FEDECÁMARAS ZULIA

INFORME ANUAL
BALANCE 2017- EXPECTATIVAS 2018
SECTORES PRODUCTIVOS DE LA REGIÓN CIERRAN EN DECRECIMIENTO Y NO ESPERAN MEJORAS
ECONÓMICAS SIN UN CAMBIO POLÍTICO

El 2017 no tuvo un desarrollo económico, por el contrario, estuvo enmarcado por una inflación que ronda el
1500%, el PIB está por debajo del 15% y la producción petrolera es la más baja de la historia venezolana. Los
factores antes mencionados son las consecuencias de las políticas económicas erradas que ha implementado el
gobierno venezolano y que no se solucionarán si en el 2018 no se logra un cambio político.

A medida que transcurría el año, la situación del sector industrial zuliano se agravó paulatinamente porque todos
los sectores productivos, se vieron afectados por la peor crisis económica venezolana. La ausencia de un sistema
de divisas único, transparente y de libre acceso para todos, revalorizo el denominado “dólar negro”.

Aunado a esta situación, se incorpora la gravísima escasez de efectivo y la ineficiencia de los sistemas de
telecomunicaciones que impactó en forma directa el uso de puntos de ventas electrónicos, que se agudizó en el
último trimestre del año, el colapso del transporte público y la falta de materia prima que obligó a que muchas
empresas, adelantaran vacaciones o llegaran a acuerdos con sus trabajadores para de esta forma evitar un cierre
total de operaciones en miras a soportar los posibles embates de la economía del próximo año.

Es preocupante para el sector empresarial, ver como el año estuvo marcado por la descapitalización de talento
humano y la dificultad para la obtención de divisas generando como consecuencia el impacto en el costo de la
materia prima y sistemas productivos.

En este sentido, se presenta un balance de la gestión operativa de la región durante el año 2017, resaltamos los
siguientes eventos que contribuyeron al colapso del sistema económico.

EMPRESAS TRABAJAN A UN 25% DE SU CAPACIDAD INSTALADA

El 2017 inicio sus operaciones con un nivel muy bajo de participación industrial, las empresas solo reflejaron
operaciones con un promedio del 25% de su capacidad instalada, lo que generó preocupación en el sector
empresarial, quienes vieron en riesgo sus inversiones como consecuencia de la disminución de sus operaciones,
las cuales fueron el resultado de la falta de divisivas, lo que contribuye a la disminución para obtener materia
prima y el incremento del éxodo de personal clave de las empresas, quienes salían en búsqueda de nuevas
oportunidades en otras fronteras.

PARALIZACIÓN PAULATINA DE ZONA INDUSTRIAL.

Durante el año, las condiciones operativas de la zona Industrial de los municipios Maracaibo y San Francisco, se
vieron duramente afectadas. Las condiciones asociadas a la disponibilidad de divisas para adquirir materia prima,
la inseguridad reinante en la zona, la falta de iluminación y el colapso de transporte público, contribuyeron a
reducir las jornadas laborales que debieron disminuir las operaciones a un solo turno, con el correspondiente
impacto en la reducción de producción colocando en condición de riesgo la operatividad de estas zonas
industriales.

1
COLAPSO OPERATIVO EN EL SECTOR AGROPECUARIO DE LA REGIÓN.

Durante todo el año, el sector agropecuario vio impactada sus operaciones por la escasez de rubros asociados
a alimentación y suministros veterinarios, lo que incremento los costos operativos del sector e impactó la
presencia de estos preciados rubros alimenticios en los mercados de la región. Esta condición se vio duramente
afectada también por las constantes fiscalizaciones y los diversos controles establecidos por los entes
gubernamentales, quienes a mediado del 2017 establecieron mayor control sobre los precios disminuyendo más
las posibilidades de mejorar la producción dado que los precios se encontraban por debajo de los costos
operativos.

A mediados de año, esta situación se fue agravando por unos nuevos elementos que dieron un duro golpe al
sector productivo, la escasez de combustible y más específicamente el gasoil, que obligaba a disminuir las
operaciones agrícolas por no tener los equipos y maquinarias necesarias para el buen desarrollo de su trabajo.
Adicional a esta condición le debemos sumar la escases de billetes en una zona donde los pagos son en efectivo,
dado que la gran cantidad del personal que labora se le dificulta usar los servicios de la banca en las zonas
rurales, sumando además a la poca presencia de entidades bancarias en poblaciones cercanas, lo que conllevo
a que los productores se vieron obligados a buscar alternativas para disponer de este efectivo, dando origen a
un nuevo negocio inescrupuloso en la región, como lo es la venta de efectivo el cual llegó a ubicar la compra del
mismo en valores que superan el 60% de su valor nominal.

