Está en la página 1de 8

HIGADO

En 1968, científicos alemanes aislaron el Silymarin, extracto de la hierba Cardo


mariano o lechero (Milk thistle-Sylybun marinarun) y es ahora una de las hierbas
indicadas con mayor frecuencia por los médicos europeos, para el tratamiento de la
enfermedad hepática.

Diferentes estudios han demostrado la actividad terapéutica del Silymarin, basada en


los siguientes mecanismos de acción.

1- El Sylimarin es una mezcla de flabolignans, potentes antioxidantes.

2- Cambia la estructura de la membrana externa o pared celular de la célula hepática


(hepatocito), previniendo que las toxinas u otros contaminantes entren a la célula.

3- Estimula la síntesis de proteínas en la célula hepática y la regeneración de células


hepáticas dañadas. El Silymarin no estimula el crecimiento de tejido hepático maligno.

5- Inhibe la enzima lipoxygenasa, que cataliza la reacción para la formación de grasas


oxidadas poli-insaturadas que dañan al hígado.

6- Como antioxidantes es 10 veces mas potente que la vitamina E y aumenta los


niveles de glutation en la célula hepática. El glutation es un antioxidante natural
intracelular, muy importante para evitar mutaciones del DNA y RNA.

6- Aumenta la enzima superóxido dismutasa. Esta enzima en conjunto con la enzima


glutation peroxidasa son fundamentales en la detoxificación y regeneración de la célula
hepática.

La comisión alemana (organismo que regula la prescripción de tratamientos con


plantas medicinales), recomienda el Cardo Mariano (Milk Tistle) para el tratamiento del
daño hepático por toxicidad, como soporte enfermedades inflamatorias crónicas del
hígado y cirrosis. La hierba contiene cromo, importante para la regulación de los
niveles de azúcar en sangre y otros minerales importantes para otras funciones del
organismo como hierro, magnesio, manganeso, fósforo, selenio, zinc y estaño.

En estudios en animales con daño hepático por tetracloruro de carbono, tioacetamida y


virus, los investigadores demostraron la efectividad del Cardo Mariano en la
disminución de los efectos tóxicos, en la mejoría de la función hepática y la
supervivencia.

Uno de los estudios más importantes fue llevado a cabo en Europa, con pacientes que
accidentalmente habían ingerido el hongo Amanita muscaria (llamado también “El
Boleto del Diablo”). La muerte sobreviene en 30 a 40% de estos pacientes y es por
toxicidad hepática. Sin embargo, de 49 pacientes tratados con Cardo Mariano en las
primeras 24 a 36 horas después de la ingestión del hongo, ninguno murió.

En un estudio a gran escala realizado en Alemania en 1992 con 2637 pacientes


tratados con Cardo Mariano en condiciones como cirrosis hepática, hepatitis e hígado
graso, después de 8 semanas tomando el extracto estandarizado de la hierba, 63% de
los pacientes habían disminuido sus síntomas en forma significativa, 27% de los
pacientes sus hígados volvieron al tamaño normal y 56% de los pacientes el hígado
disminuyó de tamaño en una forma considerable. En 46% de los pacientes, la
medición en la sangre de las enzimas hepáticas que en estos casos están muy
elevadas, disminuyó.

La hierba cardo mariano se puede tomar por largos periodos de tiempo sin
peligro de toxicidad
Si usted tiene enfermedad hepática siga las siguientes recomendaciones:

• Siga una dieta a base de vegetales, y frutas. Sobre todo, baja en proteínas y
grasas.
• Evite el alcohol y el tabaco. No consuma suplementos de amino ácidos o
proteínas.
• Tenga mucho cuidado con cualquier tratamiento ya sea medico o natural que
este tomando, porque la mayoría de los medicamentos tienen su metabolismo
en el hígado y no es conveneinte darle una mayor carga (si no es
estrictamente necesario o recomendado por el médico).
• Evite estar expuesta a tóxicos de origen industrial (vapores de autos, gasolina,
solventes, etc). Tome por lo menos 6 a 8 vasos de agua al día
• Los baños sauna o de vapor son recomendables (a menos que su médico lo
contraindique). La sudoración ayuda en la limpieza de toxinas del cuerpo
• Tome té de Diente de León (dandelion) o gotas herbales de Cocú, para ayudar
al higado a depurarse naturalmente.

