Está en la página 1de 6

APARATO CIRCULATORIO

Podemos considerar el aparato circulatorio como un sistema de bombeo


continuo, en circuito cerrado, formado por:

• Motor:

• Corazón.

• Conductos o vasos sanguíneos:

• Arterias.
• Venas.
• Capilares.

• Fluido:

• Sangre.

El corazón es un músculo hueco, situado en el interior del tórax entre ambos


pulmones; está dividido por un tabique en dos partes totalmente
independientes, izquierda y derecha. Ambas partes presentan dos cavidades
superiores llamadas aurículas y otras dos inferiores, los ventrículos.

El torrente sanguíneo proporciona la completa circulación de la sangre cada 22


segundos, lo que supone un caudal aproximado de 800 litros a la hora (en una
persona de 80 años, el caudal que ha circulado es de 560.640.000 litros ó
560.640 m3).

La circulación que parte del lado derecho asegura la oxigenación de la sangre;


se llama Circulación Pulmonar o Circulación Menor.

La circulación que parte del lado izquierdo, asegura la circulación por todos los
órganos y vísceras del cuerpo humano; se llama Circulación Mayor.

Para movilizar la sangre, y que realice estos recorridos, es preciso que el


corazón tenga unos movimientos o latidos, estos son:

• Contracción o sístole.
• Dilatación o diástole.

El corazón actúa como una bomba aspirante-impelente, con un número de


latidos por minuto de 60-80 en el adulto y un poco más rápido en el niño (80-
100) y más aún en los bebés (100-120).

Los latidos cardíacos se transmiten a las paredes de las arterias


produciéndose, por la presión, una distensión en su pared elástica; esta
distensión se puede apreciar al palpar: es el pulso.
La sangre está contenida en el cuerpo en cantidad de unos 4,5 a 5,5 litros y
está compuesta por:

• Una parte líquida: el plasma.


• Una parte sólida: las células sanguíneas.

Estas células son:

• Hematíes o glóbulos rojos. Su número es de 4 a 5 millones por


milímetro cúbico de sangre. Transportan el oxígeno.
• Leucocitos o glóbulos blancos, de 6.500 a 7.000 por milímetro cúbico
de sangre. Función defensiva.
• Plaquetas o trombocitos, de 200.000 a 300.000 por milímetro cúbico
de sangre. Intervienen en la coagulación de la sangre.

El sistema de canalizaciones está constituido por los vasos sanguíneos:

• Arterias: Llevan sangre rica en oxígeno (O2). Se alejan del corazón.


• Venas: Llevan sangre con CO2. Regresan al corazón.
• Capilares: En ellos se realiza el intercambio entre la sangre y las
células.

La sangre no siempre se encuentra concentrada en iguales cantidades en el


cuerpo. Ello depende de algunas funciones que se estén realizando. Así,
durante la digestión, las vísceras del aparato digestivo reciben mayor aporte
sanguíneo, que al disminuir en el cerebro, provocan un ligero sopor que induce
al sueño. Los músculos reciben mayor aporte sanguíneo al hacer ejercicio
mediante el aumento del ritmo cardíaco.

La sangre, cuenta con otra función importante: mantener al cuerpo caliente. La


temperatura corporal suele estar situada entorno a los 36,5 ó 37 grados
centígrados, por lo que debemos procurar que, en los lesionados, la sangre no
se "distraiga" manteniendo la temperatura de la víctima y realice su función
primordial de aporte de oxígeno al encéfalo. Para ello evitaremos la pérdida o
variación de la temperatura del lesionado, arropándole o protegiéndole
convenientemente.

El ritmo cardíaco puede verse afectado por causas tan simples como el
nerviosismo o por causas tan graves como la falta de oxigenación de las
células, imprimiendo el sistema autónomo de defensa un ritmo más rápido al
corazón para tratar de paliar la deficiencia. El ritmo rápido se denomina
taquicardia (>100); el ritmo más lento se denomina bradicardia (<60). Si el
ritmo es desigual se denomina arritmia.

TIPOS DE SISTEMAS CIRCULATORIOS


Existen dos tipos de sistemas circulatorios:

Sistema circulatorio cerrado: Consiste en una serie de vasos sanguíneos por


los que, sin salir de ellos, viaja la sangre. El material transportado por la sangre
llega a los tejidos a través de difusión. Es característico de anélidos, moluscos
cefalópodos y vertebrados.

Sistema circulatorio abierto: La sangre bombeada por el corazón viaja a través


de vasos sanguíneos, con lo que la sangre irriga directamente a las células,
regresando luego por distintos mecanismos. Este tipo de sistema se presenta
en los artrópodos y en los moluscos no cefalópodos.

LA RATA

La rata campestre es originaria del sureste asiático, habiendo ocupado


Europa en tiempos históricos probablemente siguiendo al hombre en sus
primeras rutas comerciales, aun cuando se estima que ya pudo venir en
períodos posteriores a las últimas glaciaciones. Desde Europa y tras el
descubrimiento de América se extendió por resto del mundo sirviéndose de
los barcos, donde viajaba como indeseado polizón, pasando a ocupar en
tierra –fundamentalmente- las zonas portuarias.

En España la rata de campo ocupa todo el territorio nacional, incluidas las


Baleares y Canarias.

