Está en la página 1de 10

¿Cuantas  veces  has  dicho  “SÍ”  y  esa  no  era  la  

respuesta  que  querías  dar?    

¿Cómo  es  que  es  tan  di9cil  mostrar  tu  punto  de  
vista  cuando  eso  supone  decir  que  “NO”  a  la  
persona  que  =enes  delante?    

¿Qué  pasa  cuando  dices  NO?    

¿Qué  miedos  se  despiertan?    

¿Por  qué  es  tan  di6cil  decir  “NO”?  

Lo más importante que he aprendido después de los 40 es a decir NO cuando es NO


.- Gabriel García Márquez

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
1
Hola,  soy  Miguel  Endrino  y  en  esta  guía  voy  a  proponerte  
una   serie   de   pasos   que   te   ayudarán   a   empezar   a   decir  
“NO”   cuando   realmente   lo   quieras   decir,   sin   sen7r  
miedo  ni  culpa.    

Pero   antes,  voy   a   contarte   un   poco   más   sobre   mi,   a  


qué  me  dedico  y  cómo  puedo  ayudarte.    

Desde   que   tengo   memoria,   el   miedo   ha   estado  


presente   en   mi   vida.   Mi   propia   naturaleza   y   algunos  
sucesos   que   me   ocurrieron   ya   de   bebé   debieron  
ponerse  de  acuerdo  para  configurarme  como  un  niño  con  
unos  niveles  alCsimos  de  miedo.      

Uno   de   mis   primeros   recuerdos   es   que   tenía   terror   a   levantarme   por   la   noche   de   la   cama  
para  ir  al  baño  porque  la  muerte  me  estaba  esperando  en  el  lavabo  –  ¿no  tendría  otro  siHo  
donde  esperarme?-­‐.    

También  en  algún  punto  de  mi  infancia  me  hice  la  promesa  de  no  sen1r  miedo;  cosa  que  
funcionó  sólo  a  medias.  Conseguí  desconectarme  del  miedo,  pero  también  lo  hice  del  resto  
de   emociones   como   la   alegría   o   la   tristeza.   No   senHr   se   convirHó   en   mi   manera   de   ser   y  
hacer  y  una  sensación  de  vacío  interno  me  acompañaba  siempre.  

Con  28  años  el  miedo  volvió  a  aparecer,  pero  esta  vez  con  más  fuerza.  

Empecé  a  tener  conHnuos  ataques  de  pánico.    

Momentos   en   los   que   pensaba   que   me   iba   a   explotar   el   pecho   y   morir   de   inmediato.  
Tremendamente   asustado   es   como   tomé   contacto   con   la   psicoterapia.   Acudí   a   la   primera  
sesión  pensando  que  el  psicólogo  me  daría  una  solución  instantánea  a  mi  problema  sin  que  
yo  tuviera  que  hacer  nada.    

Cuál   fue   mi   sorpresa   cuando   me   di   cuenta   de   que   tendría   que   poner   patas   arriba   mis  
creencias  y  enfrentarme  a  mis  miedos  para  poder  empezar  a  recobrar  la  tranquilidad  y  el  
sosiego  en  el  día  a  día.  

De  aquello  hace  ya  más  de  20  años.    

Hoy,  puedo  ayudarte  a  gesHonar  el  miedo,  te  cuento  porqué.  

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
2
Soy   terapeuta   humanista   especializado   en   acompañar   y   guiar   a   las   personas   para   que  
puedan   ges6onar   sus   miedos   y   allanar   el   camino   para   llegar   a   ser   y   conseguir   lo   que  
necesitan.  

EnHendo  la  terapia  como  un  proceso  de  acompañamiento,  donde  la  persona  que  acude  se  
va  dando  cuenta  de  lo  que  le  limita  en  su  vida  y  va  descubriendo  qué  capacidades  Hene  y  
qué  quiere  hacer  para  resolver  su  problema.  

Es   una   oportunidad   para   ver   qué   es   lo   que   nos   da   miedo   y   cómo   nos   limita,   para  
desdramaHzar  las  equivocaciones.    