Terapias Naturales para el Hígado


PSYLIO

Aquellas personas cuyo hígado trabaja con dificultad a menudo metabolizan mal las grasas y
puede que tengan altos niveles de colesterol. El psylio es una abundante fuente de fibra soluble
que es, con toda seguridad, la mejor fibra reductora de colesterol disponible. Se aconseja tomar
psylio al comienzo de las comidas.

DIENTE DE LEóN

La raíz de diente de león se ha usado para las molestias del hígado y bilis durante siglos. Desde
el siglo XVI los alemanes han hecho uso extendido del diente de león para 'purificar la sangre' y
para la congestión del hígado. Se ha usado como medicina herbal durante siglos en China, India
y Nepal para las dolencias hepáticas. Hoy en día es de uso extendido como tónico para el hígado
en Norteamérica, Australia, Oriente y Europa. Se trata realmente de una hierba universal.

Aunque la acción específica del Diente de León es en el hígado, también es un tónico general
para el cuerpo, laxante, diurético, anti-inflamatorio, tónico amargo y tónico vesicular.

Las hojas de Diente de León pueden consumirse frescas en ensaladas, y la raíz de Diente de
León en polvo es un componente del tónico en polvo para hígado para mezclar con zumos. La
hierba seca puede tomarse en forma de cápsulas. La dosis varía entre 500 y 2000 mg al día.
También se puede comprar té y café de Diente de León o hacer tus propias bebidas.

CARDO DE SANTA MARíA

Esta hierba es conocida como un tradicional tónico para el hígado desde hace siglos y ha dado
lugar a más de 100 publicaciones sobre investigaciones científicas, y un simposium sobre sus
propiedades curativas. También se la conoce como cardo mariano o cardo de leche.

El Cardo de Santa María tiene múltiples acciones: protector y regenerador del hígado, anti-
hipoglucémico, anti-inflamatorio y antioxidante. Se ha averiguado que esta hierba es capaz de
reducir la degeneración del hígado por grasas tóxicas y también ayuda a reparar y regenerar
células del hígado que han sido dañadas.

El Cardo de Santa María puede tomarse en cápsulas que contienen la hierba seca o como
componente de tónicos para el hígado en polvo para mezclar con zumos. Las dosis varían desde
500 a 2000 mg. diarios.

ALCACHOFA

La alcachofa es un tónico amargo con funciones protectoras y restauradoras del hígado. También
se ha utilizado como purificadora de la sangre. Se puede ingerir en cápsulas, como hierba seca o
como un componente en polvo de tónico para el hígado para mezclar con zumos. Las cantidades
varían desde 300 a 500 mg. diarios.

ALBURA DE OLMO AMERICANO

El polvo de olmo americano forma una capa protectora en superficies inflamadas y mucosa
ulcerada, es por lo tanto útil contra la gastritis y la úlcera de estómago y de duodeno. Tales
problemas son frecuentes en personas con el hígado intoxicado y desórdenes en la producción de
bilis. Puede tomarse tanto mezclado con zumos o como ingrediente de tónico para el hígado. Las
dosis varían entre 150 y 1000 mg diarios, aunque, se puede consumir, sin peligro alguno, tanto
como sea necesario.

Alimentos Recomendables o Ingredientes Alimenticios para el Hígado


Los mejores vegetales para el hígado son la zanahoria y la remolacha ya que contienen
antioxidantes incluyendo el betacaroteno, otros carotenoides y flavonoides curativos que dan
color a estos vegetales. Estas verduras antioxidantes tienen un efecto limpiador y curativo para el
hígado.

Lecitina: ayuda al hígado a metabolizar las grasas y reduce el nivel de colesterol.