De hábitos esencialmente nocturnos, aun cuando no es difícil verla durante el


día trepando por árboles o refugiándose entre la maleza. La rata campestre
no suele excavar madrigueras subterráneas, sino que suele instalar sus
habitáculos en los huecos de los edificios y en las falsas de los tejados, aun
cuando también ocupa con sus madrigueras los huecos de las raíces de los
grandes árboles y en los lugares húmedos y encharcados para aislarse del
suelo y proteger así a su descendencia acondiciona una especie de nidos,
parecidos a los de las aves, de forma casi circular y con una abertura lateral,
de 30 cms. de diámetro, que suele construir entre la vegetación densa como
zarzales, hiedras o cañaverales, aunque también puede construirlos en
árboles que cuenten con hojas permanentes y abundantes follaje que los
camufle.

La rata de campo es una especie omnívora, que consume cuanto encuentra


a su paso, aunque en el campo consume fundamentalmente frutos y granos.

DATOS DE LA ESPECIE

Longevidad: Su vida media está en torno a los dieciocho meses, en


libertad, mientras que en cautividad puede alcanzar varios años de vida.

Celo: La rata de campo está activa todo el año. Suele tener de tres a cinco
camadas por año.

Gestación. La gestación dura de 17 a 21 días.


Época de parto: Esta sexualmente activo a lo largo de todo el año.

Parto: La hembra puede parir de 5 a 16 ejemplares, aunque lo normal son 7


u 8, los que deposita la hembra en el interior de la madriguera o nido, donde
acondiciona un lecho con restos de materia vegetal y pelo, naciendo
desnudos, con los ojos cerrados, sin pelo y sin capacidad auditiva y pesando
tan solo 5 ó 6 gramos.

Duración de la lactancia: Entre 15 y 17 días.

Madurez sexual. Son precoces muy pronto: la hembra es activa


sexualmente a las cinco o seis semanas. Los machos precisan unos días
más para alcanzar la madurez sexual.

Alimentación. Condicionada a las disponibilidades alimenticias que


encuentra, aunque siente predilección por los cereales y semillas, aunque no
rechaza insectos, caracoles y restos de materia vegetal. También puede
predar sobre nidos de huevos.

Hábitats. La rata de campo, hasta hace unos siglos, dominaban las


ciudades, pero al llegar las ratas de alcantarilla (Rattus norvegicus), de
mayor tamaño, entablaron una lucha a muerte, expulsándola de las
aglomeraciones urbanas y obligándola a adquirir costumbres campestres.

Huellas. Por su poco peso no suele quedar marcadas, ni siquiera en los


medios óptimos. Cuando lo hace es de forma difusa, enmarañada y poco
clara. La huella del pie posterior, es mayor que la del anterior, teniendo la
huella del pie posterior una longitud de 1,5 cms. De largo por 0,5 cms. de
ancha. Es también muy característico de la especie los rastros aceitosos,
producidos por su piel grasienta, que deja marcados sobre el suelo y lugares
por los que pasa habitualmente en sus correrías. Aunque estos rastros de
grasa también los deja la rata común o de alcantarilla, sabremos que
corresponden a una rata campestre si el rastro de grasa se encuentra en
vertical o en un lugar elevado, ya que la rata común es mala treparadora.
Uno de estos rastros de rata campestre lo vemos con detalle en una de las
imágenes laterales que ilustran esta ficha.

Excrementos: Su forma es alargada siendo ligeramente más gruesos por el


centro y la punta redondeada de 9-10 mm. de longitud y 2-3 mm. de diámetro
en el centro.

Otros rastros. Los daños apreciados en resto de comida es su mejor rastro.


Cuando come cereales, su alimento favorito, no come por completo los
granos, sino que ataca a las semillas por un extremo, sujetándolas con las
manos y si tiene más no termina de consumir la semilla encontrada, sino que
pasa a otra para efectuar similar proceso. En las almendras roe la cáscara de
forma difusa e irregular, aunque fundamentalmente por una punta. El cadáver
de la rata de campo o su presencia en egagrópilas de aves son otros buenos
rastros para asegurar su presencia en un territorio concreto.
Dimorfismo sexual: No aparente, si bien el macho es ligeramente mayor
que la hembra. La hembra presenta además cinco pares de mamas,
ligeramente apreciables en la lactancia.

Enemigos naturales. El turón, gineta y gato montés son sus principales


enemigos. El gato doméstico (Felis catus) también se atreve con ellas,
particularmente los ejemplares felinos de mayor tamaño. El hombre también
las combate con raticidas.

Curiosidades ecológicas. Se cuenta que fueron las ratas y no los hombres,


los que expulsaron a los soldados de Napoleón de Egipto. Kemmerich en su
obra Cultura Curiosa (1944) cuenta que por las noches las ratas roían los
arreos de cuero de los soldados franceses, de tal modo que los jinetes tenían
que ir a pie porque las sillas no se sostenían sobre los caballos. Así mismo
devoraban las correas de los fusiles, las cartucheras, las botas y todo lo que
tenía cuero, cuando los soldados dormían. Cuando los soldados comían su
rancho, las ratas salían de todas partes y se lanzaban hambrientas sobre los
platos de los soldados, y aunque mataban a muchas de ellas, las otras
seguían comiendo con total descaro, sin inmutarse, lo que quitaba el apetito
a los soldados que se negaban a continuar en estos lugares acosados por
tan indeseables roedores.

Principales problemáticas. Los daños en alimentos -humanos y de


animales de corral- y en los campos de cultivos son las principales
problemáticas que se achacan a la rata. La posibilidad de transmitir
enfermedades hace también necesario su control.