Una  oportunidad  para  borrar  la  línea  entre  lo  bueno  y  lo  malo,  lo  adecuado  y  lo  inadecuado,  
lo  que  esperan  de  nosotros  y  lo  que  nosotros  queremos.    

Una  oportunidad  para  decidir  por  nosotros  mismos  y  disfrutar  de  la  experiencia.  

Porque  detrás  de  todo  está  el  cómo  queremos  vivir  nuestra  vida.  

¿Sabes  ya  por  qué  puedo  ayudarte?  

Como   ves,   no   solo   tengo   una   amplia   formación   académica   y   años   de   experiencia   como  
terapeuta,   sino   que   yo   también   he   estado   ahí,   donde   tú   estás   ahora,   en   contacto   con   el  
miedo.    

Pero  ahora  ya  sé  cómo  transformarlo  en  un  aliado.  

Para   empezar,   te   propongo   una   serie   de   pasos   que   te   ayudarán   a   empezar   a   decir   “NO”  
cuando  realmente  lo  quieras  decir.  ¡Vamos  allá!  

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
3
¿Sabes  por  qué  decir  NO  produce  miedo?  

Decir  “NO”  da  miedo  porque  te  enfrenta  con  la  respuesta  que  puedes  provocar  en  el  “otro”.    

Dependiendo  de  tu  carácter,  tener  que  responder  ante  la  reacción  de  la  persona  que  <enes  
delante,  puede  ac<var  una  serie  de  miedos  que  dificultarán  que  puedas  decir  “NO”.  

Estos  son  los  miedos  que  se  ac9van  cuando  dices  “NO”  

1.  Decir  “NO”  te  pone  en  contacto  con  el  miedo  al  rechazo  y  el  abandono:  

Si  dices  “NO”  aparece  el  fantasma  de  que  se  enfadarán,  de  que  te  dejarán  de  querer,  o  de  
que   al   final   esa   persona   te   abandonará.   Ése   es   el   mayor   de   los   miedos   que   aparecen   y  
también  del  que  menos  nos  damos  cuenta.  

2.  Decir  “NO”  te  puede  suponer  despertar  el  miedo  a  agredir  o  ser  agredido/a:  

Es  posible  que  tengas  asumido  que  si  dices  “NO”  agredes  a  la  otra  persona.  Si  esto  es  así,  lo  
que  está  ocurriendo  es  que  estás  dando  más  importancia  al  otro  que  a  C  mismo.  No  poner  
límites  es  sencillamente  una  agresión  contra  C  mismo/a.  

También   es   posible   que   si   dices   “no”   surja   el   miedo   de   que   te   agredan,   que   te   griten,   te  
menosprecien  o  incluso  te  golpeen.  Es  importante  en  este  punto  darnos  un  momento  para  
comprobar   si   este   miedo   es   fundado   o   infundado.   Si   el   peligro   de   agresión   es   real,  
recomiendo  que  acudas  a  un  servicio  especializado  donde  puedan  ayudarte.  

3.  Decir  “NO”  te  conecta  con  el  miedo  a  dañar  la  autoimagen:  

Cuando  tu  respuesta  es  una  negaCva,  significa  que  estás  poniendo  límites  a  la  otra  persona.  
Es  decirle  “no  voy  a  tolerar  esta  acCtud”  o,  “no  estoy  dispuesto/a  a  hacer  o  pasar  por  esto”.  

Al   poner   límites,   es   posible   que   sientas   que   no   eres   tan   agradable,   especial,   eficaz,  
simpáCco/a  (o  cualquier  otro  adjeCvo)  como  te  gustaría  poder  mostrar  a  la  otra  persona.    

Se  tambalea  la  imagen  ideal  que  te  gusta  mostrar.    

Sin  embargo,  si  te  fijas,  lo  que  ocurre  cuando  dices  “NO”  cuando  quieres  decirlo  es  que  te  
muestras  tal  y  como  eres.  Tu  yo  REAL  se  está  manifestando.  