Estas condiciones generaron un colapso en el sistema productivo agropecuario dado que sin efectivo y sin
combustible para operar sus equipos, su productividad se vio disminuida en más de un 70%, minimizando la
potencialidad de colocación de productos del sector en el comercio local, sin contar la constante intervención de
los organismos del estado quienes orientaron su gestión al control de precios y obligación de venta de productos
por debajo de los costos operativos. Esta situación originó constantes reuniones de los representantes de los
gremios con los organismos gubernamentales, sin resultados que originaran soluciones efectivas solo se lograron
paliativos que en nada beneficiaron al sector productivo y mucho menos a la colectividad quienes debieron ver
disminuido las ofertas de los productos del sector en los mercados.

INSPECCIONES DE LA SUNDDE AGOBIARON AL COMERCIO FORMAL

A principios de año, la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE), junto a
los cuerpos de seguridad inspeccionaron los comercios formales establecidos en el municipio Cabimas,
principalmente al sector panadero y cárnico, dando como resultado que luego de las inspecciones muchos de
estos establecimientos estuvieron más de un mes sin abrir sus puertas para reponer inventario.

Esta condición se vio incrementada durante los últimos meses del año, cuando las fiscalizaciones regresaron a
la región atormentando a los comerciantes formales de diferentes sectores. Los comercios inspeccionados
pertenecían principalmente a los rubros de alimentos, ropa y calzado, donde los propietarios eran obligados a
vender sus productos con descuentos que en ocasiones superaron el 50%, ocasionando pérdidas a empresarios
del sector formal y en algunos casos obligando al cierre de comercios, esto ignorando por completo los negocios
informales que en muchos casos se encontraban frente de los establecimientos comerciales que cumplen con
las reglas.

Esta situación fue abordada por los diferentes líderes gremiales de la región, quienes advirtieron que las
fiscalizaciones que obligan a los comerciantes a vender por debajo del costo, sin derecho a la defensa,
profundizaría el cierre de empresas, el desempleo y desabastecimiento en el país para el año 2018, resaltando

2
que atacar las consecuencias y no las causas solo contribuirían a profundizar las condiciones económicas de la
región y no resuelve la crisis por lo contrario, la empeorará.

Aun cuando diferentes dirigentes abordaron a los representantes de la SUNDDE, sin obtener respuesta al
respecto y dar explicaciones sobre las fiscalizaciones realizadas que solo reflejan la intención de repetir
situaciones que se hacen evidente desde el gobierno al cierre de cada año.

SECTOR SALUD EN EMERGENCIA

A medida que transcurrió el año la situación del sector salud se fue agravando, cerrando el 2017 con un gran
déficit en ambulancias y camas hospitalarias, además de un desabastecimiento de medicamentos del 90%. La
escasez de insumos obligó a que los pacientes que asistieran a un centro de salud debían llevar los materiales
y medicinas que le requerían para ser atendidos.

El sector no escapó de las fiscalizaciones de la SUNDDE y según un sondeo realizado el efecto combinado de
escasez de insumos y disponibilidad de repuestos para equipos mantuvo paralizada la realización de algunos
estudios en la región.

CONSTANTE COLAPSO EN EL SISTEMA DE SUMINISTRO DE COMBUSTIBLE

El año 2017 el sector transporte se vio duramente perjudicado, ya no solo por la falta de repuestos, sino por el
suministro de combustible en la región, lo que ocasionó durante todo el año grandes colas para proveerse del
preciado suministro. Esta condición se incrementó en el último trimestre y se completó con la ausencia casi total
de lubricantes, lo que originó un paro casi total del transporte público con su correspondiente impacto en las
operaciones de las empresas que vieron afectadas su eficacia por la llegada tarde del personal quienes
presentaban problemas para transportarse hasta sus sitios de trabajo.

