Está en la página 1de 235

Página 1

EL TESTIMONIO MENSONGER
La ofensa consiste en un falso testimonio bajo
juramento en cualquier jurisdicción o frente a un oficial de
la policía judicial actuando en ejecución de una comisión
rogatoria.
I - ELEMENTO LEGAL
La ofensa es definida y reprimida en la sección 434-13 del CC.
II - ELEMENTO MATERIAL
 UN TESTIMONIO ANTES DE UNA JURISDICCIÓN O
OPJ
Testimonio es la historia oral hecha por una persona de lo que vio o
escuchado (MERLE y VITU).
Se debe haber presentado falso testimonio en la corte, ya sea
en cualquier jurisdicción, ya sea antes de un OPJ cuando actúa en
ejecución de una comisión rogatoria.
El término jurisdicción es de naturaleza general: puede ser tanto
tribunales penales que tribunales civiles, administrativos o
financieros. Entonces el
falso testimonio se puede hacer antes:
 Un tribunal de derecho común (Assize Court, courts of law
servicios correccionales, etc.) o especializados (tribunal de menores,
competente en asuntos económicos y financieros, etc.).
 Un tribunal excepcional (tribunal militar, etc.).
 Un tribunal de investigación. Del mismo modo, el falso testimonio es
punible
antes de un OPJ al ejecutar una carta rogatorio. Número de
se reciben testimonios destinados a cubrir las necesidades de una información
por OPJ actuando con una orden del juez de instrucción, parecía lógico
que entran al campo de la incriminación Por otro lado, declaraciones
falsedades hechas durante una investigación preliminar o flagrancia no son
no punible
 Un tribunal civil (tribunales de distrito, tribunales superiores, tribunales de
justicia)
comercio, tribunales conjuntos de arrendamientos rurales, etc.).
 Una jurisdicción administrativa.
Versión en 01/11/2010
© INFPN - Todos los derechos reservados
Página 1

Página 2
 UN TESTIMONIO PROBADO EN JURAMENTO
El falso testimonio solo puede ser el resultado de una declaración hecha bajo
el
juramento. La mentira no es suficiente, debe agregarse la violación de un
juramento que
da más credibilidad al testimonio del testigo presumiendo la sinceridad de su
declaraciones. El juramento del juramento confiere una promesa de mayor
lealtad en la cual el
se supone que el juez debe confiar en él para liberar su convicción íntima.
El juramento es válidamente prestado utilizando las fórmulas de la ley: el
testigo
juro decir la verdad, toda la verdad.
La ofensa no se puede usar contra menores de 16 años (el
no se requieren juramentos), personas bajo el
condena de la prohibición de testificar ante un tribunal que no sea
declaraciones simples. Otras discapacidades están relacionadas con el estado
de la persona. Es
por lo tanto, de la parte civil que tiene un interés particular en la solución de la
disputa, el testigo
asistido, etc.
Falso testimonio no puede ser llevado a cabo contra la persona que escucha
la OPJ en el marco de la comisión rogatoire bajo el régimen de la custodia,
en la medida en que esta persona no esté obligada a prestar juramento. Ella
disfruta
por lo tanto, el derecho del sospechoso a no contribuir a su propia
incriminación.
T UN TESTIMONIO A LARGO PLAZO
El código penal no enumera los medios engañosos. Cualquier alteración hecha
a sabiendas, la verdad se incrimina, independientemente de sus
manifestaciones o formas,
ya que podría haber influido en la decisión del juez.
Como el falso testimonio es una ofensa de comisión, requiere un acto positivo.
Por lo tanto, el silencio que guarda una persona durante su audición no puede
asimilarse a una
falso testimonio. El falso testimonio puede consistir en la afirmación de un
hecho inexacto.
Jurisprudencia:
. Las personas citadas ante el tribunal penal como testigos en el
una demanda contra un agente de mantenimiento de la paz por un taxi y
violencia voluntaria
quien confirmó bajo juramento el cronograma de su amigo que
supuestamente pasó la tarde con
ellos en un restaurante, y han dejado a la vez inconsistente con el de
la agresión del taxista (CA Paris, 26 de junio de 2001).
La mentira también puede consistir en la negación de un hecho verdadero: el
testigo que dice que no sabe, mientras que él sabe, cae bajo la ley penal.
La mentira se puede realizar por omisión. Esto es tan la negativa a responder
en un punto específico o para dar una respuesta parcial: los hechos, por su
la presentación incompleta se desnaturaliza en todo o en parte.
Jurisprudencia:
. Un testigo afirma haber visto a la víctima golpear al perpetrador, pero se
abstiene de
especificar que es esto lo que primero provocó a la víctima y llevó el
primeros disparos.
El testimonio debe haber sido decisivo: el falso testimonio no es punible
que si ocurre sobre declaraciones que pueden afectar el
solución del juicio en el que se escucha al testigo Aunque este elemento
no aparece en el texto del artículo 434-13 del CC, es el resultado del análisis
jurisprudencia de las decisiones del Tribunal de Casación. La declaración
debe relacionarse con
circunstancias esenciales del hecho que dio lugar a la controversia para que el
el testimonio se considera determinante. "El falso testimonio consiste en
una alteración deliberada de la verdad sobre las circunstancias esenciales del
hecho
proseguido "(CA París, 27 de febrero de 1996).
Se considera esencial cualquier circunstancia que pueda conducir a la condena
del juez "El testimonio falso es punible cuando la alteración de la verdad,
que afecte a las pruebas presentadas ante los tribunales, se refiere a una
circunstancia que presenta
interés en el caso. (Cass Crim, 27 de enero de 1960).
Versión en 01/11/2010
© INFPN - Todos los derechos reservados
Página 2

Página 3
III - ELEMENTO MORAL
 LA CONCIENCIA DEL AUTOR PARA QUEDARSE, PARA
PROMOVER EL JURAMENTO
LISTO
La ofensa es intencional. Asume en su autor una voluntad deliberada
engañar La mentira solo puede ser intencional y hecha de mala fe.
D SORTEO CONSCIENTE DE TRIMPER ACTUALMENTE
JUSTICIA
La ofensa de falso testimonio no puede ser el resultado de imprudencia o
falta de atención. La ley no castiga al testigo que se equivoca o comete un
error, pero
quien deliberadamente y voluntariamente hace una mentira y así traiciona el
juramento
prestado para decir la verdad.
Lo mismo es cierto del error de apreciación hecho por el testigo de buena fe.
No es una actitud voluntaria, el testigo puede ser engañado por su
emoción, su imaginación, la confusión de sus recuerdos.
La ofensa se caracteriza independientemente del motivo.
IV - CIRCUNSTANCIAS AGRAVANTES
 Artículo 434-14 párrafo 2 del Código Penal
 Cuando el testimonio mentiroso es causado por la entrega de un obsequio o
alguna recompensa
El hecho de que el texto tenga como objetivo una "determinada recompensa"
es
interpretado como una referencia a cualquier contraparte que tenga un impacto
en el
testimonio.
Jurisprudencia:
. Testigo de quién mintió para la defensa del empleo en su ciudad,
salvaguardando el empleo
constituyendo la circunstancia agravante de que la contraparte haya
determinado la
falso testimonio (CA Douai, 22 de mayo de 1996).
 Artículo 434-14 párrafo 3 del Código Penal
 Cuando la persona contra la cual o para quien el falso testimonio
ha sido cometido es punible con una pena penal.
Versión en 01/11/2010
© INFPN - Todos los derechos reservados
Página 3

Página 4
V - REPRESIÓN
 LAS PENAS ADMITIDAS
 Personas físicas
CLASIFICACIÓN DE CLASIFICACIÓN
ARTÍCULO
CIRCUNSTANCIAS
AGRAVADAS
SANCIONES
PRINCIPAL
SANCIONES
COMPLEMENTARIO
SENCILLO
AGRAVIO
434-13 al.1
CP
- 5 años de prisión
- Multa de € 75,000
Artículo 434-44
CP
AGRAVADAS
434-14 al.2
CP
Circunstancias previstas en
este articulo
- 7 años de prisión
- Multa de € 100.000
434-14 al.3
CP
Circunstancias previstas en
este articulo
- 7 años de prisión
- Multa de € 100.000
 Personas jurídicas
Las personas jurídicas son penalmente responsables de conformidad con el
disposiciones del Artículo 121-2 del CC
 INTENTO: NO
 COMPLICIDAD: SÍ
Se puede confundir con el delito de suborientación del testigo incriminado en
el artículo
434-15 del CP. Por lo tanto, la complicidad de falso testimonio puede ser
punible bajo
manipulación de testigos, pero también en los términos de la ley ordinaria,
este
lo que hace posible aplicar penas más duras, particularmente cuando el
soborno ha sido
seguido por efecto.
Jurisprudencia:
. Prostituta declarada culpable de complicidad en falso testimonio, mientras
la gente
contra quien se dirigió la deposición se castiga con sanciones penales. La
persona,
ex prostituta, había proporcionado información falsa al autor principal y lo
alentó a
repetir frente al OPJ en el marco de una comisión rogatoria (CA Toulouse, 09
de febrero
2006).
IM INMUNIDAD FAMILIAR: NO
 REDUCCIÓN O EXENCIÓN DE PENALIDAD: SÍ
El artículo 434-13 párrafo 2 CC especifica que el falso testigo está libre de
castigo
si él espontáneamente se retractó de su testimonio antes de la decisión que
termina el
procedimientos del tribunal de instrucción o juicio.
Jurisprudencia:
. Falso testimonio jurado ante los investigadores que actúan en la comisión
del rogatorio
de un juez de instrucción, pero que había sido seguido dos días más tarde por
un
espontánea. Se descubrió que el delito estaba bien establecido, pero que la
revocación por el
impidió, antes de la decisión de dar por concluido el procedimiento de
investigación, conducir a
eximirlo del castigo (CA París, 4 de junio de 2007).
La retractación debe tener lugar antes de que el testimonio se considere como
irrevocable. Es el cierre de los debates que en la jurisprudencia siempre ha
marcado el
límite más allá del cual la retractación debe considerarse tardía.
El principio de exención solo se formula con respecto a la ofensa simple
falso testimonio, pero parece lógico aplicarlo también a agravado
referido en la sección 434-14 de la PC.
Versión en 01/11/2010
© INFPN - Todos los derechos reservados
Página 4

Página 5
Uno puede considerar como retracción cualquier manifestación de
arrepentimiento
lo suficientemente significativo como para borrar la mentira. Debe tener un
personaje
espontánea.
Jurisprudencias:
. No es espontáneo la retractación de un testimonio a pedido del juez de
instrucción (CA
París, 18 de febrero de 1998).
. No es espontáneo la retractación después de la acusación del falso testigo
(CA
París, 10 de diciembre de 2003).
La retractación vale la pena de exención para el autor. Aunque perseguido y
condenado por la ofensa, no será sentenciado a una pena
Legifrance, el servicio público de acceso
a la ley - Inicio
Legifrance - El servicio público de
acceso a la ley
 Ir al contenido
 Ir a navegación general

Sábado, 23 de diciembre de 2017

Actualizar información

 bienvenida
 Derecho francés
 Ley europea
 Derecho internacional
 traducciones
 Bases de datos

Está en: Inicio > Tribunal de Casación, Sala de lo Penal, 4 de abril de


2001, 00-85.168, inédito

Tribunal de Casación, Sala de lo Penal, 4 de abril de


2001, 00-85.168, inédito
Imprimir

referencias

Tribunal de Casación
cámara criminal
Sesión pública del miércoles 4 de abril de 2001
N ° de apelación: 00-85168
No publicado en el boletín Rechazar

Presidente: Sr. COTTE, Presidente


Texto completo

REPÚBLICA FRANCESA

EN EL NOMBRE DE LA GENTE FRANCESA

EN EL NOMBRE DE LA GENTE FRANCESA

EL TRIBUNAL DE CASACIÓN, CÁMARA PENAL, en su audiencia


pública celebrada en el Palacio de Justicia de PARÍS, el 4 de abril, dos mil
uno, dictó la siguiente sentencia:

Sobre el informe de la Consejera PIBOULEAU, las observaciones del Sr.


SPINOSI, del Sr. Le PRADO y de la sociedad civil profesional RICHARD y
MANDELKERN, abogados del Tribunal y de las conclusiones del Abogado
General DI GUARDIA;

Decidir sobre la apelación presentada por:

- Y ... Sebastian, fiesta civil,

contra la sentencia del Tribunal de Apelación de AIX-EN-PROVENCE, 5ª


Sala, de fecha 28 de junio de 2000, que, después de la liberación de Hugues X
... y Pierre Z ... de los condes de falso testimonio y complicidad, falso
testimonio y uso, rechazó sus peticiones;

Considerando los escritos producidos, en demanda y en defensa;

Sobre el único motivo de apelación, basado en la violación de los artículos


111-3, 441-1, 441-7 del Código Penal, 591 y 593 del Código de
Procedimiento Penal;

"en el sentido de que la sentencia recurrida desestimó a la parte civil por sus
reclamaciones de daños y constató que los hechos denunciados, suponiendo
que no estuvieran prescritos, no podían recibir ninguna calificación penal;

"con el argumento de que:

"Mientras que el partido civil Sebastien Y ... sí llamó a los acusados, el 26 de


septiembre de 1997, directamente al Tribunal Penal, reprochándole a Pierre Z
... que haya hecho un testimonio falso o falso sobre las circunstancias de el
accidente de tráfico que tuvo lugar el 15 de junio de 1993 en Meyreuil (13)
entre él y Hugues X ... y, para él, haber sido cómplice de este falso testimonio
o falso testimonio y haber hecho uso de ella antes de que los tribunales
decidan la responsabilidad de este accidente;

"que mantiene en sus escritos que si" los delitos de falsificación y uso
constituyen infracciones instantáneas cuya prescripción comienza a correr
desde el día del establecimiento del falso o el de su último uso delictivo y no
desde el descubrimiento del la existencia de la declaración escrita de falso,
estos dos delitos están relacionados y que un acto de interrupción con respecto
a uno interrumpe la prescripción con respecto al otro "; que Pierre Z ... era
oídos el 16 de junio de 1993 por los investigadores de la gendarmería y que
Hugues X ... a sabiendas hizo uso de las declaraciones de este último ante el
tribunal civil el 11 de mayo de 1995, que, por lo tanto, la citación directa fue
de 26 de septiembre de 1997, la interrupción de la prescripción para el uso de
la falsificación contra Hugues X ... se extiende a la ofensa relacionada de la
falsificación con respecto a Pierre Z ...;

"Considerando que, sin embargo, el principio de legalidad establecido en el


artículo 111-3 del Código Penal exige que los jueces determinen la
caracterización exacta de los hechos perseguidos, es decir, que encuentren qué
texto les es aplicable antes incluso para verificar la realidad y decidir sobre la
validez de la acusación;

"De la jurisprudencia reiterada se desprende que la caracterización del


testimonio falso se constituye solo si la declaración falsa se ha realizado ante
una autoridad judicial y bajo juramento;

"De los documentos del proceso se deduce que el testimonio de Pierre Z ... fue
registrado el 16 de junio de 1993 por investigadores de la brigada de
gendarmería Gardanne a cargo de la investigación preliminar del accidente del
el tráfico del 15 de junio de 1993 en el que Sébastien Y ... resultó gravemente
herido, que esta afirmación, aparte de que fue recibida sin juramento, no cabe
en una actividad jurisdiccional sino que es solo el resultado de una actividad
policial que no puede calificarse como falso testimonio;

"que el delito de complicidad en falso testimonio reprochado a Hugues X ...


no podría ser sin un falso testimonio previo;

"Esta declaración hecha durante la investigación preliminar tampoco puede


constituir el delito de falsa declaración del primer párrafo del artículo 441-7
del Código Penal (Artículo 161, párrafo 4, del Código Penal). fuerza antes del
1 de marzo de 1994), ya que no fue escrito por el autor ni fechado por él, sino
que fue transcrito por un agente de la gendarmería en forma de actas. la
audiencia incluida en los documentos de una investigación policial, que la
declaración en cuestión no puede ser aceptada como un certificado tanto por
su presentación física como por las condiciones de su establecimiento;
"que suponiendo que ella haya mencionado hechos materialmente inexactos,
no puede justificar el enjuiciamiento penal previsto por el texto represivo en
cuestión;

"que el delito menor de falso testimonio reprochado a Hugues X ... no podría


ser sin una certificación previa falsa;

"que tampoco surge de los documentos en el expediente que Hugues X ... fue
culpable del delito de sobornar a un testigo mediante maniobras o presente u
otros dispositivos incitando a Pierre Z ... a hacer una declaración falsa a los
investigadores cuando se desprende de las declaraciones de este último y que
él estableció por el procedimiento que espontáneamente dio su testimonio
sobre las circunstancias del accidente que había presenciado, después de
alertar al rescate con un golpe teléfono de su casa a los bomberos a pocos
minutos de este accidente;

"que el informe redactado por un agente de la policía judicial en las


condiciones ya descritas no puede constituir una falsificación ni material ni
intelectual;

que los hechos denunciados, aun suponiendo que sean correctos, no pueden
admitir ninguna calificación;

"que es necesario, por lo tanto, desestimar la demanda de la parte civil, sin que
la Corte tenga que decidir si se constituyó o no a tiempo;

"Mientras que constituye una alteración fraudulenta de la verdad en un escrito


a sabiendas para hacer declaraciones falsas a un oficial de policía que lleva a
cabo una investigación, que el Tribunal que supuestamente estableció la
materialidad de la mentira de Pierre Z ... y el uso que Hughues X había hecho
en los tribunales no podía rechazar ninguna acción en su contra a falta de una
calificación adecuada;

"En cualquier caso, los informes de la entrevista policial son necesariamente


firmados por el declarante, por lo que el hecho de que el certificado engañoso
no fue escrito directamente por la mano del declarante, quien, después de
haber firmado el aplazamiento de sus declaraciones por un agente de la policía
judicial, no puede evitar la caracterización del delito de falsa atestación ";

Considerando que Pierre Z ... y Hugues X ... fueron citados, el primero, por
haber hecho un testimonio falso o un falso testimonio sobre las circunstancias
de un accidente de tráfico entre Sebastien Y ... y Huges X. .., y el segundo, por
haber sido cómplice en este falso testimonio o declaración falsa y haberlo
utilizado antes de la jurisdicción civil;
Considerando que, con el fin de dejar de lado las cualificaciones propuestas, el
Tribunal de Apelación señala, por los motivos expuestos en el caso, que las
pruebas de Pierre Z ..., registradas por los agentes de policía a cargo de la
investigación preliminar del accidente de tráfico y recibido sin juramento no
constituye testimonio falso; no puede aceptarse como una certificación, ya sea
por su presentación física o debido a las condiciones de su establecimiento;

Considerando que, teniendo en cuenta lo anterior, y dado que la mera


presentación de información oral, para suponer que es incorrecta, no puede
constituir, con respecto a la persona que la dio, el establecimiento de un
certificado o certificado provisto por el artículo 161 anterior y 441-7 del
Código Penal, el tribunal de apelación justificó su decisión;

De lo cual se deduce que los medios no pueden ser admitidos;

Y mientras que el juicio es regular en forma;

DESESTIMA la apelación;

Así juzgado y pronunciado por el Tribunal de Casación, cámara criminal, en


su audiencia pública, el día, mes y año en el mismo;

Estuvimos presentes en los debates y deliberaciones, en la formación prevista


en el artículo L. 131-6, párrafo 4, del Código de Organización Judicial: Sr.
Cotte Presidente, Sr. Pibouleau Consejero Ponente, Sr. Schumacher Consejero
habitación ;

Asesor general: Sr. Di Guardia;

Secretaria de la sala: la Sra. Nicolas;

En fe de lo cual, esta sentencia ha sido firmada por el Presidente, el Relator y


el Secretario de la Cámara;

análisis

Decisión impugnada: Tribunal de Apelación de la quinta Sala AIX-EN-


PROVENCE, de 28 de junio de 2000

Títulos y resúmenes: FALSO - Falso especial - Certificados o


certificados falsos - Definición - Suministro de información oral
durante una consulta previa.
nulo

Textos aplicados:

o Código Penal 441-7

Descargue el documento en RTF (peso <1Mo)

Imprimir

 Sobre el orden legal francés


 licencias
 ¿Qué hay de nuevo en el sitio?

 Sobre el sitio
 plano del sitio
 accesibilidad
 Ayuda general
 Escríbanos

Jurisprudencia

Legifrance, el servicio público de acceso


a la ley - Inicio
Legifrance - El servicio público de
acceso a la ley
 Ir al contenido
 Ir a navegación general

Sábado, 23 de diciembre de 2017

Actualizar información

 bienvenida
 Derecho francés
 Ley europea
 Derecho internacional
 traducciones
 Bases de datos

Está usted en: Inicio > Tribunal de Casación, Sala Penal, Sala Penal, 9 de
septiembre de 2009, 09-80.523, inédito

Tribunal de Casación, Penal, Sala Penal, 9 de


septiembre de 2009, 09-80.523, inédito
Imprimir

referencias

Tribunal de Casación
cámara criminal
Sesión pública del miércoles 9 de septiembre de 2009
N ° de apelación: 09-80523
No publicado en el boletín Rechazar

Sr. Dulin (Presidente interino consejero principal), Presidente


SCP Didier et Pinet, abogado (s)

Texto completo

REPÚBLICA FRANCESA

EN EL NOMBRE DE LA GENTE FRANCESA


EL TRIBUNAL DE CASACION, CÁMARA CRIMINAL, ha emitido el
siguiente juicio:

Decidir sobre la apelación presentada por:

- Y ... Henry,

contra la sentencia del tribunal de apelación de METZ, cámara correccional,


de fecha 18 de diciembre de 2008, quien, por falso testimonio, lo sentenció a
dos meses de prisión suspendida y se pronunció sobre intereses civiles;

Dado el recuerdo producido;

Sobre el primer motivo de apelación, basado en la violación de los artículos


434 a 13 del Código Penal, 591 y 593 del Código de Procedimiento Penal,
falta de fundamentos, falta de fundamento jurídico;

"en que la sentencia recurrida condenó al acusado por falso testimonio bajo
juramento, y se pronunció sobre la represión y los intereses civiles;

"sobre la base de que el 19 de enero de 2006, René X ... presentó una


demanda ante la parte civil por falso testimonio contra Henry Y ... que indica
que está en proceso de divorcio con su esposa Sylvette Z. ..., que este
mantiene durante muchos años una relación adúltera con Henri Y ..., que el 15
de septiembre de 2004, Henri Y ... fue escuchado por el consejero del
escenario en el estado de la corte d ' apelación de Metz y cuestionó el
mantenimiento de cualquier relación física o sentimental con Sylvette Z ... que
estas declaraciones no sean ciertas, que como resultado de esta queja, se abrió
una investigación judicial, que durante su interrogatorio de la primera
comparecencia 22 de enero de 2007, Henri Y ... desafiado a vivir en la casa de
Sylvette Z ..., ... y tener cualquier relación con ella, aunque reconoce tener
"algunos sentimientos más cercanos a ella" y a veces salir con ella en la
pelota, que justificó su presencia en Montbronn por el que había sido
galardonado con el contrato de caza en esa comuna hasta 2006; que a
comisión rogatoire, los servicios de la gendarmería escucharon a varias
personas del entorno familiar o del barrio en el mes de febrero de 2007; que
Myrielle Z ..., esposa A ... y Remy A ..., que reside ..., hermana y cuñado de
Sylvette Z ..., declararon que Henri Y ... estaba presente todos los días en éste
por tres, cuatro años y que lo vieron estacionar su auto en el garaje y salir de
nuevo por la mañana; que en una segunda audición Myrielle Z ... especificó
que Henri Y ... y su hermana vivían en parejas en Montbronn desde 2003; que
Yasmine Z ... confirmó que Henri Y ... se quedó con su hermana Sylvette Z ...
por tres, cuatro años y reportó presión de que había estado de su parte para no
testificar; que Cindy A. ... dijo que Henri Y ... se había mudado a la casa de su
tía, Sylvette Z ... hace cuatro años y que aún vivían juntos en Montbronn; que
según las declaraciones de André B ..., escuchado como testigo en la
audiencia ante el tribunal, el acusado permanece en Montbronn desde el 15 de
mayo de 2003; que ante el tribunal el acusado admitió haber tenido una
aventura con Sylvette Z ... en 1996 y 1997, impugnando haber vivido con ella
y toda relación en 2004; que el delito de falso testimonio bajo juramento
contra el acusado se establece mediante la declaración de los testigos reunidos
en el marco de la comisión rogatoria y mediante la confesión del acusado ante
el tribunal; el de estos elementos se desprende de hecho que Henri Y ...
testificó de manera falsa el 15 de septiembre de 2004 ante el asesor de la
preparación de la sala de la familia del tribunal de apelación de Metz,
afirmando n ' nunca había tenido una relación romántica o física con Sylvette
Z ... y nunca había pasado las noches con ella, observándose que estas
declaraciones falsas podían influir en el proceso de divorcio entre Sylvette Z
... su esposo Henri X ...; que es necesario en estas circunstancias confirmar el
juicio referido a la culpa;

1 °) "mientras que el testimonio falso puede ser el resultado de una


declaración hecha bajo juramento, que se limita a afirmar que el acusado
había testificado de manera falsa el 15 de septiembre de 2004 frente al asesor
del establecimiento estado de la cámara de familia del Tribunal de Apelación
de Metz, sin considerar que sus declaraciones se habían realizado bajo
juramento, el Tribunal de Apelación no justificó su decisión;

2 °) "mientras que el falso testimonio consiste en la negación de un hecho


cierto, que al afirmar que el demandado, fue escuchado el 15 de septiembre de
2004 por el consejero de la preparación de la sala de la familia del tribunal d
Metz, había "impugnado el mantenimiento de cualquier relación física o
sentimental con Sylvette Z ...", entonces él había dicho "nunca tuve una
relación sentimental o física con Sylvette Z ... y no lo hice". nunca pasó sus
noches con ella ", la primera declaración quita una relación física o
sentimental en la fecha del interrogatorio, y la segunda negación que consume
tiempo de tal relación, el Tribunal de Apelación que no ha poner al Tribunal
de Casación en condiciones de controlar la naturaleza exacta de las presuntas
declaraciones de falsificación, no justificó su decisión ";

Sobre el segundo motivo, basado en la violación de los artículos 1382 del


Código Civil, 2, 3, 591 y 593 del Código de Procedimiento Penal, falta de
fundamentos, falta de fundamento jurídico;
"en el sentido de que la sentencia recurrida condenó al demandado a pagar a la
parte civil la suma de 7 650 euros por su perjuicio financiero y la de 150 euros
por concepto de daño inmaterial;

"sobre la base de que la sentencia remitió correctamente a René X ...


admisible en su constitución de parte civil y al demandado enteramente
responsable del daño sufrido por la parte civil, que por orden de no
conciliación de fecha 21 de septiembre de 1998, el juez del tribunal de familia
del Tribunal de Sarreguemines condenó a René X ... a pagar a su esposa
Sylvette Z ... pensión alimenticia por sí misma de 1.000 francos por mes (152,
24 euros); mediante sentencia de 9 de septiembre de 2003, el tribunal de
apelación de Metz llevó dicha pensión a 300 euros por mes, que René X ...
expone que el divorcio fue pronunciado por un fallo de la sala de la familia de
el Tribunal de Apelación de Metz de 27 de junio de 2007, que se convirtió en
definitivo el 12 de noviembre de 2007, y considera que si hubiera podido
demostrar la existencia de la relación mantenida entre su esposa y Henri Y ...,
el tribunal de apelación la apelación no habría duplicado el monto de la
pensión alimenticia reclama en consecuencia una suma de 150 euros desde
septiembre de 2003 hasta el 12 de noviembre de 2007, es decir, 150 euros x
51 meses = 7 650 euros; el de la sentencia del 9 de septiembre de 2003, se
deduce que uno de los elementos de motivación de la decisión estuvo
constituido por el hecho de que no se demostró que la esposa de René X ...
vivió concubinato en el casa matrimonial y comparte con un tercio los gastos
de la vida cotidiana; que así queda establecido que la sala familiar del
Tribunal de Apelaciones de Metz falló sobre bases erróneas en cuanto a la
situación de René X ..., que resultó en este un prejuicio cierta base financiera
sobre la cual tiene derecho a obtener reparación; que al asignar la suma de 7
650 euros, los primeros jueces han realizado una evaluación justa de este
prejuicio; que el juicio realizado en estas circunstancias se confirmará a este
respecto de prejuicio y en sus otras disposiciones;

"Las razones adoptadas que antes de la investigación del juez, Rene X ...
mantuvo que Henri Y ... mantuvo una aventura con su esposa, que el
procedimiento de divorcio todavía estaba en curso y que, teniendo en cuenta
esta situación se negó a pagar 300 euros en pensión alimenticia mensual a su
esposa;

1 °) "mientras que la compensación otorgada a la parte civil está sujeta a la


existencia de un vínculo causal directo y cierto entre el daño alegado y la
ofensa, que los recursos totales del acreedor de la comida y su concubina solo
para determinar el monto de la deuda, afirmando que el resultado fue falso
testimonio bajo juramento de la pérdida financiera del demandado para la
parte civil correspondiente a la duplicación de la sala de familia del Tribunal
de Apelación de Metz en una período de cincuenta y un meses de la pensión
alimenticia de 150 euros asignada a su esposa por el juez de familia del
tribunal de primera instancia de Sarreguemines, el Tribunal de Apelación que
no ha establecido el vínculo causal entre el el perjuicio a la parte civil y al
delito no justifica su decisión;

2 °) "mientras que el monto de la deuda se evalúa de acuerdo con la disparidad


que probablemente crea el desglose matrimonial en las respectivas
condiciones de vida de los cónyuges, que al haber encontrado que la falta de
concubinato ha demostrado Sylvette Z ... fue uno de los elementos que
determinaron la sala familiar del Tribunal de Apelaciones de Metz, en su
sentencia del 9 de septiembre de 2003, para duplicar la pensión alimenticia de
150 euros asignada por el juez a Sarreguemines Tribunal de Grande Instance,
declarando que el resultado del falso testimonio bajo juramento del
demandado fue una pérdida financiera para la parte civil correspondiente al
monto total de la duplicación durante un período de cincuenta y un meses, el
El Tribunal de Apelación no extrajo las consecuencias jurídicas de sus
conclusiones, en violación de los textos antes mencionados;

3 °) "entonces, en cualquier caso, que el daño resultante de un delito debe ser


reparado sin pérdida o ganancia para ninguna de las partes, al haber
encontrado que el demandante había declarado que se había negado a pagar a
su esposa la pensión alimenticia mensual de 300 euros que le correspondía, el
tribunal de apelación que fijó sin embargo a 7 650 euros el importe de su
perjuicio financiero, que corresponde a la cantidad total en un período de
cincuenta y un mes de la duplicación de la pensión alimenticia decidida por la
sala de familia del Tribunal de Apelaciones de Metz no extrajo las
consecuencias legales de sus conclusiones, en violación de los textos antes
mencionados ";

Los medios están unidos;

Considerando que las declaraciones de la sentencia recurrida ponen al


Tribunal de Casación en condiciones de garantizar que el Tribunal de
Apelación, sin insuficiencia o contradicción, haya caracterizado en todos sus
elementos, tanto materiales como intencionados, el delito que ha declarado el
acusado culpable, y así justificó la asignación, en beneficio de la parte civil,
de la indemnización para reparar el daño resultante;

De lo cual se deduce que los medios, el primero, que en realidad falta en su


primer miembro, y que, por lo demás, se limitan a poner en tela de juicio la
apreciación soberana, por los jueces de los méritos, hechos y circunstancias de
el caso, así como la evidencia contradictoria, no pueden ser admitidos;

Y mientras que el juicio es regular en forma;

DESESTIMA la apelación;
Así juzgado y pronunciado por el Tribunal de Casación, Sala de lo Penal, en
su audiencia pública, el día, mes y año en el mismo;

Estuvimos presentes en los debates y deliberaciones, en la capacitación


prevista en el artículo 567-1-1 del Código de Procedimiento Penal: el señor
Dulin asesora al presidente interino más antiguo para reemplazar al presidente
impedido, la Sra. Canivet-Beuzit asesora al relator , La Sra. Desgrange
concejala de la cámara;

Secretario de la Cámara: Sr. Souchon;

En fe de lo cual, esta sentencia ha sido firmada por el Presidente, el Relator y


el Secretario de la Cámara;

análisis

Decisión impugnada: Tribunal de Apelación de Metz, de 18 de diciembre de


2008

Descargue el documento en RTF (peso <1Mo)

Imprimir

 Sobre el orden legal francés


 licencias
 ¿Qué hay de nuevo en el sitio?

 Sobre el sitio
 plano del sitio
 accesibilidad
 Ayuda general
 Escríbanos
 Establecer un enlace
Esta página ha sido vista
0
tiempo
cuyo
0
mes pasado.
El falso juramento, sancionado por el artículo 226 del Código Civil, puede definirse como la alteración de la
verdad, de una naturaleza para causar daño, a sabiendas y voluntariamente por el partido llamado a declarar
bajo juramento en su causa propia 1 .
El falso juramento requiere la unión de dos elementos materiales, a saber, un juramento de justicia por un lado,
y declaraciones falsas o incompletas por el otro.
Con respecto al juramento, el artículo 226 del Código Penal criminaliza los juramentos falsos referidos o
referidos en casos civiles 3 y los falsos juramentos al colocar sellos o un inventario 4 .
El juramento judicial puede ser de varios tipos. El Código Civil distingue entre:
- Juramento litisdecisoire 5 , referido por una de las partes a la otra para que dependa del resultado de la
prueba6 ; y,
- Juramento suplementario 7 , remitido por el juez de oficio o para que la decisión del caso dependa de él o para
determinar el monto de la sentencia 8 .
Estos dos tipos de juramento judicial están penalizados por el artículo 226, párrafo 1 del Código Penal, siempre
que sean contrarios a la verdad 9 .
En cuanto al juramento realizado al colocar sellos, se debe especificar que no requiere que los sellos hayan sido
fijados físicamente, para ser castigados por la ley. Solo es necesario que se haya realizado durante el
procedimiento regulado en los artículos 1148 y 1164 del Código Judicial.
Con respecto al juramento tomado durante un inventario, asume la existencia de un inventario cuyo propósito
es determinar la consistencia de una sucesión, una comunidad o, más en general, una propiedad indivisa. Por
otro lado, no se requiere que se cumplan todas las formalidades establecidas en el artículo 1183 del Código
Judicial, ya que no se prescriben bajo pena de nulidad. Sin embargo, el inventario debe estar cerrado 12 .
Además, el juramento referido o referido en asuntos civiles debe, para ser penalmente punible, presentar una
falta de sinceridad. La naturaleza engañosa del juramento que se toma al sellar o inventariar es a menudo el
resultado de una omisión 13 .
Además, la mayoría de los autores creen que el falso juramento referido o referido en asuntos civiles requiere
un intento fraudulento, el de engañar a la justicia, al tiempo que afirma que "el mero hecho de que el jurador
sabe que altera la la verdad lleva ipso facto en su conducta a la realización de esta intención " 14 . A este
respecto, la jurisprudencia ha considerado, por el delito de falso juramento adoptado al colocar sellos o un
inventario, que solo se requiere un fraude general por parte del autor del delito, que involucra que este último a
sabiendas cometió la ofensa.
Una persona que es culpable de un falso juramento, sin importar si es referida o referida en asuntos civiles, o
prestada al colocar sellos o un inventario, se castiga con una pena de prisión de seis meses a tres años. y una
multa de 26 a 10,00 euros 16 o, en su caso, una multa de 46 a 300 horas.
El artículo 226 del Código Penal también establece, al referirse al artículo 33 del mismo Código sobre este
punto, la posibilidad de pronunciar la prohibición facultativa, y por un período de 5 a 10 años, de la totalidad o
parte de los derechos en cuestión. en el artículo 31, párrafo 1. 18

_______________
1. V. GUERRA, "falso testimonio y falso juramento ", en Postal Mémorialis. Lexicon of Criminal Law and
Special Laws , Waterloo, Kluwer, 2012, F27 / 26; Cass., 15 de junio de 1999, no. , 1999, I, p. 358; Cass.,
2000, Rev. no.b. , 2001, p. 738, nota D. STERCKX; Amberes, 4 de febrero de 1998, JLMB , 2000,
p. 1095; Cass., 5 de octubre de 2005, no. , 2005, I, p. 1815.
2. M.-A. BEERNAERT, "Capítulo V. Falso Testigo y falso juramento", en Delitos. Volumen 4. Delitos contra
la fe pública , Bruselas, Larcier, 2012, p. 356.
3. Artículo 226, párrafo 1 del Código Penal.
4. Artículo 226, párrafo 2 del Código Penal.
5. Artículo 1357, 1 ° del Código Civil; en este mecanismo, ver. D. MOUGENOT, Ley de Obligaciones. La
prueba, 3ª ed., Bruselas, Larcier, 2002, p. 346, No. 297.
6. A su vez, puede ser referido por esa otra parte al primero.
7. Artículo 1357, 2 ° del Código Civil.
8. Artículo 1366 del Código Civil.
9. Cass., 5 de octubre de 2005, P.05.06.09.F., no. , 2005, o. 1815. J.-S.-G. NYPELS y J. SERVAIS, El Código
Penal Belga interpretado principalmente desde el punto de vista de la práctica , t. II, Bruselas, Bruylant, 1896,
art. 226, No. 1; J.-M. PIRET, "Falso testimonio, suborientación de testigos y falso juramento", en Les Novelles,
Derecho penal , t. II, Bruselas, Larcier, 1967, p. 648, No. 2817.
10. M.-A. BEERNAERT, "Capítulo V. Falso Testigo y falso juramento", en Delitos. Volumen 4. Delitos contra
la fe pública , Bruselas, Larcier, 2012, p. 357.
11. Cass., 6 de septiembre de 2006, no. , 2006, p. 1642.
12. M.-A. BEERNAERT, "Capítulo V. Falso Testigo y falso juramento", en Delitos. Volumen 4. Delitos contra
la fe pública , Bruselas, Larcier, 2012, p. 357.
13. Cass., 29 de octubre de 1973, no. 1974, I, p. 221; Amberes, 14 de mayo de 2002, OR , 2002-203, p. 908,
nota S. VAN OVERBEKE; Cass., 21 de febrero de 1990, no. , 1990, I, p. 716; Amberes, 24 de septiembre de
2008, T. Strafr. , 2010, p. 40.
14. A. MARCHAL y J.-P. JASPAR, Tratado teórico y práctico sobre derecho penal , vol. I, 2nd ed., Bruselas,
Larcier, 1965, p. 263; J.-M. PIRET, "Falso testimonio, suborientación de testigos y falso juramento", en Les
Novelles, Derecho penal , t. II, Bruselas, Larcier, 1967, p. 648, No. 2817.
15. Cass., 7 de enero de 1986, no. , 1986, I, p. 556; Cass., 4 de septiembre de 1990, no. , 1991, I, p. 8; Cass., 29
de septiembre de 1992, no. , 1992, Pas., I, p. 1144; Cass., 22 de octubre de 2003, P.03.1030.F., no. , 2003,
p. 1674; Amberes, 24 de septiembre de 2008, T. Strafr. , 2010, p. 40.
16. Artículo 226 del Código Penal.
17. Artículo 37 ter , §§1 y 2 del Código Penal.
18. M.-A. BEERNAERT, "Capítulo V. Falso Testigo y falso juramento", en Delitos. Volumen 4. Delitos contra
la fe pública , Bruselas, Larcier, 2012, p. 360.

Prensas universitarias de Rennes


 bienvenida
 Historia
 Bretaña
 Geografía social
 interferencia

 fr
 en
 ES
 lo
 de

OpenEdition Books > Rennes University Press > Historia > Testigos en los
tribunales > Capítulo 32. La represión de los ...

Capítulo 31. La sociedad de vecinos: ¿una herramienta de control social?


Capítulo 33: Los testigos persisten y firman. Un hombre abrumado ...

Testigos en la corte
|
Benoît Garnot

3ra parte El lenguaje de los testigos


bueno
Busca el libro
Indice
Cuota Compartir
Citado por
Información de ORCID Agregar a ORCID

Capítulo 32. La represión del falso


testimonio en Francia en el SIGLO XIX
Jean-Claude Farcy
p. 373-389
Autor de notas de texto

Texto completo
 1 National Archives (NA), BB / 20/206/1, Proceedings of Haute-
Marne, 2nd quarter 18 (...)

1 "El perjurio en los tribunales es bastante común, es difícil de ver y rara vez
castigado", es el hallazgo del Fiscal General del Tribunal de Apelaciones de
Dijon, al comentar el 19 de abril de 1858 un caso decidido en la segunda
sesión del sesión de Haute-Marne 1 . Se podría multiplicar a lo largo
del SIGLO XIX, citas que van en la misma dirección. Muy difundido, el falso
testimonio parece escapar de la represión.

2 Quisiéramos proporcionar algo de reflexión sobre la represión de una ofensa


que apenas ha sido objeto de estudios históricos, a pesar de que es muy
reveladora de la relación entre justicia y sociedad. Nos limitaremos aquí a la
definición legal de falso testimonio - falso, intencional, declaración jurada, a
favor o bajo la acusación de un acusado o acusado - que nos permitirá hacer
un buen uso de las fuentes de las cuales Podemos deshacernos de la ofensa
contenida en las Declaraciones de Delitos Estadísticos y dar lugar a casos
comerciales específicos, de los cuales esencialmente consultaremos los
excelentes resúmenes producidos en el acta de la reunión.

3 Como primer paso, seguiremos la evolución de la legislación y la represión


efectiva, sobre la base de los datos estadísticos publicados por la Cuenta
General de la Administración de Justicia Penal , para verificar la relevancia
de las denuncias de los magistrados sobre una represión. difícil, raro e
indulgente cuando se hace realidad. En un segundo paso, trataremos de
comprender las dificultades de la represión, viendo en el trabajo, para el
primer SIGLO XIX, a los magistrados y al jurado, este último considerado un
buen revelador de la reticencia de la sociedad frente a la represión esta
ofensa Esto nos llevará, en un último momento, a cuestionar el significado
social del falso testimonio en el SIGLO XIX en Francia, particularmente en lo
que respecta a la relación entre la justicia y la sociedad.

Del crimen al crimen: ¿represión


ineficaz?
4 Se intentan falsos testimonios hasta 1863 y, después de esa fecha, en la
mayoría de los casos se castiga con la ley correccional. Para los magistrados,
que siempre quisieron esta corrección, fue para obtener, finalmente, una
represión efectiva de suborneurs y falsos testigos. El seguimiento de las
condenas hasta la víspera de la Primera Guerra Mundial muestra que esta
esperanza fue en parte decepcionante.

5 El Código Penal de 1810 establece una escala de sanciones según las


jurisdicciones en las que se cometen testimonios falsos y tiene en cuenta el
soborno. En casos penales, la pena es la del trabajo forzoso a tiempo, pero si
el acusado es castigado con una sentencia más severa, la ley de represalias se
aplica a las pruebas en su contra (artículo 361). En materia correccional o en
policía simple, como en asuntos civiles, la prisión es pronunciada (artículos
362, 363); es reemplazado por trabajo forzoso a tiempo cuando el testigo falso
"ha recibido dinero, alguna recompensa o promesas" (sección 364). La
Sección 365 eleva en un grado la pena para el suborden: trabajo forzoso a
tiempo si el falso testimonio que ha sido la consecuencia implica prisión,
trabajo forzado a perpetuidad para el falso cometido en casos criminales
cuando el acusado es responsable trabajo forzoso a tiempo, pena de muerte
cuando el acusado corría el riesgo de ser sometido a trabajos forzados de por
vida o a la pena capital.

6 Esta agravación de la pena para el suborneur desaparece cuando el primer


ablandamiento de las sentencias realizadas por la ley del 28 de abril de 1832.
Este mitiga la sanción en caso de falso testimonio en simple policía:
encarcelamiento de 1 a 5 años con degradación cívica, confinamiento (en
lugar de trabajo forzado a tiempo) si el testigo falso ha recibido dinero o
promesas.

7 Seguido de las estadísticas publicadas en la Cuenta General de la


Administración de Justicia Penal , la represión del delito de falso testimonio
muestra ante todo la importancia de las absoluciones. Durante todo el período
1825-1863, el 48% de los acusados son liberados. Antes de 1832, cuando el
jurado no pudo otorgar circunstancias atenuantes, la tasa de absolución
alcanzó máximos históricos: 63% en general, con picos del 80% en algunos
años como en 1830. El impacto de la ley de abril 1832 es tarde: la absolución
se mantiene durante mucho tiempo a un alto nivel, entre 50 y 60%, hasta
mediados del SIGLO XIX. Es solo a partir de los primeros años del Segundo
Imperio que notamos una tendencia a disminuir la absolución en esta área.

Por otro lado, las circunstancias atenuantes tienen el efecto inmediato de


reducir drásticamente las sanciones penales, una clara señal de que las penas
prescritas en los artículos del Código entran en conflicto con los sentimientos
de la opinión pública. A mediados de la década de 1830, el porcentaje de
condenados a trabajos forzados y reclusión oscilaba entre el 10 y el 30 por
ciento, con un promedio del 17 por ciento durante todo el período 1835-
63. Muy bajo durante la Segunda República, aumentó ligeramente en los
primeros años del Segundo Imperio -probablemente el efecto de una mayor
represión- para estabilizarse en una décima parte de los condenados a
principios de la década de 1860.

9 Claramente, al otorgar cuasi-sistemáticamente las circunstancias atenuantes,


el jurado permitió a los magistrados sancionar el falso testimonio con penas de
prisión, siguiendo su deseo de ver esta ofensa probada en la ley
correccional. En cuanto a la duración del encarcelamiento, depende, por
supuesto, en parte de la imposibilidad de que el tribunal reduzca la sentencia
en más de dos grados. Pero todavía hay una quinta parte de los condenados a
un año de prisión, la proporción puede variar de acuerdo con las fluctuaciones
políticas: aumento durante los años de la Segunda República, disminución,
por lo que una mayor prisión, al comienzo del Segundo Imperio. ,
comenzando un crecimiento de encarcelamiento a corto plazo después de
1860.

 2 El Código Civil prohíbe las pruebas presentadas por testigos para


establecer cualquier acuerdo relacionado con una suma su ...

10 La diferencia entre la severidad de las penas prescritas por el Código Penal


y la realidad de la represión es, en palabras de los magistrados mismos, en el
origen de la reforma de 1863. Las cuentas de assizes, como el Algunas
publicaciones de magistrados, en particular en la Gaceta de los Tribunales ,
expresan el deseo de los jueces de remediar este desajuste de la
legislación. Avanzan por eso varios argumentos. El primero es, por supuesto,
el de remediar la ineficacia de la represión, la consecuencia de la práctica de
la absolución llevada a cabo por jurados que son reacios a infligir sentencias
que son demasiado pesadas para lo que consideran más como una ofensa. El
segundo es su disposición a dejar de lado los fundamentos de los asuntos
menores que empañan la majestuosidad de la justicia. Esto es particularmente
evidente para el vendedor de derecho civil falso cuyo litigio original, en el
caso de reclamaciones disputadas, es muy pequeño, de un monto igual o
inferior a 150 francos 2 . Es lo mismo en letra simple. Al dar servicio a un
bebedor literal que permaneció abierto después de la hora legal de cierre, a un
posadero que había comprado mantequilla antes del tiempo reservado para el
comercio en el mercado, los testigos falsos mancharon la dignidad de la
sesión.

11 A menudo menores, los casos de falso testimonio también tienen la


desventaja de llegar al jurado, con retraso, a veces varios años cuando un
acusado ha huido o que uno descubrió la falsificación con motivo de otro
caso. Siempre es necesario reiniciar los debates del caso en el origen del falso
para permitir su comprensión por los jurados. Dado que el acusado es
arrestado tan pronto como se produce un falso testimonio, en la audiencia en
la que se comete, se deduce que, dada la periodicidad trimestral de la sesión,
el delincuente aparece ante sus jueces después de varios meses de detención
preventiva. A los ojos de los miembros del jurado, a menudo sufría el dolor
que merecía, y les parece inútil imponer una sanción adicional. Sin mencionar
que el tiempo borra los recuerdos, lo que hace que sea aún más difícil
caracterizar los hechos: las acusaciones deben abandonarse, la causa se ha
vuelto incierta u oscura.

 3 Sylvaine CAYET , Arnould Bonneville de Marsangy (1802-1894), un


precursor de criminales (...)
 4 "False Testimony", Tribunales Gaceta , 25 de mayo, 27-28, 1861.

12 Por lo tanto, es comprensible que los magistrados militan desde muy


temprano para una corrección, argumentando además el principio de que el
delito debe ser juzgado por el tribunal ante el cual se comete: así se preservará
el carácter ejemplar de la represión. Bonneville de Marsangy, uno de los
magistrados más prolíficos en proyectos de reforma de la justicia penal
durante los primeros dos tercios del SIGLO XIX, 3 resume estas críticas en un
artículo publicado en la Gaceta de Tribunales 4 que inspiró en parte la
reforma. Comenzando por recordar la importancia de la ofensa, deplora, al
igual que sus compañeros, la débil represión: retomando las cifras de
la Cuenta General , muestra que dos tercios de los acusados son absueltos, y
el 8/9 los culpables solo incurren en penas correccionales. Para él, no hay
duda de que esta situación proviene "en su mayor parte de los vicios del
sistema represivo aplicado a este tipo de delito": ausencia de la distinción
esencial entre falso testimonio contra el acusado o en su favor, excesivo rigor
en la elección de jurisdicción (que el jurado rechaza porque considera que la
ofensa es una ofensa). Por lo tanto, propone volver a "la regla de Beccaria" -
analogía y certeza - sugiriendo la introducción de la privación perpetua o
temporal de los derechos civiles y la multa, con una pena menor para los
testigos falsos a favor de acusado. Por lo tanto, el falso testimonio cometido
en una institución correccional podría ser castigado con 1 a 5 años de prisión
si se lo hace dependiente, y de 6 meses a 2 años, si se lo exonera, la multa
pasará de 1000 a 100 francos. . También aboga por un juicio inmediato, tan
pronto como se descubra la ofensa, en asuntos correccionales.

13 La ley del 13 de mayo de 1863 no llega tan lejos. Asistido a los assizes, el
testimonio falso sigue siendo un crimen, pero es susceptible de ser
encarcelado, a menos que el acusado sea sentenciado a una sentencia más alta,
en cuyo caso el testigo falso sufrirá la misma pena. En todos los demás
asuntos, se convierte en una ofensa que lleva, en la policía correccional como
en asuntos civiles, de 2 a 5 años de prisión y una multa de 50 a 2.000
francos. Si el delito se produce en el tribunal de policía, las penas se reducen:
de 1 a 3 años de prisión, la multa oscila entre 16 y 500 francos. Por otro lado,
se agravan, en todos los niveles, cuando ha habido donaciones o promesas:
trabajo forzoso a tiempo en asuntos penales, encarcelamiento en asuntos
correccionales o civiles, encarcelamiento de 2 a 5 años en asuntos policiales.

 5 Ibid. 27 y 28 de mayo de 1861.

Esencialmente, a partir de 1863, los falsos testimonios, que se han convertido


en un delito, se castigan con penas correccionales, respondiendo a los deseos
largamente expresados por el poder judicial, que esperaban obtener una
represión más segura y más efectiva. Bonneville de Marsangy estaba
"convencida de que si la ley confiere a la justicia correccional el derecho a
reprimir, si es necesario, sin detenerse, el testimonio falso que se le presenta,
ya que juzga todos los delitos de la audición, esta práctica, a la vez racional ¡y
ejemplar, tendría una influencia considerable en la disminución de esta odiosa
categoría de fechorías! ".

15 La revisión de las estadísticas criminales oculta algo de estas


expectativas. Por supuesto, la corrección es un hecho obvio: de 1863 a 1913,
solo el 2,7% de los falsos testigos son juzgados ante un tribunal de
ofensas. De hecho, por lo tanto, casi todos los testimonios falsos se prueban en
correccional. Cerca de una cuarta parte de los acusados en los primeros años
después de la nueva ley, la tasa de absolución cayó sustancialmente hasta
principios de la década de 1870 a alrededor del 15%. Pero, después de
mediados de la década de 1870, hubo una fuerte oleada de absolución, con
uno de cada tres relajado, con una tendencia al alza muy leve hasta la Primera
Guerra Mundial, más allá de las fuertes variaciones. anual. Sin duda, está muy
lejos de las tasas de absoluciones pronunciadas en la sesión anterior a 1863,
pero sigue siendo que uno de cada cuatro acusados es liberado de 1863 a
1913, la proporción es el doble (53%) para los acusados durante el mismo
período.

 6 A nivel nacional, la tasa de circunstancias atenuantes para todos los


acusados es del 66% en (...)
16 La duración del encarcelamiento proporciona una pista aún más obvia: la
proporción de condenas que exceden un año -incluso teniendo en cuenta el
hecho de que no podemos aislar a los falsos empleados de policía que son
susceptibles de sentencias más ligeras- es constantemente para
disminuir Razonablemente alto al principio - 19% en 1865 - disminuyó
rápidamente hasta mediados de la década de 1880, luego se estabilizó a
menudo menos del 5%. La gran mayoría de los falsos testigos condenados
pasan menos de un año en prisión. Como ocurre con muchas otras ofensas, los
falsos testimonios se benefician a menudo de circunstancias atenuantes, al
82% para todo el período 1872-1913, algunos años - 1893 y 1897, por
ejemplo - al ver que los tribunales otorgan este beneficio a todos
advertido 6 . La indulgencia de los magistrados se refleja aún más por la
rápida aplicación de la suspensión de penas de 1891. Se concede de forma
más generosa que para todos los reclusos condenados: desde su introducción
en vísperas de la Primera Guerra Mundial. , El 21.6% de los falsos testigos
condenados se benefician de esta medida contra el 15.1% de todos los
condenados por los tribunales correccionales.

17 Para hacer un balance de la práctica de los tribunales, es claro que la ofensa


es sin duda más reprimida, ya que los magistrados castigan la ofensa con
mucha más frecuencia que los jurados. Pero esta represión más frecuente nos
parece hecha con mucha indulgencia. Esto se refleja tanto en el número de
detenciones entregadas como en el muy pequeño número de condenas a
prisión por más de un año. Por circunstancias atenuantes, otorgadas en una
proporción cercana a un delito común, como el robo, las penas teóricas
previstas en el Código Penal Revisado en 1863 rara vez se aplican. Antes y
después de 1863, bajo diferentes condiciones relacionadas con la naturaleza
de la jurisdicción responsable de la represión, la práctica represiva parece
indicar cierta renuencia a castigar severamente el falso testimonio. Para tratar
de comprender esta indulgencia relativa, compartida por jurados y
magistrados profesionales, ahora debemos mirar más de cerca los términos de
la sentencia.

El jurado y el tribunal enfrentan el falso


testimonio según el acta
 7 Fuente retenida en las NA, subserie BB / 20.
 8 El recuento se llevó a cabo en 220 casos, principalmente en el área de
Dijon (encuesta integrada (...)

18 Para ello utilizaremos, para los años 1820-1863, el acta de las reuniones
redactadas por los presidentes de la sesión, un excelente resumen de cada caso
ante el jurado, junto con la evaluación del magistrado de las razones que
pueden haber determinado el caso. veredicto 7 . Con esta fuente es posible ver
cómo los jueces profesionales y la opinión, a través de la actitud de los
jurados, aprecian el falso testimonio y su represión 8 .

 9 AN, BB / 20/85, informe de las Assises de Saône-et-


Loire, primer trimestre de 1836.

19 Según los magistrados, el jurado está más preocupado por los hechos que
por los intereses superiores de la sociedad, que están muy presentes con el
falso testimonio, ya que se trata de garantizar el correcto funcionamiento de la
justicia: "En vano el fiscal él argumentó la seriedad de la acusación, en vano
observó que la institución del jurado sería destruida, en el momento en que
uno mentiría a la justicia, incluso cuando sería excusar a un culpable; aún en
vano el presidente recordó a los miembros del jurado la importancia de los
deberes que debían cumplir en esta circunstancia; declararon a los acusados
no culpables y se pronunció su absolución ". Uno podría multiplicar tales
comentarios: el interés público no es la prioridad del jurado. Este último es al
principio sensible a los hechos y si toma en cuenta las cuestiones de derecho
planteadas por la defensa, es casi siempre porque los argumentos presentados
son en el sentido de una absolución que está dispuesto a otorgar. . El contexto
judicial - confesión, detención preventiva - lo empuja en esta dirección, ya que
toma en cuenta la personalidad del acusado.

20 En cuanto a los hechos, los miembros del jurado muy a menudo no están
de acuerdo con la legislación que les parece que simplifica demasiado la
diversidad de actitudes presentes bajo la calificación legal. Marcan una clara
diferencia entre la evidencia del testigo y su defensa. Obviamente, para ellos,
la intención delictiva está ausente en el falso testimonio a favor de un
acusado. Además, es muy raro que tengamos un cargo de enjuiciamiento:
tenemos cerca de diez de 363 testigos falsos en nuestra muestra. Son
sentenciados al 70%, mientras que solo el 41% de los testigos de la defensa lo
son. Cuando el testimonio acusador conduce a la condena de una persona
inocente, se niegan las circunstancias atenuantes y el tribunal pronuncia las
penas más severas.

21 Otra discrepancia con la ley es la evaluación de la responsabilidad


respectiva del subcontratista y el testigo falso. Sabemos que la ley del 28 de
abril de 1832 los coloca en el mismo nivel, con la misma pena. Esta no es la
opinión de los miembros del jurado que desean sancionar más al primero,
considerándolo como el instigador y, por lo tanto, más culpable que el testigo
que solicitó. En general, para considerar al acusado de nuestra muestra que
pasa por delante de las comparecencias de 1832, el 53,3% de los suborneurs
son condenados, mientras que los falsos testigos solo tienen una tasa del 40%.
22 El jurado también evalúa los hechos con mayor precisión que la ley o la
jurisprudencia. Si el daño hecho (o posible) es necesario para la
caracterización del delito, a menudo los miembros del jurado tienen una visión
amplia de esta noción, ampliada a la importancia del litigio que está en el
origen del falso testimonio. El hecho de que el perpetrador haya perjudicado a
la justicia al alterar la verdad es de relativamente poca importancia para el
jurado, especialmente si el acusado ha sido condenado: en este caso, los
jurados consideran que no ha habido la marcha de la justicia. Naturalmente, si
el acusado es liberado en la ley correccional, el falso testimonio cometido a su
favor desaparece para los miembros del jurado. En sus mentes, en realidad no
merece castigo si el interés del caso es mínimo, especialmente en materia de
crimen forestal o caza.

 10 AÑO, BB / 20/223/1, Actas de la Fundación Côte-d'Or, 4 ° trimestre


1860.

23 En este nivel, la naturaleza de los casos que dan lugar a falso testimonio es
muy importante. Los magistrados lo dicen claramente: "El jurado casi no ve
un crimen en un falso testimonio en materia correccional, especialmente con
motivo de un evento de caza", explica el presidente de los tribunales de Côte-
d'Or en 1860 10 . Para los departamentos fronterizos, lo mismo se aplica a
cuestiones aduaneras. Las disputas que llegan a los tribunales en forma de
prevención de asalto (a menudo a petición de la parte civil) son objeto de gran
indulgencia: menos de una cuarta parte de los testigos falsos son condenados
(23.5 %). Por el contrario, los miembros del jurado se sienten muy
preocupados por la lucha contra la usura: en este caso, el 84% de los falsos
testigos son declarados culpables, y los infractores son todos sin
excepción. Cuando los méritos del caso afectan la propiedad, la absolución
sigue siendo una minoría. Más de la mitad de los falsos testigos en términos
de robo son condenados (53%), los subórners están en una proporción más
alta (60%). Esto es aún más cierto para todas las cuestiones de deuda ante el
juez de paz, aunque son de una cantidad muy modesta, el Código Civil fija el
umbral en 150 francos más allá del cual está prohibido hacerlo. apelación a la
evidencia testimonial. Los autores de falsos juramentos en asuntos civiles para
estas preguntas son condenados a una tasa del 58% y los suborneurs aún más
(76,5%). Por otro lado, no es sorprendente que los falsos testigos solicitados
por el cazador verbalizado casi siempre sean absueltos: solo el 15% de ellos
son condenados y la indulgencia del jurado se extiende en este caso al
instigador, un tercero. solo suborneurs siendo condenados. Por lo tanto, es la
naturaleza de los casos lo que explica las diferencias en los veredictos según si
el falso testimonio se comete en las audiencias, en correccional, ante el juez
de paz o en simple policía. Para estos últimos se trata de multas o asaltos e
insultos en disputas vecinas: la absolución es casi la regla (solo el 22% de los
falsos testigos condenados). Por otro lado ante el juez de paz están en juego
cuestiones importantes, como la sinceridad de las relaciones entre acreedores
y deudores, incluso si las sumas en juego son las más modestas: el 62% de los
falsos testigos son condenados en este caso y el 79% de los suborneurs
. Asesinado o correccional, el falso testimonio es mucho más débilmente
reprimido, porque se trata de mucha violencia entre personas o delitos que
causan daños al Estado. Las declaraciones afirmativas del jurado conciernen a
poco más de un tercio de los acusados.

24 El hecho de que el presunto testigo falso a menudo sea arrestado


inmediatamente cuando el juez que preside -o el presidente del tribunal penal-
considera que una declaración es falsa explica otra renuencia significativa a la
condena por parte del jurado. Los acusados de falso testimonio aparecen
frente a él después de haber llevado a cabo varios meses de detención
preventiva. Cuando conocemos la fecha del arresto y la fecha de la audiencia
de las audiencias, podemos observar que al menos el acusado pasó cuarenta
días en prisión, el modo es de entre 3 y 4 meses. Muy a menudo el jurado lo
absuelve basándose en que la detención preventiva constituye un castigo
suficiente.

La actitud del acusado durante la investigación y el proceso también se toma


en cuenta. Sin siquiera mencionar el malestar creado por un soborno
vengativo e insolente, siempre con una declaración afirmativa, debe
enfatizarse que muchos acusados se retraen tan pronto como comienza la
maquinaria judicial. Reconociendo lo que les espera, muchos confiesan su
culpabilidad ante el juez de instrucción y la confirman en debates, expresando,
sinceramente o no, su arrepentimiento. Para el jurado se puede decir que la
admisión merece la absolución. En la muestra reunida, poco más de un tercio
de los acusados confesaron su crimen. Entre ellos, el 63% son absueltos,
contra el 52% para otros. Claramente, el reconocimiento de la culpa cometida,
sumado a la estancia en prisión, es un elemento importante de indulgencia
para el jurado.

 11 Ejemplo en AN, BB / 20/117, Informe de las Assises del Saone-et-


Loire, 2 ° trimestre 1842.

26 Los factores relacionados con la personalidad y el entorno social del


acusado no serán sorprendentes. El joven a menudo vale la pena la absolución
y, cuando el delito se comete en la familia, al condenar al padre que uno
absuelve ... el hijo 11 . Una edad muy avanzada también conlleva la
indulgencia, especialmente dado que se supone que las enfermedades
justifican las alteraciones de la verdad en las deposiciones. Una situación
cercana a la miseria facilita la absolución de algunas mujeres. Basta que
tengan que cuidar a los niños pequeños para que se considere inútil prolongar
la estancia en prisión (preventiva) con una sentencia.
27 Tener una buena trayectoria, una buena reputación es un factor esencial. A
veces es apoyado por la comunidad del pueblo y el municipio. Ser de una
familia honorable, nunca haber sido condenado, beneficiarse del apoyo de los
notables se considera de vez en cuando como elementos que pesan en la
elección favorable de los jurados. Los jurados también sopesan el grado de
responsabilidad del acusado, tratando de ver si, básicamente, no fueron
especialmente víctimas de subornenes que trataban de escapar de la justicia
creando una coartada barata. En este sentido, la debilidad de la inteligencia es
un factor de indulgencia. Hay muchas alusiones, en las cuentas de los assizes,
a la inteligencia limitada, al carácter obtuso, benevolente, incluso a la
imbecilidad del acusado, como tantos remordimientos al ver a tales personajes
ponerse al volante. Consciente de que la falta de comprensión mitiga la
responsabilidad del testigo, el jurado paga aún más claramente cuando los
acusados están claramente atrapados en las relaciones de dependencia. Este
razonamiento es más de una vez el de los miembros del jurado en una serie de
casos en que se reconoce la declaración falsa, el suborden convicto y el testigo
absuelto. Un terror de pueblo, un guardia rural o incluso un alcalde autoritario,
abusan de su autoridad para provocar falsas coartadas para ellos. Cada vez que
el jurado absuelve, mientras que el crimen es probado y admitido.

 12 AÑO, BB / 20/187/1, informe de la reunión de Haute-


Marne, 1er trimestre de 1856.

28 Falsos testigos cuya libertad y responsabilidad se ven mitigadas por su


dependencia social o por su falta de comprensión de las implicaciones de un
acto cometido en casos que a menudo son de menor importancia,
reconociendo voluntariamente haber cometido una falsificación tan pronto
como son arrestados. varios meses de detención preventiva, ya no hace falta
jurado para pronunciar la absolución. ¿Significa esto que, a los ojos de los
magistrados, se trata de absoluciones escandalosas por un delito que socava el
funcionamiento adecuado de la justicia? Conocemos las lamentaciones de los
magistrados por la indulgencia del jurado. Sin embargo, estas apreciaciones
deben ser calificadas. Primero, en orden cronológico: de hecho, si las
anotaciones depreciativas son todavía frecuentes en la década de 1840, se
vuelven menos numerosas durante la década siguiente, y luego son
reemplazadas con bastante frecuencia por una declaración bastante neutral que
es una invitación al legislador, como el presidente de los tribunales de Haute-
Marne en 1856: "Esta decisión demuestra una vez más lo raro que es ver al
jurado aceptar acusaciones de falso testimonio y cuán deseable sería para la
administración de justicia adecuada que los crímenes de esta naturaleza, ahora
clasificados en la clase de delitos por nueva legislación, estaban al menos para
el mayor número sujetos a la jurisdicción correccional. Entonces, los
magistrados entienden bien que el testimonio no solo está en cuestión y que el
caso que está en el origen se toma en consideración.
 13 AN, BB / 20/154/1, informe de la reunión de Haute-Marne, 3er
trimestre 1851.

29 La importancia de las críticas también debe ser cuestionada. A veces


tenemos la impresión de que está en juego una cuestión de independencia y
poder. Es suficiente que un representante de la fiscalía exhorte al jurado con
demasiada fuerza, recordándole torpemente su indulgencia habitual, de modo
que Aproveche la oportunidad de infligir un desaire rápido. Más significativo
es el retorno, a lo largo de las cuentas, de la expresión "no tenemos el coraje
de culpar" a la decisión de los jurados. Acompañando los veredictos de
absoluciones, luego se reanudan las justificaciones que son las de los
miembros del jurado: una simple comparecencia en los tribunales, los pocos
meses de prisión preventiva, ampliamente suficiente para la expiación de los
testigos falsos víctimas más que culpables; no se culpa a la absolución,
cuando hay certeza del delito y la confesión, cuando el acusado da la
sensación de haber sido manipulado, o incluso cuando el testigo persiste en
negar la evidencia, pero se encuentra ser claramente víctima de
intrigas. Venimos a cerrar los ojos a la circunstancia agravante (los regalos o
las promesas), creyendo que "tener unas pocas botellas de vino no se
consideró una recompensa y no creo que se haya juzgado mal". , de acuerdo
con la opinión del presidente de los assizes de Haute-Marne13 . Incluso el
testimonio de la fiscalía puede encontrar el favor de algunos magistrados, al
menos cuando no ha tenido las consecuencias esperadas para la víctima.

30 Además, los jueces consideran que la legislación es demasiado severa y


juzgan que el mínimo de la oración es demasiado alto. Estas apreciaciones se
traducen en actos. El fiscal renuncia a algunas acusaciones durante los
debates. El presidente de los tribunales casi siempre aprueba las solicitudes de
indulto presentadas por un jurado acusado de las severas penas previstas en el
Código Penal, llegando incluso a desear incluso que se elimine la sanción. Él
mismo propone considerar, en un futuro próximo, una remisión de la
sentencia. Como en su mayor parte, de la sentencia, que ya sabemos que los
tribunales nacionales han utilizado plenamente los recursos disponibles para
ellos - especialmente desde 1832 - para reducir la pena mínima legal.

31La juventud de los acusados en este caso, la pérdida modesta o la delicada


posición de falso testimonio en otros, por lo tanto, no es el mismo criterio de
juicio extra-legal para el jurado. Una diferencia es más marcada: los jueces
son muy unidos al valor ejemplar de la sanción y agradecido de que el jurado
hace este argumento en las zonas donde el testigo falso es particularmente
extendida. Pero aparte de este aspecto, los criterios tenidos en cuenta por los
jueces en la sentencia son muy similares a los jurados que deciden
absolución. Al igual que ellos, que modulan la pena de acuerdo con el grado
de responsabilidad de los acusados juntos en un caso, y se estima el grado de
responsabilidad de las circunstancias del caso, su contexto social, la
personalidad de los protagonistas.

32 A ellos ya los miembros del jurado, el perjurio no es del todo como un


delito u otra, desde 1863, un delito ordinario. La sanción es relativamente
leve, es un buen indicador de la relación entre la justicia y la sociedad, en
particular en las zonas rurales donde se presenta con mayor frecuencia.

El falso testimonio, la justicia y la


sociedad: la importancia social de
perjurio
33 Al examinar la evolución de la infracción, su geografía, esbozando una
tipología de las prácticas de perjurio, se percibe cómo el delito es
particularmente indicativo de la Francia rural todavía parece reacio a confiar a
la justicia regular su conflictos. Para realizar el seguimiento del número de
personas procesadas por este delito, difícilmente podemos separar la realidad
delictiva de su represión. Sin embargo, se comprometió en la audiencia, el
delito o el crimen casi no escapa a la represión: la "cifra negra" es
probablemente baja en esta área. La curva - expresado en las tasas en
comparación con la población anual - muestra una progresión del crimen hasta
mediados XIX ° siglo, seguido de un descenso significativo hasta la reforma
de 1863. No es necesario estimar los magistrados evitaría además de haber
dado cuenta de la ineficacia de la represión por parte del jurado, porque de
hecho es también todos los delitos res que se ve afectada por esta tendencia a
la baja desde mediados de siglo a principios de 1860 . en comparación con el
aumento de la represión de falso testimonio después de la reforma de 1863, y
que desde hace diez años, en contra de la tendencia general del crimen: es
como si los jueces ahora maestros de la represión, como el delito es
abrumadoramente dio lugar a correcciones, utilizando todos los recursos de la
ley 1863 de castigar finalmente perjurio. Sin embargo, es notable que este
movimiento es corto. Por la década de 1870 el número de falsos testigos
juzgado en correccional y fundamento colapsa y ahora -como antes de 1863 -
las dos curvas de perjurio y la delincuencia en general son paralelos. Este
hallazgo es un argumento para una cierta permanencia del fenómeno.

 14 AN, BB / 20/154/1 informó sobre el fundamento de los Alpes


franceses, 2 º trimestre 1851.
 15 AN, BB / 20/165/1 informó sobre el fundamento de la Dordoña,
4 º trimestre de 1853.

34 El comentario jueces tienden a considerar que, con motivo de cualquier


caso, el daño está muy extendida en la jurisdicción de la corte. Sin embargo,
algunas regiones son particularmente marcadas. En la jurisdicción de la corte
de Grenoble, el departamento de Altos Alpes y con mala fama: "Las condenas
de los acusados es de gran importancia en los Altos Alpes. se producen
perjurio, ante todos los tribunales de este departamento, con la facilidad
deplorable, y sin embargo absoluciones escandalosas multiplicó el 14 ", dijo a
mediados del siglo el presidente del tribunal del departamento. En la Dordoña,
son los habitantes del distrito de Nontron que son designados específicamente
por los jueces como los más comprometidos en la práctica de falso
testimonio 15 .

35 Las siguientes tarjetas verificar estas afirmaciones. Cuando el perjurio es


un delito, se trata de - tener en cuenta las tasas intentado acusados entre 1825
y 1863 - sobre todo algunas regiones como Poitou Charentes, Limousin y
Perigord en el oeste de Francia, mientras Bretaña y Normandía son discretos
en el mapa. Las regiones montañosas también están parcialmente afectados:
sur del Macizo Central (incluyendo la Lozère y Aveyron), Pirineos
(especialmente en su parte oriental), los Alpes (los dos departamentos de los
Alpes y los de Saboya) y el norte las Ardenas. La cuenca de París es
relativamente poco afectada, salvo Aube y Yonne. Si se puede evocar la
hipótesis de las regiones periféricas, unido a sus costumbres, mal integrado en
el conjunto nacional (piensa en Córcega y Saboya, este último recientemente
anexada), no es de departamentos Poitevin o Perigord, por no hablar del
Yonne. Cuando el delito es reprimida después de 1863 por los tribunales
penales, geografía cambia, a tener en cuenta las tasas calculadas para el
período de 1871 a 1905, año para el que laCuenta General de la
administración de justicia penal proporciona los datos por departamentos. El
primer hecho notable es el borrado de las regiones de Poitou, Charente y parte
del Périgord. El crimen tiende a centrarse más en algunas regiones
montañosas y márgenes: sur del Macizo Central (Aveyron, Tarn, Lot) en sus
Pirineo oriental, Alpes y Córcega, Ardennes y los Vosgos. Los departamentos
de Aube y Yonne dejar de hacer una anomalía en la cuenca de París. Bretaña y
Normandía - incluyendo Calvados - están presentes en el último tercio
del XIX ° siglo de lo que eran en la primera mitad.

