Está en la página 1de 5

César Hildebrandt interroga a Julio Cortázar.

Texto
publicado en Caretas 472. Lima, 6 de febrero de 1973.

1963 fue un año importante. El mundo conoce a Valentina, la primera mujer cosmonauta, se inicia
oficialmente la pugna Moscú-Pekín, Paulo VI es el nuevo Papa, matan a John F. Kennedy, mueren
Aldous Huxley, Edith Piaf, Jean Cocteau, Georges Braque, Robert Frost, Javier Heraud. Y nace
Rayuela, la novela de Julio Cortázar. Ampliando hasta el desastre la jurisdicción del género,
haciendo de la novela una proposición planteada al infinito más que un caso cerrado, tratando de
representar el rico misterio de las cosas con una prosa de largos trancos y sintaxis a ratos
vandálica, Rayuela causaba también importantes destrozos en el idioma y era, definitivamente, un
sopapo con pellizcón en parte baja a la solemnidad. Poco después, los lectores empezarían a
conocer el siempre creciente universo literario de Cortázar y a enterarse, tras penosa búsqueda,
de algunos datos personales. Así supieron que este argentino de casi dos metros de estatura había
nacido accidentalmente en Bélgica (1914), que había sido maestro en provincias, que era
traductor y aficionado al box y que vivía y escribía en Francia. Esto último suele ser reproche de
quienes piensan que los “valores nacionales” son savia que hay que beber in situ. Sin embargo, el
mundo de los cuentos de Cortázar -aparte de remitir al Hombre, con mayúsculas- es
indiscutiblemente argentino, en el mejor sentido del término. Pero la opción “nacional” no se da
en él sólo literariamente. El irrenunciable compromiso con su país y con América Latina se
transparenta cuando Cortázar reafirma su convicción socialista, su desprecio por los dictadores -
aunque se llamen Stalin-, su dolorida alarma por la represión gorila en la Argentina de hoy.

Debe de estar usted absolutamente harto de esas preguntas que bordean, sibilinamente, el tema
de su franco-argentinidad, oblicuamente el asunto de su residencia en Europa y, con entusiasta
malevolencia, el hecho de que usted use ahora pasaporte francés y no pueda pronunciar la “rr”
como cualquier hijo de vecino hispanoamericano. ¿Qué se necesita, Cortázar para ser argentino,
para ser latinoamericano? Más difícilmente: ¿qué se necesita para ser un escritor argentino-
latinoamericano?

Mi pasaporte es argentino (número 70708, tapaz azules y ¡qué foto!), pues la naturalización
francesa no entraña la pérdida de la nacionalidad de origen, y en mi caso es sólo un medio técnico
para resolver problemas más bien graves en Francia. Me alegro de contestar esta pregunta, pues
muchos “patriotas” argentinos se han apresurado a acusarme de desarraigo (por no decir de
traición) sin molestarse en conocer mejor las leyes de su país. Parecería que diez libros tan
argentinos como los míos desaparecen de su memoria frente a algo que no es más que una
medida burocrática, sin el menor alcance vital. Acerca de mi residencia en Europa, también creo
que puedo hacer una referencia a mis libros como prueba de mi invariable presencia
latinoamericana. Que yo sepa, sigo escribiendo en nuestra lengua, y pienso que el número de mis
lectores latinoamericanos no se debe a una casualidad. Más aún, creo que Europa me ha dado, en
tanto escritor, una óptica que me permite ver el bosque sin que me lo oculten los árboles, como le
ocurre a tanto exaltado nacionalista de mate amargo y escarapela. Usted me pregunta qué se
necesita para ser un escritor argentino-latinoamericano (le dejo la responsabilidad del término).
Hoy por hoy, creo que se necesita ser plenamente responsable en el doble plano del más exigente
nivel creativo y de la más decidida brega por la vía socialista de América Latina. Dentro de esa
doble perspectiva (que en el fondo es una sola) sigo de cerca y con una creciente esperanza la
evolución de Cuba, Chile y Perú, y continúo escribiendo para ese “hombre nuevo” según lo
concibió el Che, sin hacerle las fáciles concesiones demagógicas que tanto se dan entre nosotros.

A raíz de su intervención en el llamado “caso Padilla” los que no lo quieren lo suficiente dicen que
usted es un estalinista que, felizmente, no escribe como tal y que a eso se debe el que “Reunión” -
su único cuento con “mensaje social y revolucionario explícito- no sea precisamente uno de sus
mejores hallazgos. ¿Qué piensa de eso?

Mi actitud en el llamado “caso Padilla” fue, como siempre, de solidaridad crítica con la Revolución
cubana, frente al desborde paternalista de los firmantes de la segunda carta a Fidel. Si eso es ser
estalinista, voy a tener que revisar todas mis ideas sobre uno de los más monstruosos tiranos de
este siglo. De paso voy a estudiar también a Hitler, por si en la próxima etapa de mi viaje me tratan
de nazi; ya se sabe lo que son las escaladas. De paso, ¿habrán leído esos aristarcos mi texto
“Policrítica en la hora de los chacales”, donde, claramente se definía mi apoyo a la Revolución
cubana y mis discrepancias acerca del error de encarcelar poetas?… Lamento que “Reunión” no le
parezca logrado. Si duda, no lo está, pero pocas he escrito con tanto amor revolucionario; en todo
caso, los que me acusan de estalinista deberían releer las reflexiones que en ese relato le atribuyo,
con pleno de conocimiento de causa, al Che Guevara.