La alfalfa y las hojas de cebada dan al hígado una inyección de clorofila que actúa tanto como
tónico, como limpiador del hígado.

Elegir un buen tónico para el hígado.


Hoy en día hay muchos tónicos para el hígado en el mercado. No es bueno consumir tinturas
herbales que contengan alcohol ya que esto no es bueno para el hígado. Yo prefiero usar hierbas
secas mezcladas con hojas de menta en polvo para darle un sabor agradable y refrescante.

Existen algunos tónicos excelentes en el mercado, en forma de polvo, que contienen mezclas de
psylio, diente de león, cardo mariano, alcachofa, albura de olmo americano, lecitina, hojas de
cebada, polvo de zanahoria y polvo de alfalfa. Pueden ser mezclados con zumos frescos.

Lo anterior es un resumen de la primera parte del libro de la Dra. Cabot. Las 100 páginas
siguientes están dedicadas al Plan Alimenticio de 8 semanas para la Dieta de Limpieza del
Hígado y las recetas que vienen con el plan alimenticio.
El plan alimenticio está dividido en tres secciones:

Sección 1 - Las primeras dos semanas


Sección 2 - Las cuatro semanas intermedias
Sección 3 - Las dos últimas semanas

Las "deliciosas recetas" están listadas bajo los epígrafes:

• Saludables cremas entrantes y patés


• Caldos y salsas
• Aliños
• Ensaladas
• Sopas
• Desayunos
• Bebidas y batidos
• Saludables cremas para untar
• Bollos
• Primeros platos
• Postres

Las recetas están hechas con ingredientes totalmente naturales y son muy bajas en calorías. Es
más, todas las grasas insalubres o dañadas han sido eliminadas.

Hay una gran variedad de recetas vegetarianas/veganas para elegir. Algunas recetas contienen
pescado, pollo y huevos, estas se incluyen como opciones para aquellos que están haciendo la
transición de una dieta ortodoxa.

"La Dieta de Limpieza del Hígado" por la Dr. Sandra Cabot, 1996, está publicado por el
Servicio de Asesoramiento para la salud de la mujer. Está disponible en la librería 'Natural
Health Society', el precio para los miembros, incluido transporte es de $21.50. Para solicitarla,
llamar a (047) 215068.

Alimentos Adecuados

Cereales integrales: aportan hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B,


elementos necesarios para el buen funcionamiento del hígado. Además, los H. C. que
contiene constituyen el nutriente que con mayor facilidad metabolizará un hígado
enfermo.

Frutas: son ricas en azúcares de fácil asimilación y vitaminas antioxidantes que


favorecen el funcionamiento hepático y evitan la retención de líquidos.

Verduras: siempre que sea posible se deben tomar crudas o cocinadas con poca sal.
Aportan potasio y otros minerales necesarios en caso de trastornos hepáticos.
Además, aportan folatos necesarios para el metabolismo hepático.

Uvas: además de aportar azúcares naturales y vitaminas antioxidantes activan la


función desintoxicadora del hígado y estimulan la producción de bilis. Asimismo,
facilitan el retorno de la sangre del aparato digestivo al hígado con lo que disminuye la
hipertensión portal que suele producirse como consecuencia de la cirrosis.
Manzanas: facilita el vaciamiento de la bilis y la descongestión hepática. Y poseen
abundante fibra.

Ciruelas: evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de desechos orgánicos.


Son bajas en sodio, grasas y proteínas. Facilitan el trabajo hepático.

Cerezas: son antioxidantes y depurativas de la sangre lo que facilita el trabajo


hepático.

Nísperos: contienen provitamina A y minerales. Son descongestionantes y pueden


reducir el tamaño del hígado cuando éste es debido a un cúmulo de sangre
(hepatomegalia congestiva).

Alcachofas: por su contenido en cinarina y otras sustancias potencian la función


hepática, desintoxican y facilitan la eliminación de sustancias nocivas. Aumentan la
secreción de bilis y mejoran su vaciamiento al intestino. Alivian el mal gusto de boca y
las digestiones pesadas debidas al mal funcionamiento hepático.