 16 Elizabeth CLAVERIE y Pierre LAMAISON , el matrimonio


imposible. La violencia y sus familiares en Gévaudan, XVII (...)
 17 Stephen WILSON , "enfrentadas, Mecenazgo y los cortes en el Siglo
diecinueve Córcega", en Xavier ROU (...)

36 Esta geografía se superpone hallazgos estados en los pocos estudios que


abordan este tema. Así, la Lozère es una referencia a la importancia de
vindicatoires ciclos y manipulación de la justicia: la historia de La Fage fuego
por la que se inicia el matrimonio imposible en este sentido es una pieza de
antología en el testimonio utilizado como " un arma muy
popular 16 ". También conocido dificultades de la justicia para penetrar en la
sociedad corsa 17 . Los autores citados pensar, naturalmente, se orientan hacia
el mantenimiento en estas áreas, las comunidades rurales más allá del alcance
de la justicia, con el deseo de conservar un reglamento interno de sus
conflictos. Discreción departamentos urbanizadas (incluyendo el Sena,
Ródano, Bocas del Ródano o incluso Gironda) refuerza falso testimonio que
es esencialmente una práctica rural, al menos en ese momento.

 18 AN, BB / 20/240/2 minutos de los cimientos de la Alta Saboya,


4 º trimestre de 1862 el informe 30 de diciembre de (...)
 19 Bernard SCHNAPPER , nuevas rutas en la historia del derecho. La
justicia, la familia, la represión pén (...)
 20 Ibid. , p. 407.
 21 Ibid. , p. 375-391.
 22 Jean-Claude FARCY , "¿Podemos medir la infrajudiciaire? "En
Benedict GARNOT [ed.], El infrajudici (...)

37 En el tribunal de Dijon, nunca más la capital de Borgoña está presente en


tales casos. Es lo mismo para las ciudades en otros departamentos, y, por
ejemplo, en el Norte y en el Pas-de-Calais, las campañas son los únicos
afectados. Algunos magistrados falso testimonio estaría estrechamente
vinculado al espíritu litigiosa de las personas. La observación es hecha por el
Fiscal General de Grenoble a finales de 1862, sobre todo en la evocación, en
la Alta Saboya, el distrito de Bonneville 18 . Como este espíritu de deflector
de procesado de la paz, en la forma de decir verdad, uno se siente tentado de
comparar nuestros datos con los mapas producidos por Bernard Schnapper
sobre la litigiosidad experto primaria 19 . El resultado no es concluyente si en
ambos casos, el sur de Francia se ha mejorado, no es del todo las mismas
áreas que están involucradas - particularmente fuerte atractivo para los jueces
de paz en el este este sur de Francia es apenas perceptible, además de la región
de los Alpes en términos de perjurio - y en el norte de Francia, la naturaleza
litigiosa de las regiones del este, incluyendo Lorena, casi no parece ser el
resultado de una muchas declaraciones falsas. Sin embargo existen muchas
similitudes entre el mapa del falso testimonio de finales del XIX ° siglo y el de
la litigiosidad secundaria (un litigio ante los tribunales civiles) a principios
de XX XX siglo 20 . Sin embargo, la dificultad de la comparación es que las
declaraciones falsas se han comprometido sólo parcialmente en materia civil -
una cuarta parte de los acusados en nuestra muestra para los años anteriores a
1863 - y no tienen la oportunidad de seguir cambios hasta la víspera de la
Primera Guerra Mundial. Sin embargo, es probable que el falso todavía
mantiene mayoritariamente en los tribunales penales. Es entonces necesario el
uso de otras pistas para poner a prueba el espíritu litigiosa de las personas. El
del lugar de partes civiles en el inicio de un proceso es relevante, al menos
para el comienzo del XIX ° siglo, antes de la Corona monopoliza rápidamente
el enjuiciamiento 21 . Para los años 1826-1830 un mapa de juicios, a petición
de los demandantes, como habíamos hecho para el trabajo anterior 22 , está lo
suficientemente cerca a la del delito de falso testimonio antes de 1860 misma
presencia (algo más atenuada ) Centro-oeste (Poitou, Périgord), los Pirineos y
el sur del Macizo central (esta vez más pronunciada), la región de los Alpes,
las Ardenas, e incluso aparición de algunos departamentos en la Cuenca del
este de París (Yonne) mientras que Gran Bretaña es discreta en ambos casos,
Normandía apareciendo más processive, sin llegar a ser portado a la
tramitación del juicio.

Geografía de falso testimonio 1825-1863

Zoom original (png, 250k)

(Promedios anidadas; número de acusados por millón de habitantes)

Geografía de falso testimonio 1871-1904


Zoom original (png, 359k)

(Medias recursivos, número de acusados por millón de habitantes)

38 En total, parece que si pudiéramos calificar el mapa de perjurio basado en


las jurisdicciones en las que se produce (el juzgado de paz, corte penal), es
probable que pudiéramos retener esta asunción de fuerte correlación entre el
espíritu de chicanas y la práctica de perjurio. También va en esta dirección ya
se ha señalado por Bernard Schnapper este espíritu litigious caracteriza vastas
áreas menos que a veces reducidos suelos, visibles en el distrito. Es
significativo ver niveles muy altos de algunos departamentos que conseguir
notado en nuestras tarjetas, como en la primera XIX ° siglo, Corrèze,
Dordogne, los Bajos Alpes, Saboya y el Yonne. Por lo tanto, el análisis
geográfico avanza hacia una práctica rural, limitado a áreas muy específicas,
donde la gente le gusta mantener el control de la regulación de sus conflictos,
la justicia como el aparato estatal no es necesariamente sospechoso, pero se
considera como un arma para utilizar o manipular. Para probar esta hipótesis,
ahora tenemos que tratar de ver la estrategia de seductores, esbozando una
tipología de falso testimonio.

39 En un poco más de 200 casos que conocen el litigio originalmente. Su


frecuencia - aproximadamente una cuarta parte de los negocios - la peleas,
asalto, difamación y daños a la propiedad son lo primero, lo que demuestra
directamente peleas entre los individuos más o menos cercano. El robo y el
fraude son responsables de 22% de declaraciones falsas. En ese momento, en
uno de cada cinco casos, una disputa financiera en torno negó las
acusaciones. Violaciónes de las regulaciones estatales, en forma de delitos de
caza, principalmente, por un total de alrededor del 15% de los casos, un poco
más si añadimos algunos hechos de agentes de la rebelión. La violencia grave
tienen relativamente pocos, apenas una décima. Esto explica por qué, después
de 1863 la fundación considera sólo una pequeña minoría de los
casos. Claramente, el falso testimonio se produce predominantemente en los
conflictos entre las personas (peleas, cuentas por cobrar) y las infracciones de
diversos reglamentos.

40 El examen más preciso de los casos distinguir tres tipos de falso testimonio
que el objetivo perseguido por el seductor. En primer lugar, hay una forma de
delincuencia profesional. Ella es muy minoritaria, pero sin embargo, aparece
en algunos casos. En uno más modesto seductor incluye la nave toma de
encontrar testigos tomando ... parte de los impuestos recaudados por los
testigos que proporciona. En segundo lugar, es una práctica ampliamente
utilizada por los prestamistas para vincular sus deudores y fiadores ser barata
supuesta para garantizar el pago de sus créditos en caso de
dificultades. Magistrados estigmatizan algunos prestamistas generalizado la
práctica de este sistema en el cantón de Eymoutiers (Haute-Vienne). Más
moderno, anunciando las prácticas contemporáneas con el desarrollo de un
crimen profesional, se le pide perjurio conceder impunidad durante un vuelo o
una gran estafa. Documentado algunos casos, esta integración de perjurio en
una práctica de la criminalidad grave sigue siendo una minoría, ya que, más a
menudo, los robos, tratado en correccional, son modestos, lleva a cabo de vez
en cuando, y la búsqueda de una coartada es siempre a posteriori , con
también una gran cantidad de incomodidad.

41 Aún más extendida es falso testimonio que refleja la sensación de que


algunos delitos no deben ser sancionados por la ley penal. Esta escala de
valores distinta a la del Código Penal es principalmente para todo lo
relacionado con varias regulaciones impuestas por la administración forestal,
las costumbres o la caza de la policía. Natural se encuentra a continuación
para ayudar a los acusados de evadir la multa. Para seductores, que suelen ser
pequeñas -propriétaires notables, alcaldes - también existe el deseo de salvar
su reputación o evitar la revocación cuando están a cargo de un servicio
público.

42 En tercer lugar, con mayor frecuencia, falso testimonio es una forma de


buscar la justicia, la lucha contra la parte contraria. Es muy claro en false en
materia civil cuando queremos condenar a su oponente daños hipotética o, si
es el más común, cuando buscando con ello negar una deuda. Si el conflicto se
intensifica en insultos, agresiones, diferentes violencia es un arma utilizada
antes de que el tribunal de la policía o correccional.Al menos el testimonio
falso da la oportunidad al desafiar las circunstancias de golpes intercambiados
o responsabilidades de marcha atrás, para escapar de las consecuencias
penales de conflicto no controlada. Hay, pues, a cada lado, para cazar testigo,
y el resultado en jueces de primera instancia no son capaces de elegir entre las
declaraciones contradictorias. Necesitamos una coartada con un poco absurdo,
la confusión de un testigo en la audiencia que se resalte la declaración
falsa. Puede haber sido hecha con toda sinceridad, para llevar a los problemas
de la justicia atrapado acusado. También se pueden introducir directamente en
una estrategia de venganza. Este último tipo de perjurio, la más común, tiende
a parasitar el poder judicial, y finalmente pide, en algunas áreas, los informes
de la justicia Ente y las sociedades rurales.

 23 CARNOT , op. cit .

43 Por un lado, hay, en este nivel, el tema de la infrajudiciaire destacado


recientemente por los historiadores de la delincuencia 23 . El deseo de hacer
justicia de distancia aparece en muchos conflictos locales y estamos listos
para que haga una declaración falsa con el fin de retomar el hilo de las
negociaciones y acuerdos entre sí, además de la interferencia del Estado .

 24 Jean-Francois SOULET , los Pirineos en XIX º siglo , especialmente el


segundo volumen. Un Diss empresa (...)
 25 Francois PLOUX , campesino Wars en Quercy . La violencia,
conciliaciones y ejecución penal en el (...)

44 En muchos casos, cuando un delito o un crimen acaba de tener lugar, los


hombres y las mujeres comparten sus sospechas o nombrar, por su nombre a
un culpable con sus relaciones habituales. Cuando la gendarmería, al tanto de
voz pública, lleva a cabo su investigación, a menudo en contra de la reticencia
de los que han hecho estas denuncias precisas. O bien, si estos testigos están
cooperando en este punto, se contraen a la educación y el debate, dando la
oportunidad a la fiscalía para pedir a su acusación por perjurio. Esta actitud
refleja la opinión de una parte de la población rural, mientras que el caso, a
menudo modestos, no merece ser llevado ante los tribunales, para resolver
para evitar este tipo de conflictos. Tal concepto se ha generalizado donde la
solidaridad siguen siendo fuertes, comunidades de las aldeas mantener su
cohesión y que tratan de evitar cualquier influencia del Estado y sus
funcionarios. La tesis de Jean-François Soulet pone de manifiesto este aspecto
importante de la vida de la comunidad valles pirenaicos 24 y el de Francis
Ploux en Quercy 25 proporciona ejemplos de conflictos colectivos - aldeas
violentamente opuestos de cada pueblo en particular a autoridad - que resulta
en una parálisis completa de la acción de los jueces, que dan a la negativa a
declarar o falso testimonio.

45 El falso testimonio, utilizado para tratar de detener el proceso judicial,


también es para tratar de explotarlo en su beneficio, como un medio de
venganza contra un enemigo. En ambos casos, esta práctica requiere la
capacidad de reclutar testigos dispuestos a perjurar. Una sociología rápida
muestra que esto es tanto más fácil como lo es en una sociedad impregnada de
clientelismo. Aquí nuevamente, es característico de muchas áreas rurales,
mientras que las relaciones sociales son mucho más individualizadas en las
ciudades urbanas. En general, uno solicita personas modestas, pertenecientes
al proletariado precario de las campañas o a la parte más pobre de los
agricultores. La promesa de sumas de dinero muy modestas, una botella de
vino pagado en una taberna, un servicio prestado, relaciones de buena
vecindad basadas en la ayuda mutua son suficientes para convencer a una
franja a menudo miserable de la población, colocada en una posición de
dependencia económica. Agreguemos que esta población, contenida en la
clientela, si no poderosa, al menos las personas que tienen cierta
independencia o autoridad, también está en posición de inferioridad desde el
punto de vista de la edad: los suborneurs prefieren preferiblemente individuos
más jóvenes que tienen menos experiencia, la mitad anterior tiene menos de
40 años, mientras que la segunda tiene un 56% en este grupo de edad.

46 En una situación de dependencia, los testigos falsos también son, con


mucha frecuencia, personas simples, que no parecen entender todas las
implicaciones de sus acciones debido a su falta de educación. El hecho es que
a menudo son analfabetos. Dos de cada tres testigos falsos no saben leer ni
escribir, mientras que el 55% de los subordinados se encuentran en esta
situación. Claramente, las personas que buscan escapar de una condena o
intentar explotar la justicia a su favor buscan, preferiblemente en su clientela,
a las personas aparentemente más francas, las menos propensas a percibir las
consecuencias judiciales del perjurio.

47 Por supuesto, es probable que los casos analizados no sean enteramente


representativos de la práctica del testimonio falso, ya que ignoramos los casos
en que, bien preparados, las personas tienen las habilidades necesarias para
para imponer en la corte, el perjurio da frutos. Para esta parte desconocida, el
perfil sociológico de los falsos testigos es indudablemente algo diferente de lo
que acabamos de describir. Pero sigue siendo eso, practicado principalmente
en las comunidades rurales que desean mantener el control de la gestión de
sus conflictos internos, utilizado en cuestiones de la simple policía o la
correccional, cuando no lo es, en materia civil, de un litigio de deudas muy
modestas -, el falso testimonio encuentra un terreno favorable donde el
clientelismo caracteriza las relaciones sociales. De ahí la dificultad de su
represión hasta la década de 1860 cuando, considerado un crimen, el jurado,
consciente de la posición de "víctimas" de personas solicitadas por los
suborneurs, persuadió que una declaración falsa a favor de un acusado es una
falta benigna, excusable, ya ampliamente sancionada por varios meses de
prisión preventiva, absuelve con mayor frecuencia. Cuando los magistrados
obtuvieron la correccionalización en 1863, ciertamente mostraron mayor
severidad, especialmente durante la década posterior a esta reforma, pero
luego, en el último cuarto del SIGLO XIX, los jueces profesionales son parte de
la tradición de indulgencia que fue la del jurado: la suspensión se concede en
gran medida y la sanción se reduce a una breve pena de prisión. Uno estaría
tentado de ver en esta indulgencia relativa la conciencia de la especificidad
rural de una ofensa que expresa la continuación de un conflicto en el tribunal
que este último está luchando por controlar. Para casos modestos, la intención
criminal de los falsos testigos atrapados en la complacencia hacia sus súbditos
es dudosa, por decir lo menos. Incluso los suborígenes, cuando su actitud
expresa la tendencia de las comunidades rurales a regular sus conflictos fuera
de la justicia, disfrutan de cierta indulgencia.

 26 ¿No es significativo que la ley del 28 de julio de 1949 refuerce la


represión de la corrupción (...)

48 Debe seguirse la práctica del falso testimonio cuando la peculiaridad de las


comunidades rurales de las regiones montañosas que han quedado más tiempo
que otras alejadas del movimiento de integración con los valores nacionales,
particularmente en el poder judicial, se desvanece gradualmente. Cuando
Francia se vuelve predominantemente urbana, después de la Segunda Guerra
Mundial, la hipótesis del declive de los falsos testimonios cometidos por la
complacencia en casos modestos a favor de un soborno 26 integrado en la
estrategia del crimen organizado, si se confirmara, proporcionar una mayor
verificación a nuestra conclusión.

notas
1 National Archives (NA), BB / 20/206/1, Informe de las Assizes de Haute-
Marne, 2nd Quarter 1858.

2 El Código Civil prohíbe las pruebas de los testigos para establecer cualquier
acuerdo sobre una suma que exceda los 150 francos (Artículo 1341).
3 Sylvaine CAYET , Arnould Bonneville Marsangy (1802-1894), un precursor
de la ciencia criminal moderna, tesis, historia del derecho, Lille II, 1999.

4 "False Testimony", Tribunales Gaceta , 25 de mayo, 27-28, 1861.

5 Ibid. 27 y 28 de mayo de 1861.

6 A nivel nacional, la tasa de circunstancias atenuantes para todos los


acusados es del 66% en 1886-1890 y del 62% y 60% para los próximos dos
períodos de cinco años. Para los acusados de robos, es 91% en 1891-1895 y
86% en 1896-1900. Ver Francis DEMIER y Jean-Claude FARCY , Perspectives
on Parisian Delinquency a fines del SIGLO XIX. Informe de investigación
sobre las sentencias correccionales del Tribunal de Seine (1888-1894) ,
Nanterre, 1997, p. 199. Durante la última década del SIGLO XIX, se concedió
al 84% de los reclusos en prisión preventiva circunstancias atenuantes.

7 Fuente retenida en las NA, subserie BB / 20.

8 El examen abarcó 220 casos, principalmente en el área de Dijon (encuesta


completa) y en los de Burdeos y Chambéry, más afectados por el delito.

9 AN, BB / 20/85, informe de las Assises de Saône-et-Loire, primer trimestre de


1836.

10 AÑO, BB / 20/223/1, Actas de la Fundación Côte-d'Or, 4 ° trimestre 1860.

11 Ejemplo en AN, BB / 20/117, Informe de las Assises del Saone-et-Loire, 2


° trimestre 1842.

12 AÑO, BB / 20/187/1, informe de la reunión de Haute-Marne, 1er trimestre


de 1856.

13 AN, BB / 20/154/1, informe de la reunión de Haute-Marne, 3er trimestre


1851.

14 AÑO, BB / 20/154/1, Informe de las Assises de Hautes-Alpes, 2 ° trimestre


1851.

15 AÑO, BB / 20/165/1, informe de la reunión de la Dordogne, cuarto


trimestre de 1853.

16 Elisabeth CLAVERIE y Pierre LAMAISON , The Impossible


Marriage. Violencia y parentesco en Gévaudan, SIGLOS XVII - XVIII - XIX ,
París, Hachette, 1982, p. 17-23.
17 Stephen WILSON , "Feuding, Patronage and the Courts in 19th Century-
Corsica", en Xavier ROUSSEAUX y Rene LEVY , The Penal en todos sus
Estados. Justicia, Estados y sociedades en Europa ( siglos XII - XX),Bruselas,
Facultades de la Universidad de Saint Louis, 1997, p. 209-218.

18 AÑO, BB / 20/240/2, Informe de las Audiencias de la Alta Saboya, 4º


trimestre, 1862. Informe de 30 de diciembre de 1862.

Bernard SCHNAPPER , Nuevos caminos en la historia del derecho. La justicia,


la familia, la represión penal ( SIGLO XVI - SIGLO XX) , París, PUF, 1991,
p. 411.

20 Ibid. , p. 407.

21 Ibid. , p. 375-391.

22 Jean-Claude FARCY , "¿Podemos medir el infrajudicial? ", En


Benoît GARNOT [ed.], El infrajudicial de la Edad Media en la época
contemporánea , Dijon, EUD, 1996, p. 121.

23 GARNOT , op. cit .

24 Jean-François SOULET , Los Pirineos en el SIGLO XIX , en particular,


Volumen II. Una sociedad en desacuerdo , Toulouse, Éditions Eché, 1987,
715 p.

25 François PLOUX , guerras campesinas en Quercy . Violencia, conciliación


y represión penal en el campo del Lot (1810-1860), París, La Boutique de la
Historia, 2002, 376 p.

26 ¿No es significativo que la ley del 28 de julio de 1949 refuerce la represión


de la corrupción del testimonio castigando a partir de ahora el intento de
suborientación? Véase Albert COLOMBINI , "The Testimony Crisis" y el nuevo
Artículo 365 del Código Penal (Ley del 28 de julio de 1949), " New Laws ,
1950, p. 29-33.

Tabla de ilustraciones

título Geografía de falso testimonio de 1825 a 1863


(Promedios anidados, número de acusados por millón de
leyenda
habitantes)
http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/19673/img-
URL
1.png
expediente imagen / png, 250k
título Geografía de falso testimonio desde 1871 hasta 1904
(Promedios anidados, número de demandados por millón de
leyenda
habitantes)
http://books.openedition.org/pur/docannexe/image/19673/img-
URL
2.png
expediente imagen / png, 359k

autor
Jean-Claude Farcy

© Rennes University Press, 2003

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Capítulo 31. La sociedad de vecinos: ¿una herramienta de control social? Témoignag ...
Capítulo 33: Los testigos persisten y firman. Un hombre abrumado por una com ...

leer

Acceso abierto
luz de lectura ePub PDF del libro PDF del capítulo

freemium

Capítulo 2. La instrumentalización de
pruebas testimoniales por procedimiento
penal
Jean-Louis Halperin
p. 23-29
Autor de notas de texto

Texto completo
 1 J.-P. LÉVY , "El problema de la prueba en los derechos eruditos de la
Edad Media", Colecciones de la Sociedad (...)
 2 C. 4, 20, de testibus ; D. 22, 5, testibus , especialmente las leyes 1, 2 y
12 sobre el número de testigos (...)
 3 J.-B. ZILETTI , Tractatus of testibus probandis vel reprobandis
variorum authorum , Venecia, 1573, re (...)
 4 A. LAINGUI y A. LEBIGRE , History of Criminal Law , París, 1979,
vol. II, p. 111 et seq.

1 La ley de procedimiento penal oscila entre dos requisitos contradictorios con


respecto a la evidencia testimonial: por un lado, el temor a falso testimonio o
testimonio infiel, incluso, sin intención, debido a la fragilidad del testigo y,
por otro, la búsqueda de testimonios para confundir al delincuente y garantizar
la represión. De acuerdo con los tiempos y sistemas, la admisión de testigos y
sus relaciones con la defensa como con la parte acusadora se redefinieron de
acuerdo con el peso respectivo que se le dio a estos dos requisitos. Es a partir
del redescubrimiento de la ley romana en la Edad Media que, para racionalizar
la evidencia, el papel del testigo -más distinguido del de las partes, jueces o
jurados- fue objeto de una marco legal sistemático. Se sabe que la derecha
erudita restauró y reorganizó las pruebas romanas, distinguiendo por su
gravedad los casos criminales para los que se requería
una prueba plenisima . Sobre la base de los textos de la recopilación de
Justinian 2 , se ha desarrollado toda una literatura sobre el testimonio en los
glosarios, los comentaristas, en las ordenadas iudicarii y tractatus de
testibus 3 , luego en los penalistas del SIGLO XVI. Los principios rectores de
esta doctrina académica son bien conocidos 4 : la superioridad del testimonio
sobre la palabra escrita ("testigos pasan cartas" sobre la base, en particular, del
Decreto Cum Iohannes Eremita de Inocencio III), la necesidad de dos
testimonios similares ( testículos). unus, testis nullus sobre la base de los
preceptos de la Escritura, textos romanos tales como C. 4, 20, 9, 1 y
decretals), la existencia de incapacidades que hacen que los testigos sean
incompetentes para depositar (" conditio, sexus, aetas, discretio, fama, y
fortuna, fides, en testibus ista requiere ").

 B. SCHNAPPER , " Pruebas descalificadas . Los testigos reprochables en


la antigua ley penal ", en Voies n (...)
 6 Con una tendencia a aproximarse al derecho penal y el derecho civil y
la noción de testigos necesarios en (...)
 7 Nos referimos a la edición de Frankfurt ad Moenum de 1622, primer
volumen, p. 200-236.

2 La obra de Bernard Schnapper 5 muestra cómo se elaboró una lista de


testigos excluidos o reprochables en asuntos penales: las mujeres como
testigos del acusador de la doctrina canonista, así como de parte de la doctrina
civilista o penalista (Bartole, Damhouder); menores de 20 años; el infame de
facto; padres, especialmente hermanos, sirvientes o familiares , los mismos
acusadores. Tantas condiciones racionales, una vez más por parte de los
teóricos JUSTICATURISTAS DEL siglo XVII , sobre la calidad de los testigos, en
principio favorables al acusado, incluso si el uso de la tortura hizo que este
sistema de evidencia objetiva fuera mucho menor los jueces. La evolución de
la era moderna está dominada por la apertura de la evidencia testimonial, la
liberalización de esta camisa de fuerza de pruebas legales, uno estaría tentado
a decir si el fenómeno no hubiera sido generalmente desfavorable para el
acusado. Con el progreso del proceso inquisitorial desde el SIGLO XVI hasta
el SIGLO XVIII, la noción de reproche - vinculada al vínculo de dos pasos
entre la instrucción secreta y la regulación extraordinaria que resulta en la
relectura de las deposiciones y el enfrentamiento de los testigos con el
acusado - superado la de exclusión absoluta de los testigos
"descalificados". Sobre todo, se introdujeron excepciones a muchas de las
imposibilidades de declarar (comenzando con las de las mujeres desde finales
del siglo XIV en Francia) debido a situaciones particulares, admitiendo estos
testimonios como pistas, cuando el acusado era él mismo era una persona
infame, por crímenes "exceptuados" por su seriedad y la dificultad de la
evidencia, antes de que la exclusión de testigos reprochables fuera
abiertamente impugnada en el SIGLO DIECISÉIS . La quaestio 62 ( Of testibus
inhabilibus in genere ) de la Praxis y theorica criminalis de
Farinaccius 7 ilustra bien esta evolución de la doctrina erudita provocada por
el "odio del delincuente": después de haber recordado el principio según el
cual los testigos deben ser particularmente apropiados y resguardado de todo
reproche en los asuntos penales, Farinaccius prevé no menos de quince
excepciones, en las cuales los testigos descalificados pueden ser admitidos
(crímenes difíciles de probar que la lista es larga, crímenes nocturnos, casos
de necesidad donde la verdad no puede para obtenerse por otros medios,
excepto delitos como lèse-majesté y herejía, así como para establecer la
inocencia del acusado). Si agregamos la presión sobre los testigos a través del
proceso adversarial y el uso de la tortura contra los coacusados, la totalidad de
la ley de pruebas fue en una dirección desfavorable para el acusado.

 8 La jurisprudencia se estableció previamente en el testimonio de


Serpillon y difiere de (...)

3 En Francia, el resultado de esta evolución es evidente en la ordenanza de


1670 (que es desfavorable para el uso de reproches por parte del acusado) y en
la doctrina clásica. Al autorizar al juez a recibir deposiciones de menores de la
pubertad (teniendo "de la misma manera que la necesidad y solidez de su
testimonio", Título VI, Artículo 2 ( 8 )), por no la lista de testigos culpables y
al no rechazar expresamente el testimonio de los parientes o aliados (a
diferencia del Orden Civil de 1667), la Ordenanza de 1670 allanó el camino
para una restricción de los reproches admisibles, y por lo tanto, una extensión
de la lista de testigos inteligentes.
 9 Colección de Nuevas Decisiones , 8ª ed., 1773, vol. IV,
V e Testimony, Witnesses, p. 597.
 T. XVII , V e Testimony, Witness, 1785, p. 60-75.
 11 Op. Cit ., T. IV, p. 599.
 12 A. ASTAING , Derechos y Garantías de los Acusados en los Juicios
Criminales del Antiguo Régimen ( SIGLOS XVI - XVIII )

4 "Todos aquellos a quienes la ley no les ha prohibido testificar especialmente


pueden ser testigos", escribe JB Denisart 9 . Las mujeres, los padres y los
aliados (a diferencia de asuntos civiles, excepto parientes muy cercanos o
aliados), clérigos, personas acusadas pero no condenadas por crímenes, e
incluso prohibiciones son admitidos a testificar por la doctrina penalista.
mientras que los locos, los infames (es decir, los condenados, los testigos de
malas costumbres, las prostitutas), los enemigos personales de los acusados,
los acusadores y los denunciantes siguen siendo testigos de reproches bajo
ciertas condiciones. El repertorio de jurisprudencia universal y razonado
de Guyot 10 ilustra las tensiones que cruzaron la doctrina francesa al final del
Antiguo Régimen. El autor todavía admite algunos reproches, o al menos
reservas basadas en la tradición: "Todavía existe una norma entre nosotros que
debemos desafiar hasta cierto punto el testimonio de las mujeres", "hay en
nuestro Muchas personas a quienes se les puede aplicar "la disposición de la
ley romana contra los gladiadores, el testimonio de los judíos es rechazado"
porque su carácter y las leyes del Talmud revelan en ellos un profundo odio
contra los cristianos ". Por razones de justicia, rechaza el testimonio del
informante o del demandante, citando una sentencia del Parlamento de Dijon
en 1600, Serpillon y una sentencia de 1724 del Gran Consejo de la
Maréchaussée. En nombre de la humanidad, "sería demasiado difícil arrebatar
una revelación que llevaría a un padre, a un hijo, a un hermano en el
patíbulo; sería, por así decirlo, obligar al testigo a sumergir sus manos en su
sangre "- protesta contra la práctica de" obligar a los testigos a declarar contra
sus parientes extraordinariamente procesados ". Pero, al mismo tiempo, apoya
la doctrina criminalista en su concepción restrictiva de ciertos reproches (por
ejemplo, enemistad o pobreza). En general, muchas soluciones se dejan a la
sabiduría del juez: la apreciación del prejuicio de un testigo movido por su
propio interés, la admisión de reproches contra los testigos relacionados con el
acusador. "La parte más sabia en este asunto es, en lugar de adoptar un
sistema general, apreciar cada vez los reproches en cuestión, según las
circunstancias del caso". Denisart también habló de examinar los lazos de
parentesco, amistad o enemistad, la condición, los modales, la propiedad y la
conducta de los testigos, pero pensó que era sobre todo la verosimilitud de los
contenidos de las deposiciones lo que permitía Para juzgar a fondo la
confianza de los testigos 11 : a partir de una evaluación a priori de las
cualidades personales de los testigos, se había pasado a una evaluación
empírica de la validez objetiva de los testimonios. El progreso de la
convicción íntima, combinada con el SIGLO XVIII con la lucha de la
Ilustración contra la discriminación legal, efectivamente socavó el sistema de
evidencia legal y las reglas de exclusión de los testigos reprochadores: los
jueces ahora tienen un amplio margen de maniobra para recibir las
deposiciones, cualquiera que sea su origen, y para apreciar la sinceridad de los
testigos. Los intentos doctrinales de fortalecer los derechos del acusado y de la
defensa (con el principio de no asistencia de un abogado y sus mitigaciones
prácticas) para reprochar o nombrar testigos para probar "hechos" las
justificaciones "permanecieron limitadas 12 .

 13 E. SCHMIDT , Einführung in die Geschichte der deutschen


Strafrechtspflege , Göttingen, 1951, p. 120- (...)
 14 Código Penal del Emperador Carlos V , París, 1734, p. 56-58 sobre
las observaciones extraídas del (...)

5 La evolución fue comparable en los países germánicos, siguiendo el avance


de la tortura (la búsqueda de la confesión condujo a reducir los requisitos en
términos de índices suficientes para ordenar la cuestión) y el procedimiento
inquisitorial de la Carolina , incluso si el procedimiento acusatorio aún
aparece en primera línea en este texto 13 . La Carolina de 1532 incluyó varios
artículos que se aplican a los testigos para descartar las afirmaciones (artículo
65), para dar peso a los testigos sin reproche (artículo 66), para exigir una
condena de dos o tres testigos "crozables", que depositan sobre su verdadero
conocimiento "(Artículo 67) y para castigar a los testigos falsos (Artículo
68). Sin embargo, el mismo texto indicaba que solo un "buen" testigo era
suficiente para infligir la pregunta, y los comentaristas de la Orden Imperial
consideraban que la tortura podía ordenarse sobre la base del testimonio de
testigos menores o descalificados por crímenes que eran difíciles de
probar. 14 . La teoría de la evidencia legal, con la atenuación de las
exclusiones, así permaneció en el SIGLO DIECINUEVE .

 F. HELIE , Tratado de Investigación Criminal , París, 1857, vol. VII,


No. 499, p. 293-294 despidiendo el (...)

6 La ley revolucionaria y la codificación napoleónica, al dedicar el principio


de la convicción íntima, especialmente con la institución del jurado penal,
confirman esta evolución en el sentido de una amplia admisión de testigos en
materia penal, siempre distinguida de civil: la regla general, escribió Faustin
Hélie, "quiere que la producción de todas las pruebas ante el tribunal sea
necesariamente restrictiva". La ley ha designado a las personas cuyo
testimonio se permite rechazar; está prohibido extender esta facultad a otras
personas, por bien fundados que estén los reproches; porque la acción legal
quedaría paralizada y el interés social asociado a ella se vería comprometido ".

 Art. 156, 189, 322 Cic, tomando la jurisprudencia de Ancien Régime,


para los tribunales de policía, (...)
 17 E. BONNIER , Tratado de Evidencia Teórica y Práctica en Derecho
Civil y Derecho Penal , 2ª ed., (...)

7 La regla de la orden de 1670 se adoptó así para los niños menores de quince
años, con la juramentación de instrucción explícita (Artículo 79 (Cic)), pero
solo implícita para la audiencia después de una controversia decidida por el
Tribunal de Casación en 1812: sus declaraciones fueron admitidas en forma
de declaración y sin juramento. Los artículos 28 y 34 del Código Penal
declararon que eran incapaces de llevar ante la justicia "a no ser que den mera
información" a los condenados a la degradación cívica, incidental a ciertas
penas. Los ascendientes, descendientes de los acusados, sus hermanos y
hermanas o aliados en tal grado, el cónyuge no podría ser "llamado o recibido
en testimonio". El artículo 322 Cic también excluyó a los denunciantes "cuya
denuncia es recompensada económicamente por la ley" (una suposición rara,
más limitada que la del Código Brumario del año IV, excluyendo a cualquier
informante que pudiera beneficiarse del efecto de su denuncia). Mientras que
bajo el Código Brumario del año IV, la audiencia precedió a los reproches
(sobre la base del Artículo 184 en asuntos correccionales), el Código de
Investigación Criminal quería, en principio, evitar la audiencia de estos
testigos reprochables. Sin embargo, la audiencia de estas personas no podía
dar lugar a la nulidad cuando el fiscal, el acusado o la parte civil no habían
planteado ninguna oposición. La jurisprudencia agregó a esta pequeña lista de
testigos reprochables a la parte civil, sin considerar esta prohibición como
absoluta (en ausencia de oposición). Además, la posibilidad de escuchar a las
personas declaradas culpables como información, justificada por la doctrina
en nombre de la teoría de Bentham de oraciones fortuitas y la idea de testigos
necesarios 17 , amplió aún más el uso de evidencia testimonial.

 18 Justicia penal en Francia , p. 453.


 19 F. CHAUVAUD , The Experts on Crime , París, 2000, p. 172.
 20 DE THE KITCHEN , Tratado de la Judicatura en la dirección de los
debates criminales , Dijon, 1843, p (...)
 21 A. SCIUME , "The prova testimonial nel PROCESSSO italiano fra Otto
e Novecento: ricusazione fra (...)

8 "La audiencia de los testigos es la parte más importante de los


procedimientos judiciales, ya que son ella y ella las únicas que deben formar
la condena del jurado. Una palabra obtenida de un testigo más allá o más allá
de la verdad puede tener las consecuencias más fatales ", escribió Berenger en
1818. La evidencia testimonial era por lo tanto reina, al menos en
apariencia. A pesar de la preocupación por fortalecer los derechos de una
defensa ahora basada (al menos en asuntos penales) en la presencia de un
abogado con el acusado en la audiencia pública, esta evidencia testimonial
estuvo principalmente bajo el control de los magistrados: juez de instrucción
que audicionó en secreto a testigos con cada oportunidad de presión o
"traducción" falsa del testimonio - "la mayoría de las veces el testigo no puede
escribir su propio testimonio", escribió Berenger, mientras acusado, sin un
abogado defensor hasta 1897, tuvo dificultades para nombrar a los testigos de
la defensa - la fiscalía, que tenía plena libertad para escuchar (en el último
momento, artículo 324 Cic) a los testigos en su contra o los testigos de la
defensa presentados por el acusado eran en principio a su costa y causaron
cierta desconfianza por parte de los jueces según Berenger) y finalmente s
según su discreción (art. 268-269 Cic, que le dio al Presidente el poder de
llamar a la audiencia a cualquier persona que pudiera "extender un día útil
sobre el hecho disputado" y hacer declaraciones consideradas como
información, un matiz probablemente débil para los miembros del jurado en
relación con testimonios). El acusado o su abogado podrían interrogar al
testigo solo a través del presidente (artículo 319 CIC): a pesar de los deseos de
"poner al testigo frente al acusado y provocarlo de uno a otro". arrestos
personales y algunas veces irritantes 20 ", no había en la tradición legal
francesa una verdadera" pelea "entre la defensa y los testigos. El dogma de la
convicción íntima apelaba al "buen sentido" de jurados o jueces, sin establecer
salvaguardias contra testimonios frágiles. Esta es la razón por la cual la
doctrina francesa era tan reacia a admitir las tesis de Bentham a favor de un
"testimonio" para evaluar la fuerza de los testimonios, antes de que se
manifestara, a fines del SIGLO XIX y en el SIGLO XX, una devaluación
evidencia testimonial a favor de la llamada evidencia científica. Las
disposiciones de las leyes italianas (1865, 1913 y 1931) y alemanas (ley
prusiana de 1846, modificada por la institución del jurado en 1849, Código de
Procedimiento Penal para el Reich en 1877) son bastante similares a las del
derecho procesal francés. 21 .

 22 J.-H. LANGBEIN , "El jurado de juicio criminal inglés en la víspera


de la Revolución Francesa" en A. PADO (...)
 23 W.-S. HOLDSWORTH , Historia de la ley inglesa , 1922-1966,
vol. IX, p. 177-178.
 24 W.-M. BEST , The Principles of the Law of Evidence , Londres, 8ª
ed., 1893, p. 50, 122, 124-125, 136 (...)
 25 -RT MACNAIR , La ley de la prueba en Early Modern Equity ,
Berlín, 1999, p. 21 y p. 165, en el (...)
 26 W.-M. MEJOR , op. cit., p. 137, citando a Mattew Hale.
 27 B.-J. SHAPIRO , más allá de la duda razonable y la causa probable ,
University of California Press, 1991, p (...)
 GILBERT , Ley de la evidencia , p. 124 y W.-M. MEJOR, op. cit .,
p. 154-155; se debe notar que no hay (...)
 29 En el comentario sobre leyes inglesas , trans. fr. 1776, t. VI, p. 357-
358, Blackstone está interesado en (...)
 30 MEJOR , op. cit ., p. 47, sobre la oposición entre testigos
preconstituidos en materia civil y testigos (...)
 31 Ibid. , p. 137-139; GILBERT , Law of Evidence , Londres, 4ª ed.,
1777, p. 144.
 32 JF STEPHEN , A Digest of the Law of Evidence , Londres, 5ª ed.,
1887, art. 107.
 GILBERT , op. cit., p. 143; y J. MORGAN , Ensayo sobre la Ley de la
Evidencia , Londres, 1789, primer volumen (...)
 34 MEJOR , op. cit ., p. 123-124.
 35 Ibid. , p. 586-587, 592.
 36 P. ROCK , El mundo social de un English Crown Court , Oxford,
1993, p. 29-51 y p. 85-86.

9 Esta evolución del derecho de testimonio, más bien en detrimento del


acusado, se encontró a través del Canal de la Mancha. Basado en el papel del
jurado y, por lo tanto, en la firme convicción, la ley inglesa también es
conocida por su teoría de la evidencia ( evidencia que enmarca al jurado) y
por establecer reglas estrictas de exclusión o admisión de testigos. En
realidad, las raíces de la ley inglesa en esta área no son muy diferentes de las
de la ley continental. Desde la Edad Media, cuando el testimonio
desempeñaba un papel menor y nadie podía ser convencido de un crimen
capital en un mero testimonio 23 , la influencia de la ley romana y el derecho
canónico fue decisiva para excluir ( recusatio testis). ) common law juzga el
testimonio de mujeres, menores, convictos o infieles. Desde la era moderna -
un verdadero derecho de evidencia se formó desde 1550 y especialmente
1600, con el papel de los tribunales de equidad y la Cámara
de las Estrellas hasta 1641 25- , aparecieron matices, como en el continente,
para admitir en algunos casos el testimonio de mujeres, menores o
impúberes 26 , mientras que desarrollaba a partir de las reflexiones de Locke
toda una epistemología de la probabilidad de testimonio. La norma aplicable
en materia civil, que prohíbe el testimonio de cualquier persona que tenga
interés en el caso, incluido el demandante, fue ampliamente rechazada en
asuntos penales a favor de la víctima, que podría ser escuchada como testigo
en todos los procesos públicos (en a excepción de ciertos delitos, como la
falsificación, pero no el robo, cuando la víctima reclamó
indemnización 28 ). En el SIGLO XVIII, en el momento de la escritura de
Blackstone, 29 y la publicación de varias obras sobre la Ley de Evidencia , el
sistema de exclusiones (en inglés, de la competencia o incompetencia de los
testigos) ya había sido seriamente socavado, en nombre de ambos las
necesidades de la represión (no dejar que los crímenes queden impunes,
especialmente los crímenes contra los niños 30 ) y las exigencias de la razón
(sería imposible determinar a priori a los testigos descalificados). Con
respecto a los niños, los tribunales comenzaron a admitir su testimonio,
primero sin juramento y con respecto a sus respuestas a las preguntas, a su
madurez 31 , luego con un juramento, asegurándose de que entendieran la
impiedad del perjurio En el SIGLO DIECINUEVE , el testimonio de los niños
bajo juramento finalmente fue admitido con excepciones (1869, 32/33 Vict.68
y Enmienda de la Ley Criminal de 1885 por la violación de niñas menores de
13 años 32 ). Los judíos (ya en el SIGLO XVIII) y los disidentes religiosos (los
cuáqueros y los separatistas en 1833, los ateos en 1869 pudieron testificar por
"afirmación" y no por juramento) también fueron capaces de testificar. La ley
del 12 de agosto de 1898 eliminó la exclusión del testimonio del acusado y de
su cónyuge solo a petición del acusado. Además, el juez podía proceder a un
examen "preliminar" de los testigos incompetentes y, si dicho testimonio se
declaraba inadmisible tras una objeción, se advertía al jurado que no lo tomara
en cuenta (suponiendo que el debe presumirse la competencia del testigo, el
juez permaneció maestro para decidir en todos los casos dudosos 34 ). En
el SIGLO DIECINUEVE , el requerimiento de evidencia "legal" había disminuido
considerablemente como en el continente: al final de estas reformas
legislativas, solo los cónyuges (pero no otros padres o sirvientes) fueron
excluidos del testimonio. los locos, los condenados (dentro de los límites de
una Ley de 1843, votada después de las críticas de Bentham a la exclusión de
los testigos considerados infames) y las personas investidas de ciertas
funciones;en cuanto a la exigencia de dos testigos, perdió el sentido de la
libertad del jurado para resolver su íntima convicción. Sin embargo, las
diferencias se mantuvieron con el derecho francés o alemán, principalmente
debido a la ausencia de un procedimiento inquisitorial, es decir, de tortura (la
de una manera temprana), de instrucción como tal, de interrogatorio secreto
( pruebas en audiencia pública ) y la fiscalía y los considerables derechos
otorgados a la defensa (con la asistencia de un abogado desde el SIGLO XVIII
en juicios por delitos comunes ) para presentar testigos o llevar a cabo
un interrogatorio . La evolución, incluso más tardía que en el continente,
hacia la más amplia admisión de testigos se vio así compensada por el
progreso del sistema adversarial. Se desarrollaron reglas muy detalladas
(especialmente con la Ley de Procedimiento de Common Lawde 1854) sobre
la prohibición de preguntas principales , la exclusión de testigos condenados
por colusión 35 , la interrupción de testigos ... dando una fisonomía particular
a este sistema contradictorio hasta hasta nuestros días 36 .

Los estudios prácticos deberían mostrar cómo, frente a esta


instrumentalización de la evidencia testimonial mediante procedimiento penal,
la palabra de los testigos pudo frustrar los cálculos de la ley.

notas
1 J.-P. LEVY , "El problema de la prueba en los derechos académicos de la
Edad Media", Colecciones de la Sociedad Jean Bodin, Evidence , Bruselas,
1965, vol. II, p. 149

2 C. 4, 20, de testibus ; D. 22, 5, testibus , incluyendo las leyes 1, 2 y 12 sobre


el número de testigos, 2 sobre sus dignitas, fides, mores, gravitas , 3 sobre su
condición honesta y su buena fama con particular 3, 5 sobre el exclusión de
impuberos, 4 sobre la exclusión de padres y aliados a primos con hermanos,
18 sobre la admisión de mujeres, 20 sobre la exclusión de menores de 20
años; C. 5, 17, 8 sobre la admisión de los siervos como testigos en caso de
adulterio.

3 J.-B. ZILETTI , Tractatus testibus probandis vel reprobandis variorum


authorum , Venecia, 1573, que reúne los desarrollos de varios autores de
Bartole en Damhouder.

4 A. LAINGUI y A. LEBIGRE , History of Criminal Law , París, 1979, vol. II,


p. 111 et seq.

B. SCHNAPPER , " Pruebas descalificadas . Los testigos reprochables en la


antigua ley penal ", en New ways in the history of law , París, PUF, 1991,
p. 145-175.

6 Con una tendencia a aproximarse al derecho penal y el derecho civil y la


noción de testigos necesarios en Julius Clarus que, sin embargo, rechaza el
testimonio de un hermano contra el acusado.

7 Nos referimos a la edición de Frankfurt ad Moenum de 1622, primer


volumen, p. 200-236.

8 La jurisprudencia se estableció previamente en el testimonio de Serpillon y


difiere de los asuntos civiles; hubo una confirmación implícita de la admisión
del testimonio de las mujeres mencionando niños de "ambos sexos".

9 Colección de Nuevas Decisiones , 8ª ed., 1773, vol. IV, V e Testimony,


Witnesses, p. 597.

T. XVII , V e Testimony, Witness, 1785, p. 60-75.

11 Op. Cit ., T. IV, p. 599.

12 A. ASTAING , Derechos y Garantías de los Acusados en el Proceso


Criminal del Antiguo Régimen ( SIGLOS XVI - XVIII ), Aix-Marseille
University Press, 1999, p. 270-276, sobre los intentos de la doctrina de
facilitar la presentación escrita de las acusaciones por el acusado después del
enfrentamiento y no, como lo exige la ordenanza de 1670, "a quemarropa y
antes de la lectura de la deposición" durante el enfrentamiento

13 E. SCHMIDT , Einführung in die Geschichte der deutschen


Strafrechtspflege , Göttingen, 1951, p. 120-121, siguiendo la evolución de la
Ley de Procedimiento Criminal de Prusia de 1805.
14 Código Penal del Emperador Carlos V , París, 1734, p. 56-58 sobre
observaciones extraídas de la doctrina, con citas de Carpzov, por ejemplo.

F. HELIE , Tratado de Investigación Criminal , París, 1857, vol. VII, No. 499,
p. 293-294 desestimando la lista de testigos reprobables del art. 283 C. pr. civ,
por ejemplo, aquellos que bebieron con los acusados.

Art. 156, 189, 322 Cic, retomando la jurisprudencia del Antiguo Régimen,
para los tribunales de justicia, los tribunales correccionales y los tribunales de
justicia y extendiendo las disposiciones penales únicamente a la ley del 16 al
29 de septiembre de 1791, 2º Parte VII Título VII; Art. 15 y el Código
Brumaire año IV, art. 358; cf. B. DURAND , "Los testigos reprochables en el
derecho penal francés desde 1808 hasta la actualidad", en A.GOURON ,
L. MAYALI , A. PADOA - SCHIOPPA , Subjektivierung des Justiziellen
Beweisverfahrens , Fráncfort del Meno, 1994, 220-221.

17 E. BONNIER , Tratado de Evidencia Teórica y Práctica en Derecho Civil y


Derecho Penal , 2ª ed., París, 1852, p. 243, también p. 262, sobre la
declaración de un menor que puede ser una fuente de convicción profunda.

18 Justicia penal en Francia , p. 453.

19 F. CHAUVAUD , The Experts on Crime , París, 2000, p. 172.

20 DE LA CUISINE , Tratado de la Judicatura en la Dirección de Debates


Criminales , Dijon, 1843, p. 301.

21 A. SCIUME , " PROVA testimoniale nel processo italiano de Otto e


Novecento: the ricusazione fra libero convincimento del giudice e diritti della
difesa"; E. KOCH , "Der Zeugenbeweis in der deutschen
Strafprozeerehrechtsreform 19 Jahrhunderts", en GOURON et alii , op. cit .,
p. 191-212 y p. 245-263.

22 J.-H. LANGBEIN , "El jurado de juicio criminal inglés en la víspera de la


Revolución Francesa" en A. PADOA - SCHIOPPA [ed.], El jurado de prueba en
Inglaterra, Francia, Alemania, 1700-1900 , Berlín, 1987, p. 32-33.

23 W.-S. HOLDSWORTH , Historia de la ley inglesa , 1922-1966, vol. IX,


p. 177-178.

24 W.-M. BEST , The Principles of the Law of Evidence , Londres, 8ª ed.,


1893, p. 50, 122, 124 - 125, 136, 144.

25 -RT MACNAIR , La ley de la prueba en Early Modern Equity , Berlín,


1999, p. 21 y p. 165, sobre las similitudes con el procedimiento Romano-
canonical.
26 W.-M. MEJOR , op. cit., p. 137, citando a Mattew Hale.

27 B.-J. SHAPIRO , Más allá de la duda razonable y la causa probable ,


University of California Press, 1991, p. 196.

GILBERT , Ley de la evidencia , p. 124 y W.-M. MEJOR, op. cit ., p. 154-


155; especifiquemos que no existe un equivalente de la constitución del
partido civil en el derecho inglés.

29 En el comentario sobre leyes inglesas , trans. fr. 1776, t. VI, p. 357-358,


Blackstone está particularmente interesado en el número de testigos en la
defensa contra Montesquieu de la idea de que para ciertos delitos un solo
testigo es suficiente.

30 MEJOR , op. cit ., p. 47, sobre la oposición entre testigos preconstituidos en


asuntos civiles y testigos que a menudo son fortuitos en asuntos penales.

31 Ibid. , p. 137-139; GILBERT , Law of Evidence , Londres, 4ª ed., 1777,


p. 144.

32 JF STEPHEN , A Digest of the Law of Evidence , Londres, 5ª ed., 1887,


art. 107.

GILBERT , op. cit., p. 143; y J. MORGAN , Ensayo sobre la Ley de la


Evidencia , Londres, 1789, primer volumen, p. 8.

34 MEJOR , op. cit ., p. 123-124.

35 Ibid. , p. 586-587, 592.

36 P. ROCK , El mundo social de un English Crown Court , Oxford, 1993,


p. 29-51 y p. 85-86.

autor
Jean-Louis Halperin

Página 1
comentario
Decisión n ° 2016-594 QPC del 4 de noviembre de 2016
Sra. Sylvie T.
(Ausencia de nulidad en caso de audiencia jurada durante un guardia en
vista)
El Tribunal Constitucional fue confiscado el 4 de agosto de 2016 por el
Tribunal de Casación
(Sentencia nº 4138 de 27 de julio de 2016) de una cuestión prioritaria de
constitucionalidad
(QPC) de la Sra. Sylvie T. sobre el cumplimiento de los derechos y libertades
que
La Constitución garantiza el artículo 153 del Código de Procedimiento Penal
(CPC).
En su decisión n ° 2016-594 QPC del 4 de noviembre de 2016, el Consejo
Constitucional
declaró contraria a la Constitución la segunda oración del último párrafo del
artículo
153 del CPP en su redacción resultante de la ley n ° 2004-204 de 9 de marzo
de 2004
adaptar la justicia a los cambios en el crimen.
I. - Las disposiciones impugnadas
A.- Historia y contexto
1.- Derecho a permanecer en silencio y obligación de prestar juramento
en el contexto de
audiencias durante una investigación criminal o investigación judicial
En la fase de investigación o información, las audiencias o los interrogatorios
son
actos esenciales de investigación.
El término " interrogatorio " está reservado para la recopilación de
declaraciones de la persona
acusación o de la persona juzgada por una acusación
posible. Por lo tanto, el examen debe ser llevado a cabo por un juez de
instrucción
en el contexto de una investigación judicial.
El término " audiencia " se usa en otros casos para referirse a la colección de
declaraciones de un testigo, una parte civil, una persona sospechosa o un
testigo asistido Una entrevista puede ser realizada por un magistrado o un
miembro del
policía Judicial.

Página 2
a. - Audiencia durante una investigación
* En una investigación flagrante o preliminar, el CPP no distinguió entre
hasta 2014, entre la audiencia de un testigo y la de una persona
sospecha o implicado La única distinción procesal fue la
colocación o no en custodia de la persona oída.
En ausencia de la custodia, no hubo necesidad de notificar a la
nadie escuchó el derecho a guardar silencio ni a prestar juramento. la
audiencia
podría comenzar sin formalidades previas.
Por otro lado, en el caso de la colocación en custodia policial, que puede
intervenir solo para
una persona con respecto a quien hay una o más razones plausibles para
sospecha de que cometió o intentó cometer un delito o una infracción punible
encarcelamiento, el legislador ha proporcionado, desde la ley n ° 2000-516 de
la
15 de junio de 2000 sobre la presunción de inocencia, la obligación de
notificar a la persona
el derecho a permanecer en silencio Inicialmente, fue notificado de su
" derecho a no
responda las preguntas que le harán los investigadores ", y luego,
comenzando desde
2002, " que tiene la opción de hacer declaraciones, para responder preguntas
que
se le preguntará o se callará . La notificación del derecho a permanecer en
silencio era
eliminado en 2003
1
luego restablecido por la ley n ° 2011-392 del 14 de abril de 2011 relativa a
custodia que especifica que la persona bajo custodia tiene el derecho " durante
el
audiencias, después de rechazar su identidad, hacer declaraciones, responder
a las preguntas que se le hacen o para mantenerse callado . Esta formulación
es la única
actualmente en vigencia.
* Con la ley del n ° 2014-535 del 27 de mayo de 2014 por la que se transpone
la directiva
2012/13 / UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2012,
sobre la ley
información en el proceso penal, el legislador enmendó el
reglas aplicables en caso de audiencia de una persona sospechosa.
Cuando una persona sospechosa es escuchada fuera de custodia, ¿qué ha sido
descrita como " audiencia libre ", el Artículo 61-1 de la CCP establece que
debe ser
informado, además de los hechos de los que se sospecha que ha cometido y su
derecho a
abandonar el local en cualquier momento, su derecho a hacer declaraciones,
responder
a las preguntas que se le hacen o para mantenerse callado.
1 Ley No. 2003-239, de 18 de marzo de 2003, sobre seguridad interna.
2
Página 3
Cualquier persona sospechosa, ya sea que esté bajo custodia policial o no, es
a partir de ahora para notificar su derecho al silencio.
Sin embargo, las reglas relativas a la audiencia de un testigo no se han
modificado:
no se le notifica su derecho a guardar silencio, más de lo que se le impone
la obligación de tomar un juramento.
El artículo 62 del CPP rige la hipótesis de un cambio de estado en progreso
Audiencia: si durante la audiencia de un testigo aparece que hay razones
plausible para sospechar que ha cometido un delito, los derechos relacionados
con la audiencia
debe notificarse de inmediato, y designar el derecho a permanecer en
silencio. Si un
Es necesaria una medida de restricción, se encuentra bajo custodia policial y
se beneficia de
derechos que se unen a esta custodia.
b. - Audiencia durante una información
* En el contexto de una investigación judicial, solo el juez de instrucción
puede
escuchar a la persona contra quien hay evidencia seria y
concordantes para haber participado en los hechos que tiene ante sí, esta
persona, que adquiere
el estado de " acusado " no está obligado a prestar juramento y se le informa
que
puede hacer declaraciones, responder preguntas o quedarse callado.
Con respecto a las otras partes en la investigación (testigo asistido, parte
civil),
ni tienen que hacer un juramento cuando son escuchados por el juez
la instrucción.
Por otro lado, cuando el juez de instrucción entrevista a un testigo, él es
tanto la obligación de testificar como la de prestar juramento.
El artículo 109 de la CCP establece lo siguiente: " Cualquier persona llamada
a ser oída"
se requiere que el testigo comparezca, jure y testifique bajo
reservar las disposiciones de los artículos 226-13 y 226-14 del Código
Penal "y
El artículo 103 del mismo Código agrega que: "Los testigos prestarán
juramento para contar
la verdad, nada más que la verdad. El juez les pregunta su nombre, nombre,
edad, estado,
profesión, residencia, si son parientes o aliados de las partes y en qué grado
o
están a su servicio. La solicitud y la respuesta son mencionadas .
* En el marco de una comisión rogatoria, la policía judicial no puede oír
una persona bajo investigación o contra quien hay evidencia
serio y concordante por haber participado en los hechos de los que se incautó
el juez.
3

Página 4
Ella no puede proceder a la audiencia de los demandantes o el testigo
asistieron solo a petición de estos.
Los testigos pueden, sin embargo, ser escuchados sin reservas. Las reglas
aplicar en caso de audiencia por el juez de instrucción debe ser, en principio,
respetado.
Por lo tanto, el testigo debe, de conformidad con el primer párrafo del artículo
153 de la CCP,
testifique y haga un juramento: " Cualquier testigo llamado a ser escuchado
en el curso de
se requiere que la ejecución de una carta rogatoria aparezca, para tomar un
juramento
y depositar ". La continuación del primer párrafo y el segundo párrafo de este
artículo
especificar que el testigo solo puede ser retenido por el tiempo estrictamente
necesario para
su audiencia y que, si no cumplía con esta obligación, el juez de instrucción
puede obligarlo a aparecer por la fuerza.
Con respecto a las personas sospechosas de haber cometido los actos
la instrucción, es necesario distinguir dos casos. O hay pistas
serio y concordante contra esa persona, y esa persona no puede entonces
ser escuchado por el juez de instrucción. O solo hay razones
plausible para sospechar de la persona, y la persona puede ser escuchada en el
parte de una carta rogatory. En este último caso, las disposiciones
relativa a la audiencia pública y la custodia se aplicarán de conformidad con el
artículo 154
del CPP.
* Ya sea en una audiencia conducida por el juez de instrucción o la policía
el falso testimonio judicial bajo juramento es reprimido por el artículo
434-13 del Código Penal (CC) de cinco años de prisión y 75,000
euros de bien Sin embargo, el testigo falso está libre de dolor si se ha
retractado
espontáneamente su testimonio antes de la decisión de poner fin al
procedimiento
por el tribunal examinador o el tribunal de primera instancia.
2. - El último párrafo del artículo 153 del Código de Procedimiento Penal
* Ley Nº 2004-204, de 9 de marzo de 2004, por la que se adapta la justicia a
las evoluciones
delito ha completado el artículo 153 de la CCP, cuyos dos primeros párrafos
se refieren a la audiencia del testigo en el marco de una comisión rogatoria,
por
tercer y último párrafo que establece: " La obligación de prestar juramento y
depósito no es aplicable a personas bajo custodia policial bajo
disposiciones del artículo 154. El hecho de que las personas detenidas por la
policía
escuchó después de tomar el juramento no es, sin embargo, una causa de
invalidez
4

Página 5
del procedimiento ".
Los procedimientos parlamentarios muestran que la primera oración de este
párrafo era
adoptado para volver a una jurisprudencia del Tribunal de Casación.
El informe de François Zocchetto
2
indica: " En un juicio de la
El 14 de mayo de 2002, el Tribunal de Casación dictaminó que la persona
detenida bajo custodia
durante una comisión rogatoria se requería tomar el juramento " para decir
toda la verdad, nada más que la verdad "proporcionada por el artículo 103 del
Código de Procedimiento
Penal. El Tribunal de Casación ha concluido que el artículo 105 del Código
de
procedimiento penal prohibió la audiencia de testigos contra personas
de los cuales hay indicaciones serias y concordantes de haber participado en
los hechos.
El artículo 153 establece que cualquier testigo convocado para ser oído en el
curso de
la ejecución de una carta rogatoria debe aparecer para hacer un juramento
y depositar / Finalmente, el artículo 154 permite la detención bajo custodia
de
personas contra quienes existan razones plausibles para sospechar
que han cometido una ofensa / El Tribunal infirió de la combinación de estos
disposiciones que la persona colocada en custodia policial para las
necesidades de una
La comisión rogatoria estaba obligada a prestar juramento. / Este párrafo
tiende
aclarar esta situación para aclarar en el artículo 153 que la obligación de
jurar y depositar no es aplicable a personas bajo custodia policial
aplicación de las disposiciones del artículo 154 ".
Esta voluntad del legislador de no someter a la persona bajo custodia policial
a un
la obligación de tomar un juramento era consistente, ya que solo los
sospechosos
estar bajo custodia policial y que la lógica del procedimiento penal no era
imponer un juramento a cualquier sospechoso.
Como dijo el relator a la Asamblea Nacional,
Sr. Jean-Luc Warsmann
3
" Al comienzo o durante la audiencia, si parece que
Hay una o más razones plausibles para sospechar que él [el testigo]
cometido o intentado cometer un delito, el agente de la policía judicial puede
decide colocar al testigo bajo custodia (Artículo 154). Dado que la ley de
15 de junio de 2000 que refuerza la protección de la presunción de inocencia,
esta medida
está reservado solo para sospechosos. Juramento y la obligación de testificar
en este caso son incompatibles con los derechos otorgados en el contexto de
una medida de custodia. / Es por eso que el párrafo II del artículo 42 de
2 Informe No. 441 sobre el Proyecto de Ley No. 314, Artículo 42 (ahora Artículo 104).
3 Informe núm. 856 Sr. Warsmann, Volumen I, Artículo 42.
5

Página 6
El proyecto de ley complementa el Artículo 153 con un párrafo que establece
que la obligación de
prestar juramento y testificar no es aplicable a las personas puestas de
guardia en
de conformidad con las disposiciones del Artículo 154. Tales personas no
podrán
por lo tanto, no ser procesado por testimonio mentiroso ".
Esta enmienda también corresponde a una recomendación hecha por
el Tribunal de Casación en su informe anual de 2002:
" Sin embargo, sería más consistente que, como lo fue para el testigo asistido
(artículo 113-7 CCP), el legislador elimina la obligación de jurar un
juramento
la persona bajo custodia, siempre que se disponga que la persona "tiene
derecho a
elección para hacer declaraciones, para responder preguntas que se le harán
o
estar en silencio "(artículo 63-1 CPP) ./ Incluso sería concebible ir más allá
de esto
enmienda mediante la simple y simple supresión de la juramentación de
durante la fase preparatoria de la prueba / de hecho, los textos actuales no
son
insatisfactorio en la medida en que distinguen, sin ninguna justificación real,
de acuerdo con
que el testigo sea escuchado durante la investigación o durante la
información. Entonces
que en el primer caso, que abarca la gran mayoría de los procedimientos, el
concerned no hace un juramento y no incurre en penalidad por falsa
testimonio, la solución es lo opuesto en el segundo. Que sea escuchado por el
juez
propia instrucción o, en comisión de comisión de ese magistrado, por una
agente de la policía judicial, el testigo debe prestar juramento y exponerse a
sanciones previstas en el artículo 434-13 del Código Penal en caso de
testimonio
mentira ".
Por otro lado, la ausencia de nulidad procesal establecida en caso de
el juramento de una persona sospechosa se discutió durante la adopción de
esta disposición. Durante los debates
4
, El Sr. Jean-Yves Le Bouillonnec lo estaba haciendo
observar que " el principio de que la obligación de prestar
el juramento y el depósito no son aplicables a las personas bajo custodia y
especifican
inmediatamente después de tomar el juramento no constituye una causa de
nulidad del procedimiento! Siempre es muy impactante ver un principio
descubrir, en la siguiente frase, que no dará lugar ni al control ni a
sancion! Tal contradicción no es aceptable. Sin mencionar la ambigüedad
que creará en el caso de una persona y que, como testigo,
de repente será puesto bajo custodia. Lo que podría considerarse una
el peligro irá más allá del proceso " normal ". Esta es una alteración seria de
derechos de la defensa ".
4 Informe completo de los procedimientos de la Asamblea Nacional - 3ª reunión del 23 de mayo de 2003
6

Página 7
Sin embargo, las enmiendas para eliminar esta disposición fueron
rechazadas. una
otra enmienda
5
habiendo propuesto completar el Artículo 153 del Código de
procedimiento penal con una oración redactada de la siguiente manera: Sin
embargo, el oficial de policía
funcionario judicial o agente de la policía judicial, que ha jurado a la
persona
mantenido bajo custodia, es pasible de una multa de € 100 "también fue
rechazado. Cuando
En la reunión del 7 de octubre de 2003, uno de los autores de la enmienda
anterior denunció
" La hipocresía " que, según él, traicionó la contradicción revelada por la
sucesión
primera y segunda oraciones del último párrafo.
B. - Origen del QPC y pregunta formulada
El 29 de septiembre de 2011, el fiscal de una investigación criminal abrió
la República de París por actos que incluyen la falsificación. En el cuadro de
este procedimiento de instrucción y ejecución de una comisión rogatoria,
La Sra. Sylvie T. fue arrestada y detenida dos veces el 14 de junio
y 15 de noviembre de 2012.
Durante esta segunda detención, se escuchó al solicitante después de haberle
prestado
juramento de " contar toda la verdad, nada más que la verdad ".
Examinado por el juez de instrucción, el solicitante presentó una solicitud ante
la Cámara de
la instrucción de la Corte de Apelaciones de París el 12 de marzo de 2015 de
una moción de nulidad
dirigida contra los registros de custodia policial del 15 de noviembre de 2012.
Ella
planteó una QPC sobre " el cumplimiento del Artículo 153 del Código de
Procedimiento
derecho penal a los derechos y libertades garantizados por la constitución, y
más específicamente
derechos de defensa, incluido el derecho a un juicio justo, garantizados
El artículo 16 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del
Ciudadano de
26 de agosto de 1789, integrado en el preámbulo de la constitución del 4 de
octubre de 1958 ".
Incautada por el Tribunal de Apelación de París, el Tribunal de Casación,
mediante la sentencia de
El 27 de julio de 2016, devolvió el QPC, teniendo en cuenta que tenía un
personaje
grave en que no tuvo en cuenta los derechos de la defensa, lo que implica el
derecho a
un procedimiento justo y equitativo y los requisitos del Artículo 16 de la
Declaración
de los derechos del hombre y el ciudadano de 1789.
5 Enmienda presentada por MM. Robert Badinter, Michel Dreyfus-Schmidt, Charles Gautier y Jean-Pierre Sueur.
7

Página 8
II. - La revisión constitucional de las disposiciones impugnadas
El solicitante argumentó que la obligación de prestar juramento en el curso de
una investigación
cuando se impone a una persona sospechosa de haber cometido un crimen
delito, no respetó el derecho al silencio reconocido constitucionalmente y el
derecho a
no participar en la autoincriminación. Ella concluyó que el segundo
La frase del último párrafo del Artículo 153 del PCCh era contraria a la
Constitución.
en la medida en que impidió la nulidad de las audiencias juradas en
durante una detención en el marco de una comisión rogatoria.
Habiendo determinado la versión del artículo 153 del CPP impugnado
(apartado 1), la
El Consejo Constitucional ha reducido el alcance de la QPC a la segunda frase
de la
último párrafo de ese artículo, el único impugnado por el solicitante (párrafo
4).
A. - Jurisprudencia constitucional
1.- El derecho a no acusar
El Consejo Constitucional considera que el principio de que nadie está
obligado a
la culpa proviene del Artículo 9 de la Declaración de 1789
6
.
En su decisión n ° 2004-492 DC de 2 de marzo de 2004, que rige la
comparecencia en
reconocimiento de culpabilidad, el Consejo Constitucional sostuvo que " si
el artículo 9 de la Declaración de 1789 de que nadie está obligado a
esta o cualquier otra disposición de la Constitución prohíbe a una persona
para reconocer libremente su culpa ". Como el comentario a esto
decisión, " ningún otro principio o regla de valor constitucional
obstáculo para el reconocimiento de una persona de su culpa si lo hace
voluntaria, consciente y libremente, es decir sin ningún
" Chantaje ", cualquier " regateo ", cualquier malentendido y cualquier
restricción
7
.
El Consejo Constitucional también dictaminó que no ignora el derecho a no
acusar el procedimiento de comunicación de los funcionarios de aduanas
8
o el hecho de que
6 Decisiones n ° 2004-492 DC del 2 de marzo de 2004, Ley que adapta la justicia a la evolución del delito ,
contras. 110; n ° 2010-25 QPC del 16 de septiembre de 2010, Sr. Jean-Victor
C. (archivo de huellas digitales de ADN) , contras. 17;
n ° 2011-214 QPC del 27 de enero de 2012, empresa COVED SA (Derecho de
comunicación de la administración del
aduana) , contras. 7; n ° 2014-416 QPC del 26 de septiembre de
2014 Asociación France Nature Environment (Transacción
derecho penal sobre la acción pública en materia ambiental), cons. 15.
7 Comentario de la decisión de 2 de marzo de 2004 citada anteriormente, p. 23 y 24.
8 Decisión de 27 de enero de 2012 citada anteriormente.
8

Página 9
persona sospechosa de haber cometido un delito reconocerá libremente su
culpable y acepta ejecutar una sentencia o medidas que puedan poner fin a
la ofensa o reparar sus consecuencias
9
.
Por otro lado, el Consejo Constitucional nunca especificó qué
derecho a no acusarse a sí mismo. En particular, no tuvo la oportunidad de
indicar
expresamente que era necesario inferir, para una persona sospechosa, el
derecho a
silencio en el proceso penal.
De hecho, el Consejo Constitucional había examinado la cuestión del derecho
a guardar silencio
durante su control de la medida de custodia desde el punto de vista de la
notificación de
este derecho: en su decisión n ° 2010-14 / 22 QPC de 30 de julio de 2010,
señaló:
entre otros argumentos, para juzgar el procedimiento de custodia policial
contrario a
Artículos 9 y 16 de la Declaración de 1789, que " la persona
a primera vista no recibe notificación de su derecho a permanecer en
silencio ".
10
. Juzgar
al contrario, las disposiciones relativas al aplazamiento de la intervención del
abogado en
la custodia en el crimen organizado no viola los derechos
de la defensa, el Consejo Constitucional había tomado nota, entre otras cosas,
de su decisión
n ° 2014-428 QPC del 21 de noviembre de 2014, que la persona bajo custodia
era
informado de su derecho a guardar silencio
11
. Finalmente, en una decisión de 18 de noviembre de 2011,
el Consejo Constitucional sostuvo que "el respeto de los derechos de la
defensa requiere
una persona contra la que comparezca antes de su audiencia o en la
audiencia de
Por supuesto, hay razones plausibles para sospechar que tiene
cometido o intentado cometer un delito por el cual podría ser
detenido, no puede ser escuchado o continuar siendo escuchado
libremente por los investigadores solo si ha sido informado de la naturaleza y
fecha de
el delito del que se sospecha que se ha cometido y su derecho a irse a
cualquier
momento la policía local o gendarmería "
12
. En este caso, no lo hizo
no condicionó su declaración de constitucionalidad al hecho de que la persona
sospechoso pero no coaccionado, se le notifica el derecho a guardar silencio.
9 Decisión de 26 de septiembre de 2014 citada anteriormente.
10 Decisión No. 2010-14 / 22 QPC del 30 de julio de 2010, Sr. Daniel W. y otros (Custodia) , cons. 28.
11 Decisión n ° 2014-428 QPC del 21 de noviembre de 2014, Sr. Nadav B. (Aplazamiento de la intervención del
abogado durante
custodia en materia de delincuencia o crimen organizado), cons. 13.
12 Decisión No. 2011-191 / 194/195/196/197 QPC de 18 de noviembre de 2011, Sra. Élise A. y otros (Custodia II),
Contras 20.
9

