Está en la página 1de 2

VAMOS, VAMOS, VAMOS Es el pueblo quien te ofrece QUIEN SERA LA MUJER

Vamos, vamos, vamos con los dones del altar Quin ser la mujer

Vamos al altar, al altar de Dios la naturaleza entera que a tantos inspir

Que en Cristo tenemos nuestra alegra anhelando libertad. Poemas bellos de amor?

Y nuestra juventud, la, la, la, la. Gloria sea dada al padre Le rinden honor la msica y la luz

Cristo, Cristo, Cristo y a su hijo redentor el mrmol, la palabra y el color

Nos ofrecer, nos ofrecer y al Espritu Divino Quin ser la mujer

Su verdad y vida, con su palabra que nos llenan de su amor. Que el rey y el labrador

Cantaremos ya, la, la, la, la, la. UNA ESPIGA DORADA invocan en su dolor?

Gloria, gloria, gloria UNA ESPIGA DORADA POR EL SOL el sabio, el ignorante,

Al Dios del amor, al Dios del amor EL RACIMO QUE CORTA EL VIADOR el pobre y el seor

Que nos ha reunido en torno a su mesa SE CONVIERTEN AHORA el santo al igual que el pecador.

Para ser nuestro pan, la, la, la, la. EN PAN Y VINO DE AMOR MARIA ES, ESA MUJER

Canta, canta, canta EN EL CUERPO QUE DESDE SIEMPRE

A Cristo Jess, a Cristo Jess Y LA SANGRE DEL SEOR. EL SEOR SE PREPARO

Que ha resucitado y ya victorioso Compartimos la misma comunin PARA NACER COMO UNA FLOR

Presente aqu est, la, la, la, la. Somos trigo del mismo sembrador EN EL JARDIN QUE A DIOS ENAMORO.

TE OFRECEMOS PADRE NUESTRO un molino la vida nos tritura con dolor Quin ser la mujer

TE OFRECEMOS PADRE NUESTRO Dios nos hace eucarista en el amor. Radiante como el sol

CON EL VINO Y CON EL PAN Como granos que han hecho el mismo pan vestida de resplandor?

NUESTRAS PENAS Y ALEGRIAS como notas que tejen un cantar La luna a sus pies

EL TRBAJO Y NUESTRO AFAN. Como gotas de agua que se funden en el mar el cielo en derredor

Como el trigo de los campos los cristianos solo un cuerpo formarn. Y ngeles cantndole su amor.

Bajo el signo de la cruz En la mesa de Dios se sentarn Quin ser la mujer

Se transforma en nuestras vidas como hijos su pan comulgaran humilde que vivi

Como el cuerpo de Jess. Una misma esperanza en un pequeo taller?

A los pobres de la tierra caminando cantarn amando sin milagros,

A los que sufriendo estn en la vida como hermanos viviendo de su fe,

Cambia su dolor en vino se amarn. La esposa siempre alegre de Jos.

Como la uva en el lagar.

Estos dones son el signo del esfuerzo

De unidad que los hombres realizamos

En el campo y la ciudad.