Tengo un instinto casi inquietante para detectar un libro ilegible; me funciona a las pocas páginas,
y entonces mi mano lo lanza por sobre mi hombro izquierdo; detrás está la chimenea de mi casa.

En todo caso, ¿El libro de Manuel es la ruptura con el mundo de sus cuentos, con sus puros
ejercicios de imaginación, desdoblamientos, posibilidades?

No, no es un ruptura como quisieran los que hoy sólo esperan política y “mensaje” de los
escritores de ficciones, sino una difícil convergencia de mi yo-novelista y de mi yo-comprometido
en la lucha por la desalienación y la libertad de nuestros pueblos. La califico de difícil, porque hasta
ahora (salvo precisamente “Reunión”) esos dos “yo” se manifestaban paralelamente, y no me ha
sido fácil mantener la exigencia, la invención y el humor de la literatura mientras trataba a la vez
de problemas como el gorilismo y la tortura. Este libro suscitará toda clase de malentendidos,
porque los frívolos lo encontrarán demasiado serio y los serios, demasiado frívolo; pero yo parezco
haber nacido para hacer lo contrario de lo que se espera de mí, y no es por azar que soy el padre
de los cronopios.

Hasta ahora, la literatura parecer haber sido para usted el desarrollo de un lenguaje y la incursión
en el misterio, el meter la nariz en la “otredad”. ¿Es que eso ya no es suficiente para Cortázar?

No, ya no es suficiente: ahora quisiera traer la “otredad” a la vida inmediata, histórica, a base de
esa convergencia a que me refería antes. Desde luego me reservo el pleno derecho de seguir
escribiendo literatura “lúdica” cuando me divierta hacerlo; la prueba es que pronto publicaré un
volumen de cuentos fantásticos.

¿El autor de Bestiario o Final del juego cree en poder subversivo de la literatura? ¿O es el escritor
el que debe agitar y dejar que, pro sí solos y si es que pueden, sus libros se conviertan en
adoquines de barricadas o -sin perjuicio de la efectividad revolucionaria del autor- en ociosas
tretas de inteligencia?

Oh, sí. Mire la Biblia (o el Corán, ya que estamos…) Lo que pasa es que nadie puede saber si un
libro propio o ajeno será subversivo o no. A riesgo de desencadenar una vez más contra mí a los
partidos del “contenidismo” en la literatura, le diré que cada vez creo más que libros como La
ciudad y los perros y Cien años de soledad son más revolucionarios en un sentido profundo (el de
la creación del hombre nuevo) que los libros programados, ajustados, destinados a vehicular el
“mensaje”. A veces -muy pocas- se da un perfecto equilibrio en los dos aspectos: el mejor ejemplo
Los ríos profundos . Y esto se lo digo en la cara a los que se empeñan en imaginarme un “enemigo”
de Arguedas, confundiendo la crítica positiva y bien intencionada con la que ellos practican.

¿Sinceramente, Cortázar, existe el boom?

Sí, pero a los escritores latinoamericanos les toca quitarle su aura de “milagro”, escribiendo cada
vez mejor; no es hablando pestes de él como lo liquidarán. El boom no lo hicieron los editores
como se insinúa ahora, sino los lectores latinoamericanos, que en poco más de una década
entraron en la más formidable forma de conciencia jamás vista en nuestros países (y
significativamente paralela a la forma de la conciencia política y revolucionaria). Los editores,
comerciante como corresponden, olieron el negocio y lanzaron el boom por todo lo alto. Como
ignoro la falsa modestia, agrego que los editores serán lo que usted quiera salvo imbéciles;
ustedes, los lectores, fueron su barómetro estético y crítico, y ellos envasaron la mercadería;
doble prueba de que el contenido de las latas era altamente comestible.

Alguna vez dijo usted que escribía cada día “menos bien”. A propósito de estilos, ¿cuál es, aparte
de españoles más o menos obvios, el más aborrecible, pateable, olvidable libro que recuerde?

Tengo un instinto casi inquietante para detectar un libro ilegible; me funciona a las pocas páginas,
y entonces mi mano lo lanza por sobre mi hombro izquierdo; detrás está la chimenea de mi casa.
Pero ojo: cuántos libros declarados ilegibles por la crítica quedarán para siempre en mi biblioteca.
Libros de locos (de “piantados”, decimos en mi país), libros inocentes como gatos o gorriones,
libros de gente que empieza pero muestra ya las uñas. Con esos estaré siempre.

¿Qué es lo que tendría que suceder en su país y en su propio espíritu para que usted decidiese
vivir en Argentina?

En mi espíritu no tendría que suceder nada. En mi país tendrían que lograrse los objetivos por los
que muchos trabajamos de cerca o de lejos: la verdadera soberanía, descolonización y la
desalienación. Pero incluso logrado lo que queremos, podría suceder que algún día yo me fuera de
nuevo si me diera la gana. En todo caso, jamás le haré el juego a los patriotismos con residencia
fija “sine qua non”. Los libros son argentinos, pero mi patria es la Tierra.

¿Quién gana?¿Clay o Foreman?


Este pibe Foreman se ha destapado a fondo, y Muhammad Ali muestra signos de fatiga. Lo
lamento, pero el box es inexorable y creo que, como se dicen en mi país, Foreman le va a poner la
tapa a Clay.

Intereses relacionados