Página 10
2.- La ausencia de nulidad procesal
El Consejo Constitucional ya tuvo la oportunidad de comentar sobre la
constitucionalidad de una disposición legislativa que excluye cualquier
invalidez en caso de
desconocimiento de una norma establecida por el legislador en el contexto de
un procedimiento
Penal.
En su decisión n ° 2015-499 QPC de 20 de noviembre de 2015, el Consejo
El Tribunal Constitucional ha dictaminado que esta es una disposición
los procedimientos del Tribunal de Assise no estaban obligados a ser
nulidad, " de estas disposiciones se desprende que el legislador ha conferido a
las partes un
derecho al registro sonoro de los procedimientos del Tribunal de Assise; que
al prohibir
cualquier forma de acción de anulación en caso de incumplimiento de ese
las disposiciones impugnadas no cumplen los requisitos del artículo 16 de la
Declaración de 1789 »
13
.
B. - Elementos del Derecho Comparado
1.- El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
Artículo 14§3 g) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del
El 16 de diciembre de 1966 dice que " Todas las personas acusadas de un
delito tienen
derecho, en plena igualdad, al menos las siguientes garantías:
(...) ( g) No ser obligado a testificar contra sí misma o confesar
culpable ".
2. - El Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y
libertades fundamentales
* El derecho a guardar silencio durante la custodia policial
Artículo 6 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos
Humanos y
libertades fundamentales (CEDH), que establece el principio general del
derecho a
juicio justo (sección 6 (1)) de la presunción de inocencia de cualquier persona
" Acusado de un delito " (sección 6-2) y establece una serie de derechos que
acusado (artículo 6 (3)) no contiene ninguna disposición
sobre el derecho a silenciar
13 Decisión n ° 2015-499 QPC del 20 de noviembre de 2015, Sr. Hassan B. (Ausencia de nulidad del
procedimiento en caso de
desconocimiento de la obligación de una buena grabación de los
procedimientos de los tribunales assize), contras 4.
10

Página 11
El reconocimiento de este derecho es una construcción pretoriana del Tribunal
de
Estrasburgo.
Por lo tanto, en su sentencia en Funke v. France, de 25 de febrero de 1993,
¿consideró que
acusado " en el sentido autónomo que el artículo 6 (artículo 6) atribuye a ese
término ", es decir
Independientemente del nombre que le otorguen las leyes nacionales y
estándar que lo coloca en esta posición (regla de procedimiento penal, ley de
aduanas,
procedimiento disciplinario ...) tenía el derecho de " guardar silencio y no
contribuir a la autoinculpación "(§ 44) .
En la sentencia Murray contra Reino Unido de 8 de febrero de 1996, el
Tribunal sostuvo (§ 45)
" No hay duda de que, a pesar de que el Artículo 6 (Artículo 6) de la
Convención no
no menciona expresamente el derecho a permanecer en silencio durante un
interrogatorio policial
y el derecho a no incriminarse son estándares
leyes internacionales generalmente reconocidas que están en el corazón del
concepto de
Artículo 6 (Artículo 6) (...). Al poner al acusado a salvo
la coacción abusiva por parte de las autoridades, estas inmunidades
concuerdan en evitar
abortos involuntarios de la justicia y para garantizar el resultado deseado
por el artículo 6 (artículo 6) "
14
.
La consecuencia del derecho al silencio es la irregularidad de las
declaraciones hechas por un
acusado cuando se vio obligado a testificar bajo pena de
sanción penal (ECHR, Saunders v. Reino Unido , 17 de diciembre de 1996, §
69).
* Juramento y su efecto sobre el derecho a no incriminarse
En un caso que dio lugar a la sentencia Serves v. France de 20 de octubre de
1997, el
solicitante impugnó la condena en su contra por negarse a
jurar y testificar cuando fue citado como testigo
en el contexto de una investigación judicial. El solicitante consideró que
debería haber sido
oído como sospechoso y no como testigo a la luz de los cargos existentes
contra
él.
El Tribunal de Estrasburgo consideró que no hubo violación del artículo 6 § 1
término del siguiente razonamiento: " Sin embargo, se deduce de las actas
de audiencia - que están firmados por el solicitante - que rechazó de
inmediato
tomar un juramento El juramento es un acto solemne por el cual su proveedor
de servicios
se compromete ante el juez de instrucción a decir, de conformidad con el
artículo 103 del Código de
procedimiento penal, " toda la verdad, nada más que la verdad". Si la
obligación se coloca
14 En este caso, sin embargo, el Tribunal reconoce que el derecho a permanecer en silencio no es un derecho
absoluto y no excluye
no es que el hecho de mantenerlo durante el proceso pueda ser en detrimento
del acusado.
11

Página 12
el deber del testigo de prestar juramento y las sanciones impuestas en caso de
el incumplimiento es una cuestión de coacción, cuyo objetivo es garantizar
la sinceridad de las declaraciones hechas, en su caso, al juez, y no obligar
parte interesada a presentar "(§47).
En un caso que dio lugar a la sentencia Brusco c. Francia de 14 de octubre de
2010, el
El solicitante había sido detenido y luego escuchado, después de haber tenido
juramento, como testigo por un oficial de policía judicial (OPJ) en el marco de
la ejecución de una comisión rogatoria (la ley aplicable entonces permitía
poner en custodia a una persona para las necesidades de la ejecución de la
comisión rogatoria aunque no pesaba ninguna sospecha). la
Durante esta audiencia, él había reconocido su participación en los hechos.
El Tribunal de Estrasburgo sostuvo que, a pesar de que el solicitante era
según la legislación nacional formalmente escuchada como testigo, en la
medida en que
Las autoridades tenían, desde su detención, motivos razonables para sospechar
estuvo involucrado en la comisión del delito que fue objeto de la investigación
abierto por el juez de instrucción, fue objeto de una " acusación en
derecho penal "y disfrutaba del derecho de no contribuir a su propia
criminalización. en
condiciones, el Tribunal sostuvo que " el hecho de tener que prestar
juramento antes
para el solicitante, que ya había sido tema del día anterior
medidas coercitivas, custodia: una forma de presión y el riesgo de
el enjuiciamiento penal en caso de testimonio falso sin duda ha hecho que el
juramento de juramentos "(§52). Después de haber notado también que
el demandante no había sido informado de su derecho a permanecer en
silencio, el Tribunal concluyó que
infracción del derecho a no incriminarse a sí mismo.
3. - Otros elementos del derecho comparado
La mayoría de los principales sistemas legales reconocen a las personas
sujetas
sospecha de poder permanecer en silencio al menos en la etapa de
investigación.
La Corte Suprema de los Estados Unidos en su Escobedo v. Illinois , (378 US
478
- 1964) luego Miranda c. Arizona , (384 US 436 - 1966) descontado de la
quinta
enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que nadie debe ser
obligado
atestiguar contra sí mismo durante el proceso penal que
declaración hecha por un sospechoso
durante el interrogatorio policial ( policía
custodia ) - para tener el efecto de despejarlo de las sospechas que pesan sobre
él
o, por el contrario, para apoyarlos, no puede constituir prueba admisible
durante un juicio solo si la fiscalía puede demostrar que
12

Página 13
el sospechoso había sido informado antes del inicio del interrogatorio de su
derecho a
hablar con un abogado y su derecho a no incriminarse, ya sea que tenga
entendió el contenido de sus derechos y que voluntariamente se dio por
vencido. Este
jurisprudencia ha dado lugar a la llamada regla de Miranda, que consiste en
sustancia para que la policía informe al sospechoso sobre su arresto: " Usted
tiene la
derecho a permanecer en silencio Todo lo que digas puede ser usado en tu
contra
en la corte, tiene derecho a contratar un abogado. Si no tienes
formas de ofrecerle los servicios de un abogado, un defensor se
comprometerá
automáticamente para ayudarlo. ¿Usted entiende los derechos que tengo solo
informar ? "
15
.
derecho a permanecer en silencio durante la detención policial también se
reconoce en el
Código de Procedimiento Penal alemán. El artículo 136 del texto
( Strafprozessordnung ) que se aplica al primer interrogatorio de una persona
cuestionó, que es el acto de un juez o un policía judicial, dispone que el
sospechoso
debe ser informado de los hechos que se le imputan, su ofensiva y por esta
la ley lo deja libre de hacer comentarios sobre los hechos de los que se
sospecha o se
hacer ninguna declaración sobre este punto
16
.
C - La aplicación de la especie
El Consejo Constitucional dijo inicialmente que se desprende del artículo 9 de
la
Declaración de 1789, " el principio de que nadie está obligado a acusar, lo
cual
de la siguiente manera el derecho a permanecer en silencio "(párr. 5).
El Consejo Constitucional ha, por lo tanto, por primera vez, afirmado
expresamente
derecho constitucional a guardar silencio en el contexto de un proceso penal.
El Consejo Constitucional consideró entonces si la disposición impugnada o
no infringe ese derecho.
Para ello, el Consejo Constitucional observó en primer lugar que, durante el
período
durante el cual la disposición controvertida era en efecto (es decir, desde la
entrada en
vigor de la ley hasta que la decisión de que se trate), una medida de custodia
15 "Usted tiene el derecho a permanecer en silencio. Cualquier cosa que diga puede y será usado en contre usted
en un tribunal de justicia. usted
La avez derecho a un abogado. Si usted no puede permitirse un abogado, se le
proporcionará uno para usted. ¿Comprenden la
los derechos que acabo de leer a usted?".
16 § 136 Strafprozessordnung " Er ist darauf hinzuweisen, Dass es nach dem Gesetz IHM freistehe, sich zu der
Beschuldigung zu oder nicht zur Sache äußern auszusagen (...) ".
13

Página 14
podría ser pronunciada contra una persona sospechosa de haber cometido
un delito. De hecho, como el Consejo dijo: " Hasta la entrada en
vigor de la ley de 14 de abril de 2011 (...) de conformidad con el artículo 63
del Código de
Procedimiento penal sólo podía ser colocado en custodia a una persona
contra los cuales había uno o más plausibles razones para sospechar
que había cometido o intentado cometer un delito. A la entrada
en vigor de esta ley, de conformidad con el artículo 62-2 del Código, sólo
podrán
ser colocado en la custodia de una persona contra la que hay uno o
varias razones plausibles para sospechar que ha cometido o intentado
cometer
un crimen o un delito castigado con pena de prisión "(párr. 6).
Una persona detenida durante este período tiene, por lo tanto, a la vista
El artículo 9 de la Declaración de 1789, el derecho a permanecer en
silencio. Además, como se
el Consejo Constitucional señaló, este derecho se notifica a la persona
detenida
desde la entrada en vigor de la Ley de 14 de abril de 2011 (párr. 6).
O, por el contrario, " se desprende de los artículos 103 y 153 del
procedimiento CPC
cualquier persona como testigo durante la ejecución de una
Se requiere comisión para hacer un juramento a " decir toda la verdad, nada
la verdad ' "(párr. 7).
El Consejo Constitucional dictaminó que resulta de la combinación de estas
disposiciones
una persona colocada bajo custodia, a los que se administra el juramento
previsto
testigos pueden pensar que no tiene el derecho a permanecer en silencio. De
hecho, el
juramento de decir la verdad puede ser interpretado como una obligación de
hablar.
Si tal interpretación podría imponer aún más por lo que no estaba
notificado a la persona detenida de que tenía derecho a permanecer en
silencio, el Consejo
Constitucional considera que la confusión también existía a pesar
notificación de que, desde 2011, dada la naturaleza
potencialmente contradictorias de los dos procedimientos (notificación del
derecho a permanecer en silencio
y jurando requisito).
La decisión guiada y dijo: " Así que jurar lealtad a una persona
escuchado en custodia a " decir toda la verdad, nada más que la verdad "
puede ser
es probable que la dejara creer que ella no tiene derecho a permanecer en
silencio o que puedan
en contradicción con la información que ha recibido en relación con este
derecho . "(párrafo 8). la
Por lo tanto, Consejo constitucional ha llegado a la conclusión de que " al
interferir en cualquiera
circunstancias, para cancelar una audiencia llevada a cabo bajo juramento
en un reloj
visto como parte de una comisión, las disposiciones impugnadas
vulneración del derecho a permanecer en silencio del sospechoso "(mismo
párrafo.) y tiene,
14

Página 15
en consecuencia, declaró la inconstitucionalidad de la segunda frase de la
última
párrafo del artículo 153 del CPC.
Esta censura se produce después de la publicación de la decisión comentado
(Para. 10).
Sin embargo, debe hacerse hincapié en que esta censura no significa la
ilegalidad de
la audición de una persona entendido principalmente como testigo a
continuación, tomado en custodia
ver debido a la aparición de sospechoso razonable. en tales
hipótesis, esa persona se llama válidamente a tomar el juramento, ya que
fue considerado un testigo y fue notificado tan pronto como su estado ha
cambiado,
su derecho a guardar silencio.
Por otra parte, la decisión censurada comentados imposible para el juez para
cancelar
" En todas las circunstancias " (párr. 8) entrevista a una persona detenida
habiendo sido invitado a tomar el control del juramento. En ausencia de la
intervención
nuevos legisladores sobre este tema, que es ahora en manos del juez
judicial determinará caso por caso, de conformidad con el artículo 802 del
CPC
17
la
conclusiones que pueden extraerse de tales irregularidades.
17 " en caso de violación de las formas prescritas por la ley bajo pena de nulidad o incumplimiento de los trámites
sustanciales, todos los tribunales, incluido el Tribunal de Casación, que
recibe una solicitud de cancelación o
una sucesión de oficina, tales irregularidad no puede pronunciar la nulidad
cuando tuvo el efecto de socavar
los intereses de la parte que se refiere a

Ius et Praxis vol.20 no.2 Talca 2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-00122014000200003

Sobre la estructura dogmática de los delitos de


falsedad en el proceso*

On the general structure of perjury and offering of false


evidence

Javier Wilenmann von Bernath**

** Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Adolfo Ibáñez (Santiago,


Chile). Doctor (Albert-Ludwigs-Universitat-Freiburg [summa cum
laudae], Alemania), LLM (Universitát Regensburg, Alemania). Correo
electrónico: javier.wilenmann@uai.cl.

Resumen

El presente artículo despliega una reconstrucción dogmática de los delitos de


falsedad procesal. La reconstrucción dogmática es efectuada a partir de una
comprensión estructural de las teorías de la declaración falsa: su objeto es definir
los elementos de establecimiento de una relación comparativa cuya defraudación
implica satisfacción del tipo objetivo del falso testimonio. Dicha tarea es efectuada
por el artículo.

Palabras clave

Derecho penal, Delitos de falsedad, Falso testimonio, Falsificación de pruebas

Abstract
The present paper analyses perjury and other falsehood crimes against the
administration of justice. The legal analysis puts forward a structural understanding
of the theories of false declaration in German law: such theories define the
elements of comparison whose lack of correspondence implies perjury. This
reconstruction is undertaken in relationship to Chilean law.

Keywords

Criminal law, Falsehood, Perjury

1. Introducción

El estudio dogmático del falso testimonio en Chile traiciona la historia de la


institución. La larga historia moral y penal del falso testimonio y del perjurio no
encuentra equivalencia en su en general escueto tratamiento doctrinal 1. Por
supuesto, un fenómeno de esta clase sería sólo culturalmente reprochable si el tipo
en cuestión no tuviera relevancia práctica ni teórica. El falso testimonio, y en
general los delitos de falsedad probatoria, son sin embargo el único medio directo
de mantenimiento de fiabilidad de una estructura institucional frágil; la falta de
protección de esa fragilidad frente a las mentiras forma parte del catálogo eterno
de denuncias de problemas que podrían hacer inminente la destrucción de nuestras
instituciones. Así, Konrad Hellwig podía quejarse en el año 1908 de que el peligro
central para el sistema de justicia se habría encontrado constituido por "la visión
extendida de que la mentira es un arma de combate permitida en el proceso civil" 2.
Que, en forma mucho más clara, el sistema se hace completamente inviable si se
acepta la mentira por parte de testigos, es algo que apenas admite ser discutido.
Por ello, si la falta de estudio es indicativa de la falta de consideración práctica,
entonces la falta de equivalencia actual entre la relevancia histórica del falso
testimonio y su estado dogmático podría ser además sintomática de un problema
institucional general. Si bien es cierto que la posibilidad de encontrar sentencias
relevantes sobre falso testimonio y presentación de pruebas falsas permite mitigar
este juicio, su falta de tratamiento dogmático sigue siendo un déficit.

El déficit que aqueja al estudio del falso testimonio en Chile tiene, además, efectos
trascendentes. No se trata sólo de que exista cierta falta de claridad en relación con
cuestiones estructurales complejas del tipo de falso testimonio, sino que ella impide
disminuir la mayor complejidad que tienen los delitos de falsedad en general como
categoría. Es decir, la ausencia de claridad dogmática respecto al tipo más simple,
el falso testimonio, es al menos indiciaria de los problemas de claridad que se
presentan en la dogmática nacional de los delitos de falsedad y que permiten
mantener el juicio de Binding sobre la dogmática penal de su época: el enorme
interés científico y la unidad estructural de los delitos de falsedad no impiden que
"su configuración legislativa muestre enormes vacíos y problemas de comprensión
y que tanto la ciencia como la praxis se enfrenten a ellos con una inseguridad
chocante".3

En un artículo publicado anteriormente, cuyo objeto era iniciar una serie de revisión
de la dogmática de los delitos de falsedad, di cuenta en abstracto de la estructura
de los delitos de falsedad y de la forma en que la dogmática debe tematizarlos para
permitir su tratamiento4. En particular, dicho artículo pretendía disolver los
problemas aparentes vinculados al concepto de falsedad en sí, y mostrar que los
problemas dogmáticos centrales de esta categoría se vinculan antes con la
determinación de los pares en relaciones de comparación cuya calificación de
discordancia implica la realización de una falsedad. El presente artículo tiene por
pretensión concretar esa tarea en relación con el tipo más simple de la categoría, el
falso testimonio, y sus parientes.

Para ello, en primer lugar presentaré una descripción de los delitos procesales de
falsedad en el derecho chileno (2). En una segunda parte, hablaré del contenido
estructural del tipo objetivo en el falso testimonio, es decir, el significado de la
expresión "faltar a la verdad" en una declaración por parte de un testigo, para
luego extender esa estructura a los delitos de falso peritaje, falsa traducción y
presentación de pruebas falsas. (3) En tercer lugar, daré cuenta de los problemas
de imputación del falso testimonio.

2. El sistema de delitos procesales de falsedad

2.1. Historia dogmática

Pese a la relativa homogeneidad que puede apreciarse en el reconocimiento


moderno del castigo a la emisión de declaraciones falsas en contextos procesales,
las condiciones de castigo del falso testimonio han tendido a variar por mezclarse,
ya desde el derecho hebreo, representaciones religiosas vinculadas a la idea de
juramento, representaciones institucionales vinculadas a la necesidad de mantener
contextos de relativa fiabilidad cognitiva y el aspecto puramente civil de la
protección del patrimonio en contextos de interacción que requieren de fiabilidad.

Esta mezcla de concepciones en la reconstrucción jurídica del falso testimonio es en


especial apreciable en el derecho romano y en la recepción del castigo del falso
testimonio en el derecho medieval, canónico y común. En el caso del derecho
romano, los supuestos punibles de emisión de declaraciones falsas se habrían
encontrado vinculados ante todo a la protección civil del patrimonio. Así, el castigo
mundano de la producción de declaraciones falsas en el derecho romano debía
tener lugar ante todo bajo los títulos seculares e individuales delfalsum y del
estelionato5. El castigo de la mera lesión del juramento era, en cambio,
generalmente asumido como de competencia divina6. El derecho romano habría
conocido de esta forma un predominio del falso testimonio sobre el perjurio, y la
comprensión del primero habría estado generalmente vinculada a la producción de
perjuicio individual a una víctima natural 7. Esto es especialmente cierto en el caso
del falso testimonio que produce la muerte de un inocente, castigada de acuerdo a
la lex Cornelia de sicariis. La exigencia de vínculo con un resultado de muerte y la
pena de muerte impuesta al propio testigo falso hacen razonable asumir una
comprensión del delito como participación (o incluso pragmáticamente como autoría
mediata, ya que no había responsabilidad del adjudicador) en homicidio ajeno. Ese
falso testimonio sería, con ello, en realidad una forma de homicidio8. Es cierto que
la punibilidad del falso testimonio y de la inducción al falso testimonio, como formas
de falsum,construidas a partir de la lex Cornelia de falsi y de sus complementos
pueden relativizar el juicio de protección puramente individual frente a
declaraciones falsas en el derecho romano9. Esto no hace, sin embargo, más que
confirmar la descripción general del tratamiento romano del falso testimonio:
comprensión casi exclusivamente secular y, dentro de ésta, preponderancia de la
comprensión individual (protección del patrimonio y otros bienes individuales) por
sobre la comprensión institucional.

En el derecho medieval y en el derecho canónico, las relaciones entre la


reconstrucción civil y religiosa del falso testimonio tomaron la forma inversa: los
títulos de punición de declaraciones falsas eran generalmente dependientes de la
afectación del nombre de Dios dada por la lesión del juramento10. El falso
testimonio habría tomado así la forma del perjurio11, el que habría sido reconstruido
como una clase de injuria a Dios y, por lo mismo, se habría tratado de un delito en
potencia de mayor gravedad que el asesinato, "ya que el asesino sólo mata al
cuerpo, mientras que quien comete perjurio destruye incluso a su propia alma" 12.
La naturaleza divina del delito no impedía, por cierto, que la comisión de perjurio
implicara la aplicabilidad de penas corporales graves, en general relativas a la
extirpación del miembro con el que se habría expresado el perjurio (esto es, en
general la lengua, pero también manos y dedos)13. Esta preponderancia del castigo
del perjurio se mantuvo en el derecho común. Así, el artículo 107 de la Carolina14,
sistematizado entre los delitos contra Dios, establecía como castigo a la comisión
de perjurio la extirpación de una mano o de un dedo (el dedo del juramento
"Schwurfinger"). En cambio, el falso testimonio sólo era punible de por sí cuando
diera lugar al castigo de inocentes (artículo 68). Lo anterior no quiere decir que
fuera unánime la comprensión religiosa del castigo de la mentira. Es cierto que
también en el derecho común puede apreciarse una comprensión patrimonial
derivada de la doctrina del falsum15.Pese a ello, es incontrovertible la
preponderancia de la comprensión religiosa del castigo de la mentira por sobre la
comprensión patrimonial.

De acuerdo a la tesis de Liszt, el comportamiento inverso de la cultura jurídica


medieval y moderna temprana en relación a la cultura jurídica romana -
preponderancia del falso testimonio por sobre el perjurio en el primer caso, relación
inversa en el segundo- sería una prueba crucial de la comprensión inversa que
ambos tenían de sus representaciones de las relaciones entre Estado y religión: la
sentencia de Tiberio, "que los dioses se preocupen ellos mismos de las injurias
divinas", sería así representativa del vínculo instrumental establecido en particular
durante el Imperio Romano entre Estado y religión, mientras que el derecho
medieval, y ante todo aquí el derecho alemán medieval, habría entendido al revés
al Estado como fuente de protección de la religión16.

Esta mezcla de fuentes y de concepciones relativas al fundamento del castigo del


falso testimonio que puede apreciarse hasta el derecho común se mantuvo, aunque
con variaciones considerables, en su recepción moderna en la codificación. Así lo
demuestran, en primer lugar, las reglas relativas a la pena del falso testimonio: un
buen número de codificaciones, incluida la codificación chilena, mantuvo la regla de
determinación de la pena proveniente del derecho hebreo, bajo la cual el castigo
por la comisión de falso testimonio era, en algunos supuestos, equivalente al mal
que habría amenazado a la víctima del falso testimonio. Así lo hacía, por ejemplo,
el artículo 361 del Código Penal francés de 1810, el artículo 192 del Código Penal
para el Reino de Baviera de 1861 o los artículos 215 y 216 del Código Penal belga
de 1867. Si, como hoy, el falso testimonio fuera simplemente expresivo de la
protección de un objeto institucional -la administración de justicia-, entonces una
regla de esta clase sería extraña: la graduación de la pena depende aquí por
completo de bienes individuales amenazados. Por cierto, si el perjurio fuera una
injuria divina, el castigo tampoco debiera ser dependiente de intereses ajenos
amenazados, sino que sería siempre el mismo (y siempre el más grave posible
tanto por consideraciones propiamente teológicas, como sobre todo por
consideraciones casi instrumentales ligadas a la puesta en peligro de toda la
comunidad al gatillar el riesgo de una venganza divina -una representación
extendida hasta el siglo XVIII del fundamento del castigo de las injurias a Dios-). La
famosa fórmula de Feuerbach -"Que Dios sea injuriado, es imposible; que éste
pretenda vengarse de los hombres por las injurias de éstos, es impensable; que los
hombres deban producir la expiación del injuriante mediante la imposición de
penas, es necedad"17-, expresiva del espíritu de fines del siglo XVIII y principios del
siglo XIX en la representación de las relaciones entre religión y Estado, se
encuentra casi completamente confirmada en el tratamiento de la época del
perjurio: no puede ser una verdadera injuria a Dios, pero ello no significa que no
tenga relevancia ante todo patrimonial. La vuelta a la graduación hebrea de la pena
no es, por ello, expresiva de un mantenimiento de la concepción religiosa
medieval18, sino de la pugna entre una comprensión individual y supraindividual
(institucional) del falso testimonio ahora al menos parcialmente secular. La disputa
de la modernidad dejó de ser, de esta forma, una disputa entre concepciones
seculares y religiosas, pasando a convertirse en una disputa entre comprensiones
individuales y supraindividuales del falso testimonio19.

La reconstrucción anterior puede ser confirmada mirando la recepción legislativa de


las distintas propuestas dogmáticas de reconstrucción sistemática del falso
testimonio. La dogmática de fines del siglo XVIII y del siglo XIX mantuvo una
disputa entre teorías que todavía reconocían el fundamento del castigo en razones
de orden religioso20, teorías que asociaban el castigo a condiciones institucionales
de funcionamiento del Estado y de sociedades modernas21 y teorías que mantenían
el vínculo romano con la protección del patrimonio22, todo lo cual se vio reflejado en
distintos cuerpos legislativos. En la recepción legislativa, esta pugna terminó
siendo, en lo esencial, una disputa entre las dos comprensiones seculares. Así,
mientras el Allgemeines Landrecht prusiano de 1794, la Josefina -el Código Penal
austríaco de 1787-, el Código Penal francés de 1810 o el Código Penal bávaro de
1813 (el llamado Código Penal de Feuer-bach) vinculaban al falso testimonio a una
forma de delito de engaño23, otros códigos penales de codificaciones tempranas o
intermedias lo sistematizaban entre delitos institucionales (por ejemplo, el Código
Penal para el Reino de Sajonia de 1838 o el Código Penal belga de 1867). Sólo
excepcionalmente se mantuvo su sistematización con delitos con contenido religioso
(por ejemplo, el Código Penal para el Reino de Sajonia de 1855).

Pese a la influencia que la disputa sobre el fundamento de punición del falso


testimonio tuvo en la codificación temprana, el derecho continental tendió a
homogeneizar su tratamiento como un delito contra un interés supraindividual. A la
imposición de la comprensión secular le siguió, de esta forma, la imposición de la
comprensión institucional del falso testimonio.

Esta imposición paulatina de una regulación legal y, correlativamente, de una


comprensión dogmática de los delitos de falso testimonio como formas de
protección de la administración de justicia no es, por cierto, simplemente el
resultado de su corrección sustantiva o de su lógica superior. Antes, la confirmación
del falso testimonio como delito contra la administración de justicia es demostrativa
de la mayor relevancia adquirida por éste con la instauración de sistemas
procesales acusatorios o inquisitorios reformados y con los cambios culturales de la
modernidad. El fenómeno aquí es sencillo: la administración de justicia continental
durante la modernidad temprana tenía una dependencia funcional con la tortura, de
la misma forma en que la confianza general pre-moderna y en la modernidad
temprana era asegurada por medio de asunciones religiosas generales vinculadas al
juramento. La modernidad ilustrada hizo desaparecer ambas bases: en el caso de la
tortura, la gran reforma política del siglo XVIII permitió su abolición; en el caso de
la prestación de confianza a través de la religión, el paulatino desencantamiento en
la comprensión del juramento dejó de hacerla fiable. Con ello, la administración de
justicia pasó en los hechos a depender del castigo de la producción de falsedad en
sus procesos24: sus equivalentes funcionales habían desaparecido.

En el caso del derecho chileno, su codificación tuvo lugar durante el proceso de


establecimiento del falso testimonio como delito de afectación del funcionamiento
de instituciones, pese a que su denominación como "administración de justicia" se
encontrara todavía ausente. Siguiendo al Código Penal belga de 1867, el Título IV
del Libro Segundo fue denominado "De los crímenes y simples delitos contra la fe
pública", pero, siguiendo en esto al Código Penal español de 1848, se introdujo
además en el mismo la idea de falsificaciones y, como categoría especial, al falso
testimonio y al perjurio. La falta de limpieza de esta forma de clasificación es
ciertamente criticable, pero ella misma supone un compromiso con la comprensión
institucional del falso testimonio que es completamente correcto.

El acierto de la codificación chilena, en el sentido de dar cuenta de una


comprensión institucional de los delitos de falsedad en el proceso, no se extiende a
la regulación histórica de la pena en el falso testimonio. En su origen, los artículos
206 a 210 CP graduaban la pena dependiendo de la clase de proceso de que se
tratara y, en caso de ser penal, de la relación entre la declaración falsa y la posición
del reo, estableciendo en su caso más grave, esto es, en caso de que la declaración
falsa produjera la condena o agravación de la pena del imputado y que ésta fuera
mayor que la pena normal del falso testimonio contra el reo, la antigua regla de
imposición de la misma pena que a la víctima, proveniente del derecho hebreo. En
esta forma de determinación de la pena gradual al perjuicio posible o real de la
víctima individual del delito existe, por cierto, una continuación póstuma de la
influencia de las concepciones romanas (civiles) y hebreas del falso testimonio. Es
decir, el Código Penal manifestaba en su origen de forma interna el conflicto entre
al menos dos formas de comprensión del falso testimonio: mientras su clasificación
parecía dar cuenta de la aceptación de la comprensión que tendió a imponerse en el
derecho continental en el siglo XIX, las reglas de determinación de la pena eran
todavía vinculables con las dos formas alternativas de comprensión. Pese a que
esta regla sobrevivió por más de 100 años y se mantuvo vigente incluso un tiempo
después de implementada la reforma procesal penal, la supervivencia póstuma de
las otras formas de tratamiento del falso testimonio desapareció definitivamente
con la modificación del sistema de determinación de la pena mediante la Ley N°
20.074 en el año 2005. Con ello, se consolidó su tratamiento como delito contra un
presupuesto de funcionamiento institucional.

2.2. Su agrupación como delitos contra la administración de justicia

A la luz de la evolución de la regulación legal chilena, la tesis de que el falso


testimonio es un delito institucional ya no puede ser conflictiva dogmáticamente.
Eso no quiere decir, sin embargo, que la identificación precisa del presupuesto
institucional protegido sea auto-evidente. La conclusión, generalmente compartida
por la doctrina nacional, en relación a que el falso testimonio sería un delito contra
la administración de justicia25, requiere de explicación en un doble sentido. Por una
parte, la descripción del objeto como "administración de justicia" mantiene un nivel
de abstracción que hace necesaria su explicitación26. Por otra parte, la producción
inmediata del vínculo funcional-institucional de la categoría bajo el concepto de
administración de justicia, sin problematizardemasiado sus alternativas, pasa
demasiado rápido las controversias de historia dogmática sobre la reconstrucción
funcional de la categoría de delitos a la que pertenece el falso testimonio una vez
asumido su carácter institucional. Esa controversia se deja describir contraponiendo
un concepto de la clase del concepto de "fe pública", centrada en la forma de los
objetos que se protegen y defendida en una de sus versiones más consistente por
Binding, y un concepto de la clase del concepto de "administración de justicia",
centrada en el funcionamiento de ciertas instituciones y defendida en su versión tal
vez más influyente por Liszt. A la luz del derecho positivo, resolver la controversia
adjudicándola inmediatamente al bando de Liszt invierte la carga de la
argumentación, ya que los conceptos utilizados por el derecho positivo se
encuentran comprometidos antes con la idea de fe pública. Así, el concepto de
administración de justicia sólo puede ser encontrado en el Código Penal en la
descripción de una forma menor de prevaricación en sus artículos 224 y 225
número 3. Su utilización como criterio de descripción general de una categoría
funcional de delitos tampoco tiene lugar en la regulación positiva, a diferencia del
concepto de fe pública, el que aparece explícitamente en el nombre del Título IV. La
tesis de la reconstrucción del falso testimonio a la luz del concepto de
administración de justicia requiere, por ello, evaluar sus méritos frente a un rival
que superficialmente aparece favorecido por la regulación positiva.

La primera forma de reconstrucción supraindividual centra su peso en la


demostración de la existencia de un vínculo entre la estructura típica de ciertos
delitos y la protección de ciertas formas como explicación funcional de esa
coincidencia de estructuras típicas. En la tesis de Binding, el falso testimonio y en
particular el perjurio serían delitos estructuralmente asimilables a los delitos de
falsedad documental y de falsificación de moneda, por lo que todos podrían ser
agrupados como delitos contra la confiabilidad de medios probatorios 27. La tesis de
Binding tiene de esta forma un contenido doble: contiene una aseveración relativa
a la identidad (o similitud) estructural de los delitos de falsedad documental,
falsificación y de los delitos de declaración falsa; y contiene una segunda
aseveración funcional, en el sentido de considerar que el objeto protegido en todos
los casos es el mismo: la fiabilidad de medios probatorios28. Central en la
realización del vínculo entre ambas ideas en Binding es la representación de que en
todos estos casos se protegen las formas que garantizan confiabilidad probatoria.
Con ello, la protección frente a declaraciones procesales falsas necesitaría de una
forma (equivalente a las formas que se encuentran en la moneda o en la idea de
documento público), la que vendría dada en este caso por el juramento.

La segunda forma de reconstrucción de los delitos disuelve la unidad funcional


entre los delitos con estructura de falsedad. Con ello, ciertos delitos de falsedad
podrían integrar categorías disimiles. En el caso del falso testimonio, en tanto delito
cometido inmediatamente al producir prueba, el vínculo natural aparecería con la
administración de justicia. Con ello, según Liszt, la existencia de una formalización
de la declaración bajo los requisitos del juramento sería superflua: si de lo que se
trata es de la protección de formas de determinación de la verdad por organismos
estatales, el juramento sólo podría ser conceptua-lizado como un equivalente a (o
un complemento de) la pena, es decir, como algo cuyo objeto es aumentar la
probabilidad de una declaración verdadera. En materia penal, su función sólo podría
consistir en servir como calificante en caso de haber existido juramento. El objeto
de protección sería en todo caso siempre el mismo: la administración de justicia.

En la disputa respecto al concepto de bien jurídico protegido por los delitos de falso
testimonio, la posición de Liszt se impuso de forma categórica29. La dogmática del
siglo XX ha adoptado así crecientemente, casi al punto de la unanimidad, el
concepto de administración de justicia en la reconstrucción de la categoría. Esa
imposición se deja explicar ante todo en los problemas que presenta la segunda
parte de la tesis de Binding. La orientación a la protección en la confianza en ciertos
medios con capacidad de rendimiento posterior en contextos judiciales es
conflictiva, ante todo, en el caso de las falsedades documentales y de las
falsificaciones. Que ellas tengan que tener potencialidad de incidencia en procesos
probatorios posteriores es algo inverosímil en la consideración del disvalor de la
falsedad en el tráfico cotidiano. Ello es todavía más claro en el caso de la
falsificación de monedas. La tesis de Binding es, sin embargo, menos conflictiva en
relación con el tratamiento que exige del falso testimonio. Si bien en la forma
defendida por éste, la tesis hace diferencias en el tratamiento del perjurio frente al
falso testimonio sin juramento y, al mismo tiempo, entre declaraciones producidas
al menos también por escrito y declaraciones, por así decirlo, sin acta -diferencias
que no sólo son incompatibles con el derecho chileno, sino que también en el
derecho alemán dejaron de ser apreciables-, esas distinciones no son necesarias a
la construcción de Binding30:

si de lo que se trata es simplemente de la protección del valor probatorio de algo


que debe ser fiable y cuya necesidad de fiabilidad se reconoce por alguna forma, la
mera existencia de la posición formal del testigo es suficiente para necesitar
protección. Pero su agrupación con los otros delitos de falsedad no puede, en
cambio, tener lugar en un plano funcional. La tesis de Binding es a ese respecto
efectivamente débil.

La disputa entre Liszt y Binding muestra que el concepto de administración de


justicia tiene mayor rendimiento dogmático. Ese rendimiento se extiende, por una
parte, a la ausencia de vínculos contra-intuitivos que generen problemas de
reconstrucción dogmática. Por otra parte, el concepto de administración de justicia
permite cumplir con la otra función que tiende a asignársele a la idea de bien
jurídico en el estudio de la Parte Especial, a saber, permite entregar una explicación
suficiente del fundamento del castigo de conductas que afectan condiciones de
producción de la administración de justicia. Como la prestación entregada por la
adjudicación puede ser reconstruida como parte esencial de un Estado moderno y,
con ello, como condición necesaria de nuestra forma de relación libre, la cuestión
de la legitimación de la protección penal de la administración de justicia no es de
por sí problemática31. En esto, la doctrina nacional tiene razón al tratar al delito de
falso testimonio como un delito contra la administración de justicia.

Ello no quiere decir, por cierto, que los delitos de particulares contra la
administración de justicia se dejen legitimar de la misma forma que los delitos de
funcionarios. Como la administración de justicia es una prestación estatal, la
legitimación de obligaciones y sanciones de los funcionarios encargados de
producirla requiere de muchas menos explicaciones que la legitimación de
obligaciones y sanciones de particulares. El falso testimonio y la producción de
pruebas falsas son, sin embargo, los paradigmas de delitos contra la administración
de justicia que pueden ser producidos por particulares32. La eliminación de su
tratamiento como delitos contra intereses individuales de un particular implica,
además, que se trata de deberes positivos -es decir, no ligados a la obligación
general de no dañar a otro- en relación con la producción de un bien institucional.
Bajo el dogma de que sólo los deberes negativos se dejan justificar naturalmente
en relación con los particulares, la imposición de un deber como el deber del testigo
en relación a no declarar falsedades requiere de justificación.

Comprendido correctamente, ese era precisamente el punto del escepticismo no


estructural de Binding en relación a la inclusión del falso testimonio entre los delitos
contra la administración de justicia. Pero esa justificación puede ser buscada en la
idea de proceso, algo en lo cual Binding y Liszt no tenían un desacuerdo real: la
administración de justicia requiere no sólo imparcialidad y sujeción al derecho, sino
también fiabilidad en la reconstrucción de hechos no perceptibles directamente.

La debilidad estructural de la administración de justicia moderna, en el sentido de


que la corrección de sus decisiones depende de información cognitiva que los
jueces no se encuentran en condiciones de percibir directamente, requiere de la
imposición de obligaciones de colaboración y de sinceridad en todas aquellas
actuaciones procesales que tienen entidad para producir efectos probatorios. Esto
es: la forma de verificación cognitiva de hechos que se manifiesta en la
argumentación jurídica y en el proceso es particularmente débil, por lo que requiere
de estabilización normativa. Aún más: la asunción de que el proceso representa la
forma más eficaz posible de reconstruir hechos pasados para la realización de un
juicio es poco convincente. El proceso, y aquí sobre todo el proceso penal, tiene
pretensiones de disciplina del Estado -y controvertidamente de privados- que
limitan precisamente su eficacia. Con ello, sin la imposición de obligaciones de esta
clase a privados, y sin que esa obligación se extienda a todos, la administración de
justicia simplemente no podría funcionar.
La norma de comportamiento que tiene relevancia penal no es, sin embargo, la
obligación completa impuesta por el sistema procesal al testigo en relación a
declarar y no declarar falsedades, sino sólo la segunda (la obligación de
sinceridad)33. La limitación de la obligación con refuerzo penal a la pura obligación
de abstención puede explicarse, en parte, por referencia al opaco principio de
protección subsidiaria de bienes jurídicos: ya que la obligación activa de declarar
puede ser controlada procesalmente, la negativa a cumplir la obligación de
declarar, en los casos en que la declaración es exigible, puede tener como
consecuencia más benévola la pura coacción directa. Ese control procesal, sin
embargo, sería sin dudas más eficiente si tuviera refuerzo penal. Antes, lo que se
encuentra detrás de la distribución penal y procesal de funciones puede ser
explicado históricamente: la disolución de la tortura tiene un vínculo directo con la
ausencia de castigo por no prestación de colaboración con la administración de
justicia.

El derecho penal, en los artículos 206 y siguientes CP, sólo castiga, por ello, el
incumplimiento de la obligación de abstención en relación a producir falsedad. Y,
precisamente por la necesidad de justificar la imposición de obligaciones
institucionales a particulares, esa obligación sólo tiene entidad cuando se asume
una posición formal en una situación formalizada, a saber, la posición de testigo en
el contexto de un proceso34. Las distintas formas en que esta obligación general
puede ser incumplida explican la sistematización interna del parágrafo 7 del Título
IV.

La disputa entre Binding y Liszt y las razones de la imposición del último muestran,
por otro lado, que el mayor rendimiento sistemático del concepto de administración
de justicia en cuanto agrupación funcional no se extiende en nada a la
consideración estructural de las categorías de delitos. El centro de la tesis de
Binding, cuya influencia fue menor a la esperable tal vez precisamente por su
insistencia inverosímil en la igualdad entre función (bien jurídico) y estructura
(estructura de la falsedad), se mantiene en esto incólume. Parte de las
pretensiones de este artículo, y de la serie de la que forma parte, es mostrar la
capacidad de rendimiento dogmático que tiene esta tesis. Por ahora, ella puede ser
demostrada a propósito de la discusión sobre los motivos de la sistematización del
Código Penal chileno: si bien el "bien jurídico protegido" por el parágrafo 7 es
irreductible a los parágrafos del Título IV, su agrupación se justifica estructu-
ralmente. La clase de delitos del Título IV no es así funcional, sino estructural, y esa
estructura es correctamente identificada por el derecho vigente.

2.3. Estructuras generales de los delitos de falsedad procesal en el derecho


chileno

Desde su entrada en vigencia, el parágrafo 7 del Título IV ha organizado su


estructura en relación a las condiciones específicas bajo las cuales la obligación de
sinceridad se ve incumplida. En lo esencial, son dos los criterios de clasificación
empleados por el Código Penal: la clase de proceso en el que tiene lugar la falsedad
y la clase de actuación procesal en la que tiene lugar la producción de falsedad. En
el primer caso, los criterios de clasificación son (i) proceso penal contra proceso
civil contra procedimiento no contencioso; (ii) cuantía y, en el caso del proceso
penal, (iii) relación de la actuación en cuestión con la posición del imputado. En el
segundo caso, los criterios son testimonio (y desde la reforma de 2005, peritaje o
traducción) contra prueba documental.

Aunque las dos formas de clasificación son relevantes para la determinación de las
condiciones de procedencia de la punición, la clasificación por clase de actuación
procesal (testimonio contra otras pruebas) no tiene ninguna relevancia para la
graduación de la pena en procesos contenciosos, la que es casi completamente
mimética en ambas hipótesis. Con ello, en la determinación de la pena el único
criterio relevante es la clase de proceso en la que se produjo la actuación falsa. Así,
en el texto original del Código Penal, el falso testimonio en materia penal, y
correlativamente la presentación de pruebas falsas (artículo 212), tenía como
hipótesis básica el último supuesto del artículo 206, a saber, el falso testimonio a
favor del reo en proceso por falta. A partir de este supuesto, los artículos 206 y 207
CP aumentaban en un grado la pena por cada circunstancia de calificación: un
grado más por tratarse de simple delito, un grado ulterior por tratarse de crimen y
un grado más de forma independiente en caso de ser declaración contra el reo.
Además, el artículo 208 CP contenía una regla de graduación distinta en caso que la
declaración contra el reo terminara con la imposición de una pena más grave: esa
misma pena debía imponerse al testigo falso o a quien presentara pruebas falsas.
En el caso del falso testimonio en materia civil, la pena dependía de la cuantía,
mientras que la pena en caso de perjurio en actuaciones no contenciosas era
uniforme.

Aunque la reforma del 2005 cambió completamente la forma de expresión de este


sistema, su organización sigue siendo equivalente. Los artículos 206 y 207 CP
establecen en lo esencial tres hipótesis: falso testimonio (o peritaje/ traducción) en
materia civil o penal por falta (hipótesis básica presidio menor en su grado mínimo
a medio y multa, más penas auxiliares para ciertos sujetos), una calificación por
tratarse de proceso penal por simple delito o crimen y una regla de exasperación en
caso de tratarse de declaración contra el imputado.

Este sistema se ve ligeramente modificado por las reglas del artículo 209 CP
relativas a la graduación de la pena del falso testimonio en materia civil. El artículo
contiene una hipótesis básica en caso de tener el juicio una cuantía menor a 4 UTM
(presidio menor en su grado mínimo y multa) y una hipótesis calificada en caso de
tener cuantía superior a esto (presidio menor en su grado medio y multa). Ello
parece ser contradictorio con el artículo 206 CP, el que establece una pena única de
presidio menor en su grado mínimo a medio y multa para el falso testimonio en
materia civil. La única forma de interpretar ambas reglas de forma
sistemáticamente consistente es considerar que se trata de una especificación de la
regla más indeterminada (presidio menor en su grado mínimo a medio, sin
distinción por cuantía) contenida en los artículos 206 y 207 CP respecto al falso
testimonio en materia civil 35. Esto es, sin embargo, problemático en los casos de
presentación de pruebas falsas, ya que el artículo 209 CP no tiene referencias a
esta hipótesis típica. Si bien la relevancia de esta omisión es menor, ya que en
cualquier caso se encuentra incluida en el artículo 207 CP, la asimetría en el
tratamiento es difícilmente comprensible como otra cosa que un error legislativo.
Algo similar sucede respecto a las hipótesis de declaraciones falsas en contextos no
contenciosos. Los artículos 210 y 212 CP sólo incluyen hipótesis de falsedad en
declaraciones (en materia no contenciosa en el artículo 210 y en todo otro caso de
producción de declaración bajo juramento o promesa en el artículo 212), con lo que
la presentación de pruebas documentales falsas en esos contextos no es punible.

Este sistema de reglas, que en apariencia es complejo, sólo produce variaciones


relevantes en relación con la pena. En la determinación del contenido del tipo, el
sistema tiene en realidad sólo dos hipótesis: "faltar a la verdad"36 , descripción que
el Código Penal aplica a los supuestos de declaraciones falsas, y "presentar pruebas
falsas o adulteradas", aplicable a los demás supuestos. Los dos supuestos son,
además, parcialmente equivalentes: una prueba que es falsa falta a la verdad, de la
misma forma que un testigo que falta a la verdad es un testigo falso, como lo
reconocía el antiguo artículo 208 CP y el propio artículo 207 CP en su redacción
actual. Todos los tipos centrales del parágrafo manifiestan, de esta forma, una
dependencia con el núcleo de injusto "faltar a la verdad" o "producir falsedad",
propio de los delitos de falsedad proposicional 37.

No sucede exactamente lo mismo con algunas variaciones auxiliares que tuvieron


lugar con la reforma. En particular, la unificación de la descripción de la acción
típica del testigo, perito e intérprete hace que el concepto de "faltar a la verdad" del
artículo 206 CP no sea completamente unívoco. Esto es evidente en el caso del
intérprete: el intérprete sólo tiene una función procesal en la traducción, por lo que
la norma de comportamiento no puede sino referirse a esa específica función y no,
en cambio, a un concepto directo de falsedad. Por ello, los casos de falso peritaje y
falsa traducción, junto con la presentación de pruebas no testimoniales falsas,
serán tratados como casos especiales. La determinación del contenido del concepto
de faltar a la verdad en el caso de la declaración es primaria en el análisis de los
delitos de falsedad en el proceso.

3. El contenido de injusto del falso testimonio y de los tipos


emparentados

3.1. "Faltar a la verdad"

El núcleo de injusto de los delitos de falsedad en el proceso es dependiente del


concepto de verdad. La realización del tipo supone siempre la calificación de un
acto determinado como alguna forma de "faltar a la verdad". Por supuesto, ese
faltar a la verdad puede ser cometido de distintas formas: declarando, en el caso
del falso testimonio, presentando documentos de contenido falso, en el caso de la
presentación de pruebas documentales falsas, traduciendo mal, en el caso de la
falsa traducción, etc. La estructura de determinación de la falsedad del objeto de la
actuación varía. La dogmática particular de los delitos de falsedad en el proceso
tiene por objeto el análisis de esas variaciones respecto del tipo respectivo. Pero en
todos estos casos existe una estructura relacional dada por el concepto de faltar a
la verdad: faltar a la verdad puede ser siempre reconstruido como la producción de
correspondencia inexistente. La dogmática general de los delitos de falsedad tiene
por objeto el análisis de esa estructura.

Cómo puede ser descrita la estructura de la falsedad, es algo que ya he expuesto


con detalle en otro contexto38. Ella se deja resumir de la siguiente forma: falsedad
en sentido estricto es la producción de enunciados institucio-nalmente relevantes
que defrauden de forma imputable su propia pretensión ilocucionaria. La
determinación de esa defraudación depende, por ello, de la identificación de la
existencia de un enunciado relevante, de la identificación de una
determinada pretensión de esa clase de enunciados, de la determinación de
las condiciones de realización de esa pretensión en el enunciado particular y,
finalmente, de la verificación de la defraudación particular. Si, existiendo un acto
comunicacional relevante, las condiciones de realización no se cumplen, entonces el
enunciado es falso de forma relevante. Ejemplo: una afirmación de hecho defrauda
una pretensión ilocucionaria si lo afirmado, el estado de cosas descrito, no
corresponde a una descripción correcta de ese mismo estado de cosas (o, de forma
menos precisa, si lo descrito no tuvo lugar en la realidad).

La estructura supone, por lo mismo, siempre una comparación. Buena parte de la


dogmática de los delitos de falsedad se reduce a la identificación de la estructura de
esa comparación en los tipos respectivos. En general, es decir en relación a la
estructura compartida por los tipos de la categoría, la estructura puede describirse
por referencia a la comparación que se produce entre el sentido del acto en
cuestión -qué es lo que afirmó, en el caso de una declaración- y un objeto de
comparación asumido como correcto, en el sentido de que la no correspondencia
entra ambos implica falsedad del acto -la descripción correcta, justificada, del
mismo estado de cosas-. Los delitos de falsedad en sentido estricto (o falsedad
proposicional), categoría de la que forman parte los delitos de falsedad en el
proceso, suponen siempre la determinación de todos los elementos de esa
comparación: condiciones bajo las cuales una actuación con contenido comunicativo
es relevante desde el punto de vista de un tipo penal determinado -este es el rol
que cumple la delimitación dogmática del concepto de "declaración"-;
determinación del contenido de ese acto; y determinación del objeto de
comparación de ese acto para determinar su falsedad. La especificación de esa
estructura relacional, propia de todos los delitos de falsedad en su dogmática
particular, puede ser explicada en su forma más sencilla en el falso testimonio 39.
Eso es lo que hacen las llamadas teorías de la declaración falsa, las que dan cuenta
por ello de buena parte de la dogmática del falso testimonio.

3.2. El concepto de declaración como centro del contenido de injusto del


falso testimonio: las llamadas teorías de la declaración falsa

Las teorías de la declaración falsa, el centro de la dogmática de los delitos de falso


testimonio en la dogmática penal alemana, no son aplicaciones de disputas
filosóficas sobre el concepto de verdad40. Al contrario, las disputas filosóficas sobre
el concepto de verdad casi no tienen rendimiento dogmático41: el derecho tiene que
asumir, ya por su estructura institucional 42, un concepto de verdad relacional por
medio de la comparación entre enunciados cuya justificación está en disputa (el
enunciado del testigo) y enunciados justificados (la reconstrucción coincidente o
alternativa del juez en el proceso sobre falso testimonio), todos los cuales tienen el
mismo objeto de referencia.

Las teorías de la declaración falsa son, en cambio, teorías relativas al objeto de


referencia de esos enunciados, es decir, tienen por objeto especificar la
composición analítica de los objetos que deben compararse para determinar la
existencia de falsedad en declaraciones de testigos43. Es decir, se trata de la
determinación de si la declaración (el portador de verdad o falsedad en este
sentido, cuyas condiciones de identificación serán vistas en el próximo apartado)
debe ser discordante con lo subjetivo del testigo (percepción original y recuerdo
actual son los grandes candidatos de las llamadas teorías subjetivas, pero ambos
pueden ser agrupados bajo el concepto impreciso de conocimiento), y por lo mismo
el enunciado de comparación del juez tiene por objeto una reconstrucción plausible
de ese recuerdo o esa percepción atribuible, o con la "realidad" de los hechos
respecto a los cuales éste declara44. Especificado, la comparación que da cuenta del
contenido del falso testimonio tiene tres posibles objetos de referencia bajo dos
modalidades a su disposición: el objeto de comparación es la realidadde los hechos
sobre los que se declara (teorías objetivas), el recuerdo actual de los hechos
(teorías subjetivas, cuya especificación puede ser designada como "subjetivas de
fijación presente"45), la percepción original de los hechos (teorías subjetivas de
fijación pasada), siendo el objeto respectivo invariablemente el mismo (teorías
estrictas) o dependiendo del rol procesal (teorías de la obligación y otras teorías
modificadas) o de la forma de la declaración (teorías contextuales)46.

Aunque semánticamente las teorías de la declaración falsa se presentan


dependientes de tres variables que funcionan en un mismo nivel, se trata en
realidad de una combinatoria de tres elementos con dos permutas: los tres objetos
de comparación respectivos se ven especificados bajo las variables
estricta/modificada y contextual/no contextual. Por ello, es posible sostener con
sentido una teoría objetiva estricta contextual (por defecto, la declaración se
compara con la realidad, a menos que el testigo declare estar dando cuenta sólo de
su recuerdo o de su percepción) o una teoría subjetiva de fijación presente,
modificada y contextual (aquello que se compara depende del rol procesal y de la
forma de la declaración; en caso que la declaración sea derechamente afirmativa, el
objeto de comparación es el recuerdo). Así, el número de teorías de la declaración
falsa que pueden, en principio, ser sostenidas con sentido es 12.

En otro contexto ya di cuenta de las razones por las cuales en la determinación de


los objetos de referencia mismos las teorías subjetivas son poco atractivas 47. Ello se
deja resumir dando cuenta del carácter innecesariamente reactivo de las teorías
subjetivas. El punto central de las teorías subjetivas es impedir la crítica al castigo
por falso testimonio, en el sentido de que exigiría algo que no es exigible, a saber,
que el testigo declare sobre la verdad tal como es. Aunque el argumento puede
presentarse con sustento epistemológico -todo conocimiento es necesariamente
representación, no realidad48- y con sustento histórico en la fijación en elementos
subjetivos del derecho canónico dado por el vínculo entre falsedad y el pecado de la
mentira49, su problema crucial es de legitimación: parece inmediatamente injusto
tratar como incorrecta la conducta del testigo que declara exactamente lo que
percibió o recuerda, pese a que ello sea falso. Es decir, las teorías subjetivas
pueden ser vistas como exigencias de incorporación de eventuales problemas de
rendimiento de la memoria o de la percepción que pueden darse en un testigo en el
tipo objetivo del falso testimonio50.

Si bien la exigencia de concesión de relevancia a los problemas de rendimiento es


correcta, ella tiene lugar en cualquier caso de forma prácticamente necesaria en la
imputación de falsedad al testigo: no hay dolo si el testigo percibió/ recuerda otra
cosa o puede atribuírsele otra percepción/recuerdo. Quien sostiene una teoría
subjetiva de la declaración cree que esto es muy poco: cuando hay problemas de
rendimiento no habría ninguna infracción de obligación, por lo que la conducta no
sería ni siquiera objetivamente típica51. Esa fijación inicial es correcta: el castigo
por decir algo falso sin saber que es falso parece difícilmente justificable. Pero las
teorías subjetivas parten de la base que la realización del tipo objetivo no imputable
implica algún grado de reproche y/o la imputación de la infracción de una
obligación. El problema de la crítica no se encuentra, por ello, sólo en su
tratamiento del problema de Parte Especial correspondiente, sino en una asunción
incorrecta de Parte General, a saber, que aquello que no resulta imputable es
necesariamente expresivo de un reproche mínimo o, al menos, de relevancia
normativa como infracción de alguna obligación. El falso testimonio demuestra
precisamente que esa asunción es errada52. El objeto del dolo es justamente dar
cuenta del cumplimiento de las condiciones situativas bajo las cuales la conducta
objetivamente antinormativa se deja reconstruir como verdadera infracción de la
norma de comportamiento53; sin dolo (o, en caso de ser aplicable, imprudencia), no
sólo no hay reproche alguno posible, sino que ni siquiera puede afirmarse la
existencia de un injusto objetivo que dé lugar, por ejemplo, a reacciones no
dependientes de la infracción de una obligación.

Lo anterior quiere decir: en la determinación del objeto de referencia al interior del


concepto de falsedad en el falso testimonio, los problemas que deja la teoría
objetiva son, en general, tematizados y resueltos por una comprensión correcta del
dolo. La reacción en el tipo objetivo mismo, dada por la aceptación de una teoría
subjetiva, es innecesaria y contraproducente. Esto deja, por cierto, todavía abierto
el viejo problema denunciado por Binding, en relación a que el testigo que declara
algo que cree falso, pero que resulta verdadero, no podría ser castigado sino por
tentativa. La concesión de tanta relevancia a ese problema muestra, sin embargo,
que las teorías subjetivas mantienen la fijación canónica en el castigo de la
mentira. La referencia de Binding a lo "sorprendente" que resultaría ser este error
de las teorías objetivas, ya que ya en el derecho canónico se llegaba a la supuesta
solución correcta, confirma el punto54. En lo demás, en el problema central del
reconocimiento de los problemas de percepción o recuerdo, un manejo adecuado
del dolo permite solucionarlos. Precisamente por ello es que es necesario distinguir
los problemas de imputación en el falso testimonio, tratados en la sección
siguiente, de los problemas de tipo objetivo en sentido estricto. En la determinación
del tipo objetivo, en cambio, la cuestión es mucho más sencilla de lo que aparece
por la complejidad de la discusión: falsedad en el falso testimonio es simplemente
no correspondencia entre declaración y realidad, la que se ve fijada por el
enunciado justificado (por prueba) del juez en el proceso por falso testimonio55.

Más compleja es la discusión propia de la dogmática del falso testimonio -es decir,
no extrapolable a otros delitos de falsedad proposicional- sobre las modificaciones
que puede sufrir el objeto de referencia por consideraciones procesales. Aquí se
trata de la revisión de la capacidad de producir variaciones en el objeto de
referencia por la forma de la declaración (teorías contextuales/ no contextuales) o
por la expectativa existente respecto al declarante (estrictas/ modificadas). Una
teoría objetiva estricta y no contextual sostiene que el objeto de comparación es
siempre la realidad. Una teoría objetiva estricta pero contextual sostiene, en
cambio, que la cuestión depende del contenido de la declaración: por defecto, el
objeto de comparación es la realidad, ya que el contenido normal de una
declaración se refiere a ello, a menos que el testigo declare que el objeto de su
declaración es su recuerdo (borroso) o la percepción original (poco fiable). Una
teoría modificada sostiene, a su vez, que el objeto de comparación depende de la
expectativa procesal existente respecto al agente. Que las condiciones de
verificación de la realización del tipo cambian en caso de peritos e intérpretes, por
ejemplo, es claro a la luz de la regulación chilena, por lo que la aceptación de esas
modificaciones no es conflictiva. Una teoría modificada puede sostener, más allá de
esto, que la expectativa procesal cambia también, por ejemplo, en caso de testigos
expertos.

Los conceptos auxiliares "contextual/no contextual" y "estricta/modificada" cumplen


así la función dogmática de especificar el contenido de la teoría general (objetiva o
subjetiva) respecto de la clase de situaciones que ellas mismas fijan, a saber,
respecto de la propia contextualización que los testigos tienden a hacer de sus
declaraciones, y respecto de sujetos cuyo rol procesal trasciende la mera
declaración en sentido estricto del testigo normal. Ambas cuestiones merecen ser
consideradas, por ello, por separado. Como la aceptación de cambio del objeto de
referencia por contextualización incide sólo en ello, tematizaré a continuación esta
cuestión. El problema de la aceptación de cambio de las condiciones de realización
del tipo en relación con la posición del sujeto activo será analizado, en cambio, a
propósito del falso peritaje y la falsa traducción, ya que se trata precisamente de
ver hasta dónde se extiende la variabilidad del objeto de referencia en la
determinación de falsedad a partir del cambio de expectativas procesales.

El argumento para sostener una teoría contextual es equivalente al argumento


reactivo de las teorías subjetivas, pero en una versión que parece tener mayor
apoyo positivo: si un testigo reduce la extensión de su declaración a su recuerdo
("recuerdo que ese día...", "creo recordar que ..."), entonces la falta de
correspondencia con la realidad por problemas de rendimiento de la memoria (o de
la percepción, en caso que la limitación sea esa) implica ausencia de falsedad: el
testigo efectivamente recordaba eso y sólo afirmó que recordaba eso. El argumento
es, por ello, formalmente correcto. Pero su relevancia es, por lo mismo, limitada: el
paso del tipo subjetivo, cuando la declaración no la contextualiza el testigo, al tipo
objetivo, cuando la declaración sí es contextualizada, tiene incidencias didácticas en
la distinción entre verificación de cumplimiento de un tipo e imputación. En ambos
casos, sin embargo, un problema de rendimiento al que se le presta reconocimiento
implica irrelevancia de la infracción (o aparente infracción) del testigo.

Lo anterior puede ser explicado de forma más precisa. Al igual que en la imputación
de la declaración falsa como declaración dolosa, lo relevante en la apreciación
contextual o no contextual de la declaración es determinar cuándo se reconoce un
problema de rendimiento de la memoria o de la percepción del testigo que impida
la punibilidad. Y aquí la cuestión no puede ser sino puramente atributiva: si el
testigo declara que "recordaba algo" que no es coincidente con la realidad, el
testimonio va a ser igualmente falso si es posible construir la declaración "esto es lo
que recuerdo" como falsa por atribuirle otro recuerdo 56. Eso es lo que hace que la
contextualización sólo cambie el portador de la falsedad: desde la declaración como
enunciado referido a la verdad de los hechos a averiguar, hacia una declaración
sobre el status de la relación entre la realidad y el testigo (es decir: el contenido de
su recuerdo). Por supuesto, ese cambio implica una alteración en las cargas
argumentativas: si el objeto de la falsedad es el "recuerdo que.", el juez tiene que
demostrar que su recuerdo era o (mejor) debía ser otro. Si el objeto de la falsedad
es directamente la proposición relativa al estado de cosas sobre el que se declara,
el recuerdo distinto funciona como argumento negativo para negar el dolo, lo que
sólo necesita ser tematizado argumentativamente si hay una construcción plausible
de un argumento de esa clase.

Ello no quiere decir, sin embargo, que las contextualizaciones y la pericia de los
interrogadores no jueguen ningún rol ulterior en la verificación del falso testimonio.
Las teorías contextuales, más allá de su alcance limitado en elstatus de las
declaraciones, hacen sensibles a la relación dinámica que supone un testimonio.
Ello es particularmente importante en relación al problema del falso testimonio por
omisión. La imputación por falso testimonio es siempre una imputación de falsedad,
esto es, de falta de correspondencia entre la declaración y la realidad. Por eso, el
llamado falso testimonio por omisión es conflictivo: la omisión de declarar implica
en general ausencia de contenido comunicativo, por lo que no puede ser punible de
por sí57.

Este problema ha aparecido de forma clara en la causa López Ramírez con Carvallo
Contreras, correctamente resuelta por la Corte de Apelaciones de San Miguel en
200858. La sentencia en cuestión rechazó la apelación del sobreseimiento definitivo
de una causa iniciada por querella por falso testimonio. El sobreseimiento definitivo,
confirmado por la Corte de Apelaciones de San Miguel, se había fundado en no ser
constitutivos de falso testimonio los hechos objeto de la querella. La querella se
refería a las declaraciones producidas por el querellado en un juicio oral por
homicidio. Mientras en la etapa de investigación el querellado había dado cuenta
pormenorizada de circunstancias que el querellante estimaba relevantes en relación
al contexto en que se dio muerte a la víctima, el querellado habría omitido dar
buena parte de esa información en el juicio oral. En particular se trataba de la
pregunta por si el victimario en el juicio por homicidio había querido "cobrarse", lo
que habría sido relevante para la calificación como homicidio calificado. De acuerdo
al querellante, la omisión de la declaración sobre ese aspecto, el que sí habría sido
considerado en la declaración ante el Ministerio Público, sería constitutiva de falso
testimonio. Pero como la Corte de Apelaciones de San Miguel correctamente
constató, la ausencia de preguntas a este respecto implica que esa omisión no
puede ser constitutiva de falsedad. La mera omisión de información relevante no
puede implicar la realización del tipo: la norma de comportamiento del falso
testimonio no tiene la misma extensión que la obligación del testigo, sino que se
refiere a la obligación de abstención de entrega de información falsa.

Distinto es el caso en que aquello que puede aparecer como una omisión en el
contexto de una declaración pueda tener un peso comunicativo pragmático59. Si,
ante la pregunta por el ánimo de cobrarse del imputado original, el testigo
respondiera que "no le consta" o "no lo recuerda" o aún más "jamás había
escuchado eso", y a partir de la declaración anterior sea posible considerar que esa
declaración sobre su propio recuerdo o percepción es falsa, el tipo se encontraría
satisfecho. La modificación del objeto de la declaración puede sobre todo ser
utilizada al dar cuenta de las circunstancias de percepción o de recuerdo. La
tradicional pregunta "¿cómo le consta?", especificada en preguntas por las
circunstancias de la percepción, es particularmente idónea para evitar que la
contextualización de la declaración del testigo, reduciendo su contenido a una pura
percepción original poco fiable, impida la realización del tipo.

En resumen: "faltar a la verdad" significa declarar algo que no coincide con el


objeto de la declaración, cuyo contenido es fijado en el proceso por falso
testimonio. Ese objeto es ciertamente definido por la propia declaración, por lo que
las respuestas del tipo "recuerdo que." cambian ese objeto. El cambio contextual
que se produce es, sin embargo, dogmáticamente marginal. En lo que es relevante,
sólo implica la necesidad del juez de demostrar que la atribución del recuerdo
hecha por el propio testigo no es correcta. Pese a ello, las teorías que
contextualizan el objeto de la declaración son importantes en el sentido que hacen
sensibles a la dinámica del testimonio. La imputación por falso testimonio es en
buena medida dependiente de las preguntas que tenga que responder éste.

3.3. "Declaración": la estructura del delito especial propio y de peligro


abstracto

a) Introducción: la validez del testimonio y la declaración en materia penal

El contenido del tipo objetivo del falso testimonio puede ser descrito en general a
partir de la estructura relacional referida: falta de correspondencia entre enunciado
relevante y objeto de la declaración. Esa relación supone, sin embargo, un concepto
de "declaración", como descripción del portador válido de falsedad enjuiciado. No
todo enunciado emitido en un juicio es idóneo para producir falso testimonio, ya
que la mayor parte de las emisiones naturales del sujeto que resulta ser testigo no
son, en general, el hecho institucional "declaración". Sólo los enunciados que
pueden ser calificados como "testimonio" o "declaración" son de esta forma idóneos
para portar falsedad penalmente relevante. Ello tiene una doble explicación. Por
una parte, es una exigencia interpretativa sistemática la atribución de sentido a la
expresión "su declaración" en el artículo 206 CP de forma vinculada al derecho
procesal. Por otra parte, sólo las declaraciones en sentido procesal tienen peso
probatorio aunque sea potencial y sólo en ellas se manifiestan las obligaciones
principales de los testigos. Si de lo que se trata es de la protección de la
administración de justicia frente a actuaciones que pueden tener, en abstracto,
peso probatorio, y por lo mismo incidir en abstracto en sentencias, entonces la
reducción formal al concepto de declaración es necesaria60.

Esa reducción formal no puede, sin embargo, ser exactamente aquello que el
derecho procesal consideraría una declaración válida. No sólo es así que la
concesión de relevancia formal al testimonio tiene lugar ante todo por consideración
de valor probatorio, como demuestran las reglas de inhabilidad de los testigos en
los artículos 357-358 CPC. Incluso en la determinación de si existió un hecho
institucional "testimonio" del todo, lo que no tiene lugar procesalmente en caso de
que posteriormente se declare nulidad procesal por un intervalo que incluya el
testimonio en cuestión, no se juega el problema de la existencia de la obligación de
declarar la verdad del testigo. Eso quiere decir que las reglas penales de
reconocimiento de una "declaración" se encuentran, en parte, determinadas por las
reglas del derecho procesal, pero no se reducen a los criterios de asignación de
validez o menos de relevancia probatoria del derecho procesal. Validez procesal y
reconocimiento penal no tienen, de esta forma, los mismos criterios.

La reducción del concepto de declaración o, lo que es lo mismo, los criterios penales


de reconocimiento de una declaración tienen tres manifestaciones co-
determinantes: una reducción formal del sujeto activo, una reducción orgánica de
la ocasión en la que el tipo puede realizarse (en causa civil o penal) y una reducción
material de la clase de declaraciones en las que puede manifestarse falso
testimonio.

b) El falso testimonio como delito especial: sobre el concepto de "testigo"

La reducción formal del concepto de declaración implica, por una parte, la


calificación del falso testimonio como un tipo especial propio. Sólo puede cometer
falso testimonio quien reúne las condiciones formales que convierten a alguien en
testigo y que, por lo mismo, hacen de su declaración un testimonio. Aquí la
calificación del sujeto y de su actuación son co-determinantes: el testigo procesal
se reconoce en el testimonio, de la misma forma en que un testimonio sólo puede
tener lugar por un testigo. La determinación del concepto de declaración tiene
lugar, por ello, también en la determinación del sujeto activo.

En el derecho procesal civil chileno, los testigos se definen por reunir un conjunto
de condiciones formales61: negativamente no ser parte y positivamente realizar una
actuación procesal en una oportunidad y forma (en general, llamado y
juramentado, artículo 363 CPC62) que sea calificable como testimonio.

Eso no quiere decir que tengan que ser considerados testigos válidos, en el sentido
que en un sistema de prueba legal tasada como el chileno ello tiene. La
determinación de su completa calificación procesal como testigos es relevante para
la concesión de valor probatorio a sus declaraciones. El concepto procesal de
declaración o testimonio cumple esa función. En materia penal, lo relevante es la
producción de la apariencia de una actuación con valor probatorio, con
independencia de que tenga valor probatorio real o no: la obligación de no declarar
falsedades tiene lugar en todos esos casos. El concepto penal de testigo y
declaración no requiere, por ello, que el tribunal sea en definitiva competente o que
no se produzca nulidad procesal posterior63. Sí es relevante, en cambio, en que la
forma procesal del testimonio tenga lugar. Lo mismo sucede con las inhabilidades.
Aunque el derecho procesal civil parece calificar a los testigos inhábiles como no-
testigos en los artículos 357 y 358 CPC, una revisión pormenorizada demuestra que
se trata de reglas de concesión de valor probatorio. Esto es revelado ante todo por
los artículos 357 número 7 y 358 número 6 CPC: la circunstancia de tener interés o
de haber sido cohechado tiene que incidir, por cierto, en la concesión de valor
probatorio y eso tiene que ser calificado formalmente por el sistema si el sistema
de valoración de la prueba es legal tasado. Pero la conclusión de que, en caso de
cohecho o parcialidad, el testigo corrompido no tiene responsabilidad penal 64, se
basa en una mala comprensión de las relaciones sistemáticas entre derecho penal y
áreas que participan en la definición de sus conceptos normativos. Por supuesto, en
varios de los demás casos la inhabilidad del testigo es coincidente con su
inimputabilidad. Esa coincidencia muestra, sin embargo, que la razón de la
imputación aquí es personal y no se integra, en cambio, al tipo objetivo.

En el derecho procesal penal, sólo constituye testimonio la declaración prestada


ante un tribunal y que tenga efectos probatorios posibles. No hay testimonio, en
cambio, en la etapa de investigación en las declaraciones a policías y fiscales. Esa
conclusión podría ser considerada problemática, ya que el Código Procesal Penal
utiliza en distintas instancias los conceptos de declaración y testigo. Así, por
ejemplo, el artículo 83 letra d CPP al referirse a declaraciones de testigos
presenciales del hecho constitutivo de delito o, ante todo, el artículo 190 CPP,
referido a las declaraciones ante los fiscales, utilizan ambos conceptos. El que no
constituyen, sin embargo, "declaraciones" para los efectos del artículo 206 CP y
siguientes ha sido confirmado formalmente por la introducción de las reglas de
obstrucción a la investigación, cuyo objeto era precisamente suplir los vacíos por
ausencia de falso testimonio ante fiscales65. La única interpretación sistemática
plausible es, por ello, considerar que sólo hay declaración, en el sentido del falso
testimonio, cuando tiene entidad de producir prueba, es decir, servir directamente
para fundar decisiones judiciales. En esto no es determinante que tenga lugar ante
un juez de garantía o tribunal oral, ni de que se trate de actuaciones procesales
relativas, por ejemplo, a la imposición de medidas cautelares o, en cambio, a la
producción del juicio definitivo de inocencia o culpabilidad del imputado. Lo
relevante es que sean actuaciones probatorias, cualquiera sea la clase de resolución
que puedan permitir fundar. Ello sucede, por ejemplo, en el artículo 191 CPP
(prueba anticipada), pero también cuando se produce prueba testimonial para
efectos de dar cuenta del cumplimiento de los requisitos del artículo 140 CPP
(prisión preventiva). En particular, además, se encuentra siempre excluida la
declaración del imputado como constitutiva de falso testimonio. En esto no hay
aplicación del artículo 206 CP inciso final, en el que por lo demás el imputado no
está incluido formalmente, sino que se trata de una consecuencia estructural del
derecho procesal chileno (y, en general, continental).