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
4
4.   Decir   “NO”   suele   despertar   la   culpa   por   no   estar   haciendo   lo   que   se   supone   que  
“deberías  hacer”.  

Hemos   sido   educados   más   en   lo   que   deberíamos   hacer   que   en   tener   en   cuenta   nuestras    
necesidades.    

Estamos  más  educados  en  el  deber  que  en  el  respeto  a  la  necesidad.    

Por   lo   tanto,   si   diciendo   “NO”   estás   contradiciendo   algo   que   “deberías   estar   haciendo”,   el  
resultado  es  que  te  sen?rás  culpable.  
   
Que   te   sientas   culpable,   desde   mi   manera   de   verlo,   es   un   precio   más   que   razonable   por  
hacer   lo   que   realmente   quieres   hacer.   Si     actúas   por   no   sen?rte   culpable,   nunca   vivirás  
realmente  tu  vida,  sino  la  que  se  “supone  que  deberías  según  los  demás”.  

Todo  esto  hace  que  decir  “NO”  muchas  veces  sea  una  tarea  bastante  diFcil.    

El   camino   es   lento   y   pasa   por   ir   poco   a   poco   entrando   en   contacto   con   nuestras  
necesidades,   aceptarlas,   poderlas   expresar   y   por   úl?mo   sostener   el   miedo   y   la   culpa   que  
generará  nuestro  “NO”.    

Lo  más  importante,  es  que  el  premio  es  el  de  poder  vivir  la  vida  que  quieres.  

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
5
Te  regalo  unos  pasos  muy  ú0les  a  la  hora  de  enfrentarte  al  momento  de  decir  “NO”  

1.  Intenta  no  responder  inmediatamente:  

Tómate  algo  de  ,empo.    

Esto  lo  puedes  considerar  como  un  paso  previo,  igual  no  es  posible  en  todas  las  situaciones  
pero  te  dará  algo  de  ,empo  para  considerar  qué  respuesta  vas  a  dar.  Si  habitualmente  dices  
“sí”   casi   de   manera   automá,ca,   te   puede   ser   muy   ú,l   posponer   unos   minutos   u   horas   tu  
respuesta.    

Frases   como   “no   sé   qué   haré   ese   día”,   “luego   te   digo   algo”,   “espera   un   momento   que   lo  
tengo  que  consultar”,  “miro  la  agenda  y  te  doy  una  respuesta”  te  darán  algo  de  ,empo  para  
dar  una  respuesta  más  acorde  con  lo  que  necesites  en  ese  momento.  

2.  Pregúntate  si  lo  quieres  hacer:  

En   este   punto   es   importante   darse   ,empo   para   sen,r   si   te   apetece   o   no   lo   que   te   están  
proponiendo.  Sobre  todo  ten  en  cuenta  tus  necesidades,  tus  limitaciones  (si  estás  cansado/
a,  si  realmente  lo  puedes  hacer)  y  si  es  algo  que  te  gusta  o  no.  Fíate  de  tus  sensaciones  y  
tente  en  cuenta.  Si  es  un  esfuerzo,  seguramente  no  lo  quieres  hacer.  

3.  Decide:  

Si  has  tenido  en  cuenta  tus  necesidades,  aun  así  ,enes  que  decidir  si  lo  harás  o  no.  Si  dirás  
“sí”  o  “no”.    
Sopesa  pros  y  contras  y  luego  decide.    

Lo   más   importante   es   que   la   decisión   sea   tomada   conscientemente,   sabiendo   qué  


implicaciones  y  consecuencias  ,ene.  Así  te  haces  responsable  de  tu  decisión.  

4.  Comunica  tu  decisión:  

Este  es  el  momento  temido.  Cuando  le  trasladas  el  “NO”  a  la  otra  persona.    

Quizás  sientas  que  lo  estás  agrediendo,  o  que  se  puede  enfadar,  o  que  su  opinión  hacia  ,  
puede  cambiar  o  pensar  que  no  eres  tan  “buena  persona”  como  se  supone  que  deberías  ser  
o  simplemente  te  enfrenta  al  hecho  de  que  te  puedan  dejar.    