Durante este último mes del año, esta condición se agudizo, las colas en las estaciones de servicio se mantenían
durante todo el día, y las empresas que se dedicaban a prestar servicios de lubricación cerraron sus puertas casi
en su totalidad por la escasez de suministros (aceites y filtros), aquellas que disponían de los mismos se vieron
afectadas por fiscalizaciones del SUNDDE obligando a ventas por debajo de sus costos, lo que llevo a que las
pocas disponibles debieran también suspender operaciones por este año.

PRODUCCIÒN DE PETRÒLEO A NIVELES BAJOS

A pesar de que en las últimas semanas del año el precio del petróleo subió, la producción sigue estando a niveles
muy bajos en comparación a años anteriores y con la situación interna que tiene PDVSA las inversiones están
sumamente limitadas.

Sumado a eso con los cambios en la directiva de PDVSA, se está reorganizando la industria, situación que está
afectando el desarrollo operativo de la misma, debido a que están paralizados algunos proyectos por efectos de
auditoría. No se sabe cuánto tiempo durará esto y se espera que logren destrabar ciertas actividades que son
cruciales para la perfecta operatividad de la estatal petrolera.

SECTOR HOTELERO CIERRA EL AÑO CON UNA OCUPACIÓN POR DEBAJO DEL 40%

El sector turismo en la región no escapa de la crisis y lo más preocupante es la falta de transporte aéreo porque
que a medida que pasan los meses el país está quedando incomunicado. En enero, en Venezuela operaban 24
3
aerolíneas, quiene como consecuencia de las medidas económicas fueron paulatinamente cerrando operaciones
reduciendo a unas 6 empresas operativas con su correspondiente reducción en la frecuencia de viajes.

Aunado a esta condición y muy a pesar de que el sector turístico, particularmente el sector hotelero mantiene
tarifas bajas, cierran el año con una ocupación por debajo del 40%. El apoyo gubernamental no se ve reflejado,
siendo casi nulo en lo que respecta a seguridad, los deficientes servicios públicos están afectando la operatividad
de los hoteles en el Zulia, por ejemplo; los constantes bajones en el servicio eléctrico tienen bastante deteriorado
los equipos, sumado a la falta de gas, el pésimo servicio de aseo urbano. La mayoría de los hoteles no han
escapado del hurto de cables y no tienen servicio telefónico, hay hoteles que están trabajando solo con celulares
y servicios costosos de internet para poder ofrecer cierta comodidad a sus huéspedes.

SECTOR PANADERO REDUJO SUS VENTAS UN 35%

En los meses de abril y mayo el sector panadero tuvo cierta estabilidad, inflación un poco controlada, pero en
mayo la estabilidad se esfumó por la baja asignación de trigo a los molinos nacionales y la poca producción en
las centrales azucareras nacionales, lo que obligó a la búsqueda de alternativas de materia prima importada que
condujo a una fuerte disminución de la elaboración de productos del sector e incrementos constantes de los
cotos. Está condición conllevo a la reducción entre 35% y 45% de las ventas para el segundo semestre del año
específicamente en la producción de pan, producto elemental en los hogares zulianos.

Los panaderos vieron afectado su nivel laboral el cual tuvo una reducción del 18%. Del mismo modo, el Índice
de Inflación Interna que maneja el sector panadero subió. Se observó constantes incrementos, en los 6 productos
básicos que utilizan como materia prima: Harina, huevos, grasas, azúcar, margarina, jamón y queso; los estudios
realizados por el sector mostraron variaciones en los precios a nivel del mes de agosto de 2017 con un incremento
del 80%, en septiembre 100% y en noviembre 138%, como consecuencia de una hiperinflación de los diversos
sectores productivos del país.

TALLERES MECÁNICOS Y DE LATONERÍA Y PINTURA CIERRAN SUS PUERTAS

Muchos talleres mecánicos cerraron en 2017, talleres de latonería y pintura cesaron operaciones, como
consecuencia ya no solo de la indisponibilidad de repuestos, sino también por las fallas de suministros en el área
de pintura y latonería, adicional al impacto generado por los escases de efectivo y la agudización de la ausencia
de divisas.

Como consecuencia de los efectos inflacionarios y la falta de políticas claras para la disposición de divisas, el
sector repuesto debió cerrar sus operaciones al ver en riegos sus operaciones como resultado de los costos de
reposición de sus insumos, los cuales de no ser manejados con estrategias claras pueden conllevar a la
descapitalización de las empresas del sector. Esta condición se vio afectada también, por el incremento de
sectores informales en ventas de repuestos a través de sistemas virtuales que no deben cumplir con ninguna
regulación o formalidad empresarial.