El derecho procesal chileno ofrece, sin embargo, obstáculos a la interpretación


tradicional continental que excluye radicalmente la posibilidad de cometer falso
testimonio por una parte o imputado66. La pregunta se plantea por la posibilidad no
de cometer falso testimonio en la confesión en los términos del artículo 206 CP -ya
que la calificación formal testigo contra parte/absolvente es a este respecto
determinante-, sino por el cumplimiento de las condiciones formales del artículo
210 CP cuando se presta confesión bajo juramento. Como la absolución de
posiciones bajo juramento es estructuralmente una declaración juramentada cuya
defraudación puede ser, por ello, descrita como perjurio, no es formalmente
incorrecto decir que satisface los requisitos del artículo 210 CP. Pese a ello, la
respuesta a la pregunta de si esa calificación es correcta tiene que ser negativa: las
mentiras del absolvente no tienen entidad probatoria (excepto contra sí mismo) y
su condición de declaraciones de parte es necesariamente reconocible -a diferencia,
por ejemplo, de las inhabilidades de los testigos-, por lo que no hay ni siquiera
peligro abstracto aquí. Así lo ha resuelto correctamente la jurisprudencia. La Corte
de Apelaciones de Antofagasta, por ejemplo, sostuvo correctamente que el
confesante no puede cometer falso testimonio, en los términos de los artículos 206
y 209 CP. El argumento para rechazar la calificación de perjurio, en cambio, es
incorrecto (aunque la solución sea correcta): de acuerdo a ésta, el artículo 210 CP
requeriría que el perjurio tenga lugar en materia no contenciosa 67. Eso es falso: el
artículo 210 CP tipifica alternativamente el "perjurio ante la autoridad" y "el falso
testimonio en materia no contenciosa". El confesante, por cierto, no puede cometer
por dos razones distintas falso testimonio en materia no contenciosa, pero
formalmente puede cometer perjurio ante una autoridad. Su exclusión sólo puede
tener lugar, por ello, por argumentos sustantivos.

El propio sistema exime de pena por razones adicionales en otros contextos en el


inciso final del artículo 206 CP. Esas razones adicionales, que pueden designarse
genéricamente con el nombre de principio de no autoincriminación, dicen relación
con una posición: el testigo que se encuentre en una situación del artículo 305 CPP
no puede cometer falso testimonio. En esto, hay distribución de competencias entre
el derecho procesal penal y el derecho penal. Mientras el derecho procesal penal
levanta la obligación procesal de declarar, el derecho penal exime de pena cuando
se infringe la obligación de declarar la verdad. El testigo que puede auto-
incriminarse o incriminar a un pariente se encuentra en una posición jurídica en que
tiene un permiso de no declarar y, pese al mantenimiento de la obligación formal
de declarar la verdad si lo decide, la declaración de mentiras no tiene
consecuencias relativas a su propia responsabilidad.
c) "Ante un tribunal (...) en causa civil o penal"

De acuerdo al artículo 206 CP, el falso testimonio tiene que ser dado ante "un
tribunal" en una causa civil o penal. Al existir tribunales con competencia exclusiva
en materia penal, la cuestión de qué es una causa penal ante un tribunal no es
problemática. La cuestión de la determinación de qué es una causa civil puede
aparecer problemática, en cambio, en los márgenes. Es indudable que un
testimonio dado en el probatorio en un juicio de responsabilidad civil ante un
tribunal ordinario, por ejemplo, es una causa o proceso civil bajo cualquier concepto
que se tenga de éste. Pero la pregunta es aparentemente más compleja en los
casos en que tribunal no sea orgánicamente un "Juzgado Civil".

Esta pregunta orgánica puede ser respondida, pese a ello, de forma sencilla. Si bien
el concepto de "proceso civil" o de "causa civil" puede significar causa conocida por
un tribunal con competencia civil -eso es formalmente posible y la regulación
orgánica chilena utiliza a veces el concepto "civil" en ese sentido-, la exclusión del
falso testimonio ante tribunales de familia o laborales, por ejemplo, es
sustantivamente absurda. Por aplicación del principio de legalidad, ese absurdo
sustantivo tendría que ser aceptado si el sistema no proveyera argumentos para
calificar formalmente un proceso civil de otra forma. Pero la regulación orgánica
chilena también utiliza el concepto de causas civiles bajo un sentido puramente
negativo, a saber, como causa no penal. Ese es el sentido en que aparece en el
artículo 1° del Código Orgánico de Tribunales o en el artículo 76 de la Constitución
Política. El artículo 206 CP tiene de esta forma la misma pretensión taxativa que los
artículos referidos. Con ello, los problemas orgánicos son aparentes 68.

El artículo 210 CP amplía las situaciones de comisión del tipo a los casos de perjurio
ante una autoridad o falso testimonio en causa no contenciosa. En esta hipótesis
sólo es necesario insistir en un punto: su estructura es equivalente a la del falso
testimonio del artículo 206 CP, por lo que la clase de restricciones relativas a la
forma de la declaración y al contenido de ésta sufren en general sólo modificaciones
orgánico-procedimentales, es decir, se trata ante todo de la calificación de qué es
un proceso no contencioso y, sobre todo, "una autoridad". Ello puede quedar
abierto aquí. Hay un punto, sin embargo, en el perjurio en que la variación es
mayor. El juramento no siempre tiene la forma de aseguramiento sobre la
veracidad de afirmaciones de hecho, sino también puede cumplir la función de
asegurar la promesa de una conducta futura. Esto es así ante todo para los casos
de juramentos de autoridades: la estructura de ese juramento es la de una
promesa a futuro. Incluso en el proceso sucede algo similar con el juramento de los
peritos (o de los árbitros). La interpretación del perjurio como delito de falsedad
implica, sin embargo, eliminar la punibilidad por perjurio de la infracción de esa
clase de juramentos69. El juramento tiene que tener la función de garantizar la
reproducción verdadera de hechos.

d) Declaración y su relevancia

La declaración se define, además, no sólo por referencia a su locutor -el testigo, en


el caso de falso testimonio en sentido estricto- sino también por referencia a su
contenido. Con razón, tanto la doctrina como la jurisprudencia nacional han tendido
a aceptar ampliamente la reducción también sustantiva del concepto de
declaración70: sólo constituye declaración el conjunto de enunciados emitido en
posición de testigo que tiene entidad abstracta para servir de prueba, en el sentido
de poder justificar una reconstrucción de los hechos del caso del juez. Ello da pie a
una doble calificación: formalmente, la declaración implica emisión lingüística y
materialmente la declaración implica relevancia probatoria.
En primer lugar, sólo es declaración la comunicación lingüísticamente mediada. La
forma de producción de esa comunicación es definida por el derecho procesal. En
general, el derecho procesal chileno la reduce a la forma oral, pero en materia civil
el artículo 362 CPC, por ejemplo, permite declarar por escrito. Por otra parte, la
clase de pretensión manifestada en los enunciados en juicio tiene que ser
afirmativa (o constatativa o descriptiva, como quiera llamársele) 71. Los así llamados
"juicios de valor", pero en general también todo aquello que no pueda ser
reconstruido como descripción, no tiene valor probatorio y, por lo mismo, no es
susceptible de producir prueba falsa72.

En segundo lugar, la declaración tiene que tener potencial probatorio. Eso no quiere
decir, por cierto, que tengan que tener esa influencia: el delito de falso testimonio
no es un delito de lesión, sino un delito de peligro abstracto73. Pero debe tener al
menos idoneidad abstracta de producir prueba. Por ello, la declaración tiene que
tener relación con el objeto de prueba74. En un sistema formalizado, como el
proceso civil vigente, la determinación de esa relación se hace por comparación con
el auto de prueba. En un proceso sin ese grado de formalidad, la comparación sólo
puede ser sustantiva75. Además, la declaración debe tener una mínima relevancia
en relación con ese objeto. Si el testigo miente, por ejemplo, sobre su propia
capacidad física sin que ello tenganinguna relevancia en el juicio, no se satisface el
tipo: no es una "declaración" para estos efectos 76.

En la doctrina y jurisprudencia nacional, la aceptación inicial de esa reducción


abstracta tiende a tener lugar de forma confusa. Así, por ejemplo, en el año 2010
en la causa Metrogas S.A. con Hernán Uribe, la Corte de Apelaciones de Santiago
sostuvo que las afirmaciones que no producen efectos procesales relevantes se ven
excluidas del tipo, especificando que las razones por las que ello tiene lugar se debe
a que en esos casos no hay consumación del tipo por no producción, en el fondo,
de daño procesal77. La referencia a la consumación muestra el error que se
encuentra detrás: la Corte de Apelaciones, intentando sostener un criterio sensato
de reducción del concepto de declaración a actuaciones procesales con entidad
probatoria abstracta, sostuvo que se trata de un delito de resultado y de lesión. Eso
es incompatible con la estructura del falso testimonio.

3.4. Falsa traducción, falso peritaje y testigos expertos: sobre la extensión


de la aceptación de las teorías modificadas

Desde la reforma del año 2005, el Código Penal chileno incluye, en realidad, tres
tipos distintos a propósito del falso testimonio. Más allá del falso testimonio, el
artículo 206 tipifica el falso peritaje y la falsa traducción. Al igual que en el falso
testimonio, el intérprete y el perito, y correlativamente la traducción y el peritaje,
se encuentran definidos formalmente por el derecho procesal. Dar cuenta de esas
limitaciones formales no es de interés aquí. Sólo es importante mostrar la forma en
que varía el concepto de falsedad: falsedad ya no puede ser (sólo) falta de
correspondencia con la realidad referida. El concepto de falsedad tiene que
modificarse aquí por consideración de roles procesales. Y los roles del perito y del
intérprete no son equivalentes al del testigo. Tan clara es esta diferencia, en el caso
del perito, que el artículo 227 número 3 CP equipara su posición en la
administración de justicia a la de los jueces. Por supuesto, esa equiparación sólo
tenía sentido sistemático cuando los peritos no podían cometer falso peritaje. Con
la modificación del año 2005, el castigo doble por prevaricación del perito y falso
peritaje es injustificable. El error legislativo muestra, sin embargo, las distintas
funciones que cumplen peritos y testigos.

La determinación del sentido en que un peritaje o una traducción son falsos sólo
puede tener lugar por determinación de su rol procesal. A diferencia de los testigos,
el perito es un experto: no sólo suple el déficit cognitivo del juez por su separación
respecto de los hechos, sino que además suple las deficiencias técnicas que éste
puede tener en materias complejas. Esto da lugar a una diferencia relevante: el
razonamiento del perito tiene valor probatorio, mientras en principio el
razonamiento del testigo no debiera tenerlo. Con ello, la falsedad del peritaje no es
sólo descripción imputablemente falsa en sentido estricto. El peritaje también es
falso cuando, sin reproducir falsedades en los datos, expone un razonamiento
manifiestamente falso, con irrelevancia de que ello tenga lugar por ausencia de
lógica interna, por aplicación errada de principios de causalidad aplicables al caso u
otra causa78.

En esto, es problemática la determinación de si la actuación de peritos en


oportunidades distintas del informe constituye falso testimonio y, por ello, tienen
que asumir sus limitaciones, o falso peritaje. Esto es crucial a la luz de la práctica
procesal común consistente en hacer que peritos declaren como testigos. Algo
similar sucede en los casos en que un testigo se presenta (o es presentado) como
experto, ya sea porque ha evacuado un informe que no constituya pericia en los
términos de los artículos 409 y siguientes CPC o sin que ello tenga lugar. La
pregunta es si su declaración valorativa falsa también implica falso testimonio. La
respuesta tiene que ser en todos los casos afirmativa en materia penal: en un
sistema de valoración de la prueba por sana crítica, la presentación personal como
experto y su declaración en esa calidad tiene entidad probatoria abstracta 79. En
materia procesal civil, en cambio, la cuestión es más compleja. En principio, las
declaraciones de testigos tienen otro efecto probatorio que las pericias. Con ello, la
declaración del experto puede en los hechos producir convicción, pero no tiene
el status probatorio de un testimonio válido. La aceptación en este caso, en que no
hay valoración de la prueba por sana crítica, de la punibilidad por falso testimonio
es, por lo mismo, problemática.

En el caso de la falsa traducción, la determinación del contenido de la falsedad es


más sencilla. Una traducción es falsa cuando no es reproducción suficientemente
verosímil del sentido original de lo manifestado en otro idioma.

3.5. Presentación de pruebas falsas e inducción al falso testimonio

El artículo 207 del Código Penal contiene dos hipótesis típicas que pueden ser
distinguidas. Por una parte, la presentación de testigos (o peritos e intérpretes)
falsos ha tenido históricamente un tratamiento especial. El derecho común, por
ejemplo, tendió a reconocer reglas de castigo equivalente del inductor al falso
testimonio que del testigo falso80 o, incluso, reglas superiores, basado en el
argumento de Agustín respecto a que el inductor al perjurio mata dos almas: la de
quien realiza el perjurio y la suya81. Por otra parte, el artículo 207 CP tipifica la
presentación de otros medios de prueba falsos o adulterados.

El primer tipo, pese a constituir un tipo autónomo, tiene una estructura accesoria.
Se trata en realidad de la misma regla que en el derecho común, a saber, que la
pena por la presentación del testigo falso a sabiendas es la misma que la del testigo
falso. Ello quiere decir que su consumación requiere de producción del falso
testimonio. Sin ella, sólo puede haber tentativa. Pese a que la regla puede cumplir
un rol perlocucionario importante, en el sentido de remarcar el injusto de presentar
testigos falsos, sigue manteniendo de esta forma la estructura de la inducción al
falso testimonio. Además, ni siquiera hace superflua la construcción con categorías
de la Parte General, ya que la inducción puede tener lugar sin que esa acción sea
constitutiva de la calificación procesal "presentar" propia de abogados y partes.
El segundo tipo es, en cambio, autónomamente relevante. El tipo es, al igual que el
falso testimonio, dependiente de criterios de reconocimiento del hecho institucional
"presentar pruebas" cuyo contenido es fijado con atención a las reglas del derecho
procesal, pero que no tiene los mismos requisitos de validez que éste. Esto es
relevante ante todo en los casos de declaración posterior de nulidad procesal.

La realización del tipo supone solamente el reconocimiento procesal (aunque sea


plausiblemente aparente) de una presentación de prueba y que esa prueba sea
conocidamente falsa. La falsedad aquí puede serlo en sentido estricto o no, como se
deduce claramente de la utilización del "adulterada". Con ello, es irrelevante que un
documento público adulterado dé cuenta en su contenido de la verdad. Su peso
probatorio es otro que su peso real y, por ello, califica como presentación de
pruebas falsas. También es irrelevante que el documento cuyo contenido sea falso
sea simplemente privado y, por lo mismo, en general impune de acuerdo al sistema
de delitos de falsedad documental. La parte que ante-data un documento en que se
atribuye a sí mismo declaraciones que no hizo hasta forjar el instrumento en
cuestión puede, con ello, cometer el delito de presentación de pruebas falsas. No
hay continuidad entre delitos de falsedad documental y delito de presentación de
pruebas falsas.

4. La imputación del falso testimonio: el dolo bajo una


comprensión objetiva del falso testimonio

La defensa de una teoría objetiva de la declaración falsa hace crucial la aclaración


del status de la imputación del falso testimonio. Si un testimonio es falso
simplemente por ausencia de correspondencia con la realidad (o, mejor, con la
reconstrucción justificada del juez), entonces falso testimonio se
comete objetivamente con independencia de la consideración de la declaración
como mentira. Esta es la verdad de las teorías subjetivas: no puede considerarse
que haya infracción de obligación del testigo que reproduce lo que sabe cuando su
conocimiento es justificadamente incorrecto. Esos problemas pueden resolverse,
como se ha dicho, con una comprensión correcta del dolo, en particular en un
sistema como el chileno en que no existe el delito de falso testimonio imprudente.
Comprensión correcta quiere decir dos cosas: comprensión correcta en la Parte
General respecto a los criterios de atribución de dolo y, sobre todo, al rol que
cumple el dolo; y comprensión correcta de las consecuencias que ello tiene en el
delito de falso testimonio.

En delitos que no pueden ser imputados extraordinariamente (no hay imputación


por imprudencia) el dolo es el único criterio que permite atribuir la infracción de la
norma de comportamiento penal. En todo otro caso, la producción del estado de
cosas antinormativo es casual de acuerdo a las reglas del sistema y no se deja, por
ello, designar como infracción de su obligación. En el falso testimonio, ello implica
que la producción de una afirmación falsa no imputable no tiene relevancia alguna
penal. Ello no quiere decir, por cierto, que sea necesario verificar siempre que el
testigo sepa que está declarando algo falso. Al igual que en toda la dogmática del
dolo, la imposibilidad de acceso a estados mentales hace que sus criterios no
puedan sino ser atributivos (no verificativos). De lo que se trata, por ello, es de
atribuirle conocimiento de la falsedad82. Intención de falsedad o provecho por la
falsedad son elementos en esto innecesarios: pueden ser indicativos de algo, pero
no son necesarios para atribuir dolo83. Esto es precisamente lo que hace que las
teorías subjetivas sean insalvablemente imperfectas. Suponen que sólo puede
haber falsedad allí donde hay falta de correspondencia entre declaración y
conocimiento, pero en general no se encuentran en condiciones de construir el
conocimiento. Con ello, no pueden sino comportarse atributivamente, al igual que
las teorías objetivas84.
En la imputación de la falsedad, la declaración fija el contenido de aquello que tiene
ser conocido. El testigo tiene que saber, por ello, que está declarando (su posición
de testigo, ante un tribunal, etc.) y que el contenido de su declaración no es
coincidente con su elemento de comparación (conocimiento de la falsedad) 85. En
caso de contextualización del objeto como su recuerdo o su percepción, el objeto de
comparación varía y, por ello, la atribución de conocimiento de la falsedad de la
declaración se adapta a ello: el testigo tiene que saber que su declaración sobre el
contenido de su recuerdo es falsa. Pero, como tampoco es posible acceder a
estados mentales aunque el testigo declare que el objeto de su declaración es el
recuerdo, también aquí el objeto final de comparación va a ser la reconstrucción
alternativa del juez del estado de cosas recordado. Al igual que en los demás casos,
la construcción de circunstancias que hacen plausible la existencia de un recuerdo
(o percepción) errado sólo influye, por ello, en la construcción de un error. Ese
error va a impedir la imputación en el caso normal y va a impedir, en cambio, la
verificación del tipo objetivo en los demás casos. Pero la distinción no tiene
relevancia: es sólo precisión.

Notas
*
Estoy en deuda ante todo con Fernando Atria por una conversación que tuve con
él respecto a los criterios de reconocimiento penales y procesales del testimonio y
que me ayudaron a formular de forma más clara mi argumento.

1
El interés histórico del falso testimonio puede ser visto no sólo en el vínculo con
estudios hebreos, bíblicos y con la larga historia de modificaciones fundamentales
que ha sufrido desde el derecho romano. Algo dogmáticamente menos significativo,
pero sumamente ilustrativo, es el hecho de que nadie menos que Liszt (1876) haya
escrito su habilitación en lo relativo a la historia del tipo.

2
Citado por Schmidt (1909), p. 39.

3
Binding (1904), p. 108.

4
Wilenmann (2014).

5
También la ausencia de punición del perjurio en procesos civiles se dejaría
explicar según Liszt (1876), pp. 12-15, en relación con esta comprensión civil de la
punición de declaraciones falsas. A diferencia no sólo de la comprensión del
juramento expresada en el tratamiento medieval del perjurio, sino también en la
comprensión moderna vinculada a la administración de justicia, el juramento
romano clásico habría tenido una función contractual en interacciones civiles
(juramento de las partes en procesos civiles): el juramento habría jugado ante todo
el rol de permitir el término de un conflicto jurídico por medio de un compromiso.
Con ello, la falsedad del juramento no es que no necesitara de protección, sino que
era simplemente imposible: un acuerdo no puede ser falso. Tampoco la decadencia
del sistema procesal clásico romano y la instauración del juramento como forma de
refuerzo de la veracidad del testimonio habría producido una ampliación del castigo
del perjurio. Al respecto Müller (2000), p. 10.

6
En detalle Liszt (1876), pp. 3 y ss.; 11 y ss. y 18 y ss. Véase también Berner
(1866), p. 506, y Müller (2000), pp. 9-14. En cambio, en contextos en que
declaraciones prestadas bajo juramento no hacían referencia a dioses, sino al
Emperador -una costumbre que se habría iniciado con Augusto y posteriormente se
habría consolidado bajo Tiberio-, la posibilidad de considerarlo una afrenta a la
majestad de éste hizo que esa forma de perjurio fuera considerada punible. Así
Liszt (1876), pp. 15 y ss.
7
Véase Liszt (1876), pp. 25 y ss.

8
Así Müller (2000), p. 11, con referencias ulteriores.

9
Así ante todo Liszt (1876), p. 37, quien reconocía un principio de protección de
algo así como la fe pública en el derecho romano vinculado a la lex Cornelia de
falsi. Sobre la controversia relativa a la naturaleza del falso testimonio, véase
también Müller (2000), pp. 11-14.

10
Berner (1866), p. 506. y Müller (2000), pp. 14-15 (en el derecho germánico).
Sobre el fundamento de punición del perjurio en el derecho canónico y común,
véase pp. 16 y ss.

11
La primacía del perjurio por sobre el falso testimonio en el derecho común (y
también, antes, en el derecho franco) se dejaría, por cierto, explicar por una
sencilla razón práctica: la generalización de la obligación de jurar antes de prestar
testimonio habría convertido a todo testimonio en declaración juramentada y, con
ello, a todo falso testimonio en perjurio. Así Liszt (1876), pp. 81-82. Relativizando
la ausencia de distinción, Müller (2000), pp. 20-21.

12
Citado por Liszt (1876), p. 10.

13
En detalle Liszt (1876), pp. 64 y ss. De acuerdo al estudio de Liszt, el derecho
alemán se habría encontrado ya en la Edad Media divido en el tipo de castigo
aplicable al perjurio: mientras las ciudades sur-alemanas (desde Praga hasta Viena,
pasando en particular por Baviera) habrían previsto castigos corporales
particularmente fuertes para los casos de perjurio, las ciudades del norte de
Alemania habrían previsto consecuencias civiles y penas auxiliares de incapacidad
para ser testigo. Ello se debería, en todo caso, a diferencias en la distribución de
competencia de tribunales eclesiásticos y laicos: en especie de delicta mixta, el
perjurio habría implicado competencia de tribunales eclesiásticos y laicos. La
ausencia de penas corporales laicas en el norte implicaría simplemente mayor
reserva de competencia en el tratamiento del perjurio.

14
La Constitutio Criminalis Carolina, promulgada por la Dieta Imperial
(el Reichstag) en Ratisbona en 1532 en nombre del Emperador Carlos V (por ello
"Carolina"), es la primera legislación penal común del Imperio y un texto central en
el desarrollo del derecho penal común pre-reformado. Aunque la fragmentación
política del Imperio y la presencia de una cláusula de aplicación subsidiaria hizo que
no tuviera la influencia práctica directa que podría esperarse de una especie de
codificación penal, sigue siendo una de las principales fuentes de estudio del
derecho penal de inicios de la modernidad. Sobre la historia legislativa de la
Carolina véase Maihold (2006), pp. 76-78. Sobre su influencia véase Maihold
(2006), pp. 82 y ss.

15
Al respecto, Müller (2000), pp. 23 y ss.

16
Liszt (1876), pp. 3-4.

17
Feuerbach (1812), § 303, p. 262.

18
En opinión de Liszt (1876), p. 129, el falso testimonio habría ya en la época de la
Josefina (1787) dejado de ser considerado generalmente un delito religioso.
19
Sobre la disputa en la modernidad temprana, en detalle Liszt (1876), pp. 130 y
ss.

Al respecto, véase sólo Müller (2000), pp. 28-29; y Müller (2012), Vor §§ 153 ff.
20

Nm. 3.

21
Al respecto, véase sólo Müller (2000), pp. 31-38.

22
Véase Müller (2000), pp. 30-31; Müller (2012) Vor §§ 153 ff. Nm. 4-6.

23
Véase Vormbaum (1987), pp. 14-21.

24
Al respecto Vormbaum (1987), pp. 83-91.

25
Así, por ejemplo, Etcheberry (1998), pp. 134-136 y 184 y ss.; Rodríguez y
Ossandón (2008), pp. 237 y ss.; Politoff et al. (2005), pp. 535 y ss. Al menos en el
nombre, en contra Garrido Montt (2000), pp. 9 y ss., quien intenta vincular el bien
jurídico con el nombre del título IV y, con ello, trata al falso testimonio como delito
contra la fe pública.

26
Esto lo demuestra ante todo la reconstrucción del sentido del concepto de
administración de justicia en formas que o bien no dicen mucho o bien no permiten
vincular distintos tipos que quieren explicarse como parte de la categoría con el
concepto que debiera permitir agruparlos. Al respecto, en detalle YVilenmann
(2011), pp. 551 y ss.

27
Binding (1904), pp. 110 y ss.

28
Esta aseveración implica además una tesis negativa sobre la relación entre falso
testimonio y administración de justicia: "El perjurio y la vulneración de otras formas
de aseguramiento surrogatorias del juramento no tienen por cien veces nada que
ver con la administración de justicia. Se trata en cambio, de declaraciones con
contenido falso en documentos auténticos cuando la declaración o el informe se
contiene también por escrito; corto: ambos tipos son formas propias de falsedades
y pertenecen por ello estrechamente a la misma categoría que los delitos de
falsedad documental." [Binding (1911), p. 9].

29
En detalle Müller (2000), pp. 38-40.

30
Véase también Vormbaum (1987), pp. 145-146.

31
Al respecto, VVilenmann (2011), pp. 556 y ss. Con numerosas referencias en
relación a la incontrovertible legitimidad de la protección de la administración de
justicia y, en particular, frente al falso testimonio, Vormbaum (1987), p. 97.

32
Esto es explícitamente asumido por parte de la doctrina nacional, que clasifica al
falso testimonio como el primer caso de delito contra la administración de justicia
cometido por particulares. Así Politoff et al. (2005), p. 535; y Rodríguez y
Ossandón (2008), p. 237.

33
Véase Wilenmann (2011), pp. 569 y 570.

34
En el fondo similar Rodríguez y Ossandón (2008), pp. 238-239.

35
Así también Garrido Montt (2008), p. 118.
36
Antes de la reforma del año 2005, el contenido del tipo era descrito con la
fórmula "dar falso testimonio", la que hoy, tal vez por descuido, sólo se mantiene
en el artículo 210 CP. La diferencia entre ambas fórmulas es irrelevante. De hecho,
ya antes de la reforma la doctrina hacía constantemente referencia a la idea de
verdad para definir el "dar falso testimonio". Por ejemplo así Etcheberry (1998), p.
190; Garrido Montt (2000), p. 111 ("faltando a la verdad objetiva); y Rodríguez Y
Ossandón (2005), p. 247 ("faltando a la verdad").

37
Infra.

38
Wilenmann (2014), en lugares diversos.

39
Así también Hilgendorf (1993), p. 547.

40
Para una exposición más detallada, en español puede revisarse la traducción de
Stein (2008), en lugares diversos. Sobre las distintas posturas, véase sólo Paulus
(1987), pp. 437 y ss., con innumerables referencias ulteriores; Müller (2012), §
153 Nm. 41 y ss.; y Vormbaum (2013), § 153 Nm. 60 y ss.

41
Hilgendorf (1993), p. 558. Así también Müller (2000), p. 85. En contra Kaufmann
(1992), pp. 127 y ss.

42
Al respecto, Wilenmann (2014).

43
Similar en la descripción del contenido de la disputa Küper (2005), p. 31; Müller
(2000), pp. 82 y ss.; Vormbaum (1987), pp. 253 y ss.; Vormbaum (2013), § 153
Nm. 57 y ss.; Hilgendorf (1993), pp. 558-559; Hruschka-Kàsser (1972), p. 710;
Paulus (1987), p. 436-437; Lenckner y Bosch (2010), Vorbem. §§ 153 ff. Nm. 4;
Wolf (1991), p. 177-178.

44
Esta es la reducción conceptual tradicional para contraponer las teorías
subjetivas a las teorías objetivas (reducidas a partir del concepto de realidad). Así,
por ejemplo, Gallas (1957), p. 315; Kauf-mann (1992), pp. 119-120; Kargl (2003),
p. 794; Kindhàuser (2012), § 46 Nm. 14 y 17; Küper (2005), pp. 31-32; Paulus
(1987), p. 438; Otto (1984), p. 163; Lenckner y Bosch (2010), Vorbem. §§ 153 ff.
Nm. 4; Müller (2012), § 153 Nm. 42 y 47; crítico Vormbaum (2013), § 153 Nm.
60.; Wolf (1991), p. 178.

45
Paulus (1987), p. 438 las denomina teorías subjetivas estrictas. Esa
nomenclatura induce, sin embargo, a confusiones, ya que la calificación
estricta/modificada tiende a ser utilizada, a su vez, para determinar la variabilidad
del objeto dependiendo del sujeto de la declaración. Aunque por cierto la
variabilidad del objeto por referencia a expectativas subjetivas dadas por la
posición del declarante tiene un común denominador evidente con la variabilidad
dada por las expectativas dadas por la forma de la declaración, es más preciso
distinguir ambos tipos de variantes.

46
Con mayor detalle véase Kargl (2003), pp. 796 y ss.; Müller (2000), pp. 54 y ss.;
Vormbaum (1987), pp. 253 y ss.; Paulus (1987), pp. 437 ss.; Otto (1984), pp.
161-162. La nomenclatura sólo es coincidente en contraponer objetivo a subjetivo.
El etiquetamiento posterior de las teorías -en particular, de la teoría de la obligación
y en general de toda modificación de las posturas iniciales- es extremadamente
plurívoco y, en muchos casos, confuso. Por eso, he preferido reconstruirlo antes
como combinación analítica que, suele ser el caso, como presentación semántica
directa.
47
Lo que sigue puede encontrarse con mayor detalle en Wilenmann (2014).

48
Locus classicus es Binding (1904), p. 134.

49
Así Liszt (1876), p. 89. Véase también Binding (1904), p. 134.

50
Con mayor detalle, Müller (2000), pp. 83-85.

51
Así Gallas (1957), pp. 317-319

52
Así también Hruschka y Kasser (1972), p. 710.

53
Al respecto, Wilenmann (2013), sección 4. En lo referente al falso testimonio,
precisamente por ello Hruschka y Kasser (1972), p. 710; y Lenckner y Bosch
(2010), Vorbem. §§ 153 ff. Nm. 6; critican la confusión de los conceptos de
"falsedad" -componente del tipo objetivo- e infracción de deber que subyace a toda
teoría subjetiva. Similar KindhAuser (2012), § 46 Nm. 20.

54
Binding (1904), p. 134 con nota 3.

55
En Alemania, tanto la opinión dogmática dominante como la jurisprudencia
sostienen una teoría de esta clase. Véase sólo Kargl (2003), p. 792, con referencias
ulteriores. Entre nosotros, en el fondo similar Garrido Montt (2000), p. 113. En esto
es poco precisa la descripción del tipo objetivo del falso testimonio que puede
encontrarse en la jurisprudencia: "discrepancia entre los dichos del declarante y el
conocimiento que éste tenga en cuanto a los mismos" (Corte de Apelaciones de San
Miguel, Rol 1284-2008, 13 de octubre de 2008, p. 2). Esa definición recoge
correctamente su estructura relacional pero, al igual que las teorías subjetivas,
incorpora el tipo subjetivo al tipo objetivo de forma incorrecta.

56
En contra Garrido Montt (2000), p. 114.

57
Similar Vormbaum (1987), p. 270.

58
Corte de Apelaciones de San Miguel, Rol 1284-2008, 13 de octubre de 2008.

59
Así también la opinión dominante en la dogmática alemana. Véase Vormbaum
(1987), pp. 270-271. En Chile, Rodríguez y Ossandón (2008), p. 249, llegan a una
conclusión similar cuando consideran que "la declaración constituye una unidad".

60
Véanse también Kargl (2003), pp. 793-795; Wolf (1991), p. 179, Lenckner y
Bosch (2010), Vormbem §§ 153 ff. Nm. 2 s.

61
Similar Etcheberry (1998), p. 189; Garrido Montt (2000), p. 110; Rodríguez y
Ossandón (2008), pp. 239 y ss.

62
Véase Rodríguez y Ossandón (2008), pp. 244-245. La jurisprudencia ha aceptado
la interpretación del juramento como requisito formal del testimonio. Así, por
ejemplo, la Corte de Apelaciones de San Miguel, Rol 4281-2001, 4 de julio de 2002.

63
La cuestión es similar en la opinión dominante y en la jurisprudencia en el
derecho alemán. Al respecto Vormbaum (2013), § 153 Nm. 26 y ss.; Lenckner y
Bosch (2010), Vorbem §§ 153 ff. Nm 23. En contra Vormbaum (2013), § 153 Nm.
32 y ss.
64
Aunque sin servirse exactamente de este argumento, parte de la doctrina
nacional considera que el testigo "no debe tener interés en el juicio". Así, por
ejemplo, Politoff et al. (2005), p. 218; y Garrido Montt (2000), p. 111.

65
La cuestión podía ser considerada problemática, ya que el Código Procesal Penal
utiliza en distintas instancias los conceptos de declaración y testigo. Así, por
ejemplo, el artículo 83 letra d CPP al referirse a declaraciones de testigos
presenciales del hecho constitutivo de delito. El que no constituye, sin embargo,
"declaraciones" para los efectos del artículo 206 CP y siguientes ha sido confirmado
formalmente por la introducción de las reglas de obstrucción a la investigación,
cuyo objeto era precisamente suplir los vacíos por ausencia de falso testimonio ante
fiscales. Al respecto, Ossandón (2008), pp. 421 y ss.

66
Esto es distinto, en cambio, en el derecho de los Estados Unidos, en el que la
parte y el imputado pueden tener la condición de testigo. Véase Pfenninger (1957),
pp. 366 y ss. La Corte Suprema Federal ha declarado además en reiteradas
ocasiones que incluso el testimonio en la investigación que niega falsamente
sustentos de la propia culpabilidad (el así llamado "simple no exculpatorio") no caen
dentro de protección constitucional y, por lo mismo, son punibles por falso
testimonio si las leyes estatales formalmente lo permiten. Así expresamente en
Brogan v. United States, en 522 U.S. 398 (1998).

67
Corte de Apelaciones de Antofagasta, Rol 132-2007, 29 de junio de 2007.

68
En sus resultados similar Rodríguez y Ossandón (2008), p. 248.

69
Todavía Binding (1904), pp. 135-136, pretendía aplicar el tipo de perjurio a las
autoridades que ya tenían al momento del juramento la intención de no ejercer
correctamente el cargo. Es difícil ver en qué sentido ello es compatible con su
propia visión de los delitos de declaración como afectaciones de medios
probatorios. En cualquier caso, con razón concluía Binding que en los casos de
incumplimiento de las obligaciones del cargo sólo se trata de eso -violación del
juramento, Eidbruch- y no de perjurio -Meineid-.

70
Así, por ejemplo, Garrido Montt (2000), p. 114.

71
Así también Vormbaum (2013), § 153 Nm. 3; Kargl (2003), pp. 795-797. En el
derecho alemán, la reducción tiende a ser marcada de forma todavía más estricta:
la afirmación tiene que referirse a percepciones o sensaciones propias.

72
Eso no quiere decir, sin embargo, que la afirmación no pueda tener por
referencia un objeto que supone valoración normativa. No es problemático, por
ejemplo, que puede cometerse falso testimonio al dar cuenta que una parte era
propietaria de una cosa o celebró un contrato, o que las partes estaban
enamoradas o eran amigas, pese a que la calificación propiedad o contrato (o amor
o amistad) implique valoración. Así también Kargl (2003), p. 795.

73
Por supuesto, tratándose de un bien jurídico colectivo, la distinción lesión contra
peligro es, en principio, conflictiva: el bien jurídico por definición no se ve afectado
directamente por acciones individuales. De lo que se trata en la calificación del
peligro abstracto en el falso testimonio es mucho más sencillo: no debe tener
incidencia directa en una sentencia posterior. Sobre la estructura de peligro
abstracto del falso testimonio, véase con mayor detalle Wilenmann (2011), p. 567 y
Kindhauser (2009), pp. 15-18.
74
Así Vormbaum (1987), p. 249; Vormbaum (2013), § 153 Nm. 9-12; Otto (1984),
p. 164.

75
Así también, por ejemplo, en el derecho penal alemán. Véase sólo Otto (1984),
p. 164, con ampliaciones en la reducción al contenido del auto de prueba.

76
Similar Vormbaum (1987), pp. 249 y ss.

77
CSAN Rol 927-2010, CL/JUR/12204/2010.

78
Similar Vormbaum (1987), p. 260; Kindhauser (2012), § 46 Nm. 11.

79
Esta es la verdad de las teorías modificadas (o de las expectativas/obligaciones
procesales) de la declaración falsa. Al respecto, véase sólo Vormbaum (1987), pp.
255 y ss.; y Otto (1984), p. 162.

80
Así Liszt (1876), pp. 84-85.

81
Müller (2000), p. 17.

82
Por ello, la pretensión de Garrido Montt (2008), p. 115 y de Rodríguez y
Ossandón (2008), p. 254, de excluir el dolo eventual, con el argumento de que el
que se equivoca no miente, es difícilmente comprensible. El propio Garrido Montt
admite, sin embargo, en la nota a pie de página 21 que su afirmación es discutible.

83
En esto es correcta la decisión de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, Rol
39-2006, 9 de mayo de 2006, en Juan Chiguay contra Tribunal Oral en lo Penal de
Punta Arenas, la que rechazó las alegaciones del recurrente de nulidad en relación a
que la ausencia de elementos que indicaran ánimo o provecho de mentir impedían
la imputación por dolo. Por supuesto, es falso que ello transforme al dolo, como
pretende la Corte de Apelaciones, en un "elemento psicológico". Una consideración
de esta clase se encuentra completamente superada en la dogmática de la Parte
General actual. La conclusión es, en cualquier caso, correcta.

84
Hruschka y Kasser (1972), p. 710, denominan, por ello, a las teorías sin fijación
potencial (normativa) en la percepción o en el recuerdo como "subjetivas extremas"
y las descartan. Toda teoría subjetiva tiene que ser, en realidad, potencial, es decir,
no exactamente subjetiva.

85
Véase Vormbaum (2013), § 153 Nm. 102 y ss.

Bibliografía citada

Berner, Albert Friedrich (1866): Lehrbuch des deutschen Strafrechtes, 3a edición


(Leipzig, Bernhard Tauchnitz). [ Links ]

Binding, Karl (1904): Lehrbuch desgemeinen deutschen Strafrechts. Besonderer


Teil, Band2, 2a edición (Leipzig, Engelmann). [ Links ]

Binding, Karl (1911): "Vier Forderungen an das künftige Reichsstrafgesetzbuch und


eine fünfte and die Motive seines Entwurfes", en: Der Gerichtssaal 77 (Stuttgart,
Ferdinand Ente), pp. 1-21. [ Links ]
Etcheberry, Alfredo (1998): Derecho Penal, 3a edición (Santiago, Editorial Jurídica),
tomo IV. [ Links ]

Feuerbach, Paul Johann Anselm (1812): Lehrbuch des gemeinen in


Deutschland gültigen peinlichen Rechts, 5aedición (Gieβen). [ Links ]

Gallas, Willhelm (1957): "Zum Begriff der 'Falschheit' der eidlichen und uneidlichen
Aussage", en: Goltdammer's Archiv für Strafrecht, pp. 315-325. [ Links ]

Garrido Montt, Mario (2000): Derecho Penal Parte Especial (Santiago,


Editorial Jurídica), tomo IV. [ Links ]

Hilgendorf, Eric (1993): "Der Wahrheitsbegriff im Strafrecht am Beispiel der


strafrechtlichen Aussagetheorien (§§ 153 ff. StGB)", en: Goltdammer's Archiv für
Strafrecht, pp. 547-559. [ Links ]

Hruschka, Joachim y Kasser, Wolfgang (1972): "Der praktische Fall. Strafrecht: Die
Eidesbrüder", en: Juristische Schulung, pp. 709-715. [ Links ]

Kaufmann, Arthur (1992): "Die strafrechtlichen Aussagentheorien auf dem


Prüfstand der philosophischen Wahrheitstheorien", en: Arzt et al. (eds.), Festschrift
für Jürgen Baumann (Bielefeld, Verlag Ernst und Werner Gieseking), pp. 119-
130. [ Links ]

Kargl, Walter (2003): "Wahrheit und Wirklichkeit im Begriff der 'falschen Aussage'
(§§ 153 ff. StGB)", en:Goltdammer's Archiv für Strafrecht, pp. 791-
806. [ Links ]

Kindhauser, Urs (2012): Strafrecht Besonderer Teil I, 5a edición (Baden-Baden,


Nomos). [ Links ]

Kindhauser, Urs (2009): "Estructura y legitimación de los delitos de peligro",


en: InDret (1). [ Links ]

Küper, Wilfried (2005): Strafrecht Besonderer Teil (Heidelberg,


Müller). [ Links ]

Lenckner, Theodor y BOSCH, Nikolaus (2010): Comentario "Vorbem. §§ 153 ff.",


en: Eser et al. (eds.),Schönke/Schröder Strafgesetzbuch Kommentar, 28 edición
(Múnich, Beck). [ Links ]

Lizst, Franz v. (1876): Meined und falsches Zeugniss (Viena). [ Links ]

Maihold, Harold (2006): "'auß lieb der gerechtigkeyt vnd umb gemeines nutz wi-
llen' - Die Constitutio Criminalis Carolina von 1532", en: Iusfull, pp. 76-
86. [ Links ]

Müller, Henning Ernst (2000): Falsche Zeugenaussage und


Beteiligungslehre (Tubinga, Mohr Siebeck). [ Links ]

Müller, Henning Ernst (2012): Comentario "Vor §§ 153 ff." y "153 StGB", en:
Joecks y Miebach (eds.), Münchener Kommentar zum Strafgesetzbuch (Múnich,
Beck), tomo 3. [ Links ]
Ossandón, María Magdalena (2008): "Los delitos de obstrucción a la investigación",
en: Rodríguez Collao (ed.),Delitos, pena y proceso. Libro homenaje a Tito Solari
Peralta (Santiago, Editorial Jurídica). [ Links ]

Otto, Harro (1984): "Die Aussagedelikte, §§ 153-162 StGB", en: Juristische


Schulung, pp. 161-172. [ Links ]

Pfenninger, H.F. (1957): "Die Wahrheitspflicht des Beschuldigten im Strafver-


fahren", en: Hohenleitner et al.(eds.), Festschrift für Theodor
Ritter (Aalen). [ Links ]

Politoff, Sergio; Matus, Jean Pierre; y Ramírez, María Cecilia (2005): Lecciones de
Derecho Penal Chileno, Parte Especial, Segunda Edición (Santiago, Editorial
Jurídica). [ Links ]

Paulus, Rainer (1987): "Die 'falsche Aussage' als Zentralbegriff der §§ 153-163
StGB", en Just et al. (eds.),Gedachtnisschrift für Günther Küchenhoff (Berlín,
Duncker & Humblot), pp. 435-456. [ Links ]

Rodríguez, Luis y Ossandón, María Magdalena (2005): Delitos contra la función


pública, 1a edición (Santiago, Editorial Jurídica). [ Links ]

Rodríguez, Luis y Ossandón, María Magdalena (2008): Delitos contra la función


pública, 2a Edición (Santiago, Editorial Jurídica). [ Links ]

Schmidt, Richard (1909): "Die Lüge im Prozess", en: Deutsche Juristen Zeitung, pp.
39-45. [ Links ]

Stein, Ulrich (2008): "Acerca del concepto de declaración falsa", en: Revista
Electrónica de Ciencia Penal y Criminología (10-15). Disponible en:
http://criminet.ugr.es/recpc/10/recpc10-15.pdf [visitado el
29/05/2013] [ Links ].

Vormbaum, Thomas (1987): Der strafrechtliche Schutz des Strafurteils (Berlín,


Duncker Humblot). [ Links ]

Vormbaum, Thomas (2013): Comentario "Vor §§ 153 ff." y "§ 153 StGB", en:
Kindháuser, Neumann y Paeffgen (eds.), NomosKommentar, Strafgesetzbuch,
4a edición (Baden-Baden, Nomos), tomo 2. [ Links ]

Wilenmann, Javier (2011): "La administración de justicia como un bien jurídico",


en: Revista de Derecho de la Pontifica Universidad Católica de Valparaíso (36), pp.
531-573. [ Links ]

Wilenmann, Javier (2013): "Injusto, tipo e imputación. La teoría de la


antijuridicidad en la dogmática penal", en: Mañalich (ed.), La antijuridicidad en el
derecho penal, cuatro estudios (a publicarse en B de F, Montevideo-Buenos
Aires). [ Links ]

Wilenmann, Javier (2014): "El concepto de falsedad en el falso testimonio. Una


introducción a la dogmática de los delitos de falsedad", en: Revista Chilena de
Derecho (vol. 41, N° 1), pp. 59-88. [ Links ]

Wolf, Gerhard (1991): "Falsche Aussage, Eid und eidesgleiche Beteuerungen",


en: Juristische Schulung, pp. 177-184. [ Links ]
Jurisprudencia citada

Brogan v. United States, en 522 U.S. 398 (1998).

Segundo Juzgado del Crimen Maipo Alto Buin con Madariaga Rodríguez (2002):
Corte de Apelaciones de San Miguel, 4 de julio de 2002, Rol 4281-2001, en:
CL/JUR/1111/2002.

Juan Chiguay con Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas (2006): Corte de
Apelaciones de Punta Arenas, 9 de mayo de 2006, Rol 39-2006 en: CL/
JUR/738/2006.

Corte de Apelaciones de Antofagasta (2007), 29 de junio de 2007, Rol 132-2007,


en: CL/JUR/1259/2007 (nombre de partes no disponible).

López Ramírez con Carvallo Contreras (2008): Corte de Apelaciones de San Miguel,
13 de octubre de 2010, Rol 1284-2008, en: CL/JUR/5585/2008.

Trabajo recibido el 27 de febrero y aprobado el 20 de mayo de 2014

Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia
Creative Commons

Avenida Lircay s/n


Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales
Universidad de Talca
Talca, Chile

Teléfono: (56-71)200299

revista-praxis@utalca.cl

Condenan a testigo por falso testimonio en un juicio por manejo en


estado de ebriedad

Redacción, Diario El Divisadero - 27-05-2009

Chile Chico.- Tras una investigación dirigida por el Fiscal Alvaro Sanhueza Tasso, el
Tribunal de Chile Chico condenó a Tomás Arturo Ulloa Jara de 19 años como autor del
delito de falso testimonio, previsto y sancionado en el artículo 206 del Código Penal. El
hecho ocurrió el 6 de febrero de este año.
La sentencia aplicada por el Juzgado de Garantía fue de 61 días de presidio menor en su
grado mínimo y a una multa de 5 UTM, es decir aproximadamente 184 mil pesos. De
acuerdo a los hechos contenidos en la acusación de la Fiscalía, el 6 de febrero de 2009, en
el marco de una causa por el delito de manejo en estado de ebriedad, se llevó a efecto en el
Juzgado de Letras, Garantía y Familia de Chile Chico audiencia de juicio simplificado
efectivo contra otro sujeto, identificado como Mauricio Alberto Asenjo Vera.
En dicha audiencia -de acuerdo a la acusación del Fiscal Sanhueza- la defensa del imputado
presentó como testigo de descargo al imputado Tomás Arturo Ulloa Jara el cual se
presentó, convencido por el imputado de ese juicio, para mentir sobre la participación del
imputado Asenjo Vera en el delito objeto del juicio. Según le mencionó, no iba a
pasarle nada si mentía al tribunal en su declaración acerca de cómo realmente ocurrieron
los hechos.
Tomás Ulloa Jara había presenciado el día 17 de agosto de 2008, cerca de las 00:30 horas
cuando el imputado Mauricio Asenjo Vera condujo en estado de ebriedad un vehículo
motorizado en forma previa a ser detenido por Carabineros de la Tercera Comisaría de
Chile Chico.
Una vez que el imputado Tomás Arturo Ulloa Jara se presentó a declarar y luego de prestar
juramento por parte del Tribunal, se le advirtió que si mentía podía incurrir en un ilícito
penado por la ley. Pese a esto, declaró que el imputado Mauricio Asenjo Vera al momento
de su detención, lo vio “sano”, es decir no ebrio y además afirmó que el imputado Asenjo
Vera no había conducido su camioneta en forma previa a ser detenido por Carabineros,
cuando en realidad el imputado si había conducido su camioneta en estado de ebriedad.
Posteriormente, el Juzgado de Letras, Garantía y Familia de Chile Chico dictó sentencia
definitiva en esa causa con fecha 11 de febrero de 2009, condenando al imputado Asenjo
Vera como autor del delito de manejo en estado de ebriedad.
"El resultado de este caso, iniciado de oficio por esta Fiscalía, demuestra que en Chile
Chico no da lo mismo mentir en un juicio como se le dijo al Señor Ulloa Jara, sino que es
un delito, por el cual todo aquel que lo cometa tendrá que enfrentar su responsabilidad
penal", comentó el Fiscal Alvaro Sanhueza. "Por otra parte, este no es un caso terminado y
seguimos trabajando para que el resto de los intervinientes de este caso enfrenten la
responsabilidad penal que les cabe", añadió el Fiscal.
En tanto el Fiscal Regional, Arturo Ramírez Cerda, dijo que “la advertencia que todo
magistrado hace al tomarle el juramento a un testigo al momento de declarar, no es un
juego, es algo serio y así debe ser tomado”. Añadió que “no podemos permitir que las
personas mientan para beneficiar a imputados”.
Al reunir los requisitos de la ley 18.216, el juez Marcelo Martínez Venegas otorgó al
sentenciado el beneficio de la remisión condicional de la pena.

Alamania
Jurion

 búsqueda
 noticias
 tienda
 Jurion Lab
 registro
 registro

 Búsqueda avanzada
 contenido

búsqueda
No hay restricciones de búsqueda habilitadas

 Y
 Oregón
 Y NO
 O NO

aaa
Atrás leyendo
0 a la lista de vigilancia
El documento se está cargando ...

Tribunal Federal
Acc. 24.10.1955, Az .: GSSt 1/55
Perjurio como una forma complicada de declaración falsa deliberada; Conjuro
de una declaración falsa erróneamente entregada en una fecha posterior por un
testigo; Violación de la forma solemne de protesta como el contenido injusto
del perjurio; Distinción de perjurio de la declaración inequívoca
Tribunal: BGH
Decisión: Decisión
Fecha: 24.10.1955
Referencia: JurionRS 1955, 10470
Número de archivo: GSSt 1/55
ECLI: [no especificado]

Fundamento jurídico:
§ 153 StGB
§ 154 StGB

§ 157 StGB

Sección 46 (2) del Código Penal

sitios:
BGHSt 8, 301 - 321

JZ 1956, 333-338 (texto completo con LS oficial y nota)

MDR 1956, 242-245

MDR 1956, 243-245 (texto completo con LS oficial)

NJW 1956, 191-193 (texto completo con LS oficial) "Eidsnotstand"

procedimiento:
Perjurio, inter alia

BGH, 24.10.1955 - GSSt 1/55


Lineamiento oficial:
1. a)

El perjurio es una forma difícil de declaración falsa deliberada, que se


distingue por la afirmación solemne y en ocasiones sagrada.

2. b)

Si el testigo al principio se expresa intencionalmente incorrectamente


en la misma instancia y afirma la declaración con el juramento en una
fecha posterior, entonces la declaración falsa indecorosa se perjura. El
testigo solo debe ser castigado por un delito de perjurio. Esto también
se aplica si el testigo, antes de jurar, reemplaza la información falsa
dada en una cita anterior con otra información falsa, o si es interrogado
sobre varios temas de prueba en cada caso, anuncia la falsedad de cada
tema y finalmente cita estas declaraciones.

3. c)
Si el testigo repite y convoca la declaración hecha en segunda instancia
en primera instancia, existen dos delitos diferentes según §§ 153 y 154
StGB o perjurio perpetuo. Lo mismo aplica si un perjurio en el mismo o
en el próximo proceso legal sigue una declaración falsa deliberada no
ética.

4. d)

En el caso de varias declaraciones falsas intencionales intencionales


hechas por el testigo en una o más sentencias, dependiendo de la
intención, existen varias ofensas independientes o una ofensa continua
de acuerdo con § 153 StGB .

Si, en la misma instancia, el testigo evoca su declaración falsa para evitar el


peligro de un castigo judicial, de la declaración falsa en la que se basa el
juramento, el castigo por el perjurio cometido no se aplica a § 157 StGB.

En el caso criminal
tiene el Gran Senado para casos criminales del Tribunal Federal
Después de escuchar al Fiscal Federal Supremo en la sesión del 24 de octubre
de 1955
con participación
del Presidente del Tribunal Federal de Justicia hc Weinkauff como
presidente,
del presidente del senado dr. Buitre también
el juez federal Prof. dr. Busch, Krumme, Werner, Dr. med. Sauer, dr. Jagusch,
Sarstedt y Martin
decidido :

tenor:
1. primero

Si el testigo al principio se expresa intencionalmente erróneamente en


la misma instancia y afirma la declaración con el juramento en una
fecha posterior, entonces la declaración falsa indebida entra en
perjurio. El testigo solo debe ser castigado por un delito de perjurio.

2. segundo

Si, en el mismo caso, el testigo evoca su declaración falsa para evitar el


peligro de un castigo judicial por el falso juramento subyacente al
juramento, el castigo por el perjurio cometido no se aplica a § 157
StGB .
razones
1

La 3ra División Criminal de la Corte Suprema Federal ha presentado las


siguientes preguntas al Gran Senado para asuntos penales de acuerdo con §§
136 , 137 GVG :

1. primero

Si el testigo, que en el mismo caso se desinhibe inicialmente,


deliberadamente declara incorrectamente y en una fecha posterior
afirma esta declaración con juramento, para castigar solo por un
perjurio o, además, debido a una premisa injusta e improductiva
contraria al perjurio.

2. segundo

Si la disposición del § 157 StGB se castiga en cada caso o solo si se


castigan dos actos independientes según § 153 y § 154 StGB , el autor
afirma que ha invocado la declaración falsa que inicialmente se
presentó de forma no ética. ¿Peligro de un castigo judicial según § 153
StGB para rechazar?

Quiere responder la primera pregunta en el sentido de la primera alternativa,


pero se considera obstaculizado por la jurisprudencia de la 1ª y 5ª Sentencia
Penal. En la segunda pregunta, quiere renunciar a la opinión legal de BGHSt
5, 269 según la jurisprudencia del 1 er Tribunal Criminal y aplicar § 157 en
todos los casos. Considera que la decisión del Gran Senado sobre ambas
cuestiones es necesaria para garantizar una jurisprudencia uniforme.

Se cumplen los requisitos para la presentación según §§ 136 y 137 GVG .

En el caso que se decidirá, el acusado fue escuchado como testigo en una


disputa de custodia pendiente ante el tribunal de distrito en Goch por el
magistrado solicitado en Kleve el 27 de mayo y el 27 de junio de 1953, y tiene
la pregunta si está con la madre del niño que se queja siempre sexualmente
incorrecto, a sabiendas niega la verdad. En la primera cita, él permaneció
imperturbable. El tribunal de primera instancia ordenó su declaración. Luego
invocó la declaración incorrecta en la segunda cita después de repetirla.

El tribunal de distrito condenó al acusado a un total de un año de prisión por


una declaración ilícita deliberada no ética, hecha el 27 de mayo de 1953, y un
perjurio, cometido el 27 de junio de 1953, estableciendo así la presunción de
dos delitos distintos, el El 27 de mayo de 1953, la declaración informal del 27
de mayo de 1953 se completó y se completó cuando el juez de la audiencia no
decidió el 27 de mayo de 1953 continuar el nombramiento. Al determinar la
pena por perjurio, ha aplicado la disposición del § 157 del Código
Penal porque, en su opinión, no se pudo refutar al acusado con certeza de que
había invocado la información incorrecta para no castigarlo con 27. Mayo de
1953 para suspender la declaración incorrecta lasciva.

A.

A la primera pregunta

I.

Si el testigo evoca su declaración incorrecta en una fecha posterior, esto se


hace regularmente repitiendo primero la declaración de alguna forma. Le leen
la transcripción, y él declara que él permanece con esta declaración y está listo
para convocarla. Si la declaración no ha sido registrada, porque fue
reembolsada ante el tribunal de primera instancia ( §§ 161 ZPO , 273 StPO ),
se lo alienta a testificar de nuevo, después de lo cual solo hace el
juramento. Por lo tanto, puede haber dos errores: uno ofensivo en el primero y
uno en el segundo.

El problema es muy limitado en este tema. Solo se consideran dos opciones:


Castigo por perjurio que consume la declaración imprudente falsa, o castigo
por dos actos en la mayoría, una ofensa bajo § 153, StGB y perjurio bajo §
154 StGB . La tercera posibilidad, sin embargo, de que la declaración sin
fundamento y el perjurio en este estado de cosas se mantengan en el contexto
de continuación y el testigo sea castigado por un perjurio continuado, no debe
eliminarse desde el principio, sin examen, desde el principio. Porque el crimen
continuo es un cumplimiento reiterado de los hechos, aunque, en contraste con
los casos de la mayoría de la mayoría, sobre la base de una resolución
completa de todos los hechos. Sin embargo, en la jurisprudencia del Tribunal
Supremo Federal, la continuación de la relación entre los delitos de las secs.
153 y 154 del StGB seconsideró imposible. La pregunta hecha hace necesario
verificar también esta vista correcta.

II.

Las decisiones del Reichsgericht sobre la cuestión presentada no se conocen.

10

III.

primero

La jurisprudencia del Tribunal Federal, que se ocupa de la cuestión presentada


o relacionada con los artículos 153 y 154 del Código Penal , es en todas partes
la primera de la 1ª División Criminal en BGHSt 1, 241[Tribunal Federal de
24.04.1951 - 1 StR 104/51] Se basa en una opinión pronunciada de que el §
153 no es el hecho básico en relación con el § 154, el perjurio del testigo (y
del experto) no es una forma complicada de declaración falsa, sino un delito
intrínseco e independiente (delictum sui generis). Se basa en la opinión de que
la injusticia especial del perjurio consiste en la violación de la forma solemne
de protesta, no en confundir a la autoridad. En el caso de perjurio, la
maldición incorrecta, no la declaración incorrecta, es el elemento punitivo de
la ofensa. La declaración falsa es, de hecho, la condición de perjurio, pero no
el acto real de acto. Por lo tanto, el acto de engaño no es el mismo en el caso
de la declaración imprudente falsa y el perjurio. Se concluyó que no puede
existir una declaración falsa sin hablar y un contexto de continuación del
perjurio, ni si se invoca la declaración errónea en una fecha posterior del
mismo derecho (BGH 5 StH 418/52 y 5 StR 421/52, ambas del 13 de
noviembre de 1952), incluso si, en la segunda instancia, la declaración falsa
hecha en la primera instancia, y en la segunda instancia, en la segunda
instancia, se repite indecorosamente en la segunda instancia (BGHSt 1, 380, 2,
233 [BGH 14.03.1952 - 2 StR 685/51] BGH 1 StR 427/52 de 2 de diciembre
de 1952, 3 StR 55/52 de 25 de junio de 1953, 1 StR 433/53 de 15 de
diciembre de 1953).

11

segundo

En la pregunta sobre cuándo una declaración posterior de la declaración


incorrecta reembolsada inicialmente injustificadamente solo un perjurio y
cuando dos delitos independientes según § 153 y § 154 deben ser adoptados
por el Senado hasta la decisión del 5º Senado BGHSt 5, 44 esencialmente de
acuerdo con la siguiente opinión.

12

a)

Si el juramento confirma de manera concluyente una declaración incorrecta,


no hay una declaración sin fundamento, sino una declaración jurada, es decir,
solo un perjurio. "En conclusión", la declaración se afirma con el juramento,
si el juramento es inmediato. A continuación de la declaración se hace, Aquí
está la declaración solo con su calumnia completa y el juramento forman una
sola entidad. Esto también puede ser el caso si se interroga al testigo sobre el
mismo artículo en varias citas y jura solo en la última cita. Es muy posible que
una audiencia se extienda por varias fechas. El interrogatorio solo termina
cuando el juez indicó que no esperaba más información del testigo sobre el
tema de la audiencia, y que él mismo no tiene nada más que declarar, y que lo
que hasta ahora ha admitido puede considerarse como su declaración
responsable quiere (como ya lo hicieron RGSt 23, 86 cuando se le preguntó
cuándo se completó el perjurio cometido en la forma del perjurio). Si esto
sucede solo en la última de varias fechas de interrogatorio, solo hay una
interrogación y solo una declaración. Si el testigo invoca el testimonio en esta
última cita inmediatamente después de la audiencia, entonces el interrogatorio
se completa solo con el juramento y la declaración se completa. Solo hay un
perjurio

13

Si, por otro lado, el interrogatorio en la primera cita se ha terminado sin que el
testigo haya tomado su declaración falsa, y él lo repite y lo invoca en un
interrogatorio renovado en una fecha posterior, las infracciones contra
las secs. 153 y 154 StGB son en su mayoría. El testigo debe ser castigado por
una ofensa de acuerdo con § 153 y por perjurio.

14

b)

La evaluación de la pregunta de cuándo el interrogatorio no oficial en este


sentido debe considerarse completado, depende de las circunstancias del caso
individual y es un asunto del juez de primera instancia. Los principios
generalmente válidos no pueden establecerse. Si el juez desestima al testigo
sin objeciones, esto generalmente significará que su interrogatorio está
completo en este momento. También es concebible que esté disponible una
declaración completa, aunque el proceso continúa y el testigo aún está
presente. Si lo llaman de nuevo y ahora convoca su declaración anterior,
entonces dos ofensas separadas de acuerdo con § 153 y § 154 StGB
pueden estar presentes, aunque se haya hecho una declaración imparcial y
jurada en una misma fecha.

15

Este punto de vista fue desarrollado por el 10 ° y el 5 ° Senado Criminal (el 1


° Senado Criminal en 1 ES 567/52 de 9 de diciembre de 1952, BGHSt 4, 172
[176], 1 ESE 391/53 de 22 de septiembre de 1953 y 1 StE 433/53 de 15 de
diciembre de 1953, el 5 ° Senado Criminal en NJW 1953, 151 N ° 18 y 5 StE
418/52 de 13 de noviembre de 1952). También estuvo representado por la 2ª,
3ª y 4ª Sentencias Penales (del Senado 20 Penal en 2 StE 409/53 de 28 de
mayo de 1954), de la 3ª División Criminal en 3 StE 57/52 de 24 de abril de
1952; 3 StR 221 / 52 de 15 de mayo de 1952, 3 StE 726/51 de 25 de
septiembre de 1952 y 3 StE 550/52 de 25 de junio de 1953, de la 4ª División
Criminal en BGHSt 4, 214; 4 [BGH 23.12.1952 - 2 StR 612 / 52] StB 274/55
de 6 de agosto de 1953, 4 StS 433/52 de 15 de diciembre de 1953 y 4 St.
515/53 de 18 de marzo de 1954).

16

Incluso las decisiones BGHSt 4, 244 (= 3er senado criminal) y 4 StE 61/55 de
12 de mayo de 1955 (= NJW 1955, 1118) no dejan fundamentalmente esta
línea general. Aunque rechazan la adopción del juez de primera instancia,
hubo dos delitos distintos en virtud de los artículos 153 y 154 del StGB , pero
justifican esto a su vez, que la audiencia del testigo en varias fechas es un
interrogatorio uniforme. En BGHSt 4, 244 tenían en el servicio
procedimientos penales de Testigo se negó a testificar tanto en la primera
como en la segunda fecha y declaró que necesitaba volver a examinar su
testimonio. En la tercera cita hizo el juramento, sin confesar la verdad. En el
caso decidido por la 4ª División Criminal, escuchar al testigo después de la
clausura de la audiencia principal después de dos semanas fue el nuevo. La
cita ha sido continuada. En el nuevo terreno, el testigo juró su cargo.

17

En las decisiones BGHSt 5, 44 y 269, así como 3 StR 177/53 de 7 de octubre


de 1954, el tercer senado fue más allá y, aunque no se formularon reservas
expresas por parte del juez o del testigo, unidad del interrogatorio en general
aceptado, si en el proceso civil el testigo es interrogado primero por el
magistrado requerido y jurado después de la resolución del tribunal de primera
instancia, porque el interrogatorio por parte del juez requerido no coincide,
pero en la ley ( § 391 ZPO ) se presume reserva de la afirmación y por lo tanto
no se puede considerar como completado, siempre y cuando el testigo no
convoque la declaración o no se vea afectado por la orden del tribunal de
primera instancia. En consecuencia, la 2ª División Criminal en BGHSt 7,
186 [BGH 11.01.1955 - 2 StR 230/54] en el proceso penal en el hizo varias
declaraciones con una declaración consistente cuando el testigo cita su
declaración solo en la última cita. Sin duda, ambas sentencias están dentro del
marco de la jurisprudencia existente, ya que se basan en la existencia de un
solo interrogatorio, que solo se concluirá una vez que se haya emitido la
declaración jurada. Sin embargo, al suponer en casos generales que la
declaración no se finaliza hasta el último nombramiento, se aparta de la
jurisprudencia anterior, lo que hizo que la evaluación de esa pregunta
dependiera de las circunstancias del caso y lo dejó al juez de primera
instancia.

18

El caso, que la 3ª División Criminal ahora tiene que decidir, es el mismo que
los casos en los que se basaron las sentencias BGHSt 5, 44 y 269 y 3 StH
177/53. El Senado justifica su opinión de que el acusado solo por una Para
castigar el perjurio, pero ahora, al castigar el falso testimonio, que se
reembolsa con el mismo derecho en varias citas y juramento en la última cita,
no importa cuándo la declaración se "completa"; por el contrario, resulta de la
interacción de las disposiciones legales que, de acuerdo con la voluntad del
legislador, en tales casos la culpa de la declaración falsa lasciva siempre debe
ser compensada por el castigo del perjurio.

19

IV.

El Gran Senado se adhiere a la opinión legal del proyecto de resolución por


las siguientes razones.

20

primero

Dos de la jurisprudencia anterior sobre la relación de § § 155 y 154 del


Código Penal subyacente a las opiniones no resisten la revisión.

21

a)

En la opinión de que el perjurio no es una forma complicada de declaración


falsa, sino una ofensa autoinducida e independiente no puede ser sostenida.
22

Los delitos de los artículos 153 y 154 del Código Penal se basan en la
prohibición de la administración de justicia de no poner en peligro la
determinación de los hechos por declaraciones falsas. La declaración falsa es,
por lo tanto, el elemento de responsabilidad penal. El juramento, en la medida
en que ha jurado por la invocación de Dios, tiene un carácter sacro, incluso si
hoy nadie puede sentir todo esto jurando. Sin embargo, tiene importancia
criminal solo como una reafirmación de una declaración. El crimen de
perjurio surge solo a través de la combinación de una declaración falsa y un
juramento. El juramento puede jurarse incluso sin invocar a Dios. Por lo tanto,
el color sacro no siempre es esencial para él. Los castigos de todos los
juramentos sirven para proteger la administración de justicia al fortalecer y
asegurar el valor probatorio del juramento y el juramento. De la misma
manera sirve la amenaza de castigo del § 153 StGB en contra de la injusta
declaración errónea del tirador del Rechtspflege. La protesta jurada es, visto
desde aquí, simplemente una característica criminal creciente. El perjurio es -
como testimonios de testigos y expertos- la afirmación complicada,
parcialmente sagrada, excelente y complicada afirmación falsa. La declaración
falsa irracional de § 153 StGB es la ofensa básica.

23

En la jurisprudencia del Tribunal Supremo Federal, se ha alegado en contra de


esta opinión que de la redacción del artículo 154 del Código Penal se
desprenda que, en el caso de perjurio, el delito consiste en jurar y no en
declaraciones. Sin embargo, en este caso el significado subyacente de la
redacción es erróneo "intencionalmente incorrecto jurar" en el § 154 nF
significa lo mismo que en el § 154 aF en el testimonio de un testigo "afirmar a
sabiendas un falso testimonio con el juramento". Ambas versiones están
destinadas a expresar que la responsabilidad penal por perjurio comienza solo
con la realización del juramento.

24

La declaración falsa - el falso testimonio de § 154 aF - es característico de los


hechos de perjurio. Sin embargo, la declaración falsa no es un acto de
ejecución dentro del significado del § 43 StGB .

25

Que el juramento del testigo es una forma complicada de la declaración falsa


de § 153 StGB , ambos delitos están dirigidos contra la misma prohibición
criminal, pueden, en contra de la opinión representada por todos los senados
desde BGHSt 1, 380 permanecer en continuación, así ser actos únicos de
perjurio perpetuo.

26

b)

La suposición sobre la cual no se debe unir la jurisprudencia anterior sobre la


cuestión presentada es que el testigo invoca su testimonio inmediatamente
después de su testimonio, de modo que no haya concluido todavía con la
conclusión de las declaraciones o la decisión que ordena el juramento 4 StE
918/51 del 24 de abril de 1952), pero solo se completa con el juramento. La
declaración equivocada se completa cuando el testigo se levanta a jurar. La
juramentación solo tendrá lugar cuando el anuncio del testigo y las preguntas
del juez y del resto de las partes en el proceso hayan cesado finalmente,
cuando todos los involucrados tengan que considerar el testimonio del testigo
como el testimonio que desea defender. Las declaraciones y juramentos,
interrogatorios e insultos (o tomar juramentos) deben separarse. El juramento
nunca es parte del testimonio, el juramento no es parte del interrogatorio. El
testimonio y el interrogatorio siempre se completan antes del juramento del
testigo. En este momento se realizan los hechos del § 153.

27

Esto se aplica a todos los casos de testimonio de testigos con juramentos


subsecuentes en forma indiscriminada, ya sea una declaración incorrecta en la
misma fecha o en una fecha posterior, ya sea en la "conexión inmediata" con
el interrogatorio o más tarde convocada.

28

tercera

Sin embargo, en todos estos casos, el testigo que testifica intencionalmente


debe ser castigado solo por un delito de perjurio, y no también por una ofensa
o perjurio independiente de la indecente declaración falsa a perpetuidad. Las
razones para esto son las siguientes:

29

a)

La disposición penal de § 153 se creó porque la relajación del juramento


obligatorio les había dado a los tribunales el poder de abstenerse de jurar ante
los testigos en mayor medida que antes, y de basar la determinación de los
hechos en juramento, y porque los tribunales de este poder de ser uno en
el. En la medida en que el legislador no hizo ningún uso intencional. El
propósito de la amenaza punitiva de § 153 es asegurar el valor de la
declaración lasciva como evidencia. Solo era necesario castigar aquellas
declaraciones falsas que permanecen impunes y, por lo tanto, hasta ahora no
eran punibles como tales, pero no una necesidad de responsabilidad penal
adicional de las declaraciones falsas ya cubiertas por perjurio. Por lo tanto, la
tarea de la disposición del § 153 es cerrar la brecha que existiría en la
protección de la administración de justicia, si, como en la ley aplicable hasta
1943, la declaración falsa sería punible solo si es convocada, mientras que las
declaraciones lascivas a gran escala ser utilizado como una base de juicio. §
153 tiene, en este sentido, carácter subsidiario en comparación con § 154. En
el mismo sentido, ha entendido la punibilidad de la declaración injusta
unidichen: la razón de ser de la § 187 del proyecto de 1927, haciendo hincapié
en que la pena es necesaria en todos los casos en que En el futuro, no habría
ninguna justificación para esto, y el razonamiento para el borrador en 1930,
que, sin embargo, quería dejar impune la declaración falsa no oficial. El § 153
se aplica mutatis mutandis a declaraciones falsas que no son convocadas y,
por lo tanto, no caen bajo el perjurio.

30

b)

Que el testigo del mismo tema se escuche varias veces, en la misma cita o en
varias citas, si el interrogatorio múltiple forma o no una unidad según el
significado de la jurisprudencia anterior de los senados, depende de la
organización del procedimiento. Está determinado por el comportamiento de
las personas involucradas en el proceso, por consideraciones de conveniencia
procesal y otras circunstancias fuera del alcance del caso. Por lo tanto, sería
contrario a la justicia condenar al testigo, quien afirma una declaración falsa
con juramento, de acuerdo con el diseño del procedimiento solo por un delito
de perjurio o también debido a una ofensa de conexión de continuidad o de
competencia en virtud de § 153.

31

Ambos aspectos (a a) yb)), la 3ra División Criminal ya ha sido utilizada en la


sentencia BGHSt 5, 44 [47] en apoyo de su opinión de que la declaración en
primer lugar desprestigió ante el juez requerido en perjurio, si el testigo en
Orden del tribunal de primera instancia convocada en una nueva cita.