Es  el  momento  de  que  des  el  gran  salto  y  empieces  a  reclamar  tus  necesidades,  reclamarte  a  
,.  Tus  necesidades  son  tan  importantes  como  las  de  cualquier  otro.  

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
6
5.  Sostén  la  culpa  y  el  miedo:  

Aguanta   la   sensación   de   culpa  y   miedo   que   genera   que   el   otro   no   nos  vea   tan   amables   o  
considerados  como  le  7enes  acostumbrado/a  o,  que  se  pueda  sen7r  “agredido”.    

Esto  te  abre  a  situaciones  y  sensaciones  nuevas  en  las  que  has  entrado  por  propia  voluntad,  
no  por  inercia.  A  par7r  de  aquí,  empezarás  a  defender  tu  punto  de  vista.  

6.  Disfruta  de  tu  decisión:  

Si  has  dicho  “SÍ”  cuando  lo  querías  decir,  perfecto.    

Si  has  dicho  “NO”  cuando  lo  querías  decir,  perfecto  también.  

Disfruta   de   ese   momento.   Te   has   tenido   en   cuenta,   te   has   respetado   y   has   podido   estar  
delante  de  otra  persona  de  igual  a  igual.  Has  dado  un  gran  paso,  así  que  disfrútalo.  

Es   muy   posible   que   no   seas   capaz   de   poner   todos   los   pasos   en   marcha   desde   el   primer  
momento.  No  te  preocupes.  Lo  importante  es  que  vayas  tomando  conciencia  de  dónde  está  
tu  dificultad.  

Seguramente   llevas   muchos   años   actuando   de   una   cierta   manera   y   debes   sabré   que   este  
7po   de   cambios   no   se   hacen   en   un   día.   Simplemente   ten   paciencia   y   sobre   todo,   no   te  
cas7gues  si  no  sale  a  la  primera  (o  la  segunda,  o  la  tercera…).  

En   el   momento   que   seas   consciente   de   dónde   está   la   dificultad,   puedes   empezar   a  


superarla.    

El  primer  paso  para  vencer  una  dificultad  es  reconocerla.  

RECUERDA:  Decir  “NO”  supone  decirle  al  otro  “Soy  tan  importante  como  tú”.  

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
7
 

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
8
¿Dónde  puedes  encontrarme?  
Puedo  acompañarte  a  ges0onar  el  miedo  

Si  estas  decidido  a  superar  tus  miedos  para  tener  una  vida  más  tranquila,  puedo  acompañarte  en  ese  
camino.  

El  primer  miedo  siempre  es  el  pedir  ayuda  a  un  especialista  y  lo  que  eso  significa    

“¿Qué  dirá  la  gente?”  “¡Me  preguntarán  sobre  temas  privados!”  

Si  has  llegado  hasta  aquí,  quizás  estés  en  ese  punto.    Así  que  ¡enhorabuena!    

Darse  cuenta  es  el  primer  paso  para  trascender  tus  miedos.  

El  trabajo  terapéu0co  te  aportará  herramientas  para  reconocer  lo  que  te  limita,  lo  que  te  hace  daño  
y,  además,  lo  que  quieres  en  la  vida  y  lo  que  te  impide  lograrlo.    

Si  quieres  que  hablemos  puedes  encontrarme  fácilmente  aquí:  


 

                                       encontrarelcamino.com    

                                       hOps://www.facebook.com/deshaciendoelnudo/  

                                       (34)  625  525  387  

                                       miguel@encontrarelcamino.com    
 

                                       En  mi  consulta  de  Barcelona:  Calle  Girona  161,  Ppal.  2A,  08037  Barcelona  

* Si estas interesado/a en una primera consulta online de toma de contacto, házmelo saber
y fijaremos día y hora.

Una guía creada por Miguel Endrino | encontrarelcamino.com | Copyright © 2017 Todos los derechos
reservados. No se permite la reproducción total o parcial de este documento, ni su incorporación a un sistema
informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio sin la previa autorización del autor.
9