Cardo: contiene también cinarina lo que estimula la producción de bilis,


descongestiona el hígado y facilita su buen funcionamiento.

Cebollas: gracias a su aceite esencial sulfurado estimulan la función desintoxicadora


del hígado.

Rábanos: su esencia sulfurada de sabor picante estimula la función hepática y


aumentan la producción de bilis haciéndola mas fluida y facilitando su vaciamiento.

Lecitina: contiene colina, un factor vitamínico indispensable para el metabolismo


hepático y para evitar que se deposite grasa en el hígado.

Aceite de oliva: en cantidades moderadas favorece el buen funcionamiento hepático.

Fresas: mejoran la circulación venosa del sistema portal hepático y contribuyen a


reducir la ascitis.

Achicoria, escarola y endivia: contienen una sustancia amarga que facilita el


vaciamiento de la vesícula.

Berenjena: es un tónico digestivo que activa de forma suave la función de la vesícula.

Complementos

• El Cocu: Planta que se utiliza con fines medicinales naturales principalmente


contra la HEPATITIS mal curada, para CANCER EN EL HIGADO, para
CIRROSIS HEPATICA -Consiga COCU AQUI-
• S-Adenosil metionina (SAM). Es un metabolito del aminoácido estándar L-
metionina que mejora de forma notable el metabolismo del hígado. Algunas
investigaciones han dejado patente su eficacia en los casos de hepatitis y
cirrosis, además de actuar como antiinflamatorio.
• Glutamina. Tiene capacidad para inhibir la acumulación de grasas en el
hígado.
• Colina. Actúa de forma muy efectiva eliminando y evitando la acumulación de
grasa en el hígado.
• Vitamina C. Actúa como antioxidante y produce acción antiinflamatoria.
• Azufre. Además de los efectos neutralizadores de los radicales libres y como
sustancia que ayuda a eliminar los metales pesados, el azufre desintoxica el
organismo, especialmente a través del hígado. La alicina del ajo -una de sus
sustancias activas- es un compuesto azufrado y aunque es muy inestable su
degradación no la inutiliza ya que se convierte en otros compuestos azufrados
activos.
• Ácido alfa lipoico. Este antioxidante protege al hígado del daño debido a las
toxinas.
N-Acetil l-cisteina: Forma potente del aminoácido L-cisteína, aumenta la
producción de glutation compuesto antioxidante y desintoxicante).
• Cardo mariano. Se ha comprobado que la silimarina, el principio activo de esta
hierba, previene la toxicidad y estimula la función hepática. La ingesta de
silimarina produce un incremento sustancial en los niveles de glutation en el
hígado. Por su contenido en tiramina puede desencadenar crisis hipertensivas
en pacientes que estén siguiendo un tratamiento antidepresivo con IMAOs.
Consiga CARDO MARIANO AQUI-
• Diente de león. La raíz de diente de león favorece la función hepática.

El Cardo Mariano, las hojas de Alcachofera, el Diente de León (estimulante), el Boldo, la Menta y
la Salvia son un ejemplo de plantas que favorecen un buen funcionamiento del hígado y que nos son
muy útiles para su depuración.

Las dietas depurativas pueden consistir en excluir de la dieta, durante el tiempo que dure la
desintoxicación del hígado, la carne, el pescado, los lácteos, café, tabaco y excitantes y cualquier
alimento refinado.
Las monodietas a base de fruta, zumos y caldos de verduras también son de gran ayuda y son más
llevaderas que el ayuno.
Dentro de las frutas destacaríamos las manzanas, las cerezas, las fresas, las uvas y los nísperos.
Entre las verduras, las alcachofas, los cardos, la cebolla, escarolas y rábanos son algunas de las más
destacables.
Un remedio muy eficaz para la desintoxicación del hígado, consiste en tomar, en ayunas, una
cucharada sopera de aceite de oliva extra virgen con un buen chorro de limón. Si mantenemos esta
mezcla en la boca durante un minuto conseguiremos, que al mezclarse con la saliva, que nuestro
cuerpo la absorba mucho mejor y además que nos siente mejor.
Las algas marinas son siempre un aliado de primera línea ya que tienden a captar los tóxicos y
favorecen su eliminación de nuestro cuerpo. Alcalinizan nuestro PH sanguíneo, que en las
depuraciones siempre se vuelve muy ácido, por las toxinas que se están eliminando y nos garantiza
muchos nutrientes. La Kombu y la Espirulina son de las más eficaces y a la vez son más fáciles de
conseguir.