32

V.
Para los diferentes casos de repetición y corrección de declaraciones falsas,
los siguientes resultados de todo esto:

33

primero

La ofensa de § 153 se cumple siempre cuando el testigo es pronunciado, pero


si el testigo evoca su declaración falsa, la ofensa de la declaración falsa falsa
es perjurada. No importa si la declaración incorrecta se realiza y convoca en la
misma fecha o en diferentes fechas, si la interrogación múltiple forma una
sola entidad o cada una de las varias interrogaciones es independiente y, por lo
tanto, existen varias declaraciones sobre si el juramento es inmediato.
Siguiendo la declaración o más tarde se hace. Se deduce de la interacción de
los §§ 153 y 154 que en todos estos casos la culpa de la declaración falsa
indecorosa debe ser satisfecha mediante la condena del perjurio.

34

Esto es cierto incluso si el testigo cambia sus declaraciones falsas, es decir, si


da un falso testimonio a favor de otra manifestación falsa, que afirma con el
juramento. La declaración hecha es falsa, el juramento es un
perjurio. Además, debido a las partes falsas no juradas de la declaración
anterior bajo § 153 StGB para castigarlo, lo haría. El propósito de esta
disposición es violado. Nuevamente, no hace ninguna diferencia si las
declaraciones divergentes se hicieron en varias fechas de un solo
interrogatorio, o si la declaración que contiene el testimonio falso anterior ya
se completó como el testigo del nuevo interrogatorio. La representación pasó
de largo. La sentencia del 4 ° Senado Criminal 4 StH 61/55 de 12 de mayo de
1955 (= NJW 1955, 1118) también parece ser de la opinión de que, en ambos
casos, con respecto al carácter subsidiario de § 153 en relación con § 154
StGB solamente castigar por perjurio

35

Si el testigo es interrogado repetidamente, pero en cada interrogatorio a otro


sujeto sujeto a prueba, y la falsedad se revela en cada sujeto, todo el proceso
debe ser apreciado solo desde el punto de vista del perjurio, si finalmente
evoca sus declaraciones.

36

segundo

Todo esto es válido solo si la declaración falsa se afirma en el mismo pasaje


con el juramento. Si el testigo repite y jura en el segundo motivo en el primer
caso, la declaración falsa hecha en el primero, existen dos delitos reales que
compiten de acuerdo con § 153 y § 154 o perjurio perpetuo, dependiendo de
las circunstancias. La razón de esto es que en este caso la declaración falsa en
el primer motivo era evidencia y posible base para la decisión, poniendo así en
peligro su seguridad. De nuevo, el juez la ha juzgado si él le ha dado su fe o la
ha apartado bruscamente como increíble, eso es irrelevante en este contexto,
porque la ilegitimidad de la declaración falsa está poniendo en peligro la
administración de justicia.

37

tercera

Sin embargo, si el testigo, después de haber hecho una declaración falsa, es


interrogado de nuevo en el mismo caso, y a su vez afirma equivocadamente,
es que repite la declaración que había hecho anteriormente, aunque hace
afirmaciones desviadas pero también falsas, sin embargo ahora permanece
imperturbable, por lo que viene en relación con el perjurio anterior el aspecto
del carácter auxiliar de § 153 StGB no en consideración. Tiene sentido solo
contra declaraciones falsas que preceden al perjurio. Solo se convocan las
declaraciones ya emitidas. Solo ellos pueden ser considerados como
castigados por el castigo por perjurio. La declaración falsa hecha después del
perjurio en la misma instancia, incluso si es solo una repetición de la
declaración suplicante, constituye evidencia adicional. Por lo tanto, el
perpetrador, de acuerdo con su intención, dos delitos reales que compiten
según § 153 y § 154 StGB o castigar por perjurio continuo. En los casos
básicamente similares, donde el testigo es condenado al ostracismo y jura por
falsos juramentos después de la realización de un perjurio, la jurisprudencia ya
ha supuesto que hay dos delitos en continuación o proporción de la mayoría
(BGHSt 1, 3805 BGH 3 StE 550/52 de 25 de junio de 1953, RGSt 68, 356,
RG JW 1938, 3103 No. 4, RGSt 43, 219).

38

cuarto

Si no se convoca la declaración incorrecta, entonces se castiga bajo § 153


StGB tan pronto como se complete el interrogatorio. La fecha de finalización
de la audiencia está determinada por lo anterior a III. principios de la
jurisprudencia. Se completa cuando el juez ha indicado que no espera ninguna
otra información del testigo sobre el tema, y el testigo de que a su vez no
quiere expresar más y quiere aceptar lo declarado hasta ahora como su
declaración responsable. Si el testigo corrige la declaración falsa en ese
momento, la ofensa según § 153 StGB no se completa. El intento no es
punible. Después de este tiempo, la corrección solo tiene la consecuencia de
que se aplica § 158 StGB . Estos principios se aplican incluso si el testigo,
antes de tomar el juramento, corrige la información falsa y ahora conjura una
declaración verdadera. En este caso, la declaración falsa no es consumida por
un perjurio que la afirma. Por ejemplo, si el testigo, que ha jurado su
declaración falsa, no termina la fórmula del juramento, pero, debido a que su
conciencia lo golpea, deja de jurar y ahora le da el honor a la verdad, en
verdad ha renunciado al intento de perjurio. Sin embargo, esto no elimina la
ofensa de la declaración falsa indecorosa ya completada con el comienzo del
juramento. Sigue siendo punible según § 153. Esto resulta de acuerdo con §
46 Abs. 2 StGB como resultado del hecho de que el legislador ha hecho una
declaración falsa de la ofensa. Una dureza no se encuentra en ella. Para § 158
le da al juez el poder no solo de mitigar el castigo bajo ciertas condiciones,
sino incluso de abstenerse por completo del castigo. No hay una política legal
convincente. Motivo de hacer correcciones retroactivas a los motivos
personales de responsabilidad penal en tales casos. Si un testigo es inducido a
retractarse más fácilmente, mientras más se lo acuse de ser insolente, entonces
no se debe pasar por alto que la otra persona fácilmente hará la declaración
equivocada si sabe que puede abolir la pena retirándola a su debido tiempo y,
por lo tanto, con la declaración falsa sin gran riesgo.

39

En el caso de una interceptación indescriptible en varias citas, dependiendo de


si el interrogatorio finaliza en cada una de las citas individuales o como una
unidad que cubre todas las citas, hay varias infracciones que coinciden en la
mayoría de la mayoría o en continuidad o una sola ofensa bajo § 153
StGB , Si, en este último caso, el testigo en la última cita le da el honor a la
verdad, antes de que se completen el interrogatorio y la declaración, las
declaraciones falsas anteriores para la aplicación de § 153 StGB no tienen
importancia criminal, porque no llegaron a la finalización de la ofensa. Con la
conclusión de los procedimientos en el caso respectivo, el interrogatorio
finaliza a más tardar y la declaración no completa se completa.

40

VI.

Después de todo, las opiniones jurídicas sobre las cuales se basó la primera
pregunta hacen posible una solución satisfactoria, incluidas las otras preguntas
relativas a la relación entre las Secciones 153 y 154 del Código Penal , lo que
demuestra su utilidad práctica.

41

La decisión corresponde a la solicitud del Fiscal Federal Jefe.


42

B.

A la segunda pregunta

43

I.

primero

Hasta la nueva versión del VO del 29 de mayo de 1943, el § 157 solo era
aplicable si la indicación de la verdad para el testigo era objetivamente el
peligro de enjuiciamiento penal por un delito o delito provocado. No era
necesario que el testigo supiera el peligro. La suposición errónea de evocar el
peligro al afirmar la verdad no fue suficiente para mitigar la pena según § 157.

44

Para la aplicación de § 157 aF, el Reichsgericht ha establecido el principio de


que el delito, que amenaza el enjuiciamiento penal al declarar la verdad (=
"predicado") debe ser cometido ante la declaración falsa de que así los hechos,
el castigo no puede ser justificado por la declaración falsa en sí misma (RGSt
62, 211). Por lo tanto, el demandado no podía alegar que había invocado la
declaración falsa porque era culpable de difamación o favoritismo. Esto
resultó directamente de la redacción de la ley. La condición para mitigar la
sentencia debe ser que el testigo esté en una condición de restitución al hacer
el testimonio.

45

segundo

Según la nueva versión, la presunción del beneficio legal del § 157 es la


intención del testigo de evitar el peligro de un castigo judicial al afirmar la
mentira de un pariente o de sí mismo. Esta intención no necesariamente fue el
único motivo de la manifestación de la mentira (BGHSt 2, 379; 2 [BGH
13.11.1951 - 1 StR 597/51] StR 154/53 de 3 de julio de 1953, 5 StR 259/52 de
6 de marzo de 1952). El § 157 también debe usarse si el testigo solo ha
asumido erróneamente tal peligro (BGH 3 StH 294/52 de 3 de julio de 1952,
RGSt 77, 219 [222]).

46
La acción por la cual el testigo temió un castigo judicial, que él quiere evitar
expresando falsedad, lógicamente debe mentir antes de esta declaración. Sin
embargo, es suficiente que el testigo considere que un comportamiento que
precede a la declaración falsa es punible como resultado de una evaluación
legal errónea.

47

De esto, el 10 Senado en 1 StR 391/53 de 22 de septiembre de 1953 y el 3er


Senado en el fallo sobre el fallo - renunciando a la opinión opuesta en BGHSt
5, 269 - derivan, incluso si la declaración solo se completa después de una
repetición en una fecha posterior y jure, debe beneficiar al testigo § 157
StGB , si él había creído a sí mismo por el primero. Nombramiento del
demandante reembolsado por haber hecho una declaración falsa ya punible, y
por lo tanto temía el castigo en el caso de la corrección. En la resolución de
remisión se afirma que no entra en conflicto con el hecho de que las
declaraciones difamatorias formuladas en el primer nombramiento son
perjuradas y, por lo tanto, no están sujetas a un castigo independiente. En
consecuencia, la disposición del § 157 del StGB debería intervenir incluso si
las declaraciones formuladas en los diversos nombramientos forman una
declaración coherente, aunque solo haya un delito penal y el testigo sea
libre; por rectificación antes de la declaración de la ofensa, la ofensa de § 153
StGB para no llegar a la perfección y el límite de punible, no exceder. Dado
que depende únicamente de la idea de que el testigo tiene responsabilidad
penal por su comportamiento anterior al juramento, pero no de si fue
objetivamente adecuado inducir a un enjuiciamiento penal, debe estar en la
representación legal del § 157 a. quien no pudo incurrir en el castigo, no ser
justificado por la declaración falsa en sí misma, ya no puede mantenerse. Se
hace una excepción solo en el caso de que el testigo conjure la declaración
incorrecta en el siguiente inmediato en la misma cita, porque aquí el
acontecimiento forma una "unidad natural". Mientras tanto, sin embargo, el
asunto no es diferente del que, en el caso de un interrogatorio en varias fechas,
la declaración errónea se hace en perjurio.

48

Por el contrario, el 3er Senado en la sentencia BGHSt 5, 269 había denegado


la aplicabilidad de § 157 StGB en el caso en que el testigo interrogado jura a
una nueva fecha sobre la decisión del tribunal de primera instancia e hizo un
perjurio.

49

II.
El Gran Senado no puede aceptar la opinión contenida en la resolución de
remisión, pero considera, por razones que ya han sido citadas esencialmente
en BGHSt 5, 269, que, si en el mismo caso, el testigo actúa en cualquier forma
o secuencia afirmación afirmada, la disposición del § 157
StGB no es aplicable al perjurio cometido.

50

primero

Sin embargo, el punto de vista compartido en BGHSt 5, 269 no parece del


todo correcto. En la legislación penal se reconoce que, en general, nadie
debería ser capaz de invocar una situación peligrosa que él mismo provocó
con el conocimiento del peligro que lo amenazaba. Aunque esto se basa en un
pensamiento correcto, que es ampliamente utilizado en la ley. Especialmente
en derecho penal, el principio no es continuo y exclusivo.Así, por ejemplo, no
se pierde el derecho de legítima defensa que ha causado el ataque en sí (ver
RG JW 1926, 1171 No. 8 [1172] con referencias en la nota, Webers; RGSt 73,
341 [542]). Además, el testigo puede estar al tanto del "delito predicado" que
puede estar en una situación difícil para declarar en un juicio civil o penal
como testigo de este acto o para declarar falso. Esto es concebible, por
ejemplo, con favoritismo personal, acusación falsa, falsificación de
documentos, fraude, adulterio. La 2da División Criminal representa en BGHSt
7, 332 esencialmente el mismo punto de vista.

51

Además, un principio rígidamente impuesto de ese contenido también


prohibiría, en el caso de dos infracciones realmente rivales, declaraciones
falsas no éticas en primera instancia, juramento de falsedad falsa en segunda
instancia, declaraciones sin fundamento o perjurios en ambos conjuntos de
derechos - § 157 sobre lo que luego se cometió Y, por lo tanto, contradice la
jurisprudencia establecida del Tribunal Federal de Justicia (cf BGHSt 2, 233
[234] , 3 StR 37/52 de 24 de abril de 1952 ; 3 StR 221/51 de 15 de mayo de
1952 ; 3 StR 591/54) del 21 de enero de 1953, RL 591/54 de 21 de enero de
1955).

52

segundo

La razón de la inaplicabilidad de § 157 StGB radica en el hecho de que en los


casos en los que la declaración falsa no idéntica se convierte en perjurio, para
la consideración penal existe una ofensa uniforme. Por lo tanto, como ya se
señaló en BGHSt 5, 269, hay una falta de una ofensa punible contra el
perjurio, que podría dar al testigo el peligro de un castigo judicial si se
establece la verdad. § 157 StGB nF solo enfatiza la presentación del testigo
Por lo tanto, no presupone que el "delito predicado" por el cual le tiene miedo
al castigo judicial sea punible. Sin embargo, la idea errónea nunca debe
referirse a un proceso que es parte de la totalidad del perjurio. Aquí están los
principios que la Corte Imperial para § 157 aF ha desarrollado y que también
están en el sentido más amplio, basados en la idea de quién crea la situación
de peligro solo por la declaración falsa en sí misma, no puede mitigar la
mitigación más barata debido a esta declaración falsa derivada. Precisamente
porque según la disposición en su versión actual, la mitigación de castigos es
posible incluso con conceptos erróneos completamente infundados del
demandante, tales eventos, que son objeto de castigo por perjurios, deben ser
descartados por la cuestión de si el § 157 StGB debería aplicarse. Esto
también se encuentra en el sentido y el propósito de la nueva versión de la
regulación. No debería tener lugar incluso si la declaración se da
objetivamente, pero solo si el testigo también ha tenido conocimiento de este
estado de emergencia. Porque solo bajo esta condición la situación puede
haberlo determinado a jurar falsamente. Esto solo puede justificar la medida
de castigo bajo aspectos culpables.

53

tercera

Otra razón más, también citada en BGHSt 5, 269, indica que, de acuerdo con
la voluntad de la Ley, el § 157 del Código Penal no debería beneficiar al
testigo, que solo hace la declaración inicialmente irreflexiva en una nueva cita
en resumen o en detalle Repetidamente jurado. Tales casos son comunes,
especialmente en el proceso civil. Si uno quisiera aplicar aquí § 157 StGB a la
declaración jurada, porque el testigo es creído o no puede ser refutado, de ese
modo tenía la intención de evitar el castigo judicial debido a la ofensa
cometida con la primera declaración falsa después de § 153 StGB de sí mismo
Por lo tanto, el Strafdrohurg sería ampliamente suspendido por perjurio. En
muchos casos en los cuales la pena máxima de perjurio hasta el momento se
ha encontrado con el testigo, el juez podría mitigar el castigo y abstenerse de
negar los derechos civiles de honor.

54

Sobre la inhabilidad permanente de continuar siendo escuchado como testigo


o experto, no debe reconocer ( § 161 Abs. 1 StPO ).

55
El falso testimonio intencionalmente laxo ha sido declarado punible para
fortalecer la protección de la administración de justicia. No hay nada que
sugiera que fue la voluntad del legislador permitir que el perpetrador apele
al § 157 del Código Penal alemán con el nuevo castigo y así debilitar la
protección de la administración de justicia contra el perjurio, que por regla
general tiene un mayor valor probatorio. No es posible leer algo fuera de la
ley, que obviamente no lo quería.

56

cuarto

En el castigo por perjurio continuado, el § 157 StGB tampoco está


permitido por las razones expuestas en 2) y 3) si se hicieron declaraciones
falsas irracionales en primera instancia y perjuraron en el segundo caso. Por lo
demás, los requisitos previos para la aplicación del artículo 157 del Código
Penal tampoco se dan aquí, porque el testigo repite e invoca la declaración,
que en un principio se consideró imprudente, porque estaba decidido a hacerlo
desde el principio, pero no a causa de su acto parcial anterior. (continuación)
acción para evitar el castigo judicial de acuerdo con § 153 StGB .

57

III.

La decisión de la segunda pregunta también corresponde a la solicitud del


Fiscal Federal Jefe.

Weinkauff
El Dr. buitre
arbusto
krumme
Werner
El Dr. agrio
Jagusch
Sarstedt
martín

citas
Cargando el contexto del document
BGH 5 StR 219/12 - Decisión de 4 de
julio de 2012 (LG Berlin)
Perjurio (sentencia erróneamente estipulada, caso menos
grave, juramento objetivamente incorrecto: falta de instrucción
sobre el derecho a negarse a prestar declaración, no jurar
como regla, prohibición de jurar); cantidad de daño legalmente
determinada en caso de robo.

§ 154 StGB; § 59 StPO; § 55 StPO; § 242 StGB

Principios rectores del editor

1. Si en una declaración que es punible como perjurio, una declaración


bajo §55 StPO no es legalmente incorrecta, también se negará un
castigo atenuante, si se determina a testificar al acusado con
referencia a su derecho a no abstenerse de la declaración falsa irse.

2. Cuando se examina si existe un caso de perjurio menos grave


según § 154Abs. 2 StGB, debe mitigarse tener en cuenta que las
condiciones para una toma de posesión del acusado como testigos
después de la nueva regulación de § 59 Abs. 1 oración 1 StPO no
existía. En el caso de una juramentación que no está indicada por
razones legales y por lo tanto es objetivamente incorrecta desde el
punto de vista del procedimiento, es obvio que se asume un caso
menos grave (ver BGHSt 17, 128 , 136). Decisiones La sentencia del
Landgericht Berlin de 20 de diciembre de 2011 de conformidad con el
artículo349 (4) del StPO queda derogada por la apelación del
demandado.

en la oración sobre la pena de libertad única en el caso III.1 b y sobre


la pena privativa de libertad total de cuatro años,

en el caso de la sentencia de libertad condicional en el caso III.2 y de


la condena total de tiempo libre de tres años y nueve meses, en lo que
respecta al monto del daño en el caso III.2.

La revisión posterior se rechaza por infundada según § 349 Abs. 2


StPO.

En lo que respecta a la anulación, el caso se envía a otro tribunal de


apelación del distrito para un nuevo juicio y una decisión, incluidos los
costos de la apelación.
razones

El tribunal de distrito tiene al acusado por perjurio en dos casos,


uno de ellos en coincidencia con la sospecha y el intento de
detención falsos, en un caso en coincidencia con la sospecha
falsa de sanciones individuales del castigo del tribunal de distrito
Tiergarten del 7 de agosto de 2007 y dos penas separadas de la
sentencia del Tribunal Regional de Frankfurt (Oder) de 23 de julio
de 2008 condenada a una pena privativa de libertad total de
cuatro años. Además, ha condenado al acusado a un total de tres
años y nueve meses de prisión por robo y
falsificación. Finalmente, se ha formado a partir de las dos penas
restantes de la sentencia del tribunal de distrito de Frankfurt
(Oder) antes mencionada, una tercera pena privativa de libertad
total de dos años y cinco meses.La revisión del acusado basada
en la violación de la ley sustantiva conduce a la anulación de las
dos penas individuales más altas y las sanciones totales
asociadas; de lo contrario, es infundado.

1. La pena individual impuesta al perpetrador cometido en


coincidencia con sospecha falsa e intento de evasión del castigo
(caso III.1 b) no tiene continuación debido al examen insuficiente
del caso menos grave de acuerdo con § 154 Abs. 2 StGB.

a) Según las conclusiones del Landgericht, el acusado, que en


ese momento estaba en Alemania por estancia ilegal en
Alemania, fue registrado como testigo el 16 de enero de 2007 en
el proceso penal contra L. por cometer un delito homicida y
permitió que el fiscal sustantivo diera la empresa después
Interrogatorio a pesar de los problemas indicados con la
autoridad de los extranjeros para poder salir del juzgado
nuevamente. En el mismo día que se llevó a cabo el examen de
testigos judiciales, el acusado hizo deliberadamente
declaraciones falsas y dirigió la sospecha de homicidio a un
delincuente alternativo. Dado que el fiscal público interino, que
también estuvo presente durante la audiencia, no informó al
magistrado investigador sobre los problemas del acusado con la
autoridad de extranjeros, no se cumplieron las instrucciones del
demandado sobre el derecho a denegar información de
conformidad con § 55 StPO. Después de su interrogatorio, el
acusado juró de acuerdo con § 62 n. ° 2, § 59 párrafo 1 oración 1
StPO.

La declaración falsa del acusado impidió un asesinato inmediato


en contra de L. no, a pesar de la repetida declaración falsa del
acusado en la audiencia principal - bajo la nueva jura de
malentendido de § 60 N º 2 StPO - también fue declarado
culpable de los cargos.

b) La sentencia individual de dos años y ocho meses por este


hecho fue tomada por el tribunal regional en virtud del marco
estándar de derecho penal del artículo 154 (1) del Código Penal y
la existencia de un caso menor fue rechazada. Aunque se ha
mitigado la elección del castigo debido a la instrucción omitida,
pero objetivamente ofrecida, de conformidad con el § 55 StPO
denegado porque la declaración de acusado determinada no
puede ser disuadida por la referencia a su derecho a negar la
declaración falsa (ver BGH, Sentencia de 13 de febrero de 1991 -
3 StR 342/90 , BGHR StGB § 157 párrafo
1 autopromoción 4 ). Además, ha negado la existencia de una
prohibición de eid bajo § 60 no. 2 StPO sin ningún error de
ley. No obstante, al examinar si existe un caso de perjurio menos
grave según el artículo 154 (2) del Código Penal, el tribunal de
distrito debería haberse tomado la molestia de considerar que las
condiciones para el juramento del acusado como testigo ya se
aplicaron desde el 1 de septiembre de 2004. § 59 párrafo 1
oración 1 StPO, según el cual el no juramento de un testigo es la
regla y el juramento es la excepción, en el caso de una
comprensión correcta de la ley no estaba disponible. El
testimonio del acusado no tuvo una importancia decisiva para la
investigación preliminar, que posteriormente se continuó sin
demora contra L. Además, los hallazgos no muestran que hubiera
sido necesaria una toma de posesión para producir una
declaración verdadera (véase Ignor / Bertheau en LR, 26ª ed., §
59, marginal 6 ff.). Ante un juramento por razones legales,
jurando objetivamente procedimentalmente injusto para el tribunal
de distrito, la presunción de un caso menos grave era obvia (ver
BGH, sentencia de 19 de febrero de 1960 - 1 StR
609/59 , BGHSt 17, 128 , 136, Fischer , StGB, 59 ª edición, §
154, n º 19, sin más detalles). Ciertamente, el castigo tuvo que
ser más severo que la pena de un año y seis meses sin pena de
muerte en el caso III.1 c: asumiendo un caso menos grave y
sujeto a la aprobación de una declaración de necesidad
(§ 157 StGB). Sin embargo, el Senado no puede descartar el
hecho de que el tribunal de distrito hubiera reconocido una pena
de tiempo libre individual inferior a la que se impuso en vista de la
penalidad considerablemente leve de § 154 Abs. 2 StGB que se
aplicará.

La abolición de la pena individual lleva al levantamiento del


tiempo libre total de cuatro años.Como solo hay errores de
valoración, todos los juicios sobre este caso pueden permanecer.

2. Además, la pena única de tres años y seis meses por el robo


con allanamiento de morada del 24 de abril de 2010 (Caso III.2)
impuesta por el acusado no resiste la revisión.

De acuerdo con los hallazgos de la División Criminal, el acusado


y sus cómplices se robaron varios objetos en este acto,
incluyendo herramientas de cuatro gabinetes de herramientas y
"alrededor de 1,000 - 2,000 taladros y cuchillas cada uno,
causando daños de € 245,837.76" (p.20). Como un daño total, el
tribunal de distrito ha aceptado una cantidad de 466.488,56 €. La
magnitud del daño se basó en las declaraciones hechas por la
parte perjudicada, que calculó que el daño ascendió a unos €
120,000 dentro del alcance de una estimación hecha durante la
investigación preliminar (ver pp. 20, 70).

9
La información ambigua sobre la cantidad de herramientas
robadas no respalda los hallazgos sobre la cantidad de
daño. Esto es cierto incluso porque los motivos de la sentencia
no pueden deducirse si la División Penal ha aplicado el daño
mínimo en la sentencia. Además, los fundamentos de la
sentencia no guardan relación con el hecho de que el testigo
originalmente asumió un daño significativamente menor y, en
ausencia de regulación por parte de la compañía de seguros, no
tenía más evidencia objetiva del monto del daño. Por lo tanto, el
caso requiere una nueva evaluación del alcance del daño. Dado
que el alcance del daño fue una razón importante para el castigo,
el Senado no puede descartar que la sentencia individual hubiera
sido menor, a pesar de todos los demás motivos de pena. Solo a
la cantidad de daño tendrán que hacerse nuevos
descubrimientos.

10

El error legal lleva a la abolición de la pena privativa de libertad


impuesta de tres años y nueve meses. Además de los hallazgos
sobre el monto del daño en el caso III.2, el nuevo tribunal de
primera instancia deberá basar la evaluación en todos los demás
hallazgos restantes.

11

La penalidad total en la aplicación de los principios de § 55 StGB


demuestra ser un total libre de errores, de modo que además de
los dos delitos individuales más pequeños y el tercer tiempo libre
total permanece.

Número de HRRS: HRRS 2012 No. 758

Referencias externas: NStZ 2012, 567

Editor: Christian Becker

Jurion
 búsqueda
 noticias
 tienda
 Jurion Lab
 registro
 registro

 Búsqueda avanzada
 contenido

búsqueda
No hay restricciones de búsqueda habilitadas

 Y
 Oregón
 Y NO
 O NO

aaa
Atrás leyendo
0 a la lista de vigilancia
El documento se está cargando ...

Tribunal Federal
Urt. 16.09.1958, Az.: 1 StR 42/58
remedio
Tribunal: BGH
Formulario de decisión: Sentencia
Fecha: 16.09.1958
Referencia: JurionRS 1958, 13641
Número de archivo: 1 StR 42/58
ECLI: [no especificado]

la respuesta del proceso:


procedimiento:

LG Hechingen - 18.10.1957

Fundamento jurídico:
§ 154 StGB
sitios:
BGHSt 12, 56 - 58

MDR 1959, 51-52 (texto completo con LS oficial)

NJW 1958, 1881 (texto completo con LS oficial) "Responsabilidad por la


aceptación de juramentos"

procedimiento:
Perjurio entre otros

BGH, 16.09.1958 - 1 StR 42/58


Lineamiento oficial:
El solicitante no puede ser oído como testigo y jurado en el procedimiento
para la declaración de muerte bajo el Verschollenheitsgesetz.

Pero si sucede, puede ser un perjurio perjurado.

En la sesión del 16 de septiembre de 1958, el 1º Tribunal Penal de la Corte


Federal de Justicia participó en:

Presidente del Senado Buitre como presidente,

Juez federal Werner Juez federal Martin Federal Juez Menges Federal
Judge Hengsberger como juez asociado,

Fiscal General en el Tribunal Federal de Justicia ... como representante de la


Oficina del Fiscal Federal,

Empleado judicial ... como empleado de la oficina,

reconocido por derecho

tenor:
En la revisión del acusado es la sentencia del tribunal de distrito de Hechingen
de 18 de octubre de 1957

1. a)
enmendado en el veredicto de culpabilidad de que el acusado es
culpable de intento de fraude e intento de perjurio,

2. b)

en castigo con respecto a la sentencia de prisión por perjurio, así como


en relación con la condena total, cada una con los resultados derogados.

En la medida de la anulación, el caso se envía al Tribunal Regional para un


nuevo juicio y una decisión, incluidos los costos de la apelación.

La nueva revisión de los acusados es rechazada.

Por los derechos

razones:
1

El tribunal de distrito ha condenado al acusado por perjurio e intento de fraude


a una sentencia total de un año, dos meses de prisión y los efectos secundarios
de § 161 StGB. Su revisión es parcialmente exitosa.

I.

objeciones de procedimiento.

1)

Infracción de § 338 N º 1 StPO (en conjunción con § § 70, 10 (2) GVG).

La Gran División Criminal de la corte de distrito de Hechingen fue ocupada


en la audiencia principal del 18 de octubre de 1957, con el Juez de Distrito Dr.
Ing. R. como presidente y asesores judiciales H. y M. como asesores. De
acuerdo con el plan de distribución comercial del tribunal del distrito de
Hechingen, los siguientes jueces eran miembros del Gran Tribunal Penal en
ese momento:

El Director del Tribunal de Distrito S. como Presidente,


Juez de Distrito Dr. R. como Vicepresidente y Asesor,

El Juez de Distrito V., el Juez H. y el Juez M. (con media mano de obra) como
asesores,

Como asesores adjuntos, se proporcionaron otro juez de la corte y dos


consejos de tribunales de distrito (todos los miembros de las cámaras civiles al
mismo tiempo).

Después de la declaración oficial del presidente del tribunal de distrito, el


director del tribunal de distrito S. estuvo enfermo del 6 de octubre al 4 de
noviembre de 1957 y el juez del tribunal V. del 2 al 21 de octubre de 1957, de
vacaciones, para que la sala criminal se llenara con los miembros ordinarios
restantes.

La demandante justificó su nombramiento de la siguiente manera:

a) La ocupación de una Gran División Criminal con dos jueces auxiliares


como asesores viola la ley en principio.

b) En los planes de distribución comercial del Landgericht Hechingen para los


años 1955, 1956 y 1957, solo los asesores podrían ser nombrados jueces del
Gran Tribunal Penal, aparte del Presidente y el Juez de Distrito V., ya que la
capacidad de esta cámara con jueces permanentes no incluye los puestos
requeridos Estamos disponibles Por lo tanto, en las sesiones que se llevaron a
cabo durante esos años, la División de lo Penal contaba regularmente
con un asistente de juez, en caso de necesidad temporal con dos jueces
asistentes.

10

Después de tomar nota de la declaración oficial del presidente del tribunal de


distrito el 27 de diciembre de 1957, el abogado defensor declaró en su alegato
de 6 de febrero de 1958 que según el plan de distribución comercial para la
ocupación de la División Criminal "se proporcionaron suficientes jueces
ordinarios". Las afirmaciones ampliadas allí para complementar su queja
procesal no pueden tomarse en cuenta, ya que el alegato fue recibido solo
después de que expira el período de revisión de la apelación (§ 352 (1) StPO y
BGH 4 StR 555/57 de 27 de marzo de 1958, ver también BGHSt 3, 213, 214).

11

En a) se hace referencia a la decisión BGHSt 8, 159, a la cual el Senado ya se


ha adherido en su sentencia 1 StR 435/56 de 22 de diciembre de 1956. La
opinión disidente del Tribunal Regional Superior de Karlsruhe en la decisión
NJW 1957, 1367 No. 14, el Senado no puede seguir (ver también BGH I ZS
NJW 1957, 1762 No. 6).

12

Sobre b) El presidente del tribunal de distrito de Hechingen hizo su


declaración oficial el 27 de diciembre de 1957 de la siguiente manera:

"El Landgericht Hechingen está programado para ser ocupado por un


presidente, un director y cinco concejales. El tribunal de distrito ha sido
asignado durante varios años como juez asistente a Gerichtsassessor. Para los
atrasos existentes en el tribunal penal de 1.9.1956, otro Gerichtsassessor (H.)
as Desde el 1 de enero de 1957 hasta el 31 de marzo de 1957, se asignó al Dr.
Ru. La mitad de su fuerza de trabajo para cumplir con la división penal del
Tribunal; ... Debido a la prolongada enfermedad del Presidente de la División
Criminal, el Director del Tribunal de Distrito S., en 1956 no fue posible
digerir por completo los residuos existentes, se convirtió después de la partida
de Ger.Ass Dr. Ru. El 31.3.1957 por el Ministerio de Justicia del 16.8.1957 al
31.12.1957 Ger.Ass. con la mitad de su fuerza de trabajo asignada al tribunal
de distrito ".

13

Luego dice:

"El Director del Tribunal de Distrito S. falló debido a una enfermedad del 9 al
24 de septiembre de 1957. LGRat Dr. R. presidió la división criminal después
del regreso del Director S. de LG de su enfermedad, el asesor LGRat V. se
despidió, el no había podido competir en septiembre debido a la enfermedad
del Director LG S. LGRat V. estuvo de vacaciones desde el 2 de octubre hasta
el 21 de octubre de 1957. Desafortunadamente, el Director S. LG enfermó el 6
de octubre de 1957 y expiró el 4 de noviembre de 1957. Z En el momento de
la audiencia principal en el Caso F del 18 de octubre de 1957, la División
Criminal fue, como resultado de la enfermedad del Director S. LG y el
permiso de ausencia del LGRat V, atendido según lo programado con LGRat
Dr. R. como Presidente y el Ger.Ass. y Maier como asesores ".
14

Las declaraciones oficiales del presidente del tribunal de distrito dejaron en


claro que tres jueces permanentes estaban disponibles para el Gran Tribunal
Penal en el año financiero de 1957. De estos, sin embargo, el Tribunal de
Distrito Reimers también presidía la División de Delitos Menores, de modo
que, cuando el Senado reunió una reseña de las negociaciones de la Gran
Cámara Penal en los años 1955 a 1957, en 1957 solo participaron 14 de un
total de 50 cosas negociadas (de las cuales en 12 casos como presidente, en 2
casos como asesores).

15

La encuesta anterior muestra además que hubo una considerable cantidad de


jueces auxiliares involucrados en las negociaciones del Gran Tribunal Penal
en los años 1955 a 1957, a saber:

16

En 1955, un total de 45 artículos negociados en 29 casos en 16 casos 2 jueces


asistentes, 1956 para un total de 48 artículos negociados en 43 casos 1, en 3
casos 2 jueces auxiliares, 1957 para un total de 50 artículos negociados en 42
casos 1, en 6 casos 2 jueces auxiliares.

17

Solo en cada dos casos, desde 1956 y 1957, el Gran Tribunal Penal estaba
compuesto exclusivamente por jueces permanentes. Este amplio uso de jueces
auxiliares hizo necesario examinar si, en cumplimiento de la decisión BGHSt
9, 107, la ocupación del Gran Tribunal Penal en la reunión del 18 de octubre
de 1957 se basó en ella con dos jueces auxiliares (y por lo tanto inadmisible),
porque el poder judicial estaba permanentementedisponible Las tareas del
tribunal de distrito durante varios años financieros a una parte sustancial de
los jueces auxiliares se cumplieron, como afirma el demandante. Aunque el
presidente del tribunal de distrito en su declaración oficial posterior del 28 de
mayo de 1958, el uso de jueces auxiliares en el Gran Tribunal Penal "en parte"
se debe a la escasez de jueces permanentes. Sin embargo, según el caso
comercial de 1957, el Gran Tribunal Penal tenía solo 2,3 jueces según el
nuevo "Código Penal" del Ministerio de Justicia, mientras que según el plan
de distribución comercial de 1957 tenía un director de tribunal de distrito y
dos consejeros de tribunales de distrito (uno de ellos, sin embargo). al mismo
tiempo, presidente de la Small Criminal Division). La aprobación de dos
jueces auxiliares para la Gran División Criminal (Juez del Tribunal Hä. Del 1
de septiembre de 1956 y Juez M. con 1/2 mano de obra del 16 de agosto de
1957) no se debió a tareas judiciales permanentes y existentes, sino a una
congestión comercial temporal , que en otra parte de dicha declaración del
presidente de la corte de distrito del 28 de mayo de 1958 encuentra su
confirmación donde dice:

"En 1956 y 1957 surgió un número extraordinario de casos criminales


extensos y muy extensos, que demoraron mucho en ser preparados por el
relator y el presidente y una larga negociación, que a veces duró varias
semanas ... Esto tuvo un efecto sobre las enfermedades del presidente y
ocasionalmente sobre la necesidad de cambiar El 16.08.1956 otro asistente
judicial (Hä.) Fue otorgado como juez auxiliar para su promoción ".

18

Por razones similares, como ya se reprodujo la declaración oficial del


presidente del tribunal de distrito del 27 de diciembre de 1957, llegó a la
asignación del juez M. (con 1/2 mano de obra) desde el 16 de agosto de 1957.
Después de todo, en la decisión BGHSt 9 107 en el presente caso, ya que la
composición del Gran Tribunal Penal en cuanto al fondo no debe considerarse
basada en una escasez de puestos , sino queesencialmente tiene en cuenta una
avalancha temporal de trabajo.

19

2)

Queja de omisión de la custodia prometida.

20

La solicitud de pruebas presentada por el abogado defensor no siguió el acta


de la reunión (página 52, al revés), como el querellante ahora presenta:

que el acusado "reaccionó con signos de ignorancia" al mensaje del


matrimonio de su hermano,

21

pero fue probado

"cómo reaccionó el acusado".

22

Esto elimina más explicaciones a esta queja procesal.

23
Una violación de la obligación judicial de informar no se da de acuerdo con la
evidencia de lo contrario.

24

II.

Sachrüge.

25

1)

Perjurio.

26

El acusado fue interrogado y jurado por el tribunal de distrito en el proceso


relativo a la declaración de muerte de su hermano como testigo . La división
criminal ha considerado que este procedimiento es admisible y ejecutable (AU
10):

"Se permite un juramento de este tipo en el procedimiento de Disposiciones


Especiales de la Ley Perdida, que el acusado juró como testigo, y esto no fue
contradicho por su proceso especial como solicitante, porque ella no estaba en
esa capacidad. La parte, que sigue directamente involucrada en el proceso,
solo inició el proceso por medio de una petición (§ 16 Versch.Ges.) Y no tuvo
influencia en el procedimiento posterior, en particular en el procedimiento
probatorio, que determinó exclusivamente el tribunal.

Aparte de eso, ella también podría jurar como solicitante, como se desprende
del § 18 Versch.Ges. junto con los resultados del § 294 ZPO ".

27

Primero, la referencia a § 18 Versch.Ges. iV con § 294 ZPO no por. Además


del hecho de que § 294 ZPO no se aplica a la convocatoria de licitación bajo
el Verschollenheitsgesetz, ya que este es un procedimiento de la jurisdicción
freiwilligen (véase § 13 Versch.Ges.), El tribunal de distrito tiene el acusado y
luego el solicitante no como parte, sino como Testigo oído. Con la pregunta
de si una audiencia del antiguo solicitante como partehubiera sido posible (ver
a este respecto BGHSt 10, 272, 273 f con jurisprudencia y literatura citada
allí, también Keidel FGG 5. ed., Nota 11 § 12, nota 10 § 15 PGG, BayObLG
NJW 1953, 745 No. 8, Tribunal Regional Superior Stuttgart NJW 1952, 943
No. 17, Tribunal Regional Superior Dusseldorf JZ 1951, 337), el Senado no
tiene por qué tratar.
28

El interrogatorio del acusado y del ex demandante como testigo no es


admisible, contrariamente a la opinión del tribunal penal, y puede dejarse en
claro si el interrogatorio tuvo lugar en el contexto del inicio del procedimiento
de prueba o en el curso del procedimiento de prueba (la sentencia recurrida en
ese sentido, sin claridad, habla de una audiencia "en el curso de este
procedimiento" - AU 4 -). Porque el demandado tendría según § 16
VerschGes. solicitud para el inicio del procedimiento y que, por lo tanto, ya
estaba involucrada en el procedimiento (Keidel FGG, quinta edición nota 10 a
§ 15 FGG); por lo tanto, puede permanecer sin verificar si también se tuvo
que considerar que estaba involucrado en el proceso (ver Schlegelberger 7ma
ed., nota 6 al § 6 FGG), porque estaba objetivamente interesado en el
resultado del procedimiento en el grado más alto, ya que los de sus
afirmaciones reclamadas por cargas y similares como heredero de su hermano
se había hecho dependiente de la provisión del certificado de defunción. Un
participante en el procedimiento de la jurisdicción Freiwilligen no puede ser
escuchado y jurado sin embargo como testigo (BayObLG NJW 1953, 745 No.
8 sobre un acreedor hipotecario en el procedimiento de conversión, más OLG
Munich 28, 325 sobre coherederos en el Erbscheinsverfahren, Keidel aaO
y.Ans Schubart-Völker Verschollenheitrecht 1950 nota 1 a § 18 Versch.Ges.
Para el procedimiento de prueba).

29

Esto elimina la condena de los acusados por perjurio perjurado ; pues, según
jurisprudencia reiterada de la Corte Federal de Justicia (BGHSt 3, 248, 249; 5,
111, 113 f; 10, 272, 273), una condena por perjurio presupone que el
juramento es un juramento en un procedimiento judicial en el que un
juramento de este tipo es admitido por las leyes en absoluto. En este sentido,
el tribunal debe haber sido "competente" para prestar juramento (§ 154 StGB).

30

Sin embargo, de acuerdo con los hallazgos del tribunal de distrito, el acusado
es culpable de intento de perjurio. La División de lo Penal halló primero, sin
error de ley, que la recurrente hizo deliberadamente la falsedad cuando fue
oída como testigo ante el Tribunal de Distrito. Además, el juicio declara (UA
10 f):

La demandada sabía que había sido interrogada por un juez y que su


testimonio era relevante para la sentencia de muerte de su hermano. También
tuvo la idea del laico de que hizo un juramento real antes de un puesto
vacante, y que este juramento tenía un significado especial en la aclaración de
la verdad. Por lo tanto, le dio plena importancia a este juramento.
31

En cualquier caso, ella creyó , aunque erróneamente, jurar ante una autoridad
responsable de su aceptación. Eso es suficiente para condenarlos por el intento
de perjurio (BGHSt 3, 248, 253; 5, 111, 117; 10, 272, 275 f).El Senado no
duda en cambiar el veredicto de culpabilidad en aplicación de § 354 Abs. 1
StPO en sí, ya que una defensa diferente de los acusados, también en vista de
su admisión previa, claramente fuera de la cuestión y por lo tanto su
instrucción previa de acuerdo con el § 265 StPO ya no es necesario.

32

2)

Intentó fraude.

33

El veredicto no indica una violación de la ley.

34

3)

Tampoco hay objeciones a la suposición de una mayoría de los votos entre


intento de perjurio e intento de fraude. Aunque el acusado, como señala el
tribunal de distrito, persiguió el mismo objetivo final con su juramento que
con el intento de fraude en el procedimiento de igualación. Sin embargo, este
objetivo común no es suficiente para combinar las dos ofensas en una unidad
de acción natural.

35

4)

dicho penal.

36

En la medida en que el acusado es condenado por perjurio por el tribunal de


distrito, la pena debe revertirse con respecto al cambio de la condena dictada
por el tribunal de apelación. El juez de primera instancia estará entonces en
condiciones de tener en cuenta el hecho de que el acusado no recibió la
instrucción adecuada a nombre del acusado (ver AU 4), así como el hecho de
que la juramentación del El acusado no solo no estaba permitido, sino que
incluso si lo hubiera sido, hubiera sido conveniente diferirlo hasta el resultado
de las investigaciones iniciadas por el tribunal de distrito (ver AU 4), que se
habrían evitado por motivos humanos.

37

Además de la sentencia por el (intento) de perjurio, la oración total con los


efectos colaterales, incluidos los hallazgos subyacentes, no se debe
aplicar. Debido a la posibilidad de retirar el juramento además de una
penalización por intento de perjurio, está en BGHSt 6, 373, 375; 8, 268. A la
revocación de la pena individual por intento de fraude (3 meses en la cárcel)
ve que el Senado no causa.

El Dr. Buitres Werner Martin Menges Hengsberger

Nota: El documento ha sido editado y está sujeto a protección especial de


derechos de autor en este formulario. No se permite ningún uso más allá de
los términos del acuerdo de uso, en particular, el procesamiento comercial
fuera de los términos del contrato.

citas
Cargando el contexto del documento ...

Cuando tienes que estar en lo correcto

 condiciones
 huella
 protección de energía
 política de privacidad
 Canjear código de desbloqueo
 Solicitar catálogo
 contacto

OLG Celle · Sentencia de 4 de noviembre de 2003 · Az.


22 Ss 142/03

Acceso directo:
1. vista de impresión
2. descargar
3. editar
Información sobre el veredicto
 la corte:

OLG Celle

 fecha:

4 de noviembre de 2003

 expediente:

22 Ss 142/03

 tipo:

veredicto

 referencia:

openJur 2012, 40597

 la respuesta del proceso:

Una declaración falsa jurada ante una comisión de investigación del


parlamento del estado de Baja Sajonia puede a pesar del artículo 27 exp. 6 S.
2 NdsVerf. En cualquier caso, debido a las versiones válidas de los §§ 153,
154 del Código Penal emitidos en la competencia legislativa del Gobierno
Federal, no deben ser castigados como perjurio.

tenor
La sentencia impugnada se anula con los resultados.

El caso se envía a otro juicio y decisión, incluidos los costos de la apelación, a


otro jurado en.

razones
I.

El Schöffengericht ... absolvió al acusado mediante una resolución de 10 de


febrero de 2003 de la acusación de haber jurado incorrectamente frente a una
autoridad responsable de tomar juramentos.
II.

Después de los resultados del veredicto el acusado después de pasar el


segundo examen estatal desde 1986 asesor personal del entonces ... Lord
Mayor ... y esto siguió primero en el Ministerio del Interior de Baja Sajonia y
luego en octubre de 1998 como jefe de la oficina personal del Primer Ministro
en la Cancillería del Estado de Baja Sajonia , A partir del 1 de mayo de 1999,
fue Jefe del Departamento II (Derecho, Administración y Medios de
Comunicación), desde el 2 de agosto de 1999 Jefe de la División I (Directrices
de política, Departamento, Coordinación, Planificación básica). Después de la
renuncia de ... el 26 de noviembre de 1999, el acusado trabajó inicialmente
como jefe del equipo de construcción de la representación estatal en Berlín y
luego en el Ministerio de Finanzas de Baja Sajonia.

El Parlamento Estatal de Baja Sajonia decidió en su 41 sesión el 26 de enero


de 2000 crear una comisión de investigación cuya tarea consistía en aclarar en
qué medida el ex ministro y primer ministro ... había incumplido sus deberes
oficiales o no había respetado los principios para evitar el trato preferencial
, La tarea también incluyó la aclaración de la pregunta en qué medida el uso
del apartamento en la casa de huéspedes del gobierno estatal ... en ... por el ex
primer ministro ... se asoció con beneficios monetarios que no había
compensado con una tarifa adecuada. Además, debía aclararse, entre otras
cosas, qué mandatos, cargos honorarios o funciones comparables ...
desempeñaban en su época de ministro o primer ministro además de estas
oficinas y qué ingresos u otros beneficios materiales había acumulado.

Por decisión del Comité de Investigación de 18 de febrero de 2000, la parte


demandada compareció como testigo el 3 de marzo, el 7 de marzo y el 13 de
abril de 2000. El 4 de mayo de 2000, juró su testimonio. La acusación de la
acusación del 14 de junio de 2002 acusó al acusado de haber jurado
erróneamente tres puntos ante el comité de investigación.

a) En la reunión del comité de investigación del 7 de marzo de 2000, se le


preguntó al demandado, entre otras cosas, sobre la actividad de la junta de
supervisión del ex primer ministro ... También se trató de si el acusado y el ex
primer ministro se dieron cuenta, y cuándo, de que los ministros y el primer
ministro generalmente tienen que pagar descuentos por la remuneración de la
junta de supervisión. Al parecer, el demandado declaró que, después de recibir
el borrador de una carta de 11 de mayo de 1999, también se ocupó del
apartado 202 de la Cancillería del Estado de Baja Sajonia sobre el contenido
de una indicación de la obligación de abonar la cuota, aunque la cuestión de la
corrección del contenido de este Nota con los miembros del personal
responsable ... y ... por parte del acusado nunca se había discutido.
Tras la declaración del demandado ante la comisión de investigación,
introducida en el procedimiento principal y reproducida en el veredicto
previsto en el artículo 249.1 del Código de Procedimiento Penal, este último
declaró que conocía el requisito de los pagos intermedios mediante un
borrador de una carta a Compensación de la Junta de Supervisión de la ...
planta. Preguntado por el presidente de la comisión, quien le informó sobre la
necesidad de cuotas después del 1 de mayo de 1999, declaró textualmente:
"Acabo de tratar con la unidad correspondiente. Eso iba y venía, porque
primero quería saber cuál es la situación legal básica al respecto, que no sabía
hasta entonces o al menos no sabía más "(UA p.6). A continuación, dijo:
"Hemos tenido varias conversaciones porque inicialmente asumí que esta
fraseología era incorrecta. Hablamos de ello durante un tiempo relativamente
largo. Posteriormente, me dejé convencer de que era correcto hacerlo "(UA
p.7).

Según las conclusiones del veredicto, la demandada en el procedimiento


principal admitió que había problemas reales y jurídicos con la necesidad de
plazos, que quería aclarar. Él había tratado con el departamento responsable y
sostuvo varias discusiones.

El Schöffengericht opina que el testimonio del acusado ante la comisión


parlamentaria de investigación no era objetivamente incorrecto. La cuestión
de si había discutido no solo el deber de sustracción per se, sino también la
necesidad de pagar las cuotas con los miembros del contenido de la unidad
responsable, no se le había pedido para que no los negara explícitamente y por
lo tanto hubiera dicho algo incorrecto. De la declaración no se deduce que
haya discutido todas las preguntas que tenía que aclarar o incluso una parte
específica de ellas con el documento. Además, la evidencia mostró que la
necesidad de pagos anticipados se había discutido con el testigo, Jefe de la
Unidad 202. El testigo dijo que había dado una larga discusión introductoria
con el acusado al entregar el memorándum del 11 de mayo de 1999, en el cual
se había discutido el contenido de la medida cautelar. Además, el testigo
afirmó que hubo dos discusiones más entre mayo y julio, en las cuales discutió
una vez el comienzo del trabajo del Primer Ministro sobre el Consejo de
Supervisión de ... y la clasificación legal del mandato del Consejo de
Supervisión en el ... El Primer Ministro y el acusado inicialmente opinaron
que el Primer Ministro se desempeñaba como representante municipal o como
experto en energía en el ... Consejo de Supervisión y, por lo tanto, no era
transferible. Finalmente, el Secretario de Estado ... fue incluido en estas
conversaciones, lo que llevó a la conclusión de que este era un mandato que el
Primer Ministro solo podía obtener como miembro del gobierno estatal. Estas
preguntas, como señala el Schöffengericht, estaban directamente relacionadas
con las discusiones sustantivas sobre los pagos a cuenta. Desde el proyecto de
la orden de 11 de mayo de 1999, según el testigo ... y el asistente del personal
... en la audiencia principal, se refirió únicamente a la remuneración de la
empresa, la discusión sobre ... y ... inevitablemente también debe estar
relacionado con la cuestión de si se deben pagar cuotas por esto. Había que
suponer que todas las discusiones relacionadas con el deber de transferencia
como tal se habían referido más indirectamente a la cuestión de los pagos a
cuenta.Por solo en la compensación de la Junta de Supervisión, que se pagarán
en absoluto, se podrían requerir descuentos.

(b) El acusado fue acusado además de haber testificado en la 11ª reunión del
Comité de Investigación, el testigo ..., su sucesor como AL II, cuando el
departamento recibió la vacante y lo que ya había hecho solicitó haber
informado, y en la 21ª reunión de la comisión a petición indicó que habían
tenido una entrevista de transferencia con la minoría en Chicago ..., mientras
que una información o tal conversación de transferencia no se había llevado a
cabo. Según la declaración introducida en el procedimiento principal y
reproducida en la sentencia del artículo 249 (1) del Código de Procedimiento
Penal, el 7 de marzo de 2000 en la 11ª sesión de la comisión parlamentaria de
investigación el acusado se conectó con el uso del apartamento de la casa de
huéspedes del gobierno estatal por el ex primer ministro. Cuando se le
preguntó por qué entregó un archivo solo el 25 de noviembre, después de su
partida como AL II, él explica: "Solo conozco el área, con razón, cuando
entregué el departamento, nos encontramos con esto Problema con la Sra. ... y
dije lo que hice en ese momento "(UA p.21). Explicó además: "En mi
memoria, cuando entregué el departamento, por así decirlo, me referí a estos
puntos, hubo varios puntos que se pudieron debatir, porque aún no se han
terminado, y también se dejó en claro en qué área estaba ya que actuó "(UA
p.21). En la 21ª reunión, el 13 de abril de 2000, cuando se le preguntó cuándo
informó a su sucesor sobre el apartamento en la casa de huéspedes, dijo: "En
mi opinión, hemos realizado una entrevista de entrega. No puedo decir eso
hoy, pero eso debe haber sucedido. Al menos la Sra. ... habló con el Sr. ... al
respecto "(UA p.22).

La acusación de una declaración falsa contra el acusado no ha sido


confirmada, incluso en el caso de este complejo, según la convicción del
Schöffengericht. Es cierto que sobre la base de las declaraciones concurrentes
del acusado y el testigo ... en la audiencia principal quedó claro que no se
había producido una entrega formal. Sin embargo, la cuestión de si se había
llevado a cabo una entrevista de entrega no se había hecho expresamente al
acusado en el comité de investigación, por lo que no lo había afirmado
expresamente y, por ese motivo, podía haber dado un falso testimonio
expresamente. Sobre la base del testimonio del acusado no puede determinar
la declaración específica de una conversación de transferencia. El acusado
hizo tres descripciones diferentes de los mismos hechos de la vida. Una vez
dijo que había hablado con el testigo ... "a la hora de entregar este problema",
luego "cuando entregué el departamento por así decirlo, planteé estos puntos"
y solo en otro pasaje "En mi opinión sostuvimos una charla de transferencia
". Por lo tanto, en dos casos, el demandado expresamente no habló de una
entrevista de entrega, sino de una conversación. En el tercer caso, relativizó el
término "Übergabegespräch" al explicar "en mi opinión".

c) Finalmente, el acusado presuntamente testificó incorrectamente ante el


comité de investigación que no había hablado con el asistente personal ... por
carta de fecha 25 de noviembre de 1999 a la Oficina de Pagos y Cuidados del
Estado de Baja Sajonia, que declaró que el segundo subsidio familiar el
período comprendido entre el 1 de abril de 1999 y el 31 de octubre de 1999
fue pagado indebidamente al Primer Ministro ... y podría ser acusado, aunque
el asistente personal ... le entregó la carta para su revisión antes de enviarla al
acusado y en una nota del acusado la carta no estaba escrita con el membrete
del Primer Ministro, sino bajo su membrete y nuevamente mostraba al
acusado. Tras la declaración del acusado, que se presentó en el procedimiento
principal de conformidad con el artículo 249, párrafo 1, del Código de
Procedimiento Penal, declaró ante la comisión parlamentaria de investigación
que había sido "informado posteriormente" por una carta del asistente
personal sobre la indemnización por tareas domésticas separadas (véase la
página 33). No habló sobre este punto con el hablante personal (AU, p.34) y
tampoco sabía si el hablante había escrito sobre el tema de la compensación
por el uso (página 35). Después de la condena del Schöffengericht también
una declaración falsa no podría determinar objetivamente a este respecto. Al
demandado no se le preguntó en la comisión parlamentaria de investigación si
había visto y leído la carta de 25 de noviembre de 1999, por lo que no la había
negado expresamente y, por lo tanto, la había malinterpretado. Las pruebas
obtenidas durante el procedimiento principal mostraron que había tres cartas
que trataban sobre el subsidio de separación.

1. El borrador de una carta correspondiente con el membrete del Primer


Ministro.

Según el testigo ... él había enviado esta carta al acusado, quien recomendó
que se cambiara el membrete y se devolviera la carta.

2. Una carta con membrete del asistente personal del 25 de noviembre de


1999, que el acusado, según el testigo ... realmente no vio.

3. Una carta del testigo ... con membrete "Niedersächsische Staatskanzlei" de


diciembre de 1999, que recuerda la carta de 25 de noviembre de 1999. El
acusado nunca había visto esta carta tampoco, según el testimonio del testigo.

En opinión del Schöffengericht, la declaración del acusado de que


posteriormente se le informó sobre la carta de un asistente personal puede
referirse a la segunda carta enmendada, que en realidad nunca vio. La
declaración del acusado de que había estado involucrado en la carta a lo sumo
solo en las discusiones, pero no con el caso en sí, era correcta. El término "no
participar" tuvo que ser interpretado ampliamente a favor del acusado en el
sentido de que no había sido responsable y no había tratado el caso.

III.

1. La sentencia de la fiscalía, que fue presentada a su debido tiempo e


inicialmente indefinida, se dirige contra esta resolución, que apeló al
Ministerio Público a su debido tiempo y justificó su reclamo de violación de
la ley formal y sustantiva.

2. La apelación tiene éxito con el reclamo sustantivo, por lo que no es


necesario considerar el reclamo procesal.

La evidencia es incompleta y contiene evaluaciones incorrectas de las


declaraciones del acusado ante la Comisión de Investigación.

En principio, debe indicarse de antemano: en el caso de una comisión


parlamentaria de investigación, el tema de la audiencia está limitado por la
evidencia sustancial circunscrita por la decisión de nombramiento (OLG
Koblenz StV 1988, 531 ). Sin embargo, se permiten preguntas y suposiciones
adicionales, siempre que estén dentro del alcance de la competencia material
del comité (ver BGH [6to. Senado Civil] NJW 1979, 266 ). Las respuestas a
tales preguntas, independientemente de su relevancia, deben responderse
sincera y completamente.

Los pasajes reproducidos del testimonio del acusado como testigo ante la
comisión de investigación no indican que haya testificado más que en un
interrogatorio concreto. Tampoco se puede ver que la información o las
preguntas no estuvieran relacionadas con el tema de la investigación del
comité. Las preguntas formuladas al acusado en ese momento eran, en parte,
generales, pero tenían que responderse de manera concreta y también se
referían al tema de la investigación.

(a) Alegación de: (a) la acusación (compromiso de pago anticipado como


objeto de discusión sustantiva).

Contrariamente a lo dicho por el Schöffengericht, la comisión parlamentaria


de investigación le preguntó claramente al acusado sobre los plazos, y también
respondió con la suficiente claridad como para haber consultado con la unidad
responsable, porque formuló esta pregunta. (p.6). Por lo tanto, es inexacto
cuando el Schöffengericht realiza (AU P. 13), la cuestión de una discusión
sustantiva no solo de la obligación de pagar la compensación del propio
Consejo de Supervisión, sino también la necesidad de pagos a plazos si el
demandado no se lo solicita, por lo que no lo niega expresamente tener. Las
declaraciones hechas por el acusado ante la comisión de investigación dan una
interpretación que no tenían.

Además, el tribunal de distrito no consideró suficientemente las declaraciones


de testigos ... y ... que pudieron haber sido apropiadas para refutar las
declaraciones del acusado durante el procedimiento principal. En la llamada
"charla introductoria" del testigo ... con el acusado a la entrega de la nota, sin
más detalles, simplemente indica que el contenido de la medida cautelar se
discutió oralmente. Una redacción similar es resumir el contenido de las dos
conversaciones subsiguientes del testigo ... con el acusado (UA pág. 18): El
testigo ... también afirmó que hubo dos discusiones adicionales entre mayo y
julio. , en el que fue, por una parte, al comienzo de la actividad de la Junta de
Supervisión del Primer Ministro en el ... y por otra parte a la clasificación
jurídica del mandato de la Junta de Supervisión en el ... se había ido. Si el
contenido de los debates se hubiera limitado a esto, solo se habría discutido la
obligación de aprobación en general, pero no la cuestión específica en
cuestión de la necesidad de pagos anticipados en el caso de las obligaciones
de descarga existentes. La opinión del Schöffengericht de que estas cuestiones
están directamente relacionadas con las discusiones sustantivas sobre los
pagos a plazos es incomprensible.

El contenido del testimonio del testigo ... antes del tribunal de jurados también
falta en la sentencia casi por completo. Simplemente indica que este último
declaró que el proyecto de decisión de 11 de mayo de 1999 se refería
únicamente a la remuneración de la ... fábrica. Esto también el testigo ...
confirmado después de los motivos del juicio. El demandado también había
declarado esto como testigo ante la Comisión de Investigación (ver p. 6). Al
mismo tiempo, afirmó (p.12) que no había que aclarar más cuestiones
jurídicas con respecto a la compensación de la Junta de Supervisión. Los
problemas que posteriormente planteó e identificó como cuestionables o
cuestionables para él se relacionaron únicamente con los "pagos a
plazos". Esto se desprende claramente de la pregunta anterior de Su Señoría ...
qué dudas jurídicas tenía él (el demandado) con respecto a las cuotas (AU,
p.12). Si los testigos ... y ... hubieran declarado que no se había debatido la
necesidad de un pago fraccionado con respecto a ... la remuneración, y que
habría que seguirla, habría, contrariamente a la opinión del jurado, una
declaración objetiva falsa.

b) Alegación de b) la acusación (aseveración falsa de una transferencia del


acusado con el Director Ministerial ... sobre los puntos abiertos y su causa)

También en este caso, las consideraciones del Schöffengericht sostienen que


de las declaraciones de la demandada y del testigo [...] se desprende que, en el
asunto principal, que no hubo un traspaso formal entre las dos, la cuestión de
si dicha conversación había tenido lugar era Sin embargo, los demandados no
fueron interrogados por el comité de investigación, por lo que no afirmaron
expresamente y, por lo tanto, testificaron incorrectamente (UA, página 24), la
revisión fáctico-legal no fue válida. En su interrogatorio ante la comisión de
investigación, el acusado se presentó repetidamente al hecho del caso de
transferencia con sus contenidos (págs. 21 y ss.). Contrariamente a la opinión
del Schöffengericht, la afirmación del acusado permite establecer el reclamo
específico de un caso de transferencia. Las declaraciones del acusado a este
respecto revelan, en esencia, que informó oralmente a su sucesor sobre los
problemas a los que se había referido y le había informado de las medidas que
había tomado. Pero nada más es la esencia de una "charla de transferencia".

(c) Sobre el subpárrafo (c) de la acusación (discusión del borrador y la versión


final de la carta de 25 de noviembre de 1993 a la Oficina Estatal de Baja
Sajonia para Pagos y Remediación para Compensación de Residencia
Secundaria).

En este punto, las consideraciones del tribunal de jurados también son válidas
para la revisión de hecho-legal. Se afirma erróneamente que la comisión
parlamentaria de investigación no le preguntó si había visto y leído la carta de
25 de noviembre de 1999, por lo que no pudo haber hecho una declaración
falsa aquí. Más bien, se trataba de la acusación de que el asistente personal ...
había presentado al acusado una carta que había redactado con el membrete
del Primer Ministro, que el acusado había recomendado un cambio en el
membrete, mientras que el acusado había declarado a la comisión de
investigación que No hablé con el testigo ... sobre esa carta. El acusado le
explicó a la comisión de investigación que no había hablado sobre el
procedimiento con el asistente personal, que no sabía si había recibido una
carta del orador. Por otro lado, el testigo ... confirmó la acusación en la
audiencia principal (UA p.35). Contrariamente a lo que dijo, el acusado no
solo habría sido informado posteriormente de la carta, sino que habría estado
involucrado antes de que se le hubiera enviado el 25 de noviembre de 1999 y
habría ordenado o propuesto una enmienda. Sus declaraciones ante la
comisión parlamentaria de investigación serían erróneas. El fallo deja fuera
cualquier argumento sobre los detalles del testimonio del testigo ... en el juicio
principal y su credibilidad.

Las pruebas presentadas por el abogado defensor en el juicio ante el Senado


para escuchar al presidente del jurado en busca de pruebas de que
involuntariamente insertó en la sentencia un borrador de una carta en virtud de
la carta del Primer Ministro no son inadmisibles porque la revisión del Senado
solo es accesible a la sentencia con respecto al material relevante a este
respecto, sin perjuicio de si el tribunal de primera instancia cometió un error
en su redacción. Además, la afirmación de evidencia para la decisión del
Senado es irrelevante.
IV.

Como medida de precaución, el Senado señala que ya no es posible castigar al


acusado por perjurio con respecto a la Sección 2 (3) del Código Penal, incluso
si el falso testimonio del acusado se encuentra ante el comité de
investigación. Por el contrario, solo existe el reproche de una declaración falsa
y sin pretensiones en la sala.

Según la opinión predominante en la jurisprudencia y la literatura, las


comisiones parlamentarias de investigación eran un i. S. §§ 153 , 154
del Código Penal para el Examen de Testigos, siempre que se utilicen para la
preparación de los actos del Parlamento de los que el Parlamento es
competente y en la medida en que los comités lleven a cabo sus
investigaciones dentro del ámbito de su mandato ( Véase, entre otros, BVerfGE
67, 100, 131 = NJW 1984, 2271 , 2273, Tribunal Supremo Federal 17, 128, OLG
Koblenz StV 1988, 531 , Colonia Tribunal Regional Superior 1988, 2485 , LK-
Ruß StGB 11ª ed., § 153 Rdnr. 6, Schönke / Schröder / Lenckner, 26ª ed., §
154, no 11, Wagner GA 1976, 257, Wiefelspütz ZRP 2002, 14). La razón de
esto se basa en el Art. 44 sec. 2 oración 1 GG, según el cual las disposiciones
sobre procedimientos penales se aplican mutatis mutandis a las pruebas
obtenidas por los comités de investigación del Bundestag. Para las comisiones
de investigación del parlamento del estado de Baja Sajonia Art. 27 exp. 6
oración 2 NdsVerf. una regulación correspondiente. Esta referencia se refiere
a "todas las disposiciones relevantes, es decir, evidencia y evidencia"
(BVerfGE aa OS 133). Por lo tanto, las comisiones de investigación deben
observar las disposiciones del Código de Procedimiento Penal para el Examen
de Testigos y Expertos y están sujetas al juramento de los testigos según
§ 59 StPO, a menos que la ley no exija excepciones (por ejemplo,
§§ 60 , 63 , 65 StPO) o admitidos. son (§ 61 StPO). Esta situación legal ha
cambiado como resultado de la ley que rige el derecho de los comités de
investigación del Bundestag Alemán (PUAG) de 19 de junio de 2001. La
referencia general del Art. 44 sec. 2 oración 1 GG ha sido reemplazada por un
reglamento de procedimiento de ley simple, que no prevé la toma de posesión
de los testigos en §24 PUAG. El artículo 2 de la PUAG ha añadido un segundo
párrafo al artículo 153 del Código Penal, según el cual una comisión de
investigación de un órgano legislativo de la Federación o de un Estado ha sido
asimilada a otro organismo responsable del examen jurado de testigos o
expertos. Ya de esto se puede ver que el legislador ha abolido la
responsabilidad penal de una declaración falsa jurada ante los comités de
investigación por perjurio (Lackner / Kühl, StGB, 24ª ed., § 153 Rdnr.3,
Hamm ZRP 2002, 11, 13, Vormbaum JZ 2002 , 166, 170, así como Tröndle /
Fischer, StGB, 51ª ed., § 153, No. 2 b). De lo contrario, también se debería
haber agregado un párrafo correspondiente al Artículo 153 (2) del Código
Penal al Artículo 154 del Código Penal. Del memorando explicativo al
§ 24 PUAG también se desprende que este punto de vista también corresponde
a la voluntad del legislador. Allí se afirma que no debe darse la posibilidad de
juramentación de testigos por el comité de investigación, pero, por lo tanto,
debe introducirse § 153 Abs. 2 StGB, para garantizar la naturaleza punible de
declaraciones falsas ilícitas.

Se puede dejar abierto si el legislador federal, debido a la falta de competencia


legislativa, podría usar los comités de examen del Landtag de Baja Sajonia
para jurar testigos (para una posibilidad continuada de jurar por comités de
investigación de los gobiernos federal y estatal, por ej. Wiefelspütz aa OS 17)
). Una declaración falsa jurada ante una comisión de investigación del
Landtag no puede ser castigada debido a la competencia legislativa de las
versiones válidas de la federación de las §§ 153 , 154 StGB, en todo caso, no
como perjurio.

Permalink: http://openjur.de/u/315760.html

Los comentarios (0) muestran 0


comentarios disponibles para abrir

 decisiones
 artículo

 Las cortes federales


 Europ. tribunales
 Cortes de Apelación
 Los tribunales de distrito
 Los tribunales de distrito

 tribunales administrativos
 juzgados de lo social
 tribunales laborales
 tribunales tributarios
 Tierra tribunales constitucionales

 Feeds RSS
 Abreviaciones legales
 revistas

1. Pie de imprenta ·
2. Contacto ·
3. Protección de datos ·
4. Términos de uso ·
5. openJur eV ·
6. Blog ·
7. en inglés

"Juramentación objetivamente procesal"


conduce a casos menos serios

© DOC RABE Media - Fotolia.com

Los siguientes hechos:


Según las conclusiones del LG, el acusado, que había sido sumergido por una estancia
ilegal en Alemania, fue encontrado en la investigación preliminar contra una L. debido a
una ofensa homicida el 16.01. Informó en 2007 como testigo de descargo y dejó que el
fiscal sustantivo diera la promesa de poder abandonar el tribunal después de su
interrogatorio, a pesar de los problemas indicados con la autoridad de los extranjeros. En
el mismo día que se llevó a cabo el examen de testigos judiciales, el acusado hizo
deliberadamente declaraciones falsas y dirigió la sospecha de homicidio a un delincuente
alternativo. Dado que el fiscal público interino, que también estuvo presente durante la
audiencia, no informó al magistrado investigador sobre los problemas del acusado con la
autoridad de extranjeros, las instrucciones del acusado sobre el derecho a rechazar
información de conformidad con § 55 StPO no tuvieron lugar. Después de su
interrogatorio, el acusado juró de acuerdo con § 62 n. ° 2 , § 59 párrafo 1 oración 1
StPO . La declaración falsa del acusado impidió un asesinato inmediato en contra de L. no,
a pesar de la repetida declaración falsa del acusado en la audiencia principal - bajo la
nueva jura de malentendido de § 60 N º 2 StPO - también fue declarado culpable de los
cargos.
El LG impone una sola sentencia de dos años y ocho meses por la ofensa. Se toma del
marco de derecho penal estándar de § 154 Abs. 1 StGB y se rechaza la existencia de un
caso menor.
Las quejas de BGH, Acc. 04.07.2012 - 5 StR 219/12 - de la siguiente manera:
Aunque tiene en la elección del castigo la mitigación del derecho debido a la instrucción
omitida pero objetivamente ofrecida de acuerdo con § 55 StPO denegada, porque la
declaración de acusado determinada no puede ser disuadida por la referencia a su
derecho a negar la declaración falsa (cf. BGH, Sentencia de 13 de febrero de 1991 - 3 StR
342/90 , BGHR StGB § 157 párrafo 1 autopromoción 4 ). Además, ha negado la existencia
de una prohibición de eid bajo § 60 no. 2 StPO sin ningún error de ley. No obstante, al
examinar si existe un caso de perjurio menos grave de conformidad con elartículo 154 (2)
del Código Penal , el tribunal de distrito debería haber tenido en cuenta que las
condiciones de juramento del acusado presenciadas desde el 1 de septiembre de 2004 ya
se tuvieron en cuenta Nueva disposición de § 59 párrafo 1 oración 1 StPO , según la cual
la no coacción de un testigo es la regla y la juramentación es la excepción, en el caso de
una comprensión adecuada de la ley no estaba disponible. El testimonio del acusado no
tuvo una importancia decisiva para la investigación preliminar, que posteriormente se
continuó sin demora contra L. Además, los hallazgos no muestran que hubiera sido
necesaria una toma de posesión para producir una declaración verdadera (véase Ignor /
Bertheau en LR, 26ª ed., § 59, marginal 6 ff.). En vista de un juramento por razones
legales, y por lo tanto objetivamente procesalmente injusto, la presunción de un caso
menos serio para el tribunal de distrito era obvia (véase BGH, sentencia de 19 de febrero
de 1960 - 1 StR 609/59 , BGHSt 17, 128 , 136 , Fijer, StGB, 59ª edición, § 154, nº 19, sin
más detalles). Es cierto que el castigo tenía que ser más estricto que la pena de un año y
seis meses sin pena de muerte en el caso III.1 c: suponiendo un caso menos grave y
sujeto a la aprobación de una declaración de necesidad ( § 157 StGB ). Sin embargo, el
Senado no puede descartar el hecho de que el tribunal de distrito hubiera reconocido una
pena de tiempo libre individual inferior a la que se impuso en vista de la penalidad
considerablemente leve de § 154 Abs. 2 StGB que se aplicará.





