Está en la página 1de 1

Caminando en el vacío

A lo largo del tiempo prevalecido un fenómeno social que ha tenido una gran
trascendencia, el cual ha traspasado fronteras y ha llegado a cada rincón del
mundo, el Bullying. Este es un tema reiterado, aunque nada nuevo dado que,
lamentablemente, siempre ha existido en las instituciones educativas a nivel mundial. El
Bullying no distingue raza, religión, posición social, estructura física, ni edad. Este
problema está atacando cada vez a más temprana edad y ningún sector de la sociedad está
libre de él.

Sim embargo las cifras son alarmantes, México ocupa el primer sitio en la escala
internacional en el número de casos de acoso escolar (Bullying) en nivel secundaria lo más
preocupante es que 7 de cada 10 niños y jóvenes han sufrido Bullying en alguna etapa de su
vida escolar
Esto no solo sucede en los colegios también en universidades e institutos superiores la mayoría de personas
que sufren de acoso escolar no dicen nada debido al miedo, intimidación que le infunde su agresor o
agresores

Por ejemplo, en Junio del 2016 un niño de 13 años se suicidó en Lima luego de ser víctima
de acoso escolar Bullying en su colegio, sus compañeros lo agredían constantemente
cansado de las burlas y el acoso seguido.
Cada vez los casos se dan en edades más tempranas y atemoriza como pueden llegar estos
atacantes cuando alcance la adolescencia aparte de ello la víctima de acoso sufre trastornos
emocionales, ansiedad depresión y por últimos pensamientos suicidas, que la mayoría de
veces lamentablemente algunos chicos hacen tal acto.

“Un Hombre es lo que hace con lo que hicieron de el”


Ponerte en lugar del otro ayuda a comprender lo que sucede en la cabeza de la otra persona y ayuda a
entender su sentir; entonces comprenderemos que cada ser es individual y circunstancial en esta sociedad en
la que vivimos y a la cual aportamos grandes avances

Por más que busquemos no encontramos donde está la razón del problema que empieza en que el niño
agrede a su compañero. No sé si el problema la culpa está en la educación que reciben en casa
o con el hecho de que estén todo el tiempo ante una pantalla. Deberíamos analizar qué
estamos haciendo mal para que no ocurran este tipo de cosas. Estamos hablando de
menores, y no hay nada más lúgubre que pensar en esos niños que se están perdiendo los
mejores años de su vida sin razón ni culpa.

Por último el Bullyng ocasiona miedo, por ellos muchos prefieren ser testigos antes que ser
víctimas, pero hay que reconocer que todos tenemos la capacidad de ayudar a las personas
quienes lo necesitan, para que ningún niño sufra más y el agresor cambie su actitud, es algo
difícil, pero no imposible, ya que vivimos en una sociedad que cada día es más violenta.

R. A. M. H.