Según la colorterapia, el hecho de vestir prendas de color verde también nos ayudaría.

Hemos de tener en cuenta que muchas veces al iniciar una cura depurativa puede aparecer lo que se
llama "crisis curativa". El cuerpo intenta deshacerse de los tóxicos y a veces lo hace a través fiebre,
diarrea o heces abundantes y malolientes, gases, cansancio, falta de apetito, nauseas, cefaleas,
mucosidades, mal olor corporal, orina muy oscura, erupciones en la piel, etc.
(Esto por supuesto no quiere decir que lo vayamos a tener todo, de hecho muchas personas hacen
una depuración y apenas tienen síntomas pero en caso de que tengamos alguno que sepamos que es
habitual)
En depuraciones muy potentes puede producirse un fenómeno muy curioso que es la Ley de Hering.
Consiste en que reaparecen síntomas de enfermedades antiguas mal curadas y que el cuerpo ahora
nos da una nueva oportunidad. Así aquella persona con Psoriasis y que hace años fue asmática y
tomó muchos medicamentos ahora puede tener, momentáneamente, algunos síntomas de asma.
Luego desaparecen y es cuando su piel puede mejorar muchísimo ya que a menudo el problema
anterior mal curado derivó en otro problema (como en este caso en psorisis)
Los homeópatas unicistas son los que más trabajan en esta línea.

Qué comer cuando el hígado está “tocado”

Alimentos SÍ Con moderación Alimentos NO

- Frutas y verduras crudas (o en jugos) -Grasa saturada de origen animal o - Bebidas


ricos en vitaminas C (cítricos, fresas, vegetal. alcohólicas y
piña, kiwi, col, perejil…) y A (zanahorias, - Huevos (nunca fritos) y salsas o gaseosas
pimientos…) postres que los contengan (mahonesas, - Especias
- Hidratos de carbono compuestos natillas, flan…) fuertes,
como los procedentes en cereales - Lácteos enteros (es mejor tomarlos especialmente
integrales (trigo, avena, pan integral), desnatados). pimienta, clavo,
patatas, frutas (especialmente las uvas), - Café, cacao y otras bebidas excitantes mostaza y vinagre
y verduras) para que el hígado pueda - Dulces, pastelería y alimentos - Cocidos grasos
aumentar su reserva de azúcares azucarados y muy
- Pescados blancos a la plancha o al - Nueces, almendras, avellanas, condimentados
vapor y algas wakame y espirulina por aceitunas, mantequilla, manteca, aceite - Carne de caza
su riqueza en vitamina B12 y quesos muy grasos - Charcutería y
- Carnes magras a la plancha, asadas - Pescados grasos embutidos en
sin grasa o al vapor. - Fruta poco madura o verde general
- Alimentos ricos en folatos como las - Col, coliflor, guisantes, espinacas, - Fritos y salsas
verduras de color naranja y verde acedera y tomates. grasas
oscuro (zanahorias, tomates, acelgas), - Churros,
el aguacate, el pan de centeno y la buñuelos,
levadura de cerveza croisants
- Aceite de pescado porque es rico en
vitamina K
- Aceite de oliva virgen, siempre crudo,
aliñando ensaladas y verduras, ya que
es un verdadero remedio terapéutico
para el hígado.
- Ensaladas de, rábanos, diente de león,
apio, perejil, tomate, cebolla cruda,
pimiento rojo, escarola, lechuga

Incluye en tus ensaladas


Rábanos
Descongestionan y desintoxican el hígado al favorecer el vaciado de la bilis. Se pueden añadir crudos a la
ensaladas o tomar cada día un vaso de jugo fresco de rábano, endulzado con miel, antes de las comidas.

