos los miembros de la institución,


cumpliendo las órdenes del superior jerárquico, en tanto reúnan las formalidades del caso y
tengan por objeto la realización de actos de servicio que se vinculen con las funciones a su cargo.

* Retribución justa y equitativa, regulada por un sistema único homologado (artículo 4º del
Dec.Leg. Nº 2709).

JUSTICIA Y EQUIDAD: Permanente disposición para el cumplimiento de sus funciones, otorgando a


cada uno lo que le es debido, actuando con equidad en sus relaciones con el Estado, con el
administrado, con sus superiores, con sus subordinados y con la ciudadanía en general.

LEALTAD AL ESTADO DE DERECHO: El funcionario de confianza debe lealtad a la Constitución y al


Estado de Derecho.

5. RESPONSABILIDAD DE LA FUNCIÓN PÚBLICA:


CONSTITUCIONAL – FUNCIONAL Y POLÍTICA –
FUNCIONAL Y ADMINISTRATIVA – JUDICIAL.

El servicio a la nación debe realizarse de modo transparente; por otro lado una segunda

obligación, referida a que el Estado debe prever todos los medios organizacionales,

procedimentales y legales destinados a evitar que determinados funcionarios y

trabajadores públicos, con poder de decisión o influencia en la toma de decisiones

importantes para la buena marcha de la administración, puedan encontrarse restringidos

en mayor medida que otros servidores públicos, en el ejercicio de determinados derechos

fundamentales.

El Código de Ética de la Función Pública, ha establecido que los fines de la


administración pública son el servicio a la Nación, de conformidad con lo dispuesto en la

Constitución Política, y la obtención de mayores niveles de eficiencia del aparato estatal,

de manera que se logre una mejor atención a la ciudadanía, priorizando y optimizando el

uso de los recursos públicos.

Las personas que laboran dentro de la administración pública tiene derechos y deberes

que cumplir. El incumplimiento o la transgresión de estos deberes puede generar la

desarticulación o fractura de una correcta administración del Estado y como consecuencia

un detrimento de la buena relación laboral.

Ello en razón de que todo acto de indisciplina repercute negativamente contra el orden

institucional, deteriora las relaciones de jerarquía funcional y resquebraja la imagen

institucional frente a la sociedad.

El Tribunal Constitucional ha expresado con toda razón – en varias de sus sentencias –

que el poder disciplinario es el medio con que cuenta la administración para obligar a sus

agentes en el cumplimiento de los deberes específicos del servicio.

Para determinar la responsabilidad el primer paso es identificar la existencia de un


sujeto,

quien sea responsable de un conjunto de funciones y/o atribuciones determinadas, de

carácter público al que por dicha condición se le puede denominar funcionario, servidor,

empleado público.

La responsabilidad radica en las consecuencias derivadas de las acciones u omisiones,

las cuales deben producirse dentro de la funciones asignadas al empleado del Estado.

La Ley Marco del Empleo Público, artículo 19°

, establece que, los empleados públicos

son responsables civil, penal o administrativamente por el incumplimiento de las normas

legales y administrativas en el ejercicio del servicio público.

La Ley Orgánica del Sistema Nacional de Control y de la Contraloría General de la


República, Ley N° 27785, contempla las siguientes responsabilidades:

Responsabilidad Penal.

Responsabilidad Civil.

Responsabilidad Administrativa

La Novena Disposición Final de la Ley N° 27785, prescribe que, la responsabilidad

administrativa funcional es aquella en la que incurren los servidores y funcionarios

por haber contravenido el ordenamiento jurídico administrativo y las normas internas

de la entidad a la que pertenecen, se encuentre vigente o extinguido el vínculo laboral

o contractual al momento de su identificación durante el desarrollo de la acción de

control.

La citada norma, incluye en la responsabilidad administrativa funcional a los

servidores y funcionarios públicos, que, en ejercicio de sus funciones, desarrollen una

gestión deficiente.

De lo desarrollado por la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Control y de la

Contraloría General de la República podemos evidenciar dos supuestos en los cuales

se podría incurrir en responsabilidad administrativa:

 La contravención a las normas de derecho administrativo o las que sean


propias de la entidad.
 Casos de gestión deficiente