TRANSPORTE PÚBLICO COLAPSA EN MARACAIBO POR FALTA DE REPUESTOS Y PÉRDIDA DEL
PODER ADQUISITIVO PARA COMPRAR LAS AUTOPARTES

Cientos de trabajadores en la región esperan largos tiempos, para conseguir un puesto en las pocas unidades
servicios de transporte público disponibles. En las paradas de las rutas se aprecian interminables colas e
incertidumbre en el costo del pasaje, pues cada chofer pone el precio que quiera sin observar una efectiva acción
por parte del personal de las direcciones de transporte de las alcaldías de la región que tienen la responsabilidad
4
sobre la materia. Se ve en las calles muchos vehículos de carga prestando el servicio sin tener las condiciones
necesarios para ello. Esta condición afecta en forma directa al sector empresarial quienes vieron mermadas sus
capacidades operativas por la disponibilidad oportuna del personal.

SECTOR LICORERO DISMINUYE SUS VENTAS VOLUMÉTRICAS EN UN 40%

La ausencia de divisas y alto costo para su disposición originó un alto incremento en los precios del sector
licorero, sin contar con la disminución de la variedad en los rubros distribuidos en el sector. En el caso particular
de la cerveza se observó una disminución de su distribución por las dificultades para obtener materia prima. Para
el último trimestre del año este producto sufrió incrementos de precios prácticamente semanal. Representante
del sector manifestaron su preocupación y revelaron que de mantenerse esta condición de incrementos de
precios y las irregularidades en el despacho de productos como cervezas y refrescos se espera el cierre del 30%
de locales que expenden licores debido a que no pueden costear los costos de reposición de inventarios.

REDUCCIÓN DE OPERACIONES EN EL SECTOR PLÁSTICO.

Las 88 empresas zulianas pertenecientes al sector plástico, se vieron amenazadas al cierre durante el año, no
solo por la ausencia de divisas para insumos, sino por la no disposición de materia prima asignada
específicamente por la empresa estadal PEQUIVEN, dado las limitación y restricciones de la empresa para
acceder a otros mercados, debido a las sanciones internacionales que tiene el Gobierno venezolano, el sector
petroquímico se queda sin suministro de insumos y gas, trayendo como consecuencia que las industrias mixtas
incluyendo las japonesas queden completamente paralizadas. Algunas empresas del sector están operando con
la elaboración de productos a partir de materiales reciclados y otras adelantaron vacaciones para poder enfrentar
operativamente el inicio del venidero año.

INFLACIÓN AL CIERRE.

Para el cierre del mes de noviembre, la región se vio afectad por una inflación acumulada de 848% según cifras
aportadas por la Unidad de Información y Estadísticas de la CCM, quien reportó que un aumento en el mes de
noviembre del 53% en la cesta alimentaria, la cual se encuentra 3% por debajo de lo informado por los analistas
de la Asamblea Nacional, quienes informaron al cierre de noviembre de un 56%. Esta situación
fundamentalmente obedece al impacto ocasionado por el incremento de los insumos y productos en el mercado,
al costo de reposición de la mercancía, que refleja aumentos semanales que ocasiona la descapitalización en
los empresarios, quienes, con lo percibido por la venta de sus productos, no son capaces de reponer en la misma
cantidad los mismo, viéndose obligados a cesar operaciones antes de descapitalizar sus empresas. Esta
condición contribuye a la disminución constante de los inventarios, lo que afecta sus ventas volumétricas,
contribuyendo con la escasez en los mercados formales, que son contrarrestados por el incremento y la aparición
cada día de más negocios informales, quienes no solo disponen de productos a mayor precio, sino que no
cumplen con ningún formalismo legal y tributario, generando pérdidas, no solo para el sector empresarial formal,
sino también para el estado quien ve mermados sus ingresos en materia tributaria. Esta situación se ve afectada
también, como resultado de las constantes fiscalizaciones realizadas por la SUNDDE a los empresarios formales,
obligándolos a vender por debajo de los costos de adquisición de la mercancía, lo que contribuye a la merma de
inventarios y en ocasiones, al cierre de las empresas. Todo lo anterior conduce a una disminución de los sistemas
empresariales formales y también refuerza en forma exponencial al incremento de la inflación en la región.