 VG Regensburg, juicio v. 28.09.2012 - 10A NS 11.1979


 descargar

 impresión

 título:
 cadenas estándar:
 KWBG Art. 48 I 2, III
 BayDG Art. 14 II 1, 53 I
 SAtGB § 154 II
 Art. 48 (1) KWBG
 Art. 48 párrafo 1 oración 2 KWBG
 KWBG Art. 48 I 2, III
 §§ 24 StVG
 Orientación frase:
 Perjuicio extrajudicial de un funcionario honorario (1.º alcalde); Distancia del servicio
 palabras clave:
 Delitos de servicio, procedimientos disciplinarios, medida máxima disciplinaria, fecha de inspección visual
 apelar:
 VGH Munich Sentencia de 05.02.201416a D 12.2494

 tenor

 I.
 El demandado es removido del servicio civil debido a una mala conducta.
 II.
 El demandado está obligado a pagar los costos
 hechos

 I.
 El acusado es alcalde honorario del municipio R1. Se lo acusa de haber cometido una falta al actuar en una audiencia ante el Tribunal de Distrito
T1. como un testigo testificó bajo juramento equivocado.
 El en ... 1961 en T2. El acusado nato es un maestro agrícola capacitado y opera una granja agrícola con ganado lechero y engorde de toros. La
esposa es ama de casa. La pareja tiene tres hijos adultos.
 El acusado es desde 1996 primer alcalde honorario del municipio R1. A partir del 18.05.1996, fue nombrado registrador del distrito de registro civil
F. El acusado está de acuerdo con sus declaraciones desde la junta de 1990 del departamento de bomberos local y durante casi 30 años un
miembro del consejo parroquial local. Por su trabajo como alcalde, recibe una asignación mensual.
 Contra el demandado, la sentencia del tribunal de distrito C. de 15.12.2004 se emitió por insultos y difamación con una multa de 100 tarifas
diarias de 50, - €.
 Además, el demandado estaba en una ofensa administrativa por la sentencia final del Tribunal de Distrito T1. desde el 18.06.2008 (Az 522 OWi
330 Js 11407/08) por negligencia en la no aplicación del cinturón de seguridad prescrito según §§ 24 StVG, 49, 21 a Abs. 1 StVO hasta una multa
de 30, - €.
 Desde el punto de vista disciplinario, el acusado no es imparcial.
 II.
 Por sentencia del tribunal de distrito T1. -Schöffengericht- desde el 09.04.2009, Az. 525 Ls 300 Js 21379/08 el acusado fue condenado por
perjurio de acuerdo con § 154 StGB a una pena de prisión de 7 meses. Se suspendió la ejecución de la pena de prisión (período de prueba de 2
años). El demandado también recibió la orden de pagar una cantidad en efectivo de € 2,000. Tanto el acusado como el fiscal apelaron contra el
veredicto. Las apelaciones se hicieron en el juicio en el tribunal de distrito T1.retirado el 17.02.2011 después de la obtención de pruebas. El juicio
del tribunal de distrito T1. es válido desde el 17.02.2011.
 Por orden de 14.03.2011 se inició el administrador del distrito del distrito ... contra el acusado por sospecha de conducta indebida un
procedimiento disciplinario y se transfirieron los poderes disciplinarios al fiscal Bayern - Autoridad Disciplinaria.
 III.
 La ofensa miente después de los resultados del juicio del tribunal de distrito T1. basado en los siguientes hechos:
 "El 19.02.2008, a las 14:20, condujo el acusado E. con el autobús VW ... 3630 en la B 306 procedente de I. en dirección a la parte local S., donde
estaba el demandado G. pasajero y el otro pasajero S sentado en el asiento trasero. El vehículo estaba en la comunidad R1. admitido. El
demandado y el conductor E. no se habían puesto el cinturón de seguridad prescrito. Este hallazgo fue realizado por PHK L. de PI R2. a través de
la óptica objetivo de su pistola láser del tipo RIGL FG 21P, que tiene un aumento de 6 veces. E. ha sido el principal trabajador de la construcción
en R1 desde 1996, y el otro pasajero S. es un empleado de la comunidad.
 En el proceso contra el (antiguo) Demandado G. (Ref. 522 OWi 330 Js 11407/08) el 18.06.2008, E. y S., después de la debida instrucción, se
convirtieron en testigos en la audiencia principal del Tribunal de Distrito T1. oído, bajo juramento declaró que G. había sido abrochado. Esta
información fue deliberadamente falsa, G. fue con el juicio del tribunal de distrito T1. de 18.06.2008 por negligencia en la no aplicación del
cinturón de seguridad prescrito a una multa de 30, - €. "
 En los procedimientos administrativos penales 520 OWi 320 Js 11437/08 E. fue anulado por sentencia del tribunal de distrito T1. de 26.06.2008
por negligencia en la no aplicación del cinturón de seguridad prescrito a una multa de 30, - €. El juicio es final.En el juicio, el testigo y ahora el
demandado G. y la Sra. S. testificaron bajo juramento que E se había puesto el cinturón de seguridad. Estas declaraciones fueron
deliberadamente falsas, ya que ambos sabían que E. simplemente no llevaba puesto el cinturón de seguridad.
 En los procesos penales por perjurio G. admitió los hechos objetivos. Sin embargo, negó la acusación de declaración falsa y declaró que el
conductor E. se había puesto el cinturón de seguridad al comienzo del viaje. También detuvo a los testigos E. y S. en sus declaraciones.
 El 20 de diciembre de 2011, la fiscalía bávara (autoridad disciplinaria) acusó al Tribunal Administrativo de Regensburg de medidas disciplinarias.
 En él, el acusado es acusado de haber cometido un delito de servicio (Artículo 48 (1) KWBG) al tomarlo bajo juramento ante el tribunal de distrito
T1. como un testigo atestiguó falso, que es porqué lo condenaron del perjurio. Es una ofensa seria del servicio interno. La importancia es que el
acusado hizo el perjurio en conexión directa con una ofensa administrativa, que se llevó a cabo en su contra con motivo de un viaje de cercanías
con empleados de la comunidad y otros. Incluso si se acepta una mala conducta fuera de servicio, el comportamiento del acusado cumple con las
condiciones de calificación del Art. 48 (1) oración 2 KWBG. La conducta del acusado es particularmente adecuada para deteriorar la confianza de
una manera que es significativa para su oficina. Con respecto a la reputación del servicio civil profesional, esta demanda de impedimento
particularmente calificado demostró ser el guardián de una administración estable y respetuosa de la ley. La relevancia disciplinaria ya está
generalmente asociada a la convicción en el proceso penal de menoscabo de respeto y confianza. Por perjurio existe una penalización de 1 año a
15 años, en el caso menor de 6 meses a 5 años. Estas son amenazas punitivas importantes, el perjurio es un crimen. Para empeorar las cosas,
los funcionarios que formaban un representante social del estado podían desalentar la deshonestidad, especialmente con respecto a los órganos
estatales, y plantear dudas sobre la veracidad del funcionario en relación con sus deberes oficiales. El acusado incumplió culpablemente el deber
que le incumbía de un funcionario electoral municipal de observar la ley, el deber de dedicarse de todo corazón a su cargo y, en particular, el
deber de veracidad y el deber de conducta respetuosa y confiable dentro y fuera del servicio.
 La acción disciplinaria debida debe decidirse sobre una base debidamente justificada. El comportamiento del acusado con respecto a su posición
como alcalde honorario se puede clasificar como extremadamente grave. Como un delito, la legislatura penal ya ha asignado el perjurio al grupo
de delincuentes más desfavorecido. Por lo tanto, el Tribunal Administrativo Federal había impuesto regularmente la más alta medida disciplinaria
a los funcionarios culpables de perjurio y solo en casos excepcionales reconocía una medida menor.
 Lo que también se le imputa al acusado es que permaneció indiferente en los procesos penales y disciplinarios sobre la falsedad y testificó
activamente que era falso. Como primer alcalde, ocupa un lugar destacado en el consejo municipal y en la comunidad. Para empeorar las cosas,
el acusado actuó sin una situación de conflicto identificable y criminalmente también fue parcial.
 Los motivos de mitigación exhaustivos no están disponibles.
 No se puede sostener a favor de que el alcalde haya estado comprometido con el compromiso social durante muchos años. El servicio adecuado
generalmente se puede esperar de un funcionario y alcalde. La asunción de un caso menor por el tribunal penal no es vinculante para el
procedimiento disciplinario. El procedimiento disciplinario persigue, como ya se mencionó, fines distintos de los procesos penales.
 A favor del acusado se puede suponer que es cierto que un acuerdo demostrable entre él y los empleados de la iglesia no tuvo lugar. También a
su favor podría considerarse que fue disciplinaria y no parcial y fue sentenciado a una multa de 2.000, - € además.
 En la vista, el Landesanwaltschaft Bayern solicitó
 para eliminar al acusado de la relación de servicio civil.
 Los abogados de los demandados solicitan que
 para despedir la aplicación.
 El demandado no se quejó de deficiencias importantes en el procedimiento según el Art. 53 (1) BayDG y no presentó ninguna sol icitud de
pruebas. Contrariamente a la opinión de LA, sin embargo, no es un comportamiento interno sino fuera de servicio. El mero hecho de que fuera un
"viaje de negocios" con el autobús de la comunidad no era suficiente para el servicio material. La obligación de usar el cinturón de seguridad no
tiene nada que ver con los deberes como alcalde. En un caso similar (perjurio en una disputa de derecho civil privado), por ejemplo, el VG
Meiningen consideró una reducción salarial del 10% durante un período de 2 años, según corresponda. Al ser destituido del servicio, el Tribunal
Administrativo Federal solo reconoció constelaciones de casos almacenados claramente más pesados (más mala conducta sustancial, perjurio
continuado), también porque se había ocupado de delitos relacionados con el servicio interno.
 La persistencia del acusado no puede ser dicha. De hecho, estaba en su declaración de que había estado atado, se mantuvo constante. Él
también trató de probar esto. El experto encargado por el acusado había declarado que el testigo L., en cuya declaración jurada el tribunal
esencialmente rechazó, no podría haber reconocido si el acusado había sido atado.
 El acusado ha ganado a lo largo de los años "extra-obligatorio" y no solo un servicio adecuado para el día. Las muchas oficinas honorarias serán
referidas. Por cierto, se menciona nuevamente que tanto el tribunal de distrito como el tribunal de distrito T1.así como el fiscal en el tribunal
regional T1. estuvo de acuerdo en que existía un caso menor.
 El tribunal tiene el archivo criminal de la oficina del fiscal T1., Los actos disciplinarios del Procurador General bávaro, los documentos
disciplinarios en la oficina del distrito ... así como los registros personales del acusado. Sus contenidos están referenciados. Por lo demás, se
hace referencia al contenido de los alegatos intercambiados y los documentos presentados.

 razones

 La acción admisible está bien fundada. El acusado cometió una ofensa seria. La distancia de la relación oficial es obligatoria.
 No hay objeciones a la legalidad de la aplicación. Cumple con los requisitos del Art. 50 BayDG y refleja adecuadamente las carreras personales y
profesionales del funcionario, el curso previo de los procedimientos disciplinarios y los hechos y pruebas relevantes para la decisión de una
manera ordenada. Se respetaron los derechos de audiencia del funcionario. Los errores formales no minaron la autoridad disciplinaria en el
procedimiento que conduce a la acción disciplinaria.
 La mala conducta acusada con el acusado ha sido probada para el tribunal. Justifica la medida disciplinaria impuesta, que corresponde a la
demanda del demandante.
 Los hechos son el resultado de las conclusiones fácticas de la sentencia final del Tribunal de Distrito T1. desde el 09.04.2004. Luego, el
19.02.2008, el acusado condujo junto con los empleados de la comunidad E. y S. en el B306 desde I. Viniendo en dirección a la parte local S. El
acusado G. era copiloto, E. dirigió el automóvil. El otro pasajero S. se sentó en el asiento trasero. El conductor E. y el demandado G. no se
habían puesto el cinturón de seguridad prescrito. Esto fue detectado por el PHK L. en un punto de control de tráfico en el B306 en el Km
14,300. Esta muestra reembolsada, que dio lugar a multas por multa contra el acusado G. como el conductor E. en la cantidad de 30, - €. Ambos
objetaron a esto.
 En la audiencia principal del tribunal de distrito T1. el 18.06.2008 contra la persona interesada G. (Az 522 OWi 330 IS 11 407/08) dijo de acuerdo
con el protocolo primero PHK L. y confirmó que G. y E. se habían quedado sin cinturones de seguridad.Posteriormente, los testigos E. y S. fueron
interrogados, declarando bajo juramento que G. había sido atado. Sin embargo, el juez condenó a G. a una multa de 30, - euros y declaró en los
fundamentos de la sentencia que los testigos E. y S. habían mentido, según la condena del tribunal.
 En la vista celebrada el 26 de junio de 2008 en el asunto de ofensa administrativa 520 OWi 320 IS 11 437/08, el conductor del automóvil E. fue
condenado por negligencia en la no aplicación del cinturón de seguridad prescrito a una multa de 30, - €. En la audiencia principal, los testigos G.
y S. también testificaron bajo declaración jurada del testigo PHK L. y después de la instrucción adecuada bajo juramento de que la persona en
cuestión se había puesto el cinturón de seguridad.
 La sentencia final del Tribunal de Distrito - Schöffengericht - T1. de 09.04.2009, el procedimiento disciplinario en virtud del Art. 25 párrafo 1
BayDG tiene un efecto vinculante con respecto a los hallazgos fácticos de toma de decisiones. Todas las constataciones fácticas sobre los
hechos externos e internos del delito en cuestión adquieren este efecto vinculante.
 El presente procedimiento no ha dado ningún motivo para dudar de la exactitud de esta sentencia, independientemente de su efecto
vinculante. En total, cuatro tribunales del distrito de tribunales de distrito T1., A saber, en los dos procedimientos de infracción administrativa en
cada caso el tribunal de distrito T1. con dos jueces diferentes y en procedimientos por perjurio, active el Tribunal de Distrito T1. -Schöffengericht -
y el tribunal de distrito T1. - 6ª División Criminal - como tribunal de apelación con la cuestión de si el demandado y E. condujeron sin el uso del
cinturón de seguridad. Se llevó a cabo un examen de la vista y se realizaron pruebas de manejo para verificar la probabilidad del testimonio del
testigo PHK L.
 Con la ejecución de un perjurio, el acusado ha cometido una ofensa de servicio en el sentido del Art. 48 (1) KWBG. La Cámara asume una
conducta indebida oficial. De acuerdo con la jurisprudencia (BVerwG v. 21.08.1996, Az. 1 B 66/95, <juris>), la distinción entre mala conducta
interna y externa depende de la conexión causal y funcional con el servicio, no en lugar y hora el ascenso La esfera oficial de un funcionario
generalmente se distingue del círculo de la vida en el que está libre de deberes oficiales. Sin lugar a dudas, el viaje del acusado hacia adelante y
hacia atrás desde el I. ha servido para llevar a cabo los deberes oficiales y pertenece a los deberes del funcionario. Esto también puede aplicarse
al comportamiento de las partes involucradas en el arresto policial y el control de tráfico. La imposición de una multa, sin embargo, afectó a los
ocupantes del automóvil como personas privadas, y esto es aún más cierto de su decisión de oponerse a la multa y su apariencia como testigos
en el procedimiento principal ante el Tribunal de Distrito T1. los días 18 y 26 de junio de 2008. El círculo del deber, el acusado como testigo ante
el tribunal de distrito T1. subordinado a, concluye de las disposiciones de la Ley de Delitos Administrativos y el Código de Procedimiento
Penal. La obligación de la verdad como testigo, cf. sobre § 57 StPO, se aplica a todos y no está relacionado con los deberes especiales de un
alcalde.
 Sin embargo, el perjurio perjurado constituye una ofensa de servicio, ya que cumple con los requisitos del Art. 48 (1) oración 2 KWBG. De
acuerdo con esto, el comportamiento de un funcionario (electivo municipal) fuera del servicio es una ofensa de servicio si, en las circunstancias
del caso, es especialmente adecuado para menoscabar el respeto y la confianza de una manera importante para su oficina o la reputación de la
administración pública.
 Para violaciones fuera de servicio de la obligación de verdad tal. En el caso del perjurio, la relevancia disciplinaria ya radica en el menoscabo del
respeto y la confianza, que generalmente se asocia con la condena en el proceso penal. En el caso de altos funcionarios, como el acusado, que
representan a su comunidad, la deshonestidad contra los órganos del estado tiene un efecto en la confianza del público en su trabajo y es
probable que dude de la veracidad del funcionario con respecto a sus deberes y la legalidad confiable de sus acciones (ver Zängl, Comentario
sobre la Ley Disciplinaria de Baviera, MatR / II RdNr 474 o BVerwG v. 21.12.2010, NVwZ - RR 211, 413).
 Al evaluar la naturaleza y el alcance de la medida disciplinaria en el contexto de la evaluación de la naturaleza y el alcance de la medida
disciplinaria, el tribunal asume que la mala conducta del acusado pesa mucho y ha llevado a una pérdida final de confianza (Art. 48 (3) KWBG ,
Art. 14, párrafo 2, frase 1, BayDG). Esto depende de la convicción general en la evaluación de la naturaleza y seriedad de la mala conducta, sus
efectos y el grado de culpa, teniendo debidamente en cuenta la personalidad del funcionario y la convicción de la Cámara. Los motivos para que
el alivio se incluya en las consideraciones de medición no tienen tal peso, individualmente o en conjunto, que pueden compensar la pérdida de
confianza. Por lo tanto, la medida disciplinaria de destitución del servicio civil es apropiada y necesaria.
 Según el Art. 14 BayDG, la gravedad de la mala conducta, que se evalúa según la naturaleza e importancia de los deberes oficiales lesionados,
la duración y frecuencia de los incumplimientos del deber y las circunstancias de los delitos, es decisiva (BVerwG v. 29.05.2008 - Ref. 2 C 59.07 -
citado) después de <juris>), así como la imagen de la personalidad del funcionario y el deterioro del fideicomiso del empleador o del público en
general, que exige una apreciación de la mala conducta del funcionario con respecto a su estado general, su área de actividad dentro de la
administración y su función concreta (BVerwG v 29.05.2008 aa O.).
 En el caso de violaciones no contractuales del deber a la verdad, la evaluación de la medida disciplinaria se basa en las circunstancias
particulares del caso individual. Un marco legal para las medidas es el castigo legal (BVerwG v. 21.12.2010, NVwZ-RR 2011, 413). En caso de
perjurio, la remoción del servicio civil se tomará en consideración regularmente, a menos que haya motivos especiales para la reducción (ver
BVerwG v. 13.12.1972, BVerwGE 46, 41, Zängl, Ley Disciplinaria de Bayer, MatR / II, párrafo 475). El perjurio pertenece a aquellas ofensas que
son expulsadas como crímenes y en las cuales la ley penal propia de división del comportamiento punible ya está asignada debido a su seriedad
fundamental del grupo ofensor más serio. Esto también es relevante en términos de acción disciplinaria, ya que al menos ya existe una indicación
del grado de desprecio y confianza que generalmente se asocia con la ofensa en cuestión. El perjurio se considera deshonroso en la población,
con el resultado de que un funcionario culpable de perjurio pierde regularmente el respeto. Además, a través de tal acto, sacude profundamente
la confianza que su entorno profesional y el lugar público deben tener en él y debe establecer. Él muestra que en un momento crucial de
cumplimiento legal requerido no está dispuesto a obedecer los dictados imperativos del orden legal y, a la inversa, no se reduce a cometer un
crimen como un crimen.
 Aquí no se puede suponer un caso disciplinario de perjurio porque la corte del concejal ha aceptado un caso menor en el sentido del § 154 del
Abs. 2 del Código Penal y no ha impuesto ningún castigo, que ya está regularmente asociado con la pérdida de los derechos oficiales. La
adopción de un caso menor no es vinculante para el procedimiento disciplinario ni puede perjudicar la decisión del tribunal disciplinario. Esto es
contrario a las diferentes tareas y objetivos de las diversas áreas de la ley. A diferencia de los procesos penales, el hecho de que el acusado
estuviera dispuesto a cometer perjurio por una pequeña multa de 30 euros no puede tener un efecto atenuante. Su disposición a jurar perjurio por
esta cantidad e imponer intereses comparativamente insignificantes con crímenes es más grave.
 En detrimento del acusado, las circunstancias del delito actúan. El acusado no se sorprendió ni se tomó por sorpresa la obligación de declarar
como testigo o juramento en el curso de un proceso penal, pero tuvo tiempo suficiente para prepararse para comparecer ante el tribunal. Esto se
aplica tanto al primer procedimiento el 18.06.2008, en el que el acusado aceptó que dos servidores de la comunidad juraron perjurio a su favor,
así como su propio falso testimonio el 26.06.2008. Por esta razón, no hay indicaciones de que el acto deba ser juzgado como un acto
momentáneo fuera de la personalidad. El comportamiento mostrado en ambas ocasiones demuestra la convicción de la Cámara de una profunda
falta de respeto por la ley y una gran sangre fría en el enfoque.
 Otros motivos de mitigación reconocidos en la jurisprudencia, como la compensación voluntaria por el daño o la divulgación de la fechoría antes
del descubrimiento de un delito, etc. no están disponibles. Por el contrario, el acusado tiene derecho a apelar ante el tribunal penal del Tribunal de
Distrito T1. El recurso fue retirado por consejo de su abogado defensor solo después de haberse tomado pruebas.
 El tribunal ha reconocido que el acusado ha sido alcalde en el municipio de R1 durante años. comprometido y muestra un mayor compromiso
social, incluso fuera de servicio. Por otro lado, este servicio debe esperarse de un funcionario honorario y primer alcalde. Un uso apropiado dentro
y fuera del servicio es una de las condiciones necesarias para la elección como alcalde y es parte de la oficina.
 El trato despectivo del acusado con la ley permite conclusiones sobre su actitud y su trabajo posterior como alcalde. El acusado tiene que cumplir
una variedad de tareas como alcalde. Él es el primer ciudadano de la comunidad y los representa externamente. Esta posición le otorga a la
Oficina no solo deberes sino también poder e influencia. En todo esto, sin embargo, el alcalde está sujeto a los lazos de la ley. El ciudadano debe
poder confiar en que el alcalde reconozca este deber y obedezca la ley. Lo mismo se aplica a su posición como jefe de administración. Una vez
más, el acusado con las consecuencias penales de un viaje de negocios ha dado un muy mal ejemplo. En general, al realizar un perjurio, el
demandado ha destruido la confianza tanto del público como de sus empleados en el cumplimiento absoluto de la ley y la legalidad de su
conducta oficial. En la visión general de todas las circunstancias de carga y exoneración, por lo tanto, según la convicción de la Sala, la distancia
de la relación oficial honoraria es apropiada y apropiada.
 La decisión sobre los costos se basa en el Art. 72 párrafo 1 oración 1 BayDG.

Ingles

PRIMERA DIVISION

[GR No. 7006. 5 de noviembre de 1912.]

LOS ESTADOS UNIDOS, Demandante apelado , v. PASCUAL MORANDARTE, Demandado-


Apelante .

Salas & Kalaw para Apelante .

El Fiscal General Villamor por Apelado .

SILABA

1. SUBORNACIÓN DE PERJURIO. - Cuando las declaraciones falsas de ciertos testigos, que fueron
inducidas por una tercera persona, habrían demostrado hechos importantes y esenciales que, de
no haberse descubierto su falsedad a tiempo, habrían resultado en la condena de las personas
acusadas falsamente, la persona inductora tales declaraciones son culpables de soborno del
perjurio, previsto y castigado por el artículo 4 de la ley núm. 1697.

2. ID; SENTENCIA EN PRIMERA INSTANCIA COMO PRUEBA DEL CRIMEN. - El texto de la sentencia
dictada en la causa contra la persona acusada de dar tal testimonio falso, constituye prueba
fehaciente de que se cometió el delito de suborientación de perjurio y establece la responsabilidad
penal correspondiente.

3. ID .; REGISTRO DE LOS PROCEDIMIENTOS EN UN EXAMEN PRELIMINAR. - En la medida en que


la ley no requiera que las declaraciones de la ley no requieran que las declaraciones de testigos
hechas en una investigación preliminar deben ser por escrito, cuando sea necesario que el registro
muestre la escritura, cuando sea necesario que el el registro deberá mostrar los detalles de tales
procedimientos ante un juez de paz, es suficiente que este declare bajo juramento las pruebas
presentadas por los testigos, y no es necesario que las notas tomadas con respecto a las
declaraciones sean exhibidas y hechas parte del caso.

DECISIÓN

TORRES, J .:

Se trata de una apelación del acusado contra la sentencia dictada en este caso el 9 de febrero de
1911 por el honorable Herbert D. Gale, juez, que lo sentenció a la pena de dos años de prisión, al
pago de una multa de P500. y, en caso de insolvencia, a la correspondiente prisión subsidiaria y a
pagar las costas. El acusado también fue perpetuamente descalificado para ejercer cualquier cargo
público y testificar como testigo ante cualquier tribunal en estas islas.

Después de la muerte de su padre, la niña Catalina Sigüenza, que entonces tenía alrededor de 12
años, y el niño Santiago Sigüenza, de unos 14 años, fueron tomados a cargo de Pascual
Morandarte, con el conocimiento de su madre, Angela Mealean, para que sirvan como sirvientes
de la casa en pago de una cierta deuda que su padre dejó sin pagar a su muerte. En uno de los
primeros días del mes de julio de 1909, los niños desaparecieron de la casa de Morandarte y, al
realizar una investigación para averiguar su paradero, descubrieron que habían aprovechado una
ocasión en la que se ausentó de su casa y se fue de distancia con su hermano Eladio Sigüenza,
que residía temporalmente en la casa de Tecla Benavente. Como, coincidiendo con la desaparición
de los niños, Morandarte se perdió algunas joyas y el dinero que tenía en su casa, sospechaba,
que Eladio, en complicidad con Hilario, el hermano de este último, había robado lo mismo. Por lo
tanto, presentó una denuncia ante el juez de paz del pueblo de Buhi, acusando a Eladio Sigüenza
del delito de robo y, en la investigación preliminar realizada, presentó como testigos a Victoriano
San Antonio y Atanasia Mapa, quienes declararon bajo juramento, antes el juez de paz, que un día
habían visto a Eladio Sigüenza llevando un paquete que contenía dinero; pero, tras la institución
de una nueva investigación, se retractó de todos sus testimonios anteriores y juraron que era falso
y que, aunque vieron a Eladio Sigüenza ese día, en realidad no llevaba dinero, sino arroz y pollos.

Sobre los hechos anteriores, San Antonio y Mapa fueron procesados por perjurio y el Tribunal de
Primera Instancia, en vista de la prueba de su culpabilidad, los sentenció, el 10 de enero de 1911
(caso No. 1175), a la pena de tres meses 'encarcelamiento cada uno, a la descalificación de
cualquier cargo público y testificar como testigos, y al pago de los costos.

Al haber desarrollado, durante la persecución de la susodicha causa, Pascual Morandarte indujo a


dicho Victoriano San Antonio y Atanasia Mapa a dar falso testimonio en el proceso contra Hilario y
Eladio Sigüenza, según el testimonio de Juan Carrascoso, Atanasia Mapa, Sotero Buquiron,
Victoriano San Antonio, Silvina Morandarte y Rosendo Alcántara, una denuncia presentada por el
fiscal provincial, el 14 de enero de 1911, después de haberse realizado una investigación
preliminar como resultado de una acusación hecha por el mencionado Rosendo Alcántara ante la
justicia de la paz de Buhi, acusando a Pascual Morandarte del delito de suborientación de perjurio,
y, habiendo sido instituido este caso, se emitió el juicio antes mencionado.

Este caso se refiere al crimen de suborientación de perjurio, previsto y castigado por la Ley
no. 1697, las secciones 3 y 4 se leen de la siguiente manera: jgc: chanrobles. com.ph

"SEC 3. Cualquier persona que, habiendo jurado ante un tribunal, funcionario o persona
competente, en cualquier caso en que una ley de las Islas Filipinas autorice el juramento de ser
administrado, que testifique, declare, deponga, o certifique verdaderamente, o que cualquier
testimonio, declaración, declaración o certificado escrito por él suscrito sea verdadero, intencional
y contrario a tales estados de juramento o suscriba cualquier asunto material que no crea ser
verdadero, es culpable de perjurio, y deberá será castigado con una multa de no más de cinco
años y, además, será incapaz de desempeñar un cargo público o de dar testimonio en cualquier
tribunal de las Islas Filipinas hasta que se revoque la sentencia en su contra.

"SECCIÓN 4. Cualquier persona que cause o advierta a otra persona para cometer perjurio como
se define en la sección anterior es culpable de subornacion de perjurio y será castigada como en
dicha sección prescrita".biblioteca cra law virt ua1aw

Es innegable que, en la investigación preliminar realizada por el juez de paz del pueblo de Buhi, en
virtud de la acusación presentada por Pascual Morandarte acusando a Eladio, Hilario y Santiago
Sigüenza de haberle robado dinero y joyas que tenía en su casa, Victoriano San Antonio y
Atanasia Mapa testificaron como testigos en apoyo de dicha acusación y en su testimonio juraron
que habían visto a Eladio llevarse dinero y joyas en un paquete en la fecha en que supuestamente
se cometió el robo; en su testimonio posterior, se retractó de sus declaraciones juradas
anteriores, afirmando que habían testificado previamente falsamente, a través de la inducción de
Pascual Morandarte, a fin de que se presentara su primer falso testimonio contra el acusado,
apellidado Sigüenza.

Si no hubiera sido por la retractación de los testigos San Antonio y Mapa, tal vez el crimen
imputado al acusado habría sido considerado verdadero y demostrado; por lo tanto, es
incuestionable que el falso testimonio de los dos testigos mencionados presentado por el
acusador, condujo a probar hechos importantes y esenciales que, debidamente comprobados,
habrían determinado la condena y la condena del acusado por el delito de robo, para estos
testigos declaró que este último, Eladio Siguenza, fue visto, en la ocasión en cuestión, llevando un
paquete que contenía dinero y joyas.

Cuando los dos dichos testigos se retractó de sus declaraciones anteriores, alegando que lo que
habían declarado allí era falso, agregaron que habían violado a sabiendas su juramento, siendo
inducidos a hacerlo por dicho Morandarte. Es, por lo tanto, incuestionable que el acusado incurrió
en responsabilidad y fue culpable del delito de suborientación de perjurio, ya que es consciente de
que los dos testigos, Atanasia Mapa y Victorino San Antonio, no sabían nada del acto imputado a
los hermanos Sigüenza y no vio a uno de estos últimos, Eladio, llevando un paquete que contenía
dinero y joyas; sin embargo, indujo, adquirió e influyó a dichos testigos para que testificaran de
un acto imaginado por él, que no lo complacieron, aunque luego, impulsados por los dictados de la
conciencia, se retractaron de sus declaraciones falsas anteriores y dijeron la verdad ante el juez
que para este propósito los había puesto bajo juramento. Es evidente, por lo tanto, que el acusado
es culpable del delito de soborno del perjurio y, en consecuencia, ha incurrido en la pena
especificada en el artículo 3 de la Ley antes mencionada.

El acusado negó el cargo y se declaró inocente; pero, a pesar de sus alegaciones exculpatorias, el
expediente proporciona pruebas concluyentes de su culpabilidad como el perpetrador probado, sin
lugar a dudas, del delito de subornacion de perjurio enjuiciado, por el contenido de la sentencia,
certificado ante este tribunal y dictado por el juez del Tribunal de Primera Instancia en el caso
procesado contra los testigos perjuros, Atanasia Mapa y Victoriano San Antonio, constituyen la
debida prueba del acto criminal y la responsabilidad del acusado.

Aunque se establezca, como lo hizo el tribunal de primera instancia en su sentencia, que, de


acuerdo con el sentido y el espíritu de la ley, los testigos Atanasia Mapa y Victoriano San Antonio,
condenados por el delito de perjurio, son incompetentes, y están descalificados para testificar en
este caso, sin embargo, el acto de soborno del perjurio y la culpabilidad del acusado, Pascual
Morandarte, el único responsable de los mismos, han sido probados por el testimonio del juez de
paz, Juan Carrascoso, ante quien el dijo que dos testigos, perjuros de condena, hicieron sus
respectivas declaraciones falsas y. ante la misma justicia, se retractó durante la investigación
preliminar realizada con referencia a un delito de robo en el que el acusado, Morandarte, era el
denunciante.

El mencionado acto de soborno del perjurio, cometido por Morandarte, también se prueba con el
testimonio del testigo Sotero Buquiron, quien estuvo presente y escuchó al demandado inducir y
obligar al testigo, Atanasia Mapa, a declarar en dicha investigación de conformidad con el
instrucciones que él le dio. Silvina Morandarte, hermana del acusado y esposa del otro testigo
perjurado, Victoriano San Antonio y Rosendo Alcántara, sin contradicción, declararon entre sí la
certeza de que el acusado había sobornado al dicho San Antonio para cometer perjurio, y que de
esa manera haciendo Morandarte dio a este último instrucciones específicas con respecto a lo que
debe ser su testimonio en esa investigación, y un documento que contiene un memorando de la
misma. Por lo tanto, incluso sin tomar en cuenta el testimonio de dichos testigos perjuros, a causa
de su descalificación, la culpabilidad del acusado está bien probada, porque se demuestra
indudablemente que cometió el delito acusado al inducir a esos dos testigos a declarar en
corroboración del hechos alegados en su acusación, aunque luego se retractaron de su testimonio
y dijeron la verdad, por lo tanto, una acción por perjurio que se ha instituido contra ellos, fueron
condenados de acuerdo con la ley.

Con respecto al error asignado al juez de primera instancia, por no haber sacado del registro el
testimonio del testigo, el juez de paz Juan Carrascoso, en tanto que la mejor prueba, como afirma
la defensa, en relación con las declaraciones formuladas por los testigos Mapa y San Antonio, que
posteriormente se retractó de los mismos, es el memorándum escrito por dicho juez de paz y
contiene una breve declaración de su testimonio, basta con decir que, de conformidad con lo
dispuesto en el artículo 13 de la Ley No. 1627, que es modificatoria de la Ley Núm. 194, no es
necesario que el testimonio de un testigo en una investigación preliminar se establezca por
escrito;cuando es esencial que el testimonio detallado dado por un testigo ante un juez de paz
parezca registrado en una causa, este último debe declarar bajo juramento todo lo que el testigo
testificó, como lo hizo en el presente caso, no es necesario que el memorándum hecho por él de
tal testimonio sea exhibido y adjuntado al registro, ya que esto no es requerido por la ley.

Por las razones expuestas, mediante las cuales los errores asignados a la sentencia recurrida han
sido refutados, y sosteniendo que esta última está de acuerdo con la ley y los méritos del caso, en
nuestra opinión debe ser el mismo y se afirma por la presente , con los costos de esta instancia
contra el apelante . Así que ordenado

Arellano, CJ , Mapa, Johnson, Carson y Trent, JJ. , concur.

República de Filipinas
CORTE SUPREMA
Manila

PRIMERA DIVISION

Nº GR 93173 15 de septiembre de 1993

HONORIO SAAVEDRA, JR., Peticionario,


vs.
DEPARTAMENTO DE JUSTICIA, TRIBUNAL DE PRUEBA REGIONAL DE PASIG,
SUCURSAL 67 y GREGORIO M. RAMOS, respondientes.

Andres B. Soriano por peticionario.

El Procurador General para el demandado público.


BELLOSILLO, J .:

Esta es una petición de certiorari y prohibición de anulación de la Resolución del


Departamento de Justicia de fecha 6 de noviembre de 1989 1 que desestimó la petición del
peticionario de revisión de la resolución del fiscal provincial de fecha 25 de julio de
1988 2 por causa probable de perjurio contra el peticionario y el DOJ Resolución de 7 de
marzo de 1990 3 que niega la reconsideración.

El 2 de julio de 1987, los propietarios de Pine Philippines, Inc. (PPI por brevedad), incluido
el demandado privado Gregorio M. Ramos, vendieron sus acciones al solicitante Honorio
Saavedra, Jr., por P1.2 millones pagaderos en cuotas. Se ejecutó un "Memorando de
Acuerdo" y una "Escritura de Asignación" para evidenciar la transacción. El documento
anterior contenía una cláusula de rescisión automática en caso de que no se pagara
ninguna cuota en su fecha de vencimiento.

Los pagos se realizaron por un monto total de P936,380.00, dejando un saldo de


P263,620.00 a pagar el 15 de septiembre de 1987. Sin embargo, en dicha fecha, el
peticionario retiró el pago debido a que los vendedores no cumplieron con sus
garantías. Sin embargo, el saldo se depositó en depósito bloqueado sujeto a liberación una
vez que se cumplieron las garantías.

El 5 de noviembre de 1987, el peticionario presentó en nombre de PPI una demanda civil


verificada por daños y perjuicios 4 contra un demandado privado, alegando que él (el
demandante) era el presidente y el principal accionista de la empresa. A modo de
respuesta, el demandado Ramos cuestionó la capacidad del peticionario para demandar
en nombre de PPI, alegando que el peticionario dejó de ser su presidente cuando la venta
del PPI, las acciones en su poder se rescindió automáticamente el 15 de septiembre de
1987.

Después de ejecutar un documento titulado "Revocación del Memorándum de Acuerdo",


Ramos y su grupo presentaron un caso 5 el 20 de noviembre de 1987 ante la Comisión de
Bolsa y Valores (SRC) orando para que la rescisión sea declarada válida y legal. El
peticionario presentó una moción para desestimar alegando falta de jurisdicción por parte
de la SEC pero la misma fue negada el 11 de diciembre de 1987. El peticionario acudió al
Tribunal Supremo que, el 21 de marzo de 1988, confirmó la jurisdicción de la SEC y
dictaminó que bajo . 5, par.(b), de PD N ° 902-A, la SEC tiene jurisdicción "primaria y
exclusiva" sobre las cuestiones gemelas de propiedad y rescisión automática, ya que son
disputas intracorporativas. 6 En consecuencia, se suspendieron los procedimientos del caso
civil No. 55247.

El 7 de diciembre de 1987, durante la tramitación del caso núm. 3257 de la SEC, el


demandado privado archivó una causa penal por perjurio contra el peticionario ante la
Fiscalía Provincial de Pasig, alegando que el peticionario perjuró cuando declaró en la
verificación de la denuncia en Caso Civil No .55247 que él era el presidente de PPI. 7 En su
declaración jurada de respuesta, el peticionario alegó que dado que las cuestiones de
propiedad y rescisión automática aún estaban pendientes y no estaban resueltas en la
SEC, no había fundamento en el cargo de que afirmara una falsedad al afirmar ser el
presidente de la compañía, especialmente cuando él era tal registros existentes con la
SEC. 8

Mediante Resolución de fecha 25 de julio de 1988, el Fiscal Provincial constató


una presunción prima facie de perjurio contra el peticionario y el 26 de octubre de 1988
presentó la correspondiente información ante el Tribunal Regional de Primera Instancia de
Pasig, firmado como Crim. Caso núm. 74919. 9 La prueba que respaldaba el cargo era el
Certificado del Secretario de fecha 5 de diciembre de 1987 que reflejaba la elección del
demandado privado como Presidente del PPI por los antiguos propietarios del mismo
cuando se convocaron tras la revocación automática del "Memorando de Acuerdo" y la
"Escritura de Asignación."

El peticionario solicitó una revisión de la Resolución anterior con el DOJ demandado


público, pero posteriormente este resolvió la resolución que ahora se está considerando,
confirmando el hallazgo de causa probable de perjurio, que dicta el siguiente
procedimiento: 10

Existe una causa probable en su contra para el enjuiciamiento, como lo


demuestra el Certificado del Secretario con fecha del 5 de diciembre de
1987 que queda registrado . Esta evidencia es un testigo mudo pero
elocuente que afirma la afirmación de Ramos de que él es el presidente
legítimo de PPI .De hecho, el Certificado del Secretario aludió fácilmente
muestra que la membresía original de la Junta fue reconvocada y
reensamblada, lo que demuestra el hecho de que la presidencia de PPI se
presentó ante Ramos.

Además, en vista de la rescisión del memorando de acuerdo, la escritura


de cesión y el contrato de arrendamiento, usted perdió sus derechos e
intereses sobre las acciones de acciones previamente entregadas a usted
en virtud del objeto del contrato . En consecuencia, también perdió su
derecho a asumir la administración de la corporación PPI. Cuando usted
declaró en su queja que usted era presidente de PPI, dicha afirmación
constituyó una afirmación legal ( sic ) y deliberada de falsedad (énfasis
agregado).

Una Petición de reconsideración resultó infructuosa, el peticionario tomó el recurso


inmediato.

El peticionario sostiene que el Demandado Doctorado abusó gravemente de su discreción


cuando afirmó las conclusiones del Fiscal Provincial de que había hecho una "afirmación
deliberada de falsedad" sobre la base de la conclusión de que se había establecido la
rescisión automática. Por lo tanto, la jurisdicción se pronunciará sobre esa cuestión. de
rescisión automática se deposita en la Comisión de Bolsa y Valores. Dado que el problema
aún no se ha resuelto, el Departamento de Justicia debería haber aplazado el
procedimiento.

Hay mérito en la petición. En Saavedra, Jr. v . SEC , declaramos categóricamente que:

. . . la disputa en el bar es una disputa intracorporativa que ha surgido entre


los principales accionistas de la corporación debido a la negativa de los
demandados (ahora peticionarios) a cumplir plenamente con lo pactado por
las partes. Tal disputa involucra una controversia "entre accionistas",
específicamente en cuanto al derecho de los demandantes, como
accionistas, sobre la cesión no pagada de acciones y la validez de la
adquisición de las mismas por los demandados. En otras palabras, el
presente caso involucra una disputa intracorporativa sobre quién tiene el
derecho a permanecer y actuar como propietarios-accionistas de la
corporación .

De conformidad con el PD No. 902-A, según enmendada, particularmente


la Sección 5 (b) de la misma, la jurisdicción primaria y exclusiva sobre el
presente caso pertenece propiamente a la SEC . .. (énfasis añadido). 11

Bajo la doctrina de la jurisdicción primaria, los tribunales no pueden y no determinarán una


controversia que involucre una cuestión que esté dentro de la jurisdicción de un tribunal
administrativo 12 habiendo sido así colocado dentro de su competencia especial bajo un
esquema regulatorio. En tales casos, el proceso judicial se suspende hasta que se lo
remita al órgano administrativo por su opinión sobre el asunto en
disputa. 13

En consecuencia, si los tribunales no pueden resolver una cuestión que es competencia


legal de un órgano administrativo antes de la resolución de esa cuestión por el tribunal
administrativo, especialmente cuando la cuestión exige el ejercicio de una discreción
administrativa sólida que requiera conocimientos, experiencia y servicios especiales. de la
agencia administrativa para determinar cuestiones técnicas e intrincadas de los hechos, y
la uniformidad de la decisión es esencial para cumplir con los propósitos del estatuto
regulatorio administrado, 14 y mucho menos puede el Fiscal Provincial arrogarse la
jurisdicción exclusiva de la SEC.

En el caso de Bar, el estatuto regulatorio aplicable es el PD No. 902-A que confiere a la


SEC la competencia legal para resolver disputas intracorporativas, competencia que ya
había sido confirmada por nosotros en varios casos. 15 Considerando que definitivamente
se estableció en Saavedra, Jr. v . SEC que las cuestiones de propiedad y rescisión
automática son de naturaleza intracorporativa, entonces el Fiscal Provincial, claramente,
no tiene autoridad alguna para decidir sobre el mismo. De hecho, si tuviéramos que
mantener la validez de las Resoluciones del DOJ presentadas ante nosotros, como
sugieren los encuestados, estaríamos sancionando una flagrante usurpación o preferencia
de esa jurisdicción primaria y exclusiva de la que SEC ya disfruta. Obviamente, no se
puede hacer. Por lo tanto, el Fiscal Provincial al ser confrontado con la cuestión de si la
venta de acciones al peticionario se canceló automáticamente mientras se determinaba la
causa probable del perjurio, debería haber retenido la presentación de cualquier
información contra el acusado.

El DOJ del demandado público al intentar justificar la acción del fiscal provincial afirma que
este último está facultado para emitir una resolución preliminar sobre el asunto con el fin
de encontrar causa probable contra el peticionario, y que el peticionario puede elevar la
tramitación del asunto ante la SEC como su defensa en el juicio propiamente dicho.

No estamos convencidos El deber de un fiscal durante la investigación preliminar no es


solo encontrar pruebas que justifiquen la continuación del proceso penal contra un
acusado. De igual importancia, y se ha repetido con la suficiente frecuencia, es su deber
proteger a los inocentes de juicios apresurados, costosos e inútiles. 16 Este deber, además
de la jurisdicción "primaria y exclusiva" de la SEC, exige la terminación absoluta del
enjuiciamiento penal del peticionario que, al principio, ya carecía de bases fácticas y
legales. De hecho, el enjuiciamiento del peticionario no puede basarse en un mero
Certificado de Secretario que no puede dar fe de la validez de la rescisión automática, por
lo que tampoco puede resolver la cuestión de quién es el legítimo Presidente del PPI entre
el peticionario y el demandado privado.

Además, el Certificado del Secretario está fechado el 5 de diciembre de 1987, mientras


que la supuesta declaración falsa se hizo el 5 de noviembre de 1987, o un mes antes
cuando se presentó la queja verificada por daños y perjuicios. Obviamente, la veracidad de
una declaración, o la falta de ella, no puede depender de un certificado que aún no existía
cuando se hizo la declaración en cuestión. Aun asumiendo la validez de la elección de
Ramos como Presidente de PPI como se refleja en el Certificado del Secretario, no prueba
que el peticionario no fuera Presidente el 5 de noviembre de 1987 cuando se inició la
acción civil.

Sea como fuere, el resultado del caso núm. 3257 de la SEC no es determinante de si
puede prosperar el cargo por perjurio contra el peticionario. Incluso si el entrevistado
privado Ramos logra probar la validez de la rescisión automática de la venta ante la SEC,
no significa necesariamente que la acusación penal tenga base. Hay cuatro (4) elementos
del delito de perjurio que deben tenerse en cuenta para determinar si existe
una presunción prima facie , a saber: (a) que el acusado hizo una declaración bajo
juramento o ejecutó una declaración jurada sobre un asunto importante; (b) que la
declaración o declaración jurada fue hecha ante un oficial competente, autorizado para
recibir y administrar el juramento; (c) que en esa declaración o declaración jurada, el
acusado hizo una afirmación voluntaria y deliberada de una falsedad; y, (d) que la
declaración jurada o affidávit que contiene la falsedad es requerida por la ley o hecha para
un propósito legal. 17

Claramente, la mera afirmación de una falsedad no es suficiente para convertirse en


perjurio. La afirmación debe ser deliberada y voluntaria. Si bien puede haber habido una
falsedad afirmada, que no estamos dispuestos a aceptar, no existe evidencia que
demuestre que la misma se hizo deliberada y voluntariamente. Por el contrario, los
registros tienden a mostrar que la afirmación se hizo de buena fe, en la creencia de que la
falta de pago del precio de la última cuota se justificaba por el incumplimiento por parte de
los vendedores de sus garantías.Además, el peticionario alega que ha depositado el saldo
en custodia, lo cual no se disputa. Consecuentemente, un hallazgo de causa probable no
sucede como una cuestión de rutina, incluso si la SEC decide negativamente contra el
peticionario, ya que un elemento esencial del crimen parece carecer en el caso que
nos ocupa , i . e ., que la falsedad es intencional y deliberada.

Además, como regla general, los alegatos no necesitan ser verificados a menos que lo
requiera el Reglamento de la Corte, y ninguna regla exige que las quejas por daños y
perjuicios, como en el caso que nos ocupa, estén bajo juramento. Dado que no se requiere
que se verifique la denuncia presentada por el peticionario contra el demandado privado,
falta otro elemento esencial del delito de perjurio, i . e ., que la declaración jurada que
contiene la falsedad es requerida por la ley. En consecuencia, el peticionario no puede ser
procesado sobre la base de una supuesta falsedad hecha en un alegato verificado que no
está obligado por ley a ser verificado. 18

En verdad, existe un grave abuso de discrecionalidad en la emisión de la Resolución de 25


de julio de 1988 por la que se establece una presunción prima facie de perjurio contra el
peticionario. A fortiori , las Resoluciones del DOJ atacado deben ser anuladas como si
hubieran sido emitidas sin suficientes bases fácticas y legales. En consecuencia, la
información presentada en el Tribunal de Primera Instancia de Pasig en virtud de la misma
también debe ser desestimada.

POR LO TANTO, la petición es OTORGADA . Las Resoluciones cuestionadas fechadas el


6 de noviembre de 1989 y el 7 de marzo de 1990 del Departamento de Justicia
demandado que sustenta al Fiscal Provincial en la búsqueda de causa probable de perjurio
contra el peticionario, quedan NULSADAS y NO SE PRESENTAN .

En conformidad con esto, el Tribunal Regional de Primera Instancia de Pasig, sucursal 67,
o cualquier rama del mismo tribunal Crim. El caso No. 74919 titulado "Pueblo v. Honorio
Saavedra, Jr.," puede ser asignado, está dirigido a DESECHAR el caso. La fianza
depositada para la libertad provisional del acusado, si corresponde, se cancela y se libera.

ASÍ PEDIDO.

Cruz, Davide, Jr. y Quiason, JJ., Concurren.

Griño-Aquino, J., está de licencia.

# Notas a pie de página


1 Escrito por el entonces subsecretario Artemio G. Tuquero, Rollo , pp. 26-
28.

2 Rollo , pp. 30-32.

3 Rollo , p. 29.

4 Pine Philippines, Inc. v. Gregorio M. Ramos, Civil Case No. 55427, RTC,
Br. 166, Pasig.

5 Ramos v. Saavedra, Jr., SEC Caso No. 3257.

6 Saavedra, Jr., v. SEC, GR No. 80879, 21 de marzo de 1988, 159 SCRA


57.

7 IS No. 87-10773.

8 Rollo , p. 19.

9 Rifado a la Rama 67.

10 Rollo , p. 27.

11 Nota 6, p. 60.

12 Brett c. Tribunal de Apelación Intermedio, GR. No. 74223, 27 de


noviembre de 1990, 191 SCRA 687, 698.

13 Industrial Enterprises, Inc. c. Tribunal de Apelaciones, GR núm. 88550,


18 de abril de 1990, 184 SCRA 426, 432.

14 Nota 6, pp. 61-62. Ver también Pambujan Sur United Mine Workers
contra Samar Mining Co., Inc., 94 SCRA 932 (1954).

15 Wack Wack Condominium Corporation vs. Court of Appeals, GR No.


78490, 23 de noviembre de 1992, 215 SCRA 850, 855; Rural Bank of
Salinas, Inc., contra el Tribunal de Apelaciones, GR No. 96674, 26 de junio
de 1992, 210 SCRA 510, 514; Securities and Exchange Commission v.
Tribunal de Apelaciones, GR No. 93832, 23 de agosto de 1991, 201 SCRA
124, 134; Escuela Filipina de Administración de Empresas v. Leano, GR Nº
58468, 24 de febrero de 1984, 127 SCRA 778, 782.

16 People v. Poculan, GR Nos. 70565-67, 9 de noviembre de 1988, 167


SCRA 176, 192; Rodis, Sr. v. Sandiganbayan, GR Nos. 71404-09, 26 de
octubre de 1988, 166 SCRA 618, 623.

17 Díaz v. People, GR No. 65006, 31 de octubre de 1990, 191 SCRA 86,


93.

18 Flordelis v. Hinalaloan, No. L-48088, 31 de julio de 1978, 84 SCRA 477.


PRIMERA DIVISION

[GR No. 144692. 31 de enero de 2005]

CELSA P. ACUA, peticionaria , contra DEFENSOR DEL PODER


ADJUDICADO POR LUZON, PEDRO PASCUA y RONNIE
TURLA, (Angeles City National Trade
School), encuestados .

DECISIÓN
CARPIO, J .:

El caso

Se trata de una petición de certiorari [1] de la Resolución de 4 de abril de


2000 y de la Orden de Ombudsman Adjunto de Luzón de fecha 19 de junio de
2000. La resolución del 4 de abril de 2000 desestimó por falta de causa
probable la denuncia por perjurio de la peticionaria Celsa P. Acua contra los
encuestados Pedro Pascua y Ronnie Turla. La orden del 19 de junio de 2000
denegó la moción de reconsideración.

Los hechos

La peticionaria Celsa P. Acua (peticionaria) es una ex maestra de la


Escuela Nacional de Comercio de Angeles City (ACNTS) en Angeles City,
Pampanga. El demandado Pedro Pascua (el encuestado Pascua) era el Oficial
Encargado de ACNTS, mientras que el demandado Ronnie Turla (el
demandado Turla) era miembro de su facultad. [2]
El 13 de julio de 1998, una cierta Erlinda Yabut (Yabut), otra maestra de
ACNTS, junto con otro personal de la escuela, solicitó un diálogo con el
encuestado Pascua sobre algún asunto no especificado. La Demandada
Pascua estuvo de acuerdo con la solicitud y la reunión tuvo lugar el 16 de julio
de 1998. La Demandada Turla asistió a la reunión bajo la directriz Pascuas del
demandado. El peticionario, a quien Yabut aparentemente invitó, también
asistió a la reunión.
Como una consecuencia de un incidente durante la reunión del 16 de julio
de 1998, el peticionario acusó al demandado Pascua de mala conducta (OMB-
ADM-1-99-0387) y con violación del artículo 131 [3] del Código Penal revisado
(OMB 1-99- 903) ante la Oficina del Ombudsman (Ombudsman). [4] En su
contrafirmación jurada en OMB-ADM-1-99-0387, el demandado Pascua alegó,
entre otros, que: (1) OMB-ADM-1-99-0387 es una repetición y una duplicación
con un ligero desviación de hecho de un caso administrativo pendiente con el
Departamento de Educación, Cultura y Deportes (DECS) que el peticionario y
Yabut presentaron anteriormente en su contra y (2) Yabut no tenía autoridad
para invitar a la reunión del 16 de julio de 1998 a un no empleado de ACNTS
como peticionario considerando que él (el encuestado Pascua) fue quien
convocó la reunión. [5] El demandado Pascua también presentó una declaración
jurada del demandado Turla confirmando que el demandado Pascua y no
Yabut convocó la reunión del 16 de julio de 1998. [6]
El Defensor del Pueblo despidió a OMB-ADM-1-99-0387 y OMB 1-99-0903.
Afirmando que los encuestados privados perjuraron en sus declaraciones
juradas en OMB-ADM-1-99-0387, el peticionario acusó a los demandados
privados de perjurio (OMB 1-99-2467) ante la oficina del Ombudsman Adjunto
de Luzón (demandado público). El peticionario alegó que los demandados
privados eran responsables de perjurio porque: (1) la denuncia que ella y Yabut
presentaron contra el demandado Pascua ante la Comisión de Servicio Civil,
más tarde endosada al DECS, no era lo mismo que su queja en OMB-ADM-1-
99 -0387 y (2) fue Yabut y no el encuestado Pascua quien convocó la reunión
del 16 de julio de 1998. [7]
Los encuestados privados negaron el cargo en su contra y solicitaron el
rechazo de la queja. [8]

El fallo del público demandado

El demandado público desestimó la queja de los peticionarios en su


Resolución del 4 de abril de 2000, [9] por lo tanto:

Tras una evaluación cuidadosa del registro del caso, no encontramos


evidencia para acusar a los demandados por perjurio.

xxxx

No pudo establecerse por la evidencia registrada que fue Erlinda Yabut quien
convocó la reunión el 16 de julio de 1998 e invitó al demandante. El Anexo B-
1 xxx de la queja es la carta de Erlinda Yabut al Dr. Pedro Pascua, de fecha 13
de julio de 1998, que muestra que la Sra. Yabut solicitaba que el demandado
mantuviera un diálogo (sic). La carta dice:

Nosotros, los abajo firmantes quisiéramos solicitar su buen oficio para


permitirnos tener un diálogo el jueves 1 de julio [6], para ventilar de una vez
por todas nuestras quejas / observaciones y también escuchar la refutación de
la otra parte.

Es el deseo de todos los que asistieron a la reunión la última vez que


cualquiera que sea el resultado de esta confrontación será la base del próximo
paso apropiado.
Nos gustaría solicitar al Administrador entrante o alguien del DECS que actúe
como moderador.

De conformidad con dicha circunstancia, el demandado Pascua declaró, entre


otros, en su contrafirma en OMB-ADM-1-99-0387 que:

5. Sea como fuere, niego con vehemencia la acusación de que impidió


que la Demandante Celsa Acu [] a testificara contra la Sra. Amelia
Yambao el 16 de julio de 1998. La verdad del asunto es que no
hubo audiencia ni investigación conducida o convocada. por el
abajo firmante en dicha fecha, pero un diálogo entre los maestros
de la Escuela Nacional de Comercio de Angeles City, que
previamente dirigí. La Sra. Acu [] a en ese momento no era
maestra para asistir al mencionado diálogo, por lo que dije
abiertamente en dicha ocasión que no comenzaré la reunión si hay
personas de afuera, y el Sr. ROGELIO GUTIERREZ solicitó aquí
que el demandante salga de la habitación para que podamos
comenzar el diálogo, xxx;

6. También niego la acusación de que fue invitada por la Sra. Erlinda


Yabut, co-autora de la suya en el caso administrativo de DECS,
porque yo fui quien convocó ese diálogo y no la Sra. Yabut, por lo
tanto, nunca di autoridad a cualquier persona para invitar a
cualquier persona que no sea miembro de la facultad de la escuela o
un empleado de la misma.

Claramente, la carta de la Sra. Yabut y la contrafirmada declaración del


encuestado Pascua anteriormente citada desmienten la comisión del perjurio
ya que no hubo una afirmación deliberada de falsedad en un asunto material.

El demandado Ronnie Turla tampoco podría ser acusado por el crimen


acusado. Como fue el encuestado Pascua quien lo llamó a esa reunión, sería
sincero de su parte decirlo de esa manera. Tampoco hubo una afirmación
voluntaria y deliberada de falsedad por parte del encuestado Ronnie Turla. [10]

El demandante solicitó la reconsideración pero el demandado público


denegó su moción en la orden de 19 de junio de 2000.
Por lo tanto, el peticionario presentó esta petición. El peticionario sostiene
que el demandado público cometió un grave abuso de discreción al desestimar
su denuncia por falta de causa probable. [11]
El demandado público, en su Comentario, sostiene que no cometió un
abuso grave de discreción al desestimar la queja de los peticionarios en OMB
1-99-2467. [12]
En su comentario, los encuestados privados afirman que el peticionario
presentó esta petición fuera de plazo. Por lo tanto, esta petición debe
descartarse por completo. En cuanto al fondo, los encuestados privados
afirman que el encuestado público descartó correctamente el cargo de perjurio
en su contra. [13]
En su respuesta, la peticionaria responde que presentó oportunamente su
petición de certiorari en virtud de la Regla 65 de las Reglas de Procedimiento
Civil de 1997 (Regla 65). [14]

Los problemas

La petición plantea estos problemas:


1. Si el peticionario archivó la petición a tiempo; y
2. Si el encuestado público cometió un abuso grave de discreción al
rechazar la queja en OMB 1-99-2467 por falta de causa probable.

El fallo de la corte

La petición, si bien presentada a tiempo, no tiene mérito.

La petición fue presentada a tiempo

Los demandados privados sostienen que el peticionario presentó esta


petición más allá del período de diez días previsto en la Sección 27 de la Ley
de la República No. 6770. [15] LaSección 27 establece en parte:

Efectividad y Finalidad de las Decisiones . xxxx

En todos los casos disciplinarios administrativos , las órdenes, directivas o


decisiones de la Oficina del Defensor del Pueblo pueden apelarse ante el
Tribunal Supremo mediante la presentación de una petición
de certioraridentro de los diez (10) días posteriores a la recepción del aviso
por escrito de la orden, directiva o decisión o la denegación de la moción de
reconsideración de acuerdo con la Regla 45 de las Reglas de la Corte. (Énfasis
añadido)

La disputa no tiene mérito. La Sección 27 ya no está en vigor porque esta


Corte en Fabian v. Desierto [16] declaró inconstitucional la ampliación de la
jurisdicción de los Tribunales sin su consentimiento en violación del Artículo VI,
Sección 30 de la Constitución. Además, la Sección 27 se refiere únicamente a
los recursos de las resoluciones del Defensor del Pueblo en casos
disciplinarios administrativos. No se aplica a las apelaciones de las sentencias
del Ombudsman en casos penales como el presente caso. [17]
El recurso de una parte agraviada en las denuncias penales ante el
Defensor del Pueblo es presentar ante este Tribunal una petición de certiorari
de conformidad con la Regla 65. Por lo tanto, celebramos en Tirol, Jr. v. Del
Rosario : [18]

La Ley del Ombudsman aborda específicamente el remedio de una parte


agraviada de las órdenes, directivas y decisiones del Ombudsman en casos
disciplinarios administrativos. Como gobernamos en Fabian , la parte
agraviada [en casos administrativos] tiene derecho a apelar ante el Tribunal de
Apelaciones. Tal derecho de apelación no se concede a las partes perjudicadas
por órdenes y decisiones del Defensor del Pueblo en casos penales, como la
causa probable para acusar a los acusados.

Sin embargo, una parte agraviada puede recurrir cuando el Defensor del
Pueblo xxx está contaminado con un abuso grave de discreción, lo que
equivale a falta [o] exceso de jurisdicción. Una parte agraviada puede
presentar una petición de certiorari bajo la Regla 65 de las Reglas de
Procedimiento Civil de 1997 . (Énfasis añadido)

La peticionaria se valió de tal recurso cuando presentó esta petición


de certiorari en virtud de la Regla 65, alegando que el demandado público
abusó gravemente de su discreción al desestimar su demanda contra los
encuestados privados. Conforme a la Sección 4 de la Regla 65, según
enmendada, el peticionario tenía 60 días desde la recepción de la Orden del 19
de junio de 2000 para presentar esta petición. El peticionario recibió una copia
de la orden del 19 de junio de 2000 el 13 de julio de 2000. Por lo tanto, el
peticionario tenía hasta el 11 de septiembre de 2000 para presentar esta
petición. El peticionario lo hizo el 11 de agosto de 2000. Por lo tanto, el
peticionario presentó esta petición a tiempo.

El Público Respondió no Gravemente Abuso


Su discreción en despedir OMB 1-99-2467

Reiteramos esta política de los Tribunales de no interferencia con el


ejercicio del Defensor del Pueblo de sus poderes de enjuiciamiento
constitucionalmente obligatorios. [19] Explicamos el motivo de tal política
en Ocampo, IV v. Ombudsman : [20]

La norma se basa no solo en el respeto de las facultades de investigación y


enjuiciamiento otorgadas por la Constitución a la Oficina del Ombudsman,
sino también en el sentido práctico. De lo contrario, las funciones de los
tribunales se verán gravemente obstaculizadas por innumerables peticiones
que cuestionan la destitución de los procedimientos de investigación llevados
a cabo por la Defensoría del Pueblo en relación con las denuncias que se le
presentaron, de forma muy similar a los tribunales que se verían abrumados se
verá obligado a revisar el ejercicio de la discreción por parte de los fiscales o
abogados de la acusación cada vez que decidan presentar una información
ante el tribunal o desestimar una queja de un denunciante privado.

El Tribunal, en el presente caso, no encuentra motivos para desviarse de esta


política de larga data.
El peticionario sostiene que el demandado público cometió un grave abuso
de discreción al rechazar su denuncia por perjurio por falta de causa
probable. La disputa es insostenible. La causa probable, tal como se utilizó en
las investigaciones preliminares, se define como la existencia de tales hechos y
circunstancias que podrían despertar la creencia, de una manera razonable,
actuando sobre los hechos dentro del conocimiento del fiscal, de que la
persona acusada era culpable del delito. por lo cual fue procesado. [21] Los
elementos de perjurio bajo el Artículo 183 [22] del Código Penal Revisado son:

(a) que el acusado hizo una declaración bajo juramento o ejecutó una
declaración jurada sobre un asunto importante ; (b) que la declaración o
declaración jurada fue hecha ante un oficial competente, autorizado para
recibir y administrar el juramento; (c) que en esa declaración o declaración
jurada, el acusado hizo una afirmación voluntaria y deliberada de una
falsedad ; y, (d) que la declaración jurada o affidávit que contiene la falsedad
es requerida por la ley o hecha para un propósito legal. [23] (Énfasis agregado)

El encuestado público correctamente dictaminó que los elementos primero y


tercero están ausentes aquí en que las declaraciones privadas de los
encuestados en sus declaraciones juradas en OMB-ADM-1-99-0387 no fueron
importantes para ese caso ni constituyen una afirmación intencionada y
deliberada de falsedad.
En el Elemento de la Materialidad
En los procesamientos por perjurio, un asunto es material si es el hecho
principal que fue el tema de la investigación, o cualquier circunstancia que
tiende a demostrar ese hecho xxx. [24]Para hacer responsables a los
encuestados privados, debe haber evidencia de que sus declaraciones
atacadas en OMB-ADM-1-99-0387 fueron objeto de investigación en ese
caso. El peticionario no ha presentado tal evidencia. Los registros no son de
gran ayuda, ya que el demandante no proporcionó al Tribunal una copia de su
queja en OMB-ADM-1-99-0387.
Lo que está ante el Tribunal es una parte de la contrafirma de Pascuas del
demandado en ese caso citada por el demandado público en su Resolución del
4 de abril de 2000. Es cierto que es posible inferir algo de este material citado,
a saber, que la queja de los peticionarios en OMB-ADM-1-99-0387 es que el
demandado Pascua le impidió tomar parte en la reunión del 16 de julio de
1998. Sin embargo, sería incorrecto que la Corte se basara en tal inferencia
porque el elemento de materialidad debe establecerse con evidencia y no
dejarse a la inferencia. [25]
En cualquier caso, la queja de los peticionarios por perjurio aún no
prosperará porque la declaración del demandado Pascuas de que OMB-ADM-
1-99-0387 es significativamente lo mismo que los demandantes y la denuncia
administrativa de Yabuts contra el demandado Pascua antes de que el DECS
sea inmaterial para el problema inferido.
Sobre el elemento de la afirmación deliberada
de la falsedad
El tercer elemento de perjurio requiere que el acusado afirme deliberada y
deliberadamente una falsedad. La buena fe o la falta de malicia es una defensa
válida. [26] Aquí, el Tribunal considera que la declaración del demandado
Pascuas en su contrafirma en OMB-ADM-1-99-0387 que llamó la reunión del
16 de julio de 1998 no constituye una afirmación deliberada de falsedad. Si
bien fue Yabut y algunos miembros no identificados del personal de ACNTS
quienes solicitaron un diálogo con el encuestado Pascua, el demandado
Pascuas dio su consentimiento a su solicitud, lo que condujo a la celebración
de la reunión. Por lo tanto, el enunciado de la declaración de Pascuas en
cuestión no es falso y menos malicioso. Es una interpretación de buena fe de
los eventos que condujeron a la celebración de la reunión.
Con respecto al alegato Pascuas del demandado en su contrafirma en
OMB-ADM-1-99-0387 que la queja de los peticionarios fue una mera repetición
y duplicación con una ligera desviación de los hechos del solicitante
administrativo del DECS y Yabut presentado contra el demandado Pascua, el
peticionario no se muestra por qué esto es falso. El demandante nuevamente
no le proporcionó a la Corte una copia de ella y la queja de Yabuts con la
DECS.
La declaración de la Demandada Turlas en OMB-ADM-1-99-0387 de que el
encuestado Pascua convocó la reunión del 16 de julio de 1998 fue una mera
reiteración de lo que le respondió el encuestado Pascua. En consecuencia, era
correcto que el demandado público sostuviera que, dado que el demandado
Turla simplemente repitió lo que escuchó del demandado Pascua, no se lo
pudo responsabilizar por hacer una declaración falsa y maliciosa.
Existe un grave abuso de discreción cuando el poder se ejerce de manera
arbitraria o despótica por razones de pasión u hostilidad. El abuso debe ser tan
patente y burdo que equivalga a una evasión de un deber positivo o a una
virtual negativa a cumplir con su deber o a actuar en la contemplación de la
ley. [27] No se puede imputar tal conducta al demandado público. El demandado
público eliminó la queja de los peticionarios de acuerdo con la ley aplicable.
POR LO TANTO , DESESTIMAMOS la petición. La Resolución de 4 de
abril de 2000 y la Orden de 19 de junio de 2000 del Defensor del Pueblo
adjunto para Luzón son AFIRMADAS.
ASÍ PEDIDO.
Davide, Jr., CJ, (Presidente), Quisumbing, Ynares-Santiago, y Azcuna,
JJ., Concurren .

[1] De acuerdo con la Regla 65 de las Reglas de Procedimiento Civil de 1997.


[2] Los encuestados Pascua y Turla se conocen como encuestados privados.
[3] Prohibición, interrupción y disolución de reuniones pacíficas. La pena de prisión
correccional en su período mínimo se impondrá a cualquier funcionario público o
empleado que, sin fundamento legal, prohíba o interrumpa la celebración de una
reunión pacífica, o disuelva la misma.
Se impondrá la misma pena a cualquier funcionario o empleado público que impida a
cualquier persona unirse a cualquier asociación legal o asistir a cualquiera de sus
reuniones.
Se impondrá la misma pena a cualquier funcionario o empleado público que prohíba u
obstaculice a cualquier persona el dirigirse, ya sea solo o junto con otros, a cualquier
petición a las autoridades para la corrección de abusos o la reparación de agravios.
[4] Las quejas de los peticionarios en OMB-ADM-1-99-0387 y OMB 1-99-0903 no están
registradas.
[5] Rollo , pp. 42-43.
[6] Ibid ., Pp. 40-41.
[7] Ibid ., P. 37.
[8] Ibid ., Pp. 38-39.
[9] El Defensor del Pueblo adjunto de Luzón, Jesús F. Guerrero, aprobó la Resolución del 4 de
abril de 2000 preparada por Donna B. Pascual, Oficial de Investigación de Injertos II,
con Emilio A. Gonzales III, Director, recomendando la aprobación.
[10] Rollo , pp. 31-32.
[11] Ibid ., Pp. 9-19.
[12] Ibid ., Pp. 69-80.
[13] Ibid ., Pp. 56-58.
[14] Ibid. , pp. 83-91.
[15] La Ley del Defensor del Pueblo de 1989.
[16] 356 Phil. 787 (1998). Reportado como Fabian v. Hon. Desierto.
[17] Nava v. Comisión de Auditoría, 419 Phil. 544 (2001).
[18] 376 Phil. 115 (1999). Reportado como Tirol, Jr. v. Justice Del Rosario.
[19] Alba v. Hon. Nitorreda, 325 Phil. 229 (1996).
[20] GR Nos. 103446-47, 30 de agosto de 1993, 225 SCRA 725.
[21] Cruz, Jr. c. People, GR No. 110436, 27 de junio de 1994, 233 SCRA 439.
[22] Falso testimonio en otros casos y perjurio en afirmación solemne. La pena de arresto
mayor en su período máximo de prisión correccional en su período mínimo se
impondrá a toda persona que, a sabiendas haga declaraciones falsas y no se
encuentre incluida en las disposiciones de los artículos precedentes, declarará bajo
juramento o hará una declaración jurada , sobre cualquier asunto importante ante una
persona competente autorizada para administrar un juramento en los casos en que la
ley así lo requiera.
Cualquier persona que, en caso de una afirmación solemne hecha en lugar de un
juramento, cometa cualquiera de las falsedades mencionadas en este y en los tres
artículos anteriores de esta sección, sufrirá las sanciones respectivas previstas en el
mismo.
[23] Saavedra, Jr. c. Departamento de Justicia, GR No. 93173, 15 de septiembre de 1993, 226
SCRA 438.
[24] Estados Unidos v. Estraa, 16 Phil. 520 (1910).
[25] Ibid.
[26] Pueblo v. Abaya, 74 Phil. 59 (1942).
[27] Alafriz v. Nable, 72 Phil. 278 (1941).

TERCERA DIVISIÓN
ANTONIO B. MONFORT III e GR No. 168301
ILDEFONSO B. MONFORT, Presente:
Peticionarios,
-versus YNARES-SANTIAGO,
MAMÁ. ANTONIA M. Presidente,
SALVATIERRA, PABLO AUSTRIA-MARTINEZ,
MONFORT, RAMON H.
MONFORT, JACQUELINE M. CALLEJO, SR., *
YUSAY, YETTE M.
CHICO-NAZARIO, y
BENEDICTO, ESTER S.
MONFORT , SECRETARIO DE NACHURA, JJ .
JUSTICIA y FISCAL DE LA
CIUDAD DE CADIZCIUDAD , Promulgado:
Encuestados
5 de marzo de 2007

X - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -X

DECISIÓN
CHICO-NAZARIO, J .:

En esta Petición de Revisión [1] en Certiorari de conformidad con el


artículo 45 de las Reglas de Procedimiento Civil de 1997, los
peticionarios Antonio B. Monfort III eIldefonso B. Monfort tratan de anular
la Decisión de fecha 28 de enero de 2005 [2] y Resolución de fecha 26 de
mayo de 2005 [3] de la Corte de Apelaciones en CA-GR SP No.
67109. En su Decisión y Resolución, el Tribunal de Apelaciones confirmó
las Resoluciones de fecha 11 de octubre de 2000 [4] y 15 de agosto de
2001 , [5] del Secretario de Justicia que desestimó la denuncia penal del
peticionario por perjurio contra los encuestados privados Ma. Antonia
M. Salvatierra , Paul Monfort , Ramón H. Monfort , Jacqueline M.Yusay ,
Yvette M. Benedicto y Ester S. Monfort .