Alcachofas
Tienen un efecto regenerador del hígado gracias a su contenido en cinarina, un bioflavonoide. Además de
tomar alcachofas como verdura, para gozar de sus ventajas terapéuticas hay que tomar infusiones de sus
hojas y tallos. El jugo fresco de la alcachofa resulta también muy terapéutico y se puede preparar licuando
las hojas y tomando un vaso en cada comida.
En vez de tirar las hojas más duras y los tallos, se puede preparar una infusión con 100 g de hojas y tallos
de alcachofas por litro de agua. Hay que tomar 3 tazas al día.

Cardo mariano
Contiene una sustancia llamada silimarina que tiene el poder de regenerar las células hepáticas. Aunque lo
habitual es tomarlo en infusión, o en comprimidos de extracto seco, las hojas tiernas y sin espinas del cardo
mariano se pueden añadir a las ensaladas.

Diente de león
Diurético y depurativo por excelencia, el diente de león está muy indicado en las insuficiencias hepáticas ya
que es colerético y colagogo a la vez. Sus hojas tiernas se pueden tomar en ensaladas aliñado con aceite y
limón. También se pueden licuar sus hojas y raíces y tomar 3 cucharadas de este jugo antes de cada
comida.

Remolacha roja
Ya que aumenta el flujo de bilis y favorece la eliminación de los productos tóxicos del hígado.

Plan depurativo de 7 días


Ideal para poner en práctica después de la Fiestas o de una época de muchos excesos en la mesa.

. Comer cada día una ensalada de zanahorias.


Ralla con la parte más fina del ralladaor una taza de zanahorias bien lavadas y rascadas. Alíñala con una
cucharada de aceite de oliva virgen y una cucharada de zumo de limón recién exprimido.
Hay que comer esta ensalada cada día durante 7 días.

. Toma dos tazas de caldo vegetal.


Ingredientes: 2 tazas de judías verdes cortadas, 2 tazas de calabacín, 3 hojas de apio, 1 cucharada de
mantequilla sin sal, 3 cucharadas de perejil triturado.
Preparación: cortar las verduras a trozos y poner a hervir hasta que las verduras estén tiernas y luego pasar
la batidora. El caldo debe quedar espeso. Añadir la mantequilla y el perejil triturado. Condimentar con
jengibre, pimienta de cayena, hierbas aromáticas y ajo.

. Bebe dos vasos de zumo verde cada día


Hacer una taza de zumo de verduras licuando una verdura cualquiera (espinacas, perejil, hojas verdes de
col o de lechuga, calabacín…). Mezclar a partes iguales este zumo verde con otro de sabor más suave
como zumo de zanahorias, manzana, tomate o piña. Este zumo como contiene mucha clorofila tiene
propiedades depurativas para la sangre y el cuerpo en general. Pero los zumos verdes no deben tomarse
nunca solos y concentrados porque resultan demasiado fuertes y pueden irritar la garganta.

. Bebe 1 vaso de zumo de remolacha


Los dos primeros días se toma un vaso pequeño y luego se va aumentando gradualmente la dosis hasta
llegar a tomar un vaso de unos 100 ml. Si se empieza desde el primer día tomando una cantidad grande el
organismo se desintoxica demasiado rápidamente y no es bueno.

. Tomar cardo cada día


El cardo contiene una de las más potentes sustancias depurativas y protectoras del hígado. Se trata de la
similarina, una sustancia que estimula la función hepática e inhibe los factores nocivos del hígado. Esta
sustancia previene los daños provocados por los radicales libres gracias a sus propiedades antioxidantes.

. Evita todo tipo de bebida alcohólica

. Evita los alimentos dulces y especiados.

Los vegetales frescos son los mas adecuados para el higado pero especialmente coles, espinacas y
pepinos.
El berro ayuda a limpiar el higado.