EXPECTATIVAS PARA LA REGIÓN EN 2018

5
Luego de revisar las actuales condiciones económicas de la región, con sus impactos en los diferentes sectores,
presentamos las expectativas para el año 2018.

 El gremio hotelero continúa trabajando en un plan estratégico orientado en el desarrollo del sector
turístico de la región, para el cual se hace necesario disponer de mejoras en las condiciones no solo
económicas de la región, sino también en materia de transporte y seguridad, no obstante se mantiene la
construcción de nuevas instalaciones las cuales deben estar operativas para el venidero año 2018. Esta
condición luce un contraste importante, ante la posibilidad de un posible cierre de agencias de viajes
para el primer trimestre del 2018 como consecuencia de la disminución de ventas en los últimos seis
meses del año, lo que obliga al sector a reinventar sus operaciones o cerrar.
 El sector construcción viene en caída desde hace seis años, la mayoría de los proyectos de
infraestructura están paralizados. Desde hace muchos años en el estado Zulia no se hace una obra de
gran envergadura.

En el consejo de presidente que realizó la Cámara de la Construcción en Acarigua, en el mes de octubre,
se planteó un Plan Nacional de Infraestructura por 12 años. En la reunión se concluyó que para recuperar
la infraestructura del país en todos sus aspectos es necesaria una inversión superior a los 350 mil
millones de dólares, a lo largo de esos 12 años con diferentes fuentes de financiamientos.

 El sector agropecuario continúa en su posición de negociar para buscar mejoras en el sector productivo,
consciente de que sus productos son de vital importancia en la aportación de alimentos vitales para el
crecimiento productivo del sector alimentos.

Para la mayoría del sector comercio el problema económico se resuelve desde lo político. Como país se
debe ir hacia un cambio de modelo de gobierno, pasando por una transformación del Estado, para que
a través del apoyo al sector empresarial se disponga verdaderamente de correctivos que contribuyan al
crecimiento de la nación, enfocado en abordar soluciones para atacar los flagelos que a todos como
cámaras, gremios y sociedad civil afecta. Hay que trabajar desde cada sector para lograr un cambio y
reconstruir la Venezuela productiva y de Buenos negocios.

Además, toca a los empresarios tratar de mantener a toda costa sus empresas abiertas y productivas para
sobrevivir a esta tormenta, pero más importante es sobrevivir con los colaboradores, atendiendo las necesidades
básicas de sus trabajadores porque ellos, junto a sus familias están sufriendo la peor parte de esta tragedia.

Debemos dejar de ser ciudadanos que dependamos de las dádivas de un Gobierno; debemos convertirnos en
hombres y mujeres productivos, capaces de forjarnos un destino de progreso y el Estado debe velar por darnos
igualdad de oportunidades. Debemos dignificar el trabajo como concepto dejando a un lado las tendencias
ideológicas.

Fedecámaras apuesta a la vía democrática, como la única forma de lograr un cambio en el modelo político y
económico de Venezuela. Tenemos la obligación histórica de promover la tolerancia, el entendimiento, la
aceptación y el reconocimiento entre iguales, y sentar las bases para un verdadero diálogo. Tenemos por delante
la construcción de una nueva Venezuela. Urge recuperar la confianza en nuestra economía, en las instituciones
del Estado, en nuestro sistema electoral, en los líderes políticos, y hasta en nosotros mismos.

En Fedecámaras seguiremos creyendo en el consenso. Por eso siempre hemos exhortado a restaurar el diálogo
social perdido. Reiteramos nuestra disposición y compromiso a seguir trabajando por Venezuela. Los

6
empresarios somos parte de la solución, no del problema. Defendemos el esfuerzo y el valor del trabajo. Solo
una política de concertación y consenso, garantizará una sólida institucionalidad democrática.

Documento Elaborado por el equipo de Fedecámaras Zulia, con información recibida de las distintas cámaras y
asociaciones afiliadas a nuestra federación y las noticias más resaltantes que incidieron en el sector empresarial
en la región zuliana durante el año 2017 y las expectativas de los sectores productivos para el 2018.

Maracaibo, 23 de diciembre de 2017

7