Los antecedentes fácticos son los siguientes:

Los peticionarios son hijos del fallecido Antonio H. Monfort , Jr., uno
de los principales accionistas / incorporadores de la Corporación de
Desarrollo Agrícola MonfortHermanos (MHADC). [6] En 28 de octubre de
1998 , los peticionarios presentaron una carta-demanda por perjurio bajo
el Artículo 183 del Código Penal Revisado ante el Fiscal de la Ciudad de
Cádiz contra los encuestados privados. El caso fue marcado como IS No.
8009. En dicha denuncia, los peticionarios alegaron que los declarantes
privados hicieron declaraciones falsas en sus respectivas
contrafirmaciones fechadas 11 de junio de 1998 que este último había
ejecutado y presentado al fiscal de la ciudad de Cádiz en relación con otra
denuncia por perjurio, firmada como IS No. 7883, presentada
anteriormente por los peticionarios contra los declarantes privados. Las
presuntas declaraciones falsas se referían a las declaraciones de los
encuestados privados de que la reunión anual de accionistas de 1996 del
MHADC se celebró en 16 de octubre de 1996 , y que fueron elegidos como
directores de la junta del MHADC durante la misma reunión. Los
peticionarios insistieron en que la reunión anual de accionistas de 1996
del MHADC se celebró, no en 16 de octubre de 1996 , pero en 27 de
noviembre de 1996 tal como se establece en la Hoja de Información
General (GIS) de 1996 realizada por el MHADC y presentada a la Comisión
de Bolsa y Valores (SEC), Oficina de Extensión de Iloilo. Además, no hay
nada en el SIG 1996 de la MHADC que establezca que una elección de la
junta directiva de la MHADC se llevó a cabo el 16 de octubre de 1996 . [7]

Posteriormente, los declarantes privados presentaron sus


contrafirmaciones conjuntas fechadas 9 de diciembre de 1998 en el IS No.
8009 ante el Fiscal de la Ciudad de Cádiz. Alegaron que son accionistas
registrados del MHADC; que se celebró una reunión de accionistas de la
MHADC el 16 de octubre de 1996, donde fueron elegidos directores de la
junta directiva de MHADC; que el contable corporativo
de MHADC , Litonjua , Desabelle and Associates (LDA), fue responsable de
la preparación del SIG de MHADC ;que la LDA hizo declaraciones erróneas
en el SIG 1996 de MHADC; que las declaraciones erróneas se refieren a la
fecha de la reunión anual de accionistas de MHADCs y las personas que
componen la junta directiva de MHADC ; que la LDA había admitido haber
cometido un error tan honesto; que la LDA había rectificado la misma
mediante la presentación de una carta a la SEC informando a este último
que la reunión anual de accionistas de la MHADC para el año 1996 se
celebró el 16 de octubre de 1996 y no el 27 de noviembre de 1996; que lo
que ocurrió el 27 de noviembre de 1996 no fue la reunión anual de
accionistas de la MHADC, sino simplemente una reunión especial de la
junta de directores de la misma; y, que, los encuestados privados fueron
elegidos como directores de la junta del MHADC durante la reunión anual
de accionistas el 16 de octubre de 1996.[8]

Por lo tanto, los encuestados privados argumentan que no pueden


ser considerados responsables del perjurio, ya que uno de los elementos
del perjurio en virtud del artículo 183 del Código Penal revisado es que la
afirmación de la falsedad debe ser intencional y deliberada; que los
términos intencional y deliberado implican malicia y mala intención al
afirmar falsedad; y que este elemento falta en el caso de la barra. [9]

Posteriormente, el Fiscal Investigador Abraham


E. Tionko (Investigador Tionko ) emitió una Resolución fechada 14 de abril
de 1999 en IS IS. 8009 desestimando la carta-demanda por perjurio de los
peticionarios por falta de causa probable. [10] El investigador Tionko señaló
que las declaraciones en el SIG de 1996 del MHADC son erróneas. El GIS
de 1996 indicó que la reunión de accionistas y la elección de la junta
directiva se llevaron a cabo el 27 de noviembre de 1996 . Si dicha
información fuera verdadera y correcta, según el investigador Tionko ,
habría sido imposible que algunos de los directores de la junta fueran
elegidos como tales en 27 de noviembre de 1996 ya que ellos ya habían
fallecido en ese momento. [11] Además, si la reunión anual de accionistas
de MHADC de 1996 se celebró el 27 de noviembre de 1996, que cayó un
miércoles, habría sido inconsistente con los estatutos de la MHADC, que
establece que la reunión anual de accionistas de la MHADC se celebrará el
el último jueves de noviembre, que según el calendario de 1996 cayó el 28
de noviembre de 1996.
En cuanto a la cuestión de si los accionistas pueden celebrar su
reunión anual en una fecha distinta a la especificada en sus estatutos, el
investigador Tionko opinó que no está dentro de la jurisdicción de su
oficina para gobernar. [12]

Él, a partir de entonces, hizo los siguientes hallazgos: que no era


imposible para los accionistas de MHADC haber conducido su reunión
anual el 16 de octubre de 1996; que hubiera habido una deliberada y
deliberada afirmación de falsedad por parte de los encuestados privados
solo si no se cometió ningún error en la preparación del SIG 1996 de
MHADC; que el encuestado privado Ramon H. Monfort no estaba al tanto
de los errores mencionados en el momento en que se suscribió y juró la
exactitud del GIS de 1996 de MHADC como Vicepresidente de la
misma; que tras el descubrimiento de los errores, la LDA envió una carta a
la SEC proporcionando a este último la información correcta; que tal debe
ser considerado como una mera negligencia e imprudencia por parte del
encuestado privado Ramon H. Monfort ; y que el crimen de perjurio no
puede ser cometido por negligencia o imprudencia. La parte dispositiva de
la Resolución del investigador Tionkos establece:
POR LO TANTO, el abajo firmante cree que no hay una causa probable
para sustentar una declaración de perjurio en contra de todos los demandados
y esta queja se desestima por la presente.[13]

Los peticionarios apelaron la Resolución antes mencionada a la


Oficina del Fiscal Regional Regional para la Región VI. En su Resolución
fechada 19 de noviembre de 1999El Fiscal Regional del Estado Vicente
E. Aragona (Fiscal Aragona ) negó el debido curso a la apelación de los
peticionarios ya que la misma fue presentada fuera de plazo. [14]Los
peticionarios presentaron una moción para reconsideración, pero la
misma fue desestimada por el Fiscal Aragona en su Resolución fechada 22
de diciembre de 1999 . [15] El fiscal Aragona sostuvo que los encuestados
privados afirmaron que la reunión anual de accionistas de la MHADC se
celebró el 16 de octubre de 1996 en el edificio Agmac ,Bacolod City, donde
fueron elegidos directores de la junta, ya que esto está respaldado por
pruebas constantes consistentes en los avisos de reunión de accionistas y
recibo de devolución del registro. [dieciséis] También afirmó que se
cometieron errores patentes en la preparación del SIG 1996 de la
MHADC. Partes pertinentes de 22 de diciembre de 1999 Resolución del
Fiscal Aragona dice:
Entonces gobernamos y por lo tanto las reglas aquí, que un
documento erróneo es incorrecto y por lo tanto no la verdad. No puede
utilizarse como base para acusar a los demandados de Perjurio, por la simple
razón de que no es una evidencia de que mintieron bajo juramento. De hecho,
es una evidencia no solo de que es un documento incorrecto, sino también del
hecho de que 27 de noviembre de 1996 la reunión escrita en ella fue un error
y que las personas muertas enumeradas como funcionarios electos en esa
reunión también son un error. Esta evidencia no tiene valor probatorio para
establecer un caso prima facie de perjurio debido a su naturaleza de ser inútil
debido a su increíble incredulidad para establecer que 27 de noviembre de
1996 es la verdadera fecha de la Asamblea Anual de Accionistas de la
Corporación de Desarrollo Agrícola Monfort Hermanos .

En vista de lo anterior, la apelación debe ser, ya que por este medio se


[17]
desestima.

Los peticionarios, entonces, apelaron al Secretario de Justicia. No se


encontró ningún error reversible en la Resolución del Fiscal Aragonas
de fecha 22 de diciembre de 1999 , El Subsecretario de Justicia Regis
V. Puno desestimó la apelación de los peticionarios en su Resolución de
fecha 11 de octubre de 2000 , [18] esto es:
Esto resuelve el recurso de la resolución del Fiscal Regional Regional,
Región VI, Iloilo Ciudad en el caso anteriormente mencionado, desestimar la
queja contra Ma. Antonia M. Salvatierra , et.Alabama. por perjurio

La Sección 9 de la Orden del Departamento No. 223 del 30 de junio de


1993, según enmendada, (ahora Sección 12 en relación con la Sección 7 de la
Circular del Departamento No. 70 del 3 de julio de 2000), que establece reglas
sobre apelaciones de resoluciones en investigaciones preliminares establece
que el Secretario de Justice puede, motu proprio , desestimar directamente
una apelación si se demuestra algún error reversible en la resolución
cuestionada. Hemos examinado cuidadosamente el registro del caso y no
encontramos ningún error cometido por el fiscal que justifique una revocación
de su resolución, que está de acuerdo con la ley y las pruebas sobre el asunto.

POR LO TANTO, en las premisas consideradas, se DESESTIMA la


[19]
apelación.
Los peticionarios presentaron una moción para la reconsideración
de la Resolución del Subsecretario Punos de fecha 11 de octubre de
2000 pero esto fue negado en la Resolución fechada 15 de agosto de
2001 del Subsecretario de Justicia Manuel AJ Teehankee ya que no se
planteó ningún asunto nuevo que justifique la revisión del mismo, [20] a
saber :
Una lectura detenida de la moción no muestra ningún asunto nuevo
que no haya sido tomado en consideración en nuestra revisión del caso. Por lo
tanto, no encontramos una razón convincente para alterar o modificar nuestra
resolución.

POR LO TANTO, la moción de reconsideración queda DENEGADA con


[21]
carácter definitivo.

Los peticionarios apelaron las resoluciones del Secretario de Justicia


fechadas 11 de octubre de 2000 y 15 de agosto de 2001 ,
respectivamente, ante el Tribunal de Apelaciones. En 28 de enero de
2005 , el Tribunal de Apelaciones emitió su Decisión afirmando dichas
resoluciones. [22] Decidió que el Secretario de Justicia no cometió un abuso
grave de la discreción ya que su no determinación de causa probable de
perjurio contra los demandados privados se basa en la ley, la
jurisprudencia y la evidencia en los registros. También sostuvo que los
declarantes privados habían establecido suficientemente el hecho de que
una reunión de accionistas de la MHADC en realidad tuvo lugar en 16 de
octubre de 1996 , y que fueron elegidos durante dicha reunión como
directores de la junta. Además, afirmó que la afirmación voluntaria y
deliberada de la falsedad, como uno de los elementos del perjurio, no está
presente en el presente caso. [23] El fallo de la Decisión atacada dice:
POR LO TANTO, a la vista de las premisas anteriores, nuestro juicio
prescribe la anulación de la petición presentada en este caso y AFIRMANDO las
Resoluciones de fecha 11 de octubre de 2000 y 15 de agosto de
2001 respectivamente, emitido por el demandado público Secretario de
[24]
Justicia.

Los peticionarios presentaron una Moción para reconsideración,


pero el Tribunal de Apelaciones la denegó en su Resolución de fecha 26 de
mayo de 2005 . [25]
Los peticionarios presentaron la presente petición planteando la
cuestión exclusiva de si el Tribunal de Apelaciones se equivocó al afirmar
las conclusiones del Secretario de Justicia de que no existe una causa
probable para acusar a los demandados por el delito de perjurio. [26]

Según los peticionarios, la insistencia de los encuestados privados


en que la reunión anual de accionistas de MHADC tuvo lugar el 16 de
octubre de 1996, y que fueron elegidos durante dicha reunión como
directores de la junta constituyen la afirmación voluntaria y deliberada de
una falsedad porque no está armonía con la constitución y los estatutos
de MHADC que establece que la reunión anual de accionistas y la elección
de los directores de la junta se llevarán a cabo el último jueves de
noviembre de cada año.Destacaron el hecho de que la fecha 16 de
octubre de 1996 no es el último jueves de noviembre del año
1996. También alegaron que los avisos de reunión fechados 1 de octubre
de 1996 recibidos por los encuestados privados son incompetentes para
demostrar que la reunión anual de accionistas y la elección de los
directores de la MHADC tuvieron lugar en 16 de octubre de
1996 . Además, la intención de los encuestados privados de cometer una
afirmación voluntaria y deliberada de falsedad es evidente en el SIG de
1996 del MHADC que no especifica que se llevó a cabo una elección de
directores de la junta en 16 de octubre de 1996 . [27]

Los peticionarios también afirmaron que la corrección de las


supuestas entradas erróneas en el SIG 1996 de MHADC fue realizada por
el contador corporativo LDA,MHADCs , solo después de transcurridos dos
años desde la ejecución de dicho documento. Argumentaron que el
mismo fue un intento inútil por parte de los encuestados privados de
escapar de la responsabilidad penal ya que: a) en el momento en que se
hicieron las correcciones, ya habían acusado al demandado privado
Ramon H. Monfort de perjurio y falsificación de documento privado por
incluyendo en el GIS de 1996 del MHADC los nombres de los accionistas
que ya habían fallecido como directores electos del consejo de
MHADC; [28] b) los supuestos errores en el GIS de 1996 del MHADC,
particularmente en la composición del presunto directorio electo, son
desmentidos por el SIG 1997 de MHADC presentado por el demandado
privado Ramon H. Monfort que reiteró los nombres de los accionistas
fallecidos como directores electos de MHADC; esto no es solo un error
sino dos errores; c) hubo malos motivos por parte de los encuestados
privados cuando envió, a través de LDA, una carta a la SEC para corregir
los presuntos errores, porque en el momento en que la SEC recibió dicha
carta, el fiscal de la ciudad ya había emitió una resolución en IS IS 7883
que encontró una causa probable de perjurio contra los encuestados
privados; yd) en el momento de la corrección de errores, un total de seis o
más causas penales por perjurio ya fueron presentadas por los
peticionarios contra los declarantes privados y algunos aún están
pendientes de resolución. [29]

Los peticionarios afirmaron además que las declaraciones de los


declarantes privados en sus respectivas contrafirmáticas de fecha 11 de
junio de 1998 en la N ° ONU 7883 de que fueron elegidos directores de la
junta durante el 16 de octubre de 1996 reunión anual de accionistas
muestran afirmación voluntaria y deliberada de falsedad ya que los
declarantes privados habían hecho estas mismas declaraciones como sus
bases en la presentación de casos civiles de entrada forzada y entrega de
bienes personales contra los peticionarios cuyos casos, sin embargo,
fueron finalmente desestimados por este Tribunal en GR No . 152542 y
No. 155472. [30] Propusieron que esta Corte había desestimado los casos
civiles ya que los demandados privados no establecieron el hecho de que
fueron debidamente elegidos como directores de la junta directiva de
MHADC y, como tales, no estaban autorizados a presentar dichos
casos. Con base en estas premisas, los peticionarios concluyeron que
existe evidencia más que suficiente para respaldar el hallazgo de causa
probable de perjurio contra los encuestados privados. [31]

Estas contenciones carecen de mérito.

Se debe enfatizar desde el principio que la función de una


investigación preliminar es determinar si hay motivos suficientes para
generar una creencia fundada de que se ha cometido un delito y el
acusado probablemente sea culpable de ello, y debe ser procesado. [32] Es
a través de la conducción de una investigación preliminar que el fiscal
determina la existencia de una causa probable que justificaría el
enjuiciamiento de un caso. [33] La causa probable, a los efectos de la
presentación de una información criminal, se ha definido como los hechos
que son suficientes para generar una creencia fundada de que se ha
cometido un delito y que el demandado privado es probablemente
culpable del mismo. Es un estado de hechos tal en la mente del fiscal
como lo que llevaría a una persona de cautela y prudencia a creer o
albergar una honesta o fuerte sospecha de que algo es así. El término no
significa causa real o positiva; ni importa certeza absoluta. Simplemente
se basa en opiniones y creencias razonables. [34]

En este procedimiento, el fiscal tiene autoridad y discreción para


determinar si existen pruebas suficientes para justificar la presentación de
la información correspondiente.[35] Si el fiscal encontró una causa
probable para acusar al demandado por un delito, es su deber presentar la
información correspondiente en la corte. [36] Sin embargo, es igualmente
su deber no enjuiciar cuando, después de una investigación, las pruebas
aducidas no son suficientes para establecer una presunción prima
facie . [37] Explicamos el razonamiento en el caso de People
v . Pineda , [38] así:
Un fiscal, por la naturaleza de su cargo, no tiene la obligación de presentar una
determinada información penal cuando no está convencido de que tenga
pruebas para respaldar las afirmaciones de la misma, o de que la evidencia en
cuestión señala una conclusión diferente. Esto no es para descartar la
posibilidad de la comisión de abusos por parte del fiscal. Pero debemos
reconocer que un fiscal no debe verse obligado a trabajar indebidamente en
contra de su condena. En caso de duda, debemos darle el beneficio de
eso. Una regla contraria puede resultar en que nuestros tribunales sean
innecesariamente inundados con casos no meritorios. Peor aún, un
delincuente sospecha que el derecho al debido proceso -la idea deportiva del
juego limpio- puede ser transgredido. x x x .

El perjurio es la afirmación deliberada y corrupta de una falsedad


bajo juramento o afirmación administrada por la autoridad de la ley sobre
un asunto material. [39] El artículo 183 del Código Penal revisado establece
la definición y la pena por perjurio, así:
Art. 183. Testimonio falso en otros casos y perjurio en afirmación
solemne. La pena de arresto mayor en su período máximo
de prisión correccional en su período mínimo se impondrá a toda persona que,
a sabiendas haga declaraciones falsas y no se encuentre incluida en las
disposiciones de los artículos precedentes, deberá declarar bajo juramento o
hacer una declaración jurada, sobre cualquier asunto importante ante una
persona competente autorizada para administrar un juramento en los casos en
que la ley así lo requiera.

Cualquier persona que, en caso de una afirmación solemne hecha en


lugar de un juramento, cometa cualquiera de las mentiras mencionadas en
este y los tres artículos precedentes de esta sección sufrirá las sanciones
respectivas previstas en el mismo.

Como se puede deducir de lo anterior, los elementos del perjurio


son los siguientes:
(un) Que el acusado hizo una declaración bajo juramento o ejecutó una
declaración jurada sobre un asunto importante.

(segundo) Que la declaración o declaración jurada fue hecha ante un


oficial competente, autorizado a recibir y administrar el juramento.

(do) Que en la declaración o declaración jurada, el acusado hizo una


afirmación voluntaria y deliberada de una falsedad.

(re) Que la declaración jurada o declaración jurada que contiene la


[40]
falsedad es requerida por la ley o hecha para un propósito legal.

El tercer elemento de perjurio requiere que el acusado haya


afirmado voluntaria y deliberadamente una falsedad. Una mera
afirmación de un hecho objetivo falso no es suficiente. La afirmación debe
ser deliberada y voluntaria. [41]

En el presente caso, los peticionarios no establecieron el hecho de


que los demandados privados hicieron una afirmación intencionada y
deliberada de falsedad en sus contrafirmaciones fechadas 11 de junio de
1998 .

El entrevistado privado Ramon H. Monfort explicó suficientemente


y de manera razonable las circunstancias que rodearon la preparación y la
firma de las declaraciones erróneas en el SIG de 1996 del MHADC. Narró
que como vicepresidente de la MHADC, firmó y certificó el mismo bajo
juramento; que, sin embargo, no estaba al tanto de las declaraciones
erróneas en el momento en que lo firmó; que era LDA
como contable corporativo de MHADCs que había preparado únicamente
el SIG de 1996 del MHADC; que siempre confió en la precisión de LDA; que
lo firmó apresuradamente ya que, en ese momento, el representante de
LDA tenía prisa por vencer el plazo para presentar el mismo ante la
SEC; que después de ser informado de las declaraciones erróneas, la LDA
envió una carta a la SEC informando a este último de los errores y
proporcionando lainformación correcta en el mismo; que las
declaraciones erróneas se debieron a la supervisión de la LDA; y, que
admitió que fue negligente al no leer y analizar cuidadosamente las
declaraciones en el mismo. [42]

La confianza de la nave de los encuestados privados en las


circunstancias anteriores en la ejecución de sus respectivas
contraafirmaciones fechadas 11 de junio de 1998niega la afirmación
voluntaria y deliberada de la falsedad. El perjurio es un delito grave
por dolo , debe haber malicia por parte del acusado. [43] Intencionalmente
significa intencionalmente, con mal intencionalidad y malicia legal, con
conciencia de que la supuesta declaración de perjurio es falsa con la
intención de que se la reciba como una declaración de lo que era
verdadero en realidad. Es equivalente a sabiendas. Supone
deliberadamente meditar a diferencia de los actos inadvertidos. Debe
aparecer que el acusado sabe que su declaración es falsa o ignora
conscientemente su verdad. [44]

En este caso, los encuestados privados creyeron de buena fe que,


en base a los eventos antes explicados, sus declaraciones en sus
respectivas declaraciones juradas fechadas 11 de junio de 1998 son
verdaderos y correctos. La buena fe o la falta de malicia es una defensa
válida frente a la alegación de afirmación deliberada de falsedad en casos
de perjurio. [45]

También debe tenerse en cuenta que el perjurio no puede ser


voluntario cuando el juramento está de acuerdo con la creencia o
convicción en cuanto a su verdad. Lacreencia genuina en la verdad de una
declaración es una defensa adecuada. [46] Los encuestados privados habían
afirmado sistemáticamente que el SIG de 1996 del MHADC es
erróneo. Han mantenido a lo largo de su stand que la reunión anual de
accionistas de la MHADC se celebró en 16 de octubre de 1996 y no en 27
de noviembre de 1996 . También presentaron pruebas documentales para
demostrar que la reunión anual de accionistas tuvo lugar en 16 de octubre
de 1996 , y que la LDA ya había comunicado a la SEC los errores y las
correcciones en el SIG de 1996 del MHADC. [47] Además de eso, también
enviaron una carta procedente de la SEC que reconocía las correcciones
en el mismo y había observado que los mismos ahora forman parte de
los registros de la MHADC. [48]

Además, el Secretario de Justicia descubrió que el SIG de 1996 del


MHADC es claramente erróneo. Llegó a la conclusión de que el mismo no
tiene valor y no tiene valor probatorio como prueba porque no establece
el hecho de que la verdadera fecha de la asamblea anual de accionistas
para el año 1996 tuvo lugar el 27 de noviembre de 1996 . Esta conclusión
fue sostenida por el Tribunal de Apelaciones en su Decisión de fecha 28 de
enero de 2005 .

Como regla general, este Tribunal no interferirá en la conducción de


las investigaciones preliminares y dejará al fiscal investigador suficiente
margen de discreción en el ejercicio de la determinación de lo que
constituye evidencia suficiente como para establecer la causa probable
para la presentación de una información contra un delincuente . [49]Sin
embargo, como excepción, este Tribunal puede investigar la
determinación de la causa probable durante la investigación preliminar si,
con base en los registros, el fiscal cometió un abuso grave de
discreción. [50] En el caso del Colegio de Abogados, el Fiscal de la Ciudad de
Cádiz, el Fiscal Regional del Estado para la Región VI y el Secretario de
Justicia han dictaminado sistemáticamente que no hay causa probable
para acusar a los demandados por el delito de perjurio. No encontramos
ningún abuso grave de discreción o error manifiesto por su parte,
considerando el hecho de que su no hallazgo de causa probable está
respaldado por la evidencia registrada. También es bueno indicar que la
resolución del Secretario de Justicia que declara la ausencia o existencia
de una causa probable y afirmada por el Tribunal de Apelaciones recibe un
gran respeto y generalmente es concluyente en este Tribunal. [51] No
encontramos razones excepcionales para desviarnos de este principio.
Los pronunciamientos de esta Corte en los RR.GG. N ° 152542 y N °
155472 [52] no implica automáticamente que haya suficiente evidencia o
causa probable para acusar a los demandados por el delito de
perjurio. Debe subrayarse que en los RG Núm. 152542 y N ° 155472, no
hay ninguna conclusión con respecto a la fecha correcta de la asamblea
anual de accionistas de 1996 y la elección de la junta directiva para obligar
a este Tribunal en la Petición en el bar.

POR LO TANTO , la presente petición es DENEGADA . La Decisión y


Resolución del Tribunal de Apelaciones en CA-GR SP No. 67109 fechado 28
de enero de 2005y 26 de mayo de 2005 , respectivamente,
quedan AFIRMADOS . Costos contra los peticionarios.

ASÍ PEDIDO.
MINITA V. CHICO-NAZARIO
Juez Asociado

CONCURRIMOS:

CONSUELO YNARES-SANTIAGO
Juez Asociado

Presidente

MAMÁ. ALICIA AUSTRIA-MARTINEZ ROMEO J. CALLEJO, SR.


Juez Asociado
Juez Asociado

ANTONIO EDUARDO B. NACHURA

Juez Asociado

AT T ESTACIÓN
Doy fe de que las conclusiones de la Decisión anterior se alcanzaron en
consulta antes de que se asignara el caso al autor de la opinión de la
División de Tribunales.

CONSUELO YNARES-SANTIAGO

Juez Asociado
Presidente, Tercera División

CERTI FICATION
De conformidad con el Artículo VIII, Sección 13 de la Constitución, y la
Declaración de los Presidentes de las Divisiones, se certifica que las
conclusiones de la Decisión anterior se alcanzaron en consulta antes de
que se asignara el caso al autor de la opinión de la División de Tribunales.

REYNATO S. PUNO
Presidente del Tribunal

*
De vacaciones.
[1]
Rollo , pp. 3-20.
[2]
Escrita por el Juez Asociado Isaias P. Dicdican con los Jueces Asociados Sesinado E. Villon y Ramon
M. Bato , Jr., concurrentes; rollo , pp. 163-172.
[3]
Carné de identidad. en 175-176.
[4]
Escrito por el Subsecretario de Justicia Regis V. Puno ; carné de identidad. en 320-321.
[5]
Escrito por el Subsecretario de Justicia Manuel AJ Teehankee ; carné de identidad. en 328.
[6]
Registros del Departamento de Justicia, Exh . RE.
[7]
Carné de identidad. a las 3-30.
[8]
Carné de identidad. en 44-46.
[9]
Carné de identidad.
[10]
Carné de identidad. en 61-63.
[11]
Los siguientes accionistas de MHADC fallecieron durante la década de 1980: Antonio H. Monfort ,
Jr., Jesús Antonio H. Monfort , Francisco H. Monfort y Joaquín H. Monfort .
[12]
Rollo , pp. 61-63.
[13]
Carné de identidad.
[14]
Carné de identidad. en 93.
[15]
Carné de identidad. a 94-96.
[dieciséis]
Carné de identidad.
[17]
Carné de identidad.
[18]
Carné de identidad. en 320-321.
[19]
Carné de identidad.
[20]
Carné de identidad. en 328.
[21]
Carné de identidad.
[22]
Carné de identidad. en 163-172.
[23]
Carné de identidad.
[24]
Carné de identidad.
[25]
Carné de identidad. en 175-176.
[26]
Carné de identidad. a las 12.
[27]
Carné de identidad. a las 13-14.
[28]
Carné de identidad. en 61-63.
[29]
Carné de identidad. a las 15-17.
[30]
Promulgado 8 de julio de 2004 .
[31]
Rollo , pp. 17-19.
[32]
Regla 112, Sección 1, Reglas revisadas de procedimiento penal.
[33]
Alonzo v. Concepcion , AM No. RTJ-04-1879, 17 de enero de 2005 , 448 SCRA 329, 337.
[34]
Villanueva vs. Secretario de Justicia , GR No. 162187, 18 de noviembre de 2005 , 475 SCRA 495,
511.
[35]
Zulueta v. Nicolas , 102 Phil. 944, 946 (1958).
[36]
Rollo , pp. 15-17.
[37]
Carné de identidad.
[38]
GR No. L-26222, 21 de julio de 1967 , 20 SCRA 748, 755.
[39]
Villanueva v. Secretario de Justicia, supra nota 34 en 513.
[40]
Díaz v. People , GR No. 65006, 31 de octubre de 1990 , 191 SCRA 86, 93.
[41]
Carné de identidad.
[42]
Rollo , pp. 371-373.
[43]
Carné de identidad.
[44]
Carné de identidad. en 513-514.
[45]
Acua v. Defensor del Pueblo Adjunto para Luzón , GR No. 144692, 31 de enero de 2005 , 450 SCRA
232, 245.
[46]
Rollo , p. 514.
[47]
Carné de identidad. en 44-55 y 371-382.
[48]
Registros del Departamento de Justicia, Exh . 3.
[49]
Punzalan v. Dela Pena, GR No. 158543, 21 de julio de 2004 , 434 SCRA, 601, 611.
[50]
Filadams Pharma , Inc. c. Tribunal de Apelaciones , GR No. 132422, 30 de marzo de 2004, 426
SCRA 460, 470.
[51]
Rollo , p. 512.
[52]
Carné de identidad. en 150-161.

21
[Ace Attorney series] Entonces, ¿el crimen de perjurio no
existe en este universo?
( self.AskScienceFiction )
presentada hace 4 meses por Vileplumebitch
Una de las características centrales de la serie es encontrar
contradicciones en el testimonio de los testigos y señalarlos
para mostrar que su testimonio es falso.
Entonces, ¿qué ocurre con estos testigos que deliberadamente
mintieron? ¿Se les acusa de obstrucción a la justicia o se les
permite seguir con sus vidas?
 13 comentarios
 compartir
 salvar

esconder
 informe

los 13 comentarios
ordenado por:
mejor
¿Quieres agregar a la discusión?
¡Publicar un comentario!
CREA UNA CUENTA
[-] SvenHudson 25 puntos hace 4 meses
De acuerdo con Wikipedia:
A pesar de la tendencia de la ley estadounidense de perjurio a
un amplio poder fiscal bajo los estatutos de perjurio, la ley
estadounidense de perjurio ha proporcionado a los posibles
acusados una nueva forma de defensa que no se encuentra en
la Ley Común Británica. Esta defensa requiere que un individuo
admita hacer una declaración de perjurio durante el mismo
procedimiento y retractarse de la declaración. Aunque esta
escapatoria defensiva reduce ligeramente los tipos de casos que
pueden ser procesados por perjurio, el efecto de esta defensa
legal es promover un recuento veraz de los hechos por parte de
los testigos, lo que ayuda a garantizar la fiabilidad de los
procedimientos judiciales estadounidenses al igual que los
estatutos de perjurio ampliado que hacer.
Como siempre acaparan sus mentiras al final y el escenario es
ostensiblemente América, parece que quedan impunes.
 permalink
 empotrar
 salvar
 informe
 respuesta
[-] Victernus 17 puntos hace 4 meses
y el escenario es ostensiblemente América
Come tus hamburguesas, Apollo .
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] Doctorado en Mecánica Temporal imariaprime 6 puntos hace 4 meses
Sin mencionar, todo el sistema legal de "tres días" surgió
porque los tribunales estaban terriblemente sobrecargados
como estaban. Incluso un caso legítimo de perjurio
probablemente no será procesado bajo un sistema como ese,
porque es demasiado pequeño para concentrarse.
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] SvenHudson 2 puntos hace 4 meses
Por el contrario, el objetivo de la regla de los tres días es
permitirles realizar más pruebas.
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] Doctorado en Mecánica Temporal imariaprime 3 puntos hace 4 meses
Pero la razón por la que necesitaban ejecutar más ensayos era
porque había demasiados retrasos. Cuando la prueba de tres
días entró en vigencia, parece que las cosas como hablar bajo
juramento también parecieron quedar en el camino.
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] SvenHudson 1 punto hace 4 meses
¿No es lógico pensar que la primera medida habría sido
suficiente para compensar y que no habría necesitado para la
segunda?
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] Doctorado en Mecánica Temporal imariaprime 4 puntos hace 4 meses
Aunque posiblemente sea cierto, la falta de casos de perjurio o
incluso amenazas contra los perjuros se presta a la teoría de
que el perjurio fue efectivamente eliminado de los tribunales.
No sé si el problema en ese universo son las altas tasas de
criminalidad, o los bajos índices de defensor / acusador, pero
uno de los dos es notablemente desalentador en comparación
con nuestro mundo. Cualquiera de ellos podría crear un
escenario en el que el sistema de tres días no aliviara el
problema lo suficiente, solo reduzca el problema.Explicaría el
aumento adicional de los fiscales dispuestos a hacer literalmente
cualquier cosa para tratar de forzar las condenas desde el
primer día.
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] paulHarkonen 9 puntos hace 4 meses
Dada la forma en que se preparan esos escenarios, supongo que
existen conspiración y perjurio, pero por alguna razón los
tribunales tienen que simplemente ignorar eso durante el juicio
y luego manejarlo en un caso separado.
Dicho esto, los errores no son perjurio, la mentira es. Se te
permite equivocarte o recordar mal, simplemente no se te
permite mentir a sabiendas.
 permalink
 empotrar
 salvar
 informe
 respuesta
[-] incorrecto 3 puntos hace 4 meses
El perjurio no es una cosa en muchos sistemas legales. El
abogado de Ace está basado (con muchas modificaciones) en el
sistema legal japonés, pero Ace Attorney es justo lo que Super
Mario es para fontaneros de todos modos.
 permalink
 empotrar
 salvar
 informe
 respuesta
[-] Tannerleaf 3 puntos hace 4 meses
Reglas japonesas de procedimiento penal:
http://www.japaneselawtranslation.go.jp/law/detail/?ft=1&re=0
2&dn=1&x=0&y=0&co=01&ia=03&ky=perjury&page=3
Código Penal Japonés:
http://www.japaneselawtranslation.go.jp/law/detail/?ft=1&re=0
2&dn=1&x=0&y=0&co=01&ia=03&ky=perjury&page=5
Entre 3 meses y 10 años en la cárcel (con Mr Big, que está
"adentro" con los guardianes) por el crimen atroz de perjurio,
parece.
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] incorrecto 2 puntos hace 4 meses
Lo suficientemente justo. Voto a favor de tu trabajo
demostrándome que estoy equivocado.
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] Tannerleaf 1 punto hace 4 meses
Bueno, no está mal, probablemente no exista en algunos
sistemas legales. De hecho, apuesto a que algunos lo llevan aún
más lejos :-)
 permalink
 empotrar
 salvar
 padre
 informe
 respuesta
[-] Dragon_Fisting 2 puntos hace 4 meses
El crimen de perjurio no existe en muchos países, porque en
varios países el testimonio no se realiza bajo juramento.
 permalink
 empotrar
 salvar
 informe
 respuesta
 acerca de

Página 1
Revista de Derecho Penal y Criminología
Volumen 24
Número 5 enero-febrero
Artículo 5
Invierno de 1934
Usted jura solemnemente o ese problema de perjurio
Harry Hibschman
Siga esto y trabajos adicionales
en: https://scholarlycommons.law.northwestern.edu/jclc
Parte del Derecho Penal Commons , Criminology Commons , y Criminology
and Criminal
Justice Commons
Este artículo es para usted de acceso libre y abierto por la Facultad de Derecho
de la Universidad de Northwestern Scholarly Commons. Ha sido aceptado
para
inclusión en el Journal of Criminal Law and Criminology por un editor
autorizado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Northwestern
Scholarly Commons.
Cita recomendada
Harry Hibschman, jura solemnemente o ese problema de perjurio, 24
a. Inst. Crim. L. & Criminology 901 (1933-1934)

Página 2
"¡HACES SOLAMENTE JURAMENTOS!" O ESO
PROBLEMA DE PERJURIO
HARRY HIBSCHMAN, LL.D. '
Afirmé el otro día en una dirección pública que había per-
jurado en el cincuenta por ciento de todas las causas civiles impugnadas, en
setenta y cinco por
ciento de todas las causas penales, y en el noventa por ciento de todos los
casos de divorcio;
¡y el público se rió! Tan notorio es el falso juramento en el tribunal
procedimientos que un grupo inteligente de ciudadanos estadounidenses mira
como una broma. Y sin embargo, debe ser obvio que si la corriente de hecho
en un procedimiento judicial está contaminado, la corriente de justicia
también será
impuro. La prevalencia actual del perjurio no es una broma sino una
tragedia.
El problema, sin embargo, no es nuevo. A través de la historia
siempre que se requiera un juramento, ya sea por costumbre o por ley,
el jurado ha sido escandalosamente común. Antiguamente los medios
confiaban en
para hacer frente al problema era sobrenatural. El objeto del juramento
era asustar al testigo a decir la verdad para que no sufriera
la mano de una Deidad indignada. Nosotros. Todavía decimos creer, por el
es muy cierto que conservamos el juramento, que tiene una sanción
sobrenatural;
pero al mismo tiempo hacemos del perjurio un crimen y amenazamos
juramentador con severas penas seculares si tiene un testigo falso. En
Además, los tribunales tienen el poder de castigar a los falsos
tentar a la corte y ocasionalmente hacerlo. Ni abogados ni jueces,
sin embargo, ponen su fe en la eficacia del juramento como un
instrumento de penetración. Persisten en creer que una buena pieza
del interrogatorio vale más que media docena de juramentos. Cuando
se trata de lidiar con un testigo evasivo o deshonesto, uno Max
Steuer supera todos los juramentos jamás inventados.
Claramente, entonces, el juramento mismo con cualquier poder es inherente
en ella, la ley penal y el poder de los tribunales para castigar por
tentar hasta ahora han sido impotentes para evitar el perjurio y
obligar a los testigos a decir la verdad en el tribunal; y, si por el momento
podemos dejar de lado nuestra indiferencia ante una situación tan espantosa,
es
ciertamente pertinente para adquirir si estamos totalmente indefensos o
si, por otro lado, hay una forma de enfrentar el
El autor es miembro del Colegio de Abogados del Estado de Washington. El ahora
vive en Nueva York y dedica su tiempo al trabajo literario y la plataforma de
conferencias
formar. Su principal interés es la reforma legal.
[9011
Página 3
HARRY HIBSCHMAN
problema mento presentado. ¿Por qué los instrumentos legales actuales son
ata un fracaso? ¿Se pueden hacer más eficientes? O, si no, ¿hay
¿algo mejor?
El juramento como tal ha perdido, por supuesto, su antiguo significado y su
viejas implicaciones sobrenaturales para muchas personas. No muchas
personas
sería disuadido en estos días de mentir bajo juramento por cualquier
miedo a la ira divina, ya sea inmediata o remota. Si fuera otro-
sabio, el registro de perjurio no sería lo que es. El juramento puede,
sin embargo, tiene valor por otras razones. Puede ser respetado de
otros motivos que el miedo al disgusto de Dios. Y así, el primero
pregunta que surge a este respecto es si el juramento en sí tiene
cualquier potencia Porque, si tiene, tal vez se puede hacer más eficiente,
y, si no lo ha hecho, tal vez debería ser abolido por completo.
Al igual que la Galia, todos los testigos se pueden dividir en tres
partes. Primero,
hay quienes dirían la verdad sin ser juramentados; segundo-
Además, hay quienes no dicen la verdad, ya sea
no jurado; y, tercero, aquellos que dicen la verdad solo porque son
bajo juramento. Ahora, si pudiéramos saber cuántos mentirosos naturales son
hecho para decir la verdad en virtud de haber jurado hacerlo, podríamos
medir el valor del juramento Que no todos los que testifican con sinceridad en
tribunal caen dentro de esta categoría es evidente por el hecho de que es
tan pequeña. Porque, a pesar de la alta autoridad que tenemos para la
declaración
que todos los hombres son mentirosos, sin duda hay muchos que testifican
verdad-
completamente simplemente porque son hombres de integridad. Hay, por
supuesto,
no hay estadísticas disponibles sobre este tema. Pero eso no nos deja
completamente sin evidencia 'teniendo en cuenta.
México abolió el juramento judicial en 1878. China nunca ha
lo tuve; y era desconocido en la jurisprudencia criminal hebrea. En
En el último caso, había, sin duda, un temor profundamente arraigado de Dios
disgusto si se llevaron a cabo falsos testimonios. Hubo, además, también
un severo castigo secular. Pero en ambos casos, la aprehendida
la pena era por la mentira y no por un falso juramento. Aquellos que tienen
escrito sobre el tema afirman que el sistema dio satisfacción. Ese
ha sido satisfactorio en China, lo atestiguan muchas autoridades;
pero la mejor evidencia de ese hecho se encuentra en los nuevos códigos
adoptado en los últimos años por el régimen actual. Aunque estos
los códigos son occidentales en muchos otros aspectos, en esto continúan
práctica de la vieja China. Y en cuanto a México, estoy seguro de que
Sr. Hermilo Guzman, del bar de Nueva York, que hay mucho menos
testimonio deliberadamente falso en los tribunales mexicanos que el
nuestro. señor.
Guzmán ha practicado durante años en México y también aquí.

Página 4
PROBLEMA DE PERJURIO
903
Si, entonces, el perjurio continúa en tan triste medida con nosotros y es
menos abundantes en México, solo podemos concluir que el valor del
juramento
al obligar a los testigos a ser sinceros es insignificante. Esta conclusión
sión es corroborada hasta cierto punto por recientes estudios psicológicos
por hombres como el Prof. PR Hightower, de la Universidad Butler, el Prof.
TH
Howels, de la Universidad de Colorado, Prof. Hugh Hartshorne, de
Columbia, el Prof. Mark A. May, de Yale, y el Prof. George R. Mur-
vender, del Departamento de Bienestar Público de Ohio, todos tendiendo a
mostrar
que "no hay una relación significativa entre el entrenamiento religioso y
conducta delincuente o no delincuente, "ni entre
ing o creencia y verdad.
Se emite una luz específica sobre este tema mediante una experiencia reciente
en Massachusetts. Es, por supuesto, un hecho bien conocido que hay
hay muchos juramentos además de los que se toman en la corte. Hay, por
ejemplo,
los juramentos promisorios de funcionarios públicos, de alguacil a presidente.
Además, hay numerosos juramentos de naturaleza afirmativa, como
el juramento a su informe de impuesto a la renta. Solo en el servicio de
aduanas
hay más de treinta y cinco formas que se deben jurar cuando se usan.
En Nebraska, un estado típico, encuentro más de cuarenta clases diferentes
de funcionarios autorizados a administrar juramentos en tantos tipos diferentes
de los procedimientos. Trabajando bajo condiciones similares, Massachusetts
en
1926 promulgó una ley que elimina los juramentos no judiciales y exige
solo esas declaraciones escritas, informes y certificados que en el pasado
exigió que las verificaciones juradas se certificaran mediante una declaración
escrita
la laración está sujeta a las penas del perjurio. Con intento similar
la Cámara de Representantes nacional en 1928 aprobó un proyecto de ley
siguiente
en sustancia, el acto de Massachusetts, pero murió en el Senado Judicial
Comité. En cuanto al efecto de dicha legislación, los Massachu-
el comisionado de Corporaciones e Impuestos ha escrito para mí
cently: "El plan actual ha funcionado tan bien que nadie lo haría
piensa por un momento en volver sobre eso ".
Que el juramento no judicial puede ser abolido de manera segura, parece
claro; y teóricamente esto puede mejorar el valor del poder judicial
juramento, si parte de su solemnidad antigua también se
restaura. Prácticamente,
Dudo si hay la más mínima conexión. Pero hay otros
buenas razones para la abolición del juramento no judicial. Su valor en
acabar con una molestia notoria es una justificación suficiente.
La evidencia de la abolición del juramento judicial también podría ser
aducido de la experiencia de Holanda, Inglaterra y muchos de nuestros
propios estados con los cuáqueros y otros religionistas que tienen conciencia
objeciones al juramento bajo ninguna circunstancia. Porque tiene

Página 5
904
HARRY HIBSCHMAN
Nunca ha sido afirmado por ninguna persona inteligente que la exención
de estas clases de la ley que exige un juramento ha militado en el
grado mínimo contra los litigantes o los procesos de justicia. Promover-
Además, se puede dudar si el uso del juramento judicial es psicológico.
sonido desde otro ángulo, es decir, que la ley contra
perjurio pone el énfasis no en el delito de mentir sino en el
ofensa de violar el juramento. Que su requisito es injusto para todos
quiénes son descalificados o discriminados por su retención son aptos
padre. Por lo tanto, se puede concluir con seguridad, creo, que su abolición
sería un acto civilizado Pero que en cualquier grado aumentaría
la cantidad de testimonios verdaderos en procedimientos judiciales es difícil
ser imaginado Eliminar el juramento no nos daría ninguna
alivio en lo que respecta al problema de los falsos testimonios en los
tribunales.
¿Podemos esperar algo más de las leyes penales contra
¿perjurio?
Para responder a esa pregunta, primero debemos investigar los motivos
por el presente fracaso de nuestras leyes en ese tema. Que lo hacen
el fracaso es demasiado simple para el argumento. Las últimas estadísticas
publicadas por
Gobierno de los Estados Unidos que da el número de presos en América
las instituciones penales ni siquiera tienen una clasificación para el perjurio; y
Aventuro la afirmación de que no hay ciento cincuenta personas
en todo Estados Unidos cumpliendo condenas por este crimen. Y
los enjuiciamientos son raros porque las condenas son raras. En el estado de
Michigan, por ejemplo, el Tribunal Supremo ha aprobado solo veinte
cuatro casos de perjurio desde que Michigan se convirtió en estado; y en
Kentucky
el Tribunal de Apelaciones ha sido llamado a considerar solo ochenta
un perjurio y falsos juramentos en ciento treinta años.
Una razón para estas cifras es que el perjurio es uno de los más
crímenes difíciles de establecer dentro de la ley y para la satisfacción de
jurados Esto es así en parte debido a la naturaleza altamente técnica de
la ofensa. No es suficiente, por ejemplo, demostrar en un caso dado
que el acusado en una ocasión testificó de una manera bajo juramento y
en otra ocasión testificó lo contrario. El estado debe.
probar en qué ocasión testificó falsamente; y no puede hacer su
caso simplemente probando las declaraciones conflictivas bajo juramento.
Pero antes que nada, el estado debe probar que el acusado había sido
debidamente juramentado en un procedimiento en el que un juramento fue
requerido por
ley. Luego debe mostrar que en ese procedimiento la evidencia del
el acusado en juicio en el caso de perjurio fue material para el problema; y
además, debe demostrar que la presunta declaración falsa fue una
solute one, y que el demandado lo hizo a sabiendas y voluntariamente.

Página 6
PROBLEMA DE PERJURIO
905
Debido a estos requisitos técnicos, un acusado que apeló
de una condena de perjurio en un caso de California obtuvo una victoria
sobre el estado por la razón de que su supuesto testimonio falso había sido
dado en una audiencia preliminar ante un juez de paz en un
Queja que no declaró una ofensa contra las leyes del estado.
En el mismo estado, otro acusado ganó un despido en un perjurio
caso hace solo cinco o seis años porque la acusación en la que
fue juzgado solo alegó que sabía el testimonio que había dado
era falso sin alegar que dicho testimonio previo era falso en
hecho.
Un caso que ilustra el requisito de que para constituir
perjurio se debe haber hecho una declaración jurada en un procedimiento
requerido por la ley fue decidido por el Tribunal de Apelaciones en lo Penal
de Texas
en 1909. En ese caso, el testimonio sobre el cual la acusación fue
basado se había dado durante el juicio de otra parte por violación, pero
mientras esa fiesta estaba ausente de la sala de la corte; y la apelación
el tribunal sostuvo que el tribunal de primera instancia no tenía tal jurisdicción
durante
la ausencia del acusado de la sala del tribunal como para hacer la evidencia
de un testigo tomado durante ese perjurio de tiempo aunque falso. Algo
similar fue la decisión de la corte más alta de Mississippi a la
efecto que, cuando se trata de un procesamiento por la venta ilícita de
estupefacientes
licor, el acusado se declaró culpable y el supuesto comprador de
el licor se vio obligado a * tomar el soporte y juró que él
no había comprado ningún licor del acusado, este último no pudo
ser procesado por perjurio basado en su presunta declaración falsa
hecho bajo las circunstancias descritas. La celebración de la más alta
tribunal fue que el tribunal de primera instancia no tenía autoridad para
obligar a un testigo
para testificar después del acusado antes de que se declarara culpable, y
que lo que el testigo dijo entonces no era material para ningún problema
pendiente.
Es esta cuestión de la materialidad la que constituye el tronco principal
bloqueador para el enjuiciamiento exitoso de casos de perjurio. Como nuevo
El tribunal de York dijo: "La evidencia, para ser material, debe, además de
el carácter probatorio o persuasivo, sea relativo al problema o
apropiadamente material. "Aplicando esta regla, un tribunal de apelación de
Missouri
sostuvo que, durante el juicio de un acusado acusado de
conducta ordenada que supuestamente ocurrió en J Avenue como testigo
se preguntó si el demandado no había sido culpable de tal
conducto en otra avenida y falsamente juró que no, el testigo
no podría ser condenado por perjurio, incluso si su evidencia era falsa, por
la razón por la cual era irrelevante si el acusado a juicio por

Página 7
906
HARRY HIBSCHMAN
conducta desordenada en J Avenue había cometido la misma ofensa
en otro lugar.
La ley con referencia al perjurio es como se describe, es
eficaz como medio para tratar con el perjuro y, en virtud de
ese hecho, prácticamente inútil como una influencia disuasoria; y lo hará
permanezca así hasta que se simplifique y se libere del presente íncubo
de tecnicismo. Hay, entonces, algún terreno aparente de esperanza aquí;
pero lamentablemente los experimentos a lo largo de esta línea no han sido
muy
exitoso. Varios estados han intentado lidiar con el problema
promulgar los llamados estatutos de falso juramento, previendo un delito tan
definido como eliminar algunos de los elementos esenciales para constituir
el delito común de perjurio y el mismo delito como se define
por estatuto. Según la ley de Kentucky, el estado no necesita mostrar que el
el falso testimonio del acusado fue material: se requiere mostrar solo
que el tribunal tenía jurisdicción, que el testigo había jurado, y que
él testificó deliberadamente falsamente. Sin embargo, de dieciocho casos
apelados por el
Commonwealth en cuestiones de derecho bajo este estatuto, solo cuatro eran
decidido a favor de la Commonwealth. Y de los ochenta y uno
casos de perjurio y falso juramento ya mencionados, transmitidos
por el Tribunal de Apelaciones del estado, solo se decidieron veinticinco
los deTendants. Con la excepción de los dieciocho apelados por el
estado, no intenté segregar los casos de falso juramento, sino de
los ochenta y un acusados procesados por un delito u otro,
cincuenta y seis fueron otorgados nuevos ensayos o completamente dados de
alta.
Enjuiciamientos bajo estatutos de falso juramento, a juzgar por la experiencia
de Kentucky, no prometan más alivio que el viejo perjurio
leyes Tal vez es inútil mirar a los estatutos penales para purificar la 'evidencia
corriente decente
Cuando recurrimos al poder de los tribunales para castigar a los mentirosos
para el desprecio, encontramos nuevamente que su ejercicio es serio
obstaculizado, como en el caso del perjurio, por reglas técnicas y limitaciones.
Falsa jurando solo no puede ser castigado como desacato al tribunal. Es
punible como tal solo cuando existen las siguientes tres condiciones:
primero, el presunto testimonio falso debe haber tenido un efecto obstructivo
cuándo y dónde fue dado; segundo, su falsedad debe haber sido
judicialmente conocido; y, tercero, el testimonio debe haber sido material.
En cuanto a cuándo se cumple la primera condición, el Supremo de Wisconsin
Corte sostuvo en 1930 que el mero hecho de que el tiempo era consumido por
el tribunal de primera instancia al demostrar la falsedad del testimonio
involucrado
no constituía una obstrucción de la justicia tal como
ness sujeto a castigo por desacato. Por otro lado, el

Página 8
PROBLEMA DE PERJURIO
907
Unidos: Tribunal de Apelaciones de los Estados que sesiona en la ciudad de
Nueva York decidió
casi al mismo tiempo en el caso O'Connell que, donde un testigo
antes de que un gran jurado insistiera en responder, "No recuerdo"
preguntas con respecto a asuntos de los cuales debe haber tenido algún
recuerdo
y donde su conducta como un todo era obstructiva, él era
debidamente cometido por desacato, aunque incluso en ese caso hubo
una fuerte disidencia La verdad es que en lo que respecta a este elemento en el
ofensa se refiere a que generalmente hay espacio para una diferencia honesta
de opinión.
Pasando al segundo esencial de la ofensa de falso juramento
como desacato al tribunal, que el tribunal debe tener conocimiento judicial
de la falsedad del testimonio, el Tribunal de Apelaciones de Illinois, después
de
declarando que este era un elemento indispensable, establecido en un cierto
caso en 1913: "La sustancia del testimonio de Stone, alegado a
ser falso en el caso de prueba, fue que le había pagado a Greenfield una cierta
suma de dinero en un momento y lugar determinados. Presumiblemente el
tribunal
no estaba allí, ni en posición de conocer los hechos reales. Todo eso
podría saber, en la naturaleza de las cosas, fue que Stone dio una versión
del asunto bajo juramento y Greenfield otro. No podría saber
judicialmente que había falsificado ".
El tercer elemento esencial, el de la materialidad, se rige por
tualmente por las mismas reglas que prevalecen con referencia al criminal
ofensa de perjurio Un tribunal de apelación de Nueva York, por ejemplo,
en 1925 eso, donde en una acción en el Tribunal Municipal de Nueva York
Ciudad del demandado, oponiéndose a la moción del demandante para un
resumen
juicio, archivó una declaración jurada en la que negó que era financieramente
irresponsable, cuando estaba en realidad en ese estado preciso
en lo que respecta a los bienes y el dinero, no podía ser
castigado por desacato, por la razón de que la cuestión de su
condición "era totalmente inmaterial en la determinación de los méritos
de la solicitud del demandante para un juicio sumario ".
A primera vista, proceder contra un testigo mentiroso por medio del
la ruta del desprecio parece algo tan obvio que hacer, que la mayoría de los
legos
maravillarse de que los jueces no actúen más libremente y con más frecuencia
en
tales casos. Y no había duda de una sensación general de aprobación
y la satisfacción cuando se informó en la prensa una docena de años
Hace que un juez federal había interrumpido a un testigo en el stand y
le dijo: "Esto ha ido lo suficientemente lejos, Sr. Witness, y usted está
va a ser cometido por desacato al tribunal. El tribunal está satisfecho
que estás mintiendo cuando testificas que no puedes recordar haber visto
El Sr. MacMillan escribe. No voy a permitir que obstruyas el

Página 9
HARRY HIBSCHMAN
curso de justicia aquí; y si esta nación ha delegado suficiente poder
a este tribunal, y estoy muy seguro de que tiene, para tratar con usted en el
hombre-
ner propuesto, voy a hacerlo ".
Pero la Corte Suprema de los Estados Unidos no estuvo de acuerdo con
los sentimientos de este juez enjuiciado juicio ni con su concepción de
su poder en el local. Hablando a través del Juez Presidente White,
decía: "Si la concepción fuera cierta, se seguiría que cuando
tribunal sostuvo la opinión de que un testigo estaba testificando falsedad
plenamente, el poder resultaría en imponer un castigo por desacato
con el objeto de exigirle al testigo un carácter de testimonio
que el tribunal consideraría veraz; y así vendría a
pasar que la potencialidad de la opresión y el mal resultaría, y
la libertad del ciudadano, cuando se lo llamara como testigo en un tribunal,
estar en peligro ".
Tampoco la aprensión del Juez White estaba mal fundada. En todos los demás
campos de poder arbitrario se ha reducido; y el de los tribunales para
castigar sumariamente por desacato ciertamente no debería extenderse.
El problema del perjurio no debe resolverse al facultar a los tribunales para
castigar a los testigos sospechosos o culpables de lesa majestad judicial. Ese
remedio sería más pernicioso que el mal que era
espera curar
Pero eso significa que estamos indefensos frente a esto
¿situación seria? No lo creo. Por el contrario, presento que
hay dos cosas que podemos hacer. El primero es reformar las reglas del
gobierno
el examen de testigos y la admisión de pruebas en
Tribunales estadounidenses; y el segundo es hacer uso de los descubrimientos
de la ciencia moderna para detectar falso testimonio y obtener testimonio
eso es verdad.
En cuanto a la primera sugerencia, el vicio del presente procedimiento se
encuentra
en el hecho de que un testigo llamado por cualquiera de las partes es su
testigo, que
él es examinado por el método de pregunta y respuesta para sacar
solo la evidencia que sea valiosa para la parte que lo llama, que él es
contrainterrogado por la otra parte con el fin de hacerlo
testificar algo de una tendencia opuesta, y que se le permite
para dar solo una versión expurgada de lo que él sabe. Sin testigo
tiene permitido hacer lo que ha jurado hacer, "para decir la verdad, el
toda la verdad, y nada más que la verdad ". La fiesta que lo llamó
no quiere que diga toda la verdad porque si él dice algo
desfavorable para ese partido, el partido no puede acusarlo, por el
propósito intermedio, la evidencia del testigo debe tomarse como verdadera.
La otra parte, naturalmente, no quiere que el testigo diga todo
Página 10
PROBLEMA DE PERJURIO
909
verdad si es desfavorable para él. Y la corte normalmente no puede
interferir para sacar lo que el litigante de las partes suprime. Cada ingenio
ness es, por lo tanto, tratado como un partidista, y por lo general se convierte
en uno.
Además, no se le puede hacer una pregunta principal, sus respuestas son
afectados si no responden o si se atreve a dar una opinión
ion o una conclusión, al relacionar una conversación debe dar la exacta
palabras usadas tan pronto como las recuerda, y debe evitar cualquier-
cosa que raya en rumores, que siempre es anatema, excepto cuando
viene dentro de ciertas excepciones que tienen poca base en cualquier cosa
pero precedente
Cómo funcionan estas reglas unos pocos casos decididos dentro de los últimos
dos o
tres años servirán para ilustrar. La siguiente declaración, por
postura, emanada de la Corte de Apelaciones Criminales de Texas: "La
el estado no puede acusar a su propio testigo simplemente por fallar en
recordar,
negarse a declarar, o no hacer su caso ". En Georgia
se llevó a cabo en un concurso de voluntad que una pregunta a un testigo en
cuanto a
si el concursante había llamado al testador durante su último
la enfermedad fue debidamente excluida como líder. En Alabama,
pregunta si un peatón había estado intoxicado poco antes
ser golpeado por un automóvil fue declarado líder. En Missouri a
testimonio de los automovilistas que en una colisión entre dos automóviles
uno
de ellos "fue golpeado en la calle por el impacto" se llevó a cabo
impropio sobre el terreno que establecía una conclusión en lugar de un hecho.
Y el mismo tribunal sostuvo que cuando un testigo testificó que alguien
lo había llamado por teléfono, dando un cierto nombre y número,
dicha información fue de oídas y lo que se dijo fue correctamente
excluido
Sin embargo, ninguna mera descripción de fallos judiciales puede ser tan
iluminando a este respecto como un extracto real, como el siguiente,
tomado de las notas del periodista en un juicio en un tribunal de Nueva York,
si el
el lector reunirá la paciencia para leerlo:
Abogado del demandado: "Sr. Y, la mejor manera de cubrir esto es contarle
exactamente lo que se dijo a usted por nadie y lo que ha dicho. Dile que
fue dicho."
Testigo: "Debo incluir el precio si lo hice".
El Tribunal: "Eso incluirá el precio, porque eso le dice a la
versación que se tuvo. Di lo que se dijo ".
Testigo: "El Sr. X, este corredor, vino a mí y me ofreció esta propiedad
para mí comprar ".
La corte: "¿Qué dijo él?"
Abogado del demandante: ". ¿El Sr. X ofreció la propiedad para comprar?"
El tribunal: "Sí".
Abogado del acusado: "Habla más fuerte, por favor".

Página 11
910
HARRY HIBSCHMAN
El Tribunal: "Ahora, no le dices la conversación. Dices que él
te ofreció esa propiedad para comprar. Ahora, qué dijo y qué hizo
¿tu dices?"
The Witness: "Le dije que todo dependía de los términos, y que el
los términos no fueron satisfactorios en ese momento ".
Abogado del demandante: "Me muevo para golpear eso".
El Tribunal: "Puede ser eliminado. Ahora, ¿no puede decirse
¿Versación entre dos personas?
El testigo: "Estoy tratando de hacer eso, juez".
El tribunal: "Sí".
Testigo: "No puedo retroceder tres o cuatro meses y recordar
cada palabra exactamente ".
La corte: "La esencia de la conversación".
Testigo: "Solo le estoy diciendo la sustancia, Su Señoría".
El Tribunal: "Bueno, el Sr. X debe haberle dicho algo. Luego,
debes haberle dicho algo ".
Testigo: "El Sr. X vino a venderme esta propiedad.
no pude comprarlo porque los términos no fueron ... "
Abogado del demandante: "Me muevo para golpear eso".
La corte: "Puede ser eliminado. X debe haber dicho algo
para ti. ¿Que dijo el?"
Testigo: "Bueno, el precio fue mucho".
La corte: "No, ¿qué dijo él?"
The Witness: "El precio era mucho. No puedo decir nada más.
no puede poner palabras en su boca lo que él no dijo ".
El tribunal: "Dijo: X dijo: 'Tengo la propiedad en un lugar así,
tanto para vender '? "
Testigo: "Sí".
El Tribunal: "'¿Y lo venderé por mucho'?"
Testigo: "No sé ahora si dijo esas palabras exactas".
La Corte: "Bueno, la sustancia de lo que dijo".
Testigo: "Él estaba tratando de interesarme para comprar esta propiedad,
como
lo ha hecho en muchas otras ocasiones, y simplemente le pregunté los
términos,
y él fue y obtuvo los términos ".
Abogado del demandante: "Me muevo para golpear eso".
El Tribunal: "Puede ser eliminado".
¿Y quién tiene la culpa si bajo ese hocus pocus hay per-
¿jurado? O el testigo inventa la conversación requerida o, si
es una fiesta, pierde su caso. Él es prácticamente obligado a mentir.
Un prominente jurista canadiense escribió hace unos años que estos
las reglas de evidencia aplicadas por los tribunales estadounidenses eran una
constante
fuente de asombro para los abogados y jueces ingleses y canadienses; y
un abogado estadounidense, después de pasar algunos meses visitando
tribunales en
Inglaterra y estudiando el sistema legal inglés, escribió: "Quien
visitas Los tribunales ingleses observan que la evidencia parece tener un
tamaño tan pequeño
un papel como en una reunión de los directores de una corporación. "En el
Las normas de evidencia tan celosamente observadas por nuestros tribunales
son

Pagina 12
PROBLEMA DE PERJURIO
completamente desconocido. En los tribunales alemanes, un testigo, lejos de
ser un
partidista, ni siquiera es convocado por las partes, al menos en casos civiles -
él
es llamado por el juez y examinado por él o por algún otro juez.
designado para escuchar su evidencia. Las partes pueden estar presentes pero
generalmente no lo son El testigo da su evidencia en forma narrativa,
y el juez lo cuestiona para determinar su credibilidad. El ingenio-
ness puede dar evidencia indirecta en parte, y es para el juez
coloque el valor adecuado sobre ella. En Francia, el testigo puede no ser
interrumpido hasta que haya dado su evidencia a su manera. los
el rotundo "Objeción" de los abogados estadounidenses es prácticamente
inaudito
en cualquier tribunal, excepto el nuestro.
Las reglas de evidencia referidas son el resultado de un juez-
evolucionó la psicología, basada, no en el intento más remoto de científicos
evaluación, pero sobre la introspección por generaciones de juristas confiados
en
su propia sabiduría y sordo a las palabras de los especialistas en la ciencia
del comportamiento humano. La actitud judicial fue bien expresada solo una
Hace unos años, un juez representante de Nueva York dijo: "La mayoría
los tribunales son administrados por personas de inteligencia y experiencia y
son
mejor calificados para transmitir la clase de casos que les preceden que
cualquier posible conjunto de meros profesionales ".
La psicología judicial es la psicología amateur en su peor momento. Se ac-
conceptos dogmáticamente establecidos, doctrinas rechazadas desde hace
tiempo por
psicólogos reales de todas las escuelas, por ejemplo, el concepto de facultad
de la memoria De ahí los incidentes como el reciente examen de un
madre en un caso criminal. Ella había testificado sobre la edad de su hijo,
y al fiscal se le permitió preguntarle qué hecho solucionado
la fecha del nacimiento de su hijo en su memoria. Siguiendo un similar
línea de razonamiento, nuestros tribunales permiten que se muestren los
hábitos de un animal
pero no los de un ser humano; recibir declaraciones hechas fuera de la corte
contradecir a un testigo pero no corroborarlo; permitir la introducción
dución de una acusación de muerte contra un acusado en un caso de asesinato,
pero
negarse a permitir la introducción de una confesión por un tercero
a favor de un acusado en juicio; y recibir evidencia de una mujer
la falta de castidad para desafiar su credibilidad como testigo.
Ninguna de estas reglas ha sido sometida alguna vez a pruebas científicas.
Y, si sinceramente deseamos reducir la cantidad de perjurio en la corte
procedimientos y para extraer el máximo de testimonios veraces, el
Lo primero que debemos hacer es hacer tales pruebas. La ley debe ser
correlacionado con la ciencia del comportamiento humano. La ley de la
evidencia
necesita tener la luz blanca de la ciencia arrojada sobre ella en los laboratorios

Página 13
912
HARRY HIBSCHMAN
y en clínicas. Ese es el primer paso para hacer frente al problema de
falso testimonio. Y el segundo está relacionado con eso.
Estoy afirmando que, si una pequeña parte del tiempo y dinero
gastado en litigios infructuosos y procesamientos por perjurio fueron
dedicados
a un esfuerzo para encontrar formas científicas de determinar cuándo y si
Las palabras están diciendo la verdad, el problema del perjurio pronto sería
resuelto Es inconcebible que en esta era científica en la que vivimos
es necesario confiar en el trabajo de adivinación jurídica y en el examen
cruzado
en este asunto y que no es posible encontrar científicamente
medios responsables de obtener la verdad en el estrado de los testigos.
Algunos esfuerzos en esta dirección se han realizado fuera del tribunal
habitación sin ánimo ni del banco ni del bar. Siete
científicos alemanes hace un cuarto de siglo, por ejemplo, ex
Perfeccionado con la prueba de reacción de asociación para detectar mentiras,
que
Posteriormente fue popularizado en este país por el Prof. Miinsterberg.
Un italiano con el nombre de Bernussi trabajó con la prueba respiratoria,
más tarde confirmado y defendido aquí por el Prof. Burtt. Y un Boston
abogado, llamado Marston, un alumno del Prof. Miinsterberg, experimentó
con una prueba de presión arterial. El primero se basa en la teoría de que si
el sujeto es dado, uno a la vez, una lista de palabras, algunas de las cuales
evocan asociaciones culpables, y se requiere dar la primera palabra que
viene a él al ver la palabra de prueba, las respuestas demoradas
traicionarlo El segundo se basa en el supuesto hecho de que el
una falsedad deliberada suele ir acompañada de un cambio en
la tasa de respiración Y el tercero se basa en la medida de
presión arterial sistólica que se dice que varía con el miedo a la detección.
Todas estas pruebas se han combinado a su vez en lo que se conoce
como el detector de mentiras de Berkeley por el Dr. Larson de la policía de
Berkeley
Departamento, y en otras formas por varios otros experimentadores, en
cluding Prof. Leonard Keeler, de la Universidad Northwestern. pero de este
modo
ahora, los tribunales se han negado absolutamente para que puedan ser
utilizados en
procedimientos judiciales. "Pensamos,' dijo la Corte de Apelación del
Distrito de Columbia en 1923, "la prueba de presión arterial sistólica tiene
aún no ganado esa legitimación y reconocimiento científico entre fisiológica
Las autoridades lógicos y psicológicos que justifique los tribunales de
admitir el testimonio de expertos deducida a partir del descubrimiento,
desarrollo
y los experimentos realizados hasta ahora ".
Tal vez el corte era correcta. Pero es sin duda en esta línea
que hay que buscar la solución del problema de falso testimonio; y el
tribunales deberían alentar a las pocas almas de los pacientes que están
trabajando en
este campo ingrata. No se encontró el remedio real para perjurio

Página 14
PROBLEMA PERJURY
913
en los procesos penales ni en los procedimientos de desacato, por mucho
su eficacia puede aumentarse mediante la eliminación de la presente tec-
obstáculos Nical a su uso más amplio. Se puede encontrar en la invención
de stientific medios para la detección de falso testimonio y no en
su castigo. La cura para la condición actual escandalosa se
venir, no desde el banco o en la oficina del fiscal, pero a partir de la
laboratorio.
Espero ver el día en que cada tribunal tendrá en el
banco antes de que un tablero de instrumentos comparable a la de un auto
móvil y cuando al observar las agujas en ese tablero se puede decir
de un momento a si es o no un testigo está diciendo la
verdad. Un sueño loco? los más locos que se han hecho realida

República de la Filipinas
Corte Suprema
Manila
PRIMERA DIVISION
ERIBERTO S. MASANGKAY, N ° GR 164443
Peticionario ,
Presente:
- versus - CORONA , CJ, Presidente,
VELASCO, JR.,
LEONARDO-DE CASTRO,
DEL CASTILLO, y
PEREZ, JJ.
GENTE DEL FILIPINAS , Promulgado:
Demandado. 18 de junio de 2010
X-------------------------------------------------------------------
X
DECISIÓN
DEL CASTILLO, J .:
Toda convicción criminal debe sacar su fuerza de la evidencia de la
acusación. La evidencia debe ser tal que la presunción constitucional de
inocencia sea derrocada y la culpabilidad se establezca más allá de toda duda
razonable. La carga fiscal no se cumple cuando las circunstancias pueden ceder a
diferentes inferencias. Tal equívoco traiciona la falta de certeza moral para
apoyar un juicio de convicción.
Esta petición para revisión [1] asalta el 16 de marzo de 2004 Decisión [2] y el 9 de
julio de 2004 Resolución [3] del Tribunal de Apelaciones (CA) en CA-GR CR
No. 25775. La parte dispositiva de la Decisión atacada dice:
POR LO TANTO, la petición es NEGADA, y la Decisión apelada es
AFIRMADA con la MODIFICACIÓN de que Eriberto Masangkay es multado
con la pena de prisión por un término de Seis (6) meses y un (1) día
deprisión mínima correccional .
ASÍ PEDIDO. [4]
Antecedentes de hecho
El peticionario Eriberto Masangkay (Eriberto), su pareja de hecho
Magdalena Ricaros (Magdalena), Cesar Masangkay (Cesar) y su
esposa Elizabeth Masangkay (Elizabeth) y Eric Dullano fueron los
incorporadores y directores de Megatel Factors, Inc. (MFI), que se incorporó en
junio de 1990. [5]
El 29 de diciembre de 1993, Eriberto presentó ante la Comisión de Bolsa
y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) una Petición para la disolución
involuntaria. [6] de IMF por la violación de la Sección 6 del Decreto Presidencial
(PD) No. 902-A. Los encuestados mencionados fueron IMF, César y
Elizabeth. [7] Dicha petición se hizo bajo juramento ante un notario público, y
alegó entre otros:
3. En o alrededor 1 de septiembre de 1993 , la demandada Elizabeth
A. Masangkay preparó o hizo que se preparara un Certificado de Secretarios
que establece:
Que en una reunión especial de la Junta Directiva de
dicha corporación celebrada en su oficina principal en 5 de
diciembre de 1992 , se aprobó y aprobó la siguiente resolución
por votación unánime de los directores presentes en dicha
reunión y que constituye un quórum:
RESUELTO, ya que se resuelve que Mucho No.
2069-A-2 situado en Bo. Canlalay, Bian, Laguna que contiene
un área de 3,014 metros cuadrados cubiertos por el Certificado
de Transferencia del Título No. T-210746 se intercambiarán
con 3,700 acciones de la corporación valoradas
en P 370,000.00 mediante una Escritura de Cambio con
Cancelación de Usufructo .
x xxx
4. Dicho certificado de secretaría es absolutamente ficticio y
simulado porque la supuesta reunión de la Junta Directiva celebrada el 5 de
diciembre de 1992 en realidad no se materializó
xxxx
5. Utilizando dicho documento falsificado y falso, xxx
respondedores ejecutó otro documento ficticio conocido como la escritura de
intercambio con cancelación de usufructo.
El contrato que pretende ser una transferencia de 3,700 acciones de
MFI a cambio de un terreno (Lote No. 2064-A-2) ubicado en Canlalay, Bian,
Laguna y propiedad de un menor, Gilberto Ricaros Masangkay, no es válido.
El artículo 1409 del Nuevo Código Civil establece:
Art. 1409. Los siguientes contratos son inexistentes y nulos
desde el principio.
xxxx
(2) Aquellos que son absolutamente simulados o ficticios;
(3) Aquellos cuya causa u objeto no existía en el momento
de la transacción;
xxxx
Estos contratos no pueden ser ratificados. Tampoco se puede
renunciar al derecho a establecer la defensa de la ilegalidad.
El contrato antes mencionado es efectivamente simulado y
ficticio porque defraudaron al menor Gilberto Ricaros Masangkay y lo privaron
de su propiedad sin ningún tipo de consideración.
Los registros de la IMF revelaron que el menor Gilberto Ricaros
Masangkay [o] su supuesta guardiana Magdalena S. Ricaros nunca se convirtió
en accionista en ningún momento de la IMF.
xxxx [8]
El caso permanece pendiente hasta la fecha. [9]
Alegando que Eriberto mintió bajo juramento cuando dijo que no hubo
una reunión del Directorio celebrada el 5 de diciembre de 1992 y que la Escritura
de Cambio con Cancelación de Usufructo es un instrumento ficticio, el
demandado en el caso SEC, Cesar, presentó una demanda por perjurio [10] contra
Eriberto ante la Procuraduría Provincial de Rizal.
Eriberto planteó la defensa de la jurisdicción primaria. Argumentó que lo
que está involucrado es principalmente una controversia intra-corporativa; por lo
tanto, la jurisdicción recae en la SEC de conformidad con la Sección 6 de PD
902-A, enmendada por PD N ° 1758. También insistió en que había una cuestión
prejudicial porque la verdad de las alegaciones contenidas en su petición de
disolución involuntaria aún no ha sido determinada por la SEC. Estas defensas
fueron sostenidas por el asistente del fiscal provincial y la denuncia por perjurio
fue desestimada por falta de mérito. [11]
Sin embargo, fue restablecido en la petición de revisión [12] ante el
Departamento de Justicia. [13] El Fiscal Jefe del Estado, Zenon L. De Guia,
sostuvo que la petición de disolución involuntaria es solo un caso administrativo
y, por lo tanto, no puede constituir una cuestión prejudicial para la causa
penal. También rechazó la afirmación de que la SEC tiene autoridad exclusiva
sobre el caso. El Fiscal Jefe del Estado explicó que el departamento de
enjuiciamiento y cumplimiento de la SEC tiene jurisdicción solo en casos
criminales y civiles que involucran una violación de una ley, regla o reglamento
que administra y aplica la SEC. El perjurio, sancionado según el Artículo 183 del
Código Penal Revisado (RPC), no está dentro de la autoridad de la SEC. [14] Por
lo tanto, ordenó la realización de una investigación preliminar, que finalmente
resultó en la presentación de la siguiente información:
Que en algún momento en el mes de diciembre de 1992, [15] en la
ciudad de Mandaluyong, Filipinas, un lugar dentro de la jurisdicción de
este Honorable Tribunal, el acusado antes mencionado, cometió actos de
perjurio en su Petición de disolución involuntaria de Megatel Factors,
Inc. en ese momento, intencionalmente, de manera ilícita y criminal.
basado en la violación de la Sección 6 del Decreto Presidencial 902-A
contra Megatel Factors, Inc., Cesar Masangkay, Jr. y Elizabeth
Masangkay, que hizo bajo juramento ante un notario autorizado a recibir
y administrar juramento y presentado ante la Comisión de Bolsa y
Valores, en el que hizo una afirmación voluntaria y deliberada de una
falsedad sobre un asunto material cuando declaró lo siguiente, a saber:
a) el certificado del secretario del 1 de septiembre de 1993, propuesto por
Elizabeth Masangkay, es ficticio y simulado porque la supuesta reunión
del 5 de diciembre de 1992 nunca tuvo lugar ; y, b) la Escritura de
Cambio con Cancelación de Usufructo es un documento ficticio ,
mediante el cual los demandados defraudaron al menor Gilberto Ricaros
Masangkay intercambiando el terreno de 3,014 metros cuadrados con
3,700 acciones de la corporación, cuando de hecho no se tuvo en cuenta
la transferencia ya que Gilberto Ricaros Masangkay o su tutor
Magdalena Ricaros nunca ha sido accionista de la Corporación en ningún
momento, cuando en verdad y de hecho el acusado sabía bien que las
mismas declaraciones que hizo en su petición y lo cual reafirmó y usó
como parte de su evidencia en la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por
sus siglas en inglés) es falso. [dieciséis]
La información fue archivada como el caso criminal No. 56495 y sorteada al
Tribunal de Primera Instancia Metropolitano (MeTC) de Mandaluyong Ciudad ,
Rama 59.
Eriberto presentó una moción para anular, [17] insistiendo en que es la SEC
la que tiene jurisdicción primaria sobre el caso. También argumentó que la
verdad de las alegaciones contenidas en la información aún está pendiente de
resolución en el caso núm. 12-93-4650 de la SEC, lo que constituye una cuestión
prejudicial para el caso de perjurio.
los MeTC negó la movimiento a sofocado por falta de mérito. [18] Sostuvo
que el hecho de que las partes del caso penal sean en su mayoría accionistas de la
misma corporación no hace automáticamente que el caso sea una disputa
intraempresarial dentro de la jurisdicción de la SEC. Asimismo, sostuvo que el
hecho de que las partes sean accionistas es meramente accesorio y que el objeto
del caso es un acto delictivo y, por lo tanto, está dentro de la jurisdicción general
del MeTC. En cuanto a la cuestión prejudicial, el MeTC dictaminó que la
petición ante la SEC no tiene nada que ver con la causa penal. La verdad de las
declaraciones por las cuales está siendo acusado es una cuestión de defensa que
el acusado puede plantear en el caso criminal.
Eriberto presentó una petición de certiorari ante la Sección 158 del
Tribunal Regional de Primera Instancia de la ciudad de Pasig (RTC) para atacar
la denegación de su moción de anulación. La negación fue afirmada. [19] Luego
presentó una petición de certiorari ante la CA, que fue denegada por ser un
modo de apelación incorrecto. [20]
Al no suspender el proceso penal, Eriberto presentó una declaración de
inocencia durante la lectura de cargos. [21] Luego, renunció a la realización de una
conferencia previa al juicio.[22]
Durante el juicio, la fiscalía presentó al acusador privado César como su
único testigo. [23] Él testificó que en 5 de diciembre de 1992 , se celebró una reunión
del Consejo de Administración en 9:00 en punto por la mañana en la oficina de la IMF
en Canlalay, Bian, Laguna. Presentó el acta de la supuesta reunión y reiteró los detalles
contenidos en ella que indican que la Junta aprobó por unanimidad Magdalena s
propuesta de cambiar sus hijos (Gilberto Masangkay [Gilberto]) propiedad con acciones
de MFI. [24] La fiscalía estableció que una de las firmas que aparecen en el acta
pertenece a Eriberto. [25] Esto supuestamente contradice la declaración de Eribertos de
que el 5 de diciembre de 1992 reunión no se materializó en realidad, y muestra que él
sabía que su declaración era falsa porque él había asistido a la reunión y firmó el acta de
la misma. La fiscalía también señaló que en el procedimiento ante el tribunal de tutela
para obtener la aprobación para el intercambio de propiedades, Eriberto había
testificado en apoyo del intercambio. [26] El tribunal de tutela posteriormente aprobó la
transacción propuesta. [27] El Deed of Exchange resultante contenía la firma de Eribertos
como primera parte. [28]
En cuanto a la afirmación de Eribertos de que se había simulado la
Escritura de cambio, la acusación lo impugnó utilizando nuevamente las actas de
la 5 de diciembre de 1992 reunión, que establece que la propiedad de Gilberto se
intercambiará por 3,700 acciones de IMF.
Para su defensa, Eriberto afirmó que el 5 de diciembre de 1992 la reunión
no tuvo lugar en realidad. Mientras admitía haber firmado, leído y comprendido
el acta de la supuesta reunión, explicó que las actas solo las traía César y
Elizabeth a su casa para firmar, pero que no había una reunión real. [29]
Para respaldar la afirmación de que no se realizó ninguna reunión en 1992,
la defensa presentó a Elizabeth, la secretaria corporativa de la IMF, que no podía
recordar con certeza si había enviado un aviso para la reunión del 5 de diciembre
de 1992 y no pudo presentar ninguna copia.
La defensa también presentó un aviso de reunión del 19 de octubre de
1993 , que pedía la reunión inicial de las juntas de la IMF desde que comenzaron
sus operaciones comerciales, que se celebraría el 9 de noviembre de 1993.
Haciendo hincapié en la reunión inicial de palabras, Eriberto argumentó que esto
demuestra que a 9 de noviembre de 1993 , ninguna reunión (incluido el 5 de
diciembre de 1992 reunión) alguna vez tuvo lugar.
En cuanto a la acusación de que perjuró a sí mismo cuando afirmó que la
Escritura de Cambio era ficticia y simulada por falta de consideración, Eriberto
explicó que la IMF nunca emitió certificados de acciones a favor de su hijo
Gilberto. La secretaria corporativa Elizabeth corroboró esta declaración y admitió
que nunca se emitieron certificados de acciones a Gilberto ni a ninguno de los
accionistas. [30]
Aunque admitió su apoyo al intercambio propuesto y solicitó su
aprobación por el tribunal de tutela, Eriberto sostuvo que lo hizo porque el
demandante privado César lo convenció de que el intercambio beneficiaría a su
hijo Gilberto. Sin embargo, reiteró que, hasta la fecha, Gilberto no es accionista
de IMF, por lo que no ha recibido ninguna consideración por el intercambio.
Por refutación, la fiscalía refutó la denuncia de Eribertos de que la junta
tuvo su primera reunión real solo en 9 de noviembre de 1993 . Explicó que el 9
de noviembre de 1993 reunión fue la reunión inicial desde que comenzaron las
operaciones comerciales, porque la IMF obtuvo un permiso para realizar
negocios solo en 1993. Pero el 9 de noviembre de 1993 reunión no fue la primera
reunión alguna vez celebrada por el consejo de administración. La fiscalía
presentó los certificados de las secretarías de las reuniones de la junta celebradas
en 6 de abril de 1992 [31] y5 de septiembre de 1992 [32] - ambos antes 9 de
noviembre de 1993 y ambos firmados por Eriberto. [33] En este momento, las
operaciones comerciales todavía no han comenzado porque el edificio del hotel de la
compañía todavía estaba en construcción. De hecho, los certificados de dicho
secretariado muestran que la IMF todavía estaba obteniendo fondos adicionales para la
construcción de su hotel. [34]
Sentencia del Tribunal de Primera Instancia Metropolitana
En 18 de octubre de 2000 , el MeTC rindió un juicio [35] sosteniendo que la
fiscalía pudo demostrar que el 5 de diciembre de 1992 En realidad, se celebró
una reunión y el peticionario asistió a la misma como lo demuestra su firma en el
acta de la misma. En cuanto a la declaración de Eribertos de que la escritura de
cambio era ficticia, el MeTC sostuvo que su participación en la aprobación y
ejecución del documento, así como sus declaraciones ante el tribunal de tutela
con respecto al cambio propuesto militan contra su declaración anterior. De esta
manera, el peticionario fue declarado culpable de los cargos y condenado a una
pena de prisión de dos meses de arresto mínimo y medio, como mínimo, a un
año y un día de detención máxima yprisión mínima correccional , como
máximo. [36]
Sentencia del Tribunal Regional de Primera Instancia
Eriberto apeló [37] su condena al RTC de la ciudad de Mandaluyong, sucursal
213, que finalmente confirmó el fallo apelado. [38] La falla de la Decisión
establece que:
POR LO TANTO, la decisión de 18 de octubre de 2000 por el Tribunal de
Primera Instancia Metropolitana, Sección 59, Mandaluyong Ciudad ,
declarando en firme la condena del acusado-recurrente Eriberto S.
Masangkay del delito de perjurio en virtud del artículo 183 del Código Penal
revisado.
ASÍ PEDIDO. [39]
Sentencia del Tribunal de Apelaciones
La CA afirmó la decisión apelada de los tribunales de primera instancia,
sosteniendo que la fiscalía pudo probar que las falsedades en la petición de
disolución involuntaria se hicieron deliberadamente. Explicó que las firmas de
Eribertos en los dos documentos supuestamente ficticios muestran que participó
en la ejecución de la escritura de intercambio y estuvo presente en el5 de
diciembre de 1992 reunión. Al haber participado en estos dos asuntos, Eriberto
sabía que estos no eran simulados y ficticios, como afirmaba en su petición
verificada de disolución involuntaria de la IMF. Por lo tanto, mintió
deliberadamente en su petición. [40]
La CA rechazó el argumento de los peticionarios de que las dos declaraciones no
eran materiales. Decidió que eran materiales porque el demandante incluso los
citó como base principal para su petición de disolución involuntaria. [41]
El tribunal de apelación no encontró ningún mérito en el asunto de la cuestión
prejudicial. Sostuvo que el resultado de la petición de disolución involuntaria no
será determinante del caso criminal, que puede resolverse de manera
independiente. [42]
Sin embargo, la CA corrigió la pena impuesta sobre la base de que el tribunal de
primera instancia era impreciso en su aplicación de la Ley de Sentencias
Indeterminadas. La CA impuso la pena de prisión por un período de seis meses y
un día de prisión mínima correccional . [43]
Peticionario movido para reconsideración [44] que fue denegado [45]
Por lo tanto, esta petición. [46]
Cuestiones
El peticionario presenta los siguientes asuntos para su revisión:
YO
SI HUBO UNA AFIRMACIÓN DELIBERADA DE FALSEDAD
II
SI LA ALEGACIÓN FIABLE EN LA PETICIÓN DE DISOLUCIÓN
INVOLUNTARIA DE QUE NO HUBO REUNIÓN ES MATERIAL PARA
LA PETICIÓN
III
SI EL PERJURIO PODRÍA PROSPERAR MIENTRAS EL CASO
PRINCIPAL PERMANEZCA PENDIENTE [47]
Como este es un caso que involucra una condena en un caso criminal, los
problemas se reducen a si la fiscalía pudo probar la culpabilidad de los acusados
más allá de toda duda razonable.
Nuestro fallo
Decidimos que la fiscalía no pudo demostrar el delito de perjurio más allá de toda
duda razonable.
El artículo 183 de la RPC proporciona:
Falso testimonio en otros casos y perjurio en afirmación solemne. La pena
de arresto mayor en su período máximo de prisión correccional en su período
mínimo se le impondrá a toda persona que, a sabiendas, haciendo declaraciones
falsas y no siendo incluida en las disposiciones de los artículos precedentes,
testifique bajo juramento, o haga una declaración jurada, sobre cualquier asunto
importante ante una persona competente autorizada para administrar un
juramento en los casos en que la ley así lo requiera.
Cualquier persona que, en caso de una afirmación solemne hecha en
lugar de un juramento, cometa cualquiera de las falsedades mencionadas en
este y en los tres artículos anteriores de esta sección, sufrirá las sanciones
respectivas previstas en el mismo.
Para que exista perjurio, (1) debe haber una declaración jurada que es requerida
por la ley; (2) debe hacerse bajo juramento ante un oficial competente; (3) la
declaración contiene una afirmación deliberada de falsedad ; y (4) la
declaración falsa es con respecto a un asunto material . [48]
La presencia de los dos primeros elementos no es cuestionada por el peticionario
y, de hecho, están presentes en el presente caso. Las declaraciones juradas que
contenían las presuntas falsedades en este caso se presentaron en apoyo de la
solicitud de disolución involuntaria, según lo requerido por las Secciones 105 y
121 del Código de la Corporación.
La petición también fue verificada por el peticionario ante un notario
público [49] un oficial debidamente autorizado por la ley para administrar
juramentos. Esta verificación se realizó de conformidad con la Sección 121 del
Código de la Corporación. [50]
Son los elementos de la falsedad deliberada y la materialidad de las
declaraciones falsas a la petición de disolución involuntaria que son impugnadas.
En el elemento de la materialidad, un asunto material es el hecho principal que es
el sujeto de la investigación o cualquier hecho o circunstancia que tiende a
demostrar ese hecho, o cualquier hecho o circunstancia que tiende a corroborar o
fortalecer el testimonio relativo al tema de investigación, o que legítimamente
afecta el crédito de cualquier testigo que testifique. [51]
El peticionario presentó una petición de disolución involuntaria de IMF
basada en la Sección 105 del Código Corporativo, que establece:
Sección 105. Retiro del accionista o disolución de la
corporación. Además y sin perjuicio de los otros derechos y recursos
disponibles para un accionista bajo este Título, cualquier accionista de una
corporación cercana puede, por cualquier razón, obligar a dicha corporación a
comprar sus acciones a su valor razonable, que no será menor que su valor par
o emitido, cuando la corporación cuenta con activos suficientes en sus libros
para cubrir sus deudas y pasivos exclusivos del capital
social: Disponiéndose, que cualquier accionista de una corporación cercana
puede, mediante una petición escrita a la Comisión de Bolsa y Valores, obligar
a la disolución de dicha corporación cuando cualquiera de los actos de los
directores, oficiales o aquellos en control de la corporación sea ilegal o
fraudulenta, o deshonesto, u opresivo o injustamente perjudicial para la
corporación o cualquier accionista, o siempre que los activos corporativos se
estén aplicando o malgastando.
Él declaró en su petición de disolución involuntaria que:
xxxx
4. Dicho certificado de secretaría es absolutamente ficticio y
simulado, porque la supuesta reunión de la Junta Directiva celebrada el 5 de
diciembre de 1992 en realidad no se materializó
xxxx
5. Utilizando dicho documento falsificado y falso, xxx
respondedores ejecutó otro documento ficticio conocido como la escritura de
intercambio con cancelación de usufructo.
xxxx
El contrato antes mencionado es efectivamente simulado y ficticio
porque defraudaron al menor Gilberto Ricaros Masangkay y lo privaron de su
propiedad sin ningún tipo de consideración.
xxxx
8. Los actos y actos anteriores de los demandados, hechos
evidentemente de mala fe y en conspiración entre ellos, son
seriamente fraudulentos e ilegales porque constituyen estafa mediante la
falsificación de documentos, punible según los Artículos 315 y 171 del Código
Penal Revisado.
9. Del mismo modo, dichos actos y actos son
perniciosamente perjudiciales para los accionistas de las IMF, incluido el
peticionario, ya que los activos corporativos se utilizan y desperdician de forma
incorrecta.
10. Por lo tanto, se debe ordenar la disolución de la IMF después de
un procedimiento apropiado ante esta Comisión Honorable, de conformidad
con las Secciones 105 y 121 del Nuevo Código de Corporación xx x. [52]
Las declaraciones por las cuales el peticionario es juzgado por perjurio son las
mismas razones en las que se basó en su petición de disolución corporativa. Se
refieren a los actos de los directores de las IMF que son supuestamente
fraudulentos, ilegales y perjudiciales, y que supuestamente justificarían la
disolución corporativa según la Sección 105 del Código de la
Corporación. Evidentemente, estas declaraciones son importantes para su
petición de disolución involuntaria. El elemento de materialidad está por lo tanto
presente.
La acusación, sin embargo, no pudo probar el elemento de falsedad
deliberada.
La acusación tiene la carga de probar más allá de toda duda razonable la
falsedad de la declaración de los peticionarios de que el 5 de diciembre de
1992 reunión no se materializó en realidad . En otras palabras, la fiscalía tiene
que establecer que la reunión se llevó a cabo, es decir, que los directores estaban
física y efectivamente presentes en un lugar al mismo tiempo y se entrevistaron.
Para descargar esta carga, la acusación se basó principalmente en las actas
de la presunta 5 de diciembre de 1992 reunión, firmada por el acusado, que son
incompatibles con su declaración de que el 5 de diciembre de 1992 reunión no se
materializó en realidad. Según el acta, se realizó una reunión. Por otro lado, de acuerdo
con la declaración de los peticionarios en la petición de disolución, la reunión no se
concretó ni se concretó. Las dos declaraciones son obviamente contradictorias o
inconsistentes entre sí. Pero la mera contradicción o inconsistencia entre las dos
declaraciones significa simplemente que una de ellas es falsa. No puede decirnos cuál
de las dos afirmaciones es en realidad falsa. Los minutos podrían ser verdaderos y la
declaración jurada falsa. Pero también es posible que los minutos sean falsos y la
declaración jurada sea cierta, como lo explica el peticionario, quien declaró que
simplemente llevaron las minutas a su casa para que las firmara, pero en realidad no se
celebró ninguna reunión. Dadas las posibilidades alternativas, es la carga de la
acusación probar afirmativamente más allá de toda duda razonable que la primera
declaración (el acta) es la verdadera, mientras que la otra afirmación (en la petición de
disolución) es la falsa.
Hemos sostenido antes que una condena por perjurio no puede ser
obtenida por la fiscalía simplemente mostrando las declaraciones inconsistentes o
contradictorias del acusado, incluso si ambas declaraciones son juradas. La
acusación debe probar adicionalmente cuál de las dos declaraciones es falsa y
debe mostrar que la declaración es falsa por evidencia que no sea la declaración
contradictoria. [53] El razonamiento para requerir evidencia que no sea una
declaración contradictoria se explica así:
xxx La prueba de que el acusado ha dado testimonio contradictorio
bajo juramento en un momento diferente no será suficiente para establecer la
falsedad de su testimonio acusado de perjurio, ya que esto dejaría simplemente
un juramento del acusado frente a otro, y no parece que el testimonio acusado
era falso en lugar del testimonio contradictorio del mismo. Las dos
declaraciones simplemente se neutralizarán entre sí; debe haber alguna
corroboración del testimonio contradictorio. Tal corroboración, sin embargo,
puede ser proporcionada por evidencia aliunde tendiendo a mostrar perjurio
independientemente de las declaraciones del acusado. [54]
Sin embargo, en este caso, la acusación no pudo probar, mediante pruebas
convincentes distintas de las actas, que el 5 de diciembre de 1992 reunión
realmente tuvo lugar. Simplemente presentó, aparte de las actas, el testimonio del
demandante privado Cesar, que es un demandado en el caso de disolución
corporativa presentado por el peticionario y, por lo tanto, no es un testigo neutral
o desinteresado. [55] La fiscalía no presentó el testimonio de los otros directores o
participantes en la supuesta reunión que podrían haber testificado que la reunión
realmente ocurrió. Tampoco la acusación ofreció ninguna explicación por qué tal
testimonio no fue presentado. Tampoco presentó ninguna prueba que pudiera
demostrar de manera circunstancial que el 5 de diciembre de 1992, los directores
se reunieron físicamente en un solo lugar, y allí se entrevistaron y llegaron a
ciertas resoluciones. En particular, la fiscalía no presentó el aviso de la supuesta
reunión. La secretaria corporativa, Elizabeth, que fue presentada por el
peticionario, ni siquiera pudo recordar si había enviado un aviso previo a los
directores por el presunto 5 de diciembre de 1992 reunión. La falta de certeza en
cuanto al envío de una notificación plantea serias dudas sobre si realmente se
realizó una reunión, ya que ¿cómo podrían haberse reunido los directores para
una reunión si no se les hubiera notificado claramente que dicha reunión se
llevaría a cabo?
La insuficiencia de la prueba procesal es particularmente evidente considerando
que el peticionario ya había explicado la presencia de su firma en el acta de la
reunión. Él testificó que aunque la reunión no tuvo lugar en realidad, el acta fue
llevada a su casa para su firma. Puso su firma al respecto porque creía que el
intercambio propuesto de los activos, que fue el tema de las actas, sería
beneficioso para su hijo, Gilberto. Actuando en esta creencia, también apoyó la
aprobación del intercambio por parte del tribunal de tutela.
En estas circunstancias, no podemos decir con certeza moral que la acusación
pudo probar más allá de toda duda razonable que la 5 de diciembre de 1992 En
realidad, se realizó una reunión y que la declaración de los peticionarios negando
lo mismo fue una falsedad deliberada.
La segunda declaración en la petición de disolución involuntaria declarada
perjuriosa dice:
5. Utilizando dicho documento falsificado y falso, los encuestados
ejecutaron otro documento ficticio conocido como Escritura de cambio con
cancelación de usufructo.
El contrato que pretende ser una transferencia de 3,700 acciones de
MFI a cambio de un terreno (Lote No. 2064-A-2) ubicado en Canlalay, Bian,
Laguna y propiedad de un menor, Gilberto Masangkay, es nulo.
El artículo 1409 del Nuevo Código Civil establece:
Artículo 1409. Los siguientes contratos son inexistentes y
sin valor desde el principio:
xxxx
(2) aquellos que son absolutamente simulados o ficticios;
(3) aquellos cuya causa u objeto no existía en el momento de
la transacción;
xxxx
Estos contratos no pueden ser ratificados. Tampoco se puede
renunciar al derecho a establecer la defensa de la ilegalidad.
El contrato antes mencionado es efectivamente simulado y
ficticio porque defraudaron al menor Gilberto Ricaros Masangkay y lo
privaron de su propiedad sin ningún tipo de consideración.
Los registros de la IMF revelaron que el menor Gilberto Ricaros
Masangkay [o] su supuesta guardiana Magdalena S. Ricaros nunca se convirtió
en accionista en ningún momento de la IMF.
En resumen, se acusa al peticionario de falsedad deliberada por su declaración de
que la escritura de cambio es ficticia. Para apoyar la acusación, la acusación
demostró que el peticionario aceptó dicha escritura de propiedad en virtud de sus
firmas en el acta de la presunta 5 de diciembre de 1992 reunión y en el
instrumento mismo, y su participación en la obtención de la aprobación de los
tribunales de tutela de la transacción. Estos supuestamente muestran que el
intercambio no fue ficticio y que Eriberto lo sabía.
No podemos estar de acuerdo con esta línea de razonamiento. La imputación de
los peticionarios de ficticia a la escritura de intercambio no debe tomarse fuera de
contexto. Explicó en el párrafo 5 de su petición de disolución involuntaria que la
Escritura de Cambio es simulada y ficticia de conformidad con el Artículo 1409
del Código Civil, porque privó a Gilberto Masangkay de su propiedad sin
ningún tipo de consideración. Para justificar su alegación de que Gilberto no
recibió nada para el intercambio, afirmó en el mismo párrafo que Gilberto nunca
se convirtió en accionista de IMF (se suponía que las acciones de las MFI eran la
consideración para la tierra de Gilbertos). Este hecho fue posteriormente probado
por el peticionario a través de la secretaria corporativa Elizabeth, quien admitió
que la IMF nunca emitió acciones a favor de los accionistas. Este testimonio
nunca fue explicado o refutado por la fiscalía. Por lo tanto, la declaración de los
peticionarios de que el intercambio fue simulado y ficticio xxx porque x xx privó
a [Gilberto] de su propiedad sin ninguna consideración en absoluto no puede
considerarse una falsedad deliberada. Es simplemente su caracterización de la
transacción, basada en el hecho de que Gilberto no recibió consideración por el
intercambio de su tierra.
De igual importancia, las declaraciones de los peticionarios en el párrafo 5 de la
petición de disolución involuntaria sobre la naturaleza de la Escritura de Cambio
son conclusiones de la ley y no declaraciones fácticas que son susceptibles de
veracidad o falsedad. Son su opinión sobre el carácter legal de la escritura de
intercambio. Opinó que la Escritura de Cambio era ficticia o simulada según el
Artículo 1409 del Código Civil, porque supuestamente la IMF no cumplía con su
obligación recíproca de emitir acciones a Gilberto a cambio de su tierra. Su
opinión o conclusión legal puede haber sido incorrecta (ya que la falta de
consideración no hace que un contrato sea simulado o ficticio), [56] pero es una
opinión o conclusión legal, sin embargo. Una opinión o un juicio no pueden
tomarse como una declaración de hechos intencionalmente falsa. [57]
Reconocemos que el perjurio golpea a la administración misma de las
leyes; que es política de la ley que los procesos judiciales y las sentencias sean
justos y libres de fraude; que los litigantes y las partes sean alentados a decir la
verdad, y que sean castigados si no lo hacen. [58] Sin embargo, también está en el
corazón de cada proceso penal que cada persona se presuma inocente hasta que
se demuestre su culpabilidad más allá de toda duda razonable.
Teniendo en cuenta los hallazgos anteriores, ya no es necesario debatir el tema
que involucra la conveniencia de proceder con el caso de perjurio mientras el
proceso civil por disolución corporativa está pendiente.
POR LO TANTO , la petición es OTORGADA . El asaltado 16 de marzo de
2004 Decisión de la Corte de Apelaciones en CA-GR GR No. 25775 y su 9 de
julio de 2004 La resolución, seINVERTIRON y SE DEJARON ASÍ . El
peticionario Eriberto S. Masangkay es ADQUIRIDO del cargo de perjurio por
causa de DUDA RAZONABLE .
ASÍ PEDIDO .
MARIANO C. DEL CASTILLO
Juez Asociado
CONCURRIMOS:
RENATO C. CORONA
Presidente del Tribunal
Presidente
PRESBITERO J. VELASCO, JR. TERESITA J. LEONARDO-DE
Juez Asociado CASTRO
Juez Asociado
JOSE PORTUGAL PEREZ
Juez Asociado
PROCESO DE DAR UN TÍTULO
De conformidad con el Artículo 13, Artículo VIII de la Constitución, se certifica
que las conclusiones de la Decisión anterior se habían alcanzado en consulta
antes de que se asignara el caso al autor de la opinión de la División de
Tribunales.
RENATO C. CORONA
Presidente del Tribunal
[1]
Rollo , pp. 9-35.
[2]
Carné de identidad. a 37-45; escrito por el juez asociado Roberto A. Barrios y concurrido por los jueces
asociados Juan Q. Enriquez, Jr. y Fernanda Lampas Peralta.
[3]
Carné de identidad. en 47-48.
[4]
Carné de identidad. en 44.
[5]
Registros, vol. III, pp. 762-774.
[6]
Rollo, pp. 49-64.
[7]
Carné de identidad. en 49. La petición fue archivada como el caso No. 12-93-4650.
[8]
Yo d. a 50-52.
[9]
El caso fue transferido y permanece pendiente en la Rama 90 del Tribunal Regional de Quezon City de
conformidad con la Ley de la República (RA) No. 8799 o el Código de Regulación de Valores, que
entró en vigencia el 9 de agosto de 2000 (VerSuzuki v. De Guzman, GR Nº 146979, 27 de julio de
2006, 496 SCRA 651, 666). El citado Código transfirió la jurisdicción sobre disputas
intraempresariales a los tribunales ordinarios. La Sección 5 de RA 8799 dice:
Sección 5. Facultades y funciones de la Comisión. xxx
5.2. La jurisdicción de la Comisión sobre todos los casos enumerados bajo la Sección 5 del Decreto
Presidencial No. 902-A se transfiere a los Tribunales de jurisdicción general o al Tribunal de Juicio
Regional correspondiente: Disponiéndose , que el Tribunal Supremo en el ejercicio de su autoridad
puede designar el Bancos de la Corte de Juicio que ejercerán jurisdicción sobre estos casos. La
Comisión mantendrá su jurisdicción sobre los casos pendientes que involucren disputas
intraempresariales sometidas a resolución final y que deberán resolverse dentro de un (1) año a partir
de la promulgación de este Código. La Comisión tendrá jurisdicción sobre la suspensión pendiente de
los casos de pago / rehabilitación presentados a partir de 30 de junio de 2000 hasta que finalmente se
elimine.
La Sección 5 de PD Nro. 902-A dice:
Sección 5. Además de las funciones reguladoras y adjudicativas de la Securities and Exchange
Commission sobre corporaciones, sociedades y otras formas de asociaciones registradas según lo
expresamente otorgado bajo las leyes y decretos existentes, tendrá jurisdicción original y exclusiva
para escuchar y decidir casos implicando:
a) Dispositivos o esquemas empleados por o cualquier acto del consejo de administración, socios
comerciales, sus funcionarios o sociedad, lo que equivale a fraude y tergiversación que puede ser
perjudicial para el interés del público y / o del accionista, socios, miembros de asociaciones u
organizaciones registradas en la Comisión.
b) Controversias que surjan de relaciones dentro de una corporación o sociedad, entre accionistas,
miembros o asociados; entre cualquiera de ellos y la corporación, asociación o asociación de la que
son accionistas, miembros o asociados, respectivamente; y entre dicha corporación, asociación o
asociación y el estado en la medida en que concierne a su franquicia individual o derecho a existir
como tal entidad;
c) Controversias en la elección o designación de directores, fideicomisarios, funcionarios o gerentes de
tales corporaciones, asociaciones o asociaciones.
[10]
Registros, vol. IV, pp. 1009-1011.
[11]
Rollo, pp. 65-67.
[12]
Registros, vol. IV, pp. 1012-1026.
[13]
Rollo , pp. 68-69.
[14]
Carné de identidad.
[15]
Orden de fecha 27 de marzo de 1996 (Id. en 89) que otorga la moción de enjuiciamientos para
enmendar la información.
[dieciséis]
CA rollo, p. sesenta y cinco.
[17]
Rollo, pp. 70-83 .
[18]
Carné de identidad. en 84-85.
[19]
Registros, vol. II, pp. 382-387.
[20]
Carné de identidad. en 576-577, 620.
[21]
Registros, vol. Yo, p. 79.
[22]
Carné de identidad. en 144.
[23]
Registros, vol. II, pp. 673-691 y Records, vol. III, pp. 695-709.
[24]
Registros, vol. III, p. 752.
[25]
Carné de identidad.
[26]
Id en 793-794.
[27]
Carné de identidad. en 812-814 y 819.
[28]
Carné de identidad. en 817.
[29]
Carné de identidad. en 911.
[30]
Carné de identidad. en 912-913.
[31]
Carné de identidad. en 900.
[32]
Carné de identidad. en 901.
[33]
Carné de identidad. en 900-901.
[34]
Carné de identidad.
[35]
Rollo, pp. 90-98.
[36]
Carné de identidad. en 98.
[37]
Carné de identidad. en 100-118.
[38]
CA rollo, pp. 22-24.
[39]
Carné de identidad. en 24.
[40]
Carné de identidad. en 42.
[41]
Carné de identidad. en 43.
[42]
Carné de identidad.
[43]
Carné de identidad. en 44.
[44]
Carné de identidad. en 142-153.
[45]
Carné de identidad. en 47-48.
[46]
La moción de los Demandantes para la extensión fue negada inicialmente por el Tribunal (id. En 7) en
su Resolución de fecha 16 de agosto de 2004 , Que estados:
[Demandados] se deniega la moción de prórroga de treinta (30) días a partir del 4 de agosto de 2004 para
presentar una petición de revisión sobre certiorari por falta de pruebas suficientes de que [acusado]
no ha perdido el período reglamentario de quince (15) días apelación según la Sección 2, Regla 45 de
las Reglas de Procedimiento Civil de 1997, según enmendada, en vista de la falta de declaración de si
la resolución de la Corte apelada del 9 de julio de 2004 recibida el 20 de julio de 2004 es una
denegación / despido de la petición o la moción de reconsideración de la misma.
Luego de [los demandados] Petición de reconsideración (id. En 154-157), el Tribunal otorgó la moción de
prórroga (id. En 160) y eventualmente dio curso a la Petición de revisión (id. En 232-233).
[47]
Carné de identidad. en 240.
[48]
Sy Tiong Shiou v. Sy Chim y Chan Sy, GR Nos. 174168 y 179438, 30 de marzo de 2009, 582 SCRA
517, 534.
[49]
R ollo, p. 59.
[50]
Sección 121. Disolución involuntaria. Una corporación puede ser disuelta por la Securities and
Exchange Commission luego de presentar una queja verificada y después de la debida notificación y
audiencia por los motivos establecidos por las leyes, normas y reglamentos vigentes.
[51]
Estados Unidos v. Estraa, 16 Phil. 520, 529 (1910).
[52]
R ollo, pp. 50-54.
[53]
Villanueva vs. Secretario de Justicia, GR No. 162187, 18 de noviembre de 2005 , 475 SCRA 495,
514-515.
[54]
Yo d. en 515, citando People v. McClintic , 160 NW 461 (1916).
[55]
Ver también Magat v. People, GR No. 92201, 21 de agosto de 1991, 201 SCRA 21, 36 y Mercury
Drug, Co., Inc. v. Corte de Relaciones Industriales, 155 Phil. 636, 644, 648 (1974).
[56]
Los contratos simulados o ficticios son contratos defectuosos, aquellos que no son realmente deseados
o que tienen la intención de producir efectos legales o de alguna manera alteran la situación jurídica
de las partes ( Vda. De Rodríguez v. Rodriguez, 127 Phil. 294, 301 (1967). La falta de consideración
o la falta de pago de la consideración no hace que un contrato sea defectuoso; simplemente da lugar a
una causa de acción para una ejecución o rescisión específica ( Montecillo v. Reynes, 434 Phil. 456,
468-469 (2002).
[57]
Ver también People v. Yanza , 107 Phil. 888, 891 (1960).
[58]
Pueblo v. Cainglet, 123 Phil. 568, 575 (1966).

Duras elecciones de seguridad nacional



Apoyo Sábado, 23 de diciembre de 2017


Menú

 Temas
o AUMF
o Acción encubierta
o La seguridad cibernética
o Detención y Guantánamo
o Drones
o Seguridad nacional
o Interrogatorio
o Leyes de la guerra
o Comisiones militares
o Secreto
o Vigilancia
o Poderes de guerra
o Ver todo
 Casa
 Comentarios
o Reseñas de libros
o Breves reseñas
o Lecturas
 Ensayo de política exterior
 Égida
 Ombligo
 Privacidad Paradoja
 DayZero
 Características especiales
o El podcast de Lawfare
o Seguridad Racional
o The Steptoe Cyberlaw Podcast
o El Podcast de la Ley de Seguridad Nacional
o Podcast de Jihadology
o Seguridad por el libro
o #RealNews en Trump et L'Affaire Russe: una página de recursos
o Documentos y recursos para litigios relacionados con la orden ejecutiva de
Trump sobre inmigración
o Enigma Sanctions Tracker
o Serie de documentos de investigación Lawfare
o Ensayo de estudios de inteligencia
o Cobertura de la Comisión Militar
o Documentos desclasificados de la CIA: estudios en inteligencia
o Revelaciones de Snowden
o ¿Quién está a bordo con "No deseado o no disponible"?
o Trump Onslaught sobre Derecho Internacional e Instituciones
 Más
o Tope
o Sobre Lawfare
o Política de comentarios
o Suscribirse a Lawfare
o La Junta de trabajo
o Calendario

Buscar

La conexión de Rusia

La ley de la mentira: perjurio,


declaraciones falsas y obstrucción
Por Helen Klein Murillo

Miércoles, 22 de marzo de 2017, 9:30 a.m.






o Google+
o Reddit
o LinkedIn

Entre los principales temas de la audiencia del HPSCI del lunes


se encuentran las afirmaciones infundadas de Trump de que el presidente
Obama ordenó interceptar a Trump Tower y la acusación de la Casa Blanca
de que la inteligencia británica realizó la vigilancia a petición de Obama.

Ha habido un montón de discurso público sobre el significado de la mentira en


los últimos tiempos. Trump y su Casa Blanca y el personal de campaña
parecen comenzar o perpetuar nuevas falsedades casi a diario. A pesar de la
propia reputación de mendacidad de su administración, el presidente Trump
rutinariamente impone acusaciones de "noticias falsas" contra los opositores y
su personal defiende "hechos alternativos".

Si bien muchos han denunciado la reciente ronda de cargos de


"interceptación" de Trump, una acusación que la Casa Blanca está
respaldando, como poco aconsejable, pocos han sugerido que estas falsedades
sean delictivas.

Pero las acusaciones de mentiras por parte de funcionarios de la


administración Trump y asociados de campaña a menudo se han asociado con
afirmaciones de que las declaraciones falsas equivalen a actos
delictivos.Después de las declaraciones del ex asesor de Seguridad Nacional
Michael Flynn al FBI de que no discutió las sanciones con Kislyak, muchos
notaron que Flynn podría haber violado la ley de declaraciones falsas. Cuando
Jeff Sessions afirmó al senador Franken que "no tenía comunicaciones con los
rusos", Franken y otros acusaron a Sessions de perjurio. Y cuando Reince
Priebus aparentemente le pidió al FBI que negara informes de que el personal
de campaña de Trump tuvo "contactos repetidos" con la inteligencia rusa
durante la campaña, algunos comentaristas sugirieron que esos contactos
podrían constituir una obstrucción a la justicia.

La confirmación por parte del Director Comey de la existencia de una


investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses y la
posible colusión o conducta delictiva probablemente aumente la retórica.Será
aún más tentador para los críticos afirmar que las mentiras con respecto a la
conexión de Rusia equivalen a una conducta delictiva. Por lo tanto, vale la
pena dar un paso atrás y observar las leyes que realmente gobiernan la
mentira.

Lo que sigue es un breve examen de las tres principales leyes penales de


mentira que han invadido el discurso público sobre la conexión de
Rusia. Existen razones legítimas por las cuales criminalizamos la mentira pero
también los peligros de ir demasiado lejos. Y a medida que continúe la
investigación crítica sobre Rusia, el Congreso deberá recorrer cuidadosamente
la línea al sentar las bases para una aplicación clara y legítima de la ley penal
si fallan los testigos.

Perjurio, declaraciones falsas y obstrucción de la justicia

 Perjurio

El perjurio, penalizado en 18 USC § 1621 , es quizás la ley más reconocible


contra la mentira. El estatuto tipifica como delito "intencionalmente y en
contra de [un] estado de juramento [] o suscribir [] cualquier asunto material
que no considere verdadero". Del mismo modo, penaliza hacerlo en una
declaración escrita bajo pena de perjurio. , y se aplica a las declaraciones
hechas en la corte federal u otros procedimientos bajo juramento, incluidas las
audiencias del Congreso.

El perjurio es extremadamente difícil de probar. Un fiscal tiene que mostrar


no solo que hubo una declaración errónea material de los hechos, sino
también que se hizo voluntariamente , que la persona sabía que era falso
cuando lo dijeron. En Bronston v. Estados Unidos , un Tribunal Supremo
unánime sostuvo que una respuesta literalmente verdadera pero insensible no
podía formar la base de una condena por perjurio, incluso si el individuo
intentara engañar. En ese caso, un procedimiento de bancarrota, el testimonio
fue el siguiente:

P: ¿Tiene alguna cuenta bancaria en bancos suizos, señor Bronston?

A: No, señor.

P: ¿Alguna vez?

A. La compañía tenía una cuenta allí durante unos seis meses, en Zurich.

El interrogatorio claramente implicó cuentas bancarias personales, pero el Sr.


Bronston respondió con respecto a su compañía, lo que implica que él
personalmente nunca tuvo cuentas bancarias en Suiza. Resultó que Bronston
tenía una cuenta bancaria personal en un banco suizo por un lapso de unos
cinco años. El gobierno lo procesó por perjurio; un jurado declarado culpable,
encontrando que sus respuestas fueron intencionalmente engañosas.

La Corte Suprema anuló la condena y explicó los estándares extremadamente


estrictos para el perjurio. Aunque el Tribunal estuvo de acuerdo en que había
una implicación en la segunda respuesta de que Bronston nunca tenía cuentas
bancarias personales en bancos suizos, la falsedad material implícita era
insuficiente. El Tribunal escribió que si bien "en una conversación informal
esta interpretación podría ser razonablemente extraída", el perjurio "no trata
[con] conversaciones casuales y el estatuto no convierte en un acto criminal
que un testigo declare intencionalmente cualquier material
que implique cualquier material asunto que él no cree que sea verdad ".

La Corte dejó en claro que la carga recae en el que pregunta: "Bajo las
presiones y la tensión de los interrogatorios, no es raro que los testigos más
serios respondan de manera poco receptiva. A veces el testigo no comprende
la pregunta, o puede, en un exceso de precaución o aprensión, leer demasiado
o muy poco. . . . Es responsabilidad del [interlocutor] sondear; el
interrogatorio testimonial, y el interrogatorio en particular, es una forma de
investigación apremiante, curiosa y apremiante ".

Además, no importaba que el jurado en Bronston encontrara de hecho que la


respuesta del testigo fue intencionalmente engañosa porque "no se debe
permitir que un jurado haga conjeturas sobre si una respuesta insensible,
verdadera y completa en su cara, fue destinado a engañar o desviar al
examinador ".

Entonces, cuando Al Franken le preguntó a Jeff Sessions "qué haría [...]" si


"hay evidencia de que alguien afiliado a la campaña Trump se comunicó con
el gobierno ruso en el curso de esta campaña", y Jeff Sessions respondió: "Me
han llamado un sustituto en una o dos ocasiones en esa campaña y no tuve -no
tuve comunicación con los rusos-, es muy probable que no sea un perjurio
bajo el estándar de Bronston . Posteriormente, las sesiones dijeron que
entendía que la pregunta era sobre contactos relacionados con la campaña y
afirma que no tenía contactos específicamente relacionados con la
campaña. Sin más, su respuesta fue, en el peor de los casos, engañosa. El
cuestionamiento de Franken y la respuesta de Sessions simplemente no fueron
lo suficientemente inequívocos. Lo que podría parecer una falsedad o un
mensaje intencionalmente engañoso "en una conversación informal" no se
convierte en perjurio.

Lo que es clave aquí es que en las audiencias de investigación del Congreso


en Rusia, los congresistas deben sondear y curiosear, reconocer los intentos de
ofuscación y exigir respuestas claras a preguntas muy claras. Así es como
llegas a la verdad completa, y es cómo haces una clara ofensa de perjurio si
alguien miente.

 ¿La cláusula de discurso y debate?

Un problema específicamente relacionado con la acusación de perjurio de Jeff


Sessions requiere un breve desvío aquí. A raíz de las revelaciones de las
reuniones de Jeff Sessions con Kislyak, algunos sugirieron que tal vez como
senador en funciones, su testimonio de confirmación estaba protegido por la
Cláusula de Discurso y Debate.

La Constitución protege a los congresistas del interrogatorio y el


enjuiciamiento "por cualquier Discurso o Debate en cualquiera de las
Cámaras". Efectivamente, esto inmuniza a los congresistas, pero solo en su
capacidad legislativa. La noción de que un senador está inmunizado por la
Cláusula cuando testifica como candidato presidencial no concuerda con la
función de la Cláusula de Discurso y Debate, está socavada por el precedente
de la Corte Suprema y daría lugar a resultados anómalos.

En Hutchinson v. Proxmire , una demanda por difamación contra un senador


por declaraciones distribuidas en el boletín del senador, el Tribunal Supremo
sostuvo que el senador no estaba protegido por la Cláusula de Discurso y
Debate. La Corte escribió que el objetivo de la Cláusula es "proteger solo las
actividades legislativas" y que "[c] las disposiciones de la Cláusula que van
más allá de lo que se necesita para proteger la independencia legislativa deben
ser minuciosamente analizadas".

Las sesiones en su audiencia de confirmación hablaban como


nominado, no como senador. La Cláusula no pretendía proporcionar una
inmunidad absoluta a los congresistas, y la Corte Suprema no la ha tratado
como tal.Su protección es funcional: depende de si el hablante actuó en una
capacidad legislativa, en términos generales. Y el resultado anómalo que el
Senador Sessions estaría protegido, mientras que Betsy DeVos no lo haría,
confirma el enfoque funcional.

 Declaraciones falsas

Con mucho, el estatuto federal más amplio que penaliza la mentira es 18 USC
§ 1001 , lo que lo convierte en un delito "a sabiendas y
deliberadamente". . . hacer [] cualquier declaración o representación
materialmente falsa, ficticia o fraudulenta "en el curso de" cualquier asunto
dentro de la jurisdicción de la rama ejecutiva, legislativa o judicial "del
gobierno federal. No hay ningún requisito de que la declaración sea bajo
juramento.

La historia del estatuto revela una expansión progresiva a lo largo del tiempo:
la Sección 1001 se remonta a 1863, que inicialmente se aplicaba a las
reclamaciones de miembros del servicio militar contra el gobierno. Fue
enmendado en 1934 para aplicarlo más ampliamente a cualquier persona y
cubría "cualquier asunto dentro de la jurisdicción de cualquier departamento o
agencia de los Estados Unidos". En United States v. Bramblett , el Tribunal
Supremo sostuvo que "cualquier departamento o agencia" incluía la Oficina
de Desembolsos de la Cámara de Representantes. (El congresista Bramblett
mintió a la Oficina de Pagos de la Cámara de Representantes a fin de cobrar
un salario para un empleado inexistente).

En los enjuiciamientos Irán-Contra, varios jueces del distrito federal


asumieron, con base en Bramblett , que se podría considerar que los
funcionarios del poder ejecutivo violaron §1001 cuando mintieron en
declaraciones no juramentadas ante el Congreso, incluso en asuntos no
relacionados con la recolección de beneficios federales. Aunque las
acusaciones de Irán-Contras se centraron en gran medida en el perjurio y la
retención de pruebas, esta fue una expansión analíticamente significativa, para
abarcar las mentiras no juramentadas entre las ramas . El primer uso práctico
de §1001 se produjo poco después, formando la base para la investigación del
abogado independiente de Ted Olson que daría lugar a Morrison v. Olson , en
el que el Tribunal Supremo confirmó la constitucionalidad del estatuto de
abogado independiente.

En 1996, la §1001 fue revisada para aplicarse explícitamente a "cualquier


asunto dentro de la jurisdicción de la rama ejecutiva, legislativa o judicial".

La declaración debe ser "material", pero la materialidad significa solo que la


declaración es "predeciblemente capaz de afectar". . . [una] decisión oficial.
" Esta misma definición de materialidad se aplica al perjurio y la Corte
Suprema ha considerado que se trata de una cuestión de derecho, que se deja a
los jueces en lugar de a los jurados.

En su forma actual, § 1001 se extiende de forma increíblemente amplia: casi


cualquier declaración material a un funcionario de cualquier rama del
gobierno federal sobre un asunto que están investigando. Implica muchas
representaciones escritas al gobierno federal también. En la audiencia de ayer,
el Representante Adam Schiff solicitó al Director Comey que proporcionara al
comité una copia del ex SF-86 del Asesor de Seguridad Nacional Michael
Flynn, presumiblemente para ver si Flynn divulgaba contactos y pagos
extranjeros. En tres ubicaciones separadas en el formulario, el SF-86 advierte
sobre sanciones penales según §1001. Incluso requiere un reconocimiento
afirmativo de que el preparador entiende que retener, falsificar o tergiversar la
información en el formulario está "sujeto a las sanciones por inexactas o
incorrectas". declaración falsa (por el Código Penal de los Estados Unidos,
Título 18, sección 1001) ".

Debido a que la mentira no tiene que ocurrir en un procedimiento oficial bajo


juramento, la existencia de una investigación en curso aumenta la
probabilidad de que la §1001 sea relevante: barrerá casi todas las
tergiversaciones hechas a los funcionarios del gobierno en el curso de esa
investigación. En la medida en que proceda cualquier investigación de fugas,
el § 1001 es comúnmente la base de los cargos en esos casos también.Como
Susan y yo escribimos en febrero :

Esta disposición se utiliza con mucha más frecuencia que [leyes antileaks
sustantivas], en parte debido a la naturaleza agravante de la mentira para la
aplicación de la ley y en parte porque la ofensa es más fácil de probar.

 Obstrucción de la justicia

Otro crimen importante que se hace eco en el discurso público en torno a la


conexión de Rusia es la obstrucción a la justicia. Bajo 18 USC § 1505 , un
delito grave es cometido por cualquier persona que "corruptamente, o por
amenazas o fuerza, o por cualquier carta amenazante o influencias de
comunicación, obstruya o impida o intente influir, obstruir o impedir la debida
y adecuada administración de la ley bajo la cual se está llevando a cabo
cualquier procedimiento pendiente ante cualquier departamento o agencia de
los Estados Unidos, o el debido y apropiado ejercicio del poder de
investigación bajo el cual cualquier consulta o investigación en cualquier
Cámara o cualquier comité de cualquiera Cámara o cualquier comité conjunto
del Congreso ".

Una sección del código adjunto, 18 USC § 1515 (b) , define "corruptamente"
como "actuar con un propósito inadecuado, personalmente o influir en
otro, incluyendo hacer una declaración falsa o engañosa , o retener, ocultar,
alterar o destruir un documento u otra información "(énfasis agregado). Aquí
es donde la obstrucción de la justicia se cruza con la ley de declaraciones
falsas. Si intencional e intencionalmente hace una declaración falsa de hechos
materiales en un procedimiento del gobierno federal, posiblemente haya
violado la §1001, y cuando agrega un objetivo para influir, obstruir o impedir
una investigación, posiblemente ahora haya violado la § 1505. también. El
perjurio puede cruzarse con la obstrucción a la justicia de la misma manera.

Según el estatuto, un "procedimiento" puede ser una investigación. La Sección


1503 criminaliza la misma conducta en procedimientos judiciales. Por lo
tanto, la obstrucción durante una investigación puede violar § 1503, mientras
que si esa misma investigación conduce a un procesamiento criminal, la
obstrucción durante la propia persecución violaría § 1505. El individuo
también tiene que saber que está ocurriendo un procedimiento para violar el
estatuto, y debe tener la intención de obstruir, es decir, actuar con el propósito
de obstruir, incluso si no tienen éxito.

Relacionado, 18 USC § 1512 convierte en un delito mentir a un testigo en un


intento de inducir a ese testigo a mentir ante el Congreso o una audiencia
judicial. Entonces, si un funcionario de campaña de Trump miente a un testigo
que está a punto de ir ante el Congreso para testificar con la esperanza de que
el testigo transmita la mentira, eso es una ofensa federal. Bajo § 1512 (e), es
una defensa afirmativa si la conducta fue legal y fue simplemente un esfuerzo
para persuadir al testigo a testificar con sinceridad, pero la carga para
demostrar que está en el acusado.

 Otros estatutos

Una mentira podría implicar una serie de otros estatutos. Por ejemplo, el
perjurio en asuntos particulares a veces constituye crímenes separados: §
1516 criminaliza la obstrucción de una auditoría federal, §1517 trata con la
obstrucción de un examen federal de una institución financiera, y § 1518 ,
investigaciones criminales de ofensas de atención médica. Y si hace un
acuerdo para mentir, eso podría ser una conspiración criminal bajo 18 USC §
371 .

Cover Ups and Crimes

Existen numerosas justificaciones para criminalizar la mentira: las mentiras


frustran las investigaciones, pierden tiempo y recursos, y amenazan con
resultados incorrectos. Pero las mentiras de los actores del gobierno amenazan
con daños aún mayores: interfieren con el autogobierno democrático al ocultar
información relevante del público votante, socavan la fe en las instituciones y
pueden implicar áreas con desequilibrios informativos, lo que hace que
descubrir mentiras sea particularmente difícil.

Hay una razón: "No es el crimen, es el encubrimiento" es una perogrullada de


las investigaciones sobre los políticos. A menudo, la mentira es peor que la
ofensa original.

Sin embargo, a pesar de los valores que podrían promoverse aplicando


estrictamente las leyes penales contra la mentira, también existe el peligro de
penalizar demasiado la mentira.

Algunas veces el encubrimiento es peor que el crimen; a veces es más fácil de


probar. Ese es a menudo el caso en los enjuiciamientos de fugas . Pero hay
una buena razón para querer obligar al gobierno a probar delitos sustantivos:
cuando la libertad individual está en juego, no queremos que el gobierno
pueda eludir la carga de la prueba con delitos paralelos.

De hecho, podemos investigar muchas de nuestras propias reacciones a


algunas de las presuntas mentiras en la historia de Rusia para encontrar esta
tendencia. Podríamos preguntarnos si saltamos a "¡la mentira es un crimen!"
Porque estamos convencidos e indignados por algún otro delito subyacente , o
si hemos considerado cuidadosamente si la instancia en particular justifica la
aplicación de la ley penal. Deberíamos preguntarnos esto porque los estatutos
descritos anteriormente son increíblemente amplios y simplemente no pueden
y no serán aplicados de manera uniforme en cada instancia de mentira.

Además, tal vez surjan problemas especiales de discurso frío al criminalizar la


mentira entre las ramas en particular. Queremos que la rama ejecutiva, y la
Casa Blanca en particular, comparta información con el Congreso, no solo
sobre la citación, sino de forma gratuita y de manera continua.

En última instancia, sin embargo, la investigación de Russian Connection va


al corazón mismo de nuestras instituciones, la fe en nuestro gobierno y la
protección de nuestra democracia. Mentir en estas investigaciones no debe ser
tolerado. Pero el Congreso tiene la oportunidad de buscar mentiras y
proporcionar una base sólida para la aplicación.

Debido a que el perjurio es concreto y difícil de probar y procesar el perjurio


en lugar de §1001 disminuye los problemas de enfriamiento del discurso
interprofesional y de aplicación desigual, su aplicación puede parecer más
legítima. Pero solo se puede hacer cumplir si el Congreso formula preguntas
suficientemente claras, detalladas y perspicaces y se niega a aceptar cualquier
cosa que no sean respuestas completamente inequívocas.

Temas:
 La conexión de Rusia

Tags:

 Perjurio ,
 Declaraciones falsas
 Obstrucción de la justicia

OUJI-CR 3-18

PERJURIO - ELEMENTOS

Ninguna persona puede ser condenada por perjurio a menos que el Estado haya
demostrado más allá de toda duda razonable cada elemento del delito. Estos
elementos son:

Primero, hacer / suscribirse ;

Segundo, una declaración;

Tercero, (conocido por los acusados que no es verdadero) /


(que el acusado (s) cree que no es verdadero) / (con la
intención de evitar u obstruir la determinación de la verdad) ;

Cuarto, bajo juramento / afirmación / (afirmación legalmente


vinculante) ;

Quinto, autorizado / requerido por la ley en un / una prueba /


audiencia / investigación / deposición / certificación /
declaración .

______________________________

Autoridad Estatutaria: 21 OS 1991, § 491.

Comentarios del comité

La última oración de la sección 491 hace una defensa a la acusación


de perjurio de que la declaración es una declaración
verdadera. Aunque la defensa de la verdad se discute más adelante
en los Comentarios del Comité, todos los materiales incluidos en este
documento deben leerse teniendo en cuenta la defensa de la verdad.

El primer elemento indica cómo se puede cometer el perjurio: ya sea


por una declaración oral del acusado o por una declaración escrita del
acusado. "Suscribirse" parece ser un método para "hacer" una
declaración, pero "suscribirse" se menciona específicamente como
una alternativa debido al lenguaje legal. Ver 21 OS 1991, § 497, para
una definición legal de cuando se completa la "toma" o "suscripción"
de una deposición.

El segundo elemento indica que lo que se debe hacer o suscribir es


una declaración. Probablemente sea útil explicar más completamente
el significado de la palabra "enunciado". Si se le pregunta a un
testigo, "¿Es usted dueño de un automóvil Ford Mustang?", El testigo
debe responder por su conocimiento, "Sí", "No", "No sé". Mientras el
testigo responda por su conocimiento, el testigo no puede ser
procesado por perjurio, independientemente de la respuesta
objetivamente verificable. Del mismo modo, si se pregunta a un
testigo: "¿Cree usted que el mejor automóvil fabricado es un Ford
Mustang?", El testigo debe responder de acuerdo con la opinión que
el testigo tiene: "Sí", "No", "No lo hago". tengo una
opinion." Mientras el testigo responda de acuerdo con la opinión que
posee, el testigo no puede ser procesado por perjurio,
independientemente de si la opinión es objetivamente verificable
como verdadera o falsa. Sin embargo, si el testigo responde de
acuerdo con la opinión que el testigo tiene, entonces el testigo puede
ser procesado por perjurio, si existen otros elementos de perjurio,
aunque la declaración por la cual se procesa al testigo es una
declaración relativa a una opinión. Por lo tanto, la Comisión ha
utilizado el lenguaje "una declaración" en el segundo elemento, en
lugar de "una declaración de hecho", porque la última expresión
podría ser una fuente de confusión.

Tampoco es necesario modificar la palabra "declaración" en el


segundo elemento con la palabra "falso". El interés social que se
pretende que esté protegido por el estatuto de perjurio es que las
personas respondan las preguntas bajo juramento lo mejor que
puedan de acuerdo con su conocimiento u opinión. La sociedad desea
el conocimiento u opinión del testigo independientemente de lo que
sea objetivamente verdadero. Los testigos socavan este interés social
cuando no responden de acuerdo con lo que piensan, o cuando
responden de acuerdo con lo que otros quieren que digan. Por lo
tanto, en el caso del testimonio de opinión, la declaración no tiene
que ser falsa para que se cometa el delito de perjurio. W. Clark y W.
Marshall, Un tratado sobre la ley de crímenes § 14.03, en 1041 (7ª
ed. 1967); R. Perkins, Ley penal 459-60 (2ª edición, 1969).

El tercer elemento establece el requisito de mens rea del delito. Las


declaraciones que se dan cuando existe cualquiera de los tres
estados mentales pueden someterlo a una posible condena por
perjurio. Para mayor claridad, se usarán ejemplos para explicar las
alternativas mens rea.

Si se pregunta a un testigo, "¿Posee X un Ford Mustang?", Y el


testigo sabe que X posee un Ford Mustang, entonces el testigo debe
responder, "Sí". Si el testigo responde "No" o "No sé", el testigo ha
hecho una declaración por la cual se podría acusar a un perjuro. Este
primer ejemplo está cubierto por la alternativa "que el acusado sabe
que no es verdad".

Si se le pregunta a un testigo, "¿Posee X un Ford Mustang?", Y el


testigo no cree que X tenga un Ford Mustang, pero el testigo
responde, "Sí", el testigo puede estar sujeto a cargos de perjurio,
aunque resulta ser cierto que X, de hecho, posee un Ford
Mustang. Para evitar el perjurio, el testigo debería haber respondido
"No" o "No lo creo". Este segundo ejemplo está cubierto por el
lenguaje "que el acusado cree que no es verdadero".

Si se pregunta a un testigo, "¿Posee X un Ford Mustang?", Y el


testigo sabe que no tiene idea de la marca de automóvil que posee X,
pero el testigo responde positivamente "Sí" o "No". Ambas
respuestas pueden someter al testigo a cargos de perjurio porque la
respuesta que el testigo debería haber dado es: "No sé". Este tercer
ejemplo está cubierto por el lenguaje "con la intención de evitar u
obstaculizar la determinación de la verdad".

Las tres alternativas mens rea en el tercer elemento siempre han


sido los elementos mens rea para perjurio en Oklahoma. Rose v.
State , 3 Okl. Cr. 294, 127 P. 873 (1912); Pilgrim v. State , 3
Okl. Cr. 49, 104 P. 383 (1909); 21 OS 1961, § 498. Confusión de
interpretación entre 21 OS 1961, §§ 491 y 498, sin embargo, llevó a
la derogación del entonces 21 OS 1961, § 498, con una aclaración
concurrente del elemento mens rea en la sección 491. Leyes 1965,
c. 126. Las enmiendas de 1965 a los estatutos de perjurio no
cambiaron el elemento de per rea de mens rea, pero aseguraron que
la confusión que existía anteriormente fue eliminada. M.
Merrill,Oklahoma y la Conferencia Nacional de Comisionados en Leyes
Estatales Uniformes, 1965 , 36 Okla. BAJ 2205, 2212 (1965).

A la luz de la discusión de los elementos segundo y tercero, es


evidente que el Estado no necesita alegar ni probar cuál es la
verdad. El Estado solo necesita alegar y probar que se dio una
declaración cuando el acusado tenía uno de los tres requisitos de
mens rea. Gray v. State , 4 Okl. Cr. 292, 111 P. 825 (1910). Sin
embargo, es necesario enfatizar que bajo las secciones 491 y 499
(1), es una defensa para el acusado probar que la declaración hecha
bajo juramento es verdadera. Si el testigo tiene la suerte de tener
una respuesta comprobada como cierta, que responde al testigo que
se cree que es falso cuando se le da, el testigo no puede ser
condenado. Pero el testigo debe establecer la verdad como defensa,
y si no se establece la verdad, significa que la condena es correcta. El
elemento de per rea de mens rea puede ser probado por evidencia
circunstancial.Pitman v. State , 487 P.2d 716 (Okl. Cr. 1971).

Como se indica en el cuarto elemento, la sección 491 exige que la


declaración se dé bajo juramento, afirmación u otra forma de
afirmación legalmente vinculante, como una declaración en la parte
inferior de una declaración del impuesto sobre la renta que dieron las
respuestas y la firma suscrita "bajo pena de perjurio". Ver
también 21 OS 1991, §§ 492 y 493. Aunque puede ser moralmente
reprensible para una persona mentir, no se impone ninguna sanción
penal legal por mentir hasta que una persona haya jurado decir la
verdad. Por lo tanto, el Estado debe alegar y probar que la
declaración fue hecha bajo juramento o afirmación administrada por
una persona autorizada, o bajo alguna otra forma de afirmación
legalmente vinculante. Pitman , supra ; Phillips v. State , 483 P.2d
1386 (Okl. Cr. 1971); Dunkin v. State , 53 Okl. Cr. 115, 7 P.2d 912
(1932); 22 OS 1991, § 748. Una irregularidad en la administración
del juramento, sin embargo, no invalida el juramento. Campbell v.
State , 23 Okl. Cr. 250, 214 P. 738 (1923) (construyendo 21 OS
1991, § 494); cf. Ciudad de Checotah v. Pueblo de Eufaula , 31
Okl. 85, 119 P. 1014 (1911) (construyendo 21 OS 1991, § 497).

El quinto elemento indica que no se ha cometido perjurio a menos


que la declaración bajo juramento, afirmación u otra forma de
afirmación legalmente vinculante se dé en un documento o
procedimiento en el que se autorice un juramento, afirmación u otra
forma de afirmación legalmente vinculante. o requerido por la
ley. Cuando ninguna está autorizada o exigida por la ley, el perjurio
no puede existir a pesar de que el acusado prestó voluntariamente
un juramento de una persona autorizada por la ley para administrar
juramentos. Ex parte Pack , 51 Okl. Cr. 277, 1 P.2d 817
(1931); Morgan v. State , 45 Okl. Cr. 268, 282 P. 1110 (1929). Las
declaraciones juradas presentadas a un tribunal en una moción para
un nuevo juicio están autorizadas por ley. Por lo tanto, una
declaración contenida en la declaración jurada puede ser la base de
una condena por perjurio. Arnold v. State, 48 Okl. Cr. 452, 132 P.
1123 (1913), reh. denegado (1929), anulado por otros
motivos , Roley v. State , 48 Okl. Cr. 60, 290 p. 195 (1930). Otros
ejemplos incluyen: Campbell , supra , (la declaración en una solicitud
de matrimonio puede ser la base de la condena por perjurio); Ciudad
de Checota , supra , (la declaración en la declaración jurada del
elector puede ser la base de la condena por perjurio).

Antes de las enmiendas de 1965, la sección 491 contenía el texto


"habiendo jurado ... ante cualquier tribunal, funcionario o persona
competente ...". El Tribunal de Apelaciones Criminales interpretó este
lenguaje para requerir que el tribunal, funcionario o otra entidad
legal tiene jurisdicción sobre el tema en relación con el cual se realizó
la declaración, que sirve como base para el cargo por perjurio. Si la
jurisdicción no existió, entonces no se puede cometer un perjurio en
ese documento, tribunal o procedimiento. Por ejemplo, Bennett v.
Tribunal de Distrito , 81 Okl. Cr. 351, 162 P.2d 561 (1945)
(Investigación del Gran Jurado más allá de la autoridad
apropiada); Perry v. State , 10 Okl. Cr. 308, 136 P. 195 (1913)
(Justicia que excede a la autoridad). Las enmiendas de 1965, sin
embargo, eliminaron el requisito de competencia jurisdiccional. La
Sección 491 ahora requiere únicamente que la declaración bajo
juramento, afirmación u otra afirmación legalmente vinculante se
presente en un documento o procedimiento en el que la ley autorice
o exija un juramento, afirmación u otra afirmación legalmente
vinculante. La Legislatura por lo tanto indicó su intención de que una
condena por perjurio sea apropiada en un procedimiento, si la ley
autoriza o requiere un juramento, aunque el procedimiento sea
jurisdiccionalmente defectuoso. M. Merrill, supra , en 2212. Por lo
tanto, la jurisdicción no es un elemento de la ofensa y no necesita ser
presentada o probada. Sobre este tema de jurisdicción, las
enmiendas estatutarias de 1965 han invalidado
a Bennett , supra ; Berry , supra ; Gray , supra , y otros casos.

Las enmiendas de 1965 también cambiaron varios otros requisitos


probatorios del perjurio. Antes de las enmiendas de 1965, era
necesario alegar y probar la materialidad de la declaración en que se
basaba el cargo. Por ejemplo, Washburn v. State , 47 Okl. Cr. 321,
288 P. 371 (1930); Huffine v. State , 13 Okl. Cr. 239, 163 P. 557
(1917). La materialidad ya no es un elemento del delito de perjurio,
porque 21 OS 1991, § 498 (b), hace que la materialidad sea
relevante únicamente para los propósitos de la sentencia. Otro
cambio causado por las enmiendas de 1965 se ilustra mediante una
comparación de la participación en Scott v. State , 66 Okl. Cr. 441,
92 P.2d 847 (1939), con 21 OS 1991, § 498 (a). En Scott, el Tribunal
de Apelaciones Criminales sostuvo que una condena por perjurio no
podía sostenerse con el testimonio de un solo testigo. El tribunal
declaró que el cargo debe ser respaldado por al menos dos testigos,
o por un testigo y circunstancias que lo corroboren. La Sección 498
(a) deja en claro que no es necesario ningún tipo particular de
evidencia o tipo de evidencia para sustentar una condena por
perjurio. Scott es anulado hasta este punto. Para un breve
comentario sobre ambos cambios discutidos en este párrafo, ver M.
Merrill, supra , en 2212-13.

La Sección 495 deja en claro que, a pesar de la falta de competencia


como testigo, si una persona testifica bajo juramento, la persona
estaría sujeta a enjuiciamiento por perjurio. No es necesario redactar
instrucciones para esta sección.

La Sección 500 establece el castigo por perjurio. El perjurio no está


dividido en varios crímenes clasificados según el grado. Pero la
sección 500 establece tres penas diferentes según el tipo de
procedimiento o las circunstancias en las que se comete el
perjurio. Por lo tanto, es necesario tener cuidado de instruir al jurado
adecuadamente con respecto a la penalización apropiada. Solo se
brinda una breve discusión de las tres subsecciones de las penas.

La Sección 500 (1) establece: "Cuando se cometa en el juicio de una


acusación por delito grave, con una pena de prisión no menor de dos
años ni mayor de veinte años". A pesar de la palabra "acta de
acusación", el Tribunal de Apelaciones en lo Penal ha sostenido que la
subsección uno se aplica a todos los casos de delitos graves, ya sea
procesados por acusación o por
información. Roley , supra , invalidando en este
punto , Arnold ,supra ; Washburn , supra .

La Sección 500 (2) establece: "Cuando se cometa en cualquier otro


juicio o procedimiento en un tribunal de justicia, con prisión por no
menos de uno ni más de diez años". Arnold , supra , sostuvo que una
audiencia sobre un pedimento para un nuevo juicio no es parte del
juicio de un delito grave. Por lo tanto, el perjurio cometido en la
audiencia sobre la Moción es castigado bajo la subsección dos en
oposición a la subsección uno. La subsección dos también abarcaría,
al parecer, otros procedimientos previos y posteriores al juicio en
casos penales, juicios por delitos menores y juicios y audiencias en
casos civiles.

La Sección 500 (3) establece: "En todos los demás casos, la pena de
prisión no excederá de cinco años". Los procedimientos ante los
Grandes Jurados no son procedimientos "en un tribunal de justicia"
según la subsección dos. El perjurio ante un Gran Jurado se castiga
de ese modo en la subsección tres. Coleman v. State , 6 Okl. Cr. 252,
113 p. 594 (1911). Otros ejemplos de perjurio que deben ser
castigados en virtud de la subsección tres incluyen la presentación de
una declaración jurada que contenga una declaración falsa a los
efectos de obtener el servicio por publicación, West v. State , 13
Okl. Cr. 312, 164 P. 327 (1917), y hacer una declaración falsa en una
solicitud de licencia de matrimonio, Campbell , supra .

El Tribunal de Apelaciones en lo Penal de Oklahoma analizó las


diversas disposiciones sobre sanciones en 21 OS 1991, § 500 con
respecto a las declaraciones en acciones civiles en Lenzy v. State ,
864 P.2d 847 (Okl.Cr. 1993). El tribunal sostuvo que si bien el delito
de perjurio se comete en el momento de la declaración falsa, se debe
entregar una declaración o presentarla en la corte para que se
castigue el delito según las subdivisiones uno y dos de la sección
500, porque esas subdivisiones requieren el perjurio que se cometerá
en el juicio o en un procedimiento judicial. Si la deposición no se usa
o se intenta usar en un tribunal, el castigo se limita a la subdivisión
tres. 864 P.2d en 850.

Las Secciones 501 a la 503 proporcionan un procedimiento de


sumario por el cual un tribunal puede enviar a una persona a la
cárcel si el tribunal tiene una causa probable para creer que la
persona cometió perjurio ante el tribunal. Si un juez intenta usar este
procedimiento de sumario como un sustituto de los procedimientos
normales mediante los cuales se inicia y procesa un cargo, el Tribunal
de Apelaciones en lo Penal ha insinuado firmemente que el
procedimiento de sumario constituiría una violación de la Constitución
de Oklahoma. Ex parte Ellis , 3 Okl. Cr. 220. 105 P. 184 (1910). Por
el contrario, si el juez utiliza el procedimiento de internamiento
sumario como sustituto del arresto sin intentar socavar los
procedimientos normales mediante los cuales se inicia y procesa el
cargo, se permite el procedimiento de internamiento
sumario. Lawson v. State , 492 P.2d 1113 (Okl. Cr. 1972). No es
necesario redactar instrucciones para